14.ª Entrega (julio de 2023)
Versión del 31/07/2023
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
ebrio, a adj., s. (1500-)
ebrio, hebrio
Etim. Del latín ēbrius, a, um 'borracho' (DECH, s. v. embriagar).

Se documenta por primera vez, con la acepción  '[persona] que tiene una alteración en sus capacidades físicas o mentales por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas', hacia 1500, en Selva de epíctetos, y se consigna por vez primera en  el Diccionario de autoridades (1732). Como sustantivo, con el significado  'persona que tiene una alteración en sus capacidades físicas o mentales por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes', se atestigua en 1541, en el Libro del arte de las comadres o madrinas y del regimiento de las preñadas y paridas y de los niños, de D. Carbón, y s e consigna por vez primera en el Vocabularium Hispanicum Latinum et Anglicum (1617) de Minsheu.  Por otra parte, con la acepción de '[persona] que está dominada o trastornada por un sentimiento muy intenso', empleada, generalmente, con un complemento con la preposición de y un sustantivo abstracto que designa un sentimiento o emoción, se documenta ya en 1594, en el Vergel de plantas divinas en varios metros espirituales, de A. Alarcón de Tordesillas y se consigna por vez primera en el Diccionario general y técnico hispano-americano (1918), de Rodríguez Navas y Carrasco. A su vez, por extensión de significado, se documenta como '[estado] causado por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes', en 1821, en "Cortes Estraordinarias: Presidencia del señor Martínez de la Rosa", publicado en El Imparcial (Madrid). 

Por otra parte, ebrio se integra en la locución adverbial ni ebrio ni dormido: restringida geográficamente a Argentina, con la acepción 'de ninguna manera', se atestigua en 1811, en un artículo titulado el "Orden del día: Principios liberales", publicado en El Español (Londres), en el que se daban a conocer las palabras pronunciadas por Mariano Moreno, secretario de Guerra y Gobierno de la Primera Junta, después de la Revolución de Mayo y mediante las cuales se acuñó la locución que pasaría, después de este momento, a formar parte del léxico rioplatense.

  1. ac. etim.
    adj. [Persona] Que tiene una alteración en sus capacidades físicas o mentales por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas.
    docs. (1500-2022) 111 ejemplos:
    • c1500 Anónimo Selva epíctetos [1980] Esp (CDH )
      Vmedos, bitreos / o vidriados, garzos, orbiculares / o redondos, hermosos, vergonçosos, ygnitos / o de fuego, tiernos, bagos / o queno estan quedos, toscos, ebrios / o borrachos, burladores, veladores, sequaçes, gemantes / queechan lagrimas como perlas preçiosas, mordedores, rresplandesçientes [...].
    • 2022 Oruña, M. Camino fuego Esp (CORPES)
      La inspectora les facilitó una tarjeta de contacto y se despidió sin más, dejando a Oliver y Valentina con la sensación de estar dentro de un sueño extraño y humeante, en el que las piezas flotaban en un ambiente quemado sin terminar de encajar. Sí, parecía posible que Mel Forbes, quizás con una copa de más, hubiese ido a quemar el archivo secreto; pero ¿habría sido tan desmañado como para hacerlo con la puerta cerrada, con peligro de morir? Si estuviese ebrio, tal vez. Sin embargo, tras la cena de la noche anterior, Valentina no recordaba haberlo visto beber nada.
    • c1500 Anónimo Selva epíctetos [1980] Esp (CDH )
      Vmedos, bitreos / o vidriados, garzos, orbiculares / o redondos, hermosos, vergonçosos, ygnitos / o de fuego, tiernos, bagos / o queno estan quedos, toscos, ebrios / o borrachos, burladores, veladores, sequaçes, gemantes / queechan lagrimas como perlas preçiosas, mordedores, rresplandesçientes [...].
    • 1527 Osuna, F. Abecedario espiritual III [2007] Esp (CDH )
      Y, por tanto, devemos con más ahínco pelear por ganar el passo y passar adelante, quitando los estorvos con aviso e discreción, ca deves saber que para este exercicio se requiere más discreción que para otro alguno, porque los discretos sábense aver en las cosas, y los necios son presto turbados como ebrios e piérdese presto la poca sabiduría d'ellos, e assí lo dexan presto; mas tú mira bien los estorvos, que son muchos, y, apartándolos, passarás ligeramente.
    • 1589 Pineda, J. Diálogos Agricultura cristiana [1963-1964] Esp (CDH )

      Este ajenamiento del alma, con que saliendo fuera de sí se traspone toda en Dios, se llama embriagamiento de los carísimos o amantísimos; y dice Sant Dionisio, cuadratísimamente, que como la borrachera del vino material se causa por cargar dello más de lo que puede sufrir el cuerpo para se conservar en sus sentidos y buena razón —y por eso se llama ebrio, que quiere decir careciente, de bría, y bríaes la debida medida y conmensuración que debe haber entre el bebedor y lo que se bebe, que no haya exceso—, y ansí la embriaguez sancta y spiritual es un henchimiento sobrelleno y una desconmensuración de todos los bienes [...].

    • 1594 Villegas, A. Fructus sanctorum [1988] Esp (CDH )
      [15] El día de Pentecostés, como los Apóstoles hablavan en diversas lenguas, los judíos juzgaron temerariamente dellos diziendo que estavan ebrios. Es del Libro de los Hechos Apostólicos, capítulo segundo.
    • c1609 Quevedo Villegas, F. Anacreón castellano [1981] 252 Esp (CDH )
      «No anduvo acertado Anacreón mezclando todos sus poemas con borracheras, que por esto le acusan que fue dado a regalos y deleites, como quiera que no entiendan que siendo cuerdo y templado, sin tener necesidad se fingió ebrio.» Contigo habla también Ateneo, Lilio Gregorio, mas a tantos doctos fuiste sordo.
    • a1652 Dgz Camargo, H. Invectiva apologética [1986] 406 Colombia (CDH )
      Gran sed confiesa el paciente, / cuando en acerbos licores, / ebria esponja al seco labio / ministro vil le socorre. / Gravemente piadoso / le ofrece el brebaje torpe; / y él piadosamente grave, / si no le bebió, gustóle. /
    • 1673 Núñez Pineda Bascuñán, F. Cautiverio feliz [1863] Chile (CDH )

      Oraba Ana con lastimado corazon y dolorido pecho, y a los ojos del sacerdote Elí, pareció estar privada del juicio, y al vino sujetos sus sentidos; por lo cual le dijo, que hasta cuándo habia de estar ebria y sin sentido.

    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 514 Esp (CDH )

      Esta mañana, dize San Gerónimo, significa la juventud; y esta tarde la vejéz, y es dezirte, que no dexarás viejo la senda que seguiste, quando joven. Nadie se engañe con vanas esperanzas de dexar con los años, lo que estiló en los primeros. Ninguno, concluie el Santo, que navega en vino, naufraga en agua: ni muere sobrio, el que vivió ebrio: sino que de la mañana, y la tarde se aze un día, tan parecido, que es uno mismo, y acaba como empezó.

    • 1758 Isla, J. F. Fray Gerundio [1992] Esp (CDH )
      Aun esta cláusula le agradaba más que todas, si no fuera por la palabra borracho, que le pareció demasiadamente llana y, aunque ya se le ofreció que ebrio y beodo significaban lo mismo con alguna mayor decencia, pero, sobre que no ajustaba tan bien el pie del verso, creyó que en quitando la palabra borracho, se le quitaba a la cláusula toda la gracia.
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] 483 Esp (CDH )
      / Creí que el almofar habian roto / Que cubre su cabeza bajo el casco; / Pero lo ví lanzarse impetuoso / En medio del espeso torbellino, / Como un ebrio elefante desbocado, / Vibrando con ardor la índica, espada, / Y hasta los altos montes parecióme / Que al fuerte impulso de pavor temblaron.
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] 494 Esp (CDH )
      Si ébrio estoy, ¿qué remedio? / Para que al punto acabe / De perder el sentido / Un ancho vaso trae. / Y otro y otro, y mil otros / A Hafizluégo, al instante, / Y sea permitido / O no lo sea, trae.
    • c1790-a1820 Arjona, M. M. Poesías [1871] Poesías Esp (CDH )
      Y el dios de los amores, / Viéndome, á Páfos envidioso vuela. / En invictos espacios / Mi alma se pierde, de delicias ébria, / Y al ver que Delia es mia, / De mí me olvido y de la misma Delia.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )

      No así si os oye hablar palabras torpes e injuriosas; si os advierte iracundos, vengativos, lascivos, ebrios o jugadores; porque esto lo aprenderá vivamente, advertirá en ello cierta complacencia, y el deseo de satisfacer enteramente sus pasiones lo hará imitar con la mayor prolijidad vuestros desarreglos; y entonces vosotros no tendréis cara para reprenderlos, pues ellos os podrán decir: Esto nos habéis enseñado; vosotros habéis sido nuestros maestros, y nada hacemos que no hayamos aprendido de vosotros mismos.

    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )

      Paseábase observando con mirada rápida y exacta la reunión, que, a guisa de mosaico, *amontonaba el acaso en aquellas tablas, cuyo conjunto se llama navío, así como en dimensiones más pequeñas se llama ataúd. Pero hay poco que observar en hombres que parecen ebrios y en mujeres que semejan cadáveres.

    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Argentina (CDH )
      En el acto conocí que estaba ebrio.

      Era la primera vez desde que había entrado en el batallón.

      Por cariño y por las prevenciones que me había hecho Garmendia, le dirigí la palabra así:

      — ¿Qué quiere, amigo?

    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Argentina (CDH )
      Estaba ebrio como una cabra.

      — ¡Vete!, ¡vete lejos de aquí! —volví a decir.

      Y Camargo, viendo que el negro me revolvía la bilis, se levantó, y tomándole de un brazo le enseñó el portante.

    • 1887 Cambaceres, E. Sangre [2003] Argentina (CDH )
      Y con toda la destreza, con la artimaña de un cómico, simuló hallarse ebrio él también; embotó la vista, separó una de otra las piernas, ladeó el cuerpo, como descuajado en la silla cabeceaba, babeaba, tartamudeaba, pedía más vino.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Venezuela (CDH )
      Sin hacerles ningún aseo, empinaba las copas que se atrevían a brindarle, metía la cuchara por lo fino en sus conversaciones, repicaba uno que otro blando golpe en la guitarra, soltaba el vozarrón para alternar con los copleros, y después de correrla en toda forma, iba a acostarse casi ebrio. No está de más decir que tal conducta le captaba numerosas simpatías, y que por ella los campesinos le ponían sobre las niñas de los ojos.
    • 1904 Blest Gana, A. Transplantados [1904] Chile (CDH )
      La entrada de su hijo, casi ebrio, en medio de la fiesta, condensó en el espíritu de Canalejas la sombra de inquieta ansiedad con que había llegado de casa de Sagraves. Ni el movimiento de gente en torno suyo, ni los forzados coloquios de las presentaciones, ni la seguridad de que las princesas llegarían de un momento á otro, bastaban á sacar su imaginación del sombrío aislamiento en que caía á pesar suyo.
    • 1929 Mejía Nieto, A. Relatos nativos [1929] Honduras (CDH )

      La muerta sólo tenía diez y nueve años cuando se casaron; él tenía cuarenta y ocho. Unicamente porque él era dueño de muchas áreas de tierra y muchas cabezas de ganado, el padre de ella había consentido en que se realizara la boda. Y Cabarga, el preferido y altanero, se había puesto a un lado para ver pasar aquella pareja absurda. Luego había realizado una escena violenta. Andaba ebrio y desde muy temprano acechaba la comitiva que salía de la iglesia.

    • 1938 Mistral, G. Tala [1996] 137 Chile (CDH )
      Entro en mi casa de piedra / con los cabellos jadeantes, / ebrios, ajenos y duros / del Aire. / En la almohada, revueltos, / no saben apaciguarse, / y es cosa, para dormirse, / de atarles... /
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )

      j.d.¿Recuerda haberle visto ebrio en alguna ocasión?

      m.Yo diría, mejor, alegre.

      j.d.¿Reconoce haberle visto alegre?

      m.Alguna vez. A todo el mundo...

      j.d.¿Perdido el control de sí mismo?

      m.No.

    • 1998 Gamboa, S. Páginas vuelta [1998] Colombia (CDH )
      Enciende un cigarrillo y continúa pensando en Natalia, en cada uno de los instantes de esa noche en el motel, ebrios, un poco perdidos, y se pregunta de dónde pudo sacar la fuerza para negarse cuando ya estaban el uno en el otro, entregados con la misma voracidad con la que un náufrago bebería de una marmita de agua fresca.
    • 2001 Cercas, J. Soldados Salamina [2002] Esp (CDH )
      Yo me sentía a gusto, un poco ebrio, casi feliz. Pensé: «Se acuerda por lo mismo que yo me acuerdo de mi padre y Ferlosio del suyo y Miquel Aguirre del suyo y Jaume Figueras del suyo y Bolaño de sus amigos latinoamericanos, todos soldados muertos en guerras de antemano perdidas: se acuerda porque, aunque hace sesenta años que fallecieron, todavía no están muertos, precisamente porque él se acuerda de ellos.
    • 2022 Oruña, M. Camino fuego Esp (CORPES)
      La inspectora les facilitó una tarjeta de contacto y se despidió sin más, dejando a Oliver y Valentina con la sensación de estar dentro de un sueño extraño y humeante, en el que las piezas flotaban en un ambiente quemado sin terminar de encajar. Sí, parecía posible que Mel Forbes, quizás con una copa de más, hubiese ido a quemar el archivo secreto; pero ¿habría sido tan desmañado como para hacerlo con la puerta cerrada, con peligro de morir? Si estuviese ebrio, tal vez. Sin embargo, tras la cena de la noche anterior, Valentina no recordaba haberlo visto beber nada.
    • c1500 Anónimo Selva epíctetos [1980] Esp (CDH )
      Vmedos, bitreos / o vidriados, garzos, orbiculares / o redondos, hermosos, vergonçosos, ygnitos / o de fuego, tiernos, bagos / o queno estan quedos, toscos, ebrios / o borrachos, burladores, veladores, sequaçes, gemantes / queechan lagrimas como perlas preçiosas, mordedores, rresplandesçientes [...].
    • 1527 Osuna, F. Abecedario espiritual III [2007] Esp (CDH )
      Y, por tanto, devemos con más ahínco pelear por ganar el passo y passar adelante, quitando los estorvos con aviso e discreción, ca deves saber que para este exercicio se requiere más discreción que para otro alguno, porque los discretos sábense aver en las cosas, y los necios son presto turbados como ebrios e piérdese presto la poca sabiduría d'ellos, e assí lo dexan presto; mas tú mira bien los estorvos, que son muchos, y, apartándolos, passarás ligeramente.
    • 1589 Pineda, J. Diálogos Agricultura cristiana [1963-1964] Esp (CDH )

      Este ajenamiento del alma, con que saliendo fuera de sí se traspone toda en Dios, se llama embriagamiento de los carísimos o amantísimos; y dice Sant Dionisio, cuadratísimamente, que como la borrachera del vino material se causa por cargar dello más de lo que puede sufrir el cuerpo para se conservar en sus sentidos y buena razón —y por eso se llama ebrio, que quiere decir careciente, de bría, y bríaes la debida medida y conmensuración que debe haber entre el bebedor y lo que se bebe, que no haya exceso—, y ansí la embriaguez sancta y spiritual es un henchimiento sobrelleno y una desconmensuración de todos los bienes [...].

    • 1594 Villegas, A. Fructus sanctorum [1988] Esp (CDH )
      [15] El día de Pentecostés, como los Apóstoles hablavan en diversas lenguas, los judíos juzgaron temerariamente dellos diziendo que estavan ebrios. Es del Libro de los Hechos Apostólicos, capítulo segundo.
    • c1609 Quevedo Villegas, F. Anacreón castellano [1981] 252 Esp (CDH )
      «No anduvo acertado Anacreón mezclando todos sus poemas con borracheras, que por esto le acusan que fue dado a regalos y deleites, como quiera que no entiendan que siendo cuerdo y templado, sin tener necesidad se fingió ebrio.» Contigo habla también Ateneo, Lilio Gregorio, mas a tantos doctos fuiste sordo.
    • a1652 Dgz Camargo, H. Invectiva apologética [1986] 406 Colombia (CDH )
      Gran sed confiesa el paciente, / cuando en acerbos licores, / ebria esponja al seco labio / ministro vil le socorre. / Gravemente piadoso / le ofrece el brebaje torpe; / y él piadosamente grave, / si no le bebió, gustóle. /
    • a1659 Dgz Camargo, H. Otras flores [1986] 388 Colombia (CDH )
      De los cielos las esferas / rueda son de ebrios relojes, / que en sus ruedas desvanes / corifeo, el primer moble. /
    • 1673 Núñez Pineda Bascuñán, F. Cautiverio feliz [1863] Chile (CDH )

      Oraba Ana con lastimado corazon y dolorido pecho, y a los ojos del sacerdote Elí, pareció estar privada del juicio, y al vino sujetos sus sentidos; por lo cual le dijo, que hasta cuándo habia de estar ebria y sin sentido.

    • 1689-1690 Bances Candamo, F. Theatro theatros passados presentes siglos [1970] 22 Esp (CDH )

      No accuso las palabras, como vasos escogidos y preciosos, sino el vino de el error que nos dauan en ellos los ebrios Maestros . Pero mucho más claramente en otra parte: También aora me mueuo a lástima, pero entonces me alegraua en el theathro con los amantes, quando por medio de los delitos se gozauan, aunque estas cosas se tocauan imaginariamente por la ficción de las tablas .

    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 514 Esp (CDH )

      Esta mañana, dize San Gerónimo, significa la juventud; y esta tarde la vejéz, y es dezirte, que no dexarás viejo la senda que seguiste, quando joven. Nadie se engañe con vanas esperanzas de dexar con los años, lo que estiló en los primeros. Ninguno, concluie el Santo, que navega en vino, naufraga en agua: ni muere sobrio, el que vivió ebrio: sino que de la mañana, y la tarde se aze un día, tan parecido, que es uno mismo, y acaba como empezó.

    • 1732 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      EBRIO, BRIA. adj. Embriagado, borracho [...].
    • 1758 Isla, J. F. Fray Gerundio [1992] Esp (CDH )
      Aun esta cláusula le agradaba más que todas, si no fuera por la palabra borracho, que le pareció demasiadamente llana y, aunque ya se le ofreció que ebrio y beodo significaban lo mismo con alguna mayor decencia, pero, sobre que no ajustaba tan bien el pie del verso, creyó que en quitando la palabra borracho, se le quitaba a la cláusula toda la gracia.
    • 1769 Medina, R. A. Carta cura San Martín Documentos de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) Bolivia (CDH )
      Tambien me dice mi Governador que anduvo diciendo antes de irse entre algunos amigos suyos que le havia forzado su muger: mas respondo que no estoy tan desalmado y pregunteles su Señoria si algun dia me han visto bevido o hebrio, o han savido que he bevido, y si acaso dijesen que si, lo havian de dicir sin alma; mas jusgo que por verme fuera de su
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] 483 Esp (CDH )
      / Creí que el almofar habian roto / Que cubre su cabeza bajo el casco; / Pero lo ví lanzarse impetuoso / En medio del espeso torbellino, / Como un ebrio elefante desbocado, / Vibrando con ardor la índica, espada, / Y hasta los altos montes parecióme / Que al fuerte impulso de pavor temblaron.
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] 494 Esp (CDH )
      Si ébrio estoy, ¿qué remedio? / Para que al punto acabe / De perder el sentido / Un ancho vaso trae. / Y otro y otro, y mil otros / A Hafizluégo, al instante, / Y sea permitido / O no lo sea, trae.
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] Esp (CDH )
      A vista de sus ojos, / Narciso, ¿qué pretendes? / Son voluptuosos, ébrios, / Tú lánguido y doliente. / ¡Oh cipres! tú, en el huerto / Cuán hermoso pareces / Porque la talla esbelta / De mi muchacho tienes! / ¡Oh ánima! si áun pudieras / Elegir libremente, / ¡Elegirias cosa / Que este mi amor no fuese? /
    • c1790-a1820 Arjona, M. M. Poesías [1871] Poesías Esp (CDH )
      Y el dios de los amores, / Viéndome, á Páfos envidioso vuela. / En invictos espacios / Mi alma se pierde, de delicias ébria, / Y al ver que Delia es mia, / De mí me olvido y de la misma Delia.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )

      No así si os oye hablar palabras torpes e injuriosas; si os advierte iracundos, vengativos, lascivos, ebrios o jugadores; porque esto lo aprenderá vivamente, advertirá en ello cierta complacencia, y el deseo de satisfacer enteramente sus pasiones lo hará imitar con la mayor prolijidad vuestros desarreglos; y entonces vosotros no tendréis cara para reprenderlos, pues ellos os podrán decir: Esto nos habéis enseñado; vosotros habéis sido nuestros maestros, y nada hacemos que no hayamos aprendido de vosotros mismos.

    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Hecho esto por nuestros dos reverendos, y apoderados ya del manojo de llaves que pendía del cinto de Ferrus, fue su primer cuidado recapacitar lo que acababan de oír al ebrio alcaide.
    • 1836 Larra, M. J. Nochebuena 1836 [2000] Fígaro Esp (CDH )

      — Aparta, imbécil —exclamé empujando suavemente aquel cuerpo sin alma que en uno de sus columpios se venía sobre mí—. ¡Oiga! Está ebrio. ¡Pobre muchacho! ¡Da lástima!

      Me entré de rondón a mi estancia; pero el cuerpo me siguió con un rumor sordo e interrumpido; una vez dentro los dos, su aliento desigual y sus movimientos violentos apagaron la luz; una bocanada de aire colada por la puerta al abrirme cerró la de mi habitación, y quedamos dentro casi a oscuras yo y mi criado, es decir, la verdad y Fígaro, aquélla en figura de hombre beodo arrimada a los pies de mi cama para no vacilar y yo a su cabecera, buscando inútilmente un fósforo que nos iluminase.

    • 1836 Larra, M. J. Nochebuena 1836 [2000] Fígaro Esp (CDH )
      ¡Política, gloria, saber, poder, riqueza, amistad, amor! Y cuando descubres que son palabras, blasfemas y maldices. En tanto el pobre asturiano come, bebe y duerme, y nadie le engaña, y, si no es feliz, no es desgraciado, no es al menos hombre de mundo, ni ambicioso ni elegante, ni literato ni enamorado. Ten lástima ahora del pobre asturiano. Tú me mandas, pero no te mandas a ti mismo. Tenme lástima, literato. Yo estoy ebrio de vino, es verdad;
    • 1828-1849 Díaz, N. P. Poesías [1866] 250 Esp (CDH )
      / Y ruinas, sangre y mortandad cruzando / Al ébrio profanar de un sacro nombre, / La ley del cielo y la razon del hombre / Arrastramos á un mismo panteon.
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )

      Paseábase observando con mirada rápida y exacta la reunión, que, a guisa de mosaico, *amontonaba el acaso en aquellas tablas, cuyo conjunto se llama navío, así como en dimensiones más pequeñas se llama ataúd. Pero hay poco que observar en hombres que parecen ebrios y en mujeres que semejan cadáveres.

    • 1853 Domínguez, R. J. DiccNacional (NTLLE)
      Ebrio, ria. adj. Privado del libre ejercicio de las facultades intelectuales á causa de la embriaguez.
    • 1860 Arenal, C. Visitador [1993] Esp (CDH )
      El sábado, por ejemplo, es un día fatal para los jornaleros, que gastan por la noche en la taberna el fruto de su trabajo y el sustento de su familia. Esta los ve llegar a las altas horas de la noche ebrios de vino y de cólera, dándole, en vez del fruto de su trabajo, malos tratamientos y malos ejemplos.
    • 1867 Tamayo Baus, M. Drama nuevo [1995] Esp (CDH )

      Yorick¿Estoy soñando?

      ShakespeareYo juraría que sí, o más bien que estás ebrio o demente. Vamos a tu aposento, Alicia. (Dirígese lentamente con ella hacia la puerta de la izquierda.)

      Yorick¡Qué! ¿Tú? (Siguiéndolos.)

      ShakespeareAguarda un poco. (Deteniéndose.)Ya hablaremos los dos.

    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Argentina (CDH )
      En el acto conocí que estaba ebrio.

      Era la primera vez desde que había entrado en el batallón.

      Por cariño y por las prevenciones que me había hecho Garmendia, le dirigí la palabra así:

      — ¿Qué quiere, amigo?

    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Argentina (CDH )
      Como él y yo nos interesábamos en el hombre, sobre tablas entramos a averiguar cuánto tiempo hacía que estaba ebrio cuando habló conmigo.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Argentina (CDH )
      Estaba ebrio como una cabra.

      — ¡Vete!, ¡vete lejos de aquí! —volví a decir.

      Y Camargo, viendo que el negro me revolvía la bilis, se levantó, y tomándole de un brazo le enseñó el portante.

    • 1871 Facundo HChucho [1890] México (CDH )
      Cuando Antonio, ébrio, armaba: un escándalo y se libraba, merced á sus piernas, de las garras de la policía, reflexionaba después muy sériamente en que aquella chiripa era la intercesión de María Santísima de la Merced, su santa patrona, quién se manifestaba agradecida á las limosnas de Antonio en todos los momentos críticos.
    • 1871 Facundo HChucho [1890] México (CDH )

      Y Perez repitió en el goce de todas sus facultades lo que tantas veces había repetido ébrio: el rom es una bebida muy fuerte.

      No teniendo otra conclusión más lógica ni más adecuada á la situación, tomó su sombrero y abandonó aquel salón medio oscuro, lanzando un profundo suspiro.

    • 1873 Pz Galdós, B. Trafalgar [1995] 8 Esp (CDH )

      [...] y con estas indecisas memorias se asocia la vista de unas velas amarillas que daban pavorosa claridad en medio del día, el rumor de unos rezos, el cuchicheo de unas viejas charlatanas, las carcajadas de marineros ebrios y, después de esto, la triste noción de la orfandad, la idea de hallarme solo y abandonado en el mundo, idea que embargó mi pobre espíritu por algún tiempo.

    • 1876 Gorriti, J. M. Pozo [2002] Argentina (CDH )
      Una noche que en alegre algazara y entre la multitud de sus ebrios amigos, salía de uno esos banquetes, Aguilar sintió una mano fría apoyarse en su brazo. Volviose, y vio a su lado una mujer vestida de blanco y el rostro oculto bajo un largo velo.
    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] Ecuador (CDH )
      Yahuarmaqui, bastante ebrio también, yace rodeado de los principales guerreros de las diversas tribus. Todos conversan a un tiempo, pues donde escasea el juicio abundan las palabras: quién ensalza las hazañas del anciano curaca, quién habla de su propio valor, quién recuerda el heroísmo de los jefes muertos, quién, en fin, somete a discusión algún proyecto bélico; ni faltan salvajes que sólo sueltan algunos monosílabos, porque el estado de su cabeza no lo consiente más, y aun algunos hay que, derribados de sus bancos o arrimadas las cabezas en sus aljabas y en forzadas posturas, duermen el pesado y torpe sueño de la beodez.
    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] 198 Ecuador (CDH )

      Horrible era la confusión a causa de lo inopinado del suceso y de la desprevención de todos: hombres y mujeres, viejos y niños, guerreros ajuiciados y desatentados ebrios, chocaban entre sí, se enredaban, caían, rodaban, se alzaban, tiraba el uno, empellaba el otro; éste pedía orden, y sus voces eran inútiles; aquél reclamaba su rodela, y hallaba un tendema; esotro requería una raja de leña juzgándola su maza; y los trastos se rompían a puntillazos, y se volcaban los cántaros, y corría en arroyos el licor preparado para la continuación de la fiesta...

    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] 362 Esp (CDH )
      Al través de las vidrieras de Barbacana penetraba, junto con el sonido de los hórridos instrumentos y descompasada gritería, vaho vinoso, el olor tabernario de aquella patulea, ebria de algo más que del triunfo. El Arcipreste se enderezaba los espejuelos; su rostro congestionado revelaba inquietud. El cura de Boán fruncía el cano entrecejo. Don Eugenio se inclinaba a echarlo todo a broma. El señorito de Limioso, resuelto y tranquilo se aproximó a la ventana, alzó un visillo y miro.
    • 1887 Cambaceres, E. Sangre [2003] Argentina (CDH )
      Y con toda la destreza, con la artimaña de un cómico, simuló hallarse ebrio él también; embotó la vista, separó una de otra las piernas, ladeó el cuerpo, como descuajado en la silla cabeceaba, babeaba, tartamudeaba, pedía más vino.
    • 1887 Rabasa, E. Gran ciencia [1948] México (CDH )
      En efecto, tratándose un día en consejo entre Vaqueril y Miguel sobre la pretensión de Pérez Gavilán, de que un sobrino suyo fuese nombrado algo para lo cual era notoriamente inútil, argumentó Miguel diciendo que el tal era ebrio consuetudinario.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Uruguay (CDH )

      Figuróse quizás una victoria completa del nuevo derecho sobre la fuerza: una sociabilidad dispersa, pero llena de anhelos desbordados, enfrente de leyes y de costumbres tradicionales que eran enemigos más peligrosos que los ejércitos vencidos en los campos de batalla; sistemas, organizaciones, fórmulas, ensayos violentos en pos de la obra de la espada, tribunos impacientes por avanzarse al tiempo, muchedumbres ebrias exhibiendo todas sus llagas y armando todas sus cóleras para prolongar en los años el estridor de la pelea y el delirio de la venganza, hiriendo en propia carne, como para hacer saltar por las heridas la sangre negra que formó el mal de herencia.

    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Perú (CDH )
      Lucía y don Fernando abandonaron el lecho del descanso, cubiertos con sus escasas ropas de dormir y lo poco que tomaron al paso para huir o caer en manos de sus implacables sacrificadores, para encontrar muerte cruel y temprana en medio de esa muchedumbre ebria de alcohol y de ira.
    • 1894 Zeno Gandía, M. Charca [2002] Puerto Rico (CDH )

      Ginés fue un obrero modelo. En sus máquinas, en los establecimientos de su finca, trabajó mucho tiempo con inteligencia y honradez inolvidables. El día en que se encontró muerto en un barranco, todo el mundo supuso la muerte debida a un accidente casual. No pudo estar ebrio porque no bebía, pero no era imposible que en noches oscuras y caminos resbaladizos el más experimentado diera un traspié.

    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Esp (CDH )
      Aquellas manos de mujer tuvieron fuerza extraordinaria para rechazarle e hiciéronlo empujándole con tanta nerviosa ira, que él, ebrio, cayó, ¡cayó vergonzosamente derribado!
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Esp (CDH )
      Nacida fatalmente no para amar al hombre sino para adorar en él toda lujuria, no para caer en sus brazos sino para postrarse ante lo varonil, desnuda, ebria como bacante y de rodillas. Tal fue Marie, la querida francesa buscada por el sin ventura, la prostituta elegida y bien elegida para prostituirse.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )

      Su cólera iba en aumento: rugía los insultos; sus ojos inyectados ya no podían ver; se tambaleaba como si estuviera ebrio. Iba a caer al suelo, apoplético, agonizante de cólera, asfixiado por la rabia; pero se salvó, pues de repente, las nubes rojas que la envolvían se rasgaron, al furor sucedió la debilidad, y viendo toda su desgracia, se sintió anonadado. Su cólera, quebrantada al fin por tan horrible tensión, empezó a desvanecerse, y Batiste, repitiendo su rosario de insultos, sintió de pronto que su voz se ahogaba hasta convertirse en un gemido. Al fin rompió a llorar.

    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Venezuela (CDH )
      Sin hacerles ningún aseo, empinaba las copas que se atrevían a brindarle, metía la cuchara por lo fino en sus conversaciones, repicaba uno que otro blando golpe en la guitarra, soltaba el vozarrón para alternar con los copleros, y después de correrla en toda forma, iba a acostarse casi ebrio. No está de más decir que tal conducta le captaba numerosas simpatías, y que por ella los campesinos le ponían sobre las niñas de los ojos.
    • 1902 Azorín Voluntad [1989] Esp (CDH )
      "Tenme lástima, literato", le dice á Larra, en uno de sus artículos, su criado, "yo estoy ebrio de vino, es verdad; pero tú lo estás de deseos y de impotencia". Ansioso é impotente cruza Larra la vida; amargado por el perpetuo no saber llega á la muerte. La muerte para él es una liberación: acaso es la vida. Impasible franquea el misterio y muere.
    • 1904 Blest Gana, A. Transplantados [1904] Chile (CDH )
      La entrada de su hijo, casi ebrio, en medio de la fiesta, condensó en el espíritu de Canalejas la sombra de inquieta ansiedad con que había llegado de casa de Sagraves. Ni el movimiento de gente en torno suyo, ni los forzados coloquios de las presentaciones, ni la seguridad de que las princesas llegarían de un momento á otro, bastaban á sacar su imaginación del sombrío aislamiento en que caía á pesar suyo.
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] 250 Perú (CDH )
      No más las fiestas en que los indios iban / ebrios del jugo de su maizal en flor, / reirán nunca como en las pompas viejas: / hoy ríen sólo con desesperación... /
    • 1906 Lugones, L. Caballos [1988] 170 Cuentos Argentina (CDH )

      Una especie de terremoto incesante hacía vibrar el suelo con el trote de la masa rebelde, exaltado a ratos como en ráfaga huracanada por frenéticos tropeles sin dirección y sin objeto; pues habiendo saqueado todos los plantíos de cáñamo, y hasta algunas bodegas que codiciaban aquellos corceles pervertidos por los refinamientos de la mesa, grupos de animales ebrios aceleraban la obra de destrucción. Y por el lado del mar era imposible huir. Los caballos, conociendo la misión de las naves, cerraban el acceso del puerto.

    • a1914 Agustini, D. Eros [1993] 298 Poesías Uruguay (CDH )
      / / Van entrando los soles en la alcoba nocturna, / Van abriendo las lunas el silencio de nácar... / Tenaces como ebrias / De un veneno de araña / Las piedras crecen, crecen, / Las manos labran, labran.
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] 145 Bolivia (CDH )

      Cada especie recibió el estupendo encargo y su ración de coca y alcohol, mientras batía el tambor y se desgañitaba el flautista; mas no bien se retiraron los pescadores rumbo a sus moradas, que mijis, keullas , patos y macamacasrevoloteaban lanzando agudos chillidos alrededor de los pobres peces ebrios y lastimados, y se abatían, con ruido de picos y alas sobadas, a devorar los pescados que llevaban la misión de reproducirse para aplacar el hambre de los "pobrecitos hombres"...

    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Colombia (CDH )
      Clarita, ebria, me apretaba la mano al descuido; el viejo, ebrio, tarareaba una canción obscena; mi rival, por encima de la luz temblorosa, me sonreía irónico; yo, semiinsconsciente, repetía las paradas. * En la puerta del acalorado cuartucho los peones seguían el juego, con interés.
    • 1929 Espina, A. Luna copas [1929] Esp (CDH )
      Los genios ebrios han sido los —los que menos se han, arrepentido, desde luego— que más al fondo han llevado su sonda abismática. Y los que con mayor altivez han inquirido, sobre la superficie, con el periscopio.
    • 1929 Mejía Nieto, A. Relatos nativos [1929] Honduras (CDH )

      La muerta sólo tenía diez y nueve años cuando se casaron; él tenía cuarenta y ocho. Unicamente porque él era dueño de muchas áreas de tierra y muchas cabezas de ganado, el padre de ella había consentido en que se realizara la boda. Y Cabarga, el preferido y altanero, se había puesto a un lado para ver pasar aquella pareja absurda. Luego había realizado una escena violenta. Andaba ebrio y desde muy temprano acechaba la comitiva que salía de la iglesia.

    • 1924-1932 Pablo Neruda Veinte poemas [1995] Chile (CDH )
      Collar, cascabel ebrio / para tus manos suaves como las uvas. / Y las miro lejanas mis palabras. / Más que mías son tuyas. / Van trepando en mi viejo dolor como las yedras. /
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Uruguay (CDH )

      — Desime, ¿cómo te ha ido? Antes dejáme que te bese como aquella noche, ¿t' acordás? —y tornó a acariciarlo con frenesí hasta quedar jadeantes y como ebrios los dos.

    • 1934 Storni, A. Mundo [1990] Argentina (CDH )
      Mariposa ebria, / la tarde, / giraba sobre nuestras cabezas / estrechando sus círculos / de nubes blancas / hacia el vértice áspero / de tu boca / que se abría frente al mar / alineando sus blancos lobeznos.
    • 1935 Loynaz, D. M. Jardín [1992] Cuba (CDH )

      Tu nombre es mío... (El jardín está ebrio.) Y tus manos, llenas de piedades infinitas... (El jardín está ebrio y se le echa a los pies, compungido, humildoso, sin dejar todavía de desplegar la inocencia de sus mariposas...) Y tus pies suaves como los de la gacela que el cazador no ha acosado... (Vuelan, vuelan las mariposas...) Míos también son tus ojos, por donde veo pasar tus pensamientos como peces rojos en un acuario de oro...

    • 1937 Palés Matos, L. Tuntún [1978] 157 Puerto Rico (CDH )
      En el burdel reían estrepitosamente / las mujeres de bocas pintadas... Sin embargo, / una, inmóvil, callaba; callaba sonreída, / y se dejaba hacer sonreída y callada. / Estaba ebria. Las cosas sucedían distantes. / Recuerdo que alguien dijo —Camella, un trago, un trago. /
    • 1938 Mistral, G. Tala [1996] 137 Chile (CDH )
      Entro en mi casa de piedra / con los cabellos jadeantes, / ebrios, ajenos y duros / del Aire. / En la almohada, revueltos, / no saben apaciguarse, / y es cosa, para dormirse, / de atarles... /
    • 1930-1948 Asturias, M. Á. Leyendas Guatemala [1977] 52 Guatemala (CDH )
      Las mujeres reinaron entonces sobre los hombres empleados en la fabricación de juguetes de barro, en el arreglo interior de las casas, en el suave quehacer de la comida condimentada y laboriosa por su escala de sabores, y en el lavado de la ropa, aparte de los que cantaban, ebrios de vino de jocote, para recortar del aire tibios edenes, de los que adivinaban la suerte en los espumarajos del río, y de los que rascaban las plantas de los pies, los vientres o los alrededores de los pezones, a las guerreras en reposo.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] 12 Argentina (CDH )
      En la calle Monte Egmont arreciaba el escándalo de varones y hembras que, como Lucio Negri, sólo entendían el sentido literal de las cosas y se daban enteros a la ilusión de una realidad tan cambiante como sus horas y tan efímera como sus gritos, moscardones ebrios ya con el néctar de aquel día, mugrientos de sudor y de polen, zumbantes y golosos bajo un sol que también se pondría como ellos.
    • 1952 Casaccia, G. Babosa [1991] Paraguay (CDH )
      Ramón decíase entretanto que Espinoza era un mal sujeto, ebrio, sin porvenir, desacreditado, sucio y cuya compañía lo perjudicaba. «¿Qué he venido yo a hacer aquí con este tipo?», se preguntaba mirándole el cuello gastado de la camisa, la corbata mal anudada y deshilachada.
    • 1952 Cáceres Lara, V. Humus [1995] Cuentos Honduras (CDH )
      Por la tarde se las arregló de modo que echó en el jarro del café unos polvos parduscos que llevaba en una petaca de cuero, se fingió más ebrio a la hora de comer y, tirado sobre una prensa de maíz en mazorca, fingió que estaba sumido en profundo sueño.
    • 1947-1952 Mutis, Á. Primeros poemas [1992] Maqroll Colombia (CDH )
      Entre dos mares tranquilos / una vasta y tierna vegetación de dioses / protege tu voz imponderable / que rompe cristales, / invade los estadios abandonados / y siembra la playa de eucaliptos. / Del polvo que levantan tus ejércitos / nacerá un ebrio planeta coronado de ortigas.
    • 1953 Mutis, Á. Elementos desastre [1992] Maqroll Colombia (CDH )
      Me refiero a los ataúdes, a su penetrante aroma de pino verde trabajado con prisa, a su carga de esencias en blanda y lechosa descomposición, a los estampidos de la madera fresca que sorprenden la noche de las bóvedas como disparos de cazador ebrio.
    • 1955 Mutis, Á. Reseña hospitales [1992] Maqroll Colombia (CDH )
      ¡Ah, esos nombres pronunciados de lecho en lecho como una letanía de lejanos recuerdos detenidos en el ebrio dintel de la infancia!

      EN EL RÍO

      Derivaba el Gaviero un cierto consuelo de su trato con las gentes. Vertía sobre sus oyentes la melancolía de sus largos viajes y la nostalgia de los lugares que eran caros a su memoria y de los que destilaba la razón de su vida.

    • 1957 Laín Entralgo, P. Espera [1984] 266 Esp (CDH )
      ¡He llegado a ser Dios!; un grito salvaje y ardiente salta de su pecho con una energía tal, con tal potencia de proyección, que, si las voliciones y las creencias de un hombre ebrio tuviesen virtud eficaz, ese grito ¡Soy Dios! derrotaría a los ángeles diseminados en los caminos del cielo. Pronto, sin embargo, ese huracán de orgullo se transforma en una temperatura de beatitud tranquila, muda, sosegada, y la universalidad de los seres se presenta coloreada y como iluminada por una aurora sulfurosa.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 29 Cuba (CDH )
      Otra desnudaba a un flaco grumete demasiado ebrio para entendérselas con su ropa. Sofía estaba a punto de gritar de asco, de indignación, pero más aún por Carlos y por Esteban que por ella misma. Aquel mundo le era tan ajeno que lo miraba como una visión infernal, sin relación con los mundos conocidos.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 33 Argentina (CDH )
      Disputaban hasta tarde y, cuando mi padre se había retirado, medio ebrio, el viejo cardenal reordenaba su revuelto manto, se escondía, trepidante, al amparo de la chimenea, mascullando palabras confusas, y sólo se apaciguaba al acariciar su sueño victorioso que le mostraba, en el chirrido rojo y dorado de la hoguera, la forma de una tiara que ascendía, como una cúpula basilical cubierta de piedras preciosas [...].
    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Perú (CDH )
      ¿Por qué no pedían su baja? Pitaluga había engordado, jamás estudiaba y volvía ebrio de la calle. "Se quedará muchos años de teniente, pensó Gamboa. Pero rectificó: Salvo que tenga influencias." Él amaba la vida militar precisamente por lo que otros la odiaban: la disciplina, la jerarquía, las campañas.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] Esp (CDH )
      El íreme agitaba su itón, contorsionándose como si estuviera ebrio, mientras el lazarillo lo conducía al fambá. Al cabo de una obstinada resistencia restregó la escobilla por la frente de un viejo Iyamba y escaló dócilmente el sendero tras el erikundé de su nkrikamo.
    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] 246 Cuba (CDH )
      Pero, ahora, aquí dentro era cauchemar de decoradores ebrios. Cierto que ya comenzaba la pesadilla en el ala izquierda del patio, donde, para hacer pendant con recoleto gazebo, había añejo templo monóptero y por intercolumnios, a través de éustilos delicados del pórtico, entre pilastras mudas, se podía ver cipo evidentemente dedicado a funerarios ritos. Pero, esto, eso... ¿Sería mejor batir el aire o, aun, tomar las de Villadiego?
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] Argentina (CDH )
      Era evidente que todos estaban ebrios; no sé si había en el piso dos o tres botellas tiradas o si el abuso del cinematógrafo me sugiere esa falsa memoria. Las injurias de Uriarte no cejaban, agudas y ya obscenas. Duncan parecía no oírlo; al fin, como cansado, se levantó y le dio un puñetazo. Uriarte, desde el suelo, gritó que no iba a tolerar esa afrenta y lo retó a batirse.
    • 1970 Bryce Echenique, A. Julius [1996] 252 Perú (CDH )
      Y es que Juan Lucas usa siempre, posee el metal de voz de los hombres que tienen razón y ella no podrá nunca alejarse de su manera de ser, prescindir de ella, de verlo triunfar, salir nunca ebrio de mesones donde negros le cantan canciones como de cuando eran esclavos, hasta ésos lo conocen y lo admiran, es un señorón en Londres y en una jarana. «Vamos, Julius; apúrate Bobby», dice Susan y pregunta cuántas botellas de jerez hay en total, mientras lee en una de ellas lo de Jerez and London y siente algo familiar, como el resumen de su sangre.
    • 1972 Puig, M. Boquitas [1994] 187 Argentina (CDH )
      El occiso la quería conducir hasta el fondo de la casa con el propósito de vejarla una vez más. Cuando la imputada creyó llegado el momento oportuno, ya en el patio, le mostró la cuchilla para ahuyentarlo, pero Páez, ebrio, no dio importancia a la amenaza, por el contrario...
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] 49 Ecuador (CDH )
      Éste le traducía el idioma de los vibrantes esquilones cuyas frases devolvían en eco las montañas. La mayoría de las veces, ebrio de alcohol, de altura y de distancia, le hacía conocer caleidoscópicos paisajes, ciudades colgadas de las nubes, monstruos prediluvianos o imaginarios, mundos plus-ultra de las dimensiones normales.
    • 1974 Saiz, G. Princesa [1974] México (CDH )
      Ebria incompleta. Y mi hermano empezó a gritar cómo que ebria incompleta si ella no ha tomado nada. Y yo dígame por qué, si yo no he tomado nada... Y entonces decía ¿cómo decía? Bueno, que un hecho que prueba de manera ineludible la borrachera es el tono de la voz.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )

      j.d.¿Recuerda haberle visto ebrio en alguna ocasión?

      m.Yo diría, mejor, alegre.

      j.d.¿Reconoce haberle visto alegre?

      m.Alguna vez. A todo el mundo...

      j.d.¿Perdido el control de sí mismo?

      m.No.

    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] Venezuela (CDH )
      Prato parecía ebrio. Corría de un lado a otro en su mula. "A esta gente la desbaratamos." No era cierto. Se habían replegado y era evidente que reorganizadas y repuestas volverían a avanzar hacia la capital de la provincia.
    • 1977 Hnz Norman, I. Novela criolla [1977] 136 Puerto Rico (CDH )
      Esta pasión causa la perdición de Claudio después de diez años de casado con Aurora cuando derrocha su fortuna y su salud para morir ebrio y harapiento en un hospital. La novela pudo muy bien terminarse con la boda de Claudio y Aurora.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 99 México (CDH )

      [...] mi prima Estefanía no podía escuchar, leer o recordar un poema, sin sentirse mortalmente aludida: de ella era la lengua de hostia apuñalada de la mujer de André Breton, de ella el abrigo color de leche e insolencia de Isabelle la amiga de Louis Aragon, y de ella y de nadie más, las manos de agua caliente de la muchacha ebria de Efraín Huerta.

    • 1980 Piglia, R. Respiración artificial [1980] 193 Argentina (CDH )
      Me emborrachaba por lo menos dos veces a la semana, y al regresar ebrio a casa, leía los Pensamientos de Pascal, el libro de cabecera de mis borracheras. Dijo que de un modo consciente y clandestino oponía sus lecturas alcohólicas de Pascal a la enseñanza luminosa de Wittgenstein. Veía en ese libro fragmentario, hecho de borradores y de ideas anotadas y a medio pensar, el mayor monumento que inteligencia alguna hubiera construido en honor del fracaso.
    • 1981 Bryce Echenique, A. Martín Romaña [1995] 216 Perú (CDH )
      Ahí la sigo viendo, parada en un rincón, con la última botella en la mano, y vuelvo a pensar en las mismas cosas de aquella vez: en mi incapacidad total para ponerla en comunicación natural con la gente, en su silencio que aquella noche me aterrorizó, porque en gran parte consistía en no alegrarse cuando los demás se alegraban y en mirar así, como estaba mirando, impersonalmente sonriente, con el cuello tan largo, la tambaleante tristeza ebria de los demás.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] República Dominicana (CDH )
      Esta vez está ebrio, y además la debilidad lo ha llevado al desahilo; Esculapio, Esculapio, Esculapio, grita la mujer. Y en verdad ella grita por gritar, porque el hombre está casi muerto, y sólo tiende a mover los párpados y a sentir como una brisa de montaña que le trae a la mente, en vuelo rápido, el resoplido de una aventura distante. Esculapio Ramírez va muriendo, precisamente, cuando los partes de radio han comenzado a dar la noticia de la muerte del tirano, cuando la voz, anunciadora del presidente dice que ha caído el roble centenario (es un murmullo). Esculapio Ramírez agoniza.
    • 1982 Pitol, S. Juegos florales [1985] México (CDH )
      [...] un Raúl feliz, desconocido, diferente al de Jalapa (tal vez porque en Jalapa el mismo trato diario les había impedido conocerse realmente) que escribía infatigablemente y con un júbilo loco una historia deshilachada, voluntaria y regocijadamente absurda, donde los personajes eran la esposa de un presidente mexicano de mediados del siglo XIX y su hija natural, una truculenta enana saltimbanqui que le había sido sustraída por sus familiares al poco tiempo de nacer y entregada a un viejo apache eternamente ebrio quien la hacía cantar y bailar en los campamentos fronterizos.
    • 1983 Ribeyro, J. R. Geniecillos [1983] 29 Perú (CDH )
      Y como toda esta gira estaba regada con cerveza, Ludo, a las cuatro de la mañana, se sintió exhausto, ebrio y al borde una vez más de la derrota.
    • 1985 Alatriste, S. Por vivir [1985] México (CDH )
      Un cliente, ebrio, la abordó y ella, con un gesto digno de Ninón Sevilla, se deshizo de él despectivamente; caminó con lentitud a lo largo de la pista sin importarle las rumberas. No faltaba más que Pedro Vargas cantando Aventurera. Del otro lado estaba la Quebrada iluminada por un poderoso reflector. Efectivamente, era romanticón y cachondo.
    • 1986 Balza, J. Relatos [1990] Venezuela (CDH )

      El, François mismo, había grabado aquella flor en la piel de la mujer; ella soñaba con los tatuajes de los marineros, quería gozar de alguno. Se informó sobre los procedimientos; ebrios practicaron —donde ahora pasa su mano— con la piel de él, porque quiso complacerla sin riesgos.

    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] 482 Cuba (CDH )
      En seguida, antes de tener tiempo de darme cuenta de lo que hacía ebrio y de arrepentirme sobrio se abrió la hoja y ahí estaba Margarita. No se había ido como había sospechado. Me lo había imaginado. Margarita, más alta ahora pero más ancha, con los pómulos bien arriba y los ojos más rasgados.
    • 1986 Skármeta, A. Cartero Neruda [1996] Chile (CDH )

      Doce segundos después de esta profecía, cuando los oídos de toda la concurrencia sobria, ebria, o inconsciente, apuntaban hacia la cocina como si un poderoso magneto los absorbiese, y mientras Alarcón y Guzmán simulaban limpiarse las sudorosas palmas en las camisetas antes de irrumpir en un trémulo acompañamiento, despegó el orgasmo de Beatriz hacia la noche sideral con una cadencia que inspiró a las parejas de las dunas («uno como ése, mijito», le pidió la turista al telegrafista), que puso escarlatas y fulgurantes las orejas de la viuda, y que le inspiró las siguientes palabras al cura párroco en su desvelo de la torre: «Magnificat, staba, pange lingua, dies iras, benedictus, kirieleisón, angélica.»

    • 1988 Aguilera Malta, D. Pelota [1988] Ecuador (CDH )
      Cotidianamente parecía mantenerse medio ebrio; pero en ciertas ocasiones su embriaguez era total. Adoraba la bebida. La adoraba como a una hembra veleidosa que le diera miel y vinagre al mismo tiempo. Una botella del líquido bendito le servía de desayuno. Y almorzaba, comía y merendaba acompañado de la misma dosis.
    • 1988 Mutis, Á. Ilona [1988] Colombia (CDH )
      Regresamos a la casa ebrios de alcohol y de sueño, sin haber conseguido alejar la sombría inquietud que nos dejaron las palabras de Larissa. Durante los días que siguieron continuamos con los trámites para la liquidación del negocio. Bashur nos confirmó el recibo del dinero que le habíamos enviado. En sus palabras, el alivio se mezclaba con la gratitud. Esa gratitud que, en los hombres de su raza, tiene la intensidad y la hondura de un acto religioso. Había salido a flote de todas sus dificultades y estaba acondicionando un buque tanque para transporte de materias químicas y colorantes.
    • 1988 Rojo, J. A. Hotel Madrid [1988] Bolivia (CDH )

      Casi que me escindí, pobrecito. Pero afortunadamente soy superficial.

      Alphavilletal vez no lo sean. Y consiguieron una curiosa mezcla. Como bailar ebrio sobre los suelos de un viejo café, abrigados por la calma de las palabras. Casi un enigma.

    • 1990 Vázquez Montalbán, M. Galíndez [1993] 251 Esp (CDH )
      Te has asomado a la baranda de tu terraza y abajo aún merodean, ebrios o excitados, los turistas protagonistas de la barbacoa de todos los jueves, según reza un cartel en recepción. Es la única luz viva de cien kilómetros a la redonda, el resto es una penumbra amarilla que salpica la geografía de la ciudad y la penumbra amarilla que te ha devuelto a la puerta de urgencias del hospital. Has llamado por teléfono para interesarte por el estado del señor Palazón.
    • 1991 Peri Rossi, C. Babel Bárbara [2005] Uruguay (CDH )
      Ama las casas / como las diosas profanas / amaban los templos / en su interior / a la luz de las ardientes velas / con el perfume dulce de las ebrías belladonas / celebra los cultos sediciosos del amor / en lenguas diversas.
    • 1993 Fuentes, C. Naranjo [1993] México (CDH )

      A los extremeños, que nunca sueñan, en cambio, les hice creer que crecí en Plasenciacuando en verdad lo hice en Piacenza. A Mallorca y Cataluña, les di la mano y la uña: mi apellido, que es el del Espíritu Santo, abunda en esas costas. Córcega, que aún no tiene a ningún prohombre, podrá reclamarme por una mentira que le conté a dos abates ebrios al pasar por Bastiá.

    • 1994 Boullosa, C. Duerme [1994] México (CDH )
      Viene hacia nosotros una partida de españoles soldados, a pie, tal vez de vuelta de un comilón o un festejo, pues parecen ebrios. Y huelen a ebrios, la fetidez del vino nos pega cuando nos acercamos a ellos.
    • 1995 Britton, R. M. No pertenezco [1995] Panamá (CDH )
      Joaquín llegó casi al amanecer ebrio de vino y champaña y haciendo caso omiso a sus objeciones, la arrastró a un rincón para hablarle en privado.
    • 1995 Donoso, J. Morir elefantes [1995] 276 Chile (CDH )
      Con otro alarido, más prolongado, despertó a su padre, que roncaba ebrio... despaturrado en el escaño del rincón. «Ya está», dijo Malvina, enjugando la sangre del sexo de la Ruby con algodones. Al incorporarse, se limpió los anteojos salpicados de sangre. La Ruby no supo cuánto tiempo durmió.
    • 1998 Gamboa, S. Páginas vuelta [1998] Colombia (CDH )
      Enciende un cigarrillo y continúa pensando en Natalia, en cada uno de los instantes de esa noche en el motel, ebrios, un poco perdidos, y se pregunta de dónde pudo sacar la fuerza para negarse cuando ya estaban el uno en el otro, entregados con la misma voracidad con la que un náufrago bebería de una marmita de agua fresca.
    • 2000 Monsiváis, C. Aires familia [2006] México (CDH )

      La mayor diferencia con Hollywood se localiza en la música: las country songscelebran la Naturaleza que se deja vencer, y la canción ranchera es un melodrama comprimido, de agravios desgarradores que exigen la atención dolida y un tanto ebria propia del blues.

    • 2000 Quesada, R. Big Banana [2000] Honduras (CDH )
      Eran los campeones fugados del colegio, ebrios de cerveza, y sólo les faltaba la compañía femenina. Aunque no sabían bailar, iban dispuestos a aprender en el camino. No habría nadie que se les resistiera, eran la trilogía insuperable del colegio, los únicos, los mejores.
    • 2001 Cercas, J. Soldados Salamina [2002] Esp (CDH )
      Yo me sentía a gusto, un poco ebrio, casi feliz. Pensé: «Se acuerda por lo mismo que yo me acuerdo de mi padre y Ferlosio del suyo y Miquel Aguirre del suyo y Jaume Figueras del suyo y Bolaño de sus amigos latinoamericanos, todos soldados muertos en guerras de antemano perdidas: se acuerda porque, aunque hace sesenta años que fallecieron, todavía no están muertos, precisamente porque él se acuerda de ellos.
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] Costa Rica (CDH )
      David Maradiaga, joven poeta costarricense muerto en 1995, viene bastante ebrio y del brazo de la poeta también costarricense Eunice Odio. Eunice murió en el exilio en 1974 pero viene a Costa Rica con frecuencia por asuntos de nostalgia. Ella viene vestida de odalisca con espesos trapos anaranjados y púrpura que le dan una extraña foraneidad. Se ve bella, más bella que en sus últimos años, y David se siente orgulloso de eso. Él viste pantalón beige y camiseta blanca con un chaleco hondureño donde predominan el azul y el verde. Las maletas de Eunice las traen tres poetas de poquísima monta que la odian y se desquitan —o se consuelan— llevándole el equipaje.
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] 20 Argentina (CDH )
      Tal vez la tan insignificante como insalvable diferencia radique en el modo en que tanto uno como otro perciban la velocidad de las cosas, el modo en que los diferentes movimientos del ojo y de la mano se acomodan para contar algo que bien puede ser el paisaje lírico de un cadáver o la imposible terrenalidad de la luz desprendiéndose desde los vitrales de una iglesia para posarse en el andar ebrio de un sacerdote que ya no cree en nadie.
    • 2002 Jaramillo Levi, E. Luminoso tiempo [2002] Panamá (CDH )
      Enseguida percibo en los nudillos de la mano que empuña el arma una efímera fracción del dolor que debió sentir el rostro de mi mujer aquella última vez, hace unos días, cuando me reclamó el haber llegado ebrio en la madrugada. Recuerdo las innumerables infidelidades como estímulo a una intimidad más prolongada y gozosa. Ahora las contemplo sintiendo que la ira empieza a desinflarse como un lento globo pálido ante el espectáculo de las dos mujeres tomadas de la mano, desafiantes, dueñas del tiempo.
    • 2003 Skármeta, A. Baile Victoria [2003] 222 Chile (CDH )
      Se agarró una infección más o menos por zambullirse con abrigo y todo en la fuente Alemana, hasta que fue la ambulancia a rescatarla, pero aquí, en la Asistencia Pública, esta pobre enfermita está ocupando una pieza y detrás de ella hay una fila de moribundos, niños atropellados por automovilistas ebrios, ojos expulsados de sus cuencas por cuchillos en riñas callejeras, abortos autoinducidos por empleadas domésticas que se embarazaron del hijo del patrón, apendicitis galopantes a las que urge meterle tajo, episodios de locura que requieren camisa de fuerza y encefalogramas, y para qué les voy a entrar en más detalles. /
    • 2006 Lara Ramos, L. F. Diccionario español en México Mx (BD)
      ebrio. adj y s. Que está borracho, que se ha embriagado tomando bebidas alcohólicas en exceso, las cuales lo han trastornado transitoriamente [...].
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      ebrio, bria. adj. Dicho de una persona: Embriagada por la bebida. U. t. c. s.
    • 2022 Oruña, M. Camino fuego Esp (CORPES)
      La inspectora les facilitó una tarjeta de contacto y se despidió sin más, dejando a Oliver y Valentina con la sensación de estar dentro de un sueño extraño y humeante, en el que las piezas flotaban en un ambiente quemado sin terminar de encajar. Sí, parecía posible que Mel Forbes, quizás con una copa de más, hubiese ido a quemar el archivo secreto; pero ¿habría sido tan desmañado como para hacerlo con la puerta cerrada, con peligro de morir? Si estuviese ebrio, tal vez. Sin embargo, tras la cena de la noche anterior, Valentina no recordaba haberlo visto beber nada.
    1. adj. [Voz o parte del cuerpo] afectada por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas.
      docs. (1815-2019) 11 ejemplos:
      • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] Esp (CDH )
        / ¡Oh qué infelices los que el gusto ignoran / Del grato bríndis! / Y ¡oh, cuán hermosos los ojuelos ebrios / De mi tirano vencedor parecen! / Por eso yo á la beodez con ánsia / La rienda aflojo.
      • 2019 Anónimo (D. A. Méndez) Guirivilo - (BD)
        - Mire señor alcalde... ¡si algo va a pasar, pasará, no por eso usted puede venir y acabar esta fiesta! -Dijo con voz ebria y luego se sentó. Finalmente, tomó un sorbo de su vaso con vino tinto y observó serio al menudo alcalde.
      • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] Esp (CDH )
        / ¡Oh qué infelices los que el gusto ignoran / Del grato bríndis! / Y ¡oh, cuán hermosos los ojuelos ebrios / De mi tirano vencedor parecen! / Por eso yo á la beodez con ánsia / La rienda aflojo.
      • 1817 Boggiero, B. "Anacreóntica, XIII" p. 26 Poesías Esp (BD)
        De amor tus ojos ebrios / alegres centelléan; / y de carmesí el pico / un punto no sosiega. / Detente, no me mates / con impacientes priesas: / temo tu gallardía, / temo tu ligereza.
      • 1837-1840 Zorrilla, J. Poesías [1943] 173 Esp (CDH )
        Entre insolentes ebrias carcajadas / blasfemamos tal vez de Jehová. / "¡Virtud!, dijimos: ¡fábulas soñadas...! / "Ahora el dios que aterra, ¿adónde está? /
      • 1857 Alarcón, P. A. "Dos retratos" [15-03-1857] El Museo Universal (Madrid) Esp (HD)
        ¡Aquellos ojos, hogar donde buscaba amparo mi alma aterida, antorcha donde yo habia encendido una y otra vez la tea de mi silenciosa pasion; aquellos ojos, ébrios de juventud, de amor, de vida y de esperanza, eran dos cuencas vacías, dos hoyos negros, dos madrigueras de gusanos!
      • 1969 Vargas Llosa, M. Conversación [1996] 26 Perú (CDH )
        Está chiquito e inofensivo, allá lejos, detrás de la mesa larguísima que rebalsa de botellas y tiene los ojos ebrios y aterrados. El Batuque ladra una vez, ladra cien veces. Un remolino interior, una efervescencia en el corazón del corazón, una sensación de tiempo suspendido y tufo.
      • 1987 Muñoz Molina, A. Invierno Lisboa [1995] 25 Esp (CDH )
        Animado por el whisky, por el recuerdo de los setecientos dólares en mi bolsillo —en aquel tiempo cualquier cantidad considerable de dinero me parecía infinita, me imponía taxis arbitrarios y licores de lujo— yo intentaba emprender una conversación con Lucrecia ante la sonrisa ebria y benévola del americano, pero en el instante en que sonó la música ella se volvió como si Malcolm y yo no existiéramos, apretó los labios, unió sus largas manos entre las rodillas, se apartó el pelo de la cara.
      • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Perú (CDH )
        Le habían quitado los esparadrapos, arrancándole de paso las cejas, y una voz ebria y regocijada le anunció: «Ahora vas a tener oscuridad, para que duermas rico». Sintió la aguja que perforaba sus párpados. No se movió mientras se los cosían. Le sorprendió que sellarle los ojos con hilos lo hiciera sufrir menos que los sacudones del Trono. Para entonces, había fracasado en sus dos intentos de matarse.
      • 2015 Alonso, L. Billie Holiday p. 23 Esp (BD)
        Otros evocan mejor que nada un viaje al sur / o al aire de una noche de verano. / Cómo no recordar la risa ebria y deslizante / que hacía de las calles toboganes [...].
      • 2019 Anónimo (D. A. Méndez) Guirivilo - (BD)
        - Mire señor alcalde... ¡si algo va a pasar, pasará, no por eso usted puede venir y acabar esta fiesta! -Dijo con voz ebria y luego se sentó. Finalmente, tomó un sorbo de su vaso con vino tinto y observó serio al menudo alcalde.
      • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] Esp (CDH )
        / ¡Oh qué infelices los que el gusto ignoran / Del grato bríndis! / Y ¡oh, cuán hermosos los ojuelos ebrios / De mi tirano vencedor parecen! / Por eso yo á la beodez con ánsia / La rienda aflojo.
      • 1817 Boggiero, B. "Anacreóntica, XIII" p. 26 Poesías Esp (BD)
        De amor tus ojos ebrios / alegres centelléan; / y de carmesí el pico / un punto no sosiega. / Detente, no me mates / con impacientes priesas: / temo tu gallardía, / temo tu ligereza.
      • 1837-1840 Zorrilla, J. Poesías [1943] 173 Esp (CDH )
        Entre insolentes ebrias carcajadas / blasfemamos tal vez de Jehová. / "¡Virtud!, dijimos: ¡fábulas soñadas...! / "Ahora el dios que aterra, ¿adónde está? /
      • 1857 Alarcón, P. A. "Dos retratos" [15-03-1857] El Museo Universal (Madrid) Esp (HD)
        ¡Aquellos ojos, hogar donde buscaba amparo mi alma aterida, antorcha donde yo habia encendido una y otra vez la tea de mi silenciosa pasion; aquellos ojos, ébrios de juventud, de amor, de vida y de esperanza, eran dos cuencas vacías, dos hoyos negros, dos madrigueras de gusanos!
      • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] México (CDH )

        ÉLdespertó al escuchar el murmullo del mulato Lunero —ah borracho, ah borracho— cuando todos los gallos (aves enlutadas que habían caído en la servidumbre silvestre, abandonados los corrales que en otra época fueron el orgullo de esta hacienda porque compitieron con los de pelea del gran amo de la región, hace más de medio siglo) anunciaron la veloz mañana del trópico, que era el fin de la noche para el señor Pedrito, embarcado en una francachela solitaria más, allá en la terraza de losas coloradas del viejo casco perdido: llegó el canto ebrio del señor hasta el techo de palmas bajo el cual Lunero ya estaba de pie [...].

      • 1969 Vargas Llosa, M. Conversación [1996] 26 Perú (CDH )
        Está chiquito e inofensivo, allá lejos, detrás de la mesa larguísima que rebalsa de botellas y tiene los ojos ebrios y aterrados. El Batuque ladra una vez, ladra cien veces. Un remolino interior, una efervescencia en el corazón del corazón, una sensación de tiempo suspendido y tufo.
      • 1987 Muñoz Molina, A. Invierno Lisboa [1995] 25 Esp (CDH )
        Animado por el whisky, por el recuerdo de los setecientos dólares en mi bolsillo —en aquel tiempo cualquier cantidad considerable de dinero me parecía infinita, me imponía taxis arbitrarios y licores de lujo— yo intentaba emprender una conversación con Lucrecia ante la sonrisa ebria y benévola del americano, pero en el instante en que sonó la música ella se volvió como si Malcolm y yo no existiéramos, apretó los labios, unió sus largas manos entre las rodillas, se apartó el pelo de la cara.
      • 1996 Pitol, S. Arte fuga [1997] 147 México (CDH )
        Su educación, aunque bien a bien de eso no es del todo consciente, tiene firmes raíces cartesianas, lo que sumado a otras limitaciones que ya el lector habrá percibido, la hacen rebelarse contra aquel ebrio desvarío verbal. Oír decir que los pies infantiles tienen un aire de rabia impotente y que el polvo estival era paciente, soñador y victorioso, la afecta de tal manera que hubiera podido abofetear a cualquiera que se atreviera a repetir esas palabras frente a ella.
      • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Perú (CDH )
        Le habían quitado los esparadrapos, arrancándole de paso las cejas, y una voz ebria y regocijada le anunció: «Ahora vas a tener oscuridad, para que duermas rico». Sintió la aguja que perforaba sus párpados. No se movió mientras se los cosían. Le sorprendió que sellarle los ojos con hilos lo hiciera sufrir menos que los sacudones del Trono. Para entonces, había fracasado en sus dos intentos de matarse.
      • 2015 Alonso, L. Billie Holiday p. 23 Esp (BD)
        Otros evocan mejor que nada un viaje al sur / o al aire de una noche de verano. / Cómo no recordar la risa ebria y deslizante / que hacía de las calles toboganes [...].
      • 2019 Anónimo (D. A. Méndez) Guirivilo - (BD)
        - Mire señor alcalde... ¡si algo va a pasar, pasará, no por eso usted puede venir y acabar esta fiesta! -Dijo con voz ebria y luego se sentó. Finalmente, tomó un sorbo de su vaso con vino tinto y observó serio al menudo alcalde.
  2. 1⟶conversión
    s. m. y f. Persona que tiene una alteración en sus capacidades físicas o mentales por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes.
    Sinónimos: beodo, a; curda; curdela; odre; odrina
    docs. (1541-2023) 45 ejemplos:
    • 1541 Carbón, D. LArte comadres [1997] fol. 89r Esp (CDH )
      / No sabemos que beuer agua fria haze impedimento / a la generacion: y muy mas el vino / que haze los ebrios / no prolificos.
    • 2023 Juárez, C. "Reportar operativos de alcoholemia" [29-05-2023] Hoy Tamaulipas (Reynosa): hoytamaulipas.net Mx (HD)
      El edil informó que es una irresponsabilidad de la población reportar estos operativos, pues de esta manera los ebrios evaden los filtros y se van por otras calles y avenidas provocando accidentes.
    • 1541 Carbón, D. LArte comadres [1997] fol. 89r Esp (CDH )
      / No sabemos que beuer agua fria haze impedimento / a la generacion: y muy mas el vino / que haze los ebrios / no prolificos.
    • 1589 Castellanos, J. Elegías varones Indias [1847] Co (CDH )
      / Los ebrios de tan mortal beleño, / Que muy poquitos hoy sustenta hado, / Parece que despiertan de tal sueño / Que ninguno tuvieron tan pesado: / Dicen mal del Ortal y del Sedeño / Por haberse tan mal acomodado, / Pues si tuvieran de poblar intentos / Potentes fueran los repartimientos.
    • 1604 Alemán, M. GuzmánAlfarache II [1987] Esp (CDH )

      Y siempre, aunque con ello me perdía, porfiaba. Porque borracho con aquel gusto, no reparaba en el daño que me hacían: que cuanto es fácil despojar a un ebrio, es dificultoso a un sobrio; pueden robar a el que duerme, pero no a quien vela.

    • 1675 Panes, A. Escala Mística [1995] 171 Esp (CDH )
      Él por el mundo siempre te llevava / como un hombre vendido, / y qual ebrio, de ti puesto en olvido. / Él en el Templo estando, / te impelió a que gritando / dixesses: A mí venga / aquél que sed ardiente de amor tenga. /
    • 1734 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, VI [2003] Esp (CDH )
      No hai ebrio alguno, no hai sugeto, que al salir de un profundo sueño, esté tan atolondrado como lo está un moribundo colocado en aquella situación.
    • 1742 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, I [2004] 115 Esp (CDH )
      No hay que pensar, pues, que puedan cometer pecado grave los que se hallan en aquella infeliz situación. Y aun leve, se puede dudar; porque me parece que, en aquel estado, la ofuscación de la mente es igual, o mayor que la que padece un perfecto ebrio.
    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Perú (CDH )
      Finalmente el negro marrajo les hizo declarar sus pensamientos, y, recelando de que si venían otros indios más frescos le podían asesinar, se despidió de los ebrios, ofreciendo que tantearía a los negros de las chacras inmediatamente y que les daría cuenta de su comisión.
    • c1795 Glz Castillo, J. I. Poesías [1914] 420 Esp (CDH )
      / ¡Oh dulce libertad! Pueblos dichosos / donde la voz del rudo, del ateo, / del ebrio, del infame, del vicioso, / son parte de la ley; donde el exceso, / cometido en tumulto, se indemniza.
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] Esp (CDH )
      El velo descorrer de lo futuro A los ébrios es dado; / No es éste, no, negocio para el puro / Asceta macerado. / Prender con red y cauteloso, engaño / Al Enka es vano intento, / Retira ya la tuya, pues ogaño / Sólo cogerá viento. /
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )

      Cuando la tierra tiembla no se oyen sino plegarias, actos de contrición y propósitos de enmienda; mas luego que se aquieta, el ebrio se dirige al vaso, el lascivo a la dama, el tahúr a la baraja, el usurero a su trato, y todos a sus antiguos vicios. Una de las cosas que más perjudican al hombre es la confianza que tiene de sí mismo.

    • 1851-1860 Gmz Avellaneda, G. Dolores [1981] Novelas Cuba (CDH )

      Agitábale un vago presentimiento de que el peligro de su hija era más eminente de lo que confesaba el mismo Yáñez; y aumentándose por instantes su zozobra y malestar, resolvió levantarse y volver cerca de Dolores, para observarla por sí mismo. Resolviólo, pero no pudo ejecutarlo. Extraño peso abrumaba su cabeza; crispadores escalofríos recorrían sus entorpecidos miembros; y conoció que no podría dar un paso sin bambolearse como ebrio.

    • 1874 Alarcón, P. A. Sombrero [1993] Esp (CDH )
      ¿Quién es este ebrio?... ¡Ni siquiera puedo ya creer que sea un honrado molinero como el tío Lucas, a pesar de que viste su traje de villano! Sr. Juan López, créame usted —continuó, encarándose con el alcalde de monterilla, que estaba aterrado—: mi marido, el corregidor de la ciudad, llegó a esta su casa hace dos horas, con su sombrero de tres picos, su capa de grana, su espadín de caballero y su bastón de autoridad...
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      No iban cabizbajos, a fuer de muñidores electorales derrotados, sino llenos de regocijo, con gran cháchara y broma, celebrando a más y mejor la somanta administrada a los borrachines cencerreadores. Don Eugenio estaba inspirado, oportuno, bullanguero, ocurrentísimo en una palabra; había que oírle remedar los aullidos y la caída de los ebrios en el lodo de la calle, y el gesto que ponía el cura de Boán al majar en ellos.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Había perdido su serenidad de ebrio inquebrantable, y al levantarse, tambaleando, tuvo que hacer un esfuerzo para sostenerse sobre sus piernas. Sus ojos estaban inflamados, como si fuesen a manar sangre; su voz era trabajosa, cual si tirasen de ella, no dejándola salir el alcohol y la cólera.
    • 1901 Díaz Mirón, S. Lance [1947] Lascas México (CDH )
      / Paro el corcel fogoso y alzo la fusta... / Occiduo sol corona cúspide augusta, / y el ebrio tiene al rubro y oblicuo rayo / sangre a linfas rebelde que aun pinta el sayo.
    • 1916 Lynch, B. Caranchos [1984] Argentina (CDH )
      Eduardito contempla la tormenta deseándola, y espanta la sabandija con el movimiento inconsciente de su mano de ebrio, mientras el caballo, enloquecido por el aguijón implacable de los tábanos, cuyas alas de mica van formando constelaciones sobre la tabla del pescuezo y sobre los encuentros sudados, hace retemblar el suelo bajo los golpes nerviosos de sus patas, corta el aire con el azote silbante de su cola, o bien, bajando la fina cabeza cargada de argollas y de trenzas, la restriega desesperado contra sus manos de gama.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Guatemala (CDH )
      Carruajes adornados con flores y banderolas de papel de chinas rodando por la pedriza de las calles con inestabilidad de ebrios. Murga de mugrientos, soplacobres, rascatripas y machacatambores. Los payasos enharinados repartían programas de colores, anunciando la función de gala dedicada al Presidente de la República. Benemérito de la Patria, Jefe del Gran Partido Liberal y Protector de la Juventud Estudiosa.
    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] Argentina (CDH )
      El ebrio que improvisa un mandato absurdo, el soñador que se despierta de golpe y ahoga con las manos a la mujer que duerme a su lado ¿no ejecutan, acaso, una secreta decisión de la Compañía? Ese funcionamiento silencioso, comparable al de Dios, provoca toda suerte de conjeturas. Alguna abominablemente insinúa que hace ya siglos que no existe la Compañía y que el sacro desorden de nuestras vidas es puramente hereditario, tradicional; otra la juzga eterna y enseña que perdurará hasta la última noche, cuando el último dios anonade el mundo.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] 47 Esp (CDH )
      El dormitorio estaba rayado por la persiana en un encaje de luz y sombra, que (lo que son los misterios de la intoxicación etílica) me trasladó súbitamente a alguna mañana de vacaciones en la finca de los abuelos, época aquella en que me levantaba sin fatiga y sin encontrar los billetes reducidos a monedas, por esa manía del ebrio de pagar en todo bar con billetes, basada en la ley del mínimo esfuerzo y que, con toda seguridad, denuncia la avaricia reprimida [...].
    • 2001 Lemebel, P. Tengo miedo torero Ch (CORPES)
      Su son maraco al vaivén de la noche, al vergazo oportuno de algún ebrio pareja de su baile, sustento de su destino por algunas horas, por algunas monedas, por compartir ese frío huacho a toda cacha caliente. A todo refregón vagabundo que se desquita de la vida lijando con el sexo la mala suerte.
    • 2011 Bustos, M. Chico Bizarro moscas Py (CORPES)
      Pibe sugiere un concurso de baile sigue la música la gente se obliga a bailar y sucede todo tipo de cosas que se espera que sucedan en una fiesta un sábado por la noche hay tropezones polleras que se levantan golpes involuntarios en la ingle algún calentón que trata de aprovechar la danza para pegársele a una ebria y hacen una ronda y aplauden al son de la música y Pibe grita y canta y finge que toca la guitarra [...].
    • 2023 Juárez, C. "Reportar operativos de alcoholemia" [29-05-2023] Hoy Tamaulipas (Reynosa): hoytamaulipas.net Mx (HD)
      El edil informó que es una irresponsabilidad de la población reportar estos operativos, pues de esta manera los ebrios evaden los filtros y se van por otras calles y avenidas provocando accidentes.
    • 1541 Carbón, D. LArte comadres [1997] fol. 89r Esp (CDH )
      / No sabemos que beuer agua fria haze impedimento / a la generacion: y muy mas el vino / que haze los ebrios / no prolificos.
    • 1589 Castellanos, J. Elegías varones Indias [1847] Co (CDH )
      / Los ebrios de tan mortal beleño, / Que muy poquitos hoy sustenta hado, / Parece que despiertan de tal sueño / Que ninguno tuvieron tan pesado: / Dicen mal del Ortal y del Sedeño / Por haberse tan mal acomodado, / Pues si tuvieran de poblar intentos / Potentes fueran los repartimientos.
    • 1604 Alemán, M. GuzmánAlfarache II [1987] Esp (CDH )

      Y siempre, aunque con ello me perdía, porfiaba. Porque borracho con aquel gusto, no reparaba en el daño que me hacían: que cuanto es fácil despojar a un ebrio, es dificultoso a un sobrio; pueden robar a el que duerme, pero no a quien vela.

    • 1617 Minsheu, J. VocHispLatAngl Esp (NTLLE)
      ébrio, vi: Borrácho [| a drunkard].
    • 1675 Panes, A. Escala Mística [1995] 171 Esp (CDH )
      Él por el mundo siempre te llevava / como un hombre vendido, / y qual ebrio, de ti puesto en olvido. / Él en el Templo estando, / te impelió a que gritando / dixesses: A mí venga / aquél que sed ardiente de amor tenga. /
    • 1734 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, VI [2003] Esp (CDH )
      No hai ebrio alguno, no hai sugeto, que al salir de un profundo sueño, esté tan atolondrado como lo está un moribundo colocado en aquella situación.
    • 1742 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, I [2004] 115 Esp (CDH )
      No hay que pensar, pues, que puedan cometer pecado grave los que se hallan en aquella infeliz situación. Y aun leve, se puede dudar; porque me parece que, en aquel estado, la ofuscación de la mente es igual, o mayor que la que padece un perfecto ebrio.
    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Perú (CDH )
      Finalmente el negro marrajo les hizo declarar sus pensamientos, y, recelando de que si venían otros indios más frescos le podían asesinar, se despidió de los ebrios, ofreciendo que tantearía a los negros de las chacras inmediatamente y que les daría cuenta de su comisión.
    • 1785 Perié, J. Defensa de acusaciones Documentos para la historia de Costa Rica Costa Rica (CDH )
      En cuanto á la vevida de Aguardiente en que dicen me exedía ó privaba de mis sentidos, injuriándome con el feo borrón de hebrio, y por tanto que de una caída me había lastimado un ojo y en otra de un pie y que vivía amancebado con una de las Señoras Chavarrías, con mala nota y escándalo, afirmando que había dicho que la fornicación no era pecado, que son las acusaciones ocho, nueve y veinte, no pueden éstas oirse sin causar un grave asco [...].
    • c1795 Glz Castillo, J. I. Poesías [1914] 420 Esp (CDH )
      / ¡Oh dulce libertad! Pueblos dichosos / donde la voz del rudo, del ateo, / del ebrio, del infame, del vicioso, / son parte de la ley; donde el exceso, / cometido en tumulto, se indemniza.
    • 1799-1815 Conde de Noroña Poesías [1871] Esp (CDH )
      El velo descorrer de lo futuro A los ébrios es dado; / No es éste, no, negocio para el puro / Asceta macerado. / Prender con red y cauteloso, engaño / Al Enka es vano intento, / Retira ya la tuya, pues ogaño / Sólo cogerá viento. /
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )

      Cuando la tierra tiembla no se oyen sino plegarias, actos de contrición y propósitos de enmienda; mas luego que se aquieta, el ebrio se dirige al vaso, el lascivo a la dama, el tahúr a la baraja, el usurero a su trato, y todos a sus antiguos vicios. Una de las cosas que más perjudican al hombre es la confianza que tiene de sí mismo.

    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )

      Yo acertaba en el juicio, pero no podía atinar con el ladrón, ni recabar el robo, y esto me llenaba de más cólera; por manera que no me detenía en advertir los funestos resultados que trae consigo la embriaguez, pues adormeciendo las potencias, y embargando los sentidos constituye al ebrio en una clase de insensibilidad que lo hace casi semejante a un leño, y en este miserable estado no sólo está propenso a que lo roben, sino a que lo insulten y aun lo asesinen, como se ha visto por repetidos ejemplares.

    • 1851-1860 Gmz Avellaneda, G. Dolores [1981] Novelas Cuba (CDH )

      Agitábale un vago presentimiento de que el peligro de su hija era más eminente de lo que confesaba el mismo Yáñez; y aumentándose por instantes su zozobra y malestar, resolvió levantarse y volver cerca de Dolores, para observarla por sí mismo. Resolviólo, pero no pudo ejecutarlo. Extraño peso abrumaba su cabeza; crispadores escalofríos recorrían sus entorpecidos miembros; y conoció que no podría dar un paso sin bambolearse como ebrio.

    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] México (CDH )
      Este salió vacilando como un ebrio, montó a caballo seguido del criado, atravesó el zaguán y se alejó al paso por la calle, y momentos después se oyó el galope de los caballos que acabó por perderse en el silencio de la noche. Las cuatro señoras habían quedado mudas y cabizbajas. Clemencia no pudo más, y cayó desplomada en una silla.
    • 1874 Alarcón, P. A. Sombrero [1993] Esp (CDH )
      ¿Quién es este ebrio?... ¡Ni siquiera puedo ya creer que sea un honrado molinero como el tío Lucas, a pesar de que viste su traje de villano! Sr. Juan López, créame usted —continuó, encarándose con el alcalde de monterilla, que estaba aterrado—: mi marido, el corregidor de la ciudad, llegó a esta su casa hace dos horas, con su sombrero de tres picos, su capa de grana, su espadín de caballero y su bastón de autoridad...
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (S) (NTLLE)
      Ebrio, bria [...]. Embriagado, borracho. U. t. c. s.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      No iban cabizbajos, a fuer de muñidores electorales derrotados, sino llenos de regocijo, con gran cháchara y broma, celebrando a más y mejor la somanta administrada a los borrachines cencerreadores. Don Eugenio estaba inspirado, oportuno, bullanguero, ocurrentísimo en una palabra; había que oírle remedar los aullidos y la caída de los ebrios en el lodo de la calle, y el gesto que ponía el cura de Boán al majar en ellos.
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Uruguay (CDH )
      Como el ébrio que se relame y paladea el resabio de la bebida despues que la ha agotado, Venturita saboreaba aquel momentáneo placer, mucho tiempo despues de pasado y sintiendo siempre el gusto del principio.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Había perdido su serenidad de ebrio inquebrantable, y al levantarse, tambaleando, tuvo que hacer un esfuerzo para sostenerse sobre sus piernas. Sus ojos estaban inflamados, como si fuesen a manar sangre; su voz era trabajosa, cual si tirasen de ella, no dejándola salir el alcohol y la cólera.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Con la fraternidad del ebrio, acudió Terreròla el mayor en auxilio de su rival, mirando hostilmente a Batiste. Le insultaba buscando en su faja un arma para herirle.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Argentina (CDH )

      Han pagado hasta quince nacionales por una botella de bebida espirituosa que no vale un peso en Buenos Aires... La vigilancia, no muy estricta, se burlaba fácilmente y no era raro ver cuatro o cinco ebrios poco después de haber entrado un buque al puerto.

    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Argentina (CDH )

      »Cuando echamos a andar al día siguiente, mis compañeros parecían sufrir mucho más que yo, aunque estuviera verdaderamente hecho pedazos. Guarzi sobre todo, Guarzi cuya torpeza y descuido nos habían puesto en tan terrible situación, sentíase aniquilado, cosa extraña en él, pues los chilotes están hechos a privaciones de toda especie, y el hambre los conoce... Iba bamboleándose como un ebrio.

    • 1901 Díaz Mirón, S. Lance [1947] Lascas México (CDH )
      / Paro el corcel fogoso y alzo la fusta... / Occiduo sol corona cúspide augusta, / y el ebrio tiene al rubro y oblicuo rayo / sangre a linfas rebelde que aun pinta el sayo.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Esp (CDH )
      Su hijo bebía en el centro de la taberna con la sed del ebrio, rodeado de un público atento, al que hacía reír, con el relato de las barrabasadas cometidas en esta expedición de recreo.
    • 1902 Díaz Rdz, M. Sangre Patricia [1925] Venezuela (CDH )

      Nutrióse con la alegría transparente de la Vega, alegría un tanto melancólica, porque hay en su fondo un resabio de lágrimas; se bañó en la lluvia de azahares que, de los naranjos ribereños del Guadalquivir, baja como lluvia de fragante granizo á perfumar la tierra; vió florecer en los balcones sevillanos, al igual de geranios y claveles, auténticas vírgenes de Murillo; bebió, como ebrio sitibundo, la tristeza del paisaje cordobés, y enfermó de la tristeza y de su voluptuosidad, hasta morir en ese mismo paisaje, soñando sueños imposibles como los de un califa insano y voluptuoso.

    • a1914 Agustini, D. Prosa [1993] Poesías Uruguay (CDH )
      Al apurar con avideces de ebrio, los cálidos resplandores de tus miradas glaucas, siento en ellas un extraño sabor amargo, un sabor de tedio, sabor de lágrimas... Tus hondas ojeras cárdenas ancho oceánico amatista en que naufragan tus pupilas abrazadas con dos estrofas de fiebre escritas con el insomnio...
    • 1916 Lynch, B. Caranchos [1984] Argentina (CDH )
      Eduardito contempla la tormenta deseándola, y espanta la sabandija con el movimiento inconsciente de su mano de ebrio, mientras el caballo, enloquecido por el aguijón implacable de los tábanos, cuyas alas de mica van formando constelaciones sobre la tabla del pescuezo y sobre los encuentros sudados, hace retemblar el suelo bajo los golpes nerviosos de sus patas, corta el aire con el azote silbante de su cola, o bien, bajando la fina cabeza cargada de argollas y de trenzas, la restriega desesperado contra sus manos de gama.
    • 1918 Vallejo, C. Heraldos [1985] Perú (CDH )
      La chicha al fin revienta / en sollozos, lujurias, pugilatos; / entre olores de úrea y de pimienta / traza un ebrio al andar mil garabatos.
    • 1926 Arlt, R. Juguete rabioso [1993] Argentina (CDH )
      Allí bebimos, pero la vida giraba en torno nuestro como el paisaje en los ojos de un ebrio.

      Imágenes adormecidas hacía mucho tiempo, semejantes a nubes se levantaron en mi conciencia, el resplandor solar que hería las pupilas, un gran sueño se apoderaba de mis sentidos y a instantes hablaba precipitadamente sin ton ni son.

    • 1941 Mallea, E. Todo verdor perecerá [1969] 28 Argentina (CDH )
      Después de esas naturales revelaciones vinieron hasta sus plantas las pequeñas olas de la maledicencia, y aquella criatura adolescente comenzó a vislumbrar en su padre el humano desdoblamiento que un día los hijos perciben: al tierno protector sin carácter necesariamente inteligible, comenzó a entenderlo como el carácter definido de un viejo profesional medio ebrio y medio filósofo, que ignoraba la terapéutica y asistía a sus enfermos con la acción emoliente de sus proverbios, observaciones, experiencias.
    • 1943 Sinán, R. Plenilunio [1961] 71 Panamá (CDH )
      Sin embargo, sólo era falsa alarma. Las voces de protesta eran de aquellos que no lograban un permiso para abrir más prostíbulos... Y, por supuesto, sobre ese mar tempestuoso el País daba tumbos como un ebrio o como una embarcación que condujese en la bodega alguna carga desnivelada.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Guatemala (CDH )
      Carruajes adornados con flores y banderolas de papel de chinas rodando por la pedriza de las calles con inestabilidad de ebrios. Murga de mugrientos, soplacobres, rascatripas y machacatambores. Los payasos enharinados repartían programas de colores, anunciando la función de gala dedicada al Presidente de la República. Benemérito de la Patria, Jefe del Gran Partido Liberal y Protector de la Juventud Estudiosa.
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Guatemala (CDH )
      La fuerza del sol le hacía sudar y al sudor se mezclaba su llanto de ebrio que no logra olvidar las contrariedades de la vida. La iglesia cerrada. Ya no se oían voces de mujeres. Pero él seguía tirado en el atrio soltando palabras sin ilación * y dando manotadas. En las ferias todas se detenían frente a su puesto de venta, una sábana entre cuatro cañas de castilla sostenida como techo, no sólo por sus baratijas vistosas, sino por ver al tacuatzincito que escondía la cabeza puntuda ante los curiosos, chicos y mujeres, las más mujeres.
    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] Argentina (CDH )
      El ebrio que improvisa un mandato absurdo, el soñador que se despierta de golpe y ahoga con las manos a la mujer que duerme a su lado ¿no ejecutan, acaso, una secreta decisión de la Compañía? Ese funcionamiento silencioso, comparable al de Dios, provoca toda suerte de conjeturas. Alguna abominablemente insinúa que hace ya siglos que no existe la Compañía y que el sacro desorden de nuestras vidas es puramente hereditario, tradicional; otra la juzga eterna y enseña que perdurará hasta la última noche, cuando el último dios anonade el mundo.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Paraguay (CDH )
      Varias ráfagas de ametralladora, imprecisas, balbuceantes, como disparadas por un ebrio o un loco, astillaron finalmente los vidrios, pero el camión siguió avanzando en zigzag, avanzó unos metros más. Se detuvo. Al chocar contra un árbol se detuvo. Un gran chorro de agua saltó por la boca del tanque sobre las llamaradas que llenaban de sombras el cañadón de nuevo silencioso.
    • 1960 Usigli, R. Corona fuego [1966] México (CDH )
      / "Soy cual un ebrio, lloro, sufro, / si sé, digo y tengo presente / ¡Ojalá nunca muera, ojalá nunca perezca yo! / Allá donde no hay muerte, allá donde se triunfa, allá voy yo: / Ojalá nunca muera, nunca perezca yo! / ... / En vano nací, en vano vine a brotar en la tierra / soy un desdichado, aunque nací y broté en la tierra / digo: ¿qué harán los hijos que han de sobrevivir?"
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] Honduras (CDH )
      El caballo de Román se oía galopar por los caminos y patios de las chozas y su risa de ebrio resonaba a ratos como trotar de potro. Agustín secreteaba con otros jóvenes mientras Lucas, desde el escenario rústico, sobreponiéndose a la bulla, invitaba a los campesinos a pasar a la escuela a disfrutar del baile que los jóvenes habían organizado.
    • a1966 Cáceres Lara, V. Tierra [1995] Cuentos Honduras (CDH )
      Su marido era un ebrio incorregible y un tahúr empedernido. Empezó por vender el ganado. Las cosechas empezaron a resultar malas y Gerardo descargó su cólera sobre los humildes mozos que en ninguna manera eran responsables del fracaso. Luego, las tierras fueron vendidas parcela tras parcela. Toda aquella tierra sobre la cual había jugado y bailado su infancia retozona, fue a parar a manos extrañas. Cuanto dinero adquiría su marido era para emborracharse y para entregarse al amor mercenario en brazos de las mujeres de mala vida.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] 47 Esp (CDH )
      El dormitorio estaba rayado por la persiana en un encaje de luz y sombra, que (lo que son los misterios de la intoxicación etílica) me trasladó súbitamente a alguna mañana de vacaciones en la finca de los abuelos, época aquella en que me levantaba sin fatiga y sin encontrar los billetes reducidos a monedas, por esa manía del ebrio de pagar en todo bar con billetes, basada en la ley del mínimo esfuerzo y que, con toda seguridad, denuncia la avaricia reprimida [...].
    • 1976 Revilla, B. Guatemala: Terremoto pobres [1976] Guatemala (CDH )
      «A nuestro paso por estas colonias —escribe un reportero de El Gráfico— la miseria queda a la vista. No hay viviendas en pie. Todo por los suelos. Antes eran habitáculos de madera, lepa, lámina y cartón. Ahora son extrañas figuras armadas de tierra y láminas retorcidas. Los perros duermen cobijados por el sol, mientras que algunos niños se recrean entre los promontorios de maderas y láminas ennegrecidas de lo que antes fueran viviendas para seres humanos. Los grupos de ebrios, drogadictos, no se apartan. Las botellas de vino corren libremente, ya vacías, entre las cunetas de las rústicas calles».
    • 2001 Lemebel, P. Tengo miedo torero Ch (CORPES)
      Su son maraco al vaivén de la noche, al vergazo oportuno de algún ebrio pareja de su baile, sustento de su destino por algunas horas, por algunas monedas, por compartir ese frío huacho a toda cacha caliente. A todo refregón vagabundo que se desquita de la vida lijando con el sexo la mala suerte.
    • 2011 Bustos, M. Chico Bizarro moscas Py (CORPES)
      Pibe sugiere un concurso de baile sigue la música la gente se obliga a bailar y sucede todo tipo de cosas que se espera que sucedan en una fiesta un sábado por la noche hay tropezones polleras que se levantan golpes involuntarios en la ingle algún calentón que trata de aprovechar la danza para pegársele a una ebria y hacen una ronda y aplauden al son de la música y Pibe grita y canta y finge que toca la guitarra [...].
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      ebrio, bria [...]. Dicho de una persona: Embriagada por la bebida. U. t. c. s.
    • 2023 Juárez, C. "Reportar operativos de alcoholemia" [29-05-2023] Hoy Tamaulipas (Reynosa): hoytamaulipas.net Mx (HD)
      El edil informó que es una irresponsabilidad de la población reportar estos operativos, pues de esta manera los ebrios evaden los filtros y se van por otras calles y avenidas provocando accidentes.
  3. ac. etim.
    adj. [Persona] Que está dominada o trastornada por un sentimiento muy intenso. Generalmente, con un complemento con de.
    docs. (1594-2021) 73 ejemplos:
    • 1594 Alarcón de Tordesillas, A. Vergel de plantas p. 117 Esp (BD)
      Iaze aqui en su tugurio recostado, / desnudo, ebrio de amor, de sueño opresso, / de impudico Cam avergonçado.
    • 2021 Sagot, J. "Viaje del Beagle" CR (CORPES)
      Ello no obstante, la segunda se enriquecería con la previa lectura de la primera. Yo tuve la osadía escribir un libro de considerable extensión sobre El fuego cuando te quema, que si algún valor tiene, sólo podría ser concebible después de una familiaridad profunda con la novela de Alí. Jamás se debe abordar mi libro (Ebrio de belleza y pensamiento: una paráfrasis de El fuego cuando te quema, de Alí Víquez) sin antes haber leído la novela que le da su raison d´être.
    • 1594 Alarcón de Tordesillas, A. Vergel de plantas p. 117 Esp (BD)
      Iaze aqui en su tugurio recostado, / desnudo, ebrio de amor, de sueño opresso, / de impudico Cam avergonçado.
    • 1630 Valdivielso, J. Elogios p.31 Esp (BD)
      Pues en pomposas hojas estendida / De mar a mar amores te explayaste, / Ebrio de tus dulçuras, Noé segundo, / Al mundo burle, aunque me burle el mundo.
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] Esp (CDH )

      JULIO«Ebrios de amor»llamó Filostrato en la imagen de Ariadna a los que, amando con exceso, no tienen modo ni límite en el amor.

      FERNANDODime, Julio, en la juventud, ¿no es la sangre más sutil, clara, cálida y dulce?

    • a1659 Dgz Camargo, H. Ignacio Loyola [1986] Colombia (CDH )
      En sus lenguas de fuego confundido / aquel Babel del horno se conspira * / aun contra el cielo, a quien descomedido, / tronco pretende al sol, que arda en su pira: / este del fuego hipérbole engreído, * / en el motín más ebrio de su ira, / a tres hebreos se humilló sereno, / que en cada llama Dios le impuso un freno.
    • 1696 Espinola, I. Trad Xavier dormido de Vieira p. 270 Esp (BD)
      Y por ventura qualquier de ellos, saliendo como ebrio de la fertilidad de aquella casa no podia dezir con razon.
    • 1795 Arjona, M. M. Poesías [1871] 515 Poesías Esp (CDH )
      / Pero á mayor castigo / Númen fatal te abandonó enemigo, / Cuando la ociosidad en regio asiento / Avasalló tus ínclitos hogares, / Y, de placeres ébria, en un momento / El cetro de los mares, / Fruto de largos siglos, torpemente / De sus manos caer miró indolente.
    • 1837 Arolas, J. La sílfida del acueducto [2003] 154 Esp (CDH )
      Parece que el corazón / ebrio con tanto placer / quiera los diques romper / o salir de su prisión. / ¡Oh seno do amor durmió! / Quien quiso con su pincel / Formar tu traslado fiel, / tus gracias no mereció. /
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      Allí desapareció a los ojos atónitos del animal y a las ansiosas miradas del público, el cual, ebrio de entusiasmo, atronó los aires con inmensos aplausos, porque siempre conmueve ver que los hombres jueguen así con la muerte, sin baladronada, sin afectación y con rostro inalterable.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Argentina (CDH )

      — Cuando Ud. se retire, mi Comandante, me retiraré —repuso, y echando un voto, agregó: — ¡paraguayos, ahora verán!

      Y ebrio con el olor de la pólvora y de la sangre, hacía fuego y cargaba su fusil con la rapidez del rayo, como si estuviese ileso.

      Aquel hombre era bravo y sereno como un león.

    • 1884 Cané, M. Juvenilia [1999] Uruguay (CDH )

      Ebrio de gozo, radiante dentro de su jacquet rectilíneo, había tomado la dirección de la fiesta y servia de bastonero con toda gravedad. Fuimos introducidos, agasajados, y pronto, al compás de la orquesta, limitada a una guitarra y un acordeón (los esfuerzos para obtener un órgano hablan sido vanos), nos hundimos en un océano de valses, polcas y mazurcas, pues las damas se negaban a una segunda edición de la primera cuadrilla [...].

    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Y don Saturno apretando el paso volvía a su casa ebrio de idealismo, mojando los embozos de la capa con las lágrimas que le hacía llorar aquel baño de idealidad, como él decía para sus adentros. Su enternecimiento era eminentemente piadoso, sobre todo en las noches de luna.
    • 1899 Rodó, J. E. Rubén Darío [1956] Uruguay (CDH )
      Arde la estrofa con los ocres y rojos de la plaza de toros, la alegría de las verbenas, el reír de las chulas, el relampaguear de las navajas ebrias de sangre, el cálido son de los instrumentos característicos: la amorosa guitarra, admirablemente dibujada en el verso que le atribuye talle y caderas de mujer, los negros crótalos convocadores y el sonoro pandero que, en las brunas y sonrosadas manos, hace de fuente donde recoger los claveles y las guindas.
    • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Esp (CDH )
      En el coche que lleva a la Ayamonte va también Micaelita, ebria de alegría, de velocidad, de travesura y riesgo. Impelido por la presencia de Clara, Donado aprieta, aprieta; propónese dejar muy zagueros a los otros dos autos, y sorprender a los compañeros con tener ya preparados, cuando llegasen, alojamiento y refacción en Ávila.
    • 1915 Herrera Reissig, J. Lunas oro [1999] Uruguay (CDH )
      Vivir: astros que amanecen, / Ebrios de sonambulismo... / Morir: cual gemas de un mismo / Collar que se desvanecen! / Conjugar el imposible / Con muchos «cielo»y «aimé!», / Mientras el tiempo insensible / Se aleja en puntas de pie... /
    • 1930 Ortega Gasset, J. Rebelión masas [2003] Esp (CDH )
      Y es un ejemplo be cómica insinceridad que haya sido propuesta imagen tal al entusiasmo de los europeos durante el siglo XIX, cuando más ebrios vivían de romanticismo y de fervor hacia la Pura, extremada feminidad. El canon del arte griego quedó inscrito en las formas del muchacho deportista, y cuando esto no le bastó, prefirió sonar con el hermafrodita.
    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] Argentina (CDH )
      Serían las dos de la mañana cuando salí. Afuera, las previstas hileras de casas bajas y de casas de un piso habían tomado ese aire abstracto que suelen tomar en la noche, cuando la sombra y el silencio las simplifican. Ebrio de una piedad casi impersonal, caminé por las calles. En la esquina de Chile y de Tacuarí vi un almacén abierto. En aquel almacén, para mi desdicha, tres hombres jugaban al truco.
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      Cuántas veces había visto Gregorio pasar un tranvía con su pálido e indefenso conductor acorralado por un poderoso anciano ebrio de elocuencia! Y luego siempre pidiendo ayuda para cruzar y ayuda para las escaleras y ayuda para recoger los objetos que con disimulo (¡déspotas!, ¡hipócritas!) dejaban caer de los bolsillos: ayudad a este anciano a recoger sus pocas pertenencias, los últimos restos de su hacienda que pudo salvar de unos hijos voraces.
    • 2001 Aridjis, H. Zona Silencio [2005] Mx (CORPES)
      -Tiéndete, te pondré ebrios de amor los labios -Juan la acuesta sobre la sábana, pero más que sus formas le impresionan su pestañas largas, su frente tersa. Estornuda. -No te me acerques con ese catarro -Juana pretende rechazarlo, pero cierra los ojos, entreabre los labios, separa las rodillas. -Me excita más tu placer que el mío.
    • 2010 Cardona, C. Velocidad de lo perdido PR (CORPES)
      Entre la multitud se escuchaba que el Muro estaba abierto en el Check Point Charlie, entre Mitte y Kreuzberg, en el sector norteamericano. La gente estaba ebria de alegría y desesperados por derribar el Muro. Esto es un acontecimiento, decía uno. Espero que mi madre esté viendo esto. ¿Ves el Muro desde ahí?, le preguntaba el padre a su hijo encima de sus hombros.
    • 2021 Sagot, J. "Viaje del Beagle" CR (CORPES)
      Ello no obstante, la segunda se enriquecería con la previa lectura de la primera. Yo tuve la osadía escribir un libro de considerable extensión sobre El fuego cuando te quema, que si algún valor tiene, sólo podría ser concebible después de una familiaridad profunda con la novela de Alí. Jamás se debe abordar mi libro (Ebrio de belleza y pensamiento: una paráfrasis de El fuego cuando te quema, de Alí Víquez) sin antes haber leído la novela que le da su raison d´être.
    • 1594 Alarcón de Tordesillas, A. Vergel de plantas p. 117 Esp (BD)
      Iaze aqui en su tugurio recostado, / desnudo, ebrio de amor, de sueño opresso, / de impudico Cam avergonçado.
    • 1630 Valdivielso, J. Elogios p.31 Esp (BD)
      Pues en pomposas hojas estendida / De mar a mar amores te explayaste, / Ebrio de tus dulçuras, Noé segundo, / Al mundo burle, aunque me burle el mundo.
    • 1632 Vega Carpio, F. L. Dorotea [1998] Esp (CDH )

      JULIO«Ebrios de amor»llamó Filostrato en la imagen de Ariadna a los que, amando con exceso, no tienen modo ni límite en el amor.

      FERNANDODime, Julio, en la juventud, ¿no es la sangre más sutil, clara, cálida y dulce?

    • a1659 Dgz Camargo, H. Ignacio Loyola [1986] Colombia (CDH )
      En sus lenguas de fuego confundido / aquel Babel del horno se conspira * / aun contra el cielo, a quien descomedido, / tronco pretende al sol, que arda en su pira: / este del fuego hipérbole engreído, * / en el motín más ebrio de su ira, / a tres hebreos se humilló sereno, / que en cada llama Dios le impuso un freno.
    • 1696 Espinola, I. Trad Xavier dormido de Vieira p. 270 Esp (BD)
      Y por ventura qualquier de ellos, saliendo como ebrio de la fertilidad de aquella casa no podia dezir con razon.
    • 1795 Arjona, M. M. Poesías [1871] 515 Poesías Esp (CDH )
      / Pero á mayor castigo / Númen fatal te abandonó enemigo, / Cuando la ociosidad en regio asiento / Avasalló tus ínclitos hogares, / Y, de placeres ébria, en un momento / El cetro de los mares, / Fruto de largos siglos, torpemente / De sus manos caer miró indolente.
    • 1837 Arolas, J. La sílfida del acueducto [2003] 154 Esp (CDH )
      Parece que el corazón / ebrio con tanto placer / quiera los diques romper / o salir de su prisión. / ¡Oh seno do amor durmió! / Quien quiso con su pincel / Formar tu traslado fiel, / tus gracias no mereció. /
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      Allí desapareció a los ojos atónitos del animal y a las ansiosas miradas del público, el cual, ebrio de entusiasmo, atronó los aires con inmensos aplausos, porque siempre conmueve ver que los hombres jueguen así con la muerte, sin baladronada, sin afectación y con rostro inalterable.
    • 1857 Gmz Avellaneda, G. Velada helecho [1981] Novelas Cuba (CDH )
      — ¡Explicadlo! yo lo quiero, yo os lo mando, dijo el conde, ebrio ya de furor, pero procurando todavía dominarse.

      — ¡Pues bien! sabedlo todo: amo a una joven del país, cuyo padre había dicho muchas veces no se la daría jamás por mujer a un hombre privado enteramente de bienes de fortuna.

    • 1861 Castelar, E. Polémica [1861] Discursos Esp (CDH )
      Juliano el Apóstata pasó su breve vida con los ojos puestos en el ideal griego, en sus altares coronados de rosas, en sus rientes sacrificios, en los coros de sus vírgenes, en las estátuas de Fidias, en las diosas que surgían ceñidas de algas y de perlas entre las ondas, en los génios que cantaban al pié del Hibla y del Himeto, corriendo ebrios de vida y de placer por los bosques de mirtos, adelfas y laureles.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Argentina (CDH )

      — Cuando Ud. se retire, mi Comandante, me retiraré —repuso, y echando un voto, agregó: — ¡paraguayos, ahora verán!

      Y ebrio con el olor de la pólvora y de la sangre, hacía fuego y cargaba su fusil con la rapidez del rayo, como si estuviese ileso.

      Aquel hombre era bravo y sereno como un león.

    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] Ecuador (CDH )
      Cuando ya las llamas las rodeaban, los agudos alaridos del dolor y la desesperación provocaban la risa y los aplausos de los indios, ebrios de contento de ver cumplida su venganza.
    • 1884 Cané, M. Juvenilia [1999] Uruguay (CDH )

      Ebrio de gozo, radiante dentro de su jacquet rectilíneo, había tomado la dirección de la fiesta y servia de bastonero con toda gravedad. Fuimos introducidos, agasajados, y pronto, al compás de la orquesta, limitada a una guitarra y un acordeón (los esfuerzos para obtener un órgano hablan sido vanos), nos hundimos en un océano de valses, polcas y mazurcas, pues las damas se negaban a una segunda edición de la primera cuadrilla [...].

    • 1884 Ortega Munilla, J. Cleopatra [1993] 165 Cuba (CDH )

      Cleo se tambaleó, perdió el aplomo, cayó al suelo, y al caer, entre los propios dientes se mordió el labio. Dio un grito, y sin levantarse del suelo se golpeó la cabeza, se desgarró la batista y sus hermosas perfecciones rozaron la alfombra; lloró, gritó, y enloquecida, furiosa, en el paroxismo de su odio, rodó convulsa y ebria de ira.

    • 1884 Ortega Munilla, J. Cleopatra [1993] Cuba (CDH )
      Salió, y ebrio de dolor, enloquecido, delirante, vio en el pasillo una ventana abierta sobre el patio... Agarróse desesperadamente al balaustre, inclinó su cuerpo hacia fuera, abandonó su peso... ¡Horror! Cayó pesadamente, y al recibirle las losas del patio, sonó un estallido seco de huesos rotos. La caída y la muerte fueron instantáneas.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Y don Saturno apretando el paso volvía a su casa ebrio de idealismo, mojando los embozos de la capa con las lágrimas que le hacía llorar aquel baño de idealidad, como él decía para sus adentros. Su enternecimiento era eminentemente piadoso, sobre todo en las noches de luna.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] II, 439 Esp (CDH )
      ¡La bacante!, la fanática de la naturaleza, ebria de los juegos de su vida lozana y salvaje; el placer sin tregua, el placer sin medida, sin miedo; aquella carrera desenfrenada por los campos libres, saltando abismos, cayendo con delicia en lo desconocido, en el peligro incierto de precipicios y enramadas traidoras y exuberantes... Mientras Visita recordaba de mala manera en el piano aquella humilde polka de Salacia, que tenía de bueno lo que tenía de copia, la Regenta dejaba bailar en su cerebro todos aquellos fantasmas de sus lecturas, de sus sueños y de su pasión irritada.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Los dos bultos eran Mesía y Quintanar, que ebrio de confidencias perseguía a su amigo íntimo con el relato de las aventuras de su juventud, allá en la Almunia de don Godino.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      Las velas seguían ardiendo, y el capellán volvió a arrodillarse. Las horas pasaban y pasaban, y no se oían más ruidos que el del viento de la noche al gemir en los castaños, y el hondo sollozo del agua en la represa del cercano molino. Sentía Julián cosquilleo y agujetas en los muslos, frío en los huesos y pesadez en la cabeza. Dos o tres veces miró hacia su cama, y otras tantas el recuerdo de la pobrecita que sufría allá abajo le detuvo. Dábale vergüenza ceder a la tentación. Mas sus ojos se cerraban, su cabeza, ebria de sueño, caía sobre el pecho. Se tendió vestido, prometiéndose despabilarse al punto. Despertó cuando ya era de día.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] 119 Uruguay (CDH )
      El capitán, libre por quinta vez de su carga, retrocedía con el rostro al peligro, altivo y fiero, chorreando sudor heroico, jadeante el pecho descubierto, paso a paso, casi ebrio con el humo de la pólvora.
    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Perú (CDH )
      El intrépido joven, que, desafiando la ira de un populacho ebrio, se abrió paso y contuvo el motín, se dijo al ver la solicitud de todos para recoger a los muertos y atender a los heridos:
    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Perú (CDH )
      Manuel estaba ebrio de amor, contemplando a la hermosa muchacha, y volvió a decirle:
    • 1894 Zeno Gandía, M. Charca [2002] Puerto Rico (CDH )
      Ella, ebria. Sí, era preciso dar fin a aquella historia. En el baile, en brazos del joven, había entrevisto momentos de dicha. Sentíase invadida por la vacilación final. Así, al sentir la ternura del joven, cerró los ojos.
    • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Colombia (CDH )
      la espesa cabellera que le cae sobre los hombros de graciosa curva, y ebria de vida, y hambrienta de sentir comenzará el día, lleno de las mismas fiebres, de los mismos sueños, de los mismos esfuerzos y de los mismos desalientos de la víspera.
    • 1898 Payró, R. J. Australia argentina [2003] Argentina (CDH )

      Pedro Royal, cabo del 3º de infantería, mató a un cabo, hallándose ebrio: tiempo indeterminado.

      Marcelino Monteiro, marinero, condenado a diez años de presidio, es lo que puede llamarse una bestia humana. Dominado por un vicio contra natura, mató a un compañero que dormía por considerarlo rival en la amistad inconfesable con otro hombre.

    • 1899 Rodó, J. E. Rubén Darío [1956] Uruguay (CDH )
      Arde la estrofa con los ocres y rojos de la plaza de toros, la alegría de las verbenas, el reír de las chulas, el relampaguear de las navajas ebrias de sangre, el cálido son de los instrumentos característicos: la amorosa guitarra, admirablemente dibujada en el verso que le atribuye talle y caderas de mujer, los negros crótalos convocadores y el sonoro pandero que, en las brunas y sonrosadas manos, hace de fuente donde recoger los claveles y las guindas.
    • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Esp (CDH )
      En el coche que lleva a la Ayamonte va también Micaelita, ebria de alegría, de velocidad, de travesura y riesgo. Impelido por la presencia de Clara, Donado aprieta, aprieta; propónese dejar muy zagueros a los otros dos autos, y sorprender a los compañeros con tener ya preparados, cuando llegasen, alojamiento y refacción en Ávila.
    • 1905 Rubén Darío Cantos vida [1995] 341 Nicaragua (CDH )
      / ¡Oh, la selva sagrada! ¡Oh, la profunda / Emanación del corazón divino / De la sagrada selva! ¡Oh, la fecunda / Fuente cuya virtud vence al destino! / Bosque ideal que lo real complica, / Allí el cuerpo arde y vive y Psiquis vuela; / Mientras abajo el sátiro fornica, / Ebria de azul deslíe Filomela.
    • 1907 Agustini, D. LBlanco [1993] 131 Poesías Uruguay (CDH )
      / Ebrio de ensueños, del hada, / —Es hada y diosa— y la helada / Luz de su mística estancia, / Alzo mi copa labrada / Y digo trémulo: Escancia! / Con sus dedos sibilinos / Como un enigma que inspira / En cien vasos opalinos / Escancióme raros vinos / A la sombra de una lira... / Un verde licor violento / Tras cuyos almos delirios / Acecha un diablo sangriento; / Otro color pensamiento / Con sueños a luz de cirios... / Y nobles zumos añejos / Con la fuerza de lo puro, / Vinos nuevos con reflejos / Imprevistos y los dejos / De un sumo
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )
      Rodeáronle al punto los capitanes españoles ebrios de ira, pidiéndole los más moderados que embistiese con la real capitana veneciana y arrojase a Veniero cargado de cadenas en el fondo de la cala.
    • 1907 Lugones, L. Luisa Frascati [1988] Cuentos Argentina (CDH )
      Muchas veces, al retirarme de aquellas citas, ebrio de amor, como es justo, me asaltó la idea de que ella no se había comunicado conmigo por medio del lenguaje, sino por una especie de melódica compenetración de pensamientos.
    • 1910 Agustini, D. Cantos mañana [1993] 206 Poesías Uruguay (CDH )
      Los brazos de mi lira se han abierto / Puros y ardientes como el fuego; ebrios / Del ansia visionaria de un abrazo / Tan grande, tan potente, tan amante / Que haga besarse el fango con los astros... / Y otras cosas más bajas y sombrías / Con otras más brillantes y más altas!... /
    • a1914 Agustini, D. Inéditos [1993] 342 Poesías Uruguay (CDH )
      Selema está ebria de luz y de danza / Su brazo en el hombro de seda descansa / Y cruza miradas tal llamas turquíes / Sonrisas tal signos de magos sentidos / Hechizos de perlas de labios vendidos / Tal sellos extraños de fieros rubíes / La orquesta es divina cascada de perlas / Las luces son chorros de un oro de en sueños / Las damas tan bellas que cegaba el verlas / Con manos de nieve veladas de perlas / Ahuecan pomposas los trajes sedeños
    • 1914 Espina, C. Esfinge [1914] Esp (CDH )

      [...] las hembras, que en el nido padecen sagrada calentura maternal, han bajado en volandas sus pichones al ruedo y les incitan á comer, disputando la ración á las glotonas más tímidas; muéstranse los machos galantes y los padres solícitos, se colman los buches, se aquieta el tropel, y Florinda, saturada del perfume bravío que exhala el palomar, seducida por los iris de las plumas, agitada por las palpitaciones de las aves, ebria de sol y de placer, siente con ardorosa plenitud la belleza potente de aquella vida cándida y salvaje, libre y fecunda, que ahora despliega el vuelo alto y feliz, en parejas de amor, por el llano luminoso y sin tasa, nuncio de lo infinito...

    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      Ebria, embriagada, al fin, de la lisonja, no del champaña, dejó la copa, tomó dos o tres florecillas de azahar del ramillete y, entre otra salva de aplausos, se las dio a Octavio, diciendo:
    • 1915 Herrera Reissig, J. Lunas oro [1999] Uruguay (CDH )
      Vivir: astros que amanecen, / Ebrios de sonambulismo... / Morir: cual gemas de un mismo / Collar que se desvanecen! / Conjugar el imposible / Con muchos «cielo»y «aimé!», / Mientras el tiempo insensible / Se aleja en puntas de pie... /
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] México (CDH )
      Cantaban, reían y ululaban, ebrios de sol, de aire y de vida.

      El Meco, haciendo cabriolas, mostraba su blanca dentadura, bromeaba y hacía payasadas.

      — Oye, Pancracio —preguntó muy serio—; en carta que me pone mi mujer me notifica que izque ya tenemos otro hijo. ¿Cómo es eso? ¡Yo no la veo dende tiempos del siñor Madero!

    • 1918 Rdz Navas Carrasco, M. DiccGralTécnHispanoamericano (NTLLE)
      Ebrio, ebria, adj. [...] DE PLACER. fig. Enajenado de gozo y satisfacción.
    • 1921 Pz Ayala, R. Belarmino [1996] Esp (CDH )
      Ahito y ebrio * con el * éxito, ¿qué le importaba a él la expresión hipócrita y maligna del ya desbaratado rival? Y, sin embargo, sentíase humillado, adivinando que la verdadera rivalidad entre ellos no era zapateril, sino de otro orden más íntimo y personal, y que en aquella larvada * e inevitable rivalidad acaso Belarmino saliese vencedor. *
    • a1924 Vaz Ferreira, M. E. Isla Cánticos [2006] Uruguay (CDH )
      Cuencas de las pupilas curiosas de figuras, / ebrias de perspectivas deslumbrantes, / conturbadas por blondos espejismos / adonde fácilmente / se borran los mirajes / como en el mar la curva de las olas / y la fugaz estela de las naves... /
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      EBRIO, BRIA [...]. adj. fig. Ciego [| poseído con vehemencia de alguna pasión [...]].
    • 1927 Arévalo Mtz, R. Rosas Engaddi [1927] Guatemala (CDH )
      Dos hijos; mi esposa — / que tiene el criterio / de una mariposa— / y ebrio de misterio, / ciego de cariños, / yo, que marcho en pos: / somos cuatro niños / sin madre, buen Dios.
    • 1929 Gallegos, R. Doña Bárbara [1997] Venezuela (CDH )
      Los días enteros se los pasaba correteando por las sabanas, sin objeto ni rumbo, sólo por gastar el exceso de energías que desarrollaba su sensualidad enardecida por el deseo de amor verdadero en la crisis de los cuarenta, ebria de sol, viento libre y espacio abierto.
    • 1930 Ortega Gasset, J. Rebelión masas [2003] Esp (CDH )
      Y es un ejemplo be cómica insinceridad que haya sido propuesta imagen tal al entusiasmo de los europeos durante el siglo XIX, cuando más ebrios vivían de romanticismo y de fervor hacia la Pura, extremada feminidad. El canon del arte griego quedó inscrito en las formas del muchacho deportista, y cuando esto no le bastó, prefirió sonar con el hermafrodita.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Venezuela (CDH )

      Tenía necesidad de fatigarse, de descargar la fuerza. El tema del amo tornaba a molestarlo. Todo el vigor que ardía dentro de su carne estaba contenido y mandado por el cobardón de don Fernando. Se sentía ebrio de fuerza.

    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Perú (CDH )
      La otra, ebria de energía, tomó demasiada altura, perdió el equilibrio y se tendió. Entonces los comuneros admitieron: "Sabe, habrá que hacer regidor al Rosendo". El, para sus adentros, recordaba haber visto un caso igual en la hacienda Sorave.
    • 1924-1945 Mistral, G. Ternura [1996] Chile (CDH )
      Duerme, duerme, / niño cristiano. / Pasó el día / como el vilano / ebrio de luz / y canto llano / y el adamita / no vivió en vano. /
    • 1950 Pablo Neruda Canto general [1981] 72 Chile (CDH )
      Las ovejas, las duras alquerías, / los muros blancos, la tarde extremeña. / Sobrevino la noche de Lautaro. / Sus capitanes tambaleaban ebrios / de sangre, noche y lluvia hacia el regreso. / Palpitaban las flechas de Lautaro. / De tumbo en tumbo la capitanía / iba retrocediendo desangrada. /
    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] Argentina (CDH )
      Serían las dos de la mañana cuando salí. Afuera, las previstas hileras de casas bajas y de casas de un piso habían tomado ese aire abstracto que suelen tomar en la noche, cuando la sombra y el silencio las simplifican. Ebrio de una piedad casi impersonal, caminé por las calles. En la esquina de Chile y de Tacuarí vi un almacén abierto. En aquel almacén, para mi desdicha, tres hombres jugaban al truco.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] Argentina (CDH )
      A la edad que tenía entonces, aquel ebrio coraje persistía sin cesar. Un ser embriagado de vida no prevé la muerte; ésta no existe, y él la niega con cada gesto. Si la recibe, será probablemente sin saberlo; para él no pasa de un choque o de un espasmo.
    • 1959 Arreola, J. J. Bestiario [1972] México (CDH )
      Cuando llegaba con las manos vacías, ebrio de aventuras y contemplaciones, ante los gruñidos de reclamo y descontento, su espíritu desarrolló el recurso del pulgar oponible, origen de todas las técnicas, haciendo el ademán característico que ha llegado hasta nosotros como signo injurioso: las higas caras a Santa Teresa y a Góngora.
    • 1961 Martín-Santos, L. Tiempo silencio [1996] Esp (CDH )
      [...] autos descapotables abiertos en las noches frías para que se vea la cabellera rubia de la mujer de precio o su estola de visón, autos plateados de marcas caras cerrados para que no se vea la máscara de la brutalidad ebria de los grandes, autos inmensos, potentísimos, con formas de elegantes cetáceos que caminan lentamente, contoneándose con balanceo de lujuria tras otra que ha salido del bar de nombre famoso y que espera sólo que la noche se haga más cerrada para decidir sin esfuerzo de la portezuela de mandos automáticos, autos lanzados como proyectiles hacia un futuro de placer tangible.
    • 1963 Cortázar, J. Rayuela [1991] Argentina (CDH )
      Así siguieron hasta que llegó la señora de Gutusso con las últimas noticias radiales sobre el coronel Flappa y sus tanques, por fin algo real y concreto que los dispersó en seguida para sorpresa de la informante, ebria de sentimiento patrio.
    • 1968 Pizarnik, A. Extracción [1993] Argentina (CDH )
      Allí yo, ebria de mil muertes, hablo de mí conmigo sólo por saber si es verdad que estoy debajo de la hierba. No se los nombres. ¿A quién le dirás que no sabes? Te deseas otra. La otra que eres se desea otra.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Paraguay (CDH )

      – ¡Güepa, nde vyro! –estalló, amagando un cascotazo. El bayo salió corriendo con la cola entre las piernas. Miguelí se largó a perseguirlo, ebrio de triunfo.

      – ¡Pipu'uuu, nde añamemby!

    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 99 Esp (CDH )
      Había que ver qué estatua, de bronce auténtico, bronce verdadero de verdaderos cañones: para fundirla, se habían utilizado seis de los doce que quedaron en la ciudad, bastante abandonados, eso es lo cierto, después de que el Batallón Literario, ebrio de gloria por su triunfo sobre las tropas de Napoleón, había hecho inútil el heroísmo del Almirante y de todos los que mantenían el derecho a la independencia frente a la tiranía absorbente de la Junta Central, y el de permanecer en la obediencia de Bonaparte contra el borbonismo a la fuerza que querían imponer los patriotas.
    • a1973 Neruda, P. Confieso [1993] Chile (CDH )

      Le abrieron una portezuela. Me dio una mirada de felicidad y se lanzó al agua, resoplando como un caballo marino, como un tritón peludo. Se elevaba sacando todo el cuerpo del agua; se zambullía produciendo un oleaje tempestuoso; se levantaba ebrio de alegría, bufaba y resoplaba, y luego proseguía con gran velocidad en sus acrobacias increíbles.

    • 1975 Umbral, F. Mortal y rosa [1995] Esp (CDH )
      Pero recuerdo los regresos, ya en la noche, niebla en la niebla, con el cuerpo vivo de latigazos, los ojos quemados de la cercanía de la carne y la nariz ebria de mezclados perfumes y sangres.
    • 1977 Vargas Llosa, M. Tía Julia [1996] 394 Perú (CDH )
      Los gatos del amanecer escuchaban entonces los más sentidos arpegios jamás brotados de guitarra terrena, las más ardientes canciones de amor salidas de estro humano. Unas beatas madrugadoras que, alguna vez, lo sorprendieron así, cantando bajito y llorando frente al convento, propalaron la especie atroz de que, ebrio de vanidad, se había enamorado de la Virgen, a quien daba serenatas al despuntar el día.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Chile (CDH )
      El doctor Cuevas encontró en el salón a Severo acompañado por la Nana, ebrios de llanto y jerez.

      — Está lista —dijo—. Vamos a arreglarla un poco para que la vea su madre.

      Le explicó a Severo que sus sospechas eran fundadas y que en el estómago de su hija había encontrado la misma sustancia mortal que en el aguardiente regalado.

    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] 23 Argentina (CDH )
      Jubilosos como te cuento, salvo el enfadado Narciso, ebrios de vértigo y de hidromiel quizás, al que hubiesen añadido buenas dosis del vino resinoso de Corinto, de Delos, de Rodas o de Samos, lo que los hacía más semejantes a un séquito del beodo Dionisos que del recio Poseidón, porque andaban de orgía, y me hubiera encantado participar, desencajándome de la masa mineral que me agobia... pasaron... pero no me escuchaban ¡cómo me podían escuchar...!
    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] Guatemala (CDH )

      Pequeñas canoas indígenas, una que otra, de pescadores de cangrejos y pececillos, apenas rizan su sueño que se recompone en el acto. Disgregados por la orilla, los pueblecitos zutuhiles: techos pajizos o de teja roja, muros blancos, la iglesia que se destaca y algunas columnas de humo ebrio de espacio.

    • 1975-1988 Istarú, A. Estación Fiebre [1991] 115 Costa Rica (CDH )
      [...] tomo la crin la patria ebria / galopa vuela desbocada / no me intimida el precipicio / prendo el clamor de los que luchan / juro vivir por los que pasan / enamoradamente y con victoria [...]. /
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Esp (CDH )

      Los jóvenes vitorearon a Cárceles y éste saludó, emocionado por la favorable reacción del improvisado auditorio. Se dieron un par de vivas a la democracia y el periodista fue invitado a una ronda. Don Lucas se retorcía el bigote, ebrio de santa ira. El gato se enroscaba a sus pies, legañoso y patético, como queriendo brindarle su miserable consuelo.

    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      Cuántas veces había visto Gregorio pasar un tranvía con su pálido e indefenso conductor acorralado por un poderoso anciano ebrio de elocuencia! Y luego siempre pidiendo ayuda para cruzar y ayuda para las escaleras y ayuda para recoger los objetos que con disimulo (¡déspotas!, ¡hipócritas!) dejaban caer de los bolsillos: ayudad a este anciano a recoger sus pocas pertenencias, los últimos restos de su hacienda que pudo salvar de unos hijos voraces.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Argentina (CDH )

      Ocurrió que volvimos a reunirnos con la novedad de que Dorantes y Estebanico habían llegado «a los territorios que sustentan a Marata», la ciudad de oro. Venían alucinados. Ebrios de su propia ilusión. Dorantes busca confirmación en Estebanico y este negro juguetón agrega detalles a la ilusión de Dorantes.

    • 1995 Villena, L. A. Burdel Byron [1995] 130 Esp (CDH )
      Relataba a un Byron embriagado de mística orate, de mente anublada, porque la pérdida de su suelo le había perdido la razón ecuánime. Rushton y Scrope Davies habían llegado a Londres con él. De creerle, Bob —harto de Byron— había aceptado la oferta de trabajar como mayordomo para Davies. El Lord lloró al perder lo que llamaba (Polidori también lo sabía) un culo formidable. Un culo de noble potranco. Nadie leerá, me dijo, la literatura de Byron, colmada de bandidos ebrios por los baños de luna. No es patético, es ridículo.
    • 2001 Aridjis, H. Zona Silencio [2005] Mx (CORPES)
      -Tiéndete, te pondré ebrios de amor los labios -Juan la acuesta sobre la sábana, pero más que sus formas le impresionan su pestañas largas, su frente tersa. Estornuda. -No te me acerques con ese catarro -Juana pretende rechazarlo, pero cierra los ojos, entreabre los labios, separa las rodillas. -Me excita más tu placer que el mío.
    • 2002 Mtz Salguero, J. Combate místico [2002] Bolivia (CDH )
      Hermosas mujeres sirvieron bebida y comida. Una vez saciada la sed y el hambre, los guerreros se abrazaron fraternalmente, sin asomo de rencor; ebrios con el sentimiento de escuchar el latido de la pura existencia, moviéndose dentro de sus venas, de sus nervios, de sus huesos, de sus músculos, que brillaron con un resplandor antes nunca visto.
    • 2006 Lara Ramos, L. F. Diccionario español en México Mx (BD)
      ebrio. adj y s. Exaltado por una idea o sentimiento al punto de no poderse contener en su expresión.
    • 2010 Cardona, C. Velocidad de lo perdido PR (CORPES)
      Entre la multitud se escuchaba que el Muro estaba abierto en el Check Point Charlie, entre Mitte y Kreuzberg, en el sector norteamericano. La gente estaba ebria de alegría y desesperados por derribar el Muro. Esto es un acontecimiento, decía uno. Espero que mi madre esté viendo esto. ¿Ves el Muro desde ahí?, le preguntaba el padre a su hijo encima de sus hombros.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      ebrio, bria. adj. ciego (‖ poseído con vehemencia de una pasión).
    • 2021 Sagot, J. "Viaje del Beagle" CR (CORPES)
      Ello no obstante, la segunda se enriquecería con la previa lectura de la primera. Yo tuve la osadía escribir un libro de considerable extensión sobre El fuego cuando te quema, que si algún valor tiene, sólo podría ser concebible después de una familiaridad profunda con la novela de Alí. Jamás se debe abordar mi libro (Ebrio de belleza y pensamiento: una paráfrasis de El fuego cuando te quema, de Alí Víquez) sin antes haber leído la novela que le da su raison d´être.
  4. adj. [Estado] Causado por la ingestión excesiva de bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes.
    docs. (1821-2012) 13 ejemplos:
    • 1821 Anónimo "Cortes Estraordinarioas" [24-11-1821] El Imparcial (Madrid) Esp (HD)
      [...] por todo esto se veía que la comision no queria disculpar al delincuente en el estado ebrio, y que le consideraba mas criminal que al que en su sano juicio cometia igual delito: que ademas la comision pretendia que todos los delitos nacian la embriaguez, pero que sin salir de la Europa se tenia una ancion que se habia hecho muy notable por su aficion á los licores, y sin embargo no eran frecuentes en ella los delitos [...].
    • 2012 Sombra Macarrón, V. Aquiescencia Esp (CORPES)
      Y estaba borracho, o lo estaría pronto, lo decía ese vaso de güisqui frente a él, continuamente renovado. No habría sino esa continuidad en que ninguna copa se destacaría hasta pasar al estado ebrio. Quizá la misma aquiescencia entre él y la sucesión de vasos debía extenderse a la explicación de su relación con Dino.
    • 1821 Anónimo "Cortes Estraordinarioas" [24-11-1821] El Imparcial (Madrid) Esp (HD)
      [...] por todo esto se veía que la comision no queria disculpar al delincuente en el estado ebrio, y que le consideraba mas criminal que al que en su sano juicio cometia igual delito: que ademas la comision pretendia que todos los delitos nacian la embriaguez, pero que sin salir de la Europa se tenia una ancion que se habia hecho muy notable por su aficion á los licores, y sin embargo no eran frecuentes en ella los delitos [...].
    • 1858 Salarich, J. Higiene del tejedor p. 48 Esp (BD)
      Consistió si método en suprimir, cuando les fué posible, todas las vacaciones, conservar las plazas á los obreros que caían enfermos, en una palabra, tratar bien á aquellos que cumplian bien y atraerlos, y no admitir jamás un borracho en sus talleres; despedir, por no tener que reprenderle, al que se habia visto en estado ébrio, y castigar con la misma pena la ausencia de los talleres el lunes.
    • 1862 Anónimo "Crónica general" [10-06-1862] El Reino: Diario de la Tarde (Madrid) Esp (HD)
      Ayer noche una carretela de una persona muy conocida de esta córte, que iba vacia, ó solo con un niño de doce años, causó daño a un hombre, al parecer artesano, en estado ébrio, que cayó entre los piés de la caballerías, pasando sobre su cuerpo la rueda del juego delantero.
    • 1873 Anónimo "Noticias generales" [06-02-1873] El Gobierno: Diario político de la mañana (Madrid) Esp (HD)
      Nos han asegurado, por faltas cometidas en noches anteriores, si bien de índole mucho mas ligera, que no se encontraba en estado ébrio, á no ser este su estado normal.
    • 1877 Anónimo "Edición de la mañana" [02-07-1877] La Correspondencia de España (Madrid) Esp (HD)
      La Cámara de diputados de Viena acaba de votar para reprimir embriaguez de Galitxia y en la Bukovina, una ley cuyos dos artículos dicen así: 1. "No será admitida ninguna reclamación hecha contra un individuo por deudas contraidas en estado ebrio. 2. Queda prohibido á todo el que sea tres veces en el mismo año castigado por borracho, al entrar en ninguna taberna aun cuando esté en ayunas."
    • 1906 Martínez Suárez, F. "Anestesia y anestésicos" [01-01-1906] p. 342 Revista de Especialidades Médicas (Madrid) Esp (HD)
      Insistimos en la esterilización otro tanto tiempo, para ver si llegaba á dormirse; pero en vano. Cesó el estado ebrio y quedó en calma, sin sensibilidad al dolor, pero en perfecto conocimiento. Así fué operado á la hora y cuarto de empezada la anestesia. Estuvo sin moverse, y no se quejó á las incisiones ni al paso de las agujas de sutura.
    • 1933 Anónimo "Villanos en el aire" [11-10-1933] Luz (Madrid) Esp (HD)
      El Municipio de la pequeña población bretona Peillac ha publicado un edicto como sigue: "Cada transeúnte que en estado ebrio sea encontrado en la calle pagará una multa de diez francos. Los domingos y días festivos pagará cinco francos."
    • 1985 Rossi, A. C. María noche [1985] Costa Rica (CDH )
      En la noche nos emborrachamos hasta el alma, me encanta emborracharme pero más me encantaba verlo a él, poderlo analizar en ebrio estado. Son tan inofensivos los ingleses, tan torpes cuando salen de contexto. A ninguno le cabía ya más chianti. El fue el único honesto, dijo «ya me voy a dormir». Este es mi chance, pensé, mi centímetro cúbico de suerte, y lo vi meterse al baño a hacer los ritos del cepillo de dientes. Me quité la ropa y me acosté sin nada en el camón que ambos compartíamos, yo desde mi deseo y él desde su abstinencia.
    • 1994 Prensa El Mundo, 29/12/1994 [1995] Esp (CDH )
      null null Detenido un conductor suicida que circulaba en estado ebrio por la N-V

      Detenido un conductor suicida que circulaba en estado ebrio por la N-V

      OLGA HERAS

      CORRESPONSAL

      GETAFE.– Un conductor suicida de cincuenta y siete años, J.A.D.M, fue detenido ayer por la Policía Municipalde Getafe mientras circulaba totalmente ebrio en sentido contrario por la N-V (carretera de Extremadura).

    • 1995 Prensa La Vanguardia, 30/05/1995 [1995] Esp (CDH )
      Una mujer en estado ebrio mató a su marido al clavarle un cuchillo en el corazón, una semana después de casarse. Claudine Libeau, de 33 años, desempleada en busca de trabajo, tras una disputa con su marido Alain, en su domicilio de Trignac (oeste de Francia), tomó un cuchillo de cocina y se lo clavó en el pecho provocándole la muerte.
    • 2006 Anónimo "Prisión a un conductor ebrio" [05-11-2006] Esp (CORPES)
      BARCELONA. Una juez de Vilanova i la Geltrú decretó ayer prisión sin fianza para un conductor detenido el lunes tras atropellar mortalmente a una persona y huir del lugar en estado ebrio, porque entiende que así garantiza la seguridad y "protege" al resto de usuarios de la vía.
    • 2008 Anónimo "Hombre intenta asfixiar a su mujer" [04-07-2008] Esp (CORPES)
      Fuentes del departamento vasco de Interior han informado de que los hechos se produjeron a primera hora de la mañana de este domingo, cuando, según el relato de la víctima, el hombre regresó al domicilio familiar en estado ebrio y se desató una discusión entre ambos.
    • 2012 Sombra Macarrón, V. Aquiescencia Esp (CORPES)
      Y estaba borracho, o lo estaría pronto, lo decía ese vaso de güisqui frente a él, continuamente renovado. No habría sino esa continuidad en que ninguna copa se destacaría hasta pasar al estado ebrio. Quizá la misma aquiescencia entre él y la sucesión de vasos debía extenderse a la explicación de su relación con Dino.
ni ebrio ni dormido
  1. loc. adv. Ar De ninguna manera.
    docs. (1811-2023) 11 ejemplos:
    • 1811 Anónimo "Principios liberales" [30-03-1811] El Español (Londres) Esp (HD)
      Habiendo echado un brindis D. Atanasio Duarte, con que ofendio la providad del Presidente, y atacó los derechos de la patria, debía perecer en un cadalso; por el estado de embriaguez en que se hallaba, se le perdona la vida; pero se destierra perpetuamente de esta ciudad; porque un habitante de Buenos-Ayres ni ébrio ni dormido debe tener impresiones contra la libertad de su pais.
    • 2023 López, C. Frases y palabras de lenguaje cotidiano - Ar (BD)
      Ni ebrio ni dormido: esta expresión fue acuñada por Mariano Moreno (1778-1811), secretario de Guerra y Gobierno de la Primera Junta, pocos meses después de ocurrida la Revolución de Mayo, más precisamente el 5 de diciembre de 1810, en el Regimiento de Patricios, durante una fiesta en la que se celebraba el triunfo en la Batalla de Suipacha.
    • 1811 Anónimo "Principios liberales" [30-03-1811] El Español (Londres) Esp (HD)
      Habiendo echado un brindis D. Atanasio Duarte, con que ofendio la providad del Presidente, y atacó los derechos de la patria, debía perecer en un cadalso; por el estado de embriaguez en que se hallaba, se le perdona la vida; pero se destierra perpetuamente de esta ciudad; porque un habitante de Buenos-Ayres ni ébrio ni dormido debe tener impresiones contra la libertad de su pais.
    • 1931 Arce, J. "Memoria del Dr. Cantón" [23-07-1931] La Semana Médica (Buenos Aires) Ar (HD)
      El Dr. Navarro concluye afirmando queme será difícil demostrar que he sido verdadero amigo de la Academia de Medicina. Tranquilícese el Dr. Navarro. Sé que ese es el único camino que conduce a Roma; pero no tengo interés en recorrerlo. Ni ebrio, ni dormido, ensayaré la demostración.
    • 1935 Peralta, C. "Zona neutral" [20-07-1935] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      -¿El qué?...¡Ni ebrio ni dormido! A mí me han traído engañado. ¡Levantar la mano!...Lo que yo acepté fué intervenir en el Congreso de Tucumán y no en un mitin fascista.
    • 1954 Asturias, M. Á. Papa Verde [1982] Guatemala (CDH )
      Zum... zum... zum...baban las moscas y Vidal Mota se oyó hablando de aquello que él no había hablado nunca ni ebrio ni dormido. Su casa frente al «Llano del Cuadro». Los muchachos jugaban al baseball. Sus voces. El gusto con que se quedaba los domingos en la cama oyéndoles gritar, las manos atenazadas entre las piernas, los ojos entrecerrados, respirando con las narices y la boca. Pero ahora ya no le bastaba oírlos.
    • 1979 Arenas Luque, F. V. Buenos Aires [1979] 164 Argentina (CDH )
      "Habiendo echado un brindis Atanasio Duarte, con que ofendía la probidad del Presidente, y atacó los derechos de la patria, debía perecer en un cadalso; por el estado de embriaguez en que se hallaba se le perdonó la vida; pero se destierra perpetuamente de esta ciudad, porque un habitante de Buenos Aires ni ebrio ni dormido debe tener impresiones contra la libertad de su patria".
    • 1982 Kociancich, V. Octava maravilla [1982] Argentina (CDH )

      Nunca escribo, fanfarronería que exige un pasado de artista cachorro y yo no había emitido ni un ladrido vocacional. Tampoco escribío he escrito,porque producen en la gente la alarma de la campanilla que agitaba el leproso en la Edad Media: hasta el más lerdo intuye que precede a la lectura del manuscrito fresco. Ni ebrio ni dormido anunciar escribiré,que induce al descreimiento inmediato.

    • 2001 Anónimo "Reiterados elogios" Ur (CORPES)
      Luego de elogiar a las conducciones económicas que Uruguay tuvo desde su retorno a la democracia, en 1985, López Murphy anunció en ese momento que el nuevo gobierno argentino (De la Rúa asumiría la Presidencia el 10 de diciembre siguiente) introduciría un fuerte ajuste fiscal y que "ni ebrios, ni dormidos" piensan en cambiar la política de convertibilidad.
    • 2012 Anónimo "Nadie piensa en guerra" [14-02-2012] Infobae.com Ar (HD)
      Cisneros advirtió que la escalada diplomática entre la Argentina y Gran Bretaña por la soberanía de las Islas Malvinas "ya la vimos" años atrás, pero aclaró que "nadie, ningún argentino, ni ebrio ni dormido piensa en hacer una guerra otra vez".
    • 2023 López, C. Frases y palabras de lenguaje cotidiano - Ar (BD)
      Ni ebrio ni dormido: esta expresión fue acuñada por Mariano Moreno (1778-1811), secretario de Guerra y Gobierno de la Primera Junta, pocos meses después de ocurrida la Revolución de Mayo, más precisamente el 5 de diciembre de 1810, en el Regimiento de Patricios, durante una fiesta en la que se celebraba el triunfo en la Batalla de Suipacha.
    • 1811 Anónimo "Principios liberales" [30-03-1811] El Español (Londres) Esp (HD)
      Habiendo echado un brindis D. Atanasio Duarte, con que ofendio la providad del Presidente, y atacó los derechos de la patria, debía perecer en un cadalso; por el estado de embriaguez en que se hallaba, se le perdona la vida; pero se destierra perpetuamente de esta ciudad; porque un habitante de Buenos-Ayres ni ébrio ni dormido debe tener impresiones contra la libertad de su pais.
    • 1931 Arce, J. "Memoria del Dr. Cantón" [23-07-1931] La Semana Médica (Buenos Aires) Ar (HD)
      El Dr. Navarro concluye afirmando queme será difícil demostrar que he sido verdadero amigo de la Academia de Medicina. Tranquilícese el Dr. Navarro. Sé que ese es el único camino que conduce a Roma; pero no tengo interés en recorrerlo. Ni ebrio, ni dormido, ensayaré la demostración.
    • 1935 Peralta, C. "Zona neutral" [20-07-1935] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      -¿El qué?...¡Ni ebrio ni dormido! A mí me han traído engañado. ¡Levantar la mano!...Lo que yo acepté fué intervenir en el Congreso de Tucumán y no en un mitin fascista.
    • 1954 Asturias, M. Á. Papa Verde [1982] Guatemala (CDH )
      Zum... zum... zum...baban las moscas y Vidal Mota se oyó hablando de aquello que él no había hablado nunca ni ebrio ni dormido. Su casa frente al «Llano del Cuadro». Los muchachos jugaban al baseball. Sus voces. El gusto con que se quedaba los domingos en la cama oyéndoles gritar, las manos atenazadas entre las piernas, los ojos entrecerrados, respirando con las narices y la boca. Pero ahora ya no le bastaba oírlos.
    • 1979 Arenas Luque, F. V. Buenos Aires [1979] 164 Argentina (CDH )
      "Habiendo echado un brindis Atanasio Duarte, con que ofendía la probidad del Presidente, y atacó los derechos de la patria, debía perecer en un cadalso; por el estado de embriaguez en que se hallaba se le perdonó la vida; pero se destierra perpetuamente de esta ciudad, porque un habitante de Buenos Aires ni ebrio ni dormido debe tener impresiones contra la libertad de su patria".
    • 1982 Kociancich, V. Octava maravilla [1982] Argentina (CDH )

      Nunca escribo, fanfarronería que exige un pasado de artista cachorro y yo no había emitido ni un ladrido vocacional. Tampoco escribío he escrito,porque producen en la gente la alarma de la campanilla que agitaba el leproso en la Edad Media: hasta el más lerdo intuye que precede a la lectura del manuscrito fresco. Ni ebrio ni dormido anunciar escribiré,que induce al descreimiento inmediato.

    • 1993 Haensch, G. / Werner, R. (dirs.) NDiccArgentinismos Ar (NTLLE)
      ni ebrio, -a coloq ni dormido, -a. Se usa para indicar que uno no está dispuesto a hacer o a admitir algo determinado bajo ninguna condición [...].
    • 2001 Anónimo "Reiterados elogios" Ur (CORPES)
      Luego de elogiar a las conducciones económicas que Uruguay tuvo desde su retorno a la democracia, en 1985, López Murphy anunció en ese momento que el nuevo gobierno argentino (De la Rúa asumiría la Presidencia el 10 de diciembre siguiente) introduciría un fuerte ajuste fiscal y que "ni ebrios, ni dormidos" piensan en cambiar la política de convertibilidad.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      ni ebrio ni dormido. loc adv. Ar. Nunca. pop.
    • 2012 Anónimo "Nadie piensa en guerra" [14-02-2012] Infobae.com Ar (HD)
      Cisneros advirtió que la escalada diplomática entre la Argentina y Gran Bretaña por la soberanía de las Islas Malvinas "ya la vimos" años atrás, pero aclaró que "nadie, ningún argentino, ni ebrio ni dormido piensa en hacer una guerra otra vez".
    • 2023 López, C. Frases y palabras de lenguaje cotidiano - Ar (BD)
      Ni ebrio ni dormido: esta expresión fue acuñada por Mariano Moreno (1778-1811), secretario de Guerra y Gobierno de la Primera Junta, pocos meses después de ocurrida la Revolución de Mayo, más precisamente el 5 de diciembre de 1810, en el Regimiento de Patricios, durante una fiesta en la que se celebraba el triunfo en la Batalla de Suipacha.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas