3.ª Entrega (diciembre de 2015)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
escopeta s. (1516-)
escopeta, scopeta, escopetita, escopetón, escopetones
Etim. Voz tomada del italiano scoppietta y esta, a su vez, variante schioppetto, diminutivo de schiòppo, voz atestiguada en esta lengua en el siglo XVI como 'arma de fuego portátil', procedente del latín tardío stloppus 'estallido que se produce con un dedo dentro de la boca' (cf. DECH, s. v. escopeta).

Se documenta por primera vez, con la acepción de 'arma de fuego larga individual, portátil y ligera, con uno o dos cañones', en La corónica de Adramón (c1492) y, desde la segunda mitad del siglo XVI, es voz común y general a todo el dominio del español a lo largo de la historia. Diferentes tipos de escopeta se designan mediante el empleo de algunos modificadores o complementos; así, con los complementos de aire comprimido o de viento o con el modificador neumática se registra desde 1712 (en el Compendio matemático de T. V. Tosca) para referirse a una escopeta que dispara el proyectil por medio del aire o un gas comprimido; con el complemento de pistón se atestigua en 1831 para designar la escopeta que se carga con pólvora fulminante encerrada en una cápsula o pistón (Diario de Avisos de Madrid); con de salón para referirse a una escopeta pequeña y de corto alcance (1913, El Heraldo Militar); y, por último, con el complemento de fisto para denominar aquella escopeta en la que se cargaba la pólvora por el cañón (Colombia S. A., de A. García, 1934), circunscrita geográficamente a Colombia. La acepción metonímica de 'persona armada con una escopeta', se registra por primera vez en 1835, en el artículo "La caza" de M. J. de Larra. Con el modificador blanca se registra desde 1858, en el Tesoro de Montería, para referirse al cazador aficionado que no recibe ninguna remuneración por participar en una cacería, en tanto que con el modificador negra se documenta desde 1855, en el tomo XXXIV de la Enciclopedia moderna, para referirse al cazador profesional que recibe alguna remuneración por participar en una cacería.

En los repertorios lexicográficos se consignan diferentes acepciones, como una 'especie de pica' en el Diccionario militar (1828) de Moretti; en Puerto Rico, en 1931, como 'margarita silvestre' y 'planta herbácea ramosa, de hasta 2 m de altura, con flores radiadas de color amarillo anaranjado; es ornamental' (Diccionario de americanismos de Malaret); una 'especie de lavativa para extraer el agua y el barro del hueco de un barreno', en el Vocabulario andaluz (1951) de Alcalá Venceslada; como 'arma infantil que consiste en una caña rajada en uno de sus extremos (Vocabulario navarro, 1984, de Iribarren); 'cualquier especie de pez del género Balistes', en 1953, en el Diccionario enciclopédico UTEHA; como sinónimo de 'pene' se recoge en el Diccionario de expresiones malsonantes de Martín (1974); en Panamá se emplea como 'bomba para regar la chicha o caldo de Bordeaux en las plantaciones de banano' (El léxico en la región occidental de Panamá, 1974); en el ALEANR (1983) se documenta como 'cerbatana' y en el ALEC (1986) como 'forma de la nariz'; por último, en el Diccionario de americanismos (2010) de la ASALE se consignan las acepciones de 'persona que habla muy rápidamente' en Honduras y Nicaragua; la 'manguera de las bombas de mochila para esparcir el veneno' en Honduras y el 'ramillete de flores que crecen apiñadas' en Puerto Rico.

La locución adverbial como una escopeta, circunscrita al subárea canaria, se registra en Los cuentos famosos de Pepe Monagas de F. Guerra Garrido (1941-a1961) con la acepción 'rápidamente'. Escopeta de soplo se registra en 1849, en el Glosario compuesto de varias voces del Catálogo de la Real Armería, con el valor de 'especie de cerbatana que produce mas efecto que la cerbatana ordinaria' (definición que recibe en el Diccionario enciclopédico de la editorial Gaspar y Roig; quizá este empleo, debido al influjo del francés, se halle en el origen de la acepción 'cerbatana' que se atestigua en el ALEANR). Escopeta fotográfica, como 'máquina parecida a una escopeta que sirve para hacer fotografías, especialmente de animales en movimiento', se documenta en un artículo de 1890 de La Ilustración Española y Americana (Madrid). Con la escopeta cargada, locución adverbial que significa 'en actitud hostil o defensiva', se registra en un artículo publicado en 1869 en La Discusión (Madrid). La locución verbal no servir ni para taco de escopeta se consigna, con la acepción 'no servir para nada', en 2013, en el Diccionario del español dominicano de la Academia Dominicana de la Lengua.

Piedra de escopeta (véase piedra), como 'variedad de cuarzo traslúcido y de color amarillento, que produce chispas cuando se golpea con otro mineral o metal duro, por lo que se empleó en las armas de fuego para provocar la ignición de la pólvora', se atestigua por vez primera en 1748, en el Discurso y reflexiones políticas sobre el estado presente de la marina en los reinos del Perú (1748) de Jorge Juan, y es sinónimo de piedra de fusil. Por su parte, tiro de escopeta (véase tiro), como 'medida de longitud indeterminada, superior a un tiro de piedra y equivalente a una distancia media que oscila entre los 50 y los 250 metros', en 1528, en el Derrotero del viage y navegación de la armada de Loaisa de Hernando de la Torre. Pocos años después se atestiguan los primeros ejemplos de la locución adverbial a tiro de escopeta (véase tiro), con el valor de 'a media distancia' en la Historia general y natural de las Indias (1553-1557) de Fernández de Oviedo; como 'de manera ostensible y evidente' (sinónimo de tiro de ballesta) se regista en 1599, en la primera parte del Guzmán de Alfarache de M. Alemán. Por último, pez escopeta (véase pez) figura en la Zoología (1925) de L. Lozano como sinónimo de pez ballesta.

  1. ac. etim.
    s. f. Arma de fuego larga individual, portátil y ligera, con uno o dos cañones.
    docs. (1516-2017) 836 ejemplos:
    • 1491-1516 Sta Cruz, A. Crón Reyes Católicos [1951] Crón Reyes Católicos Esp (CDH )
      Y los franceses començaron a jugar su artillería con gran presteza, y después se començaron a tirar de una parte a otra muchas saetas y escopetas.
    • 2017 Gandara, A. "Puerto Hurraco" [13-08-2017] El País (Madrid) Esp (HD)
      Sucedió el domingo 26 de agosto de 1990 a última hora de la tar­de en un lugar llamado Puerto Hurraco, un pueblo profundo de Badajoz con 205 habitantes censados y protegido por dos montes ne­gros con forma de ala. Los hermanos Emilio y Antonio Izquierdo, de 56 y 58 años, se apostaron en un callejón, descargaron sus escopetas de repetición y abatieron a quince personas. Nueve de ellas murie­ron entre esa fecha y el 10 de septiembre y las seis restantes fueron reponiéndose con desigual fortuna [...]
    • 1517 Torres Naharro, B. Soldadesca [1994] Propaladia Esp (CDH )
      JUANY al que traxere pancera / ¿dan de balde espada y lança?ATAMBOR Y escopeta. JUANNo ayáis miedo que se meta / Juan Goçález en tal cosa. / D'al diabro la bulreta, / qu'es arma muy peligrosa. / No me agrada, / que en la guerra de Granada, / bien se acuerda Pero Pardo / que allí no estimavan nada / sino buena lança y dardo.
    • 1527-1529 Valdés, A. Diál Roma [1992] Esp (CDH )
      Pues como el ejército del Emperador supo esto y que los enemigos venían, salieron al campo con ánimo de combatir; mas ellos no osaron pasar del Isola, donde estovieron algunos días, y el castillo siempre se tenía, con esperanza de ser socorrido o que entre los imperiales se levantaría alguna discordia, por faltarles su capitán general; y ellos en este medio no cesaban de hacer sus trincheas y minas para combatir el castillo, y aun en ellas fue herido de una escopeta el Príncipe de Orange, a quien tenían por principal cabeza en el ejército.
    • 1520-1535 Anónimo Crón Adramón [1992] Esp (CDH )
      Luego partyrán, en las quales en cada una yrá uno de nosotros con L paryentes, muy byen armados, debaxo de las rropas, y en cada barca X vallestas y X escopetas.
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 84r Pe (CDH )
      Los otros huyeron a más correr, pensando que las escopetas eran truenos, y rayos las pelotas, y espantados de ver tantos muertos en tan poco tiempo, y los cuerpos, unos sin braços, otros sin piernas, otros hendidos por medio de fieras cuchilladas.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] Co (CDH )
      Supo que estaba en una estancia de la otra banda del río de Gualí, tomó una escopeta cargada y fue en busca de él y llegado a ella, aunque la noche era obscura, fue sentido de los perros y de la gente de la casa, con lo cual y con los perros cargó el Francisco Vela sobre de él y yendo en retaguardia de su gente que llevaba y no paró hasta quitarle la escopeta que traía, y como conoció que era el don Francisco Tafur su cuñado, preguntóle qué era lo que buscaba y adonde iba.
    • 1698 San Agustín, G. Conquistas Filipinas [1975] Esp (CDH )
      Salió de él y de la parte de tierra tanto número de combatientes, que pasaron de tres mil; y dos mil de ellos traían arcabuces al uso de los macasares, que son en forma de escopetas de cañones reforzados y cortos de coz, que se disparan sin arrimar al pecho.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )
      El indio don Martín Can, con vna escopeta que le dieron porque él la pidió, hazía prodigios; pues no encañonava a indio que no le derribasse; y es cosa bien de admirar el que no aviendo manejado semejantes armas en su vida, tirasse con tal destreza, que a vn indio que se acabava de arrojar al agua separado de los demás, viéndosele solo la cabeça, le encañonó y nunca más bolvió a verse.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Ve (CDH )
      [...] el Francisco Guerrero llevaba vna escopeta y vn fino pistolete, y sin perder el ánimo empezó a retirarse, haciendo cara a los indios con las dos armas de fuego, disparando la vna, mientras el indio le cargaba la otra, y de esta suerte, sin dexar que los bárbaros se le pusiessen cerca, aviendo muerto a cinco de ellos, tuvo lugar para ponerse en salvo, llegando aquella noche a Noroguto [...].
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 385 Pe (CDH )
      Así, estando prevenidos, llegó el Corregidor; y como viesen a punto la resistencia, soltó la capa (porque así consejaron los suyos), y arremetiendo a la primera hilada donde estaban ocho portugueses en la mitad de la calle, los mataron a todos a balazos, y antes mataron ellos tres de los contrarios con sus escopetas.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Huyen los cocodrilos de los tizones encendidos, y para cazarlos no valen escopetas, porque no hace mella la bala en sus durísimas conchas, si no da por casualidad en los ojos ó debajo de las aletas.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
      Las armas son machetes, lanzas, sables y lazos; manejan bien las escopetas cuando pueden adquirirlas, y usan de una especie de coraza de cuero preparado, que es impenetrable.
    • c1800 Anónimo Recetas [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      Para esos tahures viles / que sentados en sus mesas / roban más que cien ladrones / con trabucos y escopetas, / Recipes: moquetem durum / et candelarum in testam.
    • 1824 Heredia, J. M. Carta de Niágara [1947] 54 Escritos literarios Cu (CDH )
      Lo que hallé fué un sinnúmero de palomas torcaces, que me hicieron echar de menos la famosa escopeta que tantos sustos dió a las cotorras de Jesús María.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Yo jamás había limpiado una escopeta, pero las mujeres me enseñaron y se pusieron a ayudarme; y para hacer el trabajo llevadero, me preguntaron mi vida y milagros, y yo las entretuve contándoles mil mentiras, que creyeron como los artículos de la fe; y en pago de mi cuento me refirieron todas sus aventuras, que se reducían a decir que se habían extraviado y habían venido a dar con aquellos hombres desalmados, una porque su madre la regañaba; otra, porque su marido era celoso; aquélla porque el Pípilo la engañó, y la última porque la tentó el diablo.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 138 Esp (CDH )
      Protegían sus piernas recias polainas de cuero, abrochadas con hebillaje hasta el muslo; sobre la ingle derecha flotaba la red de bramante de un repleto morral, y en el hombro izquierdo descansaba una escopeta moderna, de dos cañones.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Levantamos las cabezas que se inclinaban irresistiblemente hacia el suelo, y vimos... ¡No, es imposible que usted suponga nuestro júbilo!... Vimos como a media milla, un hombre que, escopeta en mano, nos hacía señas y caminaba rápidamente hacia nosotros.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Ella en la proa, esbelta, vestida de amazona, con la escopeta siempre pronta, derribando los pájaros que hábiles ojeadores hacían surgir á bandadas de los cañares con palos y gritos; y en el extremo opuesto, el tío Paloma, socarrón, malicioso, con la vieja escopeta entre las piernas, matando las aves que escapaban á la gran dama y avisándola en un castellano fantástico la presencia de los collvèrts: «Su Majestad... ¡ojo! Por detrás le entra un collovierde».
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      No lo dijera el caballero, pues al punto lanzóse el bachiller a la sala y a poco apareció cargado de su enorme escopeta de dos cañones y de atacar por la boca; traía al costado la bolsa de municiones fabricada por su madre y una jáquima con lazo en la diestra.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Gaspar levantó la escopeta, se la afianzó * en el hombro, apuntó certero y... no disparó.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Ch (CDH )
      Uno de los inquilinos estaba montando guardia armado con un chuzo y una escopeta de caza sin balas.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      Entre ellos, el más persistente es el de mí mismo en la puerta de la casa con un casco prusiano y una escopetita de juguete, viendo desfilar bajo los almendros el batallón de cachacos sudorosos.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopeta [...] f. Arma de fuego portátil, con uno o dos cañones, que dispara cartuchos o perdigones y suele utilizarse para cazar.
    • 2017 Gandara, A. "Puerto Hurraco" [13-08-2017] El País (Madrid) Esp (HD)
      Sucedió el domingo 26 de agosto de 1990 a última hora de la tar­de en un lugar llamado Puerto Hurraco, un pueblo profundo de Badajoz con 205 habitantes censados y protegido por dos montes ne­gros con forma de ala. Los hermanos Emilio y Antonio Izquierdo, de 56 y 58 años, se apostaron en un callejón, descargaron sus escopetas de repetición y abatieron a quince personas. Nueve de ellas murie­ron entre esa fecha y el 10 de septiembre y las seis restantes fueron reponiéndose con desigual fortuna [...]
    • 1491-1516 Sta Cruz, A. Crón Reyes Católicos [1951] Crón Reyes Católicos Esp (CDH )
      Y los franceses començaron a jugar su artillería con gran presteza, y después se començaron a tirar de una parte a otra muchas saetas y escopetas.
    • 1517 Torres Naharro, B. Soldadesca [1994] Propaladia Esp (CDH )
      JUANY al que traxere pancera / ¿dan de balde espada y lança?ATAMBOR Y escopeta. JUANNo ayáis miedo que se meta / Juan Goçález en tal cosa. / D'al diabro la bulreta, / qu'es arma muy peligrosa. / No me agrada, / que en la guerra de Granada, / bien se acuerda Pero Pardo / que allí no estimavan nada / sino buena lança y dardo.
    • 1527-1529 Valdés, A. Diál Roma [1992] Esp (CDH )
      Pues como el ejército del Emperador supo esto y que los enemigos venían, salieron al campo con ánimo de combatir; mas ellos no osaron pasar del Isola, donde estovieron algunos días, y el castillo siempre se tenía, con esperanza de ser socorrido o que entre los imperiales se levantaría alguna discordia, por faltarles su capitán general; y ellos en este medio no cesaban de hacer sus trincheas y minas para combatir el castillo, y aun en ellas fue herido de una escopeta el Príncipe de Orange, a quien tenían por principal cabeza en el ejército.
    • 1534 Boscán, J. Trad Cortesano [1994] 230 Esp (CDH )
      Tras esto, aquella manera así sosegada señala una cierta braveza de notar, porque es de creer que a su tiempo se moverá, no por ira, sino por juicio, y será más gobernada por la razón que por el apetito; ésta es la que casi siempre en los hombres de grande ánimo se conoce; y asimismo la vemos en aquellos animales brutos que tienen más nobleza y corazón que los otros, como en el león y en el águila; y esto no es sin causa, porque aquel presto y furioso movimiento sin palabras, ni otra señal de cólera, que, con toda su fuerza recogida juntamente en un punto, casi como la pelota del escopeta rompe y revienta de aquel sosiego, que es su contrario, tiene mayor violencia y ímpetu que no aquel otro que, creciendo por grados, se enciende poco a poco.
    • 1520-1535 Anónimo Crón Adramón [1992] Esp (CDH )
      Luego partyrán, en las quales en cada una yrá uno de nosotros con L paryentes, muy byen armados, debaxo de las rropas, y en cada barca X vallestas y X escopetas.
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 84r Pe (CDH )
      Los otros huyeron a más correr, pensando que las escopetas eran truenos, y rayos las pelotas, y espantados de ver tantos muertos en tan poco tiempo, y los cuerpos, unos sin braços, otros sin piernas, otros hendidos por medio de fieras cuchilladas.
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 77r Pe (CDH )
      Dexó al bachiller Martín Fernández de Enciso, su alcalde mayor por cédula del rey, para llevar tras él otra nao con cient y cincuenta españoles y mucha vitualla, tiros, escopetas, lanças, ballestas y munición, trigo para sembrar, doze yeguas y un hato de puercos para criar; y él partió de la Beata por diziembre.
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 85v Pe (CDH )
      Valboa soltó los alanos y escopetas, arremetió a ellos animosamente y a pocas bueltas los hizo huyr.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
      No lo solía ser ni tenían maestros que los enseñasen, prinçipalmente el encabalgar las piezas en carretones, hasta que echaron los judíos de España, los quales se lo han mostrado, y el tirar d'escopetas, y hazer de fuertes, y trincheas y todos quantos ardides y cautelas hai en la guerra, que no heran antes más que unas bestias.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
      La más fuerte jente son que en ningún exérçito hai de espada, arco y escopeta y partesana, y no creo que les haze cosa ninguna ser fuertes sino el estar subjetos y no rregalados.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
      Preguntado que cómo lo saben, si han estado allá por dicha, ni aun en su vida vieron soltar una escopeta.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
      Digo: «Señor, metido en una escopeta cargada y dándole fuego y no me pregunte más Vuestra Alteza en eso, que no sé más, por Christo.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
      La jente de a pie son buenos escopeteros y traen unas gentiles escopetas que acá son muy presçiadas y con rrazón, partesanas y sus zimitarras.
    • 1566 Timoneda, J. Patrañuelo [1990] Esp (CDH )
      Feliciano, habiendo salido a caza, encontrando con la leona, de golpe de escopeta, la hizo quedar a mal de su grado.
    • 1566 Timoneda, J. Patrañuelo [1990] Esp (CDH )

      Abrazado el honrado viejo con Leonarda, diole su bendición; y, preguntándole que le contase el venturoso suceso de venir en su poder, se lo contó: cómo, saliendo a caza, encontró con la leona, y, de un golpe de escopeta, la mató; y, por tomar la niña de su boca, la llamó Leonarda.

    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 317 Esp (CDH )
      Y desque amaneció, puestos todos nosotros en gran concierto, así artillería como escopetas y ballestas, y los corredores del campo adelante descubriendo tierra, comenzamos a caminar hacia Tezcuco, que sería de allí de donde dormimos obra de dos leguas; e aun no habíamos andado media legua cuando vimos volver nuestros corredores del campo muy alegres, y dijeron a Cortés que venían hasta diez indios, y que traían unas señas y veletas de oro, y que no traían armas ningunas, y que en todas las caserías y estancias por donde pasaban no les daban grita ni voces como habían dado el día antes: antes, al parecer, todo estaba de paz; y Cortés y todos nuestros capitanes y soldados nos alegramos, y luego mandó Cortés reparar, hasta que llegaron siete indios principales, naturales de Tezcuco, y traían una bandera de oro en una lanza larga, y antes que llegasen abajaron su bandera y se humillaron, que es señal de paz; y cuando llegaron ante Cortés, estando doña Marina e Jerónimo de Aguilar, nuestras lenguas, delante, dijeron: "Malinche, Cocoyoacin, nuestro señor y señor de Tezcuco, te envía a rogar que le quieras recibir a tu amistad, y te está esperando de paz en su ciudad de Tezcuco, y en señal dello recibe esta bandera de oro; y que te pide por merced que mandes a todos los tlascaltecas y a tus hermanos que no les hagan mal en su tierra, y que te vayas a aposentar en su ciudad, y él te dará lo que hubieres menester"; y más dijeron, que los escuadrones que allí estaban en las barrancas y pasos malos, que no eran de Tezcuco, sino mexicanos, que los enviaba Guatemuz.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 348 Esp (CDH )
      [...] se acordó para otro día que desde otro peñol que estaba cerca dél fuesen todos los ballesteros y escopeteros, y que subiesen en él, que había subida, aunque no buena: porque desde aquel alcanzarían las ballestas y escopetas el otro peñol fuerte y podíanle combatir [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 347 Esp (CDH )
      [...] luego por señas y por voces y por unas escopetas que soltaron, tuvimos arriba nuestras señas que nos mandaban retraer; y con buen concierto, de socarreña en socarreña bajamos abajo todos descalabrados y corriendo sangre, y las banderas rotas, y ocho muertos [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 339 Esp (CDH )
      Volvamos a Sandoval y a todo su ejército, que los fue siguiendo hasta cerca del pueblo que se dice Guaztepeque, y antes de llegar a él le salen al encuentro sobre quince mil mexicanos, y le comenzaban a cercar y le hirieron muchos soldados y cinco caballos; mas como la tierra era en parte llana, con el gran concierto que llevaba rompe los dos escuadrones con los de a caballo, y los demás escuadrones vuelven las espaldas hacia el pueblo para tornar a aguardar a unos mamparos que tenían hechos mas nuestros soldados y los amigos les siguieron de manera, que no tuvieron tiempo de aguardar, y los de a caballo siempre fueron en el alcance por otras partes, hasta que se encerraron en el mismo pueblo en partes que no se pudieron haber; y creyendo que no volverían más a pelear aquel día, mandó Sandoval reposar su gente, y se curaron los heridos y comenzaron a comer, que se había habido mucho despojo; y estando comiendo vinieron dos de a caballo y otros dos soldados que había puesto antes que comenzase a comer, los unos para corredores del campo y los otros por espías, y vinieron diciendo: "Al arma, al arma; que vienen muchos escuadrones de mexicanos"; y como siempre estaban acostumbrados a tener las armas muy a punto, de presto cabalgan y salen a una gran plaza, y en aquel instante vinieron los contrarios, y allí hubo otra buena batalla; y después que estuvieron buen rato haciendo cara en unos mamparos, desde allí hirieron algunos de los nuestros, y tal priesa les dio el Gonzalo de Sandoval con los de a caballo, y con las escopetas y ballestas y cuchilladas los soldados, que les hicieron huir del pueblo por otras barrancas, y por aquel día no volvieron más.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 332 Esp (CDH )
      [...] mas Cortés marchó con los de a caballo, y él juntamente con ellos; y después de haber disparado las escopetas y ballestas, rompieron por ellos y mataron algunos de los mexicanos, porque luego se acogieron a los montes y a partes que los de a caballo no los pudieron seguir [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 329 Esp (CDH )
      Dejemos de hablar desto, y digamos cómo fue Sandoval camino de Tlascala, y junto a la cabecera del pueblo mayor, donde residían los caciques, topó con toda la madera y tablazón de los bergantines, que la traían a cuestas sobre ocho mil indios, y venían otros tantos a la retaguardia dellos con sus armas y penachos, y otros dos mil para remudar las cargas que traían el bastimento; y venían por capitanes de todos los tlascaltecas Chichimecatecle, que ya he dicho otras veces en los capítulos pasados que dello hablan, que era indio muy principal y esforzado y también venían otros dos principales, que se decían Teulepile y Teutical, y otros caciques y principales, y a todos los traía a cargo Martín López, que era el maestro que cortó la madera y dio la cuenta para las tablazones, y venían otros españoles que no me acuerdo sus nombres; y cuando Sandoval los vio venir de aquella manera hubo mucho placer por ver que le habían quitado aquel cuidado, porque creyó que estuviera en Tlascala algunos días detenido, esperando a salir con toda la madera y tablazón; y así como venían, con el mismo concierto fueron dos días caminando, hasta que entraron en tierra de mexicanos, y les daban gritos desde las estancias y barrancas, y en partes que no les podían hacer mal ninguno los nuestros con caballos ni escopetas; entonces dijo el Martín López, que lo traía todo a cargo que sería bien que fuesen con otro recaudo que hasta entonces venían, porque los tlascaltecas le habían dicho que temían aquellos caminos no saliesen de repente los grandes poderes de México y les desbaratasen, como iban cargados y embarazados con la madera y bastimentos; y luego mandó Sandoval repartir los de a caballo y ballesteros y escopeteros, que fuesen unos en la delantera y los demás en los lados; y mandó a Chichimecatecle, que iba por capitán delante de todos los tlascaltecas, que se quedase detrás para ir en la retaguardia juntamente con el Gonzalo de Sandoval; de lo cual se afrentó aquel cacique, creyendo que no le tenían por esforzado; y tantas cosas le dijeron sobre aquel caso, que lo hubo por bueno viendo que el Sandoval quedaba juntamente con él, y le dieron a entender que siempre los mexicanos daban en el fardaje, que quedaba atrás; y como lo hubo bien entendido, abrazó al Sandoval y dijo que le hacían honra en aquello.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 325 Esp (CDH )
      De manera que Sandoval cuando vio tanto guerrero contra sí, esforzando a los suyos, rompió por ellos dos veces, y con las escopetas y ballestas y con pocos amigos que le habían quedado los desbarató; y puesto que le hirieron cinco soldados y seis caballos y muchos amigos, mas tal priesa les dio, y con tanta furia, que le pagaron muy bien el mal que primero le habían hecho; y como lo supieron los de Chalco, que estaba cerca, le salieron a recibir al Sandoval al camino, y le hicieron mucha honra y fiesta; y en aquella derrota se prendieron ocho mexicanos, y los tres personas muy principales.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Por manera que en tierra firme aguardaron como buenos guerreros, así los mexicanos que fueron en su ayuda como los pueblos de Iztapalapa, y pelearon un buen rato muy valerosamente con, nosotros; mas los de a caballo rompieron por ellos, y con las ballestas y escopetas y todos nuestros amigos los tlascaltecas, que se metían en ellos como perros rabiosos, de presto dejaron el campo y se metieron en su pueblo; y esto fue sobre cosa pensada y con un ardid que entre ellos tenían acordado, que fuera harto dañoso para nosotros si de presto no saliéramos de aquel pueblo; y fue desta manera, que hicieron que huyeron, y se metieron en canoas en el agua y en las casas que estaban en el agua, y dellos en unos carrizales; y como ya era noche escura, nos dejan aposentar en tierra firme sin hacer ruido ni muestra de guerra; y con el despojo que habíamos habido e la victoria estábamos contentos; y estando de aquella manera, puesto que teníamos velas, espías y rondas, y aun corredores del campo en tierra firme; cuando no nos catamos vino tanta agua por todo el pueblo, que si los principales que llevábamos de Tezcuco no dieran voces, y nos avisaran que saliésemos presto de las casas, todos quedáramos ahogados; porque soltaron dos acequias de agua y abrieron una calzada, con que de presto se hinchó todo de agua.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 283 Esp (CDH )
      Pues vista cosa es que no podían pelear en el agua; y puestos sin escopetas ni ballestas y de noche, ¿qué podíamos hacer sino lo que hacíamos? Qué era que arremetiésemos treinta y cuarenta soldados que nos juntábamos, y dar algunas cuchilladas a los que nos venían a echar mano, y andar y pasar adelante, hasta salir de las calzadas; porque si aguardáramos los unos a los otros, no saliéramos ninguno con la vida, y si fuera de día, peor fuera; y aun los que escapamos fue que nuestro señor Dios fue servido darnos esfuerzos para ello; y para quien no lo vio aquella noche la multitud de guerreros que sobre nosotros estaban, y las canoas que de los nuestros arrebataban y llevaban a sacrificar, era cosa de espanto.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 317 Esp (CDH )
      y con mucho concierto caminamos con una capitanía de escopetas y ballestas delante, y con nuestros amigos cortando y apartando árboles para poder pasar los caballos, hasta que subimos la sierra, y aun bajamos un poco abajo adonde se descubría la laguna de México y sus grandes ciudades pobladas en el agua; y cuando la vimos dimos muchas gracias a Dios, que nos la tornó a dejar ver.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Como Cortés vio tan buena prevención, así de escopetas y pólvora y ballestas y caballos, y conoció de todos nosotros, así capitanes como soldados, el gran deseo que teníamos de estar ya sobre la gran ciudad de México, acordó de hablar a los caciques de Tlascala para que le diesen diez mil indios de guerra que fuesen con nosotros aquella jornada hasta Tezcuco, que es una de las mayores ciudades que hay en toda la Nueva-España, después de México [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 315 Esp (CDH )
      Pues ya que estaba acordado lo por mí dicho, viene nueva y cartas, que trajeron tres soldados, de cómo había venido a la Villa-Rica un navío de Castilla y de las islas de Canaria, de buen porte, cargado de muchas ballestas y tres caballos, e muchas mercaderías, escopetas, pólvora e hilo de ballestas, y otras armas; y venía por señor de la mercadería y navío un Juan de Burgos, y por maestre un Francisco Medel, y venían trece soldados; y con aquella nueva nos alegramos en gran manera, y si de antes que supiésemos del navío nos dábamos priesa en la partida para Tezcuco, mucho más nos dimos entonces, porque luego le envió Cortés a comprar todas las armas y pólvora y todo lo más que traía, y aun el mismo Juan de Burgos y el Medel y todos los pasajeros que traía se vinieron luego para donde estábamos; con los cuales recibimos contento, viendo tan buen socorro y en tal tiempo.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 308 Esp (CDH )
      Y cuando aquello oyó Sandoval, puesta muy en orden su gente cómo había de pelear, y los de a caballo y escopeteros y ballesteros, mandó a los tlascaltecas que no se metiesen en los enemigos al principio, porque no estorbasen a los caballos y porque no corriesen peligro, o hiriesen algunos dellos con las ballestas y escopetas o los atropellasen con los caballos, hasta haber rompido los escuadrones, y cuando los hubiesen desbaratado, que prendiesen a los mexicanos y siguiesen el alcance; y luego comenzó a caminar hacia el pueblo, y salen al camino y encuentro dos escuadrones de guerreros junto a unas fuerzas y barrancas, y allí estuvieron fuertes un rato; y con las ballestas y escopetas les hacían mucho mal, por manera que tuvo Sandoval lugar de pasar aquella fuerza e albarradas con los caballos; y aunque le hirieron nueve caballos, y uno murió, y también le hirieron cuatro soldados, como se vio fuera del mal paso e tuvo lugar por donde corriesen los caballos, y aunque no era buena tierra ni llano, que había muchas piedras, da tras los escuadrones, rompiendo por ellos, que los llevó hasta el mismo pueblo, adonde estaba un gran patio, y allí tenían otra fuerza y unos cues, adonde se tornaron a hacer fuertes; y puesto que peleaban muy bravosamente, todavía los venció, y mató hasta siete indios, porque estaban en malos pasos; y los tlascaltecas no habían menester mandarles que siguiesen el alcance, que con la ganancia, como eran guerreros, ellos tenían el cargo, especialmente como sus tierras no estaban lejos de aquel pueblo.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 308 Esp (CDH )
      Y cuando aquello oyó Sandoval, puesta muy en orden su gente cómo había de pelear, y los de a caballo y escopeteros y ballesteros, mandó a los tlascaltecas que no se metiesen en los enemigos al principio, porque no estorbasen a los caballos y porque no corriesen peligro, o hiriesen algunos dellos con las ballestas y escopetas o los atropellasen con los caballos, hasta haber rompido los escuadrones, y cuando los hubiesen desbaratado, que prendiesen a los mexicanos y siguiesen el alcance; y luego comenzó a caminar hacia el pueblo, y salen al camino y encuentro dos escuadrones de guerreros junto a unas fuerzas y barrancas, y allí estuvieron fuertes un rato; y con las ballestas y escopetas les hacían mucho mal, por manera que tuvo Sandoval lugar de pasar aquella fuerza e albarradas con los caballos; y aunque le hirieron nueve caballos, y uno murió, y también le hirieron cuatro soldados, como se vio fuera del mal paso e tuvo lugar por donde corriesen los caballos, y aunque no era buena tierra ni llano, que había muchas piedras, da tras los escuadrones, rompiendo por ellos, que los llevó hasta el mismo pueblo, adonde estaba un gran patio, y allí tenían otra fuerza y unos cues, adonde se tornaron a hacer fuertes; y puesto que peleaban muy bravosamente, todavía los venció, y mató hasta siete indios, porque estaban en malos pasos; y los tlascaltecas no habían menester mandarles que siguiesen el alcance, que con la ganancia, como eran guerreros, ellos tenían el cargo, especialmente como sus tierras no estaban lejos de aquel pueblo.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Pues ya que todos estábamos a punto, comenzamos a caminar, y en aquella jornada no llevamos artillería ni escopetas, porque todo quedó en las puentes; e ya que algunas escopetas escaparon, no teníamos pólvora; y fuimos con diez y siete de a caballo y seis ballestas y cuatrocientos y veinte soldados, los más de espada y rodela, y con obra de cuatro mil amigos de Tlascala y el bastimento para un día, porque las tierras adonde íbamos era muy poblado y bien abastecido de maíz y gallinas y perrillos de la tierra; y como lo teníamos de costumbre, nuestros corredores del campo adelante; y con muy buen concierto fuimos a dormir a obra de tres leguas de Tepeaca.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 294 Esp (CDH )
      [...] como vieron los de Narváez que con Cortés no aprovechaban sus palabras, le hicieron requerimiento en forma delante de un escribano del rey para que luego se fuese a la Villa-Rica, poniéndole por delante que no teníamos caballos ni escopetas ni ballestas ni pólvora, ni hilo para hacer cuerdas, ni almacén [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 349 Esp (CDH )
      Dejemos otras muchas pláticas que pasaron, y digamos cómo mandó nuestro capitán Cortés al alférez Corral y a otros dos capitanes, que fueron Juan Jaramillo y a Pedro de Ircio, y a mí, que me hallé allí con ellos, que subiésemos al peñol y viésemos la fortaleza qué tal era, e que si estaban muchos indios heridos o muertos de saetas y escopetas, e qué gente estaba recogida [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 348 Esp (CDH )
      [...] entre tanto que nosotros estábamos de aquella manera, los ballesteros y escopeteros desde el peñol que he dicho les alcanzaban con las ballestas y escopetas, y aunque no muy bien, mataban algunos y herían otros [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 408 Esp (CDH )
      e quiso Dios nuestro señor que el Garci-Holguin alcanzó a las canoas e grandes piraguas en que iba el Guatemuz, y en el arte de él y de los toldos e piragua, y aderezo de la canoa, le conoció el Holguín, y supo que era el grande señor de México, y dijo por señas que aguardasen, y no querían, y él hizo como que les quería tirar con las escopetas y ballestas, y hubo el Guatemuz miedo de ver aquello, y dijo: "No me tiren, que yo soy el rey de México y desta tierra, y lo que te ruego es, que no me llegues a mi mujer ni a mis hijos, ni a ninguna mujer ni a ninguna cosa de lo que aquí traigo, sino que me tomes a mí y me lleves a Malinche." Y como el Holguín le oyó, se gozó en gran manera y le abrazó, y le metió en el bergantín con mucho acato, a él, a su mujer y a veinte principales que con él iban, y les hizo asentar en la popa en unos petates y mantas, y les dio de lo que traía para comer, y a las canoas en que iba su hacienda no les tocó en cosa ninguna, sino que juntamente las llevó con su bergantín; y en aquella sazón el Gonzalo de Sandoval se puso a una parte para ver los bergantines, y mandó que todos se recogiesen a él, y luego supo que Garci-Holguín había prendido al Guatemuz, y que llevaba a Cortés; y como el Sandoval lo supo, mandó a los remeros que llevaba en su bergantín que remasen a la mayor priesa que pudiesen, y cuando alcanzó a Holguín le dijo que le diese el prisionero, y el Holguín no se lo quiso dar, porque dijo que él lo había prendido, y no el Sandoval; y el Sandoval dijo que así era verdad, y que él era general de los bergantines, y que el Holguín venía debajo de su dominio e mando, y que por ser su amigo se lo había mandado, y también porque era su bergantín muy ligero, más que los otros; e mandó que le siguiese y le prendiesen: y que al Sandoval, como a su general, le había de dar el prisionero; y el Holguín todavía porfiaba que no quería.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 353 Esp (CDH )
      Digo que estaba toda la tierra irme y al pasar de aquella puente estuvieron peleando con nosotros cerca de media hora, que no les podíamos entrar, que ni bastaban ballestas ni escopetas ni grandes arremetidas que hacíamos y lo peor de todo era que ya venían otros escuadrones dellos por las espaldas dándonos guerra; y cuando aquello vimos, rompimos por el agua y puente medio nadando, y otros a vuelapié, y allí hubo algunos de nuestros soldados que bebieron tanta agua por fuerza, que se les hincharon las barrigas dello.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 458 Esp (CDH )
      [...] aquí se vio el Pedro de Alvarado en gran aprieto, porque como eran muchos los contrarios, no podían sustentar a tantas partes de los escuadrones que les daban guerra a él y todos los suyos y como vieron que habían de vencer o morir sobre ellos; e temiendo los desbaratasen, porque se vieron en gran aprieto; y danles una mano con las escopetas y ballestas, y a buenas cuchilladas les hicieron que se apartasen algo.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 623 Esp (CDH )
      Y también qué atrevimiento y osadía fue que con dádivas y joyas de oro, y por buenas mañas y ardides de guerra ir contra Pánfilo de Narváez, capitán de Diego Velázquez, que traía sobre mil y trescientos soldado, contados en ellos hombres de la mar, y traía noventa de a caballo y otros tantos ballesteros, y ochenta espingarderos, que así se llamaban; y nosotros con doscientos y sesenta y seis compañeros, sin caballos ni escopetas ni ballestas, sino solamente nuestras picas y espadas y puñales y rodelas, los desbaratamos, y prendimos a Narváez.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      y luego nos mandó apercibir a los que habíamos de ir con él, lo mejor que podíamos, con nuestras armas y caballos y ballestas y escopetas, y fuimos con él setenta hombres; y llegados a los pueblos donde estaban los soldados, les hallamos muy de reposo, sin pensamiento que los habíamos de prender; y como nos vieron ir de aquella manera, se alborotaron y echaron mano a las armas, y de presto prendimos al capitán y a otros muchos dellos, sin que hubiese sangre ni de una parte ni de otra; y Sandoval les dijo con palabras algo desabridas, si les parecía bien andar robando a los vasallos de su majestad, y si sería buena conquista y pacificación aquella; y unos indios e indias que traían en colleras se los hizo sacar dellas y se los dio a los caciques de aquel pueblo, y a los demás mandó que se fuesen a sus tierras, que era cerca de allí.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 542 Esp (CDH )
      Entretanto que se armaban los navíos para venir, que aún no habían llegado al puerto, quiero decir que como Cortés estaba en Trujillo, se le vinieron a quejar ciertos indios de las islas de las Guanajas, que sería de allí ocho leguas, y dijeron que estaba anclado un navío junto a su pueblo, y el batel del navío lleno de españoles con escopetas y ballestas, y que les querían tomar por fuerza sus maceguales, que se dice entre ellos vasallos, y que a lo que han entendido, son robadores, y que así les tomaron los años pasados muchos indios, y los llevaron presos en otro navío como aquel que estaba surto; y que enviase Cortés a poner cobro en ello; y como Cortés lo supo, luego mandó armar un bergantín con la mejor artillería que había y con veinte soldados y con buen capitán, y les mandó que en todo caso tomasen el navío que los indios decían, y se lo trajesen preso con todos los españoles que dentro andaban, pues que eran robadores de los vasallos de su majestad; y mandó a los indios que armasen sus canoas, y con varas y flechas que fuesen junto al bergantín, y que ayudasen a prender aquellos hombres, y para ello dio poder al capitán.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 507 Esp (CDH )
      [...] como aquello vio el de las Casas, que era hombre animoso, mandó sacar y echar a la mar sus bateles con muchos hombres apercibidos, y con unos tiros, falconetes y escopetas y ballestas, y él con ellos, con pensamiento de tomar tierra de una manera o de otra [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 473 Esp (CDH )
      [...] y luego comenzamos de tirar en los de la fortaleza muchas saetas y escopetas, y no les podíamos hacer daño ninguno, con los grandes mamparos que tenían, y ellos a nosotros sí, que siempre herían muchos de los nuestros [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 468 Esp (CDH )
      Pues ya hecho esto, pusimos buenas velas y escuchas y corredores del campo, y teníamos los caballos ensillados y enfrenados, y todos nuestros soldados a punto, porque tuvimos por cierto que vendrían de noche sobre nosotros, e como habíamos visto el tesón que tuvieron en la batalla pasada, que ni por ballestas ni lanzas ni escopetas ni aun estocadas no les podíamos retraer ni apartar un paso atrás, tuvímoslos por buenos guerreros y osados en el pelear; y esa noche se dio orden cómo para otro día los de a caballo habíamos de arremeter de cinco en cinco hermanados, y las lanzas terciadas, y no pararnos a dar lanzadas hasta ponerlos en huida, sino las lanzas altas y por las caras, y atropellar y pasar adelante; y este concierto ya otras veces lo había dicho el Luis Marín, y aun algunos de nosotros de los conquistadores viejos se lo habíamos dado por aviso a los nuevamente venidos de Castilla, y algunos dellos no curaron de guardar la orden, sino que pensaban que en dar una lanzada a los contrarios que hacían algo; y salióles a cuatro dellos al revés, porque les tomaron las lanzas y les hirieron a ellos los caballos con ellas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 467 Esp (CDH )
      Pues yendo nuestro camino muy en concierto, ya que llegamos cerca de sus poblaciones, siempre íbamos adelante por espías y descubridores del campo cuatro soldados muy sueltos, e yo era uno dellos, e dejaba mi caballo, que no era tierra por donde podían correr, e íbamos siempre media legua adelante de nuestro ejército; y como los chiapanecas son grandes cazadores, andaban entonces a caza de venados, y desque nos sintieron, apellídanse todos con grandes ahumadas, y como llegamos a sus poblaciones, tenían muy anchos caminos y grande sementera de maíz e otras legumbres, y el primer pueblo que topamos se dice Eztapa, que está de la cabecera obra de cuatro leguas, y en aquel instante le habían despoblado, y tenían mucho maíz e gallinas y otros bastimentos, que tuvimos bien que comer y cenar; y estando reposando en el pueblo, puesto que teníamos puestas nuestras velas y escuchas y corredores del campo, vienen dos de a caballo que estaban por corredores a dar mandado y diciendo: "¡Al arma, que vienen muchos guerreros chiapanecas!" Y nosotros, que siempre estábamos muy apercibidos, les salimos al encuentro antes que llegasen al pueblo, y tuvimos una gran batalla con ellos, porque traían muchas varas tostadas, con sus tiraderas y arcos y flechas, y lanzas mayores que las nuestras, con buenas armas de algodón y penachos, y otros traían unas porras como macanas; y allí donde hubimos esta batalla había mucha piedra, y con hondas nos hacían mucho daño, y nos comenzaron a cercar de arte, que de la primera rociada mataron dos de nuestros soldados y cuatro caballos, y se hirieron trece soldados y a muchos de nuestros amigos, y al capitán Luis Marín le dieron dos heridas, y estuvimos en aquella batalla toda la tarde hasta que anocheció; y como hacía oscuro, y habían sentido el cortar de nuestras espadas, y escopetas y ballestas, y las lanzadas, se retiraron, de lo cual nos holgamos; y hallamos quince dellos muertos y otros muchos heridos, que no se pudieron ir; y de dos dellos que nos parecían principales se tomó aviso, y dijeron que estaba toda la tierra apercibida para dar en nosotros otro día; y aquella noche enterramos los muertos y curamos los heridos y al capitán, que estaba malo de las heridas, porque se había desangrado mucho, que por causa de no se apartar de la batalla para se las curar o apretar se le había metido frío en ellas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 418 Esp (CDH )
      Dejemos desto, y digamos que, como había muchas deudas entre nosotros, que debíamos de ballestas a cuarenta y a cincuenta pesos, y de una escopeta ciento, y de un caballo ochocientos, y mil, y a veces más, y una espada cincuenta, y desta manera eran tan caras las cosas que habíamos comprado; pues un cirujano que se llamaba maestre Juan, que curaba algunas malas heridas y se igualaba por la cura a excesivos precios, y también un médico que se decía Murcia, que era boticario y barbero, también curaba; y otras treinta trampas y zarrabusterías que debíamos, demandaban que les pagásemos de las partes que nos daban; y el remedio que Cortés dio fue, que puso dos personas de buena conciencia, y que sabían de mercaderías, que apreciasen qué podrían valer las mercaderías y cosas de las que habíamos tomado fiado, y que lo apreciasen; llamábanse los apreciadores el uno Santa Clara, persona muy honrada, y el otro se decía fulano de Llerena; y se mandó que todo aquello que aquellos apreciadores dijesen que valía cada cosa de las que nos habían vendido, y las curas que nos habían hecho los cirujanos que pasasen por ello; e que si no teníamos dineros, que aguardasen por ello tiempo de dos años.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 354 Esp (CDH )
      También había apercibido otros diez mil hombres para les enviar de refresco cuando estuviesen dándonos guerra, y esto se supo otro día de cinco capitanes mexicanos que en las batallas prendimos; y mejor lo ordenó nuestro señor Jesucristo; porque así como vino aquella gran flota de canoas, luego se entendió que venían contra nosotros y acordóse que hubiese muy buena vela en todo nuestro real, repartido a los puertos y acequias por donde habían de venir a desembarcar, y los de a caballo muy a punto toda la noche, ensillados y enfrenados, aguardando en la calzada y tierra firme, y todos los capitanes, y Cortés con ellos, haciendo vela y ronda toda la noche, a mí e a otros diez soldados nos pusieron por velas sobre unas paredes de cal y canto, y tuvimos muchas piedras e ballestas y escopetas y lanzas grandes adonde estábamos, para que si por allí, en unas acequias que era desembarcadero, llegasen canoas, que los resistiésemos e hiciésemos volver, e a otros soldados pusieron en guarda en otras acequias.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 416 Esp (CDH )
      [...] lo que confesaron fue, que cuatro días antes que le prendiesen lo echaron en la laguna, así el oro como los tiros y escopetas y ballestas y otras muchas cosas de guerra que de nosotros tenían de cuando nos echaron de México y cuando desbarataron ahora a la postre a Cortés [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 277 Esp (CDH )
      Por manera que fuimos al gran cu de sus ídolos, y luego de repente suben en él más de cuatro mil mexicanos, sin otras capitanías que en ellos estaban, con grandes lanzas y piedra y vara, y se ponen en defensa, y nos resistieron la subida un buen rato, que no bastaban las torres ni los tiros ni ballestas ni escopetas, ni los de a caballo; porque, aunque querían arremeter los caballos, había unas losas muy grandes, empedrado todo el patio, que se iban a los caballos los pies y manos; y eran tan lisas, que caían; e romo desde las gradas del alto cu nos defendían el paso, e a un lado e otro teníamos tantos contrarios, aunque nuestros tiros llevaban diez o quince dellos, e a estocadas y arremetidas matábamos otros muchos, cargaba tanta gente, que no les podíamos subir al alto cu, y con gran concierto tornamos a porfiar sin llevar las torres, porque ya estaban desbaratadas, y les subimos arriba.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 406 Esp (CDH )
      [...] y fue Cortés para hablar con él, y no quiso Guatemuz venir al puesto, sino envió a muchos principales, los cuales dijeron que su señor Guatemuz no osaba venir por temor que cuando estuviese hablando le tirarían escopetas y ballestas y le matarían; y entonces Cortés les prometió con juramento que no les enojaría en cosa ninguna, y no aprovechó, que no le creyeron.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 396 Esp (CDH )
      Pues digamos el ruido y alarido que traían, y en aquel instante el resonido de la corneta de Guatemuz, y entonces apechugaban de tal arte con nosotros, que no nos aprovechaban cuchilladas ni estocadas que les dábamos, y nos venían a echar mano; y como, después de Dios, nuestro buen pelear nos había de valer, teníamos muy reciamente contra ellos, hasta que con las escopetas y ballestas y arremetidas de los de a caballo, que estaban a la continua con nosotros la mitad dellos, y con nuestros bergantines, que no temían ya las estacadas, les hacíamos estar a raya, y poco a poco les fuimos entrando; y desta manera batallábamos hasta cerca de la noche, que era hora de retraer.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 391 Esp (CDH )
      En aquella sazón vinieron a la calzada muchas capitanías de mexicanos, y nos herían así a los de a caballo y a todos nosotros, y aun al Sandoval le dieron una buena pedrada en la cara; y entonces Pedro de Alvarado le socorrió con otros de a caballo, y como venían tantos escuadrones, e yo y otros soldados les hacíamos cara, Sandoval nos mandó que poco a poco nos retrajésemos porque no les matasen los caballos; e porque no nos retraíamos de presto como quisiera, dijo: "¿Queréis que por amor de vosotros me maten a mí y a todos aquestos caballeros? Por amor de Dios, hermanos, que os retraigáis"; y entonces le tornaron a herir a él y a su caballo; y en aquella sazón echamos a los amigos fuera de la calzada, y poco a poco, haciendo cara, y no vueltas las espaldas, como quien va haciendo represas, unos ballesteros y escopeteros tirando y otros armando y otros cebando sus escopetas, y no soltaban todos a la par; y los de a caballo que hacían algunas arremetidas, y el Pedro Moreno Medrano con sus tiros en armar y tirar; y por más mexicanos que llevaban las pelotas, no les podían apartar, sino que todavía nos iban siguiendo, con pensamiento que aquella noche nos habían de llevar a sacrificar.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 381 Esp (CDH )
      [...] y el bergantín se iba como huyendo donde estaban los otros seis bergantines en celada, y todavía las piraguas siguiéndole; y en aquel instante soltaron unas escopetas, que era la señal de cuando habían de salir nuestros bergantines [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 363 Esp (CDH )
      porque en el navío que he dicho que vino pocos días había de Castilla, que era de Juan de Burgos, trajo mucho hilo y gran cantidad de pólvora y ballestas y otras muchas armas, y herrajes y escopetas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 278 Esp (CDH )
      Volvamos a nuestra plática, que fue acordado de demandarles paces para salir de México; y desque amaneció vienen muchos más escuadrones de guerreros, y muy de hecho nos cercan por todas partes los aposentos; y si mucha piedra y flecha tiraban de antes, mucho más espesas y con mayores alaridos y silbos vinieron este día; y otros escuadrones por otras partes procuraban de nos entrar, que no aprovechaban tiros ni escopetas, aunque les hacían harto mal.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 275 Esp (CDH )
      Porque saberlo ahora yo aquí decir cómo pasó, y vimos este tesón en el pelear, digo que no lo sé escribir; porque ni aprovechaban tiros ni escopetas rii ballestas, ni apechugar con ellos, ni matarles treinta ni cuarenta de cada vez que arremetíamos; que tan enteros y con más vigor, peleaban que al principio; y si algunas veces les íbamos ganando alguna poca de tierra o parte de calle, y hacían que se retraían, era para que les siguiésemos, por apartarnos de nuestra fuerza y aposento, para dar más a su salvo en nosotros, creyendo que no volveríamos con las vidas a los aposentos; porque al retraernos nos hacían mucho mal.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 276 Esp (CDH )
      Y muy afectuosamente decían que les diésemos su gran señor Montezuma, y decían otras cosas; y de noche asimismo siempre silbos y voces, y rociadas de vara y piedra y flecha; y cuando amaneció, después de nos encomendar a Dios, salimos de nuestros aposentos con nuestras torres, que me parece a mí que en otras partes donde me he hallado en guerras en cosas que han sido menester, las llaman burros y mantas; y con los tiros y escopetas y ballestas delante, y los de a caballo haciendo algunas arremetidas; e como he dicho, aunque les matábamos muchos dellos, no aprovechaba cosa para les hacer volver las espaldas, sino que si siempre muy bravamente habían peleado los doce días pasados, muy más fuertes con mayores fuerzas y escuadrones estaban este día; y todavía determinamos que, aunque a todos costase la vida, de ir con nuestras torres e ingenios hasta el gran cu del Huichilobos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 24 Esp (CDH )
      Y desque los vimos de aquel arte, estábamos para tirarles con los tiros y con las escopetas y ballestas; y quiso nuestro señor que acordamos de los llamar, e con Julianillo y Melchorejo, los de la punta de Cotoche, que sabían muy bien aquella lengua; y dijo a los principales que no hubiesen miedo, que les queríamos hablar cosas que desque las entendiesen, hubiesen por buena nuestra llegada allí e a sus casas, e que les queríamos dar de lo que traíamos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 63 Esp (CDH )
      Y esto pasado, apretamos las heridas a los heridos con paños, que otra cosa no había, y se curaron los caballos con quemarles las heridas con unto de un indio de los muertos, que abrimos para sacarle el unto, e fuimos a ver los muertos que había por el campo, y eran más de ochocientos, e todos los más de estocadas, y otros de los tiros y escopetas y ballestas, e muchos estaban medio muertos y tendidos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 276 Esp (CDH )
      Y hecho este concierto, como estuvimos aquel día que entendíamos en la obra y fortalecer muchos portillos que nos tenían hechos, no salimos a pelear aquel día; no sé cómo lo diga, los grandes escuadrones de guerreros que nos vinieron a los aposentos a dar guerra, no solamente por diez o doce partes, sino por más de veinte; porque en todo estábamos repartidos, y otros en muchas partes; y entre tanto que los adobábamos y fortalecíamos, como dicho tengo, otros muchos escuadrones procuraron entrarnos los aposentos a escala vista, que por tiros ni ballestas ni escopetas, ni por muchas arremetidas y estocadas les podían retraer.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 60 Esp (CDH )
      Dejémosle de la manera que he dicho, e con gran peligro, e volvamos al capitán Pedro de Alvarado, que pareció ser había andado más de una legua, y topó con un estero muy malo de pasar, e quiso Dios nuestro señor encaminarlo que volviese por otro camino hacia donde estaba el Francisco de Lugo peleando, como dicho tengo; y como oyó las escopetas que tiraban y el gran ruido de atambores y trompetillas, y voces e silbos de los indios, bien entendió que estaban revueltos en guerra, y con mucha presteza e con gran concierto acudió a las voces e tiros, e halló al capitán Francisco de Lugo con su gente haciendo rostro y peleando con los contrarios, e cinco indios muertos; y luego que se juntaron con el Lugo, dan tras los indios, que los hicieron apartar, y no de manera que los pudiesen poner en huida, que todavía los fueron siguiendo los indios a los nuestros hasta el real; e asimismo nos habían acometido y venido a dar guerra otras capitanías de guerreros adonde estaba Cortés con los heridos; mas muy presto los hicimos retraer con los tiros, que llevaban muchos dellos, y a buenas cuchilladas y estocadas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 58 Esp (CDH )
      [...] como Cortés así vio la cosa, mandó que nos detuviésemos un poco y que no soltásemos tiros ni escopetas ni ballestas [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      y luego mandó Cortés poner su estandarte delante de su posada y dar pregones, como se había hecho en la villa de Santiago, y mandó buscar todas las ballestas y escopetas que había, y comprar otras cosas necesarias y aun bastimentos; y de aquesta villa salieron hidalgos para ir con nosotros, y todos hermanos; que fue el capitán Pedro de Alvarado y Gonzalo de Alvarado y Jorge de Alvarado y Gonzalo y Gómez e Juan de Alvarado el viejo, que era bastardo; el capitán Pedro, de Alvarado es el por mí muchas veces nombrado; e también salió de aquesta villa Alonso de Avila, natural de Avila, capitán que fue cuando lo de Grijalva, e salió Juan de Escalante e Pedro Sánchez Farfán, natural de Sevilla, y Gonzalo Mejía, que fue tesorero en lo de México, e un Baena y Juanes de Fuenterrabía, y Cristóbal de Olí, el muy esforzado, que fue maestre de campo en la toma de la ciudad de México y en todas las guerras de la Nueva-España, e Ortiz el músico, e un Gaspar Sánchez, sobrino del tesorero de Cuba, e un Diego de Pineda o Pinedo, y un Alonso Rodríguez, que tenía unas minas ricas de oro, y un Bartolomé García y otros hidalgos que no me acuerdo sus nombres, y todas personas de mucha valía.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Pues como ya fue elegido Hernando Cortés por general de la armada que dicho tengo, comenzó a buscar todo género de armas, así escopetas como pólvora y ballestas, e todos cuantos pertrechos de guerra pudo haber, y buscar todas cuantas maneras de rescate, y también otras cosas pertenecientes para aquel viaje.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 31 Esp (CDH )
      Y estando surtos todos tres navíos, y estando algo descuidados, vinieron por el río diez y seis canoas muy grandes llenas de indios de guerra, con arcos y flechas y lanzas, y vanse derechos al navío más pequeño, del cual era capitán Alonso de Avila, y estaba más llegado a tierra, y dándole una rociada de flechas, que hirieron a dos soldados, echaron mano al navío como que lo querían llevar, y aun cortaron una amarra; y puesto que el capitán y los soldados peleaban bien, y trastornaron tres canoas, nosotros con gran presteza les ayudamos con nuestros bateles y escopetas y ballestas, y herimos más de la tercia parte de aquellas gentes; por manera que volvieron con la mala ventura por donde habían venido.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 22 Esp (CDH )
      y como teníamos experiencia de la otra vez, llevábamos en los bateles unos falconetes, e íbamos apercibidos de ballestas y escopetas; y llegados a tierra, nos comenzaron a flechar y con las lanzas a dar a manteniente; y tal rociada nos dieron antes que llegásemos a tierra, que hirieron la mitad de nosotros, y desque hubimos saltado de los bateles les hicimos perder la furia a buenas estocadas y cuchilladas; porque, aunque nos flechaban a terrero, todos llevábamos armas de algodón; y todavía se sostuvieron buen rato peleando con nosotros, hasta que vino otra barcada de nuestros soldados, y les hicimos retraer a unas ciénagas junto al pueblo.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      He pensado que, para que crean que uno de nosotros basta para desbaratar aquellos indios guerreros que dicen que están en el pueblo de la fortaleza de sus enemigos, enviemos a Heredia "el viejo"; que era vizcaíno, y tenía mala catadura en la cara, y la barba grande, y la cara medio acuchillada, e un ojo tuerto, e cojo de una pierna, escopetero; el cual le mandó llamar, y le dijo: "Id con estos caciques hasta el río (que estaba de allí un cuarto de legua) e cuando allá llegáreis, haced que os paráis a beber e lavar las manos, e tirad un tiro con vuestra escopeta, que yo os enviaré a llamar; que esto hago porque crean que somos dioses, o de aquel nombre y reputación que nos tienen puesto; y como vos sois mal agestado, crean que sois ídolo"; y el Heredia lo hizo según y de la manera que le fue mandado, porque era hombre que había sido soldado en Italia; y luego envió Cortés a llamar al cacique gordo e a todos los demás principales que estaban aguardando el ayuda y socorro, y les dijo: "Allá envío con vosotros este mi hermano, para que mate y eche todos los culúas de ese pueblo, y me traiga presos a los que no se quisieren ir." Y los caciques estaban elevados desque lo oyeron, y no sabían si lo creer o no, e miraban a Cortés, si hacía algún mudamiento en el rostro, que creyeron que era verdad lo que les decía; y luego el viejo Heredia, que iba con ellos, cargó su escopeta, e iba tirando tiros al aire por los montes porque lo oyesen e viesen los indios, y los caciques enviaron a dar mandado a los otros pueblos cómo llevan a un teule para matar a los mexicanos que estaban en Cingapacinga; y esto pongo aquí por cosa de risa, porque vean las mañas que tenía Cortés.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 19 Esp (CDH )
      Y en aquella sazón que ordenaba el armada, se hallaron presentes en Santiago de Cuba, donde residía el Velázquez, Juan de Grijalva y Pedro de Alvarado y Francisco de Montejo e Alonso de Avila, que habían ido con negocios al gobernador; porque todos tenían encomiendas de indios en las mismas islas; y como eran personas valerosas, concertóse con ellos que el Juan de Grijalva, que era deudo del Diego Velázquez, viniese por capitán general, e que Pedro de Alvarado viniese por capitán de un navío, y Francisco de Montejo de otro, y el Alonso de Avila de otro; por manera que cada uno destos capitantes procuró de poner bastimentos y matalotaje de pan cazabe y tocinos; y el Diego Velázquez puso ballestas y escopetas, y cierto rescate, y otras menudencias, y más los navíos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 15 Esp (CDH )
      [...] dímosles tanta prisa de estocadas y cuchilladas y con las escopetas y ballestas, que nos dejan a nosotros los que estábamos tomando agua de los pozos, y van a la mar y estero a ayudar a sus compañeros los que venían en las canoas donde estaba nuestro batel con los marineros [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      yo fui con ellos y también el piloto Antón de Alaminos, y sacamos las vasijas que había, y azadones, y nuestras ballestas y escopetas; y como el capitán estaba muy mal herido, y con la gran sed que pasaba muy debilitado, nos rogó que por amor de Dios que en todo caso le trajésemos agua dulce, que se secaba y moría de sed; porque el agua que había era muy salada y no se podía beber, como otra vez ya dicho tengo.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Ya que era de día claro vimos venir por la costa muchos más escuadrones guerreros con sus banderas tendidas, y penachos y atambores, y con arcos y flechas, y lanzas y rodelas, y se juntaron con los primeros que habían venido la noche antes; y luego, hechos sus escuadrones, nos cercan por todas partes, y nos dan tal rociada de flechas y varas, y piedras con sus hondas, que hirieron sobre ochenta de nuestros soldados, y se juntaron con nosotros pie con pie, unos con lanzas, y otros flechando, y otros con espadas de navajas, de arte, que nos traían a mal andar, puesto que les dábamos buena prisa de estocadas y cuchilladas, y las escopetas y ballestas que no paraban, unas armando y otras tirando; y ya que se apartaban algo de nosotros, desque sentían las grandes estocadas y cuchilladas que les dábamos, no era lejos, y esto fue para mejor flechar y tirar al terrero a su salvo; y cuando estábamos en esta batalla, y los indios se apellidaban, decían en su lengua "al Calachoni, al Calachoni", que quiere decir que matasen al capitán; y le dieron doce flechazos, y a mí me dieron tres, y uno de los que me dieron, bien peligroso, en el costado izquierdo, que me pasó a lo hueco, y a otros de nuestros soldados dieron grandes lanzadas, y a dos llevaron vivos, que se decía el uno Alonso Bote y el otro era un portugués viejo.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 10 Esp (CDH )
      Pues yendo nuestra derrota adelante vimos desde los navíos un pueblo, y antes de obra de una legua de él se hacía una ensenada, que parecía que habría río o arroyo: acordamos de surgir junto a él; y como en aquella costa (como otras veces he dicho) mengua mucho la mar y quedan en seco los navíos, por temor dello surgimos más de una legua de tierra; en el navío menor y en todos los bateles, fue acordado que saltásemos en aquella ensenada, sacando nuestras vasijas con muy buen concierto, y armas y ballestas y escopetas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 8 Esp (CDH )
      Mas luego les hicimos huir, como conocieron el buen cortar de nuestras espadas, y de las ballestas y escopetas el daño que les hacían; por manera que quedaron muertos quince dellos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 7 Esp (CDH )
      Y llevamos quince ballestas y diez escopetas (que así se llamaban, escopetas y espingardas, en aquel tiempo), y comenzamos a caminar por un camino por donde el cacique iba por guía, con otros muchos indios que le acompañaban.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      y mandó Cortés poner en orden los tiros y escopetas y ballesteros, y siempre corredores del campo descubriendo, y los de a caballo y todos los demás muy apercibidos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      e nosotros con los tiros y escopetas, e ballestas e grandes estocadas nos perdíamos punto de buen pelear; y como conocieron las estocadas y el mal que les hacíamos, poco a poco se apartaban de nosotros, mas era para flechar más a su salvo, puesto que Mesa, nuestro artillero, con los tiros mataba muchos dellos, porque eran grandes escuadrones y no se apartaban lejos, y daba en ellos a su placer, y con todos los males y heridos que les hacíamos, no los podíamos apartar.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      He pensado que, para que crean que uno de nosotros basta para desbaratar aquellos indios guerreros que dicen que están en el pueblo de la fortaleza de sus enemigos, enviemos a Heredia "el viejo"; que era vizcaíno, y tenía mala catadura en la cara, y la barba grande, y la cara medio acuchillada, e un ojo tuerto, e cojo de una pierna, escopetero; el cual le mandó llamar, y le dijo: "Id con estos caciques hasta el río (que estaba de allí un cuarto de legua) e cuando allá llegáreis, haced que os paráis a beber e lavar las manos, e tirad un tiro con vuestra escopeta, que yo os enviaré a llamar; que esto hago porque crean que somos dioses, o de aquel nombre y reputación que nos tienen puesto; y como vos sois mal agestado, crean que sois ídolo"; y el Heredia lo hizo según y de la manera que le fue mandado, porque era hombre que había sido soldado en Italia; y luego envió Cortés a llamar al cacique gordo e a todos los demás principales que estaban aguardando el ayuda y socorro, y les dijo: "Allá envío con vosotros este mi hermano, para que mate y eche todos los culúas de ese pueblo, y me traiga presos a los que no se quisieren ir." Y los caciques estaban elevados desque lo oyeron, y no sabían si lo creer o no, e miraban a Cortés, si hacía algún mudamiento en el rostro, que creyeron que era verdad lo que les decía; y luego el viejo Heredia, que iba con ellos, cargó su escopeta, e iba tirando tiros al aire por los montes porque lo oyesen e viesen los indios, y los caciques enviaron a dar mandado a los otros pueblos cómo llevan a un teule para matar a los mexicanos que estaban en Cingapacinga; y esto pongo aquí por cosa de risa, porque vean las mañas que tenía Cortés.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Así como salimos de Cholula con gran concierto, como lo teníamos de costumbre, los corredores del campo a caballo descubriendo la tierra, y peones muy sueltos juntamente con ellos, para si algún paso malo o embarazo hubiese se ayudasen los unos a los otros, e nuestros tiros muy a punto, e escopetas e ballesteros, e los de a caballo de tres en tres para que se ayudasen, e todos los demás soldados en gran concierto.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 275 Esp (CDH )
      Pues desque amaneció, acordó nuestro capitán que con todos los nuestros y los de Narváez saliésemos a pelear con ellos, y que llevásemos tiros y escopetas y ballestas, y procurásemos de los vencer, a lo menos que sintiesen más nuestras fuerzas y esfuerzo mejor que el día pasado.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 274 Esp (CDH )
      Y en fin, con los tiros y escopetas y ballestas, y el mal que les hacíamos de estocadas, tuvo lugar el Ordás de entrar en el aposento; que hasta entonces; aunque quería, no podía pasar, y con sus soldados bien heridos y veinte y tres menos, y todavía no cesaban muchos escuadrones de nos dar guerra y decirnos que éramos como mujeres, y nos llamaban bellacos y otros vituperios.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 274 Esp (CDH )
      Pues quizá aprovechaban mucho nuestros tiros y escopetas, ni ballestas ni lanzas, ni estocadas que les dábamos, ni nuestro buen pelear; que, aunque les matábamos y heríamos muchos Bellos, por las puntas de las picas y lanzas se nos metían; con todo esto, cerraban sus escuadrones y no perdían punto de su buen pelear, ni les podíamos apartar de nosotros.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 113 Esp (CDH )
      Y como desconocieron la voz, se volvieron con su batel, y por más que los llamaron, no quisieron responder; y queríamos les tirar con las escopetas y ballestas, y Cortés dijo que no se hiciese tal, que se fuesen con Dios a dar mandado a su capitán [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 263 Esp (CDH )
      Pues nosotros los que tomamos el artillería no osábamos desampararla, porque el Narváez desde su aposento nos tiraba saetas y escopetas; y en aquel instante llegó el capitán Sandoval y sube de presto las gradas arriba, y por mucha resistencia que le ponía el Narváez y le tiraban saetas y escopetas y con partesanas y lanzas, todavía las subió él y sus soldados [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 235 Esp (CDH )
      Y cuando Montezuma lo supo, tuvo gran contento con aquellas nuevas; porque, como le decían que tenía tantos navíos e caballos e tiros y escopetas y ballesteros, y eran mil y trescientos soldados y dende arriba, creyó que nos perdería.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 200 Esp (CDH )
      A los mexicanos no se les dio nada por aquella respuesta ni fieros, y respondieron que en el campo los hallaría; y el Juan de Escalante, que era hombre muy bastante y de sangre en el ojo, apercibió todos los pueblos nuestros amigos de la sierra que viniesen con sus armas, que eran arcos, flechas, lanzas, rodelas, y asimismo apercibió los soldados más sueltos y sanos que tenía; porque ya he dicho otra vez que todos los más vecinos que quedaban en la Villa Rica estaban dolientes y eran hombres de la mar; y con dos tiros y un poco de pólvora, y tres ballestas y dos escopetas, y cuarenta soldados y sobre dos mil indios totonaques, fue adonde estaban las guarniciones de los mexicanos, que andaban ya robando un pueblo de nuestros amigos los totonaques, y en el campo se encontraron al cuarto del alba; y como los mexicanos eran doblados que nuestros amigos los totonaques, e como siempre estaban atemorizados dellos de las guerras pasadas, a la primera refriega de flechas y varas y piedras y gritas huyeron, y dejaron al Juan de Escalante peleando con los mexicanos, y de tal manera, que llegó con sus pobres soldados hasta un pueblo que llaman Almería, y le puso fuego y le quemó las casas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 264 Esp (CDH )
      [...] todo esto era de noche, que no amanecía, y aún llovía de rato en rato, y entonces salía la luna, que cuando allí llegamos hacía muy oscuro y llovía, y también la oscuridad ayudó; que, como hacía tan oscuro, había muchos cucuyos (así los llaman en Cuba), que relumbraban de noche, e los de Narváez creyeron que eran mechas de las escopetas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 164 Esp (CDH )
      Entonces les dijo Cortés que tales traiciones como aquellas, que mandaban las leyes reales que no queden sin castigo, e que por su delito que han de morir; e luego mandó soltar una escopeta, que era la señal que teníamos apercibida para aquel efecto [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 143 Esp (CDH )
      Y Cortés respondió con alegre semblante, y dijo que bien sabía, desde muchos años antes que a estas sus tierras viniésemos, como eran buenos, y que deso se maravilló cuando nos salieron de guerra, y que los mexicanos que allí estaban aguardaban respuesta pra su señor Montezuma; e a lo que decían que fuésemos luego a su ciudad, y por el bastimento que siempre traían e otros cumplimientos, que se lo agradecía mucho y lo pagaría en buenas obras; e que ya se hubiera ido si tuviera quien nos llevase los tepuzques, que son las bombardas; y como oyeron aquella palabra sintieron tanto placer, que en los rostros se conoció, y dijeron: Pues cómo, ¿por esto has estado, y no lo has dicho?" Y en menos de media hora traen sobre quinientos indios de carga, y otro día muy de mañana comenzamos a marchar camino de la cabecera de Tlascala con mucho concierto, así de la artillería como de los caballos y escopetas y ballesteros, y todos los demás, según lo teníamos de costumbre; y había rogado Cortés a los mensajeros de Montezuma que se fuesen con nosotros para ver en qué paraba lo de Tlascala, y desde allí les despacharía, y que en su aposento estarían porque no recibiesen ningún deshonor; porque, según dijeron, temíanse de los tlascaltecas.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 126 Esp (CDH )
      El cual, como lo supo, juntó obra de diez mil indios, los más esforzados que tenía, y vino a nuestro real, y por tres partes nos comenzó a dar una mano de flechas y tirar varas con sus tiraderas de un gajo y de dos, y los de espadas y macanas y montantes por otra parte; por manera que de repente tuvieron por cierto que llevarían alguno de nosotros para sacrificar; y mejor lo hizo nuestro señor Dios, que por muy secretamente que ellos venían, nos hallaron muy apercibidos; porque, como sintieron su gran ruido que traían, a mata caballo vinieron nuestros corredores del campo y las espías a dar el arma, y como estábamos tan acostumbrados a dormir calzados y las armas vestidas y los caballos ensillados y enfrenados, y todo género de armas muy a punto, les resistimos con las escopetas y ballestas y a estocadas; de presto, vuelven las espaldas, y como era el campo llano y hacía luna, los de a caballo los siguieron un poco, donde por la mañana hallamos tendidos muertos y heridos hasta veinte dellos; por manera que se vuelven con gran pérdida y muy arrepentidos de la venida de noche.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 125 Esp (CDH )
      ¡Oh que mal refrigerio teníamos, que aun aceite para curar heridas ni sal no había! Otra falta teníamos, y grande, que era ropa para nos abrigar; que venía un viento tan frío de la sierra nevada, que nos hacía tiritar (aunque mostrábamos buen ánimo siempre), porque las lanzas y escopetas y ballestas mal nos cobijaban.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 124 Esp (CDH )
      Volvamos a nuestra batalla: pues como comenzaron a romper con nosotros, ¡qué granizo de piedra de los honderos! Pues flechas, todo el suelo hecho parva de varas, todas de a dos gajos, que pasan cualquiera arma y las entrañas, adonde no hay defensa, y los de espada y rodela, y de otras mayores que espadas, como montantes y lanzas, ¡qué priesa nos daban y con qué braveza se juntaban con nosotros, y con qué grandísimos gritos y alaridos! Puesto que nos ayudábamos con tan gran concierto con nuestra artillería y escopetas y ballestas, que les hacíamos harto daño, y a los que se nos llegaban con sus espadas y montantes les dábamos buenas estocadas, que les hacíamos apartar, y no se juntaban tanto como la otra vez pasada; y los de a caballo estaban tan diestros y hacíanlo tan varonilmente, que, después de Dios, que es el que nos guardaba, ellos fueron fortaleza.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 121 Esp (CDH )
      Volvamos a nuestra batalla: que, como había bien una hora que estábamos en las rencillas peleando, y los tiros les debían de hacer mucho mal; porque, como eran muchos, andaban tan juntos, que por fuerza les habían de llevar copia Bellos; pues los de a caballo, escopetas, ballestas, espadas, rodelas y lanzas, todos a una peleábamos como valientes soldados por salvar nuestras vidas y hacer lo que éramos obligados; porque ciertamente las teníamos en grande peligro, cual nunca estuvieron; y a lo que después supimos, en aquella batalla les matamos muchos indios, y entre ellos ocho capitanes muy principales, hijos de los viejos caciques que estaban en el pueblo cabecera mayor; a esta causa se retrajeron con muy buen concierto, y a nosotros que no nos pesó dello; y no los seguimos porque no nos podíamos tener en los pies, de cansados; allí nos quedamos en aquel pueblezuelo, que todos aquellos campos estaban muy poblados, y aun tenían hechas otras casas debajo de tierra como cuevas, en que vivían muchos indios; y llamábase donde pasó esta batalla Tehuacingo o Tehuacacingo, y fue dada en 2 días del mes de septiembre de 1519 años; y desque nos vimos con victoria, dimos muchas gracias a Dios, que nos libró de tan grandes peligros; y desde allí nos retrajimos luego a unos cues que estaban buenos y altos como en fortaleza, y con el unto del indio que ya he dicho otras veces se curaron nuestros soldados, que fueron quince, y murió uno de las heridas; y también se curaron cuatro o cinco caballos que estaban heridos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 119 Esp (CDH )
      Y Cortés mandó a los mismos de a caballo que corriesen tras ellos y que procurasen tomar algunos sin heridas; y luego envió otros cinco de a caballo, porque si hubiese alguna celada, para que se ayudasen; y con todo nuestro ejército dimos priesa y el paso largo, y con gran concierto, porque los amigos que teníamos nos dijeron que ciertamente traían gran copia de guerreros en celadas; y desque los treinta indios que estaban por espías vieron que los de a caballo iban hacia ellos y los llamaban con la mano, no quisieron aguardar, hasta que los alcanzaron y quisieron tomar a algunos dellos; mas defendiéronse muy bien, que con los montantes y sus lanzas hirieron los caballos; y cuando los nuestros vieron tan bravosamente pelear, y sus caballos heridos, procuraron de hacer lo que eran obligados, y mataron cinco dellos; y estando en esto, viene muy de presto y con gran furia un escuadrón de tlascaltecas, que estaba en celada, de mas de tres mil dellos, y comenzaron a flechar en todos los nuestros de a caballo, que ya estaban juntos todos, y dan una refriega; y en este instante llegamos con nuestra artillería, escopetas y ballestas, y poco a poco comenzaron a volver las espaldas, puesto que se detuvieron buen rato peleando con buen concierto; y en aquel encuentro hirieron a cuatro de los nuestros, y paréceme que desde allí a pocos días murió el uno de las heridas; y como era tarde, se fueron los tlascaltecas recogiendo, y no los seguimos; y quedaron muertos hasta diez y siete dellos, sin muchos heridos; y desde aquellas sierras pasamos adelante, y era llano y había muchas casas de labranza de maíz y magüeyales, que es de lo que hacen el vino; y dormimos cabe un arroyo, y con el unto de un indio gordo que allí matamos, que se abrió, se curaron los heridos; que aceite no lo había; y tuvimos muy bien de cenar de unos perrillos que ellos crían, puesto que estaban todas las casas despobladas, y alzado el hato, y aunque los perrillos llevaban consigo, de noche se volvían a sus casas, y allí los apañábamos, que era harto buen mantenimiento; y estuvimos toda la noche muy a punto con escuchas y buenas rondas y corredores del campo, y los caballos ensillados y enfrenados, por temor no diesen sobre nosotros.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 114 Esp (CDH )
      [...] que para nosotros los pobres soldados no habíamos menester ninguno, porque en aquel tiempo no teníamos que llevar, porque nuestras armas, así lanzas como escopetas y ballestas y rodelas, y todo otro género dellas, con ellas dormíamos y caminábamos, y calzados nuestros alpargates, que era nuestro calzado, y como he dicho siempre, muy apercibidos para pelear [...].
    • 1593 Guadix, D. RecopilNombres arábigos Esp (NTLLE)
      escopeta llaman en España y Italia ael arcabuz para caça, combiene a saber, con que se tira a aues o aotra cosa de caça. No es arábigo, como algunas personas an pensado, sino bocablo italiano, porque es un diminutiuo formado alaitaliana, y deduzido deste nombre escopa, que en italiano significa 'escoba'. Assí que escopeta significará en italiano lo que en español este nombre escobilla. Devieron de llamarla assí porque, tirando con buen recaudo de perdigones, varre o abarre quantas aues y caça coge por delante, y por este efecto lallamaron los italianos escopeta, que como acabo de dezir significa escobilla.
    • 1599 Alemán, M. Guzmán Alfarache I [1992] Esp (CDH )
      Aderezaron la recámara, * y era cosa de alegría ver tanto bullicio: cuál que lleva los galgos de traílla, cuál va con los podencos y hurona, cuáles llevan halcones, cuál el búho, cuál su escopeta al hombro o la ballesta, otros con las acémilas cargadas; todos iban de trulla, * alborotados con la fiesta.
    • 1599 Alemán, M. Guzmán Alfarache I [1992] 298 Esp (CDH )
      mezclan, baptizan y ligan como les parece sustitutos de calidades y efetos diversos, pareciéndoles que va poco a decir desto a esotro, siendo al contrario de toda razón y verdad, con que matan los hombres haciendo de sus botes y redomas escopetas, y de las píldoras, pelotas o balas de artillería. *
    • 1602 Vega Carpio, F. L. Rimas [2003] 108 Rimas Esp (CDH )
      Gente llama la caja belicosa / cuando se dora y limpia la jineta, / y cuando la ballesta o la saeta / señal es de la caza codiciosa; / cuando desnuda de la vaina ociosa, / la espada el cortesano honor le aprieta, / cuando se limpia el tiro o la escopeta, / señal es de la guerra sanguinosa; / y cuando el arco de marfil bruñido / de sus dientes Lucinda los despojos, / con la saeta de su lengua asido, / señal es que a matar y a dar enojos; / si no, es arco del cielo que ha salido / a serenar la lluvia de mis ojos.
    • 1603 Luque Fajardo, F. Fiel desengaño [1955] II, 117 Esp (CDH )
      Esta es rica sementera con que sale de lacería la pobreza humana; y juntamente éstas son armas dobles contra el poderío del infierno, como dice el Apóstol; porque en la espiritual lucha no se vence a poder de espadas ni escopetas.
    • 1603 Rojas Villandrando, A. Viaje Entretenido [1977] Esp (CDH )
      Y así mandé ensillar un hermosísimo caballo para mí y otros para mis criados y, mandando a los monteros aparejasen y sacasen las redes, traillasen los perros, cargasen las escopetas, comencé con todos estos instrumentos de caza a rodear y buscar el monte, de suerte que en breve tiempo cazamos mil animales de diferentes especies.
    • 1604 Jiménez Patón, B. Elocuencia [1604] 452 Esp (CDH )
      No será malo poner a la margen algunas señales, como habiendo de tratar de nave una áncora, de guerra una pica, o escopeta; y ayuda mucho haber escrito lo que ha de decorar el mismo que lo decora; repasar de parte de noche, y luego repetir por la mañana, da mucha firmeza a lo decorado, lo cual todo sé de experiencia, y es dotrina de Quintiliano, lib. II, cap. segundo. *
    • 1604 Palet, J. DiccLengEspFranc Esp (NTLLE)
      Escopeta, Harquebuz.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Ayudó Sancho por su parte a la soltura de Ginés de Pasamonte, que fue el primero que saltó en la campaña libre y desembarazado, y, arremetiendo al comisario caído, le quitó la espada y la escopeta, con la cual, apuntando al uno y señalando al otro sin disparalla jamás, no quedó guarda en todo el campo, porque se fueron huyendo, así de la escopeta de Pasamonte como de las muchas pedradas que los ya sueltos galeotes les tiraban.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Y la orden que llevaban era ésta: iba primero el carro, guiándole su dueño; a los dos lados iban los cuadrilleros, como se ha dicho, con sus escopetas; seguía luego Sancho Panza sobre su asno, llevando de rienda a Rocinante.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Colgó Cardenio del arzón de la silla de Rocinante, del un cabo, la adarga y, del otro, la bacía, y por señas mandó a Sancho que subiese en su asno y tomase de las riendas a Rocinante, y puso a los dos lados del carro a los dos cuadrilleros con sus escopetas.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )

      [...] venían ansimismo con ellos dos hombres de a caballo y dos de a pie: los de a caballo, con escopetas de rueda, y los de a pie, con dardos y espadas [...].

    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )

      Y, diciendo y haciendo, arremetió con él tan presto, que, sin que tuviese lugar de ponerse en defensa, dio con él en el suelo malherido de una lanzada; y avínole bien, que éste era el de la escopeta.

    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      y al tiempo que Sancho llegó a mirarle la boca, arrojó de sí, más recio que una escopeta, cuanto dentro tenía y dio con todo ello en las barbas del compasivo escudero.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Pero engañose mucho en su creencia, porque apenas comenzó a amanecer, cuando llegaron a la venta cuatro hombres de a caballo, muy bien puestos y aderezados, con sus escopetas sobre los arzones.
    • 1605 Hidalgo, G. L. Diál entretenimiento [2007] Esp (CDH )
      Traedme una escopeta, que con ella y esa cuenta de perdones sacaré yo un alma en una ave Maria, sin rezarla.
    • 1605 Hidalgo, G. L. Diál entretenimiento [2007] Esp (CDH )
      Salió la Guerra como mujer briosa, con su peto y espaldar y morrión, una escopeta en el hombro, y en la mano un alfanje desnudo, tinto en sangre, y esta letra:
    • 1605 Hidalgo, G. L. Diál entretenimiento [2007] fol. 80r Esp (CDH )
      Eso creo yo, que como los de tu oficio no tenéis alma, debéis de rezar vuestras devociones a tiro de escopeta.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )
      Y así volvieron luego huyendo, porque en oyendo una escopeta huyen luego, aunque ya muchos de los indios las traen de las que han cogido a los españoles que han muerto.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )
      Y salieron como treinta hombres de a caballo con sus escopetas y dieron sobre ellos y mataron algunos de la primera rociada.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )
      Y sacó tres escopetas la doña María y las cargó y aderezó, porque la tiraba ella mejor que nosotros; y tomó cada uno la suya y así estuvimos toda la noche en centinela y no vinieron por entonces los indios.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )
      [...] las cuales anduvieron por tierra de continuo con las armas a cuestas, en muchas partes del camino les hicieron resistencia, aunque luego como los indios oían las escopetas huían diciendo que eran dioses y tiraban rayos, y como veían el fuego de la escopeta desde lejos y veían caer tantos indios muertos entre ellos, luego iban huyendo.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )
      Aquí, como en Guaira, hay unos cocos; se crían debajo de la tierra y por tiempo revientan, y con tanto ruido como si dispararan una escopeta; y dentro de ellos hay unas puntas de cristal de todos colores y tan labradas y vistosas, que es maravilla de ver.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )
      Caen las ranas dentro del agua y por tiempo viene el agua a convertir aquella madera en pedernal, tan fino que se saca de él fuego; y por ser tan fino, no usan otros en las escopetas; de manera que la rama que está fuera del agua es madera, y lo que está en el agua pedernal.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )
      Y como los vimos andar peleando, quisimos ir a ayudarlos, y como no había escopetas y los indios eran muchos, nos descubrieron a nosotros, y porque no nos juntásemos con los otros, vinieron a nosotros muchos indios; y los dos hombres dijeron que nos matarían si los esperábamos, porque traían lanzas y nosotros no teníamos más que las espadas, y que como a puercos nos alancearían. /
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] 25 Pe (CDH )
      Aquí en este sitio, con unos ramos taparon el camino y los diecisiete soldados, como los ingleses iban subiendo la cuesta, los iban tirando a puntería de las escopetas, y así mataron más de trescientos ingleses y sus cuerpos y jubones de gamuza estaban por aquella cuesta cuando yo pasé.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )
      y lo que hacía era tomar una escopeta y salir al monte y tiraba a una vaca, que hay muchas cimarronas, que es decir sin dueño; y traíala a casa a pedazos y comíamos vaca cocida y vaca asada y vaca guisada y todo era vaca.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] Pe (CDH )

      En busca de estas minas vino don Francisco Pizarro; habiendo primero, para llegar aquí, pasado muchos trabajos en las batallas que tuvo con los indios, porque como eran tan pocos españoles y los indios en tanta multitud que cubrían la tierra; y la distancia del camino que anduvieron, tanta, que hay seiscientas treinta leguas desde el puerto de Manta hasta aquí; las cuales anduvieron por tierra de continuo con las armas a cuestas, en muchas partes del camino les hicieron resistencia, aunque luego como los indios oían las escopetas huían diciendo que eran dioses y tiraban rayos [...].

    • c1607 Juan Bautista Concepción (Juan García López) Orígenes Descalcez [1997] Esp (CDH )
      De día, con la scopeta al hombro y montera de camino, iban a caza.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast (NTLLE)
      Escopeta, género de arcabuz con el que se tira a puntería [...]
    • 1600-1612 Ledesma, A. Conceptos espirituales I [1969] 200 Esp (CDH )
      / La Cruz sirue de escopeta, / su dulce vista de valas, / de poluora su dotrina, / y de fuego sus palabras.
    • 1600-1612 Ledesma, A. Conceptos espirituales I [1969] 127 Esp (CDH )
      / Soys escopeta, que el hombre / sin esperar à reseña, / deue traer siempre al ombro, / pues ve, que viue en frontera.
    • 1600-1612 Ledesma, A. Conceptos espirituales I [1969] 134 Esp (CDH )
      / Canal, baculo, carroça / arado, posta, escopeta, / esposa, pluma, montante, / açadon, cama, vihuela.
    • 1612 Mira Amescua, A. Esclavo demonio [1984] Esp (CDH )
      (Apúntale la escopeta.)
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] Esp (CDH )
      Pero don Sancho, cansado va de tanta turbación, ayudado más que ellas para vencer el rezelo de la naturaleza varonil, quiso ser el primer interlocutor del diálogo. y al tiempo que yva a pronunciar «Quién soys, mugeres?» con ardiente desseo de saber si era aquello por lo que tanto su coraçon le importunava, oyó a sus espaldas ruydo de espadas, y bolviendo los ojos vio que dos caçadores, de los que en su compañía salieron, se acuchillavan sobre quál dellos avía de tirar con una escopeta, que era la mejor de las que allí venían y entre todas por tal escogida. *
    • 1623 Almansa Mendoza, A. Relaciones 1623 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )
      Y al duque de Buckingham: doce caballos españoles, cuatro moriscos, cuatro yeguas y diez potros encubertados de mantas de terciopelo carmesí guarnecidas de oro, y entre espadas y escopetas cincuenta, y un cintillo de diamantes de valor de treinta mil escudos.
    • 1623 Almansa Mendoza, A. Relaciones 1623 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )
      Su majestad presentó al príncipe, y el marqués de Flores de Ávila, su primer caballerizo y gentilhombre de su cámara, en su nombre, dieciocho caballos españoles, seis moriscos, seis yeguas de vientre, y veinte potros encubertados con mantas de terciopelo carmesí, guarnecidas y largueadas de pasamanos de oro y escudos de sus armas, y el uno de ellos con silla de borrenes, y los demás aderezos bordados de perlas riquísimas, tan digna de su majestad como de su alteza, y dos garañones con las hembras, y una pistola y espada y daga, y aderezo de ellas de diamantes de gran estimación, ochenta escopetas, igual número de ballestas con que había servido el duque de Medinasidonia, y la espada y pistola el de Osuna, a su majestad, y cien espadas escogidas entre todas las de la corte; y el príncipe dio al marqués de Flores una excelente joya de diamantes.
    • 1624 Góngora Argote, L. Poesías 1624 [2000] 593 Poesías Esp (CDH )
      Doctor barbado, crüel / como si fuera doctora, / cien enfermos a esta hora / se están muriendo por él; / si el breve mortal papel / en que venenos receta / / no es taco de su escopeta, / póliza es, homicida, / que el banco de la otra vida, / al seteno vista, aceta.
    • 1624 Paravicino, H. Oración fúnebre fray Simón [1994] 136 Esp (CDH )
      Al olor del cebo dulce, o a la armonía del reclamo, admiten la prisión muchas avecillas, que al trueno de una escopeta, bien que sagrado nombre (séame lícito decirlo así) de los Boanerges * de España, todo el horizonte suelen huir.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] Esp (CDH )
      Resolvimos el caso, y enterado cada uno en lo que le tocava, antes de dar sospecha con nuestra detención, haziendo muestras de que nos despedíamos, mi camarada y el criado rompieron por en medio, y al passar, alargando las manos, asieron por los cañones de las dos escopetas que llevavan al hombro, y apretando los puños y las espuelas a las mulas a un mismo tiempo, arrancándoselas con presteza notable, les dexaron sin ellas.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] Esp (CDH )
      Traían entrambos dos chuços en las manos, si bien luego al principio creí que eran escopetas, y sin hablar palabra, en llegando más cerca, començaron juntos a disparar torvellinos de piedras.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] Esp (CDH )
      sacó el cañón de una escopeta larga, y el verla y su estampido llegó sobre nosotros en un punto.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] Esp (CDH )
      Esto nos refirió el villano con mucho regozijo, mientras mi amigo y yo, advirtiéndolo todo, visto que eran seys guardas las que le acompañavan, las quatro con espada, las dos con escopeta, sin perdernos de ánimo, si bien el riesgo era notorio, acordamos su salida mejor con más sano consejo.
    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] II, 185 Esp (CDH )
      Pero a la madrugada, bolviendo a su porfía, retirando los seys, passaron el barranco casi trescientos turcos; los quales, con escopetas y arcos, vinieron acercándose con muy gentil denuedo.
    • c1630 Rojas Zorrilla, F. Obligados [1963] Esp (CDH )
      Sale GANCHUELO con cinco hombres con máscaras, espadas y broqueles y una escopeta
    • c1630 Rojas Zorrilla, F. Obligados [1963] 104 Esp (CDH )
      ºPues con el plomo no hay hombre valiente; / cardar agora la pistola quiero; / (Cargue la escopeta.
    • c1630-1636 Calderón Barca, P. Vida es sueño [2003] Esp (CDH )
      Sale Clotaldo con escopeta, y Soldados, todos con los rostros cubiertos.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] 184 Co (CDH )
      Fue a su comisión el Campuzano y vuelto a esta ciudad a dar cuenta, vinieron tras él quejas en razón de salarios, por lo cual el visitador lo mandó prender y estándolo en la cárcel de la ciudad, un domingo se salió de ella y se fue a San Augustín llevando consigo a un negro trayendo la espada y la escopeta.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] 249 Co (CDH )
      Allí hallamos escopetas hendidas por medio, que las cortaban con arena y agua y un hilo de algodón.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] Co (CDH )
      Supo que estaba en una estancia de la otra banda del río de Gualí, tomó una escopeta cargada y fue en busca de él y llegado a ella, aunque la noche era obscura, fue sentido de los perros y de la gente de la casa, con lo cual y con los perros cargó el Francisco Vela sobre de él y yendo en retaguardia de su gente que llevaba y no paró hasta quitarle la escopeta que traía, y como conoció que era el don Francisco Tafur su cuñado, preguntóle qué era lo que buscaba y adonde iba.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] Co (CDH )
      Aceptó el regidor el convite, fuéronse juntos y después de haber comido, le llevó a la sala de las armas, adonde tenía muchas escopetas, pólvora y plomo, lanzas partesanas, petos, fuertes morreones, cotas de malla, muchas espadas y algunos montantes, en conclusión, una sala de todas armas.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] 168 Co (CDH )
      Dejó sin máscara el amancebamiento del licenciado Orozco y que por su causa estaba revuelta la tierra y que muchos padecían injustamente culpándolos en el alzamiento que se trataba, siéndolo el fiscal el autor de tales movimientos y escándalos y de los muchos daños que de ellos había resultado, todo esto por sus fines, y para en prueba de lo que tenía dicho, se hallaron en casa del capitán fulano mucha cantidad de armas, como eran escopetas, espadas, lanzas, partesanas, petos fuertes, pólvora y plomo y otras armas recogidas allí por orden del dicho fiscal, y que de todo daba noticia al Real Acuerdo, y que se le diese por testimonio para que en ningún tiempo le parase perjuicio, y que si sobre esta razón le querían quitar la cabeza como le habían amenazado, que lo estimaría por dejarlo a sus hijos por privilegio, que moría como leal vasallo de su rey y señor, y que con lo dicho descargaba su conciencia y que la petición que se había hecho para pedir la persona del licenciado de Monzón, era para asegurarle la vida que tenía en mucho riesgo, queriéndole ahorcar o dar garrote de secreto.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] 162 Co (CDH )
      Llegaron a la venta de Alcocer adonde comieron bien y bebieron mejor; con este calor salieron a pasearse por la sabana, con las escopetas cargadas comenzaron a disparar tiros, diciendo este para fulano, este otro para sutano, con este le tengo de quitar la hija a fulano, yo con este el cofre a mengano, nombrándolos a todos por sus nombres.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] Co (CDH )
      Supo que estaba en una estancia de la otra banda del río de Gualí, tomó una escopeta cargada y fue en busca de él y llegado a ella, aunque la noche era obscura, fue sentido de los perros y de la gente de la casa, con lo cual y con los perros cargó el Francisco Vela sobre de él y yendo en retaguardia de su gente que llevaba y no paró hasta quitarle la escopeta que traía, y como conoció que era el don Francisco Tafur su cuñado, preguntóle qué era lo que buscaba y adonde iba.
    • c1638 Rojas Zorrilla, F. Entre bobos [1995] Esp (CDH )
      LUCAS Yo soy, señor don Antonio / de Contreras, un hidalgo / bien entendido, así, así, / y bienquisto, tanto cuanto; / soy ligero luchador, / tiro una barra de a cuarto, / y aunque pese cuarto y libra, / a más de cuarenta pasos; / soy diestro como el más diestro, / espléndidamente largo, / por el principio atrevido / y valiente por el cabo; / de la escopeta en las suertes / salen mis tiros en blanco, / y puedo tirar con todos / cuantos hay, del rey abajo; / canto, bailo y represento, / y si me pongo a caballo, / caigo bien sobre la silla, / y de ella mejor si caigo; / si en Zocodover toreo, / me llaman el secretario / de los toros, porque apenas / llegan, cuando los despacho.
    • 1641 Vélez Guevara, L. Diablo [1999] Esp (CDH )
      Y dejándolos empelotados, se salieron don Cleofás y el Cojuelo de la venta al camino de Andalucía, quedándose abrasando a cuchilladas la compañía, que fuera un Roncesvalles del molino del papel si el ventero no llegara con la Hermandad en busca de los dos que se fueron para prendellos, con escopetas, chuzos y ballestas; y hallando esta nueva matanza en su venta, y jarros, tinajas y platos hechos tantos en la refriega, los apaciguaron y prendieron a los dichos representantes para llevarlos a Ciudad Real, habiendo de tener otra pelaza más pesada con el alguacil que los traía a Madrid por orden de los arrendadores con comisión del Consejo.
    • 1641 Vélez Guevara, L. Diablo [1999] 32 Esp (CDH )
      Vuelve los ojos y mira aquel cazador mentecato del gallo, que está ensillando su rocín a estas horas y poniendo la escopeta debajo del caparazón y deja de dormir de aquí a las nueve de la mañana por ir a matar un conejo que le costaría mucho menos aunque le comprara en la despensa de Judas.
    • 1644 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1644 [2002] Avisos Esp (CDH )
      A media legua salieron a él dos Hombres con Máscaras i, pidiéndole el dinero, él se resistió i con sólo vn tiro de Escopeta los mató entrambos.
    • 1621-1644 Quiñones Benavente, L. Capeadora II [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      Sale Arrumaco con dos escopetas colgando de las faldriqueras.
    • 1621-1644 Quiñones Benavente, L. Capeadora II [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      Arrumaco No será sino entremés, / que se acaba, si se acerca, / con baile de perdigones / y música de escopetas.
    • 1646 Anónimo Estebanillo González [1990] Esp (CDH )
      Venían todos cargados de chuzos y escopetas, y antes que fuesen descubiertos de mí ya me habían atajado los pasos; y quedé en manos de villanos, que de las desdichas que suceden a los hombres esta es una de las mayores.
    • 1698 San Agustín, G. Conquistas Filipinas [1975] Esp (CDH )
      Salió de él y de la parte de tierra tanto número de combatientes, que pasaron de tres mil; y dos mil de ellos traían arcabuces al uso de los macasares, que son en forma de escopetas de cañones reforzados y cortos de coz, que se disparan sin arrimar al pecho.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )
      El indio don Martín Can, con vna escopeta que le dieron porque él la pidió, hazía prodigios; pues no encañonava a indio que no le derribasse; y es cosa bien de admirar el que no aviendo manejado semejantes armas en su vida, tirasse con tal destreza, que a vn indio que se acabava de arrojar al agua separado de los demás, viéndosele solo la cabeça, le encañonó y nunca más bolvió a verse.
    • 1705 Sobrino, F. DiccNEspFranc Esp (NTLLE)
      Escopeta, f. Fusil.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Ve (CDH )
      [...] el Francisco Guerrero llevaba vna escopeta y vn fino pistolete, y sin perder el ánimo empezó a retirarse, haciendo cara a los indios con las dos armas de fuego, disparando la vna, mientras el indio le cargaba la otra, y de esta suerte, sin dexar que los bárbaros se le pusiessen cerca, aviendo muerto a cinco de ellos, tuvo lugar para ponerse en salvo, llegando aquella noche a Noroguto [...].
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 246 Ve (CDH )
      [...] y llegados a las casas, Francisco Maldonado, para hacer espaldas a los compañeros, ocupó vn altillo, que dominaba el valle, con vna escopeta en las manos, mientras los otros, ignorantes del engaño que avía dispuesto la trayción, se ocupaban en recoger las gallinas [...].
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 246 Ve (CDH )
      [...] y herido Burgos en el rostro y atravesado de vna flecha por los lomos Pedro García Camacho, tomaron a buen partido la fuga, por no perder todos la vida en la demanda, pues aunque Francisco Maldonado disparó sobre los indios repetidas vezes su escopeta, solo sirvió de aviso para el socorro [...].
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 246 Ve (CDH )
      [...] porque ignorante Losada de lo que avía passado, oyendo la repetición de los tiros de escopeta, mandó a Francisco Infante que con Estevan Martín, Francisco Sánchez de Córdova, soldados de a cavallo, y otros diez hombres de a pie, fuesse a inquirir la causa de aquella novedad no imaginada [...].
    • 1733 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, V [2003] Esp (CDH )
      Tómense dos u tres balas de calibre inferior al hueco de la pistola (o sea, escopeta o carabina), échese debaxo de ellas poca porción de pólvora y mucho mayor sobre ellas.
    • 1733 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, V [2003] 223 Esp (CDH )
      Este estrépito tanto es mayor, quanto el nublado es más denso; porque este hace mayor resistencia a la dilatación de el aire inflamado, de el mismo modo que en la escopeta hace la pólvora mucho mayor ímpetu y estruendo estando bien ajustada la bala y el taco, porque entonces resisten más que quando están floxos.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] Pe (CDH )
      Gómez se hizo cargo de 200 españoles, treinta caballos y 3.000 Indios, y lo primero que hizo fué enviar algunos indios a reconocer qué gente tenía Urbina, y hallaron que se componía su campo de 200 infantes españoles, 50 caballos y 5.000 indios; 80 arcabuces, 100 picas y 20 escopetas, 2 tiros pequeños y muchas pistolas.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 423 Pe (CDH )
      Era ya público en esta Villa que León de Morla y Alfonso Ranjel tenían excesiva cantidad de oro y plata para llevar adelante la guerra, que intentaban brevemente comenzarla; que tenían 860 españoles, 300 indios y 40 negros, muchos arcabuces y escopetas y otras armas, 30 caballos, munición y bastimentos en abundancia.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 159 Pe (CDH )
      Pasados algunos días sanó de sus heridas el Capitán Villarroel, y juntando a todos los moradores que andaban escondidos, los animó, escribió a los leales de Chuquisaca y demás que moraban en los contornos de Potosí, pidiéndoles favor, y muchos acudieron con arcabuces, escopetas, picas y otras armas; con esto se previnieron para ir en alcance de Urbina, el que vino segunda vez a esta villa con ánimo de arruinarla; una legua antes de llegar supo cómo los moradores estaban en arma, por lo cual con su gente se entró en una Quebrada que hoy se llama Jesús Valle; aquí se fortaleció Urbina más por conservar lo robado y por servir a Pizarro, de donde con sus caballos por espacio de cuatro meses dió tanto horror a los de esta Villa que no tuvieron una hora de quietud, pues a todas se vían con peligro de ser despedazados; y llegó a tanto que se suspendió la labranza de Minas, y aun se pensó en desamparar el Pueblo.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 385 Pe (CDH )
      Así, estando prevenidos, llegó el Corregidor; y como viesen a punto la resistencia, soltó la capa (porque así consejaron los suyos), y arremetiendo a la primera hilada donde estaban ocho portugueses en la mitad de la calle, los mataron a todos a balazos, y antes mataron ellos tres de los contrarios con sus escopetas.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      Escopeta. s. f. Arma de fuego bien conocida, que se compone de un cañón puesto en una caja de madera, que tiene en la cabeza una que llaman culata, y en ella en la parte donde empieza en cañón se fija una llave con su disparador, para poder disparar, entrando el fuego ù chispa por un agujerito que tiene el cañón. [...]
    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] 364 Esp (CDH )
      / Despáchanse algunas postas, / que dispara una escopeta, / y recibe un gran Ministro / ciertos pliegos de una resma.
    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] Esp (CDH )
      Sorbido los hijares en una lobi-ropilla, más afeytada que carrillos de capón, faxados los lomos con un capote, más calbo que bola de trucos, con lo pícaro a manchas, lo zaino a remiendos, lo Estudiante a borrones, y lo docto en sombras, se vino a mí el otro Martes (que estaba aprendiendo a mentir con la cartilla de la Gazeta en las Gradas de San Felipe) un Escolar Gualda, tan enxuto, que le presumí cecina del otro siglo, tan largo, que se podía devanar, y tan seco y amolado, que descansadamente podía bañarse en el cañón de una escopeta.
    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] Esp (CDH )
      Sin más pensamiento, ni más deleyte que asustar con mi escopeta los pocos conejos que se emboscan en el espeluzado monte de los perales, andaba yo una mañana, y cerca del medio día, quando me arrancó de la gustosa solicitud un rumor confuso, balbuciente, y revuelto de una irregular mezcolanza de solfas y berridos.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      cañones viejos de escopetas y arcabuces antiguos sin llaves ni más cajas que un pedazo de palo contra el cual estaban amarrados con un cordel, de suerte que algunas veces los vimos disparar teniéndolo uno y apuntado, mientras que otro le ponía fuego.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      33. A cada una de estas armerías sería conveniente destinarle dos o tres baleros con moldes, para que se fundiesen de todos tamaños las balas que fuesen necesarias, y una porción de piedras de chispa propias para cada especie de armas, porque allá no las hay, y suele haber ocasiones en que la piedra para una escopeta de caza vale cuatro reales de aquella moneda; a este precio, y después a dos, vendieron los criados de los franceses que fueron en nuestra compañía porciones que llevaban para el uso de sus armas y diversión de la caza; en Lima las vimos valer a real y medio, y a dos, moneda de aquel país.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] 101 Pe (CDH )
      Pues en Trujillo consistía el cuerpo de guardia principal, que estaba en las casas del Cabildo y Caja Real, haciendo frente a una de las fachadas de la plaza, en dos cañoncitos de a libra de calibre, de bronce, y hasta 10 ó 12 cañones de escopetas viejas y arcabuces antiguos, atados a pedazos de palo en la forma que queda dicho, y lo demás se reducía a lanzas, unas mal dispuestas, otras algo mejor, y, por la mayor parte, a palos largos, en la forma que se cortan del monte, con un pedazo de hierro agudo al extremo.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      3. La única compañía que tenía armas y se hallaba en buena disposición era la de forasteros, porque componiéndose toda de europeos, que son los que trafican, a ninguno le falta a lo menos escopeta, que llevan siempre consigo más por el gusto de cazar en los lugares donde hacen posada, que por la necesidad de ella para defenderse o guardar su hacienda.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Pe (CDH )
      De suerte que, cual tenía una tercerola, cual una escopeta de caza, cual un arcabuz y cual una pistola, y aun así fue preciso que los 12 hombres restantes llevasen lanzas.
    • 1758 Isla, J. F. Fray Gerundio [1992] 842 Esp (CDH )
      Ni en los nuestros nos faltan ejemplares de augustísimas princesas que no dan menos muestras de su pericia y de su valor en el bosque que de su penetración y de su profunda política en el gabinete, tan felices en los aciertos de la escopeta como diestras en la puntería de los negocios.
    • 1758 Isla, J. F. Fray Gerundio [1992] Esp (CDH )
      Y, diciendo y haciendo, fue y le quitó la escopeta con una bondad y con una sanidad de corazón que al colegial le dejó prendado.
    • 1758 Isla, J. F. Fray Gerundio [1992] Esp (CDH )
      escopeta, bolsas, dos podencos y cuatro perdices, que llevaba en una red de hilo harto bien tejida, pendiente de un cordón de seda que, a manera de banda, le cruzaba desde el hombro derecho hasta el ijar izquierdo, eso se supone.
    • 1763 Cruz, R. Civilización [1915] Esp (CDH )
      Soldado tampoco, / porque no trae escopeta / ni espadín.
    • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] Ec (CDH )
      Esta llega en todo el partido a 1.100 personas, entre ellas algunas ejercitadas en el uso de la escopeta, con la que hacen grandes cacerías, y 235 capaces de tomar las armas en caso de necesidad.
    • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] Ec (CDH )
      todos tienen sus lanzas y machetes, y sólo se encuentran entre toda esta gente 28 escopetas y algunas espadas y sables.
    • c1775 Anónimo Guía nueva [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      ) / Los petimetres de ahora / hacen lo que la escopeta; / que cargada de salvado, / no hace estrago, pero suena.
    • 1774-1778 Cadalso, J. Cartas marruecas [2000] Esp (CDH )
      Viendo que iba anocheciendo, me pareció mejor irme a pie con un criado, y cada uno su escopeta, al lugar y pasar la noche en él, durante la cual se remediaría el fracaso y descansaríamos los maltratados.
    • 1755-1779 Caulín, A. HNueva Andalucía I [1966] Ve (CDH )
      Todos son carnivoros, hacen notable daño à los Ganados, y por eso los persiguen los criadores, saliendo en quadrillas con lanzas, y escopetas, luego que tienen noticia, de que alguno anda cebado en sus cercanías.
    • c1780 Anónimo Atención señores [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      / Esta es una casta / que si carne halla, / comen sin reparo, / sea buena o mala; / y como aquél huele / lejos la escopeta, / éstos, los maridos, / de más de una legua.
    • 1784 Arroyal, L. Epigramas [1784] 148 Esp (CDH )
      Un vestido me has de hacer, / Sebastian, para Pauleta, / y la anchura ha de tener / como un cañon de escopeta.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 569 Ec (CDH )
      Quiso Plácido varias veces disparar la escopeta, que aunque era buena y estaba corriente, siempre le faltó, hasta que cansado de porfiar con ella, trasladándola al brazo izquierdo, ella se disparó por sí misma, sin herir á ninguno.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 454 Ec (CDH )
      No le pareció bastante el instrumento para defenderse de tanta chusma, y echando prontamente mano de una escopeta que tenía preparada con ocasión de la guardia que hacía á Tuinra, la disparó, no se sabe si apuntando determinadamente á alguno de los indios; lo cierto es que no hirió á ninguno, y que al estampido huyeron todos los indios, no sólo los que estaban dentro de la casa, pero también los que cercaban con teas y lanzas para que ningún viracocha escapase.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 454 Ec (CDH )
      Con esto salió el catalán del aprieto, y el tiro de la escopeta del negro le vino en la ocasión más oportuna para no caer en las manos de los traidores.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Acabada la zufa, salió el negro de casa con su sable y escopeta á reconocer el lugar, y no halló en todo el pueblo más que á un indio llamado Joaquín Penené, que había traído el padre de Aguarico, el cual, como le quisiesen matar los indios del Jesús por no ser de ninguna de sus parcialidades, pudo conservar la vida subiéndose como un ratón por una palma.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Maqueye, agarrándose de la escopeta de Correa, le dijo: «¿Vive el P. Manuel?» «Sí vive, respondieron los indios de Santa Rosa, y por eso no te matamos.» «No hubierais hecho sino lo que yo merecía, dijo reconocido Maqueye.» En esto entré yo y les aseguré del perdón, y sosegué sus temores.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Cuando salían á tierra fomentaba con algunos espíritus al padre, que regularmente al salir quedaba desmayado, y tomando su escopeta traía algún pajarito para su regalo.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Mas acordándose de San Francisco Xavier, y encomendándose muy de veras al santo, levantó la escopeta que había tenido oculta, y puesta la llave en el gatillo, daba vueltas apuntando á los más cercanos y diciendo: «No te acerques, que te mato.» Con esto gritaban más los infieles, pero se recelaban y no pasaban adelante por el temor de ser heridos.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 568 Ec (CDH )
      Mas no quiso San Xavier que diese lumbre la escopeta y muriese el viejo que había de ser ocasión de la salvación de muchas almas.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Vinieron los demás en ello, y echando al agua la escopeta y soltando la canoa, comenzaron á bogar río arriba.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 569 Ec (CDH )
      Y en particular Plácido atribuyó al santo que no se hubiese disparado la escopeta cuando apuntaba al viejo y al montón, y que al pasarla de un brazo á otro diese, sin daño alguno, tal estampido que bastase á sacarlos del apuro.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 573 Ec (CDH )
      Este les recibió con toda benignidad, acariciándoles cuanto pudo, y más á la niña que traían; y dando orden para que se sentasen, habló al cacique de esta suerte: «Mucho tiempo há, buen Anacachuja, que deseaba conocerte y ser tu amigo. Mucho me alegro verte ahora en mi pueblo para que conozcas por experiencia que te quiero.» «Padre, respondió el cacique como abochornado, yo te quiero, pero aquel tu mozo es malo, pues nos quiso matar con la escopeta acechándonos entre las yucas.»
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Alcanzaban como un tiro de fusil, y tenían la ventaja de que los indios menudeaban mucho más con ellas que los más diestros soldados con sus escopetas.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Los Xeveros, Yameos, Masamaes, Payaguas, Pevas, Ticunas y Cavachis se distinguían en preparar y disponer lancillas envenenadas como baquetas de escopeta, y para que el veneno no perdiese nada de su fuerza ó se exhalasen, hacían ciertos manojitos de ellas metiendo sus puntas en unos canutillos con que la conservaban en su vigor y actividad.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Iba delante el sargento con dos ó tres indios y un soldado con su escopeta.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      No bastó toda esta precaución en caminar por aquellos bosques para que en el año de 1738 no cogiesen á ochenta indios con cuatro soldados hacia las cercanías del Marañón los indios Masamaes que, haciendo cerco, cantaban ya la victoria contra los cristianos, y hubieran sido éstos oprimidos de la multitud de bárbaros si con los tiros de las escopetas no hubieran logrado cortar el cerco y abrir camino para desembarazarse de los enemigos.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Si la entrada se hacía por disposición del gobernador con motivo de algún castigo, cercada la casa, comenzaban á tocar las cajas y al mismo tiempo entraban dos ó tres soldados disparando sus escopetas, y al estruendo intenso y repentino de los fusiles y á la novedad del ruido de las cajas, quedaban por lo común aturdidos los que estaban en la casa.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      En las ciudades de Borja y de Lamas hacían lo mismo los indios en sus velas, pero se añadía una ronda de españoles que de día y de noche daban vueltas á la iglesia y discurrían por la ciudad armados con escopetas y sables.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 454 Ec (CDH )
      Había en él una escopeta, pero sin llave, y apuntando con ella y gritando jala, jala, se pudo defender por algún rato con el cañón de la escopeta.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Aquí el valiente capitán que quería enseñar á gobernar indios con su escopeta y pistolas, no hallaba seguridad en parte ninguna ni podía dormir de miedo de los indios.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Pero no cayó de ánimo, antes encomendándolo á Dios, se puso á la puerta de la iglesia y habló á la gente de esta manera: «Hijos míos, yo he venido de tierras lejanas por enseñaros el camino del cielo. Todo lo que hubiere de socorro es para vosotros. Ya tenéis todos hachas, machetes y vestidos, y se os irá dando cuanto os faltase. No oigáis al demonio, que os quiere apartar de los padres para llevaros al infierno. Mas si algunos os alborotan y me quieren hacer mal, sepan que yo á nadie temo sino á Dios, ni he de dejar perder el pueblo. Tengo esta escopeta, sable y pistolas, no para matar á nadie, sino para que me defiendan. Vamos rezando el rosario á María Santísima.»
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 284 Ec (CDH )
      Los Omaguas, al principio dispersos y aturdidos con el estruendo de-las escopetas, volvieron luego en sí, y haciendo cólera con la vejación y robo de las mujeres y niños, siguieron á los piratas con sus ligeras canoas, y observando á remo sordo y con mucho cuidado los puestos de sus enemigos, lograron finalmente la suya en una noche, que habiendo hecho rancho en una playa, estaban descuidados y muy ajenos de pensar lo que contra ellos se tramaba.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Huyen los cocodrilos de los tizones encendidos, y para cazarlos no valen escopetas, porque no hace mella la bala en sus durísimas conchas, si no da por casualidad en los ojos ó debajo de las aletas.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Otras naciones se valen de lancillas arrojadizas del tamaño de una baqueta de escopeta, envenenadas; y para esto las llevan metidas por la punta en ciertos canutillos unidos entre sí.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Viene á ser la cerbatana, ó como llaman ellos, bodoquera, un cañón de madera que remeda el de una escopeta ó trabuco.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Los indios Panos manejaban arcos y flecha en que eran muy certeros, y alcanzaba el tiro como la bala de una escopeta, tan derecho entre árboles espesos como en campo abierto.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      «Estando yo, dice aquel misionero, en San Joaquín de Omaguas, mataron en mi presencia un culebrón de diez varas de largo. Era el cuerpo tan grueso como el de un hombre, aunque la cabeza no correspondía; tiráronle á la cabeza muchos balazos casi á boca de cañón, porque los de las escopetas estaban en seguro y sobre un paredón. Finalmente, después de muchos sablazos acabó de morir la fiera achuchada la cabeza con una cimitarra. Los indios, con sogas de vaca marina, llevaron arrastrando este monstruo á la casa del gobernador.»
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 276 Ec (CDH )
      Lo que siento mucho es no tener qué darles; porque sin los dones de hachas y cuchillos no se hace nada y con ellos se obra más que con las escopetas y estruendos militares.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Apenas se divisaban los bultos por la mañana, cuando se dejaron ver á las orillas del río unos veinte gentiles bien armados, insultando con temeridad á los nuestros y provocándolos con una gritería orgullosa á la pelea; tanto era el arrojo y atrevimiento de los Iquitos, que ciegos y en corto número, se abalanzaban hasta meterse entre picas y escopetas.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Cosa de pesca ó caza no había en qué pensar, y era menester acompañar con la escopeta por el miedo de los tigres á tal cual sano que salía á las sementeras.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 426 Ec (CDH )
      Mas en todas le recibieron con lanzas en las manos, de que indignado uno de los nuestros hizo un tiro con su escopeta, con que al parecer hirió á uno de los indios y los demás escaparon.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Uriarte con sus pistolas, Losa con su escopeta, los indios con tizones, los blancos con otras armas, todos persiguieron al tigre, que en tanta maleza de monte y con la obscuridad de la noche desapareció fácilmente.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 429 Ec (CDH )
      Y aun hubo de suceder una desgracia en la persecución del animal, porque no bien despierto el padre Losa, por poco no mató á un indio con su escopeta creyendo que era el tigre.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Cargó una escopeta con sola pólvora, y mandó aun mozo llamado Ignacio que la llevase consigo, y que la tuviese á la puerta de la iglesia.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 404 Ec (CDH )
      Entre tanto seguimos algunas sendas, y por ellas descubrimos otras casas de igual tamaño; y haciendo juicio que por ser tantos no dejarían el orgullo y arrogancia, y que sólo se conseguiría el que nos insultasen haciendo de valientes, se disparó una escopeta al aire para que conociesen cómo éramos superiores á ellos en las armas.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] 703 Esp (CDH )
      Contribuyeron estas exhortaciones de Hardyl para que Eusebio, al verse asaltado de aquellos hombres, conservase una firme presencia de ánimo, ofreciendo él mismo sus manos al ademán que hacían los que iban a ponerle las ataduras, teniéndole otros puestas las escopetas al pecho para que no se moviese.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] Esp (CDH )
      Podía faltarles como una legua para llegar a esta ciudad, cuando se vieron asaltados de más de doscientos hombres armados que, cerrándolos por todas partes, hicieron parar el coche encarándolos sus escopetas, mientras los capataces hacían maniatar los amos, criados y cocheros, habiéndolos obligado antes a desmontar.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] Esp (CDH )
      Había dado orden a mi gente que, pasando delante de los caballos, encarando las escopetas a los cocheros, se parasen, lo que se hizo.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] Esp (CDH )
      Echando de ver Souval mi flaqueza, intenta cargar conmigo, pero la importunación del perro que me ladraba, habiendo atraído dos, movían tanta algazara con sus ladridos que obligaron a los dueños de aquel campo a salir con escopetas, creyendo que fuésemos ladrones.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] 140 Esp (CDH )
      Convine desde luego y comencé a instruir al bárbaro intérprete, a quien el cacique había entregado la escopeta, mostrando éste que había conocido aquella arma; y aunque después de instruido le salió de fogón *, pareció con todo que quedaron satisfechos y yo lisonjeado que el castigo que me darían sería llevadero.
    • 1788 Viedma Narváez, F. Descripción StaCruz Sierra [2002] Bo (CDH )
      cuando sale a la campaña lo cogen con perros, lazos, o lo matan con escopeta o flecha; onzas, leopardos, antas, vinas muy parecidas a la cacerba, gatos monteses, zorros, osos de dos layas, hormigueros, y como los que se crían en la Europa, infinidad de monos de varios tamaños; jabalíes, periquitos ligeros, corsos, venados, gamas, y otras muchas diversidades de cuadrúpedos.
    • 1789 Mutis, J. C. A S. Rizo [1947] Cartas Co (CDH )
      Su misma respuesta es una prueba de sus cortos talentos, pues se ha olvidado que aunque directamente no le he prohibido la entrada en el truco, mis insinuaciones, mis consejos y mis persuasiones a aficionarlo a la caza con la escopeta, únicamente se dirigían a este fin.
    • 1790 Azara, F. Geogr Paraguay [1904] Py (CDH )
      No halló aquí quien compusiese mi escopeta, pero suplió el cura de San Ignacio, * que me mató algunas aves y yo las describí.
    • 1790 Azara, F. Geogr Paraguay [1904] Py (CDH )
      Lo esperé algunos días por si cedían sus dolores, mas perdida la esperanza, y compuesta mi escopeta por un armero portugués, partí el día 13 de Diciembre por el camino que lleve á San Josef en mi tercero viaje.
    • 1790 Azara, F. Geogr Paraguay [1904] Py (CDH )
      463. Mi costumbre en esta Provincia ha sido de llevar conmigo siempre que he salido de la ciudad la escopeta, y los instrumentos convenientes para poder calcular mi derrota, y matar los animales que viere; y cuando algún subalterno facultativo me pedía licencia, no le dejaba de mandar que llevase su derrota entregándole una instrucción escrita de lo que debía hacer, y los instrumentos necesarios. Por este medio yo sacaba utilidad aun de las diversiones.
    • 1790 Azara, F. Geogr Paraguay [1904] Py (CDH )
      340. Me detuve el 17 y sucedió lo que en otras ocasiones, y es que los peones o los del Pueblo quisieron enredar con mi escopeta y la inutilizaron quedando con el desconsuelo de no tener ni hallar otra, ni quien la compusiese.
    • 1791 Cruz, R. Petra [1990] Esp (CDH )
      Vieja / ¿Cómo tiene atrevimiento / para sacar la escopeta / contra mí?
    • 1791 Cruz, R. Petra [1990] Esp (CDH )
      Inválido (que sale con una escopeta) / Aguarda, ladrón... ¡Se fue!
    • 1791 Jovellanos, G. M. Diario 1791 [1994] Diario Esp (CDH )
      Reconocimiento de algunos cañones y llaves; de una escopeta de dos tiros bien empavonada y acabada, con buenos encrustados de oro, punto de lo mismo; las llaves a los lados perfectamente bruñidas.
    • 1793 Andrés, C. Trad Origen Literatura, VI y VII [2000] 379 Esp (CDH )
      Los otros cuerpos elásticos si están mucho tiempo comprimidos pierden, o a lo menos se disminuye, su elasticidad; pero el aire, observó Roberval, que después de haberse condensado por 15 ó 16 años, conservaba el mismo ímpetu en rarefacerse, o la misma elasticidad; lo que ha sido después confirmado por Desaguliers, y por otros físicos posteriores, bien que Nollet cree que rara vez podrá darse que las válvulas cierren el aire harto constantemente para conservar tales escopetas cargadas por mucho tiempo.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
      Las armas son machetes, lanzas, sables y lazos; manejan bien las escopetas cuando pueden adquirirlas, y usan de una especie de coraza de cuero preparado, que es impenetrable.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )
      Nuestros enfermos siguen con notable mejoría, excepto el inglés, este marinero además de adolecer de igual accidente que todos sus compañeros, se le agrega un vómito de sangre de resultas de haber sufrido un fuerte golpe en la boca del estómago, al disparar una escopeta a pulso, del que quedó sin sentido.
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Jugadores [1914] Esp (CDH )
      ¡Por vida, / que no traiga la escopeta / para espantar las mujeres!...
    • c1800 Anónimo Recetas [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      Para esos tahures viles / que sentados en sus mesas / roban más que cien ladrones / con trabucos y escopetas, / Recipes: moquetem durum / et candelarum in testam.
    • 1805 Zavala Zamora, G. Eumenia [1992] 87 Esp (CDH )
      Yo las contemplaba con un gozo mezclado de tristeza, envidiando su ventura, quando el estallido de una escopeta rompió la dulce unión de aquellos dos amantes.
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] 462 Esp (CDH )
      Ni más ligero tiro de escopeta, / Ni más veloz revuelto torbellino; / Ni más vivo el humano pensamiento / Fueron jamas, que al nuevo y raro intenta / Los fuertes campeones obedientes. /
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] II, 153 Esp (CDH )
      / Armados de escopetas las mejores; / Aunque segun lo que ellos van cazando / Mejor lo harán con plato y tenedores.
    • 1824 Heredia, J. M. Carta de Niágara [1947] 54 Escritos literarios Cu (CDH )
      Lo que hallé fué un sinnúmero de palomas torcaces, que me hicieron echar de menos la famosa escopeta que tantos sustos dió a las cotorras de Jesús María.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Yo jamás había limpiado una escopeta, pero las mujeres me enseñaron y se pusieron a ayudarme; y para hacer el trabajo llevadero, me preguntaron mi vida y milagros, y yo las entretuve contándoles mil mentiras, que creyeron como los artículos de la fe; y en pago de mi cuento me refirieron todas sus aventuras, que se reducían a decir que se habían extraviado y habían venido a dar con aquellos hombres desalmados, una porque su madre la regañaba; otra, porque su marido era celoso; aquélla porque el Pípilo la engañó, y la última porque la tentó el diablo.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Las señoras se retiraron a lo interior de la casa, y los hombres, unos se tiraron sobre los canapés, otros cogieron un libro, otros se pusieron a divertir a juegos de naipes, y otros, por fin, tomaron sus escopetas y se fueron a pasar el rato a la huerta.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Venían los tres por delante con sus escopetas en las manos; luego seguían cuatro caballos ensillados de vacío, esto es, sin jinetes; a seguida venían cuatro mulas cargadas con baúles, catres y almofreces, * que se conocía lo que era de lejos a pesar de venir cubiertas las cargas con unas mangas azules, y por fin venían de retaguardia los tres mozos.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Se desprendieron de nuestra compañía el Chato y el Zurdo y les tomaron la retaguardia, al mismo tiempo que el Pípilo, yo y el Aguilucho les salimos al frente con las escopetas prevenidas, gritándoles: — Párense todos, si no quieren morir a nuestras manos.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Yo disparé mi escopeta con mala intención, pero sólo se logró el tiro en un caballo, que tiré al suelo.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] 851 Mx (CDH )
      Al decir esto, quiso volver la grupa de su caballo, pero no pudo, porque éste se le armó, de modo que a pesar de que cargábamos y disparábamos aprisa, no haciendo daño y lloviendo sobre nosotros los balazos, temíamos nos cogieran con arma blanca, porque se iban acercando a nosotros los tres viandantes a todo trapo * sin tener miedo a nuestras escopetas.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Aunque mi cajero era, como he dicho, muy hombre de bien, exactísimo en el cumplimiento de su obligación y poco amigo de pasear, los domingos que no venía yo a la ciudad, cerraba la tienda por la tarde, tomaba mi escopeta, le hacía llevar la suya y nos salíamos a divertir por los arrabales del pueblo.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Acaso nos juzga ladrones porque nos ve con las escopetas en las manos, o será algún pobrecito que ha perdido el juicio o está para perderlo por alguna causa muy grave; pero sea lo que fuere, de ninguna manera conviene dejarlo en este estado.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Fuimos entrando al pueblo, representando la escena más ridícula, porque el enlutado roto iba rengueando en medio de nosotros dos, que lo llevábamos con nuestras escopetas al hombro, y estirando al caballo flaco y cojo también, que tal quedó del porrazo.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      A la tarde fuimos al campo a divertirnos con las escopetas, y pasando por donde tiró el caballo o se cayó con el misántropo, le conté la aventura de éste, que el asiático escuchó con mucho gusto.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Si fuera cosa de hallarlos amarrados y durmiendo, tal vez haría algo de mi parte, y eso acompañado con ustedes; pero esto de salirles mano a mano, viniendo ellos con las suyas sueltas y prevenidas con un sable, una pistola o una escopeta, ¡Jesús me valga!, ni pensarlo, camaradas, ni pensarlo.
    • 1833 Larra, M. J. Casas nuevas [2000] Fígaro Esp (CDH )
      El bufete entró como taco en escopeta, haciendo más allá la pared a fuerza de rascarle el yeso con las esquinas; la cama de matrimonio tuvo que quedarse en la sala porque fue imposible meterla en la alcoba; el hermano de mi amigo, que es tan alto como toda la casa, se levantó un chichón, en vez de levantar la cabeza, con el techo, que estaba hombre en medio con el piso.
    • 1835 Larra, M. J. Caza [2000] 413 Fígaro Esp (CDH )
      La escopeta es el amigo del cazador, amigo hasta en faltarle alguna vez; su perro es su querida, su compañera, su mujer.
    • 1835 Larra, M. J. Caza [2000] Fígaro Esp (CDH )
      de ninguna manera al cazador de Madrid, que equipado de los pies a la cabeza de instrumentos de caza, seguido de dos podencos y dos galgos, sale al amanecer del domingo por la puerta de Atocha, con su hermosa escopeta debajo del brazo y su gorra de visera reluciente, asusta a los gorriones de la pradera del Canal y se vuelve molido y sudado al anochecer, después de haber tenido que comprar algún conejo y una caña de alondras para
    • 1835 Larra, M. J. Caza [2000] Fígaro Esp (CDH )
      los ojeadores, precedidos de un corsario, van a tomar la vuelta de la «mancha» o espesura designada, y a rodearla, en tanto que los escopetas y cazadores, capitaneados por otro corsario inteligente, van a ocupar con el mayor silencio los puestos a la parte contraria; allí, estatuas de sí mismos y árboles entre otros árboles, esperan traidoramente a las víctimas, que ahuyentadas y encaminadas a ellos por los palos y las voces de los ojeadores, vienen a ofrecerse al tiro, no teniendo otra salida que los puestos.
    • 1835 Larra, M. J. Caza [2000] Fígaro Esp (CDH )
      Un mal sombrerillo gacho amarillento, curtido del polvo y del sol; una zamarra de piel; calzón de paño burdo; polaina o botín de cuero; sajones de cuero pendientes de la cintura; por calzado un pedazo de piel sin curtir, sujeto a la pierna con cordeles; una canana alrededor del cuerpo; un morral de piel; perdigonera y polvorín de cuerno y una escopeta sencilla, vieja, antiquísima, de cañón largo, de chispa, llena toda de remiendos y composturas, escopeta sin embargo que ninguno de ellos cambiaría por otra de dos cañones y pistón del mismo Delpire, y escopeta que jamás les falta.
    • 1835 Larra, M. J. Duelo [2000] Fígaro Esp (CDH )
      La joven Adela era sin duda alguna de las picantes; hermosa a sabiendas suyas y con una conciencia de su belleza acaso harto pronunciada, sus padres habían tratado de adornarla de todas las buenas cualidades de sociedad; la sociedad llama buenas cualidades en una mujer lo que se llama alcance en una escopeta y tino en un cazador, es decir, que se había formado a Adela como una arma ofensiva con todas las reglas de la destrucción [...].
    • 1844 Foz, B. Vida P. Saputo [1986] Esp (CDH )
      Íbase muchas veces a derecha e izquierda de la sierra, otras al norte y por el centro a recorrer aquellas atalayas, aquellas quebradas, senos y barrancos, ya con la flauta, ya con la escopeta, y siempre con el lapicero y algún libro, aunque rara vez le abría, porque le arrebataban la imaginación aquellas magníficas, sublimes y silenciosas soledades.
    • 1844 Gmz Avellaneda, G. Espatolino [1981] Novelas Cu (CDH )
      El anciano me ha dicho que se llevó consigo su escopeta y su cuchillo de monte, pero que no tocó al poco dinerillo que tenían.
    • 1844 Gmz Avellaneda, G. Espatolino [1981] Novelas Cu (CDH )

      — Este traje no nos conviene, prosiguió el jefe; dejad las escopetas; no nos faltarán en ninguna parte; vestíos de labradores, llevando ocultamente cada uno un par de pistolas y un buen cuchillo de monte.

    • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] Esp (CDH )
      Mis amigos fueron dejando sus ricas escopetas por los rincones que más a propósito y a mano se les parecían, y en otra mesa que se dejaba ver larga pieza más allá de la que se ostentaba de tal manera a la vista, fueron dejando descuidadamente las bandolas, los frascos, los polvorines, las astas con cebo y las bolsas de municiones.
    • 1847 Mitre, B. Soledad [1928] Ar (CDH )
      Soledad se ruborizó y ya iba á contestar cuando se abrió la puerta del salon y entraron D. Ricardo y Eduardo en trage de cazadores con sus escopetas en la mano.
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      Traía en una mano la escopeta y en otra tres perdices y dos conejos.
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      Momo, un vestido completo, una faja de seda amarilla y una escopeta.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      [...] y el viejo Pedro, a quien Daniel había dado algunas instrucciones antes de partir, se paseaba desde el zaguán hasta el patio, estando perfectamente acomodadas contra una de las paredes de éste la escopeta de dos tiros de Eduardo y una tercerola de caballería, mientras a la cintura del viejo veterano de la independencia estaba un hermoso puñal.
    • 1857 Gmz Avellaneda, G. Velada helecho [1981] Novelas Cu (CDH )
      Ornaban las paredes de la primera varias cornamentas de gamuza, que indicaban no ser Kéller menos buen cazador que ganadero; confirmando la verdad de dichas señales, grandes cuchillos de monte confundidos entre aquéllas, y las escopetas que —en unión con gruesos garrotes de agudas y férreas puntas, indispensables a los que transitan por los Alpes— se veían hacinadas debajo de las altas rinconeras en los cuatro ángulos de la sala.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )

      ñorDimas tomó la senda del Salitre y don Demóstenes el camino un poco trillado de la montaña de Santa Tecla; pero se detuvo a unas pocas cuadras de distancia, por unos lamentos que oyó en el monte, adonde se entró con la escopeta preparada; y al romper una trinchera vegetal de platanillo, vio un espectáculo propio de los tiempos de Torquemada, Atila, Nerón y Robespierre; vio una mujer colgada de las dos manos juntas tacando escamente el suelo con los dedos de los pies [...].

    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      – Ése, ¿no entró el gato blanco y se lo llevó, así que se fue usted con la escopeta para la montaña?
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      A las cinco de la mañana partieron de la parroquia, el uno con la escopeta al hombro y el otro con una estupenda lanza.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      – Mire, váyase por la senda que comienza debajo de aquel palosanto, y siga al salitre, que allá los encuentra [157] todos dormidos, eche unas cuatro manotadas de munición en la escopeta, y de un tiro los mata todos.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      En efecto, salieron dos cafuches, uno herido y otro sano, pero el cazador de reserva mató uno y otro con [175] los dos tiros de su escopeta.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Sintió éste un ruido sobre las hojas secas, montó la escopeta y se preparó para hacer fuego, casi maquinalmente, porque la orden de ñor Dimas era de matar el último de los cafuches y no el primero.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Don Demóstenes se fijó en el punto de donde habían partido los gritos, y con la escopeta en la izquierda y el cuchillo de monte en la derecha, emprendió la travesía de un largo trayecto de bosque;
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Y disparó la escopeta, sin intención de matarlo, pero aprovechándose de la sorpresa, se lanzó sobre su enemigo y le cogió la mano en que tenía el puñal.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Después de varios esfuerzos cayeron los dos mortales enemigos al suelo, logrando don Demóstenes la suerte de quedar encima, a tiempo que su compañero volaba como un pájaro por entre los árboles, aprovechándose de una huella que ya conocía, para acercarse al lugar donde había oído el tiro de la escopeta, pues hacía rato que caminaba en busca de su camarada y adjunto.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Así que ñor Dimas hubo juntado la leña suficiente, y que la hoguera estuvo bien encendida, puso de centinela a don Demóstenes en la puerta de la cueva, con la escopeta preparada; comenzó a destapar dicha cueva y a formar en la puerta una hoguera mayor, de la cual entraba el humo a las concavidades del subterráneo.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      — Ve a traer las aves muertas, que yo cuidaré de la roza, dijo don Demóstenes cargando la escopeta de nuevo.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      — Deme la escopeta, pues.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      A la bajada oyó cohetes y música en muchas de la estancias, algunos gritos y tiros de escopeta, y al pasar por la estancia de Venancio, que estaba en la margen del camino, este sujeto se le puso por delante y le gritó dirigiéndole la palabra:
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      En el momento le señaló las guacamayas a su protector y protegido, que se acababan de sentar en la roza, y estallando la escopeta de una manera terrible cayó un par completo, una de las guacamayas muerta y la otro herida; a lo que pasaba la manada volando por encima de la garita, descargó el cazador su segundo tiro y cayó otro par.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      No había fuente, pantano ni quebrada en donde apagar la sed que lo tenía casi muerto, y lleno de pena y de fatiga se acercó a la sombra de un iguá muy coposo, y se sentó encima de una piedra que estaba embebida entre la hojarasca, [113] y mientras registraba el muelle de la escopeta, Ayacucho le puso la mandíbula sobre la pierna, perseguido de los tábanos y devorado de tanta sed, que tenía una cuarta de lengua afuera;
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      — ¡Síiiiii!, le contestó la guardiana, y seguía dirigiendo sus gritos y sus maldiciones a las guacamayas hasta que llegó el cazador de escopeta, y subiendo dos atravesaños de la garita, de su propia cuenta, los restantes los subió tirado por la mano de Pía, la cual tuvo sumo gusto de ver sobre la plataforma de su castillo a un caballero tan buen mozo, tan rico y tan distinguido, porque Pía tampoco creía en la igualdad de clases de la Nueva Granada, y a todos los de botas los veneraba como si fuesen de una nación distinta.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      ¡Qué singularidades no encuentra [33] el cazador en los bosques, en las pampas, a orillas de los arroyos, al pie de los peñascos y entre las grutas escondidas! La cornamenta de un venado puesta en los pilares de un corredor; el ave que adorna la mesa de un tirador de escopeta;
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Le cedió don Demóstenes la escopeta a la guardiana, y la instruyó de ligero; pero siendo al primer tiro que hacía ella, y teniendo el pulso muy alborotado, no es [270] de extrañarse que lo errase al mayor de sus enemigos; pero se logró que toda la manada se asustase, y con eso se quedó conforme.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      No acababa de decir esto ñor Elías cuando otra piedra acompañada de iguales imprecaciones cayó sobre la culata de la escopeta, dejándole una señal profunda.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Don Demóstenes por mirar para arriba se enredó en un bejuco de zarzaparilla, y cayó con riesgo de romper la escopeta, teniendo en aquel conflicto la desgracia de perder los fósforos, lo que fue una verdadera calamidad.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      — Yo no tengo álbum, porque yo no pido limosna con escopeta, como la que piden los salteadores de los caminos.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      — No me gustaría que cargasen con la escopeta, el reloj y los baúles.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Ayudábanle a conjurar este recuerdo los pasatiempos de la escopeta, los viajes a las estancias [145] de las bellas hijas del pueblo, y el ajedrez y las damas en la casa del cura; hizo una segunda visita sin baquiana a la hacienda del Retiro, y aunque se perdió en el camino, y aunque no pudo hablar a solas con la señorita, sus miradas le parecieron consoladoras, y su misma dignidad le pareció un buen presagio para sus amores.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      A este tiempo se sintió ruido de armas en la sala, y prendiendo un pañuelo de seda en la baqueta de su escopeta lo puso en la puerta de su cuarto a guisa de bandera, y tomando el revólver en la mano, se paró afuera y gritó:
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Éste había salido con una escopeta al hombro y había tomado el camino de la montaña en calidad de cazador, seguido de Papel y Tintero.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Sabiéndolo los comisionados se fueron en pos de él y lo alcanzaron a media milla, y conociendo él que lo seguían, se dejó deslizar en una pendiente, por entre un matorral; pero sus aprehensores se metieron tan inmediatamente después de él, que don Lucinio vino a quedar materialmente encima, y por pronta maniobra le echó mano al cuchillo que llevaba en la cintura, y a la escopeta.
    • 1864 Bécquer, G. A. Celda [1985] 86 Esp (CDH )
      Más allá cuelga de un clavo la cartera de dibujo; en un rincón veo la escopeta, compañera inseparable de mis filosóficas excursiones, con la cual he andado mucho, he pensado bastante y no he matado casi nada.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — Braulio responde de que la carga de mi escopeta está perfectamente graduada; pero continúa ranchado * en que no es tan buena como la tuya, a pesar de que son de una misma fábrica, y de haber disparado él mismo con la mía sobre una cidra, logrando introducirle cuatro postas.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — ¿Conque la escopeta del amito? —recalcó don Jerónimo riendo y ocupando de nuevo su asiento.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — ¡Yo que pensaba instarle para que hiciésemos mañana una cacería de venados, y preparándome para esto vine con mi escopeta inglesa!
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Luego que salió mi hermana, quiso Carlos hacerme ver su escopeta inglesa, y con tal fin pasamos a mi cuarto.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — Hombre, yo necesito hacer algo bueno en la cacería que tendremos, porque de otro modo dejaré enmohecer esta escopeta y juraré no haber cazado ni tominejas en toda mi vida.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — Tendremos ocasión de ensayar tu escopeta —dije a Carlos—.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Braulio, Carlos y yo nos dedicamos a preparar las escopetas y a graduar carga a la que mi amigo quería ensayar.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Por más señas, no traías escopeta, y Mayo se había quedado muy atrás.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — Yo respondo —contestó éste— de que el patrón matará a sesenta pasos un pellar con esa escopeta.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Dejen uno con escopeta allííí: sálganse a lo liiimpio, porque el venado se vuelve a la Hooonda.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Don Jerónimo salvó, escopeta en mano, la baranda del corredor, y al ir a disparar sobre el animal, se enredó los pies dichosamente en las plantas de una era, lo cual iba haciéndolo caer a tiempo que mi padre le decía:
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — Me supuse —continuó Braulio— que usted le cedería el mejor tiro, y por eso dejé la escopeta de don Carlos sin municiones cuando me la dio a cargar.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — Lo que no sabes es que la escopeta de Carlos no tenía munición cuando disparó: Braulio se la había sacado.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — Acabemos antes de ordeñar la novillona —les dije recostando mi escopeta en el palenque—, pero Lucía y yo solos, porque quiero conseguir así que se acuerde de mí todas las mañanas.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Tomé mi escopeta y sus arreos, y al colgarlos en uno de los garabatos de la salita, le dije a Braulio:
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      ¿No irás a romper la escopeta del patrón por ahí? Mira que le debo la vida a ese dije.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — La escopeta del amito.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Tiburcio miraba y remiraba la ceba * de su escopeta.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Habíame aliviado del peso de la escopeta y colgado de uno de sus hombros una guambía.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — Sí —le respondí—, y la escopeta larga.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Tomé la escopeta: hice una señal al cariñoso Mayo, * que sentado sobre las piernas traseras, me miraba fijamente, arrugada la frente por la excesiva atención, aguardando la primera orden; y saltando el vallado de piedra, cogí el camino de la montaña.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Levantó María otra vez los ojos, fijándolos en el ramo de azucenas que tenía yo en la mano izquierda, mientras me apoyaba con la derecha en la escopeta: creí comprender que las deseaba, pero un temor indefinible, cierto respeto a mi madre y a mis propósitos de por la noche, me impidieron ofrecérselas.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Llevaba por compañero en mis paseos algún libro en que no acertaba a poder leer, mi escopeta, que nunca disparaba, y a Mayo, que me seguía fatigándose.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Dirigíme a mi cuarto a preparar la escopeta, no tanto porque ella necesitase de limpieza cuanto por buscar pretexto para no permanecer en el comedor, en donde al fin no se presentó María.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — Pero no acabes de cargar esa escopeta ahora... Está bueno —añadió tocando la taza.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      — Voy a guardar la escopeta y a tomarlo; pero no te vayas.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Lucía se acercó a preguntarme por mi escopeta;
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Todos íbamos armados de escopetas.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Zafóse de los hombros la escopeta; la apoyó en el pecho como para disparar sobre las peñas que teníamos a la espalda; se inclinó ligeramente hacia adelante, firme y tranquilo, y dio fuego.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      y mientras cargaba precipitadamente la escopeta, divisándome a mí, agregó:
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Luego, con su sonrisa dulce de siempre, terminó al colocar con pulso firme un pistón en la chimenea de la escopeta:
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Colgaba el saco de caza y la escopeta cuando percibí un ruido de voces desacostumbrado.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Sólo mi escopeta estaba disponible: disparé; el tigre se sentó sobre la cola, tambaleó y cayó.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Acomodadas en las mochilas la piel, cabeza y patas del tigre, nos pusimos en camino para la posesión de José, el cual, tomando mi escopeta, la colocó en un mismo hombro con la suya, precediéndonos en la marcha y llamando a los perros.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Braulio, la escopeta terciada a la espalda, vadeó el raudal atándose a la cintura un rejo, cuyo extremo retenía José para evitar que un mal paso hiciera rodar al muchacho a la cascada inmediata.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Mis ayudantes y yo llevábamos revólvers y una escopeta.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      De tarde tomaba mi escopeta y me iba por los alrededores del pueblito.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Maquinalmente bajé la escopeta que llevaba al hombro.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Al primer amago de carga eché a correr con escopeta y todo; los ladridos no se hicieron esperar, esto aumentó el pánico, de tal modo, que el animal ya no pensaba en mí y yo seguía desolado por esos campos de Dios.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      ¡Cuánto echaba de menos mi escopeta!
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Me disponía a contestar, cuando oí que le gritaban con desprecio al doctor Macías, que teniendo al hombro una escopeta, regalo mío a Mariano Rosas, se había confundido con su gente.
    • 1871 Fdz Glz, M. Francisco Estevan [1871] Esp (CDH )
      Y alguno disparaba su escopeta contra Francisco Estévan, que continuaba corriendo.
    • 1871 Fdz Glz, M. Francisco Estevan [1871] Esp (CDH )
      Los que contra él voceaban, los que contra él empezaban á salir á la calle armados, cuál de un palo, cuál de una espada, cuál de una escopeta, ó no le conocian, ó desconocian en él al hombre aclamado del dia anterior.
    • 1871 Fdz Glz, M. Francisco Estevan [1871] Esp (CDH )
      De improviso oyó como un alarido dentro de la poblacion, cerca de la puerta de la Mar, y algunos disparos de escopeta.
    • 1871 Fdz Glz, M. Francisco Estevan [1871] Esp (CDH )
      Detrás de las acémilas venian cuatro criados montados en buenos caballos, con libreas y armados de escopetas y lanzas.
    • 1871 Pereda, J. M. Tipos y paisajes [1989] 327 Esp (CDH )
      Tomado este refrigerio, se echaban poco a poco camino de Santander, disparaban de vez en cuando sobre tal cual gorrión o calandria que se les metiese por el cañón de la escopeta, y llegaban a casa, en paz y en gracia de Dios, al anochecer.
    • 1871 Pereda, J. M. Tipos y paisajes [1989] Esp (CDH )
      Solamente haré notar que hubo tiros de escopeta y cohetes a la puerta, en el momento de la Consagración; que los novios, cuando fue ocasión de leerles la epístola de San Pablo, se trasladaron al sitial para oírla desde allí, como si de este modo se le diese más solemne posesión del privilegiado asiento al hijo de Mazorcas; que don Robustiano, aunque vio esta intrusión con amargo despecho, ya no sabía qué cara poner en fuerza de lo que, por otra parte, le halagaba la pompa desplegada en obsequio de su hija; y por último, que Toribio reía y lloraba a la vez, y no pudiendo contenerse, abrazó a su consuegro, y a Verónica, y a Antón, y a la alcaldesa, y estuvo en un tris que no abrazase también al señor cura.
    • 1863-1873 Hostos, E. M. Peregrinación [1939] Cu (CDH )
      El Dorado, encubierto por mangos, por guamás, por el calenturiento jobo, por esos penachos vegetales que traen a mi memoria la edad feliz en que sus cañas me servían para flautas y escopetas, y que hermosean las orillas de los ríos, sombreaban las del Dorado caudaloso, incitando a la indolencia: el río que he nombrado ya dos veces, cuyo caudal y corriente impetuosa he admirado muchas más, se deslizaba delante de la quinta por en medio de los bambúes, cuyos penachos balanceaba el viento, por en medio de los flotantes pabellones que suspendiéndose del tronco y de las ramas de los árboles, formaban mil parásitas.
    • 1873 Pz Galdós, B. Trafalgar [1995] Esp (CDH )
      Precisamente hice construir para él una escopeta singular.
    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] Ec (CDH )
      Tal cual vez se distraía echando cebo a los peces o derribando con la escopeta las pavas que descubría en las ramas tendidas sobre el río.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cu (CDH )
      Primero con una escopeta.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cu (CDH )
      — No se reirían Vds. de mí —dijo Gamboa—, si tuviera a mano mi escopeta.
    • 1884 Ortega Munilla, J. Cleopatra [1993] Cu (CDH )
      Dejó descansar en el suelo la escopeta que traía al hombro, sentóse en una peña y pidió un poco de agua.
    • 1884 Ortega Munilla, J. Cleopatra [1993] Cu (CDH )
      Nunca traía en ellos otra caza que alguna urraca que se le había parado delante de la escopeta, y solía dejar estos pajarracos a Recuerillo o se los ponía en las manos a Valentinín, que con ansia los agarraba como si quisiera desplumarlos.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      "¡Es Álvaro!" pensó otra vez don Víctor, que tenía la cabeza de su amigo al extremo del cañón de la escopeta.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Frígilis había dicho a la Regenta que Quintanar estaba herido allá en las marismas de Palomares, que se le había disparado la escopeta y... Pero Ana, espantada, adivinando la verdad, había exigido que se la llevase a las marismas de Palomares inmediatamente.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      y a las once y media, de puntillas y sin tropezar en nada, a pesar de ir a oscuras, bajó al Parque en zapatillas, armado de escopeta.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      "¿Qué habría pasado? ¿Habría descubierto algo don Víctor? No; si hubiera habido algo, ya se sabría. Don Víctor habría disparado su escopeta sobre don Álvaro, o se estaría concertando un desafío y ya se sabría; no se sabía nada, nada; luego nada había sucedido."
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Cuando estuvieron a tiro, Frígilis disparó los de su escopeta con tan mala suerte, que no consiguió más que dispersar las apretadas filas.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      — Vamos, vamos —contestó don Víctor, volviendo a levantarse y después de colgar la escopeta del hombro.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] I, 139 Esp (CDH )
      Además de la poesía tenía dos pasiones mundanas: la mujer y la escopeta.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Don Víctor se detuvo pensativo, apoyó la culata de su escopeta en la arena húmeda del sendero y exclamó:
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      ¿Andaría por el Parque...? Se echó la escopeta al hombro, y salió de la glorieta.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Una panoplia antigua completa, otras dos modernas muy brillantes y bordadas; escopetas, pistolas y trabucos de todas épocas y tamaños llenaban las paredes y los rincones.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      había hablado también de un amor universal, que no era ridículo por más que se burlasen de él los que no lo comprendían... había llegado a decir que sería hipócrita si aseguraba que bastaba para colmar los anhelos que sentía el cariño suave, frío, prosaico, distraído de Quintanar, entregado a sus comedias, a sus colecciones, a su amigo Frígilis y a su escopeta...
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Además, antes de tres horas debía estar camino del Montico con la escopeta al hombro.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      había levantado el gatillo de la escopeta sin pensar en ello, por instinto, como en la caza, pero no había apuntado al fugitivo.
    • 1885 Martí, J. Lucía Jerez [1994] Cu (CDH )
      [...] no bien sienten ruido, se hacen los muertos, como para que no los delate el ruido de la fuga, y cierran los ojos, cual si con esto cerrase el cazador los suyos, quien hace por su parte como que no ve, y echada hacia la espalda la escopeta, por no alarmar al conejo que suele conocerla, se va, mirando a otro lado, sobre la cama del conejo, hasta que de un buen salto le pone el pie encima y así lo coge vivo [...].
    • 1885 Martí, J. Lucía Jerez [1994] Cu (CDH )
      ¡me da como una soberbia de pensar que si los enseño en público, uno de esos críticos sabios o caballerines presuntuosos me diga, por lucir un nombre recién aprendido de pintor extranjero, o una linda frase, que esto que yo hago es de Chaplin o de Lefevre, o a mi cuadrito "Flores vivas", que he descargado sobre él una escopeta llena de colores!
    • 1885 Martí, J. Lucía Jerez [1994] Cu (CDH )
      como si no supiese yo quién es aquella rosa roja, altiva, con sombras negras, que se levanta por sobre todas las demás en su tallo sin hojas, y aquella otra flor azul que mira al cielo como si fuese a hacerse pájaro y a tender a él las alas, y aquel aguinaldo lindo que trepa humildemente, como un niño castigado, por el tallo de la rosa roja, ¡Malos! ¡escopeta cargada de colores!
    • 1886 Blasco, E. Contemporáneos [1905] Esp (CDH )

      El campo le seduce: cazador infatigable, hay veces en que deja los asuntos más importantes por marcharse, escopeta al hombro, á sus posesiones de Ciudad Real ó de Toledo.

    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      Subió don Pedro a su habitación y volvió con la escopeta al hombro.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      Aseguró Perucho después que le había llamado la atención ver al abuelo salir sin tomar la escopeta y el sombrerón de alas anchas, prendas que no soltaba nunca.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 324 Esp (CDH )
      Sobre el piso endurecido por el hielo resuena claramente el trotecillo irregular de la caza: entonces el cazador se estremece, se endereza, afianza en tierra la rodilla, apoya la escopeta en el hombro derecho, inclina el rostro y palpa nerviosamente el gatillo antes de apretarlo.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 323 Esp (CDH )
      Chonito, confuso, miraba al que había disparado, a la escopeta y al suelo: el hidalgo animal parecía preguntar con los ojos dónde se encontraba la perdiz herida, para portarla.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      En toda reunión de cazadores (gente amiga de bromas pesadas) hay un bufón, un juglar, un gracioso obligado, y este papel correspondía de derecho a la escopeta negra, que se prestaba a desempeñarlo de bonísima gana.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      Andaba yo tras de una perdiz agachadito, agachadito (y el ratón se agachaba en efecto, siguiendo su inveterada costumbre de representar cuanto hablaba) porque no llevaba perro ni diaño * que lo valiese, y estaba, con perdón de las barbas honradas * que me escuchan, para montar a caballo de un vallado, cuando oigo ¡tras tris, tras tras! ¡tipirí, tipirá! el andar de una liebre; ¡más lista venía... que las zantellas! * Pues señor... viro la cabeza mismo así... ¡con perdón de las barbas! con mi escopeta más agarrada que la Bula... y de repente ¡pan! me pasa una cosa del otro mundo por encima de la cabeza, y me caigo del vallado abajo...
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 281 Esp (CDH )
      Reparó que la moza no llevaba pendientes y que tenía una oreja rota: entonces recordó habérsela partido él mismo, al aplastar con la culata de su escopeta el zarcillo de filigrana, en un arrebato de brutales celos.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      Como a Nucha le causaban fuerte sacudimiento nervioso los tiros, no llevaba jamás el señorito su escopeta, y había prohibido expresamente a Primitivo cazar por allí.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      Diciendo y haciendo, cogió la escopeta, apuntó a cualquier parte, y disparó.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      — Dame esa escopeta, Primitivo —ordenó don Pedro—.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 204 Esp (CDH )
      Oyó el marqués el roce del follaje al bajarse el cañón que amenazaba a Julián, y Primitivo salió del soto blandiendo su vieja escopeta certera, remendada * con cordeles.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      El señorito lo percibió, aunque tenue, clarísimo, y vio el cañón de la escopeta apuntando tan diestramente * que de fijo no se perdería el disparo: el cañón no amagaba a su pecho, sino a las espaldas de Julián.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      Como el capellán se quedó parado al hacerle tan insidiosa pregunta, ocurrióseles a los cazadores que sería cosa muy divertida darle a Julián una escopeta y un perro y que intentase cazar algo.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      El marqués tenía aún la escopeta en la mano; cogiósela respetuosamente Primitivo, y la llevó al sitio de costumbre.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      Rompió la moza a llorar amarguísimamente, y el marqués, requiriendo su escopeta, rechinaba los dientes de cólera, dispuesto ya a hacer alguna barrabasada notable, cuando un nuevo personaje entró en escena.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      ¡A levantarse... o te levanto con la escopeta!
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      Volvióse el señor de los Pazos, y se quedó inmóvil, con la escopeta empuñada por el cañón, jadeante, lívido de ira, los labios y las manos agitadas por temblor horrible;
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      El señorito de Limioso se levantó resuelto a acompañar al de Ulloa en la excursión cinegética, para lo cual tenía prevenido lo necesario, pues rara vez salía del Pazo de Limioso sin echarse la escopeta al hombro y el morral a la cintura.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      El abad de Ulloa, al cual veía con más frecuencia, no le era simpático, por su desmedida afición al jarro y a la escopeta; y al abad de Ulloa, en cambio, le exasperaba Julián, a quien solía apodar mariquitas, porque para el abad de Ulloa, la última de las degradaciones en que podía caer un hombre era beber agua, lavarse con jabón de olor y cortarse las uñas: tratándose de un sacerdote, el abad ponía estos delitos en parangón con la simonía.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 164 Esp (CDH )
      Desde tiempo atrás les ayudaba en sus expediciones cinegéticas Primitivo, la mejor escopeta furtiva del país, la puntería más certera, y el padre de la moza más guapa que se encontraba en diez leguas a la redonda.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 163 Esp (CDH )
      Algún labrador o jornalero les vio salir: pero ¿qué había de hacer? Eran veinte, bien armados con escopetas, pistolas y trabucos.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      Primitivo, después de soltar en un rincón la escopeta, vaciaba su morral, del cual salieron dos perdigones y una liebre muerta, con los ojos empañados y el pelaje maculado de sangraza.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 140 Esp (CDH )
      Los perros de caza, despeados y anhelantes de fatiga, se habían sentado al pie del crucero; el abad picaba con la uña una tagarnina para liar un pitillo, cuyo papel sostenía adherido por una punta al borde de los labios; Primitivo, descansando la culata de la escopeta en el suelo, y en el cañón de la escopeta la barba, clavaba sus ojuelos negros en el recién venido, con pertinacia escrutadora.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      No hay duda que así, varonilmente desaliñado, húmeda la piel de transpiración ligera, terciada la escopeta al hombro, era un cacho de buen mozo el marqués; y sin embargo, despedía su arrogante persona cierto tufillo bravío y montaraz, y lo duro de su mirada contrastaba con lo afable y llano de su acogida.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 138 Esp (CDH )
      Protegían sus piernas recias polainas de cuero, abrochadas con hebillaje hasta el muslo; sobre la ingle derecha flotaba la red de bramante de un repleto morral, y en el hombro izquierdo descansaba una escopeta moderna, de dos cañones.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      mas su angustia fue corta, porque ya del ribazo situado a espaldas del crucero descendía un grupo de tres hombres, antecedido por otros tantos canes perdigueros, cuya presencia bastaba para demostrar que las escopetas de sus amos no amenazaban sino a las alimañas monteses.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )

      [...] proveíase de lo necesario en ciertos ranchosde gente aparcera, o en alguna pulpería solitaria de ventanilla y mostrador reforzados con rejas de hierro, y aun con troneras en el muro endeble, a manera de fortín para abocar escopetas o trabucos en caso de asalto.

    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Pe (CDH )
      Ese tiro de escopeta, la ausencia prolongada de tu padre, las andanzas de Estéfano, todo me tiene preocupada —dijo con triste acento doña Petronila;
    • 1897 Magón Cañón [1947] 73 Cuentos CR (CDH )
      Los esfuerzos del Cabildo y los del Cura párroco habían logrado armar con guápiles venaderas, lanzas y machetes una pequeña compañía de treinta y dos hombres que como avanzada, debía situarse en un recodo del camino real a unos tres tiros de escopeta de la plaza parroquial; los vecinos tapearon puertas y ventanas, los hombres se armaban con lo más valioso de sus propiedades y las mujeres empeñaban fervientes oraciones en la iglesia o en la alcoba, encendiendo velas a éste o al otro santo y haciendo promesas a las imágenes más milagrosas como la negrita de los Angeles, el Santo Cristo de Esquipulas y hasta a Santa Rita de Casia, abogada de los imposibles.
    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] 108 Esp (CDH )
      Por esta fatalidad de los nombres de árboles en las calles donde vivieron, parecían pájaros que volaban de rama en rama, dispersados por las escopetas de los cazadores o las pedradas de los chicos.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      (1) ¡Pimentó...! ¡Ladrón...! ¡Devuélveme la escopeta...!
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Estaba seguro de que las dos balas de su escopeta las tenía aún en el cuerpo.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Batiste, en tanto, con una prudencia precoz, cogía la escopeta y a la luz del candil la secaba, limpiando sus cañones, esforzándose en borrar de ella toda señal de uso reciente, por lo que pudiera ocurrir.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Estaba solo, en medio de la vega, completamente desarmado; su escopeta, falta de cartuchos, no era ya más que una débil maza.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Los ojos de Batiste, habituados a la lobreguez de la bóveda vegetal, vieron con toda claridad a un hombre que, apoyándose en la escopeta, salía tambaleándose de la acequia, moviendo con dificultad sus piernas cargadas de barro.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Resbalaban los dos en el blanducho suelo, sin poder agarrarse a las cañas por no soltar la escopeta, arremolinábase el agua, batida por la furiosa carrera, y Batiste, que cayó de rodillas varias veces, sólo pensó en estirar los brazos para mantener su arma fuera de la superficie, salvando el tiro de reserva.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] 218 Esp (CDH )
      Pretendía escaparse... ¡fuego! Sus manos, que sentían la comezón del homicidio, echaron la escopeta a su cara; partió el gatillo... sonó el disparo, y cayó el bulto en la acequia entre una lluvia de hojas y cañas rotas.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Se lanzó por entre las cañas, bajó casi rodando la pendiente de una de las orillas de la acequia, y se vio metido en el agua hasta la cintura, los pies en el barro y los brazos altos, muy altos, para impedir que se le mojase la escopeta, guardando avaramente los dos tiros hasta el momento de dispararlos con toda seguridad.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Batiste requirió su escopeta, y montando las llaves se aproximó cautelosamente a dicho sitio.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Entraba en tierra extranjera, y como soldado que se prepara a combatir apenas cruza la frontera enemiga, Batiste buscó en su faja las municiones de guerra, dos cartuchos con bala y postas fabricadas por él mismo, y cargó su escopeta.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Metido en tan peligroso empeño, hasta abandonó sus campos, pasando los días en los senderos de la huerta con pretexto de cazar, pero en realidad para exhibir su escopeta y su gestos de pocos amigos.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Mientras llevase pendiente del brazo el magnífico «pájaro de dos voces», como él llamaba a su escopeta, podía marchar con tranquilidad por toda la huerta.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Vivía en continuo contacto con su arma, la pieza más moderna de su casa, siempre limpia, brillante y acariciada con ese cariño de moro que el labrador valenciano siente por su escopeta.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Aquel hombre que le había desafiado, insultándole impunemente mientras le tenía metido en su barraca como una gallina; su mujer que por primera vez le imponía su voluntad, quitándole la escopeta; su falta de valor para colocarse frente a la víctima cargada de razón: todo eran motivos para que se sintiese confuso y atolondrado.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      ¿Para qué necesitaba un hombre jueces ni Guardia civil, teniendo buen ojo y una escopeta en su barraca? Las cosas de los hombres deben resolverlas los hombres mismos.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Árboles azules sobre campos morados, horizontes amarillos, casas más grandes que los árboles y personas más grandes que las casas; cazadores con escopetas que parecían escobas y majos andaluces, con el trabuco sobre las piernas, montados en briosos corceles que tenían aspecto de ratas.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Pero no hacía ningún viaje a Valencia sin llevar consigo la escopeta, que dejaba confiada a un amigo de los arrabales.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Tentó con el palo la escopeta que estaba a sus pies, y volvió la cabeza, como si buscase en la obscuridad la barraca de Pimentó.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      De noche dormía con zozobra, y muchas veces, al menor ladrido del perro, saltaba de la cama, lanzándose fuera de la barraca escopeta en mano.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Allí se quedaría clavado en el ribazo; podían venir sus enemigos: no tenía fuerzas para coger la escopeta caída a sus pies.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Y sintiendo en su interior la ciega bravura del mercader moro que sufre toda clase de ofensas, pero enloquece de furor cuando le tocan su propiedad, Barret entró corriendo en su barraca, agarró la vieja escopeta que tenía siempre cargada detrás de la puerta, y echándosela a la cara plantóse bajo el emparrado, dispuesto a meterle dos balas al primero de aquellos bandidos de la ley que pusiera el pie en sus campos.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Salieron corriendo su mujer, enferma, y las cuatro hijas, gritando como locas y se abrazaron a él intentando arrancarle la escopeta, tirando del cañón con ambas manos.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Pimentó fue el que se hizo dueño de la escopeta y prudentemente se la llevó a su casa.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      ¡Devolverle la escopeta...! ¡En seguida! Bien se adivinaba en la arrugada vertical hinchada entre sus cejas el propósito firme de hacer polvo al autor de su ruina.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      «¡Ladrón! ¡Después que se había quedado con su escopeta...!»
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Iba a labrar la tierra con la escopeta al hombro; él y sus criados se reían de la soledad en que les dejaban los vecinos; las barracas se cerraban a su paso, y desde lejos les, seguían miradas hostiles.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] 20 Esp (CDH )
      Resucitaba dentro de la ramera, pasiva bestia acostumbrada a los golpes, la hija de la huerta, que desde que nace ve la escopeta colgada detrás de la puerta y en las festividades aspira con delicia el humo de la pólvora.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Y como su fino oído de hombre habituado a la soledad creyó percibir cierto rumor inquietante en los vecinos cañares, corrió a la barraca, para volver inmediatamente empuñando su escopeta nueva.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      La huerta se había enterado de que en la antigua barraca de Barret el único objeto de valor era una escopeta de dos cañones, comprada recientemente por el intruso con esa pasión africana del valenciano, que se priva gustoso del pan por tener detrás de la puerta de su vivienda un arma nueva que excite envidias e inspire respeto.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Sin saber lo que hacía, regresó a la barraca, cogió su escopeta detrás de la puerta, y salió corriendo, mientras instintivamente abría la recámara de su arma para ver si los dos cañones estaban cargados.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Sintió miedo viendo a su padre correr por el camino con la escopeta preparada, ansioso de dar desahogo a su furor matando.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      La ceguera de la cólera y la penumbra crepuscular no le permitieron distinguir si era hombre o mujer, pero vio cómo de un salto se metía dentro y cerraba la puerta de golpe, asustado por aquella aparición próxima a echarse la escopeta a la cara.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      tal vez preparaba su escopeta para dispararla traidoramente desde uno de los ventanillos altos; e instintivamente, con esa previsión moruna atenta a suponer en el enemigo toda clase de malas artes, resguardó su cuerpo con el tronco de una higuera gigante que sombreaba la barraca de Pimentó.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Hasta se echó varias veces la escopeta a la cara, queriendo disparar los dos tiros contra las ventanillas de la cambra, deteniéndole únicamente el miedo a quedar desarmado.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Fue poco a poco retrocediendo hasta llegar al camino y se sentó en un ribazo con la escopeta a sus pies.
    • 1898 Costa, J. Colectivismo agrario [1898] 585 Esp (CDH )
      La caza de aves con escopeta, lo mismo que las ranas, eran aprovechamiento común del vecindario: la pesca pertenecía á la hacienda de la ciudad, y se arrendaba con las demás fincas de Propios por unas 16.000 pesetas anuales.
    • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] Esp (CDH )
      — No hablo yo de la caza con escopeta —replicó Pío Cid—.
    • 1898 Ganivet, Á. Pío Cid [1983] Esp (CDH )
      osté no los ha visto, como yo, atacar a un pueblo, y tener todos los hombres que salir con escopetas pa ahuyentarlos.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Ar (CDH )
      Levantamos las cabezas que se inclinaban irresistiblemente hacia el suelo, y vimos... ¡No, es imposible que usted suponga nuestro júbilo!... Vimos como a media milla, un hombre que, escopeta en mano, nos hacía señas y caminaba rápidamente hacia nosotros.
    • 1902 Azorín Voluntad [1989] Esp (CDH )
      Y el mío es el de ese pueblo donde he nacido, donde me he educado; donde he conocido á un hombre, grande en sus debilidades, donde he querido á una mujer, buena en su fanatismo, donde acabaré de vivir de cualquier modo, como un vecino de tantos, yendo al casino, viniendo del casino, poniéndome los domingos un traje nuevo, dejando que el juez me venza en una discusión sobre el derecho de acrecer, soportando la vergüenza de no saber disparar una escopeta, ni de jugar al dominó, ni de decir cosas tontas á las muchachas tontas...
    • 1902 Azorín Voluntad [1989] 108 Esp (CDH )
      La lectura estaba menos propagada, no había grandes periódicos que en un día difundían por toda una nación un hecho; se publicaban menos libros; eran menos densas y continuas las relaciones entre los mismos literatos, y entre los literatos y el público... Así un escritor que lograba hacer conocido su nombre, era ya un escritor que permanecía en la misma tensión de popularidad durante una generación, durante veinte, treinta años... Imagínate el público de una de las viejas ciudades intelectuales: Salamanca, Alcalá de Henares... Es un público de estudiantes, gente joven, que lee los Sueños de Quevedo ó las décimas de Espinel y con ellas se regodea durante ocho ó diez años... Luego, terminados los estudios, se desparraman todos por sus aldeas, pueblos, ciudades, donde ya no tendrán más diversión que su escopeta y sus naipes, cosa no muy intelectual...
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Hubo un momento en que se revolvió impetuosamente en su asiento giratorio, llevándose á la cara la escopeta con trémula emoción.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Aquel año la Albufera iba á tener más escopetas que pájaros.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] 229 Esp (CDH )
      Eran burgueses de Valencia, con altas polainas y grandes fieltros, como guerreros del Transvaal, contoneando fieramente su blusa de innumerables bolsillos, silbando al perro y exhibiendo con orgullo su escopeta moderna dentro del estuche amarillo pendiente del hombro; labradores ricos de los pueblos de la provincia, con vistosas mantas y la canana sobre la faja, unos con el pañuelo arrollado en forma de mitra, otros llevándolo como un turbante ó dejándolo flotar en largo rabo sobre el cuello, delatando todos en el tocado de su cabeza los diversos rincones valencianos de que procedían.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      La escopeta parecía igualar á los cazadores.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Tratábanse con la fraternidad de compañeros de armas, animándose al pensar en la fiesta del día siguiente; y hablaban de la pólvora inglesa, de las escopetas belgas, de la excelencia de las armas de fuego central, estremeciéndose con fiera voluptuosidad de árabes, como si en sus palabras aspirasen ya el humo de los disparos.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Eran la aristocracia de la escopeta.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Unos, al mover sus manos con la fiebre del relato, mostraban los dedos amputados por la explosión de la escopeta; otros tenían surcadas las mejillas por la cicatriz de un fogonazo.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] 232 Esp (CDH )
      Parecía molesto por su terrorífico aparato: le pesaban las bolsas para la caza, la escopeta, las altas botas, todo nuevo, recién comprado.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Si aquello se hundía —pensaba don Joaquín—, por pronto que llegase el barquero ya estaría en el fondo con todo el peso de la escopeta, los cartuchos y aquellas botas enormes, que le causaban insoportable picazón, hundidas en la paja de arroz de que estaba atiborrado el cubo.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Le ardían las piernas, mientras sus manos estaban ateridas por el fresco del amanecer y el frío glacial de la escopeta.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Montó las dos llaves de la escopeta, y desabrochándose la blusa y la camisa, se inclinó sobre el arma hasta apoyar en el doble cañón su pecho desnudo.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      No tenía más que tirar á ciegas... ¡caza segura! Pero al ir á hacer fuego, reconoció los bots, toda la banda de pájaros de corcho que había olvidado por la falta de costumbre, y bajó la escopeta, mirando en torno, con el temor de encontrar en la soledad los ojos burlones de sus amigos.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Tiraba y tiraba sin fijarse en distancias, saludando con la escopeta á todos los pájaros que pasaban ante su vista, aunque volasen cerca de las nubes.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] 256 Esp (CDH )
      Don Joaquín sintió deseos de levantar la culata de su escopeta sobre el barquero; pero pasado este impulso, quedóse contemplándolo con asombro.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Movidos por esa fraternidad de las gentes del campo, que les impulsa á prestar ayuda hasta á los más humildes, cargaron á Sangonera en su barca para llevarlo al Palmar, mientras uno de ellos se quedaba con el cazador, satisfecho de servirle de barquero á cambio de disparar su escopeta.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Ni más ni menos... Aquel cura de escopeta no usaba rodeos con sus feligreses.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Pasó el día cargando cartuchos, limpiando la magnífica escopeta del difunto Cañamèl; y ocupado en esto, bebió menos.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Tonet delante, llevando la Centella en su barquito, como un mascarón de proa, y á continuación la barca del tío Paloma, donde don Joaquín examinaba con asombro la escopeta del viejo, aquella arma famosa llena de remiendos, de la que tantas proezas se contaban en el lago.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Don Joaquín preparaba la escopeta, esperando que pasasen los pájaros de un lado á otro del espeso carrizal.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      La escopeta del tío Paloma no estaba inactiva.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      — ¡Mare de Deu! —gimió aterrado, mientras la escopeta se le iba de las manos.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Caída en la proa de la barca estaba la escopeta de Cañamèl.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Tonet, por su parte, colgó la escopeta en la barraca de su padre y juró ante éste un arrepentimiento eterno.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Reñía á Tonet, que por encargo suyo iba á vigilar á los jornaleros, pero llevando siempre en el barquito la escopeta de Cañamèl y su fiel perra la Centella, y ocupándose más de disparar á las aves que de contar las gavillas del arroz.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Las grandes tiradas de la Albufera ponían en conmoción todas las escopetas valencianas.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Los guardas, que tenían numerosa familia en sus chozas, acabaron por transigir mudamente con el insolente cazador, y cuando sonaba el estampido de su escopeta fingían oír mal, corriendo siempre en dirección opuesta.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Cuando Tonet se cansaba de estar en la taberna días enteros, sentado junto á Neleta, con la expresión de un gozquecillo que espera el momento propicio para sus caricias, cogía la escopeta y la perra de Cañamèl y se iba á los carrizales.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      ¿Contra qué demonios tiraban aquellos cazadores, cuyas escopetas no cesaban de conmover la calma del lago?... Poco después de salir el sol, don Joaquín pudo disparar por fin su arma virgen.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      El viejo aún creía verle con el cabello alborotado y las anchas patillas, vestido con redingote gris y sombrero redondo, rodeado de hombres de uniformes vistosos que le cargaban las escopetas.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] 30 Esp (CDH )
      Ella en la proa, esbelta, vestida de amazona, con la escopeta siempre pronta, derribando los pájaros que hábiles ojeadores hacían surgir á bandadas de los cañares con palos y gritos; y en el extremo opuesto, el tío Paloma, socarrón, malicioso, con la vieja escopeta entre las piernas, matando las aves que escapaban á la gran dama y avisándola en un castellano fantástico la presencia de los collvèrts: «Su Majestad... ¡ojo! Por detrás le entra un collovierde».
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Era insolente, con la rudeza de un hijo de la laguna; pero la adulación que faltaba á su lengua la encontraba en su escopeta, arma venerable, llena de composturas, hasta el punto de no saberse qué quedaba en ella de la primitiva fabricación.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Manejaría la escopeta con asombrosa habilidad, conocería el fondo del lago como una anguila, y cuando el abuelo muriese, todos los que vinieran á cazar encontrarían la barca de otro Paloma, pero remozado, tal como era él cuando la misma reina venía á sentarse en su barquito, riendo sus chuscadas.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      La escopeta del abuelo, un verdadero arcabuz, que por su estampido se distinguía de todas las armas de la Albufera, llegó á manejarla él con relativa facilidad.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Por su gusto, Tonet no comería otra cosa que lo que matase con la escopeta ó pescase con sus manos.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Allí se deslizaban las grandes serpientes perseguidas por los guardas de la Dehesa; por allí pastaban los toros fieros que se separaban del rebaño, obligando á los cazadores á cargar con sal gruesa sus escopetas para espantarlos sin darles muerte.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      El sueldo era de cinco reales diarios, y estaba condenado á morir de hambre, como sus antecesores, á no ser por la escopeta, que toleraban los guardas de la selva, y surtía de carne su mesa todos los días.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Era un cura de escopeta.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      La escopeta del tío Paco era la mejor del Palmar: un arma de rico, que Tonet consideraba como suya, y con la que rara vez marraba el golpe.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      La escopeta de Tonet sonando con insolencia por toda la Dehesa fué un reto para los guardas, que hubieron de abandonar su tranquila vida de solitarios.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      ¡Allí tenía el tío Paco materia para llenar el caldero! Se lo regalaba generosamente: al fin, la escopeta era suya.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      ¿Cuándo dejaría quieta su escopeta?
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Bien se la había ganado pasando el día entre los carrizales, con la manos heladas sobre la escopeta para traer aquel montón de carne.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Presentábanse con la escopeta ó el retaco al hombro, como si para divertirse en un pueblo pequeño, donde todos se conocían, fuese preciso tener el arma al alcance de la mano.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      En una esquina, dos jóvenes fueron á las manos por cuestión de quién debía beber antes, y después de abofetearse se separaron algunos pasos, apuntándose con las escopetas.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] 176 Esp (CDH )
      Como éste se rehiciera, echando mano á su escopeta, Tonet dió un salto atrás, disparando su carabina casi sin apuntar... ¡La tormenta que se armó!... Perdióse la bala en el espacio, pero Sangonera creyó oír su silbido junto á la nariz, y se arrojó al suelo dando espantosos alaridos.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      En las casas se abrían las ventanas con estrépito, asomando sombras blancas, algunas de las cuales avanzaban el cañón de la escopeta sobre el alféizar.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] 180 Esp (CDH )
      Comía y bebía de lo mejor; disponía del cajón como si no tuviese dueño; se permitía libertades que no quería recordar; se apoderaba de su perra, de su escopeta, y según decía ahora la gente... hasta de su mujer.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Quiso entretener su ociosidad con la caza, haciendo una vida de hombre de guerra, sacando su comida de la pólvora, y comenzó por comprar una escopeta algo mejor que las armas venerables que se guardaban en su casa.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Desde entonces, sólo de tarde en tarde vieron en el pueblo al nieto del tío Paloma con la escopeta al hombro, silbando cómicamente á Sangonera, que marchaba tras de sus pasos con la cabeza baja, mirando astutamente á todos lados por si había algo aprovechable al alcance de sus zarpas.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Cuando tenían hambre, mataban un par de conejos ó palomas salvajes de las que revoloteaban entre los pinos; y si necesitaban dinero para vino y cartuchos, Tonet se echaba la escopeta á la cara y en una mañana lograba un racimo de piezas, que el vagabundo vendía en el Saler ó en el puerto de Catarroja, volviendo con un pellejo que ocultaba en los matorrales.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Ella en la proa, esbelta, vestida de amazona, con la escopeta siempre pronta, derribando los pájaros que hábiles ojeadores hacían surgir á bandadas de los cañares con palos y gritos; y en el extremo opuesto, el tío Paloma, socarrón, malicioso, con la vieja escopeta entre las piernas, matando las aves que escapaban á la gran dama y avisándola en un castellano fantástico la presencia de los collvèrts: «Su Majestad... ¡ojo! Por detrás le entra un collovierde».
    • 1902 Valle-Inclán, R. M. Sonata otoño [1996] Esp (CDH )
      Echéme la escopeta a la cara y, cuando se abrió un claro, tiré.
    • 1902 Valle-Inclán, R. M. Sonata otoño [1996] Esp (CDH )
      Fui por la escopeta, que dormía cubierta de polvo en un ángulo de la estancia, y volví al balcón.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Un día, estando Luis Quijada en la sala de armas limpiando una escopeta, y Jeromín a su lado presentándole las piezas, díjole aquél de repente:
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      ¿Seréis para tirar una escopeta?
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      a todos los que fueren de quince años arriba y de cincuenta abajo, y vinieran dentro de dicho tiempo a rendirse y trajeran a poder de los ministros de su majestad cada uno una escopeta y ballesta con sus aderezos, se les concede las vidas y que no puedan ser tenidos por esclavos, y que además desto puedan señalar para que sean libres dos personas de las que consigo trajeren, como sean padre o madre, hijos o mujer o hermanos;
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      mas un moro que se decía Cubeyas asiole por detrás de los brazos, y un sobrino del Xeniz le dio con el macho de la escopeta en la cabeza y le aturdió y derribó al suelo; diole entonces el Xeniz con una losa y le acabó de matar.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      A la derecha iba el platero Barrado a caballo; a la izquierda, el Xeniz, con la escopeta y alfange del muerto; en torno, los parientes del Xeniz, con sus arcabuces y escopetas, y a retaguardia, Luis de Arroyo y Jerónimo de Oviedo, con un estandarte de caballos.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Salió el presidente, don Pedro Deza, y entregó el Xeniz la escopeta y el alfange de Aben-Abóo, diciendo que hacía como buen pastor, que no pudiendo traer a su amo la res viva, le traía el pellejo.
    • 1907 Rubén Darío Canto errante [1977] Ni (CDH )
      Las más ilustres escopetas dejan en paz a los cisnes.
    • 1905-1909 Echeverría, A. J. Concherías [1953] 108 Concherías CR (CDH )
      / La cabesa era un ayote / y ló qu'es de gruesa, ¡asina!... / ¡Oh temeridá de bruta! / ¡Igual no veré en mi vida! / Todos salimos corriendo... / Pos hombre, a José María / se le cayó la escopeta / y se descargó solita.
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )
      El peón acecha, arma su escopeta, se agacha, se desliza semejante a un gato montés.
    • 1911 Baroja, P. Árbol ciencia [1996] Esp (CDH )

      La tienda era una prendería repleta de trastos viejos que había por todos los rincones y colgaban del techo; las paredes estaban atestadas de fusiles y escopetas antiguas, sables y machetes.

    • 1914 Espina, C. Esfinge [1914] Esp (CDH )
      Y desde muy temprano, algunos vecinos madrugadores atravesaban el pueblo, en traje de fiesta, para formar la comitiva, bien armados los hombres de escopetas y trabucos.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      Era el hondo despacho lleno de escopetas y polvorientos legajos de papeles, donde tantas veces se habían resuelto difíciles lances de amor y los graves asuntos de La Joya.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      No sólo era todo cómodo y bello; baratísimo, también; ejemplos: su mandolina Ozelli de doce francos, sus máquinas fotográficas, su motocicleta, su escopeta..., excelentes y de menos precio que lo que hubieron de cobrarle de aduanas...
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] 130 Esp (CDH )
      Cogió su escopeta y su bandolera de chapa.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      ¿Se concibe que nada pague más de su valor?... Pues, hijo, en Irún, derechos: la mandolina, trece pesetas; la escopeta, ciento y pico, y la motocicleta, ¡agárrate!, doscientas noventa y tres.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      Una motocicleta magnífica, de doscientos treinta francos (seiscientos, lo menos, en España); una escopeta de reses, por trescientos once francos (en España, más de mil) y una mandolina ensamblada de nácar, marca Ozelli, por doce, cuando sólo el estuche valdría en Madrid cincuenta.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      Uno con escopeta.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      Mas no halló el sitio oportuno, siguiéndoles buen trecho; y el no poder matar también al otro impunemente, con una vieja escopeta de un cañón y de carga por la boca, le hizo desistir.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      Cogió la escopeta y comprobó que también Melchor faltaba de su parva.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      Halló a la contristada en el portal, y la condujo al despacho, a la profundidad de aquel despacho, lleno de chismes, y sillones, y escopetas, y polvorientos legajos de papeles, donde mil veces habíanse tratado igual los más arduos secretos de la política del pueblo y los finales ajustes de galantes aventuras.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      Desde un claro divisó Melchor algo así como otras sombras, algo así como si los molineros, al fin alarmados por los perros, allá en su roca del centro del Guadiana, que desbordaba sus aguas en torrente, vigilasen también con escopetas.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      Al Gato le reconoció por la escopeta, tendida al lado de la manta.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      Moviéronse detrás del sombrajo las espigas, y apareció un hombre con bandolera de chapa y escopeta.
    • 1916 Ambrogi, A. LTrópico II [1916] Esp (CDH )
      Se oyeron gritos, estruendos de latas, disparos de escopetas.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Las señoras desaparecen con precipitación y vuelven momentos después con una escopeta astillada, cubierta de polvo y de telarañas, y una pistola de muelles enmohecidas y descompuestas.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      La escopeta, una absurda escopeta vieja amarrada con tomiza, se le había reventado, y el cazador traía el tiro en un brazo.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      La escopeta, una absurda escopeta vieja amarrada con tomiza, se le había reventado, y el cazador traía el tiro en un brazo.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      y cada hombre descarga su escopeta cobarde, hecho niño esta mañana del Sábado Santo, contra el que tiene su odio, en una superposición de vagos y absurdos simulacros primaverales.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      No creo que haya quedado escopeta en el pueblo sin disparar a Judas.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      Reloj que levantará a la madrugada, escopeta que no matará el hambre, caballo que llevará a la miseria...
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      Cuando yo salía, el guarda, que en un arranque de mal corazón había sacado la escopeta, disparó contra él.
    • 1918 Quiroga, H. Cuentos Amor [1993] 105 Ur (CDH )
      Pedía escopeta, porque aunque él tenía un buen perro, no podía sino a veces alcanzar a los venados de un palo...
    • 1918 Quiroga, H. Cuentos Amor [1993] Ur (CDH )
      Cooper prestó la escopeta, y aun propuso ir esa noche al rozado.
    • 1918 Quiroga, H. Cuentos Amor [1993] Ur (CDH )
      Y si se recuerda que el ingenio de un poblador haragán llega hasta enseñar a sus cachorros esta maniobra para aprovecharse ambos de la presa, se comprenderá que Cooper perdiera la paciencia, descargando irremisiblemente su escopeta sobre todo ladrón nocturno.
    • 1918 Quiroga, H. Cuentos Amor [1993] Ur (CDH )
      Con un gesto de fastidio descolgó la escopeta, y saliendo afuera vio una mancha blanca que avanzaba dentro del patio.
    • 1918 Quiroga, H. Cuentos Amor [1993] Ur (CDH )
      — Sí —repuso Cooper colgando la escopeta—.
    • 1918 Quiroga, H. Cuentos Amor [1993] Ur (CDH )
      Cierto es que los dos muchachos no se habían acordado particularmente de llevar escopetas ni anzuelos; pero de todos modos el bosque estaba allí, con su libertad como fuente de dicha, y sus peligros como encanto.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      — ¡Adelante, y cuidado con las escopetas! El otro día Pedro me hizo silbar los perdigones en las orejas... A las doce todos aquí, para el almuerzo.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Los más estaban armados de macanas, cuyas toscas porras descansaban en el suelo; otros llevaban sus pértigas rematadas en cuchillos, que brillaban con rojos destellos a la luz de la hoguera, y unos cuantos lucían en hombros viejos fusiles comprados a los desertores del ejército o vetustas escopetas enmohecidas y de cargar por la boca.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Le vi borrar la sangre de su escopeta.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Y Ocampo, con la culata de su escopeta, descargó un fuerte golpe en el endeble cuerpecillo de la bestia, y se oyó el ¡crac! de algo que se quiebra.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Se echó la escopeta a la cara, apuntó e hizo fuego.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Los pantalones le causaban invencible miedo, acaso porque sabía que con ellos van las escopetas que truenan con hórridos estampidos los grandes espacios.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      — ¿Llevamos escopetas?
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Yo no me quedo con la derrota —dijo Ocampo poniendo a su alcance los cartuchos de su escopeta.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Las vio Pantoja y pidió su escopeta.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] 215 Bo (CDH )
      Las posaderas del señor oprimían la mecánica de una lindísima escopeta, cuyos negros agujeros de los caños parecían amenazar de muerte.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      El mozo quedó bajo la bóveda, los ojos levantados a la pared y en las manos la escopeta amartillada, lista a hacer fuego.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      El mozo le llamó, y entregándole su venerable escopeta se lo llevó consigo...
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      No lo dijera el caballero, pues al punto lanzóse el bachiller a la sala y a poco apareció cargado de su enorme escopeta de dos cañones y de atacar por la boca; traía al costado la bolsa de municiones fabricada por su madre y una jáquima con lazo en la diestra.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Sentóse el mozo sobre un cerco de piedras y cebó su vieja escopeta.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bo (CDH )
      Los cazadores, tendidos a lo largo en sus balsas, el cañón de sus escopetas apuntando a la proa aguda y levantada, como de góndolas venecianas, llevaban a su lado la bolsa de municiones bien repleta de cartuchos, variadas frutas y una botellita con algún fino licor.
    • 1920 Carmen Lyra Cuentos Tía Panchita [2003] CR (CDH )
      Llegó a casa de tío Tirador, que estaba en el corredor aceitando su escopeta.
    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] Esp (CDH )
      La mocedad se arrojó con sus escopetas y retacos a lo último de los terrados y techumbres.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] 141 Co (CDH )
      Mas a tiempo que me invitaba a penetrar en el corredor, prometiendo que el oro me sería devuelto religiosamente, el hombre desensilló mi caballo, guardóse la escopeta y yo me olvidé del arma.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      Mezclando el castellano al portugués nos ordenó el alcalde salir del puerto, en tanto que la gente agrupada en el arenal, viejos, mujeres, niños, nos amenazaban blandiendo escopetas, escobas y palos.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      Cuando íbamos tan distantes del hato que sólo se advertían los airones de sus palmares, el mulato se desmontó a cargar la escopeta.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      — ¿Tu escopeta? Debe estar con mi montura en los toldos.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      »Antier, cuando yegaste a cabayo, con la escopeta al arzón, atropeyando la gente, caída la gorra sobre la nuca, te me pareciste a mi hombre.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      Con el alma en los ojos, tendía yo la escopeta hacia el caño, hacia los corrales, hacia todas partes.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      Y colgando la escopeta en la montura, salté desarmado.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      Y recogiendo la que tenía, monté en el potro, me tercié la escopeta y partí a escape por el llano impasible, dando a los aires este pregón enronquecido y diabólico:
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      A oscuras lo descolgué de la percha y saqué la escopeta de dos cañones.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      Agazapado en los pajonales iba espiándola yo, con la escopeta del mulato en balanza; mas cada vez que intentaba tenderla contra el seductor, se convertía entre mis manos en una serpiente helada y rígida.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      El mocetón que llegó con Franco me miraba con simpatía, sosteniendo entre las rodillas desnudas una escopeta de dos cañones.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      Al rayar el día, ensillé el caballo de Miguel y puse la escopeta en el zarzo.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      ¡Ya se puede figurar, señor Alcalde, cómo nos quedaríamos! Arciniegas me dijo: "Esta maldita flota de la escopeta me va a costar la vida. Este joven, que es de la principal nobleza, me va a acusar de que intenté asesinarlo. Es agora mesmo que vienen a prenderme. Arrégleme, a la carrera, una muda, que me voy".
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] 297 Co (CDH )
      Bastarían, para el resguardo de todos aquellos caudales, las escopetas fieles de Juanelo y de Ginés.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      De ellas saco en limpio que no nací para la cacería: no levanto venado en ninguna parte; y ya no estoy para manejar escopetas.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] 261 Co (CDH )
      ¿Cómo soñar la mente yolombera con criados de tales figuras y tales atalajes? Aquel Ginés, tan cara de mala entraña, tan grandote, con aquella escopeta terciaria, les parecía un judío feróstico, de los que martirizaron al Señor, por más que lo vieran tan devoto e iglesiero.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      ninguno de nosotros ni de las otras familias nobles sirve para taco de escopeta.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      medio, nada más porque Doña Luz no se conforma con que le hubieran apuntado a su niño, con escopeta descargada; y pide cárcel para ese hidetal, tan atrevido y tan malvado.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      A propia hora toman sus escopetas, dizque para irse a pasar la noche en La Abertura.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      Arciniegas, toíto tembloroso, le apuntó con la escopeta.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      Mira el retablillo de su santa, mira el suelo y el arcón, empotrado en el tabique y en que guarda el oro; mira las tres escopetas y los polvorines, colgados en sus clavos.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] 6 Co (CDH )
      Gente moza no se veía ni para muestra: unos se alquilaban en alguna finca, otros en alguna mina; éstos, monte adentro, buscaban con su escopeta con qué llenar la olla de su prole; aquéllos, metidos en riachuelos o a su orilla, zarandeaban la circular batea, medio colmada de agua, de arena y de cascajo.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      ¡Los tigres, las serpientes, las tominejas que ha matado! Porque... ¡después de Dios, su puntería! Y mira, como testigo que no le dejaría mentir, a su escopeta milagrosa, aunque inglesa, muy tendida y horizontal, allá en la espetera, de muesca labrada, hechura de sus manos.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] 235 Co (CDH )
      Arciniegas le echó mano a la escopeta, que estaba descargada, nada más que por echarle la flota al joven o al que fuera.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      ¡Ah malaya una escopeta para bajarte de un tiro!
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      Encabeza el comisario Fiel, con la maleta de los fondos, y cuatro negros más, armados de escopeta, como escolta; y dos más, armados con machetes, para rozar y descumbrar.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      Les doy dos custodios, con escopetas, para que los saquen hasta tres leguas del lugar, por el camino que sea.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] 150 Ur (CDH )
      Ño Bautista y el hijo tiraban medio de lejitos, eran escopetas de carga por la boca y sólo allá, a las perdidas, sonaba un tiro.
    • 1935 Gallegos, R. Canaima [1935] Ve (CDH )
      Pero se interrumpió al ver a un hombre de escopeta terciada a la espalda que más adelante acababa de salir al camino, para atravesarlo, por una de las picas * de monte adentro.
    • 1935 Gallegos, R. Canaima [1935] Ve (CDH )
      Ahí donde usted lo ve, con su escopeta al hombro, lleva oculto un filósofo.
    • 1935 Gallegos, R. Canaima [1935] Ve (CDH )
      — ¡Jm! —hizo el de la escopeta—.
    • 1935 Gallegos, R. Canaima [1935] Ve (CDH )
      Allí estaba, en lo más intrincado del monte, sentado sobre una piedra, con la ociosa escopeta entre las piernas y la vista fija en el suelo cubierto de hojarasca donde se apoyaban sus pies descalzos, ni cazador de tigres en aquel momento ni tampoco espectador del paisaje, sino más bien como sumido en él.
    • 1935 Gallegos, R. Canaima [1935] Ve (CDH )
      Le enseñó también el acarabisi, * su lengua cadenciosa —ellos dos, la vereda, la escopeta y el cuchillo:
    • 1936 García Lorca, F. Bernarda Alba [1991] Esp (CDH )

      Angustias¡Dios mío!

      Bernarda¡La escopeta! ¿Dónde está la escopeta? (Sale corriendo.)(Aparece Ameliapor el fondo, que mira aterrada con la cabeza sobre la pared. Sale detrás Martirio.)

    • 1940 Cabral, M. Compadre Mon [2003] RD (CDH )
      Bajo tu potro es un juguete el llano, / bajo tu potro tan dominicano / que le sirve de espuela la corneta, / y vuela más que la guinea inquieta / que en las plumas se pinta municiones / para robarle el blanco a la escopeta.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      — ¡Cómo no traje mi escopeta! —decía uno de los espectadores—.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Jerónimo Cahua, el primero de todos en la caza y uno de los despojados de escopeta, dijo:
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      ¡Ellos no tienen ya ni escopetas y el Fiero Vásquez no creo que se meta!
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      No hay ni escopetas.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Díjoles que el decomiso de escopetas nada tenía que ver con el juicio, pues el Gobierno había mandado desarmar a todo el norte de la República debido a que corrían rumores de revolución.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      — Esos juicios son largos, pero sé que les han quitao las escopetas y po algo malo será.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Ciertamente, el Mágico inquirió durante su última visita por todos los poseedores de escopetas con el pretexto de comprar una para cierto cabrero de Uyumi.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Doce escopetas de los más antiguos modelos, mohosas, flojas, de un solo cañón.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Los conminados hablaron con el alcalde y resolvieron entregar las escopetas.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      — Preparen sus rifles y al que corra, mátenlo —dijo a los gendarmes—, y ustedes, indios, entreguen las escopetas que usan sin licencia.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      La carabina había funcionado livianamente, sin el salto y la patada de la escopeta.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Yo perdí mi escopeta, pero tengo mi honda...
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Su taita empleaba una escopeta y tomar la puntería era cosa fácil.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      ¿Cuánto tiempo estuvo de bruces sobre la tierra, viviendo sólo con el cuerpo y no con el entendimiento, con ese cuerpo que quería vivir y no se dejaba morir? Al volver en sí se tocó la cara destrozada y comprendió que uno de sus enemigos lo había esperado allí armado de escopeta y disparádole un tiro con cortadillo de hierro.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      ¿Quién más tiene escopeta aquí, por si me conviniera? Jerónimo y los otros comuneros fueron recordando y dando los nombres de los escasos poseedores.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      El puma le arrasa las cabras y él necesita una buena escopeta y también plomo... Hará bala pesada, bala pa león... Pero a lo mejor él quiere venir a verla en persona.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Yo necesito una buena escopeta..., pago bien...
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      — ¡Ahora que me acuerdo! —exclamó el Mágico, rebosando satisfacción—, ¿vendes la escopeta?
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Uno de los cazadores de torcaces, que pasaba cargando su escopeta, se acercó a curiosear.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Detonaban las escopetas y aleteaban las bandadas fugitivas a lo largo de la quebrada de Rumi y el arroyo Lombriz.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Claro que el que es muy güen cazador, o tiene güena carga en la escopeta, mata varias.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Tú vas al montal con tu escopeta y ves una mancha de palomas y no sabes cuál vas a cazar.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Referiremos de paso que los lomos de venado cambiaron de destinatario y fueron a dar a manos de Rosendo y que otros indios adquirieron también escopetas, alentados por el éxito de Abdón.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Entonces fue que el regidor Rosendo Maqui pidió permiso para hablar y dijo: "Ya había escuchao esas murmuraciones y es triste, que los comuneros pierdan su tiempo de ese modo. Si el Abdón se compró escopeta, jue su gusto, lo mesmo que si cualquiera va al pueblo y se compra un espejo o un pañuelo. Es verdad que mata los venaos, pero los venaos no son de nadie. ¿Quién puede asegurar que el venao ha comido siempre pasto de la comunidá? Puede haber comido el de una hacienda vecina y venido después a la comunidá. La justicia es la justicia. Los bienes comunes son los que produce la tierra mediante el trabajo de todos. Aquí el único que caza es Abdón y es justo, pues, que aproveche de su arte. Y yo quiero hacer ver a los comuneros que los tiempos van cambiando y no debemos ser muy rigurosos. Abdón, de no encontrarse a gusto con nosotros, se aburriría y quién sabe si se iría. Es necesario, pues, que cada uno se sienta bien aquí, respetando los intereses generales de la comunidá".
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Un indio llamado Abdón tuvo la extraña ocurrencia de comprar una vieja escopeta a un gitano.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Eran viejas escopetas de chimenea, de las que se cargan por la boca del cañón.
    • 1943 Fdz Flórez, W. Bosque animado [1997] Esp (CDH )
      No es una escopeta.
    • 1943 Fdz Flórez, W. Bosque animado [1997] Esp (CDH )
      Puede volver en sí y tiene la escopeta a su lado.
    • 1943 Fdz Flórez, W. Bosque animado [1997] Esp (CDH )
      El hombre es el hacha para el árbol, la segur para el tojal, la escopeta o la trampa para el ave, para el conejo, para el zorro...; es el todopoderoso enemigo de todos los días, del que nada obtuvo todavía piedad.
    • 1943 Sinán, R. Plenilunio [1961] Pa (CDH )
      Desde que eché a correr, atormentado, tras él, ya había dispuesto el gatillo de mi escopeta...
    • 1943 Sinán, R. Plenilunio [1961] 131 Pa (CDH )
      No sé por qué motivo (¡era el destino!? yo tenía mi escopeta cargada para salir de cacería...
    • 1943 Sinán, R. Plenilunio [1961] 151 Pa (CDH )
      Descolgué mi escopeta (yo la tenía cargada con perdigones)...
    • 1944 Casona, A. Dama [1996] Esp (CDH )
      Toda la noche galopé inútilmente, con la escopeta al hombro y las espuelas chorreando sangre.
    • 1944 Casona, A. Dama [1996] Esp (CDH )
      Escondidos en el castañar le vimos pasar a galope con la escopeta al hombro y la muerte en los ojos.
    • 1944 Casona, A. Dama [1996] Esp (CDH )
      Al inclinarse a beber en el arroyo, se le disparó la escopeta y se desangró en el agua. *
    • 1944 Casona, A. Dama [1996] Esp (CDH )
      ¿Quieres meterme en un rincón, como a tus hijos? Ya estoy harto de que me guarden la espalda consejos de mujer y se me escondan las escopetas de caza.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] 319 Gu (CDH )
      Cachazudamente, el mayor Farfán enfundó el brazo derecho, luego el izquierdo, en la guerrera; y con la misma lentitud empezó a abrocharse por el botón del ombligo, sin parar mientes en nada de lo que allí tenía a la vista: un mapa con la República en forma de bostezo, una toalla con mocos secos y moscas dormidas, una tortuga, una escopeta, unas alforjas... Botón por botón hasta llegar al cuello.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      Consistía el extraño e inolvidable juego en meter moras caídas del árbol en cartuchos de escopeta, que la niña encontraba tirados como si un alevoso cazador hubiese estado matando pájaros a la vera de la casa.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Ar (CDH )
      Y no debí matar aquel chajá, sin duda: tenía yo quince años y una escopeta herrumbrosa; y nadie supo que yo buscaba un chajá para sacarle las plumas y hacer escarbadientes.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Ar (CDH )
      — Una escopeta de dos cañones.
    • 1950 Pablo Neruda Canto general [1981] 282 Ch (CDH )
      / Qué azul es la vida, Miguel, cuando hemos puesto en ella / amor y lucha, palabras que son el pan y el vino, / palabras que ellos no pueden deshonrar todavía, / porque nosotros salimos a la calle con escopeta y cantos.
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Ho (CDH )
      La escopeta seguía pendiendo del clavo, pero el corvo nuevo se lo había llevado colgado a la cintura.
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Ho (CDH )
      La misma madera, el mismo ojo pa la escopeta, la misma mano pal puñal...
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Ho (CDH )
      El hambre, la fatiga y las enfermedades diezmaban a las numerosas columnas del gobierno, las cuales con harta frecuencia caían en trampas fatales en las que eran aniquiladas a machete, con flechas, con descargas de escopeta y hasta a puros garrotazos.
    • 1932-1952 Mihura, M. Sombreros [1993] Esp (CDH )
      El dueño le da a cada huésped una escopeta para que mate los ratones...
    • 1932-1952 Mihura, M. Sombreros [1993] Esp (CDH )
      Los he matado yo con una escopeta.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Esconde bien la escopeta.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Y en pailitas hondas, postas de escopeta, desde la municioncita * hasta el cincote de plomo.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] 198 Gu (CDH )
      Por último, el fontanero que se bajó la toalla al cuello para tomar el café, tras un chupete al cigarro, soltar el humo por la nariz, pura escopeta cuache después de un disparo, entreabrió la boca color de carne cruda, y le mostró un colmillo dorado.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Moscas que pican, moscas que vuelan, moscas que hablan y dicen: los dedos trabajadores de estos dos hombres escarban con sus palas, las uñas, * la nube del aserrín * y la viruta que juegan, tiemblan, se esparcen bajo la respiración que les sale de las narices como de un cañón de escopeta cuache. *
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Una lluvia de postazos de escopeta fue la respuesta.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      — Pues porque este Venado de las Siete-rozas era gente la llevaba, y como sirve para otros males yo a solas me he repetido que el curandero tenía razón cuando la gravedad de nanita dixía que sólo se curaba del grillo cazando al de las Siete-rozas, y por atalayarlo vaya que no quedó, días y noches me pasé en el cañal vigilando si pasaba, la escopeta ya lista, y la muerte * fue tuya, Gaudencio, porque vos te lo trajiste al suelo de un postazo, * y también te trajiste al curandero; pero no culpas porque no sabías, de haber sabido que el venado y el curandero eran énticos no le tiras.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Gaspar levantó la escopeta, se la afianzó * en el hombro, apuntó certero y... no disparó.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Dende días lo andaba ronciando el Calistro; debe haberlo perseguido hoy en la tarde por la quebrada y antes que lo alcanzara se le volvió venado y de venado se vino corriendo sólo a que yo le metiera el postazo de escopeta.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Gaspar * se rascó * el hormiguero de las barbas con los dedos que le quedaban en la mano derecha, descolgó la escopeta, bajó al río y desde un matocho * hizo fuego sobre el primer maicero que pasó.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      En el suelo pegajoso de frío topó sus manos medio enterradas, sus dedos adheridos a lo hondo, a lo duro, a lo sin resonancia y sus uñas con peso de postas de escopeta.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      El que estaba sobre el Venado de las Siete-rozas, Gaudencio Tecún, * arrecho por su buena puntería y orgulloso de su escopeta, se fue deslizando de sobre el animal, hasta quedar por el suelo tendido, sin habla, pálido como si le hubiera dado vahído. *
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Mudó de escondite el Gaspar Ilóm con la escopeta bien cargada de semillita de oscurana * —eso es la pólvora—, semillita de oscurana * mortal, el machete desnudo al cinto, el tecomate con aguardiente, un paño con tabaco, chile, sal y totoposte, dos hojitas de laurel pegadas con saliva a los sentidos sustosos, * un vidrio con aceite de almendras y una cajita con pomada de león. *
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      En la romana de canastillos puso de un lado la pesa ajustada con postas de escopeta y en el otro, sobre hoja de plátano, la manteca.
    • 1956 Schz Ferlosio, R. Jarama [1994] Esp (CDH )
      Schneider colocaba las fichas muy delicadamente, pero Coca-Coña pegaba unos fichazos como disparos de escopeta.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] 57 Esp (CDH )
      El cura del lugar y un cazador muy famoso que le llaman don Belianís, y es primo hermano del Arcipreste de los Vados, que me compra a mí libros que traten de pólvora y todavía el pasado año le vendí la "Pirotecnia" del señor Biringucho, armaron una batida con los cuadrilleros de la Santa Hermandad y las escopetas maragatas del señor marqués de Astorga, y dieron en el monte, puestos en él por un perro del señor Rey que le llaman "Segovia", con el rastro del lobo, y lo siguieron día y noche por sierras bravas, y al amanecer lo fueron a cercar en la robleda de Dueñas.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] Esp (CDH )
      Primero guardó la flauta, desmontada y soplada, caños y palleta, en una bolsa de bayeta azul, y luego desestribó la grande y temerosa espada, y me siguió a colgarla en el astillero, al lado de la lanza de don Merlín, de la escopeta "Nápoles", de las pistolas francesas de camino y de la espingarda, y sacó del bolsillo del calzón un pañuelo de hierbas y se enjugó el sudor, le apuró las puntas al bigote, y le sacudió el polvo a la birreta, enderezándole la pluma de gallo blanco que lucía, y sólo después se encaminó a hacer el mandado de portar la caja, y yo tras él, tomándolo por tan mudo como boberas.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] Esp (CDH )
      — Me pasaba los días en el puente y en las orillas del río, descuidando el chocolate de mi amo, y me olvidaba de sacarle brillo a las hebillas de plata, poner a refrescar el vino, engrasar la escopeta, y todas mis obligaciones quedaban para mañana.
    • 1958 García Márquez, G. Coronel [1982] Co (CDH )
      Uno de los niños amenazó al coronel con una escopeta de palo.
    • 1961 Martín-Santos, L. Tiempo silencio [1996] Esp (CDH )
      En el pueblo lo que él era es furtivo, cada vez que sacaba una escopeta de Dios sabe dónde que nunca tuvo para comprar una.
    • 1961 Martín-Santos, L. Tiempo silencio [1996] 280 Esp (CDH )
      Se toma la escopeta de dos cañones como el tío Miguel, el hombre de la bufanda y pum, pum, muerta.
    • 1961 Onetti, J. C. Astillero [1995] Ur (CDH )
      Pero permítame; el último de cinco mil, otro alemán, Schwartz, que pidió una escopeta prestada para matarme a mí o al señor Petrus, pionero, no se sabe con certeza, y estuvo una semana haciendo guardia en la puerta de atrás, entre mi casa y el edificio, y al fin disparó, dicen para el Chaco *, trabajaba por cinco mil hace un año.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Ar (CDH )
      Pero en verdad eran unos malandrines, que había que andar con escopeta.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] Mx (CDH )
      Y algo más: sobre el dintel, sostenida por dos ganchos oxidados, la escopeta que el señor Pedrito cargó sobre la montura aquella noche de 1889 y que desde entonces había conservado aceitada y lista, como último reducto de su cobardía, sabiendo que jamás la usaría.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] Mx (CDH )
      ¿Quién iba a buscar al mulato, si no era para llevárselo a la fuerza? Y la escopeta pesaba, con un poder que prolongaba la ira silenciosa del niño: ira porque ahora sabía que la vida tenía enemigos y ya no era ese fluir ininterrumpido del río y el trabajo; ira porque ahora descubría la separación.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 302 Mx (CDH )
      Salió a la terraza y aprovechó los adobes rotos para alcanzar el dintel y la escopeta.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 302 Mx (CDH )
      El muchacho no esperó; sabía el camino que tomarían esos pies; corrió con la escopeta entre los brazos por la vereda que conducía a la choza.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 299 Mx (CDH )
      Yo sólo colgué aquella escopeta cargada a la entrada de la casa, ¿quién sabe?, como un acto de homenaje al pobre Atanasio.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] Mx (CDH )
      (Ahí está todo el día el viejo Pizarro sentado frente al casco de la hacienda, con una escopeta entre las manos.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] Mx (CDH )
      Porque el muchacho se agazapó entre las frondas con la escopeta en las manos, temeroso de que los pasos lo alcanzaran, y vio pasar los botines apretados, el pantalón plomo y los extremos de la levita: la misma levita de ayer: ya no tuvo dudas, menos cuando ese hombre sin rostro entró a la choza y gritó: —¡Lunero! y en su voz impaciente el muchacho adivinó la irritación y la amenaza que ayer había notado en las actitudes del hombre de la levita que buscó al mulato.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] Mx (CDH )
      Él te preguntó si iban juntos hasta el mar; iban a caballo; te preguntó si irían juntos, a caballo, hasta el mar: te preguntará dónde iban a comer y te dijo —te dirá— papá, sonreirá, levantará el brazo con la escopeta y saldrá del vado con el torso desnudo, sosteniendo en alto la escopeta y las mochilas de lona.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Se sentó a su lado todavía con la escopeta en la mano y el machete al cinto.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Y todos los hombres con sus escopetas y machetes desmonteros partieron barranco abajo como un torbellino de pies descalzos.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Contritos y humildes los hombres llegaban a arrodillarse ante el Niño-Dios con la escopeta al hombro, el sombrero empalmado entre las manos, esas manos que deseaban tener riquezas para ofrendar al pequeño rey del Universo.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      A la madrugada salió un grupo de hombres con Julián a la cabeza, llevando sus escopetas y cuchillos para ir a relevar a otros compañeros que estaban vigilantes en la guardarraya de la sabana.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Pero los hombres andaban todos con sus escopetas y sus machetes envainados.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] 300 Ho (CDH )
      Saben que les esperan nuestras escopetas y nuestros machetes.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Aquel día nos juntamos los compas de "este lado" y con las escopetas los hicimos correr como conejos.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Estaba preocupado Julián por lo que supiera en el retén del Paso del Mico que daba a la sabana donde, con sus compañeros, vigilaban escopeta en mano la propiedad de sus sembrados, de sus chozas y de sus haciendas.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Entra al rancho, saca una escopeta, se la tercia, y después, descolgando los caites de la "ceja del horcón", se los pone.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      El ejército se componía de más de dos mil hombres con unos ciento cincuenta fusiles y escopetas y una ametralladora de pecho; pero los soldados tenían mucho coraje y voluntad para la pelea.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      solamente los soldados de la guarnición y los simpatizantes gobiernistas que tenían "güevos rayados" se aprestaban para defenderse con fusiles, escopetas, revólveres o simplemente con sus machetes.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Su cuchillo, su escopeta chachaguata, su bolsón de cuero de tigre, su "cumbo ceñido", para todos igual, Y en el rancho, tres tarimas de madera "encueradas", tres bancos de tierra, tres guacales, tres "jícaros morros", tres tinajas, tres rejos para la siembra, y tres arados primitivos; tres gallos en el patio para tres docenas de gallinas; ni más ni menos; todos poseían igual porque tenían la manía de la uniformidad.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      eran voces conocidas porque su hermano se había levantado sin llevar consigo la escopeta.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Pero el Coronel había muerto por más de diez tiros de escopeta, ¡y de escopeta número 16!
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Matías compró una nueva escopeta número 16 y se dio a vagar por los montes como huyéndole a las gentes, mientras su "cuña" y su hijo se metieron al trabajadero del señor Alcalde, no muy lejos de Maloa.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Pero otra cosa que no saben es que uno de los chanes de los gringos que compraron las tierras, bajo la camisa de kaky, en el hombro derecho, lleva desde aquella noche que "el espanto horcó al Chele", dos cicatrices, dejadas por dos postas de escopeta chachahuata...
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Apunta su escopeta hacia el espanto.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Ho (CDH )
      Llevó su escopeta chachahuata, su corvo bien afilado y su escapulario en el que portaba un amuleto divino: un "tuco" de piedra de Ara.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Llevaba una escopeta y un hacha que siempre no me despegaba, porque toda la vida, ¿sabe usted?, he sido adicto a la cacería y a sacar colmenas.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Después regresó a Mejocote y cargó bien su escopeta.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Compró perdigones para la escopeta y los "curó" poniéndoles cera de la "candela de la palmatoria" y dibujándole a cada uno una cruz con un punzón.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Todos los aldeanos compraron escopetas y los patronos consiguieron "infumes" con el Comandante de Armas de la ciudad para hacer la guerra sin cuartel al osado animal que tanto terror había sembrado entre las aves de los corrales mejocotenses.
    • 1966 Donoso, J. Domingo [1968] Ch (CDH )
      El día de mi cumpleaños me regalaron una escopeta para que no tuviera que usar armas prestadas cuando Fernando y yo, a veces Fernando y yo y mamá Colibrí, salíamos en bote de madrugada a cazar patos en el río que a unos metros de la casa arrastraba las melenas de los sauces.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      — Sabéis muy bien que don Edmundo os lo tiene prohibido —el jefe de los guardas permanecía en el tranco de la puerta con la escopeta terciada a la espalda.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      Tu porvenir sería ése y, al calibrarlo, admirabas el arrojo y valor de quienes, sin aguardar el turno, voluntariamente lo afrontaban con la negra boca de la escopeta o el revólver súbito —e incluso a los que, careciendo de aquéllos, lo compensaban con una botella de aguardiente y, borrachos, absorbían el ominoso tubo de veronal.
    • 1967 Benet, J. Región [1996] 231 Esp (CDH )
      Aún conservaban la costumbre de subir al monte casi todas las semanas, espoleados por el miedo ciudadano, armados de una garrota y una navaja, ya que nunca se decidieron a aceptar la escopeta que les ofrecía El Siglo XX, aquel pedante almacén atiborrado de géneros, quincalla y molinillos domésticos, que se abrió en cada pueblo.
    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] Cu (CDH )
      Es mejor / morirse de cuerpo entero / que quedar para profeta / sin greyes ni escopeta / y en la testa un agujero.
    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] 76 Cu (CDH )
      [...] yo no sabía si mirar para el lado o para alante y entonces me entró miedo de que nos viera alguien, de que nos parara la policía, porque aunque fueran las doce o las dos de la mañana siempre habría gente en la calle y crucé Infanta a sesenta y en el puesto de ostiones había gente comiendo mariscos y hay ojos que son más rápidos que el sonido y más certeros que la escopeta de Marey porque oí el escándalo que se armaba y que gritaban [...].
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] 273 Co (CDH )
      Desde que vio al señor Brown en el primer automóvil que llegó a Macondo —un convertible anaranjado con una corneta que espantaba a los perros con sus ladridos—, el viejo guerrero se indignó con los serviles aspavientos de la gente, y se dio cuenta de que algo había cambiado en la índole de los hombres desde los tiempos en que abandonaban mujeres e hijos y se echaban una escopeta al hombro para irse a la guerra.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Co (CDH )
      Todas las tardes se le veía regresar a caballo, con sus perros montunos y su escopeta de dos cañones, y un sartal de conejos colgados en la montura.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Co (CDH )
      Abrió los ojos con una curiosidad de escalofrío, esperando encontrarse con la trayectoria incandescente de los proyectiles, pero solo encontró al capitán Roque Carnicero con los brazos en alto, y a José Arcadio atravesando la calle con su escopeta pavorosa lista para disparar.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] 138 Co (CDH )
      Arcadio la recibió en el local donde antes estuvo el salón de clases, y que entonces estaba transformado en una especie de campamento de retaguardia, con hamacas enrolladas y colgadas en las argollas y petates amontonados en los rincones, y fusiles y carabinas y hasta escopetas de cacería dispersos por el suelo.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Co (CDH )
      A los campesinos que no había despojado, porque no le interesaban sus tierras, les impuso una contribución que cobraba cada sábado con los perros de presa y la escopeta de dos cañones.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Co (CDH )
      Una semana después estaba de regreso con seis soldados descalzos y harapientos, armados con escopetas, y una carreta de bueyes donde viajaban su mujer y sus siete hijas.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Co (CDH )
      Ella permaneció inmóvil en el centro de la sala atiborrada de cachivaches, examinando palmo a palmo al gigante de espaldas cuadradas con un tatuaje de ceniza en la frente, y a través de la neblina del polvo lo vio en la neblina de otro tiempo, con una escopeta de dos cañones terciada a la espalda y un sartal de conejos en la mano.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Co (CDH )
      Todo el día bordaba junto a la ventana, ajena a la zozobra de la guerra, hasta que los potes de cerámica empezaban a vibrar en el aparador y ella se levantaba a calentar la comida, mucho antes de que aparecieran los escuálidos perros rastreadores y luego el coloso de polainas y espuelas y con escopeta de dos cañones, que a veces llevaba un venado al hombro y casi siempre un sartal de conejos o de patos silvestres.
    • 1967 Vargas Llosa, M. Cachorros [1997] 84 Pe (CDH )
      Lo festejaban y le seguíamos la cuerda, ¿a que me robo el carro del viejo y nos íbamos a dar curvas a la Costanera, * muchachos?, a que no hermano, y él se sacaba el Chevrolet de su papá y se iban a la Costanera: ¿a que bato el récord de Boby Lozano?, a que no hermano, y él vsssst por el Malecón * vsssst desde Benavides hasta la Quebrada vsssst en dos minutos cincuenta, ¿lo batí?, sí y Mañuco se persignó, lo batiste, y tú qué miedo tuviste, rosquetón; ¿a que nos invitaba al «Oh, qué bueno» y hacíamos perro muerto?, * a que no hermano, y ellos iban al «Oh, qué bueno», nos atragantábamos de hamburguers y de milk-shakes, * partían uno por uno y desde la iglesia del Santa María * veíamos a Cuéllar hacerle un quite al mozo y escapar, ¿qué les dije?; ¿a que me vuelo todos los vidrios de esa casa con la escopeta de perdigones de mi viejo?, a que no, Pichulita, y él se los volaba.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Con fría resolución, Miguelí cargó un balín en la escopeta y le hizo estallar como un huevo la cabeza de un balazo a quemarropa.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Con otras cuantas monedas, levantar la hipoteca de Loma Verá y comprar una escopeta a su amigo Basilio el Mariscador, que siempre andaba con el peligro de que le requisaran el máuser.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Lo dejaban cazar con la escopeta para librar las siembras de loritos y palomas.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Nomás porque se lo imploraba Mercedes, Miguelí se largaba a perseguirlos llevándose la escopeta.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Micaela cerró la puerta, descolgó una vieja escopeta de avancarga y la encañonó en un ventanuco.
    • 1971 Aub, M. Gallina ciega [1995] Esp (CDH )
      Que tuvo mis escopetas de caza hasta que vinieron unos amigos por ellas.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      [...] con el fin de que allí nadie pudiese beber un sencillo trago en paz, argumentación inútil ante el hecho, según ella, de que el pajarraco acababa de darnos otra pasada, por lo que se entró en busca de una escopeta de dos caños, dejándonos a Pablo y a mí en la humillada situación de seres tan embrutecidos como insensibles a los aleteos de los murciélagos [...].
    • 1972 Puig, M. Boquitas [1994] 124 Ar (CDH )
      [...] Juan Carlos oye pasos, su madre y su hermana se acercan con la escopeta, Juan Carlos en vano trata de advertir a su tío del peligro que corre, Juan Carlos está muerto en el cajón y no puede hacer nada, el caño de la escopeta es grueso y la cabeza del ocupante de la habitación catorce queda rota en pedazos como una cáscara de huevo [...].
    • 1972 Puig, M. Boquitas [1994] 115 Ar (CDH )
      Se ve que la vieja pensó que el hermano del viejo podía haber llegado en ese tren ¿cómo? si nadie le había abisado... Bueno, entonces resulta que al rato suena el timbre y la vieja corrió al galpón y agarró la escopeta: estaba segura de que era el atorrante ese y lo quería matar.
    • 1972 Puig, M. Boquitas [1994] 123 Ar (CDH )
      [...] Juan Carlos ahogado en sangre trata de gritarles que no maten al tío, que no busquen la escopeta, el tío golpea a la puerta, Juan Carlos trata de advertirle el peligro que corre [...].
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 121 Esp (CDH )
      Nosotros habíamos llegado a la conclusión de que no había defensa posible: teníamos, por junto, seis escopetas de caza, nueve pistolas, dos trabucos del año de la Pera y unas cuantas navajas.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 489 Esp (CDH )
      Dio las gracias a su salvador, y le preguntó que cómo se encontraba allí tan a punto, y Valenzuela le respondió que últimamente decidiera especializarse en recoger los objetos que caían del cielo, y que al contárselo al señor Irureta, que era, como se sabe, muy amigo suyo, éste había puesto a su disposición un recogedor de basuras anticuado que se oxidaba en los Almacenes del Departamento de Limpieza Pública y Similares, con el que salía de noche como un cazador con su escopeta, ni más ni menos, aunque la forma del instrumento de que se valía mejor hubiera aconsejado la comparación con un pescador de los que pescan con redes cóncavas.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] 172 Ec (CDH )

      La escopeta. Eso. La escopeta. Tiene dos cañones. Sí. La escopeta. Debes usar municiones pequeñas.

    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] Ec (CDH )
      ¿O sería por lo del Cura? ¿Escucharían los disparos? ¿Lo verían usando la escopeta? La verdad es que no tenía la conciencia muy tranquila.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] Ec (CDH )
      — Doblaste la escopeta.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] 173 Ec (CDH )
      Para fortuna mía, soy quien tiene la escopeta.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] 172 Ec (CDH )

      ¡La escopeta! Pronto. Fue por ella. Regresó cuando el día no pestañaba aún ni en las torres de la iglesia.

    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] Ec (CDH )
      La escopeta de dos cañones.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] 172 Ec (CDH )
      ¡La escopeta! El culpable es ese cura corrompido, vendido a los más bajos intereses de este mundo.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] 91 Ec (CDH )
      "Escopeta-escopeta-escopeta"... No tenía tiempo para nada.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] 91 Ec (CDH )
      ¿Los raptaban? ¿Los llevaban a sus montañas de encima de las nubes? ¿Irían a devorarlos? ¿Cómo podrían hacerlo? ¿Gritaría? ¿Iría corriendo a buscar una escopeta? La palabra y la imagen "escopeta" le quedaron vibrando.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] 57 Ec (CDH )
      Algunos, fueron a buscar escopetas y pistolas.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] 174 Ec (CDH )
      Curiosamente, al momento de salir el proyectil, se arqueó el cañón de la escopeta.
    • a1973 Pablo Neruda Confieso [1993] Ch (CDH )
      Era milagroso encontrarlos en las quebradas, empavonados, oscuros y relucientes, con un color parecido al del cañón de una escopeta.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 413 Esp (CDH )
      Dejaron de fabricar elegantes escopetas de caza y empezaron a producir armas de guerra, ganaron dinero y el joven abogado pudo contraer por fin matrimonio con la hermosa muchacha de buena posición.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      Formaba parte del grupo un joven abogado llamado Cortabanyes, el cual, en el curso de una conversación mantenida en uno de los descansos —y en la que, como es de rigor, se habló de tipos y marcas de escopetas—, convenció al holandés de la conveniencia de crear una fábrica de armas de caza en Barcelona.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      Dos, al menos, llevaban escopetas, y todos, pañuelos rojos al cuelo.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 141 Esp (CDH )
      El policía que había traído la limonada se personó en el palco de Lepprince con una escopeta, accionó el gatillo y barrió el graderío con metralla.
    • 1976 Puig, M. Beso [2002] 172 Ar (CDH )
      El mayordomo acepta, prepara el carro de caballos más ligeros, carga una escopeta y arrancan.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] Ve (CDH )
      "Todos me están viendo como el cazador mira a la paloma. Con la escopeta montada, la mira fija, esperando que se claree un poco más en la rama."
    • 1977 Hnz Norman, I. Novela criolla [1977] PR (CDH )
      Del río El Dorado hace una minuciosa descripción sin olvidar los mangos, los guamás, "el calenturiento jobo", "esos penachos vegetales que traen a mi memoria la edad feliz en que sus cañas me servían para flautas y escopetas", las hileras de palmas, de mameyes, de jazmines, rosas, claveles, alelíes enredados en las palmas y el "caprichoso jilguero, con sus brazos de esqueleto, extendidos alrededor, y matizando las diminutas hojas, simétricamente colocadas".
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] Mx (CDH )
      Y en tanto que ¡Click! hacía la televisión, ¡Fuuuuu! la secadora de pelo, ¡Pac! los palos de golf y ¡Pum! la escopeta, el ejecutivo hogareño dijo que cortaría los setos de su ventana con su cortadora Wilkinson [...].
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] Mx (CDH )
      Los puritanos y los pervertidos pueden imaginarse cuanta extravagancia y fantasía se les ocurra: cortineros, palos de escoba, zanahorias peludas y cañones de escopeta.
    • 1978 Galeano, E. Días [1979] Ur (CDH )
      A medianoche, el cura se acerca en punta de pie y le apunta con la escopeta.
    • 1980 Piglia, R. Respiración artificial [1980] Ar (CDH )
      Ni siquiera hace falta haber matado a una mujer con un tiro de escopeta.
    • 1980 Piglia, R. Respiración artificial [1980] 136 Ar (CDH )
      Después de los treinta, le digo, ya no somos otra cosa que una triste amalgama de ilusiones y de mujeres a las que hemos matado con un tiro de escopeta.
    • 1980 Piglia, R. Respiración artificial [1980] Ar (CDH )
      Le dije que sin duda había sido un accidente y no un crimen, porque nadie mata a la mujer con quien se ha casado hace tres meses de esa manera, con un tiro de escopeta en la cara, salvo que esté loco.
    • 1980 Piglia, R. Respiración artificial [1980] Ar (CDH )
      Limpiando una escopeta había matado a su mujer con la que llevaba tres meses de casado.
    • 1981 García Márquez, G. Crón muerte [1981] 184 Co (CDH )
      Yamil Shaium le gritó que se metiera en su tienda, y entró a buscar su escopeta de caza, pero no recordó dónde había escondido los cartuchos.
    • 1981 García Márquez, G. Crón muerte [1981] Co (CDH )
      Iban perseguidos de cerca por Yamil Shaium, con su escopeta de matar tigres, y por otros árabes desarmados y Plácida Linero pensó que había pasado el peligro.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Ch (CDH )
      Fui a buscar mi escopeta y salimos.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Ch (CDH )
      Recogí la escopeta y avancé tambaleándome hacia la salida.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Ch (CDH )
      Levanté la escopeta y me adelanté un par de pasos.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Ch (CDH )
      El niño tomó las riendas del animal y yo partí agazapado, con la escopeta preparada en las manos.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] 220 Ch (CDH )
      Por último levanté la vista, me paré y busqué la escopeta.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Ch (CDH )
      Se puso los pantalones a toda prisa, se calzó las botas, se echó la escopeta al hombro y descolgó de la pared su fusta de jinete.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Ch (CDH )
      Uno de los inquilinos estaba montando guardia armado con un chuzo y una escopeta de caza sin balas.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Ch (CDH )
      Por eso, cuando pasó el tren del nuevo candidato del Partido Socialista, un doctor miope y carismático que movía a las muchedumbres con su discurso inflamado, ellos lo observaron desde la estación, vigilados por los patrones que montaron un cerco a su alrededor, armados con escopetas de caza y garrotes.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Ch (CDH )
      Me levantaba mucho antes que amaneciera y partía con una escopeta al hombro, mi morral y mi perro perdiguero.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Ch (CDH )
      No alcancé a apuntar de nuevo, porque se agachó, recogió un trozo de madera y lo lanzó, dando de lleno en la escopeta, que voló lejos.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] 20 Ch (CDH )
      Era la única imagen perfectamente nítida de su infancia y para evocarla no necesitaba consultar el daguerrotipo del salón, donde aparecía vestido de explorador, apoyado en una escopeta de dos cañones de modelo antiguo, con el pie derecho sobre el cuello de un tigre de Malasia, en la misma triunfante actitud que ella había observado en la Virgen del altar mayor, pisando el demonio vencido entre nubes de yeso y ángeles pálidos.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] 74 Ch (CDH )
      Dos veces aparecieron cadáveres de campesinos de otras haciendas acribillados a tiros de escopeta y a nadie le cupo duda que había que buscar al culpable en Las Tres Marías, pero los gendarmes rurales se limitaron a anotar el hecho en su libro de actas, con la trabajosa caligrafía de los semianalfabetos, agregando que habían sido sorprendidos robando.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Ar (CDH )
      —Se comprende —le indicaba uno de ellos a su acompañante— que un gentleman tenga caballos, perros y escopetas, y una bodega excelente y, por supuesto, retratos de familia; que cace zorros, ciervos y jabalíes.
    • 1983 Cortázar, J. Reunión [1983] Ar (CDH )
      El serrano nos traía la noticia de la muerte de Luis; no dejamos de comer por eso, pero era mucha sal para tan poca carne, él no lo había visto aunque su hijo mayor, que también se nos había pegado con una vieja escopeta de caza, formaba parte del grupo que había ayudado a Luis y a cinco compañeros a vadear un río bajo la metralla, y estaba seguro de que Luis había sido herido casi al salir del agua y antes de que pudiera ganar las primeras matas.
    • 1985 Alape, A. Paz, violencia [1985] 71 Co (CDH )
      Lo mismo que los derrumbes buscados de árboles o las lanzas hechizas. Se rescataron los grass que estaban guardados en los viejos baúles, los de la última guerra civil; de los fistos se pasó a las escopetas hasta el dominio de los fusiles siete-milímetros que se cogieron en las primeras acciones. /
    • 1985 Alape, A. Paz, violencia [1985] Co (CDH )
      Fue una campaña sicológica muy intensa para ponerlos a defender esa zona con escopetas, con fusiles, con machetes, con todo lo que tuvieran, por todos los caminos y trochas que conducían a esa región.
    • 1985 Alape, A. Paz, violencia [1985] 247 Co (CDH )
      Todo el mundo trabajaba, todos estaban en armas también, con lo que fuera: el machete, el cuchillo, la escopeta o con mejores armas.
    • 1985 Alape, A. Paz, violencia [1985] 582 Co (CDH )
      No se entregarían las armas costosas sino, a lo más, algunas escopetas viejas.
    • 1985 Alape, A. Paz, violencia [1985] 585 Co (CDH )
      "Pueden entregar dos escopetas y una escoba".
    • 1985 Alape, A. Paz, violencia [1985] Co (CDH )
      – No cree el aspirante presidencial que "a los grupos guerrilleros se les deba exigir que entreguen las armas para participar en las elecciones. Porque las armas nadie sabe cuántas son. Es una condición irreal. Pueden entregar dos escopetas y una escoba. De manera que eso no tendría mucho sentido. Lo cierto es que la participación de los guerrilleros o de las fuerzas extremistas debe ser inerme. No pueden presentarse a las urnas con armas; y si ese fenómeno ocurre, naturalmente, las autoridades tienen que quitárselas".
    • 1985 Alape, A. Paz, violencia [1985] Co (CDH )
      Desarmando a la gente, quitándoles las escopetas, los revólveres, etc. Eliminando campesinos y ciudadanos que tenían alguna influencia política; arrasando regiones, como en el caso de la Policía en Sabanalarga, en Upía.
    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] Gu (CDH )
      En los caminos nos paraban grupos armados y metían sus escopetas por las ventanas para encañonarnos.
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] 219 Co (CDH )
      En la otra fotografía estaba su padre con un grupo de guerreros, en quién sabe cuál de tantas guerras, y tenía la escopeta más larga y unos bigotes cuyo olor a pólvora trascendía de la imagen.
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] Co (CDH )
      El ministro de la Gran Bretaña había sobrevivido a la odisea con un estoicismo ejemplar, cazando con la cámara fotográfica los animales que no le permitían matar con escopetas, y no hubo una noche en que no se le viera de etiqueta en el comedor.
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] Co (CDH )
      Los asaltantes lo habían despertado con un cañón de escopeta en el vientre, y un comandante en harapos con la cara pintada de negro-humo, iluminándolo con una lámpara, le preguntó si era liberal o conservador.
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] Co (CDH )
      Fue inflexible inclusive con el ministro británico, que desde el día siguiente de la partida amaneció vestido de cazador, con una carabina de precisión y una escopeta de dos cañones para matar tigres.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] 434 Cu (CDH )
      Alejandro, perturbado por el dolor, alucinado, su sueño completado por la aparición de Catalina en su traje de novia en lo alto de la escalera, la reclama: «¡Catalina!» Como respuesta a su llamada recibe una descarga de escopeta, empuñada por López Tarso, la visión de Catalina desvanecida un momento antes, revelando al asesino alevoso.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
      Una noche estaba escribiendo mi crónica de cine, después de haber fusilado la película con la escopeta de Marey para darle ahora el tiro de gracia, cuando sonó el teléfono.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      Ellos andan siempre con la escopeta cargada.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      Abandonaron el soportal para marchar Pilares arriba y, al momento, una de las ventanas del primer piso se abrió con el estrépito de algún cristal roto, y el cañón negro de una escopeta asomó amenazador buscando la dirección de los huidos.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      He oído yo contar que paseaba todas las tardes, con veda y sin ella, a la orilla del río, el breviario abierto en la mano izquierda y la escopeta cargada en la derecha.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      Sariegos adivinó, con esa certeza que hiela el corazón en los más temibles descubrimientos, que el objeto que portaba el hombre era una escopeta de caza.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      Hay un tipo con una escopeta.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      — ¿Con una escopeta, estás seguro? —preguntó incrédulo don Florín.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      — Sale uno a enmendar pacíficamente la noche —reconoció Turcia— y, a la primera de cambio, te sacan una escopeta.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      Nadie va a la guerra a disparar con escopeta de tapones de corcho.
    • 1987 Edwards, J. Anfitrión [1987] 132 Ch (CDH )
      Había escopetas antiguas en las paredes, y botellones cubiertos de telarañas, que podían haber contenido un whisky de centeno de siglo y medio de edad, y en una parte, en letras de todos colores sobre fondo de cristal esmerilado, estaba escrita la palabra «Saloon».
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] Mx (CDH )
      Bajo las enaguas escondía su escopeta; a su lado estaban Rosalío y Guadalupe.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] Mx (CDH )
      Inmediatamente Mamá Elena tomó su escopeta y mientras la limpiaba pensó en esconder de la voracidad y el deseo de estos hombres los objetos más valiosos que poseía.
    • 1989 Esquivel, L. Como Agua [1995] Mx (CDH )
      Mamá Elena levantó la escopeta, se recargó en la pared para no caer al piso por el impulso que iba a recibir, y le disparó a las gallinas.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Prepararon las escopetas y se lanzaron a buscar en la dirección que el gordo les indicara.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] 123 Ch (CDH )
      Al verte metido en una trampa trataste de salir de ahí para regresar a la espesura, y el tigrillo te cortaba el paso mostrándose, pero sin darte tiempo a que te echaras la escopeta a los ojos.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      ¿Por qué no se encerró al escuchar a la tigrilla? Ahí está colgada la escopeta.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      En la oscuridad se tendió sobre los costales con la escopeta preparada descansando encima del pecho, y dejó que los pensamientos se aquietaran como las piedras al tocar el lecho del río.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Los hombres simularon cargar las escopetas.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Tú eres el cazador de los blancos, el que tiene una escopeta, el que viola la muerte emponzoñándola de dolor.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Llegó a un antiguo terreno desbrozado que le permitió ganar tiempo y lo atravesó con la escopeta apretada contra el pecho.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Sorprendido, el viejo se movió lentamente hasta recuperar la escopeta.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      El, abajo, comprobando de espaldas la carga de la escopeta, y arriba la hembra, en un paseo incansable que se tornaba más corto y nervioso.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Alzó la cabeza con la escopeta pegada al pecho y disparó.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Enseguida arrojó con furia la escopeta y la vio hundirse sin gloria.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Fumen para orientarme el regreso —dijo el viejo, y le entregó su escopeta a uno de los hombres.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      En cuanto tuvo el retrato colgado en el lugar de siempre, el viejo accionó los percutores de la escopeta y los conminó a marcharse.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      — Monten las escopetas.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      El hombre le apuntó con su escopeta.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Las escopetas descargadas viajaban terciadas a la espalda.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Al abrirla encontraron munición de escopeta y cinco pieles de tigrillos muy pequeños.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] 30 Ch (CDH )
      ¡Cazar con las lluvias encima, y con escopeta! Mire la de perforaciones que tienen.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Algunos colonos tenían armas, viejas escopetas, pero los animales del monte eran rápidos y astutos.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Sintió deseos de oprimir los gatillos y descargarle la escopeta.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Era un hombre fuerte, pero finalmente, tras forcejear, logró arrebatarle la escopeta.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Cuando las lluvias amainaron y la selva se pobló de animales nuevos, abandonó la choza y, premunido de la escopeta, varios metros de cuerda y el machete convenientemente afilado, se adentró en el monte.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      — Dígale al hijo de puta que, como no deje el retrato en donde estaba, le meto los dos cartuchos de la escopeta y le vuelo los huevos.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Antonio José Bolívar Proaño se quedó esperando la visita del gordo con la escopeta preparada.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      El alcalde ordenó a su mujer servirles café y patacones de banano verde, en tanto él repartía cartuchos para las escopetas.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Ch (CDH )
      Al comienzo los lugareños lo rehuyeron mirándolo como a un salvaje al verle internarse en el monte, armado de la escopeta, una Remington del catorce heredada del único hombre que matara y de manera equivocada, pero pronto descubrieron el valor de tenerlo cerca.
    • 1990 Uslar Pietri, A. Visita tiempo [1993] 156 Ve (CDH )
      A los que trajeran su escopeta o su ballesta, no sólo se les concedería la vida, sino la seguridad de no ser esclavos.
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] 157 Mx (CDH )
      Cuando levantó la vista para buscar huellas de los dos automóviles, se encontró la boca de una escopeta de dos cañones apuntándole a los ojos.
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] Mx (CDH )
      — Nada, que vuelan cabrones con escopetas de los techos.
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] Mx (CDH )
      — ¿Y esa escopeta?
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] Mx (CDH )
      Al lado del hombre estaba la escopeta.
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] Mx (CDH )
      — Ladislao Reyes, jefe de la rural, la policía municipal aquí —contestó el gordo mostrando la escopeta y rascándose con el doble cañón las cejas tupidas.
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] Mx (CDH )
      — El señor paga —contestó el policía señalando a Belascoarán con la escopeta, prolongación de su brazo.
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] Mx (CDH )
      El policía la señaló con la escopeta, luego se puso a rascarse el culo sobre el pantalón con la mano libre, como si sus servicios ya no fueran requeridos.
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] Mx (CDH )
      Héctor siguió al policía que iba haciendo pequeños molinetes con la escopeta.
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] Mx (CDH )
      Con el cuerpo, que se dio un tremendo costalazo, cayó la escopeta.
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] Mx (CDH )
      Antes de poder encontrarlos, se le apareció a la vuelta de una tienda de abarrotes un hombre armado con una escopeta, que sin presentación le dijo:
    • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] 186 Mx (CDH )
      El renco alzó la escopeta y soltó los dos disparos sin apuntar.
    • 1992 Belli, G. Mujer habitada [1995] Ni (CDH )
      En una ocasión, su tía Inés, que conocía de escopetas porque, de niña, solía acompañar al abuelo en cacerías de venados, le mostró el mecanismo de un viejo revólver que guardaba en la gaveta de las cosas «sagradas», junto con misales, rosarios y cartas de novios de juventud.
    • 1993 Fuentes, C. Naranjo [1993] Mx (CDH )
      Una escopeta lanza un estallido que se desvanece en humo; una tizona puede ser vencida por una espada india de dos manos; el vidrio engaña, pero la esmeralda también.
    • 1993 Fuentes, C. Naranjo [1993] Mx (CDH )
      cinco navíos bien abastecidos, gran número de soldados y muchos caballos y tiros y escopetas y ballestas, y todo género de armas, cargados hasta los mástiles y lastrados hasta las bodegas: ochenta mil pesos en oro y plata, joyas sin fin, y las recámaras enteras de Moctezuma y Guatemuz, los últimos reyes mexicanos.
    • 1993 Fuentes, C. Naranjo [1993] Mx (CDH )
      Ahora era de ella y esa noche me torturé, en mi propia soledad resguardada dentro del clamor de Cholula con su gente apiñonada en calles y azoteas viéndonos pasar con caballos y escopetas y cascos y barbas, imaginando las noches de amor del extremeño y su barragana, el cuerpo de ella, lampiño y canela, con los rosetones excitables con los que estas mujeres embisten y el recogido y profundo sexo que esconden, escaso en vello, abundante en jugos, entre sus anchas caderas; imaginé la tersura inigualable de los muslos de india, acostumbrados a que les escurra el agua y les lave las costras del tiempo, el pasado y el dolor que se emplastan entre las piernas de nuestras madres españolas.
    • 1993 Fuentes, C. Naranjo [1993] Mx (CDH )
      Esa noche, la matanza española cayó sobre la ciudad de los dioses a la señal de una escopeta, y los que no sucumbieron atravesados por nuestras espadas o despedazados por nuestros arcabuces, se quemaron vivos y los tlaxcaltecas, cuando entraron, cruzaron la ciudad como una pestilencia bárbara, robando y violando, sin que los pudiéramos detener.
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cu (CDH )
      Lo colgaron entre cuernos y escopetas, cosido a un festón azul con cabras y puttis, sobre una alacena de madera.
    • 1995 Britton, R. M. No pertenezco [1995] 88 Pa (CDH )
      Aún recordaba los enormes ojos húmedos, que azorados lo miraban cuando yacían juntos, en espera de ayuda y si esforzaba la memoria podía escuchar el ruido de escopeta que cercenó la vida de su amiga.
    • 1995 Giardinelli, M. Imposible equilibrio [1995] Ar (CDH )
      Cerca de Charadai, los esquivan unos tipos en bicicleta, con escopetas y machetes cruzados en la espalda.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] 248 Pe (CDH )
      Agarré una escopeta y si no le volé los huevos al comunista de mierda ése fue porque Inés a gritos me aguantó.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      Yo ya estaba por agarrar mi escopeta y volarles los huevos cuando Inés me dio la mejor idea que ha tenido en su vida.
    • 1996 Meléndez, H. Identidad ausente [1996] PR (CDH )
      Cada grupo es de cinco y es vigilado por guardias armados con escopetas.
    • 1996 Meléndez, H. Identidad ausente [1996] PR (CDH )
      Los rifles, escopetas, fusiles de combate y pistolas acaso son una extensión significante fálica inconsciente de su personalidad urgentemente necesitada de autoridad (de ejercerla y de obedecerla), podría sugerir un psicoanálisis.
    • 1998 Gamboa, S. Páginas vuelta [1998] Co (CDH )
      De ahí su obra Con mis amigos del barrio, curiosísima mezcla de géneros poéticos (letrillas, décimas, pareados y alejandrinos, verso libre, canciones) intercalados con collages y dibujos originales, así como recortes de mapas, avisos de cine, clasificados, cuentas de tabernas, descripciones realistas de elementos de la vida diaria (cacerías de ratas en el caño, guerra de escopetas de aire, construcción de carros de balineras, ventas de pan en Santa Ana), hasta llegar al tema del primer amor, que le vale un capítulo especial («Gelatina temblona»), en donde el autor nos narra una hipotética iniciación en este sentimiento.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] 178 Pe (CDH )
      Se contaba con esa ayuda en todos los planes que se tejían y destejían, para los que se coleccionaban escopetas de caza, revólveres, algún viejo fusil.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] 244 Pe (CDH )
      Amadito, además de una pistola 45, llevaba un fusil M1 —del ridículo aporte de los yanquis a la conspiración—, y, como Antonio, una de las dos escopetas Browning calibre 12, cuyos cañones había recortado en su taller el español Miguel Ángel Bissié, amigo de Antonio de la Maza.
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] CR (CDH )
      Burton tenía un gran interés en la vida y costumbres de otros pueblos a los que enfrentaba con admiración científica, en tanto que Speke, por su lado, era todo un caballero victoriano que tomaba el té en los desiertos de África a las cuatro de la tarde mientras un "boy" lustraba su escopeta.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      escopeta. [...] f. Arma de fuego portátil, con uno o dos cañones de siete a ocho decímetros de largo, que suele usarse para cazar.
    • 2002 Bryce Echenique, A. Huerto Amada [2002] 139 Pe (CDH )
      Y Luigi empuñó la escopeta y convocó a los canes y todos ahí notaron que parecían patadas, mas bien, y que, a ver, sí, parecen venir de la sala grande o de la sala del piano o tal vez del bar, sí, de por ahí, enciende todas las luces, Cristóbal, que yo en estas tinieblas non vedo niente, pacco di merda...
    • 2002 Bryce Echenique, A. Huerto Amada [2002] Pe (CDH )
      [...] la otra noche, poveretto, debió de vencerlo la soledad al tictac, como la llama él mismo, cada vez más nerviosa, más rabiosamente, hasta que de pronto todos oímos aquellos golpes secos y feroces, y yo empuñé la escopeta y convoqué a los canes, pero resulta que era él, y que, entre las tinieblas, se la había agarrado a patada limpia con l' orologio, poveretto, anche lui, [...].
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] Ar (CDH )
      Le cuento a Natascha Bogdanovitch que unos cazadores confundieron la mancha difusa de su abrigo de piel corriendo entre los árboles con la carrera de un venado o de un oso sobre la que vaciar sus escopetas; que mi abuela Sonia murió en ese bosque, en las afueras de Canciones Tristes, la misma muerte a la que había engañado tanto tiempo atrás, como si los años hubieran sido súbitamente traducidos a segundos.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      Entre ellos, el más persistente es el de mí mismo en la puerta de la casa con un casco prusiano y una escopetita de juguete, viendo desfilar bajo los almendros el batallón de cachacos sudorosos.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      El uniforme, el casco y la escopeta coexistieron, pero unos dos años después de la huelga y cuando ya no había tropas de guerra en Cataca.
    • 2008 Agencia Efe "Hombre de 74 años reduce a un atracador" [30-07-2008] El País (Madrid) Esp (HD)
      Un hombre de 74 años ha conseguido impedir el atraco a un banco en la localidad sevillana de Alcalá del Río al detener al ladrón e impedir que se llevara los 16.000 euros del botín, a pesar de que llevaba una escopeta. Joaquín Velázquez ha explicado que el atracador se dirigió directamente a la cajera, a la que "encañonó con una escopeta" que había sacado de una caja de cartón, y le pidió que le entregara todo el dinero.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopeta [...] f. Arma de fuego portátil, con uno o dos cañones, que dispara cartuchos o perdigones y suele utilizarse para cazar.
    • 2017 Gandara, A. "Puerto Hurraco" [13-08-2017] El País (Madrid) Esp (HD)
      Sucedió el domingo 26 de agosto de 1990 a última hora de la tar­de en un lugar llamado Puerto Hurraco, un pueblo profundo de Badajoz con 205 habitantes censados y protegido por dos montes ne­gros con forma de ala. Los hermanos Emilio y Antonio Izquierdo, de 56 y 58 años, se apostaron en un callejón, descargaron sus escopetas de repetición y abatieron a quince personas. Nueve de ellas murie­ron entre esa fecha y el 10 de septiembre y las seis restantes fueron reponiéndose con desigual fortuna [...]
    1. s. f. Con el complemento de aire comprimido o de viento o el modificador pneumática, para referirse a una escopeta que dispara el proyectil por medio del aire o gas comprimido.
      docs. (1712-2017) 29 ejemplos:
      • 1712 Tosca, T. V. Compendio matemático, V p. 435 Esp (BD)
        Estar vn cuerpo comprimido es estar violentamente en menor lugar de que pide, y necessita para su natural extension; como el ayre metido violentamente dentro de la escopeta de viento, tiene allí menor lugar del que necessita; y en permitiendole alguna puerta se extiende con gran fuerça.
      • 2017 Agencia Europa Press "Denunciado joven que dispara a sus vecinos" [21-01-2017] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
        Un joven de veinte años vecino de Girona ha sido denunciado por disparar varias veces con una escopeta de aire comprimido contra los balcones de algunos vecinos, ha informado la policía catalana este sábado en un comunicado.
      • 1712 Tosca, T. V. Compendio matemático, V p. 435 Esp (BD)
        Estar vn cuerpo comprimido es estar violentamente en menor lugar de que pide, y necessita para su natural extension; como el ayre metido violentamente dentro de la escopeta de viento, tiene allí menor lugar del que necessita; y en permitiendole alguna puerta se extiende con gran fuerça.
      • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
        Escopeta de viento. La que sin pólvora, comprimiendo artificialmente el aire dentro de un cañón, al darle con prontitud la salida, arroja la bala con tanta o mayor violencia, que las escopetas ordinarias.
      • 1733 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, V [2003] Esp (CDH )
        Donde se debe advertir, que la dilatación de el aire en la escopeta pneumática es incomparablemente menor que la que por la prompta inflamación logra el aire contenido en los intersticios de la pólvora.
      • 1745 Piquer, A. Fisica moderna p. 360 Esp (BD)
        Mas sensible es esta dilatacion del aire en la escopeta pneumatica, ó de viento. Su artificio se reduce á introducir con fuerzas sucessivas dentro del cañon mucho aire apretandole de manera que se reduzga á muy pequeño espacio.
      • 1793 Andrés, C. Trad Origen Literatura, VI y VII [2000] 372 Esp (CDH )
        A mí me parece que en la práctica de las artes los conocimientos de aquellas propiedades del aire jamás han dejado de estar en uso: las trompas, las escopetas de viento, las máquinas que se describen de Alberto Magno, de Regiomontano y de otros filósofos y mecánicos de los tiempos bajos pueden ser una prueba evidente.
      • 1801 Anónimo "Carta XI. Propiedades del ayre" [05-11-1801] Semanario de agricultura y artes dirigido a los párrocos (Madrid) Esp (HD)
        La elasticidad, mediante la qual siendo comprimido ó dilatado vuelve á recuperar su estado, es una propiedad que no se puede dudar despues de la invencion de la escopeta de viento.
      • 1825 Anónimo "Trad Armas de vapor, Montgery" [01-05-1825] p. 399 Mercurio de España (Madrid) Esp (HD)
        Hace algun tiempo que las armas de vapor ocupan la atención del público, mirándolas como invencion nueva y extraordinaria. Sin embargo su origen es muy antiguo, y presentan los mismos principios que las escopetas de viento.
      • 1833-1834 Olavarría, J. Memoria condición física [1988] 59 Esp (CDH )
        En una palabra, para la instruccion de cada arte ó profesion, este conservatorio contendrá todo lo que se necesite para demostrar su estado progresivo actual, y estimular el ingenio inventivo de los artesanos, sin olvidar de ninguna manera las ingeniosas bombas de Stephen, Hedderwick, Franklin, Aust, Beunton, y Bullock; [...] las nuevas armas terribles ensayadas en Londres por el celebre fabricante de armas Wilkinson; la nueva escopeta de viento de Parrault, que dispara quinientas balas, y puede espedir hasta cinco mil por minuto, sin que se renueve la masa de aire comprimido; la escopeta inventada últimamente por Lefaucheux [...].
      • 1848 Anónimo "Correo estranjero" [15-08-1848] El Heraldo (Madrid) Esp (HD)
        Se ha reconocido ademas que una bala del calibre de la encontrada no podía con una escopeta de viento llegar desde la distancia á que fué disparada con bastante fuerza para botar en la pared y herir de rechazo a la niña.
      • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] Esp (CDH )
        Las hembras ponen sus huevos probablemente volando ó cuando reposan en la hierba. Estos huevos son lanzados al aire como si lo fueran por una escopeta de viento; se parecen á pequeños granos de forma cónica y son de un color negro de ébano y entran en número de más de 300 á formar una masa que ocupa casi todo el abdomen de la hembra. /
      • 1910 Sanjurjo, D. R. Física general [1910] Esp (CDH )
        La (fig. 110) representa una de estas bombas y su aplicación á las llamadas escopetas de viento; por análogo procedimiento se comprime el aire en las llantas huecas de caucho empleadas en los automóviles y bicicletas.
      • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] 372 Ar (CDH )

        [...] corrían las demás en pos de banderas rosadas, amarillas y verdes: se arengaban entre sí (¿no era Ethel Amundsen?), o bien, con ademanes bélicos, esgrimían infantiles escopetas de aire comprimido.

      • 1961 Grosso, A. Zanja [1984] Esp (CDH )
        A la vadina se va porque a todos ha arrastrado Quinito, a todos ha logrado convencer que de los alrededores la vadina es el sitio mejor para echar un día fuera, para escapar. de la monotonía de los días remoloneando la calle, yendo acortar varetones al olivar, disparando con las escopetas de aire comprimido sobre los pájaros de las acacias, bañándose en el agua de las minúsculas piscinas, jugando a las prendas bajo la sombra de las pérgolas.
      • 1983 Ribeyro, J. R. Geniecillos [1983] Pe (CDH )
        En seguida se dio la vuelta y desapareció entre la multitud, Ludo dio unos pasos, miró a través de las lunas del Turbillón donde no estaba Estrella, se fue a caminar por la feria y se entretuvo en disparar con una escopeta de aire comprimido, pero por más cuidado que puso no pudo ganarse esta vez ni una miserable botella de oporto.
      • 1994 Prensa La Vanguardia, 01/07/1994 [1994] Esp (CDH )
        En esos días sobrevino otro pico de su crisis: disparó con una escopeta de aire comprimido sobre los periodistas que lo acosaron en la puerta de su casa.
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        escopeta de aire comprimido [...] f. escopeta de viento.
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        escopeta de viento [...] f. escopeta que dispara el proyectil por medio del aire comprimido dentro de la culata.
      • 2017 Agencia Europa Press "Denunciado joven que dispara a sus vecinos" [21-01-2017] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
        Un joven de veinte años vecino de Girona ha sido denunciado por disparar varias veces con una escopeta de aire comprimido contra los balcones de algunos vecinos, ha informado la policía catalana este sábado en un comunicado.
      • 1712 Tosca, T. V. Compendio matemático, V p. 435 Esp (BD)
        Estar vn cuerpo comprimido es estar violentamente en menor lugar de que pide, y necessita para su natural extension; como el ayre metido violentamente dentro de la escopeta de viento, tiene allí menor lugar del que necessita; y en permitiendole alguna puerta se extiende con gran fuerça.
      • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
        Escopeta de viento. La que sin pólvora, comprimiendo artificialmente el aire dentro de un cañón, al darle con prontitud la salida, arroja la bala con tanta o mayor violencia, que las escopetas ordinarias.
      • 1733 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, V [2003] Esp (CDH )
        86. Pruébase, lo segundo, con lo que sucede en las escopetas que llaman pneumáticas, o de viento, cuya recámara, en vez de pólvora, se carga únicamente de aire, comprimido lo más que se puede; y este, al darle soltura por la parte anterior donde está la bala, la arroja con tanta violencia como pudiera la regular carga de pólvora.
      • 1733 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, V [2003] Esp (CDH )
        Donde se debe advertir, que la dilatación de el aire en la escopeta pneumática es incomparablemente menor que la que por la prompta inflamación logra el aire contenido en los intersticios de la pólvora.
      • 1745 Piquer, A. Fisica moderna p. 360 Esp (BD)
        Mas sensible es esta dilatacion del aire en la escopeta pneumatica, ó de viento. Su artificio se reduce á introducir con fuerzas sucessivas dentro del cañon mucho aire apretandole de manera que se reduzga á muy pequeño espacio.
      • 1793 Andrés, C. Trad Origen Literatura, VI y VII [2000] 372 Esp (CDH )
        A mí me parece que en la práctica de las artes los conocimientos de aquellas propiedades del aire jamás han dejado de estar en uso: las trompas, las escopetas de viento, las máquinas que se describen de Alberto Magno, de Regiomontano y de otros filósofos y mecánicos de los tiempos bajos pueden ser una prueba evidente.
      • 1801 Anónimo "Carta XI. Propiedades del ayre" [05-11-1801] Semanario de agricultura y artes dirigido a los párrocos (Madrid) Esp (HD)
        La elasticidad, mediante la qual siendo comprimido ó dilatado vuelve á recuperar su estado, es una propiedad que no se puede dudar despues de la invencion de la escopeta de viento.
      • 1825 Anónimo "Trad Armas de vapor, Montgery" [01-05-1825] p. 399 Mercurio de España (Madrid) Esp (HD)
        Hace algun tiempo que las armas de vapor ocupan la atención del público, mirándolas como invencion nueva y extraordinaria. Sin embargo su origen es muy antiguo, y presentan los mismos principios que las escopetas de viento.
      • 1833-1834 Olavarría, J. Memoria condición física [1988] 59 Esp (CDH )
        En una palabra, para la instruccion de cada arte ó profesion, este conservatorio contendrá todo lo que se necesite para demostrar su estado progresivo actual, y estimular el ingenio inventivo de los artesanos, sin olvidar de ninguna manera las ingeniosas bombas de Stephen, Hedderwick, Franklin, Aust, Beunton, y Bullock; [...] las nuevas armas terribles ensayadas en Londres por el celebre fabricante de armas Wilkinson; la nueva escopeta de viento de Parrault, que dispara quinientas balas, y puede espedir hasta cinco mil por minuto, sin que se renueve la masa de aire comprimido; la escopeta inventada últimamente por Lefaucheux [...].
      • 1848 Anónimo "Correo estranjero" [15-08-1848] El Heraldo (Madrid) Esp (HD)
        Se ha reconocido ademas que una bala del calibre de la encontrada no podía con una escopeta de viento llegar desde la distancia á que fué disparada con bastante fuerza para botar en la pared y herir de rechazo a la niña.
      • 1893 Ascárate Fdz, C. Insectos y criptógamas [1893] Esp (CDH )
        Las hembras ponen sus huevos probablemente volando ó cuando reposan en la hierba. Estos huevos son lanzados al aire como si lo fueran por una escopeta de viento; se parecen á pequeños granos de forma cónica y son de un color negro de ébano y entran en número de más de 300 á formar una masa que ocupa casi todo el abdomen de la hembra. /
      • 1910 Sanjurjo, D. R. Física general [1910] Esp (CDH )
        La (fig. 110) representa una de estas bombas y su aplicación á las llamadas escopetas de viento; por análogo procedimiento se comprime el aire en las llantas huecas de caucho empleadas en los automóviles y bicicletas.
      • 1917-1945 Fdz Flórez, W. Volvoreta [1989] Esp (CDH )
        Dos Ismael marchaba detrás con una escopeta de aire comprimido.
      • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] 372 Ar (CDH )

        [...] corrían las demás en pos de banderas rosadas, amarillas y verdes: se arengaban entre sí (¿no era Ethel Amundsen?), o bien, con ademanes bélicos, esgrimían infantiles escopetas de aire comprimido.

      • 1956 Schz Mazas, R. Vida Pedrito Andía [1995] Esp (CDH )
        Yo llevé la escopeta de aire comprimido, para defensa, una pistola rota, pero de verdad, un cuchillo roñoso, que luego le saqué filo y punta, como puñal, y cartuchos vacíos.
      • 1961 Grosso, A. Zanja [1984] Esp (CDH )
        A la vadina se va porque a todos ha arrastrado Quinito, a todos ha logrado convencer que de los alrededores la vadina es el sitio mejor para echar un día fuera, para escapar. de la monotonía de los días remoloneando la calle, yendo acortar varetones al olivar, disparando con las escopetas de aire comprimido sobre los pájaros de las acacias, bañándose en el agua de las minúsculas piscinas, jugando a las prendas bajo la sombra de las pérgolas.
      • 1961 Grosso, A. Zanja [1984] Esp (CDH )
        Las escopetas de aire comprimido están vacantes en el armero.
      • 1961 Martín-Santos, L. Tiempo silencio [1996] 275 Esp (CDH )
        El novio cogió la escopeta de aire comprimido que tira balines de plomo de tan grueso tamaño, sobre unas bolas de madera tan gordas, a tan corta distancia y que se desplazan tan lentamente, que a veces no se logra evitar dar en una de ellas con el regocijo consiguiente de la al lado contemplante y admirativa del poder viril del macho que, a distancia, con palo-de-fuego abate enemigos temibles defendiendo así la lejana, posible, presunta cuna y la cosa rosada de materia húmeda que en ella yacerá en su orinando, gritando, devorando el mismo cuerpo hecho leche de la víctima.
      • 1970 Ero (Álvaro Ruibal) "Los pequeños escopeteros" [07-05-1970] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
        Mis recuerdos de las escopetas de aire comprimido están asociados a las barracas de las ferias. En las barracas se hacía puntería a bombillas, que explotaban provocando la alegría del tirador. A veces disparando flechas se presentaba un experto que llenaba el disco negro de la diana de plumerillos verdes, rojos, azules y amarillos. Si un punto acertaba en el blanco, servaban timbres y campanas, y, en ocasiones, unos muñecos martilleaban, a modo de herreros, yunques y pistoletes.
      • 1983 Ribeyro, J. R. Geniecillos [1983] Pe (CDH )
        En seguida se dio la vuelta y desapareció entre la multitud, Ludo dio unos pasos, miró a través de las lunas del Turbillón donde no estaba Estrella, se fue a caminar por la feria y se entretuvo en disparar con una escopeta de aire comprimido, pero por más cuidado que puso no pudo ganarse esta vez ni una miserable botella de oporto.
      • 1992 Molina Foix, V. Don Juan [1994] Esp (CDH )
        Y el revólver automático después, y las escopetas de aire comprimido, pistolones de pistón y pistolas con silenciador, los fusiles de repetición, un trabuco de bandolero corso, con las muescas auténticas de unas víctimas del siglo pasado.
      • 1994 Prensa La Vanguardia (Barcelona), 13/02/1994 [1994] Esp (CDH )
        Dos zagales, seminaristas, disparan a una cría de gavilán con una escopeta de aire comprimido.
      • 1994 Prensa La Vanguardia, 01/07/1994 [1994] Esp (CDH )
        En esos días sobrevino otro pico de su crisis: disparó con una escopeta de aire comprimido sobre los periodistas que lo acosaron en la puerta de su casa.
      • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
        [escopeta] de aire comprimido. f. escopeta de viento.
      • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
        [escopeta] de viento. f. La que dispara el proyectil por medio del aire comprimido dentro de la culata.
      • 2008 Crespo, G. "Tiro y pesca" [05-07-2008] Diario Vasco (San Sebastián) Esp (HD)
        El Memorial Miguel Ollo de Tiro Infantil con Carabina también se celebró durante las festividades de San Juan en los jardines de la sociedad Txantxangorri. Fueron las finales del tiro infantil al blanco con escopeta de aire comprimido. Participaron 31 chavales y los resultados fueron los siguientes [...]
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        escopeta de aire comprimido [...] f. escopeta de viento.
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        escopeta de viento [...] f. escopeta que dispara el proyectil por medio del aire comprimido dentro de la culata.
      • 2017 Agencia Europa Press "Denunciado joven que dispara a sus vecinos" [21-01-2017] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
        Un joven de veinte años vecino de Girona ha sido denunciado por disparar varias veces con una escopeta de aire comprimido contra los balcones de algunos vecinos, ha informado la policía catalana este sábado en un comunicado.
    2. s. f. Con el complemento de pistón, para referirse a una escopeta que se carga con una materia explosiva, generalmente pólvora, encerrada en una cápsula o pistón.
      docs. (1831-2001) 7 ejemplos:
      • 1831 Anónimo "Ventas" [13-04-1831] Diario de Avisos de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        Se vende con la mayor equidad una escopeta de piston fabricada en Vizcaya, y varias cosas pertenecientes á un cazador, como son frascos y bolsas de municiones, botas blancas en muy buen estado &c., lo que se dará todo junto ó separado.
      • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
        [escopeta] de pistón. f. La que se ceba con pólvora fulminante encerrada en una cápsula o pistón.
      • 1831 Anónimo "Ventas" [13-04-1831] Diario de Avisos de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        Se vende con la mayor equidad una escopeta de piston fabricada en Vizcaya, y varias cosas pertenecientes á un cazador, como son frascos y bolsas de municiones, botas blancas en muy buen estado &c., lo que se dará todo junto ó separado.
      • 1843 RAE DRAE 9.ª ed. (NTLLE)
        [escopeta] de pistón. f. La que se ceba con pólvora fulminante, encerrada en un dedal del mismo nombre, la cual que inflama al golpe del martillo.
      • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 138 Esp (CDH )
        El segundo cazador parecía hombre de edad madura y condición baja, criado o colono: ni hebillas en las polainas, ni más morral que un saco de grosera estopa; el pelo cortado al rape, la escopeta de pistón, viejísima y atada con cuerdas; y en el rostro, afeitado y enjuto y de enérgicas facciones rectilíneas, una expresión de encubierta sagacidad, de astucia salvaje, más propia de un piel roja que de un europeo.
      • 1895 Pereda, J. M. Peñas [1995] Esp (CDH )
        Chisco llevaba una escopetona de pistón con anchas abrazaderas reforzadas con bramante encerado sobre el larguísimo cañón roñoso, un cuerno para la pólvora y una bolsa de badana verde para el perdigón y las postas que iban mezcladas con él.
      • 1899 Fité, V. Desdichas patria [1989] Esp (CDH )

        Las primeras disposiciones que adoptó el audaz bodeguero, fué la fabricación de lanzas de caña para los masones que no eran katipuneros; repartió algunas armas mejores entre los doscientos hombres que se le reunieron del 20 al 23, quedándose él y tres ó cuatro más con revólveres y dos escopetas de pistón, y mandó emisarios á los pueblos cercanos para levantar los ánimos [...].

      • 1902 Gabriel Galán, J. M. Castellanas [1996] Esp (CDH )
        / Tiene... nada a lo moderno: / perdiz en ancho jaulón, / escopeta de pistón / y polvorines de cuerno.
      • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
        [escopeta] de pistón. f. La que se ceba con pólvora fulminante encerrada en una cápsula o pistón.
    3. s. f. Con el complemento de salón, para referirse a una escopeta pequeña y de corto alcance.
      docs. (1913-2016) 9 ejemplos:
      • 1913 Anónimo "Imprudencia infantil" [26-09-1913] El Globo (Madrid) Esp (HD)
        En Cangas de Tineo, jugando con una escopeta de salón los niños José Rodríguez y Luis Llanos, tuvo la desgracia el segundo de que se le disparara el arma e hiriese de gravedad, en la sien izquierda, á su compañero.
      • 2016 Agencia "Duro golpe a tráfico de marihuana" [14-10-2016] Los Tiempos (Cochabamba) Bo (HD)
        Antes de llegar al cultivo, la Felcn allanó la casa de Jhonny M. (47), donde encontró bolsas de yute con seis kilos de semillas de marihuana y una escopeta de salón. La Felcn ingresó a la zona después de siete horas de viaje y de recorrer un camino vecinal para llegar a la comunidad, ubicada a 235 kilómetros de la ciudad de Cochabamba.
      • 1913 Anónimo "Imprudencia infantil" [26-09-1913] El Globo (Madrid) Esp (HD)
        En Cangas de Tineo, jugando con una escopeta de salón los niños José Rodríguez y Luis Llanos, tuvo la desgracia el segundo de que se le disparara el arma e hiriese de gravedad, en la sien izquierda, á su compañero.
      • 1931 Anónimo "Registro y detención" [30-10-1931] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
        Los agentes de la autoridad se incautaron de una escopeta de caza, una escopetilla de salón, perdigones, pólvora y otros útiles para la caza, pero también ocuparon algunos documentos de carácter comunista, fotografías de Casanellas, algunas proclamas y varias cartas que prueban que el inquilino de la casa tiene relaciones frecuentes con elementos de la expresada significación política.
      • 1944-1949 Baroja, P. Última vuelta [1978] 769 Esp (CDH )
        Sin duda, cuando la mujer se estaba bañando, entró el hombre en el cuarto, le pegó un tiro en la nuca con la escopeta de salón y luego le hundió la cabeza en el agua, empujándola por la coronilla.
      • 1942-a1958 Jiménez, J. R. Españoles [1987] Esp (CDH )
        De niño yo era una fierecita (dicen), daba tiros y garrotazos a todo, perros, gorriones, tortugas, cristales, menos mal que la escopetita era de salón y casi no hacía blanco más que cuando apagaba con ella mi vela, antes de dormirme, y supongo que esto sería porque la vela se apagaba sola.
      • 1994 Prensa La Vanguardia (Barcelona), 08/04/1994 [1994] Esp (CDH )
        En la villa atlántica de Muros debe haber notoria afición a las escopetas de salón y a la agresiva cuchillería, y, por el contrario, general repulsa a los aceros y a las armas portátiles de aire comprimido.
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        escopeta de salón [...] f. escopeta pequeña y de poco alcance que se usa para tirar al blanco en aposentos, jardines, etc.
      • 2016 Agencia "Duro golpe a tráfico de marihuana" [14-10-2016] Los Tiempos (Cochabamba) Bo (HD)
        Antes de llegar al cultivo, la Felcn allanó la casa de Jhonny M. (47), donde encontró bolsas de yute con seis kilos de semillas de marihuana y una escopeta de salón. La Felcn ingresó a la zona después de siete horas de viaje y de recorrer un camino vecinal para llegar a la comunidad, ubicada a 235 kilómetros de la ciudad de Cochabamba.
      • 1913 Anónimo "Imprudencia infantil" [26-09-1913] El Globo (Madrid) Esp (HD)
        En Cangas de Tineo, jugando con una escopeta de salón los niños José Rodríguez y Luis Llanos, tuvo la desgracia el segundo de que se le disparara el arma e hiriese de gravedad, en la sien izquierda, á su compañero.
      • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
        [escopeta] de salón. La pequeña y de poco alcance que se usa para tirar al blanco en aposentos, jardines, etc.
      • 1931 Anónimo "Registro y detención" [30-10-1931] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
        Los agentes de la autoridad se incautaron de una escopeta de caza, una escopetilla de salón, perdigones, pólvora y otros útiles para la caza, pero también ocuparon algunos documentos de carácter comunista, fotografías de Casanellas, algunas proclamas y varias cartas que prueban que el inquilino de la casa tiene relaciones frecuentes con elementos de la expresada significación política.
      • 1944-1949 Baroja, P. Última vuelta [1978] 769 Esp (CDH )
        Sin duda, cuando la mujer se estaba bañando, entró el hombre en el cuarto, le pegó un tiro en la nuca con la escopeta de salón y luego le hundió la cabeza en el agua, empujándola por la coronilla.
      • 1942-a1958 Jiménez, J. R. Españoles [1987] Esp (CDH )
        De niño yo era una fierecita (dicen), daba tiros y garrotazos a todo, perros, gorriones, tortugas, cristales, menos mal que la escopetita era de salón y casi no hacía blanco más que cuando apagaba con ella mi vela, antes de dormirme, y supongo que esto sería porque la vela se apagaba sola.
      • 1994 Prensa La Vanguardia (Barcelona), 08/04/1994 [1994] Esp (CDH )
        En la villa atlántica de Muros debe haber notoria afición a las escopetas de salón y a la agresiva cuchillería, y, por el contrario, general repulsa a los aceros y a las armas portátiles de aire comprimido.
      • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
        [escopeta] de salón. f. La pequeña y de poco alcance que se usa para tirar al blanco en aposentos, jardines, etc.
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        escopeta de salón [...] f. escopeta pequeña y de poco alcance que se usa para tirar al blanco en aposentos, jardines, etc.
      • 2016 Agencia "Duro golpe a tráfico de marihuana" [14-10-2016] Los Tiempos (Cochabamba) Bo (HD)
        Antes de llegar al cultivo, la Felcn allanó la casa de Jhonny M. (47), donde encontró bolsas de yute con seis kilos de semillas de marihuana y una escopeta de salón. La Felcn ingresó a la zona después de siete horas de viaje y de recorrer un camino vecinal para llegar a la comunidad, ubicada a 235 kilómetros de la ciudad de Cochabamba.
    4. s. f. Co Con el complemento de fisto, para referirse a una escopeta en la que se carga la pólvora por el cañón.
      docs. (1934-2010) 4 ejemplos:
      • 1934 García, A. Colombia S. A. p. 181 Co (FG)
        Salió el mayordomo con una escopeta de fisto al hombro.
      • 1958 Schz Gmz, G. Novelas cortas [1958] Co (CDH )
        No falta en los rincones la atarraya para las épocas de pesca, ni el haz de anzuelos de todo tamaño, ni la escopeta de fisto, ni el machete de hoja filosa y escalofriante, pues esta gente es por naturaleza y acaso por instinto atávico cazadora de agua y de tierra, y también de aire, lo que vale decir que de todos los elementos el único que no les da beneficio es el fuego, si no es para usos precisos de culinaria.
      • 1987 Calvo Ocampo, F. Colombia [1996] Co (CDH )
        Entonando La Internacional, El Guerrillero Rojo, agitando consignas de su Partido y empuñando escopetas de fisto y viejas armas, nace el Ejército Popular de Liberación, EPL.
      • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
        Escopeta [...] escopeta de fisto. f. Co. obsol. Escopeta en la que se cargaba la pólvora por el cañón.
  2. 1⟶metonimia
    s. m. y f. Persona armada con una escopeta.
    Sinónimo: escopetero, a
    docs. (1835-2014) 9 ejemplos:
    • 1835 Larra, M. J. Caza [2000] Fígaro Esp (CDH )
      Se convocan los mejores escopetas y corsarios, aquéllos para darles «ojeos» en competente número y cubrir todos los «puestos», y éstos para dirigirlos y reconocer las «manchas» o espesuras donde se alberga la caza.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopeta [...] f. Persona que caza o tira con escopeta.
    • 1835 Larra, M. J. Caza [2000] Fígaro Esp (CDH )
      Se convocan los mejores escopetas y corsarios, aquéllos para darles «ojeos» en competente número y cubrir todos los «puestos», y éstos para dirigirlos y reconocer las «manchas» o espesuras donde se alberga la caza.
    • 1951 Alcalá Venceslada, A. VocAndaluz [1980] Esp (NTLLE)
      ESCOPETA. f. Mont. El propio cazador que va armado de ella.
    • 1954 Cuéllar Gragera, A. Estampas caza mayor [1954] Monterías Extremadura Esp (CDH )
      Cazábamos hace años en «Juan Ramos» cinco o seis escopetas.
    • 1970 RAE DRAE 19.ª ed. (NTLLE)
      escopeta [...] f. Persona que caza o tira con escopeta.
    • 2007 Oliden, K. "En la vieja Unión Cerrajera Mondragón" [01-07-2007] El Diario Vasco (San Sebastián) Esp (HD)
      Ya por la tarde, en la piscina y el campo de fútbol anexo, se disputaban simultáneamente pruebas de habilidad natatoria para todos los mozos; en la segunda, una competición de tiro al pichón con las mejores escopetas del país, aunque, no muy lejos de allá se encontraban otras escopetas -no tan afamadas- como eran las del caserío Etxezuri, Auzpaltz o Antzarrigartu, y de otros cazadores, que apostados tras el muro de la piscina y del campo de tenis, esperaban a los pichones que habían logrado escabullirse de la primera andanada de escopetería, prestos a rematar la faena con una segunda descarga, ésta fuera de concurso.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopeta [...] f. Persona que caza o tira con escopeta.
    • 1835 Larra, M. J. Caza [2000] Fígaro Esp (CDH )
      Se convocan los mejores escopetas y corsarios, aquéllos para darles «ojeos» en competente número y cubrir todos los «puestos», y éstos para dirigirlos y reconocer las «manchas» o espesuras donde se alberga la caza.
    • 1835 Larra, M. J. Caza [2000] Fígaro Esp (CDH )

      A la mañana, con la aurora, todo el mundo está alerta; los corsarios y escopetas, de pie y en rueda [...].

    • 1835 Larra, M. J. Caza [2000] Fígaro Esp (CDH )
      Los escopetas y cazadores ejercitados matan, pero los aficionados principiantes, o se sobrecogen a la salida del «bicho» y pierden el momento favorable, o se mueven y hacen torcer de su camino los animales maliciosos, o tiran por fin demasiado pronto, sin calcular el tiempo y la distancia, el vuelo recto de la perdiz o torcido de la paloma; en una palabra, no logran hacer dar a una liebre la vuelta «de campana».
    • 1951 Alcalá Venceslada, A. VocAndaluz [1980] Esp (NTLLE)
      ESCOPETA. f. Mont. El propio cazador que va armado de ella.
    • 1954 Cuéllar Gragera, A. Estampas caza mayor [1954] Monterías Extremadura Esp (CDH )
      Cazábamos hace años en «Juan Ramos» cinco o seis escopetas.
    • 1970 RAE DRAE 19.ª ed. (NTLLE)
      escopeta [...] f. Persona que caza o tira con escopeta.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      escopeta [...] f. Persona que caza o tira con escopeta.
    • 2007 Oliden, K. "En la vieja Unión Cerrajera Mondragón" [01-07-2007] El Diario Vasco (San Sebastián) Esp (HD)
      Ya por la tarde, en la piscina y el campo de fútbol anexo, se disputaban simultáneamente pruebas de habilidad natatoria para todos los mozos; en la segunda, una competición de tiro al pichón con las mejores escopetas del país, aunque, no muy lejos de allá se encontraban otras escopetas -no tan afamadas- como eran las del caserío Etxezuri, Auzpaltz o Antzarrigartu, y de otros cazadores, que apostados tras el muro de la piscina y del campo de tenis, esperaban a los pichones que habían logrado escabullirse de la primera andanada de escopetería, prestos a rematar la faena con una segunda descarga, ésta fuera de concurso.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      escopeta [...] f. Persona que caza o tira con escopeta.
    1. s. f. Con el modificador negra, para referirse al cazador profesional que recibe alguna remuneración por participar en una cacería.
      docs. (1855-2014) 12 ejemplos:
      • 1855 Mellado, F. P. (ed.) DiccUniversal, XXXIV Esp (BD)
        Monteria. [...] Una vez dispuesta la cacería, y de acuerdo los que han de ejecutarla, que al menos deben ser doce escopetas y otros tantos ojeadores, se eligen las tres personas que sean mas á propósito, una para que se encargue de todo el gasto y de la comida de las escopetas blancas, que es como se denomina á los cazadores; oro para cuidar del rancho de las escopetas negras, que son los directores, otro para cuidar del rancho de las escopetas negras, que son los directores, ojeadores, aleros, perreros, etc., y otro para cuidar del alimento para las caballerías y del botiquín que debe llevarse, así para las personas como para los perros que puedan salir heridos.
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        escopeta negra [...] f. Cazador de oficio.
      • 1855 Mellado, F. P. (ed.) DiccUniversal, XXXIV Esp (BD)
        Monteria. [...] Una vez dispuesta la cacería, y de acuerdo los que han de ejecutarla, que al menos deben ser doce escopetas y otros tantos ojeadores, se eligen las tres personas que sean mas á propósito, una para que se encargue de todo el gasto y de la comida de las escopetas blancas, que es como se denomina á los cazadores; oro para cuidar del rancho de las escopetas negras, que son los directores, otro para cuidar del rancho de las escopetas negras, que son los directores, ojeadores, aleros, perreros, etc., y otro para cuidar del alimento para las caballerías y del botiquín que debe llevarse, así para las personas como para los perros que puedan salir heridos.
      • 1858 Anónimo Tesoro Montería p. 27 Esp (BD)
        Dispuesta ya la partida de caza, los que han de componerla eligen los tres individuos que juzguen mas a propósito para que se encarguen: uno de todo el gasto y de la comida de las escopetas blancas, que son los que entran en el escote; otro de la comida de las escopetas negras, en cuya denominacion se comprenden los directores, los ojeadores, los perreros y demas criados; y el tercero, del pienso de las caballerías y del cuidado del botiquin.
      • 1879 Navarrete, J. Montes de la Mancha p. 10 Esp (BD)
        De órden de su principal debia acompañarnos, tratarnos á cuerpo de rey, y proporcionarnos los ojeadores, las escopetas negras, los perros, las vituallas y los demas elementos indispensables para una montería.
      • 1886 Manera Cao, E. Cazador cubano p. 193 Esp (BD)
        Escopeta negra.- Todo sirviente ó cazador asalariado que concurre á una cacería sin tener que pagar ninguna parte de los gastos que la misma ocasione.
      • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
        La víspera de la salida al cazadero vinieron a dormir a los Pazos el notario de Cebre, el señorito de Limioso, el cura de Boán, el de Naya, y un cazador furtivo, escopeta negra infalible, conocida en el país por el alias de Bico de rato (hocico de ratón) mote apropiadísimo a la color tiznada de su cara donde giraban dos ojuelos vivarachos.
      • 1895 Valera, J. Juanita la Larga [1985] Esp (CDH )
        Le servían muchos criados, constantes unos y entrantes y salientes otros; y como era aficionadísimo a la caza, no le faltaban una jauría de galgos, podencos y pachones, y dos hábiles cazadores o escopetas negras que solían acompañarle. *
      • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
        [escopeta] negra. Cazador de oficio.
      • 1926 Pz Ayala, R. Curandero su honra [1991] Esp (CDH )
        Se ha escapado con Vespasiano, matutero * de maridos confiados, escopeta negra de palomas descarriadas... Mátalos a los dos.
      • 1951 Soriano, E. Caza [1992] Esp (CDH )
        La excepcional ocasión reunía en pie de igualdad a ricachos y pelagatos, a gentes enemistadas entre sí, a escopetas negras y cazadores de alforja, perseguidos a diario por sus fechorías en la finca... Pero todos sentíanse reconciliados y bienquistos, momentáneamente, con la Casa Nueva.
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        escopeta negra [...] f. Cazador de oficio.
      • 1855 Mellado, F. P. (ed.) DiccUniversal, XXXIV Esp (BD)
        Monteria. [...] Una vez dispuesta la cacería, y de acuerdo los que han de ejecutarla, que al menos deben ser doce escopetas y otros tantos ojeadores, se eligen las tres personas que sean mas á propósito, una para que se encargue de todo el gasto y de la comida de las escopetas blancas, que es como se denomina á los cazadores; oro para cuidar del rancho de las escopetas negras, que son los directores, otro para cuidar del rancho de las escopetas negras, que son los directores, ojeadores, aleros, perreros, etc., y otro para cuidar del alimento para las caballerías y del botiquín que debe llevarse, así para las personas como para los perros que puedan salir heridos.
      • 1858 Anónimo Tesoro Montería p. 27 Esp (BD)
        Dispuesta ya la partida de caza, los que han de componerla eligen los tres individuos que juzguen mas a propósito para que se encarguen: uno de todo el gasto y de la comida de las escopetas blancas, que son los que entran en el escote; otro de la comida de las escopetas negras, en cuya denominacion se comprenden los directores, los ojeadores, los perreros y demas criados; y el tercero, del pienso de las caballerías y del cuidado del botiquin.
      • 1879 Navarrete, J. Montes de la Mancha p. 10 Esp (BD)
        De órden de su principal debia acompañarnos, tratarnos á cuerpo de rey, y proporcionarnos los ojeadores, las escopetas negras, los perros, las vituallas y los demas elementos indispensables para una montería.
      • 1879 Navarrete, J. Montes de la Mancha p. 35 Esp (BD)
        2.º Avisar á cuatro ojeadores y diez y seis cazadores de oficio de Porzuna, y á dos ojeadores y diez cazadores de oficio de Piedrabuena, componiendo un total de treinta y dos tiradores, los mejores de la provnicia, á los que se paga el jornal seco de diez reales diarios y constituyen los que entre monteros se llaman escopetas negras.
      • 1886 Manera Cao, E. Cazador cubano p. 193 Esp (BD)
        Escopeta negra.- Todo sirviente ó cazador asalariado que concurre á una cacería sin tener que pagar ninguna parte de los gastos que la misma ocasione.
      • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
        La víspera de la salida al cazadero vinieron a dormir a los Pazos el notario de Cebre, el señorito de Limioso, el cura de Boán, el de Naya, y un cazador furtivo, escopeta negra infalible, conocida en el país por el alias de Bico de rato (hocico de ratón) mote apropiadísimo a la color tiznada de su cara donde giraban dos ojuelos vivarachos.
      • 1895 Valera, J. Juanita la Larga [1985] Esp (CDH )
        Le servían muchos criados, constantes unos y entrantes y salientes otros; y como era aficionadísimo a la caza, no le faltaban una jauría de galgos, podencos y pachones, y dos hábiles cazadores o escopetas negras que solían acompañarle. *
      • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
        [escopeta] negra. Cazador de oficio.
      • 1926 Pz Ayala, R. Curandero su honra [1991] Esp (CDH )
        Se ha escapado con Vespasiano, matutero * de maridos confiados, escopeta negra de palomas descarriadas... Mátalos a los dos.
      • 1951 Soriano, E. Caza [1992] Esp (CDH )
        La excepcional ocasión reunía en pie de igualdad a ricachos y pelagatos, a gentes enemistadas entre sí, a escopetas negras y cazadores de alforja, perseguidos a diario por sus fechorías en la finca... Pero todos sentíanse reconciliados y bienquistos, momentáneamente, con la Casa Nueva.
      • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
        [escopeta] negra. f. Cazador de oficio.
      • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
        escopeta negra [...] f. Cazador de oficio.
    2. Acepción en desuso
    3. s. f. Con el modificador blanca, para referirse al cazador aficionado que no recibe ninguna remuneración por participar en una cacería.
      docs. (1858-1951) 5 ejemplos:
      • 1858 Anónimo Tesoro Montería p. 27 Esp (BD)
        Dispuesta ya la partida de caza, los que han de componerla eligen los tres individuos que juzguen mas a propósito para que se encarguen: uno de todo el gasto y de la comida de las escopetas blancas, que son los que entran en el escote; otro de la comida de las escopetas negras, en cuya denominacion se comprenden los directores, los ojeadores, los perreros y demas criados; y el tercero, del pienso de las caballerías y del cuidado del botiquin.
      • 1879 Navarrete, J. Montes de la Mancha p. 35 Esp (BD)
        Allí estábamos reunidos á las ocho de la noche, en derredor de una mesa, tomando café con Sauco y oyendo de sus labios los trabajos que habia ya hecho para la montería en las pocas horas que lo dejamos libre: trabajos cuya síntesis era: 1.º Invitar á las siguientes personas, que debian acompañarnos: [...] sumábamos diez y seis cazadores, de los que en términos de montería se denominan escopetas blancas.
      • 1879 Navarrete, J. Montes de la Mancha p. 77 Esp (BD)
        Concluido el almuerzo, las escopetas blancas y negras se desplegaron en ala por el monte, á fin de cazar á la mano los conejos y las perdices necesarios para nuestro sustento [...].
      • 1897 Mtz Palacio, S. Castillo de Anguix p. 67 Esp (BD)
        Habíase extraviado en el monte una escopeta blanca, y en busca de los demás cazadores halló á un pastor, quien después de indicarle la dirección que aquellos habían tomado, preguntóle familiarmente [...]
      • 1951 Alcalá Venceslada, A. VocAndaluz [1980] Esp (NTLLE)
        Escopeta blanca.- f. Mont. El cazador que no va a sueldo (Sierra Morena.)
  3. Acepción lexicográfica
  4. s. f. "Especie de pica, cuya asta tenia tres pies y medio de largo, y que antiguamente usaban los carabineros" (Moretti, DiccMilitarEspFr-1828).
    docs. (1828) Ejemplo:
    • 1828 Moretti, F. DiccMilitarEspFr Esp (BD)
      ESCOPETA. ant. Escopette. Dábase esa [sic] nombre á una especie de pica, cuya asta tenia tres pies y medio de largo, y que antiguamente usaban los carabineros.
  5. Acepción lexicográfica
  6. s. f. PR "Margarita silvestre" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    Sinónimos: escopeta; escopetón
    docs. (1931-2010) 4 ejemplos:
    • 1931 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      *Escopeta. f. P. Rico. Bonita flor de cierta planta ornamental.
    • 1948 Navarro Tomás, T. Español PRico [1999] p. 146 PR (BD)
      Fueron igualmente abundantes las denominaciones recogidas para la margarita de botón amarillo y hojas blancas. No parece probable que ocurrieran confusiones de concepto ante flor tan común y fácil de reconocer. El nombre de margarita solo ocurrió entre sujetos más o menos influidos por el español general. [...] Otras variantes dispersas entre este y oeste son clavelilla, Salinas, Jayuya; escopetones, Barros, Duey; escopeta, Magueyes; hierba de Cuba, Cabo Rojo; siempreviva, La Parguera, y el alfilerillo, Sabana Grande, mapa 49.
    • 1990 Álvz Nazario, M. Habla campesina PRico [1992] p. 285 PR (BD)
      Por otra parte, no es indiferente al campesino del país el espectáculo que le presentan las distintas flores que nacen silvestres por sus campos. Así, para la denominación más bien urbana de margarita, de botón amarillo y hojas blancas, Navarro recogió por toda la Isla diversidad de nombres de uso popular tanto por la ruralía como por los pueblos: clavel, clavelillo, claveles rosones, claveles de perro, clavelillos de pasto, inmortal, piqueta, manzanilla cimarrona, flor de cotorra, marimoña, clavelilla, escopeta, escopetones, yerba de Cuba, siempreviva, alfilerillo.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      escopeta I. [...] PR. Margarita silvestre. (escopetón).
  7. Acepción lexicográfica
  8. s. f. RD PR "Planta herbácea ramosa, de hasta 2 m de altura, con flores radiadas de color amarillo anaranjado; es ornamental" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    Sinónimos: escopeta; escopetón
    docs. (1942-2013) 4 ejemplos:
    • 1942 F.J. Santamaría. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      Escopeta. f. Cierta planta ornamental de Puerto Rico, y la flor que produce, muy bella.
    • 1955 Malaret, A. VocEsp PRico PR (NTLLE)
      ESCOPETA. f. Bonita flor de la planta ornamental Tithonia rotundifolia.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      escopeta f. RD, PR. Planta herbácea ramosa, de hasta 2 m de altura, con flores radiadas de color amarillo anaranjado; es ornamental. (Asteraceae; Tithonia rotundifolia).
    • 2013 Academia Dominicana de la Lengua Dicc español dominicano RD (BD)
      escopeta. f. Planta herbácea ramosa, de hasta 2m de altura, con flores radiadas de color amarillo anaranjado; es ornamental. (Asteraceae; Tithonia rotundifolia).
  9. Acepción lexicográfica
  10. s. f. Esp: Merid (And) Min. "Especie de lavativa para extraer el agua y el barro del hueco de un barreno" (Alcalá Venceslada, VocAndaluz (S)-1951).
    docs. (1951) Ejemplo:
    • 1951 Alcalá Venceslada, A. VocAndaluz [1980] Esp (NTLLE)
      ESCOPETA. f. Min. Especie de lavativa para extraer el agua y el barro del hueco de un barreno.
  11. Acepción lexicográfica
  12. s. f. Esp: Merid Zool. "Cualquier especie de pez del género Balistes, de la fam. de los balístidos y grupo de los pectognatos" (VV. AA., DiccEnciclop UTEHA-1950-1964).
    Sinónimo: baliste
    docs. (1953-1996) 3 ejemplos:
    • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [01-01-1953] (FG)
      escopeta [...] Zool. Cualquier especie de pez del género Balistes, de la fam. de los balístidos y grupo de los pectognatos. Se llama también pez ballesta y vieja.
    • 1963 Lozano, F. Nomenclatura ictiológica (FG)
      ESCOPETA. [...] Balistes carolinensis Gml. (Castilla, Canarias y Golfo de Chafarinas).
    • 1996 Corrales Zumbado, C. / Corbella Díaz, D. / Álvz Mtz, M. Á. DiccDiferencial Canarias Esp (NTLLE)
      Escopeta. f. Gallo, pez teleósteo, ce cuerpo oval y piel muy rugosa empleada para pulir. Se caracteriza porque tiene la primera aleta sostenida por fuertes radios espinosos (Balistes carolinensis).
  13. Acepción lexicográfica
  14. s. f. Esp: Or "Arma infantil que consiste en una caña rajada en uno de sus extremos; se abren en forma de V las dos mitades de la raja y colocando entre ambas un palito, lo lanzan" (Iribarren, VocNavarro-1984).
    docs. (1958-1984) 2 ejemplos:
    • 1958 Lpz Guereñu, G. Voces alavesas Esp (NTLLE)
      ESCOPETA. Juguete de muchachos; caja [sic] rajada en uno de sus extremos, separando la parte abierta colocan en ella un palito y apretando sale con fuerza (Lagrán).
    • 1984 Iribarren, J. M. / Ollaquindia, R. VocNavarro Esp (NTLLE)
      ESCOPETA. Arma infantil que consiste en una caña rajada en uno de sus extremos; se abren en forma de V las dos mitades de la raja y colocando entre ambas un palito, lo lanzan. [Tudela].
  15. Acepción lexicográfica
  16. s. f. Pa "Bomba semejante a una escopeta que se emplea para regar la chicha o caldo de Bordeaux, en las plantaciones de banano" (Pereira Padilla, LéxOccPanamá-1974).
    docs. (1974) Ejemplo:
    • 1974 Pereira Padilla, J. LéxOccPanamá Pa (NTLLE)
      ESCOPETA f. Bomba semejante a una escopeta que se emplea para regar la chicha o caldo de Bordeaux, en las plantaciones de banano.
  17. Acepción lexicográfica
  18. s. f. coloq. "Pene" (Oliver, DiccArgot-1987).
    docs. (1974-1987) 3 ejemplos:
    • 1974 Martín Martín, J. DiccExpresiones malsonantes Esp (FG)
      ESCOPETA (arg.) Miembro viril.
    • 1980 León, V. DiccArgotEsp Esp (FG)
      escopeta f. Picha.
    • 1987 Oliver, J. M. DiccArgot (2.ª ed.) (FG)
      ESCOPETA: 1. pene.
  19. Acepción lexicográfica
  20. s. f. Esp: Or "Cerbatana" (Alvar, ALEANR X-XII-1983)
    docs. (1983) Ejemplo:
    • 1983 Alvar, M. (dir.) ALEANR, X-XII Esp (FG)
      Escopeta. 'cerbatana' (lámina 1763, mapa 1511).
  21. Acepción lexicográfica
  22. s. f. Co "Forma de la nariz" (Montes Giraldo, J. J. / Figueroa L., J. / Mora M., S. / Lozano R., M., GlosLéxicogr Atlas Colombia-1986).
    docs. (1986) Ejemplo:
    • 1986 Montes Giraldo, J. J. / Figueroa L. J. / Mora M. S. / Lozano R. M. GlosLéxicogr Atlas Colombia Co (FG)
      escopeta, forma de la nariz.
  23. Acepción lexicográfica
  24. s. f. Esp: Merid (And) "Borriquete, pez" (Carrillo Alonso, LexMarAlmería-1989).
    docs. (1989) Ejemplo:
    • 1989 Carrillo Alonso, A. LexMarAlmería [1989] BRAE, LXIX Esp (FG)
      Escopeta. [...] Mar. Alm. Borriquete, pez.
  25. Acepción lexicográfica
  26. s. f. Esp: Merid (Can) "Pez de cuerpo estrecho y largo, que puede alcanzar el metro de longitud; su coloración más habitual es la pardogrisácea, aunque pueden observarse otras, como la anaranjada, con numerosos puntos oscuros repartidos por todo el cuerpo. Vive en fondos rocosos y se alimenta de pequeños peces a los que captura por succión" (Corrales Zumbado / Corbella Díaz / Álvz Mtz, DiccDiferencial Canarias-1996).
    docs. (1996) Ejemplo:
    • 1996 Corrales Zumbado, C. / Corbella Díaz, D. / Álvz Mtz, M. Á. DiccDiferencial Canarias Esp (NTLLE)
      Escopeta. f. […]. Fv. Go. Hi y Tf. Pez de cuerpo estrecho y largo, que puede alcanzar el metro de longitud; su coloración más habitual es la pardogrisácea, aunque pueden observarse otras, como la anaranjada, con numerosos puntos oscuros repartidos por todo el cuerpo. Vive en fondos rocosos y se alimenta de pequeños peces a los que captura por succión (Aulostomus strigosus).
  27. Acepción lexicográfica
  28. s. f. Esp: Merid (Can) "Persona entretenida y murmuradora" (Corrales Zumbado / Corbella Díaz / Álvz Mtz, DiccDiferencial Canarias-1996).
    docs. (1996) Ejemplo:
    • 1996 Corrales Zumbado, C. / Corbella Díaz, D. / Álvz Mtz, M. Á. DiccDiferencial Canarias Esp (NTLLE)
      Escopeta. f. […]. Tf. Persona entretenida y murmuradora.
  29. Acepción lexicográfica
  30. s. f. PR "Ramillete de flores que crecen apiñadas" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (2010) Ejemplo:
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      escopeta I. [...] PR. Ramillete de flores que crecen apiñadas.
  31. Acepción lexicográfica
  32. s. f. Ho "Manguera de las bombas de mochila para esparcir el veneno" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (2010) Ejemplo:
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      escopeta [...] Ho. N. Manguera de las bombas de mochila para esparcir el veneno.
  33. Acepción lexicográfica
  34. s. f. Ho Ni "Persona que habla muy rápidamente" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (2010) Ejemplo:
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      escopeta [...] f. Ho, Ni. Persona que habla muy rápidamente.
como una escopeta
  1. loc. adv. Esp: Merid (Can) Rápidamente.
    docs. (1961-1996) 3 ejemplos:
    • 1941-a1961 Guerra Navarro, F. Cuentos Pepe Monagas [1976] Esp (CDH )
      ¡Parese que se esmera la condenáa, usté! —rezongaba Corina, la vieja sirvienta, toda retundida de reúma, pero siempre como una escopeta, serviciala y animosa, metiendo el destupidor y dando fuelle con tales bríos que ponen el aparato en la mar con aquella presión y para en Santa Cruz al tiempo del avión de la Iberia.
    • 1941-a1961 Guerra Navarro, F. Cuentos Pepe Monagas [1976] Esp (CDH )
      — ¿Onde está la mitad del jornáa? —preguntó como una escopeta Soledad.
    • 1996 Corrales Zumbado, C. / Corbella Díaz, D. / Álvz Mtz, M. Á. DiccDiferencial Canarias Esp (NTLLE)
      como una escopeta. loc. adv. Deprisa, rápidamente. Le contestó como una escopeta. Salió de allí como una escopeta.
con la escopeta cargada
  1. loc. adv. En actitud amenazadora.
    docs. (1869-2004) 8 ejemplos:
    • 1869 Anónimo "Sesión celebrada 19 junio 1869" [20-06-1869] La Discusión (Madrid) Esp (HD)
      Yo no he retado al señor Figueras ni al partido republicano. Lo que ha pasado es que el Sr. Figueras venia hoy con la escopeta cargada, acechando lo primero que pasara para disparar; lo primero que pasó fue mi discurso y disparó contra él. Hasta los periódicos sabian desde ayer que vendria hoy tan belicoso el Sr. Figueras.
    • 2004 Ávila, J. "Camacho aísla al Madrid" [11-09-2004] ABC (Madrid) Esp (HD)
      El fiasco ante Los Pumas en el Trofeo Bernabéu levantó enojos en el banquillo y ampollas en la presidencia. En aquel partido, la imagen del equipo fue pobre y los aficionados acudirán al estreno liguero con la escopeta cargada.
    • 1869 Anónimo "Sesión celebrada 19 junio 1869" [20-06-1869] La Discusión (Madrid) Esp (HD)
      Yo no he retado al señor Figueras ni al partido republicano. Lo que ha pasado es que el Sr. Figueras venia hoy con la escopeta cargada, acechando lo primero que pasara para disparar; lo primero que pasó fue mi discurso y disparó contra él. Hasta los periódicos sabian desde ayer que vendria hoy tan belicoso el Sr. Figueras.
    • 1888 Anónimo "Congreso" [14-03-1888] La Monarquía (Madrid) Esp (HD)
      Y como el Sr. Navarro y Rodrigo contestase que no tiene él la culpa, sino los pícaros de los ingenieros agrónomos, el diputado fusionista se quedó con la escopeta cargada para hacer un segundo disparo en forma de interpelación.
    • 1891 Anónimo (M. M.) "Desde Málaga" [14-08-1891] La Correspondencia de España (Madrid) Esp (HD)
      El Sr. D. Frasquito (así le llamamos sus paisanos) no quiere definir su actitud, ni comprometerse poco ni mucho, por ahora, con declaraciones, juicios, ni proyectos. No sabe si volverá á Madrid con la escopeta cargada ó con el ramo de oliva; frente al gobierno ó al lado del gobierno.
    • 1918 Anónimo "Veraneo en la corte" [25-07-1918] La Correspondencia de España (Madrid) Esp (HD)
      -En estos días- añadió -me dedicaré á preparar el discurso de inauguración del curso del Ateneo de Madrid, porque allí me están esperando con la escopeta cargada. Siguió el conde de Romamones el vieje hasta Rentería, donde le esperaba su familia, y desde allí se trasladó en automóvil á su casa de Oyarzun.
    • 1978 Anónimo (Criticón) "Dichoso accidente" [11-05-1978] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Como podía preverse, los lectores han empezado a inundar mi mesa con series de "disparates". Bueno es que quienes hablan en público sepan que hay varios centenares de lectores de ABC con la escopeta cargada a la caza de sus disparates. No escasearán las presas, por desgracia. Y a Criticón no le faltarán temas, gracias a esos nuevos colaboradores y amigos.
    • 1982 Zabala, V. "Ganadería de Pablo Romero" [17-05-1982] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Los sevillanos no saben bien los berrinches que me llevo por mi amor a Sevilla. Me duele la mano de escribir que el noventa por ciento de la historia del toreo está escrita por Sevilla. Y claro, luego me esperan con la escopeta cargada quienes no opinan lo mismo, aunque tengan a mano los tratados de tauromaquia, incluido el Cossío.
    • 1996 Prensa El Mundo, 15/02/1996 [1996] Esp (CDH )
      Y Europa a la puerta, con la escopeta cargada.
    • 2004 Ávila, J. "Camacho aísla al Madrid" [11-09-2004] ABC (Madrid) Esp (HD)
      El fiasco ante Los Pumas en el Trofeo Bernabéu levantó enojos en el banquillo y ampollas en la presidencia. En aquel partido, la imagen del equipo fue pobre y los aficionados acudirán al estreno liguero con la escopeta cargada.
escopeta de soplo
    Acepción lexicográfica
  1. s. f. "Especie de cerbatana que produce mas efecto que la cerbatana ordinaria" ([Gaspar y Roig], DiccEnciclLengCast (S p1855)-1853).
    docs. (1849-1853) 2 ejemplos:
    • 1849 Real Armería de Madrid Glosario Catálogo Real Armería s. v. escopeta Esp (BD)
      Ecsisten igualmente escopetas de soplo [fusils á soufflet], especies de cerbatanas que producen un efecto mas fuerte que el de las cerbatanas ordinarias.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      Escopeta de soplo: especie de cerbatana que produce mas efecto que la cerbatana ordinaria.
escopeta fotográfica
  1. s. f. Máquina parecida a una escopeta que sirve para hacer fotografías, especialmente de animales en movimiento.
    docs. (1890-1929) 6 ejemplos:
    • 1890 Anónimo (X***) "La manía fotográfica" [28-02-1890] La Ilustración Española y Americana (Madrid) Esp (HD)
      El éxito del revólver alentará, con seguridad, á los armeros, para obtener cuanto antes la creación de una escopeta fotográfica, que pondrá el sport cinegético al inverosímil alcance de los individuos que pertenezcan (y es cuanto se puede decir) á las sociedades protectoras de animales... ¡Naturalmente! El retrato del animal en la prueba fotográfica demostrará que la línea de tiro llegaba á su objeto, era una recta perfectísima, y el amor propio, fundamento del placer de la caza, resultará satisfecho sin efusión de sangre.
    • 1894 Anónimo (G. T.) "El kinetoscopio Edison" [26-11-1894] Ilustración Artística (Barcelona) Esp (HD)
      El eminente sabio, autor de tantos trabajos importantes, para fotografiar pájaros volando empezó por servirse de una escopeta fotográfica, cuya idea le fue sugerida por el revólver astronómico de Janssen. […] M. Marey ha organizado en su laboratorio zootropos en los cuales se pueden admirar series de fotografías del movimiento y de la locomoción de los animales […].
    • 1899 Anónimo "La escopeta fotográfica" [22-09-1899] Alrededor del Mundo (Madrid) Esp (HD)
      LA ESCOPETA FOTOGRÁFICA. Los fotógrafos y los aficionados tropiezan siempre con dificultades para poder hacer buenas instantáneas de pájaros volando, y de animales que se mueven en dirección incierta. Estas dificultades han sido vencidas por un invento del cual se ha sacado patente en Inglaterra hace pocos días. Consiste en una máquina instantánea montada sobre una especie de escopeta y provista de dos gatillos y dos mirillas. Un gatillo pone la máquina en disposición de hacer la fotografía y el otro sirve para descubrir el objetivo.
    • 1902 Anónimo "La fotografía del movimiento" [01-01-1902] Hojas selectas (Barcelona) Esp (HD)
      Estas fotografías de aves en actitud de remontarse por los aires las obtiene el profesor Marey valiéndose de la cámara denominada escopeta fotográfica […]; esto es, una cámara en forma de escopeta, pero cargada con una película sensible en vez de serlo con el mortífero plomo.
    • 1929 Anónimo "Cartucho fotográfico" [22-11-1929] Nuevo Mundo (Madrid) Esp (HD)
      Tamaño natural de las placas obtenidas en cuatro disparos sucesivos de la escopeta fotográfica.
    • 1890 Anónimo (X***) "La manía fotográfica" [28-02-1890] La Ilustración Española y Americana (Madrid) Esp (HD)
      El éxito del revólver alentará, con seguridad, á los armeros, para obtener cuanto antes la creación de una escopeta fotográfica, que pondrá el sport cinegético al inverosímil alcance de los individuos que pertenezcan (y es cuanto se puede decir) á las sociedades protectoras de animales... ¡Naturalmente! El retrato del animal en la prueba fotográfica demostrará que la línea de tiro llegaba á su objeto, era una recta perfectísima, y el amor propio, fundamento del placer de la caza, resultará satisfecho sin efusión de sangre.
    • 1894 Anónimo (G. T.) "El kinetoscopio Edison" [26-11-1894] Ilustración Artística (Barcelona) Esp (HD)
      El eminente sabio, autor de tantos trabajos importantes, para fotografiar pájaros volando empezó por servirse de una escopeta fotográfica, cuya idea le fue sugerida por el revólver astronómico de Janssen. […] M. Marey ha organizado en su laboratorio zootropos en los cuales se pueden admirar series de fotografías del movimiento y de la locomoción de los animales […].
    • 1899 Anónimo "La escopeta fotográfica" [22-09-1899] Alrededor del Mundo (Madrid) Esp (HD)
      LA ESCOPETA FOTOGRÁFICA. Los fotógrafos y los aficionados tropiezan siempre con dificultades para poder hacer buenas instantáneas de pájaros volando, y de animales que se mueven en dirección incierta. Estas dificultades han sido vencidas por un invento del cual se ha sacado patente en Inglaterra hace pocos días. Consiste en una máquina instantánea montada sobre una especie de escopeta y provista de dos gatillos y dos mirillas. Un gatillo pone la máquina en disposición de hacer la fotografía y el otro sirve para descubrir el objetivo.
    • 1902 Anónimo "La fotografía del movimiento" [01-01-1902] Hojas selectas (Barcelona) Esp (HD)
      Estas fotografías de aves en actitud de remontarse por los aires las obtiene el profesor Marey valiéndose de la cámara denominada escopeta fotográfica […]; esto es, una cámara en forma de escopeta, pero cargada con una película sensible en vez de serlo con el mortífero plomo.
    • 1918 Rdz Navas Carrasco, M. DiccGralTécnHispanoamericano (NTLLE)
      Escopeta […] fotográfica. Aparato inventado por Morov para obtener fotografías de las aves al vuelo.
    • 1929 Anónimo "Cartucho fotográfico" [22-11-1929] Nuevo Mundo (Madrid) Esp (HD)
      Tamaño natural de las placas obtenidas en cuatro disparos sucesivos de la escopeta fotográfica.
no servir ni para taco de escopeta
    Acepción lexicográfica
  1. loc. verb. RD coloq. "No servir para nada" (AcDominicana, DiccEspDominicano-2013).
    docs. (2013) Ejemplo:
    • 2013 Academia Dominicana de la Lengua Dicc español dominicano RD (BD)
      escopeta [...] no servir ni para taco de escopeta loc. verb. No servir para nada. pop. col.
a tiro de escopeta
  • loc. adv. A media distancia.
pez escopeta
  • s. m. Pez marino de hasta 90 centímetros de largo, de cuerpo comprimido y piel dura, y caracterizado por la posesión de una serie de espinas dorsales que utiliza como defensa contra sus depredadores. Nombre científico: Balistes capriscus o Balistes carolinensis.
piedra de escopeta
    Acepción en desuso
  • s. f. Variedad de cuarzo, traslúcido y de color amarillento, que produce chispas cuando se golpea con otro mineral o metal duro, por lo que se empleó en las armas de fuego para provocar la ignición de la pólvora.
tiro de escopeta
  • s. m. Medida de longitud indeterminada, superior a un tiro de piedra y equivalente a una distancia media que oscila entre los 50 y los 250 metros.
    Sinónimo: ballestada

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE