14.ª Entrega (julio de 2023)
Versión del 31/07/2023
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
campanada s. (1550-)
campanada
Etim. Derivado de campana y -ada.

Se documenta por primera vez, en la acepción 'sonido producido al tocar la campana', en Coloquios de Palatino y Pinciano ( c 1550), de J. de Arce de Otárola y se consigna en el Recveil de dictionaires francoys, espaignolz et latins (1599), de Hornkens. Con el valor de 'golpe que da el badajo de la campana', se documenta desde 1569, en De re metallica , de B. Pérez de Vargas y figura en repertorios lexicográficos, por primera vez, en el Diccionario nuevo de las lenguas española y francesa (1705), de Sobrino. Como 'dicho o hecho que causa gran asombro e impacto en la opinión pública porque se considera contrario a la moral o a las convenciones sociales', se registra ya en 1603, en construcción con el verbo dar, en Memoria de los orígenes en la descalcez trinitaria , de San Juan Bautista de la Concepción (seudónimo de Juan García López) y se consigna en el Diccionario de autoridades (1729). Como 'advertencia o noticia con la que se avisa [a alguien] [de algo]', se documenta en 1914, en La revolución de 1814 , de L. A. Eguiguren y se recoge, por vez primera lexicográficamente, en Del vocabulario dominicano (1983), de Rodríguez Demorizi. Por último, en la acepción 'éxito rotundo', se atestigua, también en una construcción con el verbo dar , en 1918, en Bolivianas ilustres; heroínas, escritoras, artistas: estudios biográficos y críticos, de J. Macedonio Urquidi.

En repertorios lexicográficos, restringida geográficamente a Canarias, se consigna la siguiente acepción: 'salto mortal, voltereta' (1996, Tesoro lexicográfico del español de Canarias, de Corrales Zumbado et. al.),

Por otra parte, son numerosas las unidades o expresiones pluriverbales que presentan el vocablo campanada como integrante. Oír campanadas y no saber dónde, con la acepción 'tener una idea equivocada [de algo] o dar una interpretación errónea o poco exacta a una noticia por desconocimiento', se registra por primera vez en el Diccionario de lengua castellana (1825), de Núñez de Taboada y se atestigua, en 1879, en una publicación de El Diario de Lugo (Lugo). Asimismo, adscrita geográficamente a México, se registra la locución por campanada de vacante, con el valor de 'con poca frecuencia', en El Periquillo Sarmiento (1816-1827), de J. J. Fernández de Lizardi y se consigna en el Diccionario de mejicanismos (1959), de Santamaría. Por otro lado, de esencia exclusivamente lexicográfica, se registra dar (la) campanada como 'causar escándalo, o novedad ruidosa' (DRAE, 1780) y como 'hacer algo extraordinario que admire a todos' (Diccionario de la lengua castellana (1879), Núñez de Taboada. 

  1. >campana+–ada
    s. f. Sonido producido al tocar la campana.
    Sinónimo: campanazo
    docs. (1550-2023) 89 ejemplos:
    • c1550 Arce Otárola, J. Coloquios Palatino y Pinciano [1995] I, 554 Esp (CDH )
      Y dicen que respondió que la comida de un pupilo, que tiene ante y postre y medio y no es nada, porque in ictu oculi se desparece, que no diréis sino que es juego de pasa pasa, porque ellos comienzan con la primera campanada del reloj y acaban con la postrera.
    • 2023 Jiménez, A. "Monte Calvario" [04-02-2023] Málaga Hoy (Málaga): malagahoy.es Esp (HD)
      A las puertas de la iglesia de San Julián, un tumulto de personas de todas las edades murmulla expectante ante la inminente presentación del nuevo techo de palio bordado de Santa María del Monte Calvario. Cuando las lejanas campanadas de la Catedral marcan las 20:00 todos entran y ocupan los elegantes asientos rojos que han situado en el interior de la estancia para la ocasión.
    • c1550 Arce Otárola, J. Coloquios Palatino y Pinciano [1995] I, 554 Esp (CDH )
      Y dicen que respondió que la comida de un pupilo, que tiene ante y postre y medio y no es nada, porque in ictu oculi se desparece, que no diréis sino que es juego de pasa pasa, porque ellos comienzan con la primera campanada del reloj y acaban con la postrera.
    • 1609 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Trat Humildad [1995] 990 Esp (CDH )
      ¡Oh, sancto Dios mío!, y quién pudiera traer a tus pies a todos los soberbios del mundo para que, aprendiendo de ti, Señor mío, verdadera humildad, dejaran sus soberbias, hinchazones, estruendos, ruidos y campanadas, que con su poco saber pretenden dar en el mundo; y aprendieran cuáles son las muestras de la verdadera humildad y cómo no consisten en hablar ni defenderse, sino en padecer por Cristo crucificado, en gustar más perecer culpado y malhechor que no por salir del rescoldo dar en las llamas y ascuas, y por salir de penas y afrentas, dar en presumciones.
    • 1622 Quevedo Villegas, F. Sueño muerte [2003] Sueños y discursos Esp (CDH )
      El clamor del que muere empieza en el almirez del boticario, va al pasacalles del barbero, paséase por el tablado de los guantes del dotor y acábase en las campanadas de la iglesia. No hay gente más fiera que estos boticarios; son armeros de los dotores; ellos les dan armas.
    • 1634 Vilches, Francisco de Carta Cartas de algunos padres de la Compañía de Jesús, I Esp (CDH )

      Ahora digo á la que acabo de recibir que me pesa se haya hallado esa cantidad desaviada en el colegio de Cádiz. ¡Mi fé, de acá sentirán esa campanada!

      El negocio de nuestros libros que se trata en la Inquisicion general va bien; díceme quien lo solicita que por lo menos quemarán el Monita secretay otro que salió despues; mas no conviene publicarlo fuera de casa hasta que surta efecto.

    • 1663 Carvajal Saavedra, M. Navidades [1993] Esp (CDH )
      A las primeras coplas que cantó don Antonio, muchos de los circunstantes oyeron las campanadas de la Corte que tocaban a maitines, a que no se dieron por entendidos, por gozar más espaciosamente el entretenimiento de su gustosa diversión. Y dándole (en acabando de cantar) las gracias al noble caballero, correspondió con corteses agradecimientos, estimando las lisonjas que hacían a sus prendas, las cuales reconocía por menos capaces de los aplausos que les daba.
    • 1702 Moreno Palacios, A. Vespertinas sagradas p. 256 Esp (BD)
      Al mover los pies, dava eb las Campanillas: qualquiera passo era una campanada: El bien, ó mal del Sacerdote, no puede ignorarse: Sus pies tienen lenguas, que van diziendo por donde anda: Sea su procedder publica amonestacion de virtud: Sean sus passos, vicios, y exemplos de buenas costumbres.
    • 1723 Santos, F. "Piedra de la Justicia" p. 191 Obras en prosa y verso, II Esp (BD)
      [...] con el hombre que hablares, procura oír como habla, y respondele en su genero, y sino te sonare bien, huye de su campanada; con el discreto, procura hablar discreto, que de otro modo será dar paja al gabilán [...].
    • 1743 Torres Villarroel, D. Vida I-IV [1972] 138 Vida Esp (CDH )
      Luego que sonó la primera campanada de las diez, me levanté, y sin más arengas que la señal de la cruz y un dístico a Santa Cecilia, cuya memoria celebraba la Iglesia en aquel día, empecé a proponer los puntos que me había dado la suerte, los que extendí con alguna claridad y belleza, no obstante de estar remotísimo de las frases de la latinidad.
    • 1744 Pérez, T. Vida madre sor Beatriz Ana Ruiz p. 632 Esp (BD)
      Mas si es mala, que mal sonido tendrá! No se oiré en el Cielo, ni en el suelo; porque es sorda su lenguada: que una mala campanada en su maldad quedará, que es el ser que da lo malo, porque pierde su dever.
    • 1750 Torres Villarroel, D. Vida V [1972] Vida Esp (CDH )

      Pero por ahora no me detendré en esta meditación ni solicitud, porque estando ya tan cerca el terrible día en que ha de salir a juicio lo más menudo de mis pensamientos, obras y palabras, entonces lo sabré todo; y pues es indefectible esta salida, tengan conformidad mis deseos hasta aquella hora, que ya está para caer, pues, por vida mía, que no pasa minuto en que no me zumben sus campanadas las orejas.

    • 1835 Larra, M. J. Reo muerte [2000] 343 Fígaro Esp (CDH )
      De allí a un momento una lúgubre campanada de San Millán, semejante el estruendo de las puertas de la eternidad que se abrían, resonó por la plazuela; el hombre no existía ya; todavía no eran las doce y once minutos.
    • 1879 Selgas Carrasco, J. Hechos [1889] Esp (CDH )
      Para pronunciarlas conviene ahuecar la voz de manera que los oídos que nos escuchen perciban en ellas cierto acento rotundo que las hagan sonar como verdaderas campanadas.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Tembló el aire y el delantero cerró los ojos, mientras Celedonio hacía alarde de su imperturbable serenidad oyendo, como si estuviera a dos leguas, las campanadas graves, poderosas, que el viento arrebataba de la torre para llevar sus vibraciones por encima de Vetusta a la sierra vecina y a los extensos campos, que brillaban a lo lejos, verdes todos, con cien matices.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 362 Esp (CDH )

      Sartenes rascadas con tenedores y cucharas de hierro; tiestos de cocina tocados como címbalos; cacerolas dentro de las cuales se agitaba en vertiginoso remolino un molinillo de batir chocolate; peroles de cobre en que tañían broncas campanadas fuertes manos de almirez; latas atadas a un cordel y arrastradas por el suelo; trébedes repicados con varillas de hierro; y por cima de todo, la lúgubre y ronca voz del cuerno, y la horrenda vociferación de muchas gargantas humanas, con esa cavernosidad que comunica a la laringe el exceso de vino en el estómago.

    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] Esp (CDH )
      Benina, más sofocada por la ansiedad que por la viveza del paso, echaba lumbre de su rostro, y cada vez que oía campanadas de relojes hacía una mueca de desesperación. El viento frío del Norte les empujaba por la calle abajo, hinchando sus ropas como velas de un barco. Las manos de uno y otro eran de hielo; sus narices rojas destilaban. Enronquecían sus voces; las palabras sonaban con oquedad fría y triste.
    • 1902 Azorín Voluntad [1989] Esp (CDH )

      El silencio torna. El sol, que se ha ido corriendo poco á poco, marca sobre el aljofifado pavimento un vivo cuadro. A lo lejos, las campanadas de las doce caen lentas. En la iglesia Nueva suena el grave tintineo del Ave María. Puche cruza las manos y murmura:

      — Virgen Purísima antes del parto. Dios te salve, María, llena eres de gracia, etc. Virgen Purísima en el parto. Dios te salve, María...Virgen Purísima después del parto. Dios te salve, María...— Después agrega dulcemente: "El Señor nos dé una buena tarde."

    • 1911 Baroja, P. Árbol ciencia [1996] 189 Esp (CDH )

      Por el resquicio de las maderas entraba una claridad brillante, como una lámina de oro; de las vigas negras, con los espacios entre una y otra pintados de azul, colgaban telas de araña plateadas. En el patio seguía cantando el canario con su gorjeo chillón, y a cada paso se oían campanadas lentas y tristes...

    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Uruguay (CDH )
      Sonó la campana, campanadas solemnes y aun acariciosas, como las de la iglesia; campanadas firmes, que regulaban la vida de la estancia. Eran las doce en punto. Tirando la cuerda a las horas precisas, ni un minuto más ni un minuto menos, al pardo Ramón le parecía que mandaba, que impartía órdenes terminantes. Por eso era tan puntual.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Argentina (CDH )
      Cumplían la culinaria función de la sal y la pimienta, en el debate, y nuestras risas repiqueteaban, sonoras, en la paz del ocaso que subrayaban las tristes campanadas de la iglesia. Me complacía sobremanera el tono de las conversaciones respetuosas, en las que lo pornográfico se vestía de urbanidad.
    • 2002 Bryce Echenique, A. Huerto Amada [2002] Perú (CDH )
      [...] yo empuñé la escopeta y convoqué a los canes, pero resulta que era él, y que, entre las tinieblas, se la había agarrado a patada limpia con l' orologio, poveretto, anche lui, y poveretto el bolsillo de la signora, porque creo que la joya de la relojería svizzera de pie se ha quedado sin tictac ni campanadas para siempre, aunque el joven Carlitos, tan acertado siempre para los golpes, debió de recibir anche lui la sua parte y ahora doña Natalia lo va a encontrar no sólo bastante demacrado y flaco, sino algo cojo, además...
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] 84 Argentina (CDH )
      Oí hablar de esta nueva raza. Tengo entendido que se hacen llamar Los Irrealistas Virtuales y que sólo esperan una señal, una campanada, un disparo de largada para detonar sus cargas de profundidad y salir a la superficie del siglo XXI.
    • 2010 Zabalza, L. Años marinos Mx (CORPES)
      Estábamos unidos en la oración. Un aire de paz nos cubrió. La diversidad de platillos como el pavo, el bacalao, los dulces y el turrón nos produjo un estado de placidez que desplazó el estado de lucha que nos regía a diario. Las campanadas anunciaban la misa de gallo y salimos a la iglesia a dar gracias a Dios. Fue una feliz navidad.
    • 2023 Jiménez, A. "Monte Calvario" [04-02-2023] Málaga Hoy (Málaga): malagahoy.es Esp (HD)
      A las puertas de la iglesia de San Julián, un tumulto de personas de todas las edades murmulla expectante ante la inminente presentación del nuevo techo de palio bordado de Santa María del Monte Calvario. Cuando las lejanas campanadas de la Catedral marcan las 20:00 todos entran y ocupan los elegantes asientos rojos que han situado en el interior de la estancia para la ocasión.
    • c1550 Arce Otárola, J. Coloquios Palatino y Pinciano [1995] I, 554 Esp (CDH )
      Y dicen que respondió que la comida de un pupilo, que tiene ante y postre y medio y no es nada, porque in ictu oculi se desparece, que no diréis sino que es juego de pasa pasa, porque ellos comienzan con la primera campanada del reloj y acaban con la postrera.
    • 1599 Hornkens, H. RecDictFrEspLat [1599] Esp (NTLLE)
      campanada, sign ou cloche.
    • 1604 Palet, J. DiccLengEspFranc Esp (NTLLE)
      Campanada, Son de cloche.
    • 1609 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Trat Humildad [1995] 990 Esp (CDH )
      ¡Oh, sancto Dios mío!, y quién pudiera traer a tus pies a todos los soberbios del mundo para que, aprendiendo de ti, Señor mío, verdadera humildad, dejaran sus soberbias, hinchazones, estruendos, ruidos y campanadas, que con su poco saber pretenden dar en el mundo; y aprendieran cuáles son las muestras de la verdadera humildad y cómo no consisten en hablar ni defenderse, sino en padecer por Cristo crucificado, en gustar más perecer culpado y malhechor que no por salir del rescoldo dar en las llamas y ascuas, y por salir de penas y afrentas, dar en presumciones.
    • 1622 Quevedo Villegas, F. Sueño muerte [2003] Sueños y discursos Esp (CDH )
      El clamor del que muere empieza en el almirez del boticario, va al pasacalles del barbero, paséase por el tablado de los guantes del dotor y acábase en las campanadas de la iglesia. No hay gente más fiera que estos boticarios; son armeros de los dotores; ellos les dan armas.
    • 1634 Vilches, Francisco de Carta Cartas de algunos padres de la Compañía de Jesús, I Esp (CDH )

      Ahora digo á la que acabo de recibir que me pesa se haya hallado esa cantidad desaviada en el colegio de Cádiz. ¡Mi fé, de acá sentirán esa campanada!

      El negocio de nuestros libros que se trata en la Inquisicion general va bien; díceme quien lo solicita que por lo menos quemarán el Monita secretay otro que salió despues; mas no conviene publicarlo fuera de casa hasta que surta efecto.

    • 1663 Carvajal Saavedra, M. Navidades [1993] Esp (CDH )
      A las primeras coplas que cantó don Antonio, muchos de los circunstantes oyeron las campanadas de la Corte que tocaban a maitines, a que no se dieron por entendidos, por gozar más espaciosamente el entretenimiento de su gustosa diversión. Y dándole (en acabando de cantar) las gracias al noble caballero, correspondió con corteses agradecimientos, estimando las lisonjas que hacían a sus prendas, las cuales reconocía por menos capaces de los aplausos que les daba.
    • 1702 Moreno Palacios, A. Vespertinas sagradas p. 256 Esp (BD)
      Al mover los pies, dava eb las Campanillas: qualquiera passo era una campanada: El bien, ó mal del Sacerdote, no puede ignorarse: Sus pies tienen lenguas, que van diziendo por donde anda: Sea su procedder publica amonestacion de virtud: Sean sus passos, vicios, y exemplos de buenas costumbres.
    • 1723 Santos, F. "Piedra de la Justicia" p. 191 Obras en prosa y verso, II Esp (BD)
      [...] con el hombre que hablares, procura oír como habla, y respondele en su genero, y sino te sonare bien, huye de su campanada; con el discreto, procura hablar discreto, que de otro modo será dar paja al gabilán [...].
    • 1729 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      CAMPANADA. s. f. El sonido y voz de la campána, que retumba y se extiennde el rumór sucesivamente, baxando el ruido conforme se vá acabando [...].
    • 1743 Torres Villarroel, D. Vida I-IV [1972] 138 Vida Esp (CDH )
      Luego que sonó la primera campanada de las diez, me levanté, y sin más arengas que la señal de la cruz y un dístico a Santa Cecilia, cuya memoria celebraba la Iglesia en aquel día, empecé a proponer los puntos que me había dado la suerte, los que extendí con alguna claridad y belleza, no obstante de estar remotísimo de las frases de la latinidad.
    • 1744 Pérez, T. Vida madre sor Beatriz Ana Ruiz p. 632 Esp (BD)
      Mas si es mala, que mal sonido tendrá! No se oiré en el Cielo, ni en el suelo; porque es sorda su lenguada: que una mala campanada en su maldad quedará, que es el ser que da lo malo, porque pierde su dever.
    • 1750 Torres Villarroel, D. Vida V [1972] Vida Esp (CDH )

      Pero por ahora no me detendré en esta meditación ni solicitud, porque estando ya tan cerca el terrible día en que ha de salir a juicio lo más menudo de mis pensamientos, obras y palabras, entonces lo sabré todo; y pues es indefectible esta salida, tengan conformidad mis deseos hasta aquella hora, que ya está para caer, pues, por vida mía, que no pasa minuto en que no me zumben sus campanadas las orejas.

    • 1835 Larra, M. J. Reo muerte [2000] 343 Fígaro Esp (CDH )
      De allí a un momento una lúgubre campanada de San Millán, semejante el estruendo de las puertas de la eternidad que se abrían, resonó por la plazuela; el hombre no existía ya; todavía no eran las doce y once minutos.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Colombia (CDH )
      Así conversaban los dos amigos de la humanidad cuando divisaron la luz pálida de la lámpara de la iglesia que asomaba por una de las ventanas, oyendo al mismo tiempo las campanadas de las ocho, fúnebres y tristes como el objeto para que fueron inventadas.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Colombia (CDH )
      Marta y Manuela no durmieron aquella noche esperando la campanada del alba. Desde las dos comenzaron a vestirse, [228] y por cierto que ambas quedaron perfectamente preparadas para los papeles que debían representar en el templo, en la comida y en el baile.
    • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] Perú (CDH )
      Por fortuna, con las campanadas de las ocho terminaba la recepción: aquí eran los apuros entre las mujeres. Ninguna quería ser la primera en levantarse. Llamábase este acto romper el chivato.
    • 1879 Selgas Carrasco, J. Hechos [1889] Esp (CDH )
      Para pronunciarlas conviene ahuecar la voz de manera que los oídos que nos escuchen perciban en ellas cierto acento rotundo que las hagan sonar como verdaderas campanadas.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Tembló el aire y el delantero cerró los ojos, mientras Celedonio hacía alarde de su imperturbable serenidad oyendo, como si estuviera a dos leguas, las campanadas graves, poderosas, que el viento arrebataba de la torre para llevar sus vibraciones por encima de Vetusta a la sierra vecina y a los extensos campos, que brillaban a lo lejos, verdes todos, con cien matices.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      No eran fúnebres lamentos las campanadas, como decía Trifón Cármenes en aquellos versos del Lábaro del día, que la doncella acababa de poner sobre el regazo de su ama; no eran fúnebres lamentos, no hablaban de los muertos, sino de la tristeza de los vivos, del letargo de todo; ¡tan, tan, tan! ¡cuántos! ¡cuántos! ¡y los que faltaban! ¿qué contaban aquellos tañidos? tal vez las gotas de lluvia que iban a caer en aquel otro invierno.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 362 Esp (CDH )

      Sartenes rascadas con tenedores y cucharas de hierro; tiestos de cocina tocados como címbalos; cacerolas dentro de las cuales se agitaba en vertiginoso remolino un molinillo de batir chocolate; peroles de cobre en que tañían broncas campanadas fuertes manos de almirez; latas atadas a un cordel y arrastradas por el suelo; trébedes repicados con varillas de hierro; y por cima de todo, la lúgubre y ronca voz del cuerno, y la horrenda vociferación de muchas gargantas humanas, con esa cavernosidad que comunica a la laringe el exceso de vino en el estómago.

    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] Esp (CDH )
      Benina, más sofocada por la ansiedad que por la viveza del paso, echaba lumbre de su rostro, y cada vez que oía campanadas de relojes hacía una mueca de desesperación. El viento frío del Norte les empujaba por la calle abajo, hinchando sus ropas como velas de un barco. Las manos de uno y otro eran de hielo; sus narices rojas destilaban. Enronquecían sus voces; las palabras sonaban con oquedad fría y triste.
    • 1902 Azorín Voluntad [1989] Esp (CDH )

      El silencio torna. El sol, que se ha ido corriendo poco á poco, marca sobre el aljofifado pavimento un vivo cuadro. A lo lejos, las campanadas de las doce caen lentas. En la iglesia Nueva suena el grave tintineo del Ave María. Puche cruza las manos y murmura:

      — Virgen Purísima antes del parto. Dios te salve, María, llena eres de gracia, etc. Virgen Purísima en el parto. Dios te salve, María...Virgen Purísima después del parto. Dios te salve, María...— Después agrega dulcemente: "El Señor nos dé una buena tarde."

    • 1902 Azorín Voluntad [1989] Esp (CDH )

      Yuste y Azorín no han podido esta tarde dar su paseo acostumbrado. En el despacho del maestro, hablan á intervalos, y en las largas pausas escuchan el regurgitar de las canales y el ruido intercadente de las goteras. Una hora suena á lo lejos en campanadas imperceptibles; se oye el grito largo, modulado, de un vendedor.

    • 1902 Azorín Voluntad [1989] Esp (CDH )
      A lo lejos, en el santuario, tintinean campanadas graves, campanadas agudas, campanadas que suenan lentas y se apagan en largas vibraciones. El sol entra violentamente por el ancho ventano y hace brillar los pintorescos tejuelos de los libros.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )

      Era un extraño concierto que los arrullaba, meciéndolos sobre las primeras ondas del sueño. Chillaban unos como violines estridentes, prolongando hasta lo infinito la misma nota; otros, más graves, modulaban una corta escala, y los gordos, los enormes, zumbaban con sorda vibración, como profundos contrabajos ó lejanas campanadas de reloj.

    • 1902 Díaz Rdz, M. Sangre Patricia [1925] Venezuela (CDH )
      Los unos flirtaban, se daban otros á la lectura, se estaban atentos los más prosaicos á la campanada anunciadora del almuerzo ó la comida, mientras las manos de bacará se eternizaban en el fumadero. Pronto el señor Perales vino á convertirse en blanco de las burlas, al observar sus camaradas de juego cómo, en cuanto perdía, ya estaba levantándose, y excusándose con el mareo de su mujer, no siendo ningún misterio para nadie que el tal mareo se había quedado por detrás de las Azores.
    • 1911 Baroja, P. Árbol ciencia [1996] 189 Esp (CDH )

      Por el resquicio de las maderas entraba una claridad brillante, como una lámina de oro; de las vigas negras, con los espacios entre una y otra pintados de azul, colgaban telas de araña plateadas. En el patio seguía cantando el canario con su gorjeo chillón, y a cada paso se oían campanadas lentas y tristes...

    • 1914 Espina, C. Esfinge [1914] Esp (CDH )

      Mariflorpensaba confusamente en la posibilidad de que en aquellas casas que vió inclinarse bajo techumbres de cuelmo, hubiese cocinas oscuras y tristes huertecillos y mozas bellas...; quizá, también, gatos misteriosos y relojes ocultos, que de cuando en cuando hiciesen rodar en el silencio un gañido tremulante y una campanada rota...

    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )

      Pero... oyó las doce. Por encima de la luna misma llegábanle las lentas campanadas de la torre, imperiosas y solemnes.

      Se levantó. Bajó.

      Iba... a ella, a pesar de puertas y de odiosas voluntades y de obstáculos. El sarcasmo de que creyese que podría ir a dormir la que teníale en este infierno, lo halló absolutamente insoportable.

    • 1916 Ambrogi, A. LTrópico II [1916] El Salvador (CDH )
      Y cuando la postrer campanada de Angelus se ha apagado en el sosegado ambiente del atardecer, en el quiosco, "la banda" ataca, briosamente, un valse. Es el Bello Danubio Azul, el viejo, el inolvidable Bello Danubio Azul.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      Canta la súbita campanada gorda que corona las tres, con su adornillo de la campana chica. Luego un repique, nuncio de fiesta, ahoga en su torrente el rumor de la corneta y los cascabeles del coche de la estación, que parte, pueblo arriba, el silencio, que se había dormido. Y el aire trae sobre los tejados un mar ilusorio en su olorosa, movida y refulgente cristalidad, un mar sin nadie también, aburrido de sus olas iguales en su solitario esplendor.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] 211 Colombia (CDH )

      De pronto, las mujeres, que permanecían silenciosas dentro del círculo, abrazaron las cinturas de sus amantes y trenzaban el mismo paso, inclinadas y entorpecidas, hasta que con súbito desahogo corearon todos los pechos ascendente alarido, que estremecía selvas y espacios como una campanada lúgubre: ¡Aaaaay... Ohé!...

    • 1929 Gallegos, R. Doña Bárbara [1997] Venezuela (CDH )

      De pronto cantó el «yacabó». Campanadas funerales en el silencio desolador del crepúsculo de la selva, que hielan el corazón del viajero.

      — Ya-cabó. Ya-cabó...

      ¿Fue el canto agorero del ave o el propio gemido mortal de Asdrúbal? ¿Fue la descarga repentina de la prolongada tensión nerviosa, o la sideración, misteriosamente transmitida a distancia, de un golpe mortal que en aquel momento recibía otro cuerpo: el tajo de El Sapoen el cuello de Asdrúbal?

    • 1930 Arconada, C. Turbina [1975] Esp (CDH )
      Las campanadas suenan duras, parsimoniosas. Cada treinta minutos, un mazo cae sobre el metal de la campana, y este sonido sirve para unir alrededor de su eje a todo el pueblo, a toda una realidad de casas, de hombres, de vidas, que tienen un contacto social, una existencia ineludible en un renglón del censo del país.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Uruguay (CDH )
      Sonó la campana, campanadas solemnes y aun acariciosas, como las de la iglesia; campanadas firmes, que regulaban la vida de la estancia. Eran las doce en punto. Tirando la cuerda a las horas precisas, ni un minuto más ni un minuto menos, al pardo Ramón le parecía que mandaba, que impartía órdenes terminantes. Por eso era tan puntual.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Uruguay (CDH )

      Sonó la campana, campanadas solemnes y aun acariciosas, como las de la iglesia; campanadas firmes, que regulaban la vida de la estancia. Eran las doce en punto. Tirando la cuerda a las horas precisas, ni un minuto más ni un minuto menos, al pardo Ramón le parecía que mandaba, que impartía órdenes terminantes. Por eso era tan puntual.

    • 1935 Gallegos, R. Canaima [1935] Venezuela (CDH )
      Del palo de oro del bastón salieron los árboles de la selva maravillosa, del cochano del alfilera, los estupendos aluviones que afloraban del suelo, el moriche y el minero dieron los claros rajeos y las melancólicas campanadas que turbaban el hondo silencio del ensueño, de la ranchería de balatá salieron los indios en sus curiaras por los grandes ríos y los misteriosos caños, y * éstos se poblaron de nereidas * con el cantarino acento de Maigualida.
    • 1940 Cabral, M. Compadre Mon [2003] República Dominicana (CDH )
      Te das como la gracia y la verbena, / al calor de pascuales campanadas: / tu terruño está hecho en Nochebuena. / Con la epidermis siempre en Primavera, / tierra entre olas: gritaré en el viento, / que tú no cabes ni en el pensamiento... /
    • 1944 Casona, A. Dama [1996] Esp (CDH )

      PeregrinaNo seas orgulloso, abuelo. El perro no piensa y me conoció antes que tú. (Se oye una campanada en el reloj. La Peregrinalo mira sobresaltada.)¿Qué hora da ese reloj?

      AbueloLas nueve y media.

    • 1945 Laforet, C. Nada [1997] Esp (CDH )
      Oí, gravemente, sobre el aire libre de invierno, las campanadas de las once formando un concierto que venía de las torres de las iglesias antiguas.
    • 1945 Laforet, C. Nada [1997] Esp (CDH )
      Un atardecer oí en los alrededores de la Catedral el lento caer de unas campanadas que hacían la ciudad más antigua. Levanté los ojos al cielo, que se ponía de un color más suave y más azul con las primeras estrellas y me vino una impresión de belleza casi mística.
    • 1947 Yáñez, A. Filo Agua [1992] México (CDH )

      De las casas emana el aire de misterio y hermetismo que sombrea las calles y el pueblo.De las torres bajan las órdenes que rigen el andar de la casa.Campanadas de hora fija, clamores, repiques.

      Pueblo conventual.Cantinas vergonzantes.Barrio maldito, perdido entre las breñas, por entre la cuesta baja del río seco.Pueblo sin billares, ni fonógrafos, ni pianos.Pueblo de mujeres enlutadas.

    • 1947 Yáñez, A. Filo Agua [1992] México (CDH )
      Cuando a campanadas lentas, lentísimas, tocan las doce, las tres y la oración, se quitan el sombrero los hombres, en las calles y en la plaza.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Argentina (CDH )
      No sin angustia recuerdo aquella infancia vivida en el taller de mi padre (un recinto lleno de tictacs, campanadas monótonas, péndulos en obsesionante vaivén y esferas de relojes que decían la misma hora, que gritaban la misma hora, unánimes y deshumanizados); o bien en las habitaciones del caserón, donde alentaba siempre un bullicio de charlas y de juegos que yo no compartía; o en la maraña del jardín, a cuyo amparo mi soledad se redondeaba como una fruta delectable.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Argentina (CDH )

      Fosforescente como el ojo de un gato, el reloj de San Bernardo atisba desde su torre: no queda ya en el aire ni una vibración de la última campanada, y el silencio fluye ahora de lo alto, sangre de campanas muertas. Inesperadamente, una ráfaga traidora sacude los árboles, que se ponen a lloriquear como niños: Adán recibe un puñado de lluvia en la cara y se tambalea entre un diluvio de hojas que caen y se arrastran con un rumor de papeles viejos, mientras que los faroles colgantes ejecutan arriba un loco bailoteo de ahorcados.

    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] Argentina (CDH )
      Cuando las doce campanadas resuenan, se levanta como quien recuerda una obligación. Se levanta y golpea con suavidad a la puerta de la mujer. Ésta le abre en seguida, como si esperara el llamado. Sale a medio vestir y descalza.
    • 1953 Rulfo, J. Llano en llamas [1992] México (CDH )

      Ellas caminan rumiando, salpicándose con el rocío de la hierba. La mañana está aclarando. Oye las campanadas del alba en San Gabriel y se baja de la vaca, arrodillándose en el suelo y haciendo la señal de la cruz con los brazos extendidos.

    • 1953 Rulfo, J. Llano en llamas [1992] México (CDH )
      Están dando la última campanada del alba.

      No se sabe si las golondrinas vienen de Jiquilpan o salen de San Gabriel; sólo se sabe que van y vienen zigzagueando, mojándose el pecho en el lodo de los charcos sin perder el vuelo; algunas llevan algo en el pico, recogen el lodo con las plumas timoneras y se alejan, saliéndose del camino, perdiéndose en el sombrío horizonte.

    • 1957 Plá, J. Pachi-achi [2003] 159 Espejo y canasto Paraguay (CDH )
      (Ésta es una de sus pequeñas venganzas). Se echa en el cuello y las manos perfume de Melina. (Que se fastidie Melina). Ya en su cuarto, se pone su camisón de lienzo — camisón de enclaustrada— y se echa en la cama. El reloj de la cómoda deja llegar hasta el dormitorio, pegado al de Melina y Pacífico, separado por éste de Pachi Achi, su solemne tic tac. Y luego con un previo desgarro, las campanadas. Las nueve y cuarto. El tráfico en la calle decrece, despacio. Ay cómo tarda en pasar el tiempo. La inmovilidad parece envolverla con su telaraña. Está a punto de dormirse.
    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] México (CDH )
      El esquema de los pasos, del visillo de cobre azotado contra el vidrio, del tezontle claro como una campanada bajo los tacones de la criada, se repitió en sentido inverso.
    • 1958 García Márquez, G. Coronel [1982] Colombia (CDH )
      La interrumpieron las campanadas de las seis. «El ángel del Señor anunció a María», rezó en voz alta, dirigiéndose con la ropa al dormitorio. El coronel conversó con los niños que al salir de la escuela habían ido a contemplar el gallo. Luego recordó que no había maíz para el día siguiente y entró al dormitorio a pedir dinero a su mujer.
    • 1958 García Márquez, G. Coronel [1982] Colombia (CDH )
      Un poco después de las siete sonaron en la torre las campanadas de la censura cinematográfica. El padre Ángel utilizaba ese medio para divulgar la calificación moral de la película de acuerdo con la lista clasificada que recibía todos los meses por correo. La esposa del coronel contó doce campanadas.
    • 1958 Martín Gaite, C. Visillos [1958] Esp (CDH )

      — Pero parece que te he raptado, yo no te he raptado —dijo lento y estropajoso,

      cuando pudo hablar. Se empezaron a oír unas campanadas en el reloj de la plaza.

      — Gertru, son las diez. Cuando quieras nos vamos. Eh, tú, Gertru, cariño.

    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Argentina (CDH )
      — ¿Qué pasa con las campanadas?—preguntó intrigado.

      — Nada, que a veces oigo campanas que existen y otras veces campanas que no existen.

    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Argentina (CDH )

      [...] un recuerdo empieza a hincharse, poco a poco va dejando de ser aquel rumor de La danza de las libélulasque alguna noche oí en un piano de mi infancia, va siendo luego una música cada vez más extraña y desorbitada, luego se convierte en gritos y gemidos, finalmente en aullidos atroces, luego en campanadas que me aturden los oídos y, cosa aún más singular, empiezan a transformarse en gustos ácidos o repugnantes en mi boca, como si del oído pasasen a mi garganta, y el estómago se me contrae en convulsiones de vómito, mientras otros ruidos, otros recuerdos, otros sentimientos, van sufriendo metamorfosis análogas.

    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Argentina (CDH )
      — ¿Oís campanadas?

      Martín aguzó su oído y contestó que no.

      — ¿Qué pasa con las campanadas?—preguntó intrigado.

      — Nada, que a veces oigo campanas que existen y otras veces campanas que no existen.

    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 37 Cuba (CDH )
      Un día en que Esteban se sentía particularmente alegre y saludable, propuso la improvisación de una fiesta en la casa para celebrar "El Restablecimiento de la Normalidad en las Horas de Comer". Se daría un gran banquete a las ocho en punto, con la obligación impuesta a los comensales de acudir de distintos rincones de la casa —los más alejados del comedor— en el tiempo que tardaban las campanadas del Espíritu Santo en sonar.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Argentina (CDH )
      Cumplían la culinaria función de la sal y la pimienta, en el debate, y nuestras risas repiqueteaban, sonoras, en la paz del ocaso que subrayaban las tristes campanadas de la iglesia. Me complacía sobremanera el tono de las conversaciones respetuosas, en las que lo pornográfico se vestía de urbanidad.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Honduras (CDH )

      Bajan el otro costado de la colina; suben de nuevo entre pinos y guayabales; y vuelven a bajar, trotando. De repente la nada se para como yegua cimarrona: del lado del cañal ha venido haciéndose campanada el eco de un disparo, y de otros.

    • 1970 Donoso, J. Obsceno pájaro [1990] Chile (CDH )
      [...] nadie puede creerte, Inés, y esa noche misiá Raquel irá a hacerle una visita a Jerónimo para interrogarlo, no oigo muy bien porque pasa un tranvía destartalado, un camión al mismo tiempo, autos, las sirenas que tocan a incendio y parejas cuchichean en los umbrales y las campanadas de la Merced, no logro oír lo que usted explica a misiá Raquel y tengo que volver corriendo a la Casa para no perderme lo que Inés está confesando entre llantos, saber la mentira por lo menos aunque no sepa la verdad, Jerónimo comenzaba muy suavemente, con mucha ternura, cariños que por último me dejaba hacer porque por qué no, aunque poca paciencia me quedaba y francamente hubiera preferido rezar un rosario o leer el diario de la tarde [...].
    • 1970 Donoso, J. Obsceno pájaro [1990] Chile (CDH )
      Me sonríen, al principio solapadamente, desde la vereda, esperándome en la esquina, ahora me hacen señas, que baje, que baje, la Rita dice que ella me abrirá la puerta, la Dora me asegura que me acogerán, la Brígida agita su mano llamándome, oigo las campanadas de la torre de Fray Andresito, las cuatro de la tarde, sol, es invierno pero hay sol, afuera el aire estará fresco, que me esperen, les hago señales indicándoles que me esperen un poquito, hoy no podré bajar a reunirme con ellas, quizá mañana tampoco, pero pasado o después de pasado con toda seguridad porque entonces ya me habrán hecho la operación.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 652 Esp (CDH )
      Pronto se oyeron las campanadas alegres, y el rumor de la gente que subía a contemplar a la novia. «Se hartarán de llamarle guapa, pero, si hiciera el camino a pie, arrojarían a su paso los cobertores.» Había niebla en el aire, la niebla que emergía del Baralla, más densa que otras veces, y sus guedejas se enredaban en los magnolios del pazo, envolvían las estatuas verdosas.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] 153 Venezuela (CDH )

      Entre los árboles se encabritaba la estatua ecuestre del héroe nacional. La torre de la catedral dejaba caer sus campanadas rítmicas anunciando la hora. Vio la multitud que agitaba banderas y brazos y no dijo nada.

    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 569 México (CDH )
      Los dejé en Soho, en Aldwych, en Forest Hill, en London Bridge. Los dejé en el puente de Westminster cuantas veces lo crucé al amanecer: las campanadas del Big Ben, viejo, demoran todo su esplendor para las seis de la mañana, y vuelan por la ciudad, vuelan y acarician el bronce hermano de las estatuas: el conjunto de Rodin de los jardines del Parlamento, la escultura de Moore frente al Vauxhall.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] México (CDH )
      (Una calle. La fachada del edificio de la Plaza de Santo Domingo en la ciudad de México. Es de noche. Se apagan, una tras otra, las luces de las ventanas. Se oyen las campanadas de un reloj que da las tres de la mañana. Entra La-Muerte-Ropavejera con un gran sombrero con plumas y con sus ojos luminosos y su esqueleto color de rosa, arrastrando una carreta llena de faldas, medias, sombreros, capas y otras prendas de ropa y pedazos y miembros de maniquíes, lámparas y fierros viejos...)
    • 1978 Galeano, E. Días [1979] Uruguay (CDH )

      Escuchamos el paso del último tren. Campanadas de la iglesia. Es medianoche.

      Nuestro trencito propio se desliza y vuela, anda que te anda por los aires y los mundos, y después viene la mañana y el aroma anuncia el café sabroso, humoso, recién hecho. Se te sale por la cara una luz limpia y el cuerpo te huele a mojadumbres.

    • 1982 Pitol, S. Juegos florales [1985] México (CDH )
      Oye las campanadas que marcan las siete al abandonar el hotel. Se detiene y observa nuevamente el palacio en que horas antes se había ocultado la Reina de la Noche. Las ventanas del piso noble están del todo iluminadas. Situada, como horas atrás, en la acera de enfrente, trata de atisbar el interior y sólo logra ver la parte superior de unos candíles de cristal azulenco. Cruza el puente, da unos pasos hacia el portón y descubre desilusionada que no hay grieta alguna que le permita observar el interior. Una voz le pregunta en italiano, haciéndola enrojecer de vergüenza.
    • 1983 Pombo, Á. Héroe Mansardas [1990] Esp (CDH )
      Pensó que probablemente había transcurrido una hora entera desde el momento en que se detuvo en el descansillo y contempló, sin fijarse demasiado, la claraboya fosforescente y ventosa que daba la impresión, pensó Kus-Kús ahora, de hallarse cubierta por una capa muy fina de escarcha. Oyó sonar la campanada de las medias horas en el reloj del vestíbulo de tía Eugenia.
    • 1983 Ribeyro, J. R. Geniecillos [1983] Perú (CDH )
      En ese momento la ciudad de Lima lanzó su poderoso clamor de campanadas al vuelo, de cobetones, de bocinas de automóviles, saludando al Año Nuevo que llegaba.
    • 1985 Borges, J. L. Conjurados [1985] 44 Argentina (CDH )
      Ha soñado la vasta red que tejen todas las arañas del mundo. Ha soñado el arado y el martillo, el cáncer y la rosa, las campanadas del insomnio y el ajedrez. Ha soñado la enumeración que los tratadistas llaman caótica y que, de hecho, es cósmica, porque todas las cosas están unidas por vínculos secretos.
    • 1985 Merino, J. M. Orilla oscura [1995] 141 Esp (CDH )
      No sé cómo explicárselo: ahí, precisamente, se veía la maestría del narrador, en ese final que cerraba la trama y que, sin embargo, dejaba abierta la posibilidad de que ambas cosas, el sueño y la vigilia, tuviesen la misma consistencia y ocupasen pacíficamente el mismo espacio. Dentro de su ambigüedad, el final estaba armado de tal modo que, mientras escuchaba sorprendido las campanadas de las cinco en el reloj del comedor, me pareció entender que en el desenlace había un mensaje que de algún modo me estaba dedicado, que podía ayudarme a resolver el propio final de aquella novela mía [...].
    • 1986 Balza, J. Relatos [1990] Venezuela (CDH )
      También una campanada dulce, veloces sirenas militares. ¿Rutina, estilo de las patrullas en todas las ciudades? Lo que fuese resultaba lejano y no me impediría dormir. Me sentí resbalar hacia la arena, hacia los domos de roca blanca: dormiría con la imagen del desierto. Pero en seguida esa fascinación visual desapareció. Con los ojos cerrados, mis oídos respondieron el llamado. Sentí cómo sonaba lejos, lejísimos, allá en la última habitación del inmenso pasillo, el choque breve, reboteante, preciso, de una calabaza seca contra el piso.
    • 1986 Soriano, O. Rendido león [1987] Argentina (CDH )
      En cambio, el francés va a ir a la cita por las campanadas. Si las hacemos sonar cinco minutos antes, yo me adelanto, recibo la valija y me hago humo antes de que aparezca el sordo.
    • 1987 Edwards, J. Anfitrión [1987] 14 Chile (CDH )

      El Chico Fuenzalida me miró con la nariz arriscada. Como si dijera: ¿de qué capitalismo me hablas? Y no le faltaba razón. Mis persistentes recuerdos eran más bien rurales, primitivos: unas campanadas en un atardecer, voces febriles en la barra del Club de Talca, el perfume de las frutillas del huerto, detrás del tercer patio, cerca del gallinero y de las conejeras, de manera que tenía que luchar, ese perfume, contra el olor del estiércol de los conejos grises y de las gallinas mezcladas, Leghorn, Castellanas, variopintas.

    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      A Gregorio le hubiera gustado que el silencio hubiese sido un animal feroz, un león por ejemplo, para lanzarse sobre él y despedazarse a gritos entre sus garras, pero era sigiloso como una víbora y llegaba por todos lados en forma de campanadas, pasos en las penumbras, retumbos remotos y hasta un estertor ronco que tardó en reconocer como el anhelo de su propia respiración. Era, el silencio, como un teatro en llamas visto en cine mudo. Se adivinaba su fragor, pero nada se oía. Así era el silencio que había dejado su respuesta no dicha. Quizá ya para siempre estuviese condenado a aquella frase («hasta la eternidad»), porque apenas la repetía volvía a rehacerse como las cabezas de la hidra.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Chile (CDH )
      Las campanadas del Sucre anunciando la partida les obligaron a despedirse.

      El viejo permaneció en el muelle hasta que el barco desapareció tragado por una curva de río. Entonces decidió que por ese día ya no hablaría con nadie más y se quitó la dentadura postiza, la envolvió en el pañuelo, y, apretando los libros junto al pecho, se dirigió a su choza.

    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Argentina (CDH )
      Lo sabe por el ruido del segundero del reloj metálico que dice «escuchar como si fuesen campanadas» y por el aliento fétido que lo persigue desde hace veinte años. Es el famoso «aliento de león enfermo» como escribió el Contarini, el insolente embajador veneciano (no es malo que lo haya escrito porque es sabido que espiar es la tarea de los embajadores, lo malo es que su insolencia se haya conocido en todas las cortes de Europa).
    • 1994 Boullosa, C. Duerme [1994] México (CDH )
      Muy temprano se acuestan a dormir mientras yo doy vueltas por el palacio, sin poder conseguir la serenidad para acostarme, sabiéndome prisionera, humillada en esta vestimenta, hasta que escucho las campanadas del día y me acuesto a dormir cuando los demás criados se levantan a empezar la jornada.
    • 1994 Boullosa, C. Duerme [1994] 52 México (CDH )
      Y muy temprano se acuestan a dormir, mientras yo doy vueltas por el palacio, sin poder urdir plan alguno y sin ganas ningunas de recostarme, hasta que oigo las primeras campanadas de la iglesia vecina y me acuesto a la hora que los criados se levantan a empezar la jornada. Consigo conciliar el sueño bien entrada la mañana.
    • 1995 Donoso, J. Morir elefantes [1995] Chile (CDH )
      Se dirigieron al sector residencial, sin contar sus pasos pero sí las campanadas del carillón del Capitolio de la universidad. Dejaron atrás las campanadas y tomaron la ruta periférica que rodea San José. Al fondo, la última aguada doraba los cirrus sobre la espesura del bosque.
    • 1995 Donoso, J. Morir elefantes [1995] 134 Chile (CDH )
      Dejaron atrás las campanadas y tomaron la ruta periférica que rodea San José. Al fondo, la última aguada doraba los cirrus sobre la espesura del bosque.
    • 2001 Hnqz Gratereaux, F. Empollar [2001] República Dominicana (CDH )
      El título, que no es más que un latigazo o campanada que llama a la lectura, brota en mi mente cuando he terminado de escribir el artículo. Este mismo, compuesto por solicitud del Director, que me obliga a una desagradable autocontemplación, podría llamarse: El escritor ante el espejo de Narciso.
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] Costa Rica (CDH )
      Los chiquillos siguen entre bromas y gritos el cortejo fúnebre hasta que ya su artillería no los puede alcanzar, pero no han terminado de jugar en las plazas, no han tocado los relojes de la ciudad la campanada de las cinco, cuando uno de ellos los vuelve a encontrar.
    • 2002 Bryce Echenique, A. Huerto Amada [2002] Perú (CDH )
      [...] yo empuñé la escopeta y convoqué a los canes, pero resulta que era él, y que, entre las tinieblas, se la había agarrado a patada limpia con l' orologio, poveretto, anche lui, y poveretto el bolsillo de la signora, porque creo que la joya de la relojería svizzera de pie se ha quedado sin tictac ni campanadas para siempre, aunque el joven Carlitos, tan acertado siempre para los golpes, debió de recibir anche lui la sua parte y ahora doña Natalia lo va a encontrar no sólo bastante demacrado y flaco, sino algo cojo, además...
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] 84 Argentina (CDH )
      Oí hablar de esta nueva raza. Tengo entendido que se hacen llamar Los Irrealistas Virtuales y que sólo esperan una señal, una campanada, un disparo de largada para detonar sus cargas de profundidad y salir a la superficie del siglo XXI.
    • 2010 Zabalza, L. Años marinos Mx (CORPES)
      Estábamos unidos en la oración. Un aire de paz nos cubrió. La diversidad de platillos como el pavo, el bacalao, los dulces y el turrón nos produjo un estado de placidez que desplazó el estado de lucha que nos regía a diario. Las campanadas anunciaban la misa de gallo y salimos a la iglesia a dar gracias a Dios. Fue una feliz navidad.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      campanada. f. Sonido producido por una campanada.
    • 2023 Jiménez, A. "Monte Calvario" [04-02-2023] Málaga Hoy (Málaga): malagahoy.es Esp (HD)
      A las puertas de la iglesia de San Julián, un tumulto de personas de todas las edades murmulla expectante ante la inminente presentación del nuevo techo de palio bordado de Santa María del Monte Calvario. Cuando las lejanas campanadas de la Catedral marcan las 20:00 todos entran y ocupan los elegantes asientos rojos que han situado en el interior de la estancia para la ocasión.
  2. >campana+–ada
    s. f. Golpe que da el badajo de la campana.
    Sinónimos: campana; campanazo
    docs. (1569-2020) 88 ejemplos:
    • 1569 Pz Vargas, B. De re metallica [2000] Esp (CDH )
      Pero, quando se pone colorada y, gastado el humor, comiença a correr el alambique, se deve tener gran cuydado que no cayga en el alambique antes que passen cinco momentos de hora (que es quantidad de tiempo de cinco toques de relox, no de cinco horas, sino campanadas), ni diez momentos después; porque, si antes cayesse una gota sola, el vidrio se quebraría, y si más se tardasse de diez momentos de caer, no se acabaría en un día natural de destilar, sino en mucho tiempo más, que sería grande ynconveniente.
    • 2020 Giner, G. Bruma verde Esp (CORPES)
      Un reloj de pared tocó tres campanadas: las tres de la madrugada. Se miraron. Ninguno quería dar por finalizada la noche. Los dos habían sentido el mismo hilo de afinidad que se había extendido entre ellos y sabían que era real, no imaginado.
    • 1569 Pz Vargas, B. De re metallica [2000] Esp (CDH )
      Pero, quando se pone colorada y, gastado el humor, comiença a correr el alambique, se deve tener gran cuydado que no cayga en el alambique antes que passen cinco momentos de hora (que es quantidad de tiempo de cinco toques de relox, no de cinco horas, sino campanadas), ni diez momentos después; porque, si antes cayesse una gota sola, el vidrio se quebraría, y si más se tardasse de diez momentos de caer, no se acabaría en un día natural de destilar, sino en mucho tiempo más, que sería grande ynconveniente.
    • c1603-c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Pláticas Religiosos [2002] Esp (CDH )

      Y yo no tengo más que decirles y eso basta para capítulo muy entero y cumplido. ¿No han visto a la gente junta en la iglesia oyendo missa: que, cuando quieren alzar el Sanctíssimo Sacramento, el acólito da dos o tres campanadas y luego lo deja, en lo cual sólo advierte que quieren alzar el Sanctíssimo Sacramento, que estén con atención y alertos, que no estén descuidados, no se les pase sin que lo vean y adoren?

    • 1609-1610 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Noche Espíritu [1995] Esp (CDH )
      Yo digo que es grande discreción, porque, en contar doce campanadas o diez o las que son, se gasta y pierde el tiempo y, en preguntarlo, se sabe en una palabra. De esta misma suerte, el alma que está allá dentro, en sus tinieblas, muchas veces desea y le es necesario saber las "cuántas son" acá fuera, entender y conocer muchas cosas de la vida ordinaria respecto de algunas obras y exercicios en que se ocupa.
    • c1610-c1612 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Exhortaciones Perseverancia [2002] Esp (CDH )
      Y no sea como los tordos del campanario y los grajos que crían en la torre, que, sólo porque oyeron dar una campanada, van todos huyendo dando mill graznidos, como si fuera ruido de escopeta o de tiro de bronce que mata, siendo campanadas que llaman a missa. Todo el zumbido del nombre de esclavo para en que todos acudan cada mes a recebir el Sanctíssimo Sacramento, que ni es ruido de arcabuz o tiro de bronce que mata para que, oyéndolo decir, nos subamos a los púlpitos a dar mill graznidos, como si estuviéramos heridos de la campanada que da el esquilón que tañe al Sanctíssimo Sacramento.
    • c1595-1615 Poma Ayala, F. G. Primer nueva corónica [1987] Perú (CDH )
      Que rrepiquen las dichas canpanas y a la hora de entrar a la dotrina o a la misa, tañerá después de auer llamado, rrepicado dies campanadas y muy despacio contadas, que toque un quarto de hora. Que ya entrare el dicho padre a dezir misa o a bísperas, salue. Tañerá con la campana chica otras dies canpanadas. Allí las señoras y mugeres prencipales o los hombres principales o enfermos, biejos que no se puede tener yrán a misa de que tendrán cuenta de las dies campanadas en este rreyno y sabrán que a acabado de llamar a misa. Con esto no concienta que llame el fiscal ni los alcaldes ni pregonero ni rronde alguazil ni ningún yndio.
    • 1705 Sobrino, F. DiccNEspFranc Esp (NTLLE)
      Campanada, f. Coup de cloche.
    • 1734 San Buenaventura, F. Instruccion religion Bethlemitica p. 208 Esp (BD)
      Es su obligacion, tocar á las doze del dia, luego que empieze la Cathedral; daràs tres campanadas seguidas, y pararás mientras rezas una Ave Maria, y esto mismo harás por segunda, y tercera vez, y luego en acabando la tercera Ave Maria, darás otras nueve campanadas seguidas, que por todas son diez, y ocho.
    • 1763 Anónimo Sínodo Chile [1983] Chile (CDH )

      SIENDOObligacion debida à Nuestro Señor Sacramentado; que, quando se lleva por Viàtico à los Enfermos, salga con la mayor Decencia, y Acompañamiento que se pueda; encarga esta Synodo à los Curas de la Catedral, y demas Ciudades: que, siendo de Dia, hagan primero Señal con tres Campanadas, para que puedan acudir las Personas, que quieran acompañarlo, y ganar las Indulgencias concedidas por Exercicio tan devoto [...].

    • 1789 Cadena, C. Descripción exequias Carlos III [1789] Guatemala (CDH )
      Entre tanto, el M. I. S. Capitan General mandó preparar la Artilleria, pasó el aviso correspondiente al Sr. Dean, y comenzandose en la Santa Iglesia Catedral las cien campanadas que se estilan, á que correspondia cada quarto de hora, la descarga de un cañon, concluidas, empezó el doble en la misma Santa Iglesia acompañando todos los Conventos, y Parroquias, y duró casi todo el dia. Previnose por el Real Acuerdo, que se publicase por vando el contenido de la Real Cedula, mandando que por espacio de seis meses, conforme á lo dispuesto en la citada Pragmatica, tomasen todos luto riguroso, lo que se executó al quarto dia con las ceremonias, y estilo que se acostumbra.
    • 1792 Bolaños, J. Portentosa vida [1992] México (CDH )
      Espantada pues la Muerte con los golpes de su conciencia y la ruidosa campanada del escándalo que ocasionó el desafuero de Caín en el inocente Abel, rezelosa del castigo con bien fundadas sospechas de que Dios baxara en persona a requerirla o librara un requisitorio para executarla, eligió por partido tomar las de Villadiego, saliendo fugitiva a buscar su asilo allá afuera del mundo, dejando al mísero Caín metido entre la danza.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )

      Bien es que por no perder la costumbre, retozamos y charlamos en secreto hasta que dieron las doce, a cuya primera campanada volvió mi maestro en sí; rezó con nosotros, y luego que nos echó su bendición, nos dijo con un tono bastante tierno: — «Hijos míos, yo no trato de proseguir en un destino que lejos de darme qué comer, me da disgustos. Ya habéis visto el lance que me acaba de pasar con ese padre [...].

    • 1834 Larra, M. J. Revista 1834 [2000] Fígaro Esp (CDH )
      La puerta de lo «futuro» se abrió entonces... un velo denso me impidió ver su interior distintamente... en aquel punto doce terribles campanadas me indicaron las doce de la noche, desperté y aún vi dos cosas entre sueños: un enorme letrero en la puerta de lo «futuro», que empezaba a desaparecer a mis ojos despiertos, el cual decía: «Año 1835».
    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] 290 Esp (CDH )
      Las diez campanadas fueron como diez golpes que le hirieron en el corazón. Allí le dolieron materialmente, si bien con un dolor y con un sobresalto mixtos de traidora inquietud y de regalada dulzura.
    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Perú (CDH )
      Cinco campanadas tañidas por la campana de familia anunciaron a Lucía las horas transcurridas, y le notificaron que la comida estaba servida.
    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] Esp (CDH )
      «¡A las doce! —repitió Benina sobresaltada—. ¡Y al dar las doce campanadas viene... sale, se me aparece!... / —El Rey de baixo terra; pedir tú lo que quierer, y darlo ti él. / —Almudena, ¿tú crees eso? ¿Cómo es posible que ese señor, sin más que las cirimonias que has contado, me dé a mí lo que ahora es de D. Carlos Trujillo? / —Verlo tú, si queriendo. /
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )

      La campana seguía tañendo con fúnebre pausa... Oíanse en la calle rumores de pasos y carreras; ruidos de llantos y gritos... Sonaron seis campanadas juntas aún más graves y solemnes, y ya no sonaron más. Todo quedó en silencio

    • 1920-1924 Valle-Inclán, R. M. Luces Bohemia [1995] Esp (CDH )
      Don Latino de Hispalis, volviéndose de espalda, comienza a cocear en la puerta. El eco de los golpes tolondrea por el ámbito lívido de la costanilla, y como en respuesta a una provocación, el reloj de la iglesia da cinco campanadas bajo el gallo de la veleta.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] 173 Guatemala (CDH )
      ¿Quién no la ha oído en San Miguel Acatán? Todas las noches, el que después de las doce campanadas del Cabildo se detiene a oír, escucha que cosen con máquina. Es la Miguelita.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )

      La luz del candil iluminó su cráneo rasurado y sus orejas adquirieron una transparencia cárdena. Los conspiradores concentraron en él sus ojos amenazantes. El instrumento de relojería emitió un silbido y dejó de marcar el compás. En la calle un reloj dio cinco campanadas.

      El mayordomo anunció la presencia de Pere Parells y señora.

    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] Argentina (CDH )
      Los salones vacíos de colores y el gigantesco reloj de ébano repartiendo campanadas sin sentido porque ya no queda nadie para temerlas, ya todos se han ido a otra fiesta, a una fiesta a la que yo no puedo ir porque nunca fui invitado.
    • 2002 Ramírez, F. "El viejo reloj" La rosa de los vientos Esp (CORPES)
      Faltaba muy poco para la fiesta. El elegante reloj estaba muy nervioso, al fin dio cinco campanadas. Se abrieron las puertas y los invitados se prepararon. Había llegado el momento de la boda. Desde aquella tarde, el reloj vivía feliz. Se llenaba de gozo cuando sentía llegar el momento de dar las horas, de anunciar a todos los que vivían con él que la vida es marcha, es camino, es punto de llegada y de partida, para un más allá eterno sin horas, sin tiempo...
    • 2013 González, B. Poseídas Ar (CORPES)
      Una de las pruebas más difíciles para las chicas que querían entrar en la Orden consistía en robarle a Gioconda la llave del campanario, subir la escalera caracol de treinta y nueve escalones, encender una vela a la memoria de Marcelina y tocar tres campanadas fantasmales antes de bajar sin ser descubierta. Durante todos mis años en el colegio, eso había ocurrido sólo una vez, pero ninguna chica había reclamado para sí la hazaña.
    • 2020 Giner, G. Bruma verde Esp (CORPES)
      Un reloj de pared tocó tres campanadas: las tres de la madrugada. Se miraron. Ninguno quería dar por finalizada la noche. Los dos habían sentido el mismo hilo de afinidad que se había extendido entre ellos y sabían que era real, no imaginado.
    • 1569 Pz Vargas, B. De re metallica [2000] Esp (CDH )
      Pero, quando se pone colorada y, gastado el humor, comiença a correr el alambique, se deve tener gran cuydado que no cayga en el alambique antes que passen cinco momentos de hora (que es quantidad de tiempo de cinco toques de relox, no de cinco horas, sino campanadas), ni diez momentos después; porque, si antes cayesse una gota sola, el vidrio se quebraría, y si más se tardasse de diez momentos de caer, no se acabaría en un día natural de destilar, sino en mucho tiempo más, que sería grande ynconveniente.
    • c1603-c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Pláticas Religiosos [2002] Esp (CDH )

      Y yo no tengo más que decirles y eso basta para capítulo muy entero y cumplido. ¿No han visto a la gente junta en la iglesia oyendo missa: que, cuando quieren alzar el Sanctíssimo Sacramento, el acólito da dos o tres campanadas y luego lo deja, en lo cual sólo advierte que quieren alzar el Sanctíssimo Sacramento, que estén con atención y alertos, que no estén descuidados, no se les pase sin que lo vean y adoren?

    • c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Orígenes Descalcez [1997] Esp (CDH )
      Volvámosnos a Valdepeñas, donde se va batiendo el cobre para esta soberana campana, que espero en mi buen Jesús ha de llegar su campanada y sonido in omnem terram.
    • 1609-1610 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Noche Espíritu [1995] Esp (CDH )
      Yo digo que es grande discreción, porque, en contar doce campanadas o diez o las que son, se gasta y pierde el tiempo y, en preguntarlo, se sabe en una palabra. De esta misma suerte, el alma que está allá dentro, en sus tinieblas, muchas veces desea y le es necesario saber las "cuántas son" acá fuera, entender y conocer muchas cosas de la vida ordinaria respecto de algunas obras y exercicios en que se ocupa.
    • c1610-c1612 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Exhortaciones Perseverancia [2002] Esp (CDH )
      Y no sea como los tordos del campanario y los grajos que crían en la torre, que, sólo porque oyeron dar una campanada, van todos huyendo dando mill graznidos, como si fuera ruido de escopeta o de tiro de bronce que mata, siendo campanadas que llaman a missa. Todo el zumbido del nombre de esclavo para en que todos acudan cada mes a recebir el Sanctíssimo Sacramento, que ni es ruido de arcabuz o tiro de bronce que mata para que, oyéndolo decir, nos subamos a los púlpitos a dar mill graznidos, como si estuviéramos heridos de la campanada que da el esquilón que tañe al Sanctíssimo Sacramento.
    • c1595-1615 Poma Ayala, F. G. Primer nueva corónica [1987] Perú (CDH )
      Que rrepiquen las dichas canpanas y a la hora de entrar a la dotrina o a la misa, tañerá después de auer llamado, rrepicado dies campanadas y muy despacio contadas, que toque un quarto de hora. Que ya entrare el dicho padre a dezir misa o a bísperas, salue. Tañerá con la campana chica otras dies canpanadas. Allí las señoras y mugeres prencipales o los hombres principales o enfermos, biejos que no se puede tener yrán a misa de que tendrán cuenta de las dies campanadas en este rreyno y sabrán que a acabado de llamar a misa. Con esto no concienta que llame el fiscal ni los alcaldes ni pregonero ni rronde alguazil ni ningún yndio.
    • 1684 Anónimo Sínodo Cuba [1844] Cuba (CDH )
      Que á los moribundos se toquen las campanadas que se acostumbran en la agonía de sus muertes.
    • 1705 Sobrino, F. DiccNEspFranc Esp (NTLLE)
      Campanada, f. Coup de cloche.
    • 1734 San Buenaventura, F. Instruccion religion Bethlemitica p. 208 Esp (BD)
      Es su obligacion, tocar á las doze del dia, luego que empieze la Cathedral; daràs tres campanadas seguidas, y pararás mientras rezas una Ave Maria, y esto mismo harás por segunda, y tercera vez, y luego en acabando la tercera Ave Maria, darás otras nueve campanadas seguidas, que por todas son diez, y ocho.
    • 1763 Anónimo Sínodo Chile [1983] Chile (CDH )

      SIENDOObligacion debida à Nuestro Señor Sacramentado; que, quando se lleva por Viàtico à los Enfermos, salga con la mayor Decencia, y Acompañamiento que se pueda; encarga esta Synodo à los Curas de la Catedral, y demas Ciudades: que, siendo de Dia, hagan primero Señal con tres Campanadas, para que puedan acudir las Personas, que quieran acompañarlo, y ganar las Indulgencias concedidas por Exercicio tan devoto [...].

    • 1780 RAE DRAE 1.ª ed. (NTLLE)
      CAMPANADA. s. f. El golpe que da el badajo en la campana, y tambien el sonido que hace [...].
    • 1789 Cadena, C. Descripción exequias Carlos III [1789] Guatemala (CDH )
      Entre tanto, el M. I. S. Capitan General mandó preparar la Artilleria, pasó el aviso correspondiente al Sr. Dean, y comenzandose en la Santa Iglesia Catedral las cien campanadas que se estilan, á que correspondia cada quarto de hora, la descarga de un cañon, concluidas, empezó el doble en la misma Santa Iglesia acompañando todos los Conventos, y Parroquias, y duró casi todo el dia. Previnose por el Real Acuerdo, que se publicase por vando el contenido de la Real Cedula, mandando que por espacio de seis meses, conforme á lo dispuesto en la citada Pragmatica, tomasen todos luto riguroso, lo que se executó al quarto dia con las ceremonias, y estilo que se acostumbra.
    • 1792 Bolaños, J. Portentosa vida [1992] México (CDH )
      Espantada pues la Muerte con los golpes de su conciencia y la ruidosa campanada del escándalo que ocasionó el desafuero de Caín en el inocente Abel, rezelosa del castigo con bien fundadas sospechas de que Dios baxara en persona a requerirla o librara un requisitorio para executarla, eligió por partido tomar las de Villadiego, saliendo fugitiva a buscar su asilo allá afuera del mundo, dejando al mísero Caín metido entre la danza.
    • 1792 Bolaños, J. Portentosa vida [1992] 53 México (CDH )
      Tenga vuestra Mortandad tantita paciencia, que en el siglo de los cocineros, de los bodegones, del ocio, de la abundancia de los caldos buenos y generosos, en que se cometerán trescientos mil excesos, ser tan crecido el número de los muertos en cada año, que exederá el número de las campanadas que se dan en toda la christiandad el día de la conmemoración de los finados, de tal suerte que ni las iglesias podrán abarcar tantos difuntos, ni la capilla de los cantores tendrá tanto gasnate para entonar tantas veces en el día el regem cui omnia vivunt venite adoremus [...].
    • 1792 Bolaños, J. Portentosa vida [1992] 97 México (CDH )
      [...] atiende, advierte que aquella mano de Babilonia es el relox que apunta las horas de la vida, y quién sabe si ya te señala la última con el dedo, y con esto dará la última campanada; aquella escritura conmigo y contigo también habla; la sentencia de muerte desde el principio del mundo está firmada sin recurso ni apelación, con sola la diferencia de no saber quándo llegar este quándo en que la Muerte meta su mano a nuestras casas para darnos el santiago [...].
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )

      Bien es que por no perder la costumbre, retozamos y charlamos en secreto hasta que dieron las doce, a cuya primera campanada volvió mi maestro en sí; rezó con nosotros, y luego que nos echó su bendición, nos dijo con un tono bastante tierno: — «Hijos míos, yo no trato de proseguir en un destino que lejos de darme qué comer, me da disgustos. Ya habéis visto el lance que me acaba de pasar con ese padre [...].

    • 1834 Larra, M. J. Revista 1834 [2000] Fígaro Esp (CDH )
      La puerta de lo «futuro» se abrió entonces... un velo denso me impidió ver su interior distintamente... en aquel punto doce terribles campanadas me indicaron las doce de la noche, desperté y aún vi dos cosas entre sueños: un enorme letrero en la puerta de lo «futuro», que empezaba a desaparecer a mis ojos despiertos, el cual decía: «Año 1835».
    • 1834 Mtz Rosa, F. Conjuración Venecia [1993] 260 Esp (CDH )

      (Empiezan a dar las doce en el reloj de S. Marcos ; y a las primeras campanadas, arrojan el disfraz los conjurados, desnudan toda suerte de armas blancas y gritan a una voz:)

      ¡Venecia y libertad!

    • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] Esp (CDH )

      Aquí hicimos honores en forma al aguardiente de Yunquera de que Felpas nos habló antes, a pesar de los 35 grados de calor de que habíamos disfrutado aquel día; y después de aplaudir los juegos y rusticidades chistosas del Narro, recalamos al fin, oyendo la última campanada del rosario, en casa de la Remedios, en donde el baile se preparaba.

    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] 223 Esp (CDH )

      En tanto los muchachos, que a la primer campanada de las seis ha lanzado una escuela, improvisan en medio de la calle una corrida de toros, o atan disimuladamente a la rueda de un calesín alguna canasta de fruta, que al echar a andar el carruaje rueda por el suelo, con notable provecho de la alegre comparsa [...].

    • 1857 Gmz Avellaneda, G. Velada helecho [1981] Novelas Cuba (CDH )
      Era tan grande el vacío que dejaba éste en la rústica sociedad, encantada con su presencia, que no fue posible reanimar los espíritus y a la primera campanada de las doce todos se apresuraron a separarse; los más para ir a dormir tranquilamente, descansando de los placeres de la velada; algunos para pensar en ellos; y la hermosa Ida para contar hora tras hora en fatigante insomnio; pues se hallaba enteramente perturbada por la inexplicable conducta de su amante en los últimos momentos pasados junto a ella.
    • 1864 Bécquer, G. A. Celda [1985] Esp (CDH )
      Esta no se hizo esperar mucho, y apenas se perdió el eco de la última campanada cayó de golpe entre la ceniza en forma de gato gris y haciendo un ruido extraño y particular de estos animalitos cuando, con la cola levantada y el cuerpo hecho un arco, van y vienen de un lado a otro acariciándose contra nuestras piernas.
    • 1871 Pereda, J. M. Tipos y paisajes [1989] Esp (CDH )
      Bajo esta gótica o morisca socarreña en que durante el día se venden frutas, harina y otros excesos al pormenor, vendrán a reunirse muy pronto, con los farolillos encendidos, que colocarán en fila junto a los respectivos chuzos, los serenos que a la primera campanada de las diez se dispersarán por la ciudad a cumplir su canora y nocturna obligación.
    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] 290 Esp (CDH )
      Las diez campanadas fueron como diez golpes que le hirieron en el corazón. Allí le dolieron materialmente, si bien con un dolor y con un sobresalto mixtos de traidora inquietud y de regalada dulzura.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] I, 532 Esp (CDH )
      Ana volvería, era natural, en la carretela, y al pasar junto a un farol podría verla, sin ser visto, o por lo menos sin ser conocido. La sed que esperase. El reloj de la Universidad dio tres campanadas. ¡Tres cuartos de hora! Andaría adelantado... No...
    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Perú (CDH )
      A las primeras campanadas y disparos de armas los capataces de don Fernando huyeron despavoridos en busca de seguridad, porque comprendieron que allí era el ataque.
    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Perú (CDH )
      Cinco campanadas tañidas por la campana de familia anunciaron a Lucía las horas transcurridas, y le notificaron que la comida estaba servida.
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Uruguay (CDH )
      Casi confundidas entre los sones alegres de una parranda, se oyeron las diez campanadas del reloj que era orgullo de la vieja Pancha, y que por eso lo tenía junto á la ventana de su pieza, para que lo sintieran de la calle.
    • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Colombia (CDH )
      Las doce campanadas ensordecedoras que oí aquella noche comenzaron a sonarme en los oídos. Dando media vuelta para buscar un punto de apoyo en el monumento que tenía a la espalda, y cerrando los ojos, alcance a cogerme de la verja baja de hierro y de la pilastra que formaba la esquina.
    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] Esp (CDH )
      «¡A las doce! —repitió Benina sobresaltada—. ¡Y al dar las doce campanadas viene... sale, se me aparece!... / —El Rey de baixo terra; pedir tú lo que quierer, y darlo ti él. / —Almudena, ¿tú crees eso? ¿Cómo es posible que ese señor, sin más que las cirimonias que has contado, me dé a mí lo que ahora es de D. Carlos Trujillo? / —Verlo tú, si queriendo. /
    • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] Esp (CDH )
      La joven se levantó temerosa, y en el silencio y la oscuridad oyó la primera campanada de un reloj distante, aguzó el oído y contó los cuatro cuartos y luego la una, las dos, las tres y las cuatro. Aquel reloj parecía el cuento de nunca acabar.
    • 1898 Magón Muñeca [1947] Cuentos Costa Rica (CDH )
      Suenan a lo lejos las doce campanadas del reloj del pueblo; llaman las lenguas de bronce a los fieles a celebrar en la derruída iglesia el nacimiento del Salvador y las brisas heladas de la noche llevan envueltos en su manto de neblinas, los ecos quejumbrosos de la vihuela, los estridentes gritos de los borrachos y el chasquido sordo del cohete lanzado al aire en són de alegre triunfo.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )

      La campana seguía tañendo con fúnebre pausa... Oíanse en la calle rumores de pasos y carreras; ruidos de llantos y gritos... Sonaron seis campanadas juntas aún más graves y solemnes, y ya no sonaron más. Todo quedó en silencio

    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Sonó otra campanada y luego otra... No había duda: era el toque de agonía... Doña Magdalena titubeó un momento, mas decidiose al fin, y despertó suavemente al niño.
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] República Dominicana (CDH )
      Tres campanadas ordenaban silencio. Los sábados se suprimía el estudio en la prima, pero en cambio repetíanse los ejercicios militares y se cantaban las Letanías, y antes de dormir, baño general. Aquello era de verse; como no había baños en el plantel, el convento en pelota, en torno al brocal del pozo, se enjabonaba, vaciándose encima cubos de agua acarreados por cada quisque.
    • 1914 Espina, C. Esfinge [1914] Esp (CDH )

      Como evocado por aquel aviso, el bronce de la parroquia, volvió á tañer; al propio tiempo un gallo volvió á cantar, y en el cansado reloj de la abuela gimieron cinco profundas campanadas.

      Abrióse la puerta del estradíny un bulto macizo se perfiló en la claridad: era la Chosca, que, en el escaño donde dormía, entre un cobertor y una albarda, buscó su delantal y su pañuelo.

    • 1914 Espina, C. Esfinge [1914] Esp (CDH )
      Y en el silencio penoso que se establece entre las dos mozas, una campanada hace vibrar su metálico temblor.

      — ¡Las cinco y media! —balbuce Olalla, casi con espanto. — Tengo que hacer la lumbre y los almuerzos.

    • 1916 Ambrogi, A. LTrópico II [1916] 145 El Salvador (CDH )
      El reloj de Casa Blanca marca, de pronto: primero los cuatro cuartos, y luego, siete campanadas, lentas, reposadas. Se oye el clamoreo metálico de los martillos labrando el cemento y los ladrillos.
    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] 103 Esp (CDH )
      La primera campanada, y del gemir de los arrodillados prorrumpe un «¡Que se salve!»... «¡Que yo...!» «¡Mi llaga!» «¡Que no se sepa!...» «¡Que no sea pecado lo de...!» La segunda campanada: alaridos de los que tropezaron en el primer ruego; pendencias de los que se engañan y repiten la voluntad ajena. La última campanada: voces y plañidos, y el júbilo y el trueno de la muchedumbre que se empuja por salir. Los ojos de Nuestro Padre escrutan su casa, nublada por el vaho de la emigración de sus ovejas.
    • 1920-1924 Valle-Inclán, R. M. Luces Bohemia [1995] Esp (CDH )
      Don Latino de Hispalis, volviéndose de espalda, comienza a cocear en la puerta. El eco de los golpes tolondrea por el ámbito lívido de la costanilla, y como en respuesta a una provocación, el reloj de la iglesia da cinco campanadas bajo el gallo de la veleta.
    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Argentina (CDH )

      Ya en la calle, mi enervamiento se disipó. Entré a una lechería y tomé un café. Todas las mesas estaban ocupadas por vendedores de diarios y cocheros. En el reloj colado sobre una pueril escena bucólica, sonaron cinco campanadas.

    • 1933 Arrocha Graell, C. HIndependencia Panamá [1973] 60 Panamá (CDH )
      Esta circular, que tan explícitamente decía la disolución del poder central, y conminaba los estados a buscar en sus propias fuerzas los recursos y amparo para sus necesidades, vino al Istmo a mediados del mes de noviembre de 1840, y ella fue, en el ambiente pacífico en que este departamento se había conservado durante tan cruenta revolución, como una campanada que produjo el despertar espontáneo de los sentimientos separatistas que albergaba el alma de los panameños.
    • 1940 Jardiel Poncela, E. Eloísa [1997] 130 Esp (CDH )
      Sólo se halla iluminada por los reflejos rojizos de la chimenea, que está encendida, y por un suave resplandor que sale por la puerta del foro izquierda. El reloj de pared señala la una y media. Una pausa. El reloj de pared da una campanada. No bien ha cesado la vibración de la campana del reloj, cuando Dimas aparece por la puerta del foro izquierda.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Perú (CDH )
      Desde dos cuadras de distancia lograba acertar a la campana de la capilla. El asunto era para reírse. Maqui acostumbraba llamar a los regidores tocando la campana, a fin de no perder tiempo. Tenía señalado a cada uno cierto número de campanadas. De repente un guijarro golpeaba dando la señal: lann, y se presentaba un regidor que, después de las aclaraciones del caso, salía blandiendo su garrote mientras Benito echaba a correr hacia el campo.
    • 1944 Casona, A. Dama [1996] Esp (CDH )
      (Se sienta aparte a liar un cigarrillo sin dejar de mirarla. El reloj comienza a dar las nueve. La Peregrina, como sintiendo una llamada, trata de incorporarse con esfuerzo. Deslumbra lejos la luz vivísima de un relámpago. Las manos de la Peregrina resbalan nuevamente y continúa dormida. Fuera, aúlla, cobarde y triste, el perro. Con la última campanada del reloj cae el

      TELÓN [...].

    • 1945 Laforet, C. Nada [1997] Esp (CDH )
      Un reloj que se atrasaba siempre dio unas campanadas intempestivas y el loro se esponjó, satisfecho, al sol.

      De pronto a mí me pareció todo aquello idiota, cómico y risible otra vez. Y sin poderlo remediar empecé a reírme cuando nadie hablaba ni venía a cuento, y me atraganté.

    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Guatemala (CDH )
      Dos campanadas se arrancaron de las piedras de la Merced.

      — ¡Todo el mundo a la calle! —grito Cara de Ángel, y sacando el revólver, dijo a la Masacuata antes de salir—: ¡Ya regreso con mi tesoro!

    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Guatemala (CDH )
      Ora pronobis... / Ora pronobis... / Ora pronobis...A lo lejos se oyeron sonar doce campanadas... Ora pronobis... / Ora pronobis...

      En el mundo de su hijo...

    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Guatemala (CDH )
      Doce campanadas, las contó bien... Reanimada, hizo esfuerzos para pensarse libre y lo consiguió. Viose en su casa, entre sus cosas y sus conocidos, diciendo a la Juanita: «¡adiós, me alegro de verla!», saliendo a llamar a palmotadas a la Gabrielita, atalayando el carbón, saludando con una reverencia a don Timoteo.
    • 1947 Yáñez, A. Filo Agua [1992] México (CDH )
      Aquella noche don Timoteo Limón había cenado ni más ni menos que todas las noches y a la primera campanada de queda, como todas las noches, a solas ya en su cuarto, había comenzado a rezar el rosario de su devoción por el Alma del purgatorio más necesitada u olvidada; cuando llegó al tercer misterio, los aullidos del Orión, el perro veterano, quisieron distraerlo; pero un esfuerzo de la conciencia redujo a los pensamientos en fuga y el piadoso ejercicio continuó, sin parar mientes en que Orión siguiera ladrando con sombríos acentos de maleficio.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] 59 Argentina (CDH )

      Exploró con la vista el tramo inicial: ¡ni un alma en la vereda! En aquel instante los bronces de San Bernardo se pusieron a tocar lentamente: una, dos campanadas. Tempranísimo.

    • 1952 Casaccia, G. Babosa [1991] 54 Paraguay (CDH )
      Y cuando el reloj de la torre de la pequeña iglesia de Areguá dio dos campanadas, Ramón semidormido las confundió con las del reloj de la Catedral de Asunción.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] 173 Guatemala (CDH )
      ¿Quién no la ha oído en San Miguel Acatán? Todas las noches, el que después de las doce campanadas del Cabildo se detiene a oír, escucha que cosen con máquina. Es la Miguelita.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Guatemala (CDH )
      No, no podía ser el borracho jubiloso que se murió de sueño, porque lo picó una mosca en uno de sus viajes; el que le dejó a la Miguelita de recuerdo una máquina de coser que en las noches se oye, después de las doce campanadas del Cabildo... ¿Quién no la ha oído en San Miguel Acatán? Todas las noches, el que después de las doce campanadas del Cabildo se detiene a oír, escucha que cosen con máquina.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Guatemala (CDH )
      Media hora más tarde sonaron las doce campanadas del reloj del Cabildo. Don Deféric, acompañado al piano por doña Elda, terminaba la ejecución de la obra musical que de pasar el correo por la Cumbre de María Tecún, sin novedad, llegaría a Alemania. Sobre el piano de media cola iba el bávaro a dejar el arco del violín, cuando su esposa se le acercó llena de miedo; en el silencio de la noche se escuchaba una máquina de coser, la máquina de la Miguelita de Acatán.
    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] Argentina (CDH )

      Minucioso, inmóvil, secreto, urdió en el tiempo su alto laberinto invisible. Rehizo el tercer acto dos veces. Borró algún símbolo demasiado evidente: las repetidas campanadas, la música. Ninguna circunstancia lo importunaba.

    • 1957 Plá, J. Pachi-achi [2003] Espejo y canasto Paraguay (CDH )
      El reloj bronquítico suelta, como una píldora de metal, una campanada. Pacífico y Melina duermen. En la almohada de Maia se secan ya las lágrimas. Sobre la alfombra del comedor, Poodle gime. Grisón, en el patio, ha buscado el fresco del pasto.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Perú (CDH )

      — Llama a los Padres, corre —me ordenó—. Toca, toca tres campanadas.

      Bajó las gradas. Toqué la campana. Los Padres y el Hermano se dirigieron al salón de los altos.

      No vino el "Añuco"al comedor. El Director presidió la mesa. Yo había pensado hacer cantar al winkude noche, en el patio interior, en compañía del "Añuco", y repetir el mensaje a mi padre. Tirar alto el trompo y, guiándome por el zumbido, recibirlo en la palma de la mano.

    • 1958 García Márquez, G. Coronel [1982] Colombia (CDH )

      Un poco después de las siete sonaron en la torre las campanadas de la censura cinematográfica. El padre Ángel utilizaba ese medio para divulgar la calificación moral de la película de acuerdo con la lista clasificada que recibía todos los meses por correo. La esposa del coronel contó doce campanadas.

    • 1958 Martín Gaite, C. Visillos [1958] Esp (CDH )
      Se oyó un chirrido cercano y luego las tres campanadas de menos cuarto en el reloj de la Catedral. Julia tenia los ojos fijos en la baca del coche de línea atestada de bultos y cestas.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 192 Cuba (CDH )
      Doce campanadas caerían de la torre, y cada cual tendría que atragantarse con las doce uvas del ritual. Luego, sería la cena interminable, prolongada en sobremesa de avellanas y almendras rotas por los cascanueces.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Honduras (CDH )

      Los primeros llegaban al parque preferentemente, armando la gran tremolina, a partir de las nueve de la mañana; los segundos, precedidos de toses discretas, protegidos por bufandas y apoyados en viejos bastones, cuando el antiguo reloj dejaba caer, medio nostalgioso, las siete campanadas de la noche.

    • 1966 Donoso, J. Domingo [1968] 162 Chile (CDH )
      Cerrar los ojos un poco y tratar de dormir para que el tiempo no se alargue así sin tener nada que poner en él. Sólo Maya. Pero hoy Maya no estaba. La Violeta seguía tejiendo. La tarde se fue haciendo noche y era necesario regresar a su casa y ella no quería porque Maya llegaría de vuelta aquí y tal vez la necesitara y quisiera verla y ella tenía, sí, tenía que estar esperándolo. Se distrajo o se adormeció contando las campanadas de los Sacramentinos dando las ocho. De pronto, Maya está parado delante de ella.
    • 1966 Donoso, J. Domingo [1968] Chile (CDH )
      Contó las campanadas de la iglesia de San Lázaro: las diez. Maya se iba demorando. Qué importa. Uno siempre se demora más de lo que cree... y después del parque y del centro y del cerro, a almorzar a su casa. Y después a instalarlo en la casa de la Violeta. Y en la tarde de nuevo al centro para que viera las vitrinas iluminadas y comprara lo que quisiera.
    • 1970 Bryce Echenique, A. Julius [1996] Perú (CDH )

      Afuera, en el corredor, los empleados murmuraban como dejando sentir su participación en tanta pena; callaban, y la ausencia de sus voces dejaba a los niños indefensos contra un escalofrío, piel de gallina se tocaba la pobre Susan, muda; volvían a empezar, y sus murmuros eran como breves, frágiles pausas de un silencio acumulado y total, un silencio que gritaba su nombre, que avanzó un poco o que se detuvo aún más cuando sonaron diez campanadas de la noche en algún reloj, en otro salón, triste y oscuro también, porque el día en que partió Cinthia, desde el atardecer, las habitaciones del palacio se habían ido convirtiendo en vasos comunicantes de tristeza y profundidad.

    • 1970 Bryce Echenique, A. Julius [1996] 203 Perú (CDH )
      Pero ella se les acercaba coloradísima por la rabia y el calor y los medía en un instante, pellizcón y campanada en la oreja al que no obedecía ipso facto. Se ponía furiosa, cada vez se excitaba más, felizmente que salió la Madre Superiora a darles la bienvenida y a decirles que el próximo año se mudarían al nuevo local.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Paraguay (CDH )

      Alguien en el corredor. Pies descalzos, presurosos para mantener en equilibrio el peso que llevaban las manos. Era Bartolo, trayendo el cántaro de agua amanecido al sereno. El reloj del comedor se puso a dar sus campanadas.

      – Hora manté ipú, na ipúi año mbaé –dijo Bartolo.

    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Paraguay (CDH )
      Las dejó con el rosario y se fue a acostar. Refugiado bajo el mosquitero, el zumbo de los mosquitos no lo dejaba dormir. Era una de esas noches calientes, enervantes, en las que ni siquiera vale la pena sacar el catre afuera. La luna entraba sin el alivio de una brisa. De pronto tuvo miedo, como si hubiera un ánima mirando. El reloj de la Casa dio doce campanadas, transmitidas por la humedad espesa. Miguelí sudaba. En el marco de la puerta había una figura blanca, de larga cabellera.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Paraguay (CDH )
      Cuando ya Miguelí se iba durmiendo, pasaban al salón del reloj con pájaro, de la cajita de música con muñecos bailarines, de los muebles negros, torneados, brillando de puro limpios, aunque con algo así como el recuerdo del insípido olor de la salchicha. También estaban el piano de Fraulein y la radio Telefunken. Don Jorge la encendía y comenzaban a dar las campanadas.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )

      La luz del candil iluminó su cráneo rasurado y sus orejas adquirieron una transparencia cárdena. Los conspiradores concentraron en él sus ojos amenazantes. El instrumento de relojería emitió un silbido y dejó de marcar el compás. En la calle un reloj dio cinco campanadas.

      El mayordomo anunció la presencia de Pere Parells y señora.

    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      Aquellas campanadas habían de resonar durante muchos años en la cabeza de Nemesio Cabra Gómez. Las calles se poblaron de algazara; se oían trompetas, pitos, zambombas y carracas; a lo lejos, en los barrios residenciales, petardeaban unos fuegos de artificio.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] México (CDH )
      Y luego los badajos estallaron en campanadas, y casi nos olvidamos por qué estábamos allí, en el Zócalo, porque eso parecía una fiesta, y me imagino, manito, que los que no estuvieron allí, en esos momentos, cuando las campanas se escucharon en toda la Plaza y en todo México, los que no estuvieron con nosotros bajo los mismos carteles que decían «Hasta la Victoria Siempre» [...].
    • 1983 Pombo, Á. Héroe Mansardas [1990] 81 Esp (CDH )
      Ninguno de los dos se había ido todavía o parecía dispuesto a irse el primero. La situación se había sosegado. Tía Eugenia hizo ademán de alcanzar una botella de jerez que se veía sobre la mesa. Los dos se precipitaron a ayudarla. Tía Eugenia cloqueaba. En el vestíbulo sonaron ocho campanadas. ¿Qué va a pasar ahora?, pensó Kus-Kús. Tenía la sensación de hallarse dentro de un tobogán, una montaña rusa, sobre una esterilla, zarandeado y golpeado demasiado continuamente para recobrarse, separarse de las propias sensaciones, del propio miedo...
    • 1983 Pombo, Á. Héroe Mansardas [1990] 74 Esp (CDH )
      El reloj del hall dio tres campanadas. Julián se vistió como si hubiera de salir a la calle en aquel momento. Había estado soñando que se encontraba con Rafael en la estación de Irún y que cruzaban la frontera en un topolino, los dos iban riendo. Llegaban hasta San Juan de Luz y hacía muy buen tiempo; era verano [...].
    • 1985 Alape, A. La paz, la violencia Colombia (CDH )
      – Anorí es como una campanada de repercusiones tardías. Allí se sintetiza una experiencia, porque la construcción de la organización se venía haciendo fundamentalmente con base en la incorporación. Se va a la zona, se habla con la gente, se contacta y se recluta, se dejan puntos de contacto.
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] Colombia (CDH )

      Le remató el nudo de la corbata y le puso el prendedor de topacio. Luego le secó las lágrimas y le limpió la barba llorada con el pañuelo húmedo de Agua Florida, y se lo puso en el bolsillo del pecho con las puntas abiertas como una magnolia. Las once campanadas del reloj de péndulo resonaron en el estanque de la casa.

    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Esp (CDH )

      El reloj de Correos dio las siete campanadas. El gato seguía sin hallar ratón que llevarse a la boca, y Agapito Cárceles recitaba un soneto anónimo dedicado al difunto Narváez, cuya autoría intentaba atribuirse entre el escepticismo guasón de la concurrencia:

      «Si alguna vez de Loja en el camino / hallas un calañés puesto en el suelo...»

    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Esp (CDH )
      En la distancia, el reloj de Correos dio tres campanadas. El maestro de esgrima se detuvo, exhalando el aire de los pulmones. Todo aquello era endiabladamente absurdo.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Esp (CDH )
      Cuando el pequeño reloj de pared estaba a punto de dar las cinco campanadas, fue a sentarse en el sofá del estudio, cruzó las piernas y abrió distraídamente un libro que había sobre la mesita contigua, una ajada edición en cuarto del Memorial de Santa Helena. Pasó dos o tres páginas sin prestar atención a lo que leía y miró las manecillas del reloj: las cinco y siete minutos. Divagó unos instantes sobre la impuntualidad femenina y después lo asaltó el temor de que ella se hubiera vuelto atrás. Empezaba a inquietarse cuando llamaron a la puerta.
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      Inspirado en el eco de la última campanada, Gregorio se imaginó la agonía de un movimiento originariamente impetuoso. Vio morir las olas contra el faro, la calderilla postrera de una gran fortuna, el suspiro final de un alma apasionada, y no sólo se negó a reconocer en esas visiones los síntomas precursores del presente, sino que retrocedió en el tiempo hasta encontrar a Aquiles detrás de la tortuga, y cuando a punto estaba ya de proclamar que el mundo era ilusión y sólo ilusión, salió a la realidad con una tragantada de pánico.
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )

      Desde todas las ventanas de todas las pensiones se veía siempre la misma plaza, y en ella hombres apoyados en una pierna que esperaban sin ilusión la llegada de una camioneta. Cada tanto tiempo cambiaban de pierna, ciconeaba la cigüeña, ladraba el perro, daba sus campanadas el reloj.

    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] Argentina (CDH )
      Los salones vacíos de colores y el gigantesco reloj de ébano repartiendo campanadas sin sentido porque ya no queda nadie para temerlas, ya todos se han ido a otra fiesta, a una fiesta a la que yo no puedo ir porque nunca fui invitado.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Colombia (CDH )
      El reloj cantó la hora con dos campanadas como dos gotas de vidrio. Mi madre se sobresaltó.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] 187 Colombia (CDH )
      El manejo del poder era inmediato y absoluto. Todas las noches, después del rosario, daban en la torre de la iglesia las campanadas correspondientes a la calificación moral de la película anunciada en el cine contiguo, de acuerdo con el catálogo de la Oficina Católica para el Cine. Un misionero de turno, sentado en la puerta de su despacho, vigilaba el ingreso al teatro desde la acera de enfrente, para sancionar a los infractores.
    • 2002 Ramírez, F. "El viejo reloj" La rosa de los vientos Esp (CORPES)
      Faltaba muy poco para la fiesta. El elegante reloj estaba muy nervioso, al fin dio cinco campanadas. Se abrieron las puertas y los invitados se prepararon. Había llegado el momento de la boda. Desde aquella tarde, el reloj vivía feliz. Se llenaba de gozo cuando sentía llegar el momento de dar las horas, de anunciar a todos los que vivían con él que la vida es marcha, es camino, es punto de llegada y de partida, para un más allá eterno sin horas, sin tiempo...
    • 2013 González, B. Poseídas Ar (CORPES)
      Una de las pruebas más difíciles para las chicas que querían entrar en la Orden consistía en robarle a Gioconda la llave del campanario, subir la escalera caracol de treinta y nueve escalones, encender una vela a la memoria de Marcelina y tocar tres campanadas fantasmales antes de bajar sin ser descubierta. Durante todos mis años en el colegio, eso había ocurrido sólo una vez, pero ninguna chica había reclamado para sí la hazaña.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      campanada. f. Golpe que da el badajo de la campana.
    • 2020 Giner, G. Bruma verde Esp (CORPES)
      Un reloj de pared tocó tres campanadas: las tres de la madrugada. Se miraron. Ninguno quería dar por finalizada la noche. Los dos habían sentido el mismo hilo de afinidad que se había extendido entre ellos y sabían que era real, no imaginado.
  3. s. f. Dicho o hecho que causa gran asombro e impacto en la opinión pública porque se considera contrario a la moral o a las convenciones sociales.
    docs. (1603-2021) 14 ejemplos:
    • c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Orígenes Descalcez [1997] Esp (CDH )
      Y que mirasen, que en ello iba su honra y la de la Religión, que ya sabían era público en Madrid y ahora lo seríe más con aquella campanada; y que, si aquello no fuese adelante, que el mundo los apedrearía. Con estas y otras cosas que les dijo, los entretuvo al ministro y frailes con el hábito hasta que después vinieron otros, como adelante se verá .
    • 2021 Soto Díaz, J. Crimen Puerto del Lobo - Esp (BD)
      [...] Mi madre se lo tomo como un drama, un poco más y le cuesta una enfermedad, y a mí me costó un destierro. -Ya, sobre eso se hablaba en el pueblo. Fue una campanada. Además, estoy bien informada por lo que tu hermano cuenta a mi hermana [...].
    • c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Orígenes Descalcez [1997] Esp (CDH )
      Y que mirasen, que en ello iba su honra y la de la Religión, que ya sabían era público en Madrid y ahora lo seríe más con aquella campanada; y que, si aquello no fuese adelante, que el mundo los apedrearía. Con estas y otras cosas que les dijo, los entretuvo al ministro y frailes con el hábito hasta que después vinieron otros, como adelante se verá .
    • 1885-1888 Pereda, J. M. Sotileza [1991] Esp (CDH )

      No había escape para Tolín, porque sabía muy bien que, en un carácter como el de su hermana, todo estruendo era creíble como se le metiera el antojo entre los cascos. Comprendió que hasta para evitar campanadas más ruidosas era de necesidad cumplir con empeño la peliaguda comisión, y a cumplirla así se obligó con su hermana.

    • 1910 Picón, J. O. Juanita Tenorio p. 188 Esp (BD)
      -No, no es por eso: es porque prefiere usted humillarla más dejándola, no por otra dama, sino por una mujer de condición humilde, para que el desprecio y la campanada sean mayores. -No; ha de ser usted; por hermosa, por joven.
    • 1926 Serrano Anguita, F. "La simpatía" p. 111 Comedias Esp (BD)
      SANT. Al pronto, sí; luego se le fué pasando. De todas formas, fué una campanada, créeme. (Descienden por la escalera Mariucha, Aurorita, Pikkín y Carlitos. Momentos después por el mismo sitio, llegan doña Exaltación y don Godofredo.).
    • 1930 Solsona, B. "Luis de Val" [15-10-1930] Mundo Gráfico (Madrid) Esp (HD)
      Yo le aconsejé que "hiciera la barbaridad" ó que cambiara de ambiente, que es como se deben dar los consejos, con dos trayectorias para que el interesado elija la que más le plazca. Y él optó por "hacer la barbaridad", enredándose en una juvenil aventura amorosa, que fué "una campanada", aunque después fuera el consuelo de sus últimos años.
    • 1966 Delibes, M. Mario [1996] 52 Esp (CDH )
      [...] mamá siempre lo decía, que mamá, no es porque yo lo diga, tenía unos puntos de vista muy originales y muy modernos, no sé cómo explicarte, por ejemplo, yo la decía «ese chico me necesita», por ti, lógico, y ella, «nena, no confundas el amor con la compasión», figúrate la pobre, después de lo de Julia con Galli, cualquier cosa, que, bien pensado, lo de Julia fue una campanada de las gordas, sólo de recordarlo me muero de vergüenza, ya ves.
    • 2007 Martín, A. De todo corazón [2021] - Esp (BD)
      [...] ¿le suena? Se dedicaban a comprar fincas procedentes de subastas judiciales y recalificaban terrenos sobornando a gente de la administración, cosas así. La noticia se acompañaba de fotocopias de extractos bancarios, números de cuentas corrientes en Suiza y no sé cuantas cosas más. Fue una campanada. Y la otra parte de la información, la más picante, Moltó la negoció con el gobierno socialista.
    • 2018 Márquez de la Plata, V. Damas ilustres - Esp (BD)
      La máxima jerárquica eclesiástica, particularmente el arzobispo Aguiar y Sejías, comenzó un ataque cada vez más abierto, exigiendo a sor Juana que por su bien y el de los demás renunciase a sus libros y a todos sus estudios mundanos. Sin embargo, ella desafió la autoridad y continuó escribiendo. Su respuesta a Sor Filotea fue una campanada rotunda en los oídos de la sociedad, y ha sido considerada como el primer manifiesto feminista de todos los tiempos.
    • 2021 Soto Díaz, J. Crimen Puerto del Lobo - Esp (BD)
      [...] Mi madre se lo tomo como un drama, un poco más y le cuesta una enfermedad, y a mí me costó un destierro. -Ya, sobre eso se hablaba en el pueblo. Fue una campanada. Además, estoy bien informada por lo que tu hermano cuenta a mi hermana [...].
    • c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Orígenes Descalcez [1997] Esp (CDH )
      Y que mirasen, que en ello iba su honra y la de la Religión, que ya sabían era público en Madrid y ahora lo seríe más con aquella campanada; y que, si aquello no fuese adelante, que el mundo los apedrearía. Con estas y otras cosas que les dijo, los entretuvo al ministro y frailes con el hábito hasta que después vinieron otros, como adelante se verá .
    • 1729 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      CAMPANADA. Metaphoricamente vale el ruido que causa en algun Pueblo ó Provincia la accion extraña, escandalosa, o ridícula de alguno; ó la admiracion que cáusa alguna cosa peregrina.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      CAMPANADA. met. Escándalo, ó novedad ruidosa.
    • 1885-1888 Pereda, J. M. Sotileza [1991] Esp (CDH )

      No había escape para Tolín, porque sabía muy bien que, en un carácter como el de su hermana, todo estruendo era creíble como se le metiera el antojo entre los cascos. Comprendió que hasta para evitar campanadas más ruidosas era de necesidad cumplir con empeño la peliaguda comisión, y a cumplirla así se obligó con su hermana.

    • 1910 Picón, J. O. Juanita Tenorio p. 188 Esp (BD)
      -No, no es por eso: es porque prefiere usted humillarla más dejándola, no por otra dama, sino por una mujer de condición humilde, para que el desprecio y la campanada sean mayores. -No; ha de ser usted; por hermosa, por joven.
    • 1926 Serrano Anguita, F. "La simpatía" p. 111 Comedias Esp (BD)
      SANT. Al pronto, sí; luego se le fué pasando. De todas formas, fué una campanada, créeme. (Descienden por la escalera Mariucha, Aurorita, Pikkín y Carlitos. Momentos después por el mismo sitio, llegan doña Exaltación y don Godofredo.).
    • 1930 Solsona, B. "Luis de Val" [15-10-1930] Mundo Gráfico (Madrid) Esp (HD)
      Yo le aconsejé que "hiciera la barbaridad" ó que cambiara de ambiente, que es como se deben dar los consejos, con dos trayectorias para que el interesado elija la que más le plazca. Y él optó por "hacer la barbaridad", enredándose en una juvenil aventura amorosa, que fué "una campanada", aunque después fuera el consuelo de sus últimos años.
    • 1966 Delibes, M. Mario [1996] 52 Esp (CDH )
      [...] mamá siempre lo decía, que mamá, no es porque yo lo diga, tenía unos puntos de vista muy originales y muy modernos, no sé cómo explicarte, por ejemplo, yo la decía «ese chico me necesita», por ti, lógico, y ella, «nena, no confundas el amor con la compasión», figúrate la pobre, después de lo de Julia con Galli, cualquier cosa, que, bien pensado, lo de Julia fue una campanada de las gordas, sólo de recordarlo me muero de vergüenza, ya ves.
    • 1966 Delibes, M. Mario [1996] 60 Esp (CDH )
      [...] que no es que vaya a decir que tú fueses un marqués, clase media, eso, más bien baja si quieres, pero gente educada, de carrera, que te confieso que con mamá anduve frita, menos mal que todavía estaba asustada con lo de Julia y Galli Constantino, y no me extraña, que lo de Julia fue una campanada de las gordas, menudo escándalo, pero mamá provenía de una familia muy acomodada de Santander, y hecha a lo mejor.
    • 2007 Martín, A. De todo corazón [2021] - Esp (BD)
      [...] ¿le suena? Se dedicaban a comprar fincas procedentes de subastas judiciales y recalificaban terrenos sobornando a gente de la administración, cosas así. La noticia se acompañaba de fotocopias de extractos bancarios, números de cuentas corrientes en Suiza y no sé cuantas cosas más. Fue una campanada. Y la otra parte de la información, la más picante, Moltó la negoció con el gobierno socialista.
    • 2013 Castañón, L. Dejar las cosas en sus días - Esp (BD)
      De las historias antiguas yo siempre oí hablar de Claudia, o sea, de tu abuela, porque lo suyo fue una campanada, y eso se contaba mucho en la familia. También recuerdo que en alguna ocasión se habló de lo del hermano, de cuando se murió. Y poco más.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      campanada. f. Escándalo o novedad ruidosa.
    • 2018 Márquez de la Plata, V. Damas ilustres - Esp (BD)
      La máxima jerárquica eclesiástica, particularmente el arzobispo Aguiar y Sejías, comenzó un ataque cada vez más abierto, exigiendo a sor Juana que por su bien y el de los demás renunciase a sus libros y a todos sus estudios mundanos. Sin embargo, ella desafió la autoridad y continuó escribiendo. Su respuesta a Sor Filotea fue una campanada rotunda en los oídos de la sociedad, y ha sido considerada como el primer manifiesto feminista de todos los tiempos.
    • 2021 Soto Díaz, J. Crimen Puerto del Lobo - Esp (BD)
      [...] Mi madre se lo tomo como un drama, un poco más y le cuesta una enfermedad, y a mí me costó un destierro. -Ya, sobre eso se hablaba en el pueblo. Fue una campanada. Además, estoy bien informada por lo que tu hermano cuenta a mi hermana [...].
    dar campanada
    docs. (1603-2014) 22 ejemplos:
    • 1603 Luque Fajardo, F. Fiel desengaño [1955] Esp (CDH )

      — Miserable caída, y tanto más cuanto la persona es de consideración en la cristiana república —dijo Laureano—; y así también su pecado es más grave. Entiendo muy bien por quién decís, que fue mayor el ruido que para vos solo; campanada se dio en el lugar, por ser el caso estraño. No es razón decir más circunstancias: Dios le haya perdonado ; tratemos dotrina general, que es menos odiosa.

    • 2014 García Concha, V. Real Academia Española Esp (CORPES)
      Lo acató él para "que no se diese la campanada, pero debajo de la protesta de que nunca pueda parar perjuicio". Se ratificó, sin embargo, ese acuerdo y al presentarse de nuevo otra ocasión semejante, optó Squarzafigo por no acudir a la junta y se mantuvo ausente en seis de ellas. Dos años tardó en remediarse el asunto y, por fin, pudo el secretario presidir las juntas como académico más antiguo en ausencia del director. El criterio de antigüedad en el orden académico, fijado en los primeros Estatutos, se ha mantenido hasta la actualidad.
    • 1603 Luque Fajardo, F. Fiel desengaño [1955] Esp (CDH )

      — Miserable caída, y tanto más cuanto la persona es de consideración en la cristiana república —dijo Laureano—; y así también su pecado es más grave. Entiendo muy bien por quién decís, que fue mayor el ruido que para vos solo; campanada se dio en el lugar, por ser el caso estraño. No es razón decir más circunstancias: Dios le haya perdonado ; tratemos dotrina general, que es menos odiosa.

    • 1604 Alemán, M. GuzmánAlfarache II [1987] Esp (CDH )
      Que un hombre no pueda más, que lo sepa y disimule, o por el mucho amor o por el mucho dolor o por no dar otra campanada mayor, no me admira. Y no solamente pudiera no ser esto vicio; mas virtud y mérito, no consintiéndolo ni dando favor o entrada para ello. Mas que, como yo, no sólo gustaba dello, mas que, si necesario era, les echaba, como dicen, la capa encima, * no sé si estaba ciego, si loco, si enhechizado, pues no lo consideraba, o cómo, si lo consideré, no le puse remedio, antes lo favorecía.
    • c1603-c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Pláticas Religiosos [2002] Esp (CDH )
      Y para que nosotros no lo tengamos, quiere Dios que sea tal el que ha de ser elegido que su virtud, humildad, charidad y paciencia, prudencia sean tales que, por do fuere, den campanada, que nadie padezca engaño.
    • c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Orígenes Descalcez [1997] Esp (CDH )

      Lo segundo que le ofreció fue representarle que no habíe frailes que tratasen de aquello y que aquellos dos no les habíe pasado antes por la imaginación; y que, no habiendo quien aquello lo llevase adelante, era mejor, antes que diese más campanada, se acabase y se les quitase el hábito. [19r] Estas y otras muchas cosas el demonio le ofreceríe para que lo estorbase.

    • 1689 Juana Inés de la Cruz Inundación Castálida [1982] 252 México (CDH )
      / No tiene sonido en nada, / que fuera acción indecente / que tan pequeño presente / quisiera dar campanada; * / sólo por señas le agrada * / decir el intento suyo; / con que su hechura concluyo, / con decir de su primor, / que fue muestra de mi amor, / mas ya es de sol, siendo tuyo.
    • 1705 Lantery, R. Memorias [1949] Esp (CDH )

      [...] nos levantamos todos para dar forma al suceso, me vestí y todo se me fué en pasear por la sala el resto de aquella noche, sin hablar palabra, haciendo mil juicios, por no espantar la caza, como dicen, y así que las mujeres hubieron envuelto al niño, empezaron a discurrir qué harían en semejante caso, por no dar campanadas, y saltó Bartolomé Lorenzo de Yllada, que era el mozo que había en casa a la sazón: Lo mejor sería llevarlo a la Cuna, por no dar campanada del caso; a que consentí por no desacreditar mi casa hasta saber quién era el padre y que, después de remediado el lance, su mismo padre podía ir por él.

    • 1734 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, VI [2003] Esp (CDH )
      ¡Qué campanada no dieron a los principios todos los que vinieron de la América! ¡Quánta turba de excelentes específicos para varias enfermedades! Y oy, a la reserva de la quina, hallamos que apenas sirven de cosa; pues aun la hypecuana, tan celebrada para las dysenterías, se ha experimentado que en muchas, no solo es inútil, sino gravemente nociva.
    • 1787 Cruz, R. Castañeras [1990] 411 Esp (CDH )
      BlasNo se haga / el pleito camorra, y demos / todos una campanada. Temeraria¿Dónde está el descamisado, / que a una y otra nos engaña?Javiera¿Descamisado? ¡Eso fuera / si todavía tratara / con ella! Sal don Gregorio / y haz notoria la distancia / que hay de ser pillo a maestro / de una profesión honrada.
    • 1795 Torres de Villarroel, D. "Viage a Sant-Iago" p. 205 Poesías varias, II Esp (BD)
      Di el nombre, y por ser de Torres, al punto dió campanada, y todos me saludaron como si yo allí rabiára: Hiciéronme de los tiempos algunas preguntas varias, á que yo les satisfece haciendo quatro mudanzas.
    • 1835 Larra, Mariano José de Traducción de Partir a tiempo, de Scribe [2002] Esp (CDH )

      CARLOS.–¿De quién? Por Dios modérese usted, no dé usted una campanada, no provoque un escándalo. ¿Quién le ha ofendido? Hable usted.

      COSME.–¡Ah! bien quisiera; pero no puedo, no me atrevo... sí, bien, ¿a quién pediré consejo? ¿a quién confiaré mis penas, sino a mi mejor amigo?

    • 1847 Zorrilla, J. Mas vale llegar a tiempo p. 38 Esp (BD)
      ¿No es vergüenza contemplar / Una gente tan menguada? / ¡Estupenda campanada / Con sus bodas van á dar! / (Vase.)
    • 1853 Bretón de los Herreros, M. El amigo mártir p. 255 Esp (BD)
      ¿A qué salir de Madrid? / Buscaremos otro ardid / Sin dar una campanada... / En tanto descansa usted, / Ve la córte... / Vic. Ya la he visto. / (La patroona, vive Cristo,/ Mela he atrapado en la red.)
    • 1871 Fdz Glz, M. Francisco Estevan [1871] Esp (CDH )

      — Será inútil, dijo el marqués; yo conozco bien á mí sobrina; ella no se hubiera ido con ese hombre aunque le hubiera adorado; damos inútilmente una campanada; creedme, ella se ha ido á tomar distancia; ocultemos esta fuga que ella misma dará, y no dentro de mucho tiempo, noticias de sí.

    • 1875 Valera, J. Ilusiones doctor Faustino [1890] p. 284 Esp (BD)
      Aquello era lo que vulgarmente se titula dar una gran campanada. El lugarcillo se alborotó. Todas las mujeres salían á las ventanas para ver pasar á las Civiles y al doctor Faustino, que desempedraban las calles. Se diría que era el triunfo de Rosita, que iba luciendo á su cautivo enamorado.
    • a1895 Gutiérrez Nájera, M. Crítica literaria, I [1995] p. 137 Mx (BD)
      [...] y sin abrigar la chocante antipatía a las obras filantrópicas de Andrés, pudo, y puede cualquiera esposa en caso, temer al "qué dirán" y a lo que se llama en lenguaje social el "dar una campanada".
    • 1912 Anónimo "De jueves á jueves" [14-12-1912] Variedades: Revista Semanal Ilustrada (Lima) Pe (HD)
      [...] no se dió á la cosa la debida importancia, y suponemos que ya desde entonces se pensó en Inglaterra en explotar el asunto para dar una campanada.
    • 1966 Delibes, M. Mario [1996] 95 Esp (CDH )
      Y no es eso, Mario, calamidad, que para vivir en el mundo hay que ser más flexible, tener un poquito de correa, que mucho predicar tolerancia y después hacéis lo que os da la realísima gana, porque, después de todo, si tú hubieras sido un republicano de toda la vida, un republicano cien por cien, vaya, me lo explico, pero si te has pasado la vida diciendo que República y Monarquía no son más que palabras, y que tanto daba la una como la otra y que lo importante es lo que hubiera debajo, ¿a qué ton dar la campanada de no firmar el acta?
    • 1995 Chamizo, V. Días de enero - Esp (BD)
      -Godfred es enigmático, querido Ludwig, lo que pasa por su mente es imposible de adivinar... es una máquina de pensar... un estratega nato y cuando traza un plan sin decirle nada a nadie es porque quiere dar una campanada -volvió a reirse- y te aseguro que la da.
    • 1997 Liscano, J. Anticristo p. 77 Ve (BD)
      Los jóvenes del Mayo Francés (1968) y los de algunos otros países insurgieron, sin consecuencia alguna, contra el sistema político e industrial. Fue una campanada que ahogó el al mundo democrático-capitalista, tal como el gobierno chino frenó la protesta juvenil de Tiananmen, en 1989, pasados 21 años de la rebelión de París.
    • 2013 Chirbes, R. Orilla Esp (CORPES)
      —Nadie quiere tener una vida como los demás, nadie quiere que en su esquela diga: nació, vivió, trabajó, se reprodujo y murió, así que la gente se afana en hacer cosas para llamar la atención, cosas absurdas, pesadas, trabajosas, que se negaría a hacer si se las impusieran en un contrato laboral. Es así desde que el mundo es mundo [...] —Dar lacampanada. Ser el perejil de todas las salsas —dice blandamente Bernal, y me parece que me mira de reojo, ¿o es mi paranoia?
    • 2014 García Concha, V. Real Academia Española Esp (CORPES)
      Lo acató él para "que no se diese la campanada, pero debajo de la protesta de que nunca pueda parar perjuicio". Se ratificó, sin embargo, ese acuerdo y al presentarse de nuevo otra ocasión semejante, optó Squarzafigo por no acudir a la junta y se mantuvo ausente en seis de ellas. Dos años tardó en remediarse el asunto y, por fin, pudo el secretario presidir las juntas como académico más antiguo en ausencia del director. El criterio de antigüedad en el orden académico, fijado en los primeros Estatutos, se ha mantenido hasta la actualidad.
    • 1603 Luque Fajardo, F. Fiel desengaño [1955] Esp (CDH )

      — Miserable caída, y tanto más cuanto la persona es de consideración en la cristiana república —dijo Laureano—; y así también su pecado es más grave. Entiendo muy bien por quién decís, que fue mayor el ruido que para vos solo; campanada se dio en el lugar, por ser el caso estraño. No es razón decir más circunstancias: Dios le haya perdonado ; tratemos dotrina general, que es menos odiosa.

    • 1604 Alemán, M. GuzmánAlfarache II [1987] Esp (CDH )
      Que un hombre no pueda más, que lo sepa y disimule, o por el mucho amor o por el mucho dolor o por no dar otra campanada mayor, no me admira. Y no solamente pudiera no ser esto vicio; mas virtud y mérito, no consintiéndolo ni dando favor o entrada para ello. Mas que, como yo, no sólo gustaba dello, mas que, si necesario era, les echaba, como dicen, la capa encima, * no sé si estaba ciego, si loco, si enhechizado, pues no lo consideraba, o cómo, si lo consideré, no le puse remedio, antes lo favorecía.
    • c1603-c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Pláticas Religiosos [2002] Esp (CDH )
      Y para que nosotros no lo tengamos, quiere Dios que sea tal el que ha de ser elegido que su virtud, humildad, charidad y paciencia, prudencia sean tales que, por do fuere, den campanada, que nadie padezca engaño.
    • c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Orígenes Descalcez [1997] Esp (CDH )

      Lo segundo que le ofreció fue representarle que no habíe frailes que tratasen de aquello y que aquellos dos no les habíe pasado antes por la imaginación; y que, no habiendo quien aquello lo llevase adelante, era mejor, antes que diese más campanada, se acabase y se les quitase el hábito. [19r] Estas y otras muchas cosas el demonio le ofreceríe para que lo estorbase.

    • 1689 Juana Inés de la Cruz Inundación Castálida [1982] 252 México (CDH )
      / No tiene sonido en nada, / que fuera acción indecente / que tan pequeño presente / quisiera dar campanada; * / sólo por señas le agrada * / decir el intento suyo; / con que su hechura concluyo, / con decir de su primor, / que fue muestra de mi amor, / mas ya es de sol, siendo tuyo.
    • 1705 Lantery, R. Memorias [1949] Esp (CDH )

      [...] nos levantamos todos para dar forma al suceso, me vestí y todo se me fué en pasear por la sala el resto de aquella noche, sin hablar palabra, haciendo mil juicios, por no espantar la caza, como dicen, y así que las mujeres hubieron envuelto al niño, empezaron a discurrir qué harían en semejante caso, por no dar campanadas, y saltó Bartolomé Lorenzo de Yllada, que era el mozo que había en casa a la sazón: Lo mejor sería llevarlo a la Cuna, por no dar campanada del caso; a que consentí por no desacreditar mi casa hasta saber quién era el padre y que, después de remediado el lance, su mismo padre podía ir por él.

    • 1705 Lantery, R. Memorias [1949] Esp (CDH )
      [...] , porque dicha señora creyó que se casaría con ella pero no sucedió así, aunque tuve noticias en aquel tiempo que la quiso poner en un convento y dotarla, pero ella no quiso, creo por no dar campanadas por sus parientes, con que así se quedó y hasta hoy pasa por doncella y todo esto lo pongo con todas estas circunstancias [...].
    • 1734 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, VI [2003] Esp (CDH )
      ¡Qué campanada no dieron a los principios todos los que vinieron de la América! ¡Quánta turba de excelentes específicos para varias enfermedades! Y oy, a la reserva de la quina, hallamos que apenas sirven de cosa; pues aun la hypecuana, tan celebrada para las dysenterías, se ha experimentado que en muchas, no solo es inútil, sino gravemente nociva.
    • 1787 Cruz, R. Castañeras [1990] 411 Esp (CDH )
      BlasNo se haga / el pleito camorra, y demos / todos una campanada. Temeraria¿Dónde está el descamisado, / que a una y otra nos engaña?Javiera¿Descamisado? ¡Eso fuera / si todavía tratara / con ella! Sal don Gregorio / y haz notoria la distancia / que hay de ser pillo a maestro / de una profesión honrada.
    • 1795 Torres de Villarroel, D. "Viage a Sant-Iago" p. 205 Poesías varias, II Esp (BD)
      Di el nombre, y por ser de Torres, al punto dió campanada, y todos me saludaron como si yo allí rabiára: Hiciéronme de los tiempos algunas preguntas varias, á que yo les satisfece haciendo quatro mudanzas.
    • 1835 Larra, Mariano José de Traducción de Partir a tiempo, de Scribe [2002] Esp (CDH )

      CARLOS.–¿De quién? Por Dios modérese usted, no dé usted una campanada, no provoque un escándalo. ¿Quién le ha ofendido? Hable usted.

      COSME.–¡Ah! bien quisiera; pero no puedo, no me atrevo... sí, bien, ¿a quién pediré consejo? ¿a quién confiaré mis penas, sino a mi mejor amigo?

    • 1847 Zorrilla, J. Mas vale llegar a tiempo p. 38 Esp (BD)
      ¿No es vergüenza contemplar / Una gente tan menguada? / ¡Estupenda campanada / Con sus bodas van á dar! / (Vase.)
    • 1853 Bretón de los Herreros, M. El amigo mártir p. 255 Esp (BD)
      ¿A qué salir de Madrid? / Buscaremos otro ardid / Sin dar una campanada... / En tanto descansa usted, / Ve la córte... / Vic. Ya la he visto. / (La patroona, vive Cristo,/ Mela he atrapado en la red.)
    • 1871 Fdz Glz, M. Francisco Estevan [1871] Esp (CDH )

      — Será inútil, dijo el marqués; yo conozco bien á mí sobrina; ella no se hubiera ido con ese hombre aunque le hubiera adorado; damos inútilmente una campanada; creedme, ella se ha ido á tomar distancia; ocultemos esta fuga que ella misma dará, y no dentro de mucho tiempo, noticias de sí.

    • 1875 Valera, J. Ilusiones doctor Faustino [1890] p. 284 Esp (BD)
      Aquello era lo que vulgarmente se titula dar una gran campanada. El lugarcillo se alborotó. Todas las mujeres salían á las ventanas para ver pasar á las Civiles y al doctor Faustino, que desempedraban las calles. Se diría que era el triunfo de Rosita, que iba luciendo á su cautivo enamorado.
    • a1895 Gutiérrez Nájera, M. Crítica literaria, I [1995] p. 137 Mx (BD)
      [...] y sin abrigar la chocante antipatía a las obras filantrópicas de Andrés, pudo, y puede cualquiera esposa en caso, temer al "qué dirán" y a lo que se llama en lenguaje social el "dar una campanada".
    • 1912 Anónimo "De jueves á jueves" [14-12-1912] Variedades: Revista Semanal Ilustrada (Lima) Pe (HD)
      [...] no se dió á la cosa la debida importancia, y suponemos que ya desde entonces se pensó en Inglaterra en explotar el asunto para dar una campanada.
    • 1966 Delibes, M. Mario [1996] 95 Esp (CDH )
      Y no es eso, Mario, calamidad, que para vivir en el mundo hay que ser más flexible, tener un poquito de correa, que mucho predicar tolerancia y después hacéis lo que os da la realísima gana, porque, después de todo, si tú hubieras sido un republicano de toda la vida, un republicano cien por cien, vaya, me lo explico, pero si te has pasado la vida diciendo que República y Monarquía no son más que palabras, y que tanto daba la una como la otra y que lo importante es lo que hubiera debajo, ¿a qué ton dar la campanada de no firmar el acta?
    • 1995 Chamizo, V. Días de enero - Esp (BD)
      -Godfred es enigmático, querido Ludwig, lo que pasa por su mente es imposible de adivinar... es una máquina de pensar... un estratega nato y cuando traza un plan sin decirle nada a nadie es porque quiere dar una campanada -volvió a reirse- y te aseguro que la da.
    • 1997 Liscano, J. Anticristo p. 77 Ve (BD)
      Los jóvenes del Mayo Francés (1968) y los de algunos otros países insurgieron, sin consecuencia alguna, contra el sistema político e industrial. Fue una campanada que ahogó el al mundo democrático-capitalista, tal como el gobierno chino frenó la protesta juvenil de Tiananmen, en 1989, pasados 21 años de la rebelión de París.
    • 2013 Chirbes, R. Orilla Esp (CORPES)
      —Nadie quiere tener una vida como los demás, nadie quiere que en su esquela diga: nació, vivió, trabajó, se reprodujo y murió, así que la gente se afana en hacer cosas para llamar la atención, cosas absurdas, pesadas, trabajosas, que se negaría a hacer si se las impusieran en un contrato laboral. Es así desde que el mundo es mundo [...] —Dar lacampanada. Ser el perejil de todas las salsas —dice blandamente Bernal, y me parece que me mira de reojo, ¿o es mi paranoia?
    • 2014 García Concha, V. Real Academia Española Esp (CORPES)
      Lo acató él para "que no se diese la campanada, pero debajo de la protesta de que nunca pueda parar perjuicio". Se ratificó, sin embargo, ese acuerdo y al presentarse de nuevo otra ocasión semejante, optó Squarzafigo por no acudir a la junta y se mantuvo ausente en seis de ellas. Dos años tardó en remediarse el asunto y, por fin, pudo el secretario presidir las juntas como académico más antiguo en ausencia del director. El criterio de antigüedad en el orden académico, fijado en los primeros Estatutos, se ha mantenido hasta la actualidad.
  4. s. f. Advertencia o noticia con la que se avisa [a alguien] [de algo].
    Sinónimo: campanazo
    docs. (1914-2013) 9 ejemplos:
    • 1914 Eguiguren, L. A. La revolución de 1814 p. 117 Pe (BD)
      Bien, se comprenderá cual podría ser el epílogo de la conferencia sobre el indulto limitado ofrecido por el virrey. EL 25 dejó de ser gobernador político don Domingo Luis Astete (3), pero esta renuncia dió la campanada de alarma sobre la falta de armonía entre las autoridades militares y el gobierno civil.
    • 2013 Mc Evoy, C. En pos de la República [2019] p. 205 Pe (BD)
      En el tórrido verano del año 2003 murieron en Francia 11.000 ancianos, la mayoría de ellos, olvidados y abandonados por sus familiares; ¿qué nos está diciendo este terrorífico dato? Ante todo se trata de una campanada alarmante, un estridente despertar.
    • 1914 Eguiguren, L. A. La revolución de 1814 p. 117 Pe (BD)
      Bien, se comprenderá cual podría ser el epílogo de la conferencia sobre el indulto limitado ofrecido por el virrey. EL 25 dejó de ser gobernador político don Domingo Luis Astete (3), pero esta renuncia dió la campanada de alarma sobre la falta de armonía entre las autoridades militares y el gobierno civil.
    • 1928 Anónimo "De jueves a jueves" [09-02-1928] Variedades: Revista Semanal Ilustrada (Lima) Pe (HD)
      En días pasados un diario de La Paz, que debe ser dirigido por uno de lo más finos sabuesos del detectivismo político-internacional, dió la campanada de anunciar al mundo que los gobiernos del Perú y Chile habían encontrado al fin la fórmula de solución con que habrían de sellar, definitivamente, su amistad y vinculación de intereses materiales y políticos del provenir.
    • 1946 Anónimo Diario Cámara de diputados, II p. 676 Ar (BD)
      Aquí está sentado, también en este sector, como lo recordé vez pasada, el diputado Dellepiane que al frente de "Forja", en su hora inicial, dió la campanada de atención a toda la República sobre este asunto de las concesiones eléctricas cuando las mismas eran sólo un proyecto, una iniciativa.
    • 1992 Hernández, L. "La UNORCA" p. 70 Autonomía y nuevos sujetos sociales en el desarrollo rural Mx (BD)
      A contracorriente del pensamiento clásico de la izquierda que veía en la crisis económica la antesala del ascenso generalizado de la lucha popular, las corrientes que dirigían organizaciones regionales que darían como resultado la red UNORCA vieron en la crisis económica de 1982 "la campanada de aviso" para cambiar el "terreno de lucha".
    • 1999 Jiménez, I. Enigmas sin resolver p. 97 Esp (BD)
      Y he de reconocer, por supuesto, que todavía no he podido descubrir quiénes son y qué pretenden esos rostros, pero, y de momento, ya sabemos cómo y quiénes forjaron la gran mentira. Afortunadamente, en julio de 1991 el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) ya había dado una monumental campanada de aviso a los farsantes que intentaron hacer creer al mundo entero que aquello estaba realizado con hollín, vinagre, sales de palta y demás inventario ridículo.
    • 2012 Luna, F. Argentina opulenta - Ar (BD)
      El hecho pasó casi inadvertido para el gran público. Los diarios explicaron que Ortiz debía descansar durante un día debido a algunas molestias de origen estomacal. Como su buen diente era notorio, la versión pareció plausible. Pero el desmayo de Resistencia fue una campanada agorera, alarmante toque de atención.
    • 2013 Mc Evoy, C. En pos de la República [2019] - Pe (BD)
      La abierta interferencia del ideólogo del Protectorado en el proceso de organización del Congreso Constituyente dio la campanada de alarma y empujo a centenares de vecinos de Lima a reunirse en las casas capitulares para solicitar un cabildo abierto que legitimaría el virtual golpe de Estado de la "ciudad de los libres" contra "el abominable extranjero".
    • 2013 Mc Evoy, C. En pos de la República [2019] p. 205 Pe (BD)
      En el tórrido verano del año 2003 murieron en Francia 11.000 ancianos, la mayoría de ellos, olvidados y abandonados por sus familiares; ¿qué nos está diciendo este terrorífico dato? Ante todo se trata de una campanada alarmante, un estridente despertar.
    • 1914 Eguiguren, L. A. La revolución de 1814 p. 117 Pe (BD)
      Bien, se comprenderá cual podría ser el epílogo de la conferencia sobre el indulto limitado ofrecido por el virrey. EL 25 dejó de ser gobernador político don Domingo Luis Astete (3), pero esta renuncia dió la campanada de alarma sobre la falta de armonía entre las autoridades militares y el gobierno civil.
    • 1928 Anónimo "De jueves a jueves" [09-02-1928] Variedades: Revista Semanal Ilustrada (Lima) Pe (HD)
      En días pasados un diario de La Paz, que debe ser dirigido por uno de lo más finos sabuesos del detectivismo político-internacional, dió la campanada de anunciar al mundo que los gobiernos del Perú y Chile habían encontrado al fin la fórmula de solución con que habrían de sellar, definitivamente, su amistad y vinculación de intereses materiales y políticos del provenir.
    • 1946 Anónimo Diario Cámara de diputados, II p. 676 Ar (BD)
      Aquí está sentado, también en este sector, como lo recordé vez pasada, el diputado Dellepiane que al frente de "Forja", en su hora inicial, dió la campanada de atención a toda la República sobre este asunto de las concesiones eléctricas cuando las mismas eran sólo un proyecto, una iniciativa.
    • 1983 Rdz Demorizi, E. Del vocabulario dominicano RD (BD)
      Campanazo, campanada. Aviso.
    • 1992 Hernández, L. "La UNORCA" p. 70 Autonomía y nuevos sujetos sociales en el desarrollo rural Mx (BD)
      A contracorriente del pensamiento clásico de la izquierda que veía en la crisis económica la antesala del ascenso generalizado de la lucha popular, las corrientes que dirigían organizaciones regionales que darían como resultado la red UNORCA vieron en la crisis económica de 1982 "la campanada de aviso" para cambiar el "terreno de lucha".
    • 1999 Jiménez, I. Enigmas sin resolver p. 97 Esp (BD)
      Y he de reconocer, por supuesto, que todavía no he podido descubrir quiénes son y qué pretenden esos rostros, pero, y de momento, ya sabemos cómo y quiénes forjaron la gran mentira. Afortunadamente, en julio de 1991 el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) ya había dado una monumental campanada de aviso a los farsantes que intentaron hacer creer al mundo entero que aquello estaba realizado con hollín, vinagre, sales de palta y demás inventario ridículo.
    • 2012 Luna, F. Argentina opulenta - Ar (BD)
      El hecho pasó casi inadvertido para el gran público. Los diarios explicaron que Ortiz debía descansar durante un día debido a algunas molestias de origen estomacal. Como su buen diente era notorio, la versión pareció plausible. Pero el desmayo de Resistencia fue una campanada agorera, alarmante toque de atención.
    • 2013 Mc Evoy, C. En pos de la República [2019] - Pe (BD)
      La abierta interferencia del ideólogo del Protectorado en el proceso de organización del Congreso Constituyente dio la campanada de alarma y empujo a centenares de vecinos de Lima a reunirse en las casas capitulares para solicitar un cabildo abierto que legitimaría el virtual golpe de Estado de la "ciudad de los libres" contra "el abominable extranjero".
    • 2013 Mc Evoy, C. En pos de la República [2019] p. 205 Pe (BD)
      En el tórrido verano del año 2003 murieron en Francia 11.000 ancianos, la mayoría de ellos, olvidados y abandonados por sus familiares; ¿qué nos está diciendo este terrorífico dato? Ante todo se trata de una campanada alarmante, un estridente despertar.
    1. s. En ocasiones, con el complemento de alerta.
      docs. (1916-2007) 6 ejemplos:
      • 1916 Anónimo Opinión pública del Perú y el 4 de febrero de 1914 p. 8 Pe (BD)
        Debemos felicitarnos por la acción y por el hecho mismo, bendecir el presente que es el restablecimiento del orden y la seguridad de la paz, esperando, mientras tanto, que lo ocurrido no sólo sea una lección para nuestros dirigentes de mañana, sino una campanada de alerta sobre nuestra educación cívica, que no permite burlas ni escarnios en nuestros sacrosantos derechos ciudadanos, ni imposiciones grotescas y arbitrarias que llevan á los pueblos al derrumbe y á la anarquía.
      • 1989 Maestre Alfonso, J. Constituciones y leyes políticas de América Latina, I y II p. 37 Esp (BD)
        Con todo, la honda crisis moral y económica que hoy conmueve al Occidente desarrollado, es una campanada de alerta que nos invita a advertir que el bienestar material, ni aun cuando alcance a todos los habitantes es suficiente para lograr una sociedad equilibrada y en la cual el hombre se desarrolle en todas sus potencialidades.
      • 1989 Maestre Alfonso, J. Constituciones y leyes políticas de América Latina, I y II p. 17 Esp (BD)
        La campanada de alerta la dio Fernando del Río, entonces Extensionista del Departamento de Economía y Ciencias Sociales del IICA en Turrialba, cuando preparó para el Nº2 de la revista "Symposia Interamericana" un trabajo sobre las "Limitaciones de la Extensión en América Latina como instrumento de desarrollo integral".
      • 2001 Salaverry, J. "La lección argentina" [31-12-2001] Ni (CORPES)
        Otro del grupo, también sociólogo y economista, dijo que "el Programa de Ajuste Estructural que se aplicó en la política neoliberal ha llevado a la quiebra al país", y, por último, un ex militar del más alto rango posible, depositó la culpa del desastre argentino en los hombros de la privatización de las empresas estatales, y advirtió que: "Lo que ocurre en Argentina debe servir como una campanada de alerta para aquellos que en Nicaragua están alegremente aplaudiendo las privatizaciones...".
      • 2003 Ampuero, R. Los amantes de Estocolmo - Ch (BD)
        Sin embargo, un artículo periodístico denunciando los riesgos de ese tipo de operaciones, mensaje que ella interpretó como una campanada de alerta de alguien desconocido y superior, la llevó a la última hora a cancelar el plan y a ignorar las insistentes llamadas de madame Prevost.
      • 1916 Anónimo Opinión pública del Perú y el 4 de febrero de 1914 p. 8 Pe (BD)
        Debemos felicitarnos por la acción y por el hecho mismo, bendecir el presente que es el restablecimiento del orden y la seguridad de la paz, esperando, mientras tanto, que lo ocurrido no sólo sea una lección para nuestros dirigentes de mañana, sino una campanada de alerta sobre nuestra educación cívica, que no permite burlas ni escarnios en nuestros sacrosantos derechos ciudadanos, ni imposiciones grotescas y arbitrarias que llevan á los pueblos al derrumbe y á la anarquía.
      • 1989 Maestre Alfonso, J. Constituciones y leyes políticas de América Latina, I y II p. 37 Esp (BD)
        Con todo, la honda crisis moral y económica que hoy conmueve al Occidente desarrollado, es una campanada de alerta que nos invita a advertir que el bienestar material, ni aun cuando alcance a todos los habitantes es suficiente para lograr una sociedad equilibrada y en la cual el hombre se desarrolle en todas sus potencialidades.
      • 1989 Maestre Alfonso, J. Constituciones y leyes políticas de América Latina, I y II p. 17 Esp (BD)
        La campanada de alerta la dio Fernando del Río, entonces Extensionista del Departamento de Economía y Ciencias Sociales del IICA en Turrialba, cuando preparó para el Nº2 de la revista "Symposia Interamericana" un trabajo sobre las "Limitaciones de la Extensión en América Latina como instrumento de desarrollo integral".
      • 2001 Salaverry, J. "La lección argentina" [31-12-2001] Ni (CORPES)
        Otro del grupo, también sociólogo y economista, dijo que "el Programa de Ajuste Estructural que se aplicó en la política neoliberal ha llevado a la quiebra al país", y, por último, un ex militar del más alto rango posible, depositó la culpa del desastre argentino en los hombros de la privatización de las empresas estatales, y advirtió que: "Lo que ocurre en Argentina debe servir como una campanada de alerta para aquellos que en Nicaragua están alegremente aplaudiendo las privatizaciones...".
      • 2003 Ampuero, R. Los amantes de Estocolmo - Ch (BD)
        Sin embargo, un artículo periodístico denunciando los riesgos de ese tipo de operaciones, mensaje que ella interpretó como una campanada de alerta de alguien desconocido y superior, la llevó a la última hora a cancelar el plan y a ignorar las insistentes llamadas de madame Prevost.
      • 2007 Grez Toso, S. De la regeneración del pueblo a la huelga popular p. 761 Ch (BD)
        Las huelgas de julio fueron una campanada de alerta para la oligarquía. ¿Fue aprendida la lección? La experiencia histórica inmediatamente posterior parece entregar una respuesta negativa. Los albores del siglo XX mostraron que durante mucho tiempo la principal reacción de la elite a la "cuestión social" fue la represión.
  5. s. f. Éxito rotundo.
    docs. (1918-2023) 3 ejemplos:
    • 2018 Anónimo "Un asombroso Campitos" [05-07-2018] El Día (Santa Cruz de Tenerife) Esp (HD)
      Una gran campanada acaeció en el Terrero Tomás González de San Miguel de Abona, donde el Campitos Lumican Atlántico derrotó (16-18) al titular Chimbesque Área de Servicio El Gomero, sumó tres puntos clave en la fase regular y se plantó en la gran final del I Torneo Vigcan Seguridad de Primera Categoría de lucha corrida.
    • 2022 Anónimo "El sorpresivo Betis" [24-02-2022] David noticias Ch (HD)
      Resta que termine la temporada para conocer lo que hará este Betis, de momento, para muchas casas de apuestas no son favoritos para finalizar en el top 4 de LaLiga, con todo y ello, quedarse en Europa League podría ser una gran campanada a su favor. Destacar que siguen vivos en las otras competencias que tienen a la par del futbol español.
    • 2023 Murciego, F. "WTA Austin 2023" [05-03-2023] Puntodebreak Esp (HD)
      La ucraniana, que pegó la gran campanada derrotando a Danielle Collins (6-3, 6-4), se medirá a la tenista rusa, que también dejó por el camino a Katie Volynets (6-4, 5-7, 6-4). Juventud al poder para dos mujeres que tienen este domingo una cita con la historia, concretamente, con su historia personal.
    dar campanada
    docs. (1918-2020) 5 ejemplos:
    • 1918 Macedonio Urquidi, J. Bolivianas ilustres p. 273 Bo (BD)
      Hay seres que sólo con su muerte se hacen célebres. A esa clase de seres privilegiados pertenece la sin par criolla Doña Aurora de Alvarado y Sempértegui, que supo dar una campanada póstuma.
    • 1994 Tamayo, J. Elecciones República Mexicana p. 243 Mx (BD)
      El conjunto de los votos obtenidos por la oposición en este municipio y en Tuxpan, Poza Rica y La Antigua superaron los triunfos apretados del PRI. El panismo en Veracruz, tradicionalmente débil y casi inexistente, logró dar una campanada político-electoral colocándose como tercera fuerza política y con marcada influencia en cinco importantes ciudades del estado.
    • 2001 Corrales Arias, A. "La nueva novela costarricense" [03-12-2001] CR (CORPES)
      En fin, la nueva novela costarricense está en un proceso renovador y tenaz en busca de expresar y comprender la complejidad y ambigüedad del mundo que nos ha tocado vivir, historiándolo novelescamente o deconstruyéndolo estéticamente, así como buscándose a sí misma, a sabiendas de que hay muchos sitios allende sus fronteras, a los cuales aún no llega. Yo soy de los que apuestan a que en un futuro muy cercano, estos jóvenes narradores estarán dando la campanada mucho más allá de Centroamérica.
    • 2010 Ordóñez, M. "Un dramaturgo imparable" [16-01-2010] Esp (CORPES)
      En 1978 comienza a conquistar al público masivo con Night and Day, lejanamente inspirada en Noticia bomba, de Evelyn Waugh: África, periodismo, dictadura, y Ruth Carson, el mejor personaje femenino (hasta entonces) de Stoppard, papelazo a la medida de la gran Diana Rigg.n 1982 da la campanada con The Real Thing. Sorpresa: ¡Stoppard tiene corazón! Una historia de adulterio y traición, una obra dentro de la obra, y la búsqueda de la autenticidad (de ahí el título) como hilo conductor: autenticidad de los sentimientos, de las motivaciones políticas, del arte.
    • 2020 Zurro, J. "La epopeya bélica 1917" [01-06-2020] Esp (CORPES)
      La película de Sam Mendes, elegido Mejor director da la campanada y deja a Scorsese sin premio. Banderas perdió frente a Joaquin Phoenix y Tarantino triunfa en los apartados de comedia. El año pasado los Globos de Oro no tuvieron que mojarse, no hubo debate sobre si era justo que Netflix ganara o no en unos premios de cine porque Roma, de Alfonso Cuarón, no podía competir como Mejor película por la normativa interna de la Asociación de Prensa Extranjera.
  6. Acepción lexicográfica
  7. s. f. Esp: Merid (Can) "Salto mortal, voltereta" (Corrales Zumbado / Corbella Díaz / Álvz Mtz, Tesoro LexicogrCanarias-1996).
    docs. (1996) Ejemplo:
    • 1996 Corrales Zumbado, C. / Corbella Díaz, D. / Álvz Mtz, M. Á. Tesoro LexicogrCanarias Esp (NTLLE)
      campanada. Salto mortal, voltereta [...].
dar (la) campanada
    Acepción lexicográfica
  1. loc. verb. "Causar escándalo, o novedad ruidosa" (RAE, DRAE 1.ª ed.-1780).
    docs. (1780-1791) 2 ejemplos:
    • 1780 RAE DRAE 1.ª ed. (NTLLE)
      DAR CAMPANADA. f. met. Causar escándalo, ó novedad ruidosa.
    • 1791 RAE DRAE 3.ª ed. (NTLLE)
      DAR CAMPANADA. f. met. Causar escándalo, ó novedad ruidosa.
  2. Acepción lexicográfica
  3. loc. verb. "Hacer algo extraordinario que admire a todos" (Andolz, DiccAragonés-1992).
    docs. (1992) Ejemplo:
    • 1992 Andolz, R. DiccAragonés Esp (NTLLE)
      Campanada, dar la - : hacer algo extraordinario que admire a todos.
oír campanadas y no saber dónde
  1. loc. verb. Tener una idea equivocada [de algo] o dar una interpretación errónea o poco exacta a una noticia por desconocimiento.
    docs. (1825-2021) 13 ejemplos:
    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      OÍR CAMPANADAS Y NO SABER DONDE, Escuchar materialmente las cosas, pero no entenderlas.
    • 2021 Anónimo (Roberto A.) "Biden escuchó LIBERTAD" [20-07-2021] Cuballama noticias Cu (HD)
      Biden, sin dudas, oyó campanadas y no supo dónde. Su «paquete de medidas» a miles de cubanos les parece un soberano PAQUETE, aunque sin dudas se beneficiarán con las medidas al menos un 65% de los cubanos que recibían remesas, y el 100% de los cubanos que necesitan internet para – aparte de disfrutarla – burlar la censura informativa en la isla.
    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      OÍR CAMPANADAS Y NO SABER DONDE, Escuchar materialmente las cosas, pero no entenderlas.
    • 1879 Anónimo (El Corresponsal) "Correspondencia. Madrid 24" [27-11-1879] El Diario de Lugo (Lugo) Esp (HD)
      Y esta es la mision que se ofreció y aceptó el Sr. Ayala, La Correspondencia de España que oye campanadas y no sabe donde, con una candidez digna de mejor suerte, en tono sério y echándola de bien informada, dice en su número de anoche que sus augurios de un perfecto arreglo se habian cumplido.
    • 1880 Anónimo "Cierto alto funcionario" [15-01-1880] La Raza Latina (Madrid) Esp (HD)
      - ¿Y cómo tuvo V. tiempo de leerlas todas? le pregunté. -El hombre, que había oido campanadas y no sabia dónde, me respondió con el mayor aplomo: -Leo con taquígrafo.
    • 1893 Anónimo "Pequeñeces" [03-04-1893] El Orden. Periódico Político Independiente, Científico, Literario y de Intereses Generales (Badajoz) Esp (HD)
      Las hemos visto más de una vez y son todas modestas. Indudablemente el Diario habrá oido campanadas y no sabe donde. Y decimos esto porque si por acaso se refiere al gobierno cuya casa amuebla la Diputación, nosotros recordamos que no hace mucho, cuando el Sr. Zancada vino, se gastaron algunos miles de pesetas en muebles, ropas, cortinajes, obras y otros efectos.
    • 1896 Anónimo "Cónica política" [21-09-1896] La Unión (Madrid) Esp (HD)
      No basta oir las palabras materialmente, es preciso poner el sexto sentido, tener cabeza y ligar con la sindéresis del entendimiento los términos con las ideas, enlazando éstas entre sí con la congruencia lógica del pensamiento y los antecedentes del que piensa. Lo contrario es oir campanadas y no saber dónde.
    • 1899 Martín, A. "Sr. Director de La verdad" [26-02-1899] Flores y Abejas (Guadalajara) Esp (HD)
      Que sólo he cobrado y cobro un sueldo por el desempeño de mi cometido, sin que jamás haya estado autorizado para componer líneas. Por lo visto el que informó á usted de ese extremo oyó campanadas y no supo dónde; y es claro, con poner antes la frase tan socorrida "se nos dice" ya puede á uno llamársele impunemente, hormiguita, principal asilado, etc. etc.
    • 1920 Anónimo (Garevar) "Segovia. Tormo" [01-07-1920] La Tierra de Segovia (Segovia) Esp (HD)
      En la página 43, tratando de la iglesia de San Justo, dice: "campanilla preciosa, desgastada, en la sacristía", y como los segovianos saben a que campanilla se alude, dirán que los que consigan tal noticia, han oído campanadas y no saben donde.
    • 1931 Villanueva, M. "Lo sabías 1931" [21-04-1931] Heraldo de Almería (Almería) Esp (HD)
      -Me parece que estás equivocada Sinforosa. Eso quien lo hizo fué aquel polito alemán llamado Vedrines, -repuso la otra hermana que también quería demostrar sus grandes conocimientos en la materia y que habia oido campanadas y no sabia donde -que fué el primero que cruzó el Atlántico.
    • 1936 Anónimo "Ofertas demandas: Barcelona" [11-04-1936] El Siglo Futuro (Madrid) Esp (HD)
      ¡Oh, caro amigo! Para mi que se ha equivocado usted de piso; vamos, que ha oído campanadas y no sabe dónde. A la vista está; no necesitaba usted advertírmelo que no es lector asiduo, pues ignora las costumbres de la casa; así, pues, como una de las obras de misericordia es enseñar al que no sabe, le diré con todo género de consideraciones, eso sí, pues lo cortés no es obstáculo para la claridad, que no me conviene su proposición [...].
    • 1948 Anónimo "Nuestra ciudad" [10-01-1948] Nueva Alcarria (Guadalajara) Esp (HD)
      ¿Quién nos ha dicho que la poderosa sociedad constructora "La Maquinista marítima y terrestre" hacía gestiones para establecer una filial en los terrenos y edificaciones de "La Hispanos"? No podríamos decirlo; hemos oído campanadas y no sabemos donde; aunque estas parecen batir con aire jubiloso y alegre para nuestra ciudad...
    • 1952 Romero, L. Noria p. 76 Esp (BD)
      "¿También le vas tú a defender? ¡Ni que te hubiera sobornado!..." El mocete ha oído campanadas y no sabe dónde. Si su padre fuera maestro albañil, él estaría tirando de un carro, y si pintaba, nadie repararía en esas necedades. Cazeaux le defiende. "Sí... pero no..."
    • 2020 Beltrán Almería, L. Trad La novela de György Lukács p. 108 Esp (BD)
      El camarada Mirski ha oído campanadas y no sabe dónde. Ha oído algo acerca de la lucha contra los vulgarizadores que intentan reducir el análisis social hasta reconocer a un escritor como representante de una capa intermedia, de un distrito, de una provincia, etcétera, y ha sacado esta conclusión: perfecto, no hay ideología de clases, hay capitalismo y hay ideología de clase dominante [Yudin: "Eso es el típico deborinismo"].
    • 2021 Anónimo (Roberto A.) "Biden escuchó LIBERTAD" [20-07-2021] Cuballama noticias Cu (HD)
      Biden, sin dudas, oyó campanadas y no supo dónde. Su «paquete de medidas» a miles de cubanos les parece un soberano PAQUETE, aunque sin dudas se beneficiarán con las medidas al menos un 65% de los cubanos que recibían remesas, y el 100% de los cubanos que necesitan internet para – aparte de disfrutarla – burlar la censura informativa en la isla.
por campanada de vacante
  1. loc. adv. Con poca frecuencia.
    docs. (1827-2012) 12 ejemplos:
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )
      Me economizaban los baños terriblemente, y cuando me bañaban por campanada de vacante, * era en la recámara muy abrigada y con una agua bien caliente.
    • 2012 Zaid, G. Leer poesía - Mx (BD)
      Mas aquella defensa de Manuel, tn espontánea, tan cordial, fue para mí una nueva revelación de su espíritu cristiano, piadoso, dispuesto a combatir del lado del débil, a no hacer traición a su caballerosa lealtad, y, luego, a esconder la buena acción para practicar el evangélico precepto: que no sepa tu mano izquierda de la limosna que da la derecha. Al acordar, allá por campanada de vacante, de la elegía de mi perro, me digo: ¡No merecería la pena, claro está; pero tiene un timbre de gloria: haber sido ensalzada por el poeta de la "Noche rústica de Walpurgis".
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )
      Me economizaban los baños terriblemente, y cuando me bañaban por campanada de vacante, * era en la recámara muy abrigada y con una agua bien caliente.
    • 1869 Elizaga, L. Mauricio el ajusticiado p. 120 Mx (BD)
      - ¡Eh! basta de secretos -grito impaciente el Cura, interrumpiendo á Paco y á Ludovico: aquí viene la gente á beber y á divertirse, y no á confesarse, ¡por vida del chápiro! Este gaznápiro de Zurdo no se contenta con echarla de gran señor y venir aquí por campanada de vacante, sino que la rara vez que viene es para distraer á la gente ó llevársela.
    • 1891 Nervo, A. Pascual Aguilera [1920] p. 35 Obras completas de Amado Nervo Mx (BD)
      Por campanada de vacante hacía Francisca una visita a la madre Angustias o a la madre Mercedes, del convento de capuchinas o de teresas, ya para encomendarles una necesidad, ya para enviarles por el torno alguna limosna, a que las madres solían corresponder con rosarios benditos de Jerusalén, estampas, escapularios y frutas de horno; ya para entablar con ella sencillo palique en el locutorio acerca de los acontecimientos religiosos [...].
    • 1897 Trajina, E. "A los señores del congreso" [06-06-1897] El Hijo del Ahuizote (Ciudad de México) Mx (HD)
      Hay de vez en cuando alguna notita extraña que viene a romper la monotonía de las tardes; pero sobre que eso es allá por Corpus y San Juan como campanada de vacante y más raro que gato de seis colores, dura menos tiempo que un Jesús en boca de cristiano.
    • 1897 Villaseñor y Villaseñor, A. Guillermo p. 208 Mx (BD)
      Además á este señor solo le veía un rato en la Escuela por campanada de vacante y lo más del día lo dedicaba á sus negocios particulares ó permanecía en su habitación, situada en los corredores altos del gran patio del Colegio, y con vista á la calle de la Perpetua.
    • 1908 Anónimo (Croniqueur) "Aida en Arbeu" [07-04-1908] El Diario del Hogar (Ciudad de México) Mx (HD)
      ¡Aún hay Patria, Beremundo...! solemos exclamar, cuan para dolor de los pesimistas suelen nuestros artistas mexicanos, á quienes por campanada de vacante se les suele proporcionar algún impulso, alcanzar un triunfo en la escena lírica en la que tantas exigencias se tienen con ellos, y tanta complacencia con los ultramarinos [...].
    • 1911 Anónimo (Don Tancredo) "Los seis toros de Pablo Romero [14-02-1911] La Iberia (Ciudad de México) Mx (HD)
      En ese tercio vimos una vara de Chanito al tercer toro, de aquellas que se ven por campanada de vacante, el toro recargó mientras el piquero corría la mano casi hasta el botón de la garrocha y luego la res se durmió en la suerte por cerca de un minuto.
    • 1912 Anónimo (Zig-Zag) "Matrimonio de mexicanos en Italia" [26-05-1912] El Tiempo (Ciudad de México) Mx (HD)
      En los demás teatros, desde el Principal hasta el último de los barrios bajos, impera todavía la tana, es decir, la zarzuela española del género chico, en donde, alla por campanada de vacante, aparece algo, que valga la pena.
    • 1913 Anónimo "Querétero" [11-07-1913] La Patria de México (Ciudad de México) Mx (HD)
      Allá por campanada de vacante se ha solido decir que de Guanajuato otros Estados han penetrado algunas partidas de malhechores, las que no pueden mantenerse allí mucho tiempo porque la situación no le es propicia.
    • 1929 Anónimo (J. A. Osorio) "Sócrates" [24-01-1929] El Abogado Cristiano Ilustrado (Ciudad de México) Mx (HD)
      Hay en el mundo lugares de importancia tan especiales y monumentos tan notables, que justamente deberían ser visitados por todo ser consciente. aunque fuera de cuando en cuando; de modo semejante hay en las páginas de la historia, personajes tan dignos y de tan elevada valía, que justamente deberían ser recordados por todos los devotos del saber, tan siquiera fuese allí por campanada de vacante.
    • 2012 Zaid, G. Leer poesía - Mx (BD)
      Mas aquella defensa de Manuel, tn espontánea, tan cordial, fue para mí una nueva revelación de su espíritu cristiano, piadoso, dispuesto a combatir del lado del débil, a no hacer traición a su caballerosa lealtad, y, luego, a esconder la buena acción para practicar el evangélico precepto: que no sepa tu mano izquierda de la limosna que da la derecha. Al acordar, allá por campanada de vacante, de la elegía de mi perro, me digo: ¡No merecería la pena, claro está; pero tiene un timbre de gloria: haber sido ensalzada por el poeta de la "Noche rústica de Walpurgis".
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )
      Me economizaban los baños terriblemente, y cuando me bañaban por campanada de vacante, * era en la recámara muy abrigada y con una agua bien caliente.
    • 1869 Elizaga, L. Mauricio el ajusticiado p. 120 Mx (BD)
      - ¡Eh! basta de secretos -grito impaciente el Cura, interrumpiendo á Paco y á Ludovico: aquí viene la gente á beber y á divertirse, y no á confesarse, ¡por vida del chápiro! Este gaznápiro de Zurdo no se contenta con echarla de gran señor y venir aquí por campanada de vacante, sino que la rara vez que viene es para distraer á la gente ó llevársela.
    • 1891 Nervo, A. Pascual Aguilera [1920] p. 35 Obras completas de Amado Nervo Mx (BD)
      Por campanada de vacante hacía Francisca una visita a la madre Angustias o a la madre Mercedes, del convento de capuchinas o de teresas, ya para encomendarles una necesidad, ya para enviarles por el torno alguna limosna, a que las madres solían corresponder con rosarios benditos de Jerusalén, estampas, escapularios y frutas de horno; ya para entablar con ella sencillo palique en el locutorio acerca de los acontecimientos religiosos [...].
    • 1897 Trajina, E. "A los señores del congreso" [06-06-1897] El Hijo del Ahuizote (Ciudad de México) Mx (HD)
      Hay de vez en cuando alguna notita extraña que viene a romper la monotonía de las tardes; pero sobre que eso es allá por Corpus y San Juan como campanada de vacante y más raro que gato de seis colores, dura menos tiempo que un Jesús en boca de cristiano.
    • 1897 Villaseñor y Villaseñor, A. Guillermo p. 208 Mx (BD)
      Además á este señor solo le veía un rato en la Escuela por campanada de vacante y lo más del día lo dedicaba á sus negocios particulares ó permanecía en su habitación, situada en los corredores altos del gran patio del Colegio, y con vista á la calle de la Perpetua.
    • 1908 Anónimo (Croniqueur) "Aida en Arbeu" [07-04-1908] El Diario del Hogar (Ciudad de México) Mx (HD)
      ¡Aún hay Patria, Beremundo...! solemos exclamar, cuan para dolor de los pesimistas suelen nuestros artistas mexicanos, á quienes por campanada de vacante se les suele proporcionar algún impulso, alcanzar un triunfo en la escena lírica en la que tantas exigencias se tienen con ellos, y tanta complacencia con los ultramarinos [...].
    • 1911 Anónimo (Don Tancredo) "Los seis toros de Pablo Romero [14-02-1911] La Iberia (Ciudad de México) Mx (HD)
      En ese tercio vimos una vara de Chanito al tercer toro, de aquellas que se ven por campanada de vacante, el toro recargó mientras el piquero corría la mano casi hasta el botón de la garrocha y luego la res se durmió en la suerte por cerca de un minuto.
    • 1912 Anónimo (Zig-Zag) "Matrimonio de mexicanos en Italia" [26-05-1912] El Tiempo (Ciudad de México) Mx (HD)
      En los demás teatros, desde el Principal hasta el último de los barrios bajos, impera todavía la tana, es decir, la zarzuela española del género chico, en donde, alla por campanada de vacante, aparece algo, que valga la pena.
    • 1913 Anónimo "Querétero" [11-07-1913] La Patria de México (Ciudad de México) Mx (HD)
      Allá por campanada de vacante se ha solido decir que de Guanajuato otros Estados han penetrado algunas partidas de malhechores, las que no pueden mantenerse allí mucho tiempo porque la situación no le es propicia.
    • 1929 Anónimo (J. A. Osorio) "Sócrates" [24-01-1929] El Abogado Cristiano Ilustrado (Ciudad de México) Mx (HD)
      Hay en el mundo lugares de importancia tan especiales y monumentos tan notables, que justamente deberían ser visitados por todo ser consciente. aunque fuera de cuando en cuando; de modo semejante hay en las páginas de la historia, personajes tan dignos y de tan elevada valía, que justamente deberían ser recordados por todos los devotos del saber, tan siquiera fuese allí por campanada de vacante.
    • 1959 Santamaría, F. J. DiccMejicanismos Mx (NTLLE)
      POR CAMPANADA DE VACANTE. Rarísima vez.
    • 2012 Zaid, G. Leer poesía - Mx (BD)
      Mas aquella defensa de Manuel, tn espontánea, tan cordial, fue para mí una nueva revelación de su espíritu cristiano, piadoso, dispuesto a combatir del lado del débil, a no hacer traición a su caballerosa lealtad, y, luego, a esconder la buena acción para practicar el evangélico precepto: que no sepa tu mano izquierda de la limosna que da la derecha. Al acordar, allá por campanada de vacante, de la elegía de mi perro, me digo: ¡No merecería la pena, claro está; pero tiene un timbre de gloria: haber sido ensalzada por el poeta de la "Noche rústica de Walpurgis".

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas