agente

Ejemplos: El profesor explicó la lección a sus alumnos; La roca fue escalada rápidamente por el montañero; Ese cuadro de Velázquez está valorado en diez millones de euros; Su descubrimiento de la vacuna fue un gran avance en la medicina.

Relacionados: sujeto, sujeto paciente, complemento agente, predicado, función semántica, función sintáctica, oración (en voz) activa, oración (en voz) pasiva, acción

Familia léxica: agentivo, agentividad, agentivamente.

Referencias: NGLE § 27.8p-r, 33.3a-c, 39.5k, 39.6k-l, 41.1b, 41.1i, 41.3 | GDLE § 6.3.2, 6.6.1-4, 15.2.3-5, 25.1.1.2, 25.1.3, 25.2.1.1, 28.1.1, 28.2.1-2

Función semántica desempeñada por el sintagma que designa la entidad, normalmente humana o animada, que realiza o instiga la acción expresada por el predicado. Así, en Pedro derribó la puerta y en El trabajo fue revisado minuciosamente por el jefe, tanto Pedro como el jefe son los agentes de las acciones designadas por los verbos derribar y revisar. Por extensión, se denomina también agente al constituyente sintáctico que desempeña esta función semántica. Es también habitual emplear el concepto de ‘agente’ para designar el término de las preposiciones por y de en los complementos agentes, como en La comedia estrenada ayer por esta compañía. Aun así, ha de tenerse en cuenta que estos complementos preposicionales pueden emplearse con predicados que no denotan acciones, como en El dato era conocido por todo el mundo o en El valle está rodeado de altas montañas.

En general, se reconoce un agente cuando el predicado denota una acción. No suele haber agente, por tanto, con los verbos que denotan estados, como en Las nuevas medidas merecen un aplauso o en Esa alimentación implica riesgos para la salud. Tampoco suelen admitir agentes los predicados que expresan procesos, como en La ropa se secó o en El calor aumenta en verano. En general, es raro que los cambios de estado estén sujetos a la voluntad del que los induce y los experimenta, como sucedería en Se enfermó adrede.

En las nominalizaciones, el agente puede expresarse mediante un determinante posesivo (su decisión de concursar), un sintagma preposicional (la renuncia de la coordinadora) o un adjetivo relacional (el bombardeo alemán). La interpretación amplia del término agente extiende ocasionalmente el uso de este concepto a los complementos de ciertos sustantivos que no designan acciones, pero poseen argumentos: los cuadros de Velázquez; sus fotografías más premiadas.

El agente suele designar una entidad animada con intención o voluntad. Sin embargo, son posibles los agentes inanimados (denominados a veces fuerzas), como en El puente fue arrastrado por el agua o en El fuerte viento arrancó las cortinas, donde el agua y el fuerte viento desempeñan la función semántica de agente, aun cuando no designan seres animados. Algunos autores diferencian ‘causa’ y ‘agente’ en estos casos, pero la distinción es escurridiza. Así, el segmento subrayado en Toda una vida marcada por la guerra expresa aquello que marca una vida, pero también la causa por la que esta se halla marcada.

Información complementaria

Es importante diferenciar la función semántica de agente de la función sintáctica de sujeto. Es cierto que el agente se asocia típicamente con la función de sujeto, como en El chico preparó una tarta o en La profesora entregó los ejercicios, donde los sujetos subrayados son agentes. Para estos elementos se emplea a veces el término sujeto agente, que combina una noción sintáctica (sujeto) con una semántica (agente). Sin embargo, no todos los sujetos son agentes, puesto que, como se ha señalado, solo los verbos que denotan una acción tienen un sujeto agentivo. Por otro lado, el agente no siempre es el sujeto verbal. Así, en El muro fue derribado por el obrero, el agente es el sintagma nominal el obrero, mientras que el sujeto es el sintagma nominal el muro. En general, los sujetos de las oraciones pasivas desempeñan la función semántica de paciente o tema, por lo que se suelen denominar sujetos pacientes, por oposición a los sujetos agentes.

En español es posible que los agentes lo sean indirectamente, en particular cuando el verbo recibe una interpretación causativa (v. en verbo causativo). Así la oración Juan se cortó el pelo es ambigua entre dos lecturas: ‘Se lo cortó a sí mismo’ y ‘Se lo hizo cortar’. El sujeto es agente en ambos casos, si bien lo es de acciones distintas.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: «Glosario de términos gramaticales», [versión 1.0 en línea]. <https://www.rae.es/gtg/agente> [2024-05-29].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas