13.ª Entrega (diciembre de 2022)
Versión del 31/12/2022
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
sierpe s. (1223-)
sierpe, cierpe, serpe, sierpre, syerpe, zierpe, serpezuela, sierpecilla
Etim. Del latín serpens, ntis 'serpiente', en su caso nominativo, y esta, a su vez, de serpere 'arrastrarse' (DECH, s. v. serpiente: "Es probable que en todo los romances serp(i)ent(e) y sus congéneres sean semicultos; en latín vulgar el nominativo SERPENS se pronunció regularmente SERPES, que fue tomado por un femenino en -IS (serps en Venancio Fortunato); de ahí la forma que ha predominado por lo general en romance: it. serpe, oc y cat. serp, y en cast. ant. sierpe").

Se documenta por primera vez, con la variante syerpe y en la acepción 'reptil de cuerpo alargado, estrecho y generalmente cilíndrico, sin extremidades, cabeza aplastada, boca grande y piel recubierta de escamas, que muda periódicamente. Nombre científico: Serpentes (suborden)', en Semeiança del mundo (a1223). El primer repertorio lexicográfico que lo consigna es Universal vocabulario en latín y en romance de Fernández de Palencia en 1490. Tras un proceso de metáfora se registra como 'ángel que se rebeló contra Dios, que representa el mal y habita el infierno', hacia 1250, en el Poema de Fernán González. También gracias a la metáfora se documenta como 'persona despreciable por su astucia, vileza o falta de moral', en El Evangelio de San Mateo (a1260); se consigna por vez primera en el Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes (1788) de Terreros y Pando. Como 'representación convencional de la sierpe', se certifica en 1260, en El Nuevo Testamento según el manuscrito escurialense I-j-6. Desde el Evangelio de San Marcos hasta el Apocalipsis. De nuevo, gracias a la metáfora, se registra con el significado 'brote que nace de las raíces de un árbol', en 1433, en Traducción y glosas de la Biblia de Alba, II (c1422-1433), de M. Guadalfajara; y se consigna a partir del Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes (1788) de Terreros y Pando. En la acepción 'mujer que carece de belleza' sierpe se documenta desde 1617, en El pasajero, de C. Suárez de Figueroa; y se consigna por vez primera en el Diccionario de la lengua castellana (1739) de Real Academia Española. Tras un proceso de metáfora se registra como 'cosa que se mueve o extiende formando curvas' en La cueva de Salamanca (c1608-1620), de J. Ruiz de Alarcón. Se consigna por vez primera en Diccionario de autoridades (1739). Como 'persona que muestra enfado o furia', se atestigua en 1635, en La hora de todos y la Fortuna con seso, de F. de Quevedo y Villegas. Se consigna por vez primera en el Diccionario de autoridades (1739). Tras un proceso de metáfora se registra como 'artefacto volador consistente en un armazón plano y ligero, cubierto o forrado de papel o tela, del que cuelga una cola de cintas o trozos de tela o de papel; se sujeta con un cordel largo y se lanza al aire para que la fuerza del viento lo eleve y lo mueva', en 1921, en La novela de un novelista, de A. Palacio Valdés. Se consigna por vez primera en el Diccionario de los bables de Asturias (1989) de Neira Martínez y Piñeiro. Como 'pez marino de la familia de los ofíctidos de hasta 2,5 metros de longitud, de cuerpo cilíndrico, sin aleta caudal y de color marrón rojizo, dorado o verde plateado en la parte superior y dorado en el vientre, cabeza y hocico grandes y alargados, ojos pequeños, boca cubierta de dientes; su carne es comestible y vive en el Mediterráneo, el Atlántico, el Índico y el Pacífico. Nombre científico: Oxystomus serpens. Con el modificador marina o el complemento de mar', se atestigua en 1945, en Discursos leídos ante la Real Academia Española en la recepción pública del Excmo. Sr. Almirante D. Rafael Estrada Arnaiz, de R. Estrada Arnaiz. Se consigna por vez primera en la Nomenclatura ictiológica (1963) de Lozano.

En diversos repertorios lexicográficos se consignan varias acepciones: 'ganzúa' (1616, Tesoro de las dos lenguas francesa y española, de Oudin); 'endrino' (1963, Atlas lingüístico y etnográfico de Andalucía, II, de Alvar); y 'lengua' y 'valentón sevillano' (1976, Léxico del marginalismo del Siglo de Oro, de Alonso Hernández).

Por otra parte, sierpe se integra en la unidad pluriverbal sierpe tendida, con la acepción 'planta de la familia de las poligonáceas, de hasta 80 centímetros de altura, de tallo erecto, hojas verdes azuladas y flores rosáceas; vive en Norteamérica, Europa y Asia. Nombre científico: Polygonum bistorta': se atestigua en 1888, en Enumeración y revisión de las plantas de la Península Hispano-Lusitana e Islas Baleares, IV, de M. Colmeiro.

  1. ac. etim.
    s. f. Reptil de cuerpo alargado, estrecho y generalmente cilíndrico, sin extremidades, cabeza aplastada, boca grande y piel recubierta de escamas, que muda periódicamente. Nombre científico: Serpentes (suborden).
    docs. (1223-2022) 469 ejemplos:
    • a1223 Anónimo Semeiança mundo (FG)
      En esta partida ha otrosy otra bestia que a nonbre mantigora; e esta bestia a la faz commo ome, e ha en la boca tres ordenes de dientes, e ha cuerpo de leon, e ha la cola commo escorpion, e ha muy mala catadura, ca ha los ojos verdes e bueltos en sangre e sylua commo syerpe, e come carne de ome muy de grado [...].
    • 2022 Anónimo "Frank Cuesta rescate más tenso" [13-04-2022] 20 Minutos (Madrid) Esp (HD)
      Al llegar Frank Cuesta comenzó a hacer ruido con su vara de control, a mover objetos y peinar el lugar en busca de la supuesta sierpe, a la que al final encuentra entre varios objetos como barreños. Resulta ser una King Cobra, "la serpiente venenosa más grande del mundo y con el veneno más potente", según dice el herpetólogo que comienza a cogerla de la cola mientras la controla con la vara con el objeto de sacarla a campo abierto y meterla en una cesta.
    • a1223 Anónimo Semeiança mundo (FG)
      En esta partida ha otrosy otra bestia que a nonbre mantigora; e esta bestia a la faz commo ome, e ha en la boca tres ordenes de dientes, e ha cuerpo de leon, e ha la cola commo escorpion, e ha muy mala catadura, ca ha los ojos verdes e bueltos en sangre e sylua commo syerpe, e come carne de ome muy de grado [...].
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 476 Esp (CDH )
      / Símacus, que bien aya, que basteçió la cosa / avié a part' echado mucha barva cabosa; / su amigo Nicánor, como sierpe raviosa, / quebrantava los cueres de la gent porfidiosa.
    • c1250 Anónimo Poema Fernán González [2001] 223 Esp (CDH )
      Mas ruégote, amigo, e pýdote de grado que / quando tú ovyeres el canpo arrancado, / véngasete en mientes d'est' convento ladrado / e non se te olvide el pobre ospedado. / Señor, tres monjes somos assaz pobre convento, / la nuestra pobre vyda non ha nin par nin cuento; / sy Dios non nos enbýa algun consolamiento, / daremos a las syerpes nuestro avytamiento". /
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria VI [2002] fol. 184r Esp (CDH )
      Señor Dios poderoso de todas las cosas, que diste á toda creatura fijos á las bestias, et á las animalas, et á las sierpes, et á los peces, et á las aves, et feciste Señor que oviesen alegria con ellos á ti solo dó loor, et gracias que fesiste, et ordenaste tus cosas como quesiste que á mi sola deseredaste, et quisiste de los dones del tu mui buen talan que á los otros diste, [...].
    • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 24r Esp (CDH )
      Pecca / mos que fablamos esquantra dios & contra / ti/ Ruegal que nos tire estas sierpes/ Rogo / moyses por el pueblo/ [8] et dixo dios / fes vna sierpe de Arambre et tray la / por seynna & el ferido que la uiere biura / [9] fizo moysen la Sierpe darambre & puso / la por seynna & los feridos que la ueyen / sanauan /.
    • c1350 Anónimo Proverbios [1995] fol. 9r Esp (CDH )
      [...] otro con quien folguedes / el cuyda que plaser [472] / me fase en su conpaña / yo querria mas yaser / solo enla montaña / yazer enla montaña [473] / a pelygro de syerpes feroçes / & non entre conpaña / de omnes pesados torpes / e cuyda que en yr se [474] / seria desmesurado [...]. /
    • c1370 Anónimo Trat Comunidad (Esc. &-II-8) [1988] Esp (CDH )
      E los tales curiales peores son que leon es nin sierpes nin diablos, los quales se dexan rogar sin moneda.
    • 1376-1396 Fdz Heredia, J. Trad HPaganos Orosio [2003] Esp (CDH )
      Pues, que assi es, atal triumpho de Mario et grant victoria de los romanos turbo et escurecio vn incredible peccado subitament perpetrado, la qual cosa iamas los romanos en el tiempo passado nunca auia seydo vista en Roma, en tal manera que toda la ciudat metio en ploros et spanto por tal como Puplicio, cognominado Maleolo, con sus sieruos qui lo auydauan mato a su madre, por la qual cosa fue condepnado assi como patricida, esto es, matador de padre o de madre o de parient, et fue metido en vn cuero et con el ensemble vna simia et vna sierpe et vn gallo et vn chin, et el cuero fue bien cosido et assi fue echado en la mar, el qual turment o pena se acostunbraua la hora dar a aquellos qui matauan su madre o su padre o su parient [...].
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )
      De una cabeça que fue fallada en el fundamiento del tenplo de los dyoses, e de las obras qu'el rey Tarquinio fizo en los templos e en la cibdat de Roma, e cómo envió dos sus fijos al tenplo del dyos Appolines a saber qué significa una sierpe que sallió de un grand árbol.
    • a1435 Mtz Medina, G. Poesías [1993] 602 Canc Baena Esp (CDH )
      8 El grande Hércoles, * que a* Anteón mató / e a Girión, el señor d'España, / los fuertes leones que descarrilló, / los toros de Greçia mató con gran saña / e la fuerte Idra, sierpe muy estraña, / e fizo çibdades, castillos e villas; / e siendo pujado en tan altas sillas / murió ponçoñado * en fuego con maña. /
    • a1435 Sánchez, C. Sermones contra judíos y moros [1995] fol. 205v Esp (CDH )
      Ca / quando moysen fue ha egipto a sacar el pueblo / de los judios de captjuo con el poderjo / de djos & delas sus santas / palabras vna vara que lleuo fizo se / sierpe & despues se renovara commo / se estaua [...].
    • c1430-1440 Torre, A. Visión [1991] 105 Esp (CDH )
      Vi las casas de los ystoycos, pictagóricos, peripatéticos e académicos, las quales primero eran en veneraçión admirable, fechas domiçilio a las pestíferas e ponçoñosas syerpes.
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )
      Y los maestros, mirando la grande agudeza y sutilidat del Infante en la respuesta del esamen, encomençaron a disponerse al camino y, ante que partiesen, el Infante, como ovo comido, se acostó a dormir, y dormiendo tal visión se le mostró que le pareçíe que quatro vides verdes salían debaxo su cama y echavan de sí siete ramos, y en medio de estos ramos estava una sierpe que por la boca echava venino y peçoña y matava al que en la cama estava.
    • 1425-1450 Rdz Padrón, J. Bursario [1984] 104 Esp (CDH )

      Digna fue Ysifle de aver notiçia de la tu salu y bien andança; y por eso me querello más de ty, porque me contó primero la fama tus lechos que tu mensajería, o mensajera letra, de cómo domaste los toros de Mares y los sojudgaste al yugo pando; *y de cómo lançaste la simiente de los dientes de la sierpe, y creçieron mieses de cavalleros batalladores, para la muerte de los quales no fue menester tu mano derecha. E otrosý, como adormiste el dragón que velando guardava el despojo del carnero.

    • a1467 Anónimo Trad Mapa Mundi [2000] fol. 7r Esp (CDH )
      En esta partida ha, otrosi, otra bestia que a nonbre Mantigora e esta bestia a la faz como ome e ha en la boca tres ordenes de dientes e ha cuerpo de leon & ha la cola como escorpion & ha muy mala catadura, ca ha los ojos verdes & bueltos en sangre, e silva como sierpe e come carne de ome muy de grado & esta bestia da bozes de muchas maneras & corre mas que ave, puede bolar.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      Título de lo que se dize de la sierpe que avía siete cabeças, qué cosa era lo d'ella e la verdad

      E otrosí de la sierpe que avía siete cabeças que non hera tal cosa, salvo aquel grande estanque que se fazía de siete fuentes que manaban entre unas peñas e que non avía por dónde salir; e que non oviendo por dónde salir que se fazía una grand mar e perdía muchas heredades; e por ruego de los de la tierra que Hércules abrió la peña e salió por allí todo el agua e las siete fuentes que dezían que avían siete cabeças salieron por allí. E fízose un río e quedó toda la tierra descobierto, por donde vino grand provecho aquella tierra. E con todo, dizen los autores que falló allí una grand sierpe d'estas que se crían en las lagunas e que la mató e que d'este tienpo en adelante sienpre buscó los grandes fechos.

    • c1495 Lucena, L. Repetición amores [1954] Esp (CDH )
      Y creo que si Diana se renovara como sierpe, y una madre y hija hallaran su ollejo, se apuñearan sobre quién lo vestiera primero —tan grande es el ambición y cobdicia que cada una dellas tiene de querer ser loada.
    • c1400-1498 Anónimo Baladro [1999] fol.18v Esp (CDH )
      E, después que ellos oyeren la razón, prometerle han dos pies e orejas e cola e que de sí mesmos le complirán miembros de puerco. E folgará e atenderá que él cobre su promesa. E entre tanto decenderá la raposa de los montes e mudarse ha en lobo. E, como aviendo fabla con el cabrón, llegarse ha a él arteramente e comerlo ía todo. E desí tornarse ha el puerco montés sin miembros e atenderá las animanias; e tanto que ellos llegaren, matarlos ha presto con su diente; e será coronado de cabeça de león. E en sus días nacerá la sierpe que matará a Londres e comerá quantos ý pasaren.
    • a1500 Anónimo Macer herbolario (Colombina 7627) [1995] fol. 3r Esp (CDH )
      [...] capitulo .vj / delas virtudes del aristologiaAristologia es vna yerua / que es caljente /& seca de / natura Et esta yerua A. / atal virtud que es buena contra / los muesos venjnosos asyn commo / de can o de syerpe & sana la / fiebre terçiana /& cotydiana sy / es mezclada con pjmjenta /& / con myrra / monda toda podredura / esta yerua Aprouecha mucho a / todos aquellos que mucho escupen / /& sacales todos los frios & es / Aprouechosa atodos aquellos que / an dolor en el costado & sy es mesclado / con agua & dado abeuer [...]. /
    • 1528 Delicado, F. Lozana [1994] Esp (CDH )

      CortesanaSeñora, como parí, la madre me anda por el cuerpo como sierpe.

      LozanaSeñora, sahumaos por abajo con lana de cabrón, y si fuere de frío, o que quiere hombre, ponelle un cerote, sobre el ombligo, de gálbano y armoniaco y encienso, y simiente de ruda en una poca de grana, y esto la hace venir a su lugar, y echar por abajo y por la boca toda la ventosidad. Y mire vuestra merced que dicen los hombres y los médicos que no saben de qué procede aquel dolor o alteración.

    • 1534 Boscán, J. Trad Cortesano [1994] 116 Esp (CDH )
      Yo querría ser juez con autoridad de poder con todo género de tormentos sacar la verdad de los malhechores. Y esto por descubrir los engaños de una señora harto desabrida y ingrata, la cual con los ojos de ángel y con el corazón de serpiente nunca trae la lengua conforme con el ánimo; antes con fengida y engañosa blandura en ninguna cosa entiende, sino en hacer notomía de corazones, tanto que en aquella parte de África arenosa * no se halla tan ponzoñosa sierpe que tanto desee siempre henchirse de humana sangre como esta falsa y áspera mujer; la cual no solamente con su dulce voz y blandas palabras, mas con los ojos, con la risa, con el semblante y con otras mil maneras trae asidos cuantos la oyen y la veen, y todo esto no para más de matallos luego.
    • 1545 Rueda, L. Medora [1973] 78 Las cuatro comedias Esp (CDH )
      Pues aquí tengo las proprias manos con que ahogué la espantosíssima sierpe en la sierra de Gata, día señalado del Señor Sant Jorge, antes que el sol saliesse.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] Esp (CDH )

      Pero lo que más nos afligía era el faltarnos armas con que pelear, porque esta ventaja tienen de su naturaleza todos los animales, que a todos dio armas naturales naçidas consigo para se defender de sus enemigos y de aquellos que los quisiessen dañar: al león dio uñas, esfuerço y destreza, a la sierpe dio concha, a las aves dio uñas y vuelo, y al caballo herraduras y dientes con que se defienda, y ansí al ratón dio uñas y dientes con que hiera, y a cada cual animal en su naturaleza armó, y a la rana, por hazernos el animal más simple y miserable, le dexó sin armas algunas con que se pudiese defender de quien le procurasse dañar.

    • c1599 Vega Carpio, F. L. Amigo por fuerza [2003] Esp (CDH )
      / Que no ay Citia tan elada, / Etiopía tan adusta, / Libia de sierpes quajada, / Bracamana tan injusta, / ni Arabia tan despoblada / donde mi amor no me lleve: / que sierpes, calor y nieve / son templança, son vitoria / al alma, que con la gloria / de amor sus potencias mueve.
    • 1601 Herrera Tordesillas, A. HHechos castellanos [1934-1935] Esp (CDH )

      Viéronse asimismo pescados de finos colores; pero no pareció algún animal terrestre, sino culebras grandes, gordas y mansas, y papagayos; los lagartos o sierpes dichas, y unos conejitos de hechura de ratones, aunque más grandes que llaman utias.

    • 1629 Corral, G. Cintia Aranjuez [1945] 389 Esp (CDH )
      Admirò de nueuo la tra nsformacion, quando por vna puerta del edificio salieron ninfas acompañadas de musicos, que con dulces y varios instrumentos le cantaron la vitoria, y coronaron, entrando por la misma puerta con ellos el vencedor. no tuuieron lugar de celebrar ta n vistosa entrada, porque atropellandose admiraciones, vieron venir sobre la agua vna sierpe espa ntosa de siete feas cabeças, y por todas vomitando fuego tan rebelde, que au nque se passeaua inquieto sobre el agua, no perdia de su actiuidad.
    • 1651 Gracián, B. Criticón 1.ª parte [1993] Esp (CDH )

      Fuelos guiando a la Plaza Mayor, donde hallaron paseándose gran multitud de fieras, y todas tan sueltas como libres, con tan notable peligro de los incautos. Había leones, tigres, leopardos, lobos, toros, panteras, muchas vulpejas. Ni faltaban sierpes, dragones y basiliscos.

    • 1657-1698 Santos, F. Descripción Escorial Docs HArte español Esp (CDH )
      Ay tambien otra diferencia de los que llaman Reptiles, que en Castellano llamarnos Sierpes, Culebras, Viuoras, Lagartos, Caymanes, Escorzones, Sapos, y otras mil Sauandijas. En otros Quadros, con Diseños, y Perspectiuas de Iardines, Huertos, Claustros, y Fuentes, se vè gran variedad de Plantas, y yeruas, con sus Raizes, Frutos, y Flores, imitando al natural, y juntos con artisicio para la vista, y apariencia, que entretienen, y engañan. Debaxo de estos Quadros, estàn repartidos. tambien por la Quadra, los Dibujos, ò Estampas, que hizo Iuan de Herrera, de toda esta Casa, con sus Plantas, y Monteas.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )
      Y yendo caminando ya por tierras quebradas otra vez adelante el exército de Cortés, como él siempre embiava delante corredores del campo de a cavallo y soldados sueltos de a pie, encontraron estos a dos indios de otro pueblo más adelante que iban de caça y, cargados con vn gran león y mucha cantidad de iguanas, que son de hechura de sierpes chicas y muy buenas de comer, encamináro nles estos indios a su pueblo y de allí tomó el exército la serranía, preguntando a todos los que encotrava n y a donde llegavan si avían visto hombres con barbas, o barbados, como ellos, que eran los que buscavan. Y algunos les davan noticia de ellos, diziéndoles que adelante estavan; y los iban encamina ndo por do nde ellos quería n dezir.
    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] Esp (CDH )
      Sale de madre todo figurón, / y festivos y alegres en su afán, / ya se quedan, se vienen y se van / a disponer más loca la función: / Tratan de hacer Privado a un comilón, / y ponen por Alcalde otro gañán; / y otro, que ayer andaba como Adán, / sale con un tiznado camisón. / Un mono quiere hacerse matachín, / otro cabra, otro sierpe y otro atún, / y otro quiere montar en un delfín; / Y aquesta danza acabará (según / advierto de mi ciencia en el confín) / como aqueste soneto en run, run, run.
    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] Ec (CDH )
      ¿Para qué fue amenazar / con tantas furias ayer, / si tu soberbio crecer / ha sido para menguar? / Bien te pudiste acordar, / cuando sierpe embravecida / amenazabas mi vida, / de este cobarde reposo: / pero ¿cuándo el poderoso / se acuerda de su caída? /
    • 1798 Blanco White, J. M. Égloga Mesías [1994] 137 Poesías Esp (CDH )
      Mire brotar del árido desierto. / El tímido cordero con el lobo / Triscará por los montes y los valles; / El tigre, de su furia ya olvidado, / Será entre alegres tropas de garzones / Con lazadas de flores conducido. / El toro y el león en un establo / Pacerán sin rencilla el mismo heno. / Y el pequeñuelo infante, acariciando / La víbora y la sierpe, sus colores / Celebrará con inocente risa. /
    • 1801 Masdeu, J. F. Arte poética [1801] Esp (CDH )
      Habiendo muerto su muger Eurídice mordida de una sierpe, se baxó á los infiernos para recobrarla, y tanta dulzura esparció con su instrumento por aquella region del llanto y del dolor, qué Plutón en recompensa le restituyó la muger con sola la condicion, que durante el viage no la mirase.
    • 1829 Quintana, M. J. Oda muerte P. Roca Togores [1969] 356 Poesías Esp (CDH )
      Ni oye, ni ve... Cual sierpe espantadora / en contemplar se agrada / la miserable cierva emponzoñada, / que atroz al fin devora: / tal la Muerte cruel a la agonía / de nuestra amiga atiende, / y en el aire que infesta se suspende / con bárbara alegría, / y con su mano descarnada oprime / el anhelante pecho / que al fiero impulso del dolor deshecho / y enronquecido gime. /
    • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] 185 Esp (CDH )
      Dejémonos el guijarro y los golpes, y hagámosle oír y escuchar el sonido de los reales de a ocho y escudos que en esta bolsa se encuban y disfrazan, que si a su mágico estruendo no despierta y abre la trampa de esta cueva la malvada vieja, cierto es y de no dudar que ya bajó a servir de ascua y tizón a la caldera de Pero-Botero, * en donde, con boca de sierpe, morderá los dientes de las ruedas que atormenten, martiricen los miembros malditos de su cuerpo.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )
      Ondulándole la trenza por la espalda como una sierpe negra, brillándole los dilatados ojos, cayéndole la enagua un poco más abajo de la redonda pantorrilla, medio desnudo el seno erguido y con los pies tan limpios como la espuma del arroyo, semejaba una figura de Mistral, el candoroso poeta de Provenza.
    • 1901 Díaz Mirón, S. Pepilla [1947] Lascas Mx (CDH )
      Como viste ropaje tan leve, / me da pesadumbres, / pues él filtra y enseña vislumbres / de la carne de rosa y de nieve. / ¡Y qué andar! La mocita se mueve / con garbo de chula. / Viene y va, y en la marcha modula / un canto de líneas; / y en las formas, apenas virgíneas, / una gracia de sierpe le undula. /
    • 1929 Espina, A. Luna copas [1929] Esp (CDH )
      (Dagmara continuó en balbuceo apagado, con aleteo de sierpe perseguida. Evocadora.) ¿Tú sabes? Voy a hablarte de Aurelio. Aurelio me produce una sensación que quizás te parezca cursi. Pero yo la siento. Una sensación lírica. Le veo en Lohengrin.
    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] Esp (CDH )
      Antes que el repelón" eso fue antaño. / Ras con ras de Caín; o por lo menos, / la quijada que cuentan los morenos / y ella fueron quijadas en un año. / "Saecula saeculorum" es tamaño / muy niño, y el diluvio con sus truenos; / ella y la sierpe son ni más ni menos; / y el rey que dicen que rabió, es hogaño. /
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      Como dijo el sabio, el hombre es la medida de las cosas, y las deforma según sus conveniencias, y por eso ha agrupado a los astros en dragones, cabras, sierpes, osas y perros, para dejar también allí constancia de sus pesadillas.
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cu (CDH )

      — Esperar es convertirse en nada —canturrean de tiempo en tiempo, y por sus cuerpos cuarteados dejan trepar las sierpes. Son salamandras, dulces alimañas; ofrecen a Mortal esa fijeza.

    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] 36 Pe (CDH )
      ¿Y el del vasco Jesús de Galíndez, otra sierpe que picaba la mano en que comía? ¿Y el de Ramón Marrero Aristy, quien creyó que, por ser escritor famoso, podía dar informes a The New York Times contra el gobierno que le pagaba borracheras, ediciones y putas? ¿Y los de las tres hermanitas Mirabal, que jugaban a comunistas y heroínas, no estaban ahí, testimoniando que cuando él soltaba la rabia no había represa que la atajase? Hasta Valeriano y Barajita, los loquitos de El Conde, podían dar fe al respecto.
    • 2009 Fuentes Aguirre, A. Perro Terry Mx (CORPES)
      Pero el pájaro goza de cabal salud. Es, como dije arriba, un actor. Finge estar lastimado para salvar del riesgo a sus polluelos, inmóviles y mudos en el cercano nido oculto entre las piedras. El enemigo —perro, coyote, zorra, sierpe— irá tras la avecilla creyéndola segura presa, y al hacerlo se alejará de la nidada.
    • 2022 Anónimo "Frank Cuesta rescate más tenso" [13-04-2022] 20 Minutos (Madrid) Esp (HD)
      Al llegar Frank Cuesta comenzó a hacer ruido con su vara de control, a mover objetos y peinar el lugar en busca de la supuesta sierpe, a la que al final encuentra entre varios objetos como barreños. Resulta ser una King Cobra, "la serpiente venenosa más grande del mundo y con el veneno más potente", según dice el herpetólogo que comienza a cogerla de la cola mientras la controla con la vara con el objeto de sacarla a campo abierto y meterla en una cesta.
    • a1223 Anónimo Semeiança mundo (FG)
      En esta partida ha otrosy otra bestia que a nonbre mantigora; e esta bestia a la faz commo ome, e ha en la boca tres ordenes de dientes, e ha cuerpo de leon, e ha la cola commo escorpion, e ha muy mala catadura, ca ha los ojos verdes e bueltos en sangre e sylua commo syerpe, e come carne de ome muy de grado [...].
    • c1230 Berceo, G. Vida SMillán [1992] 135 Esp (CDH )
      Fueron las bestias fieras con él fuert' embargadas, / todas fuyén ant' elli, las cabeças colgadas; / si lis plogo o non, cambiaron las posadas, / escombraron las cuevas las bestias enconadas. / Otra cosa retraen, mas no la escrivieron, / y muestran los forados que las sierpes fizieron; / las peñas foradaron quand' ficar non podieron, / pero al omne bono nul pavor no l' fizieron. /
    • c1236 Berceo, G. Vida StoDomingo [1992] 341 Esp (CDH )
      / / Prendié forma de sierpe el traïdor provado, / poniésseli delante el pescueço alçado, / oras se facié chico, oras grand desguisado, / a las veces bien gruesso, a las veces delgado. / / /
    • p1236-1246 Berceo, G. Signos [1992] 1053 Esp (CDH )
      / Comer los han las sierpes e los escorpïones / que han amargos dientes, agudos aguijones; / meter les han los rostros fasta los corazones: / nunca avrán remedio en ningunas sazones. / / /
    • p1236-1246 Berceo, G. Loores [1992] Esp (CDH )
      Quand' engañó la sierpe los parientes primeros / e los sacó de seso con sermones arteros, / de ti s' temieron luego los falsos lesongeros, / mas non fueron del tiempo nin de hora certeros. / / /
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 217 Esp (CDH )
      / A los griegos demuestra la sierpe ravïosa; / las aves, los troyanos, que son gent deliçiosa; / la cuenta son los años de la çerca lazrosa; / provaredes que esto es verdadera cosa.» / / /
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 246 Esp (CDH )
      / Eneas con la saña del colpe que prisiera / tan ravioso andava com' una sierpe fiera, buscando por el campo el griego quel firiera: / tovo que, sil fallasse, vengado en soviera. / / /
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 247 Esp (CDH )
      / / Andava tan ravioso com' una sierpe brava, / el que delant prendié de liev non escapava; / la su bella mesnada, que él acabdellava, / todos cogién esfuerço sólo que él fablava. / / /
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 378 Esp (CDH )
      Quando los vío muertos, paróse desarrado, / estido un gran día todo desacordado, / non podié echar lágrema, ¡tant' era fatilado!, / si durasse el siglo serié demuneado. / Desque acordó Mega, començó de clamar: / «Ay, sierpe enconada, ¡mala passes la mar!; / todo el tu venino yo lo he de tragar, / desque matast los fijos, ven el padre matar. /
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 476 Esp (CDH )
      / Símacus, que bien aya, que basteçió la cosa / avié a part' echado mucha barva cabosa; / su amigo Nicánor, como sierpe raviosa, / quebrantava los cueres de la gent porfidiosa.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 540 Esp (CDH )
      / El rëy de los griegos es muy fiero exido, / omnes, sierpes e bestias, todo lo ha vençido; / con el poder agora es tanto enloquido / que miedo e vergüença, todo lo ha perdido.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 350 Esp (CDH )
      / Por uno que matamos más de çiento naçieron, / o ribiscaron todos quantos nunca morieron; / creo que los actores esto tal entendieron, / quando de las cabeças de las sierpes dixieron.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 373 Esp (CDH )
      / Quando vio Alexandre que era trastornado / perdonar non le quiso e fue bien acordado / dio de man' a la sierpe que trayé al costado, / cortóle la cabeza ant que fues levantado.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 378 Esp (CDH )
      / El haz que él guíava mandávala en çierto, / como sierpe raviosa andava bocabierto, / avién en los caldeos grant portiello abierto, / contra este non valen las yervas de mal huerto.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 498 Esp (CDH )
      / Mandó el rey a todos tollerse los vestidos, / paráronse en carnes como fueron naçidos; / las sierpes davan silvos muy malos, percodidos, / teniense por forçadas, fazién grandes ruïdos.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 501 Esp (CDH )
      / El buen emperador que las sierpes domava, / chico era de cuerpo, maguer grande andava; / por end se trevié d' él Poro com' él s' asmava, / mas non l' exió la cosa como él se cuidava.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 513 Esp (CDH )
      / Pero con todo esto, de ti non nos tememos: / sól que tú seas sano, todo lo vençeremos; / de bestias nin de sierpes nos dubdo non avremos, / a ti teniendo çerca nos a tod nos trevemos.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 514 Esp (CDH )
      / Los rëys has conquistos, las sierpes has domadas, / las montañas rompidas, las bestias quebrantadas, / quieres bolver contienda con las ondas iradas, / de trebejo nin vista non son ellas usadas.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] Esp (CDH )
      / Non los osan los reys en campo esperar, / non le pueden las bestias nin las sierpes durar, / temen la su espada todos de mar a mar, / non es omne naçido quel pueda contrastar.
    • 1240-1250 Anónimo LAlexandre [2007] 561 Esp (CDH )
      / Enbïava dos sierpes, queriénlo afogar, / perçibiólas el niño que lo querién matar, / ovo con sendas manos a ellas allegar, / afogólas a amas, ovo ella pesar.
    • c1250 Anónimo Poema Fernán González [2001] 223 Esp (CDH )
      Mas ruégote, amigo, e pýdote de grado que / quando tú ovyeres el canpo arrancado, / véngasete en mientes d'est' convento ladrado / e non se te olvide el pobre ospedado. / Señor, tres monjes somos assaz pobre convento, / la nuestra pobre vyda non ha nin par nin cuento; / sy Dios non nos enbýa algun consolamiento, / daremos a las syerpes nuestro avytamiento". /
    • c1250 Anónimo Poema Fernán González [2001] 290 Esp (CDH )
      / Algún moro astroso, que sabe encantar, / fyzo aquel dïablo en syerpe fygurar / por amor que podiesse vosotros espantar: / con este tal engaño cuydáronnos torvar. / /
    • c1250 Anónimo HDonzella Teodor [1962] Esp (CDH )
      "El hombre tiene en si todas las condiciones e virtudes que tienen todas las aues e otras bestias e anemalias que Dios crió, que son estas que se pudieron fallar: "Es brauo como leon, franco como gallo, ardit como furon, alegre como ximio, callado como pece, suzio como puerco, manso como oueja, ligero como cieruo, artero como raposo, fermoso como pauon, tragon como lobo, casto como abeja, leal como cauallo, perezoso como taxon, escaso como can, couarde como lebre, triste como araña, parlador como tordo, limpio como cisne, nescio como asno. feo como erizo, ayunador como topo, fornicador como chinche, falso como sierpe."
    • a1260 Anónimo SMateo (Esc. I-j-6) [1962] Esp (CDH )
      Verdat uos digo, que mas sofridera sera la tierra de los de Sodoma e de Gomorra, el dia del iuizio, que aquella ciudat. Yo uos enuio assi como las oueias en medio de los lobos. Pues estat sabios assi como sierpes, e simples como palomas. Guardat uos de los ombres, ca uos daran a los conceios, e açotar uos an en las sus sinoas, e seredes leuados a los mayores e a los reyes por mi, en testimonio dellos e de las ye ntes.
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
      El que crouiere e fuer bateado sera saluo, mas el que non crouiere sera dannado. Estas sennales sigran a los que crouieren: en el mio nombre sacaran los demonios, e fablaran en nueuas lenguas, e toldran las sierpes; e si beuieren toxico no les noçra. Pornan las manos sobre los enfermos, e sanaran. El nuestro Sennor Ihesu Christo, depues que les fablo esto, subios al cielo; e esta a la diestra de Dios. Ellos fueron preygar por cada logar, obrando Dios e confirmando la palaura, siguiendo les los signos.
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] 121 Esp (CDH )
      E dixo les: Yo veya a Sathanas assi como relampago caer del cielo. Euat que uos di poder de follar sobre las sierpes e sobre los escorpiones, e sobre todo poder del enemigo; e no uos nuzra ninguna cosa. Mas pero, en esto no uos gozedes, por que los espiritos son a uuestro mandado; mas gozat uos por que los uuestros nombres son escriptos en el cielo.
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] 250 Esp (CDH )

      Ca en connociendoa Dios nol onraron ni le loaron assi cuemo a Dios, mas esuanecieronen sos pensamientos, e oscureciosse el necio coraçon dellos, ca en teniendo se ellos por sabios, fueronlocos. E mudaron la gloriadel Dios que numquafallece en semeiançade figurade ombre fallecedero, e de aues e de quadropedias e de sierpes...

    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
      Engannosa mientre trayen sus lenguas, uenino de sierpe so los labros dellos. La boca de los quales llena es de maldicion e de amargura, ligeres los pies dellos pora esparzir sangre. Quebranto e mala uentura en las carreras dellos, e non connocieron la carrera de paz; no es el temor de Dios ante los oios dellos.
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
      Ni seades ydolatras assi cuemo algunos dellos, assi cuemo es escripto: Assentos el pueblo a comer alli, e leuantaron se a fazer trebeios. Ni aoremos assi cuemo algunos dellos aoraron, e murieron dellos en un dia xxiii mil ombres. Ni prouemos a Christo, assi cuemo algunos dellos prouaron, e mataron los las sierpes. Ni murmuredes, assi cuemo algunos dellos murmuraron, e mato los el desterrador.
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
      Toda maldat es la lengua en nuestros miembros, que manziella tod el cuerpo, e aciende la rueda de nuestro nacimiento; ella encesa del fuego infernal. Ca toda natura de bestias e de aues e de sierpes e de las otras cosas se doma, e la natura dell ombre las doma todas; maes la lengua no la puede domar ombre del mundo, ca es un mal que numqua queda; llena es de uenino mortal.
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
      El poder de los cauallos en las bocas dellos es, y en las colas, ca las colas dellos semeian sierpes con cabeças, e con aquellas nuezen.
    • c1270 Alfonso X Estoria Espanna [2002] Esp (CDH )
      [...] non moran y si non bestias brauas & sierpes. E quanto mal sufrio Roma que era sennora de todas las tierras quando la priso & la destruxo Alarigo. & despues Adaulpho Reys de los godos. De si Genserico Rey de los Vuandalos. & quanto mal sufrio Jherusalem que segudo la prophecia de nuestro sennor ihesu xpristo; fue derribada & quemada que non finco en ella piedra sobre piedra. & quanto mal sufrio aquella noble Cartagena quando la priso & la quemo Scipio Consul de Roma; dos tanto mal. & mas que aqueste. sufrio la mezquina de Espanna.
    • c1270 Anónimo Corintios (Esc. I-j-2) [1957] Esp (CDH )
      Nin aoremos assi como algunos aoraron * e murieron dellos en vn dia veynte e tres mill omnes. Nin prouemos a Christo assi como algunos dellos prouaron e mataronlos las sierpes. Nin murmuredes assi como algunos dellos murmuraron e matolos el desterrador. Estas cosas contescieron a ellos en figura, ca escriptas son a castigamiento de nos, en las quales vinieron las fines de los sieglos.
    • c1270 Anónimo Romanos (Esc. I-j-2) [1957] Esp (CDH )
      Ca en teniendosse ellos por sabios fueron locos e mudaron la gloria de Dios, que nunca fallesce, en semejança de figura de omne fallescedero e de aues e de quadrupedias e de sierpes.
    • c1270 Anónimo Romanos (Esc. I-j-2) [1957] Esp (CDH )
      Non ponemos sin achaque a los judios e a los judios, ca todos son en peccado, assi como es escripto, «non es ninguno justo, non ay entendiente, non ay quien quiera a Dios. Todos desuiaron en uno e son tornados sin pro. Non ay quien faga bien, non sol vno. La garganta dellos sepulcro abierto es. Engannosamientre traen sus lenguas. Venino de sierpes so los labros dellos. La boca de los quales llena es de maldicion e de amargura. Ligeros los pies dellos para esparzer sangre, et quebranto e mala uentura en las carreras dellos. Et non connoscieron la carrera de paz. Non es el temor de Dios ante los ojos dellos».
    • c1240-1272 Herman el Alemán Traslación Psalterio [1985] Esp (CDH )
      / El venino d'eillos, assí como venino de sierpe, / assí como de Régulo, sordo, / que cierra sus oreillas, / que no oye la voz de los encantadores / & del fechizero encantador sabiamientre.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] Esp (CDH )
      Et esperto la sierpe que yazie durmiendo. & alço la cabesça con el cuello; mas alta que un ombre. & uio los escuderos. & semeiaron le segund cuenta ell Autor. como cosa /2/ estranna. & que nunqua uiera Et fue muy sanuda & començo a dar grandes siluos. dont aurie miedo tod omne. Los escuderos otrossi quando aquello uieron; fueron en miedo de muert. demas que non tenien y armas quales eran mester nin las traxieran cuemo qui non metiera mientes a tal cosa; pora deffender se della.
    • c1275 Alfonso X Gral Estoria II [2003] fol. 212r Esp (CDH )
      Et demientre que passaua Persseo sobre las arenas por tierra de Libia que es en essa part. yuan otrossi cayendo gotas de sangre de la cabesça de Medusa. & tornaron se dellas en cauallos con alas & delas nasçieron sierpes. Et dixieron desas razones algunnos de los sabios; que fablaron de los departimientos de las tierras. & de sus naturas. & de las animalias. & de las cosas que en ellas auien. & los dexaron en escriptos.
    • 1276 Alfonso X Ochava esphera [2003] fol. 20r Esp (CDH )
      Et llaman a la que esta en su touiello & a las dos luzientes que son en la cabeça de la sierpe, & son la tercera & la cinquena con la quarta que esta en su baruiella, çalib aloequeh, que quier dezir la cruz del bueytre cayente.
    • a1284 Alfonso X Gral Estoria VI [2002] fol. 184r Esp (CDH )
      Señor Dios poderoso de todas las cosas, que diste á toda creatura fijos á las bestias, et á las animalas, et á las sierpes, et á los peces, et á las aves, et feciste Señor que oviesen alegria con ellos á ti solo dó loor, et gracias que fesiste, et ordenaste tus cosas como quesiste que á mi sola deseredaste, et quisiste de los dones del tu mui buen talan que á los otros diste, [...].
    • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 24r Esp (CDH )
      Pecca / mos que fablamos esquantra dios & contra / ti/ Ruegal que nos tire estas sierpes/ Rogo / moyses por el pueblo/ [8] et dixo dios / fes vna sierpe de Arambre et tray la / por seynna & el ferido que la uiere biura / [9] fizo moysen la Sierpe darambre & puso / la por seynna & los feridos que la ueyen / sanauan /.
    • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 233v Esp (CDH )
      [4] Alongados / son los peccadores / desde la madre erraron / desdel vientre fablan mentira. [5] El venino / deillos/ assi como venino de sierpe / assi como de Regulo sordo que cierra sus / oreillas.
    • a1325 Anónimo Crón veinte reyes (Esc Y-I-12) [1995] fol. 14v Esp (CDH )
      / E desque fue la noche / vieron vna sierpe Raujosa venjr / por el ayre toda Sangrienta / & commo ferida & daua tan / fieros siluos que non ouo y njnguno / que non fuesse espantado / & tan grandes fuegos echaua / por la boca que todos los de / la hueste sse veyen vnos a otros / E despertaron al conde que / yazie durmjendo mas quando / el fue leuantado era ya pasada / aquella sierpe & vido todo / su pueblo espantado de aquella / vision que vieron.
    • a1325 Anónimo Crón veinte reyes (Esc Y-I-12) [1995] fol. 14v Esp (CDH )
      / E desque fue la noche / vieron vna sierpe Raujosa venjr / por el ayre toda Sangrienta / & commo ferida & daua tan / fieros siluos que non ouo y njnguno / que non fuesse espantado / & tan grandes fuegos echaua / por la boca que todos los de / la hueste sse veyen vnos a otros / E despertaron al conde que / yazie durmjendo mas quando / el fue leuantado era ya pasada / aquella sierpe & vido todo / su pueblo espantado de aquella / vision que vieron.
    • 1330-1343 Ruiz, J. LBuen Amor [1992] Esp (CDH )
      «Ansí fue que la tierra començó a bramar: / estava tan finchada, que quería quebrar; / a quantos la oyén podié malespantar; / como dueña en parto, començós de coitar. / »La gente que bramidos atán grandes oía, / coidavan que era preñada, atanto se dolía, / pensavan que grand sierpe o grand bestia pariría, / que a todo el mundo conbrié e estragaría. / »Quando ella bramava, pensavan de foír, / e desque vino el día que ovo de parir, / parió un mur topo: escarnio fue de reír; / sus bramuras e espantos en burla fueron salir. / »E bien ansí acaesçió a muchos e a tu amo: / prometen mucho trigo e dan poca paja, tamo; / çiegan muchos con el viento, vanse perder con mal ramo; / vete, dil que me non quiera, que no·l quiero ni·l
    • 1330-1343 Ruiz, J. LBuen Amor [1992] 342 Esp (CDH )
      »Tomóla en la falda e levóla a su casa, / pusóla cabe el fuego, çerca de buena brasa: / abivó la culebra; ante que la él asa, / entró en un forado d'esa cozina rasa. / »Aqueste ome bueno dávale cada día / del pan e de la leche e de quanto él comía: / creçió con el grand viçio e con el bien que tenía, / tanto que sierpe grande a todos paresçía. /
    • a1348 Anónimo Poema Alfonso XI [1991] 439 Esp (CDH )
      Tantas piedras non tien ella / de la cima fasta el fondo / quantas cabeças por ella / morieron en este mundo: / sobre sangre fue fundada / según dizen los ancianos: / ¡en mal punto fue poblada / para moros e cristianos! / Esta es sierpeencantada / e bívora peligrosa, / bestia mala, enconada, / culuebra brava e raviosa. /
    • a1348 Anónimo Poema Alfonso XI [1991] 440 Esp (CDH )
      / Non es sierpe peligrosa / la muy noble Algezira, / mas doncella muy fermosa / qu'el mi coraçón sospira. / E si está encantada, / yo só muy buen escolar: / con arte buena e provada / la cuido desencantar. / /
    • c1350 Anónimo Proverbios [1995] fol. 9r Esp (CDH )
      [...] otro con quien folguedes / el cuyda que plaser [472] / me fase en su conpaña / yo querria mas yaser / solo enla montaña / yazer enla montaña [473] / a pelygro de syerpes feroçes / & non entre conpaña / de omnes pesados torpes / e cuyda que en yr se [474] / seria desmesurado [...]. /
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 30r Esp (CDH )
      Ca otra mente non podia allegar / alos lugares dola sierpe estaua / & quando atapaua qualquier de / las fuentes que se leuantaua por / otras dos partes & quando vio aquello / hercoles que foraco aquella sierra que / rretenja aquellas aguas por lo / mas fondo & que fizo vaziar todas / las aguas [...].
    • c1370 Anónimo Trat Comunidad (Esc. &-II-8) [1988] Esp (CDH )
      E los tales curiales peores son que leon es nin sierpes nin diablos, los quales se dexan rogar sin moneda.
    • 1396 Fdz Heredia, J. LMarco Polo [2003] Esp (CDH )
      Et aqui se troba muchas culuebras et sierpes qui han mas de X piedes de luengo et dos de grosseria, et han dos camas cerca la cabeça; et prendenlas assi: por la grant calor que faze stan dius tierra, et en la noche a frescor sall; et en ende sallen ha pazer, et comen todas las bestias que troban; et quando son fartas van a beuer por los rios que troban, et van muyt quedas por lo grant peso que lieuan [...].
    • 1396 Fdz Heredia, J. LMarco Polo [2003] Esp (CDH )
      Empero ellos han tal tierra que non precian a nenguno. Et en el stiu vienen entro aqui las grandes naues de la prouinçia de Daumangui, et fazensi de grandes mercaderias, mas no hi aturan ultra VIII dias por razon que todo es playa, et assi mismo hi van de otros nauilios. Et han muchas bestias saluages et sierpes muyt grandes et veninosas.
    • 1376-1396 Fdz Heredia, J. Trad HPaganos Orosio [2003] Esp (CDH )
      Pues, que assi es, atal triumpho de Mario et grant victoria de los romanos turbo et escurecio vn incredible peccado subitament perpetrado, la qual cosa iamas los romanos en el tiempo passado nunca auia seydo vista en Roma, en tal manera que toda la ciudat metio en ploros et spanto por tal como Puplicio, cognominado Maleolo, con sus sieruos qui lo auydauan mato a su madre, por la qual cosa fue condepnado assi como patricida, esto es, matador de padre o de madre o de parient, et fue metido en vn cuero et con el ensemble vna simia et vna sierpe et vn gallo et vn chin, et el cuero fue bien cosido et assi fue echado en la mar, el qual turment o pena se acostunbraua la hora dar a aquellos qui matauan su madre o su padre o su parient [...].
    • 1385-1396 Anónimo Obra Crón SIsidoro [2003] Esp (CDH )
      E porque deuia fer camjno por lugares desertos, plenos de sierpes o culebras, fizo leuar en caxas fechas de paper sobre carretas ciguenyas de la tierra misma de Egipto, las quales naturalment han desamistança con las serpientes
    • 1385-1396 Anónimo Obra Crón SIsidoro [2003] fol. 11r Esp (CDH )
      E, quando uenie a cabo de iornada en el desert, fazielas echar fuera las caxas por tal que fiziessen fuyr las sierpes pes o se las comiessen.
    • c1400 Lpz Ayala, P. Trad Décadas [1982] Esp (CDH )
      De una cabeça que fue fallada en el fundamiento del tenplo de los dyoses, e de las obras qu'el rey Tarquinio fizo en los templos e en la cibdat de Roma, e cómo envió dos sus fijos al tenplo del dyos Appolines a saber qué significa una sierpe que sallió de un grand árbol.
    • a1409 Imperial, F. Poesías [1993] 313 Canc Baena Esp (CDH )
      Contigo estavan fasta aquella ora / que viste el agua de la clara fuente. / Oye, mi fijo: guarda * que agora / aquellas bestias non buelvan la f ruente, * / ca d'estas dueñas ninguna consiente / ser vista de ojo que las sierpes mire, / e quien las mira, convie n' que se tire * / d'aqueste jardín e fuera de la puente. /
    • a1409 Imperial, F. Poesías [1993] 314 Canc Baena Esp (CDH )
      Todas son siete e cada una d'ellas / atantas fazes tiene por corona, / quantas ha cada dueña de donzellas. / E la una llaman la sierpe Me rona, * / el su espirar todo el aire encona. / La otra ha nombre la sierpe Ar ri ana * / muy enemiga de la fecristiana, / emponçonada e falsa e re ona.
    • a1409 Imperial, F. Poesías [1993] 314 Canc Baena Esp (CDH )
      La terçia llaman la bestia Juderra, * / de sí enemiga e desesperada / e aborresçida del çielo e tierra / e de sus braços anda enfor cada, * / e por eso es* de esta tierra apartada / e mucho más está siempre del çielo. / Estas tres sierpes miran en el suelo / e al çielo tienen la cola alçada.
    • a1409 Imperial, F. Poesías [1993] 314 Canc Baena Esp (CDH )
      La quinta, pu silánima * e menguada, / ha nombre, fijo, sierpe Celestina, * / del infierno e* del çielo desechada, / de todos bienes e onra indi na. * / La sesta es nombrada la Asissina * / que nunca cata dó pon' sus pissadas / nin quiere ver con qué dan las passadas; / sus obras non son orden, mas ruina.
    • a1409 Imperial, F. Poesías [1993] 315 Canc Baena Esp (CDH )
      ¡Oh çibdat * noble! pues te esmeraste * / en todo el regno por más escogida, / que d'estas sierpes una non dexaste, / que todas siete en ti han guarida. / Vergüença vergüençe tú, mal regida, / vergüença vergüençe e espelunca. * / que luengo tiempo ha que en ti nunca / passó la lança nin fue espada erguida.
    • a1409 Imperial, F. Poesías [1993] 317 Canc Baena Esp (CDH )
      "Lo que te dixe —dixo— non lo niego / e dóte, mi fijo, respuesta muy biva: / que estonçe, maguer tú non* eres çiego, / tenías velada la vertud visiva, * / ca quando, fijo, la virtud ativa * / labra * con las sierpes en la tierra, / mirando baxo, los párpados çierra / e con tal velo de las ver se priva. /
    • a1409 Imperial, F. Poesías [1993] 314 Canc Baena Esp (CDH )
      / La otra ha nombre la sierpe Ar ri ana * / muy enemiga de la fe cristiana, / emponçonada e falsa e re ona.
    • 1427-1428 Villena, E. TradEneida Lib. I-III [1994] Esp (CDH )

      E cógense literalmente en este capítulo çinco conclusiones manifiestas e de notar: la primera que, cuando alguno faze contra la oppinión común alguna cosa e le acaesçe algún infortunio, luego dize la vulgar gente que es pugniçión divina, aunque non tenga culpa, segúnd de Lachaón dixeron cuando las sierpes lo mordieron e venenaron e le mataron los fijos.

    • a1435 Mtz Medina, G. Poesías [1993] 602 Canc Baena Esp (CDH )
      8 El grande Hércoles, * que a* Anteón mató / e a Girión, el señor d'España, / los fuertes leones que descarrilló, / los toros de Greçia mató con gran saña / e la fuerte Idra, sierpe muy estraña, / e fizo çibdades, castillos e villas; / e siendo pujado en tan altas sillas / murió ponçoñado * en fuego con maña. /
    • a1435 Sánchez, C. Sermones contra judíos y moros [1995] fol. 205v Esp (CDH )
      Ca / quando moysen fue ha egipto a sacar el pueblo / de los judios de captjuo con el poderjo / de djos & delas sus santas / palabras vna vara que lleuo fizo se / sierpe & despues se renovara commo / se estaua [...].
    • 1440 Rdz Padrón, J. Siervo [2003] Esp (CDH )
      ¡Ó, mi buen amo y fiel Lamidoras, guarda de madama Lyessa, que veo muerta delante mis ojos! ¿E por qué te afflyges ni muestras tan grand sentymiento? ¿Por qué asý, fuera de piedat, apartar quesiste de la humana vida? Sy lo hazes a fyn de te escusar de la muerte, declara el matador. ¿Dirás, por ventura, que fue algun fiero saluaje, brauo león, o syerpe o belua maryna?, las quales bestias no fieren d'espada omne o muger razonables, alexos biuen de aquí. ¿Qué puedes dezir en deffenssyón?
    • c1430-1440 Torre, A. Visión [1991] 105 Esp (CDH )
      Vi las casas de los ystoycos, pictagóricos, peripatéticos e académicos, las quales primero eran en veneraçión admirable, fechas domiçilio a las pestíferas e ponçoñosas syerpes.
    • c1430-1440 Torre, A. Visión [1991] 171 Esp (CDH )
      Dezimos qu'es malo el oso porque come las colmenas e el lobo porque come las ovejas, e el milano porque lleva los pollos; e dezimos qu'es buena la çigüeña porque mata la syerpe, o el unicornio por la medeçina, e apropiando el daño e provecho a nosotros, ca non dezimos punto que es malo el gavilán porque mata los pardales, nin tanpoco de los peçes porque comen unos a otros.
    • c1430-1440 Torre, A. Visión [1991] Esp (CDH )
      E aquesta opinión, maguer sea más razonable que ninguna de las otras ya dichas, pero ella non es más verdadera que ninguna de las otras, ca, segúnt ellos, seguirse ýa que non avía diferençia entre la muerte de un sores que yva a bever, que lo mató un gato, e entre un profeta el qual yva a pedricar e lo mató una syerpe o una bestia en el camino, e éste es el grant ynconviniente.
    • c1430-1440 Torre, A. Visión [1991] Esp (CDH )
      ¿Para qué es buena la syerpe nin el lobo, nin otras cosas tales?
    • c1430-1440 Torre, A. Visión [1991] 206 Esp (CDH )
      Mientra el fyn sea bueno, bien puede el estrólago fazer una ymagen e esculpirla en el signo de escorpio para que sane los omnes de toda mordedura de syerpe.
    • c1430-1440 Torre, A. Visión [1991] 218 Esp (CDH )
      E aqueste mesmo vapor a las vezes se ençiende en la región del ayre por el grant movimiento, e paresçe estrella que cae, e no es inposible que del semejante vapor se ençienda grant parte e paresca fuego en manera de colupna o de syerpe, e llámanse aquellos dracones, e de aquesto mesmo se engendra la galasya.
    • c1430-1440 Torre, A. Visión [1991] 221 Esp (CDH )
      E sy prevaleçiere la calentura e el lugar fuere terreste o seco, engendrarse han los reptiles e syerpes en diversydades muchas.
    • c1430-1440 Torre, A. Visión [1991] 225 Esp (CDH )
      Hércules, por arte de geumetría, fizo cavar en çiertos lugares e poner çiertos obstáculos de piedras e peñas, e desecóla, e por tanto fingieron los poetas que avía muerto la syerpe de syete cabeças.
    • c1430-1440 Torre, A. Visión [1991] 243 Esp (CDH )
      E vido que en los animales avía medeçina, ca algunas de las aves ponían piedras en los nidos por defenderlos de las syerpes, asý como la humocupora, e otros animales comían çiertas yervas para las ponçoñas, asý como el çiervo e el can e la mustela e otros muchos senblantes.
    • 1444 Mena, J. Laberinto [1989] Esp (CDH )
      Espuma de canes que el agua reçelan, / membranas de líbica sierpe çerrasta, * / ceniza de fénix, aquella que basta, / huesos de alas de dragos que buelan, / de otras vipéreas sierpes que velan / dando custodia a las piedras preciosas, / e otras diversas millares de cosas / qu'el nombre non saben aun los que las zelan.
    • 1444 Mena, J. Laberinto [1989] Esp (CDH )
      Espuma de canes que el agua reçelan, / membranas de líbica sierpe çerrasta, * / ceniza de fénix, aquella que basta, / huesos de alas de dragos que buelan, / de otras vipéreas sierpes que velan / dando custodia a las piedras preciosas, / e otras diversas millares de cosas / qu'el nombre non saben aun los que las zelan.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Esp (CDH )

      ¿Cómo heran los honbres salvajes? Heran unos honbres que heran todos cubiertos de lana de los pelos de sus cuerpos, bien como animales, e non vestían otra ropa ninguna. E aquéllos bivían en las montañas bravas e en las selvas escuras: ellos, e sus mugeres e fijos. E quando yvan por los tomar, defendíanse muy bravamente.

      Otrosí, avía en aquella tierra sierpes, e muy fuertes dragones, e muchas fieras animalias. E aun agora ay en Angliaterra unas aves que llaman vacares, que naçen de los árboles.

    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )
      Y los maestros, mirando la grande agudeza y sutilidat del Infante en la respuesta del esamen, encomençaron a disponerse al camino y, ante que partiesen, el Infante, como ovo comido, se acostó a dormir, y dormiendo tal visión se le mostró que le pareçíe que quatro vides verdes salían debaxo su cama y echavan de sí siete ramos, y en medio de estos ramos estava una sierpe que por la boca echava venino y peçoña y matava al que en la cama estava.
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )
      Y los sabios luego ocurrieron a la interpretaçión y declaraçión del sueño al curso de las estrellas y hallaron que las quatro vides son quatro elementos, conviene a saber: tierra, agua, aire y fuego, y la sierpe es la madrastra, y los siete ramos son siete días siguientes en los quales, si el Infante hablase, seríe muerto.
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] 313 Esp (CDH )
      Y mientra todos en el campo estavan mirando aquellos juegos, de unas peñas que estavan ay çerca del adarve derribado salió una sierpe terrible y fuese a entrar derecha a la cámara do estava el niño y encomiença a sobir a la cuna del niño por comérselo.
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] 313 Esp (CDH )
      Entonçes el lebrel que la mirava, levantóse contra la sierpe y, estando lidiando y peleando el lebrel y la sierpe, con las bueltas que se davan el uno al otro y el otro al uno y con la grand trisca de amos, derribaron la cuna del niño y bolcáronla boca ayuso, y el niño, sin daño ni lisión alguna, debaxo de la cuna quedó sano.
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] 313 Esp (CDH )
      Así fue que la sierpe quedó muerta del lebrel y hecha tres pedaços y todo el suelo de la cámara cubierto de sangre.
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )
      Y en tanto alçaron la cuna y al niño sano y salvo hallaron y miraron al rincón de la cámara y vieron la sierpe muerta y hecha tres partes. Entonçes el cavallero con grande lástima llorando dixo:
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )
      — Tú, señor, eres, así como Infante, criado de tres amas, conviene a saber: de misericordia y sapiençia y justiçia, y la sierpe que quiere tragar al Infante, honra y amparo de los romanos, es esta Emperatrix que quiere poner mácula en tu Corona; y el lebrel es el hijo del Emperador que pelea con la sierpe por que no mate el pueblo romano. Y pues que así es, tú, Emperador, quieres matar el lebrel; conviene a saber, al Infante, que es nuestra guarda y defendimiento y salut y amparo de ti y de todo tu imperio.
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )
      Pareçíame que una sierpe sallía de mi boca y que venían siete aves siguiendo a esta sierpe por la matar, y venía un águila en ayuda destas siete aves y arrebatavan a la sierpe y a mí con ella, y en un fuego ardiente nos echavan; y védeslo agora todo este mi sueño aquí complido y assuelto por mi mal; que aquesta sierpe es mi falssedat, y las siete aves son los siete sabios, y el águila es el Infante que dessizo mi falssedat y me ha traído a esto que vedes.
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )
      Pareçíame que una sierpe sallía de mi boca y que venían siete aves siguiendo a esta sierpe por la matar, y venía un águila en ayuda destas siete aves y arrebatavan a la sierpe y a mí con ella, y en un fuego ardiente nos echavan;
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )

      — Agora verdaderamente hallo la verdat de un sueño que ensoñé desta manera: Pareçíame que una sierpe sallía de mi boca y que venían siete aves siguiendo a esta sierpe por la matar, y venía un águila en ayuda destas siete aves y arrebatavan a la sierpe y a mí con ella, y en un fuego ardiente nos echavan; y védeslo agora todo este mi sueño aquí complido y assuelto por mi mal; que aquesta sierpe es mi falssedat, y las siete aves son los siete sabios, y el águila es el Infante que dessizo mi falssedat y me ha traído a esto que vedes.

    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )
      y el lebrel es el hijo del Emperador que pelea con la sierpe por que no mate el pueblo romano. Y pues que así es, tú, Emperador, quieres matar el lebrel; conviene a saber, al Infante, que es nuestra guarda y defendimiento y salut y amparo de ti y de todo tu imperio.
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )
      Pareçíame que una sierpe sallía de mi boca y que venían siete aves siguiendo a esta sierpe por la matar, y venía un águila en ayuda destas siete aves y arrebatavan a la sierpe y a mí con ella, y en un fuego ardiente nos echavan; y védeslo agora todo este mi sueño aquí complido y assuelto por mi mal; que aquesta sierpe es mi falssedat, y las siete aves son los siete sabios, y el águila es el Infante que dessizo mi falssedat y me ha traído a esto que vedes.
    • 1425-1450 Rdz Padrón, J. Bursario [1984] 104 Esp (CDH )

      Digna fue Ysifle de aver notiçia de la tu salu y bien andança; y por eso me querello más de ty, porque me contó primero la fama tus lechos que tu mensajería, o mensajera letra, de cómo domaste los toros de Mares y los sojudgaste al yugo pando; *y de cómo lançaste la simiente de los dientes de la sierpe, y creçieron mieses de cavalleros batalladores, para la muerte de los quales no fue menester tu mano derecha. E otrosý, como adormiste el dragón que velando guardava el despojo del carnero.

    • 1425-1450 Rdz Padrón, J. Bursario [1984] Esp (CDH )

      Todo esto fue porque la nueva nao vyno a los nuestros puertos llena de hombres osados. Fuera Jason, que agora me olvida, en los fuegos no pensados que lançavan los toros por la boca; syntiera Jason los cuernos corvos de los toros con que avía de sembrar los dientes de la sierpe, de los quales avían de naçer tantos enemigos como dientes sembrava. E sy esto no hiziera, cayera muerto el sembrador de lo que sembrava.

    • 1425-1450 Rdz Padrón, J. Bursario [1984] 148 Esp (CDH )
      Yo pude domar la sierpe y los furiosos toros, y un hombre no pude domar. Yo que mostré manera para escusar las flamas de los fieros toros, no pude foyr a las mis flamas de amor. Encantaçiones, las yervas y las artes me desamparan. No haze obra ninguna la sancta Juno, ni las virtudes de la poderosa deessa Tetis. * No me es graçioso el día, las noches velo con amargo dolor, no puede rretener mi cuerpo miserable un tierno sueño.
    • 1425-1450 Rdz Padrón, J. Bursario [1984] 149 Esp (CDH )
      Yo no imploro tu ayuda contra los toros y omnes armados, ni quiero que fuelgue la sierpe vençida con tu ayuda, mas demando a ty que gane con mis méritos, pues que por ellos me diste a ty mesmo, con el qual, seyendo padre, soy fecha juntamente madre.
    • 1425-1450 Rdz Padrón, J. Bursario [1984] 195 Esp (CDH )
      La fermosa Altimone, y la hija de Çertus y de Antinoe y Medusa aún no están con cabellos de sierpe entrelazados, lo qual es falssa fabla del crimen tuyo. *
    • c1438-1456 Mena, J. Poesía menor [1989] 59 Esp (CDH )
      Las fijas crueles del gran Maygergén * / vengan con ira que a mí las incline, / alarguen mis penas, acorten mi bien, / porque la mi vida más çedo se fine; / adugan venino que sale de Echine, * / que cría en las aguas del río de Lete, / aduga Meguera su gran capirete, / venga ceñida de sierpes en crine.
    • c1430-1460 Anónimo Canc París PN9 [1995] fol. 111v Esp (CDH )
      Es la tierra sin ventura / triste / e desconsolada / que caresce / e es menguada / de ti sancta criatura / digo que enla selua scura / entre sierpes / e leones / biuen muy buenos varones / vida mas dulce / e segura [...]. /
    • c1440-1460 Zorita, A. Trad Árbol Batallas Bouvet [2000] fol. 23v Esp (CDH )

      E asi sabet quel se fue a la tierrade Africa & pusso a la obediençia de Roma en aquellacavalgada lxxiiiº çibdades; despues entro en canpo contra tres reyes, los quales se avianpuesto contra el por defender a Cartago, & vençiolos en el canpo & a ninguna cossa traxo todas sus gentes; & passo mas adelantefazia Cartago tanto que vino a un rio que se nonbra Bragada, en el qual avia una sierpe muy gruessa sin medida & era luenga de cxx pies, la qualavia muerto muchos romanos.

    • c1440-1460 Zorita, A. Trad Árbol Batallas Bouvet [2000] fol. 23v Esp (CDH )
      E aquel consul se pusso en batalla contra la sierpe & el consul la mato non sin sofrir grandes golpes & luengamente duro la batalla entre ellos dos & fizola desollar & enbio el cuero a Roma.
    • a1467 Anónimo Trad Mapa Mundi [2000] fol. 7r Esp (CDH )
      En esta partida ha, otrosi, otra bestia que a nonbre Mantigora e esta bestia a la faz como ome e ha en la boca tres ordenes de dientes e ha cuerpo de leon & ha la cola como escorpion & ha muy mala catadura, ca ha los ojos verdes & bueltos en sangre, e silva como sierpe e come carne de ome muy de grado & esta bestia da bozes de muchas maneras & corre mas que ave, puede bolar.
    • p1468 Córdoba, M. Jardín doncellas [1956] 90 Esp (CDH )
      Las santas y buenas son ballesta y arco turqués para matar a Cupido y sucios amores. Donde se dice de la Virgen Maria, que como ella fué muy hermosa, pero cuando alguno la miraba, por corrupto y mal deseo que tuviese, en mirándola, luego se le apagaba el mal deseo y le venía casta y limpia voluntad. Y por eso es comparada al cedro, cuyo olor mata los sapos y las sierpes.
    • c1470 Anónimo Demanda Grial [1907] Esp (CDH )
      «Ay Dios, dixo Galuan, ¿quien fue aquel cauallero que me fizo esta perdida?» «Si me ayude Dios, no se, dixo ella, fueras que traya dos vandas bermejas en el escudo atraueso, el canpo del escudo era verde». «Do fue esta batalla?» dixo Galuan. «A la entrada de la floresta de la sierpe, derechamente ante el castillo del gigante». «Ay Don Galuan, dixo Estor, no vos aquexeys, que jamas no aure alegria fasta que sepa este pleyto a que se puede dar». «Ay Estor, dixo Galuan, muerto y escarnido me ha el que tal hermano me mato; ca este era el mejor cauallero de todo mi linaje». Estonce se partieron de la donzella con muy gran pesar, e fueronse contra do entendian que mas ayna fallarian a Gariete; mas no anduvieron mucho que erraron el camino, e anduuieron de vna parte e de otra como la ventura los guiaua.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      Título de lo que se dize de la sierpe que avía siete cabeças, qué cosa era lo d'ella e la verdad

      E otrosí de la sierpe que avía siete cabeças que non hera tal cosa, salvo aquel grande estanque que se fazía de siete fuentes que manaban entre unas peñas e que non avía por dónde salir; e que non oviendo por dónde salir que se fazía una grand mar e perdía muchas heredades; e por ruego de los de la tierra que Hércules abrió la peña e salió por allí todo el agua e las siete fuentes que dezían que avían siete cabeças salieron por allí. E fízose un río e quedó toda la tierra descobierto, por donde vino grand provecho aquella tierra. E con todo, dizen los autores que falló allí una grand sierpe d'estas que se crían en las lagunas e que la mató e que d'este tienpo en adelante sienpre buscó los grandes fechos.

    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E otrosí de la sierpe que avía siete cabeças que non hera tal cosa, salvo aquel grande estanque que se fazía de siete fuentes que manaban entre unas peñas e que non avía por dónde salir;
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E con todo, dizen los autores que falló allí una grand sierpe d'estas que se crían en las lagunas e que la mató e que d'este tienpo en adelante sienpre buscó los grandes fechos.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      ¿E non dizes tú que niño en la cuna ya pareçía que fijo eras de Júpiter, que afogueste las sierpes que te venían a matar?
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      Aquesta es la sierpe que yo maté tanto tienpo aquí;
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      Si uno matamos, creo que siete naçieron por él, como la sierpe que mató Hércules, que abía siete cabeças e si le cortaban una, naçían siete;
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] fol. 108v Esp (CDH )
      Título de cómo los romanos con su vençimiento e gloria d'él arribaron a África e de la sierpe que mataron e la guerra que en ella fizieron
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E soñó un fuerte sueño, en que salía del su cuerpo una sierpe rabiosa que con su ponçoña quemaba toda la caballería de Inguelaterra e peleaba con él e la mataba él con su lança.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      Rey, la sierpe que tú soñaste que salía de tu cuerpo, que quemaba con su ponçoña toda la caballería de Inguelaterra, es un fijo que tú engendraste en grand pecado, que, seyendo tú conplido de días, estando honrado más que otro rey que en este reino ovo reinado ni reinará de aquí adelante, se alçará contra ti con el dicho reino e peleará contigo e morirá allí toda la noble caballería d'este reino.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )

      — Vete al Soldán de Persia con esta mi carta e dile esto que yo he fecho por su serbiçio e cómo seré en breve con él; e guárdate de la sierra de Tigas, que ay una sierpe que á comido e despobladas tierras de quatro leguas en rededor. E si bien recaudas ese mensaje, yo te soltaré de catibo e te enbiaré a tu tierra.

    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      E él, fuendo alegre, açertóse con aquella sierpe e, dando doloridas vozes, fue comido d'ella.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Esp (CDH )
      Después se tornó este Corbalán christiano e fueron muertos él e XXX mil moros turcos que con él se avían tornado christianos e destruida la su çibdad de Olofernán e diez leguas en rededor, por amor del Nuestro Señor e por aquellos miraglos qu'Él demostró en la muerte de aquella sierpe e de aquellos dos caballeros moros e de la conquista de la santa casa de Jherusalem.
    • c1445-1480 Montoro, A. Cancionero [1991] 331 Esp (CDH )
      La hanbre continuada, / —ved cómo busco rebuelta—: / tan queda estaba yo suelta / como otra muy amarrada; / como la gente reposa / de noche, todos baganços, / bien como sierpe raviosa, / yva buscar mis percanços. / Ved, señor, aquellos muros / de sus muy biejas paredes / Yo ge los paré qual vedes / con estos dientes muy duros; / quanto más, señor, tragava, / tanto muy más hanbre avía; / si nadie no me miraba, / por gran pienso lo tenía. /
    • c1485 San Pedro, D. Sermón amores [1985] 180 Esp (CDH )
      ¿Qué os paresce que dirá quien supiere que quitando las vidas galardonáis los servicios? Para el león y la sierpe es bueno el matar. Pues dexad, señoras, por Dios, usar a cada uno su officio, que para vosotras es el amor y la buena condición y el redemir y el consolar. E si por aquí no apruevo bien el consejo que os do,* sea por no ser desconoscidas, culpa de tan gran gravedad.
    • 1490 Palencia, A. VocLatRomance [1967] Esp (NTLLE)
      cecula, es dicha vna sierpe pequeña que no tiene oios. Ceco, as, aui, es fago çiego [...]; ceneris, es sierpe que siempre faze su camino derecho.
    • 1492 Nebrija, A. LexDicLatHispan [1979] Esp (NTLLE)
      sierpe catulus serpentis, por el hijo dela sierpe; cenchris, por una cierta sierpe en África; cerasta, ae, sierpe es con cuernos; chalcis, idis, por cierto género de sierpe; haemorrois, idis, por una sierpe en África; serpens, tis, por la sierpe o serpiente; serpentiger, a, um, lo que trae sierpes; serpentigena, ae, cosa de linaje de sierpes.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] I, 913 Esp (CDH )

      Allí estovimos aquel día, y Briolanja mandó llamar a Isanjo y a Enil, y díxoles que ya no querían *ver más salvo lo del arco del amor y la cámara defendida; y preguntó a Isanjo qué cosa era aquello de la sierpe y de los leones y lo del ciervo y canes. «Señora», dixo él, «no sabemos más sino que cada día salen aquella hora que vistes, y han su batalla de aquella forma; y del ciervo y de los canes vos digo que todas las noches vienen a aquella cámara aquella hora que vistes, y tórnanse a ir por la ventana, y los canes en pos dél, y vanse a meter todos en un lago que es cerca de aquí, que creemos que de la mar sale; y no sé, señora, más que vos diga, sino que en un año no podríades acabar de ver las grandes maravillas que en esta ínsola son.

    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Y la una era la de la sierpe y de los leones, y la otra la del ciervo y de los canes; y la tercera, que llamavan el palacio tornante, que era una casa que tres vezes al día, y otras tres en la noche, se bolvía tan rezio * que los que en él estavan pensavan que se fundían.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )

      — Mi buen amigo, ¿vedes allí do están tres cavalleros juntos, los mejores que hombre podría *fallar?; aquel de las armas coloradas *y leones blancos es don Florestán, y el de las armas indias *y flores de oro y leones cárdenos *es Angriote d'Estraváus, y aquel que tiene el campo indio y flores de plata es don Cuadragante, y este delantero de todos, de las armas verdes, es Gavarte de Valtemeroso, el muy buen cavallero que mató la sierpe, por donde cobró este nombre. Agora vámoslos ferir.

    • c1495 Lucena, L. Repetición amores [1954] Esp (CDH )
      Y creo que si Diana se renovara como sierpe, y una madre y hija hallaran su ollejo, se apuñearan sobre quién lo vestiera primero —tan grande es el ambición y cobdicia que cada una dellas tiene de querer ser loada.
    • c1495 Lucena, L. Repetición amores [1954] Esp (CDH )
      Aun los áspides, que es linage de sierpes, con alguna encantación blanda se mitigan, y los leones y tigres amansan su feridad.
    • c1495 Madrid, F. Égloga [1983] Esp (CDH )
      Peligro. No cures, Euandro; que yo tengo tratos / con sierpes [...] * / q ue a res de mi hato jamás harán tuertos / y son de consuno entrambos los hatos. *
    • c1495 Madrid, F. Égloga [1983] Esp (CDH )
      Euandro. Ni él me las dixo ni yo no las sé. * / Mas sé ques partido con prisa tamaña, / que apenas me díxo «¡A Dios te encomiendo!» / Vn rato estuuimos aquí contendiendo / mas no fue posible vençello por maña. / Con Sierpes le puse temor y con Lobos; / y con la Burra ques lo prinçipal; / con tu carillança. Mas no hizo caudal. *
    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      sierpe o serpiente, serpens, tis.
    • 1481-1496 Encina, J. Arte poesía [1996] Cancionero Esp (CDH )
      DAMETAS ¡O zagales que cortáis / flores moras sin corrida! / aballad, que está metida / una sierpre aquí do estáis.
    • c1400-1498 Anónimo Baladro [1999] fol.18v Esp (CDH )
      E, después que ellos oyeren la razón, prometerle han dos pies e orejas e cola e que de sí mesmos le complirán miembros de puerco. E folgará e atenderá que él cobre su promesa. E entre tanto decenderá la raposa de los montes e mudarse ha en lobo. E, como aviendo fabla con el cabrón, llegarse ha a él arteramente e comerlo ía todo. E desí tornarse ha el puerco montés sin miembros e atenderá las animanias; e tanto que ellos llegaren, matarlos ha presto con su diente; e será coronado de cabeça de león. E en sus días nacerá la sierpe que matará a Londres e comerá quantos ý pasaren.
    • c1400-1498 Anónimo Baladro [1999] Esp (CDH )

      Sobre los muros de Golges nido porná la curuja e en su seno será criado el asno; criarlo ha la sierpe de Malverna e metello ha en muchos engaños. Presa la su corona, pasará las altas cosas; en sus días aballarán los montes de Campana e las provincias serán aballadas de sus matos.

    • c1400-1498 Anónimo Baladro [1999] Esp (CDH )
      E de sierpe salirán e irán con su madre e nascerán ende tres toros que, después que gastaren los pasceres, tornarse han en árboles.
    • c1400-1498 Anónimo Baladro [1999] Esp (CDH )
      E teniéndolos todos en derredor de sí, vio que salía dél una grand sierpe e tan fuerte en la semejança, que nunca oyera fablar de tal e siempre andava balando por todo el reino de Londres a cada parte.
    • c1400-1498 Anónimo Baladro [1999] Esp (CDH )
      E fizo así como faze una sierpe que ha en Egipto, que ha nombre espas, que mete en la una oreja el pico de la cola e atápala;
    • c1400-1498 Anónimo Baladro [1999] Esp (CDH )
      e fuese para el Rey e combatiose con él fuertemente, mas, a la fin, en poco estubo que no matava el Rey a la sierpe e él quedava llagado mortalmente.
    • a1500 Anónimo Macer herbolario (Colombina 7627) [1995] fol. 3r Esp (CDH )
      [...] capitulo .vj / delas virtudes del aristologiaAristologia es vna yerua / que es caljente /& seca de / natura Et esta yerua A. / atal virtud que es buena contra / los muesos venjnosos asyn commo / de can o de syerpe & sana la / fiebre terçiana /& cotydiana sy / es mezclada con pjmjenta /& / con myrra / monda toda podredura / esta yerua Aprouecha mucho a / todos aquellos que mucho escupen / /& sacales todos los frios & es / Aprouechosa atodos aquellos que / an dolor en el costado & sy es mesclado / con agua & dado abeuer [...]. /
    • 1513 Herrera, G. A. Agricultura [1995] fol. 155v Esp (CDH )
      La carne dellos se guarda mas que otra como dize el Augustino enel libro de ciuitate dei. Delos pauones machos dize Bartolome de inglaterra enel libro delas propriedades que tienen la boz del diablo. La cabeça de sierpe paso de ladron, cola de angel. Dañan mucho los tejados. El estiercol dellos onde ay muchos, cogido en sus dormitorios y mezclado con lo de gallinas, o palomas, es bueno para la lauor dela tierra.
    • 1528 Delicado, F. Lozana [1994] Esp (CDH )

      CortesanaSeñora, como parí, la madre me anda por el cuerpo como sierpe.

      LozanaSeñora, sahumaos por abajo con lana de cabrón, y si fuere de frío, o que quiere hombre, ponelle un cerote, sobre el ombligo, de gálbano y armoniaco y encienso, y simiente de ruda en una poca de grana, y esto la hace venir a su lugar, y echar por abajo y por la boca toda la ventosidad. Y mire vuestra merced que dicen los hombres y los médicos que no saben de qué procede aquel dolor o alteración.

    • 1528 Delicado, F. Lozana [1994] Esp (CDH )
      Me parece que es astuta, que cierto ha de la sierpe e de la paloma.
    • 1528 Delicado, F. Lozana [1994] 382 Esp (CDH )

      También decís que hay aojados; esto quiero que os quitéis de la fantasía, porque no hay ojo malo, y si me decís, como yo vi, una mujer que dijo a un niño que su madre criaba muy lindo, y dijo la otra: ¡ay, que lindo hijo y qué gordico! y alora el niño no alzó cabeza, esto no era mal ojo, mas mala lengua, y dañada intención y venenosa malicia, como sierpe que trae el veneno en los dientes, que si dijera ¡Dios sea loado que lo crió!, no le pudiera empecer. Y si me decís cómo aquella mujer lo pudo empecer con tan dulce palabra, digo que la culebra con la lengua hace caricias, y da el veneno con la cola y con los dientes.

    • 1528 Delicado, F. Lozana [1994] 398 Esp (CDH )
      La mañana de San Juan sale en ella la cabelluda, que quiere decir que allí munchas veces apareció la Madalena, y más arriba está la peña la Sierpe, donde se ha visto Santa Marta defensora, la cual allí miraculosamente mató un ferocísimo serpiente, el cual devoraba los habitadores de la cibdad de Marte, y ésta fue la principal causa de su despoblación.
    • 1534 Boscán, J. Trad Cortesano [1994] 116 Esp (CDH )
      Yo querría ser juez con autoridad de poder con todo género de tormentos sacar la verdad de los malhechores. Y esto por descubrir los engaños de una señora harto desabrida y ingrata, la cual con los ojos de ángel y con el corazón de serpiente nunca trae la lengua conforme con el ánimo; antes con fengida y engañosa blandura en ninguna cosa entiende, sino en hacer notomía de corazones, tanto que en aquella parte de África arenosa * no se halla tan ponzoñosa sierpe que tanto desee siempre henchirse de humana sangre como esta falsa y áspera mujer; la cual no solamente con su dulce voz y blandas palabras, mas con los ojos, con la risa, con el semblante y con otras mil maneras trae asidos cuantos la oyen y la veen, y todo esto no para más de matallos luego.
    • 1534 Boscán, J. Trad Cortesano [1994] 456 Esp (CDH )
      Mas si agora llegase a alguno de nuestros príncipes un severo filósofo o otro cualquier hombre, el cual abiertamente y sin grandes rodeos quisiese ponelle delante los ojos aquel rostro áspero de la verdadera virtud y instruille en buenas costumbres y decille qué forma de vida hubiese de seguir, yo soy cierto que luego a la hora le echaría de sí como a una sierpe que viniese a mordelle o por lo menos haría burla dél como de una cosa perdida.
    • a1526-a1536 Vega, G. Poesías [1995] 128 Esp (CDH )
      Materia diste al mundo de'speranza / d'alcanzar lo imposible y no pensado / y d'hacer juntar lo diferente, / dando a quien diste el corazón malvado, / quitándolo de mí con tal mudanza, / que siempre sonará de gente en gente. / La cordera paciente / con el lobo hambriento / hará su ajuntamiento, / y con las simples aves sin rüido / harán las bravas sierpes ya su nido, / que mayor diferencia comprehendo / de ti al que has escogido. / Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. /
    • 1545 Rueda, L. Medora [1973] 78 Las cuatro comedias Esp (CDH )
      Pues aquí tengo las proprias manos con que ahogué la espantosíssima sierpe en la sierra de Gata, día señalado del Señor Sant Jorge, antes que el sol saliesse.
    • 1540-c1550 Mejía, P. Silva [1989-1990] Esp (CDH )
      De otro león leemos que, andando monteando en la provincia de Judea Golfredo de Torres, cavallero señalado de los que fueron a conquistar la Tierra Sancta con Gudofre de Bullón, lo halló peleando con una sierpe, que lo tenía ceñido, apretado y en peligro de ser muerto della; y él mató a la sierpe.
    • 1540-c1550 Mejía, P. Silva [1989-1990] Esp (CDH )
      La culebra y la bívora temen naturalmente al cangrejo; y es tan cierto odio y señorío éste, que el puerco mordido de la bívora se cura comiendo cangrejos; y lo que más es de espantar: que, quando está el Sol en el signo de Cancro, resciben tormento las sierpes y culebras. El escorpión pece y el cocodrillo se hieren y matan continuamente. La panthera teme tanto a la hiena, que se dize que se dexa matar sin deffenderse della; y, si el pellejo de la panthera se cuelga cabe el de la hiena, se pela y destruye.
    • 1554 Díaz, F. Farsa nascimiento Christo [1913] 328 Esp (CDH )
      Aquesta señal la paloma lleuaua, / al Arca tornando do estaua primero; / este es aquel diuino cordero / que el gran sacrificio de Isaac figuraua; / la çarça que ardia y no se quemaua, / este es el fructo que darnos tenie; / esta es la flor de radice Jesse, / esta es la sierpe que el pueblo acataua.
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 68v Pe (CDH )
      Aquí avía un torrejoncillo de piedra quadrado y gradado, en lo alto del qual estaba un ídolo con dos fieros animales a las hijadas, como que lo comían, y una sierpe de quarenta y siete pies larga, y gorda quanto un buey, hecha de piedra como el ídolo, que se tragava un león;
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 274v Pe (CDH )
      En todas las Indias se han visto y muerto muchas y muy grandes sierpes, empero las mayores fueron en El Perú, y no eran tan bravas ni ponçoñosas como las nuestras y las africanas.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] Esp (CDH )

      Pero lo que más nos afligía era el faltarnos armas con que pelear, porque esta ventaja tienen de su naturaleza todos los animales, que a todos dio armas naturales naçidas consigo para se defender de sus enemigos y de aquellos que los quisiessen dañar: al león dio uñas, esfuerço y destreza, a la sierpe dio concha, a las aves dio uñas y vuelo, y al caballo herraduras y dientes con que se defienda, y ansí al ratón dio uñas y dientes con que hiera, y a cada cual animal en su naturaleza armó, y a la rana, por hazernos el animal más simple y miserable, le dexó sin armas algunas con que se pudiese defender de quien le procurasse dañar.

    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 316 Esp (CDH )
      O pérfido Andrónico, ¿este pago te mereçió este mi coraçón que tanto se empleó en ti, que huyendo de mí con tus nuevos amores me dexas aquí hecha pasto de fieras? O amor, ¿quién será aquella desventurada que sabiendo el premio que me das a mi fe, no quiera antes que amar ser comida de sierpes? ¿De quién me quexaré?: ¿de mí, porque tan presto a ti, Andrónico, me rendí desobedeciendo a mi padre y recusando a Raimundo?, * ¿o quexarme he de ti, traidor fementido, que en pago desto me das este galardón?
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] Esp (CDH )
      Por las riberas deste río están infinitos coxixos, sierpes, culebras, cocodrilos, áspides, escorpiones, alacranes, * hemorrhois, * chersidros, * chelidros, * cencris, * amodites, * çerastas, * scithalas, * y la seca dipsas, * amphisebena sierpe de dos cabeças * y natrix, * y jaculos que con las alas volan gran distançia; *
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 349 Esp (CDH )
      Ninguna alma puede passar adelante sin entrar por él, porque no tiene puente ni barca, y si el alma quisiesse volar la quemaría aquel fuego las alas y caería en él. Por las riberas deste río están infinitos coxixos, sierpes, culebras, cocodrilos, áspides, escorpiones, alacranes, * hemorrhois, * chersidros, * chelidros, * cencris, * amodites, * çerastas, * scithalas, * y la seca dipsas, * amphisebena sierpe de dos cabeças * y natrix, * y jaculos que con las alas volan gran distançia; * están aquí las sierpes phareas, porphiro, * pester, seps * y el basilisco.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 351 Esp (CDH )
      * Aconteçió salir a la ribera delante de nosotros un viejo capitán español que conoçimos tú y yo, el cual acertó a pisar una dipsas, * sierpe cruel, y ella vuelta la cabeça le picó, y luego en un momento se estendió por todo él la ponçoña de un fuego que le roía los tuétanos y un calor que le corrompía las entrañas, y aquella pestelençia le chupaba el rededor del coraçón y partes vitales, y le quemaba el paladar y lengua con un sed imensa y sin comparaçión, que todo su ser no había dexado punto de humor que sudar, ni lágrima con que llorasse, que todo se lo había ya la ponçoña resolvido; y ansí como furioso corría por los campos a buscar las lagunas que en las entrañas le pedía el ardiente veneno.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 352 Esp (CDH )
      Dende a poco açertó a salir a la ribera otra alma, y una sierpe pequeña llamada seps * le picó en la pantorrilla, y aunque en picando saltó afuera, luego se abrió en torno de la picadura una boca que mostraba el hueso por donde había sido la mordedura, todo nadando en podre, y ansí se le resolvió y derritió la pantorrilla, morçillos y muslos destilando del vientre una podre negra, y reventóle la tela en que el vientre y entestinos están y cayeron con las entrañas.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 352 Esp (CDH )
      Desde ahí a poco salió del río otra alma que como escapada de una prisión o tormento muy bravo iba por el campo huyendo pensando poderse librar, y acaso le picó una sierpe llamada pester * y al momento paró, y se le ençendió el rostro como fuego, y se començó toda a hinchar que en breve tiempo vino a estar tan redonda que ningún miembro mostraba su forma ni façión, sino toda ella se hizo redonda como una pelota y mucho mayor de estatura que ella vino allí, y por cima desta hinchaçón por todos partes le salían unas gotas de sudor de una espuma dañada que la ponzoña le hacía votar, [...].
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] Esp (CDH )
      Despierto estoy y con gran atençión, porque es tan grande el espanto y miedo que me han metido en el cuerpo esas visiones, sierpes, demonios, penas, tormentos que viste allí, que si me viesses habrías de mí piedad:
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 356 Esp (CDH )
      Había hoyas muy hondas llenas de culebras, sierpes, lagartos, sapos, alacranes, áspides y otros animales ponzoñosos, donde los demonios echaban grandes cantidades de almas.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 385 Esp (CDH )
      Luego Alçidamas se tendió en el suelo que pareçía a Hércules como le pintan los antiguos en el monte Pholo acabando de pelear con aquella bravosa hydria, sierpe famosa; *
    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] Esp (CDH )
      Y no me maravillo de que aya una sierpe tan grande como éssa, porque Plinio y Estrabón dizen, por autoridad de Megástenes, que en la India ay serpientes tan grandes que tragan un ciervo y un buey entero.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 23 Esp (CDH )

      [...] ; y hallamos unos adoratorios de cal y canto y muchos ídolos de barro y de palo, que eran dellos como figuras de sus dioses, y dellos de figuras de mujeres, y muchos como sierpes, y muchos cuernos de venados; e creímos que por allí cerca habría alguna población, e con el buen puerto, que sería bueno para poblar: lo cual no fue así, que estaba muy despoblado; porque aquellos adoratorios eran de mercaderes y cazadores que de pasada entraban en aquel puerto con canoas y allí sacrificaban, y había mucha caza de venados y conejos: matamos diez venados con una lebrela, y muchos conejos.

    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 187 Esp (CDH )
      Digamos ahora las cosas infernales que hacían cuando bramaban los tigres o leones y aullaban los adives y zorros y silbaban las sierpes:
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 193 Esp (CDH )
      porque, según decían, entrambos eran hermanos, y este Tezcatepuca era el dios de los infiernos, y tenía cargo de las ánimas de los mexicanos, y tenía ceñidas al cuerpo unas figuras como diablillos chicos, y las colas dellos como sierpes, y tenía en las paredes tantas costras de sangre y el suelo bañado dello, que en los mataderos de Castilla no había tanto hedor;
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 193 Esp (CDH )
      [...] y allí tenían un tambor muy grande en demasía, que cuando le tañían el sonido dél era tan triste y de tal manera, como dicen instrumento de los infiernos, y más de dos leguas de allí se oía: y decían que los cueros de aquel atambor eran de sierpes muy grandes; y en aquella placeta tenían tantas cosas, muy diabólicas de ver, de bocinas y trompetillas y navajones, y muchos corazones de indios que habían quemado, con que zahumaban aquellos sus ídolos, y todo cuajado de sangre, y tenían tanto, que los doy a la maldición; y como todo hedía a carnicería, no veíamos la hora de quitarnos de tan mal hedor y peor vista [...].
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 195 Esp (CDH )
      E asimismo estaban unos bultos de diablos y cuerpos de sierpes junto a la puerta, y tenían un poco apartado un sacrificadero, y todo ello muy ensangrentado y negro de humo e costras de sangre; y tenían muchas ollas grandes y cántaros e tinajas dentro de la casa llenas de agua, que era allí donde cocinaban la carne de los tristes indios que sacrificaban, que comían los papas, porque también tenían cabe el sacrificadero muchos navajones y unos tajos de madera como en los que cortan carne en las carnicerías.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 333 Esp (CDH )
      [...] y otro día fueron camino de un gran pueblo que se dice Tenayuca, y este pueblo le solíamos llamar la primera vez que entramos en México el pueblo "de las Sierpes", porque en el adoratorio mayor que tenían hallamos dos grandes bultos de sierpes de malas figuras, que eran sus ídolos en quien adoraban.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] Esp (CDH )
      Ya he dicho otra vez, en el capítulo que dello habla, que tenían tres sierpes en el adoratorio mayor en que adoraban, y las tenían por sus ídolos, y también estaban despoblados;
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 392 Esp (CDH )
      [...] y desta manera sacrificaron a todos los demás, y les comieron piernas y brazos, y los corazones y sangre ofrecían a sus ídolos, como dicho tengo, y los cuerpos, que eran las barrigas e tripas, echaban a los tigres y leones y sierpes y culebras que tenían en la casa de las alimañas, como dicho tengo en el capítulo que dello habla, que atrás dello he platicado.
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 526 Esp (CDH )
      E yendo por nuestras jornadas, como Cortés siempre enviaba adelante corredores del campo a caballo y sueltos peones, alcanzaron dos indios naturales de otro pueblo que estaba adelante, por donde habíamos de ir, que venían de caza y cargados de un gran león y muchas iguanas, que son de hechura de sierpes chicas:
    • c1568-1575 Díaz Castillo, B. HNueva España [1982] 652 Esp (CDH )
      [...] y lo demás, fueron sepultados sus vientres, que echaban a los tigres y sierpes y halcones, que en aquel tiempo tenían por grandeza en casas fuertes, y aquellos fueron sus sepulcros y allí están sus blasones; y a lo que a mí se me figura, con letras de oro habían de estar descritos sus nombres, pues murieron aquella crudelísima muerte, y por servir a Dios y a su majestad y dar luz a los que estaban en tinieblas [...].
    • c1558-1580 Luis de León Poesía original [1990] Poesías Esp (CDH )
      No te engañe el dorado / vaso, ni de la puesta al bebedero / sabrosa miel cebado; / dentro al pecho ligero, / Querinto, no traspasses el postrero / assensio; ten dudosa / la mano liberal, que essa azuzena, / essa purpúrea rosa / que el sentido enagena, / tocada, passa al alma y la envenena. / Retira el pie; que asconde / sierpe mortal el prado, aunque florido / los ojos roba [...].
    • c1558-1580 Luis de León Poesía original [1990] 204 Poesías Esp (CDH )
      Y con cien voces suena / la Fama, que a la sierpe, al tigre fiero / —vencidos— los condena / a daño no jamás perecedero; / y con vuelo ligero / veniendo la Vitoria / corona al vencedor de gozo y gloria.
    • c1558-1580 Luis de León Poesía original [1990] 227 Poesías Esp (CDH )
      Virgen, por quien vencida / llora su perdición la sierpe fiera, / su daño eterno, su burlado intento; / miran de la ribera / seguras muchas gentes mi caída, / el agua violenta, el flaco aliento: / los unos con contento, / los otros con espanto; el más piadoso / con lástima la inútil voz fatiga; / yo, puesto en ti el lloroso / rostro, cortando voy onda enemiga. /
    • 1582 Herrera, F. Obras [1985] 415 Poesía Esp (CDH )
      A ti —dezía—, escudo, / a ti, valor del cielo poderoso, / poner temor no pudo / el escuadrón dudoso, / con enroscadas sierpes espantoso. / Tú solo a Oromedonte / diste, bravo i feroz, orrible muerte / junto al doblado monte, / i con dichosa suerte / a Peloro abatió tu diestra fuerte. /
    • 1585 Pz Moya, J. Philosofía [1995] 273 Esp (CDH )
      Apareció de noche Esculapio al embajador de los romanos (entreviniendo en ello el demonio para más engañar, permitiéndolo Dios), avisándoles que cuando otro día fuesen al templo, él decendería del altar en figura de una gran sierpe, e iría hasta el puerto, y entraría en la nave mayor de los romanos, en la cual quería ir a Italia.
    • 1585 Pz Moya, J. Philosofía [1995] Esp (CDH )

      El dragón que guardaba este vergel, que nunca dormía, era el mar bravo que rodeaba las islas, de mala navegación y peores puertos; y decían a este mar dragón porque las rodeaba, como la sierpe siempre se vuelve en cerco.

    • 1585 Pz Moya, J. Philosofía [1995] 556 Esp (CDH )

      Cadmo, dando gracias a Dios, comenzó a trazar una ciudad, y llamóla Boecia, del nombre del buey, y después se dijo Thebas; y mandó a sus compañeros buscasen agua para hacer sacrificios, los cuales hallaron en una cueva una fuente muy honda; metiendo los cubos en la fuente, haciendo algún estruendo, salió una gran sierpe, que hizo que los sirvientes, de miedo (huyéndoles la sangre), quedasen como muertos, a quien la serpiente, a unos mató a bocados, a otros con veneno, que no escapó ninguno.

    • 1583-a1591 Luis de León Nombres Cristo [1984] 272 Esp (CDH )
      La qual fuerça, unas vezes llamamos ponçoña, porque se presentó el demonio en figura de sierpe; otras ardor y fuego, porque nos enciende y abrasa con no creýbles ardores; y otras peccado, porque consiste toda ella en desorden y desconcierto, y siempre inclina a desorden. Y tiene otros mil nombres, y son pocos todos para dezir lo malo que ella es [...].
    • 1583-a1591 Luis de León Nombres Cristo [1984] Esp (CDH )

      Y es, que la culpa que muere en esta imagen de muerte es culpa que tiene ingenio y condición de ponçoña, como la que nasció de mordedura y de aliento de sierpe; y cosa sabida es que la ponçoña de las sierpes se pierde en el agua, y que las culebras, si entran en ella, dexan su ponçoña.

    • 1583-a1591 Luis de León Nombres Cristo [1984] 403 Esp (CDH )
      El lobo y el cordero serán apascentados como uno, el león comerá heno assí como el buey, y polvo será su pan de la sierpe. No maleficiarán, no contaminarán, dize el Señor, en toda la sanctidad de mi monte.
    • 1583-a1591 Luis de León Nombres Cristo [1984] Esp (CDH )
      Y es, que la culpa que muere en esta imagen de muerte es culpa que tiene ingenio y condición de ponçoña, como la que nasció de mordedura y de aliento de sierpe; y cosa sabida es que la ponçoña de las sierpes se pierde en el agua, y que las culebras, si entran en ella, dexan su ponçoña. primero. Assí que morimos en agua para que muera en ella la ponçoña de nuestra culpa, porque en el agua muere la ponçoña naturalmente. Y esto es quanto a la muerte que allí se celebra; pero quanto a la vida, es de advertir que, aunque la culpa muere del todo, pero la vida que se nos da allí no es del todo perfecta, quiero dezir, que no bive luego en nosotros el hombre nuevo cabal y perfecto, sino bive como la razón del segundo nascimiento lo pide, como niño flaco y tierno. Porque no pone luego Christo en nosotros todo el ser de la nueva vida que resuscitó con él, sino pone, como diximos, un grano della y una pequeña semilla de su espíritu y de su gracia; pequeña, pero efficacíssima para que biva y se adelante y lance del alma las reliquias del viejo hombre contrario suyo, y vaya pujando y estendiéndose hasta apoderarse de nosotros del todo, haziéndonos perfectamente dichosos y buenos.
    • 1596 Lpz Pinciano, A. Philosofía [1953] Esp (CDH )

      Vgo dixo entonces: Bolued la hoja, y hallaréys la respuesta, o, por mejor dezir, bolued el ojo a la hoja dos dedos más abaxo; veréys que dize la forma que en esto se deue guardar, y es: que no se ayunten imposibles, ni ases a sierpes, ni corderos a tigres [...].

    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 118 Esp (CDH )
      "No está mal entendido, dijo Tirsi, en ese ejemplo lo que nos debemos guardar de amigos fingidos, lisonjeros, mentirosos y aduladores; que eso mismo se debe de entender por la anfesibena, monstruosa sierpe que tiene otra cabeza en la cola."
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 150 Esp (CDH )
      En entrando por esta puerta se descubría un patio todo cercado de blancos mármoles entre los cuales, de alabastro y pórfido, se vían varias fuentes en forma de ninfas desnudas que de los pechos y boca arrojaban agua; los medios cuerpos de peces, sierpes o cabras, que sobre tazas de jaspes se sustenían [...].
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 161 Esp (CDH )
      Pero tú ingratísima pastora, ya que lloras ambrosía para el gusto del que se sustenta ausente en confianza de esas lágrimas, ¿cómo lloras veneno para con nosotros, a imitación del cielo cuando por el estío caluroso algunas veces he visto llover sierpes, por la virtud de los cuatro elementos y de los cuerpos celestiales engendradas?
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 222 Esp (CDH )
      Hago domésticas a mi voz las más rebeldes víboras y sierpes de estas horribles cuevas, detengo el raudo curso de estos sonorosos ríos, y hasta las negras furias del Cocito * hago temblar con la fuerza de mis caracteres y rombos, y al son de mis conjuros haber miedo y obedecerme. Por eso dime la causa por que vienes perdido por tan fragosa y inhabitada tierra, que la cosa que te parece más imposible te prometen desde ahora fácil mis enternecidas entrañas y nunca visto poderío.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] Esp (CDH )
      Aquel del yelmo de oro, con la sierpe por divisa y la lanza de invencible peso, casi igualada a la antena de una nave, es el britano Arturo. *
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] Esp (CDH )
      Dinardo, cuyos altos pensamientos se habían atrevido a la grandeza de la hermosa Nísida, había puesto la antigua fábula del sátiro que, enamorado del fuego, se abrasó las manos por asirle, en un cuadro dorado que guarnecían dos sierpes, con este rétulo:
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 154 Esp (CDH )
      Luego Aragnes de oro y seda / a Europa * y Júpiter muestra, / que uno engaña y otro adiestra, / y vuelto en cisne por Leda, / la madre de Clitinestra; * / sátiro y águila luego, / de Asteria * y Antíopa * ciego, / y por la bella Deolina, * / Menosia, * Dánae * y Egina, * / sierpe, pastor, oro y fuego. / Anfitrión * y el esclavo / que Mercurio contrahizo, / soldados valientes hizo; / y a Ganimedes * a un cabo, / que a Júpiter satisfizo. /
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 180 Esp (CDH )
      Y ya que la hermosura / no tiene aquí poder cuya violencia / volvió de piedra dura / tanta mortal presencia, / lo que hizo la hermosura hará la ciencia; / que ya los que penamos / por esos ojos que ninguno crea, / con risa nos vengamos / de la sierpe lernea, * / que Hércules mató y el tiempo afea.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] Esp (CDH )
      Arturo / La sierpe de esta celada / espantó tantas naciones / que vi sobre mil pendones / mi planta en sangre bañada. / Por mí Britania * derrama / su corona y monarquía, / que con propia valentía / hice gloriosa su fama.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 378 Esp (CDH )
      Un elefante me mate / entre los desiertos indios; / un cocodrilo me llore / en las riberas del Nilo; / un león, por resistencia; / un tigre, hurtando sus hijos; / basilisco, sierpe o áspid, / por verle o no haberle visto. / Toros, hïenas y lobos, / elefantes, cocodrilos, / leones, tigres, serpientes, / áspides y basiliscos, / si os he ofendido, / mátenme todos, y en ausencia olvido. /
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 427 Esp (CDH )
      Ella luego tendió la vista odiosa, / las sierpes desviando de la frente, / y vibrando la lengua venenosa. / Miró Alejandro, el macedón valiente, / cómo de cuatro lustros * venció a Tebas, / y lloró con Aquiles tiernamente; / a Cleómenes * después, que en tantas pruebas / hizo su heroico brazo conocido, / gobernando la paz con leyes nuevas; / y a Epaminundas * con la flecha herido, / muriendo alegre porque vio su escudo / de los lacedemonios defendido; / y al gran Demetrio * que escapar no pudo / de las manos de Antíoco, * y el padre / que vivió por hablar el hijo mudo [...]. /
    • c1599 Vega Carpio, F. L. Amigo por fuerza [2003] Esp (CDH )
      / Que no ay Citia tan elada, / Etiopía tan adusta, / Libia de sierpes quajada, / Bracamana tan injusta, / ni Arabia tan despoblada / donde mi amor no me lleve: / que sierpes, calor y nieve / son templança, son vitoria / al alma, que con la gloria / de amor sus potencias mueve.
    • 1601 Herrera Tordesillas, A. HHechos castellanos [1934-1935] Esp (CDH )

      Viéronse asimismo pescados de finos colores; pero no pareció algún animal terrestre, sino culebras grandes, gordas y mansas, y papagayos; los lagartos o sierpes dichas, y unos conejitos de hechura de ratones, aunque más grandes que llaman utias.

    • 1602 Vega Carpio, F. L. Rimas [2003] Rimas Esp (CDH )
      Rompe las conchas Hércules famoso / de la Hidra feroz, y el campo esmalta / de veneno y de sangre, el tronco salta / por la violencia del bastón nudoso, / pero súbitamente el escamoso / cuello brota en lugar de aquella falta, / siete cabezas de cerviz más alta, / temblando el eco al silbo temeroso. / Así yo, triste, que vencer deseo / esta sierpe cruel de mi fortuna, / en tantas diferencias de batallas, / con mis desdichas sin cesar peleo; / mas donde quiero remediar alguna, / resultan tantas, que es mejor dejallas.
    • 1603 Luque Fajardo, F. Fiel desengaño [1955] Esp (CDH )

      — No es mal acuerdo —dijo Laureano—; yo seguiré en todo vuestros pasos, que ya me tenéis con deseo de ver el remate o cuerpo de una tan monstruosa cabeza, mayor que las dos, de quien, hace memoria Claudio Paradino , que tiene la sierpe llamada Anfisibena.

    • 1603 Rojas Villandrando, A. Viaje Entretenido [1977] Esp (CDH )
      Llegado adonde ella paró (que era una fuente), envió sus compañeros a ella por agua y matólos una sierpe; fue él y matóla, y sacándola diez y ocho dientes, los sembró, y nacieron diez y ocho caballeros que se combatieron y salváronse los cinco, y con ellos fundó a Tebas, donde paró la becerra.
    • 1604 Jiménez Patón, B. Elocuencia española [1604] 271 Esp (CDH )
      Hoy os consagra Euterpe / el caduceo por honor del suelo / patrio, el timbre, y la sierpe, / como al planeta del segundo cielo; * / y para las talares / alas en templos de la fama altares, / desde donde las bellas / luces del gran Triángulo nocturnas * / al Aries * dan estrellas, / adonde el Pez austral toca en las urnas; / desde el húmido Aguario, * / llevará vuestro nombre el tiempo vario.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 704 Esp (CDH )
      Llegó con esta furia a Rolandino, / de quien era opinión (pienso que vana), / que era hijo de Orlando Paladino, / y de una hermosa dama castellana; / y roto el fuerte acero diamantino, / que pensó despreciar a Durindana, / se le enredó en el cuello, aunque era un monte, / pareciendo las sierpes en Laconte. /
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 749 Esp (CDH )
      Llegó con tanto fuego y alboroto, / dando a Nereida los maternos brazos, / que vieron del trinquete el árbol roto, / y el bauprés dividido en dos pedazos; / huye el grumete, escápase el piloto, / y entrambos con recíprocos abrazos / al carro suben y a la nave dejan, / las sierpes silvan que azotando aquejan. /
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 957 Esp (CDH )
      Con un rugir y sacudir los dientes, / de los cuellos alzando las vedijas, / los ojos como vidrios transparentes, / las luces de ellos en la sierpe fijas, / hiriendo con las colas impacientes / el suelo, y levantando arena y guijas, / estaban los leones africanos / alargando las uñas de las manos. /
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 957 Esp (CDH )
      La sierpe acobardada atenta mira / a quien el cetro dio Naturaleza / de tantos animales, y retira / del apretado lazo la cabeza. / Ellos se encrespan, y moviendo a ira / quieren mostrar su natural fiereza; / ved qué tormento en estas dudas tiene / Nereida, que por alma dentro viene. /
    • 1604 Vega Carpio, F. L. Rimas II [2003] 159 Rimas Esp (CDH )
      Ya me es forzoso confesar deberte / más sin comparación que tú me debes, / y así lo que te di vuelvo a ofrecerte / tanto que, cuando un imposible pruebes, / y por la Arabia Félix y desierta, / o por las Sirtes ásperas me lleves, / o por la inhabitada y encubierta / tierra en que nacen sierpes y leones, / allá te he de seguir, o viva o muerta. /
    • 1604 Vega Carpio, F. L. Rimas II [2003] 210 Rimas Esp (CDH )
      «Espera, Muerte»—le dijo / la Religión—, «Muerte, espera, / mira que quitas la vida / al mayor rey de la tierra; / »mira que apenas el sol / en dos días y en mil vueltas, / mira los reinos que rige / y los mares que sujeta; / »mira que este gran pastor / con sólo un silbo amedrenta / los lobos de África y Asia, / que nuestros rediles cercan; / »mira que los gallos cantan / la gloria de sus empresas, / olvidados de Pavía, / si de San Quintín se acuerdan; / »mira que en la silva fría / la calidonia princesa / quedará (si muere Alcides) / hecha una sierpe lernea. / »Ya sabes que tiene Flandes / monstruos de siete cabezas, / persecución del ganado / de nuestra marca bermeja. /
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 628 Esp (CDH )
      / Digo, señor, en fin, que cuando España, / por loque al cielo airado entonces plugo, / por cuanto el mar su sierpe ciñe y baña, / rendía el cuello al africano yugo; / recogido Pelayo en su montaña, / quedando libre solamente Lugo, / Lido, nieto de Muza, en paz y en guerra / del Tajo a Cádiz heredó la tierra.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 749 Esp (CDH )
      / Quedan los Marineros admirados, / la jarcia levantando en los motones, / los cables y aparejos abrasados / de voladoras sierpes y dragones; / ya por los cabrestantes arrimados / guindaban el sustento y municiones, / cuando de vista pierden las dos fieras, / y ocupan temerosos las riberas.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 789 Esp (CDH )
      / Víanse por el aire, entre la gruesa / borrasca de agua y nieve congelada, / de varias sierpes una banda espesa, / las alas negras y la vista airada; / y aunque el arráez de amainar no cesa, / del esquife la entena quebrantada, / no importa, porque de este viento es sólo / cueva el infierno y Lucifer Eolo.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 955 Esp (CDH )
      / Guiado, pues, de la medrosa dueña, / halló a Nereida en su primera forma, / y alzando el paño, apenas se la enseña, / cuando su madre en sierpe la transfoma; / los brazos, que rompieran una peña, / como una luna Rostubaldo forma, / y así de hinchados nervios encubiertos / para abrazalla se los muestra abiertos.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 955 Esp (CDH )
      / Silba la fiera sierpe, saca y vibra / fiera y veloz la lengua de saeta; / el diestro rey de su furor se libra, / y a traición la abrazó con una treta, / y cual si fuera delicada fibra, / la costilla más dura que le aprieta, / la desmenuza y rompe; el lomo suena, / la sala tiembla brama el alma en pena.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 956 Esp (CDH )
      / Como se esparce a más correr, y extiende / en las plazas con grita y alborozo / el junto pueblo, cuando sale el toro, / así viendo la sierpe el pueblo moro.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      — No era diablo —replicó la sobrina—, sino un encantador que vino sobre una nube una noche, después del día que vuestra merced de aquí se partió, y, apeándose de una sierpe en que venía caballero, entró en el aposento, y no sé lo que se hizo dentro, que a cabo de poca pieza salió volando por el tejado y dejó la casa llena de humo; y cuando acordamos a mirar lo que dejaba hecho, no vimos libro ni aposento alguno: sólo se nos acuerda muy bien a mí y al ama que al tiempo del partirse aquel mal viejo dijo en altas voces que por enemistad secreta que tenía al dueño de aquellos libros y aposento dejaba hecho el daño en aquella casa que después se vería. Dijo también que se llamaba «el sabio Muñatón».
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] 408 Esp (CDH )
      Y cuando llegaron allá bajo, se halló en unos palacios y en unos jardines tan lindos, que era maravilla, y luego la sierpe se volvió en un viejo anciano, que le dijo tantas de cosas, que no hay más que oír.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      ¿Y cómo es posible que haya entendimiento humano que se dé a entender que ha habido en el mundo aquella infinidad de Amadises y aquella turbamulta de tanto famoso caballero, tanto emperador de Trapisonda, tanto Felixmarte de Hircania, tanto palafrén, tanta doncella andante, tantas sierpes, tantos endriagos, tantos gigantes, tantas inauditas aventuras, tanto género de encantamentos, tantas batallas, tantos desaforados encuentros, tanta bizarría de trajes, tantas princesas enamoradas, tantos escuderos condes, tantos enanos graciosos, tanto billete, tanto requiebro, tantas mujeres valientes y, finalmente, tantos y tan disparatados casos como los libros de caballerías contienen?
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] I, 121 Esp (CDH )
      Pero siendo de culebrilla, entenderé que es amenaza de la envidia, cuyas armas fueron una sierpe o culebra que va engullendo un corazón.
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )
      Mujeres, mueren por quien las aborrece. Trae símiles a propósito. Mujer, comparada a puente, mosquito, pulpo. Mujer amiga de sierpe. Mujeres comparadas a Atalía, y por qué. No osan hablar a Justina. Canta el pastelero.
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )
      — El que quisiere que una mujer tope primero con él que con otrie, hágase sierpe, que como él parle, aunque la haga mal, saldrá con lo que quisiere, porque las mujeres heredaron de Eva hacer rancho con una sierpe, aunque tengan a su servicio un bello Adán, aun en el tiempo de pan de boda. Son como Atalía que despreció todos los dioses y casó con Vulcano, el cual con un rayo había muerto a su padre y maridos, y aquesta fue la causa porque los antiguos, para pintar la imprudencia y condición de la mujer, pintaban una bellísima doncella pisando un gallardo mancebo y dando la mano a un horrendo salvaje que, con un nudoso bastón, amagaba un golpe a sus hermosos ojos.
    • 1608 Quevedo Villegas, F. Alguacil endemoniado [2003] Sueños y discursos Esp (CDH )
      Vuestra Excelencia con curiosa atención mire esto y no mire a quien lo dijo, que Herodes profetizó y por la boca de una sierpe de piedra sale un caño de agua, en la quijada de un león hay miel, y el psalmo dice que a veces recebimos salud de nuestros enemigos y de mano de aquellos que nos aborrecen.
    • 1609 Góngora Argote, L. Poesías 1609 [2000] 277 Poesías Esp (CDH )
      Dichoso el que pacífico se esconde / a este civil rüido, y litigante, / o se concierta o por poder responde, / solo por no ser miembro corteggiante / de sierpe prodigiosa, que camina / la cola, como el gámbaro, delante. /
    • c1579-a1613 Argensola, L. Rimas [1950] Esp (CDH )
      Si quiere Amor que siga sus antojos / i a sus hierros de nuevo rinda el cuello; / que por ídolo adore un rostro vello / i que vistan su templo mis despojos, / la flaca luz renueve de mis ojos, / restituya a mi frente su cavello, / a mis labios la rosa i primer vello, / que ya pendiente i yerto es dos manojos. / I entonces, como sierpe renouada, / a la puerta de Filis inclemente / resistiré a la llubia i a los vientos. / Mas si no ha de bolver la hedad pasada, / i todo con la hedad es diferente, / ¿por qué no lo an de ser mis pensamientos?
    • c1579-a1613 Argensola, L. Rimas [1950] Esp (CDH )
      Al hijo fuerte del mayor planeta, / que al cielo i a los dioses fué coluna, / sierpes le acometieron en la cuna / i llamas lo apuraron en Oeta; / i hasta llegar a la región quieta, / su madrastra le fué tan importuna, / que no pudo del techo vez alguna / colgar la maza en occio o la saeta. / Pero viendo la misma que los dioses / le davan con aplauso eterno assiento, / depuso la venganza, i aprovólo. / Assí yo espero un tiempo en que reposes; / que pues concurren tantos a un intento, / no podrá contrastarlos uno solo.
    • 1613 Góngora Argote, L. Soledades I [1994] 317 Esp (CDH )
      Músicas hojas viste el menor ramo / del álamo que peina verdes canas; / no céfiros en él, no ruiseñores / lisonjear pudieron breve rato / al montañés, que, ingrato / al fresco, a la armonía y a las flores, / del sitio pisa ameno / la fresca hierba cual la arena ardiente / de la Libia, y a cuantas da la fuente / sierpes de aljófar, aun mayor veneno / que a las del Ponto, tímido, atribuye, / según el pie, según los labios huye. /
    • 1614 Góngora Argote, L. Poesías 1614 [2000] 429 Poesías Esp (CDH )
      Dichoso el esplendor vieras, del día, / si la que el oro ya de tu fortuna / el estambre hilara de tus años; / ¡oh de la muerte irrevocables daños, / si de la invidia no ejecución fiera, / Parca crüel, más que las tres severa!: / si alimentan tu hambre / sierpes del Ponto y áspides del Nilo, / ¿cuál pudo humedecer, livor, el hilo / de aquel vital estambre? / Camisa del Centauro fue su vida, / aun antes abrasada que vestida. /
    • 1614 Góngora Argote, L. Poesías 1614 [2000] 431 Poesías Esp (CDH )
      ¿Cuál, di, bárbara arena, / de sierpes, has dejado, engendradora, / por turbar la serena / dulce tranquilidad que en este mora / tan grato como pobre albergue, donde / sellado el labio, la quietud se esconde? /
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Laberinto amor [1995] 620 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Papel que vas encerrado / entre estas flores, advierte / que eres sierpe que a mi muerte / ha el amor determinado. / No pienses, yendo conmigo, / ver tu intención declarada: / que no he de poner la espada / en manos de mi enemigo. /
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Laberinto amor [1995] 623 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Tú a solas le relata, / la muerte con que amor mi vida mata; / que no estará tan duro / cual peñasco al tocar de leves ondas, / ni cual está al conjuro del / sabio encantador, en cuevas hondas, / la sierpe, en esto cauta, / ni cual airado viento al Euste nauta. /
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Acógeme allá en tu centro, / porque por tus fuegos entro / a tu estómago de azufre.Malgesí, vestido como diré, sale por la boca de la sierpe. Malgesí¿Adónde aquesto se sufre?
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] 186 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Válgame Dios! ¿Qué ruido / es este que suena estraño? / ¿Estoy despierto, o dormido? / ¿Engáñome o no me engaño? / Otra vez llega al oído. / De entre estas hojas entiendo / que sale el horrible estruendo. / Mas, ¡ay!, ¿qué boca espantosa, / terrible y estraña cosa, / es aquesta que estoy viendo? / Mientras más vomitas llamas, / boca horrenda o cueva oscura, / más me incitas y me inflamas. / A ver si en esta aventura / para algún buen fin me llamas. / Descúbrese la boca de la sierpe. / Acógeme allá en tu centro, / porque por tus fuegos entro / a tu estómago de azufre.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] 189 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Suena la música triste, y salen los Celos, como diré, con una tunicela azul, pintadas en ella sierpes y lagartos, con una cabellera blanca, negra y azul.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 14 Esp (CDH )
      Apenas a la obstinada infantería / la Cruz, si puede haberla, al rey le enseña, / que entre las sierpes que el asiento cría / mira sin orden la feroz reseña, / cuando con brazo humilde al suelo envía, / las negras armas de la negra enseña / el negro alférez arrogante y vano, / dando lugar al escuadrón tirano. /
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 34 Esp (CDH )
      Dejó de sierpes la tremenda orilla / donde la negra magestad de Pluto / los duros manes a servirle humilla, / Megera, que mil almas da en tributo; / vistiendo, pues, de asombro a la cuadrilla, / que busca asilo por el campo bruto, / manchaba los turbados horizontes, / rompiendo grutas y rajando montes. /
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 35 Esp (CDH )
      Con rosca negra de la planta al cuello, / en distancia capaz que el niño enseña, / al mudo claustro que se turba al vello, / hace una sierpe de ahogarle seña; / en vano prueba el padre a defendello, / que de la suerte que a la verde peña / la yedra ciñe con las hojas toscas, / así le enlaza con cerúleas roscas. /
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 35 Esp (CDH )
      Mas no hizo el efecto la dañosa / serpiente que esperó, porque ajustando / el escamoso cuello a la vellosa / mano, el infante la ahogó apretando, / de la manera que en la cuna ociosa / Hércules niño, su valor mostrando, / prestó a las sierpes con estrecho abrazo / larga, penosa muerte en corto plazo. /
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 38 Esp (CDH )
      ¿Podré sufrir que la volante fama / corra vacía de hazaña alguna, / y cuando a Argano la fortuna llama, / cobarde afrente su feliz fortuna? / Cuando las sierpes con doblada escama, / si yo puedo ahogarlas en la cuna, / me ofrecen arma fiel al basto pecho, / ¿tendré duro descanso en blando lecho? /
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] Esp (CDH )
      Medrosas trompas por el viento vano, / fantástico metal, sonaron fieras; / negro se vió el cristal del Betis cano / y mustia toda flor de sus riberas, / a tiempo que encerrada en bulto humano, / al rey con olas que plegó ligeras. / Alecto apareció en sangre bañada, / de silbadoras sierpes coronada. /
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 81 Esp (CDH )
      Vean mis ojos, que los vientos baña, / sobre la torre que mayor campea / en el rojo pendón que arbole España / tu enseña, asombro de la sierpe fea; / mida infame huyendo la campaña / quien a Mahoma por su dios desea, / y en su mezquita el torpe sacrificio / tus Cristos borren con sagrado oficio. /
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 91 Esp (CDH )
      / Llega Sultano, pero llega apenas, / cuando el oficio de la voz olvida / y la turbada sangre en largas venas / se yela del espanto detenida, / cual suele entre violas y azucenas, / incauto labrador que la escondida / pequeña sierpe con el pie matrata, / que el fiero asombro de asombrarle trata.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 125 Esp (CDH )
      / ¡Oh glorias breves!, ¡oh prolijo engaño!, / ¿por qué en la sombra clara, en lumbre oscura / despertáis el amor con tanto alivio, / si duerme Anteros descuidado y tibio? / Para gozar más bien los dulces brazos / del que maldice ya el piadoso intento, / finge la mora con dos mil abrazos / que su desmayo le privó el aliento; / Bermudo prueba a desatar los lazos / como Laoconte en el troyano asiento / las roscas de la sierpe, su homicida, / que es sierpe una mujer aborrecida.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 125 Esp (CDH )
      / ¡Oh glorias breves!, ¡oh prolijo engaño!, / ¿por qué en la sombra clara, en lumbre oscura / despertáis el amor con tanto alivio, / si duerme Anteros descuidado y tibio? / Para gozar más bien los dulces brazos / del que maldice ya el piadoso intento, / finge la mora con dos mil abrazos / que su desmayo le privó el aliento; / Bermudo prueba a desatar los lazos / como Laoconte en el troyano asiento / las roscas de la sierpe, su homicida, / que es sierpe una mujer aborrecida.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 176 Esp (CDH )
      " / A la amorosa voz, a la fingida / bien tratada oración con vivo espanto, / el monstruo el alma suspendió vencida / como la sierpe al poderoso encanto.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 210 Esp (CDH )
      / "Señor,—le dice,—si pedir quisiera / como a rey liberal, manifestara / tus altos nombres que tembló la fiera / sierpe que al centro se derriba y para; / sólo el de hijo que publique espera / este humilde escuadrón, que de la clara / luz que repites gozará entre tanto que / las criaturas te llamaren santo.
    • 1621 Vega Carpio, F. L. Filomena [2003] 50 Esp (CDH )
      »Y pues víbora ha sido tu arrogancia, / y el corazón de fieras sierpes hecho, / engéndrale otra vez de tu sustancia; / romperá como víbora tu pecho». / No dando a su dolor mayor distancia, / de un éxtasis en lágrimas deshecho, / Filomena salió, salió vengada, / la cabeza del niño en vez de espada. /
    • 1621 Vega Carpio, F. L. Filomena [2003] 171 Esp (CDH )
      Perseo, a quien los aires suspendían, / volaba con el tronco, y destilaban / las venas sangre, y como al sol ardían, / las líbicas arenas animaban; / ésta es la causa porque sierpes crían, / si no es que allí desde la envidia estaban, / que su traición y su veneno inmundo / poca menos edad tiene que el mundo. /
    • 1623 Almansa Mendoza, A. Relaciones 1623 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )
      A la noche el corregidor, después de grande número de luminarias y fuegos por todo el lugar, presentó a los reyes otra fiesta de fuego de varios cohetes voladores, buscapiés, tronadores, rayos, barriles, girándulas, bombas, ruedas, globos, y unos salvajes con mazas de fuego le pegaron a una montaña que, empezando a arder, salieron de ella toros, cabras y jabalíes, carneros, sierpes y caballos, con tanta cantidad de fuego que entretuvo más de media hora.
    • 1624 Vega Carpio, F. L. Circe [2003] 449 Esp (CDH )
      Hecho a las sombras, de los manes fríos / alrededor oyó tristes clamores, / que daban en los cóncavos vacíos, / viéndose de la luz habitadores. / Luego buscó los infernales ríos, / en cuya margen vio sierpes por flores, / por árboles también espinos secos, / y le dieron terror los tristes ecos. /
    • 1624 Vega Carpio, F. L. Circe [2003] 471 Esp (CDH )
      No más hermoso el dios del mar se excusa / de haber la roja Ceres engañado, / o en el templo de Palas a Medusa, / por el cabello en sierpes transformado; / cuál entra, cuál se espanta, cuál rehúsa, / cuál sigue la carroza y cuál, bañado / en el agua que esparce, el fuego vivo / templando va del sol de algún estribo. /
    • 1625 Almansa Mendoza, A. Relación 1625 [2001] Cartas y relaciones Esp (CDH )

      Determinada la diputación a empezarlas en la casa que para las juntas del gobierno tiene, que no describo por no ofender su grandeza aun en la mayor elocuencia, se colgaron sus corredores de una tapicería del Apocalipsis, tan rica como antigua, y se cubrió el cielo del patio de un toldo de colores de que pendía una bandera de extraña grandeza, de damasco carmesí, bordada de las armas de la ciudad, que son las barras de Aragón de sangre en campo de oro, y la cruz de San Jorge, de carmín o purpurina, en campo de plata; y sobre la corona, por timbre, la sierpe que mató este mártir ilustrísimo, aunque algunos quieren que sea en memoria de Tarasco, rey antiguo de España, de quien se llamó la provincia, corrompida la voz, 'tarraconense'.

    • 1625 Paravicino, H. Sermón StaIsabel [1994] Esp (CDH )
      Y con esto, parece que no son ya leones solos (aunque imperiales fieras y trabajos coronados de Alcides) los que Vuestra Señoría mata a lanzadas, como esas arenas de Africa son numerosos testigos, sino hidras y sierpes de veneno tan vivazmente mortal, que halla en las heridas la fecundidad para las cabezas.
    • 1625 Paravicino, H. Sermón StaIsabel [1994] Esp (CDH )
      Si hubiera sido de ellos la sierpe a quien en esos parajes sacó la lengua el gran Guzmán de San Lúcar, * no molestaran tantos los buenos.
    • 1613-1626 Góngora Argote, L. Soledades II [1994] 467 Esp (CDH )
      Ella pues sierpe, y sierpe al fin pisada / (aljófar vomitando fugitivo / en lugar de veneno), / torcida esconde, ya que no enroscada, / las flores que de un parto dio lascivo / aura fecunda al matizado seno / del huerto, en cuyos troncos se desata / de las escamas que vistió de plata. / Seis chopos, de seis yedras abrazados, / tirsos eran del griego dios, nacido / segunda vez, que en pámpanos desmiente / los cuernos de su frente; / y cual mancebos tejen anudados / festivos corros en alegre ejido, / coronan ellos el encanecido / suelo de lilios, que en fragrantes copos / nevó el Mayo, a pesar de los seis chopos. /
    • 1629 Corral, G. Cintia Aranjuez [1945] 389 Esp (CDH )
      Admirò de nueuo la tra nsformacion, quando por vna puerta del edificio salieron ninfas acompañadas de musicos, que con dulces y varios instrumentos le cantaron la vitoria, y coronaron, entrando por la misma puerta con ellos el vencedor. no tuuieron lugar de celebrar ta n vistosa entrada, porque atropellandose admiraciones, vieron venir sobre la agua vna sierpe espa ntosa de siete feas cabeças, y por todas vomitando fuego tan rebelde, que au nque se passeaua inquieto sobre el agua, no perdia de su actiuidad.
    • 1631 Anello Oliva, J. Historia del Perú [1895] Perú (CDH )
      A Lloque Yupanqui le suçedio Maita Capac Amaro hombre valentissimo y aunque fue casado con Mama Curi yllpay Coia y prima suya muger muy hermosa, con todo esso nunca hiço vida con ella, ni se le conoçio otra muger fue quien primero mando pintar en su escudo sus armas, y tuuo por diuisa un champi, una honda, y una sierpe, que llaman Amaro, que mato en los Andes y por esto se puso por nombre Amaro en cuyo tiempo se inuentaron los quipos, que como dixe eran los hilos de varios colores a modo de letras con que notauan las cosas los quipo camayos, por un famoso y gran priuado suyo llamado Illa.
    • 1592-a1631 Argensola, B. L. Rimas [1951] Esp (CDH )
      " / "Si el Tormes (dixe yo) mancilla, Euterpe, / tu lustre con escama tenebrosa, / ¿quién se podrá quexar del lago Averno?" / "¿Tú sólo ignoras, replicó la diosa, / que el estilo enigmático moderno / es quien de nimfa me transforma en sierpe?"
    • 1592-a1631 Argensola, B. L. Rimas [1951] 212 Esp (CDH )
      / Sigue el furor, i mézclase la guerra; / brama Soberbia, i arrojando fuego, / bibra la lengua como sierpe ayrada; / su gente anima; mas llegando luego / la Razón con el ímpetu que cierra, / quedó la fiera escuadra derribada.
    • 1632 Carvajal Robles, R. Fiestas nacimiento Príncipe [1950] 41 Esp (CDH )
      ¡Viua Baltasar Carlos, viua, viua! / Luego que fue passada la carrera, / dieron fuego a vna sierpe, y a vna parra, / y a vna torre, que estauan por dedentro, / de poluora preñadas, / y al punto el fuego ardiente / saliò a buscar su centro / pariendo aquella vibora ò serpiente / por el vientre rompido, / no sin alegre ruido, / viuoras de cohetes, que siluando / el ayre penetrando, / escupieron centellas / de luziente ponçoña a las estrellas. /
    • a1632 Corral, G. Poesías [1982] Esp (CDH )
      Mas no me detengais: Mas alta enpresa / Combida al plectro de oro, el glorioso / Triumpho que mereció su edad primera / En el Marcial conflito polboroso / Cante con el aplauso que professa, / Tan fabuloso y vano, / Su Grecia lisongera, / Las sierpes que en la cuna, / De Alcides degolló la tierna mano / En el umbral de su Real fortuna / El Heroe soberano / De Francia honor, al tiempo que ofrecia / La regia grana su esplendor primero / Supo, aunque jouen, oprimir severo, / Con armas la tyrana rebeldia; / Que a sus recientes luces se oponia
    • c1632 Tirso de Molina Amazonas Indias [1993] Esp (CDH )
      / Los hombres y los brutos / veneran mis preceptos absolutos; / los tigres, los leones, / sierpes y basiliscos, / habitadores desos arduos riscos, / vendrán, si los convoco, en escuadrones; / las islas animadas, / promontorios de escamas y de espinas / (ballenas digo), de mi voz forzadas / cubrirán esas olas cristalinas / y desde ellas poblando estas arenas / alistaré caimanes y ballenas.
    • 1633 Paravicino, H. Jesucristo desagraviado [1994] 262 Esp (CDH )
      Y viéndole todavía maestro e ignorante (que sí, los suele haber con una y otra comparación), trató de enseñarle, hasta enseñarse a sí mismo en una cruz, acordándole la serpiente de metal, figura suya que había levantado en un palo Moisés, * para curar los heridos de las serpezuelas y dipsas. Y así, los que creyesen en él cobraran interior salud y vida, como perdición y muerte estruendosa los que así en el bautismo como en la Cruz le descreen.
    • 1633 Paravicino, H. Jesucristo desagraviado [1994] 286 Esp (CDH )
      Si con las profanas lo hubieran, bien me holgara yo que se acabaran tantos peligros del alma como arrebozan las mentiras valientes de las pinturas, * que aun con los ojos porfían a ser verdades. Y aunque os parezca ya rigor, o ya temor demasiado, gran cosa hace el que sin riesgo de pecar guarda las ideas desnudas de un pincel grande, fiadas en el lino a la eternidad, en fe de su valentía. También deseara de algunas pinturas divinas se guardara más decoro y propriedad, pero no es posible decirlo todo en un día, y en día que todo se debe a tan grave asunto. Fue, pues, el exceso acertado en el odio de querer consumir la imagen. Odio heredado de Satanás, que hijos suyos, y no de Abraham, los llamó Cristo, * el cual (Satanás digo) de envidia y odio de la primera imagen de Dios, que fue el hombre, se perdió eternamente. Y si bien la borró a alientos venenosos la sierpe infernal, hoy la vuelve a reformar a espíritus celestiales nuestro Redentor (sierpe en la apariencia de culpa, pero formada de metal de Divinidad ardiente, a quien en vulgar cobre representó la otra de Moisés) en el Evangelio, con materiales tan mejorados, cuanto va de agua y espíritu, a tierra y aire. Mas la ocasión fue erradísima, porque fue temer que un Cristo que hablaba les podría descubrir y acusar. Porque este inocente Abel, no sólo difunto, como dijo San Pablo, * sino pintado habla, pero siempre mejor que el otro, que no pide venganzas, sino perdón. Tembló la tierra en la muerte de Jesucristo: todos sienten que de horror, de espectáculo tal, como ver morir su Dios en un árbol, fue el terremoto. San Cirilo Alejandrino no quiere, con novedad, sino que fuese de gozo. Porque como estaba acostumbrada a recibir en sus entrañas sangre de justos oprimidos, y en sus oídos voces de las quejas de su justicia, y atendiendo a la sangre que derramaba en el leño Cristo, le oyó pedir al Padre perdón por los mismos que la vertían, y ella cayó vaheando piedades en su seno, no se pudo contener de gozo, y contra su firmeza insensible movió estremecimientos de alborozada.
    • 1630-1633 Quevedo y Villegas, Francisco de La cuna y la sepultura. Para el conocimiento propio y desengaño de las cosas agenas [1969] 27 Esp (CDH )
      Dexo de contar los venenos y * cosas que la naturaleza crió contra tu vida: las sierpes, uívoras, animales y peces, hierbas y piedras o minerales que o mordido dellas o tocado, mueres. Dexo los sucesos desdichados que el decreto del cielo y su providencia permite: la ruina de las casas, los rayos, el fuego repentino, los ladrones, la muerte violenta, los diluvios, las guerras, los castigos, las traiciones, *cosas que no puede prevenir nuestro juizio y que las sabemos y pasamos a un punto.
    • 1633 Quevedo y Villegas, Francisco de Execración contra los judíos [1996] Esp (CDH )
      Soberana, Sacra, Católica y Real Majestad, no dudo que con este advertimiento de los sagrados cánones, mandaréis echar el ratón de Vuestro alimento y la sierpe de Vuestro regazo y el fuego de Vuestro seno. Y porque veais que desta comparación con los judíos quedan afrentados y quejosos el fuego, la sierpe y los ratones, oíd las palabras con el que el pontífice acabe este capítulo 13: [...].
    • 1634 Quiñones Benavente, L. Guardainfante I [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      AlguacilPues ¿qué ha de ser?JuanLa tarasca, / que ya sale por el Corpus, / medio sierpe y medio dama.

      Canta y baila.

      JosefaLo que se usa, señor alcaldito, / gracioso y bonito, / dice el refrancito, / que nunca se excusa; / y por sólo hacer lo que vemos, / las hembras traemos, / aunque reventemos, / tanta garatusa, tusa, tusa.
    • 1634 Vega Carpio, F. L. Tomé Burguillos [2003] Esp (CDH )
      Para, Caronte de infernales barcas, / y no lleves al Soto ni a las huertas, / tarascas, muertes, cocos, tigres, parcas; / que si en ir a las Islas te conciertas, / y en Amsterdam de Holanda desembarcas, / con tales sierpes quedarán desiertas.
    • 1634 Vega Carpio, F. L. Tomé Burguillos [2003] Esp (CDH )
      Hércules de Alcumena giganteo, / ganapán de la Grecia musculoso, / con la nudosa clava el escamoso / cuello deshizo del Dragón lerneo; / pero saliendo muchos, su trofeo / no pudo ser tan presto victorioso, / como en la muerte de mi amor celoso / nuevo principio nace a mi deseo. / No temo las desdichas conocidas, / que a Sierpe que produce más cabezas / en daño propio se le dan heridas, / y mis desdichas son como cerezas: / que voy por una, y de una en otra asidas, / vuelvo con todo un plato de tristezas.
    • 1640-1642 Saavedra Fajardo, D. Empresas [1999] Esp (CDH )
      Siembra Medea (para disponer el robo del vellocino) dientes de sierpes en Colchos, y nacen escuadrones de hombres armados que, batallando entre sí, se consumían.
    • 1640-1642 Saavedra Fajardo, D. Empresas [1999] Esp (CDH )
      Represéntanse ángeles y se rematan en sierpes que se abrazan para morder y avenenar.
    • 1640-1642 Saavedra Fajardo, D. Empresas [1999] 985 Esp (CDH )
      No penetró la fuerza deste consejo el príncipe italiano, que persuadió al presente rey de Francia que fijase el pie en los Alpes, ocupando a Piñarolo, engañado (si ya no fue malicia) de la conveniencia de tener a la mano los franceses contra cualquier intento de los españoles, sin considerar que por el temor a una guerra futura que podía dejar de suceder, se introducía una presente y cierta sobre el estar o no los franceses en Italia, no pudiendo haber paz dentro de una provincia entre dos naciones tan opuestas, y que calentaría Italia la sierpe en el seno, para quedar después avenenada.
    • 1607-1645 Duque Estrada, D. Comentarios desengañado [1982] 280 Esp (CDH )
      Divídense los altares en reinos: Castilla, Aragón y Portugal, adonde se ve la riqueza de España y lucen los ingenios de sus hijos en epigramas, versos y enigmas, invenciones de castillos, sierpes, leones, galeras, cuyos artificiosos fuegos cubren el aire y suben a las nubes con sus penachos, festejando la gloriosa resurrección de Nuestro Salvador, alegrando los corazones y aun admirando a Roma con comedias, máscaras y fiestas. Vistas por Doña Francisca y por mí, partimos de la iglesia en carroza; pero llegando en medio de la plaza, llegó el barrachel o preboste del Papa con cien soldados, y, guarneciendo la carroza, unos detuvieron al cochero, y él, al estribo, en italiano, me dijo: "Deténgase a Su Santidad so pena de excomunión".
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] I, 349 Esp (CDH )
      Uno, de ardientes hidras coronado, / formaba en sus gargantas ruido horrendo; / cuál, de sierpes y víboras armado, / las estaba a la guerra previniendo; / otro, en monte de fuego transformado, / en las humosas teas viene ardiendo, / y cuál quita (corriendo a la batalla) / a Sísifo la peña, por tiralla. /
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] I, 357 Esp (CDH )
      "Osaré pronunciar el nombre de Eva, / pues vuestra siempre Virgen Madre en Avele califica y muda, y le renueva / con el sí que a Gabriel dijo süave. / No teme que la sierpe se le atreva; / que, viendo en Vos el Prometido, sabe / que el pie de vuestra Madre, con pureza, / la deshizo la lengua y la cabeza. /
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] I, 362 Esp (CDH )
      "La médica serpiente, que en la vara, / imitada en metal, tan varias gentes, / con oculta virtud, con fuerza rara, / mordidas preservó de otras serpientes, / hoy símbolo y emblema se declara / de Vos, Señor, que, en una cruz pendientes / los miembros, dais remedio en forma humana / a los mordidos de la sierpe anciana."
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
      Del oro que en Ofir con mejor rayo / fabrica el sol, te labraré arracadas; / dellas aprenderá colores mayo; / serán con blanca plata varïadas; / guardaránte de silbos las orejas / de la sierpe que engaña las ovejas.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
      [...] tú, que de monarcas grandes / llevas en los pies las frentes; / tú, que das muerte y das vida / a la Vida y a la Muerte: / si quieres que yo idolatre / en tu guadaña insolente, / en tus dolorosas canas, / en tus alas y en tu sierpe; * / si quieres que te conozcan, / si gustas que te confiesen / con devoción temerosa / por tirano omnipotente, / da fin a mis desventuras, / pues a presumir se atreven / que a tus días y a tus años * / pueden ser inobedientes. /
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
      "Antes que el repelón" eso fue antaño * / ras con ras de Caín; o, por lo menos, * / la quijada que cuentan los morenos / y ella, fueron quijadas en un año. * / Secula seculorum es tamaño / muy niño, y el Diluvio con sus truenos; * / ella y la sierpe son ni más ni menos; / y el rey que dicen que rabió, es hogaño. / No habia a la estaca preferido el clavo, / ni las dueñas usado cenojiles; * / es más vieja que "Présteme un ochavo". * / Seis mil años les lleva a los candiles; * / y si cuentan su edad de cabo a cabo, * / puede el guarismo andarse a buscar miles. *
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] III, 45 Esp (CDH )
      / / Por hacerme formidable, / el diablo, que nunca duerme, / con andar de cama en cama / y de trinquete en trinquete, / en los cascos me encajó / que, para campar de sierpe, / en el Corral de la Cruz / metiese bolina un jueves. / Y sin qué ni para qué, / viendo un hosco de copete, / con los dos ojos de buces / le miré áspero y fuerte. / / /
    • 1635-1645 Quevedo Villegas, F. Fortuna seso Hora de todos [2003] Esp (CDH )
      Salió el señor, viendo el humo casi aplacado, y halló que los vasallos y gente popular y la justicia había ya apagado el fuego y vio que los arbitristas daban tras los cimientos y que le habían ya derribado su casa y hecho pedazos cuando tenía y desatinado con la maldad y hecho una sierpe decía:
    • 1635-1645 Quevedo Villegas, F. Fortuna seso Hora de todos [2003] Esp (CDH )
      Minerva, hija del cogote de Júpiter, diosa que si Júpiter fuera corito. estuviera por nacer, reportó con halagos a Juno, que se había endragonado de ver al copero de Júpiter, mas Venus, hecha una sierpe, favoreciendo aquellos celos, daba gritos como una verdulera y puso a Júpiter como un trapo, cuando Mercurio, soltando la tarabilla, dijo que todo se remediaría, y que no turbasen el banquete celestial.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
      A la sombra de un risco / que, por lo lindo, tiene / dos mirtos por guedejas, / un roble por copete; * / peñasco presumido / de galán y de fuerte, / ceño de muchos valles, / de dos montañas frente; * / engastado en dos ríos, / que en cristalinas sierpes * / dan sortija de plata * / a su esmeralda verde, / en una cueva triste, / que del sol se defiende / con espinos cobardes / (que están armados siempre), / rayos brujuleados, / por alumbrar, ofenden, / cuando en mucha tiniebla / menudas luces vierten.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
      / Hacérselo es mejor que no terrero; * / más me agrada de balde que galana: / por una sierpe dejaré a Dïana, / si el dármelo es a gotas sin dinero.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
      / ¡Oh, tú, cualquiera cosa que te seas, / pues por su sepultura te paseas, / u niño, u sabandija, / u perro, u lagartija, / u mico, u gallo, u mulo, / u sierpe, u animal que tengas cosa / que de mil leguas se parezca a culo!, / guárdate del varón que aquí reposa; / que tras un rabo, bujarrón profundo, / si le dejan, vendrá del otro mundo.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] II, 245 Esp (CDH )
      / Fue Hércules cazador / de vestiglos y de gomias, / viendo que sierpes y hidras / no hay demonio que las coma.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] II, 285 Esp (CDH )
      / "Yo lo refiero, que soy * / un escorpión maldiciente, * / hijo, al fin, de estas arenas / engendradoras de sierpes.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] II, 385 Esp (CDH )
      " / El mendigo, que la oyó / el razonamiento aleve, / hambriento y desesperado, / la dijo de aquesta suerte: / "Descomulgado avechucho, / Caín de tantos Abeles, / mula de alquiler con manto, / chisme revestido en sierpe, / "bien sé yo que contra ti, / por ser entre sombra y duende, / no valen sino conjuros / del misal y de los prestes.
    • c1635-c1651 Cáncer Velasco, J. Conde Niebla [2005] 12 Obras varias Esp (CDH )
      Con todo, a la Envidia fiera / le cortad cual que gaznate, / que no es la primera sierpe / que ha muerto vuestro linaje. / Hecho estáis vos a domar / los brutos más indomables, / que a vuestro intento obedientes / la espuela los hiere en balde. / La máscara es buen testigo / cuando entre azules celajes, / breve exhalación, corristes, / desconocida del aire. /
    • 1651 Gracián, B. Criticón 1.ª parte [1993] Esp (CDH )

      Fuelos guiando a la Plaza Mayor, donde hallaron paseándose gran multitud de fieras, y todas tan sueltas como libres, con tan notable peligro de los incautos. Había leones, tigres, leopardos, lobos, toros, panteras, muchas vulpejas. Ni faltaban sierpes, dragones y basiliscos.

    • 1651 Gracián, B. Criticón 1.ª parte [1993] Esp (CDH )
      Y más cuando vio que, en vez de grifos y leones, eran sierpes y eran canes. No había estanque donde el agua rebasase, porque no sobraba gota donde se desperdiciaban tantas, asegurando todos cuantos la gustaban era la más dulce que en su vida habían bebido.
    • 1660 Calderón de la Barca, Pedro El diablo mudo [2003] Esp (CDH )
      HOMBRE ¿No bastó que, áspid cruel / de ese hermoso jardín / de quien me arroja airado querubín, / hicieses que traidoramente atroz, / con rostro humano, con humana voz, / destruyesen mi ser, / cauta la sierpe, incauta la mujer, / en cuya acción perdí / la original justicia en que nací, / infestando tu error / aun el fruto primero que la flor, / sino que ausente el bien, presente el mal, / la sentencia me [intimes] de mortal?
    • 1657-1698 Santos, F. Descripción Escorial Docs HArte español Esp (CDH )
      Ay tambien otra diferencia de los que llaman Reptiles, que en Castellano llamarnos Sierpes, Culebras, Viuoras, Lagartos, Caymanes, Escorzones, Sapos, y otras mil Sauandijas. En otros Quadros, con Diseños, y Perspectiuas de Iardines, Huertos, Claustros, y Fuentes, se vè gran variedad de Plantas, y yeruas, con sus Raizes, Frutos, y Flores, imitando al natural, y juntos con artisicio para la vista, y apariencia, que entretienen, y engañan. Debaxo de estos Quadros, estàn repartidos. tambien por la Quadra, los Dibujos, ò Estampas, que hizo Iuan de Herrera, de toda esta Casa, con sus Plantas, y Monteas.
    • 1701 Villagutierre Sotomayor, J. HConquista Itzá [2002] Esp (CDH )
      Y yendo caminando ya por tierras quebradas otra vez adelante el exército de Cortés, como él siempre embiava delante corredores del campo de a cavallo y soldados sueltos de a pie, encontraron estos a dos indios de otro pueblo más adelante que iban de caça y, cargados con vn gran león y mucha cantidad de iguanas, que son de hechura de sierpes chicas y muy buenas de comer, encamináro nles estos indios a su pueblo y de allí tomó el exército la serranía, preguntando a todos los que encotrava n y a donde llegavan si avían visto hombres con barbas, o barbados, como ellos, que eran los que buscavan. Y algunos les davan noticia de ellos, diziéndoles que adelante estavan; y los iban encamina ndo por do nde ellos quería n dezir.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      Después que se recobró de ser sierpe se muda en vara, que es cetro de un Vice-Dios, y baston de un general de un exército innumerable: y en vara que se corona de glorias, que obra prodigios, que produce flores, que impera a los mares, y al cielo, y en fin digna de que se crea, que la rige el dedo de Dios.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      Aun el demonio tiene sobervia para no envilecerse en la nota de maldiziente sin disfrazarse en el animal mas vil, y subdito que era de Adan: porque nadie sabe mejor, ni con mas descaro jugar la lengua contra un señor, que fu criado, o su esclavo. Solo una sierpe, sabe engendrar tanto veneno, como escupe un maldiziente.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      Por esso dijo David: acuerunt linguas suas sicut serpentes, venenum aspidum sub labijs eorum. Ps. 139. vers. 4. que aguzaron las lenguas como las sierpes: echando de sus labios veneno de aspid: y avíalo dicho ya, sin mas diferencia, que esplicar, que aquel aguzar las lenguas, era ablar con embuste.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      Si fuera demencia aguardar que mordiera la sierpe, para erirla; que será no castigar la mala lengua, asta que aia escupido el veneno. No se cumple con no creer sobre que será muy difícil, sino se llega a perseguir la murmuración.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 477 Esp (CDH )
      Y era el mas pernicioso consejo; y como tal le reconoció su pureza. Sabrá una sierpe ofrecer todo el cuerpo a la erida, para defender su cabeza, en que reconoce lo poco mejor, que en sí tiene: y querrá un Padre, para assegurar el cuerpo, perder el alma a su ijo? Que dizes ombre? Melius est ut venundetur Ismaelitis? Viva, y mas que sirva al diablo?
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      No vés Moisen essa fiera, essa sierpe, esse dragon que te espanta; pues tomale con la mano, dize Dios, tomale, y verás que luego no es lo que fue. Obedece Moisen, alarga la mano, cogela fuertemente, y luego fue vara ya: Extendit, et tenuit, versaque est in virgam. Exod. 4. v. 4.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )

      No dize que se convirtió en vara, sino que se le bolvió vara, fue vara. Y porque? porque la conversión deja algo que no se muda, mudase no mas la forma; pero quedase el sugeto; pues no, no se a de mudar solo la figura aparente, todo el interior se a de mudar. No a de ser vara, que parezca fiera, vara; vara a de parecer, y a de ser, para que no quede ni una escama de sierpe, ni una gota de ponzoña, ni el corazón de culebra, que la pueda criar.

    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )

      Mas levantese essa sierpe, esse dragon, denle la mano para que se levante; y ya no es veneno, sino medicina; ni es solo vara, sino que se levanta, a ser mucho mas: y assí no dize. reversa est, que se bolvió a lo que avía sido: sino versa est, que se mudó, y convirtió en mucho mejor. Fue vara, y caió a ser sierpe: dejó de ser sierpe, y llegó a ser vara de cetro, y vara de autoridad.

    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      Antes de ser sierpe, era vara; pero no mas, que como una de muchas, no mas que vara simple de un Pastor. Después que se recobró de ser sierpe se muda en vara, que es cetro de un Vice-Dios, y baston de un general de un exército innumerable: y en vara que se corona de glorias, que obra prodigios, que produce flores, que impera a los mares, y al cielo, y en fin digna de que se crea, que la rige el dedo de Dios.
    • 1705 Lantery, R. Memorias [1949] 152 Esp (CDH )
      Con que luego reconocí que esto no iba bien y no me engañé de nada, pues con cada uno había menester tener un pleito para cobrar, con que no tan solamente no querían pagar lo que debían pero pretendían que les adelantase más, con que de amigos que eran todos los prebendados, me los iba haciendo enemigos, experimentando lo que suele acontecer en todas las comunidades, que cada uno de por sí muy hombre de bien y en estando juntos en comunidad, se vuelven sierpes.
    • 1724 Palomino Castro Velasco, A. Parnaso español [1936] Esp (CDH )

      Otra de un Apolo en pie, y desnudo, con un paño a las espaldas y sobre el brazo izquierdo; está en acto de haber disparado la flecha, mas el arco está roto; tiene la aljaba al cuello, pendiente de una cinta, y la mano derecha sobre un tronca de mármol, en el cual se ve una sierpe revuelta: es celebrada por de algún excelente estatuario griego.

    • 1730 Moya Torres Velasco, F. M. Manifiesto males España [1992] Esp (CDH )
      Tratase de los Tribunales Reales de España, y la causa de su confusion ser por estar la Jurisdicion dividida en muchas Cabezas, por lo que se ha hecho sierpe dañosa, por lo que en ellos todos son embarazados de competencias, queriendo todos de una cosa conocer; y dase el remedio que todos estos inconvenientes los llegue à reparar, num. 142.
    • 1737 Mayans Siscar, G. Orígenes [1984] Esp (CDH )

      Bene, bien; centum, ciento; a certo, cierto; ab adamante, diamante; a dente, diente; dextera, diestra; decem, diez; a stercore, estiércol; a festo, fiesta; a lende, liendre; fel, hiel; mel, miel; a membro, miembro; merula, mierla; a messe, miesse; nebula, niebla; a nepote, nieto; pes, pie; petra, piedra; a pelago, piélago; a serpente, sierpe; serra, sierra; a servo, siervo; septem, siete; a tempore, tiempo; tenta, tienda; tento, tiento; terra, tierra; a tenero, tierno; vetus, viejo; a vento, viento.

    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      SIERPE. s. f. Lo mismo que serpiente.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      SIERPECILLA, s. g. dim. La sierpe pequeña.
    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] Esp (CDH )
      Sale de madre todo figurón, / y festivos y alegres en su afán, / ya se quedan, se vienen y se van / a disponer más loca la función: / Tratan de hacer Privado a un comilón, / y ponen por Alcalde otro gañán; / y otro, que ayer andaba como Adán, / sale con un tiznado camisón. / Un mono quiere hacerse matachín, / otro cabra, otro sierpe y otro atún, / y otro quiere montar en un delfín; / Y aquesta danza acabará (según / advierto de mi ciencia en el confín) / como aqueste soneto en run, run, run.
    • 1772 Cadalso, J. Supl Eruditos violeta [1818] 121 Esp (CDH )

      Si os lo dixera, supierais tanto como yo; y no quiero criar cuervos que despues me saquen los ojos, ni alentar sierpes que me muerdan el seno, ni gentes que digan: mi Catedrático es un pobre hombre, sé tanto como él. No, amigos: yo tambien tengo misterios, ese es mi fuerte. ¡Buena reflexîon para los que no han de ser héroes!

    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] Ec (CDH )
      ¿Para qué fue amenazar / con tantas furias ayer, / si tu soberbio crecer / ha sido para menguar? / Bien te pudiste acordar, / cuando sierpe embravecida / amenazabas mi vida, / de este cobarde reposo: / pero ¿cuándo el poderoso / se acuerda de su caída? /
    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] Ec (CDH )
      Sinuosas sierpes de rubí tejidas, / o rayos de carmín purpúreos sean, / entre llamas de nácar repetidas / por el tope las grímpolas serpean; / rozagantes hogueras que, encendidas / a soplos del coral, al aire ondean, / y en trémula inquietud bate su aliento / relámpagos de púrpura en el viento.
    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] Ec (CDH )
      De Guáyac contra quien, con saña undosa, / entre purpúreos nácares levanta, / para tragarla el mar, sierpe espumosa, / crespa de perlas su fugaz garganta: / y humillando después su ira orgullosa, / con labio de cristal besa su planta / dejándole el coturno cairelado / de crespo aljófar de zafir rizado.
    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] 279 Ec (CDH )
      Bucentoro de pluma el aire hiende / águila real, y al generoso aliento, / noble corsario, mal se le defiende / presa que mira desde el alto asiento, / ni la Sierpe que al sol veneno enciende, / la piel manchada de colores ciento, / pues del ribazo en giros desasida, / la despoja en el aire de la vida. /
    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] 287 Ec (CDH )
      Comunero de Jove airado truena, / y de su cima la nevada almena / crinitos fuegos vibra a la esmeralda / del verde simulacro de su falda; / siendo el frontis inmenso, / por lo continuo y denso / del fulgor ominoso que le inunda, / de ignitas sierpes Libia más fecunda; / aunque el vellón de nieve / que a la escarpada cumbre el valle debe / otra al hielo desata / sierpe espumosa de rizada plata, / que la ira y ardor ciego / la mitiga en carámbanos el fuego, / y al arroyo cansado / en verde catre da su grama el prado, / cuando apenas nacido, / ya lo ve encanecido / con las espumas que sediento bebe / por duros riscos resbalando nieve.
    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] 289 Ec (CDH )
      Del testamento sobre el monte ardiente / Luzbel estaba respirando saña, / dos hogueras por ojos, y por frente / negra noche que en sierpes enmaraña; / altivo aturde al mundo fieramente, / este bastardo horror de la montaña, / pues trueno el silbo, el eco terremoto, / confunde al orbe en hórrido alboroto. /
    • a1786 Aguirre, J. B. Suma poética [1963] 287 Ecuador (CDH )
      / Comunero de Jove airado truena, / y de su cima la nevada almena / crinitos fuegos vibra a la esmeralda / del verde simulacro de su falda; / siendo el frontis inmenso, / por lo continuo y denso / del fulgor ominoso que le inunda, / de ignitas sierpes Libia más fecunda; / aunque el vellón de nieve / que a la escarpada cumbre el valle debe / otra al hielo desata / sierpe espumosa de rizada plata, / que la ira y ardor ciego / la mitiga en carámbanos el fuego, / y al arroyo cansado / en verde catre da su grama el prado, / cuando apenas nacido, / ya lo ve encanecido / con las espumas que sediento bebe / por duros riscos resbalando nieve.
    • 1788 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      SIERPE, lo mismo que serpiente.
    • 1788 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      SIERPECILLA, sierpe, o serpiente pequeña.
    • 1788 Viedma Narváez, F. Descripción StaCruz Sierra [2002] Bo (CDH )

      Lagunas, entre chicas y grandes, tiene siete, las cuales jamás se secan. Las más grandes, de tres cuadras de largo y una de ancho: sus nombres son, Urobo, Mesa, Salsipuedes, Conchas, la Aguilera y el Totoral; en ellas se crían unos lagartos de dos varas de largo a modo de sierpes.

    • 1795 Quintana, M. J. Fragmento Trad Fido [1969] Poesías Esp (CDH )
      No de otro modo amor, que si le miras / ya en bellos ojos, ya en cabellos de oro, / ¡oh cuál gusta y deleita! ¡Oh, cuál parece / que sólo paz respira y alegría! / Mas si te acercas mucho y si le pruebas, / si comienza a bullir y luego crece, / no tiene tigre Hircania, ni la Libia / león tan fiero o pestilente sierpe, / que en fiereza le venza o se le iguale; / crudo más que la muerte y que el infierno, / contrario a la piedad, ministro de ira, / y finalmente, amor de amor desnudo. / ¿Mas para qué hablo de él? ¿Por qué le culpo? /
    • 1797 Quintana, M. J. A Meléndez [1969] 185 Poesías Esp (CDH )
      A esta pompa magnífica, a los ecos / de aplauso universal que resonaron, / sus cuellos agitaron / las sierpes de la envidia, y de su seno / ya a lanzar se aprestaban / con torpe lengua el infernal veneno; / cuando un Genio gritó: "¡Monstruos odiosos! /
    • 1797 Quintana, M. J. A G. Jovellanos [1969] 201 Poesías Esp (CDH )
      Si de su voz la persuasión salía / como raudal de miel, ella a mis llagas / dulce bálsamo fue. ¿No es el primeroque osó atracar con invencible manouna en pos de otra las odiosas sierpes / que infestaban mi ser? Ved mi abundancia, / ved mi contento, el delicioso ruido / con que de hijuelos el enjambre hermoso / me alivia y me corona.
    • 1798 Blanco White, J. M. Égloga Mesías [1994] 137 Poesías Esp (CDH )
      Mire brotar del árido desierto. / El tímido cordero con el lobo / Triscará por los montes y los valles; / El tigre, de su furia ya olvidado, / Será entre alegres tropas de garzones / Con lazadas de flores conducido. / El toro y el león en un establo / Pacerán sin rencilla el mismo heno. / Y el pequeñuelo infante, acariciando / La víbora y la sierpe, sus colores / Celebrará con inocente risa. /
    • 1801 Masdeu, J. F. Arte poética [1801] Esp (CDH )
      Habiendo muerto su muger Eurídice mordida de una sierpe, se baxó á los infiernos para recobrarla, y tanta dulzura esparció con su instrumento por aquella region del llanto y del dolor, qué Plutón en recompensa le restituyó la muger con sola la condicion, que durante el viage no la mirase.
    • a1803 Olavide Jáuregui, P. Incógnito [2003] Perú (CDH )
      Me parecia que me abrasaba un volcan, ó que me devoraba una sierpe el pecho, y que me le iba á destrozar. Me sentia sofocar, y me decia: tienes razon, yo soy un bárbaro. No, no, jamas se hará un casamiento tan funesto, y me determiné á hablar claro á Don Fermin.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      SERPEZUELA, s. f. de. de sierpe.
    • 1806 Quintana, M. J. Expedición vacuna [1969] 302 Poesías Esp (CDH )
      Como en árida mies hierro enemigo, / como sierpe que infesta y que devora, / tal su ala abrasadora / desde aquel tiempo se ensañó conmigo. / Miradla embravecerse, y cuál sepulta / allá en la estancia oculta / de la muerte, mis hijos, mis amores. /
    • 1808 Quintana, M. J. Al armamento [1969] 326 Poesías Esp (CDH )
      Sola la sierpe vil, la sierpe ingrata, / al descuidado seno que la abriga / callada llega y ponzoñosa mata. / Las víboras de Alcides / son las que asaltan la adorada cuna / de tu felicidad. Despierta, España, / despierta, ¡ay, Dios! Y tus robustos brazos, / haciéndolas pedazos / y esparciendo sus miembros por la tierra, / ostenten el esfuerzo incontrastable / que en tu naciente libertad se encierra. /
    • 1808 Quintana, M. J. Al armamento [1969] 326 Poesías Esp (CDH )
      / Sola la sierpe vil, la sierpe ingrata, / al descuidado seno que la abriga / callada llega y ponzoñosa mata.
    • c1789-p1810 Marchena, J. Poesías [1892] Esp (CDH )
      De Apolo que á la sierpe en otro tiempo / Traspasó el cuerpo duro con mil flechas, / Y en angustia rabiosa exhaló el alma / En negra podre y en veneno envuelta. / Tres veces tiembla la morada augusta / De las deidades: Venus y las Gracias / Á lo último del cielo huyen medrosas; / Las otras diosas siguen: los amores / Se acogen á sus brazos, ó en sus senos / Se esconden, temerosos del peligro.
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] 435 Esp (CDH )
      Timoteo encendido / Grita: «Venganza, sí, venganza; mira, / Mira las Furias sierpes agitando, / Con cuello erguido, con furor silbando; / Su vista rutilante, y cuál respira / El pecho un volcan de ira, / Con antorchas en una y otra mano. /
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] Esp (CDH )
      Mahmud, dominador y rey potente, / A cuyas aguas á beber se acercan / El lobo y el cordero mano á mano, / A quien los reyes sin cesar alaban, / Desde Cashmir hasta el Catay fragante. / Cuando la madre con su leche baña / La boca al niño que en la cuna mece, / Al punto el nombre de Mahmud pronuncia. / En los festines liberal y franco; / En la guerra leen y altiva sierpe, / Por su munificencia el orbe todo / A un vergel de verano le asemeja; / El aire lleno de humedad se mira; / El suelo con mil flores matizado, / Y á las nubes con mano sábia en torno / Esparcir su rocío de manera Que / del huerto de Irem la tierra es copia.
    • c1790-a1820 Arjona, M. M. Poesías [1871] Poesías Esp (CDH )
      ¡Oh, en tus leyes crüel naturaleza! / Que á la vil ave con ligeras alas / Sulcar veloz la esfera concediste, / Y al alma excelsa, que del orbe todo / El ámbito domina, sujetaste / A la horrenda prision de un cuerpo torpe, / Para que revolviendo se consuma, / Cual sierpe airada en su tirana cárcel! / Algun mal dios un sér desventurado / Quiso en su ira formar, y formó al hombre, / Mísero sér, que á las fatigas sólo, / Sólo al dolor nacido reconoces, / Que vives sólo en que la pena sientes; / Mísero sér é infausto, ¿por qué el cielo / Te hace castigo eterno de tí mismo? /
    • c1790-a1820 Arjona, M. M. Poesías [1871] Poesías Esp (CDH )
      Y tú, Flérida, sabe / Lo que áun ignora Amíntas, / Que de víbora falsa / Gemiste acometida. / Amor, amor ha sido / El que tu pié lastima, / En forma disfrazado / De fiera sierpecilla. / Amor, que allá en el soto / De tu querido Amíntas, / Llorando tu dureza, / Oyó sonar la lira, / Y tanto le agradára / La plácida armonía, / Que le juró en su pecho / Tan rápida conquista. /
    • c1790-a1820 Arjona, M. M. Poesías [1871] Poesías Esp (CDH )
      Porque entre esa pompa excelsa, / De tantas galas vestida, / La sierpe está que convida / Con muerte al espectador. / ¡Ay! triste á quien la hermosura / Fraudulenta señorea; / Ella en cautivar se emplea, / Y él tan sólo en respetar. /
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] Esp (CDH )
      No hay sierpe horrible ó monstruo que no pueda / El arte imitador volvernos grato, / Ó á quien de un pincel vivo el artificio / No comunique gracia. La Tragedia / Asi, cuando de Egisto ensangrentado / Pinta el dolor, ó al parricida Orestes / Voces presta de atroz remordimiento, / Acierta á entretener aun con el llanto. /
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] I, 2ª, 31 Esp (CDH )
      "Tiránico placer, funesto gusto / Por su espantoso ceño se derrama: / Maligna risa mueve el labio adusto, / Sonando al modo del Leon que brama. / No mira el Ruiseñor con tanto susto / Tortuosa subir de rama en rama / Sierpe que devorarle el nido intenta, / Cual yo miraba á mi rival sangrienta. /
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] I, 2ª, 102 Esp (CDH )
      Siente apenas la vida / El mezquino tirano á sus acentos; / Y como sierpe acaso desprendida / De las garras del águila en los vientos / Yerto en letal insulto / Cayó, enroscado, entre la yerba oculto.
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] II, 63 Esp (CDH )
      Mas ya triunfa tu dulzura, / Bella Amalia, ya no lidia / Con las sierpes de la envidia / Que silbaban á tus pies. / Ya tu vista es la ventura / De este pueblo que te aclama; / Y á tu Espososirve y ama / Cuanto en torno de tí ves. /
    • 1825 Fdz Moratín, L. Cartas 1825 [1973] Epistolario Esp (CDH )

      Los libreros hacen muy bien de pedir 76 mil rs, si quieren dárselos. Así hacen los de aquí: mienten, y roban lo que pueden, y comen pellejo y hueso de los miserables autores que caen en sus manos. No ocurre más que de contar sea. Dios te guarde. Un pellizco a la sierpe, y manda.

    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      SIERPE, s. f. V. Serpiente [|| Reptil, V. Culebra. Aplícase comunmente a las que son muy grandes, y tambien a las fingidas y fabulosas de forma extraña y monstruosas].
    • 1825 Núñez Taboada, M. DiccLengCastellana (NTLLE)
      SIERPECILLA, s. f. d. de sierpe.
    • 1829 Quintana, M. J. Oda muerte P. Roca Togores [1969] 356 Poesías Esp (CDH )
      Ni oye, ni ve... Cual sierpe espantadora / en contemplar se agrada / la miserable cierva emponzoñada, / que atroz al fin devora: / tal la Muerte cruel a la agonía / de nuestra amiga atiende, / y en el aire que infesta se suspende / con bárbara alegría, / y con su mano descarnada oprime / el anhelante pecho / que al fiero impulso del dolor deshecho / y enronquecido gime. /
    • 1846 Salvá, V. NDiccLengCast (NTLLE)
      SIERPE. f. Serpiente, en el uso común.
    • 1846 Salvá, V. NDiccLengCast (NTLLE)
      SIERPECILLA. f. d. de sierpe.
    • 1847 Domínguez, R. J. DiccNacional (2.ª ed.) Esp (BD)
      Sierpe, s. f. Nombre vulgar de la serpiente. V. esta [|| Erpet. Orden de la reptiles venenosos que carecen de patas, y cuyo cuerpo cilíndrico, muy prolongado, se mueve por medio de los repliegues que traza y menudea sobre la superficie en que suavemente se arrastra. Tambien suele saltar enroscándose y apoyándose sobre la cola, para lanzarse en ocasiones a considerable distancia. Su tipo es la culebra comun, que comprende un gran número de especies. Generalmente hablando, entiéndese por la de gran tamaño y ferocidad o sanguinario instinto].
    • 1847 Domínguez, R. J. DiccNacional (2.ª ed.) Esp (BD)
      Sierpecica, lla, ta. dim. fam. de sierpe.
    • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] 185 Esp (CDH )
      Dejémonos el guijarro y los golpes, y hagámosle oír y escuchar el sonido de los reales de a ocho y escudos que en esta bolsa se encuban y disfrazan, que si a su mágico estruendo no despierta y abre la trampa de esta cueva la malvada vieja, cierto es y de no dudar que ya bajó a servir de ascua y tizón a la caldera de Pero-Botero, * en donde, con boca de sierpe, morderá los dientes de las ruedas que atormenten, martiricen los miembros malditos de su cuerpo.
    • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] 189 Esp (CDH )

      Y la Celestina, que ya dentro de aquel alcázar de virtud y de la inocencia se considera, prueba el mismo gozo que la garduña cuando a duras penas y trazas se ve y mira poseyendo y dominando un vivar de cándidas palomas; y encontrando en la próxima estancia a la matrona noble, que como águila poderosa resguarda y custodia con sus alas el fruto de sus amores de las asechanzas de la sierpe, se arroja a sus pies y la dice: [...].

    • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] Esp (CDH )

      [...] y por final y postre, se afirma, falla, sentencia y ratifica que en la sota de bastoses para matarla, y que en el remangue*parece la Rial, de España que iza bandera; que en la culebrita y sierpe enreda y ciñe al prójimo por la cinturilla arriba con los huesecillos y coyunturas, y que si se regocija y rebulle y toca a aleluya, parece sábado de gloria que hará repicar todos los campanarios del mundito y disparar todas las baterías del sentiiiiido.

    • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] Esp (CDH )
      Y divertidos sus ojos y embebecida su atención con el dibujo y variedad de los colores, o con el artificio y extrañeza de cualquiera presente que le ofreciera aquella mensajera de la deshonestidad, o más bien queriendo hacer partícipe de su maravilla y gusto a la hija de sus entrañas, que por otras estancias más recónditas vagara distraída, o recreándose entre las flores de los verjeles y jardines, ¿quién duda que diligentemente la hiciera llamar, poniendo así inadvertidamente la simple avecilla a tiro del veneno de la maligna sierpe?
    • 1847 Estébanez Calderón, S. Escenas andaluzas [1985] 305 Esp (CDH )
      La alcorza, el alajú y alfajor, entre pañizuelos blancos y en canastillos muy lindos, provocaban mucho el gusto por su golosa apariencia, que cautivaba los ojos al dejarse ver entre hostias blanquísimas de masa, tomando varia traza y figura, como sierpes, ruedas, espirales y otros caprichos, objetos y baratijas.
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      La mar agitaba las olas de su seno, con la ira y violencia con que sacude una Furia las sierpes de su cabellera. *
    • 1855 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, II (NTLLE)
      SIERPE: s. f. Serpiente, en el uso comun.
    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] Ec (CDH )
      Al entregar el exiguo tributo, parece avergonzarse de su pobreza, y se oculta bajo una especie de madreselva, murmurando en voz apenas perceptible, y esto sólo porque tropieza ligeramente en las raíces de un añoso matapalo, * que ensortijadas como una sierpe sobre la fuentecilla, se tienden hacia el río.
    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] Ec (CDH )
      No se pasan dos segundos cuando silba, rasgando el aire, una como negra sierpe que atraviesa el paño y queda vibrando clavada al tronco.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] II, 454 Esp (CDH )
      Cuando se convenció de que don Fermín, por mucho que disimulase, estaba enamorado como un loco de la Regenta, furioso de celos, y de que no había sido su amante ni con cien leguas, y de que a ella, a Petra, sólo la había querido por instrumento, la ira, la envidia, la soberbia, la lujuria se sublevaron dentro de ella saltando como sierpes; pero las acalló por de pronto, disimuló, y por entonces sólo dio satisfacción a la avaricia.
    • 1885-1888 Pereda, J. M. Sotileza [1991] 133 Esp (CDH )

      — Entendido, Miguel, entendido... ¡Recuerno!... ¡Pues no me va a mí parte en ello! Cuando a ti te desuellen por lo que haces, buena me pondrían a mí la pelleja... ¿Tantas horas hace que lo has visto?... ¿Eh?... ¿Lo olvidaste ya? Pues a mí todavía me tiemblan las carnes y me zumban los oídos. ¡Lenguas, lenguas de sierpe y almas de perdición!

    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] 733 Pe (CDH )
      Para un observador fisiológico el conjunto del cura Pascual podía definirse por un nido de sierpes lujuriosas, prontas a despertar al menor ruido causado por la voz de una mujer.
    • 1879-1890 Campoamor, R. Poética [1902] Esp (CDH )
      Amantes no toquéis si queréis vida, / porque entre un labio y otro colorado, / amor está de su veneno armado, / cual entre flor y flor sierpe escondida.
    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      SIERPE, f. Serpiente [|| Culebra, por lo común la de gran tamaño y ferocidad].
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )
      Ondulándole la trenza por la espalda como una sierpe negra, brillándole los dilatados ojos, cayéndole la enagua un poco más abajo de la redonda pantorrilla, medio desnudo el seno erguido y con los pies tan limpios como la espuma del arroyo, semejaba una figura de Mistral, el candoroso poeta de Provenza.
    • 1901 Díaz Mirón, S. Pepilla [1947] Lascas Mx (CDH )
      Como viste ropaje tan leve, / me da pesadumbres, / pues él filtra y enseña vislumbres / de la carne de rosa y de nieve. / ¡Y qué andar! La mocita se mueve / con garbo de chula. / Viene y va, y en la marcha modula / un canto de líneas; / y en las formas, apenas virgíneas, / una gracia de sierpe le undula. /
    • 1901 Toro Gmz, M. NDiccEnciclLengCast (NTLLE)
      Sierpe, f. Serpiente [|| Culebra]
    • 1902 Azorín Voluntad [1989] 66 Esp (CDH )
      Santus Joanes, con un cáliz en la mano, del cual sale una sierpe, – Sanctus Mattheus, leyendo atento un libro, – Sanctus Bartholomeus, con la cuchilla tajadora, – Sanctus Petrus, Sanctus Paulus, Sanctus Simon...
    • 1902-1903 Agustini, D. Alborada [1993] 82 Poesías Ur (CDH )
      Extinguióse ya la fiebre, la enfermita no delira, / Centellea en sus pupilas el sol rojo de la ira / Y sus brazos se retuercen como sierpes de marfil: / Brota un nombre de sus labios entre espuma y maldiciones, / Su nacáreo cuerpecito se revuelva en convulsiones, / Tremular de lirio enfermo, sacudidas de jazmín. /
    • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Esp (CDH )

      — ¡O te callas, o...! —rugió Silvio, avanzando con los puños cerrados y los dientes prietos. Se interpuso, asustado, Cenizate; retrocedió la egipcia, y desde la puerta, con respingo de sierpe pisada, se volvió para vociferar:

      — ¡Soy honrá por sima e la luna! ¡Negro día aqué en que te conosí, pa que me quitases er sentío! Eso e lo que tú me has robao, y no yo a ti la susia petaca, ¿entiendes? ¡Malos mengues te coman a ti y a eya, y a mí por sé una probe esgraciá, que no viste sea ni carsa guantes! Er pago que me das, meresío lo tengo; y agur, y Jesucristo y la Virge te perdonen, esaborío, que m'as sortao güena puñalá!

    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] Pe (CDH )
      Desenroscados en el bosque umbrío / van los ríos, corriendo á la manera de / sierpes de salud. ¿Cuál ése río / que hechos de tántos corre? ¡El Amazonas! / El Amazonas en veloz carrera / canta un himno; le arranca sus coronas / al bosque tropical; y, cuando estalla, / lenguas endulza el mar como si fuera / Ejército de Dios que entra en batalla. /
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] 138 Pe (CDH )
      Yo sí he nacido para esta zona, / donde, meciéndose en un compás, / criollas, sierpes y cocoteros / siempre han tenido cintura igual. /
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] 76 Perú (CDH )
      Ya no el vibrante / Tezcatlipoca inspirará las guerras, / ni Tahuil triunfará sobre el abismo; / ya no la del quiché «sierpe de plumas»adorada será; ya no en lo alto, / Bochica, entre el vellón de las espumas, / endiosará del Tequendama el Salto; / ya no en Cholula irradiarán los cultos / de víctimas sangrientas, ni el salvaje / adorará en las noches del boscaje / las sombras de sus muertos insepultos [...]. /
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] Perú (CDH )
      / El cóndor picoteó la escama dura; / y la sierpe, al sentir el picotazo, / fingió en el césped el nervioso trazo / con que la tempestad firma en la anchura.
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] Perú (CDH )
      / Y el buen Virrey, como sensual respuesta, / sintió enroscada alrededor del cuello / la sierpe tentadora de un abrazo...
    • 1907 Agustini, D. LBlanco [1993] Poesías Ur (CDH )
      Murió el Ensueño. Hoy pálido de duda / Bebo en mi copa sangre de la sima... / Hoy mi escalpelo sin piedad lastima / La vena azul de la Verdad desnuda! / Frente a la Esfinge pavorosa y muda / Venció mi ardor la muerte que la anima, / Quiero en los vinos el sabor que lima, / Los torsos griegos en su línea cruda. / Sé que está el mármol frío de delirios / Y que es de hielo el fuego de los cirios... / Sé que es maldito el resplandor del oro / —Vi el oro en sierpes de ojos de centella— / Y del cristal la claridad que adoro. / Vi en un diamante muerta a Margarita... / Diome una gota de sudor ¡bendita! / La visión de la Cruz y de la Estrella!
    • 1907 Agustini, D. LBlanco [1993] Poesías Ur (CDH )
      Y saludo a la selva. Sólo contesta Apolo: / Eres grande —me dice—, tu destino es ser solo / Por odio de las sierpes y miedo del bulbul; / ¡Oh gloria más grande! —y su sonrisa ardiente / Llenó el abismo azul... / Luego tronó su voz / La soledad encumbra, vivirla augustamente / Es igualar las cimas, es acercarse a Dios!
    • 1913 Agustini, D. Cálices [1993] Poesías Ur (CDH )
      Eros, yo quiero guiarte, Padre ciego... / Pido a tus manos todopoderosas, / Su cuerpo excelso derramado en fuego / Sobre mi cuerpo desmayado en rosas! / La eléctrica corola que hoy desplego / Brinda el nectario de un jardín de Esposas; / Para sus buitres en mi carne entrego / Todo un enjambre de palomas rosas! / Da a las dos sierpes de su abrazo, crueles, / Mi gran tallo febril... Absintio, mieles, / Viérteme de sus venas, de su boca... / ¡Así tendida soy un surco ardiente, / Donde puede nutrirse la simiente, / De otra Estirpe, sublimemente loca!
    • 1917 Alemany Bolufer, J. DiccLengEsp (NTLLE)
      Sierpe, [...] f. Serpiente [|| Culebra, 1.ª acep., por lo comun de gran tamaño y ferocidad].
    • 1918 Vallejo, C. Heraldos [1985] Pe (CDH )
      Y he cantado / el proclive festín que se volcó. / Mas ¿no puedes, Señor, contra la muerte, / contra el límite, contra lo que acaba? / Ay! la llaga en color de ropa antigua, / cómo se entreabre y huele a miel quemada! / Oh unidad excelsa! Oh lo que es uno / por todos! / Amor contra el espacio y contra el tiempo! / Un latido único de corazón; / un solo ritmo: Dios! / Y al encogerse de hombros los linderos / en un bronco desdén irreductible, / hay un riego de sierpes / en la doncella plenitud del 1. / ¡Una arruga, una sombra!
    • 1918 Vallejo, C. Heraldos [1985] Pe (CDH )
      Pobre trigueña aquella; pobres sus armas; pobres / sus velas cremas que iban al tope en las salobres / espumas de un marmuerto. Vencedora y vencida, / se quedó pensativa y ojerosa y granate. / Yo me partí de aurora. Y desde aquel combate, / de noche entran dos sierpes esclavas a mi vida.
    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] Esp (CDH )
      Yo he sido hasta malvado por él, y tiene todo su cuerpo intacto, y aunque le hubiesen herido, que no le hirieron, * aunque le hubiesen herido, se cubriría la señal con la barba, y yo tengo la piel pelada como las sierpes.
    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] Esp (CDH )

      Gritó de miedo, porque una mano seca y nerviosa le apretaba la cintura, y hallóse delante de Elvira, que la miraba toda. Alta, enjuta, inquieta; se le retorcían las ropas con un movimiento de sierpe; sus dientes blanquísimos, un poco descarnados, le asomaban en una sonrisa casi continua que se le enfriaba tirantemente sin animar sus mejillas de polvos agrietados.

    • 1921 Miró, G. SDaniel [1988] Esp (CDH )

      Salía la centaura escabiosa con sus pezones apretados de capítulos de flores moradas y las hojas de ojivas, las lanzas de la cardencha, con su pan de pluma de un matiz de fresa entre una corona de púas; el cardo de flor gorda que cuelga pensativamente, solicitada de las abejas, ya toda la mata membranosa; las blancas estrellas de la matricaria de botón de oro; la bellorita de botón bordado, de hojas cándidas y sonrosadas en el envés; las estelarias trémulas y frágiles; la cebadilla salvaje que se ponen los muchachos en el borde de la manga y ella se va subiendo hasta salirse por el hombro; el diente de león; las malvas; las campanillas de los trigos; la reseda de espigo amarillenta; las sierpes de los zarzales; las gramíneas suavemente luminosas... *

    • 1921 Pz Ayala, R. Belarmino [1996] Esp (CDH )
      — ¿No sabes si son dos o tres? —preguntó Xuantipa, irguiéndose rápida y enderezando las sierpes de sus ojos hacia el anonadado Belarmino.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )

      El traquido de los arbustos, el ululante coro de las sierpes y de las fieras, el tropel de los ganados pavóricos, el amargo olor a carnes quemadas, agasajáronme la soberbia; ¡y sentí deleite por todo lo que moría a la zaga de mi ilusión, por ese océano purpúreo que me arrojaba contra la selva aislándome del mundo que conocí, por el incendio que extendía su ceniza sobre mis pasos!

    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] 382 Co (CDH )
      Trenzábamos los cuerpos como sierpes, nuestros pies chapoteaban la orilla, y volvíamos sobre la ropa, y rodábamos otra vez, hasta que yo, casi desmayado, en supremo ímpetu, le agrandé con mis dientes las sajaduras, lo ensangrenté, y, rabiosamente, lo sumergí bajo la linfa para asfixiarlo como a un pichón.
    • 1929 Espina, A. Luna copas [1929] Esp (CDH )
      (Dagmara continuó en balbuceo apagado, con aleteo de sierpe perseguida. Evocadora.) ¿Tú sabes? Voy a hablarte de Aurelio. Aurelio me produce una sensación que quizás te parezca cursi. Pero yo la siento. Una sensación lírica. Le veo en Lohengrin.
    • 1935 Loynaz, D. M. Jardín [1992] Cu (CDH )
      pero aquella vez la prefirió definitivamente, y odió a la hormiga egoísta, cuidando tanto de su vida insignificante y vulgar, y hasta pensó por un momento en barrer de un solo golpe de su mano vengadora la hilera negra y delgada que se movía en el piso a manera de sierpe finísima...
    • a1936 Nogales Méndez, R. Memorias [1991] Ve (CDH )
      En esos esteros el ganado se refugia durante el verano, cuando los llanos están infestados de garrapatas, o cuando altas candelas barren la llanura, destruyendo gusanos y sierpes venenosas que hacen la vida casi insoportable entre la belleza de esas praderas.
    • 1937 Palés Matos, L. Tuntún [1978] 149 PR (CDH )
      Al bravo ritmo del candombe / despierta el tótem ancestral: / pantera, antílope, elefante, / sierpe, hipopótamo, caimán. / En el silencio de la selva / bate el tambor sacramental, / y el negro baila poseído / de la gran bestia original. /
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Es la forma de conjurar el presunto daño en los casos de la sierpe y el búho. Después de quitarse el poncho para maniobrar con más desenvoltura en medio de las ramas, y las ojotas para no hacer bulla, dio un táctico rodeo y penetró blandamente, machete en mano, entre los arbustos.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Por ese camino, más bien sendero, cruzó cierto día una sierpe agorera. No quería esforzar mucho al potro, pero éste siguió sin dar muestras de cansancio. Cuando el viento comenzó a silbar entre los pajonales y a rezongar entre las rocas, las miradas de Augusto, dirigidas hacia lo lejos, algo notaron.
    • 1950 Alonso, D. Poesía española [1993] Esp (CDH )
      Antes que el repelón" eso fue antaño. / Ras con ras de Caín; o por lo menos, / la quijada que cuentan los morenos / y ella fueron quijadas en un año. / "Saecula saeculorum" es tamaño / muy niño, y el diluvio con sus truenos; / ella y la sierpe son ni más ni menos; / y el rey que dicen que rabió, es hogaño. /
    • 1929-1952 Cuadra, P. A. Tierra prometida [1952] Ni (CDH )
      Porque es aquí —en el seno de la selva tropical— / donde habita el misterioso dios perdido: / el dios de tierra y de deseo, desnudo y perseguido, / sierpe de pluma o mágico sol / azul que vuela como pájaro de mar. / Tirana soledad dormita en las riberas. Apenas la sardina / víctima del garzón, deja en la fina / transparencia, su muda agonía en ruedas de cristal. /
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      Aquí nosotros, reflejos de gallo con sangre de avispa, con sangre de sierpe coral, * de fuego que da las milpas, que da los sueños, que da los buenos y los malos humores... *
    • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 260 Cu (CDH )
      Pude ver más allá del treno con que Esquilo resucita al emperador de los persas; más allá de la oda con que los hijos de Autolicos detienen la sangre negra que mana de las heridas de Ulises; más allá del canto destinado a preservar al faraón Unas de las mordeduras de sierpes, en su viaje de ultratumba.
    • 1954 Salarrué Trasmallo [1954] 18 ES (CDH )
      Subía rastreando como nudal de sierpes, hasta hacerse elefante. Tenía, en la parte más elevada del tronco, oídos profundos y oscuros, oídos que parecían escuchar las voces de las azules serranías congregadas allá, a la orilla del cielo infinito. Abría en bruz sus doce brazos hercúleos, saboreando en desperezo de siglos la frescura del mundo. Aquellas piedras, redondas y grandes a sus pies, sugerían lágrimas congeladas, lágrimas de cíclope.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] Esp (CDH )
      Cerró mi amo el libro de don Gabir Arábigo, y era un gran tomo con hierros de llave, que parecían sierpes entrelazadas.
    • 1960 Usigli, R. Corona fuego [1966] Mx (CDH )
      Pax Bolón. / Dejadme orar, aunque ya veo claro / que no sabéis vosotros mismos a qué dioses / debe implorar ahora el señor de Acallan-Tixchel. / No quiero faltarle a Cuauhtémoc / y no quiero perder con Cortés. / ¿En dónde estará aquel dios, / sierpe de dos cabezas, que perdimos? / ¿Por qué no somos raza de la divinidad? / ¿Me ha quitado coraje la molicie? / ¿He perdido mi fuerza de batallador? / No lo quiero creer, pero no puedo / batallar contra el sol que es Cortés / ni hacer armas contra el mar que es Cuauhtémoc. / ¿Cuál dios de los nuestros me ayudará?
    • 1961 Caro Baroja, J. Brujas [1966] Esp (CDH )
      Diablo que aparece auxiliado o bajo la forma de todos los genios de orden secundario de la Antigüedad, tales como las harpías y sirenas, los centauros, los gigantes monstruosos y los endriagos y sierpes terroríficas.
    • 1961 Caro Baroja, J. Brujas [1966] Esp (CDH )

      Durante este tiempo algunas brujas llegan a la asamblea, sobre palos y escobas generalmente. Pero las hay que van montadas en un macho cabrío (acompañadas de dos niños que han raptado o seducido y que van a ofrecer a Satán) o sobre un dragón. Vuelan, además, por el aire, sierpes y monstruos.

    • 1940-1961 Diego, G. Ángeles [1985] 131 Esp (CDH )
      El camino se ha hecho vuelo y donde el pie duda y teme al lazo de las ramas fatales, rastreras, como sierpes del olvido, el ala suena grave en su gozo.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] Cu (CDH )

      A medida que se adentraba el brick en aquel extraño mundo que el piloto no había contemplado nunca ni lograba ubicar tras de la tremebunda deriva de la noche anterior, sentíase Esteban llevado a expresar su asombro ante esas cosaspuestas allí, inventándoles nombres: aquella no podía ser sino la Isla del Angel, con esas alas abiertas, bizantinas, que como al fresco se pintaban en un acantilado; éste era la Isla Gorgona, coronada de sierpes verdes, seguida de la Esfera Trunca, del Yunque Encarnado, y de la Isla Blanda, tan totalmente cubierta de guano y excrementos de alcatraces que parecía un bulto claro, sin consistencia, arrastrado por la corriente. Se iba de la Escalinata de los Cirios al Morro-que-parecía-mirar; del Galeón Varado al Alcázar empenachado de espumas por las olas arrojadas en vestíbulos demasiado angostos, que se transformaban en plumas enormes al romperse hacia lo alto en la verticalidad de un farallón.

    • 1962 Guillén, J. Lenguaje y poesía [1992] 168 Esp (CDH )
      Por esos caminos sufren el gallo diablo, unas abejas, una paloma, un mastín. «¡Una sierpe había matado a una vieja!... — ¿Cuál vieja? —dijo espantado el guía. — ¡La muerta! — ¿Qué muerta? ¡Si no hay ninguna vieja! ¡Es una ovella, una ovella! ¡Adónde huye nuestra piedad!... Se lo confesó: ¡hubiera preferido que la emponzoñada fuese la vieja ! Señor, ¿es que duerme siempre en nuestras entrañas una hez abyecta de crueldad?»
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Todo era formidable en el Sacro Bosque, y a las figuras mencionadas se unían muchas más, como los tritones viejos y los tritones jóvenes de la fuente, como la sierpe bífida, como la arpía con cola de ofidio, y la serie de vasos ornamentales de más de cuatro metros de altura, y las piñas soberbias y los osos que alzaban la rosa de nuestro escudo y los Cerberos infernales.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Argentina (CDH )
      La leche de la Osa nutrió nuestra sangre. O procedemos de Caio Flavio Orso, general del emperador Constancio. Es posible. Pero la Osa, es nuestra. Nadie nos la quitará. No la hemos incorporado a nuestro escudo —el escudo de la rosa y la sierpe—, mas la hemos conservado, multiplicándola, en la pareja de osos que sostienen nuestro blasón, los soportes, como se dice en heráldica. Somos editus ursae, engendrados por la Osa.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 65 Argentina (CDH )
      Mi hija Faustina, casada con Fulvio Mattei, barón de Paganica, sólo se inquietó por hacer colocar las armas de su marido en Bomarzo, donde campeaban con señera dignidad las rosas y las sierpes de los Orsini y los lises de los Farnese. Y dejó que mis manuscritos se apolillaran en los mismos arcones donde se guardaban las ropas de mi madre y de Lucrecia del Anguillara, que se emplearon para mi tortura y vergüenza, cuando Girolamo me disfrazó de mujer y me marcó el lóbulo de la oreja izquierda con una cicatriz que no se borró nunca.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Argentina (CDH )
      Esa acción compartida estableció entre los muchachos una especie de amistad, de tregua. Mi abuela les había entregado unas ropas con nuestros colores, plata y gules; la rosa y la sierpe del blasón cosidas en el pecho. Al español le disgustaba el abigarramiento; hubiera preferido el negro señoril: en España, le dijo a Messer Pandolfo, ni siquiera los bufones se hubieran atrevido a vestirse como los cortesanos romanos y florentinos.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Argentina (CDH )
      Entre ambos, en la pared, había clavada una copia burda del escudo de los Orsini, que Beppo consideraba suyo: la rosa, la sierpe, los osos. El símbolo de tantas glorias que había flameado en banderas para las cuales yo, Orsini réprobo, significaba un baldón, aumentó con su presencia admonitoria el dolor que me desgarraba.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 331 Argentina (CDH )
      A poco llegó una góndola con el gonfalón de Orsini y en ella me acomodé, con Silvio, Juan Bautista y mi equipaje, sintiéndome de repente mejor por la mera circunstancia de que en ese pendón pequeño flamearan las figuras de la rosa, la sierpe y los osos.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Argentina (CDH )
      Para honrarme, el gran Valerio Orsini me seguía, exponiendo sobre un cojín escarlata mi casco ornado heráldicamente de rosas y sierpes de oro. Lo exigían la tradición bélica de los nuestros y el prestigio de Bomarzo, tan diferentes de mis propias inclinaciones. Leonardo Emo y Juan Bautista Martelli, delicados como dibujos de Botticelli, llevaban de la brida nuestras cabalgaduras, y más de uno habrá sonreído al observar cómo se asociaban los donceles a una ceremonia que hubiera debido poner fin a su voluptuoso reinado.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 385 Argentina (CDH )
      Vista desde los miradores de Bomarzo, la procesión sería como un animal zigzagueante, como una tarasca o un oficio de escamas metálicas policromas, como la sierpe del escudo de los Orsini, que se deslizaba, reptando, brillante, hacia la masa fosforescente de la fortaleza. Las trompetas anunciaban nuestra marcha, para acentuar la impresión de farándula viajera, convocando a los aldeanos, y, desde Bomarzo, campanas respondían y clarines.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Argentina (CDH )

      Me trajeron el peto de plata, con la osa nielada que vencía a dragones y grifos, grabada en el centro; y el casco ornado de heráldicas figuras, de rosas y sierpes de oro. Eran los que había ceñido en la ceremonia de mi boda, el día en que escolté a Julia en su carro alegórico por los campos fragantes.

    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Argentina (CDH )
      Pero ahora, la destrucción de la sierpe y el énfasis con que subrayé que les debía la vida —cosa que era cierta, sin duda, pero que otro no hubiera destacado tanto— instituía entre nosotros un inesperado vínculo que borraba fronteras.
    • 1963 Alvar, M. (dir.) ALEA, II [01-01-1963] Esp (FG)
      SIERPE 'culebra (designación eufemística)' [...] (lám. 382 mapa 398).
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      Nació la ponzoña en la lengua de las sierpes y en el aguijón de los insectos. Un rayo cayó del cielo y partió en dos el tronco de una encina; su fuego se comunicó al bosque, las plantas empezaron a arder, y los pobres animales pequeños se abrasaron. Fuera del Paraíso, tembló la tierra, se abrieron grietas en el suelo, y el aire se ensució de gases malolientes.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Ho (CDH )

      El dueño de la casa alzaba a cada momento los ojos indagadores, escudriñaba parsimoniosamente el horizonte y seguía escupiendo su magallacon pachorra desesperante. De pronto dijo:

      — Esta tormenta se parece a la de la sierpe...

      — ¿Tormenta de la sierpe? —inquirimos, asombrados.

      El buen paisano se hizo cargo de nuestra extrañeza y de nuestra ignorancia.

    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] 28 Cuentos Ho (CDH )
      Ende que yo me vine criando, mi mama y mi tata me decían que ayí vivía una gran sierpe. Una gran sierpe negra que tenía un cacho con el que rompía la tierra y abría grandes canales y zanjos para ir a donde le roncaba la gana.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Ho (CDH )
      Con frecuencia salían de la laguna unos grandes retumbos más fuertes que Dios guarde ese trueno y se veía que todo el mogote de varecuete se movía de un lugar a otro, al tiempo que todos los vecinos se asustaban porque decían que de repente la sierpe iba a salir del agua a robarse unos cuantos cipotes, porque tenía hambre.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Honduras (CDH )

      Como si hubiéramos tenido al diablo en los pies, corrimos en dirección al sitio donde estaban los grandes mogotes de varecuete. No había nada. Toda el agua se había ido con todo y vegetación. Un gran zanjón quedaba tan sólo en el lugar por ondehabía pasado.

      Seguramente lo había abierto la sierpe con su cacho!
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Honduras (CDH )

      El dueño de la casa alzaba a cada momento los ojos indagadores, escudriñaba parsimoniosamente el horizonte y seguía escupiendo su magallacon pachorra desesperante. De pronto dijo:

      — Esta tormenta se parece a la de la sierpe...

      — ¿Tormenta de la sierpe? —inquirimos, asombrados.

    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] 28 Cuentos Honduras (CDH )
      Una gran sierpe negra que tenía un cacho con el que rompía la tierra y abría grandes canales y zanjos para ir a donde le roncaba la gana.
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 65 Esp (CDH )

      [...] que agarra la culebra y la enrosca alrededor de su cuello, incorporándose en seguida a colectar el justiciero homenaje: solemne y enfático: como el general Pershing recibiendo la Grande Croix de Guerrede manos de Clémenceau: en tanto que sus adláteres baten rítmicamente el tamboril y el guía solicita voluntarios para posar con la sierpe sobre los hombros [...].

    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 66 Esp (CDH )

      [...] uno de los notables del Bronx con pajarita y sombrero y la Hija de la Revolución Americana escapada del álbum fotográfico de Avedon: con el fez rojo y los zapatones, pero sin las flores: retiradas, hélas, por piadosa mano: multitudinaria, demagógica, sonriente: en posición de firmes mientras el viejo coge la sierpe y la deposita con cuidado sobre sus hombros: lista?: sí, lista: apoteósica [...].

    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] Esp (CDH )
      [...] mientras la sierpe lo envuelve en sus anillos con voluptuosidad lánguida y suave [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 215 Esp (CDH )
      [...] si algún estímulo la despierta, la sierpe adopta una postura levantisca, irguiéndose verticalmente sobre un anillo plano apoyado en la base mientras extiende la capucha como una sombrilla e impulsa la cabeza hacia adelante: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 222 Esp (CDH )
      [...] sierpe del desierto más bien, flexible y elástica, que indaga e indaga, repta y explora, acaricia y nutre: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 220 Esp (CDH )
      [...] impulsando la sierpe con movimientos bruscos e impetuosos: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 225 Esp (CDH )
      [...] avanzando, subyugado, hacia la sierpe e intentando vanamente domarla: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 225 Esp (CDH )
      [...] rubio desdén fluido de la sierpe y danza volandera del látigo hasta el día en que la santa madre descubre por fin el robo y el niño viene a verte aterrado: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 232 Esp (CDH )
      [...] las escenas de orgía se multiplican, y los gemidos de terror y de éxtasis de las doncellas penetradas por las sierpes de los árabes: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 76 Esp (CDH )
      [...] bastiones rendidos, labios ansiosos, sierpes humeantes: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 78 Esp (CDH )
      [...] el santo al cielo y la sierpe in situ: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] Esp (CDH )
      [...] Mrs. Putifar con el fez rojo y el ridículo papel de fumar, y la sierpe de color gris, con una raya en zigzag a lo largo del dorso [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 126 Esp (CDH )
      [...] tu sierpe tenaz aguarda el secular desquite: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 127 Esp (CDH )
      [...] sierpes volantes escoltan la andadura de cuantos ciñen líbico turbante: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] Esp (CDH )
      [...] que vuestra sierpe sediciosa se yerga en toda su longitud y, cetro soberbio y real, ejerza el poder tirano con silenciosa, enigmática violencia: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] Esp (CDH )
      [...] en tanto que la sierpe fanbrienta se apercibe al ataque, presta a enderezarse y caer sobre la presa y a inyectar en ella el líquido mortífero que, diseminándose poco a poco por el cuerpo, ocasionará irremediablemente la muerte: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 149 Esp (CDH )
      [...] mujeres de toda laya que, rehusando el lechuguino concepto, invocan en sueños la arábiga sierpe y su lento, caudaloso festín [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 165 Esp (CDH )
      [...] la dilatación vascular y la filiforme secreción de tu sierpe devienen intolerables: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] Esp (CDH )
      [...] en el ovario ya, ovoide, almendrado, de color blanco rosáceo, más congestionado durante el periodo y gris amarillento en la menopausia, de superficie lisa en la pubertad y rugoso y cubierto de cicatrices más tarde, compuesto de un núcleo central y de una parte periférica consistente y blanca, albergue umbrío y redil espacioso donde acoge cuanto fértil y por dilatación vascular motivado o superfluo desdén de las sierpes alcanza [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 218 Esp (CDH )
      [...] irresistiblemente atraído por el misterio que celan las tablas, cautivo ya, sin saberlo, de la sierpe y de su prodigioso encantador: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 219 Esp (CDH )
      [...] hacia el niño paralizado, mudo, que no puede ni apartar de ti la vista en tanto que la belicosa sierpe se insurge y tu sangre, al sentirlo cerca, brinca y brinca hacia él sin poder contenerse: [...].
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 67 Esp (CDH )
      [...] Mrs. Putifar tocada con el fez rojo y el irrisorio papel sobre la nariz y la levantisca sierpe con una raya en zigzag a lo largo del dorso, que torcida esconde, ya que no enroscada, la lasciva cabeza: [...].
    • 1955-1971 Valente, J. A. Punto cero [1972] 232 Esp (CDH )
      / Como animal de lenta procedencia, / como ceniza o sierpe y humo pálido, / amarilla y opaca, fiel reflejo / de lo arriba radiante, / nace la envidia.
    • 1972 Cunqueiro, Á. Fanto Fantini [1972] Esp (CDH )
      Volvió a la vida cuando un agua extraña le entró por la boca, y la sintió deslizarse como una sierpe de tibia piel hasta su estómago, en el que se desperezó. Pudo abrir los ojos, y lo primero que vio, un fuego que ardía en la chimenea, en la alcoba. No podía apartar los ojos de las llamas rojas que consumían rápidamente la resecada madera del tabal de oveja salpresa. Nito le hacía beber otro sorbo de aquella agua, y «Remo» le lamía las manos. Pero la mirada seguía fija en el fuego que consumía el tabal, las letras del nombre de aquella Giovanna. Ahora se daba cuenta que Giovanna le había hecho compañía, de que la había visto, joven y sonriente, bajo uno de aquellos toldos verdes del mercado de Ferrara, en la piazza, o de Guastalla, bajo los olmos.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      Mary esperaba y una oleada de gratitud me aceleró hasta la valla de madera, cerrada con candado. A los timbrazos acudió y en posición vertical, aunque a trote de chimpancé. Su dueña, en el porche. La mía, acostada. Efectivamente, en el porche y en bikini todavía, el whisky que la tenía paralizada sobre los almohadones de una tumbona de bambú, le permitió percibirme, ya que refunfuñó que por mí mismo. Por mí mismo y por si envenenaba las sierpes que me azuzaban no escatimé ginebra. La piel de Bert tenía una igualdad mate
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      Me tendí, las manos en la nuca, por si el peso de las tinieblas sosegaba el avispero de las sierpes.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      — ¿Quién es para Tub más bello que yo? —Jorgito Carmona—respondió el puñetero espejito, cuando llevaba yo semanas venturosamente olvidado de la nombrada sierpe blenorrágica.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 484 Esp (CDH )
      El canónigo Balseyro volvió la cabeza pausadamente. «¿Y, ahora, qué? Su alegre sierpe nos ha dejado sin héroe.» «Nada nos garantiza que el almirante haya muerto, y es probable que la sierpe lo vomite dentro de un par de horas. Es lo tradicional. Pero, mientras, le invito a enterarse de la última aventura del recluta Bastida, ahora con los rojos, sin cangrejo en el pecho, pero con el mismo mono y el mismo gorro cuartelero.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 523 Esp (CDH )
      Yo iba pisándome la sombra y, a veces, enredándome en ella: elástica e imprevisible en su conducta, lo mismo huía escaleras abajo, alargada como una cinta, que se replegaba sobre sí misma, hecha un ovillo, o se envolvía en mi cuerpo como una sierpe. «Por lo que llevamos andado, debemos de quedar ahora mismo debajo de la Colegiata.» «En poco se equivoca Vuesamerced.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] Esp (CDH )
      Corría bastante cerca, por sus raíles circulares, aunque tan rápidamente que la sucesión de los vagones se fundía en un solo vagón continuo como el cuerpo de una sierpe, con locomotora en cabeza y furgón en la cola: tan próximos entre sí, que una vez cada vuelta la locomotora abría las fauces para tragarse el furgón, y al no poder alcanzarlo, le lamía los topes con su lengua de fuego. Presiento que este conjunto veloz, que este fuego voraz entrañaba un importante simbolismo, aunque no supiese bien de qué.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 302 Esp (CDH )
      También la sierpe de la lujuria quiso enroscarse en mi cuerpo y arrastrarme al abismo. A mí me salvó un loro, y yo estoy ahora aquí para salvar a Manuel, y lo he salvado. No vaciló en elegir, créame.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 336 Esp (CDH )
      Sin embargo, aquella potencia sonora, a poco que se fijase el oyente, resultaba explicable y sin el menor misterio, pues no era ni más ni menos que el resultado de un modo de pronunciar que pudiéramos llamar reforzado; quiere decir que las explosivas lo eran en medida atronadora; que las fricativas acariciaban la piel de puro suaves, y que las sibilantes parecían salir de un nido de sierpes mitológicas.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 478 Esp (CDH )
      Pero yo, claro, tenía en mis manos la venganza, y cuando calculaba que estaban en la cama, se la trasmudaba en una sierpe o en una perra de lanas, y aquellas bromas irritaban mucho al Obispo. Pero lo peor fue una vez que a la chica le salió un bulto en el estómago, y yo le diagnostiqué embarazo de un homúnculo. El Obispo montó en cólera y me mandó prender.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 484 Esp (CDH )
      En la cabeza debe de tener dos cuernos, porque una cosa semejante a las aletas timoneles del tiburón sobresale del agua y deja dos estelas fosforescentes.» «Sigo sin ver nada.» «Porque no mira. Ya ha rebasado el barco, ya entra por el cauce del río y saca la cabeza. La gente huye, aterrada.» «¿Es que nunca han visto una anguila?» «¡Es que no puede ser otra cosa que la sierpe de mar! No hay duda, lo es. Podemos identificarla por esa cabeza monstruosa que se apoya ahora en el muelle.» «A mí no me parece tan grande.» «No se deje engañar por la ilusión de la distancia. Nosotros estamos muy arriba.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 484 Esp (CDH )
      El hedor que despide ha advertido al Almirante y al teniente de la Rochefoucauld, que, en efecto, es un verdadero tipejo. La han visto, corren, intentan ganar terreno, pero la sierpe saca la lengua... ¡una lengua roja y áspera como un pedregal!, ¡y se los zampa!» El canónigo Balseyro volvió la cabeza pausadamente.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 484 Esp (CDH )
      El canónigo Balseyro volvió la cabeza pausadamente. «¿Y, ahora, qué? Su alegre sierpe nos ha dejado sin héroe.» «Nada nos garantiza que el almirante haya muerto, y es probable que la sierpe lo vomite dentro de un par de horas. Es lo tradicional.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 633 Esp (CDH )
      Y tampoco se daban cuenta de muchas otras señales, sobre todo, al entrar en la Cueva, de que las estatuas de las paredes presentaban modificaciones extrañas: los pechos de la Venus de Milo estaban rotos, y de su interior salían enredaderas entre las que zumbaban moscones, silbaban sierpes; la cara de la Dama de Elche se había quebrado como la cáscara de un huevo, y en su interior anidaban gallinas; en las nalgas de Venus Callipigia, un arquitecto ignorado había abierto ventanas a las que asomaban torsos de vecinas vociferantes; pero lo más grave era que de la entrepierna de esta misma señora salía un chorro de agua viva que grandes muchedumbres se apresuraban a beber, atraídos probablemente por el rótulo que decía: La Fuente de la Vida.
    • 1974 Prieto de Zegarra, J. Mensajes Perú Perú (CDH )
      "Suelta las alas, el temor destierra / los brazos abre el peruano Anteo / ya para declarar al cielo guerra / las sierpes coge el índico Tifeo / y juntos, para hacerlos, sus titanes / de ésta suerte inflamó a su capitanes / Caros vasallos, ínclitos guerreros / bien sabéis la engañosa rebeldía / con los españoles siempre fieros.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] 25 Ar (CDH )
      Al principio se me ocurrió que este engendro era, a causa de su espanto y magnitud, la Serpiente de Mar que mencionaba Kalamis en el taller, pero ese otro dragón infernal, según le oí al propio Kalamis, difería completamente del que ante mí se adelantaba, ya que la sierpe de Andrómeda, por lógica, revestía una envoltura serpentina, serpenteante, y capaz de atrapar a un navío serpentinamente y de hundirlo serpenteando.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Ar (CDH )

      El Satyrión de hojas suaves y rosadas y doble raíz... el Serapias, con hojas en forma de pera y cuya raíz evoca al humano testículo... el Erithraicón, que basta rozar con la diestra para que se encienda el deseo... Cebolla... Pimienta... (continuó, tornándose francamente culinaria)... y un chorro de antiguo vino de Chipre (¿lo sería?, ¿no provendría de uno de nuestros oasis?)... ya está... Divino Min, divino Oxirrinco, que ostentas en la cabeza el uraeus, la sierpe faraónica: te ofrezco, en nombre de Amait, esta libación.

    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] Gu (CDH )
      En las procesiones —así lo narra John L. Stephens, que visitó Guatemala hacia 1839-40— ya no va adelante la partida de diablos huyendo de la Virgen, con los idólatras mezclados a fieras y bestias comunes, y grandes cuernos, con sapos y sierpes arrojadas por las fauces.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
      Todavía me ilusionaban las sorpresas, sobre todo anunciadas por una voz de mujer, acariciante como era la de Margarita ahora, tan diferente a la de la sibilante sierpe de la noche anterior (y me acordé de nuevo de anoche y la ilusión casi se hizo trizas), invitándome a revelar su sorpresa en su compañía.
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      Como dijo el sabio, el hombre es la medida de las cosas, y las deforma según sus conveniencias, y por eso ha agrupado a los astros en dragones, cabras, sierpes, osas y perros, para dejar también allí constancia de sus pesadillas.
    • 1992 RAE DRAE 21.ª ed. (NTLLE)
      serpezuela. f. d. de sierpe.
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cu (CDH )

      — Esperar es convertirse en nada —canturrean de tiempo en tiempo, y por sus cuerpos cuarteados dejan trepar las sierpes. Son salamandras, dulces alimañas; ofrecen a Mortal esa fijeza.

    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] 36 Pe (CDH )
      ¿Y el del vasco Jesús de Galíndez, otra sierpe que picaba la mano en que comía? ¿Y el de Ramón Marrero Aristy, quien creyó que, por ser escritor famoso, podía dar informes a The New York Times contra el gobierno que le pagaba borracheras, ediciones y putas? ¿Y los de las tres hermanitas Mirabal, que jugaban a comunistas y heroínas, no estaban ahí, testimoniando que cuando él soltaba la rabia no había represa que la atajase? Hasta Valeriano y Barajita, los loquitos de El Conde, podían dar fe al respecto.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      sierpe. f. Culebra de gran tamaño.
    • 2009 Fuentes Aguirre, A. Perro Terry Mx (CORPES)
      Pero el pájaro goza de cabal salud. Es, como dije arriba, un actor. Finge estar lastimado para salvar del riesgo a sus polluelos, inmóviles y mudos en el cercano nido oculto entre las piedras. El enemigo —perro, coyote, zorra, sierpe— irá tras la avecilla creyéndola segura presa, y al hacerlo se alejará de la nidada.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      sierpe. f. Culebra de gran tamaño.
    • 2016 Wuffarden, L. E. "Palacio Torre Tagle" Arte Torre Tagle Pe (CORPES)
      Al igual que aquel ahuyentó el peligro encarnado por el león de Nemea al acometer su primer trabajo, el linaje de los marqueses se fundaba en las hazañas bélicas de un legendario personaje medieval que -como anuncia su lema- habría matado a la sierpe y luego casado con una infanta de los antiguos reinos peninsulares.
    • 2022 Anónimo "Frank Cuesta rescate más tenso" [13-04-2022] 20 Minutos (Madrid) Esp (HD)
      Al llegar Frank Cuesta comenzó a hacer ruido con su vara de control, a mover objetos y peinar el lugar en busca de la supuesta sierpe, a la que al final encuentra entre varios objetos como barreños. Resulta ser una King Cobra, "la serpiente venenosa más grande del mundo y con el veneno más potente", según dice el herpetólogo que comienza a cogerla de la cola mientras la controla con la vara con el objeto de sacarla a campo abierto y meterla en una cesta.
    1. s. En ocasiones, con los modificadores emponzoñada, ponzoñosa o venenosa.
      docs. (1293-2022) 55 ejemplos:
      • 1292-1293 Anónimo Castigos [2001] Esp (CDH )
        E estranna cosa es e contra natura en comer el omne e auer afazimiento con el león de so vno e con la sierpe enponçonnada e non resçebir mal nin danno déllos.
      • 2022 Anónimo "Blackpink lanza teasers Pink venom" [19-08-2022] La República (Lima) Pe (HD)
        Sobre esto último, anteriormente se difundió con fuerza que el concepto del comeback estaría relacionado con la figura de la sierpe venenosa. Esto debido a los teasers previos, en lo que se incluyeron detalles de colmillos y el líquido tóxico fluyendo de estos.
      • 1292-1293 Anónimo Castigos [2001] Esp (CDH )
        E estranna cosa es e contra natura en comer el omne e auer afazimiento con el león de so vno e con la sierpe enponçonnada e non resçebir mal nin danno déllos.
      • 1293 Anónimo Castigos [1992] fol. 140r Esp (CDH )
        [...] E estraña cosa es & contra natura en comer el omne auer afazamiento / conel leon deso vno & conla sierpe enponçoñada & non / Resçibir mal njn daño dellos grand atreujmiento faze el que / se echa a dormir seguro enla cueua dela sierpe & Sy tu mjo fijo / Resçibieses mal de tal omne commo aquel non te sabiendo guardar / del non pongas la tacha & culpa ael mas ponla ati mesmo. / que busqueste cuchillo con que te gollases por derecho [...].
      • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] Esp (CDH )
        El aguila mete en su nido dos piedras preçiosas llamadas etedos, de las quales la una es feminina & la otra masculina, sin las quales sus huevos no pueden venir a perfeçion & salir dellos sus pollos, como dize Plinio, & despues de salidos la piedra llamada acates los guarda de las bestias & sierpes venenosas.
      • a1524 Torres Naharro, B. Aquilana [1994] Propaladia Esp (CDH )
        BERMUDO ¡O mal fuerte! / Que a mal de tan mala suerte / no ay consuelos que consuelen, / que la desonra y la muerte, / aunque tardan, siempre duelen. / ¡O vos cielos! / Fortuna de mil repelos, / negro amor más que la pez. / ¿Faltávanme ya otros duelos / al cabo de mi vejez? / ¡Vida astrosa, / hasta aquí muy amorosa / y enemiga al cabo al cabo, / como sierpe venenosa / que ha la ponçoña en el rabo! /
      • a1526-a1536 Vega, G. Poesías [1995] 87 Esp (CDH )
        Por ti con diestra mano / no revuelve la espada presurosa, / y en el dudoso llano / huye la polvorosa / palestra como sierpe ponzoñosa. / Por ti su blanda musa, / en lugar de la cíthera sonante, / tristes querellas usa, / que con llanto abundante / hacen bañar el rostro del amante. /
      • 1546 Anónimo Trad Laberinto Amor Boccaccio [1998] Esp (CDH )
        E sangre de sierpes venenosas que truxo de Libia. Fue también a las riberas del Ródano y del Nimpheo y de Tanáys y del Danubio, cogiendo dellas las yervas que le podían aprovechar para su propósito. Fue assí mismo a las ínsulas de Lesbos y de Patinos y de Peloro. E a otras muchas partes en que pensó hallar algunas cosas provechosas a su negocio. E después que tuvo todo recaudo de lo que buscava, partióse para donde Tarolpho avía quedado, donde llegó al cabo del tercero día. Eran las yervas y cosas que Tebano traya en el carro tan suaves y olorosas que con sólo el olor e suavidad dellas mudaron los dragones los cueros y se tornaron de viejos moços.
      • 1572 Herrera, F. Metros italianos 1572 [1985] 262 Poesía Esp (CDH )
        Quebrantaste al dragón fiero, cortando / las alas de su cuerpo temerosas / y sus braços terribles no vencidos, / que con hondos gemidos / se retira a su cueua, siluos dando, / y tiembla con sus sierpes venenosas, / lleno de miedo torpe sus entrañas, / de tu león temiendo las hazañas, / que, saliendo de España, dio vn rugido, / que con espanto lo dexó atordido. /
      • 1595 Pz Hita, G. Guerras Granada I [1982] Esp (CDH )
        Mas el valeroso Reduán, así como mordido de sierpe venenosa, se levantó en pie y dijo:

        — Señor, este casamiento que pide el Zegrí no ha lugar, aunque sus hermanos de la dama lo hayan prometido. Porque la dama es mi esposa desde el punto que yo la libré de los caballeros cristianos, y entre los dos estamos ya dadas palabras, y hay dadas prendas de fe el uno al otro, y nadie me impida mi casamiento, si no quiere morir a mis manos. Y si agravio se me hiciese, por el mismo caso se había de perder Granada. Y porque se sepa y entienda la verdad, la dama puede decir lo que pasa en este caso.

      • 1604 Vega Carpio, F. L. Peregrino patria [1973] 400 Esp (CDH )
        / Las dos caras del Engaño / fueron sierpe venenosa, / que con la lengua le halaga / y muérdele con la cola.
      • 1622 Tamayo Vargas, T. Comentarios Garcilaso [1972] Esp (CDH )

        Por la enmienda de la Stanza 9, que es imitación clara del mismo Horacio, I. Od. 8:

        Huye la polvorosa / Palestra, como sierpe ponzoñosa, Cur olivum / Sanguine viperino cautius vitat

        se deben perpetuas gracias a Sánchez, que primero lo advirtió, leyéndose antes como siempre, corruptísimamente

      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )

        [...] y hallándose a cada passo entre sierpes venenosas: y acordándose de la abundancia de Egipto, a que solicitava el vulgo que se vino en su compañía, començaron a lamentar su trabajo, y a querellarse amargamente de aver dexado el un estado por el otro. Libertatis(dezían) spe migravimus, nunc ne vivere quidem possumus, foelices nostri ducis pollicitationibus, re ipsa miserrimi omnium mortalium.

      • c1650 Solís Valenzuela, P. Desierto prodigioso [1977-1985] II, 233 Colombia (CDH )
        / Si humana la mirara, / Que era la muger fuerte la jusgara, / Mas sólo fue la Fuerte / La que nos dio el antídoto a la muerte; / Aquella Madre Virgen cuyas huellas / Ollaron de la sierpe benenosa / La zerbiz infernal; y en quien el suelo / Copiado admira el Cielo / Quando en solio, gloriosa, / Biste sol, calza luna, ciñe estrellas.
      • 1676-1692 Juana Inés de la Cruz Villancicos [1952] México (CDH )
        Tú, Belona soberana, / que a la Sierpe venenosa, / vencedora de sus silbos, / desenroscas [...].
      • 1724 Mayans y Siscar, Gregorio Vida de San Gil Abad [1983] Esp (CDH )
        Un día pues al salir de la iglesia encontró un hombre improvisamente mordido de una sierpe ponzoñosa. El veneno ya le avía penetrado, de suerte que, no aviendo lugar para la consulta i juzgándose por inútil todo humano remedio, solamente quedava la esperanza del favor divino. Acercóse Gil al común lamento, compadecióse mucho, hizo luego oración, sanóle.
      • 1782 Iriarte, T. Fábulas [1992] 118 Esp (CDH )
        El tigre, el rapaz lobo / contra el censor se enojan. / ¡Qué de injurias vomita / la sierpe venenosa! / Murmuran por lo bajo, / zumbando en voces roncas, / el zángano, la avispa, / el tábano y la mosca. / Sálense del concurso, / por no escuchar sus glorias, / el cigarrón dañino, / la oruga y la langosta. /
      • c1789-p1810 Marchena, J. Poesías [1892] 16 Esp (CDH )
        La libertad del cielo / Desciende, y la virtud dura y severa; / Huye del francés suelo / El lujo destructor, la lisonjera / Corrupción, el desorden; / Reinan las leyes con la paz y el orden. / El fanatismo insano / Agitando sus sierpes ponzoñosas / Vencido clama en vano; / Húndese en las regiones espantosas, / Y con él es sumida / La intolerancia atroz aborrecida. /
      • 1818 Anónimo (D. A. L. y A.) "Oda resurrección nuestro Señor" [22-03-1818] Diario Mercantil de Cádiz (Cádiz) Esp (HD)
        Oyendo coo aclama: / Al gran liberador su grey dichosa, / La sierpe ponzoñosa /En silvo horrendo brama: / Y rompe airada su guadaña fuerte / La ya vencida muerte.
      • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] Esp (CDH )
        ¿Adondevas furtiva y tortuosa / Contra la yerba y flores arrastrando / El pecho infame? ¡Ó sierpe venenosa! / ¡Cómo! ¿hácia el lecho blando, / Que oprimen dulcemente adormecidos / Dos Esposos unidos / Cubiertos con el velo de inocencia, / Silvas y arrastras tu fatal presencia? /
      • 1838 Rdz Galván, I. Visitador México [1947] 137 México (CDH )
        / Si verdinegra sierpe venenosa / relazara mi cuello y le oprimiera, / y con filosos dientes, rencorosa, / mi triste pecho sin cesar rompiera, / ningún esfuerzo hiciera / por arrancarla, y firme sufriría / el amargo dolor y la agonía: / pero con tal de que ávidos miraran, / saltando de sus órbitas, mis ojos, / de Muñoz desgarrados los despojos, / y en su sangre mis miembros se bañaran.
      • 1846 Navarro Villoslada, F. Blanca de Navarra [2003] Esp (CDH )
        con los brazos que vos queríais tenderme, le estrechó como una sierpe venenosa: con esa daga que confesáis ser vuestra, y que siempre lo ha sido, le abrió las entrañas, con esta daga cayó al suelo el traidor, y con ella dio sobre las duras losas del pavimento, y saltó la hoja quedando partida en dos pedazos: el uno le guardasteis vos, infame, y el otro el hijo de don Pedro.
      • 1861 Castro, R. Flavio [1993] Esp (CDH )
        El espíritu de venganza que se enseñorea del corazón como una sierpe venenosa; el odio que roe el alma; la envidia, pecado inmundo que se anida en el seno de los seres más débiles, devorándose a sí propio, ya no existían para Flavio. Tan sólo los dulces éxtasis, la halagadora dulzura de una mirada querida resbalándose sobre su mirada, aire, luz y perfumes: he ahí las convincentes visiones que pasaban y volvían a pasar por su pensamiento... Y todo esto había surgido de su pensamiento al dulce amor de la lumbre que ardía en la elegante chimenea, a la vista grata, al suave perfume de aquel gabinete aristocrático.
      • 1888-1889 Pz Galdós, B. Incógnita [2003] Esp (CDH )
        ¿Y qué dices tú ahora de mis depravaciones, de mi caída en la profunda ciénaga del vicio, do se anidan (¡atiza!) todas las sierpes venenosas que destruyen el alma... y el cuerpo? Haz el favor de no llevarte las manos a la veneranda cabeza. No hay tal vicio ni cosa que lo valga. Es la vida, chico, el desenvolvimiento biológico dentro del medio social... Vamos, si esto no es filosofía, que venga el diablo y lo vea.
      • 1895 Pereda, J. M. Peñas [1995] 286 Esp (CDH )
        El otro, el menor, que era el casado, tenía una palidez amarillenta, y unos ojillos de raposo, y una mueca de sonrisa, y un andar de sierpe venenosa, que estaban pidiendo el banco de crujía de una galera, y el corbacho de un cómitre desalmado.
      • 1902-1903 Agustini, D. Alborada [1993] Poesías Ur (CDH )
        Cuando el nimbo de la gloria resplandece en vuestras frentes, / Veis que en pos de vuestros pasos van dos sombras que inclementes / Sin desmayos ni fatigas os persiguen con afán; / Son la envidia y la calumnia, dos hermanas maldecidas, / Siempre juntas van y vienen por la fiebre consumidas, / Impotentes y orgullosas —son dos sierpes venenosas / Cuya mísera ponzoña sólo a ellas causa mal. / Alevosas y siniestras cuando tratan de atacaros; / Temerosas de la lumbre, siempre buscan el misterio. / Mas, burlaos de sus iras: ¡nada pueden! y el artista / Tiene un arma irresistible para ellas: ¡el desprecio!
      • 1932 Anónimo "Puente Genil celebra acto" [30-03-1932] La Voz (Córdoba) Esp (HD)
        continúa diciendo que es llegado el tiempo de que frente a otras desviaciones es necesario afirmar nuestros sentimientos democráticos, porque siempre bajo los panoramas más atrayentes, encuéntrase la sierpe ponzoñosa que nos muerte.
      • 1980 Muñiz, C. Tragicomedia Príncipe [1984] 30 Esp (CDH )
        Final, su cuerpo será quemado, pues ha sido infestado por la herejía. Mas el que no se retracte sepa que irá vivo a la hoguera para que el fuego purifique no sólo la materia, sino también el verbo herético que vomitan sus bocas cual sierpes venenosas.
      • 2003 Laiseca, A. Aventuras profesor Eusebio Filigranati Ar (CORPES)
        Su alarido de furia fue tan terrífico que Don Eusebio, espantado, se cayó de la cama. La gorda, pese a su volumen, de un solo salto se paró sobre las sábanas. En ese momento, pese a estar totalmente desnuda, a Filigranati ya no le parecía linda. Al contrario: feísima como Medusa, con su cabellera compuesta por sierpes venenosas.
      • 2022 Anónimo "Blackpink lanza teasers Pink venom" [19-08-2022] La República (Lima) Pe (HD)
        Sobre esto último, anteriormente se difundió con fuerza que el concepto del comeback estaría relacionado con la figura de la sierpe venenosa. Esto debido a los teasers previos, en lo que se incluyeron detalles de colmillos y el líquido tóxico fluyendo de estos.
      • 1292-1293 Anónimo Castigos [2001] Esp (CDH )
        E estranna cosa es e contra natura en comer el omne e auer afazimiento con el león de so vno e con la sierpe enponçonnada e non resçebir mal nin danno déllos.
      • 1293 Anónimo Castigos [1992] fol. 140r Esp (CDH )
        [...] E estraña cosa es & contra natura en comer el omne auer afazamiento / conel leon deso vno & conla sierpe enponçoñada & non / Resçibir mal njn daño dellos grand atreujmiento faze el que / se echa a dormir seguro enla cueua dela sierpe & Sy tu mjo fijo / Resçibieses mal de tal omne commo aquel non te sabiendo guardar / del non pongas la tacha & culpa ael mas ponla ati mesmo. / que busqueste cuchillo con que te gollases por derecho [...].
      • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] Esp (CDH )
        El aguila mete en su nido dos piedras preçiosas llamadas etedos, de las quales la una es feminina & la otra masculina, sin las quales sus huevos no pueden venir a perfeçion & salir dellos sus pollos, como dize Plinio, & despues de salidos la piedra llamada acates los guarda de las bestias & sierpes venenosas.
      • a1524 Torres Naharro, B. Aquilana [1994] Propaladia Esp (CDH )
        BERMUDO ¡O mal fuerte! / Que a mal de tan mala suerte / no ay consuelos que consuelen, / que la desonra y la muerte, / aunque tardan, siempre duelen. / ¡O vos cielos! / Fortuna de mil repelos, / negro amor más que la pez. / ¿Faltávanme ya otros duelos / al cabo de mi vejez? / ¡Vida astrosa, / hasta aquí muy amorosa / y enemiga al cabo al cabo, / como sierpe venenosa / que ha la ponçoña en el rabo! /
      • 1528 Justiniano, J. Trad Instrucción mujer cristiana, Vives [1995] 111 Esp (CDH )
        ¡Cuánto más infamarán a la casa, donde las vieron entrar y salir los que las conocen estas sierpes ponzoñosas! Por tanto, nuestra doncella ha de guardarse en el pecho de su madre, como en lugar sagrado, y le contará lo que la malvada tentó hacer. O si no, húyale al menos el rostro, tal que las otras por señas conozcan que también han de huir de ella. De esta manera la virtuosa doncella valerá a sí misma con la buena obra y aprovechará las otras con el buen ejemplo. Provechosa cosa sería en las ciudades y lugares mirar por estas viejas pobres y saber cómo viven y de qué ganan de comer.
      • a1526-a1536 Vega, G. Poesías [1995] 87 Esp (CDH )
        Por ti con diestra mano / no revuelve la espada presurosa, / y en el dudoso llano / huye la polvorosa / palestra como sierpe ponzoñosa. / Por ti su blanda musa, / en lugar de la cíthera sonante, / tristes querellas usa, / que con llanto abundante / hacen bañar el rostro del amante. /
      • a1526-a1536 Vega, G. Poesías [1995] 230 Esp (CDH )
        Estaba figurada la hermosa / Eurídice, en el blanco pie mordida / de la pequeña sierpe ponzoñosa, / entre la hierba y flores escondida; / descolorida estaba como rosa / que ha sido fuera de sazón cogida, / y el ánima, los ojos ya volviendo, / de la hermosa carne despidiendo. /
      • 1526-1536 Vega, Garcilaso de la Poesías castellanas completas [1985] Esp (CDH )
        [...] por ti con diestra mano / no revuelve la espada presurosa, / y en el dudoso llano / huye la polvorosa / palestra como sierpe ponzoñosa [...].
      • 1526-1536 Vega, Garcilaso de la Poesías castellanas completas [1985] Esp (CDH )
        Estaba figurada la hermosa / Eurídice, en el blanco pie mordida / de la pequeña sierpe ponzoñosa, / entre la hierba y flores escondida; / descolorida estaba como rosa / que ha sido fuera de sazón cogida, / y el ánima, los ojos ya volviendo, / de la hermosa carne despidiendo.
      • 1542 Anónimo Baldo [2002] Esp (CDH )
        De allí, navegando, con sus leones pardos allegará al pasto de la fiera leona y d'él será muerta, la cual terná por bien de assentar la gran silla d'él, el cual, hallando allí buen pasto, se quedará allí juntando amistad con el viejo elefante, la cual estorvara la raposa con ayuda de la infernal culebra, instigando al dorado dragón contra el león, el cual tomará en su compañía muchos sierpes venenosas.
      • 1546 Anónimo Trad Laberinto Amor Boccaccio [1998] Esp (CDH )
        E sangre de sierpes venenosas que truxo de Libia. Fue también a las riberas del Ródano y del Nimpheo y de Tanáys y del Danubio, cogiendo dellas las yervas que le podían aprovechar para su propósito. Fue assí mismo a las ínsulas de Lesbos y de Patinos y de Peloro. E a otras muchas partes en que pensó hallar algunas cosas provechosas a su negocio. E después que tuvo todo recaudo de lo que buscava, partióse para donde Tarolpho avía quedado, donde llegó al cabo del tercero día. Eran las yervas y cosas que Tebano traya en el carro tan suaves y olorosas que con sólo el olor e suavidad dellas mudaron los dragones los cueros y se tornaron de viejos moços.
      • 1549 Urrea, J. Trad Orlando Ariosto [1988] 723 Esp (CDH )
        / El monstruo se apercibe al fiero asalto, / bien parece maestro de la guerra: / silba la sierpe venenosa en alto, / después, contra Renaldos brava cierra.
      • 1561 Timoneda, J. Cancionero Sarao de amor [1993] 101 Esp (CDH )
        / La hermosa Cleopatra / d'ello tan mal se á indignado / que messando sus cabellos / a su casa se á tornado, / despojósse sus vestidos / desnuda en cama su estrado / con dos sierpes venenosas / que guardava se á abraçado; / por los pechos a la triste / a comer l'an empegado.
      • 1572 Herrera, F. Metros italianos 1572 [1985] 262 Poesía Esp (CDH )
        Quebrantaste al dragón fiero, cortando / las alas de su cuerpo temerosas / y sus braços terribles no vencidos, / que con hondos gemidos / se retira a su cueua, siluos dando, / y tiembla con sus sierpes venenosas, / lleno de miedo torpe sus entrañas, / de tu león temiendo las hazañas, / que, saliendo de España, dio vn rugido, / que con espanto lo dexó atordido. /
      • 1573 Anónimo Rosa de amores [1963] lxvj Esp (CDH )
        / despojosse sus vestidos / desnuda encima su estrado, / con dos Sierpes venenosas / que guardaua, se a embraçado / por sus pechos: a la triste / a comer la han empeçado.
      • 1583 Padilla, P. Romancero [1880] 387 Esp (CDH )
        / Es regalo del alma y es tormento / la vista y trato fiesta inmortal diosa, / hállase allí de amor el dulce asiento / y la dura mudança rigurosa, / suabe y regalado acogimiento, / y aspereza de sierpe venenosa, / furia de fiera y coraçon de azero, / humana condición y desden fiero, / angélico semblante / á enamorar al mismo amor bastante, / si mereciera bella / que todo viue y todo caue en ella.
      • 1584 Rufo, J. Austriada [1854] 54 Esp (CDH )
        / Como suele la sierpe ponzoñosa / En las uñas del águila enclavada / Torcerse y retorcerse presurosa, / Del dolor y la ira atormentada, / Mas el ave rëal y generosa / Tiénela siempre firme y aferrada, / Y con el corvo pico la destruye, / La muerde, la apedaza y la concluye; / Así el protervo scita se revuelve, / Y así lo oprime el bravo caballero, / Hasta que ya en efeto se resuelve / De enviar la triste alma al Cancerbero; / En la enemiga sangre turca envuelve / De su luciente daga el terso acero; / La rebelde cerviz por la herida / Lanzó un gemir rabioso con la vida.
      • 1586 Romero Cepeda, J. HRosián Castilla [1979] Esp (CDH )
        Mas Belarina, que ya del todo estaua desconfiada de su desseo, como sierpe emponçoñada, con increýble enojo de la affrenta recebida, a grandes bozes llama sus donzellas y, saliendo fuera de la cámara de Rosián, teniendo ya determinada la vengança de su rescebido daño, antes que Rosián tuuiesse tiempo de tomar los vestidos ni las armas, con grandes truenos y relámpagos deshizo Belarina aquel encantamento, dexando a Rosián fuera de todo sentido, atado de pies y manos. Aunque no del todo se le auía acabado el amor que a Rosián tenía, porque otra vez intentó su mal desseo, como esta Hystorya más adelante nos contará, aunque muy peor que la primera vez le auino.
      • 1588 Virués, C. HMonserrate [1851] 545 Esp (CDH )
        / Y con debido miedo recelando / De vision en tal forma aparecida, / Al alto cielo en su favor llamando, / Della se aparta con veloz huida; / Y ella la voz entónces desatando, / Así con sus venenos le convida: / "¿De quién, mi gloria, quieres alejarte? / De quién quieres huirte y esquivarte? / "No soy yo sierpe ponzoñosa y fiera / Que usar quiera en tu daño su veneno; / No soy Aleto yo, no soy Megera, / Ni tengo su mirar de espanto lleno: / Mujer soy, y mujer que amando espera / En tí, que de mi amor estás ajeno.
      • 1595 Pz Hita, G. Guerras Granada I [1982] Esp (CDH )
        Mas el valeroso Reduán, así como mordido de sierpe venenosa, se levantó en pie y dijo:

        — Señor, este casamiento que pide el Zegrí no ha lugar, aunque sus hermanos de la dama lo hayan prometido. Porque la dama es mi esposa desde el punto que yo la libré de los caballeros cristianos, y entre los dos estamos ya dadas palabras, y hay dadas prendas de fe el uno al otro, y nadie me impida mi casamiento, si no quiere morir a mis manos. Y si agravio se me hiciese, por el mismo caso se había de perder Granada. Y porque se sepa y entienda la verdad, la dama puede decir lo que pasa en este caso.

      • 1604 Vega Carpio, F. L. Peregrino patria [1973] 400 Esp (CDH )
        / Las dos caras del Engaño / fueron sierpe venenosa, / que con la lengua le halaga / y muérdele con la cola.
      • 1605 Cepeda La que nació de la marina espuma fol. 75r Primera parte de las flores de poetas ilustres Esp (CDH )
        / El hijo de Alcumena, que ahogando / En la cuna las sierpes venenosas, / Puesto en años mayores venció a Neso, / A Busiris, a Caco y Anteo, quando / Las formas imitó de varias cosas, / Del cielo tuuo sobre el ombro el peso, / Y con notable excesso / Del Erebo rompió las negras puertas, / Y dexando arco y claua, / Y al mundo sus hazañas todas muertas, / Pudo, fuera del vso, / Rendirle vna muger al hilo y huso.
      • 1605 Anónimo Romancero general Madrigal II [1948] I, 221 Esp (CDH )
        ] / Al que mordido se siente / de la sierpe ponçoñosa, / no ay cosa tan prouechosa / como la misma serpiente.
      • 1609 Vega Carpio, F. L. Jerusalén conquistada [1951] II, 412 Esp (CDH )
        / Mirad que conquistò por tantos años / La Siria, y la ciudad de Dios gloriosa, / Que son dexar la guerra sacra engaños / De la primera sierpe venenosa: / Assi jamas vuestros ocultos vaños, / Descubra el Sol, ni la triforme Diosa / Mengue vuestros Hidraules, ni el desseo / Os obligue a la forma de Androgeo.
      • c1590-1610 Cairasco Figueroa, B. Obra poética [1857] 468 Esp (CDH )
        / La dama á quien hermosa / Hizo el empíreo santo, / De sí no se enamore, que es locura; / En sierpe venenosa / Volvió por otro tanto / El ángel mas hermoso su figura.
      • a1610 Mosquera Figueroa, C. Poesías [1955] 136 Esp (CDH )
        / Eres tú, el que con mano poderosa / derribaste por tierra, con mortales / saetas a la sierpe ponzoñosa? / Y el que dio fieras muertes desiguales / cuando en Flegra gigantes atrevidos / quisieron arruinar los celestiales? / Los versos de Salicio enternecidos, / que a tu divino templo dedicaba / no tocaron entonces tus oídos? / Ya paró el canto que nos alegraba / cuando ilustrando tierra, mar y cielo / tu nuevo resplandor nos visitaba.
      • 1611 Hojeda, D. Cristiada [1851] Esp (CDH )
        / Una corona de encendido acero / Ciñe su negra y obstinada frente, / Y el cetro, insignia de su mando fiero, / Rige y sacude con despecho ardiente: / Orgulloso y feroz, bravo y severo, / La tropa aguarda de su horrible gente / En la cueva do sierpes ponzoñosas / Ornan suelo y paredes espantosas.
      • 1612 Vega Carpio, F. L. Pastores Belén [1991] 476 Esp (CDH )
        / La blasfemia enmudezca, / la fiera tiranía, / la ira, la soberbia y la envidiosa / calumnia desfallezca, / y cuanto la osadía / derribó de la sierpe venenosa / de aquella luz hermosa, / y en la cadena fiera / eternamente herrados, / a tu nombre postrados, / ciegos del sol de tu divina esfera, / conozcan que no tienen / fuerza y poder donde tus letras vienen.
      • 1619 Arce, F. Fiestas reales Lisboa [1956] 120 Esp (CDH )
        / De Hercules la claua no la espada / Con que vencio las sierpes venenosas, / De Alexandro el Imperio, y las famosas / Obras de aquella Eneida celebrada.
      • 1622 Tamayo Vargas, T. Comentarios Garcilaso [1972] Esp (CDH )

        Por la enmienda de la Stanza 9, que es imitación clara del mismo Horacio, I. Od. 8:

        Huye la polvorosa / Palestra, como sierpe ponzoñosa, Cur olivum / Sanguine viperino cautius vitat

        se deben perpetuas gracias a Sánchez, que primero lo advirtió, leyéndose antes como siempre, corruptísimamente

      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )

        [...] y hallándose a cada passo entre sierpes venenosas: y acordándose de la abundancia de Egipto, a que solicitava el vulgo que se vino en su compañía, començaron a lamentar su trabajo, y a querellarse amargamente de aver dexado el un estado por el otro. Libertatis(dezían) spe migravimus, nunc ne vivere quidem possumus, foelices nostri ducis pollicitationibus, re ipsa miserrimi omnium mortalium.

      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )

        [...] como el mismo Dios se lo dio por consejo a Moysén, mandándole labrar una sierpe de bronze, y levantarla en un madero, para remedio de las sierpes venenosas que picavan a los murmuradores, porque retratando el pueblo la causa de su mal, y levantándola en alto, se la ofrecía a Dios, confessándole por autor de su trabajo, y que de sola su mano le podía venir el remedio, discreta manera de pedirle perdón del pecado, y alivio de la adversidad.

      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
        Picaron al pueblo sierpes venenosas en la soledad, y picó al mundo otra en el Paraýso: los heridos de aquéllas, morían sin remedio, y los de estotra no le hallavan: fue la mordedura de aquélla contagiosa, y la de ésta cundió en todo un linage: para aquéllas fue remedio mirar una sierpe colgada; y para ésta poner los ojos en Jesu Christo, y su Cruz.
      • 1626 Caro, R. Días geniales [1978] Esp (CDH )
        Por ti con diestra mano / no revuelve la espada presurosa / y en el dudoso llano / huye la polvorosa / palestra, como sierpe ponzoñosa.
      • 1636 Gmz Tejada, C. León prodigioso [2000] fol 99r Esp (CDH )
        ¿No reparáis que la sombra de aquellas hiedras que suben abrazadas a poderosos muros y árboles favorece y regala sierpes venenosas y que la misma sombra ofende a los humanos? Así a la sombra de alguna gente principal vierten su ponzoña hombres que son áspides y basílicos de la república.
      • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
        Esta víbora ardiente, que, enlazada, / peligros anudó de nuestra vida, / lúbrica muerte en círculos torcida, / arco que se vibró, flecha animada, / hoy, de médica mano desatada, / la que en sedienta arena fue temida, / su diente contradice, y la herida / que ardiente derramó, cura templada. / Pues tus ojos también con muerte hermosa / miran, Lisi, al rendido pecho mío, / templa tal vez su fuerza venenosa; / desmiente tu veneno ardiente y frío; / aprende de una sierpe ponzoñosa: / que no es menos dañoso tu desvío.
      • c1650 Solís Valenzuela, P. Desierto prodigioso [1977-1985] II, 233 Colombia (CDH )
        / Si humana la mirara, / Que era la muger fuerte la jusgara, / Mas sólo fue la Fuerte / La que nos dio el antídoto a la muerte; / Aquella Madre Virgen cuyas huellas / Ollaron de la sierpe benenosa / La zerbiz infernal; y en quien el suelo / Copiado admira el Cielo / Quando en solio, gloriosa, / Biste sol, calza luna, ciñe estrellas.
      • 1676-1692 Juana Inés de la Cruz Villancicos [1952] México (CDH )
        Tú, Belona soberana, / que a la Sierpe venenosa, / vencedora de sus silbos, / desenroscas [...].
      • 1724 Mayans y Siscar, Gregorio Vida de San Gil Abad [1983] Esp (CDH )
        Un día pues al salir de la iglesia encontró un hombre improvisamente mordido de una sierpe ponzoñosa. El veneno ya le avía penetrado, de suerte que, no aviendo lugar para la consulta i juzgándose por inútil todo humano remedio, solamente quedava la esperanza del favor divino. Acercóse Gil al común lamento, compadecióse mucho, hizo luego oración, sanóle.
      • 1782 Iriarte, T. Fábulas [1992] 118 Esp (CDH )
        El tigre, el rapaz lobo / contra el censor se enojan. / ¡Qué de injurias vomita / la sierpe venenosa! / Murmuran por lo bajo, / zumbando en voces roncas, / el zángano, la avispa, / el tábano y la mosca. / Sálense del concurso, / por no escuchar sus glorias, / el cigarrón dañino, / la oruga y la langosta. /
      • c1789-p1810 Marchena, J. Poesías [1892] 16 Esp (CDH )
        La libertad del cielo / Desciende, y la virtud dura y severa; / Huye del francés suelo / El lujo destructor, la lisonjera / Corrupción, el desorden; / Reinan las leyes con la paz y el orden. / El fanatismo insano / Agitando sus sierpes ponzoñosas / Vencido clama en vano; / Húndese en las regiones espantosas, / Y con él es sumida / La intolerancia atroz aborrecida. /
      • 1818 Anónimo (D. A. L. y A.) "Oda resurrección nuestro Señor" [22-03-1818] Diario Mercantil de Cádiz (Cádiz) Esp (HD)
        Oyendo coo aclama: / Al gran liberador su grey dichosa, / La sierpe ponzoñosa /En silvo horrendo brama: / Y rompe airada su guadaña fuerte / La ya vencida muerte.
      • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] Esp (CDH )
        ¿Adondevas furtiva y tortuosa / Contra la yerba y flores arrastrando / El pecho infame? ¡Ó sierpe venenosa! / ¡Cómo! ¿hácia el lecho blando, / Que oprimen dulcemente adormecidos / Dos Esposos unidos / Cubiertos con el velo de inocencia, / Silvas y arrastras tu fatal presencia? /
      • 1838 Rdz Galván, I. Visitador México [1947] 137 México (CDH )
        / Si verdinegra sierpe venenosa / relazara mi cuello y le oprimiera, / y con filosos dientes, rencorosa, / mi triste pecho sin cesar rompiera, / ningún esfuerzo hiciera / por arrancarla, y firme sufriría / el amargo dolor y la agonía: / pero con tal de que ávidos miraran, / saltando de sus órbitas, mis ojos, / de Muñoz desgarrados los despojos, / y en su sangre mis miembros se bañaran.
      • 1846 Navarro Villoslada, F. Blanca de Navarra [2003] Esp (CDH )
        con los brazos que vos queríais tenderme, le estrechó como una sierpe venenosa: con esa daga que confesáis ser vuestra, y que siempre lo ha sido, le abrió las entrañas, con esta daga cayó al suelo el traidor, y con ella dio sobre las duras losas del pavimento, y saltó la hoja quedando partida en dos pedazos: el uno le guardasteis vos, infame, y el otro el hijo de don Pedro.
      • 1861 Castro, R. Flavio [1993] Esp (CDH )
        El espíritu de venganza que se enseñorea del corazón como una sierpe venenosa; el odio que roe el alma; la envidia, pecado inmundo que se anida en el seno de los seres más débiles, devorándose a sí propio, ya no existían para Flavio. Tan sólo los dulces éxtasis, la halagadora dulzura de una mirada querida resbalándose sobre su mirada, aire, luz y perfumes: he ahí las convincentes visiones que pasaban y volvían a pasar por su pensamiento... Y todo esto había surgido de su pensamiento al dulce amor de la lumbre que ardía en la elegante chimenea, a la vista grata, al suave perfume de aquel gabinete aristocrático.
      • 1888-1889 Pz Galdós, B. Incógnita [2003] Esp (CDH )
        ¿Y qué dices tú ahora de mis depravaciones, de mi caída en la profunda ciénaga del vicio, do se anidan (¡atiza!) todas las sierpes venenosas que destruyen el alma... y el cuerpo? Haz el favor de no llevarte las manos a la veneranda cabeza. No hay tal vicio ni cosa que lo valga. Es la vida, chico, el desenvolvimiento biológico dentro del medio social... Vamos, si esto no es filosofía, que venga el diablo y lo vea.
      • 1895 Pereda, J. M. Peñas [1995] 286 Esp (CDH )
        El otro, el menor, que era el casado, tenía una palidez amarillenta, y unos ojillos de raposo, y una mueca de sonrisa, y un andar de sierpe venenosa, que estaban pidiendo el banco de crujía de una galera, y el corbacho de un cómitre desalmado.
      • 1902-1903 Agustini, D. Alborada [1993] Poesías Ur (CDH )
        Cuando el nimbo de la gloria resplandece en vuestras frentes, / Veis que en pos de vuestros pasos van dos sombras que inclementes / Sin desmayos ni fatigas os persiguen con afán; / Son la envidia y la calumnia, dos hermanas maldecidas, / Siempre juntas van y vienen por la fiebre consumidas, / Impotentes y orgullosas —son dos sierpes venenosas / Cuya mísera ponzoña sólo a ellas causa mal. / Alevosas y siniestras cuando tratan de atacaros; / Temerosas de la lumbre, siempre buscan el misterio. / Mas, burlaos de sus iras: ¡nada pueden! y el artista / Tiene un arma irresistible para ellas: ¡el desprecio!
      • 1917 Rodríguez, A. "Horas desengaño" [02-07-1917] El Eco Toledano (Toledo) Esp (HD)
        Cual sierpe venenosa que se enrosca / entre las gayas flores de un jardín; / también así se oculta el sufrimiento, / del mundo en el opíparo festín.
      • 1932 Anónimo "Puente Genil celebra acto" [30-03-1932] La Voz (Córdoba) Esp (HD)
        continúa diciendo que es llegado el tiempo de que frente a otras desviaciones es necesario afirmar nuestros sentimientos democráticos, porque siempre bajo los panoramas más atrayentes, encuéntrase la sierpe ponzoñosa que nos muerte.
      • 1944 Anónimo "Conferencia José Yanguas" [27-01-1944] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
        Nos sentimos honrados —dijo— de esta asistencia de nuestro Gobierno, nuestro Ejército y nuestro Movimiento a la labor ingente de unos españoles que creen haber cumplido con la primera orden de aquel día feliz en que, para mejor gloria de Dios y para el engrandecimiento de España, quedó aplastada para siempre la sierpe venenosa que se asentó en muestro suelo el 14 de abril de 1931.
      • 1980 Muñiz, C. Tragicomedia Príncipe [1984] 30 Esp (CDH )
        Final, su cuerpo será quemado, pues ha sido infestado por la herejía. Mas el que no se retracte sepa que irá vivo a la hoguera para que el fuego purifique no sólo la materia, sino también el verbo herético que vomitan sus bocas cual sierpes venenosas.
      • 2003 Laiseca, A. Aventuras profesor Eusebio Filigranati Ar (CORPES)
        Su alarido de furia fue tan terrífico que Don Eusebio, espantado, se cayó de la cama. La gorda, pese a su volumen, de un solo salto se paró sobre las sábanas. En ese momento, pese a estar totalmente desnuda, a Filigranati ya no le parecía linda. Al contrario: feísima como Medusa, con su cabellera compuesta por sierpes venenosas.
      • 2022 Anónimo "Blackpink lanza teasers Pink venom" [19-08-2022] La República (Lima) Pe (HD)
        Sobre esto último, anteriormente se difundió con fuerza que el concepto del comeback estaría relacionado con la figura de la sierpe venenosa. Esto debido a los teasers previos, en lo que se incluyeron detalles de colmillos y el líquido tóxico fluyendo de estos.
    2. s. En ocasiones, con el modificador enroscada.
      docs. (1596-1938) 16 ejemplos:
      • c1570-1596 Rufo, J. Obras verso [1972] 262 Esp (CDH )
        Revolviendo sus memorias, / entre mil ansias metido, / los umbrales de su casa / dieron fin a su camino, / si fin se puede llamar / el escabroso principio / de entrar tropezando en trasgos / en un ciego labirinto. / Ya pendía de su cuello / la que un tiempo fue su alivio, / y agora es sierpe enroscada, / que se le tiene ceñido. /
      • 1938 Buitrago, J. Pescadores Magdalena [1938] Colombia (CDH )
        Las vastagosas bogan al capricho de los bancales líquidos, y sobre sus calcetas se divisan sierpes enrolladas, adormecidas por el monótono ruido de las olas. El estruendo de un alud que cae al río les hace levantar la cabeza de caja fonética; lengüetean el aire y vuelven a sumirse en profunda quietud.
      • c1570-1596 Rufo, J. Obras verso [1972] 262 Esp (CDH )
        Revolviendo sus memorias, / entre mil ansias metido, / los umbrales de su casa / dieron fin a su camino, / si fin se puede llamar / el escabroso principio / de entrar tropezando en trasgos / en un ciego labirinto. / Ya pendía de su cuello / la que un tiempo fue su alivio, / y agora es sierpe enroscada, / que se le tiene ceñido. /
      • 1611 Hojeda, D. Cristiada [1851] Esp (CDH )
        / Carro fingió de sierpes enroscadas / De ahumado alquitran y llama oscura, / Cuyos silbos las gentes engañadas / Juzgaron por suavísima dulzura, / ¡Oh fábulas de locos inventadas! / ¡Bendito el que encerró vuestra locura / En las hondas tinieblas del abismo, / Y la verdad fundó del Cristianismo! / Otro que al melancólico Saturno, / Mintiendo ancianidad, representaba, / Llegó al palacio de su rey nocturno, / Con ceño enojadizo y frente brava: / Este, huyendo el resplandor diurno, / Del alegre comercio se apartaba / Rabioso, apasionado, vengativo, / Triste demonio, espíritu nocivo.
      • 1624 Balbuena, B. El Bernardo [1851] 182 Esp (CDH )
        / Cual parda encina en años arraigada, / De un desabrido ciervo acometida, / Que miéntras mas de aquí y de allí asaltada, / Mas á su firme centro se halla asida; / O cual peña en revuelto mar sentada, / De una y otra y otra ola combatida, / Que el aire y agua lavan las estrellas, / Y firmes quedan en sus montes ellas; / Tal á los dulces ruegos y blanduras / Del persa rey Angélica quedaba, / Rotas de la razon las ligaduras / Con que las suyas convencer trazaba, / Volviéndose á las voces mal seguras / Del deleitoso son que la encantaba, / En muda lengua y en semblante duro, / Sierpe enroscada al mágico conjuro.
      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
        con que mucho antes se profetizó lo que el Hijo de Dios avía de hazer de la del Paraýso, que tomó por armas, por averla vencido en el leño de la Cruz, porque aquélla fue la sierpe enroscada, que este Hércules Evangélico mandó gravar en el campo del escudo:
      • 1634 Calderón de la Barca, P. Orfeo [2003] Esp (CDH )
        ARISTEOYo me iré / pues tú, Albedrío, quieres, / que en ti no tengo imperio / y es fuerza obedecerte. / Pero escondido quiero / entre estos troncos verdes / quedarme, por no estar / sin ver ciego dos veces.Escóndese en el árbol en que está la sierpe enroscada ALBEDRÍOYa se fue echando chispas / como decirse suele.
      • 1639 Soto Rojas, P. Faetón [1996] Esp (CDH )
        / Delfín mojado no, Flecha sangrienta, / Águila en cuadro sí, Sierpe enroscada, / formas, lanas, escamas, conchas, plumas / en tanto mar de llamas son espumas.
      • 1801 Masdeu, J. F. Arte poética [1801] Esp (CDH )

        13º. Mercúrio. Jóven con gorra ó sombrero; con alas en los talones y en la cabeza; en la mano un caducéo, que es decir una vara con dos sierpes enroscadas en ella.

        14º. Minerva. Moza guerrera; de bello aspecto, pero serio; con ojos azules, pero vivaces; armada de un grande escudo, en que se vé de baxo rilieve la cabeza de Medúsa.

      • 1844 Milá Fontanals, A. Arte poética [2003] Esp (CDH )
        A ti, decía, escudo / 15 16 19 20 17 18 / A ti del Cielo esfuerzo generoso / 10 11 8 9 / Poner temor no pudo / 1 2 3 / El escudrón sañoso / 5 6 7 4 / Con sierpes enroscadas espantoso.
      • 1904 Reina, M. "Autor Flores Mal" [30-06-1904] El Álbum Ibero Americano (Madrid) Esp (HD)
        Lóbrego soñador, tu fantasia / es del arte en las lides recia espada, / no por arrasadora, menos fría. / ¡Siempre a la Juventud luces abrazada / tu siniestra fosfórica poesía, / como a arbusto gentil sierpe enroscada!
      • 1929 Espina, A. Luna copas [1929] Esp (CDH )
        ¿Escifo de la sierpe enroscada?, o ¿pobre alma, copa rota, vaso viejo de vidrio, sobre el cual brilla, caído, un solo glóbulo de la divina sangre?
      • 1935-1936 Carrasquilla, T. Hace tiempos [1951] Colombia (CDH )
        Trae el panzadeburro tragado hasta el cogote, dos mechones sobre la frente lívida, palpitantes las narices, anteojos verdes y una bufanda verdusca, puesta allá como sierpe enroscada. Su chivera entrecana de cincuentón parece más hirsuta; parece más alto su cuerpo achaparrado. Otea en redor de aquella sala, y pasa lista. No falta ni uno solo. «Vosotros no sabéis todavía quién es Ceferino Guadalete», borbota trágico, en cuanto acaba, y saca un pistoletón de a tercia; tórnale al cinto y toma la palmeta. «Aproxímense uno por uno por orden de formación».
      • 1938 Buitrago, J. Pescadores Magdalena [1938] Colombia (CDH )
        El pescador acudió solicito con la lámpara, e iluminando el pie de la roca vió una sierpe enroscada, lista para el nuevo ataque.
      • c1570-1596 Rufo, J. Obras verso [1972] 262 Esp (CDH )
        Revolviendo sus memorias, / entre mil ansias metido, / los umbrales de su casa / dieron fin a su camino, / si fin se puede llamar / el escabroso principio / de entrar tropezando en trasgos / en un ciego labirinto. / Ya pendía de su cuello / la que un tiempo fue su alivio, / y agora es sierpe enroscada, / que se le tiene ceñido. /
      • 1611 Hojeda, D. Cristiada [1851] Esp (CDH )
        / Carro fingió de sierpes enroscadas / De ahumado alquitran y llama oscura, / Cuyos silbos las gentes engañadas / Juzgaron por suavísima dulzura, / ¡Oh fábulas de locos inventadas! / ¡Bendito el que encerró vuestra locura / En las hondas tinieblas del abismo, / Y la verdad fundó del Cristianismo! / Otro que al melancólico Saturno, / Mintiendo ancianidad, representaba, / Llegó al palacio de su rey nocturno, / Con ceño enojadizo y frente brava: / Este, huyendo el resplandor diurno, / Del alegre comercio se apartaba / Rabioso, apasionado, vengativo, / Triste demonio, espíritu nocivo.
      • 1612 Ledesma, A. Conceptos espirituales III [1969] Esp (CDH )
        Ho. Mirad que es sierpe enroscada / al cuello de essa criatura, / y que el matarla es ventura, / sin hazer al niño nada. Di.Aquesse blanco me agrada, / ò negro dire mejor, / que es el que pienso saluar, / pues la culpa he de matar, / sin herir al pecador.
      • 1624 Balbuena, B. El Bernardo [1851] 182 Esp (CDH )
        / Cual parda encina en años arraigada, / De un desabrido ciervo acometida, / Que miéntras mas de aquí y de allí asaltada, / Mas á su firme centro se halla asida; / O cual peña en revuelto mar sentada, / De una y otra y otra ola combatida, / Que el aire y agua lavan las estrellas, / Y firmes quedan en sus montes ellas; / Tal á los dulces ruegos y blanduras / Del persa rey Angélica quedaba, / Rotas de la razon las ligaduras / Con que las suyas convencer trazaba, / Volviéndose á las voces mal seguras / Del deleitoso son que la encantaba, / En muda lengua y en semblante duro, / Sierpe enroscada al mágico conjuro.
      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
        Y començose por esta señal para hazer alarde de la Cruz del Hijo de Dios, único instrumento de la redención del mundo, cuya figura fue después aquella sierpe enroscada que clavó Moysén en un madero, para afrentar la del Paraýso, que metió en el mundo la maldición, y el pecado [...].
      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
        con que mucho antes se profetizó lo que el Hijo de Dios avía de hazer de la del Paraýso, que tomó por armas, por averla vencido en el leño de la Cruz, porque aquélla fue la sierpe enroscada, que este Hércules Evangélico mandó gravar en el campo del escudo:
      • 1634 Calderón de la Barca, P. Orfeo [2003] Esp (CDH )
        ARISTEOYo me iré / pues tú, Albedrío, quieres, / que en ti no tengo imperio / y es fuerza obedecerte. / Pero escondido quiero / entre estos troncos verdes / quedarme, por no estar / sin ver ciego dos veces.Escóndese en el árbol en que está la sierpe enroscada ALBEDRÍOYa se fue echando chispas / como decirse suele.
      • 1639 Soto Rojas, P. Faetón [1996] Esp (CDH )
        / Delfín mojado no, Flecha sangrienta, / Águila en cuadro sí, Sierpe enroscada, / formas, lanas, escamas, conchas, plumas / en tanto mar de llamas son espumas.
      • 1801 Masdeu, J. F. Arte poética [1801] Esp (CDH )

        13º. Mercúrio. Jóven con gorra ó sombrero; con alas en los talones y en la cabeza; en la mano un caducéo, que es decir una vara con dos sierpes enroscadas en ella.

        14º. Minerva. Moza guerrera; de bello aspecto, pero serio; con ojos azules, pero vivaces; armada de un grande escudo, en que se vé de baxo rilieve la cabeza de Medúsa.

      • a1828 Fdz Moratín, L. Orígenes teatro esp [1830] 293 Esp (CDH )
        Andaba con furioso desatino / torciéndose las manos arrugadas, / los ojos vueltos de un color sanguino. / Las barbas, antes largas y peinadas, / llevaba vedijosas y revueltas / como de fieras sierpes enroscadas. / Las tocas que con mil nudosas vueltas / la cabeza prudente le ceñían, / por este y aquél hombro lleva sueltas. /
      • 1844 Milá Fontanals, A. Arte poética [2003] Esp (CDH )
        A ti, decía, escudo / 15 16 19 20 17 18 / A ti del Cielo esfuerzo generoso / 10 11 8 9 / Poner temor no pudo / 1 2 3 / El escudrón sañoso / 5 6 7 4 / Con sierpes enroscadas espantoso.
      • 1904 Reina, M. "Autor Flores Mal" [30-06-1904] El Álbum Ibero Americano (Madrid) Esp (HD)
        Lóbrego soñador, tu fantasia / es del arte en las lides recia espada, / no por arrasadora, menos fría. / ¡Siempre a la Juventud luces abrazada / tu siniestra fosfórica poesía, / como a arbusto gentil sierpe enroscada!
      • 1929 Espina, A. Luna copas [1929] Esp (CDH )
        ¿Escifo de la sierpe enroscada?, o ¿pobre alma, copa rota, vaso viejo de vidrio, sobre el cual brilla, caído, un solo glóbulo de la divina sangre?
      • 1935-1936 Carrasquilla, T. Hace tiempos [1951] Colombia (CDH )
        Trae el panzadeburro tragado hasta el cogote, dos mechones sobre la frente lívida, palpitantes las narices, anteojos verdes y una bufanda verdusca, puesta allá como sierpe enroscada. Su chivera entrecana de cincuentón parece más hirsuta; parece más alto su cuerpo achaparrado. Otea en redor de aquella sala, y pasa lista. No falta ni uno solo. «Vosotros no sabéis todavía quién es Ceferino Guadalete», borbota trágico, en cuanto acaba, y saca un pistoletón de a tercia; tórnale al cinto y toma la palmeta. «Aproxímense uno por uno por orden de formación».
      • 1938 Buitrago, J. Pescadores Magdalena [1938] Colombia (CDH )
        El pescador acudió solicito con la lámpara, e iluminando el pie de la roca vió una sierpe enroscada, lista para el nuevo ataque.
      • 1938 Buitrago, J. Pescadores Magdalena [1938] Colombia (CDH )
        Las vastagosas bogan al capricho de los bancales líquidos, y sobre sus calcetas se divisan sierpes enrolladas, adormecidas por el monótono ruido de las olas. El estruendo de un alud que cae al río les hace levantar la cabeza de caja fonética; lengüetean el aire y vuelven a sumirse en profunda quietud.
      Acepción en desuso
    1. s. f. Con el modificador volante, para referirse al reptil de hasta 70 centímetros de longitud, de cuerpo de color pardo, con una o varias líneas vertebrales negras, que contrae su cuerpo para saltar y lanzarse sobre su presa. Nombre científico: Lygophis lineatus; Coluber jaculatrix.
      Sinónimos: dardo; jáculo
      docs. (1789-1895) 4 ejemplos:
      • 1789 Alcedo, A. Voc Voces América DiccGeog-Hco Indias Occidentales, V Esp (BD)
        SIERPE VOLANTE (Coluber Jaculatrix), O Voladora: culebra propia de la Provincia de Guayaquil en el Reyno de Quito, donde con razón es de las mas temidas: tiene de largo dos o tres palmos , delgada, de color obscuro i y muy venenosa: el vulgo se persuade que tiene alas escondidas, y que las saca solo para volar, pero su vuelo no es otra cosa que arquearse y dispararse como un arco templado, dando saltos tan grandes, y a tanta distancia que parece increibles, es el Chinchinton de Guatemala.
      • 1854 Anónimo Novísimo diccionario lengua castellana Esp (BD)
        SIERPE. f. [...] Voladora o Volante. Especie muy venenosa, de color oscuro y de dos a tres cuartas de largo, que es común en Guayaquil. Le ha venido el nombre de los grandes saltos que da lanzándose a largas distancias con una velocidad increíble. Coluber jaculatris.
      • 1866 Rocagomera Salasan, A. Novísimo Valbuena Esp (BD)
        Sierpe, f. [...] voladora o volante. Coluber jaculatrix.
      • 1895 Membreño, A. Hondureñismos, 1.ª ed. Ho (BD)
        Chinchintor. Una clase de tamagaz, por por nombre gorro colorado, el que, antes de conocer las propiedades medicinales del truc y de la raíz de espino blanco, causaba con su mordedura muchas desgracias a los colectadores de zarza en la costa norte de Honduras. Cuando Alcedo escribió su Diccionario había chinchintores en Guatemala, o sea las víboras que en el Reino de Quito se les dice sierpes volantes (Coluber Jaculatrix).
  2. ac. etim.
    s. f. En la tradición judeocristiana, ángel que se rebeló contra Dios, que representa el mal y habita el infierno.
    docs. (1250-1995) 77 ejemplos:
    • c1250 Anónimo Poema Fernán González [2001] 287 Esp (CDH )
      Çenaron e folgaron essa gente cruzada, / todos a Dios rogaron, con voluntad pagada, / que ý les ayudase la su virtud sagrada. / Vyeron aquella noche una muy fyera cosa: / venía por el ayre una syerpe raviosa / dando muy fuertes grytos, la fantasma astrosa, / toda venié sangrienta, vermeja commo rosa. /
    • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] Esp (CDH )
      ¿En qué lugar de tus laberintos secretos se oculta la tentadora sierpe? ¿Dónde se encuentra la trampa que nos precipita a las simas infernales? —clama la voz de un orate.
    • c1250 Anónimo Poema Fernán González [2001] 287 Esp (CDH )
      Çenaron e folgaron essa gente cruzada, / todos a Dios rogaron, con voluntad pagada, / que ý les ayudase la su virtud sagrada. / Vyeron aquella noche una muy fyera cosa: / venía por el ayre una syerpe raviosa / dando muy fuertes grytos, la fantasma astrosa, / toda venié sangrienta, vermeja commo rosa. /
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )

      Diz el testo:Io uos celo con el celo de Dios; ca uos despose por uirgin casta con un esposo, Christo. E diz la glosa que llama uirgin a toda la eglesia.Io temo que cuemo la sierpe enganno a Eua con su arteria, que assi sean corrompidos los uuestros sesos, e se partan de la simpleza de la fe que es en Christo.

    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
      E fueron dadas a la mugier dos alas de grand aguila que uolasse al desierto a so logar, o es guardada por tiempo e por tiempos e por medio tempo ante la sierpe.
    • 1292-1293 Anónimo Castigos [2001] 72 Esp (CDH )
      Ca dize Sant Pablo que Adam jamás non fue engannado nin creyó lo que la syerpe dixo a Eua. E aquesto por tal commo auía menos seso, después era dotada de los dones que pertenesçen al ordenamiento natural, así commo buena voluntat, buenas inclinaçiones, claro entendimiento, buena industria, buena conçiençia, franco arbitrio, fermosura de cuerpo e fortaleza conuenible, sabidoría conplida en todo lo que es menester en muger acabada.
    • 1293 Anónimo Castigos [1992] fol. 140r Esp (CDH )
      [...] E estraña cosa es & contra natura en comer el omne auer afazamiento / conel leon deso vno & conla sierpe enponçoñada & non / Resçibir mal njn daño dellos grand atreujmiento faze el que / se echa a dormir seguro enla cueua dela sierpe & Sy tu mjo fijo / Resçibieses mal de tal omne commo aquel non te sabiendo guardar / del non pongas la tacha [...].
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 30r Esp (CDH )
      Et / dizen que para esto que busco otras / armas & leuo para aqui espada & / leuo vn arco con saetas & fue / para alla & quando la syerpe lo vio / venjr salio a el / Et el echo mano / por la espada & diole enel / pescueço dela vna cabeça Ca dizen / que siete abia [...].
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 44v Esp (CDH )
      E dezia asi o desmesurada engannosa / ventura a do me traxiste / a moryr / yo non podiera mejor / moryr enlos fuertes braços de anteo / o enlos poderosos d(e) espanna / por que me traxiste a moryr en poder / de tan vil cosa commo esta ponçonna / e que Natura es esta que la syerpe / que yo tanto ha que mate muy / mayores fuerças agora tenga / contra mj que quando byua [...].
    • c1400 Anónimo Diálogo Epicteto [1995] Esp (CDH )

      [65]Dixo el duque: ¿Quántas son de encontradas de tierra? Péticus rresponde: xxii.

      [66]Dixo el duque: ¿Quántas maneras son de sierpes? Péticus rresponde: xxiiiiº.

      [67]Dixo el duque: ¿Quién puso nonbres primera mente? Péticus rresponde: Adán.

    • 1477-1485 Mejía, F. LNobiliario vero [1992] Esp (CDH )
      Otrosi luçio sylla que por el buen aguero que ouo dela sierpe quele apareçio en su sacrefiçio. la qual fue señal de su prosperidad. fizo la pintar & traya la por armas. esto mismo fizo deodaro Rrey que fizo pintar vna aguila por quele apareçio sobre el sobrado del palaçio. lo qual fue causa que no muriese. Ca como el saliese fuera dela casa. cayo el palaçio. & de alli adelante la troxo pintada en sus vanderas. & asi de otros. Otrosi los de polonia como demandasen ayuda a los de epidauro. los quales por escarnio. les rrespondieron que tomasen ante vn rryo que pasaua por çerca los muros los dichos polonjos tomando la rrespuesta por bueña señal ordenaron al suso escrito el rryo por capitan.
    • 1549 Urrea, J. Trad Orlando Ariosto [1988] 818 Esp (CDH )
      / Melisa, o por León que lo rogaba, / o porque mostrar quiso mágica arte / y la fuerza que así con él usaba / y cómo [a la Sierpe infernal] frena, de arte / [que el mismo demonio de ella temblaba], / sin quedarle rebelde alguna parte, / de Constantinopla a París muy presto / trajo el demonio el pabellón [dispuesto].
    • c1560-a1578 Aldana, F. Poesías [1985] 171 Esp (CDH )
      / Quien primero sintió la recia llama * / del frío Setentrión las Osas fueron, / que al insólito ardor, que al fuego extraño, / dentro el profundo mar somurgujarse / mil veces intentaron vanamente; / la Sierpe que vecina a nuestro polo / vive durmiendo, al caso extraño y nuevo / su natural pereza despertando, / con terrible silbar toda se enrosca; / bien que ocioso y tardío, bien que ocupado / en largo trabajar, huyó Boote.
    • 1583-a1591 Luis de León Nombres Cristo [1984] Esp (CDH )
      Christo, por la virtud de su spíritu, pone en effecto actual en nosotros aquello mismo que començamos a ser en él y que él hizo en sí para nosotros, esto es, pone muerte a nuestra culpa quitándola del alma, y aquel fuego ponçoñoso que la sierpe inspiró en nuestra carne, y que nos solicita a la culpa, amortíguale y pónele freno agora, para después en el último tiempo amatarle del todo [...].
    • c1599 Vega Carpio, F. L. Amigo por fuerza [2003] Esp (CDH )
      Conde AstolfoNo puedo, que estoy sin mí. / Maté a Aurelio, herí a Rodolfo / y, con escapar del golfo, / al punto vengo a morir.MauricioQuiérome de aquí salir, / ¡a, buen Conde! ¡A, Conde Astolfo!Conde Astolfo ¡Que ya no soy Conde, no! / ¡Déxame sierpe cruel! Mauricio¿A del muro?
    • 1600 Sigüenza, J. HOrden SJerónimo II [1907] 452 Esp (CDH )
      Lleuauan persuadido esto a muchos, dandoles para ello razones aparentes, con que deslumbraron los ojos de alguna gente sencilla, pregonando mayor Religion, y mayor obediencia, paz, y quietud, poniendo exemplo en otras religiones monacales, donde los perlados eran perpetuos, echose el negocio en publico, començaron a votar sobre ello en el capitulo general, inclinauanse muchos a ello, porque son pocos los que se escapan de la ponçoña de aquella sierpe que tiene su silla en la ambicion.
    • 1604 Valdivielso, J. Vida patriarca [1854] 144 Esp (CDH )
      Si Eva, que con la sierpe se congracia, / Y por su gusto fué burlada della, / Siendo la madre de la cruel desgracia, / En gracia fué criada hermosa y bella; / La que ha de serlo de la misma gracia, / En algun tiempo habia de estar sin ella, / Su cerviz inclinando al cruel verdugo / Que la pusiera de la culpa el yugo? /
    • 1622 Valdivielso, J. Ángel de la Guarda Actos sacramentales y comedias Esp (CDH )
      Angel ¡Fuego!, ¡fuego! ¿Qué más fuego / que el que traes siempre co[n]tigo? / Miro con atento auiso / ser Eua y Adán los dos, / sierpe tú, yo Angel de Dios / que guardo este paraýso.
    • 1633 Paravicino, H. Jesucristo desagraviado [1994] 286 Esp (CDH )
      Y si bien la borró a alientos venenosos la sierpe infernal, hoy la vuelve a reformar a espíritus celestiales nuestro Redentor (sierpe en la apariencia de culpa, pero formada de metal de Divinidad ardiente, a quien en vulgar cobre representó la otra de Moisés) en el Evangelio, con materiales tan mejorados, cuanto va de agua y espíritu, a tierra y aire.
    • 1654-1658 Barrionuevo, J. Avisos I, II, III y IV [1892-1893] Esp (CDH )
      Dícese vuelve Mortara á Barcelona, y que D. Juan de Austria va á Milan, y el de Caracena á Flandes, y Fuensaldaña viene á Madrid ó á Ciudad-Rodrigo (plega á Dios que acierten), y que los bergantines que cogieron fueron 2, y otras 2 saetías, 200 turcos, 24 renegados, muchos cautivos y otras cosas, y que en Balaguer sale á los caminos una culebra, sierpe ó diablo, haciendo mucho estrago en los pasajeros, que tiene 40 pies de largo y más; que Barcelona había ofrecido un tercio de 500 hombres al Sr. D. Juan, y que pide se levante, y que muestra quiere salir; pero que ni tiene blanca ni esperanza de tenerla tan presto, con que los soldados de fuera de la ciudad destruyen los pueblos, y los que están en Barcelona se comen lo que tienen los vecinos, de que nos podemos prometer una desdicha fatal.
    • 1691 Anónimo Villancico cantado en el Real Convento de la Encarnación de Madrid en la noche de Reyes [1991] Esp (CDH )
      Por que tengáis buenas Pascuas / os remito esa comedia: / la idea es cosa inaudita; / el título, allá va ésa. / La Sierpe del Paraíso / sale en traje de frutera, / diciéndole a Eva: 'Toma', / y lo que le da es culebra. * / Sale el Rey, que es un león, / y dice: 'Señora Eva, / ¿quién la mete en ser golosa? / Mejor fuera hacer calcetas'. /
    • 1676-1692 Juana Inés de la Cruz Villancicos [1952] México (CDH )
      Contra la Serpiente astuta / que ocasionó la rüina / de todo el género humano, / siempre estuvo prevenida; / siempre armada y vigilante; / y tanto, que al embestirla, / con linda gracia le dió / en la cabeza una herida. / Jamás pudo ni aun tocarla / la Sierpe; y así, corrida, / en escuchando su Nombre, / bramando se da a Patillas. /
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 78 Esp (CDH )

      Vivía querida, y amante de su marido: assistida de dones del Cielo: pertrechada con mil gracias: circuida de beneficios amables: onrada con Señorío; y todo esto dentro las delicias de un paraíso, que avía plantado Dios para su deporte: sin embargo al fiero alago de un silvo le instiló todo su veneno una sierpe, que le emponzoñó las entrañas, para atosigarnos a todos.

    • 1745 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, II [2004] Esp (CDH )
      Por tres partes pretendió morder al gran mirandulano esta sierpe infernal. La primera, moviendo algunos theólogos a censurar muchas de sus novecientas proposiciones, los quales con sus invectivas hicieron tanto ruido, que, llegando a los oídos de el Papa Innocencio VIII, de orden suyo se examinaron; y de el mucho número, que censuraban aquellos theólogos, solo se hallaron trece proposiciones dignas de reparo, las quales Pico defendió con una Apología, que se halla al principio de sus obras, acompañada de un Breve de Alexandro VI. Una cosa muy particular se refiere en ella, que muestra a quánto llega la necia ossadía de algunos hombres en orden a censurar materias, de que ignoran aun los primeros términos.
    • 1747 Anónimo Relac Puerto Rico [1918] 173 PR (CDH )
      Vivan los Mercaderes vivan sus gracias / quando Fernando Sexto / luce en España. / Vivan eternidades quando así aclaman / las indecibles glorias. / de su Monarcha. / Vivos, y alegres fuegos / la sierpe exhala / en que vivos efectos / así declara. / Don Juan Jph. Colomo / dedica la fama / para memoria eterna / su luz gallarda. / Todo el pueblo la quiere / todos la alaban / porque han visto increibles / tales azañas.
    • 1797 Quintana, M. J. A G. Jovellanos [1969] 209 Poesías Esp (CDH )
      ¿No ahogó su mano / una en pos de otra las odiosas sierpes / que infestaban mi ser? Ved mi abundancia, / ved mi contento, el delicioso halago / con que de hijuelos el enjambre hermoso / me alivia y me corona.
    • 1825-a1853 Caro, J. E. Poesías [1973] 34 Colombia (CDH )
      / Arbol augusto de la muerte ¡nunca / Tus verdores abata el bóreas ronco! / ¡Nunca enemiga, venenosa sierpe / Se enrosque en torno de tu pardo tronco! / ¡Jamás el rayo ardiente / Abrase tu alta frente! / ¡Siempre inmoble y sereno / Por las cóncavas nubes / Oigas rodar el impotente trueno! / Vive, sí, vive; y cuando ya mis ojos / Cerrar el dedo de la muerte quiera, / Cuando esconderse mire en occidente / Al sol por vez postrera, / Moriré sosegado / A tu tronco abrazado / Tú mi sepulcro ampararás piadoso / De las roncas tormentas; / Y mi ceniza entonce agradecida, / En restaurantes jugos convertida, / Por tus delgadas venas penetrando, / Te hará
    • 1840-a1862 El Cucalambé Poesías [1974] 239 Cuba (CDH )
      / Sierpe que a veces, astuta, / Nos acomete cruel / Y el corazón nos enluta; / Culebra de cascabel / Que en nuestro dolor disfruta / El amor es un veneno / Que se introduce en el alma, / Como el reptil en el cieno / Y que, esparcido en el seno, / Nos hace vivir sin calma / ¡Pobre niña, que tan joven / Te consume un fuego ardiente, / Y buscas inútilmente / Gratos placeres que arroben / Tu corazón inocente! / ¡Joven incauta!... Tú ves / Del amor el atavío / Que aviva más su interés, / Mas
    • 1940 García Nieto, J. Víspera hacia ti [1940] 31 Esp (CDH )
      Paralas altas cumbres, alta vida. / Alta de amor. Voz alta. Alto sendero / —sierpe de fe y de luz—. Albor primero / para las altas nubes de tu huída. / Alta de brisas altas. Confundida / con el latir más alto. Alto crucero / por altas costas. Alto mastelero / para altas velas, altas de partida. /
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      El la describía, trasmudándose en Tristán, como la más honda y radical experiencia de dicha, casi como la dicha demoníaca de Adán y Eva después de aconsejados por la sierpe. Y de esto, yo sabía algo.
    • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] Esp (CDH )
      ¿En qué lugar de tus laberintos secretos se oculta la tentadora sierpe? ¿Dónde se encuentra la trampa que nos precipita a las simas infernales? —clama la voz de un orate.
    • c1250 Anónimo Poema Fernán González [2001] 287 Esp (CDH )
      Çenaron e folgaron essa gente cruzada, / todos a Dios rogaron, con voluntad pagada, / que ý les ayudase la su virtud sagrada. / Vyeron aquella noche una muy fyera cosa: / venía por el ayre una syerpe raviosa / dando muy fuertes grytos, la fantasma astrosa, / toda venié sangrienta, vermeja commo rosa. /
    • c1250 Anónimo Poema Fernán González [2001] 289 Esp (CDH )
      A los moros tenía que venié ayudar, / coydavan synes duda cristianos espantar: / por tal que los cruzados s'ovyeran a tornar, / quisyera en la ueste algún fuego echar. / Mandó a sus varones el buen conde llamar, / quando fueron juntados, mandolos escuchar, / qu' él dirié que querýa la syerpe demostrar; / luego de estrelleros començó de fablar. /
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )

      Diz el testo:Io uos celo con el celo de Dios; ca uos despose por uirgin casta con un esposo, Christo. E diz la glosa que llama uirgin a toda la eglesia.Io temo que cuemo la sierpe enganno a Eua con su arteria, que assi sean corrompidos los uuestros sesos, e se partan de la simpleza de la fe que es en Christo.

    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
      E fueron dadas a la mugier dos alas de grand aguila que uolasse al desierto a so logar, o es guardada por tiempo e por tiempos e por medio tempo ante la sierpe.
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
      E la sierpe enuio de su boca agua assi cuemo rio en por la mugier por que la leuasse el rio. E la tierra ayudo a la mugier: abrio la tierra su boca e sorbio el rio que enuio el dragon de su boca. E fue el dragon sannudo contra la mugier, e fue a lidiar con los otros de su linage, que guardan los mandamientos de Dios e an el testimonio de Ihesu. E souo sobrel arena del mar.
    • 1292-1293 Anónimo Castigos [2001] 72 Esp (CDH )
      Ca dize Sant Pablo que Adam jamás non fue engannado nin creyó lo que la syerpe dixo a Eua. E aquesto por tal commo auía menos seso, después era dotada de los dones que pertenesçen al ordenamiento natural, así commo buena voluntat, buenas inclinaçiones, claro entendimiento, buena industria, buena conçiençia, franco arbitrio, fermosura de cuerpo e fortaleza conuenible, sabidoría conplida en todo lo que es menester en muger acabada.
    • 1292-1293 Anónimo Castigos [2001] Esp (CDH )
      Grand atreuimiento faz el que se echa a dormir seguro en la cueua de la sierpe. Si tú, mío fijo, resçibieses mal de tal omne commo aquél non te sabiendo guardar dél, non pongas la culpa a él mas ponla a ti mesmo que busqueste cuchillo con que te degollases.
    • 1293 Anónimo Castigos [1992] fol. 140r Esp (CDH )
      [...] E estraña cosa es & contra natura en comer el omne auer afazamiento / conel leon deso vno & conla sierpe enponçoñada & non / Resçibir mal njn daño dellos grand atreujmiento faze el que / se echa a dormir seguro enla cueua dela sierpe & Sy tu mjo fijo / Resçibieses mal de tal omne commo aquel non te sabiendo guardar / del non pongas la tacha [...].
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 30r Esp (CDH )
      Et / dizen que para esto que busco otras / armas & leuo para aqui espada & / leuo vn arco con saetas & fue / para alla & quando la syerpe lo vio / venjr salio a el / Et el echo mano / por la espada & diole enel / pescueço dela vna cabeça Ca dizen / que siete abia [...].
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 44v Esp (CDH )
      E dezia asi o desmesurada engannosa / ventura a do me traxiste / a moryr / yo non podiera mejor / moryr enlos fuertes braços de anteo / o enlos poderosos d(e) espanna / por que me traxiste a moryr en poder / de tan vil cosa commo esta ponçonna / e que Natura es esta que la syerpe / que yo tanto ha que mate muy / mayores fuerças agora tenga / contra mj que quando byua [...].
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 22r Esp (CDH )
      / Et otrosi commo le cunplia por las / / Et entonçe entrad enel tenplo / & saldra a vos la sierpe & quando / a vos venjere echar le hedes / este velo sobre la cabeça & luego / çesaran los sus espantos & / en todo esto traheredes el escudo / encantado que vos yo dare & quando / vieredes que la sierpe baxa la cabeça / vos echad mano ala espada / & cortadgela & sacad le / los dientes & salyd fuera & / yd alos toros & arad conellos / & senbrad aquellos dientes & luego / naçeran dellos caualleros & / vernan contra vos & quando los vieredes / venjr echad esta mj sortyja / entre vos & ellos & luego sera / la pelea entre ellos & se mataran / & desque esto fuere fecho / sacaredes el coraçon dela sierpe / & faredes enel tenplo sacrefiçio / & tomaredes segura mente el velloçino / fadado /.
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 30r Esp (CDH )
      [...] guardaron los dioses los grandes / fechos & pues que asy es con lo / que ellos vos dieron fazeldes vuestro / serujçio & vos sabedes que la tierra / de thesalia es en grant cuyta por / que la sierpe dela laguna lerne yd / vos alla & librad los della / ercoles / non lo rrefuso / pero bien vio / que mucbo mayor fecho & mas peligroso / era era este que los otros [...].
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 30r Esp (CDH )
      [...] la vio ya asy enflaqueçida / tomola con las manos & apretandole / las gargantas afogola / mas agora dize el actor que ya / commo de suso oystes que los gentiles / ovieron por costunbre de poner / sus estorias por figura & dize que / esto desta sierpe que verdat fue / que sienpre andaua ally en aquella / la guna & fazia grant danno [...].
    • c1400 Anónimo Diálogo Epicteto [1995] Esp (CDH )

      [65]Dixo el duque: ¿Quántas son de encontradas de tierra? Péticus rresponde: xxii.

      [66]Dixo el duque: ¿Quántas maneras son de sierpes? Péticus rresponde: xxiiiiº.

      [67]Dixo el duque: ¿Quién puso nonbres primera mente? Péticus rresponde: Adán.

    • c1400 Anónimo Diálogo Epicteto [1995] Esp (CDH )

      [115]Dixo el duque: ¿Quién bendixo primera mente sal et agua? Péticus rresponde: Eliseus en la çibdad de Gericó.

      [116]Dixo el duque: ¿A quién tornó la virga sierpe? Péticus rresponde: A Moysén, quando Nuestro Sennor le apareçió en el desierto.

      [117]Dixo el duque: ¿Quién pasó la mar bermeja con los fijos de Yrrael? Péticus rresponde: Moysén con la virga.

    • 1467-1482 Mendoza, Í. Coplas Vita Christi [1968] 124 Esp (CDH )
      / Quando el divino claror / humillado de su altura, / con nuevos fuegos de amor / enfluyó su resplandor / en nuestra seca natura / y le hizo floresçer / tales rosas, tales lirios, / que meresçieron de ser, / acabando de nasçer, / trasplantadas por martirios, / Quando la sierpe maldita, / la tragona bestia fea, / el hombre todo vindita, / Herodes Ascalonita, / tirano rey de Judea, / con sañosa crueldad / mató los sanctos niñitos, / ¡o tan fiera voluntad, / do no fallan piedad / niños, mugeres ni gritos! / En la qual triste conquista / para hablar verdadero / sigamos al coronista / apóstol y evangelista / de todos quatro el primero, / al levita San Matheo, / que renunció por la gloria / la renta del teloneo, / pues en los otros no veo / escripta la tal historia.
    • 1477-1485 Mejía, F. LNobiliario vero [1992] Esp (CDH )
      Otrosi luçio sylla que por el buen aguero que ouo dela sierpe quele apareçio en su sacrefiçio. la qual fue señal de su prosperidad. fizo la pintar & traya la por armas. esto mismo fizo deodaro Rrey que fizo pintar vna aguila por quele apareçio sobre el sobrado del palaçio. lo qual fue causa que no muriese. Ca como el saliese fuera dela casa. cayo el palaçio. & de alli adelante la troxo pintada en sus vanderas. & asi de otros. Otrosi los de polonia como demandasen ayuda a los de epidauro. los quales por escarnio. les rrespondieron que tomasen ante vn rryo que pasaua por çerca los muros los dichos polonjos tomando la rrespuesta por bueña señal ordenaron al suso escrito el rryo por capitan.
    • c1400-1498 Anónimo Baladro [1999] Esp (CDH )

      Allí se matarán hermanos e parientes, e el padre al fijo e el fijo al padre, e no se avrán vergüença ni se temerán el uno al otro; e allí non habrá sino cuita e dolor. Después que el padre diereel golpe al fijo malo e mal fecho, de que morirá, e de aquel golpe morirá la flor de la cavallería toda. E aquel día será día de grand duelo e pesar, que lo no podrá creer ombre ninguno. E el mundo todo devría rogar a Dios que no fuese aquel día. E aquel día serán tinieblas e noche escura. E este día verná en las tierras por ocasión de la reina Ginebra e por amor de la maldita sierpe que al Rey aparesció en visión

    • 1549 Urrea, J. Trad Orlando Ariosto [1988] 818 Esp (CDH )
      / Melisa, o por León que lo rogaba, / o porque mostrar quiso mágica arte / y la fuerza que así con él usaba / y cómo [a la Sierpe infernal] frena, de arte / [que el mismo demonio de ella temblaba], / sin quedarle rebelde alguna parte, / de Constantinopla a París muy presto / trajo el demonio el pabellón [dispuesto].
    • c1560-a1578 Aldana, F. Poesías [1985] 171 Esp (CDH )
      / Quien primero sintió la recia llama * / del frío Setentrión las Osas fueron, / que al insólito ardor, que al fuego extraño, / dentro el profundo mar somurgujarse / mil veces intentaron vanamente; / la Sierpe que vecina a nuestro polo / vive durmiendo, al caso extraño y nuevo / su natural pereza despertando, / con terrible silbar toda se enrosca; / bien que ocioso y tardío, bien que ocupado / en largo trabajar, huyó Boote.
    • 1583-a1591 Luis de León Nombres Cristo [1984] Esp (CDH )
      Christo, por la virtud de su spíritu, pone en effecto actual en nosotros aquello mismo que començamos a ser en él y que él hizo en sí para nosotros, esto es, pone muerte a nuestra culpa quitándola del alma, y aquel fuego ponçoñoso que la sierpe inspiró en nuestra carne, y que nos solicita a la culpa, amortíguale y pónele freno agora, para después en el último tiempo amatarle del todo [...].
    • c1599 Vega Carpio, F. L. Amigo por fuerza [2003] Esp (CDH )
      Conde AstolfoNo puedo, que estoy sin mí. / Maté a Aurelio, herí a Rodolfo / y, con escapar del golfo, / al punto vengo a morir.MauricioQuiérome de aquí salir, / ¡a, buen Conde! ¡A, Conde Astolfo!Conde Astolfo ¡Que ya no soy Conde, no! / ¡Déxame sierpe cruel! Mauricio¿A del muro?
    • 1600 Sigüenza, J. HOrden SJerónimo II [1907] 452 Esp (CDH )
      Lleuauan persuadido esto a muchos, dandoles para ello razones aparentes, con que deslumbraron los ojos de alguna gente sencilla, pregonando mayor Religion, y mayor obediencia, paz, y quietud, poniendo exemplo en otras religiones monacales, donde los perlados eran perpetuos, echose el negocio en publico, començaron a votar sobre ello en el capitulo general, inclinauanse muchos a ello, porque son pocos los que se escapan de la ponçoña de aquella sierpe que tiene su silla en la ambicion.
    • 1604 Valdivielso, J. Vida patriarca [1854] 144 Esp (CDH )
      Si Eva, que con la sierpe se congracia, / Y por su gusto fué burlada della, / Siendo la madre de la cruel desgracia, / En gracia fué criada hermosa y bella; / La que ha de serlo de la misma gracia, / En algun tiempo habia de estar sin ella, / Su cerviz inclinando al cruel verdugo / Que la pusiera de la culpa el yugo? /
    • 1605 Sigüenza, J. HOrden San Jerónimo III [1909] Esp (CDH )
      Tomando su bendicion, dixole el Prior: haz hijo lo que el Señor pusiere en tu coraçon; fuesse para alla a pie, y solo guiado con las señas del lugar donde se escondia; entro por el çarçal espeso como pudo, por las mismas bueltas que el rastro de la sierpe lleuaua. Quando sintio la bestia el ruydo, como quien tenia la pressa cerca, salto furiosa y arremetio con el sieruo de Dios. Hizo el la señal de la Cruz contra ella, con que enfrenò su furia; asiola luego por la garganta, que apenas la abarcaua, con dos manos, y apretola tanto que al fin la ahogo entre ellas; sacola arrastrando como pudo, estando ya muerta, y traxola algun espacio fuera del çarçal.
    • 1609 Vega Carpio, F. L. Jerusalén conquistada [1951] I, 125 Esp (CDH )
      / La tercera en vn bosque deleytoso / Diuidida en dos partes, vna dellas / Los aromas del templo suntuoso / Guardaua, para dar à las estrellas: / Otra el Marcial adorno belicoso, / Y vn jardin que ygualaua en plantas bellas / Al teatro en que Adan, la sierpe, y Eua / Tragedia hizieron tan llorosa, y nueua.
    • 1610 Caxes, J. Dos primeros hermanos [1901] Esp (CDH )
      Pues la serpiente maldita / sera entre los animales, / huyendo de los mortales / con rabia y pena infinita. / Andara arrastrando el pecho, / sera su sustento tierra, / y la muger le hara guerra / por la guerra que la ha hecho. / Quebrarala su cabeça, / y la sierpe a la muger / la procurara ofender / con rigor y con fiereza / en la parte posterior / del carcañal de su pie, / y en ti multiplicare / los partos con mas dolor. /
    • 1610 Villagrá, G. HNueva México [1989] 132 México (CDH )
      [...] Y como el vulgo es siempre tan amigo, / De nouedad confussa y alboroto, / Alborotados juntos en corrillos, / Dezian y afirmauan sin verguença, / Aquesto que la inuidia vil infame, / A todos publicaua y les dezia, / Dios no libre señor de aquesta sierpe, / Cuia fiera braueza es cosa cierta, / No tiene rayo el Cielo que assi rompa, / Destruia, desbarate, ni destroçe, / La fuerça de virtud qual es su lengua, [...]. /
    • 1612 Vega Carpio, F. L. Pastores Belén [1991] Esp (CDH )
      Por consejo de la engañosa Sierpe, que cayó del Cielo por su soberbia, —porque habiendo conocido que el Hijo de Dios había de encarnar tomando la humana naturaleza, la cual después, unida al Verbo, había de ser exaltada sobre todos los coros de los Ángeles y colocada a la diestra del Eterno Padre [...].
    • 1612 Vega Carpio, F. L. Pastores Belén [1991] Esp (CDH )
      Determinada esta consulta con palabra de Dios (de cuyas promesas nos dieron siempre tan ciertas seguridades, y de quien tan grande la tuvo el mundo, los Profetas y santos Patriarcas, que Ageo le llamó el deseado, y Jacob la Esperanza de las gentes, * fue prometido Cristo, para que de esta Sierpe rompiese la cabeza, deshiciese el Reino y acabase la potestad, y nosotros fuésemos absueltos del pecado, exentos de la muerte y libres del demonio. Esta es la primera fuente del Evangelio, ésta es la promesa de Dios, que con tantas sombras, tantas varias figuras y tantas veces repetida, alegró a aquellos santos Padres hasta el advenimiento de Cristo.
    • 1614 Vega Carpio, F. L. Rimas sacras [2003] Esp (CDH )
      En tanto que el hoyo cavan / adonde la cruz asienten, / en que el Cordero levanten / figurado por la sierpe, / aquella ropa inconsútil, / que de Nazaret ausente / labró la hermosa María / después de su parto, alegre, / de sus delicadas carnes / quitan con manos aleves / los camareros que tuvo / Cristo al tiempo de su muerte. /
    • 1622 Valdivielso, J. Ángel de la Guarda Actos sacramentales y comedias Esp (CDH )
      Angel ¡Fuego!, ¡fuego! ¿Qué más fuego / que el que traes siempre co[n]tigo? / Miro con atento auiso / ser Eua y Adán los dos, / sierpe tú, yo Angel de Dios / que guardo este paraýso.
    • 1622 Valdivielso, J. Peregrino Doce actos sacramentales y dos comedias divinas Esp (CDH )
      PeregrinoAquel árbol, que alto está / porque dignidades lleua, / quiero subir.Verdad Es el de Eua / y ay sierpe y te engañará. PeregrinoQue cuelgan dél coronas, / mitras, capelos, tiaras, / garnachas, hábitos, varas. /
    • 1628 Paravicino, H. Panegírico funeral Margarita Austria [1994] Esp (CDH )

      Salgamos de metáforas y flores de jardín o paraíso, mas no sin atender a tus conversaciones en él, y todas fueron bien contrarias de las de Eva: o con tus damas del servicio de Dios, o con tu marido del bien del reino, que no hay bien de uno que no sea servicio de otro. Con la sierpe nunca, nunca en peligrosas curiosidades.

    • c1632 Tirso de Molina Amazonas Indias [1993] 153 Esp (CDH )
      / Pero aquí si no es que pidas / del modo que Eva a la sierpe, / o plátanos o guayabas, / sólo tengo que ofrecerte / con bizcochos destos riscos / chocolates destas fuentes.
    • 1633 Paravicino, H. Jesucristo desagraviado [1994] 286 Esp (CDH )
      Y si bien la borró a alientos venenosos la sierpe infernal, hoy la vuelve a reformar a espíritus celestiales nuestro Redentor (sierpe en la apariencia de culpa, pero formada de metal de Divinidad ardiente, a quien en vulgar cobre representó la otra de Moisés) en el Evangelio, con materiales tan mejorados, cuanto va de agua y espíritu, a tierra y aire.
    • 1626-1635 Quevedo Villegas, F. Política Dios, gobierno Cristo [1966] Esp (CDH )
      Primero persuadiò la materia de estado a Eva, quando para ser como Dios, y engrandecerse, despreciò la Ley de Dios, y siguiò el parecer, y interpretacion del Legislador sierpe: y sucediòle, lo qual à èl sucedio. No tardò mucho en introducir el duelo: pues encendiendo a Cain en ira embidiosa, le obligò a dar muerte a su hermano Abèl, juzgando por afrenta, que Dios mirasse al sacrificio de su hermano menor, y no al suyo. Tuvo Cain la culpa de que Dios no abriesse los ojos sobre su sacrificio, ofreciendo lo peor que tenia; y dà la muerte a Abèl. Desde entonces son los primeros antepassados del duelo la sinrazon, y la embidia. Muriò Abèl, mas el afrentado, con señal * que le mostrava desprecio de la muerte, fue el matador.
    • 1626-1635 Quevedo Villegas, F. Política Dios, gobierno Cristo [1966] 210 Esp (CDH )
      A Eva la dize Satanas en la sierpe, que coma, y serà como Dios, y se: alegra, y confiada se ensobervece. Esta introduce con el pecado la muerte: la Virgen, y Madre concibiendo al que quitò los pecados del mundo introduxo la vida, y la muerte de la muerte. Dixola el Angel Gabriel: No temas, Maria; porque hallaste gracia en Dios. Señor, los que hallan gracia en otro hombre, los que con otro hombre pueden, y tienen valimiento, teman: solo pierda el miedo el que halla gracia en Dios, y con Dios. Las ruinas tan frequentes de los poderosos, en que tanta sangre, y horror gastan las historias, se originan de que temen donde no avian de tener miedo, y no tienen miedo donde avian de temer.
    • 1626-1635 Quevedo Villegas, F. Política Dios, gobierno Cristo [1966] Esp (CDH )
      Acuerdese V. M. de la sierpe, y de la manzana, aunque no es cosa de que podemos olvidarnos. Vna golosina dio, porque le diessen la gracia, y el alma. Que sin Retorica reciben las mugeres, Eva lo enseñò bien para nuestro mal: que apriessa niegan, y que facilmente piden, la Samaritana lo demuestra: pues luego que se enterò de las calidades del agua de vida, dixo: Domine, da mihi hanc aquam, vt non sitiam, neque veniam huc haurire. Señor, dame esta agua, para que no tenga sed, ni venga a sacarla a este pozo. Que acomodadamente nos desquitamos de nuestros yertos con Cristo. De lo que pecò esta muger negandole lo que pedia, se remediò pidiendole lo que le dava.
    • a1640 Tirso de Molina Poesías [1988] 110 Esp (CDH )
      Severo la castigó / Dios omnipotente, en fe / de que la primera fue / que muchos Dioses nombró. / De donde afirmar podría / ser la sierpe la primera / que trujo engañosa y fiera / al mundo la idolatría. / Comer tierra, en conclusión, / la mandó, porque quien yerra, / y finge Dioses de tierra, / que coma tierra es razón. /
    • c1649-1656 Enríquez Gmz, A. Sansón Nazareno [1999] Esp (CDH )
      Lleva la retaguardia Basilinto, / émulo del valiente Nazareno. / Luzbel soberbio del planeta quinto, / y sierpe alimentada con veneno. / Por la banda del norte Dragolinto, / de envidia armado, de arrogancia lleno, / de la vanguardia se juraba Atlante, / siendo lo menos, el nacer gigante.
    • 1654-1658 Barrionuevo, J. Avisos I, II, III y IV [1892-1893] Esp (CDH )
      Dícese vuelve Mortara á Barcelona, y que D. Juan de Austria va á Milan, y el de Caracena á Flandes, y Fuensaldaña viene á Madrid ó á Ciudad-Rodrigo (plega á Dios que acierten), y que los bergantines que cogieron fueron 2, y otras 2 saetías, 200 turcos, 24 renegados, muchos cautivos y otras cosas, y que en Balaguer sale á los caminos una culebra, sierpe ó diablo, haciendo mucho estrago en los pasajeros, que tiene 40 pies de largo y más; que Barcelona había ofrecido un tercio de 500 hombres al Sr. D. Juan, y que pide se levante, y que muestra quiere salir; pero que ni tiene blanca ni esperanza de tenerla tan presto, con que los soldados de fuera de la ciudad destruyen los pueblos, y los que están en Barcelona se comen lo que tienen los vecinos, de que nos podemos prometer una desdicha fatal.
    • 1691 Anónimo Villancico cantado en el Real Convento de la Encarnación de Madrid en la noche de Reyes [1991] Esp (CDH )
      Por que tengáis buenas Pascuas / os remito esa comedia: / la idea es cosa inaudita; / el título, allá va ésa. / La Sierpe del Paraíso / sale en traje de frutera, / diciéndole a Eva: 'Toma', / y lo que le da es culebra. * / Sale el Rey, que es un león, / y dice: 'Señora Eva, / ¿quién la mete en ser golosa? / Mejor fuera hacer calcetas'. /
    • 1676-1692 Juana Inés de la Cruz Villancicos [1952] México (CDH )
      Contra la Serpiente astuta / que ocasionó la rüina / de todo el género humano, / siempre estuvo prevenida; / siempre armada y vigilante; / y tanto, que al embestirla, / con linda gracia le dió / en la cabeza una herida. / Jamás pudo ni aun tocarla / la Sierpe; y así, corrida, / en escuchando su Nombre, / bramando se da a Patillas. /
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 78 Esp (CDH )

      Vivía querida, y amante de su marido: assistida de dones del Cielo: pertrechada con mil gracias: circuida de beneficios amables: onrada con Señorío; y todo esto dentro las delicias de un paraíso, que avía plantado Dios para su deporte: sin embargo al fiero alago de un silvo le instiló todo su veneno una sierpe, que le emponzoñó las entrañas, para atosigarnos a todos.

    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      Miró Eva la fruta vedada con los ojos del antojo, que le avía sugerido la sierpe, y vióla ermosa, bien está; pero vióla también deleitable al paladar, y buena para comer: vidit quod bonum esset lignum ad vescendum, et pulchrum oculis, aspectuque delectabile.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 161 Esp (CDH )
      Contenta Eva con su buena suerte de ser la primera muger del mundo, y Reina del universo, no pensava en ser mas de lo que era. Dibujóla la Sierpe con los colores de su veneno, como Diosa: eritis sicut dij. Gen. 3. 5. y luego se murió para ser la Idea de su locura, aunque le costára la muerte.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      Pues sépase dize el Texto, que la sierpe, venció de astuta, no de fuerte.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )

      Quien digan se escapará? Si aun en el paraíso, que plantó Dios para delicias del ombre, y en el estado de la inocencia, no falta una sierpe astuta, que tiente; como, o donde este campo de batalla a de faltar?

    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      y mas que paloma sierpe astuta, que assiguró a Eva que no moriría: Nequaquam moriemini. Gen. 3. 4. Lo cierto es, que aquella Paloma de Dios, vino a la tarde, y vino a Noe: Venit ad eum ad vesperam, y no se dize que diera el ramo de la misericordia a alguno de sus ijos jovenes.
    • 1745 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, II [2004] Esp (CDH )
      Por tres partes pretendió morder al gran mirandulano esta sierpe infernal. La primera, moviendo algunos theólogos a censurar muchas de sus novecientas proposiciones, los quales con sus invectivas hicieron tanto ruido, que, llegando a los oídos de el Papa Innocencio VIII, de orden suyo se examinaron; y de el mucho número, que censuraban aquellos theólogos, solo se hallaron trece proposiciones dignas de reparo, las quales Pico defendió con una Apología, que se halla al principio de sus obras, acompañada de un Breve de Alexandro VI. Una cosa muy particular se refiere en ella, que muestra a quánto llega la necia ossadía de algunos hombres en orden a censurar materias, de que ignoran aun los primeros términos.
    • 1747 Anónimo Relac Puerto Rico [1918] 173 PR (CDH )
      Vivan los Mercaderes vivan sus gracias / quando Fernando Sexto / luce en España. / Vivan eternidades quando así aclaman / las indecibles glorias. / de su Monarcha. / Vivos, y alegres fuegos / la sierpe exhala / en que vivos efectos / así declara. / Don Juan Jph. Colomo / dedica la fama / para memoria eterna / su luz gallarda. / Todo el pueblo la quiere / todos la alaban / porque han visto increibles / tales azañas.
    • 1797 Quintana, M. J. A G. Jovellanos [1969] 209 Poesías Esp (CDH )
      ¿No ahogó su mano / una en pos de otra las odiosas sierpes / que infestaban mi ser? Ved mi abundancia, / ved mi contento, el delicioso halago / con que de hijuelos el enjambre hermoso / me alivia y me corona.
    • 1798 Quintana, M. J. A Fileno [1969] 226 Poesías Esp (CDH )
      ¡Piedad del infeliz! ¿Su resistencia / ha de ser por demás? Si de su pecho / quiere arrancar tal vez la bella imagen / que amor grabó con su buril de llama, / ¿en vano esfuerzo la impotente mano / desgarrará su corazón y entrañas, / y quedará inviolable entre despojos / allí reinando el ídolo sangriento? / Más valiera no amar; sí, más valiera, / cual se huye el silbo de engañosa sierpe, / esquivar la beldad, y a sus halagos / con bronce duro amurallar el pecho. /
    • 1825-a1853 Caro, J. E. Poesías [1973] 34 Colombia (CDH )
      / Arbol augusto de la muerte ¡nunca / Tus verdores abata el bóreas ronco! / ¡Nunca enemiga, venenosa sierpe / Se enrosque en torno de tu pardo tronco! / ¡Jamás el rayo ardiente / Abrase tu alta frente! / ¡Siempre inmoble y sereno / Por las cóncavas nubes / Oigas rodar el impotente trueno! / Vive, sí, vive; y cuando ya mis ojos / Cerrar el dedo de la muerte quiera, / Cuando esconderse mire en occidente / Al sol por vez postrera, / Moriré sosegado / A tu tronco abrazado / Tú mi sepulcro ampararás piadoso / De las roncas tormentas; / Y mi ceniza entonce agradecida, / En restaurantes jugos convertida, / Por tus delgadas venas penetrando, / Te hará
    • 1840-a1862 El Cucalambé Poesías [1974] 239 Cuba (CDH )
      / Sierpe que a veces, astuta, / Nos acomete cruel / Y el corazón nos enluta; / Culebra de cascabel / Que en nuestro dolor disfruta / El amor es un veneno / Que se introduce en el alma, / Como el reptil en el cieno / Y que, esparcido en el seno, / Nos hace vivir sin calma / ¡Pobre niña, que tan joven / Te consume un fuego ardiente, / Y buscas inútilmente / Gratos placeres que arroben / Tu corazón inocente! / ¡Joven incauta!... Tú ves / Del amor el atavío / Que aviva más su interés, / Mas
    • 1940 García Nieto, J. Víspera hacia ti [1940] 31 Esp (CDH )
      Paralas altas cumbres, alta vida. / Alta de amor. Voz alta. Alto sendero / —sierpe de fe y de luz—. Albor primero / para las altas nubes de tu huída. / Alta de brisas altas. Confundida / con el latir más alto. Alto crucero / por altas costas. Alto mastelero / para altas velas, altas de partida. /
    • 1941 Diego, G. Alondra [1985] Esp (CDH )
      Lejos Satán y su tentar de azufres, / sierpes, senos, sarcasmos. Lejos. Sufres / de amor divino, oh piano de delicias, / meciendo ya entre llamas y cristales / —ay, tornasoles arcangelicales— / las salas en el éxtasis novicias.
    • 1940-1961 Diego, G. Ángeles [1985] Esp (CDH )
      Y suenan los caños góticos / sus memorias de romance. / Sueña la gárgola a cántaros / lo que va de sierpe a ángel. / Llueve en sus conchas morriña * / y por túneles y fauces / se empujan a borbotones / las venas rotas del aire. /
    • 1963 Ortiz, F. Contrapunteo cubano [1987] Cuba (CDH )
      El movimundano tabaco, en el pensar del hombre del Mundo Nuevo, hace a la vez la función social de Eva, que con su poma le trajo a Adán compañía de amor, creación y libertad, y la de la sierpe, cuyo fuego diabólico le encienden la mente y le eleva la fantasía hasta lo ultrahumano con sus bellos serpenteos de humo.
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      El la describía, trasmudándose en Tristán, como la más honda y radical experiencia de dicha, casi como la dicha demoníaca de Adán y Eva después de aconsejados por la sierpe. Y de esto, yo sabía algo.
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      — ¿Cómo puedes decir eso? —Eva parecía indignada, y había llegado a fruncir la frente, mientras miraba a la sierpe con un punto de ira—. Nadie hay mejor que Dios: me lo asegura Adán todos los días. Y, en cuanto a su lealtad, ¿no nos ha comunicado el secreto del Universo? ¿No ha hecho de nosotros los reguladores del amor y el movimiento? No sé que es eso, te lo confieso, pero lo dice Adán y basta. Adán sabe muchas más cosas que yo. Es la sabiduría misma.
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      La sierpe se estiró hasta que su lengua acarició la mejilla de Eva.
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )

      Pero él lo duda. Si yo tuviera un secreto, ya no lo dudaría. ¡Y mucho más siendo secreto de Dios...! Poseer un secreto de Dios debe dar mucha importancia.

      La sierpe simuló quedar pensando.

      — Ya veré...

      Y se escurrió por las frondas de la selva. Eva, corriendo, la siguió. Gritaba el nombre de la sierpe y alborotaba la siesta de los grillos y de los alacranes, que se pusieron a cantar desacordadamente.

    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      Gritaba el nombre de la sierpe y alborotaba la siesta de los grillos y de los alacranes, que se pusieron a cantar desacordadamente.
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      La sierpe llegó en seguida, como de paso. Dijo: «Estás muy guapa, Eva» , y siguió serpeando por la vereda. Pero Eva la detuvo. Traía leche vegetal en el cuenco de una calabaza, e invitó a la sierpe a merendar con ella. Primero, hablaron de sus cosas. La sierpe le preguntó qué tal lo pasaba con Adán, y Eva le fue contando, contando, hasta que llegaron a las intimidades.
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      Traía leche vegetal en el cuenco de una calabaza, e invitó a la sierpe a merendar con ella. Primero, hablaron de sus cosas. La sierpe le preguntó qué tal lo pasaba con Adán, y Eva le fue contando, contando, hasta que llegaron a las intimidades. Como pensaba sacarle a la sierpe el secreto de Dios, Eva se fue deliberadamente de la lengua.
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      La sierpe le preguntó qué tal lo pasaba con Adán, y Eva le fue contando, contando, hasta que llegaron a las intimidades. Como pensaba sacarle a la sierpe el secreto de Dios, Eva se fue deliberadamente de la lengua.
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      Dijo: «Estás muy guapa, Eva» , y siguió serpeando por la vereda. Pero Eva la detuvo. Traía leche vegetal en el cuenco de una calabaza, e invitó a la sierpe a merendar con ella. Primero, hablaron de sus cosas. La sierpe le preguntó qué tal lo pasaba con Adán, y Eva le fue contando, contando, hasta que llegaron a las intimidades. Como pensaba sacarle a la sierpe el secreto de Dios, Eva se fue deliberadamente de la lengua.
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      Aquí, la sierpe acercó otra vez su lengua a la mejilla de Eva y la susurró al oído:
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      La sierpe simuló dar marcha atrás.
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )

      — ¿El Señor? ¿Suplicarnos a nosotras?

      La sierpe habló con energía.

      — Suplicarnos, sí. Y entonces ya se vería si le dábamos o no...

    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      Recordó que Adán la estaba esperando, y regaló a la sierpe la calabaza con el resto de la leche. La sierpe le dio las gracias, y cada cual se fue por su camino.
    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )
      La sierpe le dio las gracias, y cada cual se fue por su camino.
    • 1964 Rosales, L. Disc recepción RAE [1964] Esp (CDH )
      Pero entre verso y verso, "como entre flor y flor sierpe escondida", había una sorprendente declaración.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Ar (CDH )
      Lo rodeaban sin entender, y él se frotaba el doloroso índice y exhibía su cárdena hinchazón, mientras la Sierpe y yo, hermanados en la guerra santa en favor de los escarabajos ofendidos por ese indecente ordinario, recolector de defecaciones literarias, no cejábamos en nuestra presión y seguíamos arrancándole al cochino chillidos, rugidos y lágrimas.
    • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] Esp (CDH )
      ¿En qué lugar de tus laberintos secretos se oculta la tentadora sierpe? ¿Dónde se encuentra la trampa que nos precipita a las simas infernales? —clama la voz de un orate.
    1. s. En ocasiones, con los modificadores antigua o astuta.
      docs. (1260-1910) 16 ejemplos:
      • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
        E fue echado aquel dragon, aquella grand sierpe antigua que es llamado Diablo e Sathanas, que enganna tod el mundo, echado fue en tierra, e sos angeles con el.
      • 1910 Pallol, B. "Sátiro" [11-12-1910] La Unión Ilustrada (Málaga) Esp (HD)
        El árbol misterioso despide en esa hora / un mítico perfume de enervación traidora, / y el sátiro lo aspira yendo de rama en rama; / a la copa florida del árbol se encarama / y con un silbo suave, como de sierpe astuta, / se atrae á sus dominios la gente disoluta.
      • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
        E fue echado aquel dragon, aquella grand sierpe antigua que es llamado Diablo e Sathanas, que enganna tod el mundo, echado fue en tierra, e sos angeles con el.
      • 1376-1396 Fdz Heredia, J. LActoridades [2003] fol. 150v Esp (CDH )
        Porque conclude que mucho mas deurian guardar los fielos Christanos los fillos de la sierp antigua, esto es, el demonio, et que l'ende mostrassen de fazer nido en aquella piedra preçiosa, Ihesu Christo, en el qual ha firma habitacion.
      • c1540-1579 Horozco, S. Cancionero [1975] Cancionero Esp (CDH )
        RAZON. / Falsa es tu conclusión, / falsas tus obras y nombre, / pues viendo la perdiçión / Ihu. Xpo. Dios y hombre / te quitó la possessión. / Alumbró nuestro albedrío, / quebrantó la sierpe antigua, / y en mí puso fuerça y brío / por do claro se averigua / ser vano tu poderío.
      • 1610 Caxes, J. Dos primeros hermanos [1901] Esp (CDH )
        Culpa, ap.Bien pareces sierpe astuta. Envidia, ap.Ya se rinde el enemigo. / — Come, pruevala no mas, / que el provarla no es comer.
      • 1624 Paravicino, H. Oración fúnebre fray Simón [1994] 145 Esp (CDH )
        Sagrado mal, pues, había de ser el que fue así dueño de tanto bien. Hércules * le llaman otros, porque dicen que murió Hércules de él, sujeto mentido de los sucesos, pero moral en la significación, que a pedazos arrancó con la camisa venenosa su misma carne en el fuego de Oeta, despojo parecido al que San Pablo encarga del hombre viejo tan incorporado con la camisa * y veneno de la sierpe antigua de Adán y que el nuestro imitó espiritualmente en su vida y que en su muerte acabó con quitarle la camisa y la sangre y la carne también quisiera con piadosas violencias la devoción. Hipócrates le llama mal de niños.
      • a1672 Barrios, Miguel de Contra la verdad no hay fuerza [1962] (CDH )
        / Desde que la sierpe astuta / a la ignorancia engañó, / no hay quien resista sus ojos, / no hay quien huya su esplendor, / porque en golfo de cautelas / de los mortales farol, / antes que publica guerra, / los lleva a la perdición.
      • a1678 Sánchez, V. Lira poética 194 Lira poética VS (CDH )
        / La hermosa peca es bien que se presuma / un negro rasgo de divina pluma, / que de tu pecho en el papel nevado / con misterio formado / nos dice en breves cifras soberanas; / peca quien apetece estas manzanas, / que de un árbol vedado / en mejor Paraíso reservado / es al deseo dulce exenta fruta; / también la sierpe astuta / miró de hilado lirio en esa vena, / que el pecho a azules roscas encadena, / muda aconseja con dañoso engaño / el amoroso daño / que fácil Eva mi esperanza bebe; / y pues que libre a apetecer se atreve / las manzanas no dudo, / que es verdadero Adán mi amor desnudo, / y es puerta en fin que el apetito cierra, / ángel, tu honestidad que lo destierra.
      • 1683 Sigüenza Góngora, C. Triunfo parténico [1945] (CDH )
        ¿Cómo en Delos prometiste, / sierpe astuta y cautelosa, / movimiento? / ¿En tan poco la tuviste / sabiendo que era una cosa / de momento? / Al mar con vientos concitas / por ponerla en apretura, / mas he hallado / que en vano lo solicitas, / que ella en el mar quedó pura / y tú aguado.
      • 1812 Anónimo "Censura Diccionario burlesco" [21-04-1812] El Censor General (Cádiz) Esp (HD)
        Hasta el santuario de la soberanía penetró esta sierpe astuta y disimulada: ya está conocida, y el pueblo español ha visto como pagan los ingratos libertinos el favor que se les concede.
      • 1876 Domingo Soler, A. "Vicios virtudes" [01-08-1876] p. 189 Revista de Estudios Psicológicos (Barcelona) Esp (HD)
        ¡Oh! si, si, y si la imprecacion de un alma pudiera confudirle y te confudiría, remora de todos los siglos, sombra de todos los tiempos, sierpe astuta que no abandonas tu presa ni en el claustro de las vírgenes, ni en los bosques sagrados de las sacerdotisas, ni en los Harems de mahoma, ni en los congresos de todas las edades, ni en los campos de batalla de todas las naciones, ni en las universidades, ni en las academias, ni en los templos, ni en los teatros, ni en los clubs, ni en los cafés, y por último ni en el hogar doméstico; en todas partes se respira tu aliento maldito.
      • 1910 Pallol, B. "Sátiro" [11-12-1910] La Unión Ilustrada (Málaga) Esp (HD)
        El árbol misterioso despide en esa hora / un mítico perfume de enervación traidora, / y el sátiro lo aspira yendo de rama en rama; / a la copa florida del árbol se encarama / y con un silbo suave, como de sierpe astuta, / se atrae á sus dominios la gente disoluta.
      • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
        E fue echado aquel dragon, aquella grand sierpe antigua que es llamado Diablo e Sathanas, que enganna tod el mundo, echado fue en tierra, e sos angeles con el.
      • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
        E priso el dragon, la sierpe antigua que es el diablo e Sathanas, e atol fasta mil annos, e metiol en ell abismo, e cerrol, e puso cannado sobrel, por que no enganne mas las yentes fasta que sean acabados mil annos;
      • 1376-1396 Fdz Heredia, J. LActoridades [2003] fol. 150v Esp (CDH )
        Porque conclude que mucho mas deurian guardar los fielos Christanos los fillos de la sierp antigua, esto es, el demonio, et que l'ende mostrassen de fazer nido en aquella piedra preçiosa, Ihesu Christo, en el qual ha firma habitacion.
      • c1540-1579 Horozco, S. Cancionero [1975] Cancionero Esp (CDH )
        RAZON. / Falsa es tu conclusión, / falsas tus obras y nombre, / pues viendo la perdiçión / Ihu. Xpo. Dios y hombre / te quitó la possessión. / Alumbró nuestro albedrío, / quebrantó la sierpe antigua, / y en mí puso fuerça y brío / por do claro se averigua / ser vano tu poderío.
      • 1610 Caxes, J. Dos primeros hermanos [1901] Esp (CDH )
        Culpa, ap.Bien pareces sierpe astuta. Envidia, ap.Ya se rinde el enemigo. / — Come, pruevala no mas, / que el provarla no es comer.
      • 1612 Vega Carpio, F. L. Pastores Belén [1991] 199 Esp (CDH )
        / Apenas pudo tener / de que a una mujer burló / la Sierpe antigua placer, / cuando Dios la amenazó / con el pie de otra mujer.
      • 1612 Vega Carpio, F. L. Pastores Belén [1991] Esp (CDH )
        / Jardín donde no hay flor que no se halle / de las virtudes de que estáis vestida; / árbol en cuya planta esclarecida / la Sierpe antigua para siempre calle.
      • 1624 Balbuena, B. El Bernardo [1851] 278 Esp (CDH )
        / Cual sierpe antigua en siesta calurosa, / Hácia el terron que le arrojó el villano / Se alza, silba, y revuelve la escamosa / Concha, sembrando muertes por el llano; / Y á la garganta y lengua ponzoñosa / Del mortífero pecho saca en vano / La sed prolija que sufrió en su cueva, / Y oculta allí para matar la lleva; / Así del torpe desabrido pecho / Del bruto rey de Córcega revienta / En rabioso furor, veneno hecho, / En que el confuso corazon alienta; / Y al que la nueva trajo sin provecho, / En debidas albricias de su afrenta, / Las que le dió dén siempre al que se ceba / En ser correo de una mala nueva.
      • 1624 Paravicino, H. Oración fúnebre fray Simón [1994] 145 Esp (CDH )
        Sagrado mal, pues, había de ser el que fue así dueño de tanto bien. Hércules * le llaman otros, porque dicen que murió Hércules de él, sujeto mentido de los sucesos, pero moral en la significación, que a pedazos arrancó con la camisa venenosa su misma carne en el fuego de Oeta, despojo parecido al que San Pablo encarga del hombre viejo tan incorporado con la camisa * y veneno de la sierpe antigua de Adán y que el nuestro imitó espiritualmente en su vida y que en su muerte acabó con quitarle la camisa y la sangre y la carne también quisiera con piadosas violencias la devoción. Hipócrates le llama mal de niños.
      • 1642 Calderón Barca, P. Premática [1985] Esp (CDH )
        Nicolás .–¡Oh, Amor, bergante!Hombre 2º.–Cocodrilo eres Fiero.Hombre 1º.– Sierpe astuta. Nicolás .–Y eres hijo de puta.Hombre 2º.–Eres un gran tacaño.Hombre 1º.–Eres un ciego.
      • a1672 Barrios, Miguel de Contra la verdad no hay fuerza [1962] (CDH )
        / Desde que la sierpe astuta / a la ignorancia engañó, / no hay quien resista sus ojos, / no hay quien huya su esplendor, / porque en golfo de cautelas / de los mortales farol, / antes que publica guerra, / los lleva a la perdición.
      • a1678 Sánchez, V. Lira poética 194 Lira poética VS (CDH )
        / La hermosa peca es bien que se presuma / un negro rasgo de divina pluma, / que de tu pecho en el papel nevado / con misterio formado / nos dice en breves cifras soberanas; / peca quien apetece estas manzanas, / que de un árbol vedado / en mejor Paraíso reservado / es al deseo dulce exenta fruta; / también la sierpe astuta / miró de hilado lirio en esa vena, / que el pecho a azules roscas encadena, / muda aconseja con dañoso engaño / el amoroso daño / que fácil Eva mi esperanza bebe; / y pues que libre a apetecer se atreve / las manzanas no dudo, / que es verdadero Adán mi amor desnudo, / y es puerta en fin que el apetito cierra, / ángel, tu honestidad que lo destierra.
      • 1683 Sigüenza Góngora, C. Triunfo parténico [1945] (CDH )
        ¿Cómo en Delos prometiste, / sierpe astuta y cautelosa, / movimiento? / ¿En tan poco la tuviste / sabiendo que era una cosa / de momento? / Al mar con vientos concitas / por ponerla en apretura, / mas he hallado / que en vano lo solicitas, / que ella en el mar quedó pura / y tú aguado.
      • 1812 Anónimo "Censura Diccionario burlesco" [21-04-1812] El Censor General (Cádiz) Esp (HD)
        Hasta el santuario de la soberanía penetró esta sierpe astuta y disimulada: ya está conocida, y el pueblo español ha visto como pagan los ingratos libertinos el favor que se les concede.
      • 1876 Domingo Soler, A. "Vicios virtudes" [01-08-1876] p. 189 Revista de Estudios Psicológicos (Barcelona) Esp (HD)
        ¡Oh! si, si, y si la imprecacion de un alma pudiera confudirle y te confudiría, remora de todos los siglos, sombra de todos los tiempos, sierpe astuta que no abandonas tu presa ni en el claustro de las vírgenes, ni en los bosques sagrados de las sacerdotisas, ni en los Harems de mahoma, ni en los congresos de todas las edades, ni en los campos de batalla de todas las naciones, ni en las universidades, ni en las academias, ni en los templos, ni en los teatros, ni en los clubs, ni en los cafés, y por último ni en el hogar doméstico; en todas partes se respira tu aliento maldito.
      • 1910 Pallol, B. "Sátiro" [11-12-1910] La Unión Ilustrada (Málaga) Esp (HD)
        El árbol misterioso despide en esa hora / un mítico perfume de enervación traidora, / y el sátiro lo aspira yendo de rama en rama; / a la copa florida del árbol se encarama / y con un silbo suave, como de sierpe astuta, / se atrae á sus dominios la gente disoluta.
  3. 1⟶metáfora
    s. f. Persona despreciable por su astucia, vileza o falta de moral.
    Sinónimo: serpiente
    docs. (1260-2010) 40 ejemplos:
    • a1260 Anónimo SMateo (Esc. I-j-6) [1962] 62 Esp (CDH )
      ¡Ay de uos, maestros e ph ariseos ypocritas! que fazedes los sep ulcros de los p roph etas e afeytades los monumentos de los iustos, e dezides: Si fuessemos en los dias de nuestros padres, no fueramos sos co mpanneros en matar los p roph etas. E assi dades testimonio a uos mismos, que sodes fiios daquellos que mataron los p roph etas. E uos co mplit la medida de uuestros pad res. E uos, sierpes, linnage de biuoras, ¿como fudredes del iuizio del infierno?
    • 2010 Posadas, C. Invitación a un asesinato Esp (CORPES)
      Doña Cristina bebió un sorbo de su té Lapsang Souchong y achinó los ojos. Lejos de parecerle superguay y un cielo, Olivia Uriarte siempre le había parecido una sierpe, un áspid. No, peor a aún: una mangosta hipnotizante y devoradora de animales. ¿Cómo era posible que Sonia no le guardaba al menos un poco de rencor por lo que le había hecho años atrás cuando era apenas una niña?
    • a1260 Anónimo SMateo (Esc. I-j-6) [1962] 62 Esp (CDH )
      ¡Ay de uos, maestros e ph ariseos ypocritas! que fazedes los sep ulcros de los p roph etas e afeytades los monumentos de los iustos, e dezides: Si fuessemos en los dias de nuestros padres, no fueramos sos co mpanneros en matar los p roph etas. E assi dades testimonio a uos mismos, que sodes fiios daquellos que mataron los p roph etas. E uos co mplit la medida de uuestros pad res. E uos, sierpes, linnage de biuoras, ¿como fudredes del iuizio del infierno?
    • a1500-1520 Costana Poema 211 Cancionero de Garci Sánchez de Badajoz Esp (CDH )
      Aureys mas de conoscer / q ue aquien yo quiero embiaros / es la de mayor valer / es la de mas merescer / que nadie puede estimaros / Por q ue su gracia y mesura / juntada con mis primores / no consiente / q ue vista su hermosura / lleuen cuento sus dolores / ni se cuenten / Si otras señas agora / quereys por mas certidumbre / es aq uella aquien adora / la libertad por señora / y le da su seruidumbre / Es la de mayor belleza / do discrecion nunca huye / ni se tira / es vna sierpe crueza / q ue tanto mata y destruye / quanto mira
    • c1550-1580 Luis de León Trad clásicas [1990] 420 Poesías Esp (CDH )
      / O, aunque a domeñarte / ni tu marido de otro amor tocado, / ni ruego ni oro es parte, / ni del enamorado / la amarillez teñida de violado, / un poco de mesura / usa conmigo, ¡o, sierpe!, ¡o, más que yerta / encina y roble dura! / /
    • 1580 Sierra, P. Espejo príncipes II [2003] Esp (CDH )
      Avéis de saber, señora, que la sierpe era yo, que, compelido de la necessidad de la fortaleza del braço de vuestro poderoso hijo, me hizo hazer lo que vistes entonces. Crielos con aquella magestad que a tales personas se devía. A los seis años, queriendo fenecer mi camino, riberas de Eufrates perdí la niña, adonde todo este tiempo passado ha estado publicando su estremada hermosura, hasta tanto que el valor de su hermano de allí la sacó, el cual es aquel que allí está hablando con el rey Delfo de Trapobana.
    • 1587-1588 Cueva, J. Romances I, 307 Romancero general Esp (CDH )
      / Viendo la cabeza Mínos / De Niso, volvió la cara / Por no vella, y contra Scila / Airado dice en voz alta: / — Sal de aquí, maldita hembra, / Ponzoñosa, sierpe airada, / Que tú no debes estar / Donde veas la luz clara, / Sino en el horrible infierno, / Como estás en cuerpo y alma, / Puesta en la mas cruda pena / Que de las furias es dada.
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )
      — El que quisiere que una mujer tope primero con él que con otrie, hágase sierpe, que como él parle, aunque la haga mal, saldrá con lo que quisiere, porque las mujeres heredaron de Eva hacer rancho con una sierpe, aunque tengan a su servicio un bello Adán, aun en el tiempo de pan de boda.
    • c1610-1612 Vega Carpio, L. Niña de plata [2003] Esp (CDH )
      Chacón.Colgado y vistoso está: / voy al alcázar contigo.Don Juan. / Pues quedo, y no te alborotes, / y aquella sierpe la riña. Chacón.¡O! ¡Válate Dios por niña! / ¡Quién la diera veynte azotes!
    • 1616 Cervantes Saavedra, M. Persiles [1994] Esp (CDH )
      ¡Tarázate la lengua, sierpe maldita, no pronuncies con deshonestas palabras lo que tienes escondido en tus deshonestos deseos! ¡Mira el poco lugar que nos queda desde este punto al de la muerte, que nos está amenazando con la hambre y con la incertidumbre de la salida deste lugar, que, puesto que fuera cierta, con otra intención la acompañara que con la que me has descubierto! ¡Desvíate de mí y no me sigas, que castigaré tu atrevimiento y publicaré tu locura! Si te vuelves, mudaré propósito, y pondré en silencio tu desvergüenza; si no me dejas, te quitaré la vida.
    • c1625 Vélez Guevara, L. Rey Imaginación [1920] Esp (CDH )
      / ¡Aquí de cuantos enanos / tienen doze encantamentos, / de cuantas sierpes y dueñas, / que vienen a ser lo mesmo; / que se profana palacio / a desatinos del pueblo! / A la antecámara sale / su magestad.
    • 1631 Castillo Solórzano, A. Harpías Madrid [1985] Esp (CDH )
      Él se pensaba que por lo extraordinario se la habían de pagar los autores muy bien, y engañábase, que no había cosa más vista en la Corte que damas sierpes, que lo pudieran ser en un retablo de San Jorge. *
    • 1637 Castillo Solórzano, A. Aventuras Bachiller [1986] Esp (CDH )

      Y aunque pudiera valerse del socorro del moño, era tan desvanecida que no quiso salir sino con su mismo cabello; pero no consiguió su pretensión por durar seis días el volverse a su primero estado, en los cuales vivieron todos los de la casa en seiscientos infiernos. Desta suerte estaba la sierpe diciéndoles mil injurias.

    • 1653 Gracián, B. El Criticón 2.ª parte [1939] Esp (CDH )

      — Estos—respondió el hombre sierpe—son hombres de honor en los palacios: llámanse gentil hombres o escuderos.

      — Y en buen romance—dixo el Sabio—son gente que después de aver perdido la hazienda, están perdiendo el tiempo, y los que aviendo sido la polilla de sus casas, vienen a ser la honra de las agenas; que siempre verás que los que no supieron para sí, quieren saber para los otros.

    • 1665 Santos, F. Tarascas Madrid [1976] Esp (CDH )
      Ve esta sierpe a un lindo, tan blando como gastador; y con el que vende limas, le envía a decir que allí está con una dama de obligaciones, que las envíe algo. El enamorado a todos vientos vuelve la vista a la cazuela; enséñaselas el de las limas, agrádale el rostro, y sin más tardanza sale a buscar unos dulces, y con toda brevedad se los remite. Tómalos la maestra; parte con la niña, diciéndola que allí es permitido tomar cuanto las dieren. Con ello va el pedernal herido arrojando chispas a montones; porque la gala y la golosina son los embajadores de la perdición. Acábase la comedia; salen del patio, y en la calle están aguardando todos los que conocen al maestro de danzar.
    • 1682 Arboreda, A. Divino remedio Aurora san Ginés [1997] Esp (CDH )
      Jaire(Saliendo.)¡Qué tímido muevo el paso!Quisquís ¿A una sola mujer temes / y hermosa? ¿Vas a luchar / acaso son una sierpe? JaireMal lo entiendes, pues ignoras / que con altivos desdenes / la más hermosa es sin duda / la fiera de las mujeres.
    • a1704 Bances Candamo, F. Zarzuela El imposible [1994] Esp (CDH )

      SIRINGA

      ¡Qué asombrada...

      Canta

      SELVAJIO

      ¡qué turbado,

      Canta

      SIRINGA

      oiga el asno!

      Canta

      SELVAJIO

      ... oiga la sierpe!

      Canta

      SIRINGA

      ¡Yo primero!

      Canta

      SELVAJIO

      ¡Yo primero!

      Cantan

      LOS DOS

    • 1788 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      SIERPE [...], se dice de una mujer de mala condicion o mui colérica.
    • 1821 Fdz Moratín, L. Cartas 1821 [1973] 428 Epistolario Esp (CDH )

      Sólo así pude lograr que continuase el tal juego; logré que ella se distragese, y evité que no se acabara de consumir con la rabia y la desesperación de verse constantemente atropellada y vencida. Haz tú lo mismo, porque si no, la dará un insulto y tendrán que cantarla el gori gori. Ya sabes quees sierpe, y que no conviene irritarla.

    • 1842 Vega, V. A muerte o a vida [1895] Esp (CDH )

      Valentín .Respondo con mi cabeza. Tú no has querido escucharme, te has entregado en poder de una sierpe que te ha emponzoñado usando de astucias infernales; ¿y aún la compadeces? ¿Aún serás tan alma de cántaro que olvides sus delitos y tus tormentos? ¡Pues yo no los olvido!– ¡Cuando te he visto mil veces desesperado y á dos dedos de pegarte un tiro, me arrancaba los cabellos de rabia, y si entonces pillo á esa mujer, la mato!

    • 1874 Alarcón, P. A. Sombrero [1993] 76 Esp (CDH )
      Admirábanla, sí, y requebrábanla en ocasiones (delante de su marido, por supuesto), * lo mismo los frailes que los caballeros, los canónigos que los golillas, * como un prodigio de belleza que honraba a su Criador, y como una diablesa de travesura y coquetería, que alegraba inocentemente los espíritus más melancólicos. «Es un hermoso animal», solía decir el virtuosísimo prelado. «Es una estatua de la antigüedad helénica», observaba un abogado muy erudito, académico correspondiente de la Historia. * «Es la propia estampa de Eva», prorrumpía el prior de los Franciscanos. «Es una real moza», exclamaba el coronel de milicias. «Es una sierpe, una sirena, ¡un demonio!», añadía el corregidor.
    • 1927 Valle-Inclán, R. M. Tirano [1993] Esp (CDH )

      El Coronelito aseguró los ojos sobre Veguillas. Y Veguillas, con los brazos abiertos, gritó consternado:

      — ¡Angel funesto! ¡Sierpe bio-magnética! Con tus besos embriagadores me sorbiste el pensamiento.

      El Coronelito de un salto estaba en la puerta, atento a mirar y escuchar: Cerró, y corrida la aldaba, abierto el compás de las piernas, tiró de machete [...].

    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 563 Ar (CDH )
      Los cuatro —los muchachos, la sierpe y el duque— seguimos así, quietos, trémulos unos segundos, como si el día se hubiera detenido en torno, y de no ser porque en alguna parte, lejos, muy lejos, creció el relinche de un caballo y otros le respondieron en el valle, hubiese sido como si aquella escena estática no perteneciese a la realidad, como si fuese el bajo relieve que ilustraba una mitológica aventura.
    • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] Esp (CDH )
      Intrigas, conspiraciones, una sierpe sinuosa y ávida intentaba penetrar los pétreos baluartes de la Monarquía que se refugiaba, casi inerme, en el Palacio de Oriente. Sánchez Guerra, íntimamente impulsado por sus deseos de revancha frente al Rey, solicitó audiencia a Victoria Eugenia, justificando su solicitud ante el Mayordomo Mayor de Palacio manifestando que tenía que hacerle una importante proposición política.
    • 2001 Bueno Álvz, J. A. Último viaje Eliseo Esp (CORPES)
      Al fin y al cabo, eres un Guzmán, repuso, eres digno de tu padre, por algún lado os tiene que salir la sierpe que lleváis dentro. Por primera vez, papá, sentí el nudo atávico que me unía a una interminable saga de Guzmanes, por primera vez me despreciaban por el apellido, por la sangre que corría en mis venas, por las culpas desconocidas y ajenas, y una segunda personalidad, la tuya, se confundió con la mía, me usurpó la voz y el pensamiento.
    • 2010 Posadas, C. Invitación a un asesinato Esp (CORPES)
      Doña Cristina bebió un sorbo de su té Lapsang Souchong y achinó los ojos. Lejos de parecerle superguay y un cielo, Olivia Uriarte siempre le había parecido una sierpe, un áspid. No, peor a aún: una mangosta hipnotizante y devoradora de animales. ¿Cómo era posible que Sonia no le guardaba al menos un poco de rencor por lo que le había hecho años atrás cuando era apenas una niña?
    • a1260 Anónimo SMateo (Esc. I-j-6) [1962] 62 Esp (CDH )
      ¡Ay de uos, maestros e ph ariseos ypocritas! que fazedes los sep ulcros de los p roph etas e afeytades los monumentos de los iustos, e dezides: Si fuessemos en los dias de nuestros padres, no fueramos sos co mpanneros en matar los p roph etas. E assi dades testimonio a uos mismos, que sodes fiios daquellos que mataron los p roph etas. E uos co mplit la medida de uuestros pad res. E uos, sierpes, linnage de biuoras, ¿como fudredes del iuizio del infierno?
    • a1500-1520 Costana Poema 211 Cancionero de Garci Sánchez de Badajoz Esp (CDH )
      Aureys mas de conoscer / q ue aquien yo quiero embiaros / es la de mayor valer / es la de mas merescer / que nadie puede estimaros / Por q ue su gracia y mesura / juntada con mis primores / no consiente / q ue vista su hermosura / lleuen cuento sus dolores / ni se cuenten / Si otras señas agora / quereys por mas certidumbre / es aq uella aquien adora / la libertad por señora / y le da su seruidumbre / Es la de mayor belleza / do discrecion nunca huye / ni se tira / es vna sierpe crueza / q ue tanto mata y destruye / quanto mira
    • c1550-1580 Luis de León Trad clásicas [1990] 420 Poesías Esp (CDH )
      / O, aunque a domeñarte / ni tu marido de otro amor tocado, / ni ruego ni oro es parte, / ni del enamorado / la amarillez teñida de violado, / un poco de mesura / usa conmigo, ¡o, sierpe!, ¡o, más que yerta / encina y roble dura! / /
    • 1580 Sierra, P. Espejo príncipes II [2003] Esp (CDH )
      Avéis de saber, señora, que la sierpe era yo, que, compelido de la necessidad de la fortaleza del braço de vuestro poderoso hijo, me hizo hazer lo que vistes entonces. Crielos con aquella magestad que a tales personas se devía. A los seis años, queriendo fenecer mi camino, riberas de Eufrates perdí la niña, adonde todo este tiempo passado ha estado publicando su estremada hermosura, hasta tanto que el valor de su hermano de allí la sacó, el cual es aquel que allí está hablando con el rey Delfo de Trapobana.
    • 1587-1588 Cueva, J. Romances I, 307 Romancero general Esp (CDH )
      / Viendo la cabeza Mínos / De Niso, volvió la cara / Por no vella, y contra Scila / Airado dice en voz alta: / — Sal de aquí, maldita hembra, / Ponzoñosa, sierpe airada, / Que tú no debes estar / Donde veas la luz clara, / Sino en el horrible infierno, / Como estás en cuerpo y alma, / Puesta en la mas cruda pena / Que de las furias es dada.
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )
      — El que quisiere que una mujer tope primero con él que con otrie, hágase sierpe, que como él parle, aunque la haga mal, saldrá con lo que quisiere, porque las mujeres heredaron de Eva hacer rancho con una sierpe, aunque tengan a su servicio un bello Adán, aun en el tiempo de pan de boda.
    • c1605 Ocaña, D. Relación viaje América [1969] 75 Pe (CDH )

      Y llamando a una portezuela que allí había, dije: no es posible según aquí hay la apariencia, sino que ha de salir a recibirnos alguna sierpe o fiera con quien ha de ser fuerza pelear para entrar a gozar de este encantado lugar. Pensando, pues, que llamaba el marido de una señora que allí había, al cual estaba esperando para comer, salió a abrir la puerta una dama, tan hermosa y con tanto copete y tocado, y el vestido con tanto franjón de oro, como si estuviera en la ciudad; y cuando yo la vi, acabé de persuadirme que aquello era encantamiento, y ella espantada de verme y yo de verla a ella, nos quedamos los dos embelesados mirándonos el uno al otro, y pensando yo cómo la trataría, que no sabía si decirla diosa, o ninfa del Parnaso, porque según su compostura y hermosura, todo cuanto le dijere le convenía muy bien.

    • c1610-1612 Vega Carpio, L. Niña de plata [2003] Esp (CDH )
      Chacón.Colgado y vistoso está: / voy al alcázar contigo.Don Juan. / Pues quedo, y no te alborotes, / y aquella sierpe la riña. Chacón.¡O! ¡Válate Dios por niña! / ¡Quién la diera veynte azotes!
    • 1616 Cervantes Saavedra, M. Persiles [1994] Esp (CDH )
      ¡Tarázate la lengua, sierpe maldita, no pronuncies con deshonestas palabras lo que tienes escondido en tus deshonestos deseos! ¡Mira el poco lugar que nos queda desde este punto al de la muerte, que nos está amenazando con la hambre y con la incertidumbre de la salida deste lugar, que, puesto que fuera cierta, con otra intención la acompañara que con la que me has descubierto! ¡Desvíate de mí y no me sigas, que castigaré tu atrevimiento y publicaré tu locura! Si te vuelves, mudaré propósito, y pondré en silencio tu desvergüenza; si no me dejas, te quitaré la vida.
    • c1617 Ruiz Alarcón, J. Ganar amigos [1959] Mx (CDH )
      Don Fernando: En vano para conmigo / falsas disculpas maquinas. / ¡Quédate por siempre, ingrata, / liviana, aleve, fingida, / mudable, tirana, fiera, / tigre hircana y sierpre libia! / ¡Quédate; que sólo vine / a exhalar las llamas vivas / que, de tu ofensa engendradas, / dentro de mi pecho ardían, / con decirte sola a ti / tus infamias, tus mentiras, / mudanzas y liviandades, / ya que el ser quien soy me priva / de romper, con publicarlas, / la palabra prometida; / que yo ofendido la guardo, / y tú obligada la olvidas! /
    • c1625 Vélez Guevara, L. Rey Imaginación [1920] Esp (CDH )
      / ¡Aquí de cuantos enanos / tienen doze encantamentos, / de cuantas sierpes y dueñas, / que vienen a ser lo mesmo; / que se profana palacio / a desatinos del pueblo! / A la antecámara sale / su magestad.
    • 1629 Calderón Barca, P. Príncipe constante [2002] Esp (CDH )
      / En fin, en lo veloz, viento, / rayo en fin en lo eminente, / era por lo blanco, cisne, / por lo sangriento, era sierpe, / por lo hermoso, era soberbio, / por lo atrevido, valiente, / por los relinchos, lozano, / y por las cernejas, fuerte.
    • 1631 Castillo Solórzano, A. Harpías Madrid [1985] Esp (CDH )
      Él se pensaba que por lo extraordinario se la habían de pagar los autores muy bien, y engañábase, que no había cosa más vista en la Corte que damas sierpes, que lo pudieran ser en un retablo de San Jorge. *
    • c1631-1632 Calderón Barca, P. Burlas amor [1995] Esp (CDH )
      PEDRO Que el papel confesará / cuanto tú y ellas me nieguen. / Juntar quiero los pedazos / de esta víbora, esta sierpe, / que dividido el veneno / en dos mitades contiene. / Lee"¡Qué mal podré, hermoso dueño, / decirte ni encarecerte / el cuidado con que estoy / de que anoche nos oyese / tu hermana! Avisarme al punto / que a tu padre se lo cuente, / para que te ponga en salvo."
    • 1637 Castillo Solórzano, A. Aventuras Bachiller [1986] Esp (CDH )

      Y aunque pudiera valerse del socorro del moño, era tan desvanecida que no quiso salir sino con su mismo cabello; pero no consiguió su pretensión por durar seis días el volverse a su primero estado, en los cuales vivieron todos los de la casa en seiscientos infiernos. Desta suerte estaba la sierpe diciéndoles mil injurias.

    • 1637 Cáncer Velasco, J. Perdón galán fea [2005] 105 Obras varias Esp (CDH )
      / / Y sírvame de disculpa, / para con Dios y las gentes, / que al primer hombre del mundo / engañaras por lo sierpe. / Y no recelo que el humo / se te suba o se te trepe / a las narices, que sólo / a las hermosas se viene. / Mas que te enojes y mas que / te enfurezcas y revientes, / que no puedes enojada, / Lisi, peor cara ponerme. / / /
    • 1653 Gracián, B. El Criticón 2.ª parte [1939] Esp (CDH )

      — Estos—respondió el hombre sierpe—son hombres de honor en los palacios: llámanse gentil hombres o escuderos.

      — Y en buen romance—dixo el Sabio—son gente que después de aver perdido la hazienda, están perdiendo el tiempo, y los que aviendo sido la polilla de sus casas, vienen a ser la honra de las agenas; que siempre verás que los que no supieron para sí, quieren saber para los otros.

    • 1665 Santos, F. Tarascas Madrid [1976] Esp (CDH )
      Ve esta sierpe a un lindo, tan blando como gastador; y con el que vende limas, le envía a decir que allí está con una dama de obligaciones, que las envíe algo. El enamorado a todos vientos vuelve la vista a la cazuela; enséñaselas el de las limas, agrádale el rostro, y sin más tardanza sale a buscar unos dulces, y con toda brevedad se los remite. Tómalos la maestra; parte con la niña, diciéndola que allí es permitido tomar cuanto las dieren. Con ello va el pedernal herido arrojando chispas a montones; porque la gala y la golosina son los embajadores de la perdición. Acábase la comedia; salen del patio, y en la calle están aguardando todos los que conocen al maestro de danzar.
    • 1672 Vélez Guevara, J. Celos hacen estrellas [1970] Esp (CDH )
      MomoLo que yo sé es que la niña / persigue bastantemente.Temia¿Aqui estás tú, buena pesca?Momo Aqui estoy yo, mala sierpe. Juno¿As tenido celos?TemiaMire, / yo e sauido claramente / que tiene celos quien ama, [56r-56v] / mas no aman a quien los tiene.
    • 1682 Arboreda, A. Divino remedio Aurora san Ginés [1997] Esp (CDH )
      Jaire(Saliendo.)¡Qué tímido muevo el paso!Quisquís ¿A una sola mujer temes / y hermosa? ¿Vas a luchar / acaso son una sierpe? JaireMal lo entiendes, pues ignoras / que con altivos desdenes / la más hermosa es sin duda / la fiera de las mujeres.
    • a1704 Bances Candamo, F. Zarzuela El imposible [1994] Esp (CDH )

      SIRINGA

      ¡Qué asombrada...

      Canta

      SELVAJIO

      ¡qué turbado,

      Canta

      SIRINGA

      oiga el asno!

      Canta

      SELVAJIO

      ... oiga la sierpe!

      Canta

      SIRINGA

      ¡Yo primero!

      Canta

      SELVAJIO

      ¡Yo primero!

      Cantan

      LOS DOS

    • 1788 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      SIERPE [...], se dice de una mujer de mala condicion o mui colérica.
    • 1821 Fdz Moratín, L. Cartas 1821 [1973] 428 Epistolario Esp (CDH )

      Sólo así pude lograr que continuase el tal juego; logré que ella se distragese, y evité que no se acabara de consumir con la rabia y la desesperación de verse constantemente atropellada y vencida. Haz tú lo mismo, porque si no, la dará un insulto y tendrán que cantarla el gori gori. Ya sabes quees sierpe, y que no conviene irritarla.

    • 1821 Fdz Moratín, L. Cartas 1821 [1973] Epistolario Esp (CDH )
      Da mis mems a la sierpe irritada, y dila que si ella y su tío estuvieran por aquí, otro gallo me cantara.
    • 1842 Vega, V. A muerte o a vida [1895] Esp (CDH )

      Valentín .Respondo con mi cabeza. Tú no has querido escucharme, te has entregado en poder de una sierpe que te ha emponzoñado usando de astucias infernales; ¿y aún la compadeces? ¿Aún serás tan alma de cántaro que olvides sus delitos y tus tormentos? ¡Pues yo no los olvido!– ¡Cuando te he visto mil veces desesperado y á dos dedos de pegarte un tiro, me arrancaba los cabellos de rabia, y si entonces pillo á esa mujer, la mato!

    • 1847 Domínguez, R. J. DiccNacional (2.ª ed.) Esp (BD)
      Sierpe, s. f. [...] Se usa mas comunmente en el sentido figurado, por la persona habitualmente feroz, cruel, sañuda, maligna, de lengua mordaz [...].
    • 1849 Navarro Villoslada, F. Doña Urraca [2003] Esp (CDH )

      — Yo el primero; antes, antes dejo a Doña Urraca tomar parte en esa romancesca empresa de libertar al pajecillo. ¡Lara! Miserable ambicioso, necio y cobarde, que se cree de superior alcurnia que todos los reyes y emperadores de la tierra. «No descendemos de reyes, sino los reyes de nos». Esta es su divisa. ¡Primero Ramiro, primero el paje, primero un sarraceno! Pero no, tan imposible es uno como otro; tú me engañas, sierpe tentadora, me engañas.

      — Id a preguntárselo al obispo de Compostela —contestó maese Sisnando— y él os dirá que, siendo ya tan públicos los amores de la Reina con Pedro González de Lara, no hay más remedio, para reparar el escándalo, que una separación completa, una penitencia pública o el matrimonio.

    • 1852 Bretón Herreros, M. Escuela del matrimonio [1975] Esp (CDH )
      General . A ella no, que eso es dar pábulo / al vicio; eso es proteger / un infame contrabando: / a él se la daría yo; / al pobre marido cándido, / que en vez de tierna consorte / abre a una sierpe los brazos.
    • 1874 Alarcón, P. A. Sombrero [1993] 76 Esp (CDH )
      Admirábanla, sí, y requebrábanla en ocasiones (delante de su marido, por supuesto), * lo mismo los frailes que los caballeros, los canónigos que los golillas, * como un prodigio de belleza que honraba a su Criador, y como una diablesa de travesura y coquetería, que alegraba inocentemente los espíritus más melancólicos. «Es un hermoso animal», solía decir el virtuosísimo prelado. «Es una estatua de la antigüedad helénica», observaba un abogado muy erudito, académico correspondiente de la Historia. * «Es la propia estampa de Eva», prorrumpía el prior de los Franciscanos. «Es una real moza», exclamaba el coronel de milicias. «Es una sierpe, una sirena, ¡un demonio!», añadía el corregidor.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )

      — ¡Ja, ja, ja!... ¡Qué mi general!... Bueno, ¿y por qué se aguanta a esa sierpe de la Pintada?

      — Hombre, curro, me tiene harto; pero así soy. No me animo a decírselo... No tengo valor para despacharla a... Yo soy así, ése es mi genio. Mire, de que me cuadra una mujer, soy tan boca de palo, que si ella no comienza..., yo no me animo a nada —y suspiró—. Ahí está Camila, la del ranchito... La muchacha es fea; pero si viera cómo me llena el ojo...

    • 1927 Valle-Inclán, R. M. Tirano [1993] Esp (CDH )

      El Coronelito aseguró los ojos sobre Veguillas. Y Veguillas, con los brazos abiertos, gritó consternado:

      — ¡Angel funesto! ¡Sierpe bio-magnética! Con tus besos embriagadores me sorbiste el pensamiento.

      El Coronelito de un salto estaba en la puerta, atento a mirar y escuchar: Cerró, y corrida la aldaba, abierto el compás de las piernas, tiró de machete [...].

    • 1927 Valle-Inclán, R. Embrujado Retablo de la Avaricia, la Lujuria y la Muerte Esp (CDH )

      La voz de la Galana¡Don Pedro Bolaño, devuélvame a mi hijo! ¿Es acción de caballeros o de facciosos robar el hijo a una madre? ¿No hay justicia en Quintán de Castro Lés?

      Don Pedro¡Entra, sierpe rabiosa! ¡Entra!

      La Galana¡Ay, viejo mañero, quier que entre! ¡No entro, no! ¡Conozco la artería! ¡Me pone la trampa para me llevar a la justicia con aquel dictado de pisar en su casa por la fuerza!

    • 1952 Quiroga, E. Sangre p. 185 Esp (FG)
      --Madre, ¿cómo dices eso? Dolores te quiere. Eres tú la que.... --Cállate. Es una sierpe lo que has traído a esta casa.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 563 Ar (CDH )
      Los cuatro —los muchachos, la sierpe y el duque— seguimos así, quietos, trémulos unos segundos, como si el día se hubiera detenido en torno, y de no ser porque en alguna parte, lejos, muy lejos, creció el relinche de un caballo y otros le respondieron en el valle, hubiese sido como si aquella escena estática no perteneciese a la realidad, como si fuese el bajo relieve que ilustraba una mitológica aventura.
    • 1986 Moix, T. No digas [1993] Esp (CDH )
      Para la sierpe, en fin, importaba especialmente lo que la derrota tenía de fracaso. Y cuantos la conocían comprendieron que era un mal augurio para el inicio de su gran sueño de dominio.
    • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] Esp (CDH )
      Intrigas, conspiraciones, una sierpe sinuosa y ávida intentaba penetrar los pétreos baluartes de la Monarquía que se refugiaba, casi inerme, en el Palacio de Oriente. Sánchez Guerra, íntimamente impulsado por sus deseos de revancha frente al Rey, solicitó audiencia a Victoria Eugenia, justificando su solicitud ante el Mayordomo Mayor de Palacio manifestando que tenía que hacerle una importante proposición política.
    • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] 86 Esp (CDH )
      Como yo después, si ella pecó contra el sexto mandamiento, tal vez fue por sentir en su alma el deseo del amor, un anhelo mucho más digno que adscribirse a los crímenes y abusos que cercan a los príncipes. Cometió errores y, como yo huérfana de padre también, quizá no fue preparada adecuadamente para reinar por los mismos que luego la atacaron. Esa sierpe, esa ramera de Palacio, dicen de ella algunos panfletos que he tenido en mi mano.
    • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] Esp (CDH )
      No obstante, la sierpe del crimen reptaba por la ciudad hacía varias semanas.
    • 2001 Bueno Álvz, J. A. Último viaje Eliseo Esp (CORPES)
      Al fin y al cabo, eres un Guzmán, repuso, eres digno de tu padre, por algún lado os tiene que salir la sierpe que lleváis dentro. Por primera vez, papá, sentí el nudo atávico que me unía a una interminable saga de Guzmanes, por primera vez me despreciaban por el apellido, por la sangre que corría en mis venas, por las culpas desconocidas y ajenas, y una segunda personalidad, la tuya, se confundió con la mía, me usurpó la voz y el pensamiento.
    • 2010 Posadas, C. Invitación a un asesinato Esp (CORPES)
      Doña Cristina bebió un sorbo de su té Lapsang Souchong y achinó los ojos. Lejos de parecerle superguay y un cielo, Olivia Uriarte siempre le había parecido una sierpe, un áspid. No, peor a aún: una mangosta hipnotizante y devoradora de animales. ¿Cómo era posible que Sonia no le guardaba al menos un poco de rencor por lo que le había hecho años atrás cuando era apenas una niña?
  4. 1⟶metáfora
    s. f. Representación convencional de la sierpe.
    docs. (1260-1987) 78 ejemplos:
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
      E assi cuemo Moysen alço la sierpe en el desierto, assi conuiene seer alçado el Fiio de la Uirgin, por que non perezca tod ombre que cree en el, mas que aya la uida durable.
    • 1987 González-Doria, F. Diccionario heráldico (FG)
      Sierpe. Nombre que se da en Heráldica a los reptiles ofidios.
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
      E assi cuemo Moysen alço la sierpe en el desierto, assi conuiene seer alçado el Fiio de la Uirgin, por que non perezca tod ombre que cree en el, mas que aya la uida durable.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] 1040 Esp (CDH )
      Mas a esta sazón eran ya llegados a la vega el rey Perión y sus fijos Amadís y Florestán en sus hermosos cavallos y con las armas de las sierpes, que mucho con el sol resplandeçían;
    • 1511 Anónimo Trad Tirante Martorell [1974] Esp (CDH )
      El otro cavallero dio a Casandra una sierpe toda de oro que se mordía en la cola, muy rica de piedras preciosas, e los ojos tenía de dos gruessos rubís. La Bella Sin Par tenía los cabellos muy rubios y largos, e diole el otro cavallero un peyne todo de oro e no de menos estima que las demás joyas. Y a los reyes de armas, heraldos y porsavantes, trompetas y ministriles, mil nobles a cada uno. Y nunca quisieron dejar a las doncellas hasta que estuvieron junto a la Reina, que en aquel momento se hallaba con el Rey. Y el Rey los recibió con mucho honor y afabilidad.
    • c1550 Santa Cruz, A. Crón Carlos V [1920] IV, 339 Esp (CDH )
      Llevaban sobre un cuartazgo armada una sierpe, la cual tiraban dos truhanes vestidos á la antigua de lorigas y grebas... de la misma color.
    • 1569 Pz Vargas, B. De re metallica [2000] fol. 184r Esp (CDH )
      Y en lo alto de la sierpe se ponga el alambique çulacado y su recipiente, d'esta forma.
    • 1569-1573 Hurtado Mendoza, D. Guerra Granada [1948] Esp (CDH )

      Armóle caballero el rey el día que entró en Sevilla; dióle el estandarte por armas para él y para los reyes que fuesen de Granada: la vanda de oro en campo rojo con dos cabeças de sierpes a los lados, sigún la traen en su guión los reyes de Castilla. Añadió él las letras azules que dizen: No ay otro vencedor sino Dios; por timbre tomó dos leones coronados que sobre las cabeças sostienen el escudo (traen el timbre debajo de las armas, como nosotros encima, porque ansí escriven y muestran los sitios y cuentan las partes del cielo y la tierra, al contrario de nosotros).

    • 1598 Vega Carpio, F. L. Dragontea [1935] Esp (CDH )
      ¿Ha puesto alguno de la edad pasada / Desde el famoso Arturo al docto Herrico / Las armas de su rosa coronada / En el indio cruel, desnudo y rico? / ¿Ha llegado jamás inglesa espada / A la parte del mar que significo? / ¿Quién, sino mi Dragón, ofende y daña / La sierpe imagen de la antigua España?
    • c1600 Anónimo Inventarios Reales Felipe II [1956-1959] Esp (CDH )

      [...] y en la basa, donde asienta el cuerpo del gallo, otra guarnicioncilla de oro y otra en el cuello; y en el tapador otra guarnicioncilla de oro, toda a la redonda, y en el mismo tapador sus alas de cristal con dos guarnicioncillas de oro, que encajan en él; y por remate del tapador una sierpe de cristal con alas, con una guarnicioncilla de oro, que la ase en el tapador, con su cola [...].

    • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
      Y no le aver mandado deshazer aquélla tiene también su causa, y fue que las dos primeras eran para atemorizar y espantar las orejas al Rey rebelde, quando se le pidiesse el pueblo cautivo, y assí Moysén començó ante los ojos de Faraón, por bolver en sierpe el cayado: y por el mismo caso que tuvieron nombre, y efetos de amenazas, avían de ser revocables, y poder bolver atrás sacando penitencia, y emienda del coraçón del hombre. Pero la sangre en las aguas fue símbolo de la sentencia difinitiva con que Faraón, y los suyos avían de hallar en las aguas la muerte cruel, que dieron a los infantes terneçuelos en ellas. Y por el consiguiente avía de ser irrevocable: porque los decretos absolutos de Dios, y la determinación de acabar con el hombre vista su dureza, y impenitencia final, no se revocan.
    • 1633 Paravicino, H. Jesucristo desagraviado [1994] 262 Esp (CDH )
      Y así, los que creyesen en él cobraran interior salud y vida, como perdición y muerte estruendosa los que así en el bautismo como en la Cruz le descreen. Que si la figura de la sierpe era de metal vaciado, no es mucho que lo figurado por ella suene.
    • 1640-1642 Saavedra Fajardo, D. Empresas [1999] 527 Esp (CDH )
      Pero, porque alguna vez conviene cubrir la fuerza con la astucia, y la indignación con la benignidad, disimulando y acomodándose al tiempo y a las personas, se corona en esta Empresa la frente del león, no con las artes de la raposa, viles y fraudulentas, indignas de la generosidad y corazón magnánimo del príncipe, sino con las sierpes, símbolo del Imperio y de la majestad prudente y vigilante, y jeroglífico en las Sagradas Letras de la prudencia, porque su astucia en defender la cabeza, en cerrar las orejas al encanto y en las demás cosas mira a su defensa propia, no al daño ajeno.
    • 1644 Anónimo Relación honras Isabel Borbón Actos públicos en Madrid Esp (CDH )
      En el 4 entrepaño estaua un cetro, y encima una Flor de Lis, y al lado una sierpe abierta la boca, y encima en lo alto estaua un Geroglifico, que dezia. Quasi a facie colubri fuge peccatum . Eccles, y al pie estos versos.
    • 1662 Espinosa Medrano, J. Apologético Góngora [1925] Perú (CDH )

      Profecia fue esta que la ancianidad Española se vaticinó, anunciando la presente felicidad; pues para la Paz mas importante del Mundo no se ha embiado el Caduceo, que enrosque la sierpe de los Guzmanes, ni los pacificos ramos de Olivares, porque no ay mas Caduceo, ni Oliva, que los Lobos, que en el Real Escudo de los Haros annuncian prosperidades no fieros, sino leales, no truculentos, sino pacificos: Pro pace impetranda miserunt lupi pellempro Caduceo, aut olea.

    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      Mas levantese essa sierpe, esse dragon, denle la mano para que se levante; y ya no es veneno, sino medicina; ni es solo vara, sino que se levanta, a ser mucho mas: y assí no dize. reversa est, que se bolvió a lo que avía sido: sino versa est, que se mudó, y convirtió en mucho mejor.
    • 1708 Luzán, Ignacio de La Biblia en verso (Traducción de los Epigramas latinos de Christiph Weigel) [1990] Esp (CDH )
      La admirable vara al suelo / arroxada, sierpe se hace / y se traga las culebras / obras de mágica arte.
    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Perú (CDH )
      Por Guzmán, sus armas eran escudo flanqueado, jefe y punta de azur y una caldera de oro, jaquelada de gules, con siete cabezas de sierpe, flancos de plata y cinco arminios de sable en sautor.
    • 1885 Pardo Bazán, E. Cisne Vilamorta [1885] 219 Esp (CDH )
      [...] y allá abajo, muy abajo, pasaba el Avieiro, no sosegado ni sesgo, sino alborotado y espumante, impaciente con la valla que le oponían unos peñascos agudos y negros, empeñados en detenerle y que sólo conseguían hacerle saltar con epiléptico furor, partiéndose en varios irritados raudales, que se enroscaban alrededor de las piedras á modo de coléricas y verdosas sierpes imbricadas de plata.
    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Pe (CDH )
      Y en medio de esas imponentes soledades, de improviso se distinguen dos sierpes de acero reverberantes extendidas sobre la amarillenta grama, y sobre ellas el humo del vapor que, como la potente respiración de un gigante, da vida y movimiento a grandes vagones.
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] Pe (CDH )
      HACEtiempo que en una ciudad incaica (no importa el nombre) / pensando en la sentencia que eternamente lleva en sí el hombre, / por entre tántas ruinas, en que dibuja rasgos de oro / la sierpe y el lagarto de bronce medra y hay como un coro / de pájaros nocturnos y las arañas tejen enredos / como si los tejiesen manos nerviosas de finos dedos [...]. /
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      En aquellas horas alucinantes, titiritadas y reveladoras, vimos cómo las sierpes de hierro de los aldabones se desanillaban y corrían como anguilas del frío inmemorial.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] Esp (CDH )
      Estaba el señor príncipe sentado, cual acostumbra, en el sillón de piedra que decora una sierpe labrada, acariciando una calavera, y me mandó aposentar a sus pies, y con la voz tan mirada y señora que tiene, me habló cortés y me dijo que aquel espejo no podría ser un avizor verdadero, ni era cosa de pasar por escribano todo lo que espejeaba.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Acaso el cardenal estuviera en lo cierto y el secreto no se escondiera en la fórmula mágica de un sabio sino en el diseño hermético de la rosa, la sierpe y los osos. Pero en seguida rechacé la idea. La obsesión que desde la adolescencia me mantenía tenso como un arco que apuntaba hacia el futuro eterno, y que me alimentaba con su maravilla, se rebelaba contra esa solución lógica, familiar, común a la mayoría de los hombres.
    • a1260 Anónimo Nuevo Testamento (Esc. I-j-6) [1970] Esp (CDH )
      E assi cuemo Moysen alço la sierpe en el desierto, assi conuiene seer alçado el Fiio de la Uirgin, por que non perezca tod ombre que cree en el, mas que aya la uida durable.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] 1040 Esp (CDH )
      Mas a esta sazón eran ya llegados a la vega el rey Perión y sus fijos Amadís y Florestán en sus hermosos cavallos y con las armas de las sierpes, que mucho con el sol resplandeçían;
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] 1040 Esp (CDH )
      Aquestos tres, como los más preciados de aquella haz, vinieron delante por se combatir con los de las sierpes.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] 1041 Esp (CDH )
      Y entraron tan rezio por ellos derribando y matando, y dellos también muriendo y cayendo por el suelo, que los de las sierpes fueron socorridos, y los contrarios tan afrontados, * que por fuerça llevaron aquellas dos hazes fasta dar en la tercera.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] 1042 Esp (CDH )
      Y como el rey Lisuarte anduviesse discurriendo por las batallas * a un cabo y a otro con aquellos sus siete compañeros que ya oístes, vio a los de las sierpes en tan gran afrenta, y dixo a don Galaor y a los otros:
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] 1047 Esp (CDH )
      Mas aquella sazón acudieron allí Agrajes y don Galvanes y Brian de Monjaste, que venían a gran priessa por se encontrar con Brontaxar d'Anfania, que tanto estrago como ya oístes fazía, y vieron los tres cavalleros de las sierpes en tal afruenta.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] 1047 Esp (CDH )
      Llegaron en su acorro como aquellos que en ninguna cosa de peligro les falleçían los coraçones, y en su llegada fueron muchos de los contrarios muertos y derribados, assí que los de las armas de las sierpes tuvieron lugar de poder ferir más a su salvo * a los enemigos.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )

      Luego fueron todos de consuno, y entraron por la priessa de la gente fasta llegar donde el rey Lisuarte estava; el cual, cuando cerca de sí vio los tres cavalleros de las sierpes, mucho fue esforçado, porque vio que el del yelmo dorado havía muerto *de un golpe aquel tan valiente Brontaxar d'Anfania.

    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )

      Assí que tantos derribaron de los contrarios, y tanto los estrecharon y pusieron en pavor, que lo no pudiendo sufrir y haviendo visto el rey Arávigo ir fuyendo ferido, desamparando el campo, se metieron en fuida, trabajando de se acojer a las barcas, y otros a las sierras, que cerca tenían; mas el rey Lisuarte y los suyos los ivan feriendo y matando muy cruelmente, y los de las armas de las sierpes delante todos, que los no dexavan.

    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Mas los cavalleros de las armas de las sierpes, como vieron el campo despachado, y que no quedava defensa ninguna, desviáronse todos tres del camino por donde cuidavan qu'el Rey tomaría, y metiéronse debaxo de unos árboles donde hallaron una fuente.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      El escudero dudava, pensando ser de los enemigos, mas como las armas de las sierpes les vio, sin ningún recelo se llegó a ellos.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      — Pues dezilde —dixo él— que los cavalleros de las armas de las sierpes, que en su batalla nos hallamos, le pedimos por merced que nos no culpe porque le no vemos, porque nos conviene de andar muy lexos de aquí a estraña tierra, * y a nos poner a mesura y merced de quien no creemos que la havrá de nosotros;
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      El rey Lisuarte, como fue tornado a las tiendas de sus enemigos, seyendo ya todos ellos destruidos, preguntó por los tres cavalleros de las armas de las sierpes, mas no halló quien otra cosa le dixesse sino que los vieran ir a más andar hazia la floresta.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Cómo los cavalleros de las armas de las sierpes embarcaron para su reino de Gaula, y fortuna los echó donde por engaño fueron puestos en gran peligro de la vida en poder de Arcaláus el Encantador; y de cómo, delibrados * de allí, embarcaron, tornando su viaje, y don Galaor y Norandel vinieron acaso el mesmo camino buscando aventuras, y de lo que les acaeçió.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] 1054 Esp (CDH )
      Y como ella los vio, conoçiólos luego en las armas de las sierpes, y fue haziendo grande alegría contra ellos;
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Sabed cómo agora, después que fue noche, vinieron a la puerta del castillo dos escuderos y un enano que preguntavan por los cavalleros de las armas de las sierpes.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] 1060 Esp (CDH )
      Y fablando unos con otros, dixo Gandalín cómo, veniendo en busca de los tres cavalleros de las armas de las sierpes, los avían prendido.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Y assomándose a una finiestra, vio a los de las armas de las sierpes andar por el castillo a gran priesa;
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )

      — Sí, señor —dixo él—, que públicamente la prometimos, y es ésta: sabed, señor, que en la batalla que ovimos con los siete Reyes de las ínsolas fueron de la parte del rey Lisuarte tres cavalleros con unas armas de sierpes de una manera, mas los yelmos eran diferentes, que el uno era blanco y el otro, cárdeno, y el otro, dorado.

    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Agora sabed que los tres cavalleros de las armas de las sierpes que demandáis somos yo y Amadís y don Florestán.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] 1078 Esp (CDH )
      Y levándolos a otra cámara de las armas, les mostró * las de las sierpes por muchas partes de grandes golpes foradadas, * las cuales fueron muy bien dellos conoscidas, porque mucho en la batalla las miraron, algunas vezes plaziéndoles ser en su ayuda, y otras aviendo grande imbidia * de lo que sus señores fazían con ellas.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Assí estuvieron allí catorze * días folgando, y despedidos del Rey y Reyna, entraron en una barca llevando consigo aquellas armas de las sierpes, y con buen tiempo pasaron en la Gran Bretaña.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Y llegados a la villa donde el rey Lisuarte y la Reina eran, desarmándose en su posada, se fueron al palacio por mostrarle cómo su demanda avían acabado, y llevaron consigo las armas de las sierpes en sus fundas.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      — Señores, ya sabéis cómo Norandel y yo salimos de aquí con demanda de buscar los tres cavalleros de las armas de las sierpes, que en vuestra batalla y servicio fueron;
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Y quiero que sepas que este Amadís de quien te fablo es uno de los cavalleros de las armas de las sierpes que contra ti fueron, y contra los otros seis Reyes que contigo estuvieron en la gran batalla que con el rey Lisuarte oviste.
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Esta sierpe será guía en la primera cosa que el tu muy fuerte coraçón dará señal de su alta virtud;
    • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
      Cuando Balán vio la gran sierpe que allí Urganda avía dexado, como la istoria vos lo ha dicho, mucho fue maravillado de cosa tan estraña, y mucho más lo fuera si le no contaran la causa della aquellos que con él venían.
    • 1511 Anónimo Trad Tirante Martorell [1974] Esp (CDH )
      El otro cavallero dio a Casandra una sierpe toda de oro que se mordía en la cola, muy rica de piedras preciosas, e los ojos tenía de dos gruessos rubís. La Bella Sin Par tenía los cabellos muy rubios y largos, e diole el otro cavallero un peyne todo de oro e no de menos estima que las demás joyas. Y a los reyes de armas, heraldos y porsavantes, trompetas y ministriles, mil nobles a cada uno. Y nunca quisieron dejar a las doncellas hasta que estuvieron junto a la Reina, que en aquel momento se hallaba con el Rey. Y el Rey los recibió con mucho honor y afabilidad.
    • c1550 Santa Cruz, A. Crón Carlos V [1920] IV, 339 Esp (CDH )
      Llevaban sobre un cuartazgo armada una sierpe, la cual tiraban dos truhanes vestidos á la antigua de lorigas y grebas... de la misma color.
    • 1552 Hnz Villaumbrales, P. Peregrinación [2003] Esp (CDH )
      La otra puerta era de piedras negras con figuras de sierpes y culebras amarillas. Jamás el sol visitaba estas dos puertas porque las peñas eran altas y en la que estaban hacía espaldas al mediodía, de manera que el sol no podía alcançar a llegar a lo bajo de la plaça, y aún la claridad que había ahí era poca, y en las dos cuevas de las dos puertas ninguna claridad había.
    • 1569 Pz Vargas, B. De re metallica [2000] fol. 184r Esp (CDH )
      Y en lo alto de la sierpe se ponga el alambique çulacado y su recipiente, d'esta forma.
    • 1569-1573 Hurtado Mendoza, D. Guerra Granada [1948] Esp (CDH )

      Armóle caballero el rey el día que entró en Sevilla; dióle el estandarte por armas para él y para los reyes que fuesen de Granada: la vanda de oro en campo rojo con dos cabeças de sierpes a los lados, sigún la traen en su guión los reyes de Castilla. Añadió él las letras azules que dizen: No ay otro vencedor sino Dios; por timbre tomó dos leones coronados que sobre las cabeças sostienen el escudo (traen el timbre debajo de las armas, como nosotros encima, porque ansí escriven y muestran los sitios y cuentan las partes del cielo y la tierra, al contrario de nosotros).

    • 1573 Anónimo Romance xiiij Rosa real. Cuarta parte de romances de Joan Timoneda Esp (CDH )
      / Y los de la Caramania / con su gente denodada, / van cinco mil de cauallo / bandera negra alindada / con Sierpes de aljofar y oro / por enderredor sembrada.
    • 1591 Anónimo Romances Flor I-III Romancero general Esp (CDH )
      [...] Dos naves por arracadas, / Con dos soles por trinquetes, / Gargantilla de azabache / Con perlas de nueve en nueve; / De esmeraldas y zafiros / Colgada de ella una sierpe, / Cruel divisa del alma, / Y de sus iras crueles: / Rica almalafa vestida, / Amarilla, blanca y verde [...]. /
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Dragontea [1935] Esp (CDH )
      ¿Ha puesto alguno de la edad pasada / Desde el famoso Arturo al docto Herrico / Las armas de su rosa coronada / En el indio cruel, desnudo y rico? / ¿Ha llegado jamás inglesa espada / A la parte del mar que significo? / ¿Quién, sino mi Dragón, ofende y daña / La sierpe imagen de la antigua España?
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Dragontea [1935] Esp (CDH )
      / Aquella sierpe en la cruzada entena / Y la que Salomón celebra y canta, / Dejó (dejando Febo su horizonte), / En lo hueco de un árbol en el monte.
    • c1600 Anónimo Inventarios Reales Felipe II [1956-1959] Esp (CDH )

      [...] y en la basa, donde asienta el cuerpo del gallo, otra guarnicioncilla de oro y otra en el cuello; y en el tapador otra guarnicioncilla de oro, toda a la redonda, y en el mismo tapador sus alas de cristal con dos guarnicioncillas de oro, que encajan en él; y por remate del tapador una sierpe de cristal con alas, con una guarnicioncilla de oro, que la ase en el tapador, con su cola [...].

    • c1600 Anónimo Inventarios Reales Felipe II [1956-1959] Esp (CDH )
      107. Una naveta de plata dorada con su pie y cuchara, que tiene quatro seraphines de sincel, hecha a manera de una nao, y en la proa una sierpe; que pessa con su cuchara ocho marcos y quatro onzas; tassáronla a diez ducados cada marco, que monta 31.875 maravedís.
    • c1600 Anónimo Inventarios Reales Felipe II [1956-1959] Esp (CDH )
      1.520. Dos pinjantes de perla de hechura de pera, algo encapados, el uno más quel otro, horadados hasta el medio, con sus clavillos y reasillas de oro, que con ellas pesan seis tomines y nueve granos, puestos en sus arillos de oro con las cabezas (fo 308 r ) de sierpe; que, con ellos, pesan un castellano y dos tomines. Tasados en mill reales. Nº 1.
    • 1549-1603 Gtz Santa Clara, P. Quinquenarios [1963] Esp (CDH )
      Y que todo esto parescía claramente por los blasones y por las insignias de las armas de los caballeros que había, porque traían armas de sierpes, dragones, espadas, fuegos, cabezas cortadas, cadenas y grillos, con otras espantosas figuras que en los escudos de los nobles se ponían y figuraban, porque la nobleza procedió de mala fuente, por ser por tiranía comenzada; más después por los virtuosos fué ilustrada los tiempos adelante noblemente.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 740 Esp (CDH )
      Quitose un gran collar, que cien diamantes / catorce sierpes engastaban de oro, / y otras piezas riquísimas, bastantes / a enriquecer el indio mar y el moro; / hizo de todas rayos semejantes / a la cara del sol, cuyo tesoro / el demonio, que a veces los hablaba, / en figura del ídolo imitaba. /
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )
      Y lo lindo era que demás de estar relleno el gaznate, le sobraba fuera de la boca un pedazo de longaniza, que a unos parecía sierpe de armas con la lengua fuera; a otros, ahorcada; a otros, bota con llave; a otros, garguelo con rabo; a otros, que era boca recién nacida sin ombligo cortado; a otros, tropelista con trenzas en la boca; a otros, culebra a boca de vivar.
    • 1607 Quevedo Villegas, F. Sueño Alguacil endemoniado [1993] Esp (CDH )
      V. Excelencia lea esto con curiossa atençion y no mire a quien lo dixo, que Herodes profetiçò, y por la voca de vna sierpe de piedra sale vn caño de agua, en la quixada de vn leon ay miel, y el Salmo diçe que a vezes reçiuimos salutem ex ynimicis nostris et de manu qui oderunt nos, ettz.
    • 1609 Vega Carpio, F. L. Jerusalén conquistada [1951] I, 92 Esp (CDH )
      Y mas quando entendio, que era perdida / Aquella parte de la santa vara / Que alçò la sierpe que nos dio la vida, / Cordero que bañò de sangre el Ara: / Dixo, pues falta ya (piedra escogida, / Para el templo de Dios mas que el Sol clara) / La espada, vos sereys, pues soys diamante / La piedra de Dauid contra el gigante. /
    • 1612 Vega Carpio, F. L. Pastores Belén [1991] 498 Esp (CDH )
      De un tahalí verde con un pasador y hebilla de oro y esmeraldas pendía un cuchillo en forma de media luna, la cabeza del cual eran dos sierpes. Los medio desnudos brazos y garganta ceñían algunos corales entre unas gruesas perlas de no vista grandeza. Estos eran sus trajes y éstos los Reyes.
    • c1604-1614 Quevedo Villegas, F. Pregmática aranceles [1993] 170 Esp (CDH )
      13. Los que las noches de verano y algunas en el invierno se ponen con mucho espacio, pasean sus corredores y patios, en ventanas o en algunas otras partes ensillados y enfrenados, * y de las nubes y el aire fueren formando figuras de sierpes, de leones y de otros animales, los declaramos por hermanos. Empero, si aquel entretenimiento no lo hicieren para dar en sus casas lugar o tiempo a lo que algunos acostumbran por sus intereses para ver el signo de Tauro, Aries y Capricornio, * el cual torpísimo caso y feo condenamos, los que han sido tenidos por tales hermanos no gocen los previlegios de ellos, ni los admitan en los cabildos, ni se les dé cera * el día de su fiesta.
    • 1614 Vega Carpio, F. L. Rimas sacras [2003] 361 Esp (CDH )
      Alzó los ojos a la Sierpe santa / del metal de la Virgen palestina, / y anudada la voz en la garganta, / al blanco Cisne así la voz inclina: / «Dulcísimo Jesús, en pena tanta / desmaya el alma, el corazón declina / a la parte mortal, que el sentimiento / corta el discurso del vital aliento. /
    • 1614 Vega Carpio, F. L. Rimas sacras [2003] 393 Esp (CDH )
      Mas como no era allí donde mi vida / morir tenía, porque yo viviese / de la divinidad fue resistida, / porque el mundo la Sierpe en la cruz viese; / que a no estar a la carne santa unida, / no era posible que vivir pudiese, / y siendo en Él las penas excesivas / por la disposición más aflictivas. /
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 15 Esp (CDH )
      Dijo, y rasgando de la veste oscura / la vieja insignia que una sierpe forma, / con miserable voz su aliento apura, / y en la insignia cruel la faz transforma, / cuando la furia, que la lid procura / así al vano Luzbel bramando informa / que en desmayo mortal pierde el gobierno, / si puede ser mortal quien vive eterno. /
    • 1624 Balbuena, B. El Bernardo [1851] 216 Esp (CDH )
      » / Así, ya con la muerte y sus congojas, / El toledano á Ferragut decia, / Cuando por la espesura de las hojas / Uno, huyendo de otros tres, salia, / De azules sobrevistas y armas rojas, / De sierpes llenas, de oro y plumería; / Y el que huia, una marlota gualda, / En un hombro herido y una espalda.
    • 1624 Góngora Argote, L. Poesías 1624 [2000] 592 Poesías Esp (CDH )
      Pisando pompas quien del mejor cielo / en su celda la luz bebía más clara / el sacro honor renuncia, del capelo, / glorioso ingreso a la tercer tiara; / húrtase al mundo, que, en tocando el suelo, / sierpe se hace aun de Moisén la vara; / religioso sea, pues, beatificado / quien duque pudo ser canonizado.
    • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
      Y no le aver mandado deshazer aquélla tiene también su causa, y fue que las dos primeras eran para atemorizar y espantar las orejas al Rey rebelde, quando se le pidiesse el pueblo cautivo, y assí Moysén començó ante los ojos de Faraón, por bolver en sierpe el cayado: y por el mismo caso que tuvieron nombre, y efetos de amenazas, avían de ser revocables, y poder bolver atrás sacando penitencia, y emienda del coraçón del hombre. Pero la sangre en las aguas fue símbolo de la sentencia difinitiva con que Faraón, y los suyos avían de hallar en las aguas la muerte cruel, que dieron a los infantes terneçuelos en ellas. Y por el consiguiente avía de ser irrevocable: porque los decretos absolutos de Dios, y la determinación de acabar con el hombre vista su dureza, y impenitencia final, no se revocan.
    • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
      [...] y aquí lo fue la vara de Moysén hecha primero sierpe para deshazerlas luego, y tragárselas: como la Cruz de Jesu Christo, suplicio al parecer de hombre maldito, y pecador, y en hecho de verdad remedio, y bendición de pecadores: Benedictam est enim lignum, per quod fit iustitia.
    • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )

      Pareciéndole al Rey que era maña de Moysén para engañarle, y que aquel prodigio se hazía por hechizerías, o encantos mágicos, y no por orden de Dios; llamó los más sabios de sus hechizeros, los quales tomaron otras varas como la de Moysén, y hizieron en ellas la misma prueba que Aarón avía hecho de la suya: pero acabada de hazer se levantóla vara de Aarón hecha sierpe y se tragó las de los Magos. Llamávanse éstos Jannes, y Mambre, como afirma S. Pablo, que descubrió sus nombres al mundo, para que pagassen también en la infamia la locura de aver apostado con Dios.

    • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
      Notó delgadamente Teodoreto, que los Magos de Faraón pudieron bolver el agua en sangre, pero no la pudieron aclarar, y hazían sierpes de sus varas: pero no las deshazían, que fuera el verdadero apostar con Moysén: porque haziendo los mismos prodigios que él, no sólo no aliviavan, pero doblavan los trabajos del pueblo: tan costosa les sale la repugnancia a los que apuestan con Dios.
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] 663 Esp (CDH )
      No ya por la mesana / tus flámulas parezcan / sierpes de seda al viento, / de tafetán cometas. / No de alegres colores, / sino de sombras negras, / las palas de tus remos / las ondas encanezcan. / No las desnudas ninfas, / cuando la vela tiendas / a la embreada quilla / arrimen las cabezas. / Deshechos huracanes / te saquen y te vuelvan, / pues ya la mar de España / les concedió licencia. /
    • 1633 Paravicino, H. Jesucristo desagraviado [1994] 262 Esp (CDH )
      Y así, los que creyesen en él cobraran interior salud y vida, como perdición y muerte estruendosa los que así en el bautismo como en la Cruz le descreen. Que si la figura de la sierpe era de metal vaciado, no es mucho que lo figurado por ella suene.
    • c1634-1636 Calderón Barca, P. Sibila [2002] Esp (CDH )
      / Aquí, pues, has de llegar / y de mi parte decir / a Nicaula de Sabá, / que es su docta emperatriz, / que si mi amistad desea / y solicita de mí / valerse, para mi templo / en estoraque y menjuí, / cinamomo y calambuco, / quiera dar y remitir / cuantos árboles y peñas / tiene su adusto país / para que pueda labrar / con fábrica tan feliz / templo, altar, casa y sagrario / a la ley de Sinaí, / a la vara de la sierpe / y al maná de rasidín, / del Arca del Testamento, / del sagrado Adonaí, / del inmenso Sabaoth, / del gran Jeová, que decir / quiere que es Dios de los dioses / por deidad, principio y fin.
    • 1640-1642 Saavedra Fajardo, D. Empresas [1999] 527 Esp (CDH )
      Pero, porque alguna vez conviene cubrir la fuerza con la astucia, y la indignación con la benignidad, disimulando y acomodándose al tiempo y a las personas, se corona en esta Empresa la frente del león, no con las artes de la raposa, viles y fraudulentas, indignas de la generosidad y corazón magnánimo del príncipe, sino con las sierpes, símbolo del Imperio y de la majestad prudente y vigilante, y jeroglífico en las Sagradas Letras de la prudencia, porque su astucia en defender la cabeza, en cerrar las orejas al encanto y en las demás cosas mira a su defensa propia, no al daño ajeno.
    • 1644 Anónimo Relación honras Isabel Borbón Actos públicos en Madrid Esp (CDH )
      En el 4 entrepaño estaua un cetro, y encima una Flor de Lis, y al lado una sierpe abierta la boca, y encima en lo alto estaua un Geroglifico, que dezia. Quasi a facie colubri fuge peccatum . Eccles, y al pie estos versos.
    • 1662 Espinosa Medrano, J. Apologético Góngora [1925] Perú (CDH )

      Profecia fue esta que la ancianidad Española se vaticinó, anunciando la presente felicidad; pues para la Paz mas importante del Mundo no se ha embiado el Caduceo, que enrosque la sierpe de los Guzmanes, ni los pacificos ramos de Olivares, porque no ay mas Caduceo, ni Oliva, que los Lobos, que en el Real Escudo de los Haros annuncian prosperidades no fieros, sino leales, no truculentos, sino pacificos: Pro pace impetranda miserunt lupi pellempro Caduceo, aut olea.

    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      Mas levantese essa sierpe, esse dragon, denle la mano para que se levante; y ya no es veneno, sino medicina; ni es solo vara, sino que se levanta, a ser mucho mas: y assí no dize. reversa est, que se bolvió a lo que avía sido: sino versa est, que se mudó, y convirtió en mucho mejor.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] Esp (CDH )
      Fue vara, y caió a ser sierpe: dejó de ser sierpe, y llegó a ser vara de cetro, y vara de autoridad. Antes de ser sierpe, era vara; pero no mas, que como una de muchas, no mas que vara simple de un Pastor.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 405 Esp (CDH )
      Mirad, que essa vara, que se a añadido de nuevo, no es la de Moisen, que sabe tal vez ser sierpe, y azotar las peñas, y los mares.
    • 1708 Luzán, Ignacio de La Biblia en verso (Traducción de los Epigramas latinos de Christiph Weigel) [1990] Esp (CDH )
      La admirable vara al suelo / arroxada, sierpe se hace / y se traga las culebras / obras de mágica arte.
    • 1708 Luzán, Ignacio de La Biblia en verso (Traducción de los Epigramas latinos de Christiph Weigel) [1990] Esp (CDH )
      El metal, la sierpe, Christo / al pecador representa; / aquél no tiene veneno, / éste de culpa se exempta.
    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Perú (CDH )
      Por Guzmán, sus armas eran escudo flanqueado, jefe y punta de azur y una caldera de oro, jaquelada de gules, con siete cabezas de sierpe, flancos de plata y cinco arminios de sable en sautor.
    • 1885 Pardo Bazán, E. Cisne Vilamorta [1885] 219 Esp (CDH )
      [...] y allá abajo, muy abajo, pasaba el Avieiro, no sosegado ni sesgo, sino alborotado y espumante, impaciente con la valla que le oponían unos peñascos agudos y negros, empeñados en detenerle y que sólo conseguían hacerle saltar con epiléptico furor, partiéndose en varios irritados raudales, que se enroscaban alrededor de las piedras á modo de coléricas y verdosas sierpes imbricadas de plata.
    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Pe (CDH )
      Y en medio de esas imponentes soledades, de improviso se distinguen dos sierpes de acero reverberantes extendidas sobre la amarillenta grama, y sobre ellas el humo del vapor que, como la potente respiración de un gigante, da vida y movimiento a grandes vagones.
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] Pe (CDH )
      HACEtiempo que en una ciudad incaica (no importa el nombre) / pensando en la sentencia que eternamente lleva en sí el hombre, / por entre tántas ruinas, en que dibuja rasgos de oro / la sierpe y el lagarto de bronce medra y hay como un coro / de pájaros nocturnos y las arañas tejen enredos / como si los tejiesen manos nerviosas de finos dedos [...]. /
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      En aquellas horas alucinantes, titiritadas y reveladoras, vimos cómo las sierpes de hierro de los aldabones se desanillaban y corrían como anguilas del frío inmemorial.
    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] Ar (CDH )
      Noches enteras malgasté en recordar el orden y el número de unas sierpes de piedra o la forma de un árbol medicinal. Así fui debelando los años, así fui entrando en posesión de lo que ya era mío. Una noche sentí que me acercaba a un recuerdo preciso; antes de ver el mar, el viajero siente una agitación en la sangre.
    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] Esp (CDH )
      Estaba el señor príncipe sentado, cual acostumbra, en el sillón de piedra que decora una sierpe labrada, acariciando una calavera, y me mandó aposentar a sus pies, y con la voz tan mirada y señora que tiene, me habló cortés y me dijo que aquel espejo no podría ser un avizor verdadero, ni era cosa de pasar por escribano todo lo que espejeaba.
    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] Mx (CDH )
      Y una mujer con pantalones de terciopelo negro que fumaba en boquilla china, labrada en la sierpe de elefantes y pagodas:

      — Chére Norma —le decía mientras se pintaba las uñas al borde de la piscina—, ¿todavía eres virgen? ¡Mira con qué cara de caballero bayardo te mira Pierrot!

    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Acaso el cardenal estuviera en lo cierto y el secreto no se escondiera en la fórmula mágica de un sabio sino en el diseño hermético de la rosa, la sierpe y los osos. Pero en seguida rechacé la idea. La obsesión que desde la adolescencia me mantenía tenso como un arco que apuntaba hacia el futuro eterno, y que me alimentaba con su maravilla, se rebelaba contra esa solución lógica, familiar, común a la mayoría de los hombres.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Ar (CDH )
      Brillaron, en varios dedos, las piedras talladas de los anchos anillos, con el escudo reiterado de la rosa y la sierpe.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 563 Ar (CDH )
      Y otra sierpe se estiraba a lo largo de mi escudo, heredada tal vez de los Anguillara, dividiendo las barras y la rosa.
    • 1987 González-Doria, F. Diccionario heráldico (FG)
      Sierpe. Nombre que se da en Heráldica a los reptiles ofidios.
      Acepción en desuso
    1. s. En ocasiones, con los complementos de alambre, de bronce, de cobre, de metal o de oro.
      docs. (1300-1843) 32 ejemplos:
      • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 24r (CDH )
        Pecca / mos que fablamos esquantra dios & contra / ti/ Ruegal que nos tire estas sierpes/ Rogo / moyses por el pueblo/ [8] et dixo dios / fes vna sierpe de Arambre et tray la / por seynna & el ferido que la uiere biura / [9] fizo moysen la Sierpe darambre & puso / la por seynna & los feridos que la ueyen / sanauan /.
      • 1843 Ramírez Casas-Deza, L. M. "Biografías españolas" [17-12-1843] Semanario Pintoresco Español (Madrid) Esp (HD)
        Ignoramos el destino que han tenido otros cuadros de Céspedes que había en la iglesia del citado colegio de jesuítas de Córdoba, y representaban el martirio, la degollación y el entierro de Santa Catalina titular de aquella casa: un Crucifijo con la Virgen y San Juan: un Ecce-homo, la Sierpe de metal, el Sacrificio de Abraham, la Oración del huerto, los dos San Juanes, y un niño Jesús en gloría. Estos cuadros acaso serian destinados á otra parte al tiempo de la estincion de los jesuítas.
      • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 24r (CDH )
        Pecca / mos que fablamos esquantra dios & contra / ti/ Ruegal que nos tire estas sierpes/ Rogo / moyses por el pueblo/ [8] et dixo dios / fes vna sierpe de Arambre et tray la / por seynna & el ferido que la uiere biura / [9] fizo moysen la Sierpe darambre & puso / la por seynna & los feridos que la ueyen / sanauan /.
      • a1485 García Sta. María, G. Evangelios exposiciones romance [1908] 140 Esp (CDH )
        E quexandose Moysen a dios mando el señor ser fecha vn sierpe de cobre e fincada en vn palo: porque los feridos delas sierpes mirando en aquella sanassen. Aquesta sierpiente fue figura dela passion de Christo. ca la sierpente de metal fincada enel palo fue Christo sin culpa, fincado enla forca dela cruz, a cuya vista: conuiene asaber por fee e amor se sana en nos la ponçoña del peccado dela encendida luxuria (assi conuiene ser alçado el fijo etc.) Thomas, aqui muestra la manera de su passion.
      • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
        La donzella fizo a sus escuderos desliar el lío que el palafrén traía, y sacó dél tres scudos, el campo de plata y sierpes de oro por él tan estrañamente puestas, que no pareçían sino bivas, y las orlas eran de fino oro con piedras preciosas.
      • 1514 Fernández, L. Égloga Nascimiento [1976] Esp (CDH )
        M. Él mesmo lo reueló / Adán luego que pecó / nel Paraýso terreste. * / Y en figuras dió señal / su aduenimiento / en el arco celestial, / y en la sierpe de metal / nos dió gran conocimiento. / Y en el arca de Noé / y en el cordero pascual, / y aun en Ysac, el qual fué / obediente.
      • 1526 Anónimo Polindo [2003] Esp (CDH )
        Y encima d'él, una sierpe de oro muy bien entallada. Don Polindo que la vido, luego la conosció que era una de las donzellas que en el castillo de las hadas avía visto.
      • 1547 Fernández, J. Belanís [1997] II, 373 Esp (CDH )
        Y luego, no le dando lugar a que sobre ello más replicasse, llamando a Florispiano y sus compañeros, les dixo lo que la princesa Florisbella mandaua, de lo qual ellos fueron contentos, avnq ue más quisieran prouarla primero y con esto ate ndiero n por ver lo que al emperador y sus hijos auenía, los quales venían todos armados de vna deuisa de armas cárdenas y [fol. cxcix va ] por ellas, muchas sierpes d e oro y en los escudos, las imperiales armas de Grecia.
      • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
        Junto a ésta está una sierpe de metal con tres cabezas, puesta derecha, tan alta como un hombre a caballo la toque con la mano.
      • 1569 Pz Vargas, B. De re metallica [2000] Esp (CDH )
        Y de la cubierta sale una sierpe de cobre hueca, o caño retorcido, bolteado, con algunas concavidades. Y en medio está pegada una caxa del mismo cobre, la qual deve estar siempre llena de agua fría. Y en lo alto de la sierpe se ponga el alambique çulacado y su recipiente, d'esta forma.
      • a1574 Urrea, J. LClarisel Flores I [1879] 91 Esp (CDH )

        [...] : y con la respuesta de Riqueran se tornó á mas andar, dandola á sus señores, y diziendoles el donzel que visto habia, desseando la fermosa dueña verle: en esto el cauallero del paso subió en vn fermoso cauallo, armado de armas blancas, releuadas sierpes de oro, sin otro deuisa, y el escudo assi mesmo con vna sierpe releuada en medio dél, y sobre el yelmo muchas penas jaldes y blancas, y baxa la visera, seruido de lança, se puso al cabo de la carrera apuestamente [...].

      • a1600 Glz Eslava, F. Coloquio nono Coloquios espirituales México (CDH )
        Y si la Sierpe de alambre / sanó cualquier mordedura, / de mi Cristo fue figura, / hartura de nuestra hambre / y salud de la criatura.
      • 1624 Balbuena, B. El Bernardo [1851] 195 Esp (CDH )
        / Eran las puertas de ébano bruñido, / Que un embutido de marfil esmalta, / Las bisagras de acero, y de fornido / Bronce el engace y nudo que las ata; / Con sierpes de oro el firme umbral ceñido, / Aldabones en máscaras de plata, / Lumbreras, claraboyas y balcones / Con rejas de mezcladas invenciones.
      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
        Estava la sierpe de metal en alto, donde la pudiessen ver todos, y con ser tanta la muchedumbre, el que llegó más cerca no aventajó al que estava más lexos: de donde quiera que la alcançava el pueblo a mirar, grangeava la salud de sus heridas, ora fuessen muchas, ora pocas. Levantaron a Jesu Christo en la Cruz para que le mirasse un mundo, y de donde quiera que le alcançó a creer el pecador, halló en su dotrina remedio para sus males por graves que fuessen, y pesados. Fue aquella sierpe de metal vaciada en fuego, y el cuerpo de Jesu Christo concebido sin obra de varón, por sólo el del Espíritu santo. No era aquella sierpe verdadera, y parecíalo; ni Jesu Christo pecador, aunque tomó su semejança. No tenía aquélla veneno, y estava a la vista roxo, y encendido el bronce; y en Jesu Christo desgarrado en la Cruz, no se pudo hallar rastro de culpa.
      • c1634-1636 Calderón Barca, P. Sibila [2002] Esp (CDH )
        / ¿Ves ese sagrado leño / que la ignorancia no estima / o que el descuido desprecia? / Es soberana reliquia / de la sierpe de metal / que al pueblo defiende y libra, / y así no admires que sobre / hoy a tu fábrica rica / si para templo mejor / le guarda el cielo y destina, / pues ya parece que veo / que sobre su cuello estriba / otra fábrica más bella / que ha de ser fábrica viva.
      • 1724 Palomino Castro Velasco, A. Parnaso español [1936] Esp (CDH )
        Los demás cuadros que contiene el retablo son de la Historia de la Sierpe de metal; otro del Sacrificio de Abraham; otro de la Degollación de Santa Catalina, y el que le corresponde, del Martirio de la Rueda; y en lo superior del retablo, un Cristo Crucificado, y a sus lados Nuestra Señora y San Juan; y en el banco del retablo un Ecce Homo, y la Oración del Huerto. Otros dos cuadros hay en los colaterales de la misma iglesia: el uno de la Asunción de Nuestra Señora, y el otro de los dos San Juanes, Bautista y Evangelista, y en la Gloria un Niño Jesús.
      • 1843 Ramírez Casas-Deza, L. M. "Biografías españolas" [17-12-1843] Semanario Pintoresco Español (Madrid) Esp (HD)
        Ignoramos el destino que han tenido otros cuadros de Céspedes que había en la iglesia del citado colegio de jesuítas de Córdoba, y representaban el martirio, la degollación y el entierro de Santa Catalina titular de aquella casa: un Crucifijo con la Virgen y San Juan: un Ecce-homo, la Sierpe de metal, el Sacrificio de Abraham, la Oración del huerto, los dos San Juanes, y un niño Jesús en gloría. Estos cuadros acaso serian destinados á otra parte al tiempo de la estincion de los jesuítas.
      • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 24r (CDH )
        Pecca / mos que fablamos esquantra dios & contra / ti/ Ruegal que nos tire estas sierpes/ Rogo / moyses por el pueblo/ [8] et dixo dios / fes vna sierpe de Arambre et tray la / por seynna & el ferido que la uiere biura / [9] fizo moysen la Sierpe darambre & puso / la por seynna & los feridos que la ueyen / sanauan /.
      • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 137r (CDH )
        / [4] Aquel destruyo los palaçios & las aras delas / alturas & quebranto las figuras & corto los arboles. / et quebranto la sierpe daranbre que auia / fecho moyses.
      • a1300 Anónimo Biblia (Esc I-j-8) [1995] fol. 24r (CDH )
        Pecca / mos que fablamos esquantra dios & contra / ti/ Ruegal que nos tire estas sierpes/ Rogo / moyses por el pueblo/ [8] et dixo dios / fes vna sierpe de Arambre et tray la / por seynna & el ferido que la uiere biura / [9] fizo moysen la Sierpe darambre & puso / la por seynna & los feridos que la ueyen / sanauan /.
      • a1485 García Sta. María, G. Evangelios exposiciones romance [1908] 140 Esp (CDH )
        E quexandose Moysen a dios mando el señor ser fecha vn sierpe de cobre e fincada en vn palo: porque los feridos delas sierpes mirando en aquella sanassen. Aquesta sierpiente fue figura dela passion de Christo. ca la sierpente de metal fincada enel palo fue Christo sin culpa, fincado enla forca dela cruz, a cuya vista: conuiene asaber por fee e amor se sana en nos la ponçoña del peccado dela encendida luxuria (assi conuiene ser alçado el fijo etc.) Thomas, aqui muestra la manera de su passion.
      • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] Esp (CDH )
        La donzella fizo a sus escuderos desliar el lío que el palafrén traía, y sacó dél tres scudos, el campo de plata y sierpes de oro por él tan estrañamente puestas, que no pareçían sino bivas, y las orlas eran de fino oro con piedras preciosas.
      • 1482-1492 Rdz Montalvo, G. Amadís I y II [1991] 1250 Esp (CDH )
        Y llegado allí el Cavallero Griego y su compaña, vieron al Rey al un cabo del campo, y al otro los romanos, y entre ellos Salustanquidio con unas armas prietas, * y por ellas unas sierpes de oro y de plata;
      • 1514 Fernández, L. Égloga Nascimiento [1976] Esp (CDH )
        M. Él mesmo lo reueló / Adán luego que pecó / nel Paraýso terreste. * / Y en figuras dió señal / su aduenimiento / en el arco celestial, / y en la sierpe de metal / nos dió gran conocimiento. / Y en el arca de Noé / y en el cordero pascual, / y aun en Ysac, el qual fué / obediente.
      • 1526 Anónimo Polindo [2003] Esp (CDH )
        Y encima d'él, una sierpe de oro muy bien entallada. Don Polindo que la vido, luego la conosció que era una de las donzellas que en el castillo de las hadas avía visto.
      • 1547 Fernández, J. Belanís [1997] II, 373 Esp (CDH )
        Y luego, no le dando lugar a que sobre ello más replicasse, llamando a Florispiano y sus compañeros, les dixo lo que la princesa Florisbella mandaua, de lo qual ellos fueron contentos, avnq ue más quisieran prouarla primero y con esto ate ndiero n por ver lo que al emperador y sus hijos auenía, los quales venían todos armados de vna deuisa de armas cárdenas y [fol. cxcix va ] por ellas, muchas sierpes d e oro y en los escudos, las imperiales armas de Grecia.
      • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
        Junto a ésta está una sierpe de metal con tres cabezas, puesta derecha, tan alta como un hombre a caballo la toque con la mano.
      • 1569 Pz Vargas, B. De re metallica [2000] Esp (CDH )
        Y de la cubierta sale una sierpe de cobre hueca, o caño retorcido, bolteado, con algunas concavidades. Y en medio está pegada una caxa del mismo cobre, la qual deve estar siempre llena de agua fría. Y en lo alto de la sierpe se ponga el alambique çulacado y su recipiente, d'esta forma.
      • a1574 Urrea, J. LClarisel Flores I [1879] 91 Esp (CDH )

        [...] : y con la respuesta de Riqueran se tornó á mas andar, dandola á sus señores, y diziendoles el donzel que visto habia, desseando la fermosa dueña verle: en esto el cauallero del paso subió en vn fermoso cauallo, armado de armas blancas, releuadas sierpes de oro, sin otro deuisa, y el escudo assi mesmo con vna sierpe releuada en medio dél, y sobre el yelmo muchas penas jaldes y blancas, y baxa la visera, seruido de lança, se puso al cabo de la carrera apuestamente [...].

      • a1600 Glz Eslava, F. Coloquio nono Coloquios espirituales México (CDH )
        Y si la Sierpe de alambre / sanó cualquier mordedura, / de mi Cristo fue figura, / hartura de nuestra hambre / y salud de la criatura.
      • c1600 Anónimo Inventarios Reales Felipe II [1956-1959] Esp (CDH )
        Una piedra cornerina con una guarniçión de una sierpe de oro, esculpido en ella el rostro de Çipión Africano; que pesa un castellano, seis tomines y seis granos. Tasada en quatro ducados.
      • 1622 Valdivielso, J. Árbol Vida 543 Doce actos Esp (CDH )
        / Y ya la sierpe de metal, / sin veneno y sin ponçoña, / me da la vida, mirada, / como la muerte la otra.
      • 1622 Valdivielso, J. Fénix de amor Doce actos sacramentales Esp (CDH )
        Inspiración Bien sé, serpiente infernal, / que como sierpe la heriste; / y que Dios, en tanto mal, / por curar las que le diste / se hizo sierpe de metal.
      • 1624 Balbuena, B. El Bernardo [1851] 195 Esp (CDH )
        / Eran las puertas de ébano bruñido, / Que un embutido de marfil esmalta, / Las bisagras de acero, y de fornido / Bronce el engace y nudo que las ata; / Con sierpes de oro el firme umbral ceñido, / Aldabones en máscaras de plata, / Lumbreras, claraboyas y balcones / Con rejas de mezcladas invenciones.
      • 1624 Balbuena, B. El Bernardo [1851] 216 Esp (CDH )
        / Sobre el gran yelmo de templado acero / Una enroscada y bella sierpe de oro, / Por alas los penachos del plumero, / Y por veneno y silbos los del moro, / Encontró á Grabelindos el primero, / Una de las tres llaves del tesoro / Del reino de Pamplona, y de sus rentas / Le remató en su alcance el de las cuentas.
      • 1624 Balbuena, B. El Bernardo [1851] 217 Esp (CDH )
        / Y vuelto al Rey, que con feroz denuedo / Alta la espada por le herir volvia, / A recebille el golpe estuvo quedo, / Y de la muerte se escapó Argalía, / Que ya la iba tragando con el miedo / Del jayan bravo que sobre él venía: / Dió el golpe encima de la sierpe de oro, / Haciendo que lo sea en rabia el moro.
      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
        Estava la sierpe de metal en alto, donde la pudiessen ver todos, y con ser tanta la muchedumbre, el que llegó más cerca no aventajó al que estava más lexos: de donde quiera que la alcançava el pueblo a mirar, grangeava la salud de sus heridas, ora fuessen muchas, ora pocas. Levantaron a Jesu Christo en la Cruz para que le mirasse un mundo, y de donde quiera que le alcançó a creer el pecador, halló en su dotrina remedio para sus males por graves que fuessen, y pesados. Fue aquella sierpe de metal vaciada en fuego, y el cuerpo de Jesu Christo concebido sin obra de varón, por sólo el del Espíritu santo. No era aquella sierpe verdadera, y parecíalo; ni Jesu Christo pecador, aunque tomó su semejança. No tenía aquélla veneno, y estava a la vista roxo, y encendido el bronce; y en Jesu Christo desgarrado en la Cruz, no se pudo hallar rastro de culpa.
      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
        Fue aquella sierpe de metal vaciada en fuego, y el cuerpo de Jesu Christo concebido sin obra de varón, por sólo el del Espíritu santo. No era aquella sierpe verdadera, y parecíalo; ni Jesu Christo pecador, aunque tomó su semejança. No tenía aquélla veneno, y estava a la vista roxo, y encendido el bronce; y en Jesu Christo desgarrado en la Cruz, no se pudo hallar rastro de culpa. Dilectus meus candidus, et rubicundus. Mi Esposo, dixo la Esposa, es blanco, y sonroxado. Candidus actione (dize Beda) rubicundus sanguine: blanco por la pureza de la vida, y sonrosado por la sangre de la passión.
      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
        Y Ezequías es alabado de que deshizo la sierpe de metal, para que el pueblo no passasse adelante, con el incienso que la ofrecía. Y el santo Rey David, no consintió que sus soldados pusiessen las manos en el Rey Saúl, que se contentaran con que se lo permitiera; y fue muy solicitado de los suyos, para que no pemitiesse el desacato de Semei [...].
      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] 2ª, 178 Esp (CDH )
        Y el Rey Ezechías es alabado, porque quebró la sierpe de metal en que idolatrava el pueblo.
      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )
        Y assí lo hizo embolviendo los misterios de nuestra Religión en la corteza de la letra con tan grande artificio, que no se hallando en sus escritos otra cosa más a cada passo que el Reyno de Jesu Christo, su vida, passión, y muerte, ninguna está más encubierta debaxo de aquellos reboços a los ojos de la gente profana de manera que passando el Judío por las ofrendas de aquella ley, por el Tabernáculo, altar, y sacrificios, Pascuas, Fiestas, nuevas lunas, mar abierto, aguas bueltas en sangre, embustes deshechos con el toque de una vara, Sierpe de bronze levantada en alto para remedio de heridos, nada halla menos en tanta diferencia de sombras, que el cuerpo de todas ellas, que es la Cruz del hijo de Dios, hasta que como dixo el Apóstol, el velo que se ponía Moysén en el rostro, se le cayga del coraçón a él, y se le revele la verdad, passando de la ley al Evangelio, y de Moysén a Jesu Christo.
      • 1612-a1625 Márquez, J. Gobernador cristiano [2004] Esp (CDH )

        No ay duda, dize un Autor, de que se aplaca Dios, quando le presentamos nuestros trabajos, y hazemos alarde dellos a sus ojos, reconociendo que vienen de su mano, y para castigo de nuestras culpas, que es una tácita acusación de todas ellas; como el mismo Dios se lo dio por consejo a Moysén, mandándole labrar una sierpe de bronze, y levantarla en un madero, para remedio de las sierpes venenosas que picavan a los murmuradores, porque retratando el pueblo la causa de su mal, y levantándola en alto, se la ofrecía a Dios, confessándole por autor de su trabajo, y que de sola su mano le podía venir el remedio, discreta manera de pedirle perdón del pecado, y alivio de la adversidad.

      • 1627 Carvajal Robles, R. Poema Antequera [1963] Esp (CDH )
        Alça el mismo Fernando aquella santa / imagen, del que Reyna en el madero, / y por este León vitoria canta, / que para bien del mundo fue Cordero; / mas luego que en la cumbre se leuanta / la sierpe de metal, del Dios entero / huyeron los mordidos de Mahoma, / porque ninguno su remedio toma.
      • c1634-1636 Calderón Barca, P. Sibila [2002] Esp (CDH )
        / ¿Ves ese sagrado leño / que la ignorancia no estima / o que el descuido desprecia? / Es soberana reliquia / de la sierpe de metal / que al pueblo defiende y libra, / y así no admires que sobre / hoy a tu fábrica rica / si para templo mejor / le guarda el cielo y destina, / pues ya parece que veo / que sobre su cuello estriba / otra fábrica más bella / que ha de ser fábrica viva.
      • 1640-1642 Saavedra Fajardo, D. Empresas [1999] Esp (CDH )
        La sierpe de metal, la zarza encendida, el vellocino de Gedeón, el león de Sansón, las vestiduras del sacerdote, los requiebros del Esposo, ¿qué son sino Empresas?
      • 1644 Anónimo loa Loas Esp (CDH )
        / ¿Hay quien me diga, señores, / dónde un pastor hallará / á este hijo de David, / este soberano Isaac, / este Salomón divino, / este león de Judá, / este inocente cordero, / esta sierpe de metal? / ¿Hay quien diga dél?
      • 1656