sujeto

Ejemplos: Inés viene mañana; Faltan cubiertos; eres responsable; ¿Qué ocurrió?; Los invitados disfrutaron mucho; El avión llegó puntual; ¿Quién de ustedes ha llamado antes?; Te reclama el que tú sabes; Conviene que resuelvas ese asunto; Es saludable pasear todos los días; Me gusta cómo viste; Antes de llegar María.

Relacionados: función sintáctica, complemento directo, complemento indirecto, concordancia, caso recto

Esquema: Ver esquema 27

Referencias: NGLE § 33 | GDLE § 42.10 | OLE § III.3.4.2.2.2.1

Función sintáctica que corresponde al argumento del verbo que concuerda con él cuando este aparece flexionado en número y persona. El sujeto forma paradigma con las demás funciones oracionales: el complemento directo, el complemento indirecto, etc. Así, El profesor es el sujeto del verbo explicaba en la oración El profesor explicaba la lección a los alumnos. La denominación de sujeto se extiende al segmento sintáctico que contrae esta función gramatical.

En español pueden ejercer la función de sujeto los sintagmas nominales (Inés viene mañana; Faltan otra vez los que tú sabes; Los invitados disfrutaron mucho) y las oraciones subordinadas sustantivas (Conviene que resuelvas ese asunto; Es saludable pasear todos los días; Me gusta cómo viste). Los llamados sintagmas pronominales también pueden desempeñar esta función (¿Quién de ellos lo sabía?), si bien se asimilan a los nominales para muchos autores.

Como se ha señalado, el sujeto concuerda en número y persona con el verbo si este aparece flexionado, como en El regalo llegó por sorpresa, donde El regalo, sujeto, y llegó, verbo, comparten la 3.ª persona de singular; lo mismo sucede en Me gustan los helados, donde sujeto (los helados) y verbo (gustan) concuerdan en 3.ª persona de plural. En español, el sujeto concuerda además en género y número con los adjetivos en función de atributo, como en La ventana era nueva. Esta afinidad de número y persona, así como de género, en la concordancia con atributos, se mantiene tanto en las oraciones con sujeto expreso, de los ejemplos anteriores, como en las de sujeto tácito, en las que estos rasgos se recuperan. Así, en Ø estábamos satisfechas, el sujeto tácito (Ø) concuerda en primera persona del plural con el verbo (estábamos) y en femenino plural con el atributo (satisfechas).

Los infinitivos y los gerundios pueden contener sujetos expresos y sujetos tácitos. Los primeros suelen posponerse (Después de salir el sol; No teniendo yo nada que hacer ese día), con muy escasas excepciones (sin yo saberlo) y están mucho más restringidos que los segundos. Estos últimos no pueden concordar expresamente con dichas formas verbales, puesto que estas carecen de flexión (como en María espera [Ø publicar pronto su novela]), pero sus rasgos gramaticales pueden hacerse presentes a través de la concordancia con adjetivos (Yo deseaba [Ø estar sola]).

La posición sintáctica del sujeto está relacionada directamente con la concordancia. Así, los dos sintagmas nominales que aparecen en la oración La inteligencia suple la inexperiencia coinciden en número y persona con el verbo, pero solo el primero ocupa una posición adecuada para concordar con él. Los sujetos posverbales están condicionados en español por factores informativos (v. funciones informativas), como en El cartero no vino ayer vs. Ayer no vino el cartero, pero también sintácticos. Así, suelen aparecer en posición posverbal los sintagmas nominales escuetos en función de sujeto. Estos sintagmas, formados generalmente con sustantivos no contables en singular o contables en plural, son característicos de las oraciones formadas con verbos inacusativos (Aparecen alarmantes noticias; Nos falta tiempo), pero también de las pasivas (Han sido detectadas irregularidades en el proceso de selección de personal; Se produjeron algunas incidencias en el ensayo general).

El caso de los pronombres personales los identifica como sujetos, como el caso recto o nominativo del pronombre yo en Te llamaré yo. Recuérdese que algunos pronombres no distinguen en su morfología el caso recto del caso oblicuo, como sucede con el pronombre él en la oración Siempre me hablas de él.

Información complementaria

No se consideran sujetos los pronombres personales en caso recto que aparecen en ciertas subordinadas de infinitivo, como el pronombre yo en Me ofrezco a ir yo. No existe hoy un análisis aceptado unánimemente de estas construcciones. Es habitual entender que estos pronombres son complementos predicativos del sujeto tácito del infinitivo (Ø): Me ofrezco a [Ø ir yo], donde yo alterna con yo mismo o yo solo.

  • Apoya este análisis el que los infinitivos no admitan en estos casos otros sujetos léxicos (*Me ofrezco a ir los niños), a diferencia de los infinitivos adjuntos (Al ir {yo ~ los niños}; antes de haber llegado {tú ~ el cartero}). También aboga a favor de este análisis el que los sintagmas del tipo <pronombre personal + solo, mismo> sean compatibles con un sujeto expreso en las oraciones simples, como en María acudirá ella sola. De hecho, el pronombre puede no ser imprescindible en estos casos: María acudirá sola.
  • En contra de este análisis está el hecho de que los pronombres personales no sean atributos en otros contextos (El médico eres tú; El problema es ella), tal como se explica en oración copulativa.

Cabe pensar asimismo que estos sujetos pronominales pospuestos son constituyentes que aportan un foco contrastivo (v. en foco). De hecho, la interpretación que reciben exige que se cree un paradigma de elementos descartados: la oración No tengo por qué ir yo se diferencia de No tengo por qué ir en que solo la primera sugiere ‘en lugar de Juan, de Pedro, de María, etc.’

Existe también cierta polémica en la tradición acerca de si ejercen o no la función de sujeto los grupos subrayados en las oraciones Hasta los más reacios aplaudieron o Entre todos prepararon la comida. Actualmente parece haber acuerdo en que hasta no es preposición en estos casos, sino adverbio con el valor de ‘incluso’, de forma que hasta los más reacios se interpreta como incluso los más reacios…, también sintagma nominal a pesar de la presencia del adverbio. En el segundo ejemplo, el sintagma preposicional entre todos funciona como complemento predicativo (próximo a juntos o conjuntamente), como lo prueba el que la oración admita otro sintagma en función de sujeto (Los que estaban en la casa prepararon la comida entre todos).

En términos actuales, la cuestión que se dilucida en estos casos es, fundamentalmente, si un sintagma nominal puede estar encabezado por una preposición (descartando el caso de a en los complementos directos de persona). Esta es la razón de que la polémica clásica sobre el «sujeto preposicional» se replantee en los mismos términos si se habla del complemento directo (Escribía hasta odas y sonetos) o de otras funciones sintácticas. En todos estos casos se asume que hasta equivale a incluso, por lo que adquiere valor adverbial. Recuérdese que los adverbios que modifican a los sintagmas nominales (como en También tu amigo) no alteran la naturaleza nominal de estos.

Es menor el consenso en torno a si los sintagmas con hasta pueden ser o no sujetos en ciertos contextos en los que hasta no equivale a incluso, sino, aproximadamente, a como máximo o a lo sumo, como en A lo largo de cinco años se le entregó hasta un millón de euros. Cabe pensar que los sintagmas así construidos son nominales, como lo son los encabezados por también o tampoco (También María estaba de acuerdo). Se deduce de ello el que puedan ser asimismo complementos directos, como en Había cobrado hasta un millón de euros, además de sujetos de las oraciones pasivas, como en Hasta un millar de refugiados fueron atendidos ayer por la Cruz Roja en el mismo puesto de socorro.

Ejemplos: eres responsable; El chico rompió el jarrón; Pasear todos los días es saludable; Aprobado el presupuesto, se iniciaron los trabajos; Precioso, el vestido; Noté a los niños cansados.

Sinónimos: sujeto de predicación.

Paradigma: sujeto / predicado

Relacionados: verbo, oración absoluta

Referencias: NGLE § 1.12q, 33.1a-c | GDLE § 42.10

Segmento de la oración contrapuesto al predicado en una estructura sintáctica bimembre. Con esta interpretación, el sujeto designa la entidad de la que se predica algo. Así, el sintagma nominal el profesor es, en esta interpretación, el sujeto del predicado explicaba la lección a los alumnos en la oración El profesor explicaba la lección a los alumnos. En este segundo sentido, el término sujeto alterna con sujeto de predicación. Como se ve, el término sujeto no se opone a complemento directo, indirecto, etc., en esta segunda interpretación, sino únicamente a predicado.

Los dos sentidos de sujeto pueden coincidir en una misma expresión. Es lo que sucede en el ejemplo anterior, en el que el sintagma el profesor desempeña también la función sintáctica de sujeto (interpretación 1), pues concuerda en número y persona con el verbo. No coinciden en cambio los dos sentidos de sujeto en otros muchos casos. Así, pueden tener sujeto (en el segundo sentido que ahora se analiza) muchos predicados no verbales. En Una vez vacío el estadio, cerraron las puertas, el sintagma nominal el estadio es el sujeto de predicación del sintagma adjetival vacío. Tienen asimismo sujeto de predicación las oraciones atributivas sin verbo (Aburridísimo, el partido de hoy) y las oraciones absolutas (Terminado el recuento, comunicaron los resultados; Una vez madura la fruta, se procede a la recolección).

El segundo sentido de sujeto (o sujeto de predicación) se extiende a menudo a términos que desempeñan funciones sintácticas diversas. Se recuerda que en la tradición de las gramáticas del latín era habitual hablar de sujetos en acusativo sin que tales términos resultaran contradictorios. En cuanto al español, el sintagma las manos es el complemento directo de tenía en Tenía las manos heladas. El sintagma adjetival heladas es el complemento predicativo de las manos. Como no es apropiado decir que este último sintagma es el antecedente de heladas (los adjetivos y los participios no tienen antecedentes), se dice a menudo que es el sujeto de predicación de ese adjetivo. Se aplica un análisis similar a sintagmas preposicionales como con las manos heladas.

Esquema 27. CLASES DE SUBORDINADAS SUSTANTIVAS POR SU FUNCIÓN

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: «Glosario de términos gramaticales», [versión 1.0 en línea]. <https://www.rae.es/gtg/sujeto> [2024-06-14].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas