14.ª Entrega (julio de 2023)
Versión del 31/07/2023
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
ebriedad s. (1493-)
ebriedad, hebriedad
Etim. Del latín ēbrietās, ātis 'estado de intoxicación o embriaguez' y esta, a su vez, de ēbrius (DLE; cf. OLD, s. v. ēbrietās).

Se documenta por primera vez, con la acepción 'estado de alteración de las capacidades físicas o mentales provocado por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes', en 1493, en el incunable Exemplario contra los engaños y peligros del mundo (BNM, Inc/1994), y se consigna por vez primera en el Diccionario de autoridades (1732). Y como 'exaltación exagerada de un sentimiento o de una pasión', se atestigua en 1753, en Cartas eruditas y curiosas, en que por la mayor parte se continúa el designio del Theatro Crítico Universal [...], de B. Feijoo.  

  1. ac. etim.
    s. f. Estado de alteración de las capacidades físicas o mentales provocado por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes.
    docs. (1493-2023) 54 ejemplos:
    • 1493 Anónimo Exemplario contra engaños y peligros [1989] fol. 74r Esp (CDH )
      No hiziste con verdad lo que deuias enel matar ala reyna. Beled. tres / son los que no tienen verdad en sus obras. el mintroso cuyas palabras / no son crehidas: & el que siendo negligente en sus fechos: sigue continuo / la crapula & la ebriedad: & el que ante de irarse no refrena su ira. /
    • 2023 Anónimo "Destruyó la ventana, se peleó y fue demorado" [04-06-2023] Somos Jujuy (San Pedro de Jujuy) Ar (HD)
      El agresor, se trasladaba en motocicleta marca Corven 110 c.c y en el momento en el que fue detenido, se mostró agresivo y presentaba signos de ebriedad.
    • 1493 Anónimo Exemplario contra engaños y peligros [1989] fol. 74r Esp (CDH )
      No hiziste con verdad lo que deuias enel matar ala reyna. Beled. tres / son los que no tienen verdad en sus obras. el mintroso cuyas palabras / no son crehidas: & el que siendo negligente en sus fechos: sigue continuo / la crapula & la ebriedad: & el que ante de irarse no refrena su ira. /
    • 1513 Álvz Toledo, A. TradMorales SGregorio [1527] p. 21 Esp (BD)
      Hazed varonilmente todos los que esperays en el señor y confortese vuestro coraçon, y el propheta Esaías dize a los malos. Ay de los que soys perezosos para bever el vino: y varones fuertes para mezclar la ebriedad.
    • 1606 Vega, A. Suma p. 315 Esp (BD)
      Finalmente, segun el, aquel incesto es cierto efeto causado per accidente de aquella ebriedad primera. De adonde se sigue, que aquel ayuntamiento no es voluntario in se, sino solo in sua causa, conviene a saber, en la ebriedad, de la qual fue causado [...]
    • 1649 Nieremberg, J. E. Curiosa y oculta filosofía p. 273 Esp (BD)
      Y de la piedra Dionisias, Solino, que moja en agua, y desmenuçada huele como vino; el qual olor resiste a la ebriedad.
    • 1667 Ibáñez de Aoyz, A. Trad Médula de teología moral de Busenbaum p. 313 Esp (BD)
      Si uno no ha previsto el peligro de la ebriedad, y ha bebido tanto vino, que saliendo a tomar el ayre, despues e le ha perturbado la razon, ni ha advertido este daño que se ha seguido, no tiene culpa.
    • 1689 Aliaga, P. Clara luz p. 80 Esp (BD)
      [...] él qual hablando de los Hebreos iudaizantes mas sabios, dixo: él Sacerdote, y él Profeta no supieron por la embriaguez; fueron arrebatados del vino, y erraron en la embriaguez [...]. Como si mas claramente dixeramos: los mas Sabios, y entendidos Maestros, de los Hebreos, no supieron: porque estavan como ebrios, arrebatados de una passion desordenada, erraron en su ebriedad no conociendo al Mesias, el qual verdaderamente fué Profeta.
    • 1719 Navarro y Aguilar, M. A. Sermones vespertinos p. 32 Esp (BD)
      La ebriedad de aquel purissimo Vino, no enciende, sino apaga el incendio voráz del pecado. Es un Vino, que llena el coraçon de interior gozo, pero que arranca dél todo afecto menos puro.
    • 1728 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, II [2003] 175 Esp (CDH )
      Lo mismo refiere Varrón de los ilýricos. ¡Quánto horrorizan las fiestas bacchanales, que passaron de Egypto a Grecia y de Grecia a Roma! La ebriedad, el furor y la incontinencia más bruta passaban por culto de una deidad.
    • 1760 Lobera Abio, A. El porque de las ceremonias p. 50 Esp (BD)
      Vuestra dignidad requiere integridad y circunspeccion; teniendo con todos humildad, no sobervia; liberalidad, no avaricia; abstinencia, no ebriedad; continencia, no lujuria; ciencia, no ignorancia; siendo cada uno de vosotros un compuesto de virtudes con el gran cuidado, que no tenga entrada en vuestra alma vicio alguno.
    • 1765 Cuesta, L. A. Estado Sagrado, I p. 365 Esp (BD)
      Por lo que está sentado entre los Doctores, que Noé de ninguna suerte pecó; porque el haverse embriagado nació de ignorancia, y ninguna experiencia, mas no de intemperancia, y malicia; y siendo assi, que es involuntario todo aquello que se hace por ignorancia, y no hay pecado, que no haya de ser voluntario, se sigue que la ebriedad de Noé no fue defecto pecaminoso.
    • 1772 Schz Feria Morales, B. Palestra sagrada, III p. 239 Esp (BD)
      Es muy antigua la ebriedad, el desorden, el luxo, la gula, y la disolucion en las bodas. Platon aun Gentil lo abomina [...] y por esto es tan notable esa dichosa boda [...].
    • 1813 Blanco White, J. M. Diálogos argelinos [1992] Esp (CDH )
      No me atreveré a oponerles los vicios de disolución, y sus conjuntos, como la gula, la ebriedad, la impudicia, etc., porque contra todos ellos hay especiales virtudes, la pudicia, la sobriedad, la abstinencia, etc. Es menester confesarlo de buena fe: lo que se opone a la virginidad y al celibato es el matrimonio, y ya veo la consecuencia que vais a deducir.
    • 1854 López, V. F. Novia hereje [2003] Argentina (CDH )
      Las velas de los buques se balanceaban a lo largo de los palos como laxas y fatigadas de la tarea, al paso que gruesas olas, sin dirección, ondulaban debajo de los cascos meciéndolos sin cesar con el movimiento de la ebriedad. El primer viento que levantara allí la mano de Dios iba a decidir de la suerte de todos. Las dos escuadrillas se mecían inmóviles e impotentes, como a cuatro o cinco millas de distancia una de otra; y el Galeón, poco antes despojado, se balanceaba también a la vista de ambas.
    • 1867 Salomé Jil (José Millá y Vidaurre) El visitador [1935] Guatemala (CDH )

      Interrumpió el narrador la relación con otro trago; el correo se echó al coleto un nuevo vaso que le sirvió uno de los pasajeros y dejó caer la frente sobre la mesa, pues ya no podía conservarla levantada.

      — Una pa... pa... liza; dijo; ja, ja, ja, ja, y se rió con esa risa convulsiva de la ebriedad.

      Proseguid, dijo el de la venda.

    • 1881 López, L. V. Recuerdos viaje [2003] 215 Argentina (CDH )
      El derecho municipal, en fin, más enérgico, más fuerte aún que en Inglaterra, ha combatido la ebriedad, esa peste del aguardiente, como la llamaba Zschokke, que ha asolado más de una vez los cantones populosos de Berna, de Lucerna y de Zurich.
    • 1885 Barros Arana, D. HGral Chile IV [2003] Chile (CDH )
      La frecuencia de los días festivos contribuía a desarrollar la pasión por la ebriedad que los mestizos parecían haber heredado de los indios, y que daba origen a borrascosas orgías terminadas, de ordinario, por sangrientas pendencias.
    • 1904 Blest Gana, A. Transplantados [1904] Chile (CDH )
      En el suspiro con que acompañó estas palabras iban confundidos el pesar de sentirse siempre anulada en la vida de la familia y el dolor de ver el estado de medio ebriedad en que se le presentaba su nieto.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Venezuela (CDH )
      Se la llevó a la boca y quiso empezar a soplar, pero la suma ebriedad no le permitía hacerlo eficazmente. Apenas si logró emitir un sonido estrangulado, discordante y breve.
    • 1952 Casaccia, G. Babosa [1991] Paraguay (CDH )
      Aquel alentar de animal en celo del doctor Brítez no alcanzaba a oírlo doña Clara, sumida en sus alucinaciones, producidas por la ebriedad y por la reciente lectura voluptuosa. Se imaginaba estar en el fondo de un lago transformada en sirena entre tres o cuatro más, una de las cuales tenía la cara de Rosalba y otra la de Ángela. A ella se le derramaba sobre los hombros una abundante cabellera verde de algas.
    • 1972 Shimose, P. Quiero escribir [1988] Bolivia (CDH )
      Ningún riberalteño sabe por qué dejaste Lisboa, / por qué cogiste una rosa de Coimbra / y despreciaste a Setúbal en ebriedad de Oporto; / cómo llegaste aquí, desde cuándo, por cuál río y dónde te / abandonaste.
    • 1994 Boullosa, C. Duerme [1994] México (CDH )

      Cuando han pasado las carcajadas, noto que me han puesto en una cama. Las sensaciones adquieren otro signo, el de la ebriedad. Unas manos tibias me tocan la cara:

      — Está helado. Cecmiquiliztli...

    • 2002 Jaramillo Levi, E. Luminoso tiempo [2002] 58 Panamá (CDH )
      Lo que nunca supo fue que aquella primera noche en su casa, mientras una ebriedad complaciente lo sumía en el más profundo de los sueños, Mara y Román se devoraban por horas en su propia cama. Ambos se habían marchado cuando esa madrugada despertó.
    • 2010 Barba, A. Agosto, octubre Esp (CORPES)
      En realidad la verdadera violencia empezó tímidamente a partir de ahí, como una transfusión de sangre de sus venas a las de ellos. El alcohol y el cristal se compensaban y descompensaban a ratos, pero no se sentía pesado, sino fríamente lúcido, como un cazador que estuviese lustrando el cañón de un rifle con una ebriedad controlada.
    • 2023 Anónimo "Destruyó la ventana, se peleó y fue demorado" [04-06-2023] Somos Jujuy (San Pedro de Jujuy) Ar (HD)
      El agresor, se trasladaba en motocicleta marca Corven 110 c.c y en el momento en el que fue detenido, se mostró agresivo y presentaba signos de ebriedad.
    • 1493 Anónimo Exemplario contra engaños y peligros [1989] fol. 74r Esp (CDH )
      No hiziste con verdad lo que deuias enel matar ala reyna. Beled. tres / son los que no tienen verdad en sus obras. el mintroso cuyas palabras / no son crehidas: & el que siendo negligente en sus fechos: sigue continuo / la crapula & la ebriedad: & el que ante de irarse no refrena su ira. /
    • 1513 Álvz Toledo, A. TradMorales SGregorio [1527] p. 21 Esp (BD)
      Hazed varonilmente todos los que esperays en el señor y confortese vuestro coraçon, y el propheta Esaías dize a los malos. Ay de los que soys perezosos para bever el vino: y varones fuertes para mezclar la ebriedad.
    • 1606 Vega, A. Suma p. 315 Esp (BD)
      Finalmente, segun el, aquel incesto es cierto efeto causado per accidente de aquella ebriedad primera. De adonde se sigue, que aquel ayuntamiento no es voluntario in se, sino solo in sua causa, conviene a saber, en la ebriedad, de la qual fue causado [...]
    • 1649 Nieremberg, J. E. Curiosa y oculta filosofía p. 273 Esp (BD)
      Y de la piedra Dionisias, Solino, que moja en agua, y desmenuçada huele como vino; el qual olor resiste a la ebriedad.
    • 1667 Ibáñez de Aoyz, A. Trad Médula de teología moral de Busenbaum p. 313 Esp (BD)
      Si uno no ha previsto el peligro de la ebriedad, y ha bebido tanto vino, que saliendo a tomar el ayre, despues e le ha perturbado la razon, ni ha advertido este daño que se ha seguido, no tiene culpa.
    • 1689 Aliaga, P. Clara luz p. 80 Esp (BD)
      [...] él qual hablando de los Hebreos iudaizantes mas sabios, dixo: él Sacerdote, y él Profeta no supieron por la embriaguez; fueron arrebatados del vino, y erraron en la embriaguez [...]. Como si mas claramente dixeramos: los mas Sabios, y entendidos Maestros, de los Hebreos, no supieron: porque estavan como ebrios, arrebatados de una passion desordenada, erraron en su ebriedad no conociendo al Mesias, el qual verdaderamente fué Profeta.
    • 1719 Navarro y Aguilar, M. A. Sermones vespertinos p. 32 Esp (BD)
      La ebriedad de aquel purissimo Vino, no enciende, sino apaga el incendio voráz del pecado. Es un Vino, que llena el coraçon de interior gozo, pero que arranca dél todo afecto menos puro.
    • 1728 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, II [2003] 175 Esp (CDH )
      Lo mismo refiere Varrón de los ilýricos. ¡Quánto horrorizan las fiestas bacchanales, que passaron de Egypto a Grecia y de Grecia a Roma! La ebriedad, el furor y la incontinencia más bruta passaban por culto de una deidad.
    • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      EBRIEDAD. s. f. Lo mismo que Embriaguez [| turbacion de los sentidos causada por la abundáncia del vino y su demasiado uso].
    • 1760 Lobera Abio, A. El porque de las ceremonias p. 50 Esp (BD)
      Vuestra dignidad requiere integridad y circunspeccion; teniendo con todos humildad, no sobervia; liberalidad, no avaricia; abstinencia, no ebriedad; continencia, no lujuria; ciencia, no ignorancia; siendo cada uno de vosotros un compuesto de virtudes con el gran cuidado, que no tenga entrada en vuestra alma vicio alguno.
    • 1765 Cuesta, L. A. Estado Sagrado, I p. 365 Esp (BD)
      Por lo que está sentado entre los Doctores, que Noé de ninguna suerte pecó; porque el haverse embriagado nació de ignorancia, y ninguna experiencia, mas no de intemperancia, y malicia; y siendo assi, que es involuntario todo aquello que se hace por ignorancia, y no hay pecado, que no haya de ser voluntario, se sigue que la ebriedad de Noé no fue defecto pecaminoso.
    • 1772 Schz Feria Morales, B. Palestra sagrada, III p. 239 Esp (BD)
      Es muy antigua la ebriedad, el desorden, el luxo, la gula, y la disolucion en las bodas. Platon aun Gentil lo abomina [...] y por esto es tan notable esa dichosa boda [...].
    • 1813 Blanco White, J. M. Diálogos argelinos [1992] Esp (CDH )
      No me atreveré a oponerles los vicios de disolución, y sus conjuntos, como la gula, la ebriedad, la impudicia, etc., porque contra todos ellos hay especiales virtudes, la pudicia, la sobriedad, la abstinencia, etc. Es menester confesarlo de buena fe: lo que se opone a la virginidad y al celibato es el matrimonio, y ya veo la consecuencia que vais a deducir.
    • 1854 López, V. F. Novia hereje [2003] Argentina (CDH )
      Las velas de los buques se balanceaban a lo largo de los palos como laxas y fatigadas de la tarea, al paso que gruesas olas, sin dirección, ondulaban debajo de los cascos meciéndolos sin cesar con el movimiento de la ebriedad. El primer viento que levantara allí la mano de Dios iba a decidir de la suerte de todos. Las dos escuadrillas se mecían inmóviles e impotentes, como a cuatro o cinco millas de distancia una de otra; y el Galeón, poco antes despojado, se balanceaba también a la vista de ambas.
    • 1867 Salomé Jil (José Millá y Vidaurre) El visitador [1935] Guatemala (CDH )

      Interrumpió el narrador la relación con otro trago; el correo se echó al coleto un nuevo vaso que le sirvió uno de los pasajeros y dejó caer la frente sobre la mesa, pues ya no podía conservarla levantada.

      — Una pa... pa... liza; dijo; ja, ja, ja, ja, y se rió con esa risa convulsiva de la ebriedad.

      Proseguid, dijo el de la venda.

    • 1881 López, L. V. Recuerdos viaje [2003] 215 Argentina (CDH )
      El derecho municipal, en fin, más enérgico, más fuerte aún que en Inglaterra, ha combatido la ebriedad, esa peste del aguardiente, como la llamaba Zschokke, que ha asolado más de una vez los cantones populosos de Berna, de Lucerna y de Zurich.
    • 1885 Barros Arana, D. HGral Chile IV [2003] Chile (CDH )
      La frecuencia de los días festivos contribuía a desarrollar la pasión por la ebriedad que los mestizos parecían haber heredado de los indios, y que daba origen a borrascosas orgías terminadas, de ordinario, por sangrientas pendencias.
    • 1904 Blest Gana, A. Transplantados [1904] Chile (CDH )
      En el suspiro con que acompañó estas palabras iban confundidos el pesar de sentirse siempre anulada en la vida de la familia y el dolor de ver el estado de medio ebriedad en que se le presentaba su nieto.
    • 1905-1909 Echeverría, A. J. Concherías [1953] 98 Concherías Costa Rica (CDH )
      El nos deja adivinar el cuadro de hogar que se seguirá a la ebriedad del padre de familia.Allá en aquella taquilla distante el hombre bebe y pierde la cabeza, injuria, pelea, hiere o mata y despierta en la calle o en la cárcel, separado para siempre de sus hijos, de su mujer y de sus bueyes. /
    • 1910 Agustini, D. Cantos mañana [1993] 210 Poesías Uruguay (CDH )
      ¡Yo la percibo así insurgiendo bajo los pórticos religiosamente bellos de la trémula Atenas, frente a la ebriedad de las horas, bajo el nimbo de las serenidades extrañas, oprimiendo con el sosiego de la flauta insensible la fidelidad de la tierra!...
    • 1918 Glz Prada, M. Trozos vida [2002] 96 Perú (CDH )
      Un ebriedad inefable, / mi alma vibra y se difunde / entre colores fragantes / y entre músicas azules. / Implacable leñatero / con el hacha embiste al árbol: / cada golpe repercute / como un ¡ay! desesperado. /
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] 143 Venezuela (CDH )
      La gracia platónica y la eficacia aristotélica. Aristóteles, divino maestro, y Tomás de Aquino, y todos los que habían sabido ver el interior de las cosas. Ahora, ciertamente, era otro. Sentía la ebriedad de ir comprendiendo.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Venezuela (CDH )
      Los hombres que nunca habían vertido sangre sentían la violencia de aquella primera y durable ebriedad. Un espíritu individual, indisciplinado y cruel se despertaba en las almas.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Venezuela (CDH )
      Se la llevó a la boca y quiso empezar a soplar, pero la suma ebriedad no le permitía hacerlo eficazmente. Apenas si logró emitir un sonido estrangulado, discordante y breve.
    • 1933 Mtz Estrada, E. Radiografía Pampa [1991] Argentina (CDH )

      La alegría que se desata en ocasiones tan diversas es cruel, desesperada, hostil. No tiene el carnaval cortesía ni canciones; requiere la calle, la multitud, la ebriedad de las vendimias urbanas; porque el resto del año es triste y servil. Concentrada la orgánica necesidad de reír y gozar una existencia enclaustrada en problemas demasiado serios para nuestro verdadero estado social, entristecida por un peso de fórmulas que no podemos llevar sobre los hombros, se inflama en una represalia bulliciosa contra la seriedad contranatural de la vida cotidiana.

    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Guatemala (CDH )
      Ebriedad de cielo en la planicie elástica... Pero el recuerdo se dislocaba de pronto y con ímpetu de catarata veía entrar a la casa un chorro de hombres... Su hálito de bestias negras, su grita infernal, sus golpes, sus blasfemias, sus risotadas, el piano que gritaba hasta desgañitarse como si le arrancaran las muelas a manada limpia, la señorita perdida como un perfume y un mazazo en medio de la frente acompañado de un grito extraño y de una sombra inmensa.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Argentina (CDH )
      Adán, llorando a lágrima viva, juró y perjuró que Samuel no estaba borracho, sino más fresco que una rosa, y que sólo él, Adán Buenosayres, merecía el deshonor de haber ofendido, por ebriedad, a un hombre de genio que se pelaba el culo noche y día estudiando las ciencias más abstrusas, Insistió Samuel en acusarse y volvió a responderle Adán; y como ninguno cediera en aquel generoso desafío, se trenzaron de nuevo y poco faltó para que se fuesen a las manos.
    • 1952 Casaccia, G. Babosa [1991] Paraguay (CDH )
      Aquel alentar de animal en celo del doctor Brítez no alcanzaba a oírlo doña Clara, sumida en sus alucinaciones, producidas por la ebriedad y por la reciente lectura voluptuosa. Se imaginaba estar en el fondo de un lago transformada en sirena entre tres o cuatro más, una de las cuales tenía la cara de Rosalba y otra la de Ángela. A ella se le derramaba sobre los hombros una abundante cabellera verde de algas.
    • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 129 Cuba (CDH )
      Y, sin embargo, no podía tolerar la idea de saberla allí, en aquel edificio habitado por la ebriedad, libre del peso de mi vigilancia. Todo era posible en aquella casa de la confusión, con sus bodegas oscuras y sus incontables habitaciones, acostumbradas a los acoplamientos que no dejan huella.
    • 1955 Mutis, Á. Reseña hospitales [1992] Maqroll Colombia (CDH )
      Curaba el Gaviero sus heridas recibidas en la calle de los burdeles del puerto cuando, en plena ebriedad, insistió en contraer matrimonio con una negra madura y sonriente que exhibía sus grandes senos a la entrada del templo, con una expresión alelada y ausente.
    • 1961 Martín-Santos, L. Tiempo silencio [1996] 91 Esp (CDH )
      Aunque en un dado momento el hombre parece que va a escapar a su propio ser ya sea en el salto del atleta, ya en el giro de la bailarina, ya en el éxtasis que le pone en contacto directo con la divinidad, ya en la simple ebriedad magnífica en que se constituye a sí mismo como pura euforia desprovista de temporalidad, estos destellos de algo eterno se muestran defectivamente caducos y transitorios.
    • 1961 Martín-Santos, L. Tiempo silencio [1996] 91 Esp (CDH )
      El salto del atleta concluye en la comprobación de que a pesar de todo los músculos de su muslo deben oponerse al pliegue de la rodilla en la caída, el giro de la bailarina acaba en los brazos firmes aunque delicados de su compañero, el éxtasis místico por una cierta alegría concomitante del bajo vientre muestra su pobre naturaleza sublimatoria y la ebriedad alcohólica no se satisface en sí misma sino que lleva al vómito o al grito.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] Cuba (CDH )

      Ya no la acompañaban pendones, tambores ni turbas;no conocía la emoción, ni la cólera, ni el llanto, ni la ebriedad de quienes, allá, la rodeaban de un coro de tragedia antigua, con el crujido de las carretas de rodar-hacia-lo-mismo, y el acoplado redoble de las cajas.

    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Argentina (CDH )
      Por la mañana, todavía no despejados los vapores de la ebriedad, partí con Silvio, Porzia, Juan Bautista y una escolta de cuatro pajes y seis soldados, hacia Recanati. Mi abuelo regresaría a Roma, en una de las sillas de manos del papa. Pusieron la muñeca en un arca, junto a mi media corona y a El Cortesano de Baltasar de Castiglione. La sortija de Julia, un aro de rubíes, me estorbaba en el dedo. Extrañaba la otra, la de Benvenuto, mi talismán. Si hubiera estado en mi cabal juicio, cuando me la requirió Farnese, no me hubiera separado de ella.
    • 1963 Cortázar, J. Rayuela [1991] 175 Argentina (CDH )
      Y aunque Holiveira desconfiara de la hebriedad, hastuta cómplice del Gran Hengaño, algo le decía que también allí había kibbutz, que detrás, siempre detrás había esperanza de kibbutz.
    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] Cuba (CDH )
      Caminamos bajo las palmeras y me quedé mirando la ninfa que sostiene una copa de agua eterna en la fuente del hotel, desnuda, parada en punta y descalza, rodeada de la noche pero iluminada por un reflector que se empeñaba en hacer notorio un acto de tan evidente ebriedad íntima, casi un narcisismo interior, como la niña que se mira desnuda al espejo del baño y es sorprendida por un ojo vigilante y entrometido, ajeno. Era obsceno.
    • 1968 Pizarnik, A. Extracción [1993] Argentina (CDH )
      Canta imbuida de muerte al sol de su ebriedad. Adentro de su canción hay un vestido azul, hay un caballo blanco, hay un corazón verde tatuado con los ecos de los latidos de su corazón muerto. Expuesta a todas las perdiciones, ella canta junto a una niña extraviada que es ella: su amuleto de la buena suerte. Y a pesar de la niebla verde en los labios y del frío gris en los ojos, su voz corroe la distancia que se abre entre la sed y la mano que busca el vaso. Ella canta.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      Como mi ebriedad se palpaba, tuvieron la gentileza de interrumpir en los lugares oportunos la disertación, a fin de que alcanzásemos —e indemnes— el lejano suburbio donde tenían su Akademeia la gallo-romaine y su cónyuge. Desembarcados, Matilde se encontró falta de interlocutor para lo de la influencia de la lengua de oc en el catalán de la Alta Edad Media.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      No obstante, si no me entregaba a la expansión verbal, podría mostrar una ebriedad modélica. Antes de timbrear, realicé unos ejercicios de balanceo a cuerpo rígida y la virazón de los escalones y las puertas me sopló una cierta alegría. Al otro lado, Matilde repitió que acudía ya. Le agradecí la molestia de recibirme ella misma con un abrazo y dos besos fraternales.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] 408 Esp (CDH )

      Procuré desencajar las comisuras de la boca, fruncir la frente, por si le influía el patetismo de mi expresión. Pero no me miraba, entretenida en seguir con la yema del índice los dibujos del hule. Distendí gesto y bebí un trago. A lo mejor, conseguía una ebriedad nutritiva.

    • 1972 Shimose, P. Quiero escribir [1988] Bolivia (CDH )
      Ningún riberalteño sabe por qué dejaste Lisboa, / por qué cogiste una rosa de Coimbra / y despreciaste a Setúbal en ebriedad de Oporto; / cómo llegaste aquí, desde cuándo, por cuál río y dónde te / abandonaste.
    • 1977 Vargas Llosa, M. Tía Julia [1996] Perú (CDH )
      En medio de la ebriedad que le producía el olor a cloroformo, sintió alegría y por sus mejillas corrieron lágrimas al sentir los labios de su esposa sobre las gasas que le cubrían la frente.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )
      — Tú que moras tan alto —impetró Sariegos, que a punto había estado de rodar por la nieve— vela por la sagrada borrachera de tus hijos, y acógenos en tu seno cuando la ebriedad nos lleve.
    • 1988 Rojo, J. A. Hotel Madrid [1988] Bolivia (CDH )
      Como quien da con el tesoro de Sierra Madre, tan contentos se embadurnaban los frontispicios y se colgaban de la osamenta cuatro trapos a la moda y partían hacia el neón para sacudirse el tedio adolescente y participar de la ebriedad de los jugueteos amorosos y del champagne. Feliz propósito, como quien dice. Madrid fue una colección de bares, una colección de drogas, una colección de escaparates: dobláronse los talones y arrancó la fiesta.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Argentina (CDH )
      Beben licor de raíces y de extrañas bayas y setas que les producen una ebriedad que se relaciona más con el rito y su fe que con la alegría simple de los borrachos catalanes o vascos.
    • 1994 Boullosa, C. Duerme [1994] México (CDH )

      Cuando han pasado las carcajadas, noto que me han puesto en una cama. Las sensaciones adquieren otro signo, el de la ebriedad. Unas manos tibias me tocan la cara:

      — Está helado. Cecmiquiliztli...

    • 1998 Gamboa, S. Páginas vuelta [1998] Colombia (CDH )

      — ¿Quiénes van a venir? —continúa mirándose en el espejo con una cierta ebriedad; ve sus senos firmes, sus nalgas duras.

      — Arturo, Fernando, Jaime.

    • 2000 Monsiváis, C. Aires familia [2006] 20 México (CDH )
      Guzmán ve a las turbas revolucionarias aniquilarse entre sí en plena ebriedad, al lugarteniente de Villa Rodolfo Fierro asesinar personalmente a trescientos prisioneros, al militar honrado que se enfrenta al pelotón de fusilamiento sin derramar la ceniza de su puro, el Palacio Nacional sojuzgado por los indios.
    • 2000 Monsiváis, C. Aires familia [2006] 39 México (CDH )
      El Púas ya la hizo ¿para qué someterse a disciplina alguna, por qué no hacer del exceso el ámbito de normalidad, por qué no sumergirse en el pulque y la mariguana, por qué no disiparse antes de que lo metan en una caja «y de allí al pinche panteón» por qué no rodearse de una corte de la ebriedad? Autorizado por el éxito, El Púas sólo toma en serio el desmadre —la «incapacidad de civilización»—, se enamora de la obscenidad, matriz regenerativa, y convierte su comportamiento de macho, borracho, drogadicto, en un perpetuo fluir del habla, que todo lo desordena y a nada le concede importancia, salvo a la vigilancia revanchista de su desmadre.
    • 2002 Jaramillo Levi, E. Luminoso tiempo [2002] 58 Panamá (CDH )
      Lo que nunca supo fue que aquella primera noche en su casa, mientras una ebriedad complaciente lo sumía en el más profundo de los sueños, Mara y Román se devoraban por horas en su propia cama. Ambos se habían marchado cuando esa madrugada despertó.
    • 2002 Jaramillo Levi, E. Luminoso tiempo [2002] Panamá (CDH )
      Poco después, Rodrigo —avergonzado pese a su ebriedad— la emprende a furiosos golpes y patadas contra Román. Porque fue a éste a quien momentos antes, tras verlo inclinarse arrogante sobre el cuerpo de Mara describiendo un arco con su torso atlético por encima y más allá del amado rostro, cuya boca ávida se cerraba enseguida sobre esa otra desplegada hombría, con súbita ira había penetrado blandiendo su sexo como arma.
    • 2010 Barba, A. Agosto, octubre Esp (CORPES)
      En realidad la verdadera violencia empezó tímidamente a partir de ahí, como una transfusión de sangre de sus venas a las de ellos. El alcohol y el cristal se compensaban y descompensaban a ratos, pero no se sentía pesado, sino fríamente lúcido, como un cazador que estuviese lustrando el cañón de un rifle con una ebriedad controlada.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      ebriedad. f. embriaguez [| perturbación pasajera producida por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas].
    • 2023 Anónimo "Destruyó la ventana, se peleó y fue demorado" [04-06-2023] Somos Jujuy (San Pedro de Jujuy) Ar (HD)
      El agresor, se trasladaba en motocicleta marca Corven 110 c.c y en el momento en el que fue detenido, se mostró agresivo y presentaba signos de ebriedad.
    1. s. Frecuentemente, en un complemento con de de estado.
      docs. (1799-2023) 12 ejemplos:
      • 1799 Maquieyra Serrador, T. Trad Moral de Gabriel Bonnot de Mably p. 104 Esp (BD)
        Los otros no consideran las pasiones sino en su estado de ebriedad, quando no ven otra cosa que el objeto que las turba, y son movidas solamente del bien que espera.
      • c1918 Anónimo Trad Estudios Literaturas inglesa italiana [1918] Esp (CDH )
        El ritmo complejo de la oda ayuda considerablemente al poeta en su tentativa de revelar esas misteriosas esfumaduras de sentimiento que nacen en este estado de ebriedad del alma; en vez, el sencillo y fluyente ritmo empleado por Milton da idea de su fuerte y confiado intelecto: nuevos horizontes de erudición, una larga perspectiva de días laboriosos se abren ante su mente.
      • 1946-1974 Fingermann, G. Psicología pedagógica [1975] Argentina (CDH )
        Pero cuando en un ser humano toda su actividad psíquica se desenvuelve sin libertad, para seguir solamente las leyes de la naturaleza, como ocurre en ciertas enfermedades mentales o en estado de ebriedad, ese ser humano deja de ser persona para convertirse en "cosa", o mejor dicho, en un puro individuo. Esto explica por qué el término individuo tiene en el lenguaje vernáculo un sentido despectivo.
      • 1996 Prensa Proceso, 10/11/1996 [1996] México (CDH )

        Mientras tanto, nosotros sufrimos las consecuencias: además de que machetearon el frijolar del ejidatario Manuel Méndez Núñez, los militares frecuentemente pisotean nuestros campos sembrados y, en estado de ebriedad, patrullan el poblado a toda velocidad, poniendo en peligro la vida de nuestros hijos. Igualmente, siguen molestando a las mujeres que lavan ropa en el río.

      • 2023 Guillén, O. "Libertad en estado de ebriedad y choque" [02-06-2023] Los Andes (Mendoza): losandes.com.ar Ar (HD)
        Se trata de uno de los accidentes de tránsito más recordados de los últimos años: en mayo de 2019, la joven había ido a una fiesta junto a una amiga y ambas regresaban a sus casas cuando el taxi en el que viajaban fue chocado desde atrás por Paulos, quien estaba en total estado de ebriedad.
      • 1799 Maquieyra Serrador, T. Trad Moral de Gabriel Bonnot de Mably p. 104 Esp (BD)
        Los otros no consideran las pasiones sino en su estado de ebriedad, quando no ven otra cosa que el objeto que las turba, y son movidas solamente del bien que espera.
      • c1918 Anónimo Trad Estudios Literaturas inglesa italiana [1918] Esp (CDH )
        El ritmo complejo de la oda ayuda considerablemente al poeta en su tentativa de revelar esas misteriosas esfumaduras de sentimiento que nacen en este estado de ebriedad del alma; en vez, el sencillo y fluyente ritmo empleado por Milton da idea de su fuerte y confiado intelecto: nuevos horizontes de erudición, una larga perspectiva de días laboriosos se abren ante su mente.
      • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Guatemala (CDH )
        11. Nicomedes Aceituno, agente viajero, pone en conocimiento que el que desperfeccionó el nombre del Señor Presidente en la caja de agua fue el tenedor de libros Guillermo Lizazo, en estado de ebriedad.
      • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Guatemala (CDH )
        Adelaida Peñal, pupila del prostíbulo El Dulce Encanto, de esta ciudad, se dirige al Señor Presidente para hacerle saber que el mayor Modesto Farfán le afirmó, en estado de ebriedad, que el general Eusebio Canales era el único general de verdad que él había conocido en el Ejército y que su desgracia se debía al miedo que le alzaba el Señor Presidente a los jefes instruidos; que, sin embargo, la revolución triunfaría.
      • 1946-1974 Fingermann, G. Psicología pedagógica [1975] Argentina (CDH )
        Pero cuando en un ser humano toda su actividad psíquica se desenvuelve sin libertad, para seguir solamente las leyes de la naturaleza, como ocurre en ciertas enfermedades mentales o en estado de ebriedad, ese ser humano deja de ser persona para convertirse en "cosa", o mejor dicho, en un puro individuo. Esto explica por qué el término individuo tiene en el lenguaje vernáculo un sentido despectivo.
      • 1979 Arenas Luque, F. V. Buenos Aires [1979] Argentina (CDH )
        A altas horas de la noche un empleado vino a referirle que en el banquete había tomado parte también la mujer de don Cornelio de Saavedra, doña Juana Otárola de Saavedra y que, al final de la fiesta, un capitán llamado Atanasio Duarte había pronunciado un brindis en estado de ebriedad, llamando emperador a Saavedra; y que otro oficial había obsequiado a la señora de Saavedra una corona de azúcar y que dicha señora la había colocado sobre la frente de su marido.
      • 1991 Taibo, P. I. Difuntos [2006] México (CDH )
        Luego lo detuvieron y lo acusaron de manejar en estado de ebriedad y de accidente por imprudencia. Aquí lleva dos años. Matías, el que está enseñando a leer, asesoraba a una comunidad zapoteca y lo tienen aquí acusado de haber envenenado los pozos de los ganaderos; a su hermana, que era también maestra, la mataron esos cuates torturándola. Ganó las últimas elecciones y ahora es presidente municipal y preso.
      • 1995 Britton, R. M. No pertenezco [1995] Panamá (CDH )

        — ¡Cállese por Dios! Bien sabe usted que mi madre no tolera que se mencione a Babel dentro de estas paredes. Hubiese sido preferible que no se presentara en el estado de ebriedad en que se encuentra. Váyase antes de que lo vea Doña Concha y se moleste.

      • 1996 Prensa Proceso, 10/11/1996 [1996] México (CDH )

        Mientras tanto, nosotros sufrimos las consecuencias: además de que machetearon el frijolar del ejidatario Manuel Méndez Núñez, los militares frecuentemente pisotean nuestros campos sembrados y, en estado de ebriedad, patrullan el poblado a toda velocidad, poniendo en peligro la vida de nuestros hijos. Igualmente, siguen molestando a las mujeres que lavan ropa en el río.

      • 1997 Prensa Clarín, 12/03/1997 [1997] Argentina (CDH )
        Pese a que se negó a ser revisado, el médico del SAME Adrían Cucut certificó que el juez "estaba en estado de ebriedad".

        Todo terminó poco después de las 6. A esa hora el comisario Navedo llegó al albergue y lo identificó. Poco después, el juez fue llevado, por la Policía, hasta su casa.

      • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
        Algo me indicaba que, tal como le había dicho en estado de ebriedad en Berlín, realmente estaba dispuesto a pasar mi vida a su lado. No me equivoqué. El 30 de octubre de 1928, Marianne Sieber se convirtió en mi esposa. Un par de meses antes, el 7 de agosto, Heinrich le había jurado fidelidad eterna a Natalia Webern. La felicidad parecía tan simple como un cuento de hadas o el resultado de una ecuación algebraica.
      • 2023 Guillén, O. "Libertad en estado de ebriedad y choque" [02-06-2023] Los Andes (Mendoza): losandes.com.ar Ar (HD)
        Se trata de uno de los accidentes de tránsito más recordados de los últimos años: en mayo de 2019, la joven había ido a una fiesta junto a una amiga y ambas regresaban a sus casas cuando el taxi en el que viajaban fue chocado desde atrás por Paulos, quien estaba en total estado de ebriedad.
  2. s. f. Exaltación exagerada de un sentimiento o de una pasión.
    docs. (1753-2018) 19 ejemplos:
    • 1753 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, IV [2004] 240 Esp (CDH )
      ¿Qué concepto hará un devoto ignorante de aquellas uniones, transformaciones, identificaciones mýsticas, aniquilaciones de las potencias, y aun de el proprio ser, conyugios de la criatura y la Divinidad, la ebriedad espiritual, amor deífico, silencio de el corazón, &c?
    • 2018 Vilas, M. Ordesa Esp (CORPES)
      Puede que un hombre acabe al final por enamorarse de su propia vida. Eso es lo que me está pasando, me lleva pasando desde hace unos meses. Mi alma vuelve a las regiones de la ebriedad del enamoramiento. La ebriedad la llevas de nacimiento. Lo que no podía imaginar es esta reconciliación conmigo mismo. Igual eso fue lo que encontró Rachma: que estaba mucho mejor solo que con familia.
    • 1753 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, IV [2004] 240 Esp (CDH )
      ¿Qué concepto hará un devoto ignorante de aquellas uniones, transformaciones, identificaciones mýsticas, aniquilaciones de las potencias, y aun de el proprio ser, conyugios de la criatura y la Divinidad, la ebriedad espiritual, amor deífico, silencio de el corazón, &c?
    • 1757 Arbiol, A. Desengaños mysticos p. 567 Esp (BD)
      Que cosa es ebriedad de el amor Divino? Es lo mismo que se dixo de la Contemplacion infusa ebria. / Qué cosa es la sed mystica inextinguible? Es un afecto de el Alma, herida del fuego del amor de Dios, que parece la acaba; y tanto mas se abrasa de esta sed soberana, quanto mas se inunfa del torrente del Divino amor: del queal, quanto mas bebe, mas sed tiene.
    • 1788 Castellano, F. Vida de María de San Bernardino p. 252 Esp (BD)
      En unas ocasiones causaba este divino amor una santa ebriedad, que sacandola como fuera de sí, prorumpia en alabanzas de su divino amado. En otra se sentia tan herido su corazon de tan penetrante y dulce violencia, que á imitacion de la Esposa de los Sagrados Cánticos, padecia amorosos deliquios.
    • 1790 Navarro, J. Trad Eufemia de Arnaud p. 10 Esp (BD)
      Yo misma fomenté con ardimientos la ebriedad de estos dulces sentimientos: ellos eran los lazos lisonjeros, lon vinculos mas fuertes y hechiceros, con que mi corazon se vió engañado, mas complacido quanto mas ligado.
    • 1798 Maquieyra Serrador, T. Trad Espíritu del conde Buffon del conde de Buffon p. 117 Esp (BD)
      En la juventud quando empieza ya á exercer sus funcoines el principio espiritual, y podriamos ya regirnos por él, nos nace un nuevo sentido material que toma un imperio tan absoluto, y manda tan imperiosamente á todas nuestras facultades, que parece que el alma misma se dexa llevar con placer de las impetuosas pasiones que produce [...] En este estado no se dirigen sus pensamientos y acciones á otra cosa que á aprobar y satisfacer su pasion; interin dura esta ebriedad de los sentidos el hombre es feliz [...].
    • 1846 Príncipe, M. A. Guerra de la Independencia II p. 6 Esp (BD)
      La ebriedad de la comun alegria en los primeros instantes de la exaltacion de Fernando no habia permitido otra cosa que entregase los pueblos á toda la locura del regocijo; pero la impresiones fuertes son cortas, y apenas habia pasado el primer día, cuando ya la disposicion de lo ánimos habia cambiado sensiblemente.
    • 1876 Vicuña Mackenna, B. El Partido Liberal Democrático p. 106 Ch (BD)
      Pero no ha dicho Su Señoría si esa ebriedad de tres mil hombres agrupados durante dos dias consecutivos al sol i al viento, resistiendo a la sed i al hambre en rededor de una afeccion i de un propósito jeneroso, era la ebriedad de la chica que embrutece i encanalla, o era esa ebriedad sublime del espíritu, delante de la cual ceden todas las privaciones del cuerpo i se sobreponen sobre la carne i el frio, las aspiraciones vehemente del alma inmortal.
    • 1881 Vicuña Mackenna, B. Campaña Lima [2003] Chile (CDH )
      En la ebriedad de un efímero éxito, para nadie más sorprendente que para él mismo, entregándose a atentados y desmanes que afrentarán al siglo en que vivimos, ha caído en la ceguedad del que corre en pos de su castigo.
    • 1896 Gamboa, F. Suprema Ley [1965] 236 México (CDH )
      Y la República, que entró en la capital con la ebriedad del triunfo, como huracán justiciero y devastador, turbia la mirada por el polvo del camino y de los combates; deshechos los pies por la santa peregrinación y la santa cruzada; coronada la frente por el ángel de las victorias, la República perdonó.
    • 1896 Gamboa, F. Suprema Ley [1965] México (CDH )

      Los animales relinchaban, mugían; un potro pasó a escape, la crin tendida y la cabeza en alto, por uno de los sembrados; escuchábanse pájaros, voz de gentes y zumbar de insectos, y del fondo de un corral invisible, como himno bucólico a aquel tardío despertar de día estival, a aquella ebriedad de la naturaleza y de la vida, se oyó cantar a un gallo, armónica y distintamente, perdiéndose con grata lentitud las alegres notas de su amoroso reclamo.

    • 1901 Magón Músicos [1947] Cuentos Costa Rica (CDH )

      ¡Música y más música! borrachera inmensa de notas y arpegios, de melodías y de estridencias; ¡ebriedad sublime de inefables sentimientos, sangre del alma, rayo luminoso del noble pensamiento! Un par de locos admirables; encenagados en el vicio voluptuoso del sonido y en la crápula encantadora de la armonía.

    • 1915 Herrera Reissig, J. Lunas oro [1999] Uruguay (CDH )
      En mi ataud de yeso, / Se deslizó tu forma transparente... / Y en la sorda ebriedad de nuestros mimos, / Anocheció la tapa y nos dormimos / Espiritualizadísimamente.
    • 1933 Mtz Estrada, E. Radiografía Pampa [1991] 160 Argentina (CDH )
      La ebriedad del éxito y de la fama acompaña a los que salen, del bar y de la librería; el amor accesible aparece con las mujeres que salen de las tiendas. Un aliento de nuevas posibilidades trae cada uno que entra a la calle. Todos flotan sobre la realidad. Aun al oído se dicen cosas que no avergüenzan en alta voz.
    • 1965 Elizondo, S. Farabeuf [2000] 242 México (CDH )

      [...] imagen de una puerta que golpea contra el quicio mientras afuera, más allá de sí misma, la lluvia incesante golpea en la noche contra la ventana como tratando de impedir que tu última mirada escape, para que nuestro sueño no huya de nosotros, y se quede, para siempre, fijo en la actitud de esos personajes representados en el cuadro: un cuadro que por la ebriedad de nuestro deseo creímos que era real y que sólo ahora sabemos que no era un cuadro, sino un espejo en cuya superficie nos estamos viendo morir.

    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Argentina (CDH )
      Había estado años al lado de Amaría. Había engendrado en su vientre. Pero nunca la sentí esposa a nuestra manera. Fui tan despreciativo como un britano, o tal vez aquello sucedió así porque seguía alentando en mí el demonio de la libertad. La voluntad de enfrentar solo y sin España ni Cristo ni nadie, los espacios abiertos de ese mundo nuevo y virgen. Sentí la ebriedad del aventurero, le ceguera del iluminado.
    • 2001 Muñoz Molina, A. Sefarad Esp (CORPES)
      El club de los inocentes, de los crédulos, de los idiotas de buena voluntad, de los engañados y sacrificados sin recompensa: yo he sido uno de ellos, piensa Münzenberg en sus insomnios en la habitación del hotel, yo he ayudado a que Hitler y Stalin arrasen Europa con idéntica bestialidad, he contribuido a inventar la leyenda de su enfrentamiento a muerte, he sido un peón cuando me imaginaba en mi ebriedad de soberbia que dirigía el juego en la sombra.
    • 2013 Cancho, J. L. Lento proceso Esp (CORPES)
      Éste sería un buen lugar para cumplir con ese antiguo deseo: una pequeña pensión regentada por una bella mujer en un pueblo desconocido; aquí nadie te molestaría, vivirías a la sombra de una misteriosa mujer, en la pura quietud y en la pura contemplación. Es la ebriedad de la melancolía; como acercar el rostro a una rosa enferma, indecisa entre el perfume y la muerte. Te han asaltado los versos de Gamoneda, te reconoces en ellos, en la indecisión y la ebriedad que el poeta nombra.
    • 2018 Vilas, M. Ordesa Esp (CORPES)
      Puede que un hombre acabe al final por enamorarse de su propia vida. Eso es lo que me está pasando, me lleva pasando desde hace unos meses. Mi alma vuelve a las regiones de la ebriedad del enamoramiento. La ebriedad la llevas de nacimiento. Lo que no podía imaginar es esta reconciliación conmigo mismo. Igual eso fue lo que encontró Rachma: que estaba mucho mejor solo que con familia.
    • 1753 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, IV [2004] 240 Esp (CDH )
      ¿Qué concepto hará un devoto ignorante de aquellas uniones, transformaciones, identificaciones mýsticas, aniquilaciones de las potencias, y aun de el proprio ser, conyugios de la criatura y la Divinidad, la ebriedad espiritual, amor deífico, silencio de el corazón, &c?
    • 1757 Arbiol, A. Desengaños mysticos p. 567 Esp (BD)
      Que cosa es ebriedad de el amor Divino? Es lo mismo que se dixo de la Contemplacion infusa ebria. / Qué cosa es la sed mystica inextinguible? Es un afecto de el Alma, herida del fuego del amor de Dios, que parece la acaba; y tanto mas se abrasa de esta sed soberana, quanto mas se inunfa del torrente del Divino amor: del queal, quanto mas bebe, mas sed tiene.
    • 1788 Castellano, F. Vida de María de San Bernardino p. 252 Esp (BD)
      En unas ocasiones causaba este divino amor una santa ebriedad, que sacandola como fuera de sí, prorumpia en alabanzas de su divino amado. En otra se sentia tan herido su corazon de tan penetrante y dulce violencia, que á imitacion de la Esposa de los Sagrados Cánticos, padecia amorosos deliquios.
    • 1790 Navarro, J. Trad Eufemia de Arnaud p. 10 Esp (BD)
      Yo misma fomenté con ardimientos la ebriedad de estos dulces sentimientos: ellos eran los lazos lisonjeros, lon vinculos mas fuertes y hechiceros, con que mi corazon se vió engañado, mas complacido quanto mas ligado.
    • 1798 Maquieyra Serrador, T. Trad Espíritu del conde Buffon del conde de Buffon p. 117 Esp (BD)
      En la juventud quando empieza ya á exercer sus funcoines el principio espiritual, y podriamos ya regirnos por él, nos nace un nuevo sentido material que toma un imperio tan absoluto, y manda tan imperiosamente á todas nuestras facultades, que parece que el alma misma se dexa llevar con placer de las impetuosas pasiones que produce [...] En este estado no se dirigen sus pensamientos y acciones á otra cosa que á aprobar y satisfacer su pasion; interin dura esta ebriedad de los sentidos el hombre es feliz [...].
    • 1846 Príncipe, M. A. Guerra de la Independencia II p. 6 Esp (BD)
      La ebriedad de la comun alegria en los primeros instantes de la exaltacion de Fernando no habia permitido otra cosa que entregase los pueblos á toda la locura del regocijo; pero la impresiones fuertes son cortas, y apenas habia pasado el primer día, cuando ya la disposicion de lo ánimos habia cambiado sensiblemente.
    • 1876 Vicuña Mackenna, B. El Partido Liberal Democrático p. 106 Ch (BD)
      Pero no ha dicho Su Señoría si esa ebriedad de tres mil hombres agrupados durante dos dias consecutivos al sol i al viento, resistiendo a la sed i al hambre en rededor de una afeccion i de un propósito jeneroso, era la ebriedad de la chica que embrutece i encanalla, o era esa ebriedad sublime del espíritu, delante de la cual ceden todas las privaciones del cuerpo i se sobreponen sobre la carne i el frio, las aspiraciones vehemente del alma inmortal.
    • 1881 Vicuña Mackenna, B. Campaña Lima [2003] Chile (CDH )
      En la ebriedad de un efímero éxito, para nadie más sorprendente que para él mismo, entregándose a atentados y desmanes que afrentarán al siglo en que vivimos, ha caído en la ceguedad del que corre en pos de su castigo.
    • 1896 Gamboa, F. Suprema Ley [1965] 236 México (CDH )
      Y la República, que entró en la capital con la ebriedad del triunfo, como huracán justiciero y devastador, turbia la mirada por el polvo del camino y de los combates; deshechos los pies por la santa peregrinación y la santa cruzada; coronada la frente por el ángel de las victorias, la República perdonó.
    • 1896 Gamboa, F. Suprema Ley [1965] México (CDH )

      Miraba hacia atrás, y al contrario, de la parte de Clotilde a lo menos, ninguna de aquellas llama radas que garantizan la compenetración de dos almas. Miraba las resistencias, primero; después, la entrega, el frenesí de los principios, el triunfo de la carne y la ebriedad de lo prohibido, tan poderosa, que no hay ni tiempo para arrepentirse.

    • 1896 Gamboa, F. Suprema Ley [1965] México (CDH )

      Los animales relinchaban, mugían; un potro pasó a escape, la crin tendida y la cabeza en alto, por uno de los sembrados; escuchábanse pájaros, voz de gentes y zumbar de insectos, y del fondo de un corral invisible, como himno bucólico a aquel tardío despertar de día estival, a aquella ebriedad de la naturaleza y de la vida, se oyó cantar a un gallo, armónica y distintamente, perdiéndose con grata lentitud las alegres notas de su amoroso reclamo.

    • 1901 Magón Músicos [1947] Cuentos Costa Rica (CDH )

      ¡Música y más música! borrachera inmensa de notas y arpegios, de melodías y de estridencias; ¡ebriedad sublime de inefables sentimientos, sangre del alma, rayo luminoso del noble pensamiento! Un par de locos admirables; encenagados en el vicio voluptuoso del sonido y en la crápula encantadora de la armonía.

    • 1915 Herrera Reissig, J. Lunas oro [1999] Uruguay (CDH )
      En mi ataud de yeso, / Se deslizó tu forma transparente... / Y en la sorda ebriedad de nuestros mimos, / Anocheció la tapa y nos dormimos / Espiritualizadísimamente.
    • 1933 Mtz Estrada, E. Radiografía Pampa [1991] 160 Argentina (CDH )
      La ebriedad del éxito y de la fama acompaña a los que salen, del bar y de la librería; el amor accesible aparece con las mujeres que salen de las tiendas. Un aliento de nuevas posibilidades trae cada uno que entra a la calle. Todos flotan sobre la realidad. Aun al oído se dicen cosas que no avergüenzan en alta voz.
    • 1965 Elizondo, S. Farabeuf [2000] 242 México (CDH )

      [...] imagen de una puerta que golpea contra el quicio mientras afuera, más allá de sí misma, la lluvia incesante golpea en la noche contra la ventana como tratando de impedir que tu última mirada escape, para que nuestro sueño no huya de nosotros, y se quede, para siempre, fijo en la actitud de esos personajes representados en el cuadro: un cuadro que por la ebriedad de nuestro deseo creímos que era real y que sólo ahora sabemos que no era un cuadro, sino un espejo en cuya superficie nos estamos viendo morir.

    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Argentina (CDH )
      Había estado años al lado de Amaría. Había engendrado en su vientre. Pero nunca la sentí esposa a nuestra manera. Fui tan despreciativo como un britano, o tal vez aquello sucedió así porque seguía alentando en mí el demonio de la libertad. La voluntad de enfrentar solo y sin España ni Cristo ni nadie, los espacios abiertos de ese mundo nuevo y virgen. Sentí la ebriedad del aventurero, le ceguera del iluminado.
    • 2001 Muñoz Molina, A. Sefarad Esp (CORPES)
      El club de los inocentes, de los crédulos, de los idiotas de buena voluntad, de los engañados y sacrificados sin recompensa: yo he sido uno de ellos, piensa Münzenberg en sus insomnios en la habitación del hotel, yo he ayudado a que Hitler y Stalin arrasen Europa con idéntica bestialidad, he contribuido a inventar la leyenda de su enfrentamiento a muerte, he sido un peón cuando me imaginaba en mi ebriedad de soberbia que dirigía el juego en la sombra.
    • 2013 Cancho, J. L. Lento proceso Esp (CORPES)
      Éste sería un buen lugar para cumplir con ese antiguo deseo: una pequeña pensión regentada por una bella mujer en un pueblo desconocido; aquí nadie te molestaría, vivirías a la sombra de una misteriosa mujer, en la pura quietud y en la pura contemplación. Es la ebriedad de la melancolía; como acercar el rostro a una rosa enferma, indecisa entre el perfume y la muerte. Te han asaltado los versos de Gamoneda, te reconoces en ellos, en la indecisión y la ebriedad que el poeta nombra.
    • 2018 Vilas, M. Ordesa Esp (CORPES)
      Puede que un hombre acabe al final por enamorarse de su propia vida. Eso es lo que me está pasando, me lleva pasando desde hace unos meses. Mi alma vuelve a las regiones de la ebriedad del enamoramiento. La ebriedad la llevas de nacimiento. Lo que no podía imaginar es esta reconciliación conmigo mismo. Igual eso fue lo que encontró Rachma: que estaba mucho mejor solo que con familia.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas