argumento

Ejemplos: El niño compró un libro ayer; Pusieron las camisas en el cajón; El jurado dio un premio a los participantes; un colegio cercano a su casa; un político apto para el cargo.

Sinónimos: actante, actuante, participante.

Paradigma: argumento / predicado

Relacionados: predicado, función semántica, función sintáctica, estructura argumental, adjunto, valencia

Familia léxica: argumental.

Referencias: NGLE § 1.12 | GDLE § 24.1.2, 29.1.4, 30.2, 30.4-30.5

Participante seleccionado semánticamente por un predicado en función del significado de este. Así, el verbo regalar requiere la concurrencia de tres participantes o argumentos: un agente, que designa la persona que hace el regalo; un tema, que expresa aquello que se regala, y un destinatario, es decir, la persona, el grupo humano o la institución que recibe el regalo. El número de argumentos de un predicado se denomina valencia; por tanto, regalar es un verbo de valencia 3. De los argumentos de un mismo predicado que comparten la referencia (por ejemplo, Juan y se en Juan se cuida) se dice que son coargumentales.

El predicado asigna a cada argumento una función semántica, como agente, tema, experimentante, etc., que se realiza en una función sintáctica, como sujeto, complemento directo, complemento indirecto, etc.

Frente a los argumentos, los adjuntos son modificadores no seleccionados que contienen informaciones no exigidas por el predicado. Así, la oración Ayer el profesor explicó la lección en el aula contiene los dos argumentos subrayados, así como dos adjuntos: el sintagma adverbial ayer y el sintagma preposicional en el aula.

No solo los verbos tienen argumentos. Otras categorías léxicas, como los sustantivos (su huida del país, el deseo de venganza) o los adjetivos (lleno de peces, apto para el cargo), también pueden seleccionar semánticamente sus complementos.

Los argumentos de un derivado pueden estar heredados de la base de la que proceden. Este fenómeno se conoce como herencia argumental. Por ejemplo, el sustantivo decisión hereda los argumentos del verbo del que se deriva (decidir). Selecciona, por tanto, dos argumentos: uno designa la persona que decide y el otro corresponde a aquello que se decide. Se subrayan estos dos argumentos en la decisión de su madre de visitarla. Al primero corresponde la función semántica de agente; al segundo suele atribuirse la de tema. Nótese que la preposición de es una marca de función y no se hereda del verbo en la decisión de su madre, por lo que no se ha subrayado. Ello no impide que el sintagma proposicional de su madre sea un complemento del nombre.

Asimismo, algunos adverbios seleccionan sus complementos, que también se consideran argumentos suyos: encima del sofá, delante de ti, lejos de casa, después del verano, independientemente de esas circunstancias.

Información complementaria

Son siempre argumentales el complemento directo y el complemento de régimen, mientras que el complemento indirecto puede serlo (Dedicó el premio a sus padres) o no (Me conectó el televisor). Los complementos que denotan lugar (Ha llovido en la sierra), tiempo (La película se estrenó el mes pasado) y modo o manera (Ordena los juguetes con paciencia) suelen ser adjuntos, en el sentido de que a muchos predicados se les puede añadir una precisión sobre dónde, cuándo o cómo se realizó cierta acción. Sin embargo, con algunos predicados, los complementos que expresan lugar, tiempo, medida y modo o manera pueden ser argumentales, como sucede en residir en Valencia, pesar dos toneladas, tardar diez minutos en llegar o portarse bien.

No todos los argumentos de un predicado han de aparecer realizados necesariamente. Se llaman argumentos implícitos los que pueden quedar sobrentendidos. Por ejemplo, los sujetos pronominales quedan a menudo implícitos (Viven cerca) porque parte de su contenido se puede recuperar a través de la flexión verbal (v. sujeto tácito). La omisión de otros complementos argumentales es igualmente posible, pero está sujeta a variables léxicas y discursivas. Así, se omite el complemento directo en Nunca me escribes, el complemento indirecto en Pide lo que quieras, y el complemento de régimen en Ya no me fío. Los complementos argumentales de los nombres y adjetivos se pueden omitir también, en contextos restrictivos, como en Celebraron la inauguración por todo lo alto, donde no se menciona lo inaugurado, o en Mi coche es parecido, donde se calla aquello a lo que algo se parece.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: «Glosario de términos gramaticales», [versión 1.0 en línea]. <https://www.rae.es/gtg/argumento> [2024-04-15].

cerrar

Buscador general de la RAE