morfema

Ejemplos: ciudad-an-o-s, art-ist-a, a-clar-a-ba-n, des-cos-i-d-a, a-pret-uj-a-ndo, sol.

Sinónimos: monema, segmento morfológico.

Relacionados: raíz, afijo, palabra

Esquema: Ver esquema 2

Referencias: NGLE § 1.3d, 1.5-1.8, 2-11 | GDLE § 66.2.3, 66-77 | OLE § III.4.1.1.3.3

Unidad mínima aislable en el análisis morfológico. Con frecuencia, a cada morfema corresponde un significado: -s ‘plural’ (perros), -a ‘femenino’ (gata), -ción ‘acción o efecto’ (construcción), -ito ‘diminutivo’ (caballito), pan- ‘alimento hecho con harina y cocido al horno’ (panera), etc. A esto se debe el que algunos autores definan morfema como la unidad mínima con significado, sea léxico o gramatical (v. significado léxico y significado gramatical). Sin embargo, es posible encontrar morfemas que codifican más de un significado, como -mos (persona y número), sin que sea posible asociar cada valor con un segmento diferenciado. También existen morfemas que codifican significados diferenciados, como -dor (‘agente’ domador, ‘instrumento’ borrador o ‘lugar’ comedor); otros en los que el contenido semántico no es claro (re- en recoger; a- en acortar, -al en recital), o bien ni siquiera se puede reconocer (-e, presente en verde, pero no en verdiazul). Los morfemas pueden ser conmutables por otro morfema (encoger, entrecortar, verdoso) y aparecen recurrentemente en otras formaciones (retener, reemplazar; atormentar, aclarar; breve, leve).

Información complementaria

Como se ha indicado, los morfemas pueden ser léxicos o gramaticales. La raíz es el morfema léxico que aporta el significado básico de la palabra. Los afijos derivativos se consideran léxicos en la medida en que contribuyen a construir el contenido conceptual de la palabra y su adjunción da lugar a palabras nuevas (esta es la razón de que la morfología derivativa se denomine también morfología léxica en la actualidad). En cambio, los afijos flexivos son morfemas gramaticales, ya que aportan significado gramatical y dan lugar a distintas formas flexivas de la misma palabra. Así, el verbo posponer contiene la raíz pon-, que aporta el contenido léxico fundamental, el prefijo pos(t)-, que significa ‘detrás’ o ‘después’, y dos afijos flexivos: la vocal temática -e- y el morfema de infinitivo -r.

Como se ha explicado, la correspondencia entre forma y significado no es biunívoca en algunos morfemas, por lo que a un segmento pueden corresponder dos informaciones diferenciadas. En estos casos se suele emplear el término morfema para cada una de esas informaciones, y se usa a menudo el término morfo para aludir a la forma fónica del morfema. Desde este punto de vista, el segmento -mos contendría dos morfemas ‘persona’ y ‘número’ y un morfo: /mos/. En la terminología que se prefiere en esta obra, este mismo segmento se analiza como un único morfema con dos categorías gramaticales (‘persona’ y ‘número’).

En algunos sistemas terminológicos se reserva a veces el término morfema, por oposición a lexema, para los afijos y otras voces de contenido gramatical, no léxico. En este sentido, serían morfemas tanto -s y -mos, como -ista y -ear, y las palabras gramaticales de o la, pero no las raíces art-, blanc-, clar- o sol. En este mismo sistema, la unidad mínima de significado, que abarca lexemas y morfemas, se denomina monema, término que no se emplea en esta obra.

> afijo.

Esquema 2. CLASES DE MORFEMAS

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: «Glosario de términos gramaticales», [versión 1.0 en línea]. <https://www.rae.es/gtg/morfema> [2024-02-21].

cerrar

Buscador general de la RAE