14.ª Entrega (julio de 2023)
Versión del 31/07/2023
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
tambor s. (1140-)
tambor, atambor, atamor, atanbor, tanbor, tamborazo, tamborcillo, tamborcito, tamborejo, tamborilio
Etim. Voz tomada probablemente del árabe tanbūr. Véase Corriente, Dictionnaire des emprunts ibéro-romans-2019, s. v.: "del neoárabe ṭanbūr, del arameo ṭanbūrā, del griego πανδοῦρα “especie de mandolina”, con una evolución semántica del instrumento de cuerda al instrumento de percusión, aún ausente en el navarro damboria “tympanon” del vasco dambore". Cf. DECH, s. v. ("del persa antiguo tabîr, pasando por el árabe, donde debió de confundirse con tanbūr 'especie de lira o bandurria hecha con una piel tendida sobre un cuerpo hueco") y DLE-2014, s. v. ("Quizá del ár. hisp. *ṭabbūl, hipocorístico del ṭabál").

Se documenta por primera vez, con la variante atamor y en la acepción 'instrumento musical de percusión consistente en una caja de resonancia, generalmente de forma cilíndrica, cerrada por un extremo o por los dos con un parche de piel muy tensa o una membrana de material plástico, que se toca con dos baquetas, con una maza o con las manos', en el Poema de Mio Cid (c1140), y se consigna por vez primera en el Vocabulario español-latino (1495) de Nebrija. Como 'instrumento musical de percusión consistente en un tronco de madera ahuecado por su parte inferior y con varias hendiduras lineares que forman dos lengüetas en la parte superior y que se toca de manera horizontal con dos baquetas o mazas', se atestigua en 1629, en el Tratado de las supersticiones y costumbres gentílicas que hoy viven entre los indios naturales de esta Nueva España, de H. Ruiz de Alarcón. En Cuba y Venezuela, se documenta como 'baile de carácter ceremonial o festivo que se realiza a ritmo de tambores', en Cecilia Valdés o La loma del ángel (1839-1882), de C. Villaverde, y se consigna por vez primera en el Diccionario de venezolanismos (1993), de Tejera. Asimismo, en Panamá, se atestigua como 'baile típico de Panamá en que diferentes parejas dispuestas en un círculo rodean a otra que baila en el centro', en 1938, en Tala, de Gabriela Mistral (Lucila Godoy Alcayaga), y se consigna por vez primera en Panameñismos (1968), de Isaza Calderón y Alfaro. Tras un proceso de metonimia se registra en 1493 como 'persona que toca el tambor' en la "Relación de gastos que realizó J. de Sepúlveda" que se recoge en el manuscrito del Auto de la Pasión (1486-1499) de A. Campo, y se consigna por vez primera en el Diccionario de autoridades (1726); en ocasiones se atestigua con el modificador mayor para referirse a, por un lado, al 'soldado responsable de la formación y distribución de los tambores' y, por otro, a la 'persona que dirige una banda de tambores'  Asimismo, como 'persona que se envía como mensajera para anunciar, difundir o pregonar algo', se atestigua en 1517, en la Comedia Soldadesca, de B. Torres Naharro. Nuevamente por la acción de la metonimia se registra como 'juego de tubos del órgano consistente en dos tubos grandes afinados a alturas ligeramente diferentes entre sí, un semitono generalmente, y que producen un zumbido constante que recuerda al batir del tambor' en 1674, en un documento recogido en el Archivo notarial de Torrelaguna (Madrid), protocolo de Manuel de las Ossas, donde se recogen los términos y condiciones de la reforma del órgano de la iglesia de la villa.

En el ámbito de anatomía, se atestigua como 'cavidad del oído medio de los vertebrados, situada en dentro del hueso temporal, en la que se hallan el tímpano, el martillo, el yunque, el estribo y la trompa de Eustaquio', en 1728, en Anatomía completa del hombre, de M. Martínez. Igualmente, se documenta la acepción 'membrana tensa situada en el oído medio que limita con el conducto auditivo externo', en 1758, en "Noticias curiosas, respecto a las ciencias, artes liberales, y mecánicas. Paris", publicado en Diario Noticioso, Curioso, Erudito y Comercial. Público y Económico (Madrid) y se consigna por vez primera en el DLE (2014). Análogamente, en zoología, tambor designa la 'cavidad situada entre los últimos anillos de la tráquea y la siringe de algunas aves cantoras, que funciona como caja de resonancia', y así se atestigua en 1844, en Lecciones de historia natural, I. Zoología, de A. Yáñez y Girona. También se conoce con este nombre a un 'pez de la familia de los soleidos de hasta 20 centímetros de longitud, de cuerpo ovalado y comprimido lateralmente, de color marrón claro, con manchas más oscuras, los ojos en el lado derecho del cuerpo, boca oblicua, y aleta caudal separada de la dorsal y de la anal', como se atestigua en 1963, en Nomenclatura ictiológica, de F. Lozano.

En el ámbito de la naturaleza, y más concretamente en botánica, tambor se emplea para denominar a ciertos tipos de árboles, según las zonas lingüísticas. En Venezuela, Honduras y El Salvador se conoce así a un 'árbol de la familia de las bombacáceas de hasta 30 metros de altura, de tronco liso y madera blanda, suave y ligera, las hojas simples y ovadas, las flores grandes en forma de campana, de color crema o blanco, con un cáliz largo en forma de embudo, y fruto capsular de valvas coriáceas con numerosas semillas envueltas en fibras algodonosas', y como tal se atestigua en 1926, en el Manual de las plantas usuales de Venezuela, de H. Pittier y se consigna por vez primera en el Diccionario de venezolanismos (1993), de Tejera. En el área centroamericana y mexicana, tambor es también un 'árbol de la familia de las hernandiáceas de hasta 30 metros de altura, de tronco fino con la corteza lisa de color gris verdoso, ramas quebradizas, las hojas simples, alternas y lobuladas, de color verde oscuro en el haz y claro en el envés, dispuestas en la parte terminal de las ramas, y flores pequeñas de color verde amarillento', como se recoge en 1941, en Flora salvadoreña: lista preliminar de plantas de El Salvador, de S. Calderón; se consigna por vez primera en el Diccionario general de americanismos (1942), de Santamaría. En El Salvador, se documenta en la acepción 'árbol de la familia de las rubiáceas de hasta 25 metros de altura, de tronco cilíndrico, hojas lanceoladas de color verde oscuro, flores de pétalos lobulados de color blanco, amarillo o rojo, y fruto comestible, cubierto de cáscara y con numerosas semillas', consignado por vez primera en el Diccionario general de americanismos (1942), de Santamaría y atestiguado léxicamente por primera vez en 1946, en "La labor de un Quicheatra centroamericano. Notas sobre don Santiago Ignacio Barberena", de E. Tovar y Ramírez, publicado en el Boletín de la Academia Argentina de las Letras (Buenos Aires). Asimismo, en El Salvador se consigna como 'árbol de la familia de las euforbiáceas de hasta 30 metros de altura, con la copa redonda, las hojas simples y alternas, grandes y de forma elíptica y color verde oscuro, de tronco recto y ramaje horizontal, la corteza fina de color grisáceo y muy fisurada' en 1941, en Flora salvadoreña: lista preliminar de plantas de El Salvador, de S. Calderón, y se consigna en el Diccionario de americanismos (1942), de Santamaría. En México designa a un 'árbol de la familia de las malváceas de hasta 30 metros de altura, de tronco liso de madera blanda y corteza de color grisáceo, hojas compuestas, dispuestas en espiral de forma oblonga de borde aserrado, flores de color rosado y blanco con numerosos estambres de hasta 12 centímetros de longitud, y fruto elipsoide con varias semillas blancas', según se consigna en el Diccionario ilustrado de los nombres vernáculos de las plantas en España (1986), de Ceballos Jiménez; se documenta por primera vez léxicamente en 2004, en "La familia Bombacaceae en la cuenca del río Balsas, México", de E. Pagaza Calderón y R. Fernández Nava, publicado en Polibotánica (Ciudad de México).

Asimismo, la voz tambor se ha empleado para designar objetos de diferente naturaleza y con fines diversos, cuya relación se debe en cierta forma a la semejanza con el instrumento, ya sea por su forma o por el uso. En el ámbito de la cocina, se atestigua como 'instrumento consistente en un armazón y una tela, que sirve para tamizar y depurar ciertos productos' en el Arte de repostería (c1741), de J. Mata y se consigna por vez primera en el Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes (1788), de Terreros y Pando. También relacionado en cierto modo con los fogones se documenta la acepción 'cilindro de hierro, hueco, generalmente perforado, y cerrado por sus extremos que sirve para tostar castañas, granos de café o cacao', consignado por vez primera en el DRAE (1803) y documentado en 1952, en "La castaña en el noroeste de la Península Ibérica. Estudio etnográfico-lexicológico", artículo publicado por W. Ebeling y F. Krüger en Anales de Lingüística (Mendoza). En el mundo de la relojería mecánica, tambor da nombre a la 'caja cilíndrica del reloj en que se coloca el muelle que permite el movimiento de todo el mecanismo', como se atestigua en 1755, en la Traducción de Espectaculo de la naturaleza [...] por el Abad M. Pluche, parte VII, tomo XIV, de E. Terreros y Pando y que el propio Terreros lo consigna por vez primera en su Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes (1788). En el terreno militar, se encuentra atestiguado con el valor de 'recinto cercado generalmente por estacas que se coloca a modo de plaza para controlar y proteger un puesto, un paso o una posición', consignado en Principios de Fortificación que contienen las definiciones de los términos principales de las obras de Plaza (1755-1772), de Lucuze y documentado por primera vez en 1870, en Nociones de Artillería, I, de C. Barrios. Como 'cilindro rotatorio que sirve para enrollar diversos elementos, generalmente cables, cuerdas o cadenas', se atestigua en 1776, en Principios de matematica, III, de B. Bails y se consigna por vez primera en el DLE (2014). Como 'recipiente, generalmente cilíndrico, que se emplea como envase de diversos productos, para su transporte o como depósito', se atestigua en 1776, en Principios de matematica, III, de B. Bails. Se consigna por vez primera en el Vocabulario cubano (1921), de Suárez. Mas concretamente, en Argentina y Uruguay, también se conoce como tambor un 'recipiente de metal cilíndrico, más ancho que alto, destinado generalmente a guardar gasas y algodones esterilizados', se atestigua en 1977, en Los dedos de la mano, de M. Lynch. Se consigna por vez primera en el Diccionario de americanismos (2010), de la ASALE. En el ámbito de marina, se documenta como 'cubierta que protege las ruedas de palas de los barcos de vapor' en 1857, en la Traducción del Diccionario de artes y manufacturas de agricultura, de minas, II, de F. Mellado y se consigna por vez primera en el DRAE (1884). En México, se denomina así a la 'armazón de muelles de una cama sobre la que se coloca el colchón', tal como se consigna por vez primera en la Anarquía del lenguaje en la América Española (1925), de D. Rubio; el primer testimonio léxico se registra en 1938, en La vida inútil de Pito Pérez, de J. Romero. En la subárea canaria, el tambor es también un 'instrumento de pesca de forma cilíndrica con una suerte de embudo invertido en uno de sus fondos y una tapa en el otro, utilizada para capturar anguilas y morenas', como se registra en Historia del Puerto de Arrecife (1846-1866), de J. Álvarez Rixo y así se consigna por vez primera en el Diccionario de ictiología, piscicultura y pesca fluvial (1945), de Pardo. Asimismo, tambor es el 'cilindro giratorio donde se colocan las balas de un revólver', como consta en 1882, en el artículo "Manejo del revólver", de E. Ramírez, publicado en los Anales de Instrucción Pública (Bogotá); se consigna por vez primera en Semántica guatemalense o Diccionario de guatemaltequismos (1942), de Sandoval. Como 'armazón, generalmente redondo, donde se dispone y estira la tela para bordarla', se atestigua en 1857, en la Traducción del Diccionario de artes y manufacturas de agricultura, de minas, de Mellado y lo recoge por vez primera el DRAE (1899). En Bolivia, Perú y Argentina, se documenta con la acepción 'paquete de hojas de coca que sirve de unidad para la venta' en 1906, en el Vocabulario de provincialismos argentinos y bolivianos, de C. Bayo, como parte de la definición de la voz perotó; donde también se consigna con entrada y definición propia. Como 'cilindro metálico giratorio con palas o estrías de las máquinas trilladoras que sirve para desgranar las espigas', se atestigua en 1873, en el artículo "El director de la escuela general de agricultura", aparecido en el diario La Época (Madrid). También, en Argentina y en el ámbito de las peleas de gallos, se conoce como tambor el 'recinto cilíndrico consistente en un armazón de madera de un metro de diámetro por sesenta centímetros de alto aproximadamente, forrado interiormente de tela gruesa acolchada, que se coloca en el centro del campo de pelea para acotar el espacio cuando alguno de los gallos es huidizo', valor que se documenta en 1945 en el Vocabulario y refranero criollo, de T. Saubidet. En Ecuador, tambor es, además, un 'dulce consistente en una masa de yuca, mantequilla, huevos, canela, clavo y panela de caña que, envuelta en hojas de plátano, se cuece en agua o al vapor o se hornea', tal como se consigna en el Diccionario manual de americanismos (1966), de Morínigo y como se documenta en 1995 en el monográfico Utilización de la Yuca en la Alimentación Humana, de F. Cárdenas de Mera. Finalmente, como 'parte central de la lavadora consistente en un cilindro metálico, hueco y giratorio en el que se introduce la ropa', se atestigua en 1960, en un anuncio de la empresa de lavadoras Crolls publicado en el Diario de Burgos, y se consigna por vez primera en el DLE (2014).

Por otro lado, son varias las acepciones de la voz tambor relativas a la arquitectura. Así, como 'parte central del capitel, que tiene un diámetro mayor que el fuste de la columna', en 1776, se atestigua en Principios de matematica, III, de B. Bails y se consigna por vez primera en el Diccionario nacional (1846), de Domínguez. Como 'pared o muro de construcción circular o poligonal que sostiene una cúpula', se atestigua en 1783, en Elementos de matemática, IX. Parte I, de B. Bails y se consigna por vez primera en el DRAE (1899). Asimismo, como 'piedra labrada, generalmente de forma cilíndrica, que forma parte del fuste de una columna', se atestigua en 1857, en Historia de los templos de España, de G. Bécquer y se registra como acepción lexicográfica por vez primera en la Traducción de Diccionario técnico de edificación y obras públicas, por M. Barbier, R. Cadiergues, G. Stoskopf y J. Flitz (1969), de Bassegoda Musté. Y, en el ámbito de construcción, se documenta asimismo con la acepción 'estructura consistente en dos lienzos y un dintel situada bajo la campana de una chimenea y que cubre el hogar para evitar la dispersión del humo', en 1783, en Elementos de matemática, IX, de B. Bails, y lo recoge por vez primera el Diccionario nacional (1846), de Domínguez.

También, en el terreno de la mecánica, tambor se registra con diversas acepciones. Como 'caja cilíndrica de algunos tornos en que están dispuestas las herramientas que se seleccionan y disponen para el trabajo, según se requieren, mediante la rotación de la caja', se consigna por vez primera en el Vocabulario descriptivo y legislativo de caminos (1875), de Garcés y González y Ger y Lóbez, y la primera documentación léxica aparece por primera vez en el Tratado de maquinaria y de aparatos industriales (c1885), de J. Molinas. Como 'cilindro compuesto por un conjunto o serie de engranajes externos que rotan sobre un engranaje interno principal', en 1880, en el Manual de cerámica. Materiales de construcción, de M. Piñón. Asimismo, como 'pieza cilíndrica graduada de algunos instrumentos de medición que permite, mediante movimientos de rotación, ajustar los reglajes de los diversos mecanismos', se atestigua en 1863, en el Discurso sobre el origen y progres de los instrumentos de astronomía y geodesia, de C Ibáñez e Ibáñez, leído ante la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Como'cilindro de acero situado en cara interior de las ruedas de algunos medios de transporte, que contiene las zapatas y los muelles de frenado', se atestigua en 1924, en el artículo consagrado al ferrocarril en la Enciclopedia universal ilustrada europeo-americana [...] Tomo XXIII, y se consigna por vez primera en el DRAE (1956). Y en el ámbito de la electricidad y la electrónica, se atestigua como 'dispositivo de ciertas máquinas de generación eléctrica consistente en un cilindro hueco compuesto por una serie de finas chapas de acero magnético con ranuras en las que se introducen los hilos activos de las espiras y calado sobre el colector de delgas', en 1894, en "Traducción de La tracción eléctrica con acumuladores en las minas, de Joseph Libert", artículo aparecido en la Revista Minera, Metalúrgica y de Ingeniería (Madrid).

En el ámbito de la industria textil tambor se documenta como 'pieza de algunas máquinas textiles consistente en un cilindro de dimensiones y formas variables según su finalidad', en 1882, en el Manual del tejedor de paños, I, de G. Gironi y se consigna por vez primera en el DLE (2014). También en el terreno industrial, se define como 'cilindro metálico, hueco y giratorio empleado en la industria alimentaria para la preparación o tratamiento de productos', según se registra en 1937, en Industrias de la alimentación, de Á. Cabrera.

En el ámbito tecnológico, se encuentra atestiguado como 'cilindro giratorio que porta una superficie sensible que se emplea para registrar datos mediante procedimientos diversos', como se recoge en 1910, en Elementos de Física general, de D. Sanjurjo, y así se consigna por vez primera en el Diccionario enciclopédico de la editorial UTEHA (1953). En el ámbito de los medios de comunicación, se documenta como 'cilindro giratorio cubierto por varios espejos colocados en ángulos diferentes entre sí, de modo que la imagen se mueva linealmente con la rotación del tambor' en 1929, en La televisión. Fototelegrafía, de E. Mata y S. González. En informática, el tambor es también un 'cilindro giratorio cubierto de material magnético que permite almacenar información reordenando sus partículas mediante la acción de un campo eléctrico', como se atestigua en 1974, en Ficheros y registros, de J. Sancho Rodríguez, y así queda consignado por vez primera en el DMILE (1985). Además, como 'cilindro que en algunas copiadoras se impregna de tinta o pigmento y la distribuye sobre el material de impresión', se atestigua en 1993, en Microinformática de gestión, de E. Pardo Clemente, acepción que se consigna por vez primera en el DRAE (2001).

En diversos repertorios lexicográficos se consignan varias acepciones. En el mundo de la relojería, se consigna como 'cilindro de madera en que se arrolla la cuerda' en el Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes (1788), de Terreros y Pando, y en este mismo repertorio se recogen las acepciones 'en Sur América, un pez del género Pogonias' y 'máquina redonda parecida al tambor comun, que sirve para tocar los órganos solos, ó para tocar tambien repiques de campanas, y clavicordios'. En el campo de la arquitectura y construcción, 'aposento que se hace de tabiques dentro de otro aposento', en el Diccionario de las nobles artes para instrucción de los Aficionados, y uso de los Profesores (1788), de Rejón de Silva. En el ámbito de minería, 'armazon ligero de madera que usan los minadores para la construccion de las bóvedas de las galerías y ramales de las minas, cuando se revisten de mampostería', en el Apendice al diccionario militar castellano y frances (1828), de Moretti. En el ámbito de marina, se consigna como 'cabrestante con que se maneja el timón' en el Diccionario marítimo español (1831), de O'Scanlan, diccionario en el que se consigna también como 'cualquier pipa ó vasija del todo vacia', 'la cosidura de los cuadernales del tumbar' y 'cilindro de madera en que se arrollan los guardines del timón'. En Cuba y Puerto Rico, 'chapa de hierro que cubre cada una de las mazas del trapiche', en el Diccionario provincial de voces cubanas (1836), de Pichardo. En el ámbito de fortificación, 'obra en forma de cilindro que se encuentra en los ángulos en distancia de una fortaleza', Diccionario nacional (1846), de Domínguez. Como'casco de una cúpula, que estriba en los arcos torales', en el DRAE (1992), donde también se consigna con la amplia acepción 'nombre de distintos objetos que por su forma y proporciones recuerda un tambor'. En Cuba y México, 'tela gruesa parecida al yute', en el Índice alfabético y vocabulario cubano (1859), de García de Arboleya. En Cuba y Puerto Rico, 'pez plectognato que tiene las mandíbulas cubiertas de placas de esmalte, y que puede inflar el cuerpo introduciendo aire en una dilatación del esófago, y del que se conocen varias especies', en el Diccionario provincial casi razonado de vozes cubanas (1862), de Pichardo. En el ámbito de mecánica, 'rueda de canto liso, ordinariamente de más espesor que la polea', en el DRAE (1884). En México, se consigna como 'colchón de muelles', según lo recoge el Diccionario de lengua española (1917) de Alemany Bolufer. En Costa Rica y México, 'nombre de un árbol conocido también en México y que en C. R. se denomina más comúnmente laurel (Cordiagerascanthus)', en el Diccionario de costarriqueñismos (1919), de Gagini. En el área occidental peninsular, 'cubierta de madera que se pone sobre la piedra del molino', en el DRAE (1925); en esta misma área occidental también se consigna como 'cuerpo giratorio en el que se enganchan los cangilones de la noria', en el Vocabulario palentino (1998), de Gordaliza Aparicio. En México y Venezuela, 'nombre que se da en varias partes de Méjico a la ceiba', en el Manual de las plantas usuales de Venezuela (1926), de Pittier. En México, 'nombre vulgar de una planta borraginácea (Cordiaalliodora, R. & P.), llamada también comúnmente bojón u hormiguero', en el Diccionario general de americanismos (1942), de Santamaría, donde también se consigna como 'nombre vulgar que se da a varias especies de plantas euforbiáceas' para el área centroamericana y mexicana. En el área oriental peninsular, 'botillo de piedra o mármol que hay en los rebotes a largo y que se emplea para botar en él la pelota al tiempo de sacar. Suele estar apoyado sobre un trípode de hierro, y puede inclinarse más o menos, a gusto del que saca', y como 'llaman así al tejadillo que corre a lo largo de la pared izquierda en los trinquetes', ambos en el Vocabulario navarro (1952), de Iribarren; en la misma área, 'espacio techado entre dos casas', en el Atlas lingüístico y etnográfico de Aragón, Navarra y La Rioja, III-IV (1980), de Alvar. En Andalucía, 'cuerpo giratorio del torno del molino', en el Atlas lingüístico y etnográfico de Andalucía, I (1961), de Alvar. En Canarias, 'cubo, pieza central en que se encajan los rayos de las ruedas de los carruajes', en el Atlas lingüístico y etnográfico de las Islas Canarias, I (1975), de Alvar. En Argentina, 'instrumento de percusión que se utiliza en L. R. para acompañar el canto de la vidala o vidalita chayera, golpeándolo con dos palillos. En otras provincias norteñas se le denomina caja', en el Diccionario de regionalismos de la Provincia de La Rioja (1961), de Cáceres Freyre. En el ámbito de minería, 'operario encargado de vaciar los carros cargados con tosca que salen al exterior', en el Vocabulario minero (1964), de Oroz; en este mismo ámbito, 'aparato en que se lleva a cabo la disgregación y lavado de rocas heterogéneas, mediante mezcla de los materiales a tratar y agua', en el Diccionario terminológico de minas, canteras y mineralurgia (1973), de Fueyo Cuesta, donde también se consigna la acepción 'aparato en forma de cilindro. El tambor puede ser utilizado con diversos fines: por ejemplo, filtro de tambor, tambor Micum, tambor de desborde'; también en minería se consigna como 'comunicación abierta entre dos galerías', en el Diccionario de términos mineros para la América española (Siglos XVI-XIX) (1993), de Langue y Salazar-Soler. En cinematografía, 'dispositivo que contiene la película virgen y que se adosa a la cámara tomavistas para volver a recoger después la película filmada', en el Diccionario del periodismo (1976), de López de Zuazo Algar. En el ámbito de la pesca, 'cilindro giratorio del carretel' en Léxico de los marineros peninsulares, I (1985), de Alvar. Como 'vientre de la embarazada', en el Diccionario de argot (1985), de Oliver. En Perú, 'instrumento de percusión parecido al tambor cuya base es una botija de cerámica y que suele usarse durante la pisa de la uva', en el Diccionario de peruanismos (1990), de Álvarez Vita. En Venezuela, 'medida de capacidad equivalente a 200 litros que se usa para medir kerosén, o de peso equivalente a 200 kilos de frijoles o 40 kilos de cambures, para los cuales se utiliza este recipiente', en el Diccionario de venezolanismos (1993), de Tejera. En El Salvador y Nicaragua, 'pechuga de chompipe', en el Diccionario de salvadoreñismos (2003), de Romero. En Colombia, 'árbol de 25-35 m de altura y que puede alcanzar 1 m de DAP; raíces superficiales agresivas; copa con diámetro promedio de 10 m; hojas compuestas, alternas, doblemente pinnadas, abundantes y vistosas; flores amarillas; fruto en legumbre delgada con una sola semilla', en Árboles nativos y ciudad. Aportes a la silvicultura urbana de Medellín (2011), de Restrepo Mesa.

Por otra parte, tambor se integra en diferentes unidades pluriverbales. Así, a (o con) tambor batiente alberga varios significados: En el ámbito militar y con la acepción 'con las armas expuestas, las banderas desplegadas y toques de guerra en el campo de batalla para celebrar la tropa una victoria o conquista' se atestigua en 1738, en "Novedades del Norte. De Petersburg", publicado en el Mercurio Histórico y Político (Madrid); en la acepción 'de forma pública' se atestigua en 1876, en "San Sebastián, 5 de enero de 1876," de M. Curros Enríquez, texto recogido en Cartas del Norte, La Condesita, Poesías escogidas; en Panamá, Argentina y Uruguay, como 'de forma rápida o improvisada' se atestigua en 1892, en "Empréstito de cinco millones. Mocion del Diputado don Eduardo Lenzi para que se trate este asunto en la sesion próxima" publicada en Diario de Sesiones de la Cámara de Representantes (Montevideo); particularmente en Ecuador se atestigua como 'con mucho ruido y griterío' consignada primeramente en el Diccionario de argentinismos (1911) de Segovia y documentada en 1973, en El tamaño del infierno, de A. Azuela. Tambor de papa (o papas) con la acepción 'plato consistente en una preparación de papas cortadas en rebanadas o hechas puré, y un relleno, generalmente de carne picada, que se hornea en un molde con mantequilla y queso' se atestigua como uso propio de Cuba en 1923, en Delicias de la mesa, de M. Reyes Gavilán y Moenck. Tambores de guerra con la acepción 'amenaza o indicio de la inminencia de un conflicto o de un enfrentamiento' se atestigua en 1982, en una noticia del diario ABC(Madrid). Tambor mayor como 'persona responsable de una banda de tambores' se atestigua en 1626, en el Compendio historial de la jornada del Brasil, de J. Valencia y Guzmán; también, definido como 'en los tercios y en los antiguos regimientos, encargado de la instrucción y distribución de los tambores', se consigna por primera vez en el DLE (2014). Tambor real, en el ámbito de zoología y en la acepción 'pez de la familia de los soleidos de hasta 20 centímetros de longitud, de cuerpo ovalado y comprimido lateralmente, de color marrón claro, con una mancha azul en el centro del cuerpo y cuatro ocelos celestes bordeados de negro y amarillo, los ojos en el lado derecho del cuerpo, boca oblicua, y aleta caudal separada de la dorsal y de la anal' se atestigua en 1948, en Peces de los litorales ibérico y marroquí y su pesca deportiva, de J. Luna.

Otras unidades pluriverbales solo se registran en repertorios lexicográficos. (A o con) tambor batiente como 'tocando el tambor' se consigna en el DRAE (1803); y con el valor de 'se dice de las noticias gratas o de triunfo que se dan' se consigna como expresión propia de Ecuador por primera vez como en Riqueza de la lengua castellana y provincialismos ecuatorianos (1933), de Mateus.  Tambor austriaco, con la acepción 'especie de contradanza', en el Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes (1788), de Terreros y Pando. Tambor blanco, en Venezuela, como 'árbol de madera blanquizca algo fibrosa y liviana, con vetas plomizas' en Glosarios del bajo español en Venezuela (1929), de Alvarado. Tambor cromático, en el ámbito de música, como 'aparato compuesto de ocho cajas ó tambores de diferentes dimensiones, que corresponden á una serie de pedales por medio de los cuales se pueden ejecutar escalas diatónicas y cromáticas y tambien acordes en todos los tonos', en el Diccionario técnico de la música (1894), de Pedrell. Tambor de alza, en el ámbito de militar y como 'caja cilíndrica que sirve para dar inclinación al cañón de ciertas armas; por ejemplo del 37', en el Diccionario militar (1946), de Gambetta Bonatti. Tambor de botija, en Perú, como 'tambor que se hace partiendo en su parte media una botija, cuya abertura cúbrese con un pellejo de toro o carnero, muy tenso; se percute con las palmas de las manos, arrancándose un sonido semejante al del gong; tan típico instrumento empléase para que los pisadores de la uva lleven el compás', en "Hacia el gran diccionario de la lengua española. (Conclusión)" (1942), de Tovar y Ramírez, publicado en el Boletín de la Academia Argentina de las Letras (Buenos Aires). Tambor de cabeza, en el ámbito de minería y como 'tambor, generalmente motor, situado en la parte delantera de un transportador', en el Diccionario terminológico de minas, canteras y mineralurgia (1973), de Fueyo Cuesta; también tambor de cola como 'tambor generalmente situado en la extremidad trasera de un transportador'; tambor granulador (o de gránulos), como 'aparato de granulación en forma de tambor girando alrededor de un eje ligeramente inclinado sobre la horizontal', y tambor Micum como 'capacidad cilíndrica del eje horizontal utilizado para hacer unos ensayos de resistencia al impacto de los aglomerados, de coque, etc. y determinar su aptitud a la rotura'. Tambor de común, en el ámbito de arquitectura, como 'las paredes que encierran el asiento de los comunes cuando no están á la italiana ó están voladizos', en el Vocabulario de arquitectura civil (1848), de Matallana. Tambor de cuerda, en Panamá y definido como 'tamborito a cuya instrumentación de tambores se añade otra de constitutiva de violín, flauta y contrabajo', en Diccionario de Panameñismos (1951), de Aguilera Patiño, quien también recoge la expresión tambor de orden como 'tambor dentro de una residencia urbana, y no bajo una enramada' y tambor en tuna como 'tambor que se baila recorriendo las calles en procesión'. Tambor de espejo, en el ámbito de medios de comunicación, en la acepción 'cilindro de exploración con varios espejos adosados a su periferia, cada uno a un determinado ángulo con respecto a los espejos adyacentes, de modo que la imagen se mueva linealmente con la rotación del tambor. Fue usado en algunos de los primeros sistemas de exploración mecánica de la imagen', en el Diccionario de radio y televisión bases de una delimitación terminológica (1981), de Cebrián Herreros. Tambor de la Laponia, en el ámbito de música, como 'tronco de árbol vaciado y cortado en forma oval y cubierto por una piel de reno. En los bordes de la caja aparece una tira de metal sostenida por los ángulos. Cuando se hace sonar el tambor por medio de una especie de mazo de hueso, la lámina ó tira se coloca sobre ciertos signos cabalísticos trazados en la membrana, y según la significación de estos signos, los lapones pronuncian ciertos oráculos ó augurios', en el Diccionario técnico de la música (1894), de Pedrell; y en este mismo diccionario se consignan las formas complejas siguientes: tambor de los derviches como 'timbalillo cuyo recipiente es de bronce y se toca con una baquetilla de madera. Llámase algunas veces tambor de los derviches porque los fogaras, especie de monjes exclaustrados, lo usan para marcar el ritmo de ciertas danzas sagradas. Este instrumento se conoce también en el Egipto. Por sus pequeñas dimensiones suelen usarlo en este pueblo los ginetes de sus milicias'; tambor de los karaibes de la Guyana como 'instrumento de caja achatada formada de un tronco de madera vaciado'; tambor del país como 'tambor árabe del tamaño de las cajas militares de las armadas europeas. Tócase como el tabil tourky ó tambor turco'; tambor de mano como 'lo mismo que pandero', y tambor de Yolof como 'instrumento del centro de la Senegambia'; tambor mágico, como 'especie de pandero de la Siria, provisto de mango y de dos baquetillas que al vibrar la membrana se colocan sobre ciertos signos cabalísticos trazados en la misma. Como el Tambor de la Laponia sirve para descifrar y pronunciar oráculos'; tambor turco, en el ámbito de música, como 'es el más voluminoso de todos los tabil (tambores) de este pais. Tócase por un lado del cilindro con un mazo como el del bombo ordinario, y por el otro con tres ó cuatro tiras de cuero de búfalo colocadas en un mango como los zorros que usamos para sacudir el polvo' y, finalmente, tambor velado como 'el que tiene cubierta su membrana superior con una tela, o aflojadas las cuerdas de la membrana inferior para amortiguar la fuerza y brillantez del sonido'. Tambor del carrete, en el mundo de la pesca, como 'pieza del carrete que permite largar el sedal', en el Diccionario de ictiología, piscicultura y pesca fluvial (1945), de Pardo. Tambor de montaña, en Honduras y El Salvador como 'jacaranda, árbol gigantesco' en el Diccionario de americanismos (2010), de la ASALE. Tambor de proa, en el ámbito de marina y como 'cualquiera de los jardines de proa, en los navíos', en el Diccionario marítimo español (1831), de O'Scanlan. Tambor de sonido, en el ámbito de medios de comunicación, como 'en un proyector de cine, rodillo que mueve la película en la cabeza lectora de sonido' en el Diccionario del periodismo (1976), de López de Zuazo Algar. Tambor estriado, en el ámbito militar, como 'caja cilíndrica que sirve para efectuar pequeños desplazamientos en dirección, en las piezas de ametralladoras', en el Diccionario militar (1946), de Gambetta Bonatti. Tambor mayor general, como 'antiguo personaje ilustrado, que, además de unificar e inspeccionar las bandas de tambores, era empleado en los ejércitos como enlace entre las propias unidades o como mensajero ante las fuerzas enemigas', en DRAE (1984). Tambor sacramental, en el ámbito de música, como 'instrumento usado en Cuba y Brasil por los negros en el ceremonial de su liturgia, en Léxico de música y danza (Cédulas en los ficheros de la RAE) (1943), de Subirá. Tener los tambores encendidos, en Cuba, como 'estar alguien en plena potencialidad', en Apéndices al Diccionario de cubanismos más usuales (1978), de Sánchez-Boudy.

 

Vid. también atambor (DH 1933-1936).

  1. s. m. Instrumento musical de percusión consistente en una caja de resonancia, generalmente de forma cilíndrica, cerrada por un extremo o por los dos con un parche de piel muy tensa o una membrana de material plástico, que se toca con dos baquetas, con una maza o con las manos.
    Sinónimos: tambora; tamboril
    docs. (1140-2022) 455 ejemplos:
    • c1140 Anónimo Poema Cid [1993] 143 Esp (CDH )
      / ¡Qué priessa va en los moros! e tornáronse a armar, / ante roído de atamores la tierra querié quebrar; / veriedes armarse moros, apriessa entrar en az.
    • 2022 Montero, R. Peligro cuerda Esp (CORPES)
      De modo que seríamos un poco como el conejito de Duracell (un conejo de peluche que, en un célebre anuncio de televisión de las baterías Duracell, seguía y seguía aporreando un tambor mientras los demás muñecos se quedaban sin pilas), como motores demasiado revolucionados, como los meharis, esos dromedarios de legendaria resistencia capaces de mantenerse en pie sin comida y sin agua. Y sí, claro que sí, por supuesto que suscribo esto también.
    • c1140 Anónimo Poema Cid [1993] 143 Esp (CDH )
      / ¡Qué priessa va en los moros! e tornáronse a armar, / ante roído de atamores la tierra querié quebrar; / veriedes armarse moros, apriessa entrar en az.
    • 1251 Anónimo Calila [1984] Esp (CDH )
      — Dizen que una gulpeja fanbrienta pasó por un árbol, et estava un atanbor colgado del árbol; et movióse el viento et firiéronlo los ramos, et sonava muy fuerte; et la gulpeja oyó aquella boz et fuese contra ella fasta que llegó allá. Et en que vio que era finchado, cuidóse que era de mucha carne, que avía de mucha gordez, et fendiólo et vio que era hueco, et dixo: — Non sé; por ventura las más flacas cosas han mayores personas et más altas bozes.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] Esp (CDH )

      [...] & tan grand fue el miedo quel ouieron por todas las prouincias que todos los moradores de las cibdades & los onrrados con sus pueblos salien a el por o quier que uinie a recebirle con guirlandas & coronas & candelas faziendo sus quirolas con bozinas & atamores. & pero por tod esto quel fazien nol pudieron amansar nin tollerle la crueldat del coraçon.

    • 1376-1396 Fdz Heredia, J. Trad Secreto [2003] Esp (CDH )
      Et es otro son de la cosa que no es animal, asy como el crebar de los arbores, et el crebar de las piedras, et otras semblantes cosas a las quales no es uida, asy como son los truenos et los tanbores.
    • 1481-1496 Encina, J. Arte poesía [1996] Cancionero Esp (CDH )
      / Clavezínbalos, salterios, / harpa, manaulo sonoro, / vihuelas, laúdes de oro, / do cantavan mil misterios; / atambores y atabales / con trompetas y añafiles, / clarines de mil metales, / dulçainas, flautas reales, / tamborinos muy gentiles.
    • 1512 Anónimo Crón Popular Cid [1992] Esp (CDH )

      E como salieron a desora de la villa, fizieron muy gran daño en la hueste ante que se houiesen aperscebir, e començaron de derramarse fuyendo a todas partes, fasta que se houieron ayuntar e pararon sus hazes. & tan grandes eran los ruydos de los atambores & de las trompas que non se podían oýr.

    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] Esp (CDH )
      Pero entre sí no dexarán de entenderse, porque todos los que escriven del monte Atlas dizen que se oye muchas noches, en el medio y en lo alto dél, muy grande estruendo y ruydo de atambores y flautas y otros instrumentos, los quales tienen por cierto que hazen los sátiros en sus ayuntamientos, y que viniendo el día, no se oyen más, aunque algunos quieren dezir que esto no lo causan los sátiros, sino otra obra de naturaleza, de la qual alguna vez trataremos.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] 154 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      / Bien que en España hay que hacer; / moros tienes en fronteras, / tambores, pitos, banderas / hay allá; ya puedes ver.
    • 1653 Gracián, B. Criticón, II [1939] 175 Esp (CDH )

      — Assí es—ponderó el Sabio—. No verás otro por aí sino pellejos rebutidos de poca substancia. Mira aquél, quanto más inchado más vacío; aquel otro está lleno de vinagre, a lo ministro; aquellos botillos pequeños son de agua de azar, que con poco tienen harto, luego se llenan; aquellos muchos son de vino, y por esso en tierra; aquellos otros, los que en siendo de voto son de bota; muchos están embutidos de paja, que la merecen; colgados otros por ser de hombres fieros, que hasta del pellejo de un bárbaro están acullá haziendo un tambor para espantar, muerto, sus contrarios: tan allá resuena la fiereza déstos.

    • 1698 San Agustín, G. Conquistas Filipinas [1975] Esp (CDH )

      [...] y así, nos fueron acompañando en orden de guerra, tocando sus tambores, trompetas, chirimías y bocinas sin cesar hasta Chinchiu todo el tiempo que caminamos, que fueron dos días, porque de Tangua a Chinchiu hay trece leguas, y todo tan poblado como antes se dijo, antes más que menos.

    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Venezuela (CDH )

      No se hallaba menos confuso el cazique amigo, que, deseando experimentar el valor de los españoles, avía estado a la mira de el sucesso [...] pues en breve se empezaron a oír confusos alaridos, que, mezclados con el estruendo de los tambores y el resonar de los fotutos, llenaban de horror el ayre, pues parecía que se conjuraba el mundo entero contra aquella corta esquadra de españoles; pero sobrevino la noche a tan buen tiempo que detuvo el passo a los omeguas y dio lugar para que, poniendo en vna hamaca a Phelipe de Vrre, caminassen con él a passo tan largo que a la noche de el día siguiente llegaron al pueblo del cazique amigo, donde trataron de buscar forma para curarle la herida.

    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 139 Perú (CDH )
      En el Cabildo del Cuzco se hicieron muchas juntas sobre la venida del Virrey, y resolvióse que Gonzalo Pizarro fuese por procurador a la ciudad de los Reyes y suplicase de las ordenanzas en la Audiencia acompañado de gente armada, porque el Virrey había tocado tambores en la Ciudad de los Reyes para castigar a los que habían ocupado la Artillería, y también porque le tenían por hombre áspero y que hacía de hecho y amenazaba a muchos, y que sin la Audiencia él no podía hacer nada.
    • 1742 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, I [2004] Esp (CDH )
      La baqueta de el tambor nos servirá para la palabra de, imaginando que, estando para tocarle, dice el atambor, de, y la caxa, tan; y allí mismo pusiera dos mugeres bellas, assentadas junto al tambor, y a sus pies les pondría dos alas; y refiriendo lo de el segundo predicamento, dixera, de tan bellas alas.
    • 1769 Cruz, R. Manolo tragedia [1990] Esp (CDH )
      Manolo / Amigos, asaltemos la taberna; / y a falta de clarines y tambores, / hagan el son con la gaita gallega.
    • 1793 Andrés, J. Cartas hermano [2002] 59 Esp (CDH )
      Muchos oficiales de diferentes graduaciones tienen allí algún empleo, soldados cuidan de los caballos, soldados sirven en otros varios menesteres, soldados se ven en las puertas, soldados en los corredores, soldados delante de las escuelas, todo va a son de tambor, todo respira aire militar, y todo es correspondiente al nombre que lleva aquel lugar.
    • c1798-1809 Álvz Cienfuegos, N. Poesías [1980] 100 Esp (CDH )
      ¡Cuánto llanto, y ruina / y sepulcro está abriendo / del trémulo tambor el ronco estruendo! / Tened, crueles. ¿Contra quién esgrime / el duro hierro la insensata mano? / ¿Do está la humanidad, el don divino / que en nuestras almas al nacer imprime / la natura? ¡Perezca el inhumano / que el feroz ministerio de asesino / el primero ejerció!
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )
      Tomó éste su vasito de vino, se repitió el brindis y algazara en la mesa, aumentando el alboroto el desagradable ruido del tambor y chirimías que ya nos quebraba las cabezas, hasta que quiso Dios que llamaran a comer a aquella familia.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      No tardó mucho en romper a ladrar después de haber imitado un momento por lo bajo el sordo y lejano redoble de un tambor.
    • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] Perú (CDH )
      Y se preparaba a echar tras la tapada, cuando el oleaje del populacho un ronco son de tambores y cornetas dieron a conocer la aproximación de la fúnebre escolta.
    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] 197 Esp (CDH )

      No se dio por convencido el caballero pobre, y guardando cuidadosamente la cartulina, se abrochó su gabán y trató de ponerse en pie; operación complicadísima que no pudo realizar, por la extraordinaria flojedad de sus piernas, no más gruesas que palillos de tambor.

    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Los caballitos de cartón, los sables de hojalata, los tambores y trompetas, eran acogidos con exclamaciones de entusiasmo por la gente menuda, mientras las mujeres mostraban á sus amigas las compras de mayor importancia.
    • 1917 Reyes, A. Anáhuac [1984] México (CDH )
      Hasta ellos, en algún oscuro rito sangriento, llegaba —ululando— la queja de la chirimía y, multiplicado en el eco, el latido del salvaje tambor.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      Esquinazos, buzones, ribetes de las cosas, una conversación sobre la guardia civil, el reclamo de perdiz del cura, la clase de solfeo del maestro —mi hermano quería saber acordeón—, una fiesta de baile en casa de la hija del herrero, misa del domingo, noticias de la encamada del pueblo —veinte años sin levantarse—, una casa muy cerca que creíamos muy lejos, el hombre del chaleco fatal, la vieja que llevaba un muerto en la barriga, una alcuza de hojalata muy nueva, el tambor de los pregones, colegios de papel blanco, ramas de olivo, mártires, espejos con espejos dentro como trillizos, temores de ese criminal que se queda dentro de la casa cuando se han cerrado todos los cerrojos —"¿Ha sobrado leche?"—, zócalos de conejos que corren al campo como escapados de sus cárceles, burros como de chafalonía, labriegos con la frente arada, enterradores de niñas metidas en cajas de coronas...
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 318 Esp (CDH )
      Dentro, el castillo se animaba: sonaban voces de mando, toques de clarín y redoble de tambores, corridas, taconazos, el cling-clang de los pestillos, candados, cadenas y rejas. Una portezuela lateral se abrió y el cortejo hizo su aparición
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] México (CDH )
      Un amanecer escucharon tambores obsesivos atronando en el espacio, así como los cantos y el palmear de los pies de supuestos danzantes. Empezaba a caer el sol cuando un par de esclavos entró a una de las jaulas por el —ahora— gordo capitán Valdivia.
    • 2002 Bryce Echenique, A. Huerto Amada [2002] 34 Perú (CDH )
      Pero resulta que a Carlitos lo habían liberado y que ahora se había arrojado sobre la tal Natalia y ésta se lo estaba llevando sabe Dios dónde, abrazándolo y besándolo ante su vista y paciencia, y desesperada, además, la muy sinvergüenza, aunque la verdad es que a su adorado Carlitos le habían dado más que a tambor de circo. Había que impedir que se les escapara, la parejita de mierda esa, por supuesto, pero de golpe y porrazo resultó que los impedidos fueron ellos.
    • 2011 Sepa Bonaba, E. España Isla Fernando Poo Gu (CORPES)
      Estos instrumentos podían servir tanto para transmitir mensajes, anunciar el paso del rey o una personalidad o animar las fiestas como instrumentos musicales. Y aquí encontramos otro rasgo diferenciador del bubi respecto de los pueblos de su entorno, jamás utilizaron el tambor ni el tam-tam.
    • 2022 Montero, R. Peligro cuerda Esp (CORPES)
      De modo que seríamos un poco como el conejito de Duracell (un conejo de peluche que, en un célebre anuncio de televisión de las baterías Duracell, seguía y seguía aporreando un tambor mientras los demás muñecos se quedaban sin pilas), como motores demasiado revolucionados, como los meharis, esos dromedarios de legendaria resistencia capaces de mantenerse en pie sin comida y sin agua. Y sí, claro que sí, por supuesto que suscribo esto también.
    • c1140 Anónimo Poema Cid [1993] 143 Esp (CDH )
      / ¡Qué priessa va en los moros! e tornáronse a armar, / ante roído de atamores la tierra querié quebrar; / veriedes armarse moros, apriessa entrar en az.
    • c1140 Anónimo Poema Cid [1993] Esp (CDH )
      Fincadas son las tiendas e parecen los alvores, / a una grand priessa tañién los atamores.
    • 1250 Toledo, A. Moamín [2003] Esp (CDH )

      E fagan assí: que el que touiere el af de la una parte del rýo esté, e el que touiere el cueruo marino esté de la otra part, e fiergan el atambor de la parte que estidier el af caçador, e den uozes al que touier'el cueruo marino que·l eche contra'l agua.

    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 295 Esp (CDH )
      / Las trompas e los cuernos allí fueron tañidos, / fueron los atambores de cada part feridos; / tanto eran de grandes e fieros los roídos, / semejavan las tierras e los çielos movidos.
    • 1251 Anónimo Calila [1984] Esp (CDH )
      — Dizen que una gulpeja fanbrienta pasó por un árbol, et estava un atanbor colgado del árbol; et movióse el viento et firiéronlo los ramos, et sonava muy fuerte; et la gulpeja oyó aquella boz et fuese contra ella fasta que llegó allá. Et en que vio que era finchado, cuidóse que era de mucha carne, que avía de mucha gordez, et fendiólo et vio que era hueco, et dixo: — Non sé; por ventura las más flacas cosas han mayores personas et más altas bozes.
    • a1260 Anónimo Macabeos (Esc. I-j-6) [1930] 311 Esp (CDH )
      E assil renouaron con cantigos e co n citharas, con atamores e con estrumentes.
    • c1240-1272 Herman el Alemán Traslación Psalterio [1985] Esp (CDH )
      Los cantores andudieron delante los que cantauan, / empós los Reyes, en medio de las mancebieillas, / con los atamores.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 145v Esp (CDH )
      Et poro quier que Baco andaua yuan delant del dançando mancebos. & cantado las mancebas & taniendo atanbores & faziendo sones con estrumentos de aranbre & de fust en muchas maneras. Et rogauan le las duennas Jsmenas en sus orationes que les uinies manso & pagado a sos sacrificios quel fazien.
    • c1280 Alfonso X Gral Estoria IV [2002] Esp (CDH )

      [...] & tan grand fue el miedo quel ouieron por todas las prouincias que todos los moradores de las cibdades & los onrrados con sus pueblos salien a el por o quier que uinie a recebirle con guirlandas & coronas & candelas faziendo sus quirolas con bozinas & atamores. & pero por tod esto quel fazien nol pudieron amansar nin tollerle la crueldat del coraçon.

    • 1270-1284 Alfonso X Estoria España II [1995] fol. 345v Esp (CDH )
      [...] & começaron a / echar su fuego & alos conbater muy / Rezia miente mas non fueron muy / sabidores ca pues que ellos começaron / amouer los vnos por mar / los otros por terrenno tan denodados / faziendo grandes Roydes de tronpas / & de tanbores & de otras cosas los / vnos delas naues delos xristianos que estauan / con sus naues apareiados & / muy aperçebidos toda uia los Reçibieron / de tal guisa & fueron Recodir / con ellos los dela mar alos de / por mar & los de tierra alos de por / tierra de cada parte del Rio
    • 1270-1284 Alfonso X Estoria España II [1995] fol. 90v Esp (CDH )
      Los moros luego / que uieron a los Jnfantes en el / campo firieron los Atamores.
    • a1300 Anónimo Caballero Cisne [1979] Esp (CDH )
      E los de Saxoña venían de fuera con muy gran gente a maravilla, tañiendo trompas, e bozinas, e añafiles e atambores, e faziendo muy gran ruydo.
    • 1330-1343 Ruiz, J. LBuen Amor [1992] 218 Esp (CDH )
      / Estava ý el burro, fezieron d'él joglar; / como estava bien gordo, començó a retoçar, / su atanbor taniendo, bien alto a rebuznar: / al león e a los otros querialos atronar.
    • 1330-1343 Ruiz, J. LBuen Amor [1992] 306 Esp (CDH )
      / Resçíbenlo los árboles con ramos e con flores / de diversas maneras, de fermosas colores; / resçíbenlo los omnes e dueñas con amores; / con muchos instrumentos salen los atanbores.
    • 1337-1348 Juan Manuel LCaza [1981] 543 Esp (CDH )
      Et desque el falcon por su cabo matare dos o tres garças, deuen gela fazer montar algun poco en guisa que la falle el falcon ya quanto alta, et desque la assi matare, deuen gela montar con otros falcones et con vozes et con atanbores cada dia mas, fasta que suba por ella tan alto quanto entendiere el falconero que puede conplir el su buelo; et desque desta guisa matare, deuen fazer quanto pudieren por fazer le matar en grant agua et que sea vien agüero.
    • 1376-1396 Fdz Heredia, J. Trad Secreto [2003] Esp (CDH )
      Et es otro son de la cosa que no es animal, asy como el crebar de los arbores, et el crebar de las piedras, et otras semblantes cosas a las quales no es uida, asy como son los truenos et los tanbores.
    • a1396 Anónimo Gestas Jayme Aragón [1909] Esp (CDH )

      Et los dela ciudat començaron a fazer muchas alminaras enlos muros: tocaron lures tambores en senyal que tenien por senyor al rey de Tunez.

    • 1385-1396 Anónimo Obra Crón SIsidoro [2003] Esp (CDH )
      E como el dia clareyas, el rey mjramamolin con trompas e con tambores moujo los moros a batalla. La hora los reyes xristianos, haujdo consello e deliberacion, reposaronse aquel dia por tal que el dia sigujent fuessen aparellados a batallar e ordenaron entre si que Diago Lopez, noble e ualient, con su njeto Sancho Ferrandez, su fillo en tiempo passado del rey de Legion, tenjessen la delantera de la batalla.
    • c1400 Anónimo Viaje Mandevilla (Esc. M.III.7) [1995] fol. 79v Esp (CDH )
      Esta es vna / val que dura bien cerca de .iiij. legoas / algunos la claman / la val periglosa / En aquella val oye hombre muchas tempestas / & de grandes Ruidos & terrebles todos dias & todas las / noches & grant frain & grandes sones de tambor / naquaires / & trompetes assi como si ouiesse bodas / aquella valea est / & ha seido siempre / [...].
    • 1400-1425 Anónimo LTesoro [1990] fol. 64r Esp (CDH )
      Reposan todos tienpos / sin cambiar e han Reyes e fan / batallas e fuyen porel fumo e / se aturan por son de piedras e / de tanbores e de tales cosas esi / dizen aquellos que prouado lo han / que ellas naxen en carne de buey / e esto yes enesta manera que el omne / bata muyto con tocho la carne / de vn vezerro muerto todo / entrego e por egual e quando su sangre / es congelada e presa e naxen / viermenes que depues se fan abellas [...]. /
    • a1435 Baena, J. A. Poesías [1993] 758 Supl Canc Baena Esp (CDH )
      / 103 Alto Rey, los dos amores / luego en punto lo s / * juntaron / e por cortes los casaron / con mill justas e atambores.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Esp (CDH )

      E levantavanlos donzeles, e lançava ella su falcón tan donosamente e tan bien que non podía mejor ser. Allí veríades fermosa caça, e grand plazer; allí veríades nadar canes, e tañer atanbores, e rodear señuelos, e damiselas e gentiles-honbres por aquella ribera, aviendo tanto plazer que se non podría dezir.

    • c1467-1475 Escavias, P. Repertorio Príncipes [1972] Esp (CDH )
      E quando llegaron al derredor de la villa, muchos atanbores tañendo e faziendo muy gran rruido, e quando doña Ximena e sus fijas lo vieron, como dueñas que nunca tal cosa vieron, espantáronse mucho, pero el Çid esforçábalas.
    • 1495 Nebrija, A. Vocabulario Esp (NTLLE)
      Atambor o atabal. tympanum, i.
    • 1481-1496 Encina, J. Arte poesía [1996] Cancionero Esp (CDH )
      / Clavezínbalos, salterios, / harpa, manaulo sonoro, / vihuelas, laúdes de oro, / do cantavan mil misterios; / atambores y atabales / con trompetas y añafiles, / clarines de mil metales, / dulçainas, flautas reales, / tamborinos muy gentiles.
    • 1499 Anónimo Leyes hechas por la brevedad y orden de los pleitos [1992] Esp (CDH )
      E fueron pregonadas primeramente estas dichas leyes con trompetas y tambores y por pregoneros publicos dela dicha villa: las quales yo Diego de henares escriuano dela dicha villa las ley.
    • a1500 Anónimo Tratado patología [1997] Esp (CDH )

      Estos son açidentes generales que les acaesçe: el duelo aturado & el miedo sin razon & fabla con si mesmo & los pensamientos aturados & imaginar cosas espantables [...] imaginavan joglares e estrumentos con gaitas & joglares & con tanbores que tocan ante el fazen reir & una vez & otra vez le meten miedo; & de los que cuida que non an cabeça. e dellos que cuida que non an cuerpo [...].

    • 1483-1500 Anónimo Relación acaecido prisión Rey Chico Granada [1868] 51 Esp (CDH )
      El Conde, como vió aquella batalla, conoció que era la reguarda, que la otra gente no la vido, que era ya traspuesta por una ladera, y como el Conde llegó cerca de Lucena, mandó tocar sus trompetas bastardas y un atambor, y aquella batalla de los moros anduvo tras de la otra gente.
    • 1512 Anónimo Crón Popular Cid [1992] Esp (CDH )

      E como salieron a desora de la villa, fizieron muy gran daño en la hueste ante que se houiesen aperscebir, e començaron de derramarse fuyendo a todas partes, fasta que se houieron ayuntar e pararon sus hazes. & tan grandes eran los ruydos de los atambores & de las trompas que non se podían oýr.

    • 1514-1515 Anónimo Pleito AHBilbao Col documental AHBilbao Esp (CDH )
      Que se le pagaron a Pero Saes de Çurvano, sobrenonbre Pero Gris, I mil CXV maravedis que los vbo de aver por el tanner de la canpana por el fuego e tanbores a medio dia e del aue maria... I mil CXV.
    • 1520 Anónimo Ordenanzas militares y civiles mandadas pregonar por don Hernando Cortés en Tlaxcala, al tiempo de partirse para poner cerco a México Documentos para la Historia de México México (CDH )

      Otrosí: que cada Español que oyere tocar el tambor de su compañía, sea obligado a salir e salga a acompañar su bandera, con todas sus armas en forma y a punto de guerra; so pena de veinte castellanos, aplicados en la forma arriba declarada.

    • 1534 Boscán, J. Trad Cortesano [1994] Esp (CDH )

      [...] asimismo los instrumentos de música que ella tañiere estoy en que sean conformes a esta intinción; imagina agora cuán desgraciada cosa sería ver una mujer tañendo un atambor o un pífaro o otros semejantes instrumentos; y la causa desto es la aspereza dellos, que encubre o quita aquella suavidad mansa que tan propriamente y bien se asienta en las mujeres.

    • 1540-c1550 Mejía, P. Silva [1989-1990] Esp (CDH )
      La gente suya no yva armada, ni llevavan trompas ni atambores, ni se tocava sonido de guerra, sino flautas y dulçaynas y músicas leves y suaves [...].
    • 1554 Cieza León, P. Crón Perú Esp (CDH )

      Las armas que tienen estos indios son dardos, lanzas, hondas, tiraderas con sus estolicas; son muy grandes voceadores; cuando van a la guerra llevan muchas bocinas y tambores y flautas y otros instrumentos.

    • 1554 Cieza León, P. Crón Perú 32 Esp (CDH )
      Salían de sus pueblos mucha copia de gente, dejando en él recaudo bastante para su defensa, llevando muchos instrumentos de bocinas y tambores y flautas, iban contra los enemigos, llevando cordeles recios para atar los que prendiesen dellos; llegando, pues, adonde combaten con ellos, anda la grita y estruendo muy grande entre unos y otros, y luego vienen a las manos y mátanse y préndense, y quémanse las casas.
    • 1554 Cieza León, P. Crón Perú 36 Esp (CDH )
      Cuando salían a sus fiestas y placeres en alguna plaza, juntábanse todos indios, y dos dellos con dos tambores hacían son; donde tomando otro delantera, comienzan a danzar y bailar; al cual todos siguen, y llevando cada uno la vasija del vino en la mano, porque beber, bailar, cantar, todo lo hacen en un tiempo.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 187 Esp (CDH )
      [...] pues viendo esta flaqueza acuerda el virrey con todos aquellos señores dar la batalla al rey de Françia en el lugar donde está fortalezido, y ansí el viernes que son veinte y cuatro días del mes de hebrero, un hora antes del día, * trayendo todos camisas sobre las armas que se conozcan en la batalla, * dando alguna poca de gente con muchos atambores y trompetas al arma por la puerta del hospital de San Lázaro, donde están los fosos y bestiones de los françeses para estorbar que los imperiales entren en Pavía [...].
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Esp (CDH )
      De un depósito e nueva manera de atabales e atambores e hasta agora, nunca oídos ni vistos, excepto en Zisca, capitán herético de los bohemos heréticos.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] 293 Esp (CDH )
      A los capitanes y ofiçiales de las galeras hecharon las cadenas por las gargantas, y con la música de trompetas y atambores que nosotros nos llebábamos en las galeras, que es cosa de que ellos mucho se rríen porque no usan sino clarines, nos llebaron con nuestras banderas arrastrando a pasar por el zerraje del Gran Turco, que es su palaçio, de donde ya iban señalados los que habían de ser para él, que le cabían de su quinto, y entr'ellos principalmente los capitanes de las galeras; y éstos llebaron a Gálata a la torre del Gran Señor, donde están aquellos dos mill que arriba dixe, para sus obras y para rremar al tiempo.
    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] Esp (CDH )
      Pero entre sí no dexarán de entenderse, porque todos los que escriven del monte Atlas dizen que se oye muchas noches, en el medio y en lo alto dél, muy grande estruendo y ruydo de atambores y flautas y otros instrumentos, los quales tienen por cierto que hazen los sátiros en sus ayuntamientos, y que viniendo el día, no se oyen más, aunque algunos quieren dezir que esto no lo causan los sátiros, sino otra obra de naturaleza, de la qual alguna vez trataremos.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 193 Esp (CDH )
      Este decía que la mitad dél estaba lleno de todas las semillas que había en toda la tierra, y decían que era el dios de las sementeras y frutas; no se me acuerda el nombre de él; y todo estaba lleno de sangre, así paredes como altar, y era tanto el hedor, que no veíamos la hora de salirnos afuera; y allí tenían un tambor muy grande en demasía, que cuando le tañían el sonido dél era tan triste y de tal manera, como dicen instrumento de los infiernos, y más de dos leguas de allí se oía [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 265 Esp (CDH )
      Y antes que llegasen a nuestro real ya era de día claro; y sin decir cosa ninguna Cortés ni ninguno de nosotros a los atabaleros que el Narváez traía, comenzaron a tocar los atabales y a tañer sus pífanos y tambores, y decían: "Viva, viva la gala de los romanos, que siendo tan pocos han vencido a Narváez y a sus soldados" [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 451 Esp (CDH )
      [...] y esto fue porque el Sandoval temió que vendrían, porque vio muchas capitanías de contrarios que se juntaban muy cerca de sus reales, y tuvo por cierto que aquella noche les habían de venir a combatir, e oía muchos gritos y cornetas e tambores muy cerca de allí: e según entendían habíanle dicho nuestros amigos a Sandoval que decían los contrarios que para aquel día cuando amaneciese habían de matar a Sandoval y a toda su compañía [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )

      [...] y luego mandó dar pregones y tocar sus atambores y trompetas en nombre de su majestad, y en su real nombre por Diego Velázquez: para que cualesquier personas que quisiesen ir en su compañía a las tierras nuevamente descubiertas a las conquistas y poblar, les darían sus partes del oro, plata y joyas que se hubiese, y encomiendas de indios después de pacificadas, y que para ella tenía licencia el Diego Velázquez de su majestad.

    • c1550-1580 Luis de León Trad clásicas [1990] 379 Poesías Esp (CDH )
      / Ama los esquadrones el soldado, / y el son del atambor, y la pelea, / de las que madres son, tan maldecida.
    • 1587 Mena, F. Trad HEtiópica [1954] Esp (CDH )
      Y sonando las señales de entrambas partes, que los persianos hacían con trompetas, y los etiopes, con mazos y con atambores, Oroóndates, exhortando con altas voces los suyos, los hizo arremeter con gran corrida; Hidaspes, al contrario, mandó que al principio saliesen a recebirles de espacio, paso ante paso, para que, de aquella manera los elefantes no quedarían desamparados de quien los defendiese, y asimismo la furia de los de a caballo de los persas, que estaban en medio de la batalla, se gastaría y se acabaría antes que se hiciesen golpe.
    • 1583-a1591 Luis de León Nombres Cristo [1984] Esp (CDH )
      Gran donayre o, por mejor dezir, ceguedad lastimera es creer que los encarescimientos y amores de Dios avían de parar en armas y en vanderas y en el estruendo de los atambores, y en castillos cercados y en muros batidos por tierra, y en el cuchillo y en la sangre y en el assalto y captiverio de mil innocentes, y creer que el braço de Dios estendido, y cercado de fortaleza invencible, que Dios promete en sus letras y de quien él tanto en ellas se precia, era un descendiente de David, capitán esforçado, que rodeado de hierro y esgrimiendo la espada y llevando consigo innumerables soldados, avía de meter a cuchillo las gentes y desplegar por todas las tierras sus victoriosas vanderas.
    • 1591 Percival, R. DSpanEnglLat Esp (NTLLE)
      Atambor, vide Atabal [a taber, Tympanum].
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 68 Esp (CDH )
      Aquí no se describen sus tormentas y embreadas jarcias, no sus zalomas * y salvas de voces discordes, clarines y chirimías; no las partidas de sus puertos cubiertas de flámulas y gallardetes, no sus navales conflitos por las riquezas de las regiones antárticas, sino unos rústicos pastores, hablando mal y sintiendo bien, desnudos de artificio y de vestidos; que aquí en, estas soledades no suenan los atambores bélicos, no las trompetas marcias, no los estrépitos de las armas, sino las rudas zampoñas y los salterios humildes, heridos blandamente de las manos, con los aforrados plectros * en paño tosco, sobre las cuerdas asidas de las clavijas de acero para que duren, templados de una vez por no esperarlos, y donde a veces acaban las consonancias de los versos los suspiros del alma, y al refregar las cerdas del arco en la resina griega, enjugando para cantar las lágrimas.
    • 1604 Palet, J. DiccLengEspFranc Esp (NTLLE)
      Tamborejo, petit tambour.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 789 Esp (CDH )
      / Aquí no suena el vocinglero «amaina», / ni «larga el amantillo» ni «la triza»; / la espada de Orión se está en su vaina, / que son barquillas y borrasca hechiza; / cesa el tambor, la flauta y la dulzaina; / todo cabello de temor se eriza, / y el de Angélica más, que en un instante / le vio en las manos del grosero amante.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 659 Esp (CDH )
      ¡Oh vanidad, que despeñó del cielo / de las estrellas la tercera parte, / pintura natural en sutil velo, / favorecida de colores y arte; / nieve al sol, pluma al viento, flor al hielo, / atambor engañoso y estandarte, / que llamas y conduces a la muerte / al mozo, al viejo, al sabio, al flaco, al fuerte! /
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )
      Yo pensé que las llevaban a la guerra, porque pensé que fuera imposible consentir que un día como aquel, en que procuran los cantores desgañir los chorros a puro ser cantaderos de los forasteros, se había de permitir henchir la iglesia de ruido de atambores, que totalmente impide el poder oír la misa, y parecen todos caldereros. Ello, causa debe de haber, mas si yo la entiendo, me quemen.
    • 1609 Inca Garcilaso Comentarios Reales Incas [1985] Perú (CDH )

      Précianse descender de un hombre y de una mujer que dicen que salieron de una fuente; fueron belicosos; a los que prendían en las guerras desollaban; unos pellejos henchían de ceniza y los ponían en un templo, por trofeos de sus hazañas; y otros pellejos ponían en sus tambores diciendo que sus enemigos se acobardaban viendo que eran de los suyos y huían en oyéndolos.

    • 1609 Inca Garcilaso Comentarios Reales Incas [1985] Perú (CDH )
      Todas las naciones que vivían en la ciudad, y los curacas que vinieron a hallarse en la fiesta, entraron por sus cuadrillas, cada una de por sí, con diferentes instrumentos de tambores, trompetas, bocinas y caracoles, conforme a la usanza de sus tierras, con nuevos y diversos cantares, compuestos en su propia lengua en loor de las hazañas y excelencias del capitán general Cápac Yupanqui y del príncipe su sobrino, Inca Yupanqui, de cuyos buenos principios recibieron grandísimo contento su padre, parientes y vasallos.
    • c1579-a1613 Argensola, L. Rimas [1950] 120 Esp (CDH )
      / I ellas (¡o ceguedad!) con darse baños, / cual parche de atambor tiran el cuero, / como si no venziesse el tiempo a engaños.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Quijote II Esp (CDH )
      — Miren cuánta y cuán lucida caballería sale de la ciudad en siguimiento de los dos católicos amantes, cuántas trompetas que suenan, cuántas dulzainas que tocan y cuántos atabales y atambores que retumban. Témome que los han de alcanzar y los han de volver atados a la cola de su mismo caballo, que sería un horrendo espetáculo.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] 154 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      / Bien que en España hay que hacer; / moros tienes en fronteras, / tambores, pitos, banderas / hay allá; ya puedes ver.
    • c1595-1615 Poma Ayala, F. G. Primer nueva corónica [1987] Perú (CDH )
      Y entre ellos baylauan y cantauan con tanbores y pífanos.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 13 Esp (CDH )
      / Con sordo estruendo del tambor sonante / el paso aviva a la avarienta escuadra / que, prestando furor al vil semblante, / mide con largo pie la inmunda cuadra; / el Cerbero cruel con arrogante / cuello se enhiesta, en la espelunca ladra; / que en vez de trompas para salva y fiesta / roncos aullidos a los aires presta.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 70 Esp (CDH )
      / Presa la vela que dilata el viento, / el bárbaro caudillo en su galera, / por conocer el animoso aliento / de su campo naval, al paso espera; / quiere primero que el tambor sangriento / mezcle su gente con la gente fiera, / saber de capitanes nombre y fama, / que al robo infame la codicia llama.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] Esp (CDH )
      / "Que aguardas —dice— en descansado asiento, / bruto señor de la ciudad vencida, / gozando de Favonio el fresco aliento / con ocio inútil que su nombre olvida? / Rompa el mudo tambor la paz y el viento / y el blando tafetán los aire mida; / no quieras, Axataf, que en ocio infame / su sangre floja el español derrame.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 138 Esp (CDH )
      / Prudencia en esta lid sólo os importa, / que del templado alfanje el corvo acero / bien sé, vasallos, cómo rompe y corta, / y el brazo de quien es el golpe fiero; / vuestro vulto feroz que el miedo acorta, / fogozo por mesclarse en el ibero / campo me dice al son de los tambores / que os cante de esta guerra vencedores.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 158 Esp (CDH )
      / Y en carros de soberbios elefantes, / coronados de diestros tiradores, / como en los montes, bárbaros gigantes / al son arremeter de los tambores; / los verdes campos que se vieron antes / dar a Jerusalén frutos mejores, / bañar de sangre los arados surcos, / soberbios persas y feroces turcos.
    • c1625 Vélez Guevara, L. Rey Imaginación [1920] Esp (CDH )
      Carlos . Rabel, aguarda; / ¿engáñome, o es tanbor / éste?
    • p1626 Quiñones Benavente, L. Maya [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      Pasquín Como en tambor tocamos en el plato, / vusted a recoger, y yo a rebato.
    • a1640 Alva Ixtlilxochitl, F. HChichimeca [1985] 164 México (CDH )
      [...] y en él asimismo otros instrumentos musicales, como eran las cornetas, flautas, caracoles y un artesón de metal que llamaban tetzilácatl que servía de campana, que con un martillo asimismo de metal le tañían, y tenía casi el mismo tañido de una campana; y uno a manera de a tambor que es el instrumento con que hacen las danzas, muy grande; éste, los demás, y en especial el llamado chililitli, se tocaba cuatro veces cada día natural, que era a las horas que atrás queda referido que el rey oraba.
    • 1640 Requejo Salcedo, J. Relac hist y geogr Panamá [1908] 134 Panamá (CDH )
      [...] puestas las manos sobre los hombros de el delantero, llevando las celditas en hombros ó cabeza, y otros alrededor de los corros en que estan, andan corriendo con sus flechas y arcos, asperjandolos con agua dos mugeres; el mohan, con son triste de atambor refiere cantando el origen de esta ceremonia; los caminos para la cassa de los gallinazos, las jornadas, senos y peligros y enemigos y sus remedios para poder llegar a ella. /
    • 1653 Gracián, B. Criticón, II [1939] 175 Esp (CDH )

      — Assí es—ponderó el Sabio—. No verás otro por aí sino pellejos rebutidos de poca substancia. Mira aquél, quanto más inchado más vacío; aquel otro está lleno de vinagre, a lo ministro; aquellos botillos pequeños son de agua de azar, que con poco tienen harto, luego se llenan; aquellos muchos son de vino, y por esso en tierra; aquellos otros, los que en siendo de voto son de bota; muchos están embutidos de paja, que la merecen; colgados otros por ser de hombres fieros, que hasta del pellejo de un bárbaro están acullá haziendo un tambor para espantar, muerto, sus contrarios: tan allá resuena la fiereza déstos.

    • 1698 San Agustín, G. Conquistas Filipinas [1975] Esp (CDH )

      [...] y así, nos fueron acompañando en orden de guerra, tocando sus tambores, trompetas, chirimías y bocinas sin cesar hasta Chinchiu todo el tiempo que caminamos, que fueron dos días, porque de Tangua a Chinchiu hay trece leguas, y todo tan poblado como antes se dijo, antes más que menos.

    • 1706 Stevens, J. New Spanish English dictionary Esp (NTLLE)
      Tambor, a Drum. French, Tambour.
    • p1713 Vela, E. Amor excede al arte [2003] México (CDH )
      ÉUCARIS:Ni de ellas ni ellos lo creo, / supuesto que la esperanza / de Calipso hace que el vientoMÚSICA:(Dentro.)resuene en dulce clamor.MÚSICA Y TAMBORES: Amor, los cóncavos huecos TELÉMACO:(Solo.)de mis ojos os declaran.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Venezuela (CDH )

      No se hallaba menos confuso el cazique amigo, que, deseando experimentar el valor de los españoles, avía estado a la mira de el sucesso [...] pues en breve se empezaron a oír confusos alaridos, que, mezclados con el estruendo de los tambores y el resonar de los fotutos, llenaban de horror el ayre, pues parecía que se conjuraba el mundo entero contra aquella corta esquadra de españoles; pero sobrevino la noche a tan buen tiempo que detuvo el passo a los omeguas y dio lugar para que, poniendo en vna hamaca a Phelipe de Vrre, caminassen con él a passo tan largo que a la noche de el día siguiente llegaron al pueblo del cazique amigo, donde trataron de buscar forma para curarle la herida.

    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Venezuela (CDH )
      pero como los bárbaros juzgaban ya assegurado el vencimiento, porque no se escapassen los españoles, favorecidos de la obscuridad, cercaron todo el peñón de candeladas, y con gritos, tambores y fotutos los estuvieron velando, obligándoles con cuidado a que passassen en pie toda la noche, sin atreverse a recostar vn rato para dar algún descanso a aquellos cuerpos rendidos.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Venezuela (CDH )

      [...] al baxar al río de San Pedro, jurisdicción ya de los indios teques, se le ofreció a la vista la más hermosa perspectiva que pudo tener Marte en sus campañas, pues coronados todos los contornos de vanderas y penachos, se halló con más de diez mil indios, acaudillados del cacique Guaycaypuro, que al batir de sus tambores y resonar de sus fotutos le presentaban altivos la batalla.

    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] 182 Venezuela (CDH )
      Y como en todo eran irregulares las acciones de aquel tyrano, aviendo hecho matar a aquel hombre tan sin causa, el día siguiente, mostrando gran sentimiento de su muerte (como si en ella no huviera tenido intervención), lo mandó enterrar con pompa funeral, assistiendo él al entierro, llevando tras el cadáver todas sus esquadras, enlutadas y arrastrando las vanderas al son de los atambores destemplados.
    • 1726 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      ATAMBOR. s. m. Es una caxa de madera redonda, cortada igualmente por el haz y el embés, y cubierta por abajo y por arriba con pergamino. Tócase con los golpes de dos palillos llamados vaquetas, que dan en uno de los pergaminos, llamados parches. Es instrumento sonoro que anima los corazones de los soldados, y gobierna sus movimientos. Llámase mas comunmente Tambor.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 139 Perú (CDH )
      En el Cabildo del Cuzco se hicieron muchas juntas sobre la venida del Virrey, y resolvióse que Gonzalo Pizarro fuese por procurador a la ciudad de los Reyes y suplicase de las ordenanzas en la Audiencia acompañado de gente armada, porque el Virrey había tocado tambores en la Ciudad de los Reyes para castigar a los que habían ocupado la Artillería, y también porque le tenían por hombre áspero y que hacía de hecho y amenazaba a muchos, y que sin la Audiencia él no podía hacer nada.
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 156 Perú (CDH )

      Supo ya Pizarro cómo tenía perdida la Armada, y que no tenía la seguridad que pensaba; y así nombró nuevos Capitanes y les repartió la gente; tocáronse a tambores y dieron pregones para que todos los vecinos de los Reyes se pusiesen debajo de Banderas, y fuesen a recibir pagas so pena de la vida [...].

    • 1737 Mayans Siscar, G. Orígenes [1984] Esp (CDH )
      En la propia lengua, como las voces que hemos inventado por onomatopeya, esto es, por la formación de un nombre, cuyo sonido expressa la naturaleza de lo que significa, como asco, borbollón, chitón, rechinar, tambor, zumbido.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      TAMBOR. Vease Atambor.
    • 1742 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, I [2004] Esp (CDH )

      [...] y refiriendo entre sí Fénix Divina, Fénix Divina; y se passará al segundo predicamento de la mano izquierda para el segundo verso, y se podrá poner un tambor con una vara o palillo con que se toca; y esta vara o palillo explicará la palabra de, u otra qualquiera, que sirva en algún abecedario, porque esta es solamente questión de nombre, adequado al uso de nuestro común conocimiento [...].

    • 1742 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, I [2004] Esp (CDH )
      La baqueta de el tambor nos servirá para la palabra de, imaginando que, estando para tocarle, dice el atambor, de, y la caxa, tan; y allí mismo pusiera dos mugeres bellas, assentadas junto al tambor, y a sus pies les pondría dos alas; y refiriendo lo de el segundo predicamento, dixera, de tan bellas alas.
    • 1742 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, I [2004] 202 Esp (CDH )

      «Para ponerse en la memoria (prosigue el de Nolegar) estos versos, pusiera yo sobre mi mesa, en que escribo, a la derecha, adonde tengo el tintero [...] y a los pies de este cobrador pusiera un alambiquede quintas essencias, o destilador, con un vidro lleno de agua, quinta essencia, ya sacada, y que estuviera cuidadoso que no se le quebrasse con los pies; y junto al tal vidro pusiera un palillo, o baqueta de atambor, que fuesse de hierro, para más memoria de que no se quebrasse, que esta ya, como hemos dicho, podía ponerse en algún abecedario, que dixera, de tu; y de esta manera, quando me fuera a escribir, me acordaría, que a la derecha tenía este verso: Pongan, señor, el medio, y el govierno; y a la izquierda el otro: Los altos atributos de tu essencia».

    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] 381 Esp (CDH )
      Al baxo desconcierto del tambor, y al desentonado tiple de la flauta, y de varios panderillos y sonajeros que traían algunas mozuelas de la tropa, cantaban a dos chorros en raros metros, y ridículas consonancias, muchas coplas, compuestas con el arte de su simplicidad y su ignorancia: pude percibir las siguientes, que por repetidas y pesadas, se me asentaron en la memoria.
    • 1747 Anónimo Relac Puerto Rico [1918] Puerto Rico (CDH )

      Hordenó tambien se disparase la Artillería, de quarto á quarto de ora vn cañonazo, lo que se comenzó a egecutar desde el medio día antecedente, que se contaron 13 días de Diciembre, del año próximo pasado de 1746 hasta el otro en que se cumplieron las 24 horas; ablaba el bronce, lastimáronse las campanas, suspiraban destempledostambores, y se llenaba la ciudad de confusion, que todo se refiere en el sigte. verso.

    • 1747 Anónimo Relac Puerto Rico [1918] Puerto Rico (CDH )
      Finalizóse esta funzion con el mayor y más apreciable alborozo de clarines, tambores y ruído de Pólbora; se retiró su señoría á su Fortaleza, acompañado de los dos Caudos.
    • 1760 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, V [2004] Esp (CDH )
      Resta decir algo de el ruido subterráneo, al modo de tambor, o de trueno continuado, ya más claro, ya más obscuro, ya más intenso, ya más remisso, que se siente algunas veces en los terremotos. Este ruido precede algunas veces a los terremotos, otras es concomitante al temblor, y otras posterior a él, y suele durar bastante tiempo.
    • 1769 Cruz, R. Manolo tragedia [1990] Esp (CDH )
      Manolo / Amigos, asaltemos la taberna; / y a falta de clarines y tambores, / hagan el son con la gaita gallega.
    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Pe (CDH )
      En lugar del agradable tamborilillo de los indios, usan los negros un tronco hueco, y a los dos extremos le ciñen un pellejo tosco. Este tambor le carga un negro, tendido sobre su cabeza, y otro va por detrás, con dos palitos en la mano en figura de zancos, golpeando el cuero con sus puntas, sin orden y sólo con el fin de hacer ruido.
    • c1775 Anónimo Valenciano [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      Galán.¿Cómo vais a dar fiestas / allá a las mozas?Valenciano. / Con tambor y dulsaina / que es una gloria.
    • 1755-1779 Caulín, A. HNueva Andalucía I [1966] 270 Venezuela (CDH )

      En este tiempo se habian convocado los Indios circunvecinos; y sabiendo por sus espías, que los Españoles retrocedian hácia sus tierras, salieron en seguimiento hasta las Riberas de Unáre; donde hallandolos acampados à la orilla opuesta, comenzaron á sonar sus instrumentos bélicos, flautas, atambores, y bocinas, disparando al mismo tiempo innumerable multitud de flechas, con que los provocaban á batalla, y llamaban con descompasadas voces y ruidosa algazara.

    • 1780 RAE DRAE 1.ª ed. (NTLLE)
      TAMBOR. s. m. Caxa de forma cilíndrica, cubierta por ámbos lados de dos pieles estiradas, que llaman parches: tócase con dos palos llamados baquetas, y sirve para los toques de guerra.
    • 1782 Anónimo Toma Mahón [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      / Resuenen los tambores, / y en armoniosas marchas, / repitan nuestras voces / aplausos y alabanzas / de nuestro gran rey Carlos, / de su progenie amada, / de su invencible tropa / y de Crillón la fama, / cantando todos juntos / con bulla y algazara: / ¡Viva el invicto Carlos!
    • 1781-1784 Samaniego, F. M. Fábulas [1988] Esp (CDH )
      Las dos mayores plagas de la tierra, / Que afligen a los míseros humanos. / "Apenas nos desuellan, se destina / Para hacer pergaminos y tambores: / "Mira como los hombres malhechores / Labran en su maldad su propia ruina."
    • 1784 Anónimo Gurrumino, usía y compadre [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      (Tocan dentro pífano y tambor.)
    • 1785 Doblas, G. Memoria histórica [2003] Uruguay (CDH )
      Son también muy amantes de la música, a cuyo ejercicio se aplican sin ser compelidos, y así en cada pueblo hay infinidad de músicos; los tambores y todo instrumento estrepitoso son muy de su gusto, y así les acompañan para todo. No hay faena a que no se destinen tres o cuatro tamboriles que estén tocando entre tanto los otros trabajan, y se conoce desmayo en ellos cuando no tocan al tiempo que faenan.
    • 1785 Doblas, G. Memoria histórica [2003] Uruguay (CDH )
      Aunque por la costumbre que tienen de acudir a sus distribuciones saben el día y hora de todo, están tan acostumbrados a no hacer nada sin que se lo manden, que para todo aguardan la señal del tambor, o la voz del pregonero o publicador; y así en todo el día se oyen repetidos toques de cajas y publicar por las calles lo que deben hacer.
    • 1785 Doblas, G. Memoria histórica [2003] Uruguay (CDH )
      Al alba, luego que la campana hace señal, corresponden los tambores, y se reparten por las calles algunos indios, que a voz alta les dicen se levanten a alabar a Dios, a disponerse para ir a la iglesia a oír misa, después al trabajo, y que así harán la voluntad de Dios, se proporcionarán el sustento y agradarán a sus superiores.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ecuador (CDH )
      Dispuesta de esta manera la tinaja, la llevan como en procesión desde la casa de la madre á orillas del río con acompañamiento de algunos jóvenes, que al son de un pífano y tamborcillo, van dando saltos y brincos delante de la tinaja: alrededor de ella van bailando las mujeres, y los parientes cierran la procesión vestidos de gala.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 84 Ecuador (CDH )
      Antes de salir los candidatos en sus andas, salen seis ú ocho mocitos vestidos de danzantes con cascabeles, y al son de un tamborcillo ó pífano van danzando y haciendo sus mudanzas á compás.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 84 Ecuador (CDH )
      Siguen en sus meneos el tono de otra mujer que va dando golpes con una maza de caucho sobre un remo que mantiene en la mano izquierda á la boca de una tinaja que lleva colgada como tambor. Por último van las andas en que están sentados los pretendientes, y las llevan las personas que piden la mayor ó menor carga.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 168 Ecuador (CDH )
      Todo encarecía la admiración y ternura de la innumerable gente que iba en séquito de la procesión, el repique de todas las campanas de la ciudad, el estruendo casi continuo de los voladores y el son de los tambores y clarines, que resonaban de trecho en trecho, y otros varios instrumentos músicos que estaban alrededor de la estatua del Salvador, significando al vivo el triunfo de nuestra santa fe, victoriosa en los nuevos cristianos de la ciega gentilidad del Marañón. Todo era aplausos, todo aclamaciones.
    • 1787 Clavijo Fajardo, J. Trad HNatural Buffon, V p. 5 Esp (BD)
      Los Lapones Daneses tienen un gran Gato negro, al qual confían todos sus secretos, y con quien consultan todos sus negocios, que se reducen á saber si aquel dia conviene salir á pescar ó á cazar. Entre los Lapones Suecos tiene cada familia un tambor para consultar con el Diablo; y sin embargo de ser hombres robustos, y grandes corredores, es tal su cobardía, que nunca se les ha podido hacer ir á la guerra.
    • 1789 Fdz Moratín, L. Derrota pedantes [1973] Esp (CDH )
      Repitió las órdenes, previno los acasos, y sin que diera la señal de combatir el estruendo de trompetas ni atambores, se comenzó la batalla, poniendo en uso los de Apolo las nuevas armas de que se habían prevenido.
    • 1790 Azara, F. Geogr Paraguay [1904] 364 Paraguay (CDH )
      Además de estas fiestas menores, en las inmediaciones de San Juan hacen una mucho más solemne, cuyas vísperas se anuncian con tamborcitos hechos con vasijas de barro, y con pintarse todo lo mejor que saben.
    • 1791 Anónimo Mágica blanca [1792] Esp (CDH )
      Debo advertir, aunque de paso, que para producir estos sonidos mas espantosos se les debe añadir á estas flautas de órgano vasijas de tierra cubiertas de pergamino bien tirante, como el de los tambores. Si en el centro de este pergamino se ata un poco de crin frotado con cera, resvalándolo sobre el pergamino se oirá un horrible sonido capaz de erizar los cabellos.
    • 1793 Andrés, J. Cartas hermano [2002] 59 Esp (CDH )
      Muchos oficiales de diferentes graduaciones tienen allí algún empleo, soldados cuidan de los caballos, soldados sirven en otros varios menesteres, soldados se ven en las puertas, soldados en los corredores, soldados delante de las escuelas, todo va a son de tambor, todo respira aire militar, y todo es correspondiente al nombre que lleva aquel lugar.
    • c1788-c1796 Forner, J. P. Exequias Leng cast [2000] 353 Esp (CDH )
      / »Y, por la vaga esfera resonando / no tambores, más risa y algazara, / hácese fiesta del plebeyo bando» / Que, en el circo, dinero le costara / ver domada del toro la fiereza / y allí logra de balde lucha rara.
    • 1790-1796 Jovellanos, G. M. Memoria policía [1997] Esp (CDH )

      [...] el séquito de padrinos y escuderos, pajes y palafreneros de cada bando; los jueces y fieles presidiendo en su catafalco para dirigir la ceremonia y juzgar las suertes; los farautes corriendo acá y allá para intimar sus órdenes, y los tañedores y ministriles alegrando y encendiendo con la voz de sus añafiles y tambores; tantas plumas y penachos en las cimeras, tantos timbres y emblemas en los pendones, tantas empresas y divisas y letras amorosas en las adargas [...].

    • c1798-1809 Álvz Cienfuegos, N. Poesías [1980] 100 Esp (CDH )
      ¡Cuánto llanto, y ruina / y sepulcro está abriendo / del trémulo tambor el ronco estruendo! / Tened, crueles. ¿Contra quién esgrime / el duro hierro la insensata mano? / ¿Do está la humanidad, el don divino / que en nuestras almas al nacer imprime / la natura? ¡Perezca el inhumano / que el feroz ministerio de asesino / el primero ejerció!
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] Esp (CDH )
      Riquelme, ¿cómo quieres / Que nuestra juventud, debilitada / Con índicos placeres, / Se presente á la lid con frente alzada, / Ni que sea domada / La bélica osadía / Del bruto corredor que el Bétis cria? / El grave arnés no puede / Sostenerse en sus hombros vacilantes; / La débil mano cede / Al peso de las armas fulminantes; / Cargada de diamantes / Y asiáticos olores, / Tiembla y desmaya al són de los tambores.
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] 456 Esp (CDH )
      Perseguian los moros, con gran ruido / De añafiles, dulzainas y tambores, / Mezclados de alaridos y clamores; / Y soberbio, y colérico, y rabioso, / En medio de la bárbara canalla / Arrojóse con ímpetu furioso, / Trabando desde luégo la batalla / Con la espada feroz, que parecía / Un rayo que del cielo descendió [...]. /
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] I, 2ª, 97 Esp (CDH )
      / "Mira en haces guerreras / La España toda hirviendo hasta sus fines; / Batir tambores, tremolar banderas, / Estallar bronces, resonar clarines; / Y aun las antiguas lanzas / Salir del polvo á renovar venganzas.
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] I, 2ª, 105 Esp (CDH )
      / No las sumergirá profundo olvido, / No del tiempo la hoz... ¡Pero, qué veo! / No estoy solo... Las tropas reunidas / Del trémulo atambor al ronco estruendo.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )
      A este tiempo fue entrando el gobernador de indios con sus oficiales de república, prevenidos de tambor, chirimías y de dos indios cargados con gallinas, cerdos y dos carneritos.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )
      Tomó éste su vasito de vino, se repitió el brindis y algazara en la mesa, aumentando el alboroto el desagradable ruido del tambor y chirimías que ya nos quebraba las cabezas, hasta que quiso Dios que llamaran a comer a aquella familia.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )
      — A fe que no hará otro tanto, dijo el subdelegado, el autor de nuestro suñeto aunque se acompañara para cantarlo con la dulce música del tambor y chirimía.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      No tardó mucho en romper a ladrar después de haber imitado un momento por lo bajo el sordo y lejano redoble de un tambor.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Era gran gusto oír la desacorde confusión que producían, tocadas a un tiempo, la cítola sonora, la guitarra morisca, de las voces aguda e de los puntos arisca, el corpudo laúd, el rabé gritador, el orabín, el salterio, la adedura albardana, la dulcema e axabeba y el hinchado albogón, la cinfonia, el odrecillo francés y la reciancha mandurria, cuyos ecos distintos se unían al sonsonete de las sonajas de azófar y al estruendo de los atambores y atambales, de las trompas y añafiles; instrumentos todos con que se verían tan apurados nuestros músicos del día para organizar una sola tocata medianamente agradable, si se los trocaran de pronto con los que la civilización música les ha perfeccionado, como se verán nuestros lectores para formar una exacta idea de su figura y armónica melodía sin más datos que esta breve enumeración, por más fidedigna que la constituya la autoridad del trovador arcipreste a quien la robamos.
    • 1836 Pichardo, E. DiccVocesCubanas Cu (BD)
      TAMBOR. Así se nombra en la parte occidental la especie de atabal que tocan los negros en sus tangos ó bailes. Llámase en la vueltarriba atabal.
    • a1840 Blanco White, J. M. Retirada franceses Santarem [1994] Poesías Esp (CDH )
      / Mas ¡escuchad! ¿Qué súbito murmullo, / Qué estruendo hiere el viento? Los tambores / Suenan al arma, el arma los clarines.
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      Pero en medio de este caos, en que más y más se embrollaban sus ideas, oyó no ya rumores sordos y fantásticos, cual tambores lejanos, como le habían parecido los latidos precipitados de sus arterias, sino un ruido claro y distinto y que con ningún otro podía confundirse: el canto de un gallo.
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      Allí cerca había una carreta. Con gran destreza y prontitud sus compañeros le echaron a una pierna un lazo corredizo, atando la extremidad del cordel a una de las ruedas de la carreta. El coronel dio la voz de "¡marchen!". Sonaron los tambores y todas las mitades se pusieron en marcha, menos Modesto, que se quedó parado con una pierna en el aire como los escultores figuran a Céfiro.
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      Yo, que en toda mi vida no he estado enamorado más que una vez... y, por más señas, que lo estuve de una buena moza, con quien me habría casado a no haberla sorprendido en chicoleos con el tambor mayor, que... *
    • 1850 Coronado, C. Jarilla [2001] Esp (CDH )
      Ya atronaba los campos el ruido de los atambores. El doncel vio echar el último puñado de tierra sobre el cadáver de Regío, y subiendo en el corcel, llevando en sus brazos a Jarilla, marchó hacia el castillo cuando empezaba a romper el alba.
    • 1850 Coronado, C. Jarilla [2001] Esp (CDH )

      La belleza de aquella corte de oro, de seda, de plumas y de rostros delicados formaba un filosófico contraste con la grave perspectiva de los incultos montes; y el ruido de las palabras que espantaba a las aves, y el son del atambor que hacía huir a los ciervos, hubiera indignado al poeta que prefiriese la soledad de las tierras vírgenes al bullicio de las vanidades sociales.

    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] Esp (CDH )
      — Con lo cual se baja al Prado, * donde no deja de hallar a aquella hora a algún ciego que baila los monos delante de los muchachos, otro que enseña el tutili-mondi al son del tambor o un calesín que va a los toros con dos manolas gallardamente escoltadas por un picador y un chulo. —«Vamos a los toros...» —gritos, silbidos, expresiones obscenas...
    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] Esp (CDH )

      Pero ya la campana de San Millán o San Cayetano *llama a los fieles al rosario; la trompeta y el tambor desde el vecino cuartel dan el toque de oración; las tiendas y cajones de comestibles van encendiendo sus farolillos; los profundos coches del siglo xviiy los desvencijados calesines abandonan el puesto; y las tinieblas de la noche van, en fin, oscureciendo aquel animado teatro.

    • 1853 Domínguez, R. J. DiccNacional (S) (NTLLE)
      TAMBORAZO, s. m. [...] aum. El tambor demasiado grande.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Colombia (CDH )
      Eran pocos el sueño y la cabeza de don Demóstenes para recibir tan selecta armonía, en la cual no habíamos incluido un tambor que no cesaba ni por un instante. Se levantó; dio un paseo, y luego se acercó a la puerta del baile.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Colombia (CDH )
      Y luego la muerte de la guacharaca y la expropiación de la mantequilla, y la vergüenza que tuvo Clotilde de salir con un tambor cruzado por el comején, y mis manos sucias con la mugre de las manos de Rosa: todo parece que lo hizo el diablo en ese día de la visita.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Colombia (CDH )
      Antes de acostarse, don Demóstenes se asomó a la esquina de la calle y desde allí oyó los cohetes, los gritos y los tambores de varias estancias de la loma; y viendo que la tormenta sonaba lejos se metió en su alcoba y se acostó muy seguro de poder dormir con toda tranquilidad, aunque es cierto que la constitución del 21 de mayo que garantiza la palabra, no garantiza el sueño, porque un enfermo no puede clamar contra los platillos y la tambora, que se le toca en sus linderos. Se durmió.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Colombia (CDH )
      Los salones, palcos y alamedas no habrían tenido para don Demóstenes todo el atractivo de aquel retazo de sabana que pisaba, matizado con las flores de la achicoria y de la moradita, sin testigos, sin las importunidades de la etiqueta, sin ruidos de atambores, carros o martillos, oyendo solamente algún mugido de la vaca que llamaba su ternero, o el silbido de algún llanero o chirlobirlo; el aire estaba perfumado con las exhalaciones de las flores de borrachero, que venían desde media milla de distancia, y el cielo estaba enteramente despejado.
    • 1861 Castelar, E. Disc Ateneo [1861] 347 Discursos Esp (CDH )

      Pero todos estos pueblos necesitaban de una inteligencia, que les diese cohexion [...] el mago hunno, que invoca las divinidades infernales con su tambor mágico: el hechicero tártaro, que busca el destino en las cenizas de las hogueras; y confundiendo asi las creencias y las fuerzas de todas las razas bárbaras, las arroja sobre las Galias, destruye á Metz, á Treves, á Reims, pasa á la Italia, amenaza á Roma, y despues de dejar tras de sus pasos una inmensa ruina y una inmensa hoguera, el azote de Dios, vuelve á sus dominios, y muere ahogado, en su misma sangre.

    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Colombia (CDH )
      No había sino dos flautas de caña, un tambor improvisado, dos alfandoques * y una pandereta; pero las finas voces de los negritos entonaban los bambucos con maestría tal; había en sus cantos tan sentida combinación de melancólicos, alegres y ligeros acordes; los versos que cantaban eran tan tiernamente sencillos, que el más culto dilettante hubiera escuchado en éxtasis aquella música semisalvaje.
    • 1871 Fdz Glz, M. Francisco Estevan [1871] Esp (CDH )
      ¡Ah! ¿oyes un tambor? Es el mio que llama á mi gente para que se reuna. ¿Oyes? ya nada; todo ha concluido.
    • 1871 Fdz Glz, M. Francisco Estevan [1871] Esp (CDH )
      Inmediatamente resonaron en uno y en otro buque los tambores tocando zafarrancho.
    • 1862-1875 Blest Gana, A. Martín Rivas [1983] Chile (CDH )
      Antes que el tambor haya anunciado la venida de los milicianos, los coches se estacionan en filas al borde de la Alameda, y los elegantes de a caballo lucen su propio donaire y el trote de sus cabalgaduras, dando vueltas a lo largo de la calle y haciendo caracolear los bridones en provecho de la distracción y solaz de los que de a pie les miran.
    • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] Perú (CDH )
      Y se preparaba a echar tras la tapada, cuando el oleaje del populacho un ronco son de tambores y cornetas dieron a conocer la aproximación de la fúnebre escolta.
    • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] Perú (CDH )
      Hasta entonces, en las bandas de los cuerpos de infantería española no habían los limeños conocido más que pífanos y parches o tambores.
    • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] Perú (CDH )
      Los soldados del batallón Numancia usaban gorra con visera de plata, y muchos de sus instrumentos de música, principalmente los tambores, eran del mismo precioso metal.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] 89 Cuba (CDH )

      Ello es, que no por eso dejó la chica de hacer su gusto, escapándose a veces por la ventana, aprovechándose otras del momento en que la enviaban a la taberna de la esquina inmediata, para andarse de calle en calle y de plaza en plaza: cuándo en pos de la incitativa música de un baile, cuándo tras los tambores de los relevos, cuándo de los carruajes del entierro, cuándo, en fin, de la turba muchachil que arrebata el medio de plata, en el bautizo.

    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )
      El primero de éstos sin duda capitaneaba a los demás, porque iba a la cabeza blandiendo en la mano derecha, a guisa de bastón de tambor mayor, la caña de Indias con puño de oro y regatón de plata.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )

      Mientras no llegan a brigadier, viven en los cuarteles o en castillos, donde tienen por casa pabellones; por criados, asistentes rudos y desvergonzados; por diversión las palizas y las carreras de baqueta que les pegan a los soldados; por música, el tambor de diana.

    • 1885 Martí, J. Lucía Jerez [1994] Cuba (CDH )
      Sonaban por la ciudad alegremente las chirimías, los pífanos y los tambores. Los balcones de la calle de la Victoria eran cestos de rosas, con todas las damas y niñas de la ciudad asomadas a ellos. Por cada bocacalle entraba en la de la Victoria, con su banda de tamborines a la cabeza, una compañía de milicianos.
    • 1887 Cambaceres, E. Sangre [2003] Argentina (CDH )
      El fuego de la vergüenza había subido entonces a su rostro, una nube roja lo había envuelto, los latidos de su corazón, con un ruido de redoble de tambor, martillábanle la sien y, al través del zumbido turbulento de sus orejas, y entre el revuelto torbellino de sus ideas, como empujadas por un vértigo de ronda, habíase abierto camino la voz de su adversario, clara, sonora, cruel, implacable, en su lógica de fierro, semejante al golpe seco de una maza que sobre él se descargara, que lo ultimase, que lo hundiese en una zozobra desesperada de ahogado.
    • 1887 Cambaceres, E. Sangre [2003] Argentina (CDH )
      No había para qué andar mostrando la hilacha, sobre todo, dando indicios, haciéndolo saber, publicándolo a son de pitos y tambores.
    • 1885-1887 Pz Galdós, B. Fortunata [1993] Esp (CDH )
      Los domingos, empezaba a oírse desde las dos el tambor que ameniza el tiovivo y balancines que están junto al Depósito de aguas. Este bullicio y el de la muchedumbre que concurre a los merenderos de los Cuatro Caminos y de Tetuán, duraba hasta muy entrada la noche. Mucho molestó en los primeros tiempos a algunas monjas el tal tamboril, no sólo por la pesadez de su toque, sino por la idea de lo mucho que se peca al son de aquel mundano instrumento.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Uruguay (CDH )
      No eran más alegres otros barrios a esta hora en que hería el aire la campaña melancólica, y resonaban en los ámbitos apartados el tambor y la trompa.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Uruguay (CDH )

      Las monotonías naturales del campo estaban lejos de serlo para ella; la vida dentro del recinto fortificado, entre ruidos de tambores y clarines, movimientos de batallones y estruendos de artillería, cual si palpitase siempre en el aire el germen de la guerra, antojábasele que era vida de prisión o de convento.

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Uruguay (CDH )

      El plomo seguía silbando a todos los rumbos y a intervalos el cañón mezclaba su voz al fragor del combate. Camero tenía el oído como atrofiado por el golpe; pero así mismo percibía furiosos galopes en medio del tiroteo, y los ecos del trompa de Artigas que parecía contestar a lo lejos los redobles del tambor de la defensa.

    • 1889 Rubén Darío Matuschka [1950] Cuentos Nicaragua (CDH )
      Seis batallas lleva ya, y en todas no ha sacado herida en su pellejo, ni en el de su tambor. Yo le quiero y él me quiere; quiere a su matuschka, a su madre. Es hermoso.
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Uruguay (CDH )
      Con una lata de kerosen abollada, puesta como tambor, se presentó en el punto de reunion Rabito; poco tardó en llegar, renegando contra los otros, el Zurdo, muy ufano con su flauta de lata; y juntos, medio á la carrera, cayeron al fin Narigueta, Cuatrodedos y Chucho, con otra lata el primero, con una pandereta rota el segundo... y Chucho... el Chucho de siempre, con un garrote de tala al hombro, como un Michin en talle de ir á robar y matar gente, segun cuenta la fabulita.
    • 1893 Rubén Darío Ashavero [1950] Cuentos Nicaragua (CDH )
      O se realizan ceremonias de engaños y simulacros de democracias, y se lleva en triunfo al elegido a son de tambores y clarines pacíficos. En verdad te digo que la humanidad no sabe lo que hace.
    • 1894 Pedrell, F. DiccTécnicoMúsica Esp (BD)
      Tambor, tambura (it), tambour (fr.), trommel (al.), drum (ingl.). Instrumento de percusión llamado, también, Tabur, Tabor, Tabour y más nombres, originario de la India, importado en Europa por los sarracenos, habiéndolo adoptado, sucesivamente, los españoles, los italianos, los alemanes, los ingleses.
    • 1894 Pedrell, F. DiccTécnicoMúsica Esp (BD)
      Tambor ó caja, tamburo (it.), tambour militaire ó caisse claire (fr), trommel (al.), drum (ing.). Instrumento de percusión de sonidos indeterminados, compuesto de membranas dobles tendidas sobre un recipiente. Percútese una de las membranas mientras la otra vibra bajo la influencia del movimiento vibratorio del aire contenido en el recipiente, aire cuyo movimiento lo provoca la membrana percutida. En algunos instrumentos orientales percútense las dos membranas á la vez, la una con la mano izquierda la otra con la derecha.
    • 1896 Magón Empleo [1947] Cuentos Costa Rica (CDH )

      Malaquías inició el Himno Nacional; todas las cabezas se volvieron hacia la puerta de entrada, todos los chiquillos estiraron el cuello dirigiendo las miradas al mismo sitio y un profundo silencio, mezcla de curiosidad y de respeto, hizo más sonoro el redoble del tambor que anunciaba en unión del clarín, la llegada del Excmo. Señor Presidente de la República, Benemérito General don Tomás Guardia.

    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] 197 Esp (CDH )

      No se dio por convencido el caballero pobre, y guardando cuidadosamente la cartulina, se abrochó su gabán y trató de ponerse en pie; operación complicadísima que no pudo realizar, por la extraordinaria flojedad de sus piernas, no más gruesas que palillos de tambor.

    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] Esp (CDH )
      «¡Pero, hijo, vaya un sitio que has ido a escoger para ponerte al sol! ¿Es que quieres secarte, y volverte cuero para tambores?... ¡Eh... Almudena, que soy yo, que soy yo la que sube por estas escaleras alfombradas!... Chico, ¿pero qué?... ¿Estás tonto, estás dormido?»
    • 1897 Rubén Darío Gesta [1950] Cuentos Nicaragua (CDH )

      Un campo de pelea, grande y noble concurrencia, dos caballeros reales, armaduras, yelmos, morriones; Turín y Orleáns van a luchar.

      ¡Batid, tambores; sonad, clarines!

    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      En el tímpano aparecía la Virgen con seis ángeles de rígidas albas y alas de menudo plumaje, mofletudos, con llameante tupé y pesados tirabuzones, tocando violas y flautas, caramillos y tambores.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Venezuela (CDH )
      Media hora después, el ejército salía de la ciudad al son de los tambores y cornetas, desplegadas al viento sus banderas amarillas, y despidiendo de cada reluciente bayoneta un manojo de fulgores encendidos por el sol.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Venezuela (CDH )
      A la caída del crepúsculo, en esa hora sublimemente hermosa en que el alma se llena de recuerdos, cuando en los tambores y cornetas sonaba la oración en la puerta del cuartel, su imaginación volaba hasta el blando rincón de sus afectos, y los fusiles, las tapias ennegrecidas por el humo, los soldados harapientos, las esteras donde dormían los heridos, todo se transformaba ante sus ojos en el pedazo de tierra en cuya contemplación su alma se extasiaba.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Venezuela (CDH )

      Cuanto de malo para sí había supuesto en aquellas largas horas en que hacía centinela por la noche; cuanto cruelmente padeciera, después que resonaba el toque de queda en los tambores y cornetas del cuartel, con los recuerdos de su casa; cuanto llorara a solas, acurrucado en un rincón y reprimiendo los sollozos, en aquellas madrugadas henchidas de fatídicas visiones y misteriosos ruidos; todo salía ahora de su pecho, atropellándose a impulsos del delirio, como una protesta irremediable contra la torpe injusticia de los hombres.

    • 1901 Pedrell, F. Organografía [1901] Esp (CDH )
      – El instrumento es bien conocido, llamado en las lenguas lemosinas tambor, atabor, tabal, etc., y en castellano atambor (anticuado), tambor, atabal, etc. En muchas ocasiones son sinónimos tambor y tabal, en otras, con las palabras tabal ó atabal, suelen designarse no los tambores sino los que antiguamente se llamaban tímpanos y hoy timbales.
    • 1901 Pedrell, F. Organografía [1901] Esp (CDH )
      En Tebas se han encontrado ejemplares del tambor militar, y los monumentos del Egipto confirman la alta antigüedad de este instrumento.
    • 1902 Azorín Voluntad [1989] Esp (CDH )
      A lo lejos suena roncamente el batir de tambores; el viento trae el fó-fó asmático de una locomotora.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Los caballitos de cartón, los sables de hojalata, los tambores y trompetas, eran acogidos con exclamaciones de entusiasmo por la gente menuda, mientras las mujeres mostraban á sus amigas las compras de mayor importancia.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] 164 Esp (CDH )
      «¡A mí!, ¡a mí!...» hasta que uno más audaz, cansado de pedir, lo agarró con tal ímpetu, que casi fué al agua el gran tambor, y echándoselo al hombro, salió de la acequia, seguido por sus envidiosos compañeros.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Y el vagabundo, orgulloso de la confianza que ponían en él, rompió la marcha con la anguila en los brazos, seguido de la dulzaina y el tambor y rodeado de las cabriolas y gritos de la chiquillería. Corrían las mujeres para ver de cerca la enorme bestia, para tocarla con religiosa admiración, como si fuese una misteriosa divinidad del lago, y Sangonera las repelía con gravedad.
    • 1895-1902 Unamuno, M. Casticismo [1991] Esp (CDH )
      ¡Cuán extrañas sonarían las doctrinas del maestro León a oídos atontados por el estruendo de tambores y mosquetes! Penetró en lo más hondo de la paz cósmica, en la solidaridad universal, en el concierto universal, en la Razón hecha Humanidad, Amor y Salud.
    • 1903 Bobadilla, E. Fuego [2003] Cuba (CDH )
      En el centro, desnudo de medio cuerpo arriba, un gigante de ébano tocaba con las manos un tambor largo y cilíndrico que sostenía entre las piernas.
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] 214 Perú (CDH )
      ¡Oh tambores aquellos que atronaban el aire! / ¡Oh guardianes aquellos enfilados en pie!... / ¡Quién volviese á esos siglos del valor y el donaire! / ¡Quién viviese la vida de ese tiempo que fué! /
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] Perú (CDH )
      / Oyó mil veces el clarín hispano / y el atambor del épico redoble, / que ensordecieran á la Fama un día; / pero, al estancamiento del pantano / que se resigna á su apacible suerte, / prefirió el movimiento tumultuoso / de espumante raudal.
    • 1906 Ortiz, F. Negros brujos [1973] Cuba (CDH )
      Los tambores se templan al calor del fuego producido por la combustión de unas ramas secas, de paja de maíz, etc., etc. La marímbula también se emplea a a veces para acompañar la danza bruja; pero con menor frecuencia.
    • 1906 Ortiz, F. Negros brujos [1973] 178 Cuba (CDH )
      Este es uno de los motivos de la tolerancia que hasta ahora se ha tenido en los núcleos de población poco densos respecto, de los brujos, los cuales con astucia obtienen que las autoridades permitan tácita y benévolamente los actos externos de su culto (toque de tambores, danzas rituales, fiestas del santo, etcétera), hábilmente encubiertos con la máscara de un inocente pasatiempo propio de los africanos.
    • 1906 Ortiz, F. Negros brujos [1973] Cuba (CDH )
      Equivale al antiguo tambor sagrado llamado dabá, de que ya habló el viajero árabe El-Bekri. El segundo tambor, llamado en Cuba la tumba, se toca con un palo pequeño, es de metro y medio de longitud, y para tocarlo se sostiene entre las piernas. El tercero es mucho más pequeño, recibe el nombre de llamador y se toca sosteniéndolo como el anterior. Es el que señala las vueltas de los bailadores y el golpe de frente, es decir, el momento culminante del baile, por su erotismo. Los tambores se templan al calor del fuego producido por la combustión de unas ramas secas, de paja de maíz, etc., etc. La marímbula también se emplea a a veces para acompañar la danza bruja; pero con menor frecuencia.
    • 1906 Ortiz, F. Negros brujos [1973] Cuba (CDH )
      El segundo tambor, llamado en Cuba la tumba, se toca con un palo pequeño, es de metro y medio de longitud, y para tocarlo se sostiene entre las piernas. El tercero es mucho más pequeño, recibe el nombre de llamador y se toca sosteniéndolo como el anterior. Es el que señala las vueltas de los bailadores y el golpe de frente, es decir, el momento culminante del baile, por su erotismo. Los tambores se templan al calor del fuego producido por la combustión de unas ramas secas, de paja de maíz, etc., etc. La marímbula también se emplea a a veces para acompañar la danza bruja; pero con menor frecuencia.
    • 1907 Benavente, J. Intereses creados [1995] 68 Esp (CDH )
      Y los tambores..., ¡ran, rataplán, plan!
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Cerraba la marcha la guardia real de a caballo con pífanos y tambores.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Púsose en movimiento todo el ejército con los arcabuces vueltos hacia abajo, las lanzas, picas y banderas arrastrando, roncos los tambores, los clarines y pífanos destemplados.
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Paraguay (CDH )
      Maneja estos objetos como tambores, y añade aullidos especiales y rítmicos y silbidos lúgubres, el conjunto de todo lo cual forma una música atroz que hay que oír para tener idea de ella.
    • 1910 Sanjurjo, D. R. Física general [1910] Esp (CDH )
      Según la forma de arrollamiento de las espiras del inducido, se llaman de sistema Gramme, de tambor (Siemens-Halske) ó de disco.
    • 1910 Sanjurjo, D. R. Física general [1910] 358 Esp (CDH )
      El sistema de tambor consiste (figura 352) en un cilindro SS1, á cuyo alrededor, y en el sentido de sus generatrices, se ha arrollado el inducido, que es de varios alambres ó secciones, que cada una comprende una sección meridiana del cilindro ó tambor. Este se aloja entre las expansiones polares, y las vueltas eficaces son las que están en el sentido de las generatrices, ó sean las más largas; son muy usados, si bien no tienen gran rigidez, ni las secciones independientes del inducido pueden ser muy numerosas. Fig. 352.
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] República Dominicana (CDH )

      A cada paso, su voz estridente gritaba: «este condenao me está perdiendo mis hijos»; y en la mesa, todo medido, sin derecho a repetir, él, que después de las mosucasdel colegio, tenía ganas de sentirse pin-pin, sonándose la piel de la barriga como un tambor; ¿y no había inventado ¡mal rayo lo partiera! que del pollo, su presa preferida era el pescuezo, y a chupar carreteles le condenó mientras los demás engullían tiernas pechugas, sabrosos muslos y alas, deleitándose. con el amargor del palomo, de esos pollos silvestres nutridos con hierbas aromáticas?

    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] República Dominicana (CDH )
      De tales graneros, extrajo algún provecho, indigestando mente y memoria de hechos y nombres históricos, frases rotundas y palabras sonoras y brillantes, que luego habían de vibrar en su prosa con redobles de tambor.
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] República Dominicana (CDH )
      Las cornetas a la sordina y los a tambores destemplados indican duelo. Y en seguida, un oficial acerca uno de los dos cañones, un cabo toma del arcón un cartucho, abre la recámara, la cierra, coloca el tirafrictor, y alejándose unos pasos dispara.
    • 1914 Espina, C. Esfinge [1914] Esp (CDH )
      Entre grandes estrépitos, de escandalosa y memorable resonancia, un tambor y un cornetín anunciaban, á poco, el extraordinario espectáculo, para las nueve y media en punto.
    • 1916 Ambrogi, A. LTrópico II [1916] El Salvador (CDH )
      Unos cuantos pasos delante de él marchaba un muchachuelo astroso, peludo como un osezno. Marchaba, redoblando desganadamente un tambor de caja pintarrajeada de añil, y cargando a la espalda un respetable matate en que iban guardándose las dádivas de los creyentes campesinos.
    • 1916 Ambrogi, A. LTrópico II [1916] El Salvador (CDH )
      Se ha ido, tal como viniera, bajo el crudo sol, entre el polvo del camino, con la caja de hojalata del Santo en brazos, precedido del muchachuelo astroso, peludo como un osezno, que golpea, que golpea con desgano en su tambor pintarrajeado de añil.
    • 1916 Ambrogi, A. LTrópico II [1916] El Salvador (CDH )
      Es el mismo tambor de la romería, redoblando a lo lejos, el que convoca a tos fieles. Y si por la distancia no fuera el golpeteo del parche el que recordara la hora del rezo, lo harían los cargadores, que de cuando en cuando, asordan el sosegado ambiente con el estallido de sus petardos.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      De pronto, sin matices, rompe el silencio de la calle el seco redoble de un tamborcillo. Luego, una voz cascada tiembla un pregón jadeoso y largo.
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      El viejo toca y toca el tambor. Un grupo de chiquillos sin dinero, las manos en el bolsillo o a la espalda, rodean, mudos, la cajita. A poco, llega otro corriendo, con su perra en la palma de la mano. Se adelanta, pone sus ojos en la lente... /
    • 1916 Jiménez, J. R. Platero [1987] Esp (CDH )
      Se adelanta, pone sus ojos en la lente... / —¡Ahooora se verá... al general Prim... * en su caballo blancoooo...! —dice el viejo forastero con fastidio, y toca el tambor.
    • 1917 Reyes, A. Anáhuac [1984] México (CDH )
      Hasta ellos, en algún oscuro rito sangriento, llegaba —ululando— la queja de la chirimía y, multiplicado en el eco, el latido del salvaje tambor.
    • 1917 Reyes, A. Anáhuac [1984] México (CDH )
      Los gigantescos ídolos —afirma Cortés— están hechos con una mezcla de todas las semillas y legumbres que son alimento del azteca. A su lado, el tambor de piel de serpiente que deja oír a dos leguas su fúnebre retumbo; a su lado, bocinas, trompetas y navajones.
    • 1917 Reyes, A. Anáhuac [1984] México (CDH )
      A un fuerte silbido rompen a sonar los tambores, y los danzantes van apareciendo con ricos mantos, abanicos, ramilletes de rosas, papahigos de pluma que fingen cabezas de águilas, tigres y caimanes.
    • 1918 Quiroga, H. Cuentos Amor [1993] Uruguay (CDH )
      Temblando fue hasta el velador y cogió el revólver, pero recordó su nueva promesa, y durante un larguísimo tiempo permaneció allí de pie, limpiando obstinadamente con la uña una mancha del tambor.
    • 1918 Vallejo, C. Heraldos [1985] 42 Perú (CDH )
      / Cuando las sienes tocan su lúgubre tambor, / cuando me duele el sueño grabado en un puñal, / ¡hay ganas de quedarse plantado en este verso!
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bolivia (CDH )

      Era el atardecer. El sol brillaba en el cielo, próximo a esconderse tras el elevado monte; a lo lejos se escuchaban los gritos de los pastores, que en huertas y viñedos ahuyentaban a las aves, sacudiendo tambores o haciendo reventar sus fuetes estrepitosamente.

    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bolivia (CDH )
      A la entrada del sol Agiali presentó al hermano de su novia un tambor, y plantó una bandera blanca en medio del patio junto a la mesa.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bolivia (CDH )
      A poco, contestó otro tambor de la casa más cercana a la de Agiali, otro de la más distante, en la opuesta orilla del río; a los pocos minutos, en cada casa latía un timbal, y la llanura se poblaba de un enorme y desconcertante fragor de tambores agitados con la alegría de un regocijante suceso.
    • 1920 Carmen Lyra Cuentos Tía Panchita [2003] Costa Rica (CDH )

      Y no fue cuento sino que enseguida se puso en funcia: se fue a buscar una coyunda muy fuerte, muy fuerte y muy larga, muy larga; después yo no sé de dónde se hizo de un tambor que escondió entre unos matorrales y corrió a buscar a Tía Ballena. Por fin dió con ella.

    • 1920 Carmen Lyra Cuentos Tía Panchita [2003] Costa Rica (CDH )
      Cuando todo esté listo toco en mi tambor. Al oir el redoble, se me pone usté a jalar con toda alma.
    • 1920 Carmen Lyra Cuentos Tía Panchita [2003] Costa Rica (CDH )
      Cuando todo esté listo redoblaré en mi tambor y entonces usté se pone a jalar con toda alma porque está muy metida.
    • 1922 Pedrell, F. Cancionero musical popular, I p. 94 Esp (BD)
      Abre la marcha de la procesión nocturna el Capitá Metiaia y cohorte de armats que le escoltan, provistos de recias alabardas. Capitán y armats, estos en dos largas hileras, marchan, lentamente, al paso, regulando la marcha y los golpes de alabardas al ritmo de dos armats provistos de sendos tamborazos. El ritmo de los tales tamborazos es isócrono, y de cada cuatro golpes de los tambores, el tercero corresponde, duro y fuerte, haciendo saltar chispas del empedrado, al golpe de las alabardas.
    • 1922 Pellicer, C. Iguazú [2002] 263 Antología México (CDH )
      / Con tambores gigantes llama a reunión a la selva; / con violines agudos atrae a la golondrina.
    • 1924 Palacios, J. Receptores radiotelefónicos [1924] Esp (CDH )

      Para construir un arrollamiento en panal se emplea como matriz un cilindro de madera de unos 50 mm de diámetro y 4 cm de altura. Para facilitar las manipulaciones, conviene que dicho tambor lleve un eje formado por una varilla de madera. En cada uno de los extremos del tambor (fig. 107), a una distancia de unos 3 mm de los bordes, se perforan, por ejemplo, treinta agujeros equidistantes, en los que se introducen, a frotamiento suave, trozos de aguja de hacer media de 4 cm de longitud, de modo que puedan sacarse fácilmente después de terminado el carrete.

    • 1924 Palacios, J. Receptores radiotelefónicos [1924] Esp (CDH )
      El eje se maniobra mediante un tambor de ebonita provisto de una escala con un índice que sirve de punto de referencia. La figura 94 representa un condensador variable montado en un cilindro de cristal o de celuloide. Se acciona mediante dos varillas: una sirve para variar la capacidad de modo ordinario; la otra, que mueve una sola lámina, sirve para afinar, es decir, para producir pequeñas variaciones de capacidad. Se llama condensador-vernier .
    • a1924 Vaz Ferreira, M. E. Isla Cánticos [2006] Uruguay (CDH )
      Alma mía ¿qué velas / en la nocturna hora, como los centinelas, / con los ojos abiertos para mejor velar, / si no tienes ningún tesoro que guardar? / ¿Qué velas, alma mía, / mientras que asordinados en su funda sombría / redoblan sin cesar / tambores misteriosos su trémula elegía? / Que guardar ni esperar tienes ningún tesoro.
    • 1926 Romero, F. / Fdz Shaw, G. El caserío [1926] Esp (CDH )
      Empieza a tocar el chistu y el tamboril y Chomin el tambor.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Colombia (CDH )
      Marcan los pies el ritmo, como los golpes del bolillo en el parche del tambor. En repentino y simultáneo ímpetu, se desprenden, se vuelven del revés, espalda con espalda.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Colombia (CDH )
      Hace redoblar el tambor por las esquinas de la plaza y Tigre arriba. Son las diez; y las gentes salen de sus casas y, unidas a las que trasiegan por ahí, con motivo del baile, se agolpan frente a la Alcaldía. El mismo Don Pedro echa el bando.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Colombia (CDH )
      Él que sale y el tambor que redobla. Grande cosa debe ser cuando prolonga el llamado con tanta persistencia. Las gentes acuden y acuden, más y más alebrestadas.
    • 1929 Mejía Nieto, A. Relatos nativos [1929] Honduras (CDH )
      Cuando la puerta se abrió para dar salida a éste, se oyó de pronto una voz subyugadora cantando y muchos pies como tambores, pateando el piso, llevaban así el compás de la música; aquel canto bello concluyó por irritar a José Ramón.
    • 1929 Mejía Nieto, A. Relatos nativos [1929] Honduras (CDH )
      Se oye el tambor... Ah!... sí.
    • 1931 Guillén, N. Sóngoro [1974] 121 Cuba (CDH )
      / Chorro de sangre joven / bajo un pedazo de piel fresca, / y el pie incansable / para la pista profunda del tambor.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Venezuela (CDH )
      ¡Y tambor y tambor y el agua que chorreaba! El mentado Matías era un indio grande, mal encarado, godo, * que andaba alzado por los lados del Pao y tenía pacto con el Diablo, y por ese pacto nadie se la podía ganar. Mandinga * le sujetaba la lanza.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Venezuela (CDH )
      ¡Y tambor y tambor y el agua que chorreaba! El mentado Matías era un indio grande, mal encarado, godo, * que andaba alzado por los lados del Pao y tenía pacto con el Diablo, y por ese pacto nadie se la podía ganar. Mandinga * le sujetaba la lanza.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Venezuela (CDH )
      Un día, a son de tambor y pregón, se congregó la población en la Plaza Mayor. Sobre un estrado se leyó una orden del capitán general Guevara y Vasconcelos ofreciendo treinta mil pesos a quien presentara la cabeza del traidor Miranda, * enemigo de Dios y del Rey.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Uruguay (CDH )
      Por el camino real redoblaban tambores los cascos de la tropilla. A los troperos les parecía que el caserío en masa les salía al encuentro. A cada instante lo veían más distinto. Los árboles, los edificios destacándose del informe montón y proyectando siluetas sobre el horizonte, marcado por la lividez de la muerte.
    • 1933 Mtz Estrada, E. Radiografía Pampa [1991] Argentina (CDH )
      Los caballeros de la verdad en arremetida contra los caballeros del grosero ensueño. Iban a restituir su verdadero sentido a la conquista, a despertar del sueño al soñador. Ahí estaban, a caballo, sonando sus cuernos y tambores de guerra, a decir que había que contar con ellos, la realidad reprimida, tabú.
    • 1937 Palés Matos, L. Tuntún [1978] 149 Puerto Rico (CDH )
      / En el silencio de la selva / bate el tambor sacramental, / y el negro baila poseído / de la gran bestia original.
    • 1937 Palés Matos, L. Tuntún [1978] Puerto Rico (CDH )
      / Haití te ofrece sus calabazas; / fogosos rones te da Jamaica; / Cuba te dice: ¡dale, mulata! / Y Puerto Rico: ¡melao, melamba! / ¡Sús, mis cocolos de negras caras! / Tronad, tambores; vibrad, maracas.
    • 1938 Gorostiza, J. Muerte [1988] 82 México (CDH )
      Porque en el lento instante del quebranto, / cuando los seres todos se repliegan / hacia el sopor primero / y en la pira arrogante de la forma / se abrasan, consumidos por su muerte / —¡ay, ojos, dedos, labios, / etéreas llamas del atroz incendio!— / el hombre ahoga con sus manos mismas, / en un negro sabor de tierra amarga, / los himnos claros y los roncos trenos / con que cantaba la belleza, / entre tambores de gangoso idioma / y esbeltos címbalos que dan al aire / sus golondrinas de latón agudo [...]. /
    • 1938 Gorostiza, J. Muerte [1988] 82 México (CDH )
      Porque el tambor rotundo / y las ricas bengalas que los címbalos / tremolan en la altura de los cantos, / se anegan, ay, en un sabor de tierra amarga, / cuando el hombre descubre en sus silencios / que su hermoso lenguaje se le agosta, / se le quema —confuso— en la garganta, / exhausto de sentido [...]. /
    • 1940 Cabral, M. Compadre Mon [2003] República Dominicana (CDH )
      / El trueno no lo sabe, / pero tú estás en al garganta ronca / de los tambores que enloquecieron / de tanto hablar de ti..., de los rugidos / del paso de tu sangre.
    • 1940 Cabral, M. Compadre Mon [2003] República Dominicana (CDH )
      / Pero todo, todo está aquí en mi sangre: / la flaca silla antigua, mi candado de tabla, / y hasta de contrabando la palabra Manuel, / porque es mi nombre, pero aquel apodo / es el que juega con el perro y canta / Bajo la lluvia, y se le poner ronco / le tambores el pecho cuando lo atolondran / los truenos y los rayos.
    • 1943 Sinán, R. Plenilunio [1961] 2 Panamá (CDH )
      Alcánceme una retorta... Cualquiera... Esa del pico hacia abajo... Qué avechucho, ¿verdad?... Combinaremos diversos elementos: Varias ondas sonoras, un polvillo de luna y unas gotas de extractos glandulares... Ahora, un poco de fuego para fundir la mezcla... ¡Mire, usted, va elevándose como un túmulo de humo! Es la neblina de las grandes pasiones. ¿No oye esa música, esos ayes, esos tambores lúgubres?
    • 1943 Sinán, R. Plenilunio [1961] Panamá (CDH )
      Yo comencé a batir sobre la mesa como sobre un tambor... Y resultó que hasta la negra Sabina se unió al grupo con su voz destemplada... Crispín, entusiasmado, bailó con La Macksita, pero hacía tales muecas, que a ella le entró un ataque de hilaridad.
    • 1943 Subirá, J. LéxMúsica danza Esp (FG)
      TAMBORAZO. m. Mús. Tambor de tamaño descomunal.
    • 1944 Saz, A. Panamá [1944] Panamá (CDH )
      La formaban dos tambores de un parche altos, del tronco hueco de un árbol y un tambor de dos parches. Aquellos los tocaban con los dedos, éste con palos. Después se completaban con instrumentos más urbanos flauta, violín del istmo o rabel y violón. Para bailarlo (véase el grabado de la página 49) las muchachas se vistieron de "pollera", típico traje femenino del baile algo parecido al traje sevillano de volantes que consiste en holgado camisón lleno de arandelas y arambeles. Hoy lo bailan sin sombreros con la cabeza adornada de filigranas o "tembleques". Hacia 1870 todavía lo bailaban con el sombrero panamá calado.
    • 1944 Saz, A. Panamá [1944] 149 Panamá (CDH )
      Estas danzas se acompañan con la flauta y el pequeño tambor repicador. Indios y criollos se alegran con las incidencias de las representaciones y siempre tienen alguna cosa que celebrar bebiendo el guarapo (aguardiente de caña). Los personajes femeninos no intervienen en las discusiones de las farsas.
    • 1924-1945 Mistral, G. Ternura [1996] Chile (CDH )
      Bailan atarantados / a la luna o al sol, / volando cabezuelas, / talles y color. / Las zamarrea el viento, / las abre el calor, / las palmotea el río, / las aviva el tambor. /
    • 1924-1945 Mistral, G. Ternura [1996] Chile (CDH )
      Niño indio, si estás cansado, / tú te acuestas sobre la Tierra, / y lo mismo si estás alegre, / hijo mío, juega con ella... / Se oyen cosas maravillosas / al tambor indio de la Tierra: / se oye el fuego que sube y baja / buscando el cielo, y no sosiega.
    • 1924-1945 Mistral, G. Ternura [1996] Chile (CDH )
      / Donde el indio lo está llamando, / el tambor indio le contesta, / y tañe cerca y tañe lejos, / como el que huye y que regresa... / Todo lo toma, todo lo carga / el lomo santo de la Tierra: / lo que camina, lo que duerme, / lo que retoza y lo que pena: / y lleva vivos y lleva muertos / el tambor indio de la Tierra.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Guatemala (CDH )

      Y un vuelco con otro del corazón: «¿Que me llevan preso al general? Bueno, pues para eso es hombre y preso se queda. Pero que acarreen con la señorita... ¡Sangre de Cristo! El tiznón no tiene remedio. Y apostara mi cabeza que ésas son cosas de algún guanaco salado y sin vergüenza, de esos que vienen a la ciudad con las mañas del monte.»

      Tocó de nuevo. La casa, la calle, el aire, todo como en un tambor. Era desesperante que no abrieran.

    • 1946 Caro Baroja, J. Pueblos España [1981] II, 360 Esp (CDH )
      En la parte vascofrancesa más alejada de la costa, sobre todo en el país de Soule, comienza a verse usado un tipo de tambor de cuerdas llamado «soïnua», instrumento que luego se encuentra en el Alto Aragón con el nombre de «chicotén» (Jaca) y en el Bearn, y cuya relación con los salterios es evidente, como la tienen también los «guitarrones» triangulares aragoneses.
    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] Guatemala (CDH )
      Ya sonaban los tambores, las flautas, los caracoles, los atabales, los tunes. Ya estaban adornados los sitiales con respaldo. Había flores, frutos, pájaros, colmenas, plumas, oro y piedras caras para recibir a los guerreros.
    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] Guatemala (CDH )
      No se oían sus tambores, no sus clarines, no sus pasos, que arrebataba el silencio de la tierra. Avanzaban sin clarines, sin pasos, sin tambores.
    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] Guatemala (CDH )
      Avanzaban sin clarines, sin pasos, sin tambores.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      Esquinazos, buzones, ribetes de las cosas, una conversación sobre la guardia civil, el reclamo de perdiz del cura, la clase de solfeo del maestro —mi hermano quería saber acordeón—, una fiesta de baile en casa de la hija del herrero, misa del domingo, noticias de la encamada del pueblo —veinte años sin levantarse—, una casa muy cerca que creíamos muy lejos, el hombre del chaleco fatal, la vieja que llevaba un muerto en la barriga, una alcuza de hojalata muy nueva, el tambor de los pregones, colegios de papel blanco, ramas de olivo, mártires, espejos con espejos dentro como trillizos, temores de ese criminal que se queda dentro de la casa cuando se han cerrado todos los cerrojos —"¿Ha sobrado leche?"—, zócalos de conejos que corren al campo como escapados de sus cárceles, burros como de chafalonía, labriegos con la frente arada, enterradores de niñas metidas en cajas de coronas...
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Argentina (CDH )
      Ahora más que nunca necesitaba posar un ojo inteligente sobre las cosas que venían sucediendo en su alma desde que los tambores de la noche penitencial habían redoblado para él; y no era el caso de entregarse a un pavor infantil de génesis y catástrofes.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] 15 Argentina (CDH )
      Y otra vez habían empezado a redoblar en su alma los admonitorios tambores de la noche, y ante sus ojos alucinados vio cómo Solveig se marchitaba y caía entre las rosas blancas, mortales como ella.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Argentina (CDH )
      Un terror sagrado que redobla sus tambores desde la lejanía, in crescendo, in crescendo, hasta romperme los tímpanos del alma. El pez en el anzuelo, yo: un pez que ha mordido el anzuelo invisible y se retuerce a medianoche.
    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] Esp (CDH )
      Isócronamente, matemáticamente, el endecasílabo se parte en encabalgamiento abrupto, como con el golpe de tambor o de platillos la demorada prolongación ascensional de la orquesta.
    • 1949-1950 Ayala, F. Usurpadores [1992] Esp (CDH )
      Cuando ya no quedó ninguno por ejecutar, fueron sacados los cuerpos en una carreta y expuestas en el atrio de la iglesia las cabezas, formando una campana que anunciaba el escarmiento dispuesto por el rey en quienes más se habían atrevido —según explicó un pregonero, convocado el pueblo a tambor batiente. Un silencio de horror dominó en la plaza, y eso duró todo el día, y se hizo aún más denso en la noche.
    • 1950 Pablo Neruda Canto general [1981] 29 Chile (CDH )
      / El muro, el muro! Si sobre su sueño / gravitó cada piso de piedra, y si cayó bajo ella / como bajo una luna, con el sueño! / Antigua América, novia sumergida, / también tus dedos / al salir de la selva hacia el alto vacío de los dioses, / bajo los estandartes nupciales de la luz y el decoro, / mezclándose al trueno de los tambores y de las lanzas, / también, también tus dedos, / los que la rosa abstracta y la línea del frío, los / que el pecho sangriento del nuevo cereal trasladaron / hasta la tela de materia radiante, hasta las duras cavidades, / también, también, América enterrada, guardaste en lo / más bajo, / en el amargo intestino, como un águila, el hambre?
    • 1950 Pablo Neruda Canto general [1981] 73 Chile (CDH )
      / Trajimos tela y cántaro, tejidos / gruesos como las trenzas conyugales, / alhajas como almendras de la luna, / y los tambores que llenaron / la Araucanía con su luz de cuero.
    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] Argentina (CDH )

      En este lugar, hacía cuarenta años, habíanse congregado los montoneros para la desventura que dio sus carnes a los pájaros y a los perros; de ahí salió Manuel Mesa, que fue ejecutado en la plaza de la Victoria, mientras los tambores sonaban para que no se oyera su ira; de ahí, el desconocido que engendró a Cruz y que pereció en una zanja, partido el cráneo por un sable de las batallas del Perú y del Brasil.

    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] Argentina (CDH )
      Las personas de esa terraza tocaban el tambor y el laúd, salvo unas quince o veinte (con máscaras de color carmesí) que rezaban, cantaban y dialogaban. Padecían prisiones, y nadie veía la cárcel; cabalgaban, pero no se percibía el caballo; combatían, pero las espadas eran de caña; morían y después estaban de pie.
    • 1929-1952 Cuadra, P. A. Tierra prometida [1952] Nicaragua (CDH )
      / Yo / con mi linaje / con mi bandera de muertos / repitiendo el deseo de horizonte / caminando / eternamente sonando el tambor de mi piel / como la luna.
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Honduras (CDH )
      Redoblaban los tambores y los clarines con sus alegres dianas marcaban el ritmo de la marcha. Era aquella larga fila como una visión dantesca; los hombres sucios y andrajosos, con los cuerpos consumidos por el hambre y los ojos hundidos por el insomnio y la fatiga.
    • 1939-a1952 Lachatañaré, R. Sistema religioso lucumí [1992] Cuba (CDH )
      Al menos, los tambores usados en algunos ceremoniales parecen proceder de las culturas ewe, los que correspondiendo a los usados en la tumba francesa, y que, es muy posible, fueron introducidos por esclavos procedentes de Haití, son de una longitud de tres pies aproximadamente, la circunferencia del parche es amplia y la base, que ha de descansar en el suelo, es más angosta. Además, se usan otros instrumentos musicales que no hemos visto en La Habana, como las marugas y los cencerros.
    • 1947-1952 Mutis, Á. Primeros poemas [1992] Maqroll Colombia (CDH )
      / En su pieza el Capitán reza las oraciones / y olvida sus antiguas culpas, / mientras su perro orina / contra la tensa piel de los tambores.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] 11 Guatemala (CDH )
      Se oye que andan cuando anda el Gaspar. Se oye que hablan cuando habla el Gaspar. El Gaspar anda por todos los que anduvieron, todos los que andan y todos los que andarán. El Gaspar habla por todos los que hablaron, todos los que hablan y todos los que hablarán. * Esto decían los ancianos del pueblo a los maiceros. * La tempestad aporreaba * sus tambores * en la mansión de las palomas azules y bajo las sábanas de las nubes en las sabanas. *
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Guatemala (CDH )
      El que leía el bando, el grupo de vecinos que escuchaba de esquina en esquina * —casi siempre, el mismo grupo—, los soldados que lo escoltaban con tambor y corneta, no parecían de carne, sino de miltomate, * cosas vegetales, comestibles...
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Guatemala (CDH )
      Ante vuestra faz sea dicho, ante vuestra faz apagamos en los conductores del veneno blanco y en sus hijos y en sus nietos y en todos sus descendientes, por generaciones de generaciones, la luz de las tribus, la luz de la prole, la luz de los hijos, nosotros, los cabezas amarillas, nosotros, cimas del pedernal, moradores de tiendas móviles de piel de venada virgen, aporreadores de tempestades y tambores, * que le sacamos al maíz el ojo del colibrí fuego, * ante vuestra faz sea dicho, porque dieron muerte al que había logrado echar el lazo de su palabra al incendio que andaba suelto en las montañas de Ilóm, llevarlo a su caza y amarrarlo en su casa, * para que no acabara con los árboles trabajando a favor de los maiceros negociantes y medieros.
    • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 89 Cuba (CDH )
      Y con miedo advertí que se confiaba en mí, firmemente, para traer, entre otros idiófonos singulares, un injerto de tambor y bastón de ritmo que Schaeffner y Curt Sachs ignoraban.
    • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 100 Cuba (CDH )
      Si los museos atesoraban más de un Stradivarius sospechoso, bien poco delito habría, en suma, en falsificar un tambor de salvajes.
    • 1953 Mutis, Á. Elementos desastre [1992] 50 Maqroll Colombia (CDH )
      / El templado parche de los tambores arroja la perla que prolonga su ruido en las cañadas y en el alto y vasto cielo de los campos.
    • 1953 Rulfo, J. Llano en llamas [1992] México (CDH )

      Afuera se oía el ruido de las danzas; los tambores y la chirimía; *el repique de las campanas. Y entonces fue cuando me dio a mí tristeza. Ver tantas cosas vivas; ver a la Virgen allí, mero enfrente de nosotros dándonos su sonrisa, y ver por el otro lado a *Tanilo, como si fuera un estorbo. Me dio tristeza.

    • 1953 Rulfo, J. Llano en llamas [1992] 64 México (CDH )
      Uno da de topes contra los pilares del corredor horas enteras y la cabeza no se hace nada, aguanta sin quebrarse. Y uno da de topes contra el suelo; primero despacito, después más recio y aquello suena como un tambor.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] Argentina (CDH )
      Trajano había amado esos bellos sonidos de músicas guerreras, semejantes a los címbalos y los tambores de los regimientos partos; en él habían suscitado ecos y respuestas; a mí me irritaban y me aturdían.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] Argentina (CDH )
      . Por fin, Antínoo y yo decidimos apostarnos cerca de una charca arenosa cubierta de juncos. Decíase que el león acudía allí a beber a la caída de la noche. Los negros estaban encargados de encaminarlo hacia nosotros con gran algarabía de tambores, címbalos y gritos; el resto de nuestra escolta permanecía a cierta distancia.
    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] Argentina (CDH )

      Pero del fondo de la íntima casa un farol se acercaba: un farol que rayaban y a ratos anulaban los troncos, un farol de papel, que tenía la forma de los tambores y el color de la luna. Lo traía un hombre alto. No vi su rostro, porque me cegaba la luz. Abrió el portón y dijo lentamente en mi idioma.

    • 1956 Piñera, V. Cuentos [1999] Cuba (CDH )

      Sólo que un espíritu vulgar habría puesto en todo esto las inevitables livideces que se originan merced al contrapunto empeñado entre ciertas tintas especiales del alba y los chamuscados reflejos de los faroles de posición; el lúgubre redoble de cierto tamborcillo y los friolentos capotes de la guarnición donde se abandonan los rifles en la parte del hombro para caer de vez en cuando a tierra con sordos golpes de piqueta de sepulturero.

    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] 34 Esp (CDH )
      Y una mañana, cuando salía rojo el sol sobre las colinas en que crecen los pejigos y los naranjos, tocaron las trompetas y los tambores y levantamos el campo, y dimos comienzo a una larga marcha, y en dos días dejamos atrás los labradíos y los estanques, y entramos al desierto y bebimos agua de los pozos, y decían que íbamos a conquistar el Farfistán, que es donde tienen los de Gazna sus tesoros escondidos, y que dama Caliela le había enseñado al emperador el Ciprianillo de aquellas montañas de oro, y bien se veían en la noche, cuando acampábamos en las arenas, a lo lejos las luces de los oasis del Farfistán.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] Esp (CDH )
      Salí de los donados por paje de un señor canónigo de Aviñón, muy amigo de pasear por el puente tal noche como aquella viendo el animado y abigarrado concurso, y más que nada por oír tambores, que es música en la que los canónigos de Aviñón, como los de Tarascón, siempre fueron peritos.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Perú (CDH )
      Lo tocan en tropas, acompañándose de tambores; en las plazas, el campo abierto o en los corrales y patios de las casas, no en el interior de las habitaciones.
    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Perú (CDH )
      En su hacienda no se emborrachan los indios, no tocan esas flautas y tambores endemoniados; rezan al amanecer y al Angelus; después se acuestan en el caserío. Reina la paz y el silencio de Dios en sus haciendas.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cuba (CDH )
      Con dos tambores andaba Juan a lo largo del Escalda —el suyo, terciado en la cadera izquierda; al hombro el ganado a las cartas—, cuando le llamó la atención una nave, recién arrimada a la orilla, que acababa de atar gúmenas a las bitas.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cuba (CDH )
      Ante la salida de aquellos árboles vestidos de suntuosas cáscaras quedó la tarde transfigurada y un olor a zumos, a pimienta, a canela, hizo que Juan, atónito, pusiera en el suelo el tambor cargado en el hombro, para sentarse a horcajadas sobre él.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cuba (CDH )
      Ya venían a cargar los árboles enanos unos carros entoldados que eran de la intendencia. Ahuecado el estómago por el repentino deseo de comer una olleta de panzas o roer una uña de vaca, Juan volvió a montarse en el hombro el tambor ganado a los naipes.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cuba (CDH )
      En medio de la plaza, con los cobres al sol, los seis trompetas del Adelantado se habían concertado en folías, en tanto que los atambores borgoñones atronaban los parches, y bramaba, como queriendo morder, un sacabuche con fauces de tarasca.
    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] México (CDH )
      Primera madrugada de tambores y descargas en el patio.
    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] 276 México (CDH )
      El silencio y la oscuridad de Hortensia, su falta de palabras o de gemidos, su entrega sin hacer ruido, sin anunciar con tambores esa entrega concentrada y furiosa
    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] México (CDH )

      [...] ginebra y ron, batachán, ginebra y ron, batachán, batachán, iba y venía, de Playa Azul a Copacabana al Bum-Bum, el ritmo del tambor tropical, los cuerpos enlazados, ginebra y ron, las axilas al aire, batachán, la contorsión de miembros, la uña blanca y vegetal de Acapulco incrustada en el dedo de alcohol y cemento y dólares.

    • 1958 Martín Gaite, C. Visillos [1958] Esp (CDH )
      Detrás, los hombrecitos de la música: uno le daba al tambor y otros se agachaban a recoger perras y pesetas dentro de la boina.
    • 1959 Arreola, J. J. Bestiario [1972] México (CDH )
      trompetas y campanas, cohetes y tambores. Y para terminar, unos ingeniosos juegos de moral pirotécnica que se quedaron a medio arder.
    • 1960 Usigli, R. Corona fuego [1966] México (CDH )
      / Hermano, escucha antes de que enciendas la fiesta / y de que la bocina de caracol y el huéhuetl / se junten al batir del teponaztle, / al monótono percutor de hueso / y a la música dulce de la flauta / hermano, yo sé que, sin saber cómo / —porque esto ha de ser cosa de los dioses / que al fin vuelven sus ojos a nosotros—, / sé esto que te digo y regocija mi alma / y hace sonar como tambor percutido mi sangre.
    • 1961 Caro Baroja, J. Brujas [1966] 159 Esp (CDH )
      A veces teniendo en la mano candelas encendidas, con las que adoraron al Demonio, besándole en la forma dicha, cantan poemas obscenos en su honor y bailan al son del tambor y la flauta que tocan algunos sentados sobre las ramas de un árbol o realizan otras cosas ridículas y contra las costumbres de los demás mortales, tan mezclados están los demonios con sus secuaces.
    • 1961 Caro Baroja, J. Brujas [1966] Esp (CDH )
      Joanes de Goyburn o el mismo Miguel tocaban el «txistu» para que los reunidos bailaran y Juan de Sansin el tambor. * Este Juan era primo de los Goyburn, que no vivían en Zugarramurdi mismo, sino en un lugar a dos leguas de distancia, al que habían de volver volando cuando el gallo cantaba.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Argentina (CDH )
      Le extendió una mano huesuda, en la que venas enormes parecían querer salirse de una piel reseca y transparente como el tímpano de un viejo tambor.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Argentina (CDH )
      La primera vez que lo verifiqué personalmente fue todavía en Capitán Olmos, cuando íbamos caminando por la calle Mitre hacia su casa y de pronto vimos avanzar hacia nosotros al ciego que tocaba el tambor en la banda del pueblo.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] Cuba (CDH )

      Ya no la acompañaban pendones, tambores ni turbas;no conocía la emoción, ni la cólera, ni el llanto, ni la ebriedad de quienes, allá, la rodeaban de un coro de tragedia antigua, con el crujido de las carretas de rodar-hacia-lo-mismo, y el acoplado redoble de las cajas.

    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] Cuba (CDH )
      Al compás de tambores, flautas y violines, bailaban las parejas con un desaforo que encendió las mejillas de Sofía, escandalizada, muda, pero sin poder desprender la vista de aquella turbamulta entre paredes, dominada por la voz ácida de los clarinetes.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 63 Cuba (CDH )
      "Siento lo ocurrido", dijo Ogé a Víctor, como si asumiera, de pronto, la representación de un país entero. Y haciendo un pequeño gesto de despedida, regresó a la barca, de cuya borda trataba el pescador de alejar el cadáver de un caballo, empujándolo con el remo...Poco después, un trueno de tambores estalló sobre Port-au-Prince, alcanzando las cimas de los mornes.
    • 1962 Cortázar, J. Cronopios [2003] 24 Argentina (CDH )
      Después se irá viendo cómo en esta mano de mármol desollado las venas vagan armoniosas, por placer de aguas, por artificio de juego, hasta poco a poco acercarse, confluir, enlazarse, crecer a arterias, derramarse duras en la plaza central donde palpita el tambor de vidrio líquido, la raíz de copas pálidas, el caballo profundo.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 46 México (CDH )
      Avanzará hacia tus ojos cerrados, con el rumor creciente de sus pífanos y tambores, la tropa ruda, isabelina, española y tú atravesarás bajo el sol la ancha explanada con la cruz de piedra en el centro y las capillas abiertas, la prolongación del culto indígena, teatral, al aire libre, en los ángulos.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] México (CDH )
      Aunque todos los rumores de la guerra y los de la paz —cenzontles, viento, bramidos lejanos— que persistían se convirtieran en ese tambor único, sordo, que englobaba todos los ruidos y los reducía a una tristeza pareja. Tropezó con un cadáver.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 177 México (CDH )

      Las cantimploras vacías golpeaban hueco los muslos de los hombres; la caída de los pedruscos bajo las herraduras repetía ese sonido vacío y hondo, que se perdía sin ecos, con el único golpe seco de un tambor estirado, a lo largo del cañón.

    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Argentina (CDH )
      El tambor de la lluvia batía sobre los campos. Ilumináronsele los ojos azules.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 266 Argentina (CDH )

      El color deliraba en la anchura de la plaza, con los soldados de Borgoña, de terciopelo azul, amarillo y blanco; los servidores cardenalicios, de morado y negro; las sobrecubiertas y sayos de brocado, con bordados escudos; los rasos, los damascos, el oro y la plata, los penachos, las gualdrapas, los estandartes en los que tremolaba el águila de Carlos y la roja cruz de la Liga; las ballestas, las lanzas emperifolladas de flores, los pífanos, los tambores y sus cintas; los emblemas que pendían de las ventanas que atascaban los curiosos.

    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 528 Argentina (CDH )
      De tarde, en primavera, cuando asomaba a las ventanas a respirar el aire tibio, oía, en las callejas circundantes, el estrépito de los pequeños que jugaban a la batalla y batían cueros de tambor.
    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Perú (CDH )

      Entrarondespués del almuerzo como una inundación. Alberto los sintió aproximarse: invadían el descampado con un rumor de hierbas pisoteadas, repiqueteaban como frenéticos tambores en la pista de desfile, bruscamente en el patio del año estallaba un incendio de ruidos, centenares de botines despavoridos martillaban contra el pavimento.

    • 1963 Cortázar, J. Rayuela [1991] Argentina (CDH )
      A las tres de la mañana la rue Dauphine callaba, la respiración de Pola iba y venía, entonces había como un leve corrimiento, un menudo torbellino instantáneo, un agitarse interior como de segunda vida, Oliveira se enderezaba lentamente y acercaba la oreja a la piel desnuda, se apoyaba contra el curvo tambor tenso y tibio, escuchaba.
    • 1965 García Pavón, F. Liberales [1965] Esp (CDH )
      Cuando nos cambiamos de casa y hubo que tirar lo inservible, se llevó el trapero una buena colección de aquellos atambores de morazo, momificado ya el pellejo y oxidada la lata.
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] 156 Honduras (CDH )
      No necesitan a nadie más para salir a limosnear, pues aunque no llevan quién toque el tamborcito, les basta con la "campanía".
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Honduras (CDH )
      Las mujeres se reunían en las casas donde hacían nacimientos haciendo sonar las chicharras, los ayacastes (maracas), pitos y tambores y elevando este canto:
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      De tiempo en tiempo se oía el redoble vivo y rápido de un tambor. Antes de llegar a la plaza el alguacil os había obligado a volver atrás y estacionasteis en una costanilla, a pocos metros de la fonda.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      Los músicos golpeaban los tambores de modo obsesionante. Un miliciano tocaba el ekón con una varilla. Poco a poco la fiebre iba subiendo de grado y los abakuás marcaban el ritmo oscilando el cuerpo con temblores precisos y breves.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] 335 Esp (CDH )
      El ekón y los tambores martilleaban rítmicamente los oídos, conjurando la presencia del eribangandó oculto en el fambá secreto, diablito rojo y negro que se retorcía y bailaba con tintineo de campanillas al dirigirse a los neófitos postrados, Indísime Isón Paraguao Quende Yayomá y deslizar sus piernas sobre ellos, Indísime Isón Paraguao Quende Yayomá y frotarles el gallo por el cuerpo, Indísime Isón Paraguao Quénde Yayomá que corcaban todos los fieles al unísono, como una plegaria loca, como un ensalmo, Indisíme Isón Paraguao Quende Yayomá, fraternidad y amor de los que únicamente tú eras excluido.
    • 1966 Marsé, J. Teresa [1996] Esp (CDH )
      [...] junto al Cottolengo, en la explanada de sol donde los niños juegan al fútbol, pudo contemplar con una impunidad perfecta el extraño grupo estatuario, los restos todavía disciplinados y humillados (estaban en posición de firmes) de lo que sin duda fue una banda cuartelera, dos viejos tambores y una corneta abollada que trenzaban una interminable y monótona diana en medio del abrupto paisaje [...].
    • 1966 Marsé, J. Teresa [1996] Esp (CDH )
      No fue más que un instante, una señal, un guiño del sol en el latón bruñido y abollado de la corneta, una vibración desconocida en la tristeza neurótica de los tambores, pero a ella le bastó y la predispuso a cierta jubilosa y oscura promesa: "de hoy en adelante..."
    • 1966 Marsé, J. Teresa [1996] Esp (CDH )
      El sol de mediodía caía a plomo, no se notaba ni un soplo de aire y la corneta y los tambores parecían sonar desde todas partes.
    • 1967 Benet, J. Región [1996] 303 Esp (CDH )
      Me despertó un ruido —no un resplandor—, un inverosímil redoble de tambor seguido de un olor a ropa quemada.
    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] Cuba (CDH )
      En ese momento llegaba el senador Solaún, dueño, administrador, jerarca nato. Saltó gordo y pequeño y ágil de la máquina, vestido todo de dril 100 blanco y con el sombrero de jipipapa calado sobre la cabeza calva. Se oyó un redoble de tambores.
    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] 90 Cuba (CDH )
      Con su piel se encueró el ekué, que habla ahora en las fiestas de iniciados y es mágico. La piel de Sikán la Indiscreta se usó en otro tambor, que no lleva clavos ni amarres y que no debe hablar, porque sufre todavía el castigo de los lengua-largas.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Colombia (CDH )
      Esta vez llevaban un catalejo y una lupa del tamaño de un tambor, que exhibieron como el último descubrimiento de los judíos de Ámsterdam.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Colombia (CDH )
      Aquellas alucinantes sesiones quedaron de tal modo impresas en la memoria de los niños, que muchos años más tarde, un segundo antes de que el oficial de los ejércitos regulares diera la orden de fuego al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía volvió a vivir la tibia tarde de marzo en que su padre interrumpió la lección de física, y se quedó fascinado, con la mano en el aire y los ojos inmóviles, oyendo a la distancia los pífanos y tambores y sonajas de los gitanos que una vez más llegaban a la aldea, pregonando el último y asombroso descubrimiento de los sabios de Memphis.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] 53 Colombia (CDH )
      Usaba un escapulario con las imágenes borradas por el sudor y en la muñeca derecha un colmillo de animal carnívoro montado en un soporte de cobre como amuleto contra el mal de ojo. Su piel verde, su vientre redondo y tenso como un tambor, revelaban una mala salud y un hambre más viejas que ella misma, pero cuando le dieron de comer se quedó con el plato en las piernas sin probarlo.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 317 Argentina (CDH )
      Éxito, éxito, éxito. Y eso crecía: un redoble de tambor creciente y despiadado.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 120 Argentina (CDH )
      Y jadeando demasiado ese Lizarra y Aldao lloriqueando. Y Toledo y Callejas patizambo y chileno, de Valdivia y Semplón y Palao. «¡Op, op!». Y Sunchos y Carbajal y El Soya —medio enano, lúgubre y arisco—. Y Quirino, Candelaria, Rañó y Lanona. Y Valdés y Brea que si lo sostiene rezonga echándose sobre la espalda ese tambor que le sirve para amasar empanadas
    • 1969 Asturias, M. Á. Maladrón [1969] Gu (CDH )
      Los teponaxtles, altos tambores tocados con bolillos de cabezas de hule, anuncian el solsticio, la tempestad primaveral, mientras se trazan con serrines de colores, alrededor de las ceibas centenarias, los signos para adormecer el tiempo, la matemática de los calendarios creados para que el tiempo que pasó, aprisionado en sus números y cabalidades, no vuelva, no despierte, no regrese, no reviva.
    • 1969 Asturias, M. Á. Maladrón [1969] Gu (CDH )
      En la neblina se aplacaba el retumbar de los grandes tambores. Sin duda, se dijo el tuerto, ya comenzaron las ceremonias en los pedregales.
    • 1969 Vargas Llosa, M. Conversación [1996] Perú (CDH )
      Hubo un redoble de tambor, un silencio, y comenzó una marinera. Entre las cabezas y los puestos de refrescos y de viandas, Trifulcio divisó una pareja que bailaba: ya, llévalo a la camioneta, negro. A la camioneta, don.
    • 1969 Vargas Llosa, M. Conversación [1996] Perú (CDH )
      Se lo habían dicho: el corazón como un tambor y te falta la respiración. Se sentía como si hubiera corrido o peleado: el pulso rápido, las sienes desbocadas, las venas duras.
    • 1970 Donoso, J. Obsceno pájaro [1990] Chile (CDH )
      Andrés me toma, me comienza a golpear como si fuera un tambor mientras los otros tres Ases y el Tito improvisan un baile tom - tom - tom - tom como si sus palmadas no me dolieran tom - tom - tom levantan a la Iris del suelo tom- tom para que sin dejar de llorar baile con ellos al ritmo de los azotes que me están dando en la cara tom - tom - tom - tom - tom ya Gina échale no más, más, otra vuelta más y Romualdo rompe nuestro grupo para atacar a Andrés, que me deja caer al suelo.
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 77 Esp (CDH )
      mientras la mulata gira y evoluciona por la escena contagiada del epiléptico frenesí de los tambores:
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Paraguay (CDH )
      De pronto un ruidazo tremendo de tambores y trompetas encabritó a la yegua de Miguelí. Apenas pudo sujetarla con doble ración de rebencazos.
    • 1971 Aub, M. Gallina ciega [1995] Esp (CDH )
      Además, ante todo, ¿qué sabe leer la gente? A lo sumo enciclopedias, cosas de la luna, del espacio, novelas policíacas, novelas imbéciles, novelas rosas que se aplican con crema sobre la piel de las manos, suaves, o, de pronto, te sueltan —como ahora el Gobierno—, a redoble de tambor, La tía Tula, de Unamuno, para que la gente se fastidie y los demás no tengan nada que decir. ¡No te fastidia! La tía Tula...
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      — Ay, benditos, cómo sois... —a Guadaesferasrutilantes en la penumbra del pasillo le brillaba el tambor de su vientre—.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      Me ha puesto el corazón como un tambor.
    • 1972 Shimose, P. Quiero escribir [1988] Bolivia (CDH )
      ¿Por qué tocas el tambor, muchacho? / ¿Por qué quiebras el tallo de la tarde? / Tu soledad camina por la calle, / se oculta en el silencio.
    • 1972 Shimose, P. Quiero escribir [1988] Bolivia (CDH )
      A la guayaba dulce, guayaba amarga, / guayaba negra, guayaba verde. / De niño te llevaron a la guerra. / De hombre te pudren la guitarra. / ¿Por qué tocas el tambor, muchacho?
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 169 Esp (CDH )
      Blancos purísimos, negros, absolutos, resplandores de prusias y cobaltos, esmeraldas transparentes, ópalos, aguas marinas, redobles de tambor en grises, bombo y platillos en lívidos fulgores: el andante terminó en Sol Mayor.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 179 Esp (CDH )
      No así cuando se levantó don Torcuato, cuya voz tenía algo de tambor y algo de trueno.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] Ecuador (CDH )
      Inundaba la atmósfera con sus ráfagas de notas. ¡Diles que no me la toquen! Sólo entonces advirtió su rango de General Generalísimo. Se quitó el kepis. ¡Que me inspira miedo! Se quitó el uniforme. ¡Me inyecta trompetas! Arrancóse cinturón y espada. ¡Me vuelve tambor y platillos! Se quedó en calzones. ¡Que no! ¡Que no me la toquen! Empezó a temblequear al compás de la música. ¡Por favor! ¡Qué no, que no, que no! Sacó una ocarina. ¡Que no, que no! La acercó a sus labios. ¡Que no, que no, que no! Ancestrales acentos surgieron del barro.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] 114 Ecuador (CDH )
      La naturaleza entera continuaba despertando. Se escapaban las nubes. El cielo se ponía más azul y la tierra más verde. Fúlgido y Eneas bajaron la vista. Al pie de ellos, la jaula bamboleábase. Parecía llenarse con percusiones de tambor metálico.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] 195 Ecuador (CDH )
      Por mi parte, si estuviera en lugar de ellos, le arrancaría la piel de la barriga y la convertiría en tambor.
    • a1973 Neruda, P. Confieso [1993] Chile (CDH )
      Sonó un tambor; estallaron las notas estridentes de la música camboyana. Flautas, tamboriles y antorchas llenaron de claridades y sonidos el camino.
    • a1973 Neruda, P. Confieso [1993] Chile (CDH )
      Mucho tiempo continué allí, estático bajo el sortilegio de los tambores y la fascinación de aquella voz, y luego continué mi camino, borracho por el enigma de un sentimiento indescifrable, de un ritmo cuyo misterio salía de toda la tierra. Una tierra sonora, envuelta en sombra y aroma.
    • a1973 Neruda, P. Confieso [1993] Chile (CDH )
      Cada cinco o diez minutos se estremecía la tierra como un oscuro tambor, cuando la golpeaba el derrumbe de los raulíes, de los alerces, de los mañíos, obras colosales de la naturaleza, árboles plantados allí por el viento hace mil años.
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] 163 Argentina (CDH )
      Y mientras se va construyendo la Pirámide Humana sobre sus hombros hercúleos, el redoble del tambor va haciéndose dramáticamente tenso hasta llegar a la cúspide.
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] 163 Argentina (CDH )
      Luego, uno después de otro, van saltando los hombres que la formaban, mientras el redoble del tambor se atenúa hasta desaparecer.
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] Argentina (CDH )

      Tuvieron que pasar treinta años para que yo pensase en una venganza de los Ciegos. Pero, cómo? Y por qué? Había en mi pueblo dos ciegos conocidos: uno debía ser descartado, porque tocaba el tambor en la banda municipal, era hombre humildísimo y no podía imaginarse que ni siquiera tuviera noticias de la maestra.

    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 318 Esp (CDH )
      Dentro, el castillo se animaba: sonaban voces de mando, toques de clarín y redoble de tambores, corridas, taconazos, el cling-clang de los pestillos, candados, cadenas y rejas. Una portezuela lateral se abrió y el cortejo hizo su aparición
    • 1976 Puig, M. Beso [2002] Argentina (CDH )
      Parece una chica muy buena, y llena de ilusiones, que le cuenta todo al capitán del barco, que es buen mocísimo, y él mira al agua negra del mar, porque es de noche, y después la mira a ella como diciendo "ésta no sabe lo que le espera", pero no le dice nada, hasta que ya están por atracar en la isla, y se oyen los tambores de los nativos, y ella está como transportada, y el capitán entonces le dice que no se deje engañar por esos tambores, que a veces lo que transmiten son sentencias de muerte.
    • 1976 Puig, M. Beso [2002] Argentina (CDH )
      Parece una chica muy buena, y llena de ilusiones, que le cuenta todo al capitán del barco, que es buen mocísimo, y él mira al agua negra del mar, porque es de noche, y después la mira a ella como diciendo "ésta no sabe lo que le espera", pero no le dice nada, hasta que ya están por atracar en la isla, y se oyen los tambores de los nativos, y ella está como transportada, y el capitán entonces le dice que no se deje engañar por esos tambores, que a veces lo que transmiten son sentencias de muerte.
    • 1976 Puig, M. Beso [2002] Argentina (CDH )
      Y por suerte no se oyen más los tambores, que eran bastante de mal agüero. Y llegan a la casa, que está alejada del pueblo, está en el campo, entre las palmeras, y es una isla preciosa con montañitas bajas, y es ahí que están los bananales.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] Venezuela (CDH )
      Se iba a hacer una especie de nunca vista ceremonia de duelo real, con tambores a la sordina, caballo enlutado y marchas fúnebres. Durante el oficio se oiría música de réquiem cantada por coros y luego subiría él al púlpito para decir la oración ritual.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] 22 Venezuela (CDH )
      Iban a resonar ahora marchas fúnebres y tremantes órganos, se iba a oír el paso de las tropas con tambores asordinados, iban a volar aviones de homenaje sobre el largo desfile y sobre las muchedumbres de los esperanzados y los acongojados.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] Venezuela (CDH )
      Los corrales eran patios de ejercicio, los galpones cuarteles, por todas partes resonaban tambores y pitos. Las desnudas calles de tierra con sus zaguanes estrechos veían pasar a caballo oficiales uniformados a la prusiana. Con dormanes grises y cascos de acero. Los muchachos aldeanos andaban boquiabiertos mirando los caballos y las armas.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 441 México (CDH )
      Desconocemos la causa pero podemos afirmar que en este caso no se trata sólo de la gratitud del vientre. A propósito, la timpanitis se caracteriza por la hinchazón y distensión exageradas del vientre, el cual se transforma en un verdadero tambor.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 446 México (CDH )
      Desde luego, querido colega: no hemos podido evitar ese ruido constante de fuelles cornudos, tambores de guerra y borborigmos monstruosos que nos sirve entre otras cosas para recordarnos que estamos hechos de carne y hueso, de aire y gases, y que adonde quiera que nos conduzcan los funiculares o nuestras aspiraciones intelectuales, estamos destinados a llevar con nosotros la carga de estrépitos, chasquidos y runrunes de nuestras vísceras y nuestros cartílagos.
    • 1978 Galeano, E. Días [1979] Uruguay (CDH )
      Por las noches escuchábamos, en casa de Artur, estrépitos de tambores. El tam-tam, ritmo de fiebre y trueno, venía del Corcovado. Desde la cumbre Cristo protegía la ciudad con sus brazos. En los bosques de las laderas, se celebraban misas salvajes. Los fantasmas vengadores traían a esta tierra, a la luz de la luna y las fogatas, el Paraíso prometido por los profetas.
    • 1978 Galeano, E. Días [1979] Uruguay (CDH )
      Estallaron los tambores y las risas. Tomé también se divertía: la ceremonia iba bien. Tomé era un chivo gordo, vestido como Êxu, que fumaba charutos y tocaba el tambor con los cuernos. Lo habían llevado para sacrificarlo y Vovô se había encariñado. Ahora gobernaba las ceremonias: cuando acometía a cornadas contra las paredes o la gente, Vovô comprendía que algo andaba errado y se iba.
    • 1978 Galeano, E. Días [1979] Uruguay (CDH )
      Tomé era un chivo gordo, vestido como Êxu, que fumaba charutos y tocaba el tambor con los cuernos. Lo habían llevado para sacrificarlo y Vovô se había encariñado. Ahora gobernaba las ceremonias: cuando acometía a cornadas contra las paredes o la gente, Vovô comprendía que algo andaba errado y se iba.
    • 1980 Alvar, M. (dir.) ALEANR, III-IV Esp (FG)
      TAMBOR "instrumento usado por el pregonero" [...] (lám. 1444, mapa 1231).
    • 1965-1980 Arenas, R. Mundo Alucinante [1997] 60 Cuba (CDH )
      hombres con pie de serpiente, mujeres tocando la luna como si fuera un tambor, venados subiendo al cielo...
    • 1965-1980 Arenas, R. Mundo Alucinante [1997] 202 Cuba (CDH )
      También se le acusa de ser propenso a la fuga y de que su pasión más fuerte es la independencia de América —y aquí las voces de los jueces cacarearon como tambores de lata—, y de haber compuesto unas décimas a los carceleros de esta prisión en las que los pintaba como asnos.
    • 1965-1980 Arenas, R. Mundo Alucinante [1997] Cuba (CDH )
      En estas meditaciones andaba cuando siento el retumbar de trompetas y tambores, y aunque de principio no lo pude creer, lo confirmé cuando vi sobre el puente del Tajo un gran batallón, que irrumpiendo a tambor batiente se introducía en la ciudad, como un sacrilegio.
    • 1981 Alonso, L. R. Supremísimo [1981] Esp (CDH )
      El manguaré, tambor cilíndrico de madera, que se toca con un percusor del mismo material —parecido al mortero que la mujer criolla utiliza para moler el ajo, pero de más generosas dimensiones— había estado sonando desde la madrugada.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Mimilo era brujo, profesión que heredó, junto a unos tambores y un recetario de hojas, de su abuelo Publio, que murió de tuberculosis y erisipela durante la intervención norteamericana de 1916.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Generalmente su invocación se hacía con grandes tambores y clerén. Mimilo tenía buena parte de la gente del Barrero haciendo tafiá y clerén en la orilla del arroyo. En alambiques de hojalata, los hombres y mujeres del Barrero hacían ron del malo, que bebían por la noche antes de hacer la invocación. Cuando escuchábamos el tambor de Mimilo, bajábamos según fuésemos llamados.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Cuando escuchábamos el tambor de Mimilo, bajábamos según fuésemos llamados.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Los tambores sonaban, y los galipotes reverenciaban la figura de Antonio, bacá y galipote a la vez; los tambores sonaban, y los zánganos, hermanos famélicos de los galipotes, danzaban con lentitud, como gladiolos movidos por un viento leve y promiscuo.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Chile (CDH )
      Colgaba de una cadena rota y el viento lo golpeaba contra el poste con un sonido sordo que le sonó como un tambor de duelo.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Chile (CDH )
      Cada vez que iba de vacaciones al campo y llegaba a Las Tres Marías en medio de la polvareda provocada por los coches cargados con el tumultoso equipase, sentía el corazón batiéndole como un tambor africano de impaciencia y de ansiedad.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] 207 Chile (CDH )
      Blanca le preguntaba por qué no había elegido el Caribe, o por lo menos un país con mulatas, cocoteros y tambores, si lo que buscaba era exotismo, pero él sostenía que no había en la tierra otro sitio más agradable que ese olvidado país al final del mundo.
    • 1982 Araya, E. Luna [1982] Chile (CDH )
      Divagando así, se me pasaban algunos minutos, mientras mis ojos veían los árboles, el agua, los niños, las niñeras, el buque con maní o el tambor de barquillos. Me sorprendía perdiendo el tiempo y me llamaba al orden. Recordaba el proyecto serio de construir mi vida, veía la carita sonriente de Carmen y, violentamente, clavaba mis ojos en el libro.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Argentina (CDH )
      ¡Qué felicidad! Súbitamente, callaron los crótalos y el tambor, y el babuino del Sudán se ocultó debajo del banco de un marinero, donde se puso a comer un platillo de frutos de sicomoro.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Argentina (CDH )

      [...] y simultáneamente, metamorfoseábanse las congojosas arboladuras y adornos de las naves, adquiriendo las mismas gamas y llenándose las banderas de heráldicos y movidos leones y grifos, en tanto que los laúdes dulcemente inconsolables dejaban paso a la rítmica marcialidad de los tambores.

    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] 221 Argentina (CDH )
      Los nombres de los lugares fantásticos brotaron de los labios de los Polo; de sitios que recorrieran o de que tuvieran noticia, muchos de los cuales resonaban por fin en Europa, de tal suerte que el resplandor que irradiaban las gemas se acentuó con el derivado de los relatos, y que los prodigios de Kublai Khan, nieto del invencible Genghis, amo de la Gran Muralla y del Gran Canal, dueño de dominios inmensos, dejaron boquiabierto al auditorio, sobre todo cuando, al narrar Marco, en su trabalenguas, una batalla a la cual se lanzaron los tártaros al son de enormes tambores y timbales, de repente esos instrumentos atronaron y estremecieron al palacio, y fue como si la horda lo cruzase en un relámpago de aceros y de joyas.
    • 1982 Piquet, D. Cultura afrovenezolana [1982] Venezuela (CDH )
      Tambor pujao.

      Estos tambores serían de origen congolés.

    • 1982 Piquet, D. Cultura afrovenezolana [1982] Venezuela (CDH )

      El tambor redondo

      Igualmente llamado "culo é puya", es un tambor cilíndrico, pequeño, estrecho, que está formado por dos pieles, aunque el músico no use si no una cuando toca.

      [...] Estos tambores serían de origen congolés.
    • 1983 Burgos, E. Rigoberta Menchú [1995] 111 Guatemala (CDH )
      Por ejemplo, el tún, el tambor, el sijolaj, que todavía conservamos, la chirimía. Empezábamos a practicar con mis hermanos.
    • 1983 Ribeyro, J. R. Geniecillos [1983] Perú (CDH )
      Sólo estaba a veinte pasos de distancia, detenida contra un suave montículo, inerte. Ludo tuvo la impresión de que era algo que se había coagulado. Guardó su revólver. De su saco extrajo su cartera. Cogió los dos billetes de diez dólares y la fotografía del gringo y metió todo en el bolsillo del caído. Se alejó despacio, luego le pareció que alguien le seguía o que caminaba sobre un tambor y empezó a correr hacia las luces.
    • 1984 Prensa El País, 01/08/1984 [1984] Esp (CDH )
      El grupo Romanasul, de Rumanía, bailó la célebre danza de Calusari, y la agrupación Canto Libre, de Angola, deleitó al público vasco con el ritmo de sus marimbas y el sonido del ngoma (tambor cóncavo hecho de madera y cerrado con piel de animal).
    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] Guatemala (CDH )
      Los bejucos, las ramazones que ciegan el sol, se estremecen como barcos en catástrofe. La atmósfera se enfría con el viento que aproxima la catarata. Antes del diluvio tropical, hizo calor denso, anunciador de la lluvia que, poco a poco, avanza golpeando cada vez más fuerte sus tambores y desnudando su opulencia íntegra y elemental.
    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] 18 Guatemala (CDH )
      El ambiente se cimbra como bestia poseída. Planetaria pasión germinal dilúyese entre el clamor de los tambores. Se abre el cielo y el sol brilla sobre el aire limpio y eléctrico, pulido por la garra innumerable que acuña medallas sobre la tierra.
    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] 25 Guatemala (CDH )
      En la oscuridad de la mitología, oí los pasos del primer hombre de maíz y adiviné el sol distante en la boca del túnel, como piel tensa de tambor que acaso escuchamos aún.
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] 83 Colombia (CDH )
      En medio del estruendo de los cohetes y los tambores de nación, de las farolas de colores en los portales y el clamor de las muchedumbres ansiosas de paz, Florentino Ariza vagó como un sonámbulo hasta el amanecer viendo la fiesta a través de las lágrimas, aturdido por la alucinación de que era él y no Dios el que había nacido aquella noche.
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] Colombia (CDH )
      Sufrió una crisis de estreñimiento que le aventó el vientre como un tambor, y tuvo que recurrir a paliativos menos complacientes que las lavativas.
    • 1985 Merino, J. M. Orilla oscura [1995] Esp (CDH )
      Había también tambores, morteros, gigantescas piezas trípodes cuyo significado ceremonial, ya indescifrable, estaba representado por cada una de las tres patas, rostros crispados, figuras desgarradas, aves que sostenían con el pico un moribundo con las manos atadas a la espalda. Predominaba en todo un aire solemne y mortuorio y las máscaras similares a calaveras o las figuras atormentadas servían también de ornamento a los objetos domésticos.
    • 1985 Merino, J. M. Orilla oscura [1995] 285 Esp (CDH )
      Era un castañeteo sonoro, como el restallido amplificado de un tecleo mecanográfico sobre el papel que envuelve el tambor de goma.
    • 1985 Rossi, A. C. María noche [1985] Costa Rica (CDH )
      Crecí sola, sin ella, con las visitas regulares de papá, que se afanaba inútilmente por llenar el vacío, en la destartalada casa de los abuelos, en ese puerto infame, magnífico y terrible, donde olía siempre a gin, a bayrrún, a negro, a cacao secándose en láminas de zinc, donde se oían tambores y calipsos temprano en la mañana, y hasta tarde en la noche los gritos del «Springfield», bar del diablo.
    • 1985 Rossi, A. C. María noche [1985] Costa Rica (CDH )
      Me sentí cambiar y crecer despacito un atisbo de piel, di en vagar sola por calles malolientes —rechazando la compañía de los demás chiquillos—, a escondidas de la abuela, busqué el color alucinante de las frutas en el mercado, ahí donde se fuma marihuana, y pasé horas de horas en el muelle, viendo llegar los barcos, mecida por el ritmo obsesionante que domina las costas caribeñas, esos cantares híbridos del vientre del tambor, hechos de maleficios y nostalgias.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cuba (CDH )
      Verdad que no había toques de tambor en mi pueblo, que la música que había oído en mi infancia eran los repetidos puntos guajiros, acompañados por una guitarra o un laúd o las orquestas de los balnearios, o de los bailes de las sociedades que siempre tocaban danzones o habaneras o guarachas: nunca descendían a la indecencia de una rumba —primero tocaban una marcha fúnebre—.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cuba (CDH )
      «Se tiemplan cueros», que parecía oscuramente obsceno y simplemente anunciaba que se afinaban tambores —posiblemente tumbadoras y bongós—, labor tan difícil como temperar el clave de Miari de Torre, ese piano al que el tiempo, revertido, había hecho regresar de la época romántica al período barroco, por desafinación.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] 451 Cuba (CDH )
      Ese día del toque de santos, la intensidad del sentimiento divino y profano a la vez de los que bailaban hasta conseguir caer en trance, esa especie de epilepsia rítmica que se conoce como dar el santo, ser poseído por una divinidad, lo enclaustrado de la casa humilde y pequeña en que se celebraba la fiesta religiosa, honor y veneración y regocijo, pagano y católico a la vez: los santos están entre nosotros: la música compuesta solamente de tambores diversos y de cantos en idioma congo o bantú o yoruba [...] formaban parte de la vida de la isla.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      La orquesta alteraba el ritmo bajo el mandato enloquecido del vocalista que, con ambas manos, parecía aporrear dos imaginarios tambores.
    • 1986 Skármeta, A. Cartero Neruda [1996] 115 Chile (CDH )
      Agitando los brazos cual aspas de molino, la mujer alentó a Domingo Guzmán y a Pedro Alarcón a que redoblaran platillos y tambores, sacudieran maracas, soplaran trompetas, trutrucas, o en su defecto pifiaran, pero el maestro Guzmán, frenando con una mirada al chico Pedro, le dijo:
    • 1986 Soriano, O. Rendido león [1987] Argentina (CDH )
      Un golpeteo de tambores le indicó que estaban acercándose a la costa. Cortó la soga para separarse de la lancha y remó hacia unas rocas alejadas del embarcadero. Los negros y los británicos subieron por una cuesta vigilados por los dos policías.
    • 1986 Soriano, O. Rendido león [1987] Argentina (CDH )
      La pista de baile estaba atestada de gente. Los guardias arrastraban a los borrachos y los cargaban en un carro tirado por dos mulas. La orquesta, protegida con un cerco de alambre, tocaba guitarras, trompetas y tambores y los músicos se renovaban cada vez que caían deshidratados.
    • 1987 Muñoz Molina, A. Invierno Lisboa [1995] 22 Esp (CDH )

      [...] yo repetía sus dos sílabas y encontraba en ellas, bajo los golpes de tambor que las acentuaban en la música, otras palabras anteriores de un idioma rudamente confiado a las inscripciones en piedra y a las tablas de arcilla: palabras demasiado oscuras que no pudieran ser descifradas sin profanación.

    • 1987 Muñoz Molina, A. Invierno Lisboa [1995] Esp (CDH )
      Buby, el baterista, se instalaba ante los tambores con pericia y sigilo de luchador sonámbulo, rozándolos circularmente con las escobillas, sin golpearlos aún, como si fingiera que tocaba.
    • 1987 Muñoz Molina, A. Invierno Lisboa [1995] Esp (CDH )
      Con cobardía y torpeza inició una canción muy antigua, mirando sus manos tensas y blancas que se movían como huyendo. Buby hizo redoblar los tambores con una violencia de altos muros que se derrumban y luego rozó circularmente los platillos y estableció el silencio.
    • 1988 Aguilera Malta, D. Pelota [1988] 64 Ecuador (CDH )
      Y venían los soldaditos de plomo, las trompetas y tambores, los triciclos, los patines. Píndaro jugaba con ellos sólo el primer día.
    • 1988 Rojo, J. A. Hotel Madrid [1988] Bolivia (CDH )
      — Bueno —dice alguno—, alguien tocó un tambor. Aquí hace frío.
    • 1988 Rojo, J. A. Hotel Madrid [1988] Bolivia (CDH )
      Sonó un tambor. Esa es la única certeza: el sonido de un tambor.
    • 1988 Rojo, J. A. Hotel Madrid [1988] 248 Bolivia (CDH )
      Ni campamento a los alrededores, ni cocineros preparando el rancho, ni tambores. Y lo que es peor, ni siquiera frío.
    • 1988 Anónimo Récords latinoamericanos [1988] Panamá (CDH )
      Se baila al ritmo de tambores de diferentes tamaños. De frases melódicas breves, el ritmo es vibrante e intenso, lo que le logra por medio de toda la batería de instrumentos de percusión afrocubanos. Es un baile de calle y de salón, en esta última variante, los bailarines forman una cola, colocándose uno detrás del otro, mientras se mueven al ritmo de la música tocándose en las caderas y extremidades posteriores y alzando los brazos.
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      «¡Levántate, pingüino, que ya se oyen cerca los tambores!», le dijo.
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      — ¡Gregorio, Gregorio, que nos vamos, que te quedas solo, que ya son las ocho, que ya se oyen cerca los tambores!
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] 17 Esp (CDH )
      Entonces oyó los tambores. De la calle llegaban gritos de gente puesta en cometido cívico, que enseguida se mezclaron y confundieron con el hervor del agua del café.
    • 1989 Rdz Juliá, E. Cruce bahía Guánica [1989] Puerto Rico (CDH )
      Suena el rumbón de playa carioca con panderos, cuicas, surdos (tambor bajo), reco-recos y agogós. Es la batería del carnaval traída para animar el jolgorio playero. Sí, porque la playa carioca es una extensión del carnaval, algo así como una metáfora a la segunda potencia.
    • 1989 Sepúlveda, L. Viejo [1996] Chile (CDH )
      Una tarde, mientras retozaba con Josefina, una esmeraldeña de piel tersa como cuero de tambor, vio un lote de libros ordenados encima de la cómoda.
    • 1990 Orovio, H. Música Caribe [1990] Cuba (CDH )
      Un factor básico en los bailes de bomba lo constituye la controversia, el diálogo que se establece entre el tambor mayor y los bailadores.
    • 1990 Orovio, H. Música Caribe [1990] Cuba (CDH )
      Aunque el espectro del reggae ha sufrido transformaciones y hoy se le escucha con un fondo de tambores electrónicos, sintetizadores, y sonidos funk, esta música extraordinaria, que ha ejercido tanta influencia. sobre las músicas populares de todo el mundo, continúa expresando, la fusión cultural que nació, de la rica veta de los barrios marginales de Kingston, hace dos décadas.
    • 1990 Uslar Pietri, A. Visita tiempo [1993] 25 Venezuela (CDH )
      Vio, como un barco en un río, avanzar por lo más apretado de la calle un grupo de caballeros, un estallido de brillos, y sedas, altas plumas, espadas, picas desnudas, entre el redoblar de tambores, y a la cabeza de todos aquel joven, apenas sonriente, que agitaba la mano para saludar.
    • 1990 Uslar Pietri, A. Visita tiempo [1993] Venezuela (CDH )

      Millares de viejos, mujeres y niños, sacados de sus casas, se habían hacinado en la plaza. Las autoridades eclesiásticas, con sus cruces y pendones; las tropas tendidas, un redoblar fúnebre de tambor. Resonaba la algarabía. «Nos llevan a matar. Nos van a degollar a todos como carneros. Queremos morir en nuestras casas.»

    • 1990 Uslar Pietri, A. Visita tiempo [1993] Venezuela (CDH )
      Terciopelos, capas de colores, flámulas de banderolas de todas las formas y pintas, resonar de trompetas y tambores y la fila severa de los enlutados senadores. Fue largo el besamanos y el desfile hasta llegar al Palacio Doria.
    • 1990 Vázquez Montalbán, M. Galíndez [1993] Esp (CDH )
      Son tan discretos que no te la piden, aunque los ojos de Josema quisieran atravesarte la frente, como si fuera la puerta de la caja de tus caudales morales y la madre esté casi alelada, como el niño que espera el salto mortal a los acordes de los tambores anunciantes y el viejo Migueloa se ajuste la boina por enésima vez, fingiendo no tener nada mejor que hacer o esperar. Has de decirles algo, aunque tú misma no puedas responsabilizarte totalmente de tu respuesta.
    • 1991 Peri Rossi, C. Babel Bárbara [2005] Uruguay (CDH )
      / Si fuera un sonido / sería el latido hondo / del tambor.
    • 1991 Valenzuela, L. Novela negra [2004] Argentina (CDH )
      Un tambor que los va a atraer a su guarida.
    • 1972-a1992 Atahualpa Yupanqui Payador [1996] Argentina (CDH )
      / Mi padre murió en los campos / sin dotor ni protección / y lo enterraron los indios, / flauta de caña y tambor.
    • 1972-a1992 Atahualpa Yupanqui Payador [1996] Argentina (CDH )
      / ¡Ay, lunita tucumana! / tamborcito calchaquí / compañera de los gauchos / en las sendas de Tafí.
    • 1992 Belli, G. Mujer habitada [1995] Nicaragua (CDH )
      Ahora el presidente, con aire teatral, apoyado por el redoble del tambor de la orquesta, anunciaba a la primera debutante, la «novia» del club: Patricia Vilón (la recordó bulliciosa en los corredores del colegio, entre las niñas menores que ella).
    • 1992 Belli, G. Mujer habitada [1995] Nicaragua (CDH )

      Desde su sangre vi el triunfo de los ximiqui justicieros.

      Recuperaron a sus hermanos. Vencieron sobre el odio con serenidad y teas de ocote ardientes.

      La luz está encendida. Nadie podrá apagarla. Nadie apagará el sonido de los tambores batientes.

      Veo grandes multitudes avanzando en los caminos abiertos por Yarince y los guerreros, los de hoy, los de entonces.

    • 1992 Belli, G. Mujer habitada [1995] Nicaragua (CDH )

      Los hombres siguen huyendo. Hay gobernantes sanguinarios. Las carnes no dejan de ser desgarradas, se continúa guerreando.

      Nuestra herencia de tambores batientes ha de continuar latiendo en la sangre de estas generaciones.

      Es lo único de nosotros, Yarince, que permaneció: la resistencia.

    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Argentina (CDH )
      Desde el patio del Alcázar, suenan los tambores cubiertos con un velo negro. La ciudad está silenciosa como si su destino se hubiese detenido. Con él Sevilla fue caput mundis. El Emperador murió en el primer día de un otoño que seguramente será muy largo para toda España.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Argentina (CDH )
      Desde hace diez días se estuvo convocando al pueblo con bandos y tambores llamando a la atroz fiesta. Se libera a los pecadores mediante el fuego de la hoguera, se celebra el triunfo de la Justicia, de la verdad obtenida con los tormentos de la Santa Inquisición.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Argentina (CDH )
      Los tambores negros y los lamentos de las trompetas acompañaban la lenta marcha precedida por el imponente estandarte de la Inquisición: la cruz, la espada y el ramo de olivo (simbolizando más bien la tardía paz de los ya muertos).
    • 1992 Roa Bastos, A. Vigilia Almirante [1992] Paraguay (CDH )
      Este fuego de la sangre férvida, la vibración de los cuerpos de junco, el taconeo de los pies como enajenados sobre el cuero de un inmenso atambor, el habla más dulce y chispeante que haya ocupado con su sabor y melodía la garganta humana, los ojos como brasas, son el emblema de sus mujeres, de la misma Sevilla, de lo mejor de Andalucía que dio a luz un mundo entre sus muslos.
    • 1993 Ferré, R. Batalla vírgenes [1993] Puerto Rico (CDH )
      Entró a mi oficina como siempre, alborotando con sus compañeros y tocando unos tambores pequeños que aquí llaman bongoses, que son los que acompañan la salsa..
    • 1993 Fuentes, C. Naranjo [1993] México (CDH )
      Pero me acuesto tarde. Oiría las gotas; mis oídos son muy aguzados. Pues trata de distinguir entre goteo y tambor anunciando muerte, dijo mi adolorido hermano. Me asomé a la ventana.
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cuba (CDH )
      Son fluorescentes, son de acetileno, son tambores que imantan pájaros, son helicópteros, son sillas en el fondo de un acuario, son eunucos obesos con los sexos diminutos entre flores rosadas, son pirañas, son ángeles leprosos que cantan "Metamorfosis, metamorfosis", son dos pobres criaturas que han querido escapar a un Príapo jubilado. Se les perdona.
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cuba (CDH )
      Avanza con un redoble de tambores y címbalos; retrocede y aparecen la Reina de las Grullas (¿la reconocen?, ¿adivinan quién es? Mírenla bien y sabrán —respuesta tres líneas más abajo—) y la Reina de los Halcones (que en la leyenda es un Rey, pero la metamorfosis no da para tanto).
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cuba (CDH )

      Dolores(mulata wilfredolamesca, voz entre guitarra y tambor obatala): Hay que salir. (Sin graduación alguna: una calle, cerca de la estación. Hoteluchos.

    • 1994 Boullosa, C. Duerme [1994] México (CDH )
      Tocan a tambores cerca de aquí y oigo cantos en lengua. Tal vez ha empezado el mitote.
    • 1994 Cuvi, P. Ecuador [1994] Ecuador (CDH )
      Sobresalen flautas, ocarinas, trompetas de caracol marino, sonajeros, silbatos, collares de conchas, cascabeles y tambores. Desafortunadamente la humedad de nuestro suelo no ha permitido la conservación de materiales orgánicos.
    • 1994 Cuvi, P. Ecuador [1994] Ecuador (CDH )

      Los instrumentos quichuas más conocidos o pintorescos son: los cencerros, 12 campanillas amarradas a un pedazo de cuero de res, los tambores de dos parches, el violín, el arpa, la larga y honda bocina, las flautas y el rondador.

    • 1994 Cuvi, P. Ecuador [1994] Ecuador (CDH )
      Para hacer música los shuar utilizan sobre todo el tuntui, especie de tambor confeccionado a partir de un tronco ahuecado; los cinturones y tobilleras de pepas de árboles, que suenan como sonajeros; el tumank, compuesto por un bambú templado en arco con una sola cuerda obtenida de tripa de mono; y la cerbatana, tubo de chonta de dos metros de largo, que también sirve para cazar.
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] 102 Ecuador (CDH )

      Reducido al fin, declarose en huelga de hambre y permaneció siempre con el rostro gacho, sin hablar siquiera, resistiéndose a las invitaciones de Huayna Cápac que quería ganar en su favor a un jefe tan valeroso: nada ni nadie pudieron vencer su obstinada conducta y murió de melancolía, rabia e inanición: con su pellejo se hizo un tambor que fue enviado al Cuzco como ofrenda para que se le utilizara en las fiestas del Sol.

    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] 296 Ecuador (CDH )
      Sámano, imperturbable, cruel, no cedía y dio al fin la orden fatal. Bajó el oficial el sable que relampagueaba al sol. Sonó la mortal descarga. Cayó desangrado el cuerpo de Montúfar. Pronto resonó el tiro de gracia. Cuando cesó el redoble de tambores comenzó el repique fúnebre de las campanas de Buga que llamaban a duelo y plegaria. Era el mediodía del 31 de julio de 1816.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] México (CDH )
      Un amanecer escucharon tambores obsesivos atronando en el espacio, así como los cantos y el palmear de los pies de supuestos danzantes. Empezaba a caer el sol cuando un par de esclavos entró a una de las jaulas por el —ahora— gordo capitán Valdivia.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] México (CDH )
      Tronaron lombardas y mosquetones, apagando el furioso redoblar de los tambores. Nombrando al apóstol Santiago y con el agua hasta la cintura, dejaron los batales Cortés y sus soldados entre una lluvia de flechas y de lanzas tostadas.
    • 1994 Solares, I. Nen [1994] México (CDH )
      Quizá le influyeron las vueltas, o el cansancio, o el retumbar de un tambor de concha de tortuga que tenía muy cerca, o el penetrante olor de las guirnaldas, pero tuvo que detenerse, salirse del grupo, recostarse unos minutos sobre la tierra y respirar profundamente, según le aconsejó la superiora. Pasó el mareo y pudo continuar, pero supo que, en ciertas ocasiones, su cuerpo no era sólo de ella.
    • 1995 Montero, M. Tú Oscuridad [1995] Cuba (CDH )
      Yo no había nacido cuando eso sucedió, pero sé que todos en Jérémie lo lamentaron, llevaron velas y tambores al entierro, bajaron a los loas, a los espíritus de la candela, y le guardaron muchos días de luto.
    • 1995 Montero, M. Tú Oscuridad [1995] Cuba (CDH )
      Cuando tocaron el tambor, ella volvió muy satisfecha. Siempre se quedaba un hijo parado cerca de la orilla, el hijo iba con su tambor y cuando calculaba que la madre estaba lista para salir del fondo, tocaba fuerte, los golpes la ayudaban a encontrar el rumbo.
    • 1995 Villena, L. A. Burdel Byron [1995] 128 Esp (CDH )
      Todos lo estamos pidiendo —dijo— y ni Hobhouse se atrevió —aunque sí lo deseó— a llevarle la contraria. Baile sobre las tumbas, Lewis (le dijo), deje que el sonar de los tambores acabe con la vida. Somos mucho más infelices que Voltaire, aunque nos persigan menos. Somos los desesperados de un universo incomprensible; él, por el contrario, el demiurgo imposible.
    • 1996 Meléndez, H. Identidad ausente [1996] Puerto Rico (CDH )
      Si en Africa lo rítmico y lo musical estaban al centro de la cultura, o sea en la religión y el animismo (la atribución de almas a los hechos de la flora, la fauna y el ambiente), y si lo sincopático de los tambores que moldeaban al cuerpo africano aumentó en intensidad en América y especialmente en el Caribe, también lo musical y lo rítmico están en los acentos específicos puertorriqueños y de otras antillas.
    • 1996 Pitol, S. Arte fuga [1997] 115 México (CDH )
      A su lado, un personaje vestido con modestia, toca con brío un tambor.
    • 1996 Pitol, S. Arte fuga [1997] México (CDH )
      En la explicación que Beckmann dio a una amiga sobre la sección de la derecha, esa donde aparece un cadáver desnudo de la cintura a los pies atado al cuerpo de una bella mujer, a cuyo lado un hombre, que ni siquiera los observa, toca un tambor, el pintor afirma: «El cuerpo atado es parte de uno mismo, es el cadáver de los recuerdos, errores y fracasos, el asesinato que cada uno de nosotros comete en algún momento de su vida. Al no poder el hombre librarse jamás de su pasado tiene que cargar para siempre ese cadáver; en tanto que a su lado la Vida toca un tambor.»
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] 115 México (CDH )
      Quizás la imagen que más vivamente llega a mis ojos es la de los soldados bávaros que marchaban a lo largo de la Hohenzollernstrage, al ritmo de tambores, acompañados por entusiastas bandas militares, rumbo a su campamento a lo largo del Oberwiesenfeld. Yo no sospechaba que pronto esta escena idílica iba a convertirse en una pesadilla.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] 131 México (CDH )

      La Baker poseía, en efecto, un atractivo salvaje, pero al mismo tiempo era una sutil encarnación del movimiento: ni una sola parte de su cuerpo se sustraía a las resonancias de los tambores.

    • 2000 Quesada, R. Big Banana [2000] 261 Honduras (CDH )
      A las cuatro de la madrugada las haitianas tienen que levantarse con enormes recipientes en la cabeza en busca de agua, se las ve recogiendo agua de pozos, de huecos, de lo que está al alcance. Pero los haitianos bailan, aunque sea al ritmo de un conjunto improvisado con una caja de cartón o latas como tambores.
    • 2001 Esquenazi Pz, M. Del areíto Cu (CORPES)
      Al tambor mayor se le llama por lo general caja, y al menor, salidor, aunque pueden tener nombres propios que varían en cada grupo, como por ejemplo: nsumbi y kundiabato.
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] 76 Costa Rica (CDH )
      Fabiola de Aragón, o algún vocero de palacio, había sido muy explícita al decir que "con su desaparición solo queda un redoble de tambor y cornos sobre los cielos como un manto de ceniza húmeda".
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] Costa Rica (CDH )
      Empezó un tenso repicar de tambor mientras Narciso seguía asegurándose de que las correas y demás cables estuvieran en su sitio.
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] Costa Rica (CDH )
      Suena el redoble de tambores y la fila de doscientos niños se agita temerosa. Los verdugos descamisan rápidamente a los chiquillos, a la vez que van pidiendo la ayuda de los padres porque no dan abasto.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      atambor [...] m. desus. tambor (‖ instrumento musical).
    • 2002 Bryce Echenique, A. Huerto Amada [2002] 34 Perú (CDH )
      Pero resulta que a Carlitos lo habían liberado y que ahora se había arrojado sobre la tal Natalia y ésta se lo estaba llevando sabe Dios dónde, abrazándolo y besándolo ante su vista y paciencia, y desesperada, además, la muy sinvergüenza, aunque la verdad es que a su adorado Carlitos le habían dado más que a tambor de circo. Había que impedir que se les escapara, la parejita de mierda esa, por supuesto, pero de golpe y porrazo resultó que los impedidos fueron ellos.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] 275 Colombia (CDH )
      Sin embargo, el duelo histórico del pueblo fueron las muertes gemelas del mismo Plinio Balmaceda y Tasio Ananías, un sargento de la policía famoso por su pulcritud, hijo ejemplar de Mauricio Ananías, que tocaba el tambor en la misma banda en que Joaquín Vega tocaba el bombardino.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] 288 Colombia (CDH )
      De paso por Bogotá, José Palencia compró instrumentos para una orquesta completa, y no sé si lo hizo con premeditación o por premonición, pero desde que el rector Espitia lo vio entrar pisando firme con guitarras, tambores, maracas y armónicas, me di cuenta de que estaba admitido.
    • 2002 Mtz Salguero, J. Combate místico [2002] Bolivia (CDH )
      Nadie hablaba pero él podía oír el redoble de los tambores de la alegría en todos los pechos y se llenó de paz. Al dirigirse a la celda que le habían dado, la encontró desmantelada. Sobre el lecho, un duro jergón y una pequeña almohada.
    • 2002 Mtz Salguero, J. Combate místico [2002] 47 Bolivia (CDH )
      En ese instante, el aire reverberó con luz intensa y se hizo viento, viento músico que percutió en el tambor vivo de las hojas y de las flores del jardín.
    • 2002 Paz Soldán. E. Materia deseo [2002] 76 Bolivia (CDH )
      A lo lejos, desde las gradas que daban a Zellerbach Hall, se podía escuchar el rítmico ruido de unos tambores. / Last train to London, just headin' out, / Last train to London, just leavin' town. / But I really want tonight to last forever / I really wanna be with you. / Let the music play on down the line tonight.
    • 2003 Skármeta, A. Baile Victoria [2003] Chile (CDH )

      Enumeró otra vez su arsenal para el futuro: mujer, caballo, golpe del EnanoLira y —¡trompeta más redoble de tambores!— don Nicolás Vergara Grey.

    • 2011 Sepa Bonaba, E. España Isla Fernando Poo Gu (CORPES)
      Estos instrumentos podían servir tanto para transmitir mensajes, anunciar el paso del rey o una personalidad o animar las fiestas como instrumentos musicales. Y aquí encontramos otro rasgo diferenciador del bubi respecto de los pueblos de su entorno, jamás utilizaron el tambor ni el tam-tam.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Instrumento musical de percusión, de madera o metal, de forma cilíndrica, hueco, cubierto por sus dos bases con piel estirada, que se toca con dos palillos.
    • 2022 Montero, R. Peligro cuerda Esp (CORPES)
      De modo que seríamos un poco como el conejito de Duracell (un conejo de peluche que, en un célebre anuncio de televisión de las baterías Duracell, seguía y seguía aporreando un tambor mientras los demás muñecos se quedaban sin pilas), como motores demasiado revolucionados, como los meharis, esos dromedarios de legendaria resistencia capaces de mantenerse en pie sin comida y sin agua. Y sí, claro que sí, por supuesto que suscribo esto también.
    1. s. m. Cu Con batá en aposición o con el complemento de batá, para referirse a un tambor de dos parches consistente en un cuerpo de madera dividido en dos secciones cónicas de diferente tamaño, con una cintura acentuada, y que se utiliza en las ceremonias de la santería y en algunas agrupaciones musicales.
      docs. (1952-2016) 13 ejemplos:
      • 1939-a1952 Lachatañaré, R. Sistema religioso lucumí [1992] Cuba (CDH )
        Como en el caso de Angelito, ya referido, cuando los tambores batá levantaron el vocerío del coro que comenzó a entonar los himnos de Shangó, nuestra amiga se acercó al salón y comenzó a danzarle a su Ángel Guardián, pero no por mucho tiempo, porque cayó al suelo, a los pocos instantes, poseída de la Muerte.
      • 2016 Mateos-Vega, M. "Irrumpe Tamakan" La Jornada (México) Mx (CORPES)
        Quizás habrá muchas personas que no conozcan bien a bien la música africana, pero cuando la escuchen se van a sentir totalmente identificados, y verán, entre otros, una kora, una mezcla de arpa y laúd, al balafón, que es como una marimba; al tambor batá, que es de Cuba, pero que proviene de la parte nigeriana de África, o una calabaza, que en ese continente es un instrumento muy común, un guaje muy grande partido a la mitad.
      • 1939-a1952 Lachatañaré, R. Sistema religioso lucumí [1992] Cuba (CDH )
        Como en el caso de Angelito, ya referido, cuando los tambores batá levantaron el vocerío del coro que comenzó a entonar los himnos de Shangó, nuestra amiga se acercó al salón y comenzó a danzarle a su Ángel Guardián, pero no por mucho tiempo, porque cayó al suelo, a los pocos instantes, poseída de la Muerte.
      • 1960 Carlos Felipe (Carlos Fdz Santana) Requiem por Yarini [1978] Cuba (CDH )
        Pausa. Entran Bebo la Reposa y tres negros acompañantes. Dos de ellos traen tambores batá.
      • 1990 Prensa El Mundo, 03/10/1994 [1995] Esp (CDH )
        Entre las figuras a descubrir destaca el guitarrista cubano José Angel Navarro, un músico que traslada a su instrumento la sonoridad percutiva de los tambores ceremoniales batá, así como los cantos y melodías afrocaribeños.
      • 1997 Prensa El País, 29/07/1997 [1997] Esp (CDH )
        Desde que empezaron a sonar los sagrados tambores bàtá, la Cuba más ancestral conquistó el escenario. Todo sonaba a auténtico: los isleños daban la impresión de estar compartiendo su hermética pureza casi con recelo y de estar descubriendo a un público ajeno secretos esenciales de sus ritos sonoros.
      • 2001 Esquenazi Pz, M. Del areíto Cu (CORPES)
        Los tambores batá son tres tambores con forma de reloj de arena, bimembranófonos de parches desiguales atados por correas; ambos parches se percuten con las manos. De mayor a menor se nombran: iyá, itótele y okónkolo.
      • 2010 Valdés, Z. Todo cotidiano Cu (CORPES)
        París era una rumba a orillas del Sena, los tambores batá repiqueteaban a lo largo del río, de la ría, agua hembra, con sus muslos moviéndose cubiertos con unas medias finas, con costura detrás, y el fambeco duro dando una cadera espesa, y la exaltación de los hombros, como en Y Dios creó a la mujer, idéntico a ese remeneo con desparpajo y, sobre todo, sin ritmo ninguno, de la Bardot.
      • 2016 Mateos-Vega, M. "Irrumpe Tamakan" La Jornada (México) Mx (CORPES)
        Quizás habrá muchas personas que no conozcan bien a bien la música africana, pero cuando la escuchen se van a sentir totalmente identificados, y verán, entre otros, una kora, una mezcla de arpa y laúd, al balafón, que es como una marimba; al tambor batá, que es de Cuba, pero que proviene de la parte nigeriana de África, o una calabaza, que en ese continente es un instrumento muy común, un guaje muy grande partido a la mitad.
      • 1939-a1952 Lachatañaré, R. Sistema religioso lucumí [1992] Cuba (CDH )
        Como en el caso de Angelito, ya referido, cuando los tambores batá levantaron el vocerío del coro que comenzó a entonar los himnos de Shangó, nuestra amiga se acercó al salón y comenzó a danzarle a su Ángel Guardián, pero no por mucho tiempo, porque cayó al suelo, a los pocos instantes, poseída de la Muerte.
      • 1960 Carlos Felipe (Carlos Fdz Santana) Requiem por Yarini [1978] Cuba (CDH )
        Pausa. Entran Bebo la Reposa y tres negros acompañantes. Dos de ellos traen tambores batá.
      • 1975 Ortiz, F. Música afrocubana [1975] 155 Cuba (CDH )
        En los últimos años se ha adelantado bastante en esto, desde que en 1936 nosotros llevamos por primera vez al público profano los toques de tambores batá de los ritos de la santería lucumí y luego, casi cada año, hemos tratado del mismo tema en sendas conferencias.
      • 1975 Ortiz, F. Música afrocubana [1975] 155 Cuba (CDH )
        Desde entonces los tambores batá y los cantos han salido a los micrófonos, a los fonógrafos y alguna vez a las orquestas sinfónicas en los auditorios y hasta a las películas en los cines; pero no vacilamos al decirlo, con frecuencia esa música no es la verdadera ni ortodoxa.
      • 1990 Prensa El Mundo, 03/10/1994 [1995] Esp (CDH )
        Entre las figuras a descubrir destaca el guitarrista cubano José Angel Navarro, un músico que traslada a su instrumento la sonoridad percutiva de los tambores ceremoniales batá, así como los cantos y melodías afrocaribeños.
      • 1997 Prensa El País, 29/07/1997 [1997] Esp (CDH )
        Desde que empezaron a sonar los sagrados tambores bàtá, la Cuba más ancestral conquistó el escenario. Todo sonaba a auténtico: los isleños daban la impresión de estar compartiendo su hermética pureza casi con recelo y de estar descubriendo a un público ajeno secretos esenciales de sus ritos sonoros.
      • 1997 Évora, T. Orígenes música cubana [1997] Cuba (CDH )
        Desgraciadamente los cantos originales se han ido olvidando de generación en generación por lo que resulta difícil hoy día encontrar un buen trío de olubatá (tocadores de los tambores sagrados batá) y un akpuón que sepa saludar a los santos correctamente, en yoruba puro o incluso en yoruba cruzado.
      • 2000 Cárdenas Molina, G. (coord.) DiccEspCuba Cu (BD)
        Tambor [...] (~) bata. Conjunto de tres tambores que se utiliza en las ceremonias religiosas de origen yoruba y en conjuntos musicales, especialmente charangas.
      • 2001 Esquenazi Pz, M. Del areíto Cu (CORPES)
        La música lucumí es antifonal, casi siempre se canta en lengua yoruba y se acompaña de los conjuntos de tambores batá o bembé y de los güiros o chequerés, fundamentalmente en las zonas occidental y central.
      • 2001 Esquenazi Pz, M. Del areíto Cu (CORPES)
        Los tambores batá son tres tambores con forma de reloj de arena, bimembranófonos de parches desiguales atados por correas; ambos parches se percuten con las manos. De mayor a menor se nombran: iyá, itótele y okónkolo.
      • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
        tambor. [...] ~ de batá. m. Cu. Tambor utilizado en las ceremonias religiosas de la yoruba y en conjuntos musicales como las charangas.
      • 2010 Valdés, Z. Todo cotidiano Cu (CORPES)
        París era una rumba a orillas del Sena, los tambores batá repiqueteaban a lo largo del río, de la ría, agua hembra, con sus muslos moviéndose cubiertos con unas medias finas, con costura detrás, y el fambeco duro dando una cadera espesa, y la exaltación de los hombros, como en Y Dios creó a la mujer, idéntico a ese remeneo con desparpajo y, sobre todo, sin ritmo ninguno, de la Bardot.
      • 2016 Mateos-Vega, M. "Irrumpe Tamakan" La Jornada (México) Mx (CORPES)
        Quizás habrá muchas personas que no conozcan bien a bien la música africana, pero cuando la escuchen se van a sentir totalmente identificados, y verán, entre otros, una kora, una mezcla de arpa y laúd, al balafón, que es como una marimba; al tambor batá, que es de Cuba, pero que proviene de la parte nigeriana de África, o una calabaza, que en ese continente es un instrumento muy común, un guaje muy grande partido a la mitad.
    2. s. m. Co Con el modificador monopercusivo, para referirse a un tambor consistente en una caja cónica de madera abierta por ambos extremos, con el parche en la boca más ancha, y que se toca con las manos.
      docs. (1961-1983) 4 ejemplos:
      • 1961 Zapata Olivella, M. "Caña de millo" [01-01-1961] p. 156 Revista Colombiana de Folklore (Bogotá) Co (HD)
        Es conveniente anotar que se conocen ejemplos de transculturación africana limitados a la zona del Pacífico, como acontece con el cununo, tambor monopercusivo con la caja de resonancia tapada, desconocido en la Costa Atlántica.
      • 1964 Alario di Filippo, M. LexColombianismos Co (NTLLE)
        Tambor. [...] Tambor monopercusivo. El de un solo parche. La caja de madera, preferencialmente de campano, es de una sola pieza y tiene la forma de cono truncado. En la base, sobre un aro de bejuco, se coloca la piel de saíno, ternero de vientre, chivo u otro animal. La cúspide trunca es abierta, y se puede cerrar si se apoya sobre la tierra en caso de que el ejecutante desee ocluir la caja de resonancia. A diferencia de los tambores indígenas, la piel se estira con cuñas de madera, que por medio de cuerdas tiran del aro donde está sujeta. Su percusión es exclusivamente manual.
      • 1967 Zapata Olivella, M. "Aportes materiales y psicoafectivos" [14-06-1967] Boletín Cultural y Bibliográfico (Bogotá) Co (HD)
        En el trío de acordeón, guacharaca y tamborera, llama la atención que la influencia africana se evidencia en la forma de percutir la tambora indígena de dos parches, que se coloca entre las piernas como si fuera un tambor monopercusivo y se ejecuta con ambas manos a la usanza negra, sin los bolillos tradicionales empleados por los indios arhuacos o guajiros.
      • 1983 Alario di Filippo, M. LexColombianismos Co (NTLLE)
        tambor. m. Col. [...] monopercusivo. Co. El de un solo parche. La caja de madera, preferencialmente de campano, es de una sola pieza y tiene la forma de cono truncado. En la base, sobre un aro de bejuco, se coloca la piel de saíno, ternero de vientre, chivo u otro animal. La cúspide trunca es abierta, y se puede cerrar si se apoya sobre la tierra en caso de que el ejecutante desee ocluir la caja de resonancia. A diferencia de los tambores indígenas, la piel se estira con cuñas de madera, que por medio de cuerdas tiran del aro donde está sujeta. Su percusión es exclusivamente manual.
    3. s. m. Co Con los modificadores alegre o hembra, para referirse a un tambor que marca la melodía o adorna con toques complejos las melodías efectuada por otros instrumentos.
      docs. (1964-2020) 6 ejemplos:
      • 1964 Alario di Filippo, M. LexColombianismos Co (NTLLE)
        Tambor hembra (Co.): Recibe este nombre una especie de tambor grande (80 ctms. de alto por 40 ctms. de diámetro) por el papel musical que desempeña, semejante al de la gaita hembra. Como ésta, según el modo de percutirse, puede dar variados tonos. Si realiza con la caja de resonancia abierta, medianamente ocluida o tapada del todo contra la tierra, produce varios tonos. Su percusión es bimanual. La variedad de registros se aumenta si una mano o el codo mediatiza la piel en el margen o en la parte central, en tanto que la otra percute
      • 1967 Zapata Olivella, M. "Aportes materiales y psicoafectivos" [14-06-1967] Boletín Cultural y Bibliográfico (Bogotá) Co (HD)
        En la actualidad se aprecian tres tipos de agrupaciones musicales: conjuntos de gaitas, de cumbiamba y de acordeón. En todos ellos se advierte la presencia negroide. En el conjunto de gaitas de origen americano, aparecen los tambores hembra y macho, cuya morfología cónica y monopercusiva, delatan el origen africano. Destapados en su extremidad inferior, permiten que el tamborero ocluya la caja de resonancia a voluntad, apoyándolos en tierra o suspendiéndolos con las rodillas mientras lo percute.
      • 2004 Valencia Rincón, V. Pitos y tambores Co (CORPES)
        En idiófonos, primero palmas y tablas y luego maracas, guacharaca o platillos, según corresponda. En membranófonos, primero tambor llamador (macho), luego tambora (bombo) y finalmente tambor alegre (hembra o currulao) o redoblante. En cierta medida se recomienda primero abordar los instrumentos más estables en su patrón para abordar progresivamente los que incluyen mayor número de variaciones e improvisación.
      • 2010 Zapata León, S. "Puertas adentro" [10-09-2010] Revista Arcadia (Santa Fe de Bogotá) Co (CORPES)
        Los Batá son tambores consagrados a los ritos de la religión Yoruba y a algunas ceremonias de santería cubana, puertorriqueña y nuyorican. En Barranquilla no los hay disponibles. Alguien dice socarronamente que por qué no se conformarán con un tambor alegre. Imposible, Chucho Valdés no puede esperar hasta mañana.
      • 2020 Correa, R. "Restaurante Candé" [24-01-2020] Revista Buen Gusto Co (CORPES)
        También cuenta con participaciones especiales del artista Rafael Figueroa y de la chelista y cantante Lina Jiménez, quien hace intervenciones de chelo y tambor alegre con un formato especial de música del mundo con música cartagenera.
      • 1964 Alario di Filippo, M. LexColombianismos Co (NTLLE)
        Tambor hembra (Co.): Recibe este nombre una especie de tambor grande (80 ctms. de alto por 40 ctms. de diámetro) por el papel musical que desempeña, semejante al de la gaita hembra. Como ésta, según el modo de percutirse, puede dar variados tonos. Si realiza con la caja de resonancia abierta, medianamente ocluida o tapada del todo contra la tierra, produce varios tonos. Su percusión es bimanual. La variedad de registros se aumenta si una mano o el codo mediatiza la piel en el margen o en la parte central, en tanto que la otra percute
      • 1967 Zapata Olivella, M. "Aportes materiales y psicoafectivos" [14-06-1967] Boletín Cultural y Bibliográfico (Bogotá) Co (HD)
        En la actualidad se aprecian tres tipos de agrupaciones musicales: conjuntos de gaitas, de cumbiamba y de acordeón. En todos ellos se advierte la presencia negroide. En el conjunto de gaitas de origen americano, aparecen los tambores hembra y macho, cuya morfología cónica y monopercusiva, delatan el origen africano. Destapados en su extremidad inferior, permiten que el tamborero ocluya la caja de resonancia a voluntad, apoyándolos en tierra o suspendiéndolos con las rodillas mientras lo percute.
      • 2004 Valencia Rincón, V. Pitos y tambores Co (CORPES)
        En idiófonos, primero palmas y tablas y luego maracas, guacharaca o platillos, según corresponda. En membranófonos, primero tambor llamador (macho), luego tambora (bombo) y finalmente tambor alegre (hembra o currulao) o redoblante. En cierta medida se recomienda primero abordar los instrumentos más estables en su patrón para abordar progresivamente los que incluyen mayor número de variaciones e improvisación.
      • 2004 Valencia Rincón, V. Pitos y tambores Co (CORPES)
        Convenciones para tambor alegre (tambor hembra - currulao). Denominación notación para golpe con la mano en el cuero. se complementa con las siguientes convenciones: Abierto. Bajoneo (fondeo). [...]
      • 2010 Zapata León, S. "Puertas adentro" [10-09-2010] Revista Arcadia (Santa Fe de Bogotá) Co (CORPES)
        Los Batá son tambores consagrados a los ritos de la religión Yoruba y a algunas ceremonias de santería cubana, puertorriqueña y nuyorican. En Barranquilla no los hay disponibles. Alguien dice socarronamente que por qué no se conformarán con un tambor alegre. Imposible, Chucho Valdés no puede esperar hasta mañana.
      • 2020 Correa, R. "Restaurante Candé" [24-01-2020] Revista Buen Gusto Co (CORPES)
        También cuenta con participaciones especiales del artista Rafael Figueroa y de la chelista y cantante Lina Jiménez, quien hace intervenciones de chelo y tambor alegre con un formato especial de música del mundo con música cartagenera.
    4. s. m. Co Con los modificadores llamador o macho, para referirse a un tambor de tono grave que se toca generalmente colocado bajo el brazo izquierdo y se percute con la mano derecha.
      docs. (1964-2014) 7 ejemplos:
      • 1964 Alario di Filippo, M. LexColombianismos Co (NTLLE)
        Tambor macho o llamador (Co.): Llámase así un tambor pequeño (40 ctms. de diámetro más o menos) que al igual que la gaita macho tiene por objeto dar los tonos graves del acompañamiento. Por su papel de llamar al compás al tambor hembra, también recibe el nombre de llamador. Siempre se le ejecuta en compañía de aquél. El músico lo coloca bajo el brazo izquierdo y percute con la mano derecha. En esta forma la caja de resonancia siempre está abierta. En ausencia de la hembra, se le utiliza con percusión bimanual y entonces, sentado el tamborilero sobre el suelo, obtiene de él variedad de registros, modificando la salida del aire de la caja de resonancia, según que se apoye total o parcialmente sobre la tierra (Manuel Zapata Olivella).
      • 1990 Orovio, H. Música Caribe [1990] Cuba (CDH )

        Un tipo de maraca, en forma de tubo, el guache, de bambú o de hojalata y relleno con semillas secas, integra el conjunto, que se completa con tres percusivos: el bombo, bimembranófono, afinado por una cuerda o soga conectada a sus extremos, que se toca con dos palillos, que golpean sobre los cueros y la caja de madera; el tambor llamador, unimembranófono, cuyo parche se ajusta mediante un aro de alambre grueso, que se enlaza en zig zag a través de una cuerda al otro extremo, en el que hay una faja donde se incrustan cuñas de madera, machacadas hacia abajo para tensarlo; y el tambor mayor, de igual factura, pero de superior tamaño, que se sostiene entre las piernas y se percute con ambas manos.

      • 2004 Valencia Rincón, V. Pitos y tambores Co (CORPES)
        En idiófonos, primero palmas y tablas y luego maracas, guacharaca o platillos, según corresponda. En membranófonos, primero tambor llamador (macho), luego tambora (bombo) y finalmente tambor alegre (hembra o currulao) o redoblante. En cierta medida se recomienda primero abordar los instrumentos más estables en su patrón para abordar progresivamente los que incluyen mayor número de variaciones e improvisación.
      • 2012 Ochoa Escobar, F. "Investigaciones pito atravesao" [01-01-2012] p. 161 Cuadernos de Música, Artes Visuales y Artes Escénicas (Bogotá) Co (HD)
        Cuando hablamos de música de pito atravesao, no nos referimos únicamente al instrumento, sino también a un formato instrumental en el cual este se desenvuelve. Así, el conjunto típico de la caña de millo está conformado, además de la auta, por un tambor alegre y una tambora (quienes llevan una gura rítmica particular, dependiendo del género musical a ejecutar), un tambor llamador y dos maracas o un guache (ambos marcando el contratiempo).
      • 2014 Gutiérrez, R. "Gaitero Mayor" [15-06-2014] El Heraldo (Bogotá) Co (HD)
        Con el nombre de gaita se conoce un aire musical y un instrumento cuya estructura está compuesta por la gaita hembra, que lleva la melodía y se acompaña del tambor alegre; la gaita macho, que es la marcante, va acompañada de maracas; de igual manera el tambor llamador se comunica también con las maracas, y tiene como instrumento esencial la tambora, que hace la función del bajo.
      • 1964 Alario di Filippo, M. LexColombianismos Co (NTLLE)
        Tambor macho o llamador (Co.): Llámase así un tambor pequeño (40 ctms. de diámetro más o menos) que al igual que la gaita macho tiene por objeto dar los tonos graves del acompañamiento. Por su papel de llamar al compás al tambor hembra, también recibe el nombre de llamador. Siempre se le ejecuta en compañía de aquél. El músico lo coloca bajo el brazo izquierdo y percute con la mano derecha. En esta forma la caja de resonancia siempre está abierta. En ausencia de la hembra, se le utiliza con percusión bimanual y entonces, sentado el tamborilero sobre el suelo, obtiene de él variedad de registros, modificando la salida del aire de la caja de resonancia, según que se apoye total o parcialmente sobre la tierra (Manuel Zapata Olivella).
      • 1990 Orovio, H. Música Caribe [1990] Cuba (CDH )

        Un tipo de maraca, en forma de tubo, el guache, de bambú o de hojalata y relleno con semillas secas, integra el conjunto, que se completa con tres percusivos: el bombo, bimembranófono, afinado por una cuerda o soga conectada a sus extremos, que se toca con dos palillos, que golpean sobre los cueros y la caja de madera; el tambor llamador, unimembranófono, cuyo parche se ajusta mediante un aro de alambre grueso, que se enlaza en zig zag a través de una cuerda al otro extremo, en el que hay una faja donde se incrustan cuñas de madera, machacadas hacia abajo para tensarlo; y el tambor mayor, de igual factura, pero de superior tamaño, que se sostiene entre las piernas y se percute con ambas manos.

      • 1990 Orovio, H. Música Caribe [1990] Cuba (CDH )
        El tambor llamador sostiene un figurado rítmico fijo, mientras el mayor realiza variaciones e improvisaciones. Estos tambores son claramente de origen africano.
      • 1990 Orovio, H. Música Caribe [1990] 66 Cuba (CDH )
        La gaita hembra ejecuta la melodía, y se toca con ambas manos; la gaita macho se toca con una mano, mientras la otra agita el guacho o maraca. Este grupo gaitero se compone también de bombo, tambor llamador y tambor mayor.
      • 2004 Valencia Rincón, V. Pitos y tambores Co (CORPES)
        En idiófonos, primero palmas y tablas y luego maracas, guacharaca o platillos, según corresponda. En membranófonos, primero tambor llamador (macho), luego tambora (bombo) y finalmente tambor alegre (hembra o currulao) o redoblante. En cierta medida se recomienda primero abordar los instrumentos más estables en su patrón para abordar progresivamente los que incluyen mayor número de variaciones e improvisación.
      • 2012 Ochoa Escobar, F. "Investigaciones pito atravesao" [01-01-2012] p. 161 Cuadernos de Música, Artes Visuales y Artes Escénicas (Bogotá) Co (HD)
        Cuando hablamos de música de pito atravesao, no nos referimos únicamente al instrumento, sino también a un formato instrumental en el cual este se desenvuelve. Así, el conjunto típico de la caña de millo está conformado, además de la auta, por un tambor alegre y una tambora (quienes llevan una gura rítmica particular, dependiendo del género musical a ejecutar), un tambor llamador y dos maracas o un guache (ambos marcando el contratiempo).
      • 2014 Gutiérrez, R. "Gaitero Mayor" [15-06-2014] El Heraldo (Bogotá) Co (HD)
        Con el nombre de gaita se conoce un aire musical y un instrumento cuya estructura está compuesta por la gaita hembra, que lleva la melodía y se acompaña del tambor alegre; la gaita macho, que es la marcante, va acompañada de maracas; de igual manera el tambor llamador se comunica también con las maracas, y tiene como instrumento esencial la tambora, que hace la función del bajo.
    5. s. m. Ve Con culepuya en aposición o con el modificador redondo, para referirse a un tambor de forma tubular, con un parche en cada extremo, que se toca colocándolo entre las piernas y con el extremo inferior apoyado en el suelo.
      docs. (1967-2022) 9 ejemplos:
      • 1967 Aretz, I. Instrumentos musicales Venezuela p. 81 Ve (BD)
        La batería de tambores redondos llamados también culepuyas o 'culo ‘e puya’, su verdadero nombre, consta generalmente de tres membranófonos alargados y de escasa circunferencia, con pequeñas diferencias de tamaño entre uno y otro ejemplar, y siempre con dos parches.
      • 1969 Domínguez, L. A. / Salazar Quijada, A. Fiestas Danzas Venezuela [1992] Venezuela (CDH )
        Cuando la gente se ha cansado de bailar la perra, comienza entonces una danza colectiva de tambor redondo que es menos movida que el baile anterior. Después de transcurrido algún tiempo, alguien pide que se practique de nuevo la perra: y grita ¡la perra!, ¡la perra!; se hace en seguida el círculo y se prosigue con esta diversión hasta que el cansancio y la falta de aguardiente, pongan el punto final.
      • 2005 Hernández G., A. M.ª "Vasallos" [07-03-2005] El Universal (Caracas) Ve (CORPES)
        De allí que Rondón sentencie que lo que se impone es hacer el repertorio que van a mostrar, pues "nos hemos dado cuenta de que todo lo que está registrado en grabación ha sido tocado y es conocido. Como no conseguimos cosas nuevas para tocar, componemos. He hecho tonadas para tambor redondo, gaitas de tambora, las mostramos en el cd Arbol sagrado".
      • 2022 Delgado, I. "Culto san Juan" [01-07-2022] Últimas Noticias (Caracas) Ve (HD)
        En Mamporal solamente existe una parranda que agrupa a todos los devotos del Bautista. De acuerdo con la tradición el día 23 celebran la Nochebuena de San Juan en la plaza Bolívar. A las 12:00 a. m. comienzan a sonar los tambores culepuya.
      • 1967 Aretz, I. Instrumentos musicales Venezuela p. 81 Ve (BD)
        La batería de tambores redondos llamados también culepuyas o 'culo ‘e puya’, su verdadero nombre, consta generalmente de tres membranófonos alargados y de escasa circunferencia, con pequeñas diferencias de tamaño entre uno y otro ejemplar, y siempre con dos parches.
      • 1969 Domínguez, L. A. / Salazar Quijada, A. Fiestas Danzas Venezuela [1992] Venezuela (CDH )
        Cuando la gente se ha cansado de bailar la perra, comienza entonces una danza colectiva de tambor redondo que es menos movida que el baile anterior. Después de transcurrido algún tiempo, alguien pide que se practique de nuevo la perra: y grita ¡la perra!, ¡la perra!; se hace en seguida el círculo y se prosigue con esta diversión hasta que el cansancio y la falta de aguardiente, pongan el punto final.
      • 1982 Piquet, D. Cultura afrovenezolana [1982] Venezuela (CDH )
        El tambor redondo

        Igualmente llamado "culo é puya", es un tambor cilíndrico, pequeño, estrecho, que está formado por dos pieles, aunque el músico no use si no una cuando toca.

      • 1982 Piquet, D. Cultura afrovenezolana [1982] Venezuela (CDH )
        Es el caso de la Tonada de María Lavalava, tocada por el tambor redondo, durante la cual la mujer sube la falda sobre los muslos mientras que el hombre la persigue en un juego erótico reforzado por el canto: / "Dámelo toíto / Mari'estaba lavando / Dámelo toíto / Y se le cayó el jabón / Dámela toíta / Se metió la mano abajo / Dámela toíta / Y se sacó el pelotón".
      • 1993 Tejera, J. DiccVenezolanismos Ve (NTLLE)
        Tambor culepuya loc nom Barl V: Tambor redondo.
      • 1993 Tejera, J. DiccVenezolanismos Ve (NTLLE)
        Tambor redondo loc nom Ar D Fed Ú m en pl Batería de tres tambores tubulares, de 90 centímetros, o poco menos, de longitud, de diámetro muy reducido, con dos parches sujetos por medio de cuerdas, atadas en zigzag de un extremo del instrumento al otro. Para tocar estos tambores, se colocan entre las piernas, apoyando el extremo inferior en el suelo, y se golpean en el centro del cuero con la mano y por sus bordes con un palo.
      • 1993 Tejera, J. DiccVenezolanismos Ve (NTLLE)
        Tambor redondo loc nom Ar D Fed [...] Cada uno de los tres instrumentos que constituyen esa batería.
      • 2005 Hernández G., A. M.ª "Vasallos" [07-03-2005] El Universal (Caracas) Ve (CORPES)
        De allí que Rondón sentencie que lo que se impone es hacer el repertorio que van a mostrar, pues "nos hemos dado cuenta de que todo lo que está registrado en grabación ha sido tocado y es conocido. Como no conseguimos cosas nuevas para tocar, componemos. He hecho tonadas para tambor redondo, gaitas de tambora, las mostramos en el cd Arbol sagrado".
      • 2022 Delgado, I. "Culto san Juan" [01-07-2022] Últimas Noticias (Caracas) Ve (HD)
        En Mamporal solamente existe una parranda que agrupa a todos los devotos del Bautista. De acuerdo con la tradición el día 23 celebran la Nochebuena de San Juan en la plaza Bolívar. A las 12:00 a. m. comienzan a sonar los tambores culepuya.
    6. s. m. Ve Con cumaco en aposición, para referirse a un tambor consistente en un cilindro largo de madera, con un solo parche en uno de sus extremos, y que se percute con las manos.
      docs. (1967-2009) 8 ejemplos:
      • 1967 Aretz, I. Instrumentos musicales Venezuela p. 60 Ve (BD)
        En Lara, un tambor cumaco sirve fondo rítmico a los numerosos instrumentos que acompañan el tamunangue, una serie de danzas que se ejecutan en honor de San Antonio y de La Saragoza.
      • 2009 Guerrero Veloz, J. La presencia africana en Venezuela Ve (CORPES)
        En el pueblo del El Tocuyo estado Lara, en la manifestación musical llamada "sones de negros", existen dos expresiones una son de la "Juruminga" y la otra es la "Perrandinga" los cuales son dos sufijos kikongos de Angola, como lo es "Ndinga (apellido) y "Minga" (agradecimiento), estas expresiones se caracterizan por bailes que también están acompañadas del tambor cumaco.
      • 1967 Aretz, I. Instrumentos musicales Venezuela p. 60 Ve (BD)
        En Lara, un tambor cumaco sirve fondo rítmico a los numerosos instrumentos que acompañan el tamunangue, una serie de danzas que se ejecutan en honor de San Antonio y de La Saragoza.
      • 1969 Domínguez, L. A. / Salazar Quijada, A. Fiestas Danzas Venezuela [1992] Venezuela (CDH )
        En La Sabana, parroquia Caruao del Distrito Federal además de la mina, la curbata y algunos otros tambores utilizan como instrumento un culo 'e puya grande (tambor cumaco muy parecido a la mina en cuanto al tamaño), que colocan tendido en el suelo, cuyo cuero percute una persona con las manos, en tanto que otros cuatro o seis, con palos denominados laure, golpean también rítmicamente el cuerpo de dicho instrumento.
      • 1971 Ramón Rivera, L. F. Música afrovenezolana p. 72 Ve (BD)
        La zona de dispersión de todos estos instrumentos corresponde, por lo tanto, a la que hemos señalado para los festejos antedichos, y faltaría solamente añadir una excepción importante en el uso de un tambor cumaco, el tamunango, en la fiesta de San Antonio, que se celebra el 13 de junio en el Estado Lara.
      • 1993 Tejera, J. DiccVenezolanismos Ve (NTLLE)
        TAMBOR m [...] D FEd Lar V: Tambor cumaco.
      • 2001 Lebon, Manuel "Tambor Urbano" [30-11-2001] El Universal (Caracas) Ve (CORPES)
        El grupo de música folclórica Tambor Urbano incorpora nuevos temas a su repertorio habitual en su sexta producción discográfica, Fashion, disco de peculiar nombre anglosajón que aspira llevar el sonido percusivo de Tambor Urbano a todos los estratos sociales, utilizando como base rítmica el ancestral tambor cumaco y las guaruras.
      • 2009 Guerrero Veloz, J. La presencia africana en Venezuela Ve (CORPES)
        En el pueblo del El Tocuyo estado Lara, en la manifestación musical llamada "sones de negros", existen dos expresiones una son de la "Juruminga" y la otra es la "Perrandinga" los cuales son dos sufijos kikongos de Angola, como lo es "Ndinga (apellido) y "Minga" (agradecimiento), estas expresiones se caracterizan por bailes que también están acompañadas del tambor cumaco.
      • 1967 Aretz, I. Instrumentos musicales Venezuela p. 60 Ve (BD)
        En Lara, un tambor cumaco sirve fondo rítmico a los numerosos instrumentos que acompañan el tamunangue, una serie de danzas que se ejecutan en honor de San Antonio y de La Saragoza.
      • 1967 Aretz, I. Instrumentos musicales Venezuela p. 55 Ve (BD)
        Ramón y Rivera junto con Antonio Ochoa encontraron en Borburata un largo tambor cumaco, construido con el tronco de un árbol, cuyo único parche se sujeta enrollándolo a un bejuco y clavándolo después en derredor.
      • 1969 Domínguez, L. A. / Salazar Quijada, A. Fiestas Danzas Venezuela [1992] Venezuela (CDH )
        En La Sabana, parroquia Caruao del Distrito Federal además de la mina, la curbata y algunos otros tambores utilizan como instrumento un culo 'e puya grande (tambor cumaco muy parecido a la mina en cuanto al tamaño), que colocan tendido en el suelo, cuyo cuero percute una persona con las manos, en tanto que otros cuatro o seis, con palos denominados laure, golpean también rítmicamente el cuerpo de dicho instrumento.
      • 1971 Ramón Rivera, L. F. Música afrovenezolana p. 72 Ve (BD)
        La zona de dispersión de todos estos instrumentos corresponde, por lo tanto, a la que hemos señalado para los festejos antedichos, y faltaría solamente añadir una excepción importante en el uso de un tambor cumaco, el tamunango, en la fiesta de San Antonio, que se celebra el 13 de junio en el Estado Lara.
      • 1971 Ramón Rivera, L. F. Música afrovenezolana p. 74 Ve (BD)
        El uso que hacemos del término tumunango para este pequeño tambor, puede crear confusión si se piensa en el tambor cumaco de ese nombre, usado en Lara para el baile del Tamunangue. Debemos explicar, por lo tanto, que siguiendo la clasificación de Isabel Aretz, son tambores tamunango todos aquellos de escasa longitud y de un solo parche clavado, como se ha descrito; mientras que los tambores cumaco son todos los de igual característica de parche clavado, pero de tamaño mayor y hasta colosal.
      • 1993 Tejera, J. DiccVenezolanismos Ve (NTLLE)
        TAMBOR m [...] D FEd Lar V: Tambor cumaco.
      • 2001 Lebon, Manuel "Tambor Urbano" [30-11-2001] El Universal (Caracas) Ve (CORPES)
        El grupo de música folclórica Tambor Urbano incorpora nuevos temas a su repertorio habitual en su sexta producción discográfica, Fashion, disco de peculiar nombre anglosajón que aspira llevar el sonido percusivo de Tambor Urbano a todos los estratos sociales, utilizando como base rítmica el ancestral tambor cumaco y las guaruras.
      • 2009 Guerrero Veloz, J. La presencia africana en Venezuela Ve (CORPES)
        En el pueblo del El Tocuyo estado Lara, en la manifestación musical llamada "sones de negros", existen dos expresiones una son de la "Juruminga" y la otra es la "Perrandinga" los cuales son dos sufijos kikongos de Angola, como lo es "Ndinga (apellido) y "Minga" (agradecimiento), estas expresiones se caracterizan por bailes que también están acompañadas del tambor cumaco.
    7. s. m. Ve Con el complemento de San Benito, para referirse a un tambor consistente en una caja de resonancia en forma de cono alargado, con un solo parche, que cuelga al hombro y se toca con una varilla y con una mano, durante las fiestas de San Benito de los estados Mérida y Zulia.
      docs. (1967-1993) 4 ejemplos:
      • 1967 Aretz, I. Instrumentos musicales Venezuela p. 72 Ve (BD)
        Los tambores de San Benito son de neto origen africano. En Palenque de San Basilio, Dep. Bolívar, Colombia, encontré tambores de factura semejante, que fueron traídos por los negros esclavos que organizados por el Rey Benkos en el siglo XVII, se atrincheraron en este lugar y se conservaron prácticamente aislados hasta fines del siglo pasado.
      • 1967 Aretz, I. Instrumentos musicales Venezuela p. 299 Ve (BD)
        Requinta.... nombre de un tambor de San Benito. Requintilla..... nombre de un tambor de San Benito.
      • 1973 List, G. "Gaitas de Colombia" [01-01-1973] p. 47 Revista Musical Chilena (Santiago de Chile) (HD)
        La figura doce es un dibujo de una batería de tambores de San Benito en Venezuela.
      • 1993 Tejera, J. DiccVenezolanismos Ve (NTLLE)
        Tambor de San Benito loc nom Ú t en pl Cada uno de los que componen la batería de 4 a 7 tambores que se tocan colgados al hombro con una varilla y con una mano en las marchas de las fiestas de San Benito de los estados Marida y Zulia; son tubulares, cónicos y cada uno de timbre y dimensión diferentes, de 80 a 90 centímetros de longitud. Su único parche se sujeta por medio de un sistema de cuerdas atadas longitudinalmente a dos anillos que rodean ambos extremos del instrumento.
    8. s. m. Ve Con el complemento de San Juan, para referirse a un tambor o conjunto de tambores que se tocan en algunas regiones de Venezuela durante las fiestas de San Juan Bautista.
      docs. (1987-2008) 3 ejemplos:
      • 1987 Allende, I. Eva Luna [1987] 140 Chile (CDH )
        Allí estaban la iglesia, el correo, la escuela y la comandancia, allí se tocaban todos los años los tambores de San Juan, se quemaba un muñeco de trapo para conmemorar la traición de Judas, se coronaba a la Reina de Agua Santa y cada Navidad la maestra Inés organizaba los Cuadros Vivos de la escuela, con sus alumnos vestidos de papel crepé y salpicados de escarcha plateada para representar escenas inmóviles de la Anunciación, el Nacimiento y la masacre de los inocentes ordenada por Herodes.
      • 1993 Tejera, J. DiccVenezolanismos Ve (NTLLE)
        Tambores de San Juan loc nom Conjunto de tambores que se tocan durante las fiestas de San Juan Bautista, en los estados centrales.
      • 2008 Vegas, F. "Marcelino" Carpa y cuentos Ve (CORPES)
        Varias veces los tambores de San Juan irrumpieron en aquel caney hasta estremecerlo. También se dieron fiestas de romanos, piñatas con marihuana y sesiones con peyote recién llegado de Oaxaca.
  2. 1⟶metonimia
    s. m. y f. Persona que toca el tambor.
    docs. (1493-2022) 72 ejemplos:
    • 1493 Campo, A. Auto Pasión [01-01-1493] 191 Esp (CDH )
      LIBRO DE CUENTAS DEL CABILDO(O. F. 330)La fiesta de Corpus Christi de el año de XCIII / Relaçión de lo que se gastó en los entremeses e Juegos de la fiesta de Corpus Christi el año de mill e quatroçientos e noventa e tres años en la manera que se sygue: / [...] La Resurreçión / – al Christo quatro rreales / – a la Madalena vn rreal / – a dos apóstoles dos rreales / – a quatro ángeles dos rreales / – a dos Marías vn rreal / – a dos atambores dos rreales [...]. /
    • 2018 Eduardo Arellano, J. "Darío" [02-09-2018] El Nuevo Diario (Managua) Ni (CORPES)
      La historia es simple, y se aprovechan los estereotipos que circulaban sobre Rusia en la época (como el amor materno y el patriotismo sentimental). La anécdota se centra en la mujer anciana del título, que sufre la muerte de Nicolasín —joven tambor de un regimiento— a quien quiere como hijo. El cuento es de rápido desarrollo, con breves descripciones y diálogo dinamizado por la carencia de verbos introductores, pero no se destaca mayormente de los cultivados en esa modalidad por esos años.
    • 1493 Campo, A. Auto Pasión [01-01-1493] 191 Esp (CDH )
      LIBRO DE CUENTAS DEL CABILDO(O. F. 330)La fiesta de Corpus Christi de el año de XCIII / Relaçión de lo que se gastó en los entremeses e Juegos de la fiesta de Corpus Christi el año de mill e quatroçientos e noventa e tres años en la manera que se sygue: / [...] La Resurreçión / – al Christo quatro rreales / – a la Madalena vn rreal / – a dos apóstoles dos rreales / – a quatro ángeles dos rreales / – a dos Marías vn rreal / – a dos atambores dos rreales [...]. /
    • 1517 Torres Naharro, B. Soldadesca [1994] Propaladia Esp (CDH )
      Guzmán, plático. Capitán. Tristán, siervo. Atambor. GUZMÁN¡Reniego del rey Ramiro! / Porqu'es ora el tiempo tal / que quiçá hiziera un tiro / de que no me fuera mal. / ¡Pese al cielo! / Qu'el hombre mudara el pelo / según el modo que avía, / sino que este barrichelo / no para noche ni día. /
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] Esp (CDH )
      Tras éstos venían seis * atambores con los mesmos mantos como los alemanes, y caperuças a la española, de luto: * cubiertos los atambores de velos negros puestos a las espaldas; después destos * iban dos pajes a pie, vestidos de terçiopelo negro, con las gorras caídas sobre las espaldas: el de la mano derecha llevaba una zelada cubierta de brocado rico de tres altos en la mano, y el otro llevaba una pica negra al hombro, caída sobre las espaldas.
    • 1569 Ercilla, A. Araucana I [1993] 187 Esp (CDH )
      / / Como el diestro atambor que apercibiendo / al duro asalto y fiera batería, / va con los tardos golpes previniendo / la presta y animosa compañía, / pero el punto y señal última oyendo / suena la horrenda y áspera armonía, / así el negro ñublado turbolento / lanza un diluvio súbito y violento.
    • 1631 Cano, T. Diál Bizcaýno y Montañés [2000] Esp (CDH )
      – Dos tambores, con 6 escudos cada uno... 120
    • 1689 Anónimo Noticias extraordinarias del norte, de 8 de septiembre del campo de Tyle Chateau de 26 de agosto de 1689 Noticias extraordinarias del Norte, 20 de septiembre de 1689 Esp (CDH )
      Dos tambores que han venido á pedir una cesacion de armas, para enterrar los muertos, nos han assegurado, que los seis Vatallones de las Guardias, que se hallaron en este reencuentro, avian sido la mayor parte hechos pedassos.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )
      Los capitanes nombrados apercibieron su gente e hizieron sus vanderas muy galanas y vistosas, sus tambores y trompetas, y todos muy bien vestidos y empenachados. Y hizieron armas para todos, lanças, arcos y flechas, rodelas, escaupiles o cotas, todo a costa de sus pueblos.
    • 1740 Anónimo Compañía frutos Cuba Cedulario americano Esp (CDH )

      Asimismo conducirá la Compañía a su costa, desde la Habana a estos Reinos, los navíos que se fabricaren de mi Real orden en aquellos astilleros [...] y deberá poner en los navíos de setenta cañones, docientas y ochenta plazas, inclusos un capitán de fragata, un teniente, un alférez, un escribano, un capellán, un tambor, seis cabos, cincuenta soldados, un primer condestable de artillería, un segundo, cinco artilleros [...].

    • 1750 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, III [2004] Esp (CDH )
      Sirvió primero de tambor, luego de soldado raso, después de cabo de esquadra, de sargento, de alférez, &c.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] Esp (CDH )
      Enamoréme de la hija de un tambor * y comencé a solicitarla, esperando que mi presencia obtendría de ella lo que mis guineas en Inglaterra.
    • 1790 Azara, F. Geogr Paraguay [1904] Paraguay (CDH )
      Como cien pasos detrás de ellos venían de tropas de flauteros, tambores y clarines que separándose á derecha é izquierda dieron lugar á que 4 indios uniformes y principales nos saludasen, los cuales luego se formaron cincuenta pasos delante á manera de batidores.
    • 1841 Duque de Rivas Romances históricos [1987] 403 Esp (CDH )
      / Ora un combate, ora un duelo, / ya el valor de un camarada, / de una patrona burlada / el amargo desconsuelo, / De un coronel el rigor, / la astucia de un asistente, / el triste fin de un valiente, / las diabluras de un tambor, / Y una guitarra tocando / cantaba también romances, / con tal voz y tales lances, / que nos dejaba temblando.
    • 1870 Eslava, H. De la instrumentación p. 124 Esp (BD)
      El nombre de Banda tiene su origen en la milicia. A cada uno de los tres conjuntos que forman los tambores, los cornetas y los músicos de un regimiento, se les denomina respectivamente banda de tambores, banda de cornetas y banda de músicos o. de música. Hay bandas dedicadas al servicio militar, y las hay que dependen de corporaciones civiles como ayuntamientos o sociedades filarmónicas.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      — ¡A mí, que soy tambor de marina!
    • 1889 Rubén Darío Matuschka [1950] Cuentos Nicaragua (CDH )
      Yo no había visto al tambor después de la batalla. En el terrible momento del último ataque debía haber sido muerto. Quizá estaría herido solamente y lo traerían más tarde a la ambulancia. El chico era querido por todo el regimiento.
    • 1896 Magón Mercado [1947] Cuentos Costa Rica (CDH )
      Recuerdo que a las doce en punto, con el cuchillo y la medida, redoblaban sobre el cajón acompañando al tambor del Cuartel y no era posible que despacharan ni una barra hasta que habían terminado su tarea de redoblantes.
    • 1908 Ramírez F. Fontecha, A. A. Arbitraje Honduras Guatemala [1908] 202 Honduras (CDH )
      Certificación de una partida del libro de cuentas de la Intendencia de Comayagua, correspondiente á 1789, en la que los Ministros de Real Hacienda se datan de 1675 pesos pagados á los oficiales, sargentos, tambores, cabos y soldados que sirvieron en el destacamento del cabo de Gracias á Dios, que no le fueron pagados en Trujillo por falta de caudales en la Tesorería subalterna de aquel puerto.=
    • 1946 Gomá Orduña, J. HAeronáutica [1946] Esp (CDH )
      Contadores... 1 / Suboficiales... 8 / Sargentos... 35 / Cabos... 89 / Cornetas... 10 / Educandos... 5 / Tambores... 5 / Soldados de primera... 39 / Soldados de segunda... 571
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] 58 Esp (CDH )
      De este Romualdo Mistal, pongo por caso, cuento la vida desde que fue a servir al Rey, y de cómo lo enamoraba la mujer de un sargento de tambores, y cómo encontró en la calle dos onzas de oro, que fue con lo que puso en Manzanal la tienda...
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Argentina (CDH )

      Cuando pudieron salir de la ciudad más allá del cerro y de las avanzadas de Oribe, se entusiasmó al recuperar su galope a lo largo de dos leguas tendidas inquietándose con los brasileños que, además de imperiales, formaban la vanguardia del ejército. De los negros, ni hablar: ordenanzas, tambores y palafreneros; algún cabo de los tiempos de la Patria vieja y dos o tres sargentos medio alcahuetes y del todo verdugos.

    • 1983 Perucho, J. Pamela [1983] Esp (CDH )
      El inválido era Antón Martínez, que había sido tambor de las Reales Guardias Españolas; el alcalde se llamaba Juan Pedro de Martino, y el alguacil, Alejandro Lafuente. Como decía Benach, tres apellidos absolutamente de importación.
    • 2002 Castillo, R. Guerra mortal sentidos Ho (CORPES)
      Se olvidaron de la comandancia, los cuarteles y los madrugones militares para entregarse al suave aleteo de palabras con que oían caer al tambor que toca la diana, levántate, Cayetana, que son las seis de la mañana; o al valiente cuchillero que a la cárcel fue a parar.
    • 2018 Eduardo Arellano, J. "Darío" [02-09-2018] El Nuevo Diario (Managua) Ni (CORPES)
      La historia es simple, y se aprovechan los estereotipos que circulaban sobre Rusia en la época (como el amor materno y el patriotismo sentimental). La anécdota se centra en la mujer anciana del título, que sufre la muerte de Nicolasín —joven tambor de un regimiento— a quien quiere como hijo. El cuento es de rápido desarrollo, con breves descripciones y diálogo dinamizado por la carencia de verbos introductores, pero no se destaca mayormente de los cultivados en esa modalidad por esos años.
    • 1493 Campo, A. Auto Pasión [01-01-1493] 191 Esp (CDH )
      LIBRO DE CUENTAS DEL CABILDO(O. F. 330)La fiesta de Corpus Christi de el año de XCIII / Relaçión de lo que se gastó en los entremeses e Juegos de la fiesta de Corpus Christi el año de mill e quatroçientos e noventa e tres años en la manera que se sygue: / [...] La Resurreçión / – al Christo quatro rreales / – a la Madalena vn rreal / – a dos apóstoles dos rreales / – a quatro ángeles dos rreales / – a dos Marías vn rreal / – a dos atambores dos rreales [...]. /
    • 1493 Campo, A. Auto Pasión [01-01-1493] 191 Esp (CDH )
      [...] – al clavero que los guiava dos rreales / – al organista vn rreal / – a quatro onbres que lleuavan las hachas quatro rreales / – quatro onbres que llevauan los órganos quatro rreales / – noventa e çinco peones que llevaron los carros a cada vno medio rreal / – de el alquile de quatro mantos e capirotes de los judíos dos rreales / – a vn tanborino e a dos atanbores e vn pandero de sonajas que andovieron con los gigantes e tañeron el día de Pascua al alba onze rreales [...]. /
    • 1517 Torres Naharro, B. Soldadesca [1994] Propaladia Esp (CDH )
      Guzmán, plático. Capitán. Tristán, siervo. Atambor. GUZMÁN¡Reniego del rey Ramiro! / Porqu'es ora el tiempo tal / que quiçá hiziera un tiro / de que no me fuera mal. / ¡Pese al cielo! / Qu'el hombre mudara el pelo / según el modo que avía, / sino que este barrichelo / no para noche ni día. /
    • 1520 Anónimo Ordenanzas Documentos Historia de México Mx (CDH )

      Otrosí: que cada capitán que por mí fuere nombrado, tenga y traiga consigo su tambor y bandera, para que rija y acaudille mejor la gente que tenga a su cargo; so pena de diez pesos de oro, aplicados en la forma susodicha.

    • c1550 Santa Cruz, A. Crón Carlos V [1920] IV, 435 Esp (CDH )
      Y llevaban cada seis pífaros y tambores vestidos de sus colores.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] Esp (CDH )
      Tras éstos venían seis * atambores con los mesmos mantos como los alemanes, y caperuças a la española, de luto: * cubiertos los atambores de velos negros puestos a las espaldas; después destos * iban dos pajes a pie, vestidos de terçiopelo negro, con las gorras caídas sobre las espaldas: el de la mano derecha llevaba una zelada cubierta de brocado rico de tres altos en la mano, y el otro llevaba una pica negra al hombro, caída sobre las espaldas.
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Esp (CDH )

      E despachado de la corte viénese a Sevilla con menos dineros de los que querría; y en tanto que un atambor por una parte e un fraile o dos, e algunos clérigos que luego se le allegan so color de la conversión de los indios, por otras vías andan trastornando sesos e prometiendo la riqueza de aquellos que ninguna, cosa saben, entiende el capitán en tomar cambios y en comprar navíos cansados y viejos, que cuando acá llegan, o vienen a Dios misericordia y a poder de duplicadas bombas, o tales que no son para volver ni pueden llevar a Castilla nueva ni razón de la carga que trujeron.

    • 1560 Cervantes Salazar, F. Crón Nueva España [1971] II, 13 Esp (CDH )
      Canela, el atambor, tocó al arma, y así, en son de guerra, salieron a ellos algunos, y acercándoseles conoscieron que eran Joan Velázquez de León y Antón del Río, los mensajeros que Cortés había inviado a Cempoala, los cuales, ya que Cortés con la demás gente estaba de la otra parte, le dieron la repuesta de Narváez, diciendo que por ninguna vía quería conciertos; que le tenía en poco e hacía burla dél, viéndose pujante, aunque en el real le hacían saber había muchos, y de los principales, que le eran aficionados; díxole otras cosas aparte, en secreto.
    • 1564 Timoneda, J. Buen aviso [1990] Esp (CDH )
      Diciendo mal ciertos soldados del rey, porque les dilataba las pagas, no pudiéndolo sufrir un atambor que los estaba escuchando, dijo:

      —Señores, ¿qué cumple, sino saquear la tienda del rey, y pagarnos a nuestro placer?

    • 1568 Londoño, S. Disc disciplina militar [1943] Esp (CDH )
      Los Atambores generales han de saber todas las diferencias de órdenes que con las cajas se pueden significar cuando no se oirían ni entenderían dándolas a boca, como acaece en las batallas donde si ellos faltasen, podría perderse la victoria, por no haber manera de significar lo que se debe hacer en un accidente repentino de infinitos que en tales casos acaescen [...].
    • 1569 Ercilla, A. Araucana I [1993] 187 Esp (CDH )
      / / Como el diestro atambor que apercibiendo / al duro asalto y fiera batería, / va con los tardos golpes previniendo / la presta y animosa compañía, / pero el punto y señal última oyendo / suena la horrenda y áspera armonía, / así el negro ñublado turbolento / lanza un diluvio súbito y violento.
    • 1571 Pizarro, P. Rel descubrimiento Perú [1986] Esp (CDH )
      Estando en esto, acordó Françisco Hernández de dar una noche sobre el canpo de Su Magestad, y los oydores tuuieron auiso dello, y la noche que el Françisco Hernández auía de yr a dar en ellos, mudaron el sitio, dexando en el primero un atambor con algunos españoles y negros, para que, creyendo Françisco Hernández estaua allí el campo, hiziese el golpe en vago, y así fué [...].
    • 1613 Cervantes Saavedra, M. Coloquio perros Novelas ejemplares Esp (CDH )
      Estaban en ella cuatro rufianes de los amigos de mi amo, y el atambor era uno que había sido corchete y gran chocarrero, como lo suelen ser los más atambores.
    • 1616 Cervantes Saavedra, M. Persiles [1994] Esp (CDH )
      Ausentéme de mi casa, sin sabiduría de ninguno de ella, y, en hábitos de hombre, que fueron los que tomé de un pajecillo, asenté por criado de un atambor de una compañía que estaba en un lugar, pienso que ocho leguas del mío. En pocos días toqué la caja tan bien como mi amo; aprendí a ser chocarrero, como lo son los que usan tal oficio; juntóse otra compañía con la nuestra, y ambas a dos se encaminaron a Cartagena a embarcarse en estas cuatro galeras de mi hermano, en las cuales fue mi disinio pasar a Italia a buscar a mi esposo, de cuya noble condición esperé que no afearía mi atrevimiento, ni culparía mi deseo, el cual me tenía tan ciega que no reparé en el peligro a que me ponía de ser conocida, si me embarcaba en las galeras de mi hermano. Mas, como los pechos enamorados no hay inconvenientes que no atropellen, ni dificultades por quien no rompan, ni temores que se le opongan, toda escabrosidad hice llana, venciendo miedos y esperando aun en la misma desesperación; pero, como los sucesos de las cosas hacen mudar los primeros intentos en ellas, el mío, más mal pensado que fundado, me puso en el término que agora oiréis.
    • 1631 Cano, T. Diál Bizcaýno y Montañés [2000] Esp (CDH )
      – Dos tambores, con 6 escudos cada uno... 120
    • 1651 Gracián, B. Criticón 1.ª parte [1993] Esp (CDH )
      ¡Que hasta el atambor sabe estos primores! Y así veréis que la guerra, que a lo más tirar estas nuestras barras pudiera durar un año, dura doce, y fuera eterna si la felicidad y el valor no se hubieran juntado hoy en un marqués de Mortara. Lo mismo sienten todos de aquel otro, que también viene a caballo, para acaballo todo. Éste tiene por asunto y aun obligación hacer de los malos buenos; pero él obra tan al revés, que de los buenos hace malos, y de los malos peores. Éste trae guerra declarada contra la vida y la muerte, enemigo de entrambas porque querría a los hombres ni mal muertos ni bien vivos, sino malos, que es un malísimo medio. Para poder él comer, hace de modo que los otros no coman.
    • 1689 Anónimo Noticias extraordinarias del norte, de 8 de septiembre del campo de Tyle Chateau de 26 de agosto de 1689 Noticias extraordinarias del Norte, 20 de septiembre de 1689 Esp (CDH )
      Dos tambores que han venido á pedir una cesacion de armas, para enterrar los muertos, nos han assegurado, que los seis Vatallones de las Guardias, que se hallaron en este reencuentro, avian sido la mayor parte hechos pedassos.
    • 1698 San Agustín, G. Conquistas Filipinas [1975] 264 Esp (CDH )
      Los nombres de los cuales son los siguientes: Pedro Núñez Solórzano, Diego de Amaya, Ximénez Mallero, Alonso Baca, Cristóbal de Hinestrosa, Alonso Zarsate, García Solís, Nicolás Rico, Bartolomé Hernández, Rodrigo de la Cervilla y Alonso Hernández, tambor. Todos estos eran soldados.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )
      Los capitanes nombrados apercibieron su gente e hizieron sus vanderas muy galanas y vistosas, sus tambores y trompetas, y todos muy bien vestidos y empenachados. Y hizieron armas para todos, lanças, arcos y flechas, rodelas, escaupiles o cotas, todo a costa de sus pueblos.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )
      Y como cada hora que se dilatava el correo de la respuesta de la embaxada de Quixán, acreçentava más su cuidado, viendo ya el día veinte que no acabava de llegar ni noticia alguna de lo que huviesse sucedido, salió de Chaxal el día siguiente con diez y nueve soldados y con el alférez don Augustín de Quiroga, el escrivano, el cirujano, vn criado español, seis indios de Zalama, dos clarineros, dos tambores, vn pífano y vn harriero, con bastimentados para quatro días y solo con medio tercio de maíz de repuesto [...].
    • 1707 Anónimo Acta Junta 220 Docs Junta Costa Mar Esp (CDH )
      Asimismo acordaron que por quento los dichos sargentos mayores an introduzido llebar a estas villas y sus jurisdicciones cantidades de dinero en todas las ocasiones que han a ellas a hazer alardes y muestras de armas, sin causa ni motivo que para ello haya, siendoles mui gravosa esa contribuzión, se resuelbe que todas las dichas villas no la hagan y resistan con sus jurisdiciones tan perjudiçial daño respecto a que Su Magestad les paga a dichos sargentos mayores los sueldos situados con estos empleos sin permitirles lleben otros emolumentos ni causen costas a dichas villas, y queriendo nezesario se gane zédula para que lo cumplan así y que dichas villas no contribuyan ni les paguen maravedis algunos por ninguna razón ni a sus ayudantes ni atambor.
    • 1726 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      ATAMBOR. Se llama tambien el que toca por oficio el tambor.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      TAMBOR. Se llama tambien el que toca el atambor en las Compañias de Infanteria.
    • 1740 Cañizares, J. Anillo Giges [1983] Esp (CDH )
      Dentro cajas, clarines y voces, y alternan truenos fuertes, y relámpagos, después de los primeros versos y haber pasado huyendo Nicandro, Tambor, Arsidas, soldados y el último, Caudales, descienden por dos despeñaderos Giges y Sumesfuit, vestidos de pastores, viéndose la boca de una gruta oscura. Silbo de cortina.
    • 1740 Cañizares, J. Anillo Giges [1983] Esp (CDH )
      Vanse, y al son de la caja destemplada y sordina, van saliendo Arsidas, Nicandro, Tambor, Rey, Melicerta, Claridiana, Paletilla y damas. Y canta la música en tono lamentable.
    • 1740 Anónimo Compañía frutos Cuba Cedulario americano Esp (CDH )

      Asimismo conducirá la Compañía a su costa, desde la Habana a estos Reinos, los navíos que se fabricaren de mi Real orden en aquellos astilleros [...] y deberá poner en los navíos de setenta cañones, docientas y ochenta plazas, inclusos un capitán de fragata, un teniente, un alférez, un escribano, un capellán, un tambor, seis cabos, cincuenta soldados, un primer condestable de artillería, un segundo, cinco artilleros [...].

    • 1747 Anónimo Relac Puerto Rico [1918] Puerto Rico (CDH )
      La primera fué que afloxasen cuerdas los tambores, vistieran las cazas con bayetas, y se publicase un edicto Genl. en que mandó vestir a todos luto, siendo el primero que se lo puso, por su legítimo rey y Sr. y el que con sus leales esmeros sacaba lágrimas de los corazones de todos, porque en su rostro, y en su vestido se le estaba conociendo la grande pena que tenia: vien se merece, sin que sea lisonja; fué el primo en los Dolores.
    • 1750 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, III [2004] Esp (CDH )
      Sirvió primero de tambor, luego de soldado raso, después de cabo de esquadra, de sargento, de alférez, &c.
    • 1745-1756 Conde de Superunda Rel gobierno 391 Docs virrey Manso Velasco Perú (CDH )
      Para la guarnición de la nueva fortaleza, nombrada el Real Felipe del Callao, tuve por suficiente la dotación de un batallón compuesto de 421 hombres, divididos en siete compañías, la una de 100 hombres y las seis de 50, incluso sargentos, cabos y tambores; y una escuadra de artilleros de los 21 restantes Su estado mayor se compone de un maestre de campo, un sargento mayor, ayudante mayor, segundo ayudante, capitán de llaves, un cabo de la isla de San Lorenzo, guarda de almacén, capellán, cirujano y un armero (f. 269a.).
    • 1760 Cruz, R. Batida [1915] Esp (CDH )

      (Se levantan las cortinas y queda el teatro de selva con un montecillo que tenga despeñadero, y van saliendo de cazadores los que se dirá, cada uno con sus versos, y tocan lejos en tambor)

      Voces (Dentro). Toca, tambor. A la fuente... / A la selva... Al bosque... Al cerro...
    • 1764 Anónimo Testimonio defensa Manila Docs historia Filipinas Filipinas (CDH )

      [...] y dieron siete heridas mortales al referido Joven que le acompañaba, así mismo fueron muertos el tambor y uno al parecer criado del oficial, á éste le fué cortada la cabeza por los indios, quienes no pudiendo sufrir el fuego se retiraron al Camino cubierto de la Puerta Real, que se abrió para que entrasen por ella [...].

    • 1772 Cruz, R. La república de las mujeres [1990] La república de las mujeres Esp (CDH )
      Figueras / Toca, tambor, y marchemos / con valor y gentileza.
    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Pe (CDH )
      La gente, como digo, no es dificultoso juntarla, contribuyendo cada provincia con 200 hombres, entre blancos y tintos, dejando a Lima sólo con el cargo de proveer la oficialidad hasta los tambores y pífanos.
    • 1784 Anónimo Gurrumino, usía y compadre [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      / ¿A qué tocarán, comadre, / ese tambor y silbato?
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ecuador (CDH )
      Al acercarse al sitio en que se debía dormir, empezaba el tambor que iba en la canoa del alférez á dar señal de parada, y no cesaba de tocar hasta que todos saltaban á tierra.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] Esp (CDH )
      Enamoréme de la hija de un tambor * y comencé a solicitarla, esperando que mi presencia obtendría de ella lo que mis guineas en Inglaterra.
    • 1787 Anónimo Real Cédula reclutas [1988] Carlos III: Tropas. Cédulas Esp (CDH )
      Para la eleccion de Cabos y Sargentos, saca de Tambores, plazas que deberán formar el pie del tercero Batallon, y demás puntos del gobierno interior y económico, darán sus Instrucciones los Inspectores Generales.
    • 1790 Azara, F. Geogr Paraguay [1904] Paraguay (CDH )
      Como cien pasos detrás de ellos venían de tropas de flauteros, tambores y clarines que separándose á derecha é izquierda dieron lugar á que 4 indios uniformes y principales nos saludasen, los cuales luego se formaron cincuenta pasos delante á manera de batidores.
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Isabel. / Don Antonio, Teniente. / Tizón, Sargento. / Un cabo de escuadra. / Lucas, payo. / Un tambor. / Soldados y reclutas de la bandera.
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      (Salen el Cabo y el Tambor, que tocará llamada alrededor de Lucas; y éste se aturde.)
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Esp (CDH )
      Salen el CABO y el TAMBOR.
    • 1841 Duque de Rivas Romances históricos [1987] 403 Esp (CDH )
      / Ora un combate, ora un duelo, / ya el valor de un camarada, / de una patrona burlada / el amargo desconsuelo, / De un coronel el rigor, / la astucia de un asistente, / el triste fin de un valiente, / las diabluras de un tambor, / Y una guitarra tocando / cantaba también romances, / con tal voz y tales lances, / que nos dejaba temblando.
    • 1843-1844 Bretón Herreros, M. Opúsculos prosa [1884] Esp (CDH )
      Más afortunadas que las anteriores, Ambrosia y Ceferina tienen en su presencia á sus correspondientes cúyos, que el uno es fámulo desacomodado y el otro tambor de la Milicia nacional, al paso que los otros tormentos adorados trabajan á la santimperie en la obra del Maragato, no sin riesgo de hacer contra su voluntad el salto del trampolin desde un piso tercero; ó cautivando la tierra sudan lo temporal y lo eterno.
    • 1845 Guevara, T. HCuricó [2003] Chile (CDH )
      Este tumulto creció aún con la señal de a las armas que sin orden de nadie tocó un cabo de tambores de apellido Sambrano.
    • 1870 Eslava, H. De la instrumentación p. 124 Esp (BD)
      El nombre de Banda tiene su origen en la milicia. A cada uno de los tres conjuntos que forman los tambores, los cornetas y los músicos de un regimiento, se les denomina respectivamente banda de tambores, banda de cornetas y banda de músicos o. de música. Hay bandas dedicadas al servicio militar, y las hay que dependen de corporaciones civiles como ayuntamientos o sociedades filarmónicas.
    • 1872 Ascasubi, H. Aniceto [1955] Argentina (CDH )

      — Valiente, patrón: ¡pues no he de ser capaz. Mire, señor, de balde me ve de facha infeliz; yo soy hombre corrido sabido, leido y escribido, porque de charabón me agarró un flaire que confesaba a mi hermana, y me llevó al convento de San Francisco, adonde me enseñó hasta la mitá de la Bramática en latín, y el ayudar a misa; y no aprendí la jergafría, porque le hice una juida al padre, y luego me agarraron de leva para los barcos, cuando la guerra con Portugal; y entonces me soplaron de tambor a bordo de una boleta, que la mandaba un oficial de marina criollo, patriota y guapo, medio parecido a muchos de los de hoy en día... sí, señor.

    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 294 Argentina (CDH )
      Sus hijos están en los mejores colegios; jamás les permite vestir sino frac o levita, y a uno de ellos que intenta dejar sus estudios para abrazar la carrera de las armas, lo pone de tambor en un batallón hasta que se arrepienta de su locura.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      — ¡A mí, que soy tambor de marina!
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      No era tambor, pero quería dar a entender que había sido más fiel a las costumbres de la Regencia que a sus muebles. Sus citas históricas solían referirse a las queridas de Enrique VIII y a las de Luis XIV.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      — A mí con ésas... que soy tambor de marina.
    • 1887 Rabasa, E. Bola [2003] México (CDH )

      Al alba los chicos saltaron del lecho, merced al estruendo de los cohetes voladores en que el Ayuntamiento había extendido la franqueza hasta el despilfarro; los ancianos, prendados de la novedad, soportaban la interrupción del sueño, y escuchaban con cierta animación nerviosa el martilleo de la diana,malditamente aporreada por el tambor Atanasio en la calle única de San Martín [...].

    • 1889 Rubén Darío Matuschka [1950] Cuentos Nicaragua (CDH )
      Yo no había visto al tambor después de la batalla. En el terrible momento del último ataque debía haber sido muerto. Quizá estaría herido solamente y lo traerían más tarde a la ambulancia. El chico era querido por todo el regimiento.
    • 1889 Rubén Darío Matuschka [1950] 124 Cuentos Nicaragua (CDH )
      Pero si la anciana amaba a todos sus muchachos, sin excepción, a quien había dado su afecto maternal era a Nicolasín, el tambor. De catorce a quince años tenía el chico, y hacía poco tiempo que estaba en servicio.
    • 1896 Carrasquilla, T. Frutos tierra [1952] Colombia (CDH )
      pero alguien se acordó de él, y en un reclutamiento le echaron mano, y de tambor fué a dar al Cauca, con la Tercera División. Sin pormenores ningunos, se supo luego que en la pelea de Santa Bárbara le «jumaron la pechera», y negocio concluído.
    • 1896 Magón Mercado [1947] Cuentos Costa Rica (CDH )
      Recuerdo que a las doce en punto, con el cuchillo y la medida, redoblaban sobre el cajón acompañando al tambor del Cuartel y no era posible que despacharan ni una barra hasta que habían terminado su tarea de redoblantes.
    • 1900 Rebolledo, J. T. A chipicallí (La lengua gitana) Esp (BD)
      GUAJA, m. Tambor, el que lo toca.
    • 1900 Rebolledo, J. T. A chipicallí (La lengua gitana) Esp (BD)
      TAMBOR, m. Guaja [| Tambor, el que lo toca].
    • 1908 Ramírez F. Fontecha, A. A. Arbitraje Honduras Guatemala [1908] 202 Honduras (CDH )
      Certificación de una partida del libro de cuentas de la Intendencia de Comayagua, correspondiente á 1789, en la que los Ministros de Real Hacienda se datan de 1675 pesos pagados á los oficiales, sargentos, tambores, cabos y soldados que sirvieron en el destacamento del cabo de Gracias á Dios, que no le fueron pagados en Trujillo por falta de caudales en la Tesorería subalterna de aquel puerto.=
    • 1911 Pz Galdós, B. Primera República [2002] Esp (CDH )
      Como no tenía cornetas ni tambores, mandó a dos parejas de Voluntarios con orden de recorrer las iglesias para que las campanas de estas inmediatamente tocaran a rebato. Amaneció... El sol que nos alumbró el día 12 era ya un sol cantonal.
    • 1946 Gomá Orduña, J. HAeronáutica [1946] Esp (CDH )
      Contadores... 1 / Suboficiales... 8 / Sargentos... 35 / Cabos... 89 / Cornetas... 10 / Educandos... 5 / Tambores... 5 / Soldados de primera... 39 / Soldados de segunda... 571
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] 58 Esp (CDH )
      De este Romualdo Mistal, pongo por caso, cuento la vida desde que fue a servir al Rey, y de cómo lo enamoraba la mujer de un sargento de tambores, y cómo encontró en la calle dos onzas de oro, que fue con lo que puso en Manzanal la tienda...
    • 1965 Lopetegui, L. HIglesia América [1965] 445 Esp (CDH )
      A Ribault y unos setenta soldados que se confiaron a los españoles, Menéndez, separando de los vencidos los pocos católicos que había, con otros tres que eran, respectivamente, pífano, tambor y trompeta, los hace pasar a cuchillo «entendiendo —lo asegura en su informe al monarca— que así convenía al servicio de Dios».
    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] Cuba (CDH )

      — ¿Por qué? No soy un juramentado. Ni siquiera un tambor ñáñigo.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Argentina (CDH )

      Cuando pudieron salir de la ciudad más allá del cerro y de las avanzadas de Oribe, se entusiasmó al recuperar su galope a lo largo de dos leguas tendidas inquietándose con los brasileños que, además de imperiales, formaban la vanguardia del ejército. De los negros, ni hablar: ordenanzas, tambores y palafreneros; algún cabo de los tiempos de la Patria vieja y dos o tres sargentos medio alcahuetes y del todo verdugos.

    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] Esp (CDH )

      [...] la mirífica sociedad de consumo han desvirtuado los rancios valores: Agustina sirve hot-dogsen un climatizado parador de turismo: el tambor del Bruch masca chicle y fuma Benson and Hedges

      a fuerza de mantener el brazo en alto y extendido adelante, con la mano abierta y la palma hacia arriba, los huesos se nos han vuelto de plomo y lamentablemente han caído conforme a la ley de la gravedad [...].

    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 336 Esp (CDH )
      Era una voz grandiosa, por supuesto, una voz para atronar grandes espacios, el Sinaí, o, al menos, la Plaza de San Pedro, y resultaba excesiva para el lugar y la ocasión, aunque, bien mirado, pudiera ser un efecto acústico más en aquella caja de resonancias: porque también el trotecillo del Almirante, que había huido por la otra escalera, sonaba como una banda de tambores.
    • 1977 Vázquez Montalbán, M. Soledad mánager [1988] Esp (CDH )
      La historia del tamborcillo sardo, ¿la recuerda? Qué cabronada, jefe. Debía de ser un niño como el tambor del Bruch.
    • 1983 Perucho, J. Pamela [1983] Esp (CDH )
      El inválido era Antón Martínez, que había sido tambor de las Reales Guardias Españolas; el alcalde se llamaba Juan Pedro de Martino, y el alguacil, Alejandro Lafuente. Como decía Benach, tres apellidos absolutamente de importación.
    • 1992 Zanders, E. Breve HÓpera [1992] Venezuela (CDH )
      La partitura exige la participación de actores parlantes, de un contratenor, de un violinista y de un grupo de tambores negros. Luis Morales Bance es un músico nacido en Caracas en 1945. Ha estudiado con Maurice Hasson y Henryk Szeryng, y desde 1975 es un galardonado compositor de diversos géneros. El público, no obstante, no apoyó su tentativa de ópera bufa.
    • 2002 Castillo, R. Guerra mortal sentidos Ho (CORPES)
      Se olvidaron de la comandancia, los cuarteles y los madrugones militares para entregarse al suave aleteo de palabras con que oían caer al tambor que toca la diana, levántate, Cayetana, que son las seis de la mañana; o al valiente cuchillero que a la cárcel fue a parar.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. y f. Persona que toca el tambor.
    • 2018 Eduardo Arellano, J. "Darío" [02-09-2018] El Nuevo Diario (Managua) Ni (CORPES)
      La historia es simple, y se aprovechan los estereotipos que circulaban sobre Rusia en la época (como el amor materno y el patriotismo sentimental). La anécdota se centra en la mujer anciana del título, que sufre la muerte de Nicolasín —joven tambor de un regimiento— a quien quiere como hijo. El cuento es de rápido desarrollo, con breves descripciones y diálogo dinamizado por la carencia de verbos introductores, pero no se destaca mayormente de los cultivados en esa modalidad por esos años.
    1. s. m. y f. Con el modificador mayor, para referirse al soldado responsable de la formación y distribución de los tambores.
      docs. (1626-2014) 25 ejemplos:
      • 1626 Valencia Guzmán, J. Compendio jornada Brasil [1870] Esp (CDH )
        Sargento mayor, el capitan Francisco de Murga con sesenta y cinco escudos al mes... 65 / Ayudante don Pedro de Ayz... 20 / Otro ayudante Tomás de Sandoval... 20 / Otro ayudante Simon Leyte... 12 / Otro ayudante don Luis de Sotomayor... 12 / Furriel mayor el sargento Antonio de Oro... 12 / Capitan de campaña Juan Torni... 25 / Tambor mayor Luis de Morales... 12
      • 2014 RAE DLE (NTLLE)
        tambor mayor. En los tercios y en los antiguos regimientos, encargado de la instrucción y distribución de los tambores.
      • 1626 Valencia Guzmán, J. Compendio jornada Brasil [1870] Esp (CDH )
        Sargento mayor, el capitan Francisco Serrano... 65 / Ayudante, Alonso Rodriguez... 20 / Ayudante, Francisco Mejía de Morales... 20 / Tambor mayor, Juan Pereiro... 12
      • 1787 Fdz Moratín, L. Cartas 1787 [1973] Epistolario Esp (CDH )
        Si el autor se quejó, no se quejó ciertamente de vuestras beatitudes: que no ignora la estimación que se merecen; quejóse de un mercader de lienzos de la calle de las Postas que murió el mes pasado de calenturas pútridas, quejóse de un teniente del resguardo que también está en el otro mundo, quejóse del tambor mayor de los zuavos, de un sastre aragonés, de un veintiquatro de Córdova, y de un botillero valenciano: hombres todos faltos de instrucción y de talento, que se metieron a juzgar lo que no entendían, y dijeron que su comedia era enteramente opuesta a la sana moral y a las buenas costumbres.
      • 1822 Fdz Mancheño, J. DiccMilitar Esp (BD)
        tambor mayor Es el inmediato gefe de la banda de tambores y pitos; regularmente tiene la graduacion de sargento primero y 120 reales ó seis duros de paga al mes. [...] Comunmente se buscan para este empleo los mas altos y bien formados.
      • a1828 Fdz Moratín, L. Apuntaciones [1868] Esp (CDH )
        Los suspiros son los arcabuces, la fama el tambor mayor, la sospecha el maese de campo, etc. Más adelante dice que es Acteon, y que se ha convertido en ciervo, para que la metáfora vaya de mal en peor.
      • 1850 Ayguals Izco, W. Bruja Madrid [1969] Esp (CDH )
        — Regañamos a los pocos días... ella se fue a Francia con un tambor mayor del ejército de Angulema, y yo me quedé sirviendo en esta fonda, donde me va tan grandemente.
      • 1879 Pz Galdós, B. Apostólicos [2002] Esp (CDH )
        El segundo, que era vanidosillo y fachendoso, quería ser tambor mayor de la Guardia Real, porque eso de ir delante de un regimiento haciendo gestos y espantando moscas con un bastón de porra, le parecía el colmo de la dicha. Rafaelito era más modesto.
      • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas V [2003] Perú (CDH )
        El andaluz tenía tan sentada su fama de maldiciente, que al oír los del corro que el pasquín era hijo de tal padre, convinieron todos en que lo escrito no podía ser sino un fárrago de calumnias, y entre los que allí estaban, un mocetón, alto como un tambor mayor, se empinó sobre las puntas de los pies y despegó el papel.
      • 1898 Argüello Mora, M. Condenado 70 La trinchera y otras Costa Rica (CDH )
        Pensaba en mi perdida cena, cuando entró al cuarto el sargento Blas Alpízar, veterano, hijo mayor de mi nodriza, que comenzó su carrera como tambor; ascendió luego a tambor mayor, y de allí a sargento.
      • 1905 Pz Galdós, B. Aita Tettauen [1905] Esp (CDH )

        Ya llegaba la banda á la casa de Cordero; ya la vanguardia de chiquillos, fascinados por los graciosos aspavientos que hacía con su bastón de porra el tambor mayor, se espaciaba en la Puerta del Sol; ya la bandera iba más allá de Platerías, replegada, firme como una antena en mar tranquilo; las últimas filas de la formación, semejante á un inmenso anélido, pasaban bajo los balcones de Lucila.

      • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 155 Cuba (CDH )
        Yo había visto ya, ciertamente, a un metafísico de Heidelberg haciendo de tambor mayor de una parada de jóvenes filósofos que marchaban, sacándose el tranco de la cadera, para votar por quienes hacían escarnio de cuanto pudiera calificarse de intelectual.
      • 1983 Fisas, C. Historias [1993] Esp (CDH )
        Este soldado, llamado antes, no sé si ahora, tambor mayor, plantaba esta porra a la puerta del alojamiento de su batallón, que debía ser lo que ahora llamamos, o se llamaba por lo menos cuando yo hice la «mili» plana mayor. Allí estaba también la prevención, lugar en donde se pasaban los arrestos impuestos por causas leves. De manera que mandar a alguien a la porra era castigarle y enviarle a sitio desapacible e ingrato.
      • 1984 RAE DRAE 20.ª ed (NTLLE)
        tambor [...] mayor. En los tercios y en los antiguos regimientos, encargado de la instrucción y distribución de los tambores. Llevaba un bastón largo concluido en porra con el que fantaseaba aparatosamente. En la actualidad está reemplazado por el maestro de la banda de tambores y cornetas.
      • 1988 Molina Foix, V. Quincena soviética [1988] Esp (CDH )
        En ese armario, tapado hasta los ojos con un pasamontañas y apoyado sobre la garrota, estaba un teniente de las Brigadas Navarras herido en una mano, un cabo de la Columna Redondo con pañolón al cuello, un bigotudo Tambor Mayor de la Junta Carlista con el tabardo gris y la Cruz de Borgoña a la altura del pecho, un cristóforo del Tercio Montejurra con su gran crucifijo enhastado en la pértiga, dos voluntarios con pantalón bombacho metido en unos abultados calcetines, alpargata cerrada y camisa de felpa a grandes cuadros. Al primero de estos dos soldados un parche amarillo le ocupaba el campo del ojo izquierdo; otro de color negro cubría el derecho del que le acompañaba.
      • 2014 RAE DLE (NTLLE)
        tambor mayor. En los tercios y en los antiguos regimientos, encargado de la instrucción y distribución de los tambores.
      • 1626 Valencia Guzmán, J. Compendio jornada Brasil [1870] Esp (CDH )
        Sargento mayor, el capitan Francisco de Murga con sesenta y cinco escudos al mes... 65 / Ayudante don Pedro de Ayz... 20 / Otro ayudante Tomás de Sandoval... 20 / Otro ayudante Simon Leyte... 12 / Otro ayudante don Luis de Sotomayor... 12 / Furriel mayor el sargento Antonio de Oro... 12 / Capitan de campaña Juan Torni... 25 / Tambor mayor Luis de Morales... 12
      • 1626 Valencia Guzmán, J. Compendio jornada Brasil [1870] Esp (CDH )
        Sargento mayor, el capitan Francisco Serrano... 65 / Ayudante, Alonso Rodriguez... 20 / Ayudante, Francisco Mejía de Morales... 20 / Tambor mayor, Juan Pereiro... 12
      • 1787 Fdz Moratín, L. Cartas 1787 [1973] Epistolario Esp (CDH )
        Si el autor se quejó, no se quejó ciertamente de vuestras beatitudes: que no ignora la estimación que se merecen; quejóse de un mercader de lienzos de la calle de las Postas que murió el mes pasado de calenturas pútridas, quejóse de un teniente del resguardo que también está en el otro mundo, quejóse del tambor mayor de los zuavos, de un sastre aragonés, de un veintiquatro de Córdova, y de un botillero valenciano: hombres todos faltos de instrucción y de talento, que se metieron a juzgar lo que no entendían, y dijeron que su comedia era enteramente opuesta a la sana moral y a las buenas costumbres.
      • 1822 Fdz Mancheño, J. DiccMilitar Esp (BD)
        Tambor mayor. El maestro ó gefe de los tambores; suele estar graduado de sargento.
      • 1822 Fdz Mancheño, J. DiccMilitar Esp (BD)
        tambor mayor Es el inmediato gefe de la banda de tambores y pitos; regularmente tiene la graduacion de sargento primero y 120 reales ó seis duros de paga al mes. [...] Comunmente se buscan para este empleo los mas altos y bien formados.
      • a1828 Fdz Moratín, L. Apuntaciones [1868] Esp (CDH )
        Los suspiros son los arcabuces, la fama el tambor mayor, la sospecha el maese de campo, etc. Más adelante dice que es Acteon, y que se ha convertido en ciervo, para que la metáfora vaya de mal en peor.
      • 1838 Mesonero Romanos, R. Escenas 1838 Escenas matritenses, 2.ª serie Esp (CDH )
        La misma soledad, el mismo silencio que en éstos, y a la escasa luz de algunas mechas encendidas provisionalmente en la lámpara central, se ven allá cerca del techo los retratos de algunos de nuestros célebres autores, los cuáles, sólo después de muertos, han adquirido el derecho de asistir gratuitamente al espectáculo, y aun esto tan limitado y en sitio tan poco conveniente, que más parece que aspiran a escapar a las troneras por entre las enormes piernas de un Apolo, que más que Apolo parece un tambor mayor.
      • 1843 Fuente, V. "El estudiante" p. 235 Españoles pintados, I Esp (BD)
        —Venga un trapo de una cuarta en cuadro, esclama al punto, y cogiendo unas tijeras improvisa una cruz de Malta la cual rodea al dedo del paciente, con no poca admiracion de este al ver que se lo ata sin hilo ni cinta, dejándole el dedo en figura de maza de tambor mayor. —¿Te admira eso? pues ahora verás lo mejor— y tirando de una punta lo deslia en un momento, pero arrancando un ¡ay! al paciente porque el trapo se habia pegado ya á la herida.
      • 1850 Ayguals Izco, W. Bruja Madrid [1969] Esp (CDH )
        — Regañamos a los pocos días... ella se fue a Francia con un tambor mayor del ejército de Angulema, y yo me quedé sirviendo en esta fonda, donde me va tan grandemente.
      • 1861 Alarcón, P. A. Madrid Nápoles [1861] Esp (CDH )
        — ¿A qué viene usted a Venecia? —me preguntaba un alemán de dos varas y cuarta, rubio como unas candelas y con todo el aire de un tambor mayor.
      • 1879 Pz Galdós, B. Apostólicos [2002] Esp (CDH )
        El segundo, que era vanidosillo y fachendoso, quería ser tambor mayor de la Guardia Real, porque eso de ir delante de un regimiento haciendo gestos y espantando moscas con un bastón de porra, le parecía el colmo de la dicha. Rafaelito era más modesto.
      • 1880-1881 Mesonero Romanos, R. Memorias setentón [1994] 410 Esp (CDH )
        Seguía después la cohorte artística de los adscritos a la Academia de San Fernando, la cual era capitaneada por el entusiasta arquitecto de la villa, Mariátegui, cuya obesidad haríale pasar por bombo, si su prosopeya y coram vobis no le dispensaran el carácter de tambor mayor. En esta legión figuraban los pintores Madrazo, Rivera, Texeo, Carderera, Jimeno, Camarón, Villaamil, Esquivel, Mendoza, Maea y Gutiérrez de la Vega; los arquitectos Colomer y Aníbal Álvarez; los ingenieros Areytio y Echevarría, los grabadores Peleguer, Castelló, Ortega, y los impresores Burgos, Sancha, y el editor Delgado.
      • 1852-1882 Alarcón, P. A. Relatos [1994] Esp (CDH )
        Y como quiera que esta sea la hora, después de sesenta años y algunos meses de ausencia, que no se haya vuelto a saber de Manos-gordas ni en Ceuta ni en sus cercanías, dicho se está que don Bonifacio Tudela y González no tuvo el gusto de recibir de sus manos la traducción del pergamino, ni al día siguiente, ni al otro, ni en toda su vida, que por cierto debió ser muy corta, puesto que de informes dignos de crédito aparece que su adorada Pepita se casó en Marbella en terceras nupcias con un tambor mayor asturiano, a quien hizo padre de cuatro hijos como cuatro soles, y era otra vez viuda a la muerte del rey absoluto, fecha en que ganó por oposición en Málaga el título de comadre de parir y el destino de matrona aduanera.
      • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas V [2003] Perú (CDH )
        El andaluz tenía tan sentada su fama de maldiciente, que al oír los del corro que el pasquín era hijo de tal padre, convinieron todos en que lo escrito no podía ser sino un fárrago de calumnias, y entre los que allí estaban, un mocetón, alto como un tambor mayor, se empinó sobre las puntas de los pies y despegó el papel.
      • 1890 Pz Galdós, B. Celín [2003] 166 Esp (CDH )
        Aquella tierna voz le inspiró confianza. Un niño como de seis años avanzaba con marcial continente, marcando el paso doble y agitando un palito con la mano derecha, en perfecta imitación de los gestos de un tambor mayor al frente del regimiento.
      • 1896 Magón Empleo [1947] 23 Cuentos Costa Rica (CDH )

        La Banda del Cuartel Principal, con su uniforme de gala, llenaba el recinto con las ondas sonoras de sus metálicos instrumentos; a su cabeza, correcto y embebido en el cumplimiento de su delicado encargo, daba las entradas y revistaba su tropa el tambor mayor; de quien ya entonces corría la frase de "Me gusta a mí Malaquías por lo asiao que toca", forma vulgar pero expresiva, que denotaba el talento músico del aludido.

      • 1898 Argüello Mora, M. Condenado 70 La trinchera y otras Costa Rica (CDH )
        Pensaba en mi perdida cena, cuando entró al cuarto el sargento Blas Alpízar, veterano, hijo mayor de mi nodriza, que comenzó su carrera como tambor; ascendió luego a tambor mayor, y de allí a sargento.
      • 1903 Obligado, P. S. Tradiciones argentinas [1903] Argentina (CDH )
        El batallón Guardia Argentina, con su banda de música á la cabeza, sus altos gastadores y gigante tambor mayor, formaban la guardia de honor. Dos banderas inglesas, trofeos ofrecidos por Liniers á los pies de la Virgen, adornaban sus andas.
      • 1903 Obligado, P. S. Tradiciones argentinas [1903] Argentina (CDH )
        Real y Medio, famoso tambor mayor, de altísimo penacho cual sauce llorón caído por la lluvia, le regaló una divisa federal igual á la que adornaba al perro del regimiento.
      • 1905 Pz Galdós, B. Aita Tettauen [1905] Esp (CDH )

        Ya llegaba la banda á la casa de Cordero; ya la vanguardia de chiquillos, fascinados por los graciosos aspavientos que hacía con su bastón de porra el tambor mayor, se espaciaba en la Puerta del Sol; ya la bandera iba más allá de Platerías, replegada, firme como una antena en mar tranquilo; las últimas filas de la formación, semejante á un inmenso anélido, pasaban bajo los balcones de Lucila.

      • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 155 Cuba (CDH )
        Yo había visto ya, ciertamente, a un metafísico de Heidelberg haciendo de tambor mayor de una parada de jóvenes filósofos que marchaban, sacándose el tranco de la cadera, para votar por quienes hacían escarnio de cuanto pudiera calificarse de intelectual.
      • 1983 Fisas, C. Historias [1993] Esp (CDH )
        Este soldado, llamado antes, no sé si ahora, tambor mayor, plantaba esta porra a la puerta del alojamiento de su batallón, que debía ser lo que ahora llamamos, o se llamaba por lo menos cuando yo hice la «mili» plana mayor. Allí estaba también la prevención, lugar en donde se pasaban los arrestos impuestos por causas leves. De manera que mandar a alguien a la porra era castigarle y enviarle a sitio desapacible e ingrato.
      • 1984 RAE DRAE 20.ª ed (NTLLE)
        tambor [...] mayor. En los tercios y en los antiguos regimientos, encargado de la instrucción y distribución de los tambores. Llevaba un bastón largo concluido en porra con el que fantaseaba aparatosamente. En la actualidad está reemplazado por el maestro de la banda de tambores y cornetas.
      • 1988 Molina Foix, V. Quincena soviética [1988] Esp (CDH )
        En ese armario, tapado hasta los ojos con un pasamontañas y apoyado sobre la garrota, estaba un teniente de las Brigadas Navarras herido en una mano, un cabo de la Columna Redondo con pañolón al cuello, un bigotudo Tambor Mayor de la Junta Carlista con el tabardo gris y la Cruz de Borgoña a la altura del pecho, un cristóforo del Tercio Montejurra con su gran crucifijo enhastado en la pértiga, dos voluntarios con pantalón bombacho metido en unos abultados calcetines, alpargata cerrada y camisa de felpa a grandes cuadros. Al primero de estos dos soldados un parche amarillo le ocupaba el campo del ojo izquierdo; otro de color negro cubría el derecho del que le acompañaba.
      • 2014 RAE DLE (NTLLE)
        tambor mayor. En los tercios y en los antiguos regimientos, encargado de la instrucción y distribución de los tambores.
    2. s. m. y f. Con el modificador mayor, para referirse a la persona que dirige una banda de tambores.
      docs. (1739-2022) 6 ejemplos:
      • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
        TAMBOR MAYOR. El Maestro, y Xefe de los Tambores.
      • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cuba (CDH )
        Ya el tambor mayor sacude la batuta (a sus años, lo que mejor sacude). Ya el coro entona el primer Gloria —¡qué orgullo para el Bruno! Socorro deja en la escalera del púlpito las pencas de palma. Lo besa, lo instala sobre el sepulcro.
      • 2001 Peña, A. "Tamborradas homenajean ex director DV" [18-01-2001] El Diario Vasco (San Sebastián) Esp (CORPES)
        Dará comienzo entonces el desfile de los más de 5.000 escolares, agrupados en cincuenta compañías, que discurrirán por el mismo itinerario que el año anterior. La única novedad será que Jesuitas no cerrará la Tamborrada Infantil, como lo hacía habitualmente, y pasará a ocupar la novena posición como le corresponde por antigüedad. El Tambor Mayor, de la Compañía de María, les dirigirá a todos. Más de 5.000 niños donostiarras marcharán por las calles del centro de San Sebastián al ritmo que marcan las melodías de Sarriegi.
      • 2014 RAE DLE (NTLLE)
        tambor mayor [...] m. y f. Maestro y jefe de una banda de tambores.
      • 2022 Marín Berbis, A. Futbolistas selección española Esp (CORPES)
        Los soldados de las diferentes compañías, que son los barrios de la ciudad, hacen un desfile en el que una mujer, la Cantinera, representa a todas las mujeres. Recibí la llamada del Tambor Mayor diciéndome que me habían elegido para representar a las mujeres de Hondarribia estando concentrada con La Roja en Holanda.
      • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
        TAMBOR MAYOR. El Maestro, y Xefe de los Tambores.
      • 1904 Glz Prada, M. Periodismo Horas de lucha Perú (CDH )

        El mundo se alucina con las palabras, y desgraciadamente, con las palabras más vacías: la humanidad, lo mismo que el niño, sigue al tambor mayor. De ahí la enorme circulación de los grandes cotidianos.

      • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cuba (CDH )
        Ya el tambor mayor sacude la batuta (a sus años, lo que mejor sacude). Ya el coro entona el primer Gloria —¡qué orgullo para el Bruno! Socorro deja en la escalera del púlpito las pencas de palma. Lo besa, lo instala sobre el sepulcro.
      • 2001 Peña, A. "Tamborradas homenajean ex director DV" [18-01-2001] El Diario Vasco (San Sebastián) Esp (CORPES)
        Dará comienzo entonces el desfile de los más de 5.000 escolares, agrupados en cincuenta compañías, que discurrirán por el mismo itinerario que el año anterior. La única novedad será que Jesuitas no cerrará la Tamborrada Infantil, como lo hacía habitualmente, y pasará a ocupar la novena posición como le corresponde por antigüedad. El Tambor Mayor, de la Compañía de María, les dirigirá a todos. Más de 5.000 niños donostiarras marcharán por las calles del centro de San Sebastián al ritmo que marcan las melodías de Sarriegi.
      • 2014 RAE DLE (NTLLE)
        tambor mayor [...] m. y f. Maestro y jefe de una banda de tambores.
      • 2022 Marín Berbis, A. Futbolistas selección española Esp (CORPES)
        Los soldados de las diferentes compañías, que son los barrios de la ciudad, hacen un desfile en el que una mujer, la Cantinera, representa a todas las mujeres. Recibí la llamada del Tambor Mayor diciéndome que me habían elegido para representar a las mujeres de Hondarribia estando concentrada con La Roja en Holanda.
    3. s. m. y f. Con batá en aposición, para referirse a la persona que toca el tambor batá.
      docs. (1997-2016) 2 ejemplos:
      • 1997 Prensa El Nuevo Herald, 21/10/1997 [1997] Estados Unidos de América (CDH )
        En el disco participan además figuras estelares como el legendario Ira Sullivan (saxo soprano), John Bailey (trompeta), Pepe Vera (clarinete y flauta), Randy Bernsen (guitarra eléctrica) y Oscar Salas y Lázaro Alfonso (tambores batá).
      • 2016 Mateos-Vega, M. "Irrumpe Tamakan" La Jornada (México) Mx (CORPES)
        En Tamakan participan también Zal Sissokho (Senegal, kora y voz), Jerónimo González (México, bajo eléctrico), Sory Diabate (Guinea, balafón y voz), Auguste Donald Dogbo (Costa de Marfil, batería), Bruno Martínez Gamíz (México, congas, calabaza y djembe) y Manley Piri López (Cuba, tambor batá).
  3. s. m. y f. Persona que se envía como mensajera para anunciar, difundir o pregonar algo.
    docs. (1517-1947) 11 ejemplos:
    • 1517 Torres Naharro, B. Soldadesca [1994] Propaladia Esp (CDH )
      CAPITÁN Por mi amor, / que os sepáis hazer onor / y que atendáis a servir, / lo que os dixo el Atambor / y más os quiero complir.
    • 1947 Valcárcel, D. Rebelión Túpac Amaru Perú (CDH )
      Muchos creían todavía que el corregidor estaba enfermo. Entonces apareció un tambor o pregonero en compañía de un mestizo con un papel muy grande y echó Bando en dos lenguas, gritando quedar prohibida la "Alcabala, Aduana, mita de Potosí, y que por dañina se le quitaría la vida al corregidor" Arriaga. Gritos de júbilo retumbaron en el pueblo. La gente principió a murmurar que la condena sería por algo malo que Arriaga hizo en Tucumán cuando fue gobernador.
    • 1517 Torres Naharro, B. Soldadesca [1994] Propaladia Esp (CDH )
      CAPITÁN Por mi amor, / que os sepáis hazer onor / y que atendáis a servir, / lo que os dixo el Atambor / y más os quiero complir.
    • c1550 Santa Cruz, A. Crón Carlos V [1920] IV, 385 Esp (CDH )
      Y viendo que tantas veces le había acometido el General de los franceses para que se dejase hablar y nunca le había querido oír y que si le acometía á demandar partido que sería perder reputación y que los franceses no le harían tan buen partido como él quería, y pensó en sí una manera para que saliese del General de los franceses tornarle á rogar de nuevo y le envió un tambor con una letra, enviándole á suplicar tuviese por bien de enviarle un salvo conducto para que él pudiese enviar una persona en Romania á su casa, por ser cosa que mucho le importaba.
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] V, 283 Esp (CDH )
      Lope de Mendoza estaba caído e no respondía cosa alguna, e luego llegó un atambor de Carvajal, que también le servía de verdugo, que se llamaba Peña, e díjole Carvajal: "Peña, cortadle la cabeza al señor Lope de Mendoza."
    • 1635 Anónimo Rel toma islas Cartas Compañía Jesús I Esp (CDH )
      Caminando á pié en busca del dicho maestre de Campo general, encontró un atambor que venia con la llamada de pactos, y luego á caballo encontró al marqués de Santa Cruz, y el uno y el otro en dos hacas se fueron á los aproxes, (approches), y desde allí se concedió el pacto enviando á dos maestres de Campo y al sargento mayor don Antonio Tamayo, para que los rendidos saliesen con sus armas, ropa y caballos.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      / — Hola, echa un bando, tambor, / que al cuerpo de guardia vayan / los soldados cuantos son / y que no salga ninguno, / pena de muerte, en todo hoy-.
    • 1947 Valcárcel, D. Rebelión Túpac Amaru Perú (CDH )
      Muchos creían todavía que el corregidor estaba enfermo. Entonces apareció un tambor o pregonero en compañía de un mestizo con un papel muy grande y echó Bando en dos lenguas, gritando quedar prohibida la "Alcabala, Aduana, mita de Potosí, y que por dañina se le quitaría la vida al corregidor" Arriaga. Gritos de júbilo retumbaron en el pueblo. La gente principió a murmurar que la condena sería por algo malo que Arriaga hizo en Tucumán cuando fue gobernador.
    • 1517 Torres Naharro, B. Soldadesca [1994] Propaladia Esp (CDH )
      CAPITÁN Por mi amor, / que os sepáis hazer onor / y que atendáis a servir, / lo que os dixo el Atambor / y más os quiero complir.
    • c1550 Santa Cruz, A. Crón Carlos V [1920] IV, 385 Esp (CDH )
      Y viendo que tantas veces le había acometido el General de los franceses para que se dejase hablar y nunca le había querido oír y que si le acometía á demandar partido que sería perder reputación y que los franceses no le harían tan buen partido como él quería, y pensó en sí una manera para que saliese del General de los franceses tornarle á rogar de nuevo y le envió un tambor con una letra, enviándole á suplicar tuviese por bien de enviarle un salvo conducto para que él pudiese enviar una persona en Romania á su casa, por ser cosa que mucho le importaba.
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] V, 283 Esp (CDH )
      Lope de Mendoza estaba caído e no respondía cosa alguna, e luego llegó un atambor de Carvajal, que también le servía de verdugo, que se llamaba Peña, e díjole Carvajal: "Peña, cortadle la cabeza al señor Lope de Mendoza."
    • c1599 Vega Carpio, F. L. Amigo por fuerza [2003] Esp (CDH )
      Un Sargento mayor, un tambor y gente. TamborSeñor Sargento mayor, / ¿diré a este quartel?SargentoDezid.

      Tambor"Sea notorio a todos los Cavalleros [...] venga a noticia de todos."

    • 1635 Anónimo Rel toma islas Cartas Compañía Jesús I Esp (CDH )
      Caminando á pié en busca del dicho maestre de Campo general, encontró un atambor que venia con la llamada de pactos, y luego á caballo encontró al marqués de Santa Cruz, y el uno y el otro en dos hacas se fueron á los aproxes, (approches), y desde allí se concedió el pacto enviando á dos maestres de Campo y al sargento mayor don Antonio Tamayo, para que los rendidos saliesen con sus armas, ropa y caballos.
    • 1639 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1639 [2002] Avisos Esp (CDH )

      Fue descubierto y, temiendo el castigo, se ha pasado á nuestro exército. Es gran soldado, míranle á las manos como á traidor al fin. La Plaza se fue apretando y, pareciéndoles a los Señores Marqueses Spínola y Conde de Santa Coloma era tiempo, enviaron un tambor, con orden que dijese lo siguiente [...].

    • 1639 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1639 [2002] Avisos Esp (CDH )
      Lo que ha de decir el tambor de parte de los Generales á Mos de Espinán es:

      "Que, habiendo puesto las armas de Su Magestad sobre este Castillo de Salsas y continuado á un mismo tiempo el acercarnos por afuera [...] y tan buenos soldados merecen".

    • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )

      Y añade que por lo mismo está presso en Balaguer otro Confidente llamado Juan Bruñol, i su muger i sus Hijos claman en Tamarit por él; que el Doctor Valls iba obrando en Ribagorça i parte a Balbastro a verse con el Letor Fr. Juan Gregorio Mella; que llegó vn Tambor de Lérida a Monçón a publicar la Vacante i nombrar Vicario General, confirmando al mismo vso a los Clérigos, en disposición que, caso que le confirmen, no le obedecerán.

    • 1642 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1642 [2002] Avisos Esp (CDH )
      A 14 de Março, estando Don Antonio Pellicer, Governador de la Cavallería de los Dragones [...] embió vn Tambor a amonestar diese la obediencia a fuego i a sangre; donde no, subiría con toda su Gente.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] Esp (CDH )
      / — Hola, echa un bando, tambor, / que al cuerpo de guardia vayan / los soldados cuantos son / y que no salga ninguno, / pena de muerte, en todo hoy-.
    • 1947 Valcárcel, D. Rebelión Túpac Amaru Perú (CDH )
      Muchos creían todavía que el corregidor estaba enfermo. Entonces apareció un tambor o pregonero en compañía de un mestizo con un papel muy grande y echó Bando en dos lenguas, gritando quedar prohibida la "Alcabala, Aduana, mita de Potosí, y que por dañina se le quitaría la vida al corregidor" Arriaga. Gritos de júbilo retumbaron en el pueblo. La gente principió a murmurar que la condena sería por algo malo que Arriaga hizo en Tucumán cuando fue gobernador.
  4. Acepción en desuso
  5. s. m. Mx Instrumento musical de percusión consistente en un tronco de madera ahuecado por su parte inferior y con varias hendiduras lineales que forman dos lengüetas en la parte superior y que se toca de manera horizontal con dos baquetas o mazas.
    Sinónimos: tamboril; tun
    docs. (1629) Ejemplo:
    • 1629 Ruiz Alarcón, H. Trat supersticiones [2003] México (CDH )

      [...] sentados en rueda con mucho aplauso, puestos los tecomates y ramilletes delante de los dichos ydolos, empieza en su honra y alabança y en la del demonio, la mosica del Teponaztlique es vn tambor todo de palo, y con el se acompaña la canturia de los ansianos, y quando ya han tañido y cantado lo que tienen de costumbre, llegan los dueños de la ofrenda y los mas principales, y en señal de sacrificio derraman de aquel vino que auian puesto en los tecomatillos, o parte o todo delante los idolillos del Huautli, y esta accion llaman Tlatotoyahua [...].

  6. 1⟶metonimia
    s. m. Mús. Juego de tubos del órgano consistente en dos tubos grandes afinados a alturas ligeramente diferentes entre , un semitono generalmente, y que producen un zumbido constante que recuerda al batir del tambor.
    docs. (1674-2011) 13 ejemplos:
    • 1674 Anónimo Torrelaguna, Archivo notarial vol. II, p. 86 Evolución Órgano Español Esp (BD)
      Juan de Andueza [...] dijo que se obligaba y obliga a que en el organo que al presente ay en la parrochial de santa maria magdalena desta villa hara las misturas siguientes. [...] Una corneta de a seys bozes por punto, que toda ella haze ciento veyte y seys caños. Yten un Cinbala conpuesta de tres vozes por punto; que consta de ziento y veynte y seys caños. Yten un tambor por termino de Gesolreut.
    • 2011 Estebaranz, Á. J. "Órgano Santa Ana de Triana" [01-01-2011] p. 324 Laboratorio de Arte (Sevilla) Esp (HD)
      Algunos resortes típicos del órgano ibérico del siglo XVIII tenían también cabida dentro del proyecto de reforma, como el Tambor. El ideado por Pérez de Valladolid para Santa Ana cantaría en D-la-sol-re grave, es decir, en Re 1, compuesto de dos tubos de madera de pino de Flandes. También se pensaba añadir en la fachada del órgano “dos Ángeles”, con sus ruedas de cascabeles. Un registro de Pájaros compuesto de cuatro tubos de metal completaría estas adiciones barrocas.
    • 1674 Anónimo Torrelaguna, Archivo notarial vol. II, p. 86 Evolución Órgano Español Esp (BD)
      Juan de Andueza [...] dijo que se obligaba y obliga a que en el organo que al presente ay en la parrochial de santa maria magdalena desta villa hara las misturas siguientes. [...] Una corneta de a seys bozes por punto, que toda ella haze ciento veyte y seys caños. Yten un Cinbala conpuesta de tres vozes por punto; que consta de ziento y veynte y seys caños. Yten un tambor por termino de Gesolreut.
    • 1686 Anónimo Madrid. AHP, nº 12802 vol. II, p. 94 Evolución Órgano Español Esp (BD)
      Primeramente es condizion que a de llevar un flautado de entonazion de doze Palmos el qual se compone de quarenta y dos caños todo el dicho flautado, los tres primeros an de ser de madera abiertos y los demas de estaño. [...] Mas a de llevar un tambor por termino de Gesolreud, son dos caños de madera. Este organo biene a tener diez y ocho rexistros, con el tambor, siendo todos como oy se estila.
    • 1737 Anónimo Toledo. AHP, nº 15212 vol. II, p. 160 Evolución Órgano Español Esp (BD)
      Lo primeo que el dicho Luis de Berroxo como tal Maestro se obliga a hazer dicho organo, y costear los materiales hasta que perfectamente quede hacavado y corriente para el qual se ha de hazer lo siguiente: [...] Mas una caja que ha de estar repartida en cinco castillos. Mas se ha de hazer un rexistro de tambor; y otro de pajaros.
    • 1758 Anónimo Toledo. AHP, nº 782 vol. II, p. 186 Evolución Órgano Español Esp (BD)
      El dicho Francisco Antonio Diaz se obliga a egecutar el dicho organo el qual se ha de componer y llevar la obra siguiente: [...] y tiene dicho clarin quarenta y cinco caños; dos tambores de madera por termino de la solrrerre; dos timbales de madera por termino de la Mirre, con quatro caños, y han de ser dos por cada punto.
    • 1783 Orden, J. Rel Órganos Catedral Málaga p. Esp (BD)
      Tiene este Organo, para su mayor lucimiento, un juego de contras de á veinte y seis palmos, al que se sigue otro de á trece, que ambos componen 24. Tiene un tambor en término, y tono de Delasolrre 02. Tambien tiene un timbal en tono de Alamirre 02. Asimismo contiene dos temblores, el uno suave, que tocado con los Flautados es muy agradable al oydo, y magestuoso; y el otro fuerte, cuya precipitacion hace el mejor efecto con la voz humana, flauta trabesera de madera, bajón, corneta, flautados, y otros registros, segun la práctica, y buen gusto del Organista; bien que cada registro debe ir por sí solo con el temblor.
    • 1790 Madrid, F. A. Cartas órganos [1790] p. 27 Esp (BD)
      OTRO PLAN DE UN ÓRGANO DE A 13. Registros para ambas manos. Flautado de trece, 51. Flautado Violon, 51. Octava, 51. Dozena, 51. […] Obue, 56. Contras de treze, tambor y timbal, 16.
    • 1807 Anónimo Madrid. AHP nº 21008 [1988] vol. II, p. 255 Evolución Órgano español Esp (BD)
      Plan y condiciones para la construccion de un nuebo Organo por orden de don Valetin Berdalonga Artifice organero del Real Monsterio de San Lorenzo, vecino de esta corte con los registros siguientes: [...] trompeta magna, caños 24; clarin brillante, caños 24; tambor en Alamire y timbal en dela solrre, estos seran de nogal o cedro segun se hizo el de los Reverendos Padres Misioneros.
    • 1898 Jimeno Lerma, I. Canto litúrgico Órgano p. 332 Esp (BD)
      Respecto á los de percusión, como el Tambor (Tamburo) Timbales (Timpani), Pájaros (Oiseaux), Mórula, Rossignol (Ruiseñor), etc., y aún otros de destino especial, como el Temblor (Tremblant), Tremol o (Bock), Trueno (Tonnerre), se hallan lo mismo en los órganos extranjeros que en los nacionales, pero el juego de campanitas, Carillon, Tonusfaber ó Glöckenspiel no es usado en España con aplicación al órgano.
    • 1924 Merklin, A. Organología p. 242 Esp (BD)
      El órgano de San Isidro de Madrid, aunque no es de los mejores de dos teclados, lleva por lo menos una disposición característica de la gran época del florecimiento de la organería en España. […] OTROS REGISTROS. 1) Tambor. 2) Timbal. 3) Gaita. 4) Pajaritos.
    • 1995 Lama, J. Á. Órgano barroco [1995] p. 36 Esp (BD)
      Los órganos barrocos de tres teclados manuales se encuentran casi exclusivamente en las grandes catedrales de la mitad meridional de España, así como en México, a partir de la década de 1720. Representan un mínimo porcentaje, si los comparamos con el número de órganos de teclado único y de dos teclados. […] Contras ubicadas en varios lugares: interior, costados y también en "castillos". Registros de ADORNO: Tambores, Timbales y otros.
    • 2009 Cea Galán, A. / Luengo Gtz, P. M. / Moreno Soto, P. J. Música espirada p. 15 Esp (BD)
      Este órgano, realizado en 1765, conservaba todos sus elementos originales tales como la mecánica, teclados, secretos y tubería. Dentro de la tubería hay que destacar la presencia de elementos del siglo XVII integrados en el registro de decinovena y en los llenos de la cadereta, que seguramente fueron incorporados durante la segunda mitad del siglo XIX, ya que consta que hacia 1797 faltaban las canales y lengüetas de la trompeta real. Hacia 1910-20 fueron sustituidas por el organero Blas Beracoechea que las reconstruyó con el sentido original. Tiene dos teclados manuales de 48 teclas (C, D - c'') y pedal con ocho contras (C, D, E, F, G, A, B, H), más tambor y timbal.
    • 2010 Lama, J. Á. "Órganos y glosa" [01-01-2010] p. 43 Nassarre: Revista Aragonesa de Musicología (Zaragoza) Esp (HD)
      Desde comienzos del siglo XVI, los organeros añadieron a las hileras del Lleno otras hileras representantes de dos nuevas familias, Flautas (tapadas y abiertas) y Lengüetería (de pabellones largos y cortos), a las que unieron Adornos como carassa, temblante, pajaritos, campanillas, tambores.
    • 2011 Estebaranz, Á. J. "Órgano Santa Ana de Triana" [01-01-2011] p. 324 Laboratorio de Arte (Sevilla) Esp (HD)
      Algunos resortes típicos del órgano ibérico del siglo XVIII tenían también cabida dentro del proyecto de reforma, como el Tambor. El ideado por Pérez de Valladolid para Santa Ana cantaría en D-la-sol-re grave, es decir, en Re 1, compuesto de dos tubos de madera de pino de Flandes. También se pensaba añadir en la fachada del órgano “dos Ángeles”, con sus ruedas de cascabeles. Un registro de Pájaros compuesto de cuatro tubos de metal completaría estas adiciones barrocas.
  7. s. m. Anat. Cavidad del oído medio de los vertebrados, situada en dentro del hueso temporal, en la que se hallan el tímpano, el martillo, el yunque, el estribo y la trompa de Eustaquio.
    docs. (1728-1956) 8 ejemplos:
    • 1728 Martínez, M. Anatomía completa p. 463 Esp (BD)
      Dentro de la cavidad del Tambor se hallan tres agujeros, quatro huessecillos, quatro Musculos para moverlos; y la Cuerda del Tambor (que es vn ramo de Nervio, como queda dicho). De los tres agujeros, el primero es el del Aqueducto yá explicado. El segundo, y tercero van desde la cavidad del Tympano á la del Laberintho, que se sigue: el vno redondo menor, y mas baxo, tapado con vna Membrana sutil, y transparente; el otro mas alto, y ovalado, cubierto, como diremos, con la Base del Estrivo.
    • 1797 Anónimo "Tratado oidos" (Reseña) [01-09-1797] p. 367 Continuación del Memorial Literario Instructivo y Curioso de la Corte de Madrid (Madrid) Esp (HD)
      El ver el autor lo poco que escribieron los antiguos sobre esta materia, y que Mr. Perrault se dexó entre los modernos muchas cosas interesantes, ha dado ocasion á que trabajase en esta tratado, que se compone de 11 capítulos: en el 1.º trata de la utilidad del oido: [...] en el 7.º de las enfermedades de la membrana del tambor [...].
    • 1890 Glz Fdz, A. Memorándum zoología Esp (CDH )
      En los demás artrópodos existe un tamborcito formado por un anillo quitinoso cubierto por una membrana vibrante con la que están relacionadas las terminaciones del nervio correspondiente (grilidos, locustidos, etc.).
    • 1870-1901 Calleja Schz, J. Anatomía descriptiva, II [1901] 612 Esp (CDH )

      Los filetes emergentesson pequeños; se pueden reducir á uno que va á anastomosarse con la cuerda del tambor, otro que se consume en el peristafilino externo y el pterigoideo interno, otro que va al músculo interno del martillo y otro que después de haberse incorporado al nervio temporal superficial le abandona y llega á la caja timpánica.

    • 1956 Pi Suñer, A. Fisiología general [1956] 32 Esp (CDH )

      Así por ejemplo, un mismo excitante —corriente eléctrica de inducción— según que actúe sobre un músculo, sobre el nervio óptico, sobre la cuerda del tímpano, etc., provocará una reacción consistente en una contracción muscular, una sensación luminosa, la secreción de saliva, etc.; y viceversa, estímulos diferentes (compresiones, estiramientos, acciones químicas, es decir, estímulos mecánicos, químicos, etc.), aplicados sucesivamente sobre una sola de las regiones citadas, originarán siempre idéntica reacción: es decir, una contracción, si se actúa sobre el músculo, sensaciones visuales, cualquiera que sea el estimulo que actúe sobre el nervio óptico, secreción salival cuando se influya sobre la cuerda del tambor.

    • 1728 Martínez, M. Anatomía completa Esp (BD)
      Tímpano, ó Tambor. Cavidad del oído.
    • 1728 Martínez, M. Anatomía completa p. 463 Esp (BD)
      Dentro de la cavidad del Tambor se hallan tres agujeros, quatro huessecillos, quatro Musculos para moverlos; y la Cuerda del Tambor (que es vn ramo de Nervio, como queda dicho). De los tres agujeros, el primero es el del Aqueducto yá explicado. El segundo, y tercero van desde la cavidad del Tympano á la del Laberintho, que se sigue: el vno redondo menor, y mas baxo, tapado con vna Membrana sutil, y transparente; el otro mas alto, y ovalado, cubierto, como diremos, con la Base del Estrivo.
    • 1797 Anónimo "Tratado oidos" (Reseña) [01-09-1797] p. 367 Continuación del Memorial Literario Instructivo y Curioso de la Corte de Madrid (Madrid) Esp (HD)
      El ver el autor lo poco que escribieron los antiguos sobre esta materia, y que Mr. Perrault se dexó entre los modernos muchas cosas interesantes, ha dado ocasion á que trabajase en esta tratado, que se compone de 11 capítulos: en el 1.º trata de la utilidad del oido: [...] en el 7.º de las enfermedades de la membrana del tambor [...].
    • 1890 Glz Fdz, A. Memorándum zoología Esp (CDH )
      En los demás artrópodos existe un tamborcito formado por un anillo quitinoso cubierto por una membrana vibrante con la que están relacionadas las terminaciones del nervio correspondiente (grilidos, locustidos, etc.).
    • 1870-1901 Calleja Schz, J. Anatomía descriptiva, II [1901] 612 Esp (CDH )

      Los filetes emergentesson pequeños; se pueden reducir á uno que va á anastomosarse con la cuerda del tambor, otro que se consume en el peristafilino externo y el pterigoideo interno, otro que va al músculo interno del martillo y otro que después de haberse incorporado al nervio temporal superficial le abandona y llega á la caja timpánica.

    • 1870-1901 Calleja Schz, J. Anatomía descriptiva, II [1901] Esp (CDH )
      Está formada por un anillo óseo llamado círculo timpánico por la membrana del tímpano, que está engastada en aquél y por una superficie ósea peri-timpánica que no posee detalles de interés. / / Fig. 291.ª / membrana del tambor, vista por su cara externa.– relaciones / de esta membrana con el martillo y el yunque / 1, membrana del tambor, vista por su cara externa ó cóncava.– 2, parte central de esta membrana, que da inserción al mango del martillo, el cual se percibe por transparencia.– 3, cabeza del martillo.– 4, apófisis externa de este huesecito que eleva la parte correspondiente de la membrana timpánica.– 5, ligamento superior del mismo huesecillo, cuyas fibras se confunden con las cápsulas que le unen al yunque.– 6, yunque, cuyo cuerpo y rama son las únicas visibles desapareciendo la rama larga detrás de la membrana del tambor.– 7, ligamento que une la rama corta del yunque con la pared posterior del conducto petro-mastoideo.– 8, células mastoideas que comunican con la caja del tambor por este conducto, cuya pared externa ha sido separada con el fin de hacer ver la parte superior del yunque y la cabeza del martillo situadas en su cavidad.
    • 1904-1905 Benejam, J. Escuela práctica [2003] Esp (CDH )
      — La onda sonora hace vibrar dicha membrana, y estas vibraciones repercuten en una cavidad inmediata llamada caja del tímpano o tambor en cuyo centro existen cuatro huecesillos: martillo , yunque , lenticular y estribo , formando una especie de cadena. La llamada trompa de Eustaquio es un conducto que pone en comunicación la caja del tambor con las fosas nasales.
    • 1956 Pi Suñer, A. Fisiología general [1956] 32 Esp (CDH )

      Así por ejemplo, un mismo excitante —corriente eléctrica de inducción— según que actúe sobre un músculo, sobre el nervio óptico, sobre la cuerda del tímpano, etc., provocará una reacción consistente en una contracción muscular, una sensación luminosa, la secreción de saliva, etc.; y viceversa, estímulos diferentes (compresiones, estiramientos, acciones químicas, es decir, estímulos mecánicos, químicos, etc.), aplicados sucesivamente sobre una sola de las regiones citadas, originarán siempre idéntica reacción: es decir, una contracción, si se actúa sobre el músculo, sensaciones visuales, cualquiera que sea el estimulo que actúe sobre el nervio óptico, secreción salival cuando se influya sobre la cuerda del tambor.

  8. Acepción en desuso
  9. s. m. Cocina Instrumento consistente en un armazón y una tela, que sirve para tamizar y depurar ciertos productos.
    docs. (1741-2014) 11 ejemplos:
    • 1741 Mata, J. Arte repostería [1747] p. 13 Esp (BD)
      Quando hayan recibido bien el Azucar, sin haverlos apartado de el fuego, si huviere prompta necessidad de ellos, que sino, para que reciban mejor el Azúcar, es mejor, que estén infundidos en él, por espacio de dos, ó tres dias, poniéndolos cada dia á fuego lento una hora: se pondrán sobre rexillas de alambre, ó Cedazos, para que expriman el Almivar, de donde se passarán á una servilleta, que tendrá Azucar molido, y cernido por él tambor, y con suavidad, se menearán, hasta que estén bien bañados de el Azúcar; despues se secarán en la Estufa, puestos sobre hojas de cobre, para qué este firme; y si embebiessen demasiado el baño de Azucar en polvo, se repetirá segunda vez, y se podrá usar de ellos quando se necessitare.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Tamiz por donde pasan el azúcar los reposteros.
    • c1741 Mata, J. Arte repostería p. 78 Esp (FG)
      Echaránse a desleir en Azucar clarificado dos cañitas de buena canela, bien molida, y passada por el Tambor.
    • 1788 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      TAMBOR, entre reposteros, confiteros &c., una especie de tamiz con una caja inferiror, en que cae lo que pasa por él; los hai de varias especies y materias.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      TAMBOR. Entre reposteros el cedazo delgado por donde pasan el azúcar para sacar la flor.
    • 1857 Mellado, F. P. Trad Diccionario artes, II c. 486 Esp (BD)
      Cedacería. Es el arte de fabricar cedazos, tamices, cribas, etc. [...] Para ciertas sustancias se necesitan tamices construccion particular llamados tambores, en los cuales la tela se encuentra resguardada entre dos tapas, de las cuales la inferior tiene un pergamino tendido sobre el cual cae el polvo tamizado.
    • 1892 Muro, A. Dicc cocina II p. 276 Esp (BD)
      Café.— Se tomarán cuatro onzas de café tostado, picado en el mortero y pasado por el tambor; media rajita de canela, una cáscara de limón y se procede como los otros. Se le da el color con un poco ele café quemado.
    • 1951 Alcalá Venceslada, A. VocAndaluz [1980] Esp (NTLLE)
      TAMBOR.— m. Cilindro de tela de tamiz para cerner harina. "Compró una tela nueva para el tambor"
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Tamiz por donde pasan el azúcar los reposteros.
    • 1741 Mata, J. Arte repostería [1747] p. 13 Esp (BD)
      Quando hayan recibido bien el Azucar, sin haverlos apartado de el fuego, si huviere prompta necessidad de ellos, que sino, para que reciban mejor el Azúcar, es mejor, que estén infundidos en él, por espacio de dos, ó tres dias, poniéndolos cada dia á fuego lento una hora: se pondrán sobre rexillas de alambre, ó Cedazos, para que expriman el Almivar, de donde se passarán á una servilleta, que tendrá Azucar molido, y cernido por él tambor, y con suavidad, se menearán, hasta que estén bien bañados de el Azúcar; despues se secarán en la Estufa, puestos sobre hojas de cobre, para qué este firme; y si embebiessen demasiado el baño de Azucar en polvo, se repetirá segunda vez, y se podrá usar de ellos quando se necessitare.
    • c1741 Mata, J. Arte repostería p. 78 Esp (FG)
      Echaránse a desleir en Azucar clarificado dos cañitas de buena canela, bien molida, y passada por el Tambor.
    • c1741 Mata, J. Arte repostería p. 15 Esp (FG)
      (Los albaricoques) se pondrán sobre rexillas, o Cedazos, para que expriman el Almivar, de donde passarán a una servilleta, que tendrá Azucar molido, y cernido por el tambor.
    • 1788 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      TAMBOR, entre reposteros, confiteros &c., una especie de tamiz con una caja inferiror, en que cae lo que pasa por él; los hai de varias especies y materias.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      TAMBOR. Entre reposteros el cedazo delgado por donde pasan el azúcar para sacar la flor.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Tambor. s. m. [...] Cedazo delgado por donde los reposteros pasan el azúcar.
    • 1857 Mellado, F. P. Trad Diccionario artes, II c. 486 Esp (BD)
      Cedacería. Es el arte de fabricar cedazos, tamices, cribas, etc. [...] Para ciertas sustancias se necesitan tamices construccion particular llamados tambores, en los cuales la tela se encuentra resguardada entre dos tapas, de las cuales la inferior tiene un pergamino tendido sobre el cual cae el polvo tamizado.
    • 1892 Muro, A. Dicc cocina II p. 276 Esp (BD)
      Café.— Se tomarán cuatro onzas de café tostado, picado en el mortero y pasado por el tambor; media rajita de canela, una cáscara de limón y se procede como los otros. Se le da el color con un poco ele café quemado.
    • 1892 Muro, A. Dicc cocina II Esp (BD)
      Tambor. Entre reposteros se llama así el cedazo delgado por donde pasan el azúcar para sacar la flor.
    • 1951 Alcalá Venceslada, A. VocAndaluz [1980] Esp (NTLLE)
      TAMBOR.— m. Cilindro de tela de tamiz para cerner harina. "Compró una tela nueva para el tambor"
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Tamiz por donde pasan el azúcar los reposteros.
  10. s. m. Reloj. Caja cilíndrica del reloj en que se coloca el muelle que permite el movimiento de todo el mecanismo.
    docs. (1755-1955) 5 ejemplos:
    • 1755 Terreros Pando, E. Trad Espectaculo Pluche, VII (XIV) p. 149 Esp (BD)
      El muelle es una plancha de acero perfectamente martillada, у lisa, arrollada sobre si misma, de modo, que dá muchas bueltas, formando una figura espiral. Quantas mas bueltas diere esta plancha, tanto mas se consolida, y afirma, procurando desenredarse, y deshacer la figura espiral en que la han puesto. Para dejar el muelle con esta figura espiral tirante, y fuerte, se encierra en un cilindro hueco A , que se llama tambor, y está atravesado de un arbol, que le sirve de ege.
    • 1788 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      TAMBOR, llaman los relojeros á un cilindro hueco en que meten el muelle que da movimiento á las ruedas, y á todo el reloj, por medio de su fuerza elástica. Este tambor está atravesado de un arbol que sirve de eje.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Tambor, s. m. [...] Pieza del reloj donde está encerrado el muelle motor.
    • 1855 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, II (NTLLE)
      TAMBOR: s. m. [...] Art. y Of.: El cilindro hueco en que está metido el muelle real de los relojes de faltriquera.
    • 1955 Reverté, P. Trad Relojero Garrard p. 104 Esp (FG)
      El muelle debe alcanzar casi la ranura de cierre de la tapa del tambor.
  11. s. m. Anat. Membrana tensa situada en el oído medio que limita con el conducto auditivo externo.
    docs. (1758-2014) 4 ejemplos:
    • 1758 Anónimo "Paris" [12-04-1758] Diario Noticioso, Curioso, Erudito y Comercial. Público y Económico (Madrid) Esp (HD)
      El Señor Duvicq, Doctor en Medicina, dá parte al Publico cómo se halla con un dichoso secreto para curar la sordera, y enfermedades de ojos, en el caso de que el punto visual no esté ofendido, y en el que tambien el tambor, ó timbal auricular no este roto, ni maltratado; esto es, aquella membrana, que está situada en la extremidad del conducto exterior de la oreja, á la que otros llaman, y parece que con mas propriedad, la membrana del tambor, ó timbal.
    • 1904-1905 Benejam, J. Escuela práctica [2003] Esp (CDH )
      La llamada trompa de Eustaquio es un conducto que pone en comunicación la caja del tambor con las fosas nasales.
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed (NTLLE)
      TAMBOR. s. m. [...] Zool. Tímpano, 6.ª acep. [ | Membrana extendida y tensa como la de un tambor, que separa el conducto auditivo externo del oído medio].
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Anat. Tímpano del oído [| tímpano. Membrana extendida y tensa como la de un tambor, que limita exteriormente el oído medio de los vertebrados y que en los mamíferos y aves establece la separación entre esta parte del oído y el conducto auditivo externo].
  12. Acepción en desuso
  13. s. m. Ejérc. Recinto cercado generalmente por estacas que se coloca a modo de plaza para controlar y proteger un puesto, un paso o una posición.
    docs. (1772-2014) 6 ejemplos:
    • 1755-1772 Lucuze, P. Principios Fortificación [1772] p. 84 Esp (BD)
      El tambor es una pequeña plaza cerrada de estacas, ó de una pared sencilla atronerada, con su rastrillo, que forma una especie de cancel delante de las puertas, comunicaciones, y cuerpos de guardia, para librar la tropa de insulto, y favorecer la retirada: hacese tambien en el foso delante de las poternas, quando no hay obras que las cubra.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      TAMBOR. Fort. Pequeña plaza cerrada de estacas, ó de una pared sencilla atronerada, con su rastrillo, que forma especie de cancel delante de las puertas.
    • 1870 Barrios, C. Nociones artillería I [1870] Esp (CDH )
      Los pequeños almacenes ó repuestos tienen una disposición análoga, y su objeto es atender más pronto e inmediatamente al servicio ordinario, al de una batería o á otro semejante siendo estas condiciones las que determinan la amplitud que deba dárseles y su distribucion en dos o más compartimentos, no omitiendo en ningun caso el cercarlos á cierta distancia con un tambor ó tapia que tenga cuando ménos, vez y media la altura de un hombre.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Mil. Pequeña defensa circular que se pone delante de las puertas.
    • 1755-1772 Lucuze, P. Principios Fortificación [1772] p. 84 Esp (BD)
      El tambor es una pequeña plaza cerrada de estacas, ó de una pared sencilla atronerada, con su rastrillo, que forma una especie de cancel delante de las puertas, comunicaciones, y cuerpos de guardia, para librar la tropa de insulto, y favorecer la retirada: hacese tambien en el foso delante de las poternas, quando no hay obras que las cubra.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      TAMBOR. Fort. Pequeña plaza cerrada de estacas, ó de una pared sencilla atronerada, con su rastrillo, que forma especie de cancel delante de las puertas.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Tambor. s. m. [...] Trinchera, pared ó cerca de estacas, que forma una especie de plaza cerrada delante de una puerta de ciudad ó fortaleza.
    • 1849 Corsini, L. VocMilitar [1849] Esp (BD)
      TAMBOR. s. m. Fort. Pequeña plaza, cerrada de estacas, ó de una pared sencilla atronerada, con su rastrillo que forma especie de través, y que se practica en la comunicacion del camino cubierto á los reductos, flechas, lunetas, etc. Se da tambien el mismo nombre á todo través que se halle aislado.
    • 1870 Barrios, C. Nociones artillería I [1870] Esp (CDH )
      Los pequeños almacenes ó repuestos tienen una disposición análoga, y su objeto es atender más pronto e inmediatamente al servicio ordinario, al de una batería o á otro semejante siendo estas condiciones las que determinan la amplitud que deba dárseles y su distribucion en dos o más compartimentos, no omitiendo en ningun caso el cercarlos á cierta distancia con un tambor ó tapia que tenga cuando ménos, vez y media la altura de un hombre.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Mil. Pequeña defensa circular que se pone delante de las puertas.
  14. s. m. Arq. Parte central del capitel, que tiene un diámetro mayor que el fuste de la columna.
    docs. (1776-2014) 8 ejemplos:
    • 1776 Bails, B. Principios Matemática, III p. 136 Esp (BD)
      El tambor vá guarnecido de 16 hojas en dos órdenes, 8 en la de abajo, y 8 en la de arriba, y á cada una de estas hojas se la suelen hacer 7 ú 8 divisiones á modo de macetas. En su principio su contorno quiso imitar, segun Vitruvio, la hoja. de acanto; pero hoy dia en el capitel corintio cada maceta se compone de 5 hojas de oliva, que van á unirse en la parte de abajo; y solo las del compuesto conservan alguna semejanza con las hojas de acanto.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Arq. [...] Cuerpo central del capitel, más abultado o de mayor diámetro que el fuste de la columna.
    • 1776 Bails, B. Principios Matemática, III p. 136 Esp (BD)
      El tambor vá guarnecido de 16 hojas en dos órdenes, 8 en la de abajo, y 8 en la de arriba, y á cada una de estas hojas se la suelen hacer 7 ú 8 divisiones á modo de macetas. En su principio su contorno quiso imitar, segun Vitruvio, la hoja. de acanto; pero hoy dia en el capitel corintio cada maceta se compone de 5 hojas de oliva, que van á unirse en la parte de abajo; y solo las del compuesto conservan alguna semejanza con las hojas de acanto.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Tambor, s. m. [...] Campana de capitel.
    • 1857 Bécquer, G. A. HTemplos España [1995] Esp (CDH )

      El ábaco, las dimensiones del tambor y la disposición de la única hilera de hojas subientes que cubre las dos terceras partes de este último, guardan bastante analogía con el mencionado estilo arquitectónico; pero las reducidas dimensiones de las volutas, su forma circular y los florones que adornan a éstas y se interpolan con el follaje del tambor, juntos con la poca delicadeza de los ornatos y su estructura particular, caracterizan la época de lucha entre la originalidad y la imitación, que dejamos indicada.

    • 1899 RAE DRAE 13.ª ed. (NTLLE)
      Tambor. m. [...] Arq. [...] Cuerpo del capitel corintio sobre el cual parecen superpuestas las hojas.
    • 1920 Naval Ayerve, F. TratArqueología y Bellas Artes, I p. 299 Esp (BD)
      Después del periodo de transición (en el cual sigue el capitel románico) se presenta como un tambor algo cónico, abrazado con follaje, cuyos motivos se toman de la flora del país.
    • 1930 Lampérez Romea, V. HArquitectura cristiana española Edad Media (2.ª ed.) p. 235 Esp (BD)
      El tipo propio de la arquitectura mozárabe, a que arriba me refería, es el siguiente: como elementos de composición, pertenece al estilo corintio: collarino doble de hojas de acanto, volutas, florón central, ábaco de planta curvilínea. Mas el modelo se altera; la proporción general es más pesada; las hojas no aparecen sueltas como en el modelo romano, sino adosadas al tambor; no existen los caulículos; las hojas de acanto son gruesas, carnosas y apuntadas, y su nervatura se convierte en un labrado a bisel (al modo bizantino); el ábaco es voluminoso, con dos o tres órdenes de molduras; el collarino está sacado formando parte del mismo bloque del capitel (y no del fuste, como en la arquitectura clásica), y es funicular; y el florón se substituye en algunos casos por una tableta con una cruz y las simbólicas alfa y omega.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Arq. [...] Cuerpo central del capitel, más abultado o de mayor diámetro que el fuste de la columna.
    • 1776 Bails, B. Principios Matemática, III p. 136 Esp (BD)
      El tambor vá guarnecido de 16 hojas en dos órdenes, 8 en la de abajo, y 8 en la de arriba, y á cada una de estas hojas se la suelen hacer 7 ú 8 divisiones á modo de macetas. En su principio su contorno quiso imitar, segun Vitruvio, la hoja. de acanto; pero hoy dia en el capitel corintio cada maceta se compone de 5 hojas de oliva, que van á unirse en la parte de abajo; y solo las del compuesto conservan alguna semejanza con las hojas de acanto.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Tambor, s. m. [...] Campana de capitel.
    • 1857 Bécquer, G. A. HTemplos España [1995] Esp (CDH )

      El ábaco, las dimensiones del tambor y la disposición de la única hilera de hojas subientes que cubre las dos terceras partes de este último, guardan bastante analogía con el mencionado estilo arquitectónico; pero las reducidas dimensiones de las volutas, su forma circular y los florones que adornan a éstas y se interpolan con el follaje del tambor, juntos con la poca delicadeza de los ornatos y su estructura particular, caracterizan la época de lucha entre la originalidad y la imitación, que dejamos indicada.

    • 1899 RAE DRAE 13.ª ed. (NTLLE)
      Tambor. m. [...] Arq. [...] Cuerpo del capitel corintio sobre el cual parecen superpuestas las hojas.
    • 1920 Naval Ayerve, F. TratArqueología y Bellas Artes, I p. 299 Esp (BD)
      Después del periodo de transición (en el cual sigue el capitel románico) se presenta como un tambor algo cónico, abrazado con follaje, cuyos motivos se toman de la flora del país.
    • 1930 Lampérez Romea, V. HArquitectura cristiana española Edad Media (2.ª ed.) p. 235 Esp (BD)
      El tipo propio de la arquitectura mozárabe, a que arriba me refería, es el siguiente: como elementos de composición, pertenece al estilo corintio: collarino doble de hojas de acanto, volutas, florón central, ábaco de planta curvilínea. Mas el modelo se altera; la proporción general es más pesada; las hojas no aparecen sueltas como en el modelo romano, sino adosadas al tambor; no existen los caulículos; las hojas de acanto son gruesas, carnosas y apuntadas, y su nervatura se convierte en un labrado a bisel (al modo bizantino); el ábaco es voluminoso, con dos o tres órdenes de molduras; el collarino está sacado formando parte del mismo bloque del capitel (y no del fuste, como en la arquitectura clásica), y es funicular; y el florón se substituye en algunos casos por una tableta con una cruz y las simbólicas alfa y omega.
    • 1936 RAE DRAE 16.ª ed. (NTLLE)
      Tambor. m. [...] Arq. [...] Cuerpo central del capitel y más abultado, o de mayor diámetro, que el fuste de la columna.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Arq. [...] Cuerpo central del capitel, más abultado o de mayor diámetro que el fuste de la columna.
  15. s. m. Cilindro rotatorio que sirve para enrollar diversos elementos, generalmente cables, cuerdas o cadenas.
    docs. (1776-2014) 18 ejemplos:
    • 1776 Bails, B. Principios Matemática, III p. 75 Esp (BD)
      Sobre dos apoyos AA descansa un cilindro BB, cuyos extremos pueden dar vueltas con desahogo en las muescas de los dos apoyos. Perpendicularmente á este cilindro, que tambien se llama tambor, está asegurada una rueda R, á la qual la potencia procura hacer dar vueltas. Al dar vueltas hace que tambien las dé el tambor, al qual está atada una cuerda CC que sostiene el peso, y le va levantando poco a poco, al paso que el cilindro da vueltas. Todas estas piezas juntas componen el torno, que es una máquina de muchísimo uso.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Mecanismo que sirve para enrollar un cable y cuya rotación permite tirar de él.
    • 1776 Bails, B. Principios Matemática, III p. 75 Esp (BD)
      Sobre dos apoyos AA descansa un cilindro BB, cuyos extremos pueden dar vueltas con desahogo en las muescas de los dos apoyos. Perpendicularmente á este cilindro, que tambien se llama tambor, está asegurada una rueda R, á la qual la potencia procura hacer dar vueltas. Al dar vueltas hace que tambien las dé el tambor, al qual está atada una cuerda CC que sostiene el peso, y le va levantando poco a poco, al paso que el cilindro da vueltas. Todas estas piezas juntas componen el torno, que es una máquina de muchísimo uso.
    • 1868 Botella Hornos, F. Descrip geol-miner Murcia y Albacete [1868] Esp (CDH )
      Se empieza reduciendo á tiras, con unas tijeras cilíndricas, las hojas de los números 11 y 13 y seguidamente se adelgaza una punta para que pueda pasar por la hilera del primer calibre y sujetarse al tambor en que debe arrollarse; gira este, se adelgaza la tira y llega al grueso de la hilera por donde pasa.
    • c1885 Molinas, J. A. Trat maquinaria [1855] Esp (CDH )
      El tambor es de fundición de 0m,18 de espesor. El diámetro es de 0m,360 y su longitud mide 0m,912; en él se arrolla la cadena.
    • 1888 Martín Santiago, J. Material telegráfico [1888] Esp (CDH )
      Se reduce la operación a estirar el alambre hasta un 2 por 100 de su longitud, haciéndolo pasar, con la tensión correspondiente, por dos tambores de distinto diámetro; ó bien, alternativamente, por encima y por debajo de varias poleas, formando zigzag.
    • 1930 Mtz Ángel, M. / Gato Soldevila, C. Apuntes oficios construcción [1930] 13 Esp (CDH )
      El cable de la sonda pasa por una polea situada en el vértice del castillete, que suele tener de 15 a 20 metros de altura, y por un tambor situado al pie del mismo castillete; otra polea fija a la izquierda de la primera, y en la parte superior del castillete, sirve para un cable especial que maniobra los útiles de limpieza.
    • 1946 Terradas, E. Neologismos [1946] Esp (CDH )
      En un cabrestante, al giro del tambor alrededor de la caña de acero clavada al de la madre y llamada a veces peón, a veces mecha, se podría llamar pivotamiento.
    • 1987 Fdz Castro, J. Novia Capitán [1987] Esp (CDH )
      Pintando todos los escenarios en una tela continua y enrollandola sobre un tambor situado a un lado del escenario, le bastaba unirla mediante guías con otro tambor provisto de un motor de arrastre para que, con sólo apretar un botón, el paisaje se fuera acompasando a los cambios de acción, por rápida y enrevesada que fuera. Uno de los problemas, de momento, era que el motor daba unos tirones muy bruscos y al cobrar demasiada tela ésta se salía de las guías y el paisaje quedaba un poco flácido y lleno de pliegues. Laureano esperaba, y en ello trabajaba precisamente, que acoplando en el eje del otro cilindro unos frenos de caucho autograduables, el movimiento de la tela fuese más uniforme a pesar de los tirones del motor.
    • 1992 Cusa, J. Seguridad vivienda [1992] Esp (CDH )
      Estas persianas son de tipo enrollables, recogiéndose sobre un eje alojado en una caja tambor (figura 1.67) cuyo eje puede ser accionado por cinta, manivela, varilla oscilante o por comando eléctrico. La persiana sube y baja deslizándose entre dos guías que generalmente van empotradas en las jambas de las ventanas o las puertas balconeras, si bien pueden superponerse por atornillamiento.
    • 1992 RAE DRAE 21.ª ed (NTLLE)
      tambor. m. [...] Mecanismo que sirve para enrollar un cable y cuya rotación permite tirar del mismo.
    • 2007 Espejo, E. / Martínez, J. C. "Cables transmisión mecánica" [01-01-2007] Ingeniería e Investigación Co (CORPES)
      En este caso un objeto presiona severamente el cable, donde dicho objeto puede ser incluso él mismo, como cuando el cable enrolla sobre un tambor. El objeto también puede ser un cuerpo extraño sobre una polea, la cabeza de un tornillo en la zona de apoyo de un cable sobre una superficie, etc.
    • 1776 Bails, B. Principios Matemática, III p. 75 Esp (BD)
      Sobre dos apoyos AA descansa un cilindro BB, cuyos extremos pueden dar vueltas con desahogo en las muescas de los dos apoyos. Perpendicularmente á este cilindro, que tambien se llama tambor, está asegurada una rueda R, á la qual la potencia procura hacer dar vueltas. Al dar vueltas hace que tambien las dé el tambor, al qual está atada una cuerda CC que sostiene el peso, y le va levantando poco a poco, al paso que el cilindro da vueltas. Todas estas piezas juntas componen el torno, que es una máquina de muchísimo uso.
    • 1868 Botella Hornos, F. Descrip geol-miner Murcia y Albacete [1868] Esp (CDH )
      Se empieza reduciendo á tiras, con unas tijeras cilíndricas, las hojas de los números 11 y 13 y seguidamente se adelgaza una punta para que pueda pasar por la hilera del primer calibre y sujetarse al tambor en que debe arrollarse; gira este, se adelgaza la tira y llega al grueso de la hilera por donde pasa.
    • c1885 Molinas, J. A. Trat maquinaria [1855] Esp (CDH )
      El tambor es de fundición de 0m,18 de espesor. El diámetro es de 0m,360 y su longitud mide 0m,912; en él se arrolla la cadena.
    • c1885 Molinas, J. A. Trat maquinaria [1855] Esp (CDH )
      4.º De una cuerda de cáñamo sin alquitranar, que despues de pasar por las poleas del aparejo va á pasar por una polea de retorno, y á arrollarse en el tambor del aparato motor.
    • 1888 Martín Santiago, J. Material telegráfico [1888] Esp (CDH )
      Se reduce la operación a estirar el alambre hasta un 2 por 100 de su longitud, haciéndolo pasar, con la tensión correspondiente, por dos tambores de distinto diámetro; ó bien, alternativamente, por encima y por debajo de varias poleas, formando zigzag.
    • 1888 Martín Santiago, J. Material telegráfico [1888] Esp (CDH )
      Se disponen después, convenientemente, el carrete que se examina, y un tambor de madera, de tal modo, que podamos ir desarrollando el cable del primero, y enrollándolo en el segundo, haciéndole pasar por el agua, en este intermedio, y muy despacio, en una longitud de uno á dos metros.
    • c1870-1905 Echegaray, J. Ciencia popular [1905] Esp (CDH )

      Por entre el doble hilo del conductor, corre un sistema especial de dos ruedecillas: la superior, en contacto con el hilo superior, y la inferior, á su vez, en contacto con el hilo inferior, y perfectamente aislada una ruedecilla de otra.

      De cada ruedecilla parte un hilo de 50 á 60 metros; los dos hilos se arrollan sobre un tambor del carruaje, y sus extremos se aplican á los dos polos del dinamo.

    • c1870-1905 Echegaray, J. Ciencia popular [1905] Esp (CDH )
      Llega un particular con su carruaje á la estación de partida, pide dos hilos de derivación, se los alquila á la empresa, que es como alquilar fuerza eléctrica, arrolla los extremos al tambor de su carruaje, los une á los dos polos del dinamo y ya tiene fuerza para caminar por la carretera. Y podrá trazar curvas de bastante amplitud con sólo soltar hilo por unas cuantas vueltas del tambor. Y podrá retroceder si le parece conveniente.
    • c1870-1905 Echegaray, J. Ciencia popular [1905] 808 Esp (CDH )
      Y podrá trazar curvas de bastante amplitud con sólo soltar hilo por unas cuantas vueltas del tambor. Y podrá retroceder si le parece conveniente.
    • 1930 Mtz Ángel, M. / Gato Soldevila, C. Apuntes oficios construcción [1930] 13 Esp (CDH )
      El cable de la sonda pasa por una polea situada en el vértice del castillete, que suele tener de 15 a 20 metros de altura, y por un tambor situado al pie del mismo castillete; otra polea fija a la izquierda de la primera, y en la parte superior del castillete, sirve para un cable especial que maniobra los útiles de limpieza.
    • 1935-1936 Carrasquilla, T. Hace tiempos [1951] Colombia (CDH )
      Más que tela, parece la piel de una como oveja abigarrada. Todo aquello lo tomo como milagro o atributo de santidad, lo mismo que el ornato de las paredes. Cúbrenlas arabescos de papeles a pintarrajos, santicos, cruces formadas con redondeles de tambor de hilo, pegotes de etiquetas de telas y de botellas. Se enmarañan más arriba, en la repisa del testero, los desechos de esa flora fabricada por Luisita, entre los manojos inmarcesibles de botón de oro y de botón de plata.
    • 1946 Terradas, E. Neologismos [1946] Esp (CDH )
      En un cabrestante, al giro del tambor alrededor de la caña de acero clavada al de la madre y llamada a veces peón, a veces mecha, se podría llamar pivotamiento.
    • 1987 Fdz Castro, J. Novia Capitán [1987] Esp (CDH )
      Pintando todos los escenarios en una tela continua y enrollandola sobre un tambor situado a un lado del escenario, le bastaba unirla mediante guías con otro tambor provisto de un motor de arrastre para que, con sólo apretar un botón, el paisaje se fuera acompasando a los cambios de acción, por rápida y enrevesada que fuera. Uno de los problemas, de momento, era que el motor daba unos tirones muy bruscos y al cobrar demasiada tela ésta se salía de las guías y el paisaje quedaba un poco flácido y lleno de pliegues. Laureano esperaba, y en ello trabajaba precisamente, que acoplando en el eje del otro cilindro unos frenos de caucho autograduables, el movimiento de la tela fuese más uniforme a pesar de los tirones del motor.
    • 1989 RAE DMILE 4.ª ed (NTLLE)
      tambor. m. [...] Mecanismo que sirve para enrollar un cable y cuya rotación permite tirar del mismo.
    • 1992 Cusa, J. Seguridad vivienda [1992] Esp (CDH )
      Estas persianas son de tipo enrollables, recogiéndose sobre un eje alojado en una caja tambor (figura 1.67) cuyo eje puede ser accionado por cinta, manivela, varilla oscilante o por comando eléctrico. La persiana sube y baja deslizándose entre dos guías que generalmente van empotradas en las jambas de las ventanas o las puertas balconeras, si bien pueden superponerse por atornillamiento.
    • 1992 RAE DRAE 21.ª ed (NTLLE)
      tambor. m. [...] Mecanismo que sirve para enrollar un cable y cuya rotación permite tirar del mismo.
    • 2007 Espejo, E. / Martínez, J. C. "Cables transmisión mecánica" [01-01-2007] Ingeniería e Investigación Co (CORPES)
      En este caso un objeto presiona severamente el cable, donde dicho objeto puede ser incluso él mismo, como cuando el cable enrolla sobre un tambor. El objeto también puede ser un cuerpo extraño sobre una polea, la cabeza de un tornillo en la zona de apoyo de un cable sobre una superficie, etc.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Mecanismo que sirve para enrollar un cable y cuya rotación permite tirar de él.
  16. s. m. Recipiente, generalmente cilíndrico, que se emplea como envase de diversos productos, para su transporte o como depósito.
    docs. (1776-2020) 36 ejemplos:
    • 1776 Bails, B. Principios Matemática, III p. 193 Esp (BD)
      Bien se echa de ver que en las tres bombas propuestas, el surtidor de agua que sale por el desaguadero no es continuo, sino intermitente; porque se gasta como la mitad del tiempo en baxar y levantar el émbolo para coger mas agua; y en todo este tiempo, ó no sale agua ninguna, ó sale muy poca por el desaguadero. Desde muchos años á esta parte se suele armar el tubo ascendiente, conforme está pintado en la bomba impelente de la figura, con una especie de tambor hueco KR, cerrado por afuera por todos lados, y que se comunica con el tubo interrumpido en G y H. Este tambor, que llaman el depósito de ayre, contiene al principio ayre cuya densidad es la misma que la del ayre exterior. Quando se levanta el émbolo, parte del agua que sube por el brazo CBDQ se vierte en el depósito KR; condensa el ayre que allí encuentra; le corta toda comunicacion con el ayre exterior, y le reduce á no ocupar mas que el espacio kryx.
    • 2020 Rojas, C. Abandonados Ch (CORPES)
      Es un domingo caluroso de febrero. Al llegar a la casa de Juana, los pedazos de maceteros rotos están esparcidos por toda la entrada y un tambor de aceitunas volteado derramó lejía por toda la casa.
    • 1776 Bails, B. Principios Matemática, III p. 193 Esp (BD)
      Bien se echa de ver que en las tres bombas propuestas, el surtidor de agua que sale por el desaguadero no es continuo, sino intermitente; porque se gasta como la mitad del tiempo en baxar y levantar el émbolo para coger mas agua; y en todo este tiempo, ó no sale agua ninguna, ó sale muy poca por el desaguadero. Desde muchos años á esta parte se suele armar el tubo ascendiente, conforme está pintado en la bomba impelente de la figura, con una especie de tambor hueco KR, cerrado por afuera por todos lados, y que se comunica con el tubo interrumpido en G y H. Este tambor, que llaman el depósito de ayre, contiene al principio ayre cuya densidad es la misma que la del ayre exterior. Quando se levanta el émbolo, parte del agua que sube por el brazo CBDQ se vierte en el depósito KR; condensa el ayre que allí encuentra; le corta toda comunicacion con el ayre exterior, y le reduce á no ocupar mas que el espacio kryx.
    • 1929 Anónimo El secretario de estado de la Unión Mr. Frank Kellogg discutió con los embajadores de Chile, Perú y Brasil el Asunto de envío de armamentos para Bolivia El diario, 26 de enero de 1929 Paraguay (CDH )
      40 barriles de vino común / 5 cajones de cerveza / 10 fardos de coca / 40 tambores de nafta / 10 cajones aceite para motor [...].
    • 1958 García Márquez, G. Coronel [1982] Colombia (CDH )
      Dijo el médico, abanicándose con una revista ilustrada. El coronel descubrió al administrador postal en un grupo que esperaba el final de la maniobra para saltar a la lancha. Saltó el primero. Recibió del capitán un sobre lacrado. Después subió al techo. El saco del correo estaba amarrado entre dos tambores de petróleo.
    • 1975 Gasulla, L. Culminación [1979] Argentina (CDH )

      Por lo pronto, largarían a los hacheros más impacientes. Contaban con suficientes troncos amontonados como para que la sierra funcionara sin parar durante una buena semana. Los últimos tambores de petróleo irían a alimentar el motor.

    • 1982 Fdz Chiti, J. Curso cerámica [1988] Argentina (CDH )
      El horno que construimos consiste en un simple tambor de 200 litros de capacidad, metálica, de esos que abundan en cualquier estación de servicios para automóviles pues son envases de grasas, etc. No debe tener tapa, ni abolladuras, ni estará carcomido por el óxido.
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] 192 Argentina (CDH )
      A un australiano se le ocurrió que abriéramos los tambores de plástico que contenían los botes salvavidas.
    • 2010 Sánchez, C. Esconde nombre Esp (CORPES)
      También el mío, corría lo que podía para escapar de su enorme zancada, aunque yo tenía la ventaja de que mi cabeza no sobresalía, de que podía desaparecer entre los tambores de detergente.
    • 2020 Rojas, C. Abandonados Ch (CORPES)
      Es un domingo caluroso de febrero. Al llegar a la casa de Juana, los pedazos de maceteros rotos están esparcidos por toda la entrada y un tambor de aceitunas volteado derramó lejía por toda la casa.
    • 1776 Bails, B. Principios Matemática, III p. 193 Esp (BD)
      Bien se echa de ver que en las tres bombas propuestas, el surtidor de agua que sale por el desaguadero no es continuo, sino intermitente; porque se gasta como la mitad del tiempo en baxar y levantar el émbolo para coger mas agua; y en todo este tiempo, ó no sale agua ninguna, ó sale muy poca por el desaguadero. Desde muchos años á esta parte se suele armar el tubo ascendiente, conforme está pintado en la bomba impelente de la figura, con una especie de tambor hueco KR, cerrado por afuera por todos lados, y que se comunica con el tubo interrumpido en G y H. Este tambor, que llaman el depósito de ayre, contiene al principio ayre cuya densidad es la misma que la del ayre exterior. Quando se levanta el émbolo, parte del agua que sube por el brazo CBDQ se vierte en el depósito KR; condensa el ayre que allí encuentra; le corta toda comunicacion con el ayre exterior, y le reduce á no ocupar mas que el espacio kryx.
    • 1921 Suárez, C. VocCubano Cu (BD)
      Tambor. Cub. m.— Barrilete de latón que se emplea para transportar algunas substancias: "Un tambor de carburo".
    • 1929 Anónimo El secretario de estado de la Unión Mr. Frank Kellogg discutió con los embajadores de Chile, Perú y Brasil el Asunto de envío de armamentos para Bolivia El diario, 26 de enero de 1929 Paraguay (CDH )
      40 barriles de vino común / 5 cajones de cerveza / 10 fardos de coca / 40 tambores de nafta / 10 cajones aceite para motor [...].
    • 1929 Anónimo El secretario de estado de la Unión Mr. Frank Kellogg discutió con los embajadores de Chile, Perú y Brasil el Asunto de envío de armamentos para Bolivia El diario, 26 de enero de 1929 Paraguay (CDH )
      4 cajones jabón / 4 cajones alcohol / 8 latas Kerosene / 10 tambores nafta / 5 cajones Vermouth / 5 fardos coca [...].
    • 1942 Santamaría, F. J. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      TAMBOR. m. [...] En Méjico y en Cuba, bote o barrilete de latón u otro metal, que se emplea como envase.
    • 1948 Valle, A. DiccNicaragüense Ni (NTLLE)
      Tambor. Se llama el barril, tonel, pipa o barrica de hierro que sirve como envase de aceite, gasolina, carburo, pintura y otras materias.
    • 1958 García Márquez, G. Coronel [1982] Colombia (CDH )
      Dijo el médico, abanicándose con una revista ilustrada. El coronel descubrió al administrador postal en un grupo que esperaba el final de la maniobra para saltar a la lancha. Saltó el primero. Recibió del capitán un sobre lacrado. Después subió al techo. El saco del correo estaba amarrado entre dos tambores de petróleo.
    • 1958 García Márquez, G. Coronel [1982] Colombia (CDH )
      Después salió a caminar por el pueblo paralizado en la siesta dominical. No había nadie en la sastrería. El consultorio del médico estaba cerrado. Nadie vigilaba la mercancía expuesta en los almacenes de los sirios. El río era una lámina de acero. Un hombre dormía en el puerto sobre cuatro tambores de petróleo, el rostro protegido del sol por un sombrero. El coronel se dirigió a su casa con la certidumbre de ser la única cosa móvil en el pueblo.
    • 1966 Morínigo, M. A. DiccAmericanismos (NTLLE)
      TAMBOR. m. Arg., Cub., Méx. y Uru. Barrica de latón que se emplea como envase.
    • 1975 Gasulla, L. Culminación [1979] Argentina (CDH )

      Por lo pronto, largarían a los hacheros más impacientes. Contaban con suficientes troncos amontonados como para que la sierra funcionara sin parar durante una buena semana. Los últimos tambores de petróleo irían a alimentar el motor.

    • 1979 Prensa Revista Hoy, 03-09/10/1979 [1979] Chile (CDH )
      Arroje en un tambor en el patio trasero de su casa los desperdicios orgánicos de su cocina: corontas de choclo, cáscaras de papas y, en general, basura en descomposición. Luego agregue un par de enzimas —están en venta en cualquier supermercado— y un poco de levadura como la que emplean las panaderías. Las primeras aceleran la conversión de almidón en azúcar; la levadura provoca la fermentación. Déjelo así por una semana.
    • 1982 Fdz Chiti, J. Curso cerámica [1988] Argentina (CDH )
      El horno que construimos consiste en un simple tambor de 200 litros de capacidad, metálica, de esos que abundan en cualquier estación de servicios para automóviles pues son envases de grasas, etc. No debe tener tapa, ni abolladuras, ni estará carcomido por el óxido.
    • 1982 Fdz Chiti, J. Curso cerámica [1988] Argentina (CDH )
      Estos tambores suelen tener unos 60 cm de diámetro, por lo que la cámara de cocción es reducida, sin embargo, en él hemos horneado nuestros mejores esmaltes rojos "sangre de buey" que muchísimos ceramistas no pueden lograr en grandes hornos a gas construidos por empresas especializadas.
    • 1984 Prensa Revista Hoy, 17-23/07/1984 [1984] Chile (CDH )
      El horno es un tambor de 200 litros al que se le hacen unas perforaciones a los costados y se recubre con una capa de barro para que no pierda calor. En seis horas está listo el carbón, indispensable para pasar el invierno.
    • 1985 RAE DMILE 3.ª ed [01-01-1985] (NTLLE)
      tambor. m. [...] fam. Recipiente de forma cilíndrica que se emplea como envase de diversos productos.
    • 1986 Tibón, G. Aventuras [1986] México (CDH )
      He asistido a un concierto de treinta músicos de una "steelband", cuyos instrumentos son tambores de petróleo y cajas de hojalata. El sentido del ritmo de estos trinitarios es prodigioso. No sé cómo logran sacar efectos sonoros y armonías tan variados de sus instrumentos más que primitivos, que se vuelven, por obra de magia negra, órganos, saxófones, oboes, tololoches. Este sí es un gran concierto de instrumentos de percusión. Más que rapsodia, es sinfonía afrocaribe. Una poderosa aportación a la música moderna.
    • 1987 Vicent, M. Balada Caín [1993] 153 Esp (CDH )
      Una mañana de mi primer otoño en Nueva York iba yo por el gran pasillo del Juzgado Central armado con una escobilla eléctrica y un tambor de detergente en dirección al sótano y por allí cruzaban agentes, auxiliares, tipos aperreados por la vida, magistrados, delincuentes esposados, procuradores, ajusticiados inocentes, delatores y bedeles que arreaban carretillas de legajos, y también pasaban policías cuya cadera se veía cuajada de hierros. Yo caminaba y silbaba con la visera levantada, y de una estancia repleta de sumarios salió aquella muchacha con un vaso de papel lleno de café. Casi tropezó conmigo y sin mirarme a la cara me pidió fuego de forma mecánica.
    • 1988 Molina Foix, V. Quincena soviética [1988] Esp (CDH )
      cuando empezaba a llenar de agua el tambor de la cafetera me quedé paralizado. La memoria, en sus desmanes, ofrecía un envío de última hora. Un resto de amargura —del amargo de los labios bajos de Marisa, no del amargo de mis culpas— se refrescó en mi garganta. Dejé la cafetera y vacié la jarrita de leche que tenía al lado preparada, me senté en la banqueta de pelar las legumbres y allí, oyendo más lejos las bocanadas de Cáceres y más cerca el siseo del lápiz del impasible López-López, que pasaba las noches en su cuarto subrayando y aprendiéndose las obras de Lukács, disfruté de las repeticiones del sabor femenino.
    • 1991 Crespo, M. Cultivo champiñón [1991] Argentina (CDH )
      de cada bordalesa salen dos recipientes, también se pueden emplear los tambores de aceite y combustibles pesados, que se cortan longitudinalmente, se tienen dos recipientes; está la opción de hacer maceteros de madera en la misma granja con madera en desuso, además hay quienes prefieren hacer el cultivo directamente al aire libre, nosotros creemos que lo más conveniente son los recipientes, así se pueden transportar para ubicar en lugares más adecuados y protegen del tiempo cuando las condiciones meteorológicas son adversas.
    • 1992 RAE DRAE 21.ª ed (NTLLE)
      tambor. m. [...] fam. Recipiente de forma generalmente cilíndrica que se emplea como envase de diversos productos.
    • 1996 Prensa Proceso, 07/07/1996 [1996] México (CDH )
      Son almacenados en tambores al aire libre.
    • 1996 Prensa Diario de Yucatán, 04/07/1996 [1996] México (CDH )
      Por otra parte, explicó que los empresarios de Mexicali, interesados en el producto, le informaron que el envío sería en tambores, posiblemente de 200 litros, por lo que pidió estimar costos y la cantidad de tambos que podría transportar un camión de 10 a 30 toneladas.
    • 1996 Prensa Proceso, 17/11/1996 [1996] México (CDH )
      "Eso revela que no la tenían en las instalaciones y que tuvieron que traerla de otros lugares. Esa espuma debe estar siempre a la mano, como un curita en un botiquín. Son tambores de 200 litros que debieran estar en un área reservada de la planta".
    • 1996 Prensa ABC Color, 20/10/1996 [1996] Paraguay (CDH )
      Barboza informó también que la venta de nafta y gasoil se está racionalizando, ya no se vende en tambor, lo que significa que los pobladores de las compañías ya no pueden acceder a los carburantes. Además se necesita la provisión de los productos de primera necesidad.
    • 1996 Prensa ABC Color, 12/09/1996 [1996] Paraguay (CDH )
      El SENEPA informó que no bastan estos rociados espaciales, por lo que pide a la población mantener tapados los tanques, tambores y cualquier vasija para evitar la presencia de larvas de mosquitos.
    • 1996 Prensa El Tiempo, 15/09/1996 [1996] Colombia (CDH )
      Tal es caso del Concejal del municipio, Alfredo Henao que hace 33 años trabaja en la compañía y de 'Joaco' el descarbonador del horno que lleva 40 años o 'Kiko', el que carga los 26 tambores, ya pasó los 40 pero de trabajo y ajustó 9 hijos. Según ellos, pueden soportarlo todo, menos la idea de quedarse sin trabajo.
    • 1996 Prensa Diario de Yucatán, 08/09/1996 [1996] México (CDH )
      Otros vecinos de Santa Elena también informaron que a un costado del mercado municipal permanecen cuatro tambores repletos de basura, sin que las autoridades correspondientes hagan algo al respecto.
    • 1996 Prensa Diario de Yucatán, 08/09/1996 [1996] México (CDH )
      Aseguraron que los tambores son un foco de infección, pues tienen varias semanas de estar allí y debido a eso los desperdicios despiden fétidos olores.
    • 1997 Prensa Revista Hoy, 23/02-03/03/1997 [1997] Chile (CDH )
      En el patio exterior, frente a los estacionamientos, se observaban dos tambores con restos de papeles quemados y sobre el escritorio de la gerencia, en lugar de libros, había un material espectacular: un revolver 375 Astra con seis cartuchos, dos escopetas Winchester y una ametralladora UZI con mira láser adaptada.
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] 192 Argentina (CDH )
      A un australiano se le ocurrió que abriéramos los tambores de plástico que contenían los botes salvavidas.
    • 2009 Sepúlveda, L. Sombra de lo que fuimos. Ch (CORPES)
      —Arancibia Hermanos, técnicos de verdad —leyó en voz alta, y le pareció sentir el ruido de los buenos tiempos, cuando junto a Juan y a Alberto le daban duro a las reparaciones de cuanto cacharro con ruedas llegaba a sus manos. Recorrió todo el lugar con la mirada y descubrió que, además de la gata y la desmontadora, también estaba el tambor de aceite convertido en parrilla.
    • 2010 Rivera Letelier, H. Arte resurrección Ch (CORPES)
      Luego, para que lo vieran y oyeran mejor, se subió sobre un tambor de basura que puso boca abajo y, alzando sus brazos al cielo, tronó iracundo: —¡Dejad que los muertos entierren a sus muertos!
    • 2010 Sánchez, C. Esconde nombre Esp (CORPES)
      También el mío, corría lo que podía para escapar de su enorme zancada, aunque yo tenía la ventaja de que mi cabeza no sobresalía, de que podía desaparecer entre los tambores de detergente.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. coloq. Recipiente de forma generalmente cilíndrica, que se emplea como envase de diversos productos.
    • 2019 Sáez, A. "Abejas de Yucatán" [05-06-2019] El País (Hopelchén) Esp (CORPES)
      Un proceso de extinción a escala global que se ha agudizado en la región y que los productores atribuyen, entre otros, a las fumigaciones masivas y uso de herbicidas (glifosato), plaguicidas y otros químicos. “Hemos visto cómo morían nuestras abejas. Antes sacábamos miel por tambores y a partir de 2011 sacamos bidoncitos”, lamenta.
    • 2020 Rojas, C. Abandonados Ch (CORPES)
      Es un domingo caluroso de febrero. Al llegar a la casa de Juana, los pedazos de maceteros rotos están esparcidos por toda la entrada y un tambor de aceitunas volteado derramó lejía por toda la casa.
  17. s. m. Constr. Estructura consistente en dos lienzos y un dintel situada bajo la campana de una chimenea y que cubre el hogar para evitar la dispersión del humo.
    docs. (1783-1948) 7 ejemplos:
    • 1783 Bails, B. Elementos de matemática, IX, I p. 248 Esp (BD)
      g, h, i, chimeneas con sus tambores, mantos ó faldones de yeso, que suben perpendicularmente hasta el piso de encima, cuyos cañones van engauchados al lado unos de otros, á lo largo de la pared medianera de traviesa.
    • 1848 Matallana, M. Voc Arquitectura civil Esp (BD)
      TAMBOR. [...] —De chimenea. = FALDON [| Los dos lienzos y cadena que forman la boca de las chimeneas].
    • 1860 Anónimo (D. J. R.) Trad Novísimo Manual Arquitectura, Toussaint, III Esp (BD)
      Tambor de chimenea. Obra de yeso que los fumistas hacen debajo de la campana de chimenea para evitar que haga humo. Es lo mismo que faldon de chimenea.
    • 1930 Mtz Ángel, M. / Gato Soldevila, C. Apuntes oficios construcción [1930] Esp (CDH )
      La sección de los troncos o tambores de chimenea puede ser muy variada: cuadrada, rectangular, hexagonal, circular, elíptica, etc.; las dimensiones interiores dependen de la capacidad de los hogares que afluyen a la chimenea.
    • 1948 Anónimo Condiciones edificación p. 91 Esp (BD)
      Se tendrá especial cuidado en la ejecución de las fundaciones o asientos de chimeneas, que, a ser posible, deberán reposar sobre el terreno, colocándose las puertas o registros de limpieza en el sótano; si esto no es posible, se apoyarán los tambores o tiros sobre pisos o cadenas metálicas, sólidamente arqueadas o reforzadas.
    • 1783 Bails, B. Elementos de matemática, IX, I p. 248 Esp (BD)
      g, h, i, chimeneas con sus tambores, mantos ó faldones de yeso, que suben perpendicularmente hasta el piso de encima, cuyos cañones van engauchados al lado unos de otros, á lo largo de la pared medianera de traviesa.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      Tambor, s. m. [...] Hablando de chimeneas es lo mismo que faldón.
    • 1848 Matallana, M. Voc Arquitectura civil Esp (BD)
      TAMBOR. [...] —De chimenea. = FALDON [| Los dos lienzos y cadena que forman la boca de las chimeneas].
    • 1860 Anónimo (D. J. R.) Trad Novísimo Manual Arquitectura, Toussaint, III Esp (BD)
      Tambor de chimenea. Obra de yeso que los fumistas hacen debajo de la campana de chimenea para evitar que haga humo. Es lo mismo que faldon de chimenea.
    • 1930 Mtz Ángel, M. / Gato Soldevila, C. Apuntes oficios construcción [1930] Esp (CDH )
      La sección de los troncos o tambores de chimenea puede ser muy variada: cuadrada, rectangular, hexagonal, circular, elíptica, etc.; las dimensiones interiores dependen de la capacidad de los hogares que afluyen a la chimenea.
    • 1930 Mtz Ángel, M. / Gato Soldevila, C. Apuntes oficios construcción [1930] 240 Esp (CDH )

      Como el peso por unidad superficial en planta de las chimeneas es muy notable, es preciso prestar mucha atención a su fundación o asiento, que a ser posible debe reposar sobre el terreno, lo que permite abrir puertas o registros de limpieza en el sótano, con lo cual se evita que el hollín penetre en las habitaciones de los pisos; si esto no es posible, es preciso apoyar los tambores sobre pisos o cadenas metálicas, reforzadas o sólidamente apeadas.

    • 1948 Anónimo Condiciones edificación p. 91 Esp (BD)
      Se tendrá especial cuidado en la ejecución de las fundaciones o asientos de chimeneas, que, a ser posible, deberán reposar sobre el terreno, colocándose las puertas o registros de limpieza en el sótano; si esto no es posible, se apoyarán los tambores o tiros sobre pisos o cadenas metálicas, sólidamente arqueadas o reforzadas.
  18. s. m. Arq. Pared o muro de construcción circular o poligonal que sostiene una cúpula.
    docs. (1783-2016) 23 ejemplos:
    • 1783 Bails, B. Elementos de matemática, IX, I p. 559 Esp (BD)
      Pero como los lados del quadrado, ó los lados mayores del octógono están abiertos por las bóvedas de los brazos de la cruz de la Iglesia, síguese que por su situacion la planta superior del tambor de una cúpula está asentado cabalmente encima de la clave de las bóvedas, que forman la union de los brazos de la cruz, y descansa en vano sobre los huecos triangulares, donde se hacen las dovelas voladizas llamadas pechinas, para enlazar una con otra las dos plantas.
    • 2016 Lpz Reilly, A. "Efectos de luz" [27-02-2016] El País (Montevideo) Ur (CORPES)
      Dispuestos en el tambor de la cúpula se ubican los que pertenecen a la firma Hacendorfer de París, acompañados por el que representa a la Inmaculada Concepción, hecho por artesanos locales. En el transepto (nave transversal) se encuentran los de la firma Mayer & Cía de Munich.
    • 1783 Bails, B. Elementos de matemática, IX, I p. 559 Esp (BD)
      Pero como los lados del quadrado, ó los lados mayores del octógono están abiertos por las bóvedas de los brazos de la cruz de la Iglesia, síguese que por su situacion la planta superior del tambor de una cúpula está asentado cabalmente encima de la clave de las bóvedas, que forman la union de los brazos de la cruz, y descansa en vano sobre los huecos triangulares, donde se hacen las dovelas voladizas llamadas pechinas, para enlazar una con otra las dos plantas.
    • 1871 Juan García (Amós de Escalante y Prieto) Costas y montañas p. 463 Esp (BD)
      La corrección severa del dórico escurialense, ó toledano, trocada en licenciosa bastardía, daba ser á un orden espúreo, cornisamentos sin arquitrabe, cúpulas sin tambor ó cimborrio, pilastras enflaquecidas por recuadros, en vez de las estrias que las visten y aligeran.
    • 1873 Catalina Amo, S. Roma p. 100 Esp (BD)
      Julio III, que sucedió á Paulo III, habia confirmado á Miguel Ángel (Breve de 23 de Enero de 1552) en el cargo de arquitecto de San Pedro; las obras continuaron bajo su pontificado de cinco años, y bajo el brevísimo de Marcelo II , que sólo veinte y dos dias gobernó la Iglesia universal, y bajo el de Paulo IV, que duró hasta 1559: en esta época los grandes muros de la Basílica habian llegado á su mayor altura, los hemiciclos estaban terminados, delineadas las naves y capillas, y el inmenso tambor de la cúpula, esqueleto gigantesco, dominaba ya las colinas y la campaña romana.
    • 1934 Gmz Moreno, M. Arte románico esp [1934] Esp (CDH )
      El centro del crucero mantiene un cimborio en forma de cúpula, sobre trompas abocinadas y un tambor ochavado, provisto de cuatro ventanas y otras tantas columnas al exterior, remedando en todo la decoración de los ábsides.
    • 1939 Berrueta Dgz, M. Ciudad tres joyas Horizonte, octubre de 1939 Esp (CDH )
      Los tambores absidales, que en el arte románico cerraban con fuerte arrogancia el testero, ha sucedido aquí, en una transición algo rápida, una decoración alegre y diáfana de doncellesca belleza; pocos paisajes habrá en el mundo más encantadores.
    • 1946 Camón Aznar, José Un conjunto monumental ABC, 12 de octubre de 1946 Esp (CDH )
      Y es esta cúpula la que se magnifica al exterior con la rotunda energía de esa torre de empaque grave y robusto, deliberadamente reducida a la simplicidad del cilindro a que su masa pueda actuar con más potente esquematismo. Fissac ha eludido las soluciones accesibles y ha plantado este tambor escueto y vigoroso, secamente seccionado, que impone una reposada solemnidad sobre este lugar sagrado.
    • 1965 Chueca Goitia, F. HArquitectura española [1965] 195 Esp (CDH )
      Frómista tiene una cúpula en parte derivada de la de Jaca, pero con un gran tambor octogonal o cuerpo de luces, sin más semejanza, fuera de lo bizantino, que algún ensayo lombardo, como el baptisterio de Galliano y la cúpula catalana (posterior) de Santa María de Cervelló.
    • 1989 Bassegoda Nonell, J. Atlas HArte [1989] Esp (CDH )
      Las iglesias continúan echando mano de la planta de cruz griega, la cual se cubre con un conjunto de cinco cúpulas que no son rebajadas, como las de Santa Sofía, sino que se levantan sobre un prisma poligonal, generalmente ochavado, llamado tambor.
    • 2001 Noriega, S. Venezuela artes visuales Ve (CORPES)
      Se trata, por lo general, de cúpulas achatadas, sin tambor, tal como podemos apreciar en la ya mencionada iglesia de Paraguachí, cualidad que la emparenta con algunas iglesias coloniales de la República Dominicana.
    • 2010 Peralta, E. y Moya, R. "Quito: Patrimonio y Arquitectura" Ec (CORPES)
      La sensación espacial interior es impactante, enfatiza el efecto de liviandad y transparencia, que proporciona la percepción completa de la estructura, por la diferente altura de los elementos y el impacto de la luz que ingresa por la linterna, el tambor de la cúpula, a lo largo de las bóvedas, por los arcos de entrada y por todo su perímetro.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Arq. Pared vertical redonda o poligonal, generalmente con ventanas, que sostiene una cúpula.
    • 2016 Lpz Reilly, A. "Efectos de luz" [27-02-2016] El País (Montevideo) Ur (CORPES)
      Dispuestos en el tambor de la cúpula se ubican los que pertenecen a la firma Hacendorfer de París, acompañados por el que representa a la Inmaculada Concepción, hecho por artesanos locales. En el transepto (nave transversal) se encuentran los de la firma Mayer & Cía de Munich.
    • 1783 Bails, B. Elementos de matemática, IX, I p. 559 Esp (BD)
      Pero como los lados del quadrado, ó los lados mayores del octógono están abiertos por las bóvedas de los brazos de la cruz de la Iglesia, síguese que por su situacion la planta superior del tambor de una cúpula está asentado cabalmente encima de la clave de las bóvedas, que forman la union de los brazos de la cruz, y descansa en vano sobre los huecos triangulares, donde se hacen las dovelas voladizas llamadas pechinas, para enlazar una con otra las dos plantas.
    • 1871 Juan García (Amós de Escalante y Prieto) Costas y montañas p. 463 Esp (BD)
      La corrección severa del dórico escurialense, ó toledano, trocada en licenciosa bastardía, daba ser á un orden espúreo, cornisamentos sin arquitrabe, cúpulas sin tambor ó cimborrio, pilastras enflaquecidas por recuadros, en vez de las estrias que las visten y aligeran.
    • 1873 Catalina Amo, S. Roma p. 100 Esp (BD)
      Julio III, que sucedió á Paulo III, habia confirmado á Miguel Ángel (Breve de 23 de Enero de 1552) en el cargo de arquitecto de San Pedro; las obras continuaron bajo su pontificado de cinco años, y bajo el brevísimo de Marcelo II , que sólo veinte y dos dias gobernó la Iglesia universal, y bajo el de Paulo IV, que duró hasta 1559: en esta época los grandes muros de la Basílica habian llegado á su mayor altura, los hemiciclos estaban terminados, delineadas las naves y capillas, y el inmenso tambor de la cúpula, esqueleto gigantesco, dominaba ya las colinas y la campaña romana.
    • 1899 RAE DRAE 13.ª ed. (NTLLE)
      Tambor. [...] m. Arq. Muro cilíndrico que sirve de base á una cúpula.
    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] Esp (CDH )

      No tienen tasa las colgaduras de damasco, *de terciopelos y brocateles; los frontales de altar y frontalicos para las credencias de todos los colores litúrgicos; las capas, casullas, dalmáticas, tunicelas, gremiales, almohadas, paños de túmulo y de púlpito de rasos de flores, de estofas de tisús y espolines *de oro, de brocados *de tres altos.

      Penden del tambor de la media naranja treinta y dos lámparas de plata; de ellas, diez y nueve con dote para arder perpetuamente.

    • 1934 Gmz Moreno, M. Arte románico esp [1934] Esp (CDH )
      El centro del crucero mantiene un cimborio en forma de cúpula, sobre trompas abocinadas y un tambor ochavado, provisto de cuatro ventanas y otras tantas columnas al exterior, remedando en todo la decoración de los ábsides.
    • 1934 Gmz Moreno, M. Arte románico esp [1934] 87 Esp (CDH )
      La cúpula, como en Jaca, se acuerda con los vértices del tambor, evitándose así los voladizos complementarios, obligados cuando los puntos tangenciales caen a la mitad de los lados del octógono.
    • 1939 Berrueta Dgz, M. Ciudad tres joyas Horizonte, octubre de 1939 Esp (CDH )
      Los tambores absidales, que en el arte románico cerraban con fuerte arrogancia el testero, ha sucedido aquí, en una transición algo rápida, una decoración alegre y diáfana de doncellesca belleza; pocos paisajes habrá en el mundo más encantadores.
    • 1939 Berrueta Dgz, M. Ciudad tres joyas Horizonte, octubre de 1939 Esp (CDH )

      Probablemente son unos mismos artistas los constructores que unidos por un mismo ideario hacen escuela en todas partes; es sabido que las marcas de pedreros de la Catedral de León, y de la Catedral de Reims son iguales al menos en un número respetable y en el claustro de Oviedo y en el de Burgos tallan los mismos artistas que en León, y en Olite y en Poblet aparecen capiteles análogos, y la misma Catedral de Avila ofrece enormes analogías con la nuestra, y los absides de tres o cinco tambores son un denominador común en España de Iglesias que no han acabado de perder el rastro románico, que ninguno de éstos y otros rasgos de familia sirvan para afirmar la prelación ni la paternidad de un monumento o de una región sobre las demás de su estilo.

    • 1946 Camón Aznar, José Un conjunto monumental ABC, 12 de octubre de 1946 Esp (CDH )
      Y es esta cúpula la que se magnifica al exterior con la rotunda energía de esa torre de empaque grave y robusto, deliberadamente reducida a la simplicidad del cilindro a que su masa pueda actuar con más potente esquematismo. Fissac ha eludido las soluciones accesibles y ha plantado este tambor escueto y vigoroso, secamente seccionado, que impone una reposada solemnidad sobre este lugar sagrado.
    • 1965 Chueca Goitia, F. HArquitectura española [1965] 186 Esp (CDH )
      En los ábsides (el central, perdido en el siglo XVIII) van columnas adosadas de refuerzo, como existen a veces en lo lombardo y lo normando, pero que repetidas hasta la saciedad aquí en España son un rasgo de los más importantes del románico español, posiblemente por imitación de Jaca. Desde luego, podemos considerar que estas columnillas esbeltísimas, en contraste con el gran tambor del ábside, son uno de los mejores hallazgos formales de la arquitectura románica.
    • 1965 Chueca Goitia, F. HArquitectura española [1965] 195 Esp (CDH )
      Frómista tiene una cúpula en parte derivada de la de Jaca, pero con un gran tambor octogonal o cuerpo de luces, sin más semejanza, fuera de lo bizantino, que algún ensayo lombardo, como el baptisterio de Galliano y la cúpula catalana (posterior) de Santa María de Cervelló.
    • 1965 Lopetegui, L. HIglesia América [1965] Esp (CDH )
      Desprovista hoy de retablos, que perecieron en la revolución de 1915, y cubiertas sus naves a igual altura, con cúpula sin tambor y con número insuficiente de vanos, carece de la luminosidad de las catedrales de Méjico, Puebla y Guadalajara. Comenzada en 1563, se terminó hacia 1599.
    • 1965 Lopetegui, L. HIglesia América [1965] 883 Esp (CDH )
      De tambor octogonal muy sencillo, con bóveda de media naranja revestida de azulejos, con los típicos nervios mejicanos terminados en roleos, y su linterna bastante maciza, que hace gravitar sus remates no sobre el eje del muro, sino sobre la cornisa, según la típica forma vallisoletana dieciochesca.
    • 1969 Bassegoda Musté, B. Trad Dicc Edificación, Barbier, Cadiergues, Stoskopf y Flitz Esp (FG)
      tambor: [...] Muro cilíndrico que sirve de base a una cúpula.
    • 1970 Fatás, G. / Borrás, G. M. VocTérmArte (FG)
      TAMBOR. [...] Anillo sobre el que se sustenta una cúpula.
    • 1988 Molina Foix, V. Quincena soviética [1988] Esp (CDH )
      La luz del día entraba por las ventanas del tambor de la cúpula, pero el altar mayor estaba encendido de cirios y vestido con flores frescas, como en espera de una función. No había feligreses, a esa primera hora de la tarde calurosa, y sin embargo me sentí inmediatamente rodeado y observado, enjuiciado, perdonado, por las figuras gigantes pintadas en la pared. Tuve en ese momento, arrodillado aún en el duro listón del banco, una alucinación, un ensueño de la razón despierta, que de nuevo achaqué al efecto de los programas californianos.
    • 1989 Bassegoda Nonell, J. Atlas HArte [1989] Esp (CDH )
      Las iglesias continúan echando mano de la planta de cruz griega, la cual se cubre con un conjunto de cinco cúpulas que no son rebajadas, como las de Santa Sofía, sino que se levantan sobre un prisma poligonal, generalmente ochavado, llamado tambor.
    • 1989 Bassegoda Nonell, J. Atlas HArte [1989] Esp (CDH )
      Se cubren con tejas y se abren ventanas en el tambor. Interiormente se forma otra cúpula, que se decora con mosaicos de fondo dorado.
    • 2001 Noriega, S. Venezuela artes visuales Ve (CORPES)
      Se trata, por lo general, de cúpulas achatadas, sin tambor, tal como podemos apreciar en la ya mencionada iglesia de Paraguachí, cualidad que la emparenta con algunas iglesias coloniales de la República Dominicana.
    • 2010 Peralta, E. y Moya, R. "Quito: Patrimonio y Arquitectura" Ec (CORPES)
      La sensación espacial interior es impactante, enfatiza el efecto de liviandad y transparencia, que proporciona la percepción completa de la estructura, por la diferente altura de los elementos y el impacto de la luz que ingresa por la linterna, el tambor de la cúpula, a lo largo de las bóvedas, por los arcos de entrada y por todo su perímetro.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Arq. Pared vertical redonda o poligonal, generalmente con ventanas, que sostiene una cúpula.
    • 2016 Lpz Reilly, A. "Efectos de luz" [27-02-2016] El País (Montevideo) Ur (CORPES)
      Dispuestos en el tambor de la cúpula se ubican los que pertenecen a la firma Hacendorfer de París, acompañados por el que representa a la Inmaculada Concepción, hecho por artesanos locales. En el transepto (nave transversal) se encuentran los de la firma Mayer & Cía de Munich.
  19. s. m. Cilindro de hierro, hueco, generalmente perforado, y cerrado por sus extremos que sirve para tostar castañas, granos de café o cacao.
    docs. (1803-2019) 9 ejemplos:
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      TAMBOR. Cilindro de hierro cerrado y lleno de agujeritos con su cigüeña para voltearle sobre dos puntos de apoyo, el qual sirve para asar castañas.
    • 2019 Anónimo "Tecnología punta UPB" [27-07-2019] El Frente (Bucaramanga) Co (CORPES)
      Desde hace aproximadamente ocho años la Universidad Pontificia Bolivariana Bucaramanga, ha desarrollado proyectos tecnológicos encaminados a incorporar la ingeniería en los procesos agroindustriales. Muestra de ello es el Tambor de Secado, un dispositivo mecánico que permite deshidratar granos como el cacao y el café, combinando una estrategia de secado con aire caliente y radiación térmica.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      TAMBOR. Cilindro de hierro cerrado y lleno de agujeritos con su cigüeña para voltearle sobre dos puntos de apoyo, el qual sirve para asar castañas.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      tambor, s. m. [...] Cilindro hueco de hierro lleno de agujeros y con una cigüeña en una de sus estremedidades para darle vueltas; sirve para tostar café ú otras sustancias.
    • 1952 Ebeling, W. / Krüger, F. "Castaña noroeste Península" p. 269, n. 1 Anales de Lingüística (Mendoza) (FG)
      Las castañas de xoxa generalmente se asan en un cache, fondo de un caldero u otra vasija análoga que se adapta para este menester, acribillándole de agujeros. Actualmente ya es mucho más frecuente el tambor que se cuelga de la gamayera.
    • 1980 Alvar, M. (dir.) ALEANR, III-IV Esp (FG)
      TAMBOR 'asador de castañas' [...] (lám. 1059, mapa —).
    • 2011 Marsé, J. Caligrafía sueños Esp (CORPES)
      Con la linterna en la mano y dando traspiés, te guiará hasta el cobertizo, donde ya tiene encendido el petromax que todo el rato emite un silbido rencoroso. Deberás preparar la leña para el fuego y los soportes de hierro que sostienen el tambor donde irá la mezcla de café y azúcar. Esa mezcla la hace Huguet pesando cuidadosamente las partes en una balanza mientras yo me ocupo del fuego. No esperes muchas palabras de Huguet, no es hombre dado a la conversación.
    • 2019 Anónimo "Tecnología punta UPB" [27-07-2019] El Frente (Bucaramanga) Co (CORPES)
      Desde hace aproximadamente ocho años la Universidad Pontificia Bolivariana Bucaramanga, ha desarrollado proyectos tecnológicos encaminados a incorporar la ingeniería en los procesos agroindustriales. Muestra de ello es el Tambor de Secado, un dispositivo mecánico que permite deshidratar granos como el cacao y el café, combinando una estrategia de secado con aire caliente y radiación térmica.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      TAMBOR. Cilindro de hierro cerrado y lleno de agujeritos con su cigüeña para voltearle sobre dos puntos de apoyo, el qual sirve para asar castañas.
    • 1846 Domínguez, R. J. DiccNacional, I Esp (BD)
      tambor, s. m. [...] Cilindro hueco de hierro lleno de agujeros y con una cigüeña en una de sus estremedidades para darle vueltas; sirve para tostar café ú otras sustancias.
    • 1952 Ebeling, W. / Krüger, F. "Castaña noroeste Península" p. 269, n. 1 Anales de Lingüística (Mendoza) (FG)
      Las castañas de xoxa generalmente se asan en un cache, fondo de un caldero u otra vasija análoga que se adapta para este menester, acribillándole de agujeros. Actualmente ya es mucho más frecuente el tambor que se cuelga de la gamayera.
    • 1952 Ebeling, W. / Krüger, F. "Castaña noroeste Península" p. 272 Anales de Lingüística (Mendoza) (FG)
      tambor. Besullo (Ast.) 'cilindro giratorio de lata para asar castañas'.
    • 1980 Alvar, M. (dir.) ALEANR, III-IV Esp (FG)
      TAMBOR 'asador de castañas' [...] (lám. 1059, mapa —).
    • 1989 Neira Mtz, J. / Piñeiro, M. R. DiccBables Esp (NTLLE)
      TAMBOR. m. [...] Cilindro de hierro con un manubrio utilizado como asador de castañas.
    • 2011 Marsé, J. Caligrafía sueños Esp (CORPES)
      Con la linterna en la mano y dando traspiés, te guiará hasta el cobertizo, donde ya tiene encendido el petromax que todo el rato emite un silbido rencoroso. Deberás preparar la leña para el fuego y los soportes de hierro que sostienen el tambor donde irá la mezcla de café y azúcar. Esa mezcla la hace Huguet pesando cuidadosamente las partes en una balanza mientras yo me ocupo del fuego. No esperes muchas palabras de Huguet, no es hombre dado a la conversación.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Cilindro giratorio de hierro, hueco y cerrado, que sirve para tostar café, cacao, etc.
    • 2019 Anónimo "Tecnología punta UPB" [27-07-2019] El Frente (Bucaramanga) Co (CORPES)
      Desde hace aproximadamente ocho años la Universidad Pontificia Bolivariana Bucaramanga, ha desarrollado proyectos tecnológicos encaminados a incorporar la ingeniería en los procesos agroindustriales. Muestra de ello es el Tambor de Secado, un dispositivo mecánico que permite deshidratar granos como el cacao y el café, combinando una estrategia de secado con aire caliente y radiación térmica.
  20. s. m. Zool. Cavidad situada entre los últimos anillos de la tráquea y la siringe de algunas aves cantoras, que funciona como caja de resonancia.
    docs. (1844-1981) 7 ejemplos:
    • 1844 Yáñez Girona, A. Lecciones HNatural, I (2.ª ed.) p. 273 Esp (BD)
      En el estremo inferior de la tráquea existe otra laringe, cuyo juego es muy notable y cuya organizacion es tanto mas complicada, cuanto el ave modula mejor su canto. En las que sobresalen en este ejercicio, se compone dicho aparato (fig. 175 y 176) de un pequeño tambor óseo, cuyo interior está dividido inferiormente por un travesaño de la misma sustancia que sostiene una membrana delgada de figura de media luna; el tambor comunica mas abajo con dos glotis formadas por la terminacion de los bronquios y provistas cada una de dos labios ó cuerdas vocales; todas estas partes se mueven por medio de los respectivos músculos.
    • 1981 Peña, M. R. Aves p. 71 Ar (BD)
      En otras la siringe es traqueobronquial. En estos casos la musculatura es más compleja, existiendo de 5 a 7 músculos. Estas aves se llaman Acromiodeas u Oscinos y comprende la mayoría de los paseriformes canoros. En patos está relativamente osificada y presentan además un tambor de resonancia.
    • 1844 Yáñez Girona, A. Lecciones HNatural, I (2.ª ed.) p. 273 Esp (BD)
      En el estremo inferior de la tráquea existe otra laringe, cuyo juego es muy notable y cuya organizacion es tanto mas complicada, cuanto el ave modula mejor su canto. En las que sobresalen en este ejercicio, se compone dicho aparato (fig. 175 y 176) de un pequeño tambor óseo, cuyo interior está dividido inferiormente por un travesaño de la misma sustancia que sostiene una membrana delgada de figura de media luna; el tambor comunica mas abajo con dos glotis formadas por la terminacion de los bronquios y provistas cada una de dos labios ó cuerdas vocales; todas estas partes se mueven por medio de los respectivos músculos.
    • 1846 Anónimo Trad Tratado Fisiología, Muller, V-VII t. V, p. 111 Esp (BD)
      La laringe inferior, órgano vocal de las aves, situado en la bifurcacion de la traquearteria, se manifiesta generalmente hasta en el esterior por la reunion de muchos anillos de la traquearteria que constituyen lo que se llama el tambor. El último de estos anillos forma dos prominencias, una anterior y otra posterior, cuyos vértices se hallan colocados debajo del borde del anillo.
    • 1853 Sampedro, G. Trat anatomía animales, III p. 161 Esp (BD)
      La laringe inferior es un órgano que existe de preferencia en las aves cantoras, y se compone de partes membranosas dispuestas de tal manera, que pueden producir vibraciones y comunicarlas á la columna de aire contenida en la tráque-arteria. La laringe inferior está situada en la terminacion de la tráquea y la base de los bronquios, y aunque no siempre tiene una misma disposicion anatómica, tiene sin embargo un mismo uso y recibe el nombre de tambor.
    • 1887 Arévalo Baca, J. Aves España p. 25 Esp (BD)
      Cerca del punto en que se bifurca la tráquea para formar los bronquios, se halla la verdadera laringe (laringe inferior), que es el órgano del canto, á cuya formación concurren casi siempre la tráquea y los bronquios, aunque hay casos en que solo toma parte uno de estos órganos. La porción que corresponde á los dos últimos anillos de la tráquea, llamada tambor, está provista de una abertura dividida por una lengüeta ósea en cuyos dos extremos hay un apéndice encorvado, sobre el que se inserta á uno y otro lado un repliegue de la membrana que cubre al tambor.
    • 1909 Bolívar Urrutia, I. / Calderón, I. HNatural, III: Zoología (2.ª ed.) [1909] 335 Esp (CDH )

      Poseen las aves dos laringes: una en el comienzo de la tráquea y otra en la bifurcación de los bronquios, siendo esta última la más complicada por constituir el verdadero órgano vocal de estos animales; los últimos anillos de la tráquea, más ó menos modificados, forman en muchas aves una verdadera caja de resonancia á la que se da el nombre de tambor.

    • 1925 Cabrera Latorre, Á. "Zoología" p. 249b HNatural I Esp (FG)
      La mayoría de las anseroideas tienen la siringe, o laringe inferior, muy dilatada, formando una especie de saco córneo denominado "tambor".
    • 1981 Peña, M. R. Aves p. 71 Ar (BD)
      En otras la siringe es traqueobronquial. En estos casos la musculatura es más compleja, existiendo de 5 a 7 músculos. Estas aves se llaman Acromiodeas u Oscinos y comprende la mayoría de los paseriformes canoros. En patos está relativamente osificada y presentan además un tambor de resonancia.
  21. s. m. Mar. Cubierta que protege las ruedas de palas de los barcos de vapor.
    docs. (1857-2014) 8 ejemplos:
    • 1857 Mellado, F. P. Trad Diccionario artes, II c. 235 Esp (BD)
      Los ingleses emplean un sistema que tiene alguna analogia con el precedente es menos sencillo, pero los roces son menores. El árbol, fig. 576, que solo lleva el cubo interior de las ruedas está interrumpido cerca del costado del buque. Los manubrios de las palas las asen en medio de su longitud, y los brazos están articulados con un disco que gira sobre la estremidad de un codo fijado sólidamente a los rayos esteriores de los tambores, en el parage mismo á que la prolongacion del árbol vendria á parar.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Tambor. [...] m. Mar. Cada uno de los cajones ó cubiertas de las ruedas en los vapores.
    • 1907 Pz Galdós, B. Tristes destinos [2002] 248 Esp (CDH )
      El vapor era de ruedas, con achos tambores que formaban en el centro de la embarcación una extensa y alta toldilla. A esta subieron los tres españoles, y arrimándose a la borda, vieron cómo se alejaba y desvanecía la costa francesa.
    • 1956 Pando Villarroya, J. L. DiccMarítimo (FG)
      TAMBOR. [...] Cada uno de los cajones o cubiertas de las ruedas de los vapores.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Mar. En un vapor, cada uno de los cajones o cubiertas de las ruedas.
    • 1857 Mellado, F. P. Trad Diccionario artes, II c. 235 Esp (BD)
      Los ingleses emplean un sistema que tiene alguna analogia con el precedente es menos sencillo, pero los roces son menores. El árbol, fig. 576, que solo lleva el cubo interior de las ruedas está interrumpido cerca del costado del buque. Los manubrios de las palas las asen en medio de su longitud, y los brazos están articulados con un disco que gira sobre la estremidad de un codo fijado sólidamente a los rayos esteriores de los tambores, en el parage mismo á que la prolongacion del árbol vendria á parar.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Tambor. [...] m. Mar. Cada uno de los cajones ó cubiertas de las ruedas en los vapores.
    • 1907 Pz Galdós, B. Tristes destinos [2002] 248 Esp (CDH )
      El vapor era de ruedas, con achos tambores que formaban en el centro de la embarcación una extensa y alta toldilla. A esta subieron los tres españoles, y arrimándose a la borda, vieron cómo se alejaba y desvanecía la costa francesa.
    • 1907 Pz Galdós, B. Tristes destinos [2002] Esp (CDH )

      Entre Tarifa y Trafalgar el Adelieluchó como león marino con los refuelles del Estrecho, moderando su andar y manteniendo el rumbo como podía. En el horroroso cuneo, sus tambores iban alternativamente al cielo y al abismo. Cuando la embarcación se hallaba en la cresta de la ola, las ruedas pataleaban en el aire, y al caer en la sima de agua, creyérase que el barco y sus valientes tripulantes y la revolución española, se colaban juntos hechos una pelota en las profundidades del mar.

    • 1911 Pz Galdós, B. Cartago [2002] Esp (CDH )
      El vapor-goleta Cádiz izó bandera de parlamento cuando uno de sus tambores fue destrozado por los disparos de la Numancia. La Carmen y la Navas de Tolosa sufrieron bastantes averías, y como por nuestra parte la Tetuán y la Méndez Núñez habían agotado sus escasas fuerzas, quedó concluso el combate poco después de las dos de la tarde. Los barcos cantonales pusieron proa a Cartago Espartaria, y Lobo se retiró mar afuera.
    • 1911 Pz Galdós, B. Cartago [2002] Esp (CDH )
      Cuando estábamos como a diez o doce brazas del siniestro, noté que del Católico sólo se veían ya los palos, la chimenea y un poco del tambor de babor. Al reconocerme seguro en la cubierta de la Tetuán, tropecé con un contramaestre del Despertador y le pregunté por Palomo. «Dormido estaba como un leño —me dijo—. Quise despertarle; le tiré de una pata; no rechistó. Ajogado estará».
    • 1956 Pando Villarroya, J. L. DiccMarítimo (FG)
      TAMBOR. [...] Cada uno de los cajones o cubiertas de las ruedas de los vapores.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] m. Mar. En un vapor, cada uno de los cajones o cubiertas de las ruedas.
  22. s. m. Arq. Piedra labrada, generalmente de forma cilíndrica, que forma parte del fuste de una columna.
    docs. (1857-2014) 8 ejemplos:
    • 1857 Bécquer, G. A. HTemplos España [1995] Esp (CDH )
      En las jambas, sustentadas por repisas y cubiertas de doseletes, hay dos imágenes. Flanquean a esta puerta cuatro pilares en forma de columnas sueltas cuyos fustes están divididos por una ancha abrazadera franjada y labrados por estrías verticales. Las basas de estas columnas son cuadradas, y los capiteles polígonos con tambor estriado y ábaco de molduras.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] Arq. Cada una de las piezas del fuste de una columna cuando no es monolítica.
    • 1857 Bécquer, G. A. HTemplos España [1995] Esp (CDH )
      En las jambas, sustentadas por repisas y cubiertas de doseletes, hay dos imágenes. Flanquean a esta puerta cuatro pilares en forma de columnas sueltas cuyos fustes están divididos por una ancha abrazadera franjada y labrados por estrías verticales. Las basas de estas columnas son cuadradas, y los capiteles polígonos con tambor estriado y ábaco de molduras.
    • 1879 Clairac Saenz, P. DiccArquitectura II p. 139 Esp (BD)
      Las columnas se construyen de piedra, hierro ó madera. Las de piedra son de una sola pieza ó de varias, denominadas tambores: los antiguos las construyeron de ambos modos; pero cuando adoptaban el segundo, para que los tambores ajustaran bien frotaban unos con otros los lechos que habian de estar en contacto para que el ajuste fuera perfecto sin necesidad de interponer mortero.
    • 1926 Pellicer, C. Tríptico [2002] Antología México (CDH )
      ¿Por qué la mano lenta sobre el tambor pulido / desta columna rota, tórridamente va? / Es la misma caricia con cierto aire de olvido / que deslizó sus dedos sobre Chi-Chen-Itzá.
    • 1936 RAE DRAE 16.ª ed (NTLLE)
      tambor [...] Arq. Cada una de las piezas del fuste de una columna cuando no es monolítica.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] 108 Argentina (CDH )
      En Grecia y en Asia empleaba el mármol natal, la hermosa sustancia que una vez tallada sigue fiel a la medida humana, tanto que el plano del entero templo se halla contenido en cada fragmento de tambor. La arquitectura tiene muchas más posibilidades de las que hacen suponer los cuatro órdenes de Vitruvio; nuestros bloques, como nuestros tonos musicales, admiten combinaciones infinitas.
    • 1969 Bassegoda Musté, B. Trad Dicc Edificación, Barbier, Cadiergues, Stoskopf y Flitz Esp (FG)
      tambor: Sillar cilíndrico que forma parte del fuste de una columna cuando no es monolítica.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] Arq. Cada una de las piezas del fuste de una columna cuando no es monolítica.
    • 1857 Bécquer, G. A. HTemplos España [1995] Esp (CDH )
      En las jambas, sustentadas por repisas y cubiertas de doseletes, hay dos imágenes. Flanquean a esta puerta cuatro pilares en forma de columnas sueltas cuyos fustes están divididos por una ancha abrazadera franjada y labrados por estrías verticales. Las basas de estas columnas son cuadradas, y los capiteles polígonos con tambor estriado y ábaco de molduras.
    • 1879 Clairac Saenz, P. DiccArquitectura II p. 139 Esp (BD)
      Las columnas se construyen de piedra, hierro ó madera. Las de piedra son de una sola pieza ó de varias, denominadas tambores: los antiguos las construyeron de ambos modos; pero cuando adoptaban el segundo, para que los tambores ajustaran bien frotaban unos con otros los lechos que habian de estar en contacto para que el ajuste fuera perfecto sin necesidad de interponer mortero.
    • 1926 Pellicer, C. Tríptico [2002] Antología México (CDH )
      ¿Por qué la mano lenta sobre el tambor pulido / desta columna rota, tórridamente va? / Es la misma caricia con cierto aire de olvido / que deslizó sus dedos sobre Chi-Chen-Itzá.
    • 1936 RAE DRAE 16.ª ed (NTLLE)
      tambor [...] Arq. Cada una de las piezas del fuste de una columna cuando no es monolítica.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] 108 Argentina (CDH )
      En Grecia y en Asia empleaba el mármol natal, la hermosa sustancia que una vez tallada sigue fiel a la medida humana, tanto que el plano del entero templo se halla contenido en cada fragmento de tambor. La arquitectura tiene muchas más posibilidades de las que hacen suponer los cuatro órdenes de Vitruvio; nuestros bloques, como nuestros tonos musicales, admiten combinaciones infinitas.
    • 1969 Bassegoda Musté, B. Trad Dicc Edificación, Barbier, Cadiergues, Stoskopf y Flitz Esp (FG)
      tambor: Sillar cilíndrico que forma parte del fuste de una columna cuando no es monolítica.
    • 1979 VV. AA. VocConstrucción (FG)
      TAMBOR. Sillar cilíndrico con estrías o liso que entra en la composición del fuste de una columna.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      tambor [...] Arq. Cada una de las piezas del fuste de una columna cuando no es monolítica.
  23. s. m. Armazón, generalmente redondo, donde se dispone y estira la tela para bordarla.
    Sinónimo: tambora
    docs. (1857-2021) 9 ejemplos:
    • 1857 Mellado, F. P. Trad Diccionario artes, II p. 147 Esp (BD)
      Otra manera hay de bordar, muy incómoda por cierto, y que se usa generalmente para trabajar sobre muselina, gasa y otras telas ligeras y de grandes dimensiones: hablamos del tambor. es un instrumento hecho con un aro circular, forrado con orillo de paño ó franela. Se estiende la tela como la piel de un tambor, por medio de una correa y una hebilla, ó de uno o de muchos cercos ó aros cubiertos con orillo de paño que se embeben los unos dentro de los otros: de ahi viene el nombre de tambor.
    • 2021 Pedreáñez, I. "Magallanes y Elcano" [30-09-2021] Estilo (Caracas) Ve (CORPES)
      Imborrable es el recuerdo de esa experiencia: una radiografía de su mano fue pretexto para que una mujer indígena pintara con el onoto esa misma huella, que ahora la artista recrea sobre una tela expandida en un tambor de bordar.
    • 1857 Mellado, F. P. Trad Diccionario artes, II p. 147 Esp (BD)
      Otra manera hay de bordar, muy incómoda por cierto, y que se usa generalmente para trabajar sobre muselina, gasa y otras telas ligeras y de grandes dimensiones: hablamos del tambor. es un instrumento hecho con un aro circular, forrado con orillo de paño ó franela. Se estiende la tela como la piel de un tambor, por medio de una correa y una hebilla, ó de uno o de muchos cercos ó