complemento circunstancial

Ejemplos: Volveré a casa muy tarde; Se expresa con poca claridad; No ha podido asistir a la conferencia por problemas familiares; Debéis hacer el examen con bolígrafo; Vendrá a la cena con su pareja; Les gusta comer allí.

Sinónimos: circunstancial, circunstante, aditamento, satélite.

Relacionados: adjunto, complemento, complemento de régimen (preposicional), modificador, modificador oracional, función sintáctica

Esquema: Ver esquema 27

Referencias: NGLE § 1.12f, 36.2, 39 | GDLE § 9.1, 11.3.2, 24.1.2, 29.1.3, 30.2.1 | OLE § III.3.4.2.2.2.3

Función sintáctica que corresponde a los modificadores adjuntos de los verbos, es decir, a los complementos de estos no seleccionados semánticamente. Por extensión, el término se aplica también a los segmentos sintácticos que contraen esa función. En la tradición, estos complementos se denominan circunstanciales porque ofrecen información accidental, en el sentido de no fundamental o no esencial, para acotar el predicado, y también porque aportan las circunstancias que acompañan a la acción denotada, como el lugar en el que se desarrolla, el momento en que sucede, la causa, la finalidad, etc.

El complemento circunstancial mantiene con el predicado una relación menos estrecha que los complementos argumentales, hasta el punto de que suele modificar al sintagma que forma el verbo junto con estos últimos, como se indica en María [[llevó un regalo a sus padres] para que la perdonaran], donde el complemento circunstancial de finalidad no modifica al verbo llevar, sino al sintagma llevó un regalo a sus padres.

Mientras que los complementos argumentales pueden ser o no opcionales, los complementos circunstanciales lo son más a menudo; es decir, casi siempre es posible suprimirlos sin que ello afecte semánticamente al predicado ni altere la gramaticalidad de la secuencia: Estudió matemáticas durante tres horas ~ Estudió matemáticas. No obstante, se ha observado que la omisión del complemento circunstancial puede resultar inapropiada, ya que puede alterar la interpretación correcta del predicado al que modifica, como en Juan suele comer allí ~ Juan suele comer.

Por otra parte, el hecho de que el complemento circunstancial sea un adjunto no implica que pueda añadirse libremente a cualquier predicado. Existen, de hecho, restricciones semánticas en la combinación que dependen del tipo de circunstancial, así como de la clase de predicado modificado. Normalmente, a cualquier predicado de acción se le puede añadir un complemento de lugar o de tiempo que indique el lugar o el momento en que aquella sucede. Sin embargo, no debe esperarse que cualquier adverbio de modo (por ejemplo, cuidadosamente, concienzudamente, etc.) incida sobre cualquier verbo de acción. De manera similar, los complementos circunstanciales de instrumento son raros con los verbos de estado ({Aprende ~ *Sabe} matemáticas con un excelente manual); los complementos de finalidad se suelen combinar con predicados que implican algún agente intencional ({Compró ~ ??Tiene} la casa para invertir la herencia). Existen otras muchas restricciones análogas de naturaleza semántica.

Las categorías que habitualmente desempeñan la función de complemento circunstancial son los sintagmas adverbiales (Ayer me acosté tarde), los sintagmas preposicionales (Vendrá con su prima) y las oraciones (Iré mientras tú comes), y más raramente los sintagmas nominales (Terminaré los deberes esta tarde).

Los complementos circunstanciales se suelen clasificar desde el punto de vista semántico. Se distinguen, principalmente, los siguientes:

  • complemento circunstancial de tiempo (Juan trabaja por las tardes);
  • complemento circunstancial de lugar (Han comprado un piso en Roma);
  • complemento circunstancial de modo (Habló a la profesora muy maleducadamente);
  • complemento circunstancial de cantidad (Se esforzó enormemente);
  • complemento circunstancial de finalidad (Estoy ahorrando para la entrada del musical);
  • complemento circunstancial de compañía (Vino a mi fiesta de cumpleaños con su madre);
  • complemento circunstancial de instrumento (Firmó el documento con una pluma);
  • complemento circunstancial de medio (Lo conseguiré con tu ayuda);
  • complemento circunstancial de causa (El profesor se ausentará por motivos personales);
  • complemento circunstancial de provecho, beneficio o daño (Trajo un regalo para ti).

No se suelen considerar complementos circunstanciales los adverbios que expresan nociones aspectuales (¿Vive aquí todavía?), los de duda (Quizá lo sabía) o los de foco (Nosotros también tuvimos que esperar; No llegó a tiempo). Estos adverbios pueden funcionar como modificadores de varios tipos de sintagmas, como los verbales (No salió de casa), los adjetivales (una cantidad todavía insuficiente) o los nominales (También Pedro estaba de acuerdo).

Información complementaria

Tradicionalmente, los complementos de régimen se asimilaban a los circunstanciales. Hoy es mayoritario el análisis que interpreta los primeros como argumentos, por lo que se reserva la etiqueta de circunstanciales para los complementos adjuntos; es decir, aquellos no exigidos semánticamente por el predicado al que modifican. También se solían considerar circunstanciales todos los complementos que indicaban lugar, tiempo, manera o cantidad, fuera cual fuera su naturaleza gramatical. Sin embargo, hoy se considera que un pequeño grupo de estos son complementos argumentales cuando están seleccionados por el predicado (v. complemento locativo argumental y complemento de medida argumental). Pueden expresar lugar (Reside ahí), tiempo (Tardó tres horas), manera (Se comportaron bien) o cantidad (Ese armario pesa mucho).

Se suele reservar hoy la etiqueta de complemento circunstancial para los adjuntos del predicado verbal. Así, aunque sea idéntica la interpretación semántica del sintagma preposicional subrayado en El hombre llegó a la Luna en 1969 y en la llegada del hombre a la Luna en 1969, solo se aplica al primer caso el término complemento circunstancial. También es análoga la relación semántica que se reconoce entre Se movía lentamente y su movimiento lento. No obstante, mientras que el adverbio se considera un complemento circunstancial, al adjetivo lento, que es un adjunto del sustantivo, no se le asigna la función de complemento circunstancial. El término adjunto se aplica, en cambio, a los complementos no seleccionados del verbo (Llegó el martes pasado), del sustantivo (su llegada el martes pasado) y del adjetivo (una persona rabiosa e iracunda sin razón alguna).

Esquema 27. CLASES DE SUBORDINADAS SUSTANTIVAS POR SU FUNCIÓN

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: «Glosario de términos gramaticales», [versión 1.0 en línea]. <https://www.rae.es/gtg/complemento-circunstancial> [2024-06-16].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas