10.ª Entrega (marzo de 2021)
Versión del 31/03/2021
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
tisis s., adj. (1259-)
tisis, phtisis, pthisis, ptises, ptisi, ptisis, thises, thisis, tysi, tysis
Etim. Voz tomada del latín phthisis 'consunción' y esta, a su vez, del griego phthísis 'extinción, decadencia', procedente de phthíein 'descomponerse' (véase DECH, s. v. tísico).

Se documenta por primera vez, en la acepción 'enfermedad caracterizada por consunción gradual y lenta, fiebre alta y ulceración en algún órgano', en el Libro de las Cruzes, una obra científica sobre astrología judiciaria gestada en 1259 en el scriptorium regio de Alfonso X el Sabio, con la variante tysi. Pese a su pronta aparición, a mediados del siglo XIII, su uso no será frecuente hasta bien entrado el siglo XVIII, dado que, durante la Edad Media y la Edad Moderna, compite con su sinónimo tísica. En las obras lexicográficas, se consigna por primera vez con este significado en 1732, en el Diccionario de Autoridades. Como sinónimo de tuberculosis ('enfermedad infectocontagiosa de los humanos y de otras especies animales y, en particular, la causada por bacterias del complejo Mycobacterium tuberculosis, caracterizada por la formación de lesiones o tubérculos en los pulmones o en otros órganos'), se atestigua ya en una noticia de 1773, contenida en el Mercurio Histórico y Político (Madrid). Aunque el descubrimiento de la bacteria causante de la tuberculosis no tiene lugar hasta 1882, todas aquellas autoridades de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX en las que se atribuye a la tisis la característica de 'infecciosa' o 'contagiosa' se han adscrito a la acepción sinónima de tuberculosis. No obstante, los testimonios de estas centurias manifiestan una línea bastante difusa entre las dos acepciones, debida probablemente a la aplicación del término tisis para referirse a cualquier estado de consunción con independencia de la causa y por ser la consunción uno de los síntomas de la tuberculosis. En este sentido, B. Gutiérrez Rodilla (comunicación personal) indica que cabe recordar que en el siglo XVII comienzan a efectuarse autopsias que permiten descubrir la presencia de tubérculos en los pulmones, si bien durante el siglo XVIII y parte del XIX coexisten diversas explicaciones sobre el origen de esta enfermedad (y, en general, sobre las enfermedades infecciosas) y se vive un intenso debate entre los partidarios de la teoría miasmática (que propugna que estas dolencias provienen de un foco de emanación miasmática y se transmiten por el aire) y de la contagionista (que defiende la existencia de agentes infecciosos, causantes de la enfermedad, así como de mecanismos de transmisión más amplios, desde el aire a los propios enfermos, pasando por determinados objetos). En el siglo XIX resultarán esenciales las aportaciones de Laënnec, que, con su estetoscopio, mostró la relación de las lesiones pulmonares de pacientes muertos con los síntomas respiratorios de los vivos y, finalmente, el hallazgo de Koch del agente causal de la tuberculosis.

Con diferentes modificadores y complementos, se emplea la voz para indicar el órgano en el que se desarrolla la afección tuberculosa o alguna característica particular de la enfermedad (formación de úlceras, escrófulas, etc.), excepto con el modificador bovina, que alude a un tipo de tuberculosis causado por la bacteria Mycobacterium bovis. Aunque su empleo se prolonga con una cierta vigencia hasta la actualidad, está en un claro retroceso con respecto a su sinónimo tuberculosis. Se registra por primera vez con este significado en 1847, en el Diccionario nacional de Domínguez y, después, en el Diccionario de la lengua castellana de la Real Academia Española de 1884. Además, según el Diccionario de barbarismos y provincialismos de Costa Rica de Gagini, en Costa Rica, aunque también en otros países de Centroamérica, como México, la voz tisis como sinónimo de tuberculosis se emplea en masculino: el tisis. Con la acepción 'trastorno de la conducta alimentaria caracterizado por la pérdida de peso, fatiga, cefaleas, taquicardia y color amarillento de la piel' y con los modificadores histérica y nerviosa, se documenta ya en 1776, en Avisos médicos, populares, y domésticos. Historia de todos los contagios de A. Pérez de Escobar. La tendencia a aplicar la voz tisis para designar cualquier estado de consunción explica el origen de este significado. En 1829, en la Traducción del Manual de albéitar ó compendio de veterinaria de J. White por N. Casas, se atestigua el primer testimonio de la acepción 'enfermedad contagiosa del ganado equino, transmisible al ser humano, caracterizada por la inflamación y ulceración de la pituitaria', acepción registrada con los modificadores nasalpituitaria y el complemento de la pituitaria. Todas las autoridades localizadas pertenecen al ámbito de la veterinaria. Con el valor 'que tiene tisis' se documenta por primera vez en 1893, en el Diccionario de barbarismos y provincialismos de Costa Rica de Gagini. Excepto un testimonio de 1922, el resto de las autoridades son lexicográficas. 

En algunos repertorios lexicográficos se consigna la acepción 'En Venezuela, nombre vulgar de una planta tintórea, especie de roldón', adscrita geográficamente a Venezuela. Se atestigua por primera vez en 1929, en el Glosario de voces indígenas de Venezuela de Alvarado.

Por otro lado, la palabra tisis también se integra en unidades pluriverbales para designar, sobre todo, enfermedades profesionales. La primera documentación de tisis negra como 'enfermedad crónica del aparato respiratorio causada por la inhalación prolongada de polvo de carbón' se atestigua en 1848, en un artículo de la Gaceta Médica (Madrid). También en textos de especialidad médica se registra tisis antracósica, sinónimo de tisis negra, cuyo primer testimonio se localiza en 1896, en el Manual de anatomía patológica general de S. Ramón y Cajal. En 1851, en el segundo tomo del Tratado elemental de patología médica de J. Drumen se registra tisis del corazón con la acepción 'atrofia cardíaca'.

En algunas obras lexicográficas, se registra la unidad pluriverbal tisis de los marmolistas con la acepción 'enfermedad pulmonar (neumoconiosis) causada por inhalación prolongada de polvo de cal; también llamada tisis de los marmolistas'. Su primera documentación se recoge en el Diccionario de uso del español (1966-1967) de Moliner.

  1. ac. etim.
    s. f. Enfermedad caracterizada por consunción gradual y lenta, fiebre alta y ulceración en algún órgano.
    Sinónimos: tísica; tisiquez
    docs. (1259-2008) 33 ejemplos:
    • 1259 Alfonso X LCruces [2003] fol. 195v Esp (CDH )
      Et en todos los logares. & en todas las uillas. & danna se toda uegetable. los que pie. & madero. & los que non lo an. Et accaece en los homnes epidiMia. & mortandat. & emfermedades de tos. & de cadarro. & tysi. & toda malautia de calor. & lo quel semeia.
    • 2008 Mingote, A./ Sánchez Ron, J. M. ¡Viva Ciencia! Esp (CORPES)
      Y aquí es obligado referirse también al médico alemán Robert Koch (1843-1910), junto con Pasteur fundador de la bacteriología y de la teoría del origen microbiano de los procesos infecto-contagiosos, quien tras desarrollar métodos sencillos para crecer y examinar cultivos bacterianos descubrió el bacilo de la tuberculosis (enfermedad denominada entonces «tisis» o «consunción»), responsable en aquella época de la muerte en el mundo de millones de personas cada año.
    • 1259 Alfonso X LCruces [2003] fol. 195v Esp (CDH )
      Et en todos los logares. & en todas las uillas. & danna se toda uegetable. los que pie. & madero. & los que non lo an. Et accaece en los homnes epidiMia. & mortandat. & emfermedades de tos. & de cadarro. & tysi. & toda malautia de calor. & lo quel semeia.
    • 1254-1260 Anónimo Judizios estrellas [2003] fol. 55v Esp (CDH )
      La retrogradacion de las planetas significa la enfermedat que es dicha ptisis.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] Esp (CDH )
      El quarto, que si la materia va al pulmón, es de temer de ptisi o de periplemonía, e ansí de los otros.
    • 1498 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BN Inc 196) [1997] fol. 122r Esp (CDH )
      los cirurgianos / acostumbraron ser llamados por / tanto sera dicho alguna cosa dellos: mas / que cosa sea engrossamiento & delgazamiento / manifiesto es asaz del Galieno. en el .xiiij. / de la therapentica. porque quando en tanta carnosidad / o gordura es augmentado el cuerpo. / porque dende en adelante no pueda andar / sin tristeza. ni tocar el miembro postrero. nin / calçarse por el tumor del vientre. mas ni respirar / en presto: o sin fuerça se dize grueso / assi como quando se regala es adelgazado: / asi como en la atrophia. & ptisi es dicho desecado. /
    • 1542 Lobera Ávila, L. Remedio cuerpos humanos Esp (BD)
      Este electuario es vsual en la declination de las fiebres agudas y otras enfermedades largas, conforta los miembros interiores, vale en la ptisis, ictericia y cardiaca.
    • 1600 Escobar, M. Trat bubones [2000] Esp (CDH )
      Ni tampoco vale en buen lógica, es contagiosa, luego pestilencial, porque aunque el ser contagiosa la calentura es de essencia de la fiebre pestilencial, como dicho es, ay muchas calenturas contagiosas que no son pestilenciales, porque nadie ha dicho que la fiebre hética, la pthisis, son pestilencia, ni tampoco la optalmia, elephantiasis, tiña y otras muchas enfermedades, que realmente son contagiosas, de quien haze mención Avicena Avicena. Libro, fen. 2, d., capítulo 8.
    • 1710 Montenegro, P. Materia médica [1942-1944] Ar (CDH )
      Riveiro verbo tisis: Laguna verbo Guayacán, dicen curó á 17 que con esas peradatos echaban los pulmones por la boca hechos pus, ó materia: y viendo yo las partes del palo santo del Guaicurú, y juzgado éra mejor que el Guayacán usé de él y no me engañé, porque con mayor eficacia, y en menos tiempo, y con mayor firmeza la cicatriza [...].
    • 1711 Esteyneffer, J. Florilegio medicinal [1712] Mx (BD)
      La tysi, que llaman en Griego phtysis, es una consumpcion de todo el cuerpo, con calentura como habitual, la qual se ha seguido de la llaga, ò ulcera del pulmón, ù de los livianos.
    • 1728 Suárez Ribera, F. Remedios de deplorados [1732] Esp (BD)
      […] y aunque algunos juzgan, que el que padece empiema en el pulmón ya es pthisico in actu, debo dezir, que se engañan, porque aunque assi el empiema como la pthisis, consisten en vlcera, discrepan en que en la pthisis pulmonaria estan los pulmones vlcerados, y en el empiema se halla el pus contenido en las membranas, y assi una vez roto, si con toda brevedad no se purga, mundifica, y absorve la acritud acido salina, muy en breve se sigue dicha pthisis, por razon de la corta mediacion que ay entre el pus y la substancia de los pulmones.
    • a1759 Casal, G. HNatural Asturias [1762] Esp (BD)
      Son indisposiciones proprias de este País, la farna, lepra, scorbuto, destilaciones, erisipelas, llagas de piernas, fistulas, concarie en los huessos, calculos de los riñones y vejiga, lombrices, hipocondrìas, melancolìas, manìas, fluxos, hemorrhoidales, que llaman sangre de espaldas, pasiones histericas, tumores del glandulas, abcessos improprios y en los Concejos de Aller, Lena y Quiros, innumerables bocios ò bronchocilas, cachexias, hidropesìas, alferecìas, reumatismos, thises, el mal de rosa, y la hidropesìa tuberculosa de pecho, cuyas Historias escribì en idioma latino.
    • 1755-1779 Caulín, A. HNueva Andalucía I [1966] Ve (CDH )
      Es tambien excelente remedio para la caqueccia de los humores, como en el escorbuto, y hidropesía; para limpiar afirmar, y sanar los riñones, uretes, y vegiga de los materiales crasos, viscidos, y arenosos, que los relaxan, obstruyen, y ulceran; para limpiar los pulmones de las muscosidades, como en el empiema, asma, y thisis.
    • 1796 Lavedán, A. Trad Venéreas, Fritze Esp (BD)
      Pero el sublimado no solo es insuficiente para destruir el veneno venereo, mas aun produce graves accidentes, y muchas veces arruina ocultamente la salud de aquellos que lo usan, y con la continuación los precipita a una tisis incurable.
    • 1822 RAE DRAE 6.ª ed. (NTLLE)
      TISIS. s. f. Enfermedad causada por tener alguna llaga en los pulmones ó livianos, y ocasiona al paciente tos, acompañada de calentura lenta que le va atenuando y consumiendo poco a poco.
    • 1855 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, II (NTLLE)
      Tisis. s. f. Med.: lesión del pulmón que tiende a producir úlceras y una desorganización progresiva de dicha víscera.
    • 1895 Aragó, B. Tratado palomas [1895] Esp (CDH )
      tisis ó consunción

      Es afección que origina una gran demacración y debilidad, y es propia de las palomas privadas de libertad. Los individuos atacados de esta enfermedad acaban por enflaquecer en tales términos, que á su. muerte no tiene materia la putrefacción en que desarrollarse..

    • 2001 Benítez Rojo, A. Mujer en traje de batalla Cu (CORPES)
      En cuanto la escuché respirar hondo y toser, supe que era víctima de la consunción o tisis, el nuevo nombre de aquel lento pero inexorable padecimiento.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      tisis. [...] f. Med. Enfermedad en que hay consunción gradual y lenta, fiebre héctica y ulceración en algún órgano.
    • 2008 Mingote, A./ Sánchez Ron, J. M. ¡Viva Ciencia! Esp (CORPES)
      Y aquí es obligado referirse también al médico alemán Robert Koch (1843-1910), junto con Pasteur fundador de la bacteriología y de la teoría del origen microbiano de los procesos infecto-contagiosos, quien tras desarrollar métodos sencillos para crecer y examinar cultivos bacterianos descubrió el bacilo de la tuberculosis (enfermedad denominada entonces «tisis» o «consunción»), responsable en aquella época de la muerte en el mundo de millones de personas cada año.
    • 1259 Alfonso X LCruces [2003] fol. 195v Esp (CDH )
      Et en todos los logares. & en todas las uillas. & danna se toda uegetable. los que pie. & madero. & los que non lo an. Et accaece en los homnes epidiMia. & mortandat. & emfermedades de tos. & de cadarro. & tysi. & toda malautia de calor. & lo quel semeia.
    • 1254-1260 Anónimo Judizios estrellas [2003] fol. 55v Esp (CDH )
      La retrogradacion de las planetas significa la enfermedat que es dicha ptisis.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] Esp (CDH )
      El quarto, que si la materia va al pulmón, es de temer de ptisi o de periplemonía, e ansí de los otros.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] Esp (CDH )
      Lo quarto, devedes de considerar que en la ptisi ay tres maneras de enfermedad: consímile e official e común.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] Esp (CDH )
      Mas en la ptisi se podrece la parte de la substancia del pulmón en su llaga e no tiene salida sino con tosse, e así se engrandece la llaga, e así es movimiento circular, ni el pulmón no siente quanto es de su natura, mas por razón del panículo e de sus canales, e así el sentimiento es flaco.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] Esp (CDH )
      Pero alimpiado el venino escapan, que es vergonçoso al físico, pues considera las señales que son dichas capítulo de ptisi.
    • 1498 Anónimo Trad Cirugía Cauliaco (BN Inc 196) [1997] fol. 122r Esp (CDH )
      los cirurgianos / acostumbraron ser llamados por / tanto sera dicho alguna cosa dellos: mas / que cosa sea engrossamiento & delgazamiento / manifiesto es asaz del Galieno. en el .xiiij. / de la therapentica. porque quando en tanta carnosidad / o gordura es augmentado el cuerpo. / porque dende en adelante no pueda andar / sin tristeza. ni tocar el miembro postrero. nin / calçarse por el tumor del vientre. mas ni respirar / en presto: o sin fuerça se dize grueso / assi como quando se regala es adelgazado: / asi como en la atrophia. & ptisi es dicho desecado. /
    • 1542 Lobera Ávila, L. Remedio cuerpos humanos Esp (BD)
      Este electuario es vsual en la declination de las fiebres agudas y otras enfermedades largas, conforta los miembros interiores, vale en la ptisis, ictericia y cardiaca.
    • 1600 Escobar, M. Trat bubones [2000] Esp (CDH )
      Ni tampoco vale en buen lógica, es contagiosa, luego pestilencial, porque aunque el ser contagiosa la calentura es de essencia de la fiebre pestilencial, como dicho es, ay muchas calenturas contagiosas que no son pestilenciales, porque nadie ha dicho que la fiebre hética, la pthisis, son pestilencia, ni tampoco la optalmia, elephantiasis, tiña y otras muchas enfermedades, que realmente son contagiosas, de quien haze mención Avicena Avicena. Libro, fen. 2, d., capítulo 8.
    • 1710 Montenegro, P. Materia médica [1942-1944] Ar (CDH )
      Riveiro verbo tisis: Laguna verbo Guayacán, dicen curó á 17 que con esas peradatos echaban los pulmones por la boca hechos pus, ó materia: y viendo yo las partes del palo santo del Guaicurú, y juzgado éra mejor que el Guayacán usé de él y no me engañé, porque con mayor eficacia, y en menos tiempo, y con mayor firmeza la cicatriza [...].
    • 1711 Esteyneffer, J. Florilegio medicinal [1712] Mx (BD)
      Originase comunmente la tysi del humor acre, y mordàz, que cae en el pulmòn, ò sigue la enfermedad, del dolor del costado, ò del escupir sangre, no bien curado.
    • 1711 Esteyneffer, J. Florilegio medicinal [1712] Mx (BD)
      Quando la tysi no està arraygada ni depende de causa incorregible, se curarà usando con diligencia las medicinas proporcionadas, en lo demás es incurable; bien que se alarga la vida con buena dieta algun tiempo. Las ultimas señales son, quando ahondan las ulceras, entonces con la fuerza de la tos, se echan pedazos de la misma substancia del pulmon, fuera de que se halla la persona como un esqueleton, cubierto del pellejo, yà se le caen los cabellos, yà le sobrevienen cursos de lienteria, ya los sudores los fatigan syntomaticos, las uñas se le tuercen, los labios descoloridos, como acardenalados; y a estas señales, ó a unas dellas sigue la muerte, fin particular commocion del cuerpo.
    • 1711 Esteyneffer, J. Florilegio medicinal [1712] Mx (BD)
      La tysi, que llaman en Griego phtysis, es una consumpcion de todo el cuerpo, con calentura como habitual, la qual se ha seguido de la llaga, ò ulcera del pulmón, ù de los livianos.
    • 1728 Suárez Ribera, F. Remedios de deplorados [1732] Esp (BD)
      […] y aunque algunos juzgan, que el que padece empiema en el pulmón ya es pthisico in actu, debo dezir, que se engañan, porque aunque assi el empiema como la pthisis, consisten en vlcera, discrepan en que en la pthisis pulmonaria estan los pulmones vlcerados, y en el empiema se halla el pus contenido en las membranas, y assi una vez roto, si con toda brevedad no se purga, mundifica, y absorve la acritud acido salina, muy en breve se sigue dicha pthisis, por razon de la corta mediacion que ay entre el pus y la substancia de los pulmones.
    • 1730 Sanz Dios Guadalupe, F. Medicina Práctica Guadalupe Esp (BD)
      Phtisis es una contabescencia, consumpcion de todo el cuerpo, con Fiebre lenta, originada de ulcera ò mala conformación del pulmón.
    • 1737 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      Ptisis. s. f. Lo mismo que ptísica [|Enfermedad causada por tener alguna llaga en los pulmones ó livianos, originada de humor acre y corrosivo, que ha caído a ellos y causa al paciente tos acompañada de calentura lenta, que le va atenuando y consumiendo poco á poco].
    • 1750 Villalón, G. Nuevo thesoro medicina aforismos Esp (BD)
      Una destilacion salada, que cae de la cabeza, puede causar la tisis: confirma esto Galeno y la experiencia: si la sangre quedó detenida entre el pecho y el pulmón causará tisis: si no se procura con presteza acudir a los remedios para extraerla fuera, se podrece, y adquiere una mala qualidad corrosiva, y corroyendo el pulmon hace ulcera.
    • a1759 Casal, G. HNatural Asturias [1762] Esp (BD)
      De quantos achaques familiares se padecen en Asturias, no me parece, que hay otro tan universal, y frequente, como las destilaciones manifiestas à los ojos, narizes, boca, fauces, laringe y pulmones: y por tanto son innumerables los catharros, romadizos, ronqueras, ptises, y males de ojos, que aquí se experimentan.
    • a1759 Casal, G. HNatural Asturias [1762] Esp (BD)
      Son indisposiciones proprias de este País, la farna, lepra, scorbuto, destilaciones, erisipelas, llagas de piernas, fistulas, concarie en los huessos, calculos de los riñones y vejiga, lombrices, hipocondrìas, melancolìas, manìas, fluxos, hemorrhoidales, que llaman sangre de espaldas, pasiones histericas, tumores del glandulas, abcessos improprios y en los Concejos de Aller, Lena y Quiros, innumerables bocios ò bronchocilas, cachexias, hidropesìas, alferecìas, reumatismos, thises, el mal de rosa, y la hidropesìa tuberculosa de pecho, cuyas Historias escribì en idioma latino.
    • 1761 Cruz, R. La avaricia castigada [1915] 28 Esp (CDH )
      Amigo 1.º . ¿Tienes flato, / mal de madre, gota ó tisis, / que son males desahuciados / y pocas veces se curan?
    • 1755-1779 Caulín, A. HNueva Andalucía I [1966] Ve (CDH )
      Es tambien excelente remedio para la caqueccia de los humores, como en el escorbuto, y hidropesía; para limpiar afirmar, y sanar los riñones, uretes, y vegiga de los materiales crasos, viscidos, y arenosos, que los relaxan, obstruyen, y ulceran; para limpiar los pulmones de las muscosidades, como en el empiema, asma, y thisis.
    • 1780 Clavijero, F. J. HAntigua México [1991] Mx (CDH )
      Las enfermedades más comunes en las tierras cálidas son las fiebres intermitentes, el pasmo y la tisis, y en Veracruz de pocos años a esta parte, el vómito.
    • 1780 RAE DRAE 1.ª ed. (NTLLE)
      Tisis. s. f. Lo mismo que tísica [|Enfermedad causada por tener alguna llaga en los pulmones, ó livianos, originada de humor acre y corrosivo, que ha caído á ellos, y causa al paciente tos, acompañada de calentura lenta, que le va atenuando y consumiendo poco á poco].
    • 1788 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      TISICA, TISIS, término de Medicina, en jeneral se dice de toda consunción de cuerpo, de cualquier causa que provenga [...] pero en particular se toma por la consunción que proviene de una úlcera, ó de otro vicio de pulmón, acompañado de una fiebre lenta, que enflaquece el cuerpo, le extenúa, y consume.
    • 1796 Lavedán, A. Trad Venéreas, Fritze Esp (BD)
      Pero el sublimado no solo es insuficiente para destruir el veneno venereo, mas aun produce graves accidentes, y muchas veces arruina ocultamente la salud de aquellos que lo usan, y con la continuación los precipita a una tisis incurable.
    • 1822 RAE DRAE 6.ª ed. (NTLLE)
      TISIS. s. f. Enfermedad causada por tener alguna llaga en los pulmones ó livianos, y ocasiona al paciente tos, acompañada de calentura lenta que le va atenuando y consumiendo poco a poco.
    • 1852 RAE DRAE 10.ª ed. (NTLLE)
      Tisis. f. Enfermedad causada por tener alguna llaga en los pulmones ó livianos, y ocasiona al paciente tos, acompañada de calentura lenta que le va atenuando y consumiendo poco á poco.
    • 1855 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, II (NTLLE)
      Tisis. s. f. Med.: lesión del pulmón que tiende a producir úlceras y una desorganización progresiva de dicha víscera.
    • 1869 RAE DRAE 11.ª ed. (NTLLE)
      Tisis. f. Consunción, demacración gradual y lenta, originada de varias causas. Dícese especialmente de la pulmonar.
    • 1895 Aragó, B. Tratado palomas [1895] Esp (CDH )
      tisis ó consunción

      Es afección que origina una gran demacración y debilidad, y es propia de las palomas privadas de libertad. Los individuos atacados de esta enfermedad acaban por enflaquecer en tales términos, que á su. muerte no tiene materia la putrefacción en que desarrollarse..

    • 2001 Benítez Rojo, A. Mujer en traje de batalla Cu (CORPES)
      En cuanto la escuché respirar hondo y toser, supe que era víctima de la consunción o tisis, el nuevo nombre de aquel lento pero inexorable padecimiento.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      tisis. [...] f. Med. Enfermedad en que hay consunción gradual y lenta, fiebre héctica y ulceración en algún órgano.
    • 2008 Mingote, A./ Sánchez Ron, J. M. ¡Viva Ciencia! Esp (CORPES)
      Y aquí es obligado referirse también al médico alemán Robert Koch (1843-1910), junto con Pasteur fundador de la bacteriología y de la teoría del origen microbiano de los procesos infecto-contagiosos, quien tras desarrollar métodos sencillos para crecer y examinar cultivos bacterianos descubrió el bacilo de la tuberculosis (enfermedad denominada entonces «tisis» o «consunción»), responsable en aquella época de la muerte en el mundo de millones de personas cada año.
      Acepción en desuso
    1. s. f. Con el modificador dorsal, para referirse a la tisis de origen sifilítico que afecta a la columna vertebral y se caracteriza por la pérdida progresiva de la movilidad y sensibilidad de las extremidades inferiores.
      docs. (1826-1887) 5 ejemplos:
      • 1826 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, XXXV Esp (BD)
        Tisis dorsal [...] espresión empleada por los médicos antiguos después de Hipócrates para designar la consunción que sobreviene por el uso inmoderado de los placeres del amor. Un flujo blenorrágico abundante y prolongado puede producir casi los mismos accidentes, y ser considerado como una de las causas de la tisis o consunción dorsal. [...] la verdadera tisis dorsal es la que se produce por la desorganización de la coluna vertebral, a consecuencia de la caries o de cualquier otra enfermedad.
      • 1848 Castells, J. Trad Diccionario Medicina Nysten, I [1848] Esp (BD)
        Tisis dorsal, tabes dorsalis: caries vertebral, determinada las más veces por el abuso de los goces venéreos y particularmente por la masturbación.
      • 1855 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, II (NTLLE)
        Tisis-dorsal: caries vertebral determinada comúnmente por el abuso de los placeres venéreos y en particular por la masturbación.
      • 1876 Anónimo "Remedio tisis" (Anuncio) 1876 El Globo. Diario ilustrado (Madrid) Esp (HD)
        Tisis pulmonal, tisis laríngea, tisis dorsal y tisis traqueal. Único remedio conocido en ambos mundos. Aceite de Bellotas Concentrado [...] Tisis dorsal: esta caries vertebral, determinada comúnmente por el abuso de los placeres secretos, se cura con el Aceite de Bellotas, con la misma dosis anterior.
      • 1887 Ramón, L. P. Diccionario popular universal lengua española Esp (BD)
        Med. Consunción o Tisis dorsal: Deterioro, debilidad, suma causada por pérdidas excesivas de licor seminal.
  2. 1⟶restricción significado
    s. f. Enfermedad infectocontagiosa de los humanos y de otras especies animales y, en particular, la causada por bacterias del complejo Mycobacterium tuberculosis, caracterizada por la formación de lesiones o tubérculos en los pulmones o en otros órganos.
    docs. (1713-2021) 257 ejemplos:
    • 1773 Anónimo "Noticias Italia" Mercurio Histórico y Político (Madrid) Esp (BD)
      Aquí miramos la tisis como enfermedad contagiosa, que se comunica, no solo por el uso de los vestidos, muebles y utensilios de los que han fallecido de este mal, sino tambien por habitar los quartos en que han vivido, y señaladamente las alcobas en que han muerto.
    • 2021 Ortúzar, Á. "Novelas sugeridas" [04-01-2021] La Tercera (Santiago de Chile) Ch (HD)
      El telón de fondo es un crimen que intentan resolver un abogado enfermo de tisis y un veterano de guerra. Todo ello, mientras el autor va narrando la historia de Europa.
    • 1773 Anónimo "Noticias Italia" Mercurio Histórico y Político (Madrid) Esp (BD)
      Aquí miramos la tisis como enfermedad contagiosa, que se comunica, no solo por el uso de los vestidos, muebles y utensilios de los que han fallecido de este mal, sino tambien por habitar los quartos en que han vivido, y señaladamente las alcobas en que han muerto.
    • 1784 Fdz, R. Trad Tratado Phtisis Jeannet Esp (BD)
      En efecto, yo miro la Phtisis como una de las enfermedades contagiosas, pero que ella tiene algunas circunstancias particulares en el modo de propagarse, y en esto no se desemeja ó se parece a las demás enfermedades contagiosas, pues todas tienen necesidad de tales ó tales circunstancias para transmitirse […] los muebles y vestidos de los Phtísicos, y que son impregnados de su transpiración, sirven de vecículo al virus de la Phtisis como en la peste, las viruelas y las enfermedades pútridas, &c.
    • 1786 Galisteo Xiorro, F. Trad Tratado enfermedades comunes poderosos Tissot Esp (BD)
      Los males de pecho son la opresion, inflamaciones, tuberculos, y thisis, aunque la tos, y la opresion, mas son sintomas que anuncian una enfermedad que enfermedades; las que pueden reducirse a la inflamacion, obstruccion, supuracion: no hablo ahora del pasmo, de la gangrena, del schirro, ni de la adherencia.
    • 1788 Vera Limón, D. "¿Tysis hígado contagiosa?" Memorias Académicas de la Real Sociedad de Medicina y demas Ciencias de Sevilla Esp (BD)
      […] y se entiende famosamente por Tysis, es la causada por daño ulceroso de los pulmones, ya por mas frequente, ya por ser la que exige mas atencion, por mas peligrosa, y por tanto requiere mas precauciones para libertarse de su dominio, en orden así, y à los circunstantes. Esta pues es tenida por los Practicos por Contagiosa, y como tal comprehendida en las Reales Ordenes, que tratan de las Delaciones, que se deben hacer à los Jueces; para que se practiquen las diligencias, que en ellas se previenen, à fin de precaver su contagio en los pueblos.
    • 1793 Mendal Villalva, A. L. Tratados médicos I Esp (BD)
      En el esputo de sangre también dañan los astringentes fuertes; pues, aunque suprimen el fluxo, suelen dexar en las vegiguillas del pulmon algunos grumos de sangre, que corrompiéndose, causan inflamación, y muchas veces la tysis.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )

      De la infusion de dos onzas de las hojas de la Yedra terrestre seca en dos libras de agua comun con quatro libras de azúcar clarificado y puesto en el punto debido, forma este Xarabe la Farmacopéa de España. Créese por algunos muy útil en la tisis y otras enfermedades del pecho.

    • 1813 Anónimo (J. D. R. Y. C.) Traducción Introducción Metódica David Macbride, II Esp (BD)
      La phtisis en general se conoce por la tos pertinaz, mas molesta por la noche, a veces seca, mas frequentemente húmeda, acompañada de ansias de vomitar, opresión de pecho y dificultad de respirar, en especial quando se mueve el cuerpo ò se agita con demasía. La calentura es continua, y se aumenta despues de tomar alimento, con calor fugaz del rostro, rubicundez en las megillas, y lo demas del rostro palido y marchito. El pulso siempre frequente, pero por la noche duro y muy acelerado. Por la madrugada prorrumpe sudor, con el qual remiten los síntomas febriles: finalmente, sobreviene fluxo de vientre, se minoran los esputos y se deponen mucosidades ó pus, todo el cuerpo se extenúa, se hunden los ojos, los pies se hinchan, las uñas se encorvan, los cabellos se caen, y viene la muerte sin sentirla el enfermo, el qual hasta el último aliento está en su juicio, y muchas veces en este estado se lisongea con la vana esperanza de vivir.
    • 1850 Ayguals Izco, W. Bruja Madrid [1969] Esp (CDH )
      No sabiendo ya qué hacerse declaró el médico terminantemente a los padres de la enferma que el estado de la salud de su hija empezaba a manifestar síntomas alarmantes, que la calentura lenta que no la abandonaba un solo instante, iría consumiéndola poco a poco hasta generar en tisis, y entonces serían de todo punto inútiles cuantos esfuerzos se hicieran para salvar a la pobre niña.
    • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] Esp (CDH )
      La inflamacion desorganizadora del pulmon, que se llama tísis (hoy tuberculosis), se opone á la lactancia de una manera ostensible, porque ésta acelera, por la sustraccion que causa de las fuerzas de la economía, la terminacion funesta de la enfermedad, y no suministra al niño más que un alimento imperfecto.
    • 1884 Berrueco, J. "Cómo se evita la tuberculosis" El Dictamen Esp (CDH )
      En efecto: hoy se sabe que ordinariamente las destrucciones locales producidas por la tisis no son tan considerables que por sí solas comprometan la vida de los enfermos; la mayoría de los tuberculosos mueren de consunción, y ya se considere ésta como la expresión clínica de una infección de la sangre por los bacillus, como asegura Kempner, haciendo depender de ella las particularidades de la curva febril, los sudores nocturnos característicos, la demacración rápida, la inapetencia y la excitación nerviosa (fundándose en que estos fenómenos no siempre corresponden al estado del pulmón), ó bien se expliquen por la falta de energía del organismo depauperado, para reaccionar sobre las causas que sobre él actúan, es lo cierto que debemos dar un lugar más preferente al estado general que al local, sin que por esto pretendamos quitar al último la importancia que debe tener.
    • 1932 Azuela, M. Luciérnaga [1991] 149 Mx (CDH )
      Llévenselo a mi pueblo, que allí no se da el tisis.
    • 1985 Romero, E. Tragicomedia España [1986] 46 Esp (CDH )
      La posteridad elegiría a tres grandes poetas, cuyos ideales estaban al lado de la República: Federico García Lorca, que murió asesinado en Granada; Miguel Hernández, que murió de tisis, recientemente terminada la guerra, en el hospital de Alicante; y Antonio Machado, que murió en Francia, exiliado, poco después de terminada nuestra guerra.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
      Mi hermano continuaba estando, siendo tuberculoso y se pondría peor, con la tisis extendida a los dos pulmones y casi se muere.
    • 1995 Hernández, Ramón Secreter rey [1995] Esp (CDH )
      Enfermo de tuberculosis, se fue al sepulcro dejándole la inquietante duda de si su hijo, el nuevo Rey, habría heredado también el terrible mal de la tisis.
    • 1997 Quintanilla, M. Á. / Schz Ron, J. M. Ciencia [1997] Esp (CDH )
      Basándose en los diferentes sonidos respiratorios, Laennec fue capaz de diagnosticar una multitud de enfermedades pulmonares, como la bronquitis, la neumonía y, sobre todo, la tuberculosis (entonces conocida como tisis). irónicamente, por cierto, Laennec murió de tuberculosis.
    • 2006 Nieto Ramírez, A. "Tuberculosis peligro mundial" Correo del Caroní (Ciudad Guayana): correodelcaroni.com Ve (CORPES)
      Casi tan antigua como la humanidad, la tuberculosis (TB), antes conocida como "tisis", ha causado estragos en el mundo entero.
    • 2012 Ruiz Mantilla, J. Ahogada llamas Esp (CORPES)
      Mete uno el zapato, lo cala, después nota cómo traspasa a los calcetines y más tarde entumece los dedos y la planta y el tobillo con ese frío insistente, constante, ese frío que no se rinde porque la irremediable caladura lo ha rodeado todo por fuera, pero también por dentro; porque la humedad, esa carcoma del infierno que no hace más que multiplicar la tisis y llenar los hospitales de pobres tuberculosos al amparo de Dios y del maldito bacilo de Koch, la humedad, sí, devora a todo hijo de vecino sin ningún asomo de piedad. Esa lluvia precisamente es la que caía a cántaros el día que Rafael Martín volvió a la ciudad. Era una lluvia que todo lo detenía, que todo lo ralentizaba. Como había ocurrido con su propio regreso.
    • 2021 Ortúzar, Á. "Novelas sugeridas" [04-01-2021] La Tercera (Santiago de Chile) Ch (HD)
      El telón de fondo es un crimen que intentan resolver un abogado enfermo de tisis y un veterano de guerra. Todo ello, mientras el autor va narrando la historia de Europa.
    • 1773 Anónimo "Noticias Italia" Mercurio Histórico y Político (Madrid) Esp (BD)
      Aquí miramos la tisis como enfermedad contagiosa, que se comunica, no solo por el uso de los vestidos, muebles y utensilios de los que han fallecido de este mal, sino tambien por habitar los quartos en que han vivido, y señaladamente las alcobas en que han muerto.
    • 1778 Suárez, M. G. Trad Memorias instructivas, III Esp (BD)
      Se ve que las tysis, aunque diferentes en sus principios, se acercan más por lo regular en su ultimo estado, que es el de una supuración establecida en el pulmon: en esta época vienen à ser poco mas ò menos unos mismos los remedios para todas las especies, y con poca diferencia igualmente inutiles todos. La curación de esta enfermedad requeriría un específico que destruyese la disposición purulenta de la sangre; pero como por desgracia todavía no se le conoce, es primero: hacer vivir al enfermo de vegetales, ò de leche despojada de toda su crema; porque aunque este régimen no disipa la purulencia, con todo eso, como forma una sangre mucho menos susceptible de corrupcion que la carne, retarda de este modo los progresos.
    • 1784 Fdz, R. Trad Tratado Phtisis Jeannet Esp (BD)
      En efecto, yo miro la Phtisis como una de las enfermedades contagiosas, pero que ella tiene algunas circunstancias particulares en el modo de propagarse, y en esto no se desemeja ó se parece a las demás enfermedades contagiosas, pues todas tienen necesidad de tales ó tales circunstancias para transmitirse […] los muebles y vestidos de los Phtísicos, y que son impregnados de su transpiración, sirven de vecículo al virus de la Phtisis como en la peste, las viruelas y las enfermedades pútridas, &c.
    • 1784 Gmz Ortega, C. Continuación Flora española Quer, V Esp (BD)
      Boerhaave en su Historia de Plantas, dice que es vulneraria, y muy buena para la phtisis tomada en forma de Té. El zumo es muy saludable por la qualidad adstringente que posee, quando esta enfermedad se halla complicada con esputo de sangre. Las hojas puestas en infusión con vino, ó con espíritu de vino, tienen la virtud de expeler el cálculo.
    • 1786 Galisteo Xiorro, F. Trad Tratado enfermedades comunes poderosos Tissot Esp (BD)
      Los males de pecho son la opresion, inflamaciones, tuberculos, y thisis, aunque la tos, y la opresion, mas son sintomas que anuncian una enfermedad que enfermedades; las que pueden reducirse a la inflamacion, obstruccion, supuracion: no hablo ahora del pasmo, de la gangrena, del schirro, ni de la adherencia.
    • 1788 Vera Limón, D. "¿Tysis hígado contagiosa?" Memorias Académicas de la Real Sociedad de Medicina y demas Ciencias de Sevilla Esp (BD)
      […] y se entiende famosamente por Tysis, es la causada por daño ulceroso de los pulmones, ya por mas frequente, ya por ser la que exige mas atencion, por mas peligrosa, y por tanto requiere mas precauciones para libertarse de su dominio, en orden así, y à los circunstantes. Esta pues es tenida por los Practicos por Contagiosa, y como tal comprehendida en las Reales Ordenes, que tratan de las Delaciones, que se deben hacer à los Jueces; para que se practiquen las diligencias, que en ellas se previenen, à fin de precaver su contagio en los pueblos.
    • 1793 Mendal Villalva, A. L. Tratados médicos I Esp (BD)
      En el esputo de sangre también dañan los astringentes fuertes; pues, aunque suprimen el fluxo, suelen dexar en las vegiguillas del pulmon algunos grumos de sangre, que corrompiéndose, causan inflamación, y muchas veces la tysis.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )

      De la infusion de dos onzas de las hojas de la Yedra terrestre seca en dos libras de agua comun con quatro libras de azúcar clarificado y puesto en el punto debido, forma este Xarabe la Farmacopéa de España. Créese por algunos muy útil en la tisis y otras enfermedades del pecho.

    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 112 Esp (CDH )
      Desbois de Rochefort impugna tambien la opinion de aquellos que han acusado al Azúcar como capaz de originar enfermedades inflamatorias, pútridas, la tisis y los vicios de los dientes.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 122 Esp (CDH )

      Sin embargo de esto la Farmacopéa de España en todas sus ediciones la concede un distinguido lugar, fundandose sin duda en la autoridad de Lewis, Bergio, Murray, Charteusser, Simon Pauli, Wilis, Morton, Etmulero, Lindano, Seardona, Sauvages. Mead, Senerto, Platnero, Reusnero y otros, cuyas observaciones manifiestan su utilidad y eficacia en la tos grave y rebelde, en la tisis seguida á la hemoptisis, en el empiema y vómica de los pulmones y en el cálculo de los riñones al tiempo que la presentan como un medicamento activo, fortificante y detersivo.

    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
      Este Suero se halla muy recomendado por los mas clásicos Autores, porque tiene una virtud atemperante, antiséptica y abstergente, y porque se ha experimentado muy útil y provechoso en las calenturas pútridas y biliosas, y aun en la misnia tisis, si hemos de dar crédito á Andres Murray.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 204 Esp (CDH )
      Es verdad, que Morton llama á la Quina antídoto herculeo en aquella especie de hemoptisis que nace de una corruptela ácre y viciosa de la sangre y origina la tisis, por quanto esta corteza apaga la calentura, corrige los humores viciosos y corrobora los pulmones.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
      Considéranse como un buen medicamento demulcente y dulcificante de la acrimonía de los humores, y se miran como un útil remedio en la tisis, diarrea, disenteria y otras afecciones, en que pueden ser necesarios los medicamentos, de que se componen, por su virtud anodina, calmante y anti-espasmódica bien acreditada.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
      [...] pero tambien es innegable que Murray, Rosens, Tissot y Quarin los reprueban altamente, y aseguran que con su uso se acelera el círculo de los humores, y que con su estímulo punzan las entrañas, aumentan la calentura y la obstruccion en los contornos de la úlcera, y promueven sudores coliquativos que incrementan la extenuacion; y que Balcarengi, Rega y algunos otros únicamente recomiendan su uso en la tisis, quando los vasos estan relaxados, los nervios no muy sensibles, sin grande calor, extenuacion ni obstruccion.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 238 Esp (CDH )
      No debe, omitirse que Dahlberg refiero haber curado con este método un mictus cruentus, y que muchas veces correspondió á sus deseos en las toses catarrales, como tambien en aquella que acompaña á la tisis.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 268 Esp (CDH )
      Con efecto, en el dia muchos Prácticos celebran la aplicacion exterior de la corteza del Mezereon, siempre que hay indicacion de reveler, y de evacuan por la cutis qualquier humor seroso estancado, y tenazmente adherido en partes sensibles, á las que punza y estimula extraordinariamente, y así apoyándose, en las observaciones de le-Roy y otros, la elogian en varias enfermedades de los ojos, con especialidad en la ophthalmia rebelde y en la epifora, en los fluxos serosos de los oidos, en la tos rebelde y pituitosa, en las opresiones de pecho, en la dificultad de respirar que amenza la tisis.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
      No han faltado Profesores que han alabado mucho el hacer respirar el Oxigenó en la tisis, pero como Chaptal dice sobre este particular todo quanto puede desearse, me ha parecido muy del caso transcribirlo aquí literalmente.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
      Se ha empleado con buen éxito el ayre vital en algunas enfermedades: las observaciones de Caillens demuestran haberle usado felizmente en dos tísicos. Yo he sido testigo de un efecto maravilloso de este ayre en un caso semejante: Mr. de Baumé estaba en el último periodo de una tisis confirmada, suma debilidad, sudor, fluxo de vientre, todo indicaba una muerte proxima: [...].
    • 1810 Lpz Mateos, R. Pensamientos filosofia legislacion Esp (BD)
      Pasan de cientos los enfermos de tysis legítima, en quienes he practicado experimentos al parecer los más arriesgados, para probar lo falso ò lo verdadero de este contagio. En algunos de ellos, en quienes la boca y fauces se veían salpicadas de apthas sumamente fétidas, me acercaba quanto podía é inspiraba el aliento de su expiración, sin que de estas y otras tentativas haya tenido en mi salud quebranto alguno
    • 1811-1813 Alvarado, F. Cartas Filósofo Rancio II [1824] Esp (CDH )
      ¡Quisiera Dios que estas fuesen puras exageraciones mias! Pero son consecuencias tan ciertas é infalibles, como la muerte lo es de la pthisis, como los truenos lo son de la nube cargada de electricidad, y como la sedicion, los latrocinios, la carnicería, las inhumanidades y las atrocidades todas, de la depravacion de unos hombres que han comenzado por revelarse contra Dios.
    • 1813 Anónimo (J. D. R. Y. C.) Traducción Introducción Metódica David Macbride, II Esp (BD)
      La phtisis en general se conoce por la tos pertinaz, mas molesta por la noche, a veces seca, mas frequentemente húmeda, acompañada de ansias de vomitar, opresión de pecho y dificultad de respirar, en especial quando se mueve el cuerpo ò se agita con demasía. La calentura es continua, y se aumenta despues de tomar alimento, con calor fugaz del rostro, rubicundez en las megillas, y lo demas del rostro palido y marchito. El pulso siempre frequente, pero por la noche duro y muy acelerado. Por la madrugada prorrumpe sudor, con el qual remiten los síntomas febriles: finalmente, sobreviene fluxo de vientre, se minoran los esputos y se deponen mucosidades ó pus, todo el cuerpo se extenúa, se hunden los ojos, los pies se hinchan, las uñas se encorvan, los cabellos se caen, y viene la muerte sin sentirla el enfermo, el qual hasta el último aliento está en su juicio, y muchas veces en este estado se lisongea con la vana esperanza de vivir.
    • 1818 Fdz Lizardi, J. J. Noches tristes [2001] Mx (CDH )
      En otras partes tienen la santa devoción de enviar al hospital de San Lázaro la ropa y colchón del que murió de tisis, de gálico o de otra enfermedad maligna y contagiosa, y dicen que les envían aquella pestilencia a los miserables enfermos de caridad.
    • 1831 Bretón Herreros, M. Marcela [1975] Esp (CDH )
      Amadeo . ¡Vaya una cara de tisis / que da gozo!
    • 1831 Bretón Herreros, M. Marcela [1975] Esp (CDH )
      / ¡Oh!, con tisis y sin tisis / ya se verá... Pasos siento.
    • 1831 Bretón Herreros, M. Marcela [1975] Esp (CDH )
      / ¡Oh!, con tisis y sin tisis / ya se verá... Pasos siento.
    • 1832 Peña Valle, V. Tratado carnes [1832] Esp (CDH )
      La experiencia, apoyada en las leyes de la naturaleza, prescribe que, luego que una vaca manifieste su estado de calor por la vulva y salto sobre las otras, al punto se la eche el toro, á fin de que no enferme de tisis ú otro mal, y las crias salgan lozanas; pues de dejar pasar el primer impulso que marca naturaleza, su calor se disminuye, y en este estado el individuo que se engendra sale á luz desmedrado, porque de la completa funcion con que cooperan los dos individuos resulta el mejorarse la especie en tamaño y lozanía, asi como por el contrario degeneran de grandes y robustas en pequeñas y débiles.
    • 1843-1844 Alcalá Galiano, A. Lecciones Derecho Político [1984] 323 Esp (CDH )
      Sin duda, señores, parecería loco, aunque no haría más que imitar a los declamadores y censores a quienes acabo de hacer referencia, el que dijese a un médico hablando de la tisis: "No ves los estragos de esa horrorosa enfermedad y cómo se alargan y encrudecen, y la voz que desgarra el pecho, y la calentura que consume la complexión entera y los letargos, y las fatigas, y la prolija agonía, y por remate la infalible muerte? ¿Médico inhumano, no lo ves? ¿Y si lo ves, por qué no lo remedias?" El buen facultativo respondería: "Bien lo veo y lo lloro, pero el remedio, ¿dónde está?, y no habiéndole, ¿qué crueldad es no ponerle?" [...].
    • 1847 Domínguez, R. J. DiccNacional (2.ª ed.) Esp (BD)
      Tisis. s. f. Pat. Enfermedad ocasionada por el desarrollo de tubérculos en los pulmones, ocasionando tos, hemoptisis y otro síntomas hasta que sobreviene la muerte después de un tiempo más o menos largo en que el enfermo se va consumiendo.
    • 1847-1849 Alcalá Galiano, A. Memorias [1886] I, 119 Esp (CDH )
      Hasta se achacaba á haber bebido un veneno de los que matan lentamente, la enfermedad que la acabó, la cual había sido una tísis muy clara.
    • 1847-1849 Alcalá Galiano, A. Memorias [1886] Esp (CDH )
      Me acuerdo de que en una tertulia á que solía yo concurrir todas las noches, un oficial de artillería, agudo é instruido, llamado D. N. Sallajosa, hácia el 20 ó 21 de Marzo, cabalmente en las horas de más alegría, cuando todos se estaban congratulando por las felicitaciones presentes, dijo: Señores, nos hemos curado del catarro y nos ha quedado la tísis, y que fué tan juiciosa observacion oida como una blasfemia con enojo y vituperio, diciéndose que el desabrido desaprobador del general regocijo respiraba por la herida, porque el caido privado, tan mal quisto entre los españoles, era querido entre los artilleros, á cuyo cuerpo había colmado de distinciones.
    • 1847-1849 Alcalá Galiano, A. Memorias [1886] Esp (CDH )
      Los facultativos que me vieron me creyeron amagado y tal vez atacado de una tisis, y ésta ejecutiva.
    • 1847-1849 Alcalá Galiano, A. Memorias [1886] Esp (CDH )
      (1) Escrito en Gothemburgo (Suecia), en Julio de 1813, durante una enfermedad juzgada tisis por los facultativos.
    • 1850 Ayguals Izco, W. Bruja Madrid [1969] Esp (CDH )
      — Su enfermedad es como la tisis, que aunque no tiene remedio, dilata a veces de una manera increíble los últimos momentos de la vida.
    • 1850 Ayguals Izco, W. Bruja Madrid [1969] Esp (CDH )
      No sabiendo ya qué hacerse declaró el médico terminantemente a los padres de la enferma que el estado de la salud de su hija empezaba a manifestar síntomas alarmantes, que la calentura lenta que no la abandonaba un solo instante, iría consumiéndola poco a poco hasta generar en tisis, y entonces serían de todo punto inútiles cuantos esfuerzos se hicieran para salvar a la pobre niña.
    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] Esp (CDH )
      Además ¿a quién pudiera satisfacer como antiguamente un miserable empleíllo de escala, en que era preciso constituirse en eterno fiscal de la salud de quince o veinte delanteros, espiar la llegada de una benéfica pulmonía para el uno, la de una tisis para el otro, o calcular en fin sobre la futura boda con una hija recién nacida del jefe? Y todo ¿para qué? para llegar al cabo de muchos años a colocarse en el centro de la mesa, en lugar de colocarse a la esquina; para cobrar en los últimos meses de la vida algunos reales más.
    • 1855 Castelar, E. Ernesto [2003] Esp (CDH )
      Una tisis corrosiva, lenta, se apoderó de su pecho.
    • 1855 Castelar, E. Ernesto [2003] Esp (CDH )

      —Aúnhabráesperanza.

      —Nolahay.Latisisnotieneremedio.

      —Ernesto,¡morirtanjoven!

      —Yahecumplidomidestino.

    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      y poco después subía a él aquella noble señora, pero subía pálida, macilenta, con la expresión de esas enfermedades, de esas tisis del alma que hacen mayores estragos, y más pronto, que las más crueles dolencias de los órganos; y a su lado subía su hija, linda como una promesa de amor, y pura y delicada como un jazmín del aire: eran dos mujeres del tipo perfecto de 1820, que podemos hacer llegar, si se quiere, hasta 1830.
    • 1858 Alarcón, P. A. Madrid Santander Viajes por España Esp (CDH )

      Pero la especialidad, la maravilla de este valle es la leche. Que tengas tisis o tengas asma; que Madrid te haya secado la médula de los huesos, o debas al estudio o a la disipación una gran frialdad de estómago... ¡nada te importe! Bebe leche por la mañana, al mediodía y a la noche, recién ordeñada, como la toma el ternero, o trasnochada y cubierta de crema, cocida o cruda, líquida o en requesones o en quesos... ¡Mama a todas horas, te digo, y te nutrirás, te refrescarás, sacudirás todas las ruindades madrileñas, y remudarás tu sangre, tu color, tu vida, todo tu ser!

    • 1858 Auber Noya, V. Ambarina [2002] Cu (CDH )
      Aunque, desde que Ambarina reemplazó a Inés al lado suyo, la enfermedad de languidez que minaba su vida se había curado con el benéfico bálsamo de la tranquilidad moral, la debilidad de sus pulmones lo había conducido gradualmente a una tisis que manifestó sus irremediables estragos cuando reducido a un espantoso estado de consunción le anunció la inercia de su máquina física que iba a pararse, imposibilitada de continuar funcionando a causa de la destrucción completa de sus principales resortes.
    • 1858 Auber Noya, V. Ambarina [2002] Cu (CDH )

      Me separé de Carmela, la abandoné a su miserable destino, y mi rigor contribuyó quizá a su prematura muerte. La infeliz sucumbió a una rápida tisis. ¡Qué Dios haya perdonado su alma pecadora! También yo la perdoné en consideración a que me devolvió pronto mi libertad.

    • 1861 Alarcón, P. A. De Madrid a Nápoles [1861] Esp (CDH )

      Ya en este caso, figuraos las citas misteriosas; los peligros arrostrados; los momentos de terror que amenizarán las entrevistas; la lírica combinación del amor y el miedo; las lágrimas y los remordimientos de la amada; la infinita gratitud y los temerarios proyectos del amante; las sospechas del hermano; la delación del gondolero; el encuentro de dos rivales en una oculta galería; el desafío o el asesinato; la maldición del indignado padre; la cautividad de la liviana hija; el rapto y la fuga; el convento, el suicidio, la tisis o el casamiento de conveniencia, o bien el cambio de guarnición, la ausencia, la infidelidad y el olvido del austriaco [...].

    • 1861 Alarcón, P. A. De Madrid a Nápoles [1861] Esp (CDH )

      La infortunada Dégolano puede ya cantar bien sino el tercer acto de la ópera; aquel en que Violetalucha desesperadamente con la tisis!... —Esto es horrible, bárbaro, inhumano!

    • 1862 Campoamor, R. Disc recepción RAE [1862] Esp (CDH )
      Desde que los ineptos poderosos de la tierra han sustituido á la Filosofía con el filosofismo, ignorando que la razon de las ideas es la razon de las cosas, y que la verdad del entendimiento es la verdad de todo, la mayoría de las inteligencias padece de una tísis intelectual, que ha permitido que se introduzca en la literatura el novelismo moderno, esa que no llamaré gran corrupcion, sino esa gran insustancializacion del género humano [...].
    • 1840-a1862 El Cucalambé Poesías [1974] Cu (CDH )
      / Aborto de los infiernos, / Contagiosa enfermedad, / Incurable cual la tisis / Y funesta por demás.
    • 1862 Tapia Rivera, A. Vida del pintor J. Campeche [2003] PR (CDH )
      Ignoramos con precisión la causa de su muerte, aunque debemos atribuirla a la tisis producida por el olor de las pinturas, por el excesivo trabajo y sobre todo por la predisposición orgánica de su familia.
    • 1869 Cueto, L. A. Bosquejo poesía cast [1952] Esp (CDH )
      cayó enfermo, y muchos temieron, al verle tan decaido y macilento, que una tísis terminase en breve su vida.
    • 1828-1870 Bretón Herreros, M. Poesías [1884] 334 Esp (CDH )
      / Ni ¿qué mucho si el neófito / Lo que más le agrada / Entre el veto de su dómine / Y el exsequátur de Fílis? / Pecará...; yo no lo niego, / Mas si, en efecto, delinque, / Él purgará sus pecados / Y exclamará: parce mihi! / Mirad! Su lustro primero / Á duras penas fué triple, / ¡Y ya aquella flor lozana / Inclina su tallo humilde! / El que ayer dió culto á Vénus / Hoy á Mercurio lo rinde, / Y el pecho que amor henchia / Lenta consume la tísis.
    • 1828-1870 Bretón Herreros, M. Poesías [1884] Esp (CDH )
      El quid está en si son malos ó buenos / Los hombres que manejan el tinglado, / Lo mismo entre califas sarracenos / Que donde dan la ley pueblo ó senado: / Cabe abuso en el más como en el ménos: / Que achacoso es el cuerpo del Estado, / Y hoy la tísis le postra y le maltrata / Y mañana la plétora le mata.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      Creencias de los indios. Son uniteístas y antropomorfistas. Gualicho. Respeto por los muertos. Plata enterrada. ¿Será cierto que la civilización corrompe? Crueldad de Bargas, bandido cordobés. Triste condición de los cautivos entre los indios. Heroicidad de algunas mujeres. Unas con otras. Modos de vender. Eufonía de la lengua araucana. ¿La carne de yegua puede ser un antídoto para la tisis?
    • c1872 Pz Galdós, B. Rosalía [1984] Esp (CDH )
      Regenerarse con el amor de Mariano, tener una conferencia con el padre de éste; separarse de él; volverse tísica y entrar a la muerte, para que luego el idolatrado amante tomara a su lado y ella se pusiera mejor y se fuera curando, curando, hasta quedarse buena y sana, con dinero y sin tisis... ¡Oh! esto era más de lo que podría ambicionar un simple mortal.
    • c1872 Pz Galdós, B. Rosalía [1984] Esp (CDH )
      El Sr. de Gibralfaro no hizo tal cosa y sólo la visitó por cumplimiento, sin mentar para nada amores ni tisis, ni separaciones; que ninguna de estas cosas convenían a D.ª Rosario Pericón de Pavón, viuda del intendente filipino.
    • c1872 Pz Galdós, B. Rosalía [1984] Esp (CDH )
      Al fin, su excelente corazón, limpio de toda malicia, y que se inclinaba siempre a lo bueno, le movió a creer que era cierto lo de la tisis y lo del sacrificio.
    • c1872 Pz Galdós, B. Rosalía [1984] Esp (CDH )
      Charito, como no se acordaba de la tisis, comenzó a toser repentinamente y dijo con voz ahogada:
    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )
      La madre y las hijas se ocupaban en trabajos de aguja; pero antaño, como hogaño, la costura no cunde ni da para fantasías y es amago permanente de tisis y otras dolamas.
    • 1874 Selgas Carrasco, J. Rostro y alma [1888] Esp (CDH )

      No puedo negar la evidencia de ese conjunto feliz de circunstancias que forman mi dicha; mas, convengamos en que en este caso la tisis no ha tenido que hacer ningún prodigio de adivinación: yo no oculto mi felicidad.

    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
      Tambien se presenta como complicacion en las infecciones por causa interna como en los grandes abscesos abiertos, en las tísis, etc., etc.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
      Colocada la fiebre héctica en el cuadro nosológico formando parte de las fiebres esenciales, debemos decir sin embargo con Chomel, que su existencia la creemos muy dudosa, si se la considera en este último sentido, inclinándonos más á creer que es dependiente en la mayoría de los casos, de una lesion trófica, colocando en primer lugar la tísis y algunas supuraciones abundantes.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
      Nada diremos de la tísis, porque es la enfermedad en que la fiebre héctica puede ser estudiada como tipo.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )

      Se ha dicho del arsénico que curaba las intermitentes; que era un antiherpético, que era un específico contra el cáncer; que era un específico contra la tísis. Raro es el profesor que hoy no le emplea en estas cuatro enfermedades: en general al administrarle, dada la division profunda que hay entre las ramas de la ciencia, supone que en cada enfermedad el arsénico obra de un modo específico para esta ó la otra, y a pesar de lo corriente de la doctrina, el arsénico cura las intermitentes, las enfermedades herpéticas, y alivia el cáncer ó los cancroides, y á los tísicos, por una accion opuesta á la específica [...].

    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
      Se ha dicho últimamente que existía un antagonismo muy marcado y notable entre el paludismo y la tísis; pero los últimos datos estadísticos han desmentido esta apreciacion, puesto que á cada paso observamos individuos tuberculosos en puntos donde existen continuamente pantanos, y muchas veces estos provocan el desenvolvimiento de aquella.
    • 1876-1877 Pz Galdós, B. Gloria [2002] II, 293 Esp (CDH )
      ¡Admirable triunfo y conquista preciosa! Será necesaria una superchería; ¿pero qué importa? ¿qué vale esto en comparación del bien que resulta? La salvo de su familia, del convento, del ascetismo que es la tisis del espíritu; le devuelvo la salud del cuerpo, la arranco de este horrible país, la hago mi esposa, la salvo de la idolatría del Nazareno y de ese fetichismo vacío, indigno de la elevación y pureza de su alma... ¡Oh! tengo inmensa fe en el éxito de mi empresa.
    • 1878 Alarcón, P. A. Días Salamanca Viajes Esp Esp (CDH )
      (Y, a propósito de frío, diré que los vientos dominantes en Salamanca son el Norte y el Poniente, y la enfermedad más común la tisis.)
    • 1878 Alarcón, P. A. Días Salamanca Viajes Esp Esp (CDH )
      Un organillo ambulante tocaba la romanza de la tisis de la Traviata...
    • 1881 Madrazo, P. Discurso RAE [1881] Esp (CDH )
      Sé que no hay donosura con indigencia, ni verdadera belleza con tísis, y que la prez de un idioma no está solo en la estricta economía de los vocablos, sino en la flexibilidad gramatical de su contextura, en la abundancia de sus geniales recursos y giros, en la armonía de sus voces, en todo lo que constituye su adecuado ornato.
    • 1881 Madrazo, P. Discurso RAE [1881] 40 Esp (CDH )

      Que no se me arguya con la acendrada fé de los siglos medios, ni con el prodigioso vuelo que alcanza la razon humana en el siglo presente: todos los tiempos nos ofrecen gloriosos timbres deslustrados con grandes ignominias. Tuvo el mundo moral su apoplegía en el fanatismo religioso, y en la incredulidad moderna tiene su tísis. Triste cosa es, en verdad, que el hombre, semejante al péndulo en sus oscilaciones, pase sin descanso de un extremo á otro del espacio que recorre, huyendo del centro y medio á que le llama su natural gravitacion.

    • 1880-1881 Menéndez Pelayo, M. HHeterodoxos [1946-1948] Esp (CDH )
      En Galicia se atribuye a las brujas, allí llamadas meigas chuchonas, la tisis, y a los espíritus malignos (que en la montaña decimos mengues) las enfermedades nerviosas.
    • 1880-1881 Menéndez Pelayo, M. HHeterodoxos [1946-1948] Esp (CDH )
      Suñer se titulaba "enemigo de los reyes, de la tisis y de Dios". Es fama que sus tres adversarios gozan de buena salad, después de sus ataques. Publicó en La Igualdad una serie de artículos sobre los hermanos de Jesucristo, y aparte un folleto titulado Dios, que ya anda raro, y en apoyo del cual divulgó el poeta reusense Bartrina, estudiante a la sazón en Barcelona, otro con el título de ¡Guerra a Dios!
    • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] Esp (CDH )

      Edad llamada del desarrollo ya completo, los individuos corren gran riesgo, teniendo parte en ello la herencia; así hay familias en las que los varones ó las hembras no pasan de una edad determinada. De los veinticinco á los treinta, y aún de los veinte á los veinticinco años, se manifiesta tambien la tisis.

    • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] Esp (CDH )

      Hasta los quince años no sufre, tanto el sexo masculino como el femenino, transformaciones que exijan un régimen alimenticio distinto; el varon á esta edad tampoco exige cuidados en la alimentacion, pero sí la mujer, que siendo mucho mas pobre su sangre en glóbulos, y apareciendo en está época la menstruacion, suele volverse tan serosa que determina la clorósis, es decir, ese estado en que palidecen atrozmente, se entristecen, menstruan mal, y suelen concluir por una tisis. Se ha dicho que se corregía casándolas; pero al contrario, se agrava el padecimiento, porque es dar más vida á los órganos genitales, que se les quita á ellas; sólo cuando la clorosis proviene de un amor contrariado, cediendo entónces á un deseo, se ponen buenas por esta causa; pero en los demas casos de ningun modo se puede aconsejar.

    • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] Esp (CDH )

      Los tejedores, carboneros, fabricantes de colores, etc. están muy expuestos á la accion física de estos agentes, que pueden determinar afecciones más ó menos graves; con bastante frecuencia los tejedores suelen morir de la terrible enfermedad conocida vulgarmente por el nombre de tisis, producida por las sustancias que continuamente absorben, pues si bien la tuberculosis se trasmite principalmente por herencia, tambien se desarrolla accidentalmente por el conjunto de los agentes y causas, tanto exteriores como interiores

    • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] 150 Esp (CDH )

      La teoría hoy en boga acerca de la tuberculósis , enseña que el tubérculo es de orígen orgánico morboso, y se desarrolla como cualquier otra enfermedad; de suerte que, en lugar de haber un desarrollo progresivo de las células, hay un progreso celular regresivo segun los alemanes, que se verifica como una concrecion granular que tiende al reblandecimiento y á la supuracion; de aquí la formacion de las cavernas en el segundo y tercer período de la tísis; cualquiera irritacion, pues, puede ser causa en el pulmon del desarrollo de la tuberculósis, que, como hemos dicho, es de orígen orgánico morboso, pero vegetal; de suerte que si bien se hereda, lo que se hereda indudablemente es la constitucion individual

    • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] 225 Esp (CDH )
      La afeccionividad contrariada produce la cólera, el histerismo; agita el círculo de la sangre y provoca las enfermedades del corazon; perturba la digestion y las secreciones; deteriora la nutricion, y conduce al marasmo, á la tísis, y quizás al suicidio.
    • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] Esp (CDH )
      Si á las personas que no se hallan en este estado la compresion del pecho las predispone á las congestiones del pulmon, hígado, etc., y hasta les produce con frecuencia la tísis, etc. ¡con cuanto mayor motivo este accidente debe ser producido en el estado de embarazo, en el cual las vísceras del bajo vientre empujan los pulmones, disminuyendo el ensanche del pecho en su eje vertical, y producen el trabajo y dificultad de respirar!
    • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] Esp (CDH )
      La inflamacion desorganizadora del pulmon, que se llama tísis (hoy tuberculosis), se opone á la lactancia de una manera ostensible, porque ésta acelera, por la sustraccion que causa de las fuerzas de la economía, la terminacion funesta de la enfermedad, y no suministra al niño más que un alimento imperfecto.
    • 1881 Pardo Bazán, E. Viaje novios [2002] Esp (CDH )
      — ¡Diablo, diablo, diablo!, ¿usted cree que tiene una tisis, una tisis? — (tiziz pronunciaba Perico.)
    • 1881 Pardo Bazán, E. Viaje novios [2002] Esp (CDH )
      — ¡Diablo, diablo, diablo!, ¿usted cree que tiene una tisis, una tisis? — (tiziz pronunciaba Perico.)
    • 1881 Pardo Bazán, E. Viaje novios [2002] Esp (CDH )

      Era cierto: la misma constitución endeble de Pilar, ofreciendo menos campo al mal, retrasaba la crisis funesta de su padecimiento; y así como el huracán, que desgaja encinas, sólo encorva las cañas, la tisis entraba con ímpetu menor en aquel cuerpo linfático, que lo hiciera en uno sanguíneo y pujante. La oquedad de un pulmón estaba infestada de tubérculos, y tenía ya esas brechas terribles que los facultativos denominan cavernas; pero el otro resistía aún, si bien en esto de pulmones acontece lo que con las manzanas: minutos bastan para perder a la sana, si está al lado de una podrida

    • 1881 Pardo Bazán, E. Viaje novios [2002] Esp (CDH )
      Tiene este horrible mal de la tisis tan diversas fases y aspectos, que hay enfermo que al morir cuenta los instantes que le restan de existencia, y haylo que cae sorprendido en la eternidad, como la fiera en el lazo.
    • 1881 Vicuña Mackenna, B. Campaña Lima [2003] Ch (CDH )
      Ha sido el segundo padre de sus hermanos, uno de los cuales (Emilio), muerto de tisis en los primeros días de la guerra, fue mecánico y naturalista, y otro (Exequiel) ha sido oficial de artillería.
    • 1881 Anónimo Manifiesto del Congreso Obrero 254 Partidos y programas políticos. 1808-1936. II. Manifiestos y programas políticos Esp (CDH )
      [...] en tanto nuestro trabajo lo ejerzamos en talleres o fábricas, verdaderos castillos feudales modernos, en donde gracias al rudo trabajo a que nuestros explotadores nos sujetan y al número de horas en él empleados nuestra vida se apaga simultáneamente y la tisis hace sus más atroces estragos, sin contar las enfermedades que contraemos y que por su naturaleza son hereditarias.
    • 1852-1882 Alarcón, P. A. Relatos [1994] Esp (CDH )
      Azules son ciertos diablos extranjeros que llevan este nombre, y los lagos de Suiza, y la tisis, y la putrefacción, y aquellos lazos de seda con que amortajan en toda Europa a las vírgenes...
    • 1882 Puerta, G. Manual química orgánica [1882] Esp (CDH )
      Es muy usado el kumys por los rusos como antiescorbútico y contra la tísis.
    • a1883 Alarcón, P. A. La granadina Viajes por España Esp (CDH )

      ¿Qué mucho, por tanto, que sean graves y melancólicas todas las Granadinas en ciudades, villas y aldeas? ¡Cuando ese tedio de lo presente y esa pasión de ánimo por lo pasado se apoderan de una raza, su triste orgullo se transmite de generación en generación, y cunde de las clases ilustradas a las ignorantes, sin que nadie tenga que enseñar ni que aprender lección alguna! ¡Es una cosa que se hereda como las facciones del rostro; es una cosa que se pega como el acento; es una tisis del alma!

    • 1883 Horcajo Monte Oria, E. Cristiano instruido su ley [1883] Esp (CDH )
      no pueden soportar el peso de sus convincentes pruebas, se estrella su voluntad ante la roca invencible de sus irresistibles argumentos, decae su espíritu, desfallece su ánimo, se cae el libro de sus manos y concluye por quedar sumergido en la más completa ignorancia religiosa y moral, fuente del error, de la impiedad de la superstición y del vicio, que son la tísis de la religión, la gangrena de la moral y la muerte segura de las sociedades.
    • 1883 Horcajo Monte Oria, E. Cristiano instruido su ley [1883] Esp (CDH )
      Este ha sido y es el parecer de todos los hombres sábios y grandes pensadores sobre los destinos de la humanidad, quienes llevados por un desinteresado amor hacia ella, claman unánimes contra la ignorancia religiosa, como contra la tormenta más desastrosa que puede descargar sobre los pueblos, llamándola fiebre de la familia, virus ponzoñoso de la virtud, gangrena de la moral pública, tísis de la sociedad... No era otra la opinión de los filósofos de la antigüedad, que guiados solo por la luz natural decían, entre ellos Platón, lib. 10, De légibus : «La ignorancia del verdadero Dios, es la peste más peligrosa de todas las repúblicas.» «Quitar la religión, es destruir en sus fundamentos toda sociedad humana.»
    • 1883 Moya Jiménez, F. J. Filipinas 1882 [1883] 130 Fi (CDH )
      El Tagualoay conocido tambien por el nombre de Itiban en muchas provincias, es el arbusto de más excelentes aplicaciones medicinales, en las Islas; en Iloilo y otros puntos toman los indios el cocimiento que suministra su corteza apenas empiezan á arrojar sangre por la boca, y la hemorragia se corta y el mal se acaba, siendo, por lo tanto, un verdadero y único remedio contra la tisis, que nos extraña no haya llamado la atencion de las personas competentes.
    • 1882-1883 Pardo Bazán, E. Cuestión palpitante [1989] Esp (CDH )
      Es una de sus señas particulares * haber puesto en moda ciertos detalles, ciertas fisonomías, las damiselas pálidas y con tirabuzones, los héroes desesperados y en último grado de tisis, la orgía y el cementerio.
    • 1883 Pz Galdós, B. Doctor Centeno [2003] Esp (CDH )

      Ya, ya pagó bien mi amo su falta. El verso no le valió de nada más que de consuelo y entretenimiento. No tuvo un solo día de tranquilidad... siempre pobre... Perdió la salud y la vida. ¡Maldita tisis! Yo me consumía la sangre, viendo que todo el dinero que tenía se lo arrebataban... Entre las dos le pelaron; la una se llevaba todo el dinero, la otra toda la ropa...

    • 1884 Berrueco, J. "Cómo se evita la tuberculosis" El Dictamen Esp (CDH )
      En efecto: hoy se sabe que ordinariamente las destrucciones locales producidas por la tisis no son tan considerables que por sí solas comprometan la vida de los enfermos; la mayoría de los tuberculosos mueren de consunción, y ya se considere ésta como la expresión clínica de una infección de la sangre por los bacillus, como asegura Kempner, haciendo depender de ella las particularidades de la curva febril, los sudores nocturnos característicos, la demacración rápida, la inapetencia y la excitación nerviosa (fundándose en que estos fenómenos no siempre corresponden al estado del pulmón), ó bien se expliquen por la falta de energía del organismo depauperado, para reaccionar sobre las causas que sobre él actúan, es lo cierto que debemos dar un lugar más preferente al estado general que al local, sin que por esto pretendamos quitar al último la importancia que debe tener.
    • 1884 Castelar, E. Historia 1883 [2002] Esp (CDH )
      Apenas se había un poco repuesto de la violenta emoción causada por los golpes despiadados de la muerte, a los cuales sucumbieran estadistas como Gambetta y generales como Chanzy, cuando sobreviene grande agitación, y de sus resultas esa fiebre con apariencia de vida y corrosivos de tisis, a cuyos ardores pueden acabarse las instituciones más arraigadas y consumirse las sociedades más fuertes.
    • 1861-1884 Castro, Rosalía de Cartas [1993] Esp (CDH )
      ¿Quién demonio habrá hecho de la tisis una enfermedad poética? La enfermedad más sublime de cuantas han existido (después de hallarse uno a bien con Dios) es una apoplejía fulminante, o un rayo, que hasta impide, si ha herido como buen rayo, que los gusanos se ceben en el cuerpo convertido en verdadera ceniza.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Tisis. s. f. Enfermedad en que hay consunción gradual y lenta, fiebre héctica y ulceración en algún órgano. Se designa especialmente con este nombre la tuberculización pulmonar.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] I, 311 Esp (CDH )

      En efecto, sus hijas se habían casado y nadie se las había devuelto quejándose de lesión enormísima. Si había habido algo, serían niñerías. Y la otra había muerto porque Dios había querido. Una tisis, la enfermedad de moda. Cuando se había tratado de sus hijas, al notar algún síntoma de peligro, siempre había puesto con franqueza y maestría el oportuno remedio, sin escándalo, pero sin rodeos.

    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      — A ese clero que condena a la tisis del hambre a dignos comerciantes, a padres de familia; a ese clero que dispersa los hogares y hunde en alcantarillas inmundas, mal llamadas celdas, a las vírgenes del Señor, y que entiende que las entrega a Jesús entregándolas a la muerte.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Rosa Carraspique en el mundo, sor Teresa en el convento, murió de una tuberculosis según Somoza, de una tisis caseosa según el médico de las monjas, que era dualista en materia de tisis.
    • 1885 Pardo Bazán, E. Cisne Vilamorta [1885] III Esp (CDH )
      Es probable que hasta el fin del mundo dure esta telaraña espesa y artificiosa, y se juzgue muy idealista la descripción de una noche de luna y muy naturalista la de una fábrica, muy idealista el estudio de la agonía de un ser humano (sobre todo si muere de tisis como La dama de las Camelias), y muy naturalista el del nacimiento del mismo ser!
    • 1887 Clarín Apolo Pafos [1989] Esp (CDH )
      Mas dicen que la tisis no tiene cura.
    • 1885-1887 Pz Galdós, B. Fortunata [1993] Esp (CDH )
      Sí, sí, sí: no podía ser otra cosa: tisis de la fantasía.
    • 1885-1887 Pz Galdós, B. Fortunata [1993] Esp (CDH )
      En algunos huecos brillaba el naranjado que chilla como los ejes sin grasa; el bermellón nativo, que parece rasguñar los ojos; el carmín, que tiene la acidez del vinagre; el cobalto, que infunde ideas de envenenamiento; el verde de panza de lagarto, y ese amarillo tila, que tiene cierto aire de poesía mezclado con la tisis, como en la Traviatta.
    • 1885-1887 Pz Galdós, B. Fortunata [1993] Esp (CDH )
      Tía y sobrino tenían sobre esto altercados muy vivos... «¡Como si fuera un crimen idear cualquier clase de píldoras, cápsulas o grajeas, y allá te va un nombre!... Cápsulas hipoquitropíticas vegetales ... o animales , lo mismo da... del doctor Rubín... infalibles ... contra cualquier cosa... contra la tisis... o el moquillo de los perros... Lo que importa es descubrir algo y plantarle unas etiquetas muy chillonas con tu retrato... Eres un mandria. Si no inventas tú un específico, al fin tendré que inventarlo yo... Fortunata, dile que invente, hija, convéncele... Podéis ganar ríos de oro.»
    • 1887 Rubén Darío Abrojos [1977] 127 Ni (CDH )
      / La poesía con anemia, / con tisis el ideal, / bajo la capa el puñal / y en la boca la blasfemia.
    • 1888 Pereda, J. M. Montálvez [1888] 350 Esp (CDH )
      Con este caso bien podía darse á entender, sin declararlo con la pluma, que, sin un milagro de Dios, de madre mala no puede nacer hija buena; porque aun sin contar con lo que influye en las inclinaciones de las segundas el mal ejemplo de las primeras, hay quien cree que los vicios se heredan como las escrófulas y la tisis.
    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Pe (CDH )

      Estéfano Benites cuenta veintidós años debajo del sol; es alto, y su flacura singular, unida a la palidez de la cera que muestra su semblante, cosa rara en el clima donde ha nacido, recuerda la tisis que consume el organismo en los valles tropicales.

    • 1879-1890 Campoamor, R. Poética [1902] 315 Esp (CDH )
      Después de muchos años de amamantarse un joven á los pechos de esa momia, sobreviene la tisis intelectual y muere el joven, conociendo que en realidad no hay más figuras de pensamiento que la metáfora, más ó menos explícita ó más ó menos directa y que las otras figuras de dicción, ó más claro, que los modos de decir son tan variados como los caracteres [...].
    • 1890 Medina, J. T. HInquisición Chile [2003] 520 Ch (CDH )
      Del examen facultativo resultó que el reo se hallaba con principios de tisis, siendo por eso conducido al hospital de San Andrés el 15 de marzo de 1718.
    • 1890 Pz Galdós, B. Tropiquillos [2003] Esp (CDH )
      Y yo, que existía aún como una estela ya distante que a cada minuto se borra más, perecía también de tristeza y de tisis, las dos formas características del acabamiento humano.
    • 1891 Clarín (Leopoldo Alas) Hijo [1990] Esp (CDH )
      Suicidios, tisis, quiebras, fugas, enterramientos en vida, pasaban como por una rueda de tormento por aquellos dientes podridos y separados, que tocaban a muerto con una indiferencia sacristanesca que daba espanto.
    • 1893 Egozcue Cia, J. Discurso [1893] Esp (CDH )
      Aun cuando la herencia patológica ha sido durante mucho tiempo objeto de acaloradas discusiones entre los médicos, la cuestión parece resuelta, una vez que hasta los más adversarios de esa doctrina, los discípulos de Broussais y de Eurdach, admiten, si no precisamente la herencia de la enfermedad, por lo menos predisposición á contraerla, y es bien general la creencia de que la tisis, las afecciones cardiacas, el reumatismo, la gota, los vicios herpéticos, escrufulosos y otros; se transmiten á la descendencia.
    • 1895 Aragó, B. Tratado palomas [1895] Esp (CDH )

      El asma es una afección que impide al animal la respiración, fácil y desahogada. Cuando la paloma enferma está en reposo, su respiración aparece normal. Si por el contrario ha volado, á lo que se presta de no muy buen grado, la enfermedad aparece con intensidad más ó menos grande. Preténdese que algunas veces es ocasionada por el espanto, ó también por la debilidad producida en la cría de los hijos, y aun puede ser el principio de la tisis.

    • 1896 Gamboa, F. Suprema Ley [1965] Mx (CDH )
      ¡Qué tisis ni qué ocho cuartos! Yo no descubro nada serio y le pronostico levantarlo de la cama en una semana.
    • 1896 Gamboa, F. Suprema Ley [1965] Mx (CDH )

      Cuando me alivie, me reuniré con ellos y repararé los desaciertos sobrevenidos. Usted me ayudará, doctor; Carmen le profesamucho aprecio. Primero, alívieme usted, devuélvame la respiración y la salud. ¿Me matará la tisis?

    • 1896 Gamboa, F. Suprema Ley [1965] Mx (CDH )

      Fue lo malo, que el diagnóstico aquel de un ebrio irresponsable Julio sentía que era cierto. Sí, estaba tísico, a dos pasos del sepulcro, sin más alientos que para adorar a Clotilde hasta el último suspiro; a Clotilde, que tan cruel como la vida, también principiaba a escapársele. Porque si no ¿a qué hacerlo sufrir? ¿A qué prometerle y no cumplirle? Lo que es su tía no debía ser obstáculo; cuando de veras se ama, no hay obstáculos, y si los hay se apartan, se pasa por encima de ellos. Y Julio proyectaba confidencias patéticas, de alma a alma; revelar su tisis y de nuevo encadenar a Clotilde, aunque fuera por lástima [...].

    • 1896 Gamboa, F. Suprema Ley [1965] Mx (CDH )

      Sobre todo, huya usted del frío de los dos crepúsculos; es preferible que ande usted de noche a que madruguey a que el viento de la Oración lo sorprenda sin abrigo. No es nada de cuidado, agregó Gomar para disminuir el pánico de Julio; pero cuando se retiraron de la estancia y mientras Julio se ponía sus ropas, lo aseguró, bien convencido, a los demás.

      — No tiene remedio ¡es una tisis formidable!
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] Esp (CDH )

      Fibras radicales filiformes; tallo de 5'-20', con ramas fistulosas, asurcadas y raíces en los nudos inferiores; hojas con lo segmentos muy estrechos; invólucro nulo ó de pocas brácteas; flores pequeñas, blancas; fruto mucho más largo que los estilos. Fl. Julio-Septiembre. Felandrio acuático. Centro y NE. Los frutos se emplean contra la tisis.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] Esp (CDH )
      Montañas del NE.– Aplicaciones: Las flores se han usado como béquicas pectorales contra la tisis y catarros bronquiales.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] Esp (CDH )
      Casi toda la península.– Aplicaciones: Las flores se usan en infusión contra la tisis, como béquicas y pectorales; las hojas entran en el Cocimiento de Gordolobo compuesto y se usan para mechas de candil.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] Esp (CDH )
      Se ha usado contra la tisis y escrófulas; las hojas son purgantes.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] Esp (CDH )
      Aragón, Galicia.– Aplicaciones: Usado en polvo contra la tisis.
    • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )

      La lectura de dos libros que son como una perfecta antítesis de comprensión intuitiva y de incomprensión sistemática del Arte y de la vida, me ha absorbido en estos días: forman el primero mil páginas de pedantescas elucubraciones seudocientíficas, que intituló Degeneración un doctor alemán, Max Nordau, y el segundo, los dos volúmenes del diario, del alma escrita, de María Bashkirtseff, la dulcísima rusa muerta en París, de genio y de tisis, a los veinticuatro años, en un hotel de la calle de Prony.

    • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )

      Quiere Mauricio Barrés, en las sutiles páginas que intitula «La leyenda de una Cosmopolita», y en que estudia a la Bashkirtseff, darnos de ella, ya que no un retrato definitivo, tres impresiones instantáneas de tres actitudes suyas y nos la presenta adolescente, en las sabanas heladas de Rusia, dejando desarrollarse en sí el vigor espiritual y sensual que animara su vida; en plena juventud, dándole por fondo del retrato los ramajes oscuros, al través de los cuales vibra la música de una orquesta, al caer de la tarde, en un lugar de aguas de Bohemia y, tocada ya por la mano fría de la tisis que le abrillanta los ojos con artificial brillo y le colora las mejillas pálidas con la agitación de la sangre empobrecida, bajo el sol de Niza, sonriente y con el corpiño florecido por diminuto ramo de mimosas y de anémonas. Ninguno de los negativos del ideólogo me satisface.

    • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )

      Verdad que hacía dos horas la magia de la música la hizo olvidarse de todo, de sí misma y de la tisis, pero ahora, desvanecido el encanto, sola, sentada frente al escritorio, acodada sobre éste, la luz tibia de la lámpara, cayéndole sobre la masa de cabellos castaños, la cabeza apoyada en la mano delicada, ahora al recapitular el día, la lectura de Balzac, la furia de trabajo artístico en Sèvres, el ensayo del vestido, el sueño de grandeza mundana, los momentos pasados en el piano, todo se borra ante la realidad cruel de la enfermedad que avanza en el gran silencio religioso de la medianoche; la siniestra profecía del hombre de ciencia llena sola, oscura y siniestra como un horizonte nublado, el campo de su visión interior...

    • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )
      Un sudor frío le moja las sienes, el cansancio la dobla, y en la claridad fría y difusa del amanecer que se filtra por los cristales y va atenuando, atenuando la luz tibia de la lámpara que alumbró la velada pensativa, siente un escalofrío que la obliga a levantarse, a absorber dos cucharadas de jarabe de opio para conciliar el sueño por una hora y a amontonar sobre el catre de bronce dorado los blandos edredones forrados en suave seda, para devolverle calor a su cuerpecito endeble, minado por la tisis, que dormirá ahora, en el tibio nido por breve espacio, y para siempre, dentro de unos meses, en el fondo de la tumba, bajo el césped húmedo del cementerio!...
    • 1899 Prensa El Noticiero Universal, 02/06/1899 Publicidad (1891-1900) Esp (CDH )
      De los catarros, tos, bronquitis, asma y tisis.
    • 1902 Díaz Rdz, M. Sangre Patricia [1925] 15 Ve (CDH )
      lo llevaba consigo, cuando iba el vapor hacia América, una familia colombiana, en previsión de la muerte en alta mar de uno de sus miembros, enfermo de tisis; pero como el enfermo llegó todavía muy entero á su país, la familia dejó á bordo la fúnebre caja.
    • 1902 Herrera Reissig, J. Maitines noche [1942] 102 Ur (CDH )
      / Y como si deseara que la arroben, / en sus tisis romántica la luna / escribe una sonata de Beethoven.
    • 1904 Blest Gana, A. Transplantados [1904] Ch (CDH )
      — Mientras no se convierta en tisis y te lleve el diablo, le dijo Patricio riendo.
    • 1904-1905 Benejam, J. Escuela práctica [2003] Esp (CDH )
      — ¿Qué es la tisis?
    • 1904-1905 Benejam, J. Escuela práctica [2003] Esp (CDH )
      — Estragos funestos de la anemia al pasar a tisis .
    • 1904-1905 Benejam, J. Escuela práctica [2003] Esp (CDH )
      Todos estos diminutos seres que penetran en nuestro interior y se fijan, ya en la sangre, ya en los intestinos, ya en otros órganos de nuestro cuerpo, pueden ser origen del cólera, de la viruela, de la tisis y de otras muchas enfermedades, pues en gran parte se deben a los microbios que penetran en nuestro cuerpo.
    • 1905 Blasco Ibáñez, V. La bodega [1998] Esp (CDH )
      Era la tisis, rápida, brutal, fulminante, esparciendo el tubérculo con la florescencia fecunda de la plaga: la tisis en forma sofocante, la terrible granulia, que surgía a consecuencia de una fuerte emoción en este organismo pobre, abierto a todas las enfermedades, ávido de incubarlas.
    • c1870-1905 Echegaray, J. Ciencia popular [1905] Esp (CDH )
      Así se llama en los anales de la ciencia Niels-Henrik Abel (Nicolás Enrique Abel), matemático inmortal, que nació en Agosto de 1802 en un presbiterio de la diócesis de Cristiandad, y que murió el 6 de Abril de 1829 en Froland, de miseria, de frío y de tisis.
    • c1870-1905 Echegaray, J. Ciencia popular [1905] Esp (CDH )

      El Newton del Norte, el pobre Abel, vivió siempre pobre; verdad es que le protegieron sus maestros, pero eran pobres también y no podían hacer mucho por él; le protegió mezquinamente, y, por decirlo así, sólo á ratos, el elemento oficial y burocrático, abandonándole al fin por completo; le postergaron para favorecer medianías; le perdieronalgunos de sus maravillosos trabajos en la Academia de París, arrebatándole de esta suerte en sus últimos instantes hasta la esperanza y el consuelo de la inmortalidad; y murió de tisis, como hemos dicho, poco después de los veintiséis años, en los brazos de Cristina, su prometida [...].

    • c1870-1905 Echegaray, J. Ciencia popular [1905] Esp (CDH )
      Sin embargo, mientras él se moría de hambre y de tisis, su fama iba creciendo.
    • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Esp (CDH )

      Mientras notaba día por día la curva térmica de la fiebre de aspiración en Silvio Lago; mientras obsesionaba mi imaginación La Quimera, la veía apoderada de infinitas almas, ya revistiendo forma sentimental (como en Clara Ayamonte), ya imponiéndose a las colectividades en el anhelo de una sociedad nueva, exenta de dolor y pletórica de justicia; y conocí que el deseo está desencadenado, que la conformidad ha desaparecido, que los espíritus queman aprisa la nutrición y contraen la tisis del alma, y que ese daño sólo tendría un remedio: trasladar la aspiración a regiones y objetos que colmasen su medida.

    • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Esp (CDH )

      Al aire libre todo el día... Las ventanas de su aposento, que nunca se cierren... Que coma lo más posible, platos nutritivos... Si aumenta de peso, nos hemos salvado... Tísico que engorda, tísico que cura... La tisis es un fenómeno de desnutrición...

    • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Esp (CDH )

      Contraerá una tisis —pronunció Silvio, apiadado, sin reflexionar. Y Minia, asombrada de la ironía de las cosas humanas, de aquel moribundo vaticinando a un ser todavía sano su mal mismo, suspiró.

    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] Pe (CDH )
      / Quiso tornar al seno de la materna anciana, / curarse de los hombres y sus crueles daños, / regocijar su tisis al lado de la hermana / y recorrer las calles de sus primeros años.
    • 1906 Ortiz, F. Negros brujos [1973] Cu (CDH )
      Para la tisis ordenan la infusión de tamarindo arrancada por el lado oriental del árbol.
    • 1906 Ortiz, F. Negros brujos [1973] Cu (CDH )
      En el mes de Octubre de 1.904 dejó para siempre esta forma de vida, en este caserío, la parda Olalla Triana, víctima de horripilante tisis.
    • 1907 Agustini, D. LBlanco [1993] Poesías Ur (CDH )
      / Pasó... pasó y flotaron sensaciones de tisis... / Dos signos cabalísticos eran sus ojos grises... / Por el parque espectral divagó su silueta... / Temblaba en toda ella un temblor de hoja seca!... / El cierzo, que va en ondas, con sus alas de acero, / La azotaba violento, le agolpaba el cabello.
    • 1909 Giménez Valdivieso, T. Atraso España [1989] Esp (CDH )
      En ello influyen las condiciones de poco aseo en que viven las clases menesterosas, pues no es la limpieza condición característica de la raza española; la incultura de las madres, que les impide discernir lo que puede perjudicar á sus pequeñuelos, y la mala alimentación de las clases pobres, que facilita el desarrollo de la tisis.
    • 1909 Lugones, L. Lunario sentimental [1988] Ar (CDH )
      / Colombinas en crisis / Bajo turbio farol, / Asoleando sus tisis / Con barato arrebol.
    • 1909 Anónimo Biblia Reina-Valera [2002] Esp (CDH )
      Jehová te herirá de tisis, y de fiebre, y de ardor, y de calor, y de cuchillo, y de calamidad repentina, y con añublo; y perseguirte han hasta que perezcas.
    • 1909 Anónimo Biblia Reina-Valera [2002] Esp (CDH )
      Jehová te herirá de tisis, y de fiebre, y de ardor, y de calor, y de cuchillo, y de calamidad repentina, y con añublo; y perseguirte han hasta que perezcas.
    • 1910 Anónimo Diario Universal (27/12/1910) Publicidad 1901-1910 Esp (CDH )
      CAPSULAS de FOSFOGLICERATO de CAL de CHAPOTEAUT recetados en la TISIS, la GRIPPE, la ANEMIA, la NEURASTENIA, las CONVALECENCIAS.
    • 1913 Trigo, F. Abismos [2002] Esp (CDH )
      Encarecían la vida horriblemente, dejaban imperar la tisis y la anemia por reducir al hambre el secreto de las casas a cuentas del público esplendor, y sin conseguir más que afear la belleza con adornos ridículos, salvajes, ni aun lograban su propósito esencial de diferenciar socialmente las alcurnias.
    • 1913 Unamuno, M. Sentimiento trágico [1996] Esp (CDH )
      Derriban a los adversarios, levantan enormes pesas, pero se mueren, o de tisis o de dispepsia.
    • a1914 Agustini, D. Inéditos [1993] Poesías Ur (CDH )
      En sus lentas manos llenas de muchos besos de tisis, / Eran espasmos de Poe, muy angustiosos, muy largos, / En la caricia; luz! lis!, serpeada de zafiro / Del mago cetro de ópalo / De su Suave Majestad, del Gran Oriente: Darío! /
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] RD (CDH )
      Sólo el alcohol le dominaba, y cuando la tisis le extinguió el aliento en los pulmones, según publicara un periódico local, confesó haber sido uno de los que en la calle del Turco, asesinaron al General Prim.
    • 1914 Espina, C. Esfinge [1914] Esp (CDH )
      — Picada de la tisis, igual que mi padre, igual que tantos de la familia...
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      ¡Cuántas veces, en un par de zapatos o en un kilo de tomates, no irán a la casa que más presuma de higiene y de cuidados los gérmenes de todos los infestos! Bah, la idiotez burguesa es inconcebible: se comprendería que les importase poco el malestar de los humildes si no fuese porque de ellos reciben la lavada ropa, que les puede llevar la sarna; el pan, que les puede acarrear el tifus, la tisis, el sarampión;
    • 1917 Unamuno, M. Abel [1995] Esp (CDH )
      — Sí, la tisis del alma.
    • 1922 Jiménez, R. E. Informe habitantes Comunes Informes Sto Domingo RD (CDH )
      15.– Otro solecismo muy corriente, no sólo en estas regiones, sino en todo el país, es dar impropiamente valor de adjetivo a los substantivos tisis, sífiles, parálisis y otros con que se designan enfermedades.
    • 1923-1927 Suárez, M. F. Sueños Luciano III [1941] 47 Co (CDH )
      En medicina, ¿cómo no ha habido un espiritista que pregunte a un espíritu y obtenga de él una respuesta sobre el modo de curar la fiebre amarilla, el cáncer, la tisis, aunque no fuera más que el mareo? Pero nada de eso se ha notado, en ninguna parte, ni ahora, ni cuando los espíritus estaban en continua comunicación con la porción más ilustrada de la población del imperio romano.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      Cualquiera enajenación mental, cualquier invalidez, toda tisis, eran resultas del asombro.
    • 1919-1929 Marañón, G. Ensayos vida sexual [1990] Esp (CDH )
      Si alguna vez se recomienda a un tuberculoso que no se case, es únicamente ante el temor de que su mujer se contagie o de que se agrave su tisis; menos veces, pensando que el hijo pueda ser tuberculoso sin merecerlo.
    • 1932 Asturias, Miguel Ángel Estatuas y mujeres París 1924-1933. Periodismo y creación literaria Gu (CDH )
      Aquí no cuenta eso del sexo débil, y mal andarían los poetas si quisieran cantar románticamente la tisis, las orejas y otras ñoñerías.
    • 1932 Azuela, M. Luciérnaga [1991] 149 Mx (CDH )
      Llévenselo a mi pueblo, que allí no se da el tisis.
    • 1932 Azuela, M. Luciérnaga [1991] Mx (CDH )
      — Y muerto de tisis por más señas, don Dionisio.
    • 1932 Azuela, M. Luciérnaga [1991] Mx (CDH )
      Si alguien hubiese dicho a Dionisio que Dios había muerto de tisis, se habría sorprendido menos.
    • 1935 Vinyals Roig, Augusto Hipócrates el padre de la medicina Ciencia. Revista científico literaria y de interés profesional, abril-mayo de 1935 CR (CDH )
      HIPOCRATES ha descrito las fiebres «biliosa, malárica y hemoglobinúrica de Tesalia y de Tracia», tan bien como los modernos escritores griegos Cardamatis y Kanellés, y otros, que las han encontrado todavía en nuestros tiempos, y sus pinturas clínicas de la tisis, de la septicemia puerperal, de la epilepsia, de las parotiditis epidémicas, de las variedades cotidiana, terciana y cuartana, de la fiebre remitente y de algunas otras enfermedades, podrían, con muy pocos cambios y adiciones, colocarse en un libro de texto moderno.
    • 1942 Cela, C. J. Pascual Duarte [1995] Esp (CDH )
      Los pensamientos que nos enloquecen con la peor de las locuras, la de la tristeza, siempre llegan poco a poco y como sin sentir, como sin sentir invade la niebla los campos, o la tisis los pechos.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Es muy marcada la cianosis en la neumoconiosis o tisis de los mineros (antracosis, siderosis, silicosis, asbestosis): véase pág. 887.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Menos interés diagnóstico tienen las dispepsias tardías que sobrevienen en las fases avanzadas, en la tisis final, acelerando su fase caquéctica, que pueden ser debida a localizaciones del germen en la mucosa digestiva, sobre todo en la intestinal (v. págs. 222 y 240).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      b) En los casos de tisis declarada (reacción siempre positiva) no tiene valor diagnóstico, puesto que los signos clínicos son indudables; ni pronóstico, puesto que no hay relación fija entre la gravedad de la lesión y la intensidad de la reacción.
    • 1945 Sarabia, R. Pedagogía familiar [1945] Esp (CDH )
      ¡Qué pronto ha derrochado sus vitales energías! Miradle: en su rostro macilento y demacrado lleva el sello de la tisis que le corroe.
    • 1945 Sarabia, R. Pedagogía familiar [1945] Esp (CDH )
      Abatimiento e inercia de las funciones digestivas, trastornos del órgano de la vista, anemia, escrófulas, tisis, meningitis, locura: he aquí las terribles enfermedades que se ceban cada día con mayor frecuencia en esos niños y jóvenes a quienes se les obliga a estudiar tantas y tan contrarias asignaturas.
    • 1945 Sarabia, R. Pedagogía familiar [1945] Esp (CDH )
      ¡Estaba en el último período de la tisis! La fiebre le consumía sin piedad.
    • 1945 Sarabia, R. Pedagogía familiar [1945] Esp (CDH )
      "La lectura de novelas trastorna las funciones nerviosas, debilita el estómago y ataca tanto los pulmones, que muchas veces aun los jóvenes más robustos acaban por morir víctimas de la tisis."
    • 1945 Sarabia, R. Pedagogía familiar [1945] Esp (CDH )
      Tranquilizóla el confesor, explicóle cómo podía desear a tantas desvergonzadas tifus, pulmonías y tisis sin cometer un átomo de culpa, y desde aquel día no hacía más que repetir la buena vieja:
    • 1945 Sarabia, R. Pedagogía familiar [1945] Esp (CDH )
      Y por eso desde aquí contemplo a jovencitos, a niñas, a doncellas, a caballeros, a señoras, en el gabinete, en la oficina, sobre el mostrador, a la ventana, en la galería, en el ferrocarril, en todas partes, devorando las páginas de esas corruptoras noveluchas, saturándose de miasmas y microbios, que bien pronto les comunicarán la tisis del corazón y la muerte del alma.
    • 1948 Rubín, R. Tzotziles [1990] Mx (CDH )
      Acaso confundiera él, al tentarla, aquel siniestro ardor en que la fiebre de la tisis consumía su cuerpecillo desgarbado con emociones de otra naturaleza menos desdichada.
    • 1948 Rubín, R. Tzotziles [1990] Mx (CDH )
      La implacable tisis persistía.
    • 1950 Fdz-Flórez, D. Lola [1950] Esp (CDH )
      Cuarenta y seis kilos de peso son muy pocos kilos; la amenaza de la tisis es inmediata y puede presentarse en el momento menos pensado.
    • 1951 Soriano, E. Caza [1992] Esp (CDH )
      "La vocación... El sino... ¡Cualquiera sabe! A esta misma hora debía yo estar ingiriendo un café con leche adulterada en cualquier ahogadizo tabuco madrileño, antes de hundirme en el cochambroso negociado del Ministerio, entre legajos polvorientos y carpetas manchadas de tinta... A lo mejor hubiera atrapado la tisis... Por entonces empezaba yo a toser..."
    • 1952 Díaz-Cañabate, A. HTertulia [1978] Esp (CDH )
      Y mirábamos con envidia al portero de Espasa-Calpe, dado por inútil por una tisis en último grado [...].
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
      — Son de santo... —alegaba el escultor, con la voz aparatada de tisis, por lo cavernosa— y sobre los ojos de los santos no hay nada escrito.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] Ar (CDH )
      De ella sólo había tenido una hija, casada con un tal Salinator, hombre de noble cuna y a quien exalté a la dignidad consular, pero que murió joven de resultas de la tisis.
    • 1955 Cortázar, J. Trad Memorias Adriano [1982] Ar (CDH )
      Acompañado por el viejo Rufo de Éfeso, especialista en tisis, fui personalmente a esperar al puerto de Bayas a mi frágil Elio César.
    • 1956 Villalonga, L. Bearn sala muñecas [1985] 230 Esp (CDH )
      Por lo demás, ¿quién no ha abrigado convicciones irrazonables, tenidas por absurdas y que a veces resultan realidades? Hace unos cincuenta años la tristemente célebre George Sand trataba de incultos a los mallorquines porque creían en el contagio de la tisis.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] Esp (CDH )
      Aunque se reputó eficaz para combatir diversas enfermedades, incluso la tisis, más bien se considera como una verdura.
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] Esp (CDH )
      La mencionada Pulmonaria officinalis ha sido empleada para combatir toda suerte de catarros, bronquiales y pulmonares, así como contra la tisis.
    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] 246 Ar (CDH )
      Tantos estragos ejercía, que su destrucción prometía sobrepasar las de las enfermedades epidémicas conocidas desde hacía siglos: la peste, la tisis, la sarna, la erisipela, el ántrax, la lepra, el tracoma.
    • 1964 Guido, B. Incendio y vísperas [1998] Ar (CDH )
      Podríamos también inventarle a tu madre una enfermedad, una tisis, o una melancolía progresiva, como a Felicitas Araujo.
    • 1965 Escobar, J. Itinerario cocinas Castilla [1968] Esp (CDH )
      «Hasta la tisis —dice, invitándome a beber— es vencida por la miera del pino y el tanino del mosto. Ni usted ni yo Padecemos este mal, pero conviene ahuyentarle».
    • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] Esp (CDH )
      El hombre que iba a entrar cobrando dieciséis pesetas, no era cuñado de una muchacha que trabajaba de empaquetadora en la tipografía El porvenir, de la calle de la Madera, porque a su hermano Paco le había agarrado la tisis con saña.
    • 1969 Pinillos, J. L. Mente humana [1969] 153 Esp (CDH )
      En los escritos hipocráticos (siglo v a.C.), se sabía ya que el hábito corporal de los que padecían la tisis (el hábito tísico) poseía características típicas;
    • 1969 Pinillos, J. L. Mente humana [1969] 153 Esp (CDH )
      En los escritos hipocráticos (siglo v a.C.), se sabía ya que el hábito corporal de los que padecían la tisis (el hábito tísico) poseía características típicas; estos enfermos propendían a / ... tener poco pelo, eran algo blancos... con omoplatos manifiestos y levantados como si fuesen alas. Estas mismas circunstancias disponían también a las mujeres a la tisis, como asimismo a los melancólicos... (En cambio), los obesos por naturaleza están más expuestos a una muerte repentina que los que son de naturaleza grácil.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 38 Esp (CDH )
      "Mire, don Joseíño, qué buena nata le traigo. Tiene un dedo de gordo. Me costó levantarme antes que mi padre." "Un día vas a tener un disgusto por mi culpa, Julia." "Más lo tendré si se me muere de una tisis."
    • 1976 Ortiz, L. Luz memoria [1986] 93 Esp (CDH )
      A su padre le cogieron en la guerra y murió allí en la cárcel a mi lado, tisis o algo de eso, caían como conejos, silicótico, como hubiera acabado también yo si no llega a ser por esta mano (la manga tapando, la manga disimulando el hueco aquel vacío, la mano perdida).
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] Mx (CDH )
      «Y la tisis de los afiladores», completó Palinuro, y tosió al unísono.
    • 1979 Cabrujas, J. I. Me quieras [1979] 194 Ve (CDH )
      La soledad de Luces de Buenos Aires, la incomodidad de Tango Bar, la tisis de El Día que me quieras y el asombro de El Tango en Broadway.
    • 1955-1980 Rulfo, J. Pedro Páramo [1992] 256 Mx (CDH )
      Y sí, su madre murió de la tisis.
    • 1955-1980 Rulfo, J. Pedro Páramo [1992] Mx (CDH )
      Claro que nadie se paró en su casa por el puro miedo de agarrar la tisis.
    • 1980 Salom, J. Corto vuelo [1994] Esp (CDH )
      La anemia, la tisis y el mal francés... Así que ahora a ocuparte de tus estudios, que tiempo habrá para todo.
    • 1981 Ferrero, J. Bélver Yin [1993] Esp (CDH )
      Atrás había quedado su padre, aquel viejo profesor devorado por la tisis; atrás, su madre, que le hablaba de sus ancestros como de viejas divinidades.
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] 185 Ch (CDH )
      Entre el zumzum de los matapiojos y el croar de las ranas, ella le contó que se había puesto cáscaras de plátano y papel secante en los zapatos para que le diera fiebre y había tragado tiza molida hasta que le dio tos de verdad, para convencer a las monjas de que su inapetencia y su palidez eran síntomas seguros de la tisis.
    • 1982 Asenjo Sedano, J. Días largos [1982] Esp (CDH )
      La gente decía que aquel niño amigo había muerto de tisis, de falta de una buena alimentación.
    • 1982 García Hortelano, J. Gramática parda [1992] Esp (CDH )
      —Sí, mamá —había asentido Duvet, por lo que Venus Carolina Paula dedujo que estaba completamente dormida, a pesar de lo cual Venus Carolina Paula retrasó su reincorporación al concierto y se quedó un ratito más, meditando qué fácil es predicar y qué difícil dar trigo, cuando una es joven, de tierra extraña y está de doncella para todo en la inmensa ciudad de París, y encima una tiene menos estima por su honra que Chopin por su tisis.
    • 1982 Gmz Ojea, C. Cantiga agüero [1982] Esp (CDH )
      Antes de dormirse, Constanza recitó arrodillada sus plegarias, pidiendo por su madre, de la que en un rincón de la memoria le quedaba un recuerdo que era un vago olor a flores, por su padre muerto dos años antes de hipocondría, por el ama Antonia, que la había amamantado, por su hermana de leche Pepiña Gaibor, que la tisis llevó a la tumba un antruejo de máscaras y carracas, orejas y filloas, cuando era tan alegre vivir.
    • 1982 Gmz Ojea, C. Cantiga agüero [1982] 149 Esp (CDH )
      Por lo mismo también podría hablarse de enfermedades artesanales, porque sean los trabajadores los que padezcan anemia, desnutrición y tisis en mucha mayor proporción que sus patronos y, en consecuencia, achacar la causa de ello a la existencia de una raza proletaria con características fisiológicas distintas a las de aquella a la cual usted pertenece.
    • 1982 Nieva, F. Coronada y tiro [1991] Esp (CDH )
      Si no me sacio en el culpable, haced que me lleven a reventar al hospital obitorio después que me hayan pegado a manos llenas los gusanos de la tisis y del pasmo tetánico.
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] Co (CDH )
      — Una dama tan distinguida no puede tener sino la tisis.
    • 1985 Herrera Luque, F. Casa pez [1985] 497 Ve (CDH )
      ¿No tuvo acaso Eleazar en sus manos el parque de la guarnición de Caracas y se quedó mansito? ¿Levantó un dedo para que le soltara al hijo que en ese momento se moría de tisis en La Rotunda? Culpable o no, Eleazar me sirve y no me hará daño.
    • 1985 Romero, E. Tragicomedia España [1986] Esp (CDH )
      En 1934 mis pulmones tenían todos los signos de la tisis, que decía la leyenda tradicional que se cebaba en las gentes sensibles, en jóvenes, en utópicos, y en poetas.
    • 1985 Romero, E. Tragicomedia España [1986] Esp (CDH )

      Yo apenas fui un activista. En 1934 mis pulmones tenían todos los signos de la tisis, que decía la leyenda tradicional que se cebaba en las gentes sensibles, en jóvenes, en utópicos, y en poetas. No había nada de esto, sino un bacilo, el de Koch. Me trataron como a tal, y al final unos médicos se negaban a otros sobre lo que me pasaba. O tisis o bronquiestasia; no estaban seguros. El caso es que tenía como un puñal artero en las vías respiratorias que de vez en cuando se cebaba.

    • 1985 Romero, E. Tragicomedia España [1986] 46 Esp (CDH )
      La posteridad elegiría a tres grandes poetas, cuyos ideales estaban al lado de la República: Federico García Lorca, que murió asesinado en Granada; Miguel Hernández, que murió de tisis, recientemente terminada la guerra, en el hospital de Alicante; y Antonio Machado, que murió en Francia, exiliado, poco después de terminada nuestra guerra.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
      Por otra parte se ha descrito minuciosamente la tuberculosis en literatura y yo, que la conozco de cerca, no creo que la tisis sea una enfermedad particularmente glamorosa o elevada, los pacientes entre esputos y hemoptisis —si es que puede exaltarse alguna enfermedad.
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
      Mi hermano continuaba estando, siendo tuberculoso y se pondría peor, con la tisis extendida a los dos pulmones y casi se muere.
    • 1987 Brusco, O. J. Comer [1987] Ar (CDH )
      En un principio, y a pesar de los esfuerzos de algunos de los históricos propulsores de su consumo, como el capitán James Cook, Sir Walter Raleigh, Sir Francis Drake y hasta la mismísima Catalina la Grande, fue considerada como un alimento diabólico: en Escocia se negaron a comerla, pues no estaba mencionada en la Biblia: en otros países europeos la culparon de causar lepra, tisis y raquitismo... y aun Lord Byron escribió acerca de "los tristes resultados de las pasiones y las papas" (?), reflejando una creencia de comienzos de siglo XIX acerca de sus poco saludables (?) efectos afrodisíacos (lamentablemente no confirmados).
    • 1988 Cela, C. J. Cristo [1993] 277 Esp (CDH )
      Jerome Doc Goodfellow curaba todo, tisis, reuma, torceduras, cólicos, curaba casi todo con un cocimiento de corteza de tésota en fricciones, inhalaciones, cataplasmas, cucharadas [...].
    • 1988 Jiménez Lozano, J. Grano maíz [1989] 143 Esp (CDH )
      O: éste no merece ni un mal tiro, con la tisis que tiene bien acabado está, y otros pretextos bien traídos.
    • 1988 Torrente Ballester, G. Filomeno [1993] 53 Esp (CDH )
      ¡Dios la tenga en su gloria, la pobre Elvirita, muerta de tisis poco tiempo después, cuando ya, bachilleres todos, nos habíamos desperdigado! En la clase de literatura de aquel día continuaron las risas, y cuando el profesor preguntó qué nos pasaba, alguien le respondió: «¡Es que Filomeno Freijomil le escribió unos versos de amor a Rosalía!» El profesor no los acompañó en las risas, les respondió que las muchachas bonitas estaban en el mundo para que los adolescentes les escribieran versos de amor, y que le satisfacía que, entre los de su clase, hubiera salido un poeta.
    • 1991 Calvo, R. Dónde vas [1991] Mx (CDH )
      ¡Rascan la tierra! ¡Se parten el lomo! ¡Se ahogan de tisis!
    • 1991 Cano Gaviria, R. Lección abismo [1991] Co (CDH )
      Aprendiendo la lección de las golondrinas, cuyo infalible instinto las protege de una muerte segura, deberíamos desde ahora tomar todas las precauciones, abrigarnos bien, no mojarnos los pies y recordar que la tos y el catarro mal cuidado pueden convertirse fácilmente en una bronquitis o una tisis mortales.
    • 1991 Najenson, J. L. Memorias erotómano [1991] Ar (CDH )
      Algunos años más tarde, poco antes de pagar su tributo a la tisis —que tal vez, adquiriera esa misma, insondable noche—, Domingo me dijo algo que pudo haber sido una clave para, sino develar, al menos entrever una punta de aquel misterio:
    • 1991 Sastre, A. Revelaciones [1991] Esp (CDH )
      Pero si no me escucháis y no cumplís estos mandamientos y rompéis mi alianza, traeré sobre vosotros el terror, la tisis y la fiebre que os abrasen los ojos y os consuman el alma [...].
    • 1992 Tapia Bolívar, D. HToreo I [1993] Esp (CDH )
      En 1851 se inicia ya su franca decadencia, coincidiendo con que le empezaba a minar la tisis al propio tiempo que habían desaparecido de él los atractivos físicos, aunque no el valor y la gallardía.
    • 1992 Tapia Bolívar, D. HToreo I [1993] Esp (CDH )
      En el invierno de 1853 se desarrolló fuertemente en su organismo la tisis, muriendo a consecuencia de ella en agosto de ese mismo año.
    • 1993 Ferré, R. Batalla vírgenes [1993] PR (CDH )
      Los padres querían tener una hija santa y Teresita, que era una niña debilucha, sin muchas ganas de vivir y mala salud, les vino como anillo al dedo. La convencieron de que se metiera en un convento de las Carmelitas Descalzas, una orden muy estricta, de ésas donde las monjas duermen sobre esteras de paja y viven completamente enclaustradas, y allí la pobre enfermó de tisis.
    • 1993 Marsé, J. Embrujo Shangai [1996] Esp (CDH )
      Lo leí un par de veces, volví a mirar la boca entreabierta de la bella durmiente y los dientes con su leve marca sanguinolenta, la boca que ofrecía la savia de los sueños mezclada con la secreción de la tisis, y cuando por fin me decidí había perdido unos segundos decisivos, porque Susana abrió súbitamente los ojos y me dedicó aquella sonrisa esquinada que yo conocía tan bien.
    • 1993 Marsé, J. Embrujo Shangai [1996] Esp (CDH )
      [...] también se dijo que la iniciativa del regreso podía haberla tomado la muchacha al no soportar la mala vida que llevaba y el trato que debía darle aquel chulo: no había más que verla cuando llegó, tan consumida y avergonzada, aunque en honor a la verdad había que admitir que, incluso mirándola con malos ojos y sin olvidar que era hija de quien era, no parecía una fulana, no iba pintarrajeada ni vestía como ellas ni enseñaba nada, no se le notaba; más bien parecía haber sufrido una recaída en la tisis y salir de un hospital, amedrentada y ojerosa y con algunos moretones en la cara [...].
    • 1993 Picó, F. Filo del poder [1993] PR (CDH )
      De ellos, 1 murió de tisis (tuberculosis), 1 de gastroenteritis y 1 de "fiebre perniciosa"; otro murió de repente al regresar del trabajo; del resto, los expedientes no especifican.
    • 1994 Anson, L. M. Don Juan [1996] Esp (CDH )
      Si no coge la tisis o alguien le pega un tiro, este cabroncete nos entierra a todos.
    • 1994 Lpz Torres, M. Horticultura [1994] Mx (CDH )
      Alivia irritaciones, males del pecho, malestar del hígado, tisis.
    • 1995 Glz León, A. Viejo [1995] Ve (CDH )
      [...] hubo quien tomó un barco y no se supo jamás de su vida, hubo quien hizo buenos negocios y se perdió para siempre, hubo la prima hermana que pudo casarse pero el marido se le murió de tisis, hubo los que nos quedamos repartidos, así nomás, para visitarnos los domingos y llevarnos un ramo de flores o unos bombones [...].
    • 1995 Hernández, Ramón Secreter rey [1995] 27 Esp (CDH )
      Nos transmitimos la tisis, el herpes diabólico, la infernal hemofilia.
    • 1995 Hernández, Ramón Secreter rey [1995] Esp (CDH )
      Enfermo de tuberculosis, se fue al sepulcro dejándole la inquietante duda de si su hijo, el nuevo Rey, habría heredado también el terrible mal de la tisis.
    • 1995 Hernández, Ramón Secreter rey [1995] Esp (CDH )
      ¿Tisis como papá?»

      «No, madre, no es la tisis. Cualquiera puede aspirar mialiento sin temor, ya que no son los bacilos los que me tienen hundido en la desesperación...»

    • 1995 Hernández, Ramón Secreter rey [1995] Esp (CDH )
      «No, madre, no es la tisis. Cualquiera puede aspirar mi aliento sin temor, ya que no son los bacilos los que me tienen hundido en la desesperación...»
    • 1995 Martínez, T. E. StaEvita [1995] Ar (CDH )
      el abuelo no había visto el mar, la abuela no sabía lo que eran las sábanas o las cortinas, el tío necesitaba un camión para repartir cajones de soda, la prima quería una pierna ortopédica, la madre no tenía con qué comprar el ajuar de novia, la vecina enferma de tisis no podía pagarse una cama en los sanatorios de las sierras de Córdoba.
    • 1995 Posse, A. Pasión según Eva [1995] Ar (CDH )
      «Serás pasto de los hombres.» «Te venderán a los burdeles de Rosario o de Asunción.» «Morirás de tisis
    • 1995 Ramírez, S. Baile máscaras [1995] Ni (CDH )
      El destino de la gorda más gorda Adelina Mantilla no podía ser otro que vestir los hábitos de monja salesa, según promesa de su madre a la santa Cabrini por haberla librado de la tisis mediante milagro que se agregó al expediente de la canonización [...].
    • 1996 Prensa ABC Cultural, 12/07/1996 [1996] Esp (CDH )
      Descubriremos también tesis sobre el "confort", las cortesanas inglesas, Emerson, el mundo de la locura, la tisis.
    • 1996 Prensa ABC Cultural, 10/05/1996 [1996] Esp (CDH )
      está enferma de tisis y se la manda a un lujoso sanatorio suizo, el de Clavadel, en Davos, que todos los lectores recordamos por "La montaña mágica" de Thomas Mann.
    • 1996 Prensa Granma Internacional, 09/1996 [1996] Cu (CDH )
      El servicio que venden hoy las jineteras —nombre que ha adquirido en Cuba la prostitución, a mi juicio más para eludir su connotación peyorativa que como un cómodo eufemismo tropical para denominar a quien monta al cliente— está lejos de aquella imagen de heroína romántica que ha difundido la literatura y que hoy presentan los grandes medios internacionales, sustituyendo la tisis que mató a la Dama de las Camelias por los fantasmas políticos.
    • 1996 Prensa ABC Cultural, 24/05/1996 [1996] Esp (CDH )
      Paulo es un mozo inficionado de tisis y literatura.
    • 1996 Prensa ABC Cultural, 30/08/1996 [1997] Esp (CDH )
      Él casi siempre en su refugio meridional de Yalta, en Crimea ("esta Siberia cálida"), "tosiendo frenéticamente" y con continuos vómitos de sangre, asiste como médico al avance implacable de su tisis; ella, muy lejos, en el norte, llena de vitalidad, con ilusiones, haciendo proyectos para un futuro que no iban a tener.
    • 1996 Prensa ABC Cultural, 29/03/1996 [1996] Esp (CDH )
      Y luchando sin cesar con la tisis, que parecía destinada a matarle y aunque sabemos que no fue así, porque la muerte le esperaba en un accidente de carretera, esta sombra mortal es otra lucha no menos contradictoria con su arrebatado amor por la luz mediterránea, el sol, la vida, lo que era más opuesto —como también las aficiones deportivas— a la gran amenaza que llevaba en los pulmones.
    • 1997 Prensa Clarín, 20/02/1997 [1997] Ar (CDH )
      Serán dejadas de lado las heroínas que mueren al mismo tiempo de amor y de curiosos males, representadas por obesas artistas que mal pueden disimular tisis y otras enfermedades terminales.
    • 1997 Quintanilla, M. Á. / Schz Ron, J. M. Ciencia [1997] Esp (CDH )
      Basándose en los diferentes sonidos respiratorios, Laennec fue capaz de diagnosticar una multitud de enfermedades pulmonares, como la bronquitis, la neumonía y, sobre todo, la tuberculosis (entonces conocida como tisis). irónicamente, por cierto, Laennec murió de tuberculosis.
    • 1997 Quintanilla, M. Á. / Schz Ron, J. M. Ciencia [1997] Esp (CDH )
      Junto a Pasteur, hay que citar al médico alemán Robert Koch (1843-1910), el nombre universalmente asociado al descubrimiento de la etiología (el origen) de la tuberculosis, una enfermedad —cuya primera denominación fue «tisis», «consunción» después— responsable entonces de la muerte de millones de personas cada año (sólo en Prusia la mortalidad ascendía en 1882 a 300 por cada 100.000 habitantes).
    • 1998 Ronald Morales, A. Frutoterapia [1998] Co (CDH )
      Dispepsia, estreñimiento, hemorroides, cólicos biliares, cálculos hepáticos, hipertrofia del bazo, ciertas diarreas crónicas, inflamaciones de la vejiga, arenillas, gota, escorbuto, bronquitis crónica, tisis.
    • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] Mx (CDH )
      Aquello de las prohibiciones vino a cuento porque sucedió que los niños de la casa y algunos invitados se empiojaron por andar jugando a las casitas con los petates donde dormía la hija de la lavandera, una niña xirga que se llamaba Felipa y que además de tener piojos tenía tisis.
    • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] Mx (CDH )
      Fue cuando se empiojaron en casa de sus tíos tíos por jugar a las casitas con los petates donde dormía la hija de la lavandera, Felipa, la que se murió de tisis.
    • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] Mx (CDH )
      Ya nadie me visita, temen que les pegue la tisis, porque de seguro es tisis, así que mejor ni me toques, ya me lo confirmaron, vengo del hospital de la calle del Conde, dice el homeópata que con los chochos de Acónito que estoy tomando no es suficiente, ora me dio chochos de Brionía y me recetó vaporizaciones con valeriana.
    • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] Mx (CDH )
      Ya nadie me visita, temen que les pegue la tisis, porque de seguro es tisis, así que mejor ni me toques, ya me lo confirmaron, vengo del hospital de la calle del Conde, dice el homeópata que con los chochos de Acónito que estoy tomando no es suficiente, ora me dio chochos de Brionía y me recetó vaporizaciones con valeriana.
    • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] Mx (CDH )
      Ya fuera propio de su tisis, ya fuera porque se le había subido a la cara el calor del chocolate, se puso colorada, sudaba y se quejaba de no poder respirar.
    • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] Mx (CDH )
      Siempre se están dando aire con hermosos abanicos que se pusieron muy en boga en la corte pasada de la reina Isabel II, la mamá del actual Alfonso XII que por cierto me contaron que el pobre se está muriendo de tisis.
    • 1999 Guzmán, Y. País estancias [1999] Ar (CDH )
      La muchacha, enferma de tisis, había venido a pasar una temporada en la estancia porque se creía que el aire fuerte del campo era curativo, pero contrariamente se agravó y murió en esa misma habitación.
    • 1999 99204051. Correo electrónico 1999 Esp (CDH )
      ¿Es necesario un registro de infectados de sida? Mi opinión es que en el siglo XX después de tener la ventaja de más de 1981 años de historia de la salud-enfermedad hemos cometido los mismos pecados que con otras enfermedades en su tiempo —sífilis, tisis etc.—: hemos aislado socialmente al enfermo señalándole con el dedo, no hemos luchado lo suficiente para que el enfermo de sida fuera un enfermo más; lo que hemos realizado es la protección de su condición (¿condenándole al ostracismo? —no puede decir lo que le pasa sin que se le margine—) y no siempre con éxito.
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] 477 CR (CDH )
      Este elixir, señala Paracelso, tiene además, otras propiedades muy excelentes. Tomando tres gotas de él, sin agua, un agonizante recobra la palabra y la razón. Prolonga considerablemente la existencia, conserva el vigor y da fuerza muscular y destruye los gérmenes de un sinfin de enfermedades, tales como: la rabia, delirio, vértigo, cólico, úlceras, melancolía, insomnio, sordera, ceguera, tisis, tos, asma, hidropesía, fiebres de todo género, la consunción, la gota, los catarros y la peste. /
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      tisis. [...] f. Med. Tuberculosis pulmonar.
    • 2006 Nieto Ramírez, A. "Tuberculosis peligro mundial" Correo del Caroní (Ciudad Guayana): correodelcaroni.com Ve (CORPES)
      Casi tan antigua como la humanidad, la tuberculosis (TB), antes conocida como "tisis", ha causado estragos en el mundo entero.
    • 2012 Ruiz Mantilla, J. Ahogada llamas Esp (CORPES)
      Mete uno el zapato, lo cala, después nota cómo traspasa a los calcetines y más tarde entumece los dedos y la planta y el tobillo con ese frío insistente, constante, ese frío que no se rinde porque la irremediable caladura lo ha rodeado todo por fuera, pero también por dentro; porque la humedad, esa carcoma del infierno que no hace más que multiplicar la tisis y llenar los hospitales de pobres tuberculosos al amparo de Dios y del maldito bacilo de Koch, la humedad, sí, devora a todo hijo de vecino sin ningún asomo de piedad. Esa lluvia precisamente es la que caía a cántaros el día que Rafael Martín volvió a la ciudad. Era una lluvia que todo lo detenía, que todo lo ralentizaba. Como había ocurrido con su propio regreso.
    • 2021 Ortúzar, Á. "Novelas sugeridas" [04-01-2021] La Tercera (Santiago de Chile) Ch (HD)
      El telón de fondo es un crimen que intentan resolver un abogado enfermo de tisis y un veterano de guerra. Todo ello, mientras el autor va narrando la historia de Europa.
    1. s. En ocasiones, con el modificador crónica.
      docs. (1713-2020) 10 ejemplos:
      • 1713 Álvz Corral, A. Hippocrates vindicado reflexiones médicas Esp (BD)
        Del mismo modo tambien sangra este mismo Autor en la Pthisis cronica, quando se inflama alguna vomica, para que se prohiba la supuracion. Lo qual yo experimentè muchos años en Lorenço Sevillano en Yllescas; dandole para que se renutriesse despues la leche de burra.
      • 2020 Quesada, P. "Enfermedades pulmón" [14-05-2020] Atenea Digital: ateneadigital.es Esp (HD)
        La tisis crónica del adulto corresponde en general al llamado periodo terciario y se desarrolla a partir de focos intrapulmonares producidos por vía aerógena o hematógena o de una tuberculosis ganglionar; puede presentarse en forma de una tuberculosis productiva (formaciones focales que raramente se ulceran), tuberculosis exudativa (de cuadro clínico más intenso y curso más agudo) y tuberculosis pulmonar fibrosa, que corresponde al periodo de curación de la tuberculosis pulmonar productiva y exudativa.
      • 1713 Álvz Corral, A. Hippocrates vindicado reflexiones médicas Esp (BD)
        Del mismo modo tambien sangra este mismo Autor en la Pthisis cronica, quando se inflama alguna vomica, para que se prohiba la supuracion. Lo qual yo experimentè muchos años en Lorenço Sevillano en Yllescas; dandole para que se renutriesse despues la leche de burra.
      • 1761 Piquer, A. Obras Hippocrates, II Esp (BD)
        Es el caso que asi en la phthisis crónica, como en la aguda, hace la calentura grandes mudanzas. Por lo común es pequeña y lenta; pero con solo mudarse los tiempos, y con ellos el ayre, les entran accessiones con frio como si fuessen de tercianas, y sus repeticiones suelen guardar à veces correspondencia, siendo la enfermedad en su raíz una verdadera phthisiquez.
      • 1826 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, XXXVI Esp (BD)
        La edad de la pubertad, la juventud y un clima caliente suelen ser las circunstancias más capaces de dar a la tisis un carácter agudo. La vejez, el temperamento linfático, los vicios escorbútico, escrofuloso, &c. determinan la tisis crónica (Morton, Nerten, &c.).
      • 1834 Anónimo "Sanidad. Provincia Murcia" [24-06-1834] El Vapor: Periódico Mercantil, Político y Literario de Cataluña (Cataluña) Esp (HD)
        El muerto ha sido un anciano que padecía tisis crónica; pero se presentaron los síntomas de cólico.
      • 1854 Lagarde, D. M. Trad Historia tisis pulmonal Bernardeau Esp (BD)
        En el mayor número de casos, es decir, en la tisis crónica; la lengua presenta una coloración uniforme, blanco rosado, con papilas tanto menos salientes cuanto la enfermedad marcha con más lentitud.
      • 1878 Glz Hidalgo, J. Trad Trat recién nacidos Bouchut (2.ª ed.) Esp (BD)
        La tisis crónica tuberculosa ó por neumonía caseosa no reclama en manera alguna el empleo de emisiones sanguíneas. Los vejigatorios ambulantes sobre el torax, las fricciones con pomada estibiada, las fricciones con aceite de crotontiglio son mucho más útiles.
      • 1902 Gmz Torres, R. Memoria aguas minero-medicinales Aliseda Esp (BD)
        Podemos decir, en resumen, que las aguas y clima de La Aliseda está indicadas en la tisis crónica, y contraindicadas en la forma erética, ó, en otros términos, que prescindiendo de las tisis de marcha aguda y subaguda y circunscribiéndonos á la forma crónica de la tuberculosis pulmonar, las probabilidades de curación dependen en primer término de la estructura y condiciones del individuo enfermo.
      • 1969 Torres, M. "Nacionalista revolucionario" [05-09-1969] ABC (Madrid) Esp (HD)
        Pequeño y anguloso, afilado el rostro por la larga y rala barba y una tisis crónica, Ho Chi-minh era la personificación de la actitud revolucionaria más allá de cualquier sacrificio.
      • 2017 Díaz Gmz, J. L. "Spinoza cerebro psicofísico" [08-12-2017] El Semanario Sin Límites (Ciudad de México): elsemanario.com Mx (HD)
        Veamos a continuación qué alegaba Leibniz sobre la relación entre la mente y el cuerpo. Pudo haber sido un tema de su entrevista con Spinoza realizada en La Haya del 18 al 21 de noviembre de 1676, pocos meses antes del fallecimiento de este último a la temprana edad de 44 años, afectado de una tisis crónica, hoy nombrada tuberculosis.
      • 2020 Quesada, P. "Enfermedades pulmón" [14-05-2020] Atenea Digital: ateneadigital.es Esp (HD)
        La tisis crónica del adulto corresponde en general al llamado periodo terciario y se desarrolla a partir de focos intrapulmonares producidos por vía aerógena o hematógena o de una tuberculosis ganglionar; puede presentarse en forma de una tuberculosis productiva (formaciones focales que raramente se ulceran), tuberculosis exudativa (de cuadro clínico más intenso y curso más agudo) y tuberculosis pulmonar fibrosa, que corresponde al periodo de curación de la tuberculosis pulmonar productiva y exudativa.
    2. s. f. En ocasiones, con el modificador aguda.
      docs. (1761-2011) 9 ejemplos:
      • 1761 Piquer, A. Obras Hippocrates, II Esp (BD)
        Nos advirtio pues Hippocrates, con mucha razón, que los phthisicos en aquel tiempo padecieron la phthisis aguda, y por esso morian los enfermos mas aceleradamente.
      • 2011 Aragón Albillos, S. "Eduardo Carreño pionero formación extranjero" Naturalistas proscritos Esp (BD)
        Graells tuvo conocimiento detallado de las circunstancias del fallecimiento a través del entomólogo francés Boisduval: Don Eduardo Carreño, su amigo verdadero, sincero, acaba de morir a causa de una tisis aguda el viernes 18 de febrero a las cuatro de la madrugada. Enfermó bruscamente; los primeros días de enero iba muy bien y el día 6 incluso cenó en mi casa [....] El 7 almorcé a las once como de costumbre y a mediodía vinieron a buscarme porque el señor Carreño acababa de padecer una terrible hemorragia pulmonar [...].
      • 1761 Piquer, A. Obras Hippocrates, II Esp (BD)
        Nos advirtio pues Hippocrates, con mucha razón, que los phthisicos en aquel tiempo padecieron la phthisis aguda, y por esso morian los enfermos mas aceleradamente.
      • 1766 Ellenker, R./ Fdz Barea, M. Coleccion adelantamientos medicina Esp (BD)
        Como estas causas sean varias, ya juntas, ya separadas, producen afectos ya agudos, ya chronicos en el Pulmon, pero que todos ultimamente pueden llegar al termino de la supuracion. Hippocrates delinea muchas especies de estos afectos, particularmente la pthisis aguda, cuyos sintomas, progressos, y methodo curativo son differentes; pero siempre deduce la supuracion de la congestion que hace en los Pulmones la colera, y phlegma, precipitadas á ellos, ò tambien de la rupcion de los vasos de estos.
      • 1784 Fdz, R. Trad Tratado Phtisis Jeannet Esp (BD)
        La Phtisis aguda es al contrario, hace unos progresos muy rápidos, la intensidad de la fiebre, la desecación de la sangre, su calor hirviente, las evaquaciones coliquativas escesivas y la gangrena precipitan la carrera del enfermo, y añaden la violencia y malignidad de la enfermedad.
      • 1789 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, II [1789] Esp (BD)
        La Pthisis aguda, como dice este último, hace progresos rápidos: lo intenso de la calentura; la disolucion de la sangre; su calor quemante; las evacuaciones coliquativas, y aun la gangrena vienen apresuradamente, precipitan su duración, su violencia y su malignidad. En esta Pthisis, como lo nota Morton, y yo lo he confirmado en la práctica, en la refundición de los tubérculos sobreviene una calentura pútrida con delirio, dolor al costado y dificultad de respirar, que se complica con la calentura héctica.
      • 1845 Retes, F. L./ García Torres/ J. Trad Muerte Clases Sociedad Lauvergne, I Esp (BD)
        Madame de *** de una obesidad colosal, de una estatura gigantesca y que pesaba cuatrocientas libras, fué acometida súbitamente de los síntomas pertenecientes á la tisis aguda. Desde este momento se vio enflaquecer diariamente de un modo notable, asustada de verse disminuir tan rápidamente contra el mortis terror que ataca el grado de la monomanía.
      • 1857 Anónimo Trad Patología Grisolle, IV [1857] Esp (BD)
        Algunas veces sigue la tisis un curso agudo, es decir, que en vez de durar uno ó dos años, como sucede en el mayor número de casos, termina en dos ó tres meses, y aun en un mes ó menos [...] Las tisis agudas son con muchísima frecuencia, como hace notar Laënnec, el producto de afecciones tuberculosas de los pulmones, que latentes en un principio, por espacio de más o menos tiempo, se descubren después ora espontáneamente, ora a consecuencia de una enfermedad aguda, como una pulmonía, una pleuresía, un sarampión ó una fiebre tifoidea.
      • 1876 Rino Hurtado, P. Trad Nuevo Manual Medicina Homeopática, Jahr, IV (BD)
        Para combatir la tisis aguda, tal como la que se presenta a veces después de una neumonía violenta y mal curada, o á consecuencia de considerables hemorragias pulmonares serán con frecuencia de una gran utilidad: 1) Lyc. ― 2) Ferr. hep. lach. merc. sulf., y quizá convenga también: 3) Chin. dros. dulc. laur. lec. puls.
      • 1884 Rdz Abaytua "Bases medicación hipotermásica" Revista de Cirugía y Medicina Prácticas (Madrid) Esp (HD)
        Así, en las formas de tisis que Peter (3) llama intratables ―tisis crónica febril continua, tisis galopante y tisis aguda―lo son precisamente por la deplorable impotencia de toda medicación para enfrenar la marcha devastadora de la fiebre.
      • 2011 Aragón Albillos, S. "Eduardo Carreño pionero formación extranjero" Naturalistas proscritos Esp (BD)
        Graells tuvo conocimiento detallado de las circunstancias del fallecimiento a través del entomólogo francés Boisduval: Don Eduardo Carreño, su amigo verdadero, sincero, acaba de morir a causa de una tisis aguda el viernes 18 de febrero a las cuatro de la madrugada. Enfermó bruscamente; los primeros días de enero iba muy bien y el día 6 incluso cenó en mi casa [....] El 7 almorcé a las once como de costumbre y a mediodía vinieron a buscarme porque el señor Carreño acababa de padecer una terrible hemorragia pulmonar [...].
    3. s. En ocasiones, con el modificador latente.
      docs. (1828-1908) 8 ejemplos:
      • 1828 Suárez Pantigó, P. Trad Flegmasias, Broussais, I [1828] p. 39 Esp (BD)
        [...]; y en el caso de que no exista ninguna de estas dos causas, hay toda certeza de que el enfermo que tose ya largo tiempo, que tiene el pulso agitado, que pierde las fuerzas, las carnes y las formas, aunque no esperimente dispnea contínua, ni calor ácre, le consume una tisis latente que debe su existencia á tubérculos secos . Pero como una irritacion crónica provoca frecuentes mente otra, los catarros tuberculosos rara vez se presentan en un estado tan simple [...].
      • 1908 Maeztu, R. "Tisis" La Correspondencia de España (Madrid) Esp (HD)
        La tisis latente está mucho más extendida de lo que se cree; pero sus efectos son mucho menos funestos, y su comunicabilidad directa mucho menos grande de lo que se ha venido creyendo.
      • 1828 Suárez Pantigó, P. Trad Flegmasias, Broussais, I [1828] p. 39 Esp (BD)
        [...]; y en el caso de que no exista ninguna de estas dos causas, hay toda certeza de que el enfermo que tose ya largo tiempo, que tiene el pulso agitado, que pierde las fuerzas, las carnes y las formas, aunque no esperimente dispnea contínua, ni calor ácre, le consume una tisis latente que debe su existencia á tubérculos secos . Pero como una irritacion crónica provoca frecuentes mente otra, los catarros tuberculosos rara vez se presentan en un estado tan simple [...].
      • 1849 Alonso, F. / Escolar, S. Trad Guía Médico Práctico, Valleix, II p. 324 (BD)
        En algunos casos, se ha visto a la tisis existir durante mucho tiempo, sin ocasionar tos, opresión, espulsión de esputos característicos ni hemotisis, y sin que sufriesen los enfermos notable deterioro: estos casos son los que se han designado bajo el nombre de tisis latente. Pero aun entonces se descubren los signos positivos indicados anteriormente, esplorando el pecho por medio de la auscultación y de la percusión.
      • 1853 Rdz Villargoitia "Examen medios terapéuticos tratamiento tuberculización pulmonar" La Crónica de los Hospitales (Madrid) Esp (BD)
        Para evitar semejante confusión J. Frank describe el período caracterizado por dichos síntomas bajo el nombre de tisis latente, denominación, en mi sentir, impropia, porque si los síntomas la revelan no es latente [...] Solo pudiera tener alguna propiedad, la distinción establecida por Frank, de admitirse que la voz tisis no es aplicable sino a cierto grado de desarrollo de la tuberculización pulmonar, de donde resultaría que la tisis no es una enfermedad, sino un período de enfermedad.
      • 1868 Schz Rubio, E. Trad Clínica médica Trousseau, II (3.ª ed.) Esp (BD)
        Salva la rapidez de la marcha, esta espécie de tisis, que es preciso llamar tisis rápida [...] Es la misma enfermedad, cuyas manifestaciones recorren su evolución en un tiempo mucho más corto que habitualmente; de igual modo que, por oposición a ésto, permanecen oscuras en otros casos estas manifestaciones, desfiguradas por accidentes que las hacen desconocer, que es lo que se llama tisis latente. Latente ó rápida, regular ó irregular, repito que la enfermedad es siempre la misma.
      • 1893 Asensio, J. M. Fernán Caballero Novela Contemporánea Esp (BD)
        El corazón de la viuda se interesó por el joven Arron, no sólo por comprender que éste la amaba verdaderamente, sino por verlo condenado a un fin triste y prematuro, pues una fiebre lenta, que se suponía hija de la tisis latente, iba consumiendo las fuerzas de su juventud.
      • 1908 Maeztu, R. "Tisis" La Correspondencia de España (Madrid) Esp (HD)
        La tisis latente está mucho más extendida de lo que se cree; pero sus efectos son mucho menos funestos, y su comunicabilidad directa mucho menos grande de lo que se ha venido creyendo.
      • 1828 Suárez Pantigó, P. Trad Flegmasias, Broussais, I [1828] p. 39 Esp (BD)
        [...]; y en el caso de que no exista ninguna de estas dos causas, hay toda certeza de que el enfermo que tose ya largo tiempo, que tiene el pulso agitado, que pierde las fuerzas, las carnes y las formas, aunque no esperimente dispnea contínua, ni calor ácre, le consume una tisis latente que debe su existencia á tubérculos secos . Pero como una irritacion crónica provoca frecuentes mente otra, los catarros tuberculosos rara vez se presentan en un estado tan simple [...].
      • 1849 Alonso, F. / Escolar, S. Trad Guía Médico Práctico, Valleix, II p. 324 (BD)
        En algunos casos, se ha visto a la tisis existir durante mucho tiempo, sin ocasionar tos, opresión, espulsión de esputos característicos ni hemotisis, y sin que sufriesen los enfermos notable deterioro: estos casos son los que se han designado bajo el nombre de tisis latente. Pero aun entonces se descubren los signos positivos indicados anteriormente, esplorando el pecho por medio de la auscultación y de la percusión.
      • 1853 Rdz Villargoitia "Examen medios terapéuticos tratamiento tuberculización pulmonar" La Crónica de los Hospitales (Madrid) Esp (BD)
        Para evitar semejante confusión J. Frank describe el período caracterizado por dichos síntomas bajo el nombre de tisis latente, denominación, en mi sentir, impropia, porque si los síntomas la revelan no es latente [...] Solo pudiera tener alguna propiedad, la distinción establecida por Frank, de admitirse que la voz tisis no es aplicable sino a cierto grado de desarrollo de la tuberculización pulmonar, de donde resultaría que la tisis no es una enfermedad, sino un período de enfermedad.
      • 1868 Schz Rubio, E. Trad Clínica médica Trousseau, II (3.ª ed.) Esp (BD)
        Salva la rapidez de la marcha, esta espécie de tisis, que es preciso llamar tisis rápida [...] Es la misma enfermedad, cuyas manifestaciones recorren su evolución en un tiempo mucho más corto que habitualmente; de igual modo que, por oposición a ésto, permanecen oscuras en otros casos estas manifestaciones, desfiguradas por accidentes que las hacen desconocer, que es lo que se llama tisis latente. Latente ó rápida, regular ó irregular, repito que la enfermedad es siempre la misma.
      • 1877 Schz Ocaña, E. Trad "Tisis myoidema, Schitf" Anuario de Medicina y Cirugía Prácticas Esp (BD)
        Fundado en esta cómoda doctrina, es como ha erigido el doctor Tait el myoídema nodular en signo de la tisis latente. Ha examinado bajo este punto de vista, 90 dementes del asilo de West Riding, y habiendo encontrado la irritabilidad muscular ó nodular coincidiendo con la demacración, deduce el autor que dichos enfermos se encuentran, por este solo hecho, amenazados o bajo la influencia de la tisis, aun cuando no presenten ningún otro síntoma.
      • 1888 Fdz Dávila, A. Trad "Hemotisis tuberculosa", Thermes Pe (BD)
        Sin embargo, según el profesor G. Sée, el origen de las hemotisis (tisis latente ó principiante) puede ser reconocido desde que los esputos sanguinolentos comienzan a sufrir la transformación mucosa, a tornarse consistentes y opacos.
      • 1893 Asensio, J. M. Fernán Caballero Novela Contemporánea Esp (BD)
        El corazón de la viuda se interesó por el joven Arron, no sólo por comprender que éste la amaba verdaderamente, sino por verlo condenado a un fin triste y prematuro, pues una fiebre lenta, que se suponía hija de la tisis latente, iba consumiendo las fuerzas de su juventud.
      • 1908 Maeztu, R. "Tisis" La Correspondencia de España (Madrid) Esp (HD)
        La tisis latente está mucho más extendida de lo que se cree; pero sus efectos son mucho menos funestos, y su comunicabilidad directa mucho menos grande de lo que se ha venido creyendo.
    4. s. Frecuentemente, con el modificador galopante.
      docs. (1859-2020) 44 ejemplos:
      • 1859 Anónimo "Natalia, casamiento conveniencia" Novela-Almanaque-Revista [...] Tomo II Esp (BD)
        Su antigua tos, que parecía haberse calmado algo, se declaró entonces con más sequedad que nunca. Los médicos que fueron llamados sin demora, aseguraron que la enfermedad del pecho había tomado de repente, y a consecuencia sin duda de alguna profunda conmoción moral, cierto desarrollo y carácter de gravedad, que quitaba toda esperanza de curación. Aquella era una de esas enfermedades que ningún medicamente puede contener en su precipitado curso, y a la cual ha dado la despiadada ciencia el nombre terriblemente pintoresco de tisis galopante.
      • 2020 Chamorro Lpz, J. "Oleaje navideño" Andalucía Información (Jerez de la Frontera): andalucíainformación.es Esp (HD)
        Se oyen aplausos en el Parlamento. Se han aprobado los Presupuestos. Se ha ganado el partido. Oiga, pero si habéis alineado a grupos contrarios a nuestra nación. Como lo permite el federal Gobierno español. El respeto a la vida y la propiedad entran en tisis galopante. Las apropiaciones indebidas han impuesto su ley. La corrupción su norma.
      • 1859 Anónimo "Natalia, casamiento conveniencia" Novela-Almanaque-Revista [...] Tomo II Esp (BD)
        Su antigua tos, que parecía haberse calmado algo, se declaró entonces con más sequedad que nunca. Los médicos que fueron llamados sin demora, aseguraron que la enfermedad del pecho había tomado de repente, y a consecuencia sin duda de alguna profunda conmoción moral, cierto desarrollo y carácter de gravedad, que quitaba toda esperanza de curación. Aquella era una de esas enfermedades que ningún medicamente puede contener en su precipitado curso, y a la cual ha dado la despiadada ciencia el nombre terriblemente pintoresco de tisis galopante.
      • 1859 Anónimo "Natalia, casamiento conveniencia" Novela-Almanaque-Revista [...] Tomo II Esp (BD)
        Su antigua tos, que parecía haberse calmado algo, se declaró entonces con más sequedad que nunca. Los médicos que fueron llamados sin demora, aseguraron que la enfermedad del pecho había tomado de repente, y a consecuencia sin duda de alguna profunda conmoción moral, cierto desarrollo y carácter de gravedad, que quitaba toda esperanza de curación. Aquella era una de esas enfermedades que ningún medicamente puede contener en su precipitado curso, y a la cual ha dado la despiadada ciencia el nombre terriblemente pintoresco de tisis galopante.
      • 1868 Baldivielso, M. Manual estudiante medicina Esp (BD)
        El curso de la tisis pulmonal, por lo general, siempre es lento y de larga duración, sin embargo en algunos casos aunque raros, se ha visto terminar en 25 ó 30 días recorriendo sus períodos con una rapidez sorprendente y que la ha valido el nombre de tisis galopante, con que ha sido designada por algunos autores.
      • 1868 Baldivielso, M. Manual estudiante medicina Esp (BD)
        El curso de la tisis pulmonal, por lo general, siempre es lento y de larga duración, sin embargo en algunos casos aunque raros, se ha visto terminar en 25 ó 30 días recorriendo sus períodos con una rapidez sorprendente y que la ha valido el nombre de tisis galopante, con que ha sido designada por algunos autores.
      • 1879 Sologuren, F. "Tuberculosis miliar aguda" [01-10-1879] La Escuela de Medicina (Ciudad de México) Mx (HD)
        En la tisis galopante, vemos en el enfermos los signos ciertos de una lesión tuberculosa, y se manifiesta exacervando de una manera rápida los síntomas que ya existían; podemos ver desde el simple endurecimiento y macicez de los vértices, hasta la existencia de cavernas pequeñas ó grandes en los pulmones; ó bien que el enfermo da signos y antecedentes claros de tuberculosis.
      • 1879 Sologuren, F. "Tuberculosis miliar aguda" [01-10-1879] La Escuela de Medicina (Ciudad de México) Mx (HD)
        En la tisis galopante, vemos en el enfermos los signos ciertos de una lesión tuberculosa, y se manifiesta exacervando de una manera rápida los síntomas que ya existían; podemos ver desde el simple endurecimiento y macicez de los vértices, hasta la existencia de cavernas pequeñas ó grandes en los pulmones; ó bien que el enfermo da signos y antecedentes claros de tuberculosis.
      • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )

        La enfermedad había sido un resfriado, cogido la noche en que salieron de París; pero la frágil constitución de la enferma y quién sabe qué herencia de tuberculosis, hicieron estallar una tisis galopante, ante la cual fueron inútiles mis esfuerzos.

      • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )

        La enfermedad había sido un resfriado, cogido la noche en que salieron de París; pero la frágil constitución de la enferma y quién sabe qué herencia de tuberculosis, hicieron estallar una tisis galopante, ante la cual fueron inútiles mis esfuerzos.

      • 1896 Valera, Juan Mérito y fortuna Estudios Hist y Política Esp (CDH )
        Bien sé que no hay fortuna para Dios: todo está previsto y ordenado por Él; mas para los hombres, ¿cómo negar que hay fortuna? ¿Quién prevé todos los casos adversos y prósperos? Y, aunque se prevean, aunque se señale en un cuadro del porvenir el curso que han de llevar los sucesos, ¿depende por completo de la voluntad humana el variar ese curso? Imaginemos el político más maravillosamente previsor, y todavía podrá ser como el astrónomo, que anuncia la aparición de un cometa y no lo detiene, que anuncia un eclipse y no lo evita, o como el médico, que pronostica los estragos de una tisis galopante y la próxima muerte del enfermo y no sabe curarla.
      • 1896 Valera, Juan Mérito y fortuna Estudios Hist y Política Esp (CDH )
        Bien sé que no hay fortuna para Dios: todo está previsto y ordenado por Él; mas para los hombres, ¿cómo negar que hay fortuna? ¿Quién prevé todos los casos adversos y prósperos? Y, aunque se prevean, aunque se señale en un cuadro del porvenir el curso que han de llevar los sucesos, ¿depende por completo de la voluntad humana el variar ese curso? Imaginemos el político más maravillosamente previsor, y todavía podrá ser como el astrónomo, que anuncia la aparición de un cometa y no lo detiene, que anuncia un eclipse y no lo evita, o como el médico, que pronostica los estragos de una tisis galopante y la próxima muerte del enfermo y no sabe curarla.
      • 1901 Tarrida Mármol, F. "Transmisión tuberculosis" n.º 83, p. 333 La Revista Blanca (Madrid) Cu (HD)
        Falta considerar el problema a la inversa. ¿Es transmisible al hombre la tuberculosis del buey? [...] Trooksbark ha podido, por ejemplo, inocular esputos de tísico a un becerro y comprobar que el animal quedaba tuberculoso. Pero ¿quién osaría hacer el experimento inverso? ¿Quién asumiría la responsabilidad de inocular a un ser humano la tisis bovina?
      • 1901 Tarrida Mármol, F. "Transmisión tuberculosis" n.º 83, p. 333 La Revista Blanca (Madrid) Cu (HD)
        Falta considerar el problema a la inversa. ¿Es transmisible al hombre la tuberculosis del buey? [...] Trooksbark ha podido, por ejemplo, inocular esputos de tísico a un becerro y comprobar que el animal quedaba tuberculoso. Pero ¿quién osaría hacer el experimento inverso? ¿Quién asumiría la responsabilidad de inocular a un ser humano la tisis bovina?
      • 1910 Madinaveitia, J. "Estudio experimental patología y terapéutica química" (Reseña) n.º 4, p. 136 Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        En el orden de conocimientos relacionados con la investigación y análisis de los agentes patógenos, modo de transmitirse, etc.; ocupará Koch un puesto que será preeminente, aun cuando muchas de sus afirmaciones en ese mismo orden de ideas no nos parezcan un acierto, como la de quitar importancia a la contaminación de las aguas en la transmisión de la tifoidea, su célebre comunicación al Congreso de Londres sobre la no transmisibilidad de la tisis bovina al hombre.
      • 1910 Madinaveitia, J. "Estudio experimental patología y terapéutica química" (Reseña) n.º 4, p. 136 Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        En el orden de conocimientos relacionados con la investigación y análisis de los agentes patógenos, modo de transmitirse, etc.; ocupará Koch un puesto que será preeminente, aun cuando muchas de sus afirmaciones en ese mismo orden de ideas no nos parezcan un acierto, como la de quitar importancia a la contaminación de las aguas en la transmisión de la tifoidea, su célebre comunicación al Congreso de Londres sobre la no transmisibilidad de la tisis bovina al hombre.
      • 1906-1919 Blasco Ibáñez, V. Maja [1998] Esp (CDH )
        Es una tisis galopante; tal vez asunto de días, tal vez asunto de pocos meses; pero se muere, y yo no conozco el remedio.
      • 1906-1919 Blasco Ibáñez, V. Maja [1998] Esp (CDH )
        Es una tisis galopante; tal vez asunto de días, tal vez asunto de pocos meses; pero se muere, y yo no conozco el remedio.
      • 1927 Anónimo "Porterías antihigiénicas" [20-05-1927] Crónica meridional: diario liberal independiente y de intereses generales Esp (HD)
        Sé de una pobre mujer que no tuvo esa suerte con su hija, sino que murió a los veinte años de una tisis galopante. Antes había muerto también tuberculoso su marido, y ahora lo está ella.
      • 1927 Anónimo "Porterías antihigiénicas" [20-05-1927] Crónica meridional: diario liberal independiente y de intereses generales Esp (HD)
        Sé de una pobre mujer que no tuvo esa suerte con su hija, sino que murió a los veinte años de una tisis galopante. Antes había muerto también tuberculoso su marido, y ahora lo está ella.
      • 1944-1949 Baroja, P. Última vuelta [1978] Esp (CDH )
        En el hospital de Valencia, estudiando yo el último año de Medicina, ingresó en una sala un hombre joven, de veinte o veintidós años a lo más, demacrado, en los huesos, con una tuberculosis de las que llamaban entre el pueblo tisis galopante.
      • 1944-1949 Baroja, P. Última vuelta [1978] Esp (CDH )
        En el hospital de Valencia, estudiando yo el último año de Medicina, ingresó en una sala un hombre joven, de veinte o veintidós años a lo más, demacrado, en los huesos, con una tuberculosis de las que llamaban entre el pueblo tisis galopante.
      • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
        Silvia me hizo otros cuentos y confesiones, pero algunos yo ya los conocía por Julieta, como su relación (que fue aparentemente de dirección doble: una de las pocas incursiones de Silvia en la heterosexualidad) con Diosdado Noel (ése era, sorprendentemente, su verdadero nombre), pintor de profesión, que afectaba una tuberculosis perenne que nunca se hizo tisis galopante, vestido siempre de luto (vestirse de negro ¡y en La Habana!, doble despropósito; pues la burla habanera no permitía que esas extravagancias se cometieran impunes), con su barba cuidada y su melena romántica: Víctor Hugonorrea llamaban a este papá Noel.
      • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
        Silvia me hizo otros cuentos y confesiones, pero algunos yo ya los conocía por Julieta, como su relación (que fue aparentemente de dirección doble: una de las pocas incursiones de Silvia en la heterosexualidad) con Diosdado Noel (ése era, sorprendentemente, su verdadero nombre), pintor de profesión, que afectaba una tuberculosis perenne que nunca se hizo tisis galopante, vestido siempre de luto (vestirse de negro ¡y en La Habana!, doble despropósito; pues la burla habanera no permitía que esas extravagancias se cometieran impunes), con su barba cuidada y su melena romántica: Víctor Hugonorrea llamaban a este papá Noel.
      • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] 247 Mx (CDH )
        Esta ceremonia se llevó a cabo todos los primeros viernes de cada mes, hasta que el tío Xavierito se fue al otro mundo cabalgando en una tisis galopante.
      • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] 247 Mx (CDH )
        Esta ceremonia se llevó a cabo todos los primeros viernes de cada mes, hasta que el tío Xavierito se fue al otro mundo cabalgando en una tisis galopante.
      • 2010 Leguina, J. Luz crepuscular [2010] La luz crepuscular Esp (CORPES)
        Cuando Luis fue llamado de nuevo a filas, esta vez por los franquistas, y aunque éstos no fueran precisamente "revolucionarios", su madre dispuso la misma alegación, la de la tisis galopante, y lo enviaron a servicios auxiliares sanitarios.
      • 2010 Leguina, J. Luz crepuscular [2010] La luz crepuscular Esp (CORPES)
        Cuando Luis fue llamado de nuevo a filas, esta vez por los franquistas, y aunque éstos no fueran precisamente "revolucionarios", su madre dispuso la misma alegación, la de la tisis galopante, y lo enviaron a servicios auxiliares sanitarios.
      • 2020 Chamorro Lpz, J. "Oleaje navideño" Andalucía Información (Jerez de la Frontera): andalucíainformación.es Esp (HD)
        Se oyen aplausos en el Parlamento. Se han aprobado los Presupuestos. Se ha ganado el partido. Oiga, pero si habéis alineado a grupos contrarios a nuestra nación. Como lo permite el federal Gobierno español. El respeto a la vida y la propiedad entran en tisis galopante. Las apropiaciones indebidas han impuesto su ley. La corrupción su norma.
      • 2020 Chamorro Lpz, J. "Oleaje navideño" Andalucía Información (Jerez de la Frontera): andalucíainformación.es Esp (HD)
        Se oyen aplausos en el Parlamento. Se han aprobado los Presupuestos. Se ha ganado el partido. Oiga, pero si habéis alineado a grupos contrarios a nuestra nación. Como lo permite el federal Gobierno español. El respeto a la vida y la propiedad entran en tisis galopante. Las apropiaciones indebidas han impuesto su ley. La corrupción su norma.
      • 1859 Anónimo "Natalia, casamiento conveniencia" Novela-Almanaque-Revista [...] Tomo II Esp (BD)
        Su antigua tos, que parecía haberse calmado algo, se declaró entonces con más sequedad que nunca. Los médicos que fueron llamados sin demora, aseguraron que la enfermedad del pecho había tomado de repente, y a consecuencia sin duda de alguna profunda conmoción moral, cierto desarrollo y carácter de gravedad, que quitaba toda esperanza de curación. Aquella era una de esas enfermedades que ningún medicamente puede contener en su precipitado curso, y a la cual ha dado la despiadada ciencia el nombre terriblemente pintoresco de tisis galopante.
      • 1859 Anónimo "Natalia, casamiento conveniencia" Novela-Almanaque-Revista [...] Tomo II Esp (BD)
        Su antigua tos, que parecía haberse calmado algo, se declaró entonces con más sequedad que nunca. Los médicos que fueron llamados sin demora, aseguraron que la enfermedad del pecho había tomado de repente, y a consecuencia sin duda de alguna profunda conmoción moral, cierto desarrollo y carácter de gravedad, que quitaba toda esperanza de curación. Aquella era una de esas enfermedades que ningún medicamente puede contener en su precipitado curso, y a la cual ha dado la despiadada ciencia el nombre terriblemente pintoresco de tisis galopante.
      • 1868 Baldivielso, M. Manual estudiante medicina Esp (BD)
        El curso de la tisis pulmonal, por lo general, siempre es lento y de larga duración, sin embargo en algunos casos aunque raros, se ha visto terminar en 25 ó 30 días recorriendo sus períodos con una rapidez sorprendente y que la ha valido el nombre de tisis galopante, con que ha sido designada por algunos autores.
      • 1868 Baldivielso, M. Manual estudiante medicina Esp (BD)
        El curso de la tisis pulmonal, por lo general, siempre es lento y de larga duración, sin embargo en algunos casos aunque raros, se ha visto terminar en 25 ó 30 días recorriendo sus períodos con una rapidez sorprendente y que la ha valido el nombre de tisis galopante, con que ha sido designada por algunos autores.
      • 1879 Sologuren, F. "Tuberculosis miliar aguda" [01-10-1879] La Escuela de Medicina (Ciudad de México) Mx (HD)
        En la tisis galopante, vemos en el enfermos los signos ciertos de una lesión tuberculosa, y se manifiesta exacervando de una manera rápida los síntomas que ya existían; podemos ver desde el simple endurecimiento y macicez de los vértices, hasta la existencia de cavernas pequeñas ó grandes en los pulmones; ó bien que el enfermo da signos y antecedentes claros de tuberculosis.
      • 1879 Sologuren, F. "Tuberculosis miliar aguda" [01-10-1879] La Escuela de Medicina (Ciudad de México) Mx (HD)
        En la tisis galopante, vemos en el enfermos los signos ciertos de una lesión tuberculosa, y se manifiesta exacervando de una manera rápida los síntomas que ya existían; podemos ver desde el simple endurecimiento y macicez de los vértices, hasta la existencia de cavernas pequeñas ó grandes en los pulmones; ó bien que el enfermo da signos y antecedentes claros de tuberculosis.
      • 1879 Pereda, J. M. Don Gonzalo Glz [2003] Esp (CDH )
        y descalabrándose aquí, rodando allá por el polvo, y balbuciendo ternos y maldiciones, asido del rabo del mastín en el portal, o revolcándose en las ortigas de la huerta, arribó la criatura a los cinco años, época en que su hermana volvió a casa y don Pelayo se murió, no sé si de una tisis galopante, como dijo el médico, o de la crónica perversidad de su carácter, nombrando a don Lope tutor y curador de los huérfanos.
      • 1879 Pereda, J. M. Don Gonzalo Glz [2003] Esp (CDH )
        y descalabrándose aquí, rodando allá por el polvo, y balbuciendo ternos y maldiciones, asido del rabo del mastín en el portal, o revolcándose en las ortigas de la huerta, arribó la criatura a los cinco años, época en que su hermana volvió a casa y don Pelayo se murió, no sé si de una tisis galopante, como dijo el médico, o de la crónica perversidad de su carácter, nombrando a don Lope tutor y curador de los huérfanos.
      • 1884 Rdz Abaytua "Bases medicación hipotermásica" Revista de Cirugía y Medicina Prácticas (Madrid) Esp (HD)
        Así, en las formas de tisis que Peter (3) llama intratables ―tisis crónica febril continua, tisis galopante y tisis aguda―lo son precisamente por la deplorable impotencia de toda medicación para enfrenar la marcha devastadora de la fiebre.
      • 1884 Rdz Abaytua "Bases medicación hipotermásica" Revista de Cirugía y Medicina Prácticas (Madrid) Esp (HD)
        Así, en las formas de tisis que Peter (3) llama intratables ―tisis crónica febril continua, tisis galopante y tisis aguda―lo son precisamente por la deplorable impotencia de toda medicación para enfrenar la marcha devastadora de la fiebre.
      • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )

        La enfermedad había sido un resfriado, cogido la noche en que salieron de París; pero la frágil constitución de la enferma y quién sabe qué herencia de tuberculosis, hicieron estallar una tisis galopante, ante la cual fueron inútiles mis esfuerzos.

      • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )

        La enfermedad había sido un resfriado, cogido la noche en que salieron de París; pero la frágil constitución de la enferma y quién sabe qué herencia de tuberculosis, hicieron estallar una tisis galopante, ante la cual fueron inútiles mis esfuerzos.

      • 1896 Valera, Juan Mérito y fortuna Estudios Hist y Política Esp (CDH )
        Bien sé que no hay fortuna para Dios: todo está previsto y ordenado por Él; mas para los hombres, ¿cómo negar que hay fortuna? ¿Quién prevé todos los casos adversos y prósperos? Y, aunque se prevean, aunque se señale en un cuadro del porvenir el curso que han de llevar los sucesos, ¿depende por completo de la voluntad humana el variar ese curso? Imaginemos el político más maravillosamente previsor, y todavía podrá ser como el astrónomo, que anuncia la aparición de un cometa y no lo detiene, que anuncia un eclipse y no lo evita, o como el médico, que pronostica los estragos de una tisis galopante y la próxima muerte del enfermo y no sabe curarla.
      • 1896 Valera, Juan Mérito y fortuna Estudios Hist y Política Esp (CDH )
        Bien sé que no hay fortuna para Dios: todo está previsto y ordenado por Él; mas para los hombres, ¿cómo negar que hay fortuna? ¿Quién prevé todos los casos adversos y prósperos? Y, aunque se prevean, aunque se señale en un cuadro del porvenir el curso que han de llevar los sucesos, ¿depende por completo de la voluntad humana el variar ese curso? Imaginemos el político más maravillosamente previsor, y todavía podrá ser como el astrónomo, que anuncia la aparición de un cometa y no lo detiene, que anuncia un eclipse y no lo evita, o como el médico, que pronostica los estragos de una tisis galopante y la próxima muerte del enfermo y no sabe curarla.
      • 1901 Tarrida Mármol, F. "Transmisión tuberculosis" n.º 83, p. 333 La Revista Blanca (Madrid) Cu (HD)
        Falta considerar el problema a la inversa. ¿Es transmisible al hombre la tuberculosis del buey? [...] Trooksbark ha podido, por ejemplo, inocular esputos de tísico a un becerro y comprobar que el animal quedaba tuberculoso. Pero ¿quién osaría hacer el experimento inverso? ¿Quién asumiría la responsabilidad de inocular a un ser humano la tisis bovina?
      • 1901 Tarrida Mármol, F. "Transmisión tuberculosis" n.º 83, p. 333 La Revista Blanca (Madrid) Cu (HD)
        Falta considerar el problema a la inversa. ¿Es transmisible al hombre la tuberculosis del buey? [...] Trooksbark ha podido, por ejemplo, inocular esputos de tísico a un becerro y comprobar que el animal quedaba tuberculoso. Pero ¿quién osaría hacer el experimento inverso? ¿Quién asumiría la responsabilidad de inocular a un ser humano la tisis bovina?
      • 1910 Madinaveitia, J. "Estudio experimental patología y terapéutica química" (Reseña) n.º 4, p. 136 Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        En el orden de conocimientos relacionados con la investigación y análisis de los agentes patógenos, modo de transmitirse, etc.; ocupará Koch un puesto que será preeminente, aun cuando muchas de sus afirmaciones en ese mismo orden de ideas no nos parezcan un acierto, como la de quitar importancia a la contaminación de las aguas en la transmisión de la tifoidea, su célebre comunicación al Congreso de Londres sobre la no transmisibilidad de la tisis bovina al hombre.
      • 1910 Madinaveitia, J. "Estudio experimental patología y terapéutica química" (Reseña) n.º 4, p. 136 Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        En el orden de conocimientos relacionados con la investigación y análisis de los agentes patógenos, modo de transmitirse, etc.; ocupará Koch un puesto que será preeminente, aun cuando muchas de sus afirmaciones en ese mismo orden de ideas no nos parezcan un acierto, como la de quitar importancia a la contaminación de las aguas en la transmisión de la tifoidea, su célebre comunicación al Congreso de Londres sobre la no transmisibilidad de la tisis bovina al hombre.
      • 1906-1919 Blasco Ibáñez, V. Maja [1998] Esp (CDH )
        Es una tisis galopante; tal vez asunto de días, tal vez asunto de pocos meses; pero se muere, y yo no conozco el remedio.
      • 1906-1919 Blasco Ibáñez, V. Maja [1998] Esp (CDH )
        Es una tisis galopante; tal vez asunto de días, tal vez asunto de pocos meses; pero se muere, y yo no conozco el remedio.
      • 1927 Anónimo "Porterías antihigiénicas" [20-05-1927] Crónica meridional: diario liberal independiente y de intereses generales Esp (HD)
        Sé de una pobre mujer que no tuvo esa suerte con su hija, sino que murió a los veinte años de una tisis galopante. Antes había muerto también tuberculoso su marido, y ahora lo está ella.
      • 1927 Anónimo "Porterías antihigiénicas" [20-05-1927] Crónica meridional: diario liberal independiente y de intereses generales Esp (HD)
        Sé de una pobre mujer que no tuvo esa suerte con su hija, sino que murió a los veinte años de una tisis galopante. Antes había muerto también tuberculoso su marido, y ahora lo está ella.
      • 1934 Cavada, F. J. Apuntes biográficos Chiloé insular Ch (BD)
        Josefina, hermana de las anteriores, murió a los 22 años de tisis galopante, cuyos primeros síntomas se manifestaron al salir del templo de San Francisco en Ancud.
      • 1934 Cavada, F. J. Apuntes biográficos Chiloé insular Ch (BD)
        Josefina, hermana de las anteriores, murió a los 22 años de tisis galopante, cuyos primeros síntomas se manifestaron al salir del templo de San Francisco en Ancud.
      • 1944-1949 Baroja, P. Última vuelta [1978] Esp (CDH )
        En el hospital de Valencia, estudiando yo el último año de Medicina, ingresó en una sala un hombre joven, de veinte o veintidós años a lo más, demacrado, en los huesos, con una tuberculosis de las que llamaban entre el pueblo tisis galopante.
      • 1944-1949 Baroja, P. Última vuelta [1978] Esp (CDH )
        En el hospital de Valencia, estudiando yo el último año de Medicina, ingresó en una sala un hombre joven, de veinte o veintidós años a lo más, demacrado, en los huesos, con una tuberculosis de las que llamaban entre el pueblo tisis galopante.
      • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [01-01-1953] (FG)
        tisis ~: [...] || ―galopante. Tuberculosis pulmonar de suma virulencia, que origina rápidamente la muerte.
      • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [01-01-1953] (FG)
        tisis ~: [...] || ―galopante. Tuberculosis pulmonar de suma virulencia, que origina rápidamente la muerte.
      • 1956 Schz Mazas, R. Vida Pedrito Andía [1995] 133 Esp (CDH )
        El especialista de San Sebastián esperaba el tifus, complicado con no sé qué, y el de Madrid, la meningitis, con tisis galopante, y lo peor, según me contaron los de casa, cuando me puse bueno.
      • 1956 Schz Mazas, R. Vida Pedrito Andía [1995] 133 Esp (CDH )
        El especialista de San Sebastián esperaba el tifus, complicado con no sé qué, y el de Madrid, la meningitis, con tisis galopante, y lo peor, según me contaron los de casa, cuando me puse bueno.
      • 1966-1967 Moliner, M. DiccUsoEsp Esp (FG)
        TISIS GALOPANTE. La que se desarrolla rápidamente.
      • 1966-1967 Moliner, M. DiccUsoEsp Esp (FG)
        TISIS GALOPANTE. La que se desarrolla rápidamente.
      • 1971 Romero-Marchent, J. "¡Primavera!" Hoja Oficial del Lunes (Madrid) Esp (HD)
        La poesía llora aquellas estaciones floridas en que Gustavo Adolfo escribía: "Mientras haya en el mundo primavera, habrá poesía". No ha sido así. No puede ser así, porque el bacilo de Koch de Margarita Gautier ha sido sustituido por el barbitúrico que llevó a la tumba de Marilyn Monroe cuando se cansó de ser guapa. La "tisis galopante" ha dado paso a una "droga trotante".
      • 1971 Romero-Marchent, J. "¡Primavera!" Hoja Oficial del Lunes (Madrid) Esp (HD)
        La poesía llora aquellas estaciones floridas en que Gustavo Adolfo escribía: "Mientras haya en el mundo primavera, habrá poesía". No ha sido así. No puede ser así, porque el bacilo de Koch de Margarita Gautier ha sido sustituido por el barbitúrico que llevó a la tumba de Marilyn Monroe cuando se cansó de ser guapa. La "tisis galopante" ha dado paso a una "droga trotante".
      • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
        Silvia me hizo otros cuentos y confesiones, pero algunos yo ya los conocía por Julieta, como su relación (que fue aparentemente de dirección doble: una de las pocas incursiones de Silvia en la heterosexualidad) con Diosdado Noel (ése era, sorprendentemente, su verdadero nombre), pintor de profesión, que afectaba una tuberculosis perenne que nunca se hizo tisis galopante, vestido siempre de luto (vestirse de negro ¡y en La Habana!, doble despropósito; pues la burla habanera no permitía que esas extravagancias se cometieran impunes), con su barba cuidada y su melena romántica: Víctor Hugonorrea llamaban a este papá Noel.
      • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
        Silvia me hizo otros cuentos y confesiones, pero algunos yo ya los conocía por Julieta, como su relación (que fue aparentemente de dirección doble: una de las pocas incursiones de Silvia en la heterosexualidad) con Diosdado Noel (ése era, sorprendentemente, su verdadero nombre), pintor de profesión, que afectaba una tuberculosis perenne que nunca se hizo tisis galopante, vestido siempre de luto (vestirse de negro ¡y en La Habana!, doble despropósito; pues la burla habanera no permitía que esas extravagancias se cometieran impunes), con su barba cuidada y su melena romántica: Víctor Hugonorrea llamaban a este papá Noel.
      • 1996 Prensa Excélsior, 30/08/1996 [1996] Mx (CDH )

        ENFERMEDADde las nudistas: de los ventrí-culos... De Santa Claus: problemas renales... Del velador: insomnio... El vulcanógrafo: erupciones en la piel... El clavadista: de la fosa infraclavicular... Del corredor en Atlanta: de pie de atleta... El director de escuela: de secuencias primarias... El padre de 18 hijos: de priapismo... Del egiptólogo: nefritis... La enfermera: de ampollas... Los manifestantes: de obstrucción circulatoria... Los recién casados: del tálamo... Los sangrones: de hemorragias... El mesero: del omóplato... El minero: de depresión... La mujer ordinaria: de oliva bulbar... El panadero: del pán-creas... Del jockey: tisis galopante... Del enfermo de hemorroides: ...de án-trax... La desnudista: de la escle-erótica... La rata de sacristía: dolores en la zona escapular [...].

      • 1996 Prensa Excélsior, 30/08/1996 [1996] Mx (CDH )

        ENFERMEDADde las nudistas: de los ventrí-culos... De Santa Claus: problemas renales... Del velador: insomnio... El vulcanógrafo: erupciones en la piel... El clavadista: de la fosa infraclavicular... Del corredor en Atlanta: de pie de atleta... El director de escuela: de secuencias primarias... El padre de 18 hijos: de priapismo... Del egiptólogo: nefritis... La enfermera: de ampollas... Los manifestantes: de obstrucción circulatoria... Los recién casados: del tálamo... Los sangrones: de hemorragias... El mesero: del omóplato... El minero: de depresión... La mujer ordinaria: de oliva bulbar... El panadero: del pán-creas... Del jockey: tisis galopante... Del enfermo de hemorroides: ...de án-trax... La desnudista: de la escle-erótica... La rata de sacristía: dolores en la zona escapular [...].

      • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] 247 Mx (CDH )
        Esta ceremonia se llevó a cabo todos los primeros viernes de cada mes, hasta que el tío Xavierito se fue al otro mundo cabalgando en una tisis galopante.
      • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] 247 Mx (CDH )
        Esta ceremonia se llevó a cabo todos los primeros viernes de cada mes, hasta que el tío Xavierito se fue al otro mundo cabalgando en una tisis galopante.
      • 2010 Leguina, J. Luz crepuscular [2010] La luz crepuscular Esp (CORPES)
        Cuando Luis fue llamado de nuevo a filas, esta vez por los franquistas, y aunque éstos no fueran precisamente "revolucionarios", su madre dispuso la misma alegación, la de la tisis galopante, y lo enviaron a servicios auxiliares sanitarios.
      • 2010 Leguina, J. Luz crepuscular [2010] La luz crepuscular Esp (CORPES)
        Cuando Luis fue llamado de nuevo a filas, esta vez por los franquistas, y aunque éstos no fueran precisamente "revolucionarios", su madre dispuso la misma alegación, la de la tisis galopante, y lo enviaron a servicios auxiliares sanitarios.
      • 2020 Chamorro Lpz, J. "Oleaje navideño" Andalucía Información (Jerez de la Frontera): andalucíainformación.es Esp (HD)
        Se oyen aplausos en el Parlamento. Se han aprobado los Presupuestos. Se ha ganado el partido. Oiga, pero si habéis alineado a grupos contrarios a nuestra nación. Como lo permite el federal Gobierno español. El respeto a la vida y la propiedad entran en tisis galopante. Las apropiaciones indebidas han impuesto su ley. La corrupción su norma.
      • 2020 Chamorro Lpz, J. "Oleaje navideño" Andalucía Información (Jerez de la Frontera): andalucíainformación.es Esp (HD)
        Se oyen aplausos en el Parlamento. Se han aprobado los Presupuestos. Se ha ganado el partido. Oiga, pero si habéis alineado a grupos contrarios a nuestra nación. Como lo permite el federal Gobierno español. El respeto a la vida y la propiedad entran en tisis galopante. Las apropiaciones indebidas han impuesto su ley. La corrupción su norma.
    5. s. En ocasiones, con el modificador hética.
      docs. (1991) Ejemplo:
      • 1991 Schz Espeso, G. Mujer matar [1991] Esp (CDH )
        Y hubiese tenido mucho más que aprender si un mal viento de tisis hética no hubiera enterrado a la pobre, tras un largo encierro de observación en un sanatorio de montaña.
    1. s. f. Con el modificador ulcerosa, para referirse a la tisis que se acompaña de la formación de úlceras.
      docs. (1743-1902) 16 ejemplos:
      • 1743 Baguer, J. J. A. Floresta Dissertaciones Historico-Medicas, II Esp (BD)
        […] se pueden separar con claridad los indicativos de la Pthisis ulcerosa, para no confundir los unos con los otros. Primeramente, aunque a estas dos especies acompaña un peso grande en el Pulmon, pero sin dolor; tienen tós porfiada y molesta, pero seca, y no tienen esputo cruento, ni purulento; y aunque se descarna, y amojama el cuerpo, respiran con dificultad; les acompaña calentura continua; el color de el rostro se les buelve pagizo, y macilento, y solo les bermegean las mexillas; pero no les hiede el aliento ni estos achaques son tan contangiosos.
      • 1902 Gmz Torres, R. Memoria aguas minero-medicinales Aliseda Esp (BD)
        A más de las observaciones propias, recordamos que el doctor Mariani presentó a la Academia de Medicina siete casos de tisis ulcerosa que terminaron por la curación. En los siete enfermos está circunscrita la operación a uno de los pulmones.
      • 1743 Baguer, J. J. A. Floresta Dissertaciones Historico-Medicas, II Esp (BD)
        […] se pueden separar con claridad los indicativos de la Pthisis ulcerosa, para no confundir los unos con los otros. Primeramente, aunque a estas dos especies acompaña un peso grande en el Pulmon, pero sin dolor; tienen tós porfiada y molesta, pero seca, y no tienen esputo cruento, ni purulento; y aunque se descarna, y amojama el cuerpo, respiran con dificultad; les acompaña calentura continua; el color de el rostro se les buelve pagizo, y macilento, y solo les bermegean las mexillas; pero no les hiede el aliento ni estos achaques son tan contangiosos.
      • 1788 Ruiz Tornero, M. "Indagaciones Enfermedades Contagiosas" Memorias Académicas de la Real Sociedad de Medicina y demás Ciencias de Sevilla Esp (BD)
        […] y los prudentes Acuerdos de este zeloso Magistrado sobre el resguardo de la salud pública, sé ve en la precisión de tratar de las enfermedades contagiosas, no internas, y que famosamente estan conocidos por tales, como la Peste, Mal crystalino, Tysis ulcerosa, Calentura héctica, y muchas malignas.
      • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
        La virtud incindente y aperitiva del Marrubio blanco, su eficacia particular para disipar las toses catarrales en el asma húmedo y para resolver é incindir las congestiones de los pulmones, y su qualidad admirable de promover la expectoracion en la tisis ulcerosa y en el empiema, no solo se hallan alabadas y conocidas por los antiguos, sino tambien comprobadas por los modernos, como se deduce claramente de los escritos de Dioscórides, Rhasis, Lösecke, Langé, Alexandro Tralliano, Celso, Celio Aureliano, Murria y otros varios.
      • 1837 Anónimo "Variedades. Sobre aguas minerales" [26-01-1837] p. 9 Boletín Medicina, Cirugía y Farmacia (Madrid) Esp (HD)
        Un leproso, un herpético, un sarnoso, un escrofuloso con úlceras abiertas, uno que padece cáncer arrojando materiales félidos y corrosivos, otro que tiene llagas de mal carácter, otro con tisis ulcerosa que tira abundantes esputos purulentos &c. todos se presentan al borde de las pilas para tomar baños entre los demás afectos de reumatismos, convulsiones, parálisis y otras enfermedades de aspecto limpio, persuadidos que tienen igual derecho á las mismas horas.
      • 1866 Anónimo "Sesión literaria 21 abril" [25-12-1866] p. 561 El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        Manifestó que este medicamento obra sobre las mucosas, y que tiene una tisis ulcerosa con esputos de sangre, fiebre héctica y sudores, sin haber tuberculización, residiendo la lesión primordial en la membrana mucosa respiratoria.
      • 1886 García Valdés, R. "Propaganda práctica" [15-01-1886] p. 30 El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        Era difícil en el estado que se nos presentaba el enfermo diagnosticar con seguridad si se trataba de una tisis ulcerosa ó de un catarro bronquial con dilatación y consunción; pero de cualquier modo, el pronóstico no podía menos de ser sumamente grave.
      • 1890 Iglesias, M. "Etiología tisis pulmonar" (Reseña) t. 10, cuad. 3, p. 265 Anales de la Real Academia de Medicina (Madrid) Esp (HD)
        La tisis ulcerosa es la forma de tisis, cuya tendencia marcada a la formación de cavernas y a la transformación purulenta de las masas tuberculosas.
      • 1902 Gmz Torres, R. Memoria aguas minero-medicinales Aliseda Esp (BD)
        A más de las observaciones propias, recordamos que el doctor Mariani presentó a la Academia de Medicina siete casos de tisis ulcerosa que terminaron por la curación. En los siete enfermos está circunscrita la operación a uno de los pulmones.
      • 1743 Baguer, J. J. A. Floresta Dissertaciones Historico-Medicas, II Esp (BD)
        […] se pueden separar con claridad los indicativos de la Pthisis ulcerosa, para no confundir los unos con los otros. Primeramente, aunque a estas dos especies acompaña un peso grande en el Pulmon, pero sin dolor; tienen tós porfiada y molesta, pero seca, y no tienen esputo cruento, ni purulento; y aunque se descarna, y amojama el cuerpo, respiran con dificultad; les acompaña calentura continua; el color de el rostro se les buelve pagizo, y macilento, y solo les bermegean las mexillas; pero no les hiede el aliento ni estos achaques son tan contangiosos.
      • 1788 Ruiz Tornero, M. "Indagaciones Enfermedades Contagiosas" Memorias Académicas de la Real Sociedad de Medicina y demás Ciencias de Sevilla Esp (BD)
        […] y los prudentes Acuerdos de este zeloso Magistrado sobre el resguardo de la salud pública, sé ve en la precisión de tratar de las enfermedades contagiosas, no internas, y que famosamente estan conocidos por tales, como la Peste, Mal crystalino, Tysis ulcerosa, Calentura héctica, y muchas malignas.
      • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
        La virtud incindente y aperitiva del Marrubio blanco, su eficacia particular para disipar las toses catarrales en el asma húmedo y para resolver é incindir las congestiones de los pulmones, y su qualidad admirable de promover la expectoracion en la tisis ulcerosa y en el empiema, no solo se hallan alabadas y conocidas por los antiguos, sino tambien comprobadas por los modernos, como se deduce claramente de los escritos de Dioscórides, Rhasis, Lösecke, Langé, Alexandro Tralliano, Celso, Celio Aureliano, Murria y otros varios.
      • 1821 Llanos, B. "Memoria nulidad contagio tisis" p. 155 Décadas Médico Quirúrgicas (Madrid) Esp (HD)
        Huxham afirma que la tisis ulcerosa es bastante rara, y que es más propia de la que es esporádica que de la contagiosa.
      • 1825 Blasco Jorro, M. A. Compendio materia médica Esp (BD)
        Se usa en infusion hecha con agalla ó leche en los catarros mocosos ó atónicos, y en la pthisis ulcerosa. El jarabe (syrupus heredae terrestris Ph. mat.) sirve para dar buen sabor a las bebidas pectorales.
      • 1837 Anónimo "Variedades. Sobre aguas minerales" [26-01-1837] p. 9 Boletín Medicina, Cirugía y Farmacia (Madrid) Esp (HD)
        Un leproso, un herpético, un sarnoso, un escrofuloso con úlceras abiertas, uno que padece cáncer arrojando materiales félidos y corrosivos, otro que tiene llagas de mal carácter, otro con tisis ulcerosa que tira abundantes esputos purulentos &c. todos se presentan al borde de las pilas para tomar baños entre los demás afectos de reumatismos, convulsiones, parálisis y otras enfermedades de aspecto limpio, persuadidos que tienen igual derecho á las mismas horas.
      • 1847 Rollan, M. Trad "Últimas esperiencias práctica homeopatía" p. 134 Boletín Oficial Sociedad Hahnemannianna Matritense (Madrid) Esp (HD)
        Espero de phosphorus 200 lo que phosphorus 30 no puede hacer en las inflamaciones agudas del pulmón, yo todavía más que del mismo medicamento a la 4ª dosis, repartidas en una neumonía asténica que amenazaba hacerse una tisis ulcerosa, produjo todo lo que yo podía desear [...].
      • 1857 Anónimo Trad Patología Grisolle, IV [1857] t. 4, p. 6 Esp (BD)
        Además, Bayle reunía lesiones muy distintas que solo tenían de común el desarrollarse en el mismo órgano; tales eran la tisis ulcerosa y cancerosa. Penetrado Laënnec de estos inconvenientes, no admitió casi más causa de la tisis que el desarrollo de tubérculos en los pulmones.
      • 1861 García Fdz, B. "Clínica homeopática" p. 560 El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        Otra enferma de tisis ulcerosa, con expectoración evidentemente purulento-sanguinolenta, en dos meses de baños en Apoquindo y otra temporada de residencia en el campo, ha mejorado notablemente.
      • 1861 Malvery y Plana, A. "Necrología. Don Rafael Alonso Pardo" p. 410 El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        [...] y fué tan grande la sensación que experimentó su alma, que desde aquella fecha comenzó á sentir los primeros síntomas del mal que le ha conducido al sepulcro, una tisis ulcerosa, cuyos largos periodos ha sobrellevado con la resignación y la calma propias de una alma buena y de gran temple.
      • 1866 Anónimo "Sesión literaria 21 abril" [25-12-1866] p. 561 El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        Manifestó que este medicamento obra sobre las mucosas, y que tiene una tisis ulcerosa con esputos de sangre, fiebre héctica y sudores, sin haber tuberculización, residiendo la lesión primordial en la membrana mucosa respiratoria.
      • 1875 Anónimo "Caso eczema" [10-03-1875] p. 99 El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        [...] pero nosotros sí sabemos que nuestro enfermo de pulmonía, de la cual triunfó con la reaparición de la sarna, sucumbió, al fin, á los cuatro años, á consecuencia de una tisis ulcerosa.
      • 1878 Toledo, F. "Pneumokoniosis" [31-08-1878] p. 9 El Genio Médico-Quirúrgico (Madrid) Esp (HD)
        Ofrece, sin embargo, un interés teórico innegable por demostrar de la manera más palpable, que la presencia del polvo puede producir en el pulmón una tisis ulcerosa, sin que intervenga en ello para nada el tubérculo miliar ó los productos caseosos, hecho que es necesario no pase desapercibido.
      • 1886 García Valdés, R. "Propaganda práctica" [15-01-1886] p. 30 El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        Era difícil en el estado que se nos presentaba el enfermo diagnosticar con seguridad si se trataba de una tisis ulcerosa ó de un catarro bronquial con dilatación y consunción; pero de cualquier modo, el pronóstico no podía menos de ser sumamente grave.
      • 1890 Iglesias, M. "Etiología tisis pulmonar" (Reseña) t. 10, cuad. 3, p. 265 Anales de la Real Academia de Medicina (Madrid) Esp (HD)
        La tisis ulcerosa es la forma de tisis, cuya tendencia marcada a la formación de cavernas y a la transformación purulenta de las masas tuberculosas.
      • 1902 Gmz Torres, R. Memoria aguas minero-medicinales Aliseda Esp (BD)
        A más de las observaciones propias, recordamos que el doctor Mariani presentó a la Academia de Medicina siete casos de tisis ulcerosa que terminaron por la curación. En los siete enfermos está circunscrita la operación a uno de los pulmones.
    2. s. f. Con los modificadores pulmonaria, pulmonal, pulmonar o tuberculosa para referirse a la tisis que afecta a los pulmones, caracterizada por fiebre, sudoración nocturna, fatiga, pérdida de peso, tos intensa y expectoración de sangre y pus.
      docs. (1775-2020) 42 ejemplos:
      • 1775 Galisteo, J. Trad Observaciones enfermedades exercito, Pringle, I Esp (BD)
        Las toses, según Van-Swieten, mas tienes de incómodas que de peligrosas, y si se dexan por mucho tiempo sin poner remedio, degeneran algunas veces en tisis pulmonal.
      • 2020 Anónimo "Nacimiento Coordinadora Simón Bolívar" Aporrea (Venezuela): www.aporrea.org Ve (HD)
        La última semana del Libertador se caracterizó por un constante ir y venir entre un pronóstico relativamente favorable y el menos favorable, dónde se realizaban desde salidas al aire libre por la Quinta de San Pedro para permitirle respirar aire fresco e interactuar con la naturaleza, teniendo al paciente en total lucidez y con una buena capacidad de sus facultades, hasta noches eternas en las que los diferentes síntomas de lo que su médico consideraba un catarro pulmonar crónico, desencadenante de una tisis tuberculosa, no dejaban dormir al Libertador, lo cual sumado a la final reticencia del general para aceptar los diversos medicamentos y tratamientos propuestos por su médico, terminarían resquebrajando aún más su delicado estado de salud.
      • 1775 Galisteo, J. Trad Observaciones enfermedades exercito, Pringle, I Esp (BD)
        Las toses, según Van-Swieten, mas tienes de incómodas que de peligrosas, y si se dexan por mucho tiempo sin poner remedio, degeneran algunas veces en tisis pulmonal.
      • 1786 Galisteo Xiorro, F. Trad Tratado enfermedades comunes poderosos Tissot Esp (BD)
        Este estado, este primer grado de inflamación lenta, el único de que aquí hablo, puede durar muchos años sin pasar á otro mal considerable, y aun algunas veces tiene largas intermisiones; los enfermos suelen pasarlo muy bien por espacio de muchos meses; despues recaen en los mismos pequeños males, y ésta alternativa dura hasta que se destruye el principio del mal, ó que haciendo éste mayores progresos termina, ó en una fuerte inflamación del pecho, que en poco dias puede quitar la vida, ó en una ligera supuracion, que degenerando en ulcera, conduce a una verdadera thisis pulmonaria.
      • 1788 Vera Limón, D. "¿Tysis hígado contagiosa?" Memorias Académicas de la Real Sociedad de Medicina y demas Ciencias de Sevilla Esp (BD)
        Siendo pues el aire quien conduce en su seminio el contagio, es consiguiente, que la enfermedad, que mas particulas putridas pueda comunicarle del sugeto enfermo, y con mas facilidad sin duda, y prontitud contagiara, y mas energicamente; por esto la Tysis pulmonar se tiene por tan contagiosa, pues ésta perennemente enviando á la atmosfera en la expiracion quantiosas exhalaciones que despide por la ulcera el pulmon en su movimiento continuo […].
      • 1789 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, II [1789] Esp (BD)
        Creo poder definir la pthisis pulmonal, una expectoración de podre ó de materia purulenta, que trae su origen de los dos pulmones y está acompañada de una calentura héctica.
      • 1799 Anónimo "Concluye artículo coles" [13-06-1799] Semanario de Agricultura y Arte dirigido á los párrocos (Madrid) Esp (HD)
        La col que mas comunmente se emplea en la Medicina es el repollo roxo: sus hojas son bastante insipidas y ligeramente acres; son nutritivas, mantienen el vientre libre, y hacen más fácil la expectoracion en la tós esencial, en la catarral, en el asma pituitosa y en la ptisis pulmonar esencial.
      • 1803 Mitjavila Fisonell, V. Supl Semestre Medico [1803] Esp (BD)
        La tisis es un mal que unas veces exîste, y no lo parece, y otras lo parece y dista mucho de ser tal. Hay casos (Baumes) en que los enfermos no tosen aunque tengan el pecho lleno de podre […] ni el daño particular de los pulmones es siempre indicio cierto de que el paciente ha muerto tísico, porque esta lesión, dice Baumes, es efecto de los últimos progresos de la enfermedad. Los pulmones estimulados de la presencia del pus ofrecen todos los síntomas propios de la tisis pulmonal.
      • 1806 Anónimo "Enfermedad Serenísima Princesa" Gazeta de México ( Ciudad de México) (HD)
        El miércoles 21 del corriente a las 4 de la tarde falleció en el Real Palacio de Aranjuez la Serma. Sra. Doña María Antonia de Borbón, princesa de Asturias. La penosa y larga enfermedad, que terminó la preciosa vida de S. A. fue una tisis tuberculosa, consequencia de un vicio de conformación, que fue presentado incorregibles productos, así como fue desenvolviendo su carácter tuberculoso.
      • 1842 Hurtado Mendoza, M. Trad Compendio nosografía filosófica, Pinel Esp (BD)
        La tisis pulmonal no es otra cosa más que una inflamación crónica o lenta de los pulmones, la cual, en unos casos, es la continuación o consecuencia de una pulmonía o pleuresía aguda, al paso que en otros es primitiva, esto es lenta desde su principio y que camina, por decirlo así, de un modo insidioso.
      • 1871 Baldivielso, M. Manual estudiante medicina Esp (BD)
        En el día, la tisis pulmonal es toda afección tuberculosa que se desarrolla en los pulmones.
      • 1890 Correa Fdz, A. "Hospitalización tísicos" El Siglo Médico (Madrid) Esp (HD)
        Es innecesario decir que la afección patológica que tan negros colores y fatídico cortejo la acompañan en su cuadro nosológico no puede ser otra que la tuberculosis o tisis pulmonal.
      • 1909 Gmz, B. "Alcoholismo" Ideal Numantino (Soria) Esp (HD)
        En los pulmones el alcohol parece no hacer otra cosa más que agravar sus enfermedades; y lo que parece muy suficientemente probado es que favorece el desarrollo de la terrible tisis pulmonal, adquiriendo en estos individuos una marcha rápida y muy grave.
      • 1925 Barras Prado, A. La Habana siglo XIX [1925] Esp (CDH )
        Llevábamos cuarenta pasajeros de popa, entre ellos algunos procedentes de Méjico, como la Condesa de la Cortina y su hija, su parienta la Marquesa de Selva Nevada, un señor Barra, de Veracruz, con su familia; una señora viuda con dos hijos, sobrina de un Arzobispo de Méjico, y al P. jesuíta D. Tiburcio Morales, que venía muy enfermo de tisis pulmonar.
      • 1985 Lira, J. A. Medicina andina [1995] Pe (CDH )
        Es un remedio sin rival para la tisis pulmonar, lástima que no todos pueden conseguir esas pepas o almendritas.
      • 1993 Picó, F. Filo del poder [1993] PR (CDH )
        Agapito murió de tisis pulmonar el 2 de abril de 1886 en el Hospital Militar de San Juan.
      • 1998 Ronald Morales, A. Frutoterapia [1998] 145 Co (CDH )
        La fruta tiene propiedades curativas en casos de ictericia, palidez, diabetes, asma, tos proveniente de los pulmones y tisis pulmonar.
      • 2020 Ventura, J. "Benigno Filomeno Rojas" Acento (Santo Domingo) RD (HD)
        El doctor Benigno Filomeno de Rojas y Ramos, murió en Santo Domingo, el 30 de octubre de 1865. Según su acta de defunción murió a causa de tisis pulmonar, sin embargo, se han producido sospechas de que murió envenenado.
      • 2020 Anónimo "Nacimiento Coordinadora Simón Bolívar" Aporrea (Venezuela): www.aporrea.org Ve (HD)
        La última semana del Libertador se caracterizó por un constante ir y venir entre un pronóstico relativamente favorable y el menos favorable, dónde se realizaban desde salidas al aire libre por la Quinta de San Pedro para permitirle respirar aire fresco e interactuar con la naturaleza, teniendo al paciente en total lucidez y con una buena capacidad de sus facultades, hasta noches eternas en las que los diferentes síntomas de lo que su médico consideraba un catarro pulmonar crónico, desencadenante de una tisis tuberculosa, no dejaban dormir al Libertador, lo cual sumado a la final reticencia del general para aceptar los diversos medicamentos y tratamientos propuestos por su médico, terminarían resquebrajando aún más su delicado estado de salud.
      • 1775 Galisteo, J. Trad Observaciones enfermedades exercito, Pringle, I Esp (BD)
        Las toses, según Van-Swieten, mas tienes de incómodas que de peligrosas, y si se dexan por mucho tiempo sin poner remedio, degeneran algunas veces en tisis pulmonal.
      • 1781 Anónimo Trad "Experiencias clínicas disecciones cadáveres, Home" Correo Literario de la Europa (Madrid) Esp (HD)
        En la Tisis pulmonaria, el remedio con que han hallado más alivio quatro de sus enfermos, ha sido el ayre mefitico, remedio que no se conoce todavía entre nosotros, ó a lo menos que en mi tiempo no se conocía.
      • 1783 Arostegui, J. J. Trad Disertación Médico-Chirúrgica Esp (BD)
        Disertación Médicho-Chirúrgica, en la que se propone el más seguro methodo de curar la Tisis pulmonar por las Fumigaciones o Sáhumerios. Sacada del quinto tomo de las Memorias de la Academia Real de Cirugia de Paris.
      • 1786 Galisteo Xiorro, F. Trad Tratado enfermedades comunes poderosos Tissot Esp (BD)
        Este estado, este primer grado de inflamación lenta, el único de que aquí hablo, puede durar muchos años sin pasar á otro mal considerable, y aun algunas veces tiene largas intermisiones; los enfermos suelen pasarlo muy bien por espacio de muchos meses; despues recaen en los mismos pequeños males, y ésta alternativa dura hasta que se destruye el principio del mal, ó que haciendo éste mayores progresos termina, ó en una fuerte inflamación del pecho, que en poco dias puede quitar la vida, ó en una ligera supuracion, que degenerando en ulcera, conduce a una verdadera thisis pulmonaria.
      • 1788 Vera Limón, D. "¿Tysis hígado contagiosa?" Memorias Académicas de la Real Sociedad de Medicina y demas Ciencias de Sevilla Esp (BD)
        Siendo pues el aire quien conduce en su seminio el contagio, es consiguiente, que la enfermedad, que mas particulas putridas pueda comunicarle del sugeto enfermo, y con mas facilidad sin duda, y prontitud contagiara, y mas energicamente; por esto la Tysis pulmonar se tiene por tan contagiosa, pues ésta perennemente enviando á la atmosfera en la expiracion quantiosas exhalaciones que despide por la ulcera el pulmon en su movimiento continuo […].
      • 1789 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, II [1789] Esp (BD)
        Creo poder definir la pthisis pulmonal, una expectoración de podre ó de materia purulenta, que trae su origen de los dos pulmones y está acompañada de una calentura héctica.
      • 1798 García, S. Trad Sistema cirugía Bell, VI Esp (BD)
        Todas las fracturas de las costillas se deben tratar con cuidado, pero sobre todo quando hay alguna disposición a la tisis pulmonal, pues entonces la irritación que produce la costilla fracturada suele producir graves daños.
      • 1799 Anónimo "Concluye artículo coles" [13-06-1799] Semanario de Agricultura y Arte dirigido á los párrocos (Madrid) Esp (HD)
        La col que mas comunmente se emplea en la Medicina es el repollo roxo: sus hojas son bastante insipidas y ligeramente acres; son nutritivas, mantienen el vientre libre, y hacen más fácil la expectoracion en la tós esencial, en la catarral, en el asma pituitosa y en la ptisis pulmonar esencial.
      • 1803 Mitjavila Fisonell, V. Supl Semestre Medico [1803] Esp (BD)
        La tisis es un mal que unas veces exîste, y no lo parece, y otras lo parece y dista mucho de ser tal. Hay casos (Baumes) en que los enfermos no tosen aunque tengan el pecho lleno de podre […] ni el daño particular de los pulmones es siempre indicio cierto de que el paciente ha muerto tísico, porque esta lesión, dice Baumes, es efecto de los últimos progresos de la enfermedad. Los pulmones estimulados de la presencia del pus ofrecen todos los síntomas propios de la tisis pulmonal.
      • 1806 Anónimo "Enfermedad Serenísima Princesa" Gazeta de México ( Ciudad de México) (HD)
        El miércoles 21 del corriente a las 4 de la tarde falleció en el Real Palacio de Aranjuez la Serma. Sra. Doña María Antonia de Borbón, princesa de Asturias. La penosa y larga enfermedad, que terminó la preciosa vida de S. A. fue una tisis tuberculosa, consequencia de un vicio de conformación, que fue presentado incorregibles productos, así como fue desenvolviendo su carácter tuberculoso.
      • 1818 B. Colomar Trad Trat Enfermedades venéreas Swediaur II Esp (BD)
        Se observa que algunos que han tenido males sifilíticos, de los que al parecer estaban perfectamente curados mucho tiempo habia, principian a toser y a ponerse flacos con calentura lenta y otro síntomas de la consunción de los pulmones, o de la tisis pulmonal.
      • 1827 Montes, I. Aforismos Hipócrates, I Esp (BD)
        Si se toma el aforismo presente de una manera absoluta acaso es falso, porque se sabe bien que el esputo de sangre considerado como enfermedad primitiva no siempre es el síntoma precursor de una tisis pulmonal como pretenden muchos Médicos, y asegura el Padre de la medicina en el aforismo 15 de la sección 7ª, pues se ven individuos que arrojan habitualmente esputos de sangre sin ser afectados de gravedad.
      • 1834 Ribot, J. Compendio lecciones pathologia general Esp (BD)
        En fin la tos presenta en ciertas afecciones tales como la pthisis pulmonar y laringea, en el serampion y en el crup un tono y ruido particulares que son muy fáciles de conocer y difíciles de definir.
      • 1835 Lletor Castroverde, J. "Enfermedades aparato circulatorio" Repertorio Médico Extrangero (Madrid) (HD)
        Un zapatero, de edad de veinte y ocho años, hacía veinte y dos meses que tosía; y cuando se presentó en el hospital presentaba todos los síntomas de una tisis pulmonal, que ya estaba bastante adelantada.
      • 1839 Ferrer Garcés, R. Clínica quirúrjica Esp (BD)
        En efecto, un cuello largo, un pecho estrecho, unos pómulos encarnados y unos omóplatos prominentes no siempre indicarán la existencia de una hemopthisis ó de una thisis pulmonar, por mas que constituyan los caracteres mas marcados del hábito hemópthoico, asi como tampoco será siempre señal de una thisis existente la depresion de las costillas ó el hundimiento del esternón, si no van acompañados de los demás síntomas que, según una constante esperiencia, forman el fiel retrato del daño pulmonar.
      • 1842 Hurtado Mendoza, M. Trad Compendio nosografía filosófica, Pinel Esp (BD)
        La tisis pulmonal no es otra cosa más que una inflamación crónica o lenta de los pulmones, la cual, en unos casos, es la continuación o consecuencia de una pulmonía o pleuresía aguda, al paso que en otros es primitiva, esto es lenta desde su principio y que camina, por decirlo así, de un modo insidioso.
      • 1847-1849 Alcalá Galiano, A. Memorias [1886] I, 360 Esp (CDH )
        Con la imprudencia propia de los pocos años, y queriendo negar á todos y áun á mi mismo la enfermedad, por no descubrir al fin de ella la tremenda imágen de la muerte de tísis pulmonar en la juventud, no bien sentía yo alivio, cuando, creyéndole mayor, procuraba probar mi mejoría con hacer la vida de sano.
      • 1854 Lagarde, D. M. Trad Historia tisis pulmonal Bernardeau Esp (BD)
        Una sola de estas condiciones antihigiénicas, por ejemplo: la habitación en lugar estrecho, húmedo y frío, en que el aire se renueva mal, el sol penetra difícilmente, y el enfermo pasa una gran parte de su vida, basta para desenvolver la tisis pulmonal.
      • 1862 Demarquette "Acción cicatrizante ulla tisis pulmonal" El Pabellón Médico (Madrid) (HD)
        Ha llamado también mi atención la rareza de la tisis pulmonal en los mineros; he visto que se han curado por otra parte un buen número afectados de estas bronquitis crónicas, que tanto hacen desesperar a los médicos, y naturalmente me han inducido a buscar la causa.
      • 1871 Baldivielso, M. Manual estudiante medicina Esp (BD)
        En el día, la tisis pulmonal es toda afección tuberculosa que se desarrolla en los pulmones.
      • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
        Por eso cualquier constipadito vergonzante produce en ellos una pulmonía de capa de coro y gorra de cuartel o una tisis tuberculosa de padre y muy señor mío.
      • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
        así una neumonía que en un individuo robusto terminará por resolucion, en una clorótica lo hará por la formacion de concreciones caseosas que andando el tiempo producirán la supuracion del foco, es decir, la formacion de cavernas y todos los síntomas, en una palabra, de una tísis pulmonar.
      • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
        Para mí el periodo de contraccion de la tísis tuberculosa heredada le veo desenvolverse con una duracion de años: hay escalofrío, dolor de cabeza y hasta delirio y convulsiones, como en una enfermedad aguda; pero el escalofrío toma la forma de una viva impresionabilidad á los agentes atmosféricos; el dolor de cabeza se llama jaqueca y está fraccionado, no es continuo; el delirio recibe aquí el nombre de pesadillas, sonambulismo; las epistáxis acompañan á este período de contraccion como en algunas enfermedades agudas.
      • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
        quedando los convalecientes con otítis, oftalmias, enfermedades agudas y crónicas del oído y vista, catarros crónicos, y aun tísis tuberculosas; consecuencias todas que nos deben hacer comprender la vigilancia que es preciso emplear en la convalecencia de esta enfermedad.
      • 1881 Valenzuela, J. "Inyecciones hipodermicas ergotina" [01-12-1881] La Escuela de Medicina (México) Mx (HD)
        El Dr. Jaccoud en su libro último sobre la curabilidad de la phtisis pulmonar, divide la hemoptisis de los tuberculosos en varias clases: la hemoptisis apirética y la febril (de los períodos iniciales) y la tardía. Para la primera recomienda el extracto de krameria, el percloruro y el fierro, el tanino, ventosas secas, vegigatorio al pecho, opio à alta dosis hasta el narcotismo; pero lo que hay mejor, dice, son las inyecciones subcutáneas de ergotina.
      • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] 157 Esp (CDH )
        El abuso del coito debilita genitales, ocasiona la emision involuntaria de esperma, la parálisis de la vejiga, la atrofia de los testículos, etc., en el hombre; y en la mujer da por fenómenos locales, los flujos blancos, las procidencias del útero y de la vagina, la amnorrea, la dismenorrea, etc. Agréguense á estos desórdenes funestos los que alcanzan á la economía en general; pérdida del apetito, digestiones laboriosas, palpitaciones, aneurismas, rotura de vasos sanguíneos, demacracion, impotencia, esterilidad, palidez del rostro, debilitacion de la vista, obtusion del oido, perversion en los demas sentidos externos, tísis pulmonar, pérdida de la memoria, deterioracion del juicio, idiotismo adquirido, manía, espasmos, temblores, convulsiones, catalepsia, epilepsia, enfermedad de Pott: tales son, en pocas palabras, los amargos frutos de los excesos en la satisfaccion de la necesidad instintiva que nos ocupa.
      • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] Esp (CDH )
        Como que en su esencia no son más que transgresiones higiénicas, pueden producir todas las enfermedades conocidas, la mitad de las tísis pulmonares, así adquiridas como hereditarias, reconocen por causa en su inmensa mayoría el amor ó la lujuria.
      • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] Esp (CDH )
        siendo húmedos, determinan la tísis tuberculosa.
      • 1882 Morcillo Olalla, J. Guía Veterinario Esp (BD)
        Tisis pulmonal. Degeneraciones orgánicas del pulmon, conocidas con el nombre de tubérculos. No es frecuente el que se presente esta enfermedad en el ganado bovino y más rara en el lanar en nuestros mataderos, y nos parece que se observará más frecuentemente en los países fríos y húmedos, así como en las grandes poblaciones donde existen muchas vacas lecheras.
      • 1883 Moya Jiménez, F. J. Filipinas 1882 [1883] Fi (CDH )
        No se conocen en las Islas las afecciones pulmonares como endémicas, y, sin embargo, el abuso de los enfermos origina agudas pulmonías, que se presentan con los mismos síntomas que en Europa, como tambien pleuresías y tísis pulmonares, especialmente en la raza indígena, que para nada guarda precauciones.
      • 1890 Correa Fdz, A. "Hospitalización tísicos" El Siglo Médico (Madrid) Esp (HD)
        Es innecesario decir que la afección patológica que tan negros colores y fatídico cortejo la acompañan en su cuadro nosológico no puede ser otra que la tuberculosis o tisis pulmonal.
      • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] Esp (CDH )
        – Muchas son las consideradas como patógenas; prescindiendo de muchas otras poco conocidas, merecen especial mención las siguientes: Los Micrococcus Pyogenes (variedades aureus, citreus albus), y cereus y otros, en diversas clases de pus; el Micrococcus Gonorrheoe, del pus blenorrágico; el M Choleroe gallinarum, del cólera de las gallinas; el M. Bombycis, de la flaquería de los gusanos de seda; el M. diphtericus, de la difteria; el M. Vaccinoe y otros, de la vacuna variolosa; el Bacillus Anthracis, del carbunclo; el Bacillus Tuberculosis, de la tisis tuberculosa; el B. Leproe, de la lepra; el B. typhosus, de la fiebre tifoidea; el B. septicus, de la septicemia; el B. Diphterioe, también en las falsas membranas de los diftéricos; el B. Tetani, del tétanos; el B. pyocyaneus, del pus azul; Spirillum Cholerae, del cólera; el Spirochaetes Obermeieri, de la fiebre recurrente; los Sp. rugula y buccale, que suelen hallarse en el tártaro de los dientes; el Leptothrix buccalis, de la caries dentaria; la Sarcina Ventriculi, frecuente en el contenido del estómago del hombre y de otros mamíferos, y abundante, sobre todo, en los vómitos y cuando fermentan las substancias detenidas en el estómago.
      • 1899 Prensa El Noticiero Universal, 02/06/1899 Publicidad (1891-1900) Esp (CDH )
        Las píldoras «antisépticas» siguen siendo el único agente terapéutico verdaderamente racional, científico y eficaz para curar la tisis pulmonar y los catarros crónicos de las vías respiratorias.
      • 1909 Gmz, B. "Alcoholismo" Ideal Numantino (Soria) Esp (HD)
        En los pulmones el alcohol parece no hacer otra cosa más que agravar sus enfermedades; y lo que parece muy suficientemente probado es que favorece el desarrollo de la terrible tisis pulmonal, adquiriendo en estos individuos una marcha rápida y muy grave.
      • 1925 Barras Prado, A. La Habana siglo XIX [1925] Esp (CDH )
        Llevábamos cuarenta pasajeros de popa, entre ellos algunos procedentes de Méjico, como la Condesa de la Cortina y su hija, su parienta la Marquesa de Selva Nevada, un señor Barra, de Veracruz, con su familia; una señora viuda con dos hijos, sobrina de un Arzobispo de Méjico, y al P. jesuíta D. Tiburcio Morales, que venía muy enfermo de tisis pulmonar.
      • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [01-01-1953] (FG)
        tisis ~: [...] || ― pulmonar. Tuberculosis pulmonar.
      • 1985 Lira, J. A. Medicina andina [1995] Pe (CDH )
        Es un remedio sin rival para la tisis pulmonar, lástima que no todos pueden conseguir esas pepas o almendritas.
      • 1993 Picó, F. Filo del poder [1993] PR (CDH )
        Agapito murió de tisis pulmonar el 2 de abril de 1886 en el Hospital Militar de San Juan.
      • 1996 Prensa ABC Cultural, 16/08/1996 [1997] Esp (CDH )
        Gracias también a Ereño, que me remite del archivo histórico eclesiástico de Vizcaya el documento pertinente, sabemos que Félix Unamuno, de Vergara, casado con Salomé de Jugo, hijo de Melchor y de Josefa Ignacia Larraza, también de Vergara, murió el 14 de julio de 1870, a los 47 años, en el balneario de Urberoaga (Marquina), "de tisis pulmonar", dice el texto, siendo llevado a enterrar al cementerio de Mallona, en Bilbao.
      • 1998 Ronald Morales, A. Frutoterapia [1998] 145 Co (CDH )
        La fruta tiene propiedades curativas en casos de ictericia, palidez, diabetes, asma, tos proveniente de los pulmones y tisis pulmonar.
      • 2020 Ventura, J. "Benigno Filomeno Rojas" Acento (Santo Domingo) RD (HD)
        El doctor Benigno Filomeno de Rojas y Ramos, murió en Santo Domingo, el 30 de octubre de 1865. Según su acta de defunción murió a causa de tisis pulmonar, sin embargo, se han producido sospechas de que murió envenenado.
      • 2020 Anónimo "Nacimiento Coordinadora Simón Bolívar" Aporrea (Venezuela): www.aporrea.org Ve (HD)
        La última semana del Libertador se caracterizó por un constante ir y venir entre un pronóstico relativamente favorable y el menos favorable, dónde se realizaban desde salidas al aire libre por la Quinta de San Pedro para permitirle respirar aire fresco e interactuar con la naturaleza, teniendo al paciente en total lucidez y con una buena capacidad de sus facultades, hasta noches eternas en las que los diferentes síntomas de lo que su médico consideraba un catarro pulmonar crónico, desencadenante de una tisis tuberculosa, no dejaban dormir al Libertador, lo cual sumado a la final reticencia del general para aceptar los diversos medicamentos y tratamientos propuestos por su médico, terminarían resquebrajando aún más su delicado estado de salud.
    3. Acepción en desuso
    4. s. f. Con el modificador purulenta, para referirse a la tisis que se acompaña de la expectoración de pus.
      docs. (1778-1876) 8 ejemplos:
      • 1778 Suárez, M. G. Trad Memorias instructivas, III Esp (BD)
        Esta misma scena se repite muchas veces en el espacio de algunos años, y siempre con más frecuencia: en fin, quedando destruída una parte del pulmon, gastados sus muelles, ya no se hace la terminación completamente: establecese una supuración permanente, se destruye todo el pulmon, se cae en la verdadera tysis purulenta y se muere.
      • 1876 Rino Hurtado, P. Trad Nuevo Manual Medicina Homeopática, Jahr, IV (BD)
        Sulfur, no solo en muchos casos de tisis purulenta, a consecuencia de pulmonías violentas, sino frecuentemente también se administrará contra la tisis tuberculosa en la época de la espectoración purulenta, y aun contra los síntomas de una tisis incipiente, propinándole en este último caso en una sola dosis, y dejándole obrar por muchas semanas.
      • 1778 Suárez, M. G. Trad Memorias instructivas, III Esp (BD)
        Esta misma scena se repite muchas veces en el espacio de algunos años, y siempre con más frecuencia: en fin, quedando destruída una parte del pulmon, gastados sus muelles, ya no se hace la terminación completamente: establecese una supuración permanente, se destruye todo el pulmon, se cae en la verdadera tysis purulenta y se muere.
      • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 209 Esp (CDH )
        Lewis asegura, que no revuelve el estómago como los otros bálsamos, y que en ciertos casos es mas eficaz que ellos, como en las blenorrheas, y en las debilidades de los vasos espermáticos, y Desbois de Rochefort lo encarga por su olor mas suave y menor estímulo en la tisis purulenta.
      • 1822 Hénseler, F. "Memoria elaboración jarave ipecacuana" Periódico de la Sociedad Médico Quirúrgica de Cádiz (HD)
        Hiarne hizo despues los primeros experimentos en 1683, con el más feliz exito, en las hemorragias, tisis purulenta y escorbuto, incitando a muchos a que repitiesen iguales ensayos.
      • 1839 Vidal, I. Trad Manual Medicina Práctica, Hufeland, II Esp (BD)
        La tos puede existir con espectoración o sin ella. En el segundo caso la tisis se llama seca o tuberculosa; y en efecto no es raro que falten los esputos desde el principio de la enfermedad hasta la muerte. Cuando hai espectoración, unas vezes es mucosa y da lugar a la tisis pituitosa, y otras purulenta, de donde toma la afección el nombre de tisis purulenta.
      • 1846 Anónimo (A. R. y F.) Trad Guía homeópata Esp (BD)
        [...] Tisis purulenta producida por vómicas (se da este nombre a las colecciones abundantes de pus formadas en el pecho que son arrojadas o espectoradas por medio de una especie de vómitos); tos fatigante día y noche, ya seca y espasmódica, ya acompañada de espectoración de gran cantidad de mucosidades puriformes [...] respiración corta, oprimida, acelerada; dolores sordos y presivos en el pecho, mezclados con latidos fugitivos; calentura héctica.
      • 1876 Rino Hurtado, P. Trad Nuevo Manual Medicina Homeopática, Jahr, IV (BD)
        Sulfur, no solo en muchos casos de tisis purulenta, a consecuencia de pulmonías violentas, sino frecuentemente también se administrará contra la tisis tuberculosa en la época de la espectoración purulenta, y aun contra los síntomas de una tisis incipiente, propinándole en este último caso en una sola dosis, y dejándole obrar por muchas semanas.
      • 1778 Suárez, M. G. Trad Memorias instructivas, III Esp (BD)
        Esta misma scena se repite muchas veces en el espacio de algunos años, y siempre con más frecuencia: en fin, quedando destruída una parte del pulmon, gastados sus muelles, ya no se hace la terminación completamente: establecese una supuración permanente, se destruye todo el pulmon, se cae en la verdadera tysis purulenta y se muere.
      • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 209 Esp (CDH )
        Lewis asegura, que no revuelve el estómago como los otros bálsamos, y que en ciertos casos es mas eficaz que ellos, como en las blenorrheas, y en las debilidades de los vasos espermáticos, y Desbois de Rochefort lo encarga por su olor mas suave y menor estímulo en la tisis purulenta.
      • 1822 Hénseler, F. "Memoria elaboración jarave ipecacuana" Periódico de la Sociedad Médico Quirúrgica de Cádiz (HD)
        Hiarne hizo despues los primeros experimentos en 1683, con el más feliz exito, en las hemorragias, tisis purulenta y escorbuto, incitando a muchos a que repitiesen iguales ensayos.
      • 1839 Vidal, I. Trad Manual Medicina Práctica, Hufeland, II Esp (BD)
        La tos puede existir con espectoración o sin ella. En el segundo caso la tisis se llama seca o tuberculosa; y en efecto no es raro que falten los esputos desde el principio de la enfermedad hasta la muerte. Cuando hai espectoración, unas vezes es mucosa y da lugar a la tisis pituitosa, y otras purulenta, de donde toma la afección el nombre de tisis purulenta.
      • 1846 Anónimo (A. R. y F.) Trad Guía homeópata Esp (BD)
        [...] Tisis purulenta producida por vómicas (se da este nombre a las colecciones abundantes de pus formadas en el pecho que son arrojadas o espectoradas por medio de una especie de vómitos); tos fatigante día y noche, ya seca y espasmódica, ya acompañada de espectoración de gran cantidad de mucosidades puriformes [...] respiración corta, oprimida, acelerada; dolores sordos y presivos en el pecho, mezclados con latidos fugitivos; calentura héctica.
      • 1851 Berenguer Arroyo, D. "Efectos semilla felandrio afectos crónicos pecho" Boletín de Medicina, Cirugía y Farmacia (Madrid) Esp (HD)
        [...] y por lo mismo Huffeland le concede una acción terapéutica capaz de contribuir a la cicatrización de las úlceras limitadas en la tisis purulenta superficial. De este modo se vió producir su buen efecto en el hombre, pues de otro modo no podría esplicarse porque unos síntomas tan avanzados de la tisis cedieron en tan corto tiempo.
      • 1864 I.O. B. "Necrología Boenninghausen" p. 134 El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        En 1827 su salud, robusta hasta entonces, fue atacada por una tisis purulenta, según declaración de dos célebres médicos alópatas.
      • 1876 Rino Hurtado, P. Trad Nuevo Manual Medicina Homeopática, Jahr, IV (BD)
        Sulfur, no solo en muchos casos de tisis purulenta, a consecuencia de pulmonías violentas, sino frecuentemente también se administrará contra la tisis tuberculosa en la época de la espectoración purulenta, y aun contra los síntomas de una tisis incipiente, propinándole en este último caso en una sola dosis, y dejándole obrar por muchas semanas.
    5. s. f. Con el modificador escrofulosa, para referirse a la tisis cuyo desarrollo implica la existencia previa de escrófulas.
      docs. (1807-1908) 11 ejemplos:
      • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
        Estas son las Píldoras Balsámicas de Ricardo Morton, que hasta estos últimos tiempos han gozado casi el primer lugar en la lista de los medicamentos detergentes é incindentes de los pulmones, y que por lo mismo se han tenido como un especifico para hacer arrojar las flemas glutinosas y viscosas de los asmáticos y otras enfermedades del pecho, y como un buen remedio en la tisis escrofulosa y escorbútica, y en otros males de la misma índole.
      • 1908 Anónimo "Iodasa Bellot" (Anuncio) [01-08-1908] Revista Ciencias Médicas de Barcelona (Barcelona) Esp (HD)
        IODASA BELLOT. Solución titulada de Iodo Peptona Bellot. Iodo fisiológico soluble y asimilable [...] Escrófula Raquitismo Afecciones glandulares Reumatismo Tisis escrofulosa Arterioesclerosis Sífilis, etc., etc.
      • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
        Estas son las Píldoras Balsámicas de Ricardo Morton, que hasta estos últimos tiempos han gozado casi el primer lugar en la lista de los medicamentos detergentes é incindentes de los pulmones, y que por lo mismo se han tenido como un especifico para hacer arrojar las flemas glutinosas y viscosas de los asmáticos y otras enfermedades del pecho, y como un buen remedio en la tisis escrofulosa y escorbútica, y en otros males de la misma índole.
      • 1819 Mtz, Blas "Método curar disenterías" Historia e Memoria da Academia Real das Sciencias de Lisboa Esp (BD)
        Quando la acrimonia reside en la sangre, estos males se aumentan y aun convierten en otros nuevos: pero quando el mal se ha comunicado á los sólidos, nacen la hipocondría melancolica, astma, ptisis escrofulosa, infartos glandulosos, la perlesia, el histerismo, podagra, contracciones nerviosas, &c.
      • 1851 Anónimo "Bosquejo histórico tisis pulmonar" (Folletín) [10-04-1851] p. 74 Gaceta Médica (Madrid) Esp (HD)
        Hay un período, en ciertas enfermedades, en que parece inminente el desarrollo de los tubérculos; en que quiza se confunde la espresion patológica de estos con la que existe en tales casos. Hé aquí lo que Frank llama tisis escrofulosa, artrítica, etc., etc. Se ha realizado el tubérculo; existe ya: entonces no califica Frank con el nombre de otra enfermedad la tisis, sino que la llama confirmada.
      • 1873 Saiz Cortés, J. "Tisis aguas minerales (conclusión)" [07-11-1873] n.º 972, p. 575 El Génio Médico-Quirúrgico (Madrid) Esp (HD)
        Curada la escrófula, rara vez resiste la tuberculosis. Ocurre con la tisis escrofulosa lo que con todas las tisis sintomáticas, que dominada la indisposición concausa de la tabes, esta sigue de cerca en su curación la curación de aquella, siempre que las lesiones no sean muy antiguas y profundas.
      • 1888 Población Fdz, A. "Tuberculosis pulmonar ejército" p. 3 Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        Maximiliano Stoll, anuncia la unidad entre la tisis escrofulosa y tuberculosa, la existencia de un virus y la del contagio.
      • 1908 Anónimo "Iodasa Bellot" (Anuncio) [01-08-1908] Revista Ciencias Médicas de Barcelona (Barcelona) Esp (HD)
        IODASA BELLOT. Solución titulada de Iodo Peptona Bellot. Iodo fisiológico soluble y asimilable [...] Escrófula Raquitismo Afecciones glandulares Reumatismo Tisis escrofulosa Arterioesclerosis Sífilis, etc., etc.
      • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
        Estas son las Píldoras Balsámicas de Ricardo Morton, que hasta estos últimos tiempos han gozado casi el primer lugar en la lista de los medicamentos detergentes é incindentes de los pulmones, y que por lo mismo se han tenido como un especifico para hacer arrojar las flemas glutinosas y viscosas de los asmáticos y otras enfermedades del pecho, y como un buen remedio en la tisis escrofulosa y escorbútica, y en otros males de la misma índole.
      • 1819 Mtz, Blas "Método curar disenterías" Historia e Memoria da Academia Real das Sciencias de Lisboa Esp (BD)
        Quando la acrimonia reside en la sangre, estos males se aumentan y aun convierten en otros nuevos: pero quando el mal se ha comunicado á los sólidos, nacen la hipocondría melancolica, astma, ptisis escrofulosa, infartos glandulosos, la perlesia, el histerismo, podagra, contracciones nerviosas, &c.
      • 1821 Ramos y Luengo, F. Trad Manual Authenac, II t. 2 Esp (BD)
        Tisis escrofulosa. -- Sus causas son las mismas que las de las escrófulas (276), y sus síntomas los de la tisis original juntamente con algunos de los que marcan la afección escrofulosa.
      • 1844 Álvz, F./ Vela, M./ Rodrigo, J. Trad Patología Interna, Frank, XI p. 96 Esp (BD)
        Las enfermedades agudas accidentales que preparan el desarrollo de la tisis escrofulosa son, como hemos dicho (n. 4), las calenturas catarrales, las pleuroneumías y las neumorragias.
      • 1851 Anónimo "Bosquejo histórico tisis pulmonar" (Folletín) [10-04-1851] p. 74 Gaceta Médica (Madrid) Esp (HD)
        Hay un período, en ciertas enfermedades, en que parece inminente el desarrollo de los tubérculos; en que quiza se confunde la espresion patológica de estos con la que existe en tales casos. Hé aquí lo que Frank llama tisis escrofulosa, artrítica, etc., etc. Se ha realizado el tubérculo; existe ya: entonces no califica Frank con el nombre de otra enfermedad la tisis, sino que la llama confirmada.
      • 1853 Lauzer, M. "Propiedades terapéuticas tusílago" [02-01-1853] p. 5 Boletín de Medicina, Cirugía y Farmacia (Madrid) Esp (HD)
        Hacía tanto caso Fuller del conocimiento de sus hojas que decía que solo con ellas curaba la tisis escrofulosa, así como todas las afecciones de esta índole.
      • 1863 Martín Argenta, V. Álbum flora médico-farmacéutica, II p. 58 Esp (BD)
        Alibert aconseja la inspiración de los vapores en precipitada dolencia y alaba su uso administrada al interior en la tisis escrofulosa y nerviosa, habiendo satisfecho tal uso a Cazín, por que se aliviaron los tísicos que trató con ella y curaron los que sufrían catarro pulmonar crónico.
      • 1873 Saiz Cortés, J. "Tisis aguas minerales" [30-10-1873] n.º 971, p. 361 El Génico Médico-Quirúrgico (Madrid) Esp (HD)
        A la tisis escrofulosa precede siempre la congestión pulmonar, y con más frecuencia la neumonía crónica, que M. Briau ha estudiado en estos últimos tiempos, como espresión de la extruma.
      • 1873 Saiz Cortés, J. "Tisis aguas minerales (conclusión)" [07-11-1873] n.º 972, p. 575 El Génio Médico-Quirúrgico (Madrid) Esp (HD)
        Curada la escrófula, rara vez resiste la tuberculosis. Ocurre con la tisis escrofulosa lo que con todas las tisis sintomáticas, que dominada la indisposición concausa de la tabes, esta sigue de cerca en su curación la curación de aquella, siempre que las lesiones no sean muy antiguas y profundas.
      • 1888 Población Fdz, A. "Tuberculosis pulmonar ejército" p. 3 Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        Maximiliano Stoll, anuncia la unidad entre la tisis escrofulosa y tuberculosa, la existencia de un virus y la del contagio.
      • 1908 Anónimo "Iodasa Bellot" (Anuncio) [01-08-1908] Revista Ciencias Médicas de Barcelona (Barcelona) Esp (HD)
        IODASA BELLOT. Solución titulada de Iodo Peptona Bellot. Iodo fisiológico soluble y asimilable [...] Escrófula Raquitismo Afecciones glandulares Reumatismo Tisis escrofulosa Arterioesclerosis Sífilis, etc., etc.
    6. s. f. Con el modificador laríngea, para referirse a la tisis que afecta a la laringe.
      docs. (1820-2017) 15 ejemplos:
      • 1820 Frutos Tegero, A. Trad Instituciones cirugía Capuron IV Esp (BD)
        Algunas veces se introducen cuerpos extraños en los conductos aëreos. Pero éstos ó se unen á la glotis y la tapan, ó se hallan en lo alto de la faringe, ó bien descienden á la traquea, de lo que resulta irritacion, dolor, tos convulsiva, vómito, dificultad de respirar, grande anxiedad, voz con silvido, cara hinchada, roja y lívida y riesgo de pronta sufocación, ó de una ptisis laríngea.
      • 2017 Anónimo "Cigarros de cannabis medicinal" La Nación (Argentina) Ar (HD)
        Recientes experimentos hechos en Alemania y repetidos en Francia y en Inglaterra han probado que el cáñamo índico de Bengala posee notables propiedades para combatir con éxito seguro, no sólo esa terrible enfermedad, sino también la tos nerviosa, la insomnia, la tisis laríngea, la ronquera, la extinción de voz y las neuralgias faciales.
      • 1820 Frutos Tegero, A. Trad Instituciones cirugía Capuron IV Esp (BD)
        Algunas veces se introducen cuerpos extraños en los conductos aëreos. Pero éstos ó se unen á la glotis y la tapan, ó se hallan en lo alto de la faringe, ó bien descienden á la traquea, de lo que resulta irritacion, dolor, tos convulsiva, vómito, dificultad de respirar, grande anxiedad, voz con silvido, cara hinchada, roja y lívida y riesgo de pronta sufocación, ó de una ptisis laríngea.
      • 1830 Torrecilla, V. Trad Tratado Fisiología-Patológica Bégin, I Esp (BD)
        Se sabe que el egercicio escesivo de los órganos vocales produce fácilmente flegmasías agudas o crónicas de la laringe, ulceraciones de su membrana interna, caries de los cartílagos y, en fin, degeneraciones tan profundas que comprometen la vida de los sugetos como lo demuestra la historia de la tisis laríngea.
      • 1857 Anónimo Trad Patología Grisolle, IV [1857] Esp (BD)
        Laringitis ó angina laríngea: inflamación aguda o crónica de la laringe: la última se divide en simple o ulcerosa: es generalmente benigna la simple, al paso que la ulcerosa constituye la tisis laríngea, siempre gravísima, especialmente cuando nace de cáncer o de tubérculos.
      • 1875 García Lpz, A. Hidrología médica, II Esp (BD)
        Todavía se presenta con mayor gravedad la laringitis crónica cuando un estado constitucional ha sido su causa, como sucede en la llamada tisis laríngea, ó escrófula de la laringe, porque casi siempre es una manifestación de esta diátesis. Unas veces da principio por la ulceración de la mucosa laríngea, con producción de tubérculos, y otras partes desde los cartílagos con el mismo trabajo patológico.
      • 1887 Dávila Boza, R. "Higiene escuela" Revista de Artes y Letras (Santiago de Chile) Ch (HD)
        En el capítulo tercero se enumeran detalladamente las enfermedades que en alumnos y maestros originan todas las causas indicadas en el capítulo anterior, que son á saber: originadas por la falta de ejercicio físico, la falta de apetito, la dispepsia y consecuencias que le siguen, debilidad, tisis; causadas por los excesos de fonación, las laringitis agudas y crónicas, la ulcerosa y la tisis laríngea.
      • 1923 Linares, A. G. "Exhumación cenizas Chopin" La Esfera (Madrid) Esp (HD)
        Más tarde, hacia 1938, comenzó su lamentable liaison con George Sand: una convivencia sin cariño y sin comprensión mutuos, que duró diez años por la fuerza de la costumbre y que acabó en 1847, cuando ya el maravilloso pianista, vencido por la tisis laríngea que padecía, no era más que una ruina.
      • 1934 N. R. "Quién era Pavraz" Cultura Integral y Femenina (Madrid) Esp (HD)
        A más de veintiséis años marcha a París; se inscribe en la Facultad de Medicina; trabaja con un ardor extraordinario, dando, para poder vivir, lecciones de matemáticas. En 1824, a los treinta y tres años, se examina, precisamente, de Tisis laríngea, afección de la que su madre moría.
      • 2017 Anónimo "Cigarros de cannabis medicinal" La Nación (Argentina) Ar (HD)
        Recientes experimentos hechos en Alemania y repetidos en Francia y en Inglaterra han probado que el cáñamo índico de Bengala posee notables propiedades para combatir con éxito seguro, no sólo esa terrible enfermedad, sino también la tos nerviosa, la insomnia, la tisis laríngea, la ronquera, la extinción de voz y las neuralgias faciales.
      • 1820 Frutos Tegero, A. Trad Instituciones cirugía Capuron IV Esp (BD)
        Algunas veces se introducen cuerpos extraños en los conductos aëreos. Pero éstos ó se unen á la glotis y la tapan, ó se hallan en lo alto de la faringe, ó bien descienden á la traquea, de lo que resulta irritacion, dolor, tos convulsiva, vómito, dificultad de respirar, grande anxiedad, voz con silvido, cara hinchada, roja y lívida y riesgo de pronta sufocación, ó de una ptisis laríngea.
      • 1821 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, IV Esp (BD)
        Estos son los principales casos en los que es urgente realizar una broncotomia: se sajará la laringe si la glotis se halla encogida y estrechada por cualquier causa, ó bien ulcerada como se advierte en la thisis laringea.
      • 1827 Anónimo "Iodo preparados medicinales" Diario General de las Ciencias Médicas ó Colección Periódica de Noticias y Discursos Relativos á la Medicina y Ciencias Auxiliares (Madrid) Esp (HD)
        En Italia, Brera prescribió los preparados del iodo contra muchas más enfermedades, refiriendo no solo enfermedades de paperas y supresiones de meses curadas por ellos, sino también muchos casos de induraciones glandulares, infartos de las glándulas mesentéricas, disenteria crónica, hemoptisis sobrevenida a la supresión del menstruo, tisis laríngea, flores blancas e infartos sifilíticos, cuya curación atribuyó a este medicamento.
      • 1830 Torrecilla, V. Trad Tratado Fisiología-Patológica Bégin, I Esp (BD)
        Se sabe que el egercicio escesivo de los órganos vocales produce fácilmente flegmasías agudas o crónicas de la laringe, ulceraciones de su membrana interna, caries de los cartílagos y, en fin, degeneraciones tan profundas que comprometen la vida de los sugetos como lo demuestra la historia de la tisis laríngea.
      • 1844 Álvarez, F. / Vela, M. / Rodrigo, J. Trad Patología interna Frank XI Esp (BD)
        Como la ronquera que se manifiesta en el último estadio de la tisis pulmonar es igualmente un síntoma de la tisis laríngea y traqueal, puede hacer también confundir estas afecciones entre sí.
      • 1855 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, II (NTLLE)
        Tisis. [...] ― Tisis larínjea: especie de consunción análoga a la tisis pulmonar y producida por la inflamación y ulceración de la larinje y a vezes por las caries de sus cartílagos.
      • 1857 Anónimo Trad Patología Grisolle, IV [1857] Esp (BD)
        Laringitis ó angina laríngea: inflamación aguda o crónica de la laringe: la última se divide en simple o ulcerosa: es generalmente benigna la simple, al paso que la ulcerosa constituye la tisis laríngea, siempre gravísima, especialmente cuando nace de cáncer o de tubérculos.
      • 1865 Vicente, J. Trat Enfermedades herpéticas Esp (BD)
        El vicio herpético es más común y destructor de lo que generalmente se cree [...] en otros llega a producir perturbaciones funcionales tan profundas y lesiones orgánicas tan graves, como son el cáncer, la tisis laríngea y pulmonar, los catarros gravísimos de las vías aéreas, digestivas y urinarias en ambos sexos.
      • 1875 García Lpz, A. Hidrología médica, II Esp (BD)
        Todavía se presenta con mayor gravedad la laringitis crónica cuando un estado constitucional ha sido su causa, como sucede en la llamada tisis laríngea, ó escrófula de la laringe, porque casi siempre es una manifestación de esta diátesis. Unas veces da principio por la ulceración de la mucosa laríngea, con producción de tubérculos, y otras partes desde los cartílagos con el mismo trabajo patológico.
      • 1887 Dávila Boza, R. "Higiene escuela" Revista de Artes y Letras (Santiago de Chile) Ch (HD)
        En el capítulo tercero se enumeran detalladamente las enfermedades que en alumnos y maestros originan todas las causas indicadas en el capítulo anterior, que son á saber: originadas por la falta de ejercicio físico, la falta de apetito, la dispepsia y consecuencias que le siguen, debilidad, tisis; causadas por los excesos de fonación, las laringitis agudas y crónicas, la ulcerosa y la tisis laríngea.
      • 1891 Martín Somolinos, C./ Pizá Roselló, J. Patogenesias medicamentos homeopáticos Esp (BD)
        Spongia [...] Es el remedio principal en la laringitis y toses laringo-traqueales secas y rudas. Produce excelentes y rápidos resultados en los síntomas laríngeos de los tísicos, de tal suerte que puede apreciarse el valor real de este medicamento en el tratamiento de la tisis laríngea.
      • 1894 Arriaga, J. N. Ciudad maravillosa: nociones fisiología Mx (BD)
        En la laringe toma asiento desde la simple inflamación ó laringitis, hasta la ptisis laríngea; los espasmos y edema de la glotis pertenecen á la entrada de esta región.
      • 1923 Linares, A. G. "Exhumación cenizas Chopin" La Esfera (Madrid) Esp (HD)
        Más tarde, hacia 1938, comenzó su lamentable liaison con George Sand: una convivencia sin cariño y sin comprensión mutuos, que duró diez años por la fuerza de la costumbre y que acabó en 1847, cuando ya el maravilloso pianista, vencido por la tisis laríngea que padecía, no era más que una ruina.
      • 1934 N. R. "Quién era Pavraz" Cultura Integral y Femenina (Madrid) Esp (HD)
        A más de veintiséis años marcha a París; se inscribe en la Facultad de Medicina; trabaja con un ardor extraordinario, dando, para poder vivir, lecciones de matemáticas. En 1824, a los treinta y tres años, se examina, precisamente, de Tisis laríngea, afección de la que su madre moría.
      • 2017 Anónimo "Cigarros de cannabis medicinal" La Nación (Argentina) Ar (HD)
        Recientes experimentos hechos en Alemania y repetidos en Francia y en Inglaterra han probado que el cáñamo índico de Bengala posee notables propiedades para combatir con éxito seguro, no sólo esa terrible enfermedad, sino también la tos nerviosa, la insomnia, la tisis laríngea, la ronquera, la extinción de voz y las neuralgias faciales.
    7. Acepción en desuso
    8. s. f. Con los modificadores renal o nefrítica, para referirse a la tisis que afecta a los riñones.
      docs. (1826-1857) 3 ejemplos:
      • 1826 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, XXXVI Esp (BD)
        Tisis renal ó nefrítica. [...] con esta denominación han espresado los autores la consunción que depende de la supuración, desorganización y demás enfermedades orgánicas de los riñones.
      • 1848 Álvz Alcalá, F. Trad Tratado medicina practica, Hufeland, I Esp (BD)
        En la tisis renal, dolor y presión en los riñones, aumentándose con el décubito supino, tirantez en el muslo y pierna del lado afecto, y orina cargada de pus.
      • 1857 Nieto Serrano, M. Trad Tratado Terapéutica y Materia Médica Trousseau, IV Esp (BD)
        Obsérvese que aquí son muy distintas las condiciones: el riñón es un órgano parenquimatoso; su sustancia propia está espuesta a flegmasías crónicas, á supuraciones, á diferentes desorganizaciones, etc. y la causa más común de estas graves alteraciones es el cálculo nefrítico, puesto que gran número de los que se hallan afectados de tales dolencias mueren de tisis renal, determinada a la larga por la incesante irritación del cálculo.
    9. Acepción en desuso
    10. s. f. Con el modificador traqueal, para referirse a la tisis que afecta a la tráquea.
      docs. (1826-1890) 9 ejemplos:
      • 1826 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, XXXV Esp (BD)
        La tisis traqueal, pues, como llevo dicho, es una enfermedad orgánica de la traquiarteria, ó de los bronquios, que consiste en una úlcera considerable de estos conductos sin alteración en lo restante del tejido pulmonal.
      • 1857 Anónimo Trad Patología Grisolle, IV [1857] Esp (BD)
        Traqueitis: inflamación de la tráquea, que rarísima vez existe aislada a este órgano, siendo ordinariamente prolongación de la laringitis ó bronquitis. Como puede presentarse simple o ulcerosa, se llamó a esta última tisis traqueal: mas en la actualidad es muy sabido que las úlceras de la tráquea coexisten con la tisis pulmonar, ó laríngea, ó bien con la afección escrofulosa o la sifilítica; y así no se admite la tisis traqueal sola é independiente.
      • 1867 Salas, A. "Terapéutica" La Reforma Médica (Madrid) Esp (HD)
        La encontré en estado que inspiraba la mayor desconfianza para salvarla: fiebre alta, sudores nocturnos colicuativos, tos continua [...] Cada vez que arrojaba este esputo se le pegaba tan tenazmente en la tráquea, que no podía expelerlo sino con suma ansiedad. [...] Curada de esta tisis traqueal y bronquial, se le desarrolló una afección uterina que venía antes padeciendo, y a los dos años falleció asistida por otros profesores.
      • 1872 Casas Batista, R. Trad Tratado elemental enfermedades mujeres niño Fabre Huc Esp (BD)
        Si la inflamación ocupa la tráquea, el habla es trabajosa, la voz está ronca y la respiración se hace estertorosa y sibilante; si estos fenómenos duran mucho sobrevienen úlceras y, por último, la tisis traqueal.
      • 1890 Aragón Obejero, E./ Cuesta Armiño, F. Voc Medicina, Cuesta Ckerner, III Esp (BD)
        Tisis. [...] y tisis traqueal (ulceración crónica o tuberculosa de la tráquea).
      • 1826 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, XXXV Esp (BD)
        La tisis traqueal, pues, como llevo dicho, es una enfermedad orgánica de la traquiarteria, ó de los bronquios, que consiste en una úlcera considerable de estos conductos sin alteración en lo restante del tejido pulmonal.
      • 1833 Anónimo "Barcelona. Enero 20" La Revista Española (Madrid) Esp (HD)
        [...] en seguida fueron presentadas por sus autores las obras siguientes [...] Observaciones acerca de una tisis traqueal contagiosa, y escritos varios relativos al cólera-morbo, apoyados en los muchos enfermos observados en París y en Viena, por el Dr. don Francisco de Paula Folch.
      • 1849 Alonso, F./ Escolar, S. Trad Guía Médico Práctico, Valleix, I Esp (BD)
        Sin detenernos mas en afección tan dudosa, vamos a tratar de la traqueitis ulcerosa, mas generalmente conocida como tisis traqueal.
      • 1855 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, II (NTLLE)
        Tisis. [...] ―Tisis traqueal: enfermedad que presenta la mayor parte de los síntomas de la tisis pulmonar, y es producida por una inflamación crónica de la tráquea con ulceración y desorganización de la membrana mucosa de este conducto.
      • 1857 Anónimo Trad Patología Grisolle, IV [1857] Esp (BD)
        Traqueitis: inflamación de la tráquea, que rarísima vez existe aislada a este órgano, siendo ordinariamente prolongación de la laringitis ó bronquitis. Como puede presentarse simple o ulcerosa, se llamó a esta última tisis traqueal: mas en la actualidad es muy sabido que las úlceras de la tráquea coexisten con la tisis pulmonar, ó laríngea, ó bien con la afección escrofulosa o la sifilítica; y así no se admite la tisis traqueal sola é independiente.
      • 1867 Salas, A. "Terapéutica" La Reforma Médica (Madrid) Esp (HD)
        La encontré en estado que inspiraba la mayor desconfianza para salvarla: fiebre alta, sudores nocturnos colicuativos, tos continua [...] Cada vez que arrojaba este esputo se le pegaba tan tenazmente en la tráquea, que no podía expelerlo sino con suma ansiedad. [...] Curada de esta tisis traqueal y bronquial, se le desarrolló una afección uterina que venía antes padeciendo, y a los dos años falleció asistida por otros profesores.
      • 1872 Casas Batista, R. Trad Tratado elemental enfermedades mujeres niño Fabre Huc Esp (BD)
        Si la inflamación ocupa la tráquea, el habla es trabajosa, la voz está ronca y la respiración se hace estertorosa y sibilante; si estos fenómenos duran mucho sobrevienen úlceras y, por último, la tisis traqueal.
      • 1888 Anónimo "Recurso casación" Jurisprudencia Civil. Sentencias del Tribunal Supremo en recursos y competencias Esp (BD)
        [...] manifestando después de largos razonamientos que D. F. P. de C. gozaba de la posibilidad de ejercer sus funciones y procrear; que no podía apreciarse en el cadáver enfermedad ni lesión alguna que pudiera considerarse como causa de su muerte, y que la hernia inguinal doble que padecía, ni la tisis traqueal impedían las funciones generativas.
      • 1890 Aragón Obejero, E./ Cuesta Armiño, F. Voc Medicina, Cuesta Ckerner, III Esp (BD)
        Tisis. [...] y tisis traqueal (ulceración crónica o tuberculosa de la tráquea).
    11. s. f. Con el modificador mesentérica o el complemento del mesenterio, para referirse a la tisis que afecta al mesenterio.
      docs. (1829-1903) 9 ejemplos:
      • 1829 Casas, N. Trad Manual albéitar, White (BD)
        Esta afección en los pulmones toma el nombre de tisis pulmonar, en el mesenterio tisis mesentérica.
      • 1903 Anónimo "Noticias" [24-05-1903] n.º 7949, p. 2 La Lucha (Gerona) Esp (HD)
        Por hallarse afectada de tisis mesentérica, fue ayer decomisada por el veterinario señor Gimbernat una ternera que fue presentada en el matadero municipal. La rés fue quemada en los hornos de la Gerundense.
      • 1829 Casas, N. Trad Manual albéitar, White (BD)
        Esta afección en los pulmones toma el nombre de tisis pulmonar, en el mesenterio tisis mesentérica.
      • 1834 Risueño, C. Diccionario veterinaria Esp (BD)
        Tisis mesentérica. La supresión de la transpiración, las variaciones atmosféricas: la mala naturaleza de los pastos y las lombrices. Ataca de preferencia a los potros. = Pica, enflaquecimiento, hinchazón de las estremidades que desaparece al menor ejercicio, escrementos sin digerir y con emisión de gases, cansancio y sudores al momento que el animal empieza a trabajar.
      • 1848 Álvz Alcalá, F. Trad Tratado medicina practica, Hufeland, I Esp (BD)
        El diagnóstico presenta mayores dificultades en el caso de las supuraciones internas, que no se comunican al esterior, ni se anuncian de consiguiente por evacuación alguna, como suceden en la tisis mesentérica o abdominal (vómica clausa). Aquí el único signo suele ser la fiebre lenta acompañada de dolor, presión y tumefacción en la parte donde se halla la colección purulenta.
      • 1871 Casas Mendoza, N. Tratado enfermedades ganados Esp (BD)
        Tisis mesentérica. La tisis del mesenterio ó redaño es esencialmente crónica y ataca con bastante frecuencia al ganado vacuno, sean las reses jóvenes o viejas. Se conoce en que el animal devora los alimentos, los come con ansia, hay alternativas de diarrea y estreñimiento, salen bultos en el ijar, sobre todo delante de la rótula o choquezuela, que se engruesa y ponen doloridos, las mucosas están pálidas, el pelo erizado y ahorquillado, la piel pegada a los huesos y la res se va poniendo flaca, secándose; está débil y suda al menor trabajo, y cuando el mal ha hecho progresos se desarrolla la fiebre héctica, la diarrea es continua y el animal muere aniquilado.
      • 1882 Morcillo Olalla, J. Guía Veterinario Esp (BD)
        Tisis mesentérica. Esta enfermedad es casi exclusiva del ganado bovino, muy rara vez se presenta en los demás, a no ser en el lanar. Ataca a las reses en los dos estados estremos de la vida, en la juventud y en la vejez [...] la debilidad del animal, la fiebre héctica y la diarrea continua, son los síntomas más predominantes en la tisis mesentérica.
      • 1903 Anónimo "Noticias" [24-05-1903] n.º 7949, p. 2 La Lucha (Gerona) Esp (HD)
        Por hallarse afectada de tisis mesentérica, fue ayer decomisada por el veterinario señor Gimbernat una ternera que fue presentada en el matadero municipal. La rés fue quemada en los hornos de la Gerundense.
      • 1829 Casas, N. Trad Manual albéitar, White (BD)
        Esta afección en los pulmones toma el nombre de tisis pulmonar, en el mesenterio tisis mesentérica.
      • 1834 Risueño, C. Diccionario veterinaria Esp (BD)
        Tisis mesentérica. La supresión de la transpiración, las variaciones atmosféricas: la mala naturaleza de los pastos y las lombrices. Ataca de preferencia a los potros. = Pica, enflaquecimiento, hinchazón de las estremidades que desaparece al menor ejercicio, escrementos sin digerir y con emisión de gases, cansancio y sudores al momento que el animal empieza a trabajar.
      • 1848 Álvz Alcalá, F. Trad Tratado medicina practica, Hufeland, I Esp (BD)
        El diagnóstico presenta mayores dificultades en el caso de las supuraciones internas, que no se comunican al esterior, ni se anuncian de consiguiente por evacuación alguna, como suceden en la tisis mesentérica o abdominal (vómica clausa). Aquí el único signo suele ser la fiebre lenta acompañada de dolor, presión y tumefacción en la parte donde se halla la colección purulenta.
      • 1854 Casas, N. Trad Cirujía veterinaria Brogniez Esp (BD)
        [...] que la aparición de verrugas en la piel no es constantemente un síntoma de tisis mesentérica [...] puesto que la vaca, objeto de esta observación, tomó carnes y se la degolló a los seis meses en el mejor estado.
      • 1862 Morcillo Olalla, J. Enfermedades fosas nasales [1862] Esp (BD)
        Otras veces y cuando existe disposición a ello, notamos tubérculos del pulmón y la tabes o tisis mesentérica; lesiones que no podemos apreciar bien durante la vida, pero que la autopsia nos pone de manifiesto.
      • 1871 Casas Mendoza, N. Tratado enfermedades ganados Esp (BD)
        Tisis mesentérica. La tisis del mesenterio ó redaño es esencialmente crónica y ataca con bastante frecuencia al ganado vacuno, sean las reses jóvenes o viejas. Se conoce en que el animal devora los alimentos, los come con ansia, hay alternativas de diarrea y estreñimiento, salen bultos en el ijar, sobre todo delante de la rótula o choquezuela, que se engruesa y ponen doloridos, las mucosas están pálidas, el pelo erizado y ahorquillado, la piel pegada a los huesos y la res se va poniendo flaca, secándose; está débil y suda al menor trabajo, y cuando el mal ha hecho progresos se desarrolla la fiebre héctica, la diarrea es continua y el animal muere aniquilado.
      • 1882 Morcillo Olalla, J. Guía Veterinario Esp (BD)
        Tisis mesentérica. Esta enfermedad es casi exclusiva del ganado bovino, muy rara vez se presenta en los demás, a no ser en el lanar. Ataca a las reses en los dos estados estremos de la vida, en la juventud y en la vejez [...] la debilidad del animal, la fiebre héctica y la diarrea continua, son los síntomas más predominantes en la tisis mesentérica.
      • 1892 Vergara Velasco, F. J. Nueva Geografía Colombia Co (BD)
        También abundan la hidropesía, el raquitisimo y la sordo-mudés, si el clima es muy húmedo [...] En toda la zona fría abundan las afecciones nerviosas, principalmente las neuralgias; y, por último, señalaremos la más grave de todas, la tuberculosis y la tisis mesentérica, que junto con la clorosis, ambas comunsísimas, producto de aire poco condensado, causan verdaderos estragos.
      • 1903 Anónimo "Noticias" [24-05-1903] n.º 7949, p. 2 La Lucha (Gerona) Esp (HD)
        Por hallarse afectada de tisis mesentérica, fue ayer decomisada por el veterinario señor Gimbernat una ternera que fue presentada en el matadero municipal. La rés fue quemada en los hornos de la Gerundense.
    12. Acepción en desuso
    13. s. f. Con el modificador vesical, para referirse a la tisis que afecta a la vejiga.
      docs. (1839-1887) 4 ejemplos:
      • 1839 Vidal, I. Trad Manual Medicina Práctica, Hufeland, II Esp (BD)
        Terapéutica. El objeto del método curativo es reparar las fuerzas y disminuir la calentura, del mismo modo que indicamos hablando de la tisis pulmonal purulenta. Mas no por esto debemos olvidar los remedios locales que cada especie puede reclamar como son las inyecciones en la tisis vesical y uterina.
      • 1846 Anónimo Trad Tratado de Fisiología, Muller, III (BD)
        La frecuente irritación de las partes genitales está muy espuesta a determinar la inflamación crónica de la vejiga y riñones, la tisis vesical y renal, del mismo modo que a la laríngea y traqueal se sigue más adelante la pulmonal.
      • 1848 Álvz Alcalá, F. Trad Tratado medicina practica, Hufeland, I Esp (BD)
        En la tisis vesical, salida del pus por la vejiga.
      • 1887 Lobos, P. N. "Tuberculosis vesical" t. 71, p. 39 Anales de la Universidad de Chile. Memorias científicas y literarias (Santiago de Chile) Ch (HD)
        La tuberculosis vesical es una afección de las más graves [...] Ella conduce a la muerte muchas veces de un modo rápido, haciendo sufrir bárbaramente al enfermo, produciéndole un deterioro moral y material un estado marástico que alguien ha llamado tisis vesical.
    14. Acepción en desuso
    15. s. f. Con el modificador hepática, para referirse a la tisis que afecta al hígado.
      docs. (1839-1890) 7 ejemplos:
      • 1839 Anónimo "La hija del comerciante" El Museo de Familias (Barcelona) Esp (HD)
        Se había declarado tiempo hacia una enfermedad de hígado, y la vida demasiado sedentaria y laboriosa que llevaba no habia hecho mas que agravarla. Refrióme con todos sus pormenores el accidente de que madama Elliott me habia hablado. ¡Ay! el infeliz marchaba con paso rápido hacia la tisis hepática, y aunque el estado de su fortuna debia hacer imposible ó al menos muy difícil la ejecución del consejo que le di, le aconsejé sin embargo la mudanza de clima y los viajes, como único remedio cierto y aplicable en su situación.
      • 1842 Schz Bustamante, A. Trad Tratado medicina practica Hufeland I Esp (BD)
        En la tisis hepática, dolor y presión en la región del hígado, estendidos hasta el muslo ú hombro derecho, décubito imposible del lado izquierdo, esputos amarillentos, lo mismo que la tez, vómitos y embarazos gástricos, estreñimiento que alterna con la diarrea, y orina turbia y encendida.
      • 1861 Janer Bertrán, F. Trat Calenturas Esp (BD)
        Algunos autores han dado el nombre de fiebres tísicas a las lentas consuntivas que provienen de úlceras internas y acompañan a la tisis pulmonar, a la tisis hepática, a la tisis producida por la exulceración de cualquier otro órgano interno.
      • 1889 Balmaseda, F. J. Enfermedades Aves Cu (BD)
        La ternera elegida se pondrá en observación, y se procurará que sea de pecho ancho y de remos y cuellos gruesos. Si tiene tos seca, por ligera que sea, debe desecharse, porque es el primer síntoma de la tisis tuberculosa pulmonar, ó de la laringítica, si es efecto de vermes en la laringe (tisis verminosa). Hay también tisis hepática (del hígado), resultado por lo común de la labor de distomas, psorospermos, o equinococos (estos últimos también invaden el pulmón o cualquier víscera).
      • 1890 Lezaeta Rivas, J. "Tratamiento quirúrgico abcesos hígado" Anales de la Universidad de Chile (Santiago de Chile) Ch (HD)
        El pronóstico de los abcesos del hígado hasta hace poco era gravísimo, y casi seguramente fatal en un 80 por ciento de los casos. La muerte tenía lugar por la violencia de la inflamación en las formas agudas; para las crónicas, por el deperecimiento, hecticidad o marasmo (tisis hepática), consecuencia obligada de toda supuración inagotable o por auto-infección debida a la retención del pus en el seno del parénquima hepático y a su reabsorción consiguiente, que constituyen los casos de pronóstico más grave.
      • 1839 Anónimo "La hija del comerciante" El Museo de Familias (Barcelona) Esp (HD)
        Se había declarado tiempo hacia una enfermedad de hígado, y la vida demasiado sedentaria y laboriosa que llevaba no habia hecho mas que agravarla. Refrióme con todos sus pormenores el accidente de que madama Elliott me habia hablado. ¡Ay! el infeliz marchaba con paso rápido hacia la tisis hepática, y aunque el estado de su fortuna debia hacer imposible ó al menos muy difícil la ejecución del consejo que le di, le aconsejé sin embargo la mudanza de clima y los viajes, como único remedio cierto y aplicable en su situación.
      • 1842 Schz Bustamante, A. Trad Tratado medicina practica Hufeland I Esp (BD)
        En la tisis hepática, dolor y presión en la región del hígado, estendidos hasta el muslo ú hombro derecho, décubito imposible del lado izquierdo, esputos amarillentos, lo mismo que la tez, vómitos y embarazos gástricos, estreñimiento que alterna con la diarrea, y orina turbia y encendida.
      • 1852 Álvarez Alcalá, F./ Rodrigo, J./ Amado Salazar, B. Trad Guía Médico Práctico Valleix, V Esp (BD)
        Además, la mayor parte de los autores han confundido, al describir esta enfermedad, muchas afecciones muy diferentes, imitando así a los antiguos, que bajo los nombres de infarctus hepatis, de obstrucciones, de infartos del hígado y de tisis hepática.
      • 1861 Janer Bertrán, F. Trat Calenturas Esp (BD)
        Algunos autores han dado el nombre de fiebres tísicas a las lentas consuntivas que provienen de úlceras internas y acompañan a la tisis pulmonar, a la tisis hepática, a la tisis producida por la exulceración de cualquier otro órgano interno.
      • 1876 León Luque, P. Trad Tratado Patología Interna, Jaccoud, II Esp (BD)
        La mejoría que indica haber terminado la supuración, persiste bastante tiempo, cuando el abceso es pequeño y único: en el caso contrario, la fiebre continúa, el enfermo adelgaza, sobreviene una diarrea colicuativa y sucumbe algunas semanas a la hectiquez y al marasmo (tisis hepática).
      • 1889 Balmaseda, F. J. Enfermedades Aves Cu (BD)
        La ternera elegida se pondrá en observación, y se procurará que sea de pecho ancho y de remos y cuellos gruesos. Si tiene tos seca, por ligera que sea, debe desecharse, porque es el primer síntoma de la tisis tuberculosa pulmonar, ó de la laringítica, si es efecto de vermes en la laringe (tisis verminosa). Hay también tisis hepática (del hígado), resultado por lo común de la labor de distomas, psorospermos, o equinococos (estos últimos también invaden el pulmón o cualquier víscera).
      • 1890 Lezaeta Rivas, J. "Tratamiento quirúrgico abcesos hígado" Anales de la Universidad de Chile (Santiago de Chile) Ch (HD)
        El pronóstico de los abcesos del hígado hasta hace poco era gravísimo, y casi seguramente fatal en un 80 por ciento de los casos. La muerte tenía lugar por la violencia de la inflamación en las formas agudas; para las crónicas, por el deperecimiento, hecticidad o marasmo (tisis hepática), consecuencia obligada de toda supuración inagotable o por auto-infección debida a la retención del pus en el seno del parénquima hepático y a su reabsorción consiguiente, que constituyen los casos de pronóstico más grave.
    16. Acepción en desuso
    17. s. f. Con el modificador uterina, para referirse a la tisis que afecta al útero.
      docs. (1839-1851) 3 ejemplos:
      • 1839 Vidal, I. Trad Manual Medicina Práctica, Hufeland, II Esp (BD)
        Terapéutica. El objeto del método curativo es reparar las fuerzas y disminuir la calentura, del mismo modo que indicamos hablando de la tisis pulmonal purulenta. Mas no por esto debemos olvidar los remedios locales que cada especie puede reclamar como son las inyecciones en la tisis vesical y uterina.
      • 1848 Álvz Alcalá, F. Trad Tratado medicina practica, Hufeland, I Esp (BD)
        En la tisis uterina, derrame purulento por el útero.
      • 1851 Hnz Espeso, P. Trad Trat Terapéutica homeopática I Esp (BD)
        La endometritis séptica, tiene una duración de diez a catorce días [...] La curación se anuncia por la espulsión de las partes gangrenadas y por la remisión de los síntomas febriles, otras veces termina por supuración, tisis uterina, o por la muerte.
    18. s. f. Con el modificador bronquial, para referirse a la tisis que afecta a los ganglios de los bronquios.
      docs. (1845-1953) 7 ejemplos:
      • 1845 Alonso, F. / Escolar, S. Trad Guía Médico Práctico Valleix, III Esp (BD)
        Tisis bronquial. Algunos autores que se han dedicado al estudio de las enfermedades de niños en estos últimos tiempos, han hecho varias investigaciones acerca del desarrollo de tubérculos en los ganglios bronquiales.
      • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [01-01-1953] (FG)
        tisis. ~ [...] || bronquial. Tuberculosis de los ganglios bronquiales.
      • 1845 Alonso, F. / Escolar, S. Trad Guía Médico Práctico Valleix, III Esp (BD)
        Tisis bronquial. Algunos autores que se han dedicado al estudio de las enfermedades de niños en estos últimos tiempos, han hecho varias investigaciones acerca del desarrollo de tubérculos en los ganglios bronquiales.
      • 1857 Anónimo Trad Patología Grisolle, IV [1857] Esp (BD)
        De la Tisis bronquial. La tuberculización de los ganglios bronquiales que se observa en la mitad de los adultos que mueren tísicos, constituye únicamente un epifenómeno, una lesión accesoria y casi sin importancia; pero no sucede lo mismo en la tierna edad.
      • 1877 Glz Hidalgo, J. Trad Manual enfermedades Espine Picot Esp (BD)
        Etiología. ― La tisis bronquial, es decir, la tuberculización preponderante ó exclusiva de los ganglios bronquiales, es una forma de la tuberculización especial de la infancia.
      • 1907 Anónimo "Niño sordomudo ingreso escuelas especiales" La Escuela Moderna (Madrid) Esp (HD)
        Un caso semejante se encuentra en una compilación de Schmalz: de 20 discípulos muertos en el Instituto de Dresde, 9 de ellos perdieron la vida de tisis pulmonar, 1 de tisis bronquial, 4 de marasmo, etc.
      • 1913 Pasanis "Mediastinitis heredo-sífilis segunda generación" [10-04-1913] n.º 80, p. 3 España Médica (Madrid) Esp (HD)
        Es más. De las adenopatías y tumores del mediastino, los primeros trabajos que se publicaron fueron los de Leblond y Becker, en los que se trata de la tuberculosis de los ganglios bronquiales ó tisis bronquial.
      • 1920 Turégano, F. F. "Enfermedades ley de Epizootias" El Progreso Agrícola y Pecuario (Madrid) Esp (HD)
        En los bóvidos, la fiebre ligera intermitente y el enflaquecimiento progresivo, más o menos rápido, son los síntomas propios que denuncian esta dolencia, con la cual pueden vivir hasta varios años. En ocasiones mueren con rapidez si los trastornos tuberculosos se localizan en la garganta, cerebro, médula u otros órganos importantes. […] Las localizaciones se manifiestan según los aparatos. Así se aprecia (tisis bronquial, pulmonar o laríngea) respiración acelerada, pequeña y entrecortada; tos frecuente, seca o blanda.
      • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [01-01-1953] (FG)
        tisis. ~ [...] || bronquial. Tuberculosis de los ganglios bronquiales.
    19. s. f. Con el modificador intestinal, para referirse a la tisis que afecta al intestino.
      docs. (1848-1985) 10 ejemplos:
      • 1848 Álvz Alcalá, F. Trad Tratado medicina practica, Hufeland, I Esp (BD)
        En la tisis intestinal, dolor y tensión del bajo vientre, con derrame de pus sanguinolento por las cámaras.
      • 1985 Herrera Luque, F. Casa pez [1985] Ve (CDH )
        El 1º de septiembre muere el viejo Domingo Monagas de una tisis intestinal.
      • 1848 Álvz Alcalá, F. Trad Tratado medicina practica, Hufeland, I Esp (BD)
        En la tisis intestinal, dolor y tensión del bajo vientre, con derrame de pus sanguinolento por las cámaras.
      • 1853 Rdz Villargoitia "Examen medios terapéuticos tratamiento tuberculización pulmonar" p. 296 La Crónica de los Hospitales (Madrid) Esp (BD)
        Importa, por lo tanto, procurar que en las jóvenes se establezca, regularice y consolide el flujo periódico, porque en él se encontrará el revulsivo más poderoso y más apropiado para evitar los derrames tuberculosos, ya en los pulmones, ya en el aparato digestivo, donde dan origen a la tisis intestinal, la que [...] tengo fundados motivos para considerar mucho más frecuente en el sexo femenino que en el masculino.
      • 1866 Glz Hidalgo, J. Trad Enfermedades niños, Rilliet y Barthez, III Esp (BD)
        La tisis intestinal es muy funesta por su frecuencia y por su extensión, y por la gravedad de las lesiones que son su consecuencia. A los peligros inherentes a una desorganización considerable del tubo digestivo, se unen aun la abundante pérdida de fluidos de que es origen, la flegmasía de que puede ser el punto de partida y, finalmente, los accidentes que pueden sobrevenir después de ella.
      • 1878 Glz Hidalgo, J. Trad Trat recién nacidos Bouchut (2.ª ed.) Esp (BD)
        Aumenta el enflaquecimiento en todo el cuerpo, y solo el vientre conserva un volumen exagerado, que indica el sitio donde reside el mal. Hay sudores nocturnos que aniquilan al niño, el cual se pone caquéctico [...] Es, por lo tanto, un estado de consunción determinado por los tubérculos del intestino o del mesenterio ó, si se quiere, una verdadera tisis intestinal.
      • 1891 Ratto, E. "Informe cónsul Venezuela descubrimiento Koch" Libro amarillo de los Estados Unidos de Venezuela Ve (BD)
        Una de las propiedades de los tubérculos, es la tendencia a invadir siempre más el tejido sano, multiplicándose prontamente, destruyéndolo hasta formar una masa cascosa, muerta e inútil para las funciones de nuestro cuerpo. Se hallan a menudo en los pulmones y producen la tisis: en la laringe producen la tisis laríngea, en el intestino la tisis intestinal, en las articulaciones los tumores blancos, en los huesos la caries.
      • 1902 Gmz Torres, R. Memoria aguas minero-medicinales Aliseda Esp (BD)
        Vamos a ocuparnos ahora de la tisis limitada solamente a los pulmones, aunque son frecuentes en los tísicos las gastro-ectasias, degeneración grasienta del hígado y tisis intestinal, sin contar con las localizaciones tuberculosas en los riñones, testículos, próstata, etcétera.
      • 1918 Anónimo "Registro Civil" (Anuncio) [17-09-1918] El Orzán: Diario Independiente (La Coruña) Esp (HD)
        Defunciones [...] Antonia Morán Fariña, 2 años (tisis intestinal).
      • 1985 Herrera Luque, F. Casa pez [1985] Ve (CDH )
        El 1º de septiembre muere el viejo Domingo Monagas de una tisis intestinal.
      • 1848 Álvz Alcalá, F. Trad Tratado medicina practica, Hufeland, I Esp (BD)
        En la tisis intestinal, dolor y tensión del bajo vientre, con derrame de pus sanguinolento por las cámaras.
      • 1853 Rdz Villargoitia "Examen medios terapéuticos tratamiento tuberculización pulmonar" p. 296 La Crónica de los Hospitales (Madrid) Esp (BD)
        Importa, por lo tanto, procurar que en las jóvenes se establezca, regularice y consolide el flujo periódico, porque en él se encontrará el revulsivo más poderoso y más apropiado para evitar los derrames tuberculosos, ya en los pulmones, ya en el aparato digestivo, donde dan origen a la tisis intestinal, la que [...] tengo fundados motivos para considerar mucho más frecuente en el sexo femenino que en el masculino.
      • 1866 Glz Hidalgo, J. Trad Enfermedades niños, Rilliet y Barthez, III Esp (BD)
        La tisis intestinal es muy funesta por su frecuencia y por su extensión, y por la gravedad de las lesiones que son su consecuencia. A los peligros inherentes a una desorganización considerable del tubo digestivo, se unen aun la abundante pérdida de fluidos de que es origen, la flegmasía de que puede ser el punto de partida y, finalmente, los accidentes que pueden sobrevenir después de ella.
      • 1878 Glz Hidalgo, J. Trad Trat recién nacidos Bouchut (2.ª ed.) Esp (BD)
        Aumenta el enflaquecimiento en todo el cuerpo, y solo el vientre conserva un volumen exagerado, que indica el sitio donde reside el mal. Hay sudores nocturnos que aniquilan al niño, el cual se pone caquéctico [...] Es, por lo tanto, un estado de consunción determinado por los tubérculos del intestino o del mesenterio ó, si se quiere, una verdadera tisis intestinal.
      • 1887 Ramón, L. P. Dicc popular IV Esp (BD)
        Enterofimia: s. f. Med. Tubérculos del intestino: tisis intestinal.
      • 1891 Ratto, E. "Informe cónsul Venezuela descubrimiento Koch" Libro amarillo de los Estados Unidos de Venezuela Ve (BD)
        Una de las propiedades de los tubérculos, es la tendencia a invadir siempre más el tejido sano, multiplicándose prontamente, destruyéndolo hasta formar una masa cascosa, muerta e inútil para las funciones de nuestro cuerpo. Se hallan a menudo en los pulmones y producen la tisis: en la laringe producen la tisis laríngea, en el intestino la tisis intestinal, en las articulaciones los tumores blancos, en los huesos la caries.
      • 1894 Arriaga, J. N. Ciudad maravillosa: nociones fisiología Mx (BD)
        El cólico puede ser originado por el desarrollo de gases, cólico ventoso, producido por una inflamación, inflamatorio; cólico saturnino el provocado por la absorción de las sales y óxidos del plomo; cólico de invaginación el que se presenta en este padecimiento intestinal. Además de la ya larga lista de enfermedades, debemos agregar la enteritis o inflamación de los intestinos delgados, las distintas diarreas, el miserere ó colerina, la disentería, el cáncer, ulceraciones y ptisis intestinal.
      • 1902 Gmz Torres, R. Memoria aguas minero-medicinales Aliseda Esp (BD)
        Vamos a ocuparnos ahora de la tisis limitada solamente a los pulmones, aunque son frecuentes en los tísicos las gastro-ectasias, degeneración grasienta del hígado y tisis intestinal, sin contar con las localizaciones tuberculosas en los riñones, testículos, próstata, etcétera.
      • 1918 Anónimo "Registro Civil" (Anuncio) [17-09-1918] El Orzán: Diario Independiente (La Coruña) Esp (HD)
        Defunciones [...] Antonia Morán Fariña, 2 años (tisis intestinal).
      • 1985 Herrera Luque, F. Casa pez [1985] Ve (CDH )
        El 1º de septiembre muere el viejo Domingo Monagas de una tisis intestinal.
    20. Acepción en desuso
    21. s. f. Con los modificadores dorsal o vertebral, para referirse a la tisis que afecta a la columna vertebral.
      docs. (1850-1913) 6 ejemplos:
      • 1850 Mendoza Rueda, A. Estudios clínicos de cirujía Esp (BD)
        Mal vertebral de Pott. ― Afección también designada con los nombres de caries vertebral, afección tuberculosa de las vértebras, osteitis vertebral, tisis vertebral, etc. [...] si muchas veces tiene la afección por punto de partida a los tubérculos vertebrales, en algunos casos, aunque raros, las vértebras presentan una verdadera caries, en otros una osteitis ó necrosis, y aun pueden hallarse reunidas estas afecciones, ó ser el principio de la enfermedad una alteración de los discos intervertebrales.
      • 1913 Fiter, J. Enciclopedia moderna catalana, III Esp (BD)
        Mielotisis. f. Med. Tisis dorsal.
      • 1850 Mendoza Rueda, A. Estudios clínicos de cirujía Esp (BD)
        Mal vertebral de Pott. ― Afección también designada con los nombres de caries vertebral, afección tuberculosa de las vértebras, osteitis vertebral, tisis vertebral, etc. [...] si muchas veces tiene la afección por punto de partida a los tubérculos vertebrales, en algunos casos, aunque raros, las vértebras presentan una verdadera caries, en otros una osteitis ó necrosis, y aun pueden hallarse reunidas estas afecciones, ó ser el principio de la enfermedad una alteración de los discos intervertebrales.
      • 1859 Rdz Lpz, S. Trad Guía Médico Homeópata, Hirschel Esp (BD)
        Las tisis son siempre el efecto de la prolongación de una enfermedad desorganizadora, por ejemplo, de la supuración de algún órgano situado profundamente (piemia), de la degeneración cancerosa o tuberculosa, de una estado inflamatorio de marcha lenta y prolongada [...] Las formas que se conocen más frecuentes son: la tisis laríngea, la tisis pulmonar, la atrofia mesentérica, la tisis dorsal y el marasmo senil.
      • 1869 Jiménez Serrano, A. Trad "Curarse enfermedades contagiosas, Troncin" p. 149 El Genio Médico-Quirúrgico (Madrid) Esp (HD)
        N. se encontraba perfectamente, pero a los tres años empieza a sentir flaqueza en las piernas y dolores lumbares. Pronto los síntomas aumentaron, apareciendo la tisis dorsal con todos sus caracteres.
      • 1871 Schz Bustamante, A. Trad Manual Patología Fort, II Esp (BD)
        Mal vertebral de Pott (1). (1) Sinónimos: caries vertebral, artritis vertebral, afección tuberculosa de las vértebras, osteitis vertebral, tisis vertebral.
      • 1890 Aragón Obejero, E./ Cuesta Armiño, F. Voc Medicina, Cuesta Ckerner, III Esp (BD)
        Tisis. ― [...] tisis dorsal (caries de las vértebras).
      • 1913 Fiter, J. Enciclopedia moderna catalana, III Esp (BD)
        Mielotisis. f. Med. Tisis dorsal.
    22. s. f. Con el modificador caseosa, para referirse a la tisis en que el exudado tiene el aspecto de un queso.
      docs. (1874-2019) 7 ejemplos:
      • 1874 Robert "Tisis. Escuelas unitarias y dualista (conclusión)" La Independencia Médica (Barcelona) (HD)
        En la tisis caseosa la herencia no desempeña otro papel que el de imprimir a los nuevos vástagos un estigma de debilidad, que en todos los actos ulteriores de la vida física ha de hacer fácil la génesis de procesos morbosos.
      • 2019 Sevillano, A. "Villa Cecilia" Diario de Almería (Almería) (HD)
        Se ha repetido hasta la saciedad que Cecilia murió a consecuencia de una caída galopando a caballo por la finca, leyenda romántica a la que yo también di por válida confiando en lo publicado. Nada más lejos de la realidad. La ciudadana danesa, hija de Lorenzo y Jacobina, falleció el 26 de septiembre de 1883, a los 28 años de edad, en su dormitorio matrimonial de La Almedina (“tisis caseosa”), atendida por el citado facultativo Litrán López (1845-1889).
      • 1874 Robert "Tisis. Escuelas unitarias y dualista (conclusión)" La Independencia Médica (Barcelona) (HD)
        En la tisis caseosa la herencia no desempeña otro papel que el de imprimir a los nuevos vástagos un estigma de debilidad, que en todos los actos ulteriores de la vida física ha de hacer fácil la génesis de procesos morbosos.
      • 1875 Mariani Larrion, J. "Tisis pulmonar" La Gaceta de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        Finalmente, los vértices de los pulmones son el sitio que preferentemente ocupan los tubérculos, situándose en ambos: el sitio que ocupan las lesiones en la tisis caseosa es aquel en que se presenta la neumonía que le dio origen, y las lesiones suelen ser unilaterales.
      • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
        Rosa Carraspique en el mundo, sor Teresa en el convento, murió de una tuberculosis según Somoza, de una tisis caseosa según el médico de las monjas, que era dualista en materia de tisis.
      • 1891 Quesada, B. "Tratamiento hidromineral tisis pulmonar" El Siglo Médico (Madrid) (HD)
        Pulmonía crónica, tisis caseosa y tisis tuberculosa representan en general ante la terapéutica hidrológica, tres grados de gravedad y rebeldía a los mismos procederes, y las indicaciones, sobre todo sintomáticas, se satisfacen teniendo presentes las mismas circunstancias para resolver la primera, para curar a veces la segunda, para detener la marcha de la tercera.
      • 1910 Ferrán Clúa, J. "Errores tuberculosis y bacilo" Revista de Especialidades Médicas (Madrid) Esp (HD)
        Existía entonces un dualismo sobre la naturaleza de la tisis; se admitía la tuberculosa y la caseosa. Laënnec, a la vez que descubrió en 1819 la auscultación, borró dicho dualismo demostrando que la tisis caseosa y la tuberculosa eran dos aspectos distintos de una misma enfermedad.
      • 1921 Anónimo "Trad Tratamiento tuberculosis, Burnand" España Médica (Madrid) (HD)
        Es evidente, por ejemplo, que una tuberculosis fibrosa paucibacilar que presente un síndroma de bronquitis crónica y de enfisema, no deberá tratarse como un caso de tisis caseosa extensiva.
      • 2019 Sevillano, A. "Villa Cecilia" Diario de Almería (Almería) (HD)
        Se ha repetido hasta la saciedad que Cecilia murió a consecuencia de una caída galopando a caballo por la finca, leyenda romántica a la que yo también di por válida confiando en lo publicado. Nada más lejos de la realidad. La ciudadana danesa, hija de Lorenzo y Jacobina, falleció el 26 de septiembre de 1883, a los 28 años de edad, en su dormitorio matrimonial de La Almedina (“tisis caseosa”), atendida por el citado facultativo Litrán López (1845-1889).
    23. s. f. Con el modificador bovina, para referirse a la tisis causada por la bacteria Mycobacterium bovis.
      docs. (1859-2020) 44 ejemplos:
      • 1859 Anónimo "Natalia, casamiento conveniencia" Novela-Almanaque-Revista [...] Tomo II Esp (BD)
        Su antigua tos, que parecía haberse calmado algo, se declaró entonces con más sequedad que nunca. Los médicos que fueron llamados sin demora, aseguraron que la enfermedad del pecho había tomado de repente, y a consecuencia sin duda de alguna profunda conmoción moral, cierto desarrollo y carácter de gravedad, que quitaba toda esperanza de curación. Aquella era una de esas enfermedades que ningún medicamente puede contener en su precipitado curso, y a la cual ha dado la despiadada ciencia el nombre terriblemente pintoresco de tisis galopante.
      • 2020 Chamorro Lpz, J. "Oleaje navideño" Andalucía Información (Jerez de la Frontera): andalucíainformación.es Esp (HD)
        Se oyen aplausos en el Parlamento. Se han aprobado los Presupuestos. Se ha ganado el partido. Oiga, pero si habéis alineado a grupos contrarios a nuestra nación. Como lo permite el federal Gobierno español. El respeto a la vida y la propiedad entran en tisis galopante. Las apropiaciones indebidas han impuesto su ley. La corrupción su norma.
      • 1859 Anónimo "Natalia, casamiento conveniencia" Novela-Almanaque-Revista [...] Tomo II Esp (BD)
        Su antigua tos, que parecía haberse calmado algo, se declaró entonces con más sequedad que nunca. Los médicos que fueron llamados sin demora, aseguraron que la enfermedad del pecho había tomado de repente, y a consecuencia sin duda de alguna profunda conmoción moral, cierto desarrollo y carácter de gravedad, que quitaba toda esperanza de curación. Aquella era una de esas enfermedades que ningún medicamente puede contener en su precipitado curso, y a la cual ha dado la despiadada ciencia el nombre terriblemente pintoresco de tisis galopante.
      • 1859 Anónimo "Natalia, casamiento conveniencia" Novela-Almanaque-Revista [...] Tomo II Esp (BD)
        Su antigua tos, que parecía haberse calmado algo, se declaró entonces con más sequedad que nunca. Los médicos que fueron llamados sin demora, aseguraron que la enfermedad del pecho había tomado de repente, y a consecuencia sin duda de alguna profunda conmoción moral, cierto desarrollo y carácter de gravedad, que quitaba toda esperanza de curación. Aquella era una de esas enfermedades que ningún medicamente puede contener en su precipitado curso, y a la cual ha dado la despiadada ciencia el nombre terriblemente pintoresco de tisis galopante.
      • 1868 Baldivielso, M. Manual estudiante medicina Esp (BD)
        El curso de la tisis pulmonal, por lo general, siempre es lento y de larga duración, sin embargo en algunos casos aunque raros, se ha visto terminar en 25 ó 30 días recorriendo sus períodos con una rapidez sorprendente y que la ha valido el nombre de tisis galopante, con que ha sido designada por algunos autores.
      • 1868 Baldivielso, M. Manual estudiante medicina Esp (BD)
        El curso de la tisis pulmonal, por lo general, siempre es lento y de larga duración, sin embargo en algunos casos aunque raros, se ha visto terminar en 25 ó 30 días recorriendo sus períodos con una rapidez sorprendente y que la ha valido el nombre de tisis galopante, con que ha sido designada por algunos autores.
      • 1879 Sologuren, F. "Tuberculosis miliar aguda" [01-10-1879] La Escuela de Medicina (Ciudad de México) Mx (HD)
        En la tisis galopante, vemos en el enfermos los signos ciertos de una lesión tuberculosa, y se manifiesta exacervando de una manera rápida los síntomas que ya existían; podemos ver desde el simple endurecimiento y macicez de los vértices, hasta la existencia de cavernas pequeñas ó grandes en los pulmones; ó bien que el enfermo da signos y antecedentes claros de tuberculosis.
      • 1879 Sologuren, F. "Tuberculosis miliar aguda" [01-10-1879] La Escuela de Medicina (Ciudad de México) Mx (HD)
        En la tisis galopante, vemos en el enfermos los signos ciertos de una lesión tuberculosa, y se manifiesta exacervando de una manera rápida los síntomas que ya existían; podemos ver desde el simple endurecimiento y macicez de los vértices, hasta la existencia de cavernas pequeñas ó grandes en los pulmones; ó bien que el enfermo da signos y antecedentes claros de tuberculosis.
      • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )

        La enfermedad había sido un resfriado, cogido la noche en que salieron de París; pero la frágil constitución de la enferma y quién sabe qué herencia de tuberculosis, hicieron estallar una tisis galopante, ante la cual fueron inútiles mis esfuerzos.

      • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )

        La enfermedad había sido un resfriado, cogido la noche en que salieron de París; pero la frágil constitución de la enferma y quién sabe qué herencia de tuberculosis, hicieron estallar una tisis galopante, ante la cual fueron inútiles mis esfuerzos.

      • 1896 Valera, Juan Mérito y fortuna Estudios Hist y Política Esp (CDH )
        Bien sé que no hay fortuna para Dios: todo está previsto y ordenado por Él; mas para los hombres, ¿cómo negar que hay fortuna? ¿Quién prevé todos los casos adversos y prósperos? Y, aunque se prevean, aunque se señale en un cuadro del porvenir el curso que han de llevar los sucesos, ¿depende por completo de la voluntad humana el variar ese curso? Imaginemos el político más maravillosamente previsor, y todavía podrá ser como el astrónomo, que anuncia la aparición de un cometa y no lo detiene, que anuncia un eclipse y no lo evita, o como el médico, que pronostica los estragos de una tisis galopante y la próxima muerte del enfermo y no sabe curarla.
      • 1896 Valera, Juan Mérito y fortuna Estudios Hist y Política Esp (CDH )
        Bien sé que no hay fortuna para Dios: todo está previsto y ordenado por Él; mas para los hombres, ¿cómo negar que hay fortuna? ¿Quién prevé todos los casos adversos y prósperos? Y, aunque se prevean, aunque se señale en un cuadro del porvenir el curso que han de llevar los sucesos, ¿depende por completo de la voluntad humana el variar ese curso? Imaginemos el político más maravillosamente previsor, y todavía podrá ser como el astrónomo, que anuncia la aparición de un cometa y no lo detiene, que anuncia un eclipse y no lo evita, o como el médico, que pronostica los estragos de una tisis galopante y la próxima muerte del enfermo y no sabe curarla.
      • 1901 Tarrida Mármol, F. "Transmisión tuberculosis" n.º 83, p. 333 La Revista Blanca (Madrid) Cu (HD)
        Falta considerar el problema a la inversa. ¿Es transmisible al hombre la tuberculosis del buey? [...] Trooksbark ha podido, por ejemplo, inocular esputos de tísico a un becerro y comprobar que el animal quedaba tuberculoso. Pero ¿quién osaría hacer el experimento inverso? ¿Quién asumiría la responsabilidad de inocular a un ser humano la tisis bovina?
      • 1901 Tarrida Mármol, F. "Transmisión tuberculosis" n.º 83, p. 333 La Revista Blanca (Madrid) Cu (HD)
        Falta considerar el problema a la inversa. ¿Es transmisible al hombre la tuberculosis del buey? [...] Trooksbark ha podido, por ejemplo, inocular esputos de tísico a un becerro y comprobar que el animal quedaba tuberculoso. Pero ¿quién osaría hacer el experimento inverso? ¿Quién asumiría la responsabilidad de inocular a un ser humano la tisis bovina?
      • 1910 Madinaveitia, J. "Estudio experimental patología y terapéutica química" (Reseña) n.º 4, p. 136 Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        En el orden de conocimientos relacionados con la investigación y análisis de los agentes patógenos, modo de transmitirse, etc.; ocupará Koch un puesto que será preeminente, aun cuando muchas de sus afirmaciones en ese mismo orden de ideas no nos parezcan un acierto, como la de quitar importancia a la contaminación de las aguas en la transmisión de la tifoidea, su célebre comunicación al Congreso de Londres sobre la no transmisibilidad de la tisis bovina al hombre.
      • 1910 Madinaveitia, J. "Estudio experimental patología y terapéutica química" (Reseña) n.º 4, p. 136 Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        En el orden de conocimientos relacionados con la investigación y análisis de los agentes patógenos, modo de transmitirse, etc.; ocupará Koch un puesto que será preeminente, aun cuando muchas de sus afirmaciones en ese mismo orden de ideas no nos parezcan un acierto, como la de quitar importancia a la contaminación de las aguas en la transmisión de la tifoidea, su célebre comunicación al Congreso de Londres sobre la no transmisibilidad de la tisis bovina al hombre.
      • 1906-1919 Blasco Ibáñez, V. Maja [1998] Esp (CDH )
        Es una tisis galopante; tal vez asunto de días, tal vez asunto de pocos meses; pero se muere, y yo no conozco el remedio.
      • 1906-1919 Blasco Ibáñez, V. Maja [1998] Esp (CDH )
        Es una tisis galopante; tal vez asunto de días, tal vez asunto de pocos meses; pero se muere, y yo no conozco el remedio.
      • 1927 Anónimo "Porterías antihigiénicas" [20-05-1927] Crónica meridional: diario liberal independiente y de intereses generales Esp (HD)
        Sé de una pobre mujer que no tuvo esa suerte con su hija, sino que murió a los veinte años de una tisis galopante. Antes había muerto también tuberculoso su marido, y ahora lo está ella.
      • 1927 Anónimo "Porterías antihigiénicas" [20-05-1927] Crónica meridional: diario liberal independiente y de intereses generales Esp (HD)
        Sé de una pobre mujer que no tuvo esa suerte con su hija, sino que murió a los veinte años de una tisis galopante. Antes había muerto también tuberculoso su marido, y ahora lo está ella.
      • 1944-1949 Baroja, P. Última vuelta [1978] Esp (CDH )
        En el hospital de Valencia, estudiando yo el último año de Medicina, ingresó en una sala un hombre joven, de veinte o veintidós años a lo más, demacrado, en los huesos, con una tuberculosis de las que llamaban entre el pueblo tisis galopante.
      • 1944-1949 Baroja, P. Última vuelta [1978] Esp (CDH )
        En el hospital de Valencia, estudiando yo el último año de Medicina, ingresó en una sala un hombre joven, de veinte o veintidós años a lo más, demacrado, en los huesos, con una tuberculosis de las que llamaban entre el pueblo tisis galopante.
      • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
        Silvia me hizo otros cuentos y confesiones, pero algunos yo ya los conocía por Julieta, como su relación (que fue aparentemente de dirección doble: una de las pocas incursiones de Silvia en la heterosexualidad) con Diosdado Noel (ése era, sorprendentemente, su verdadero nombre), pintor de profesión, que afectaba una tuberculosis perenne que nunca se hizo tisis galopante, vestido siempre de luto (vestirse de negro ¡y en La Habana!, doble despropósito; pues la burla habanera no permitía que esas extravagancias se cometieran impunes), con su barba cuidada y su melena romántica: Víctor Hugonorrea llamaban a este papá Noel.
      • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
        Silvia me hizo otros cuentos y confesiones, pero algunos yo ya los conocía por Julieta, como su relación (que fue aparentemente de dirección doble: una de las pocas incursiones de Silvia en la heterosexualidad) con Diosdado Noel (ése era, sorprendentemente, su verdadero nombre), pintor de profesión, que afectaba una tuberculosis perenne que nunca se hizo tisis galopante, vestido siempre de luto (vestirse de negro ¡y en La Habana!, doble despropósito; pues la burla habanera no permitía que esas extravagancias se cometieran impunes), con su barba cuidada y su melena romántica: Víctor Hugonorrea llamaban a este papá Noel.
      • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] 247 Mx (CDH )
        Esta ceremonia se llevó a cabo todos los primeros viernes de cada mes, hasta que el tío Xavierito se fue al otro mundo cabalgando en una tisis galopante.
      • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] 247 Mx (CDH )
        Esta ceremonia se llevó a cabo todos los primeros viernes de cada mes, hasta que el tío Xavierito se fue al otro mundo cabalgando en una tisis galopante.
      • 2010 Leguina, J. Luz crepuscular [2010] La luz crepuscular Esp (CORPES)
        Cuando Luis fue llamado de nuevo a filas, esta vez por los franquistas, y aunque éstos no fueran precisamente "revolucionarios", su madre dispuso la misma alegación, la de la tisis galopante, y lo enviaron a servicios auxiliares sanitarios.
      • 2010 Leguina, J. Luz crepuscular [2010] La luz crepuscular Esp (CORPES)
        Cuando Luis fue llamado de nuevo a filas, esta vez por los franquistas, y aunque éstos no fueran precisamente "revolucionarios", su madre dispuso la misma alegación, la de la tisis galopante, y lo enviaron a servicios auxiliares sanitarios.
      • 2020 Chamorro Lpz, J. "Oleaje navideño" Andalucía Información (Jerez de la Frontera): andalucíainformación.es Esp (HD)
        Se oyen aplausos en el Parlamento. Se han aprobado los Presupuestos. Se ha ganado el partido. Oiga, pero si habéis alineado a grupos contrarios a nuestra nación. Como lo permite el federal Gobierno español. El respeto a la vida y la propiedad entran en tisis galopante. Las apropiaciones indebidas han impuesto su ley. La corrupción su norma.
      • 2020 Chamorro Lpz, J. "Oleaje navideño" Andalucía Información (Jerez de la Frontera): andalucíainformación.es Esp (HD)
        Se oyen aplausos en el Parlamento. Se han aprobado los Presupuestos. Se ha ganado el partido. Oiga, pero si habéis alineado a grupos contrarios a nuestra nación. Como lo permite el federal Gobierno español. El respeto a la vida y la propiedad entran en tisis galopante. Las apropiaciones indebidas han impuesto su ley. La corrupción su norma.
      • 1859 Anónimo "Natalia, casamiento conveniencia" Novela-Almanaque-Revista [...] Tomo II Esp (BD)
        Su antigua tos, que parecía haberse calmado algo, se declaró entonces con más sequedad que nunca. Los médicos que fueron llamados sin demora, aseguraron que la enfermedad del pecho había tomado de repente, y a consecuencia sin duda de alguna profunda conmoción moral, cierto desarrollo y carácter de gravedad, que quitaba toda esperanza de curación. Aquella era una de esas enfermedades que ningún medicamente puede contener en su precipitado curso, y a la cual ha dado la despiadada ciencia el nombre terriblemente pintoresco de tisis galopante.
      • 1859 Anónimo "Natalia, casamiento conveniencia" Novela-Almanaque-Revista [...] Tomo II Esp (BD)
        Su antigua tos, que parecía haberse calmado algo, se declaró entonces con más sequedad que nunca. Los médicos que fueron llamados sin demora, aseguraron que la enfermedad del pecho había tomado de repente, y a consecuencia sin duda de alguna profunda conmoción moral, cierto desarrollo y carácter de gravedad, que quitaba toda esperanza de curación. Aquella era una de esas enfermedades que ningún medicamente puede contener en su precipitado curso, y a la cual ha dado la despiadada ciencia el nombre terriblemente pintoresco de tisis galopante.
      • 1868 Baldivielso, M. Manual estudiante medicina Esp (BD)
        El curso de la tisis pulmonal, por lo general, siempre es lento y de larga duración, sin embargo en algunos casos aunque raros, se ha visto terminar en 25 ó 30 días recorriendo sus períodos con una rapidez sorprendente y que la ha valido el nombre de tisis galopante, con que ha sido designada por algunos autores.
      • 1868 Baldivielso, M. Manual estudiante medicina Esp (BD)
        El curso de la tisis pulmonal, por lo general, siempre es lento y de larga duración, sin embargo en algunos casos aunque raros, se ha visto terminar en 25 ó 30 días recorriendo sus períodos con una rapidez sorprendente y que la ha valido el nombre de tisis galopante, con que ha sido designada por algunos autores.
      • 1879 Sologuren, F. "Tuberculosis miliar aguda" [01-10-1879] La Escuela de Medicina (Ciudad de México) Mx (HD)
        En la tisis galopante, vemos en el enfermos los signos ciertos de una lesión tuberculosa, y se manifiesta exacervando de una manera rápida los síntomas que ya existían; podemos ver desde el simple endurecimiento y macicez de los vértices, hasta la existencia de cavernas pequeñas ó grandes en los pulmones; ó bien que el enfermo da signos y antecedentes claros de tuberculosis.
      • 1879 Sologuren, F. "Tuberculosis miliar aguda" [01-10-1879] La Escuela de Medicina (Ciudad de México) Mx (HD)
        En la tisis galopante, vemos en el enfermos los signos ciertos de una lesión tuberculosa, y se manifiesta exacervando de una manera rápida los síntomas que ya existían; podemos ver desde el simple endurecimiento y macicez de los vértices, hasta la existencia de cavernas pequeñas ó grandes en los pulmones; ó bien que el enfermo da signos y antecedentes claros de tuberculosis.
      • 1879 Pereda, J. M. Don Gonzalo Glz [2003] Esp (CDH )
        y descalabrándose aquí, rodando allá por el polvo, y balbuciendo ternos y maldiciones, asido del rabo del mastín en el portal, o revolcándose en las ortigas de la huerta, arribó la criatura a los cinco años, época en que su hermana volvió a casa y don Pelayo se murió, no sé si de una tisis galopante, como dijo el médico, o de la crónica perversidad de su carácter, nombrando a don Lope tutor y curador de los huérfanos.
      • 1879 Pereda, J. M. Don Gonzalo Glz [2003] Esp (CDH )
        y descalabrándose aquí, rodando allá por el polvo, y balbuciendo ternos y maldiciones, asido del rabo del mastín en el portal, o revolcándose en las ortigas de la huerta, arribó la criatura a los cinco años, época en que su hermana volvió a casa y don Pelayo se murió, no sé si de una tisis galopante, como dijo el médico, o de la crónica perversidad de su carácter, nombrando a don Lope tutor y curador de los huérfanos.
      • 1884 Rdz Abaytua "Bases medicación hipotermásica" Revista de Cirugía y Medicina Prácticas (Madrid) Esp (HD)
        Así, en las formas de tisis que Peter (3) llama intratables ―tisis crónica febril continua, tisis galopante y tisis aguda―lo son precisamente por la deplorable impotencia de toda medicación para enfrenar la marcha devastadora de la fiebre.
      • 1884 Rdz Abaytua "Bases medicación hipotermásica" Revista de Cirugía y Medicina Prácticas (Madrid) Esp (HD)
        Así, en las formas de tisis que Peter (3) llama intratables ―tisis crónica febril continua, tisis galopante y tisis aguda―lo son precisamente por la deplorable impotencia de toda medicación para enfrenar la marcha devastadora de la fiebre.
      • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )

        La enfermedad había sido un resfriado, cogido la noche en que salieron de París; pero la frágil constitución de la enferma y quién sabe qué herencia de tuberculosis, hicieron estallar una tisis galopante, ante la cual fueron inútiles mis esfuerzos.

      • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )

        La enfermedad había sido un resfriado, cogido la noche en que salieron de París; pero la frágil constitución de la enferma y quién sabe qué herencia de tuberculosis, hicieron estallar una tisis galopante, ante la cual fueron inútiles mis esfuerzos.

      • 1896 Valera, Juan Mérito y fortuna Estudios Hist y Política Esp (CDH )
        Bien sé que no hay fortuna para Dios: todo está previsto y ordenado por Él; mas para los hombres, ¿cómo negar que hay fortuna? ¿Quién prevé todos los casos adversos y prósperos? Y, aunque se prevean, aunque se señale en un cuadro del porvenir el curso que han de llevar los sucesos, ¿depende por completo de la voluntad humana el variar ese curso? Imaginemos el político más maravillosamente previsor, y todavía podrá ser como el astrónomo, que anuncia la aparición de un cometa y no lo detiene, que anuncia un eclipse y no lo evita, o como el médico, que pronostica los estragos de una tisis galopante y la próxima muerte del enfermo y no sabe curarla.
      • 1896 Valera, Juan Mérito y fortuna Estudios Hist y Política Esp (CDH )
        Bien sé que no hay fortuna para Dios: todo está previsto y ordenado por Él; mas para los hombres, ¿cómo negar que hay fortuna? ¿Quién prevé todos los casos adversos y prósperos? Y, aunque se prevean, aunque se señale en un cuadro del porvenir el curso que han de llevar los sucesos, ¿depende por completo de la voluntad humana el variar ese curso? Imaginemos el político más maravillosamente previsor, y todavía podrá ser como el astrónomo, que anuncia la aparición de un cometa y no lo detiene, que anuncia un eclipse y no lo evita, o como el médico, que pronostica los estragos de una tisis galopante y la próxima muerte del enfermo y no sabe curarla.
      • 1901 Tarrida Mármol, F. "Transmisión tuberculosis" n.º 83, p. 333 La Revista Blanca (Madrid) Cu (HD)
        Falta considerar el problema a la inversa. ¿Es transmisible al hombre la tuberculosis del buey? [...] Trooksbark ha podido, por ejemplo, inocular esputos de tísico a un becerro y comprobar que el animal quedaba tuberculoso. Pero ¿quién osaría hacer el experimento inverso? ¿Quién asumiría la responsabilidad de inocular a un ser humano la tisis bovina?
      • 1901 Tarrida Mármol, F. "Transmisión tuberculosis" n.º 83, p. 333 La Revista Blanca (Madrid) Cu (HD)
        Falta considerar el problema a la inversa. ¿Es transmisible al hombre la tuberculosis del buey? [...] Trooksbark ha podido, por ejemplo, inocular esputos de tísico a un becerro y comprobar que el animal quedaba tuberculoso. Pero ¿quién osaría hacer el experimento inverso? ¿Quién asumiría la responsabilidad de inocular a un ser humano la tisis bovina?
      • 1910 Madinaveitia, J. "Estudio experimental patología y terapéutica química" (Reseña) n.º 4, p. 136 Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        En el orden de conocimientos relacionados con la investigación y análisis de los agentes patógenos, modo de transmitirse, etc.; ocupará Koch un puesto que será preeminente, aun cuando muchas de sus afirmaciones en ese mismo orden de ideas no nos parezcan un acierto, como la de quitar importancia a la contaminación de las aguas en la transmisión de la tifoidea, su célebre comunicación al Congreso de Londres sobre la no transmisibilidad de la tisis bovina al hombre.
      • 1910 Madinaveitia, J. "Estudio experimental patología y terapéutica química" (Reseña) n.º 4, p. 136 Revista Clínica de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        En el orden de conocimientos relacionados con la investigación y análisis de los agentes patógenos, modo de transmitirse, etc.; ocupará Koch un puesto que será preeminente, aun cuando muchas de sus afirmaciones en ese mismo orden de ideas no nos parezcan un acierto, como la de quitar importancia a la contaminación de las aguas en la transmisión de la tifoidea, su célebre comunicación al Congreso de Londres sobre la no transmisibilidad de la tisis bovina al hombre.
      • 1906-1919 Blasco Ibáñez, V. Maja [1998] Esp (CDH )
        Es una tisis galopante; tal vez asunto de días, tal vez asunto de pocos meses; pero se muere, y yo no conozco el remedio.
      • 1906-1919 Blasco Ibáñez, V. Maja [1998] Esp (CDH )
        Es una tisis galopante; tal vez asunto de días, tal vez asunto de pocos meses; pero se muere, y yo no conozco el remedio.
      • 1927 Anónimo "Porterías antihigiénicas" [20-05-1927] Crónica meridional: diario liberal independiente y de intereses generales Esp (HD)
        Sé de una pobre mujer que no tuvo esa suerte con su hija, sino que murió a los veinte años de una tisis galopante. Antes había muerto también tuberculoso su marido, y ahora lo está ella.
      • 1927 Anónimo "Porterías antihigiénicas" [20-05-1927] Crónica meridional: diario liberal independiente y de intereses generales Esp (HD)
        Sé de una pobre mujer que no tuvo esa suerte con su hija, sino que murió a los veinte años de una tisis galopante. Antes había muerto también tuberculoso su marido, y ahora lo está ella.
      • 1934 Cavada, F. J. Apuntes biográficos Chiloé insular Ch (BD)
        Josefina, hermana de las anteriores, murió a los 22 años de tisis galopante, cuyos primeros síntomas se manifestaron al salir del templo de San Francisco en Ancud.
      • 1934 Cavada, F. J. Apuntes biográficos Chiloé insular Ch (BD)
        Josefina, hermana de las anteriores, murió a los 22 años de tisis galopante, cuyos primeros síntomas se manifestaron al salir del templo de San Francisco en Ancud.
      • 1944-1949 Baroja, P. Última vuelta [1978] Esp (CDH )
        En el hospital de Valencia, estudiando yo el último año de Medicina, ingresó en una sala un hombre joven, de veinte o veintidós años a lo más, demacrado, en los huesos, con una tuberculosis de las que llamaban entre el pueblo tisis galopante.
      • 1944-1949 Baroja, P. Última vuelta [1978] Esp (CDH )
        En el hospital de Valencia, estudiando yo el último año de Medicina, ingresó en una sala un hombre joven, de veinte o veintidós años a lo más, demacrado, en los huesos, con una tuberculosis de las que llamaban entre el pueblo tisis galopante.
      • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [01-01-1953] (FG)
        tisis ~: [...] || ―galopante. Tuberculosis pulmonar de suma virulencia, que origina rápidamente la muerte.
      • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [01-01-1953] (FG)
        tisis ~: [...] || ―galopante. Tuberculosis pulmonar de suma virulencia, que origina rápidamente la muerte.
      • 1956 Schz Mazas, R. Vida Pedrito Andía [1995] 133 Esp (CDH )
        El especialista de San Sebastián esperaba el tifus, complicado con no sé qué, y el de Madrid, la meningitis, con tisis galopante, y lo peor, según me contaron los de casa, cuando me puse bueno.
      • 1956 Schz Mazas, R. Vida Pedrito Andía [1995] 133 Esp (CDH )
        El especialista de San Sebastián esperaba el tifus, complicado con no sé qué, y el de Madrid, la meningitis, con tisis galopante, y lo peor, según me contaron los de casa, cuando me puse bueno.
      • 1966-1967 Moliner, M. DiccUsoEsp Esp (FG)
        TISIS GALOPANTE. La que se desarrolla rápidamente.
      • 1966-1967 Moliner, M. DiccUsoEsp Esp (FG)
        TISIS GALOPANTE. La que se desarrolla rápidamente.
      • 1971 Romero-Marchent, J. "¡Primavera!" Hoja Oficial del Lunes (Madrid) Esp (HD)
        La poesía llora aquellas estaciones floridas en que Gustavo Adolfo escribía: "Mientras haya en el mundo primavera, habrá poesía". No ha sido así. No puede ser así, porque el bacilo de Koch de Margarita Gautier ha sido sustituido por el barbitúrico que llevó a la tumba de Marilyn Monroe cuando se cansó de ser guapa. La "tisis galopante" ha dado paso a una "droga trotante".
      • 1971 Romero-Marchent, J. "¡Primavera!" Hoja Oficial del Lunes (Madrid) Esp (HD)
        La poesía llora aquellas estaciones floridas en que Gustavo Adolfo escribía: "Mientras haya en el mundo primavera, habrá poesía". No ha sido así. No puede ser así, porque el bacilo de Koch de Margarita Gautier ha sido sustituido por el barbitúrico que llevó a la tumba de Marilyn Monroe cuando se cansó de ser guapa. La "tisis galopante" ha dado paso a una "droga trotante".
      • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
        Silvia me hizo otros cuentos y confesiones, pero algunos yo ya los conocía por Julieta, como su relación (que fue aparentemente de dirección doble: una de las pocas incursiones de Silvia en la heterosexualidad) con Diosdado Noel (ése era, sorprendentemente, su verdadero nombre), pintor de profesión, que afectaba una tuberculosis perenne que nunca se hizo tisis galopante, vestido siempre de luto (vestirse de negro ¡y en La Habana!, doble despropósito; pues la burla habanera no permitía que esas extravagancias se cometieran impunes), con su barba cuidada y su melena romántica: Víctor Hugonorrea llamaban a este papá Noel.
      • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] Cu (CDH )
        Silvia me hizo otros cuentos y confesiones, pero algunos yo ya los conocía por Julieta, como su relación (que fue aparentemente de dirección doble: una de las pocas incursiones de Silvia en la heterosexualidad) con Diosdado Noel (ése era, sorprendentemente, su verdadero nombre), pintor de profesión, que afectaba una tuberculosis perenne que nunca se hizo tisis galopante, vestido siempre de luto (vestirse de negro ¡y en La Habana!, doble despropósito; pues la burla habanera no permitía que esas extravagancias se cometieran impunes), con su barba cuidada y su melena romántica: Víctor Hugonorrea llamaban a este papá Noel.
      • 1996 Prensa Excélsior, 30/08/1996 [1996] Mx (CDH )

        ENFERMEDADde las nudistas: de los ventrí-culos... De Santa Claus: problemas renales... Del velador: insomnio... El vulcanógrafo: erupciones en la piel... El clavadista: de la fosa infraclavicular... Del corredor en Atlanta: de pie de atleta... El director de escuela: de secuencias primarias... El padre de 18 hijos: de priapismo... Del egiptólogo: nefritis... La enfermera: de ampollas... Los manifestantes: de obstrucción circulatoria... Los recién casados: del tálamo... Los sangrones: de hemorragias... El mesero: del omóplato... El minero: de depresión... La mujer ordinaria: de oliva bulbar... El panadero: del pán-creas... Del jockey: tisis galopante... Del enfermo de hemorroides: ...de án-trax... La desnudista: de la escle-erótica... La rata de sacristía: dolores en la zona escapular [...].

      • 1996 Prensa Excélsior, 30/08/1996 [1996] Mx (CDH )

        ENFERMEDADde las nudistas: de los ventrí-culos... De Santa Claus: problemas renales... Del velador: insomnio... El vulcanógrafo: erupciones en la piel... El clavadista: de la fosa infraclavicular... Del corredor en Atlanta: de pie de atleta... El director de escuela: de secuencias primarias... El padre de 18 hijos: de priapismo... Del egiptólogo: nefritis... La enfermera: de ampollas... Los manifestantes: de obstrucción circulatoria... Los recién casados: del tálamo... Los sangrones: de hemorragias... El mesero: del omóplato... El minero: de depresión... La mujer ordinaria: de oliva bulbar... El panadero: del pán-creas... Del jockey: tisis galopante... Del enfermo de hemorroides: ...de án-trax... La desnudista: de la escle-erótica... La rata de sacristía: dolores en la zona escapular [...].

      • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] 247 Mx (CDH )
        Esta ceremonia se llevó a cabo todos los primeros viernes de cada mes, hasta que el tío Xavierito se fue al otro mundo cabalgando en una tisis galopante.
      • 1999 González, E. Quién como Dios [1999] 247 Mx (CDH )
        Esta ceremonia se llevó a cabo todos los primeros viernes de cada mes, hasta que el tío Xavierito se fue al otro mundo cabalgando en una tisis galopante.
      • 2010 Leguina, J. Luz crepuscular [2010] La luz crepuscular Esp (CORPES)
        Cuando Luis fue llamado de nuevo a filas, esta vez por los franquistas, y aunque éstos no fueran precisamente "revolucionarios", su madre dispuso la misma alegación, la de la tisis galopante, y lo enviaron a servicios auxiliares sanitarios.
      • 2010 Leguina, J. Luz crepuscular [2010] La luz crepuscular Esp (CORPES)
        Cuando Luis fue llamado de nuevo a filas, esta vez por los franquistas, y aunque éstos no fueran precisamente "revolucionarios", su madre dispuso la misma alegación, la de la tisis galopante, y lo enviaron a servicios auxiliares sanitarios.
      • 2020 Chamorro Lpz, J. "Oleaje navideño" Andalucía Información (Jerez de la Frontera): andalucíainformación.es Esp (HD)
        Se oyen aplausos en el Parlamento. Se han aprobado los Presupuestos. Se ha ganado el partido. Oiga, pero si habéis alineado a grupos contrarios a nuestra nación. Como lo permite el federal Gobierno español. El respeto a la vida y la propiedad entran en tisis galopante. Las apropiaciones indebidas han impuesto su ley. La corrupción su norma.
      • 2020 Chamorro Lpz, J. "Oleaje navideño" Andalucía Información (Jerez de la Frontera): andalucíainformación.es Esp (HD)
        Se oyen aplausos en el Parlamento. Se han aprobado los Presupuestos. Se ha ganado el partido. Oiga, pero si habéis alineado a grupos contrarios a nuestra nación. Como lo permite el federal Gobierno español. El respeto a la vida y la propiedad entran en tisis galopante. Las apropiaciones indebidas han impuesto su ley. La corrupción su norma.
  3. s. f. Med. Trastorno de la conducta alimentaria caracterizado por la pérdida de peso, fatiga, cefaleas, taquicardia y color amarillento de la piel. Con los modificadores histérica y nerviosa.
    docs. (1776-2003) 9 ejemplos:
    • 1776 Pz Escobar, A. Avisos médicos [1776] Esp (BD)
      La tisis nerviosa es bastante familiar entre los Ingleses. Sus escritores están discordes sobre su naturaleza, causas y parte afecta. Morton y Benedicto dicen, que es meramente nerviosa, nacida por debilidad de los nervios, á que se sigue arruinarse lentamente las fuerzas, y consumirse el cuerpo sin vicio ninguno en el pulmon, ni en otra parte.
    • 2003 Gmz B., G. E. Clínica objeto: anorexia" Desde el Jardín de Freud (Bogotá) Co (HD)
      La noción de atrofia o tisis nerviosa tendría en Morton su referente en la obra del romano Aulo Cornelio Celso (30 a. c.- 40 d. c.), quien a su vez se apoya en la tradición médica griega. Se atribuye al mismo Morton haber sido el primero en trazar las coordenadas clínicas de la anorexia tal como más tarde habrá de conocerse al diferenciarlas de otras alteraciones del mismo tipo.
    • 1776 Pz Escobar, A. Avisos médicos [1776] Esp (BD)
      La tisis nerviosa es bastante familiar entre los Ingleses. Sus escritores están discordes sobre su naturaleza, causas y parte afecta. Morton y Benedicto dicen, que es meramente nerviosa, nacida por debilidad de los nervios, á que se sigue arruinarse lentamente las fuerzas, y consumirse el cuerpo sin vicio ninguno en el pulmon, ni en otra parte.
    • 1826 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, XXXVI Esp (BD)
      Tisis nerviosa [...] presenta muchos de los síntomas de la tisis pulmonal, y que consiste en un enflaquecimiento sucesivo de todo el cuerpo, con pérdida del apetito [...] pero que no está acompañada, a lo menos en el principio, ni de tos, ni de disnea, ni de calentura, ni está producida por la presencia de tubérculos en el pulmón, ni precedida de esputos de sangre [...] Esta especie tiene su asiento en los nervios cuya irritación continua produce su desarrollo: he aquí por qué se le ha dado también el nombre de tisis melancólica, tisis hipocondríaca y tisis histérica. Otros médicos la han llamado consunción.
    • 1842 Schz Bustamante, A. Trad Tratado medicina practica Hufeland I Esp (BD)
      Grande enflaquecimiento sin señales de dolor local ó desorganización de alguna entraña, sino con predominio de la debilidad nerviosa y con aumento ó perversión de la sensibilidad y afectos espasmódicos. La calentura se declara poco á poco y la dolencia pasa al estado de tisis nerviosa, ó termina por una consunción general y abolición completa de las funciones nutritivas.
    • 1852 Uribarri, C. Tratado Higiene Esp (BD)
      Los infelices que se entregan al onanismo (2) escitan compasión con solo mirarles. Faltos de vista y de nutrición, están poseídos de una fiebre lenta que les dispone a una tisis nerviosa: el alma se entorpece y se hace análoga á la de los brutos.
    • 1862 Coca Cirera, A. Tratado terapéutica general, I Esp (BD)
      Parece, sin embargo, que no se halla destituido de fundamento decir que si se administra el yodo á dosis altas y por mucho tiempo, ocasiona enflaquecimiento, disolución en la sangre, alteración en las digestiones y aumento de la irritabilidad nerviosa, pudiendo hasta presentarse fiebre, fundirse las glándulas y sobrevenir la tisis nerviosa.
    • 1877 Gtz Jiménez, F. "Clorosis, sinonimia y patogenia" [28-02-1877] El Anfiteatro Anatómico Español (Madrid) Esp (HD)
      Todos estos nombres, y algunos más que añadirse pudieran, se han dado a la enfermedad que Jaccond considera como una anemia globular esencial [...] Tisis nerviosa llamaba Morton a esta enfermedad, y Sydenham decía que era una especie de histerismo.
    • 1915 Güiraldes, R. Cencerro cristal [2003] Ar (CDH )

      El vals ha concluido y la mundana se marchita, como una Rosa de Jericó, en el apogeo de su púrpura. Morirá seguramente de alguna tisis histérica. Más esto será para el futuro; por el momento, el poderoso arranca-notas está cercano y viene tal vez... ¡Oh! ¡destino!... a declararle su amor y proponerle fuga (muy musical).

    • 2003 Gmz B., G. E. Clínica objeto: anorexia" Desde el Jardín de Freud (Bogotá) Co (HD)
      La noción de atrofia o tisis nerviosa tendría en Morton su referente en la obra del romano Aulo Cornelio Celso (30 a. c.- 40 d. c.), quien a su vez se apoya en la tradición médica griega. Se atribuye al mismo Morton haber sido el primero en trazar las coordenadas clínicas de la anorexia tal como más tarde habrá de conocerse al diferenciarlas de otras alteraciones del mismo tipo.
    • 1776 Pz Escobar, A. Avisos médicos [1776] Esp (BD)
      La tisis nerviosa es bastante familiar entre los Ingleses. Sus escritores están discordes sobre su naturaleza, causas y parte afecta. Morton y Benedicto dicen, que es meramente nerviosa, nacida por debilidad de los nervios, á que se sigue arruinarse lentamente las fuerzas, y consumirse el cuerpo sin vicio ninguno en el pulmon, ni en otra parte.
    • 1826 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, XXXVI Esp (BD)
      Tisis nerviosa [...] presenta muchos de los síntomas de la tisis pulmonal, y que consiste en un enflaquecimiento sucesivo de todo el cuerpo, con pérdida del apetito [...] pero que no está acompañada, a lo menos en el principio, ni de tos, ni de disnea, ni de calentura, ni está producida por la presencia de tubérculos en el pulmón, ni precedida de esputos de sangre [...] Esta especie tiene su asiento en los nervios cuya irritación continua produce su desarrollo: he aquí por qué se le ha dado también el nombre de tisis melancólica, tisis hipocondríaca y tisis histérica. Otros médicos la han llamado consunción.
    • 1842 Schz Bustamante, A. Trad Tratado medicina practica Hufeland I Esp (BD)
      Grande enflaquecimiento sin señales de dolor local ó desorganización de alguna entraña, sino con predominio de la debilidad nerviosa y con aumento ó perversión de la sensibilidad y afectos espasmódicos. La calentura se declara poco á poco y la dolencia pasa al estado de tisis nerviosa, ó termina por una consunción general y abolición completa de las funciones nutritivas.
    • 1852 Uribarri, C. Tratado Higiene Esp (BD)
      Los infelices que se entregan al onanismo (2) escitan compasión con solo mirarles. Faltos de vista y de nutrición, están poseídos de una fiebre lenta que les dispone a una tisis nerviosa: el alma se entorpece y se hace análoga á la de los brutos.
    • 1862 Coca Cirera, A. Tratado terapéutica general, I Esp (BD)
      Parece, sin embargo, que no se halla destituido de fundamento decir que si se administra el yodo á dosis altas y por mucho tiempo, ocasiona enflaquecimiento, disolución en la sangre, alteración en las digestiones y aumento de la irritabilidad nerviosa, pudiendo hasta presentarse fiebre, fundirse las glándulas y sobrevenir la tisis nerviosa.
    • 1877 Gtz Jiménez, F. "Clorosis, sinonimia y patogenia" [28-02-1877] El Anfiteatro Anatómico Español (Madrid) Esp (HD)
      Todos estos nombres, y algunos más que añadirse pudieran, se han dado a la enfermedad que Jaccond considera como una anemia globular esencial [...] Tisis nerviosa llamaba Morton a esta enfermedad, y Sydenham decía que era una especie de histerismo.
    • 1890 Montero Ríos, J./ Casas Batista, R./ Teijeiro, M. Trad Guía Médico Práctico, Valleix, II Esp (BD)
      Suprimiendo la mayor parte de estas especies, Laennec no conservó más que la tisis tuberculosa, la tisis nerviosa y el catarro que simula la tisis. Pero aún admitiendo que existan consunciones puramente nerviosas, no se puede asemejarse a la tisis tuberculosa.
    • 1915 Güiraldes, R. Cencerro cristal [2003] Ar (CDH )

      El vals ha concluido y la mundana se marchita, como una Rosa de Jericó, en el apogeo de su púrpura. Morirá seguramente de alguna tisis histérica. Más esto será para el futuro; por el momento, el poderoso arranca-notas está cercano y viene tal vez... ¡Oh! ¡destino!... a declararle su amor y proponerle fuga (muy musical).

    • 2003 Gmz B., G. E. Clínica objeto: anorexia" Desde el Jardín de Freud (Bogotá) Co (HD)
      La noción de atrofia o tisis nerviosa tendría en Morton su referente en la obra del romano Aulo Cornelio Celso (30 a. c.- 40 d. c.), quien a su vez se apoya en la tradición médica griega. Se atribuye al mismo Morton haber sido el primero en trazar las coordenadas clínicas de la anorexia tal como más tarde habrá de conocerse al diferenciarlas de otras alteraciones del mismo tipo.
  4. s. f. Vet. Enfermedad contagiosa del ganado equino, transmisible al ser humano, caracterizada por la inflamación y la ulceración de la pituitaria. Con los modificadores nasal, pituitaria o el complemento de la pituitaria.
    docs. (1829-2001) 7 ejemplos:
    • 1829 Casas, N. Trad Manual albéitar, White (BD)
      Muermo (tisis nasal). Esta enfermedad es contagiosa, y creo que hasta el presente se haya considerado como incurable. Debe uno limitarse con particularidad sobre los medios de libertar los caballos sanos [...] sus síntomas son la deyección por una ó dos narices, y la tumefacción de las glándulas del canal esterior de la mandíbula. Si sola una nariz es afectada, sucede comúnmente que la glándula tumefacta es la del mismo lado. [...] Sobreviene una ulceración en lo interior de la nariz, la glándula hinchada se endurece, y parece estrechamente pegada a la mandíbula ó a la garganta.
    • 2001 Acha, P. N. / Szyfres, B. Trad Zoonosis transmisibles, I (BD)
      Muermo. Sinonimia. Equinia, farcinosis cutánea, tisis nasal del caballo. Etiología. Pseudomonas (Malleomyces, Actinobacillus), mallei, un bacilo gramnegativo, inmóvil (única especie inmóvil dentro del género Pseudomonas), poco resistente a las condiciones ambientales.
    • 1829 Casas, N. Trad Manual albéitar, White (BD)
      Muermo (tisis nasal). Esta enfermedad es contagiosa, y creo que hasta el presente se haya considerado como incurable. Debe uno limitarse con particularidad sobre los medios de libertar los caballos sanos [...] sus síntomas son la deyección por una ó dos narices, y la tumefacción de las glándulas del canal esterior de la mandíbula. Si sola una nariz es afectada, sucede comúnmente que la glándula tumefacta es la del mismo lado. [...] Sobreviene una ulceración en lo interior de la nariz, la glándula hinchada se endurece, y parece estrechamente pegada a la mandíbula ó a la garganta.
    • 1834 Risueño, C. Patología veterinaria, II Esp (BD)
      5.ª especie. Tisis de la pituitaria, tisis nasal del caballo. Muermo. Irritación de la pituitaria que da lugar a las producciones morbosas que se han designado con el nombre tubérculos. Esta afección se desenvuelve con lentitud y permanece oculta por más ó menos tiempo, hasta que el reblandecimiento de estas producciones ó el desenvolvimiento de la inflamación que determina la ulceración y la destrucción de las partes alteradas primitivamente ó la de los tejidos que las cubren ó que están inmediatos, manifiestan su existencia. Los caballos padecen esta enfermedad desde la edad de cinco años hasta la de doce ó catorce, rara vez antes.
    • 1848 Zuazua, P. Trad Diccionario educación, II Esp (BD)
      Finalmente las famosas píldoras de Morton, tan frecuentemente empleadas por su autor para la tisis pituitaria y que parece que no obran mas que en los catarros crónicos, contienen bálsamo de azufre anisado.
    • 1854 M. V. M. "Contagio muermo" [16-01-1854] n.º 25, p. 5 El Eco de la Veterinaria (Madrid) Esp (HD)
      El muermo crónico, la verdadera tisis nasal, hasta ahora se ha considerado entre nosotros como no contagiosa, y así la consideraremos en lo sucesivo, á no ser que se presente bajo un carácter enteramente distinto del que hasta estos tiempos ha manifestado.
    • 1870 Anónimo "Academia Ciencias Habana Sesión pública" Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana (La Habana) Cu (BD)
      Muermo. ― Leyó enseguida el Sr. Ramírez la primera parte de una memoria sobre la enfermedad que en Veterinaria se conoce con el nombre de muermo. Para dicho señor consiste este en el desenvolvimiento de producciones morbíficas de materia tuberculosa, escirrosa y a veces encefaloides en el espesor de las membranas que tapizan las cavidades nasales [...] Los tubérculos que constituyen esta enfermedad son de la misma naturaleza que los de la tisis pulmonar en el hombre, por lo cual ha merecido con justa razón el nombre de tisis nasal cuando se presenta en la pituitaria del caballo.
    • 1907 Anónimo "Movimiento población" [26-01-1907] Las Provincias: diario de Valencia (Valencia) Esp (HD)
      Defunciones: [...] ― Marco Liobera Martínez, de 45 años, Penal de San Miguel de los Reyes, de tisis pituitaria.
    • 2001 Acha, P. N. / Szyfres, B. Trad Zoonosis transmisibles, I (BD)
      Muermo. Sinonimia. Equinia, farcinosis cutánea, tisis nasal del caballo. Etiología. Pseudomonas (Malleomyces, Actinobacillus), mallei, un bacilo gramnegativo, inmóvil (única especie inmóvil dentro del género Pseudomonas), poco resistente a las condiciones ambientales.
  5. adj. Que tiene tisis.
    docs. (1893-1951) 12 ejemplos:
    • 1893 Gagini, C. DiccProvincialismos Costa Rica CR (BD)
      Tisis. Si tisis es el nombre de una enfermedad , claro que está que no puede llamarse así al que padece de ella, al tísico; lo advertimos porque no pocas veces hemos oído decir que "Fulano está tisis".
    • 1951 Alcalá Venceslada, A. VocAndaluz [1980] Esp (NTLLE)
      TISIS.~adj.Tísico, tísica. "~... ¿Qué quieres entonses? Tienes melancolía porque no te has quedao tisis? ¿Es que has reñio con la Probidensia porque no te hiso er quite?..." (J. López Pinillos, "Las Águilas" , Madrid, 1911, pág. 184.).
    • 1893 Gagini, C. DiccProvincialismos Costa Rica CR (BD)
      Tisis. Si tisis es el nombre de una enfermedad , claro que está que no puede llamarse así al que padece de ella, al tísico; lo advertimos porque no pocas veces hemos oído decir que "Fulano está tisis".
    • 1895 Membreño, A. Hondureñismos, 1.ª ed. Ho (FG)
      Tisis.―No pocas veces hacemos adjetivo este sustantivo, dándole la acepción de tísico.
    • 1919 Gagini, C. DiccCostarriqueñismos CR (NTLLE)
      Tisis. Los campesinos suelen decir el tisis por la tisis, y dicen que uno está tisis cuando está tísico. Del mismo enfermo suelen decir que está tizate o «que tiene acciones en las minas de Tisingal».
    • 1942 F.J. Santamaría. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      TISIS. adj. Tendencia popular plebeya de hacer adjetivo este nombre sustantivo, diciendo: está TISIS, en vez de "está tísico". Vulgarmente también se contrae en tis.
    • 1948 Valle, A. DiccNicaragüense Ni (NTLLE)
      Tisis. Es muy común en nuestra plebe analfabeta decir que un individuo está tisis, en vez de tísico.
    • 1951 Alcalá Venceslada, A. VocAndaluz [1980] Esp (NTLLE)
      TISIS.~adj.Tísico, tísica. "~... ¿Qué quieres entonses? Tienes melancolía porque no te has quedao tisis? ¿Es que has reñio con la Probidensia porque no te hiso er quite?..." (J. López Pinillos, "Las Águilas" , Madrid, 1911, pág. 184.).
    • 1893 Gagini, C. DiccProvincialismos Costa Rica CR (BD)
      Tisis. Si tisis es el nombre de una enfermedad , claro que está que no puede llamarse así al que padece de ella, al tísico; lo advertimos porque no pocas veces hemos oído decir que "Fulano está tisis".
    • 1895 Membreño, A. Hondureñismos, 1.ª ed. Ho (FG)
      Tisis.―No pocas veces hacemos adjetivo este sustantivo, dándole la acepción de tísico.
    • 1897 Membreño, A. Hondureñismos, 2.ª ed. Ho (BD)
      Tisis.―No pocas veces hacemos adjetivo este sustantivo, dándole la acepción de tísico.
    • 1912 Membreño, A. Hondureñismos, 3.ª ed. Ho (NTLLE)
      Tisis. Tísico.
    • 1919 Gagini, C. DiccCostarriqueñismos CR (NTLLE)
      Tisis. Los campesinos suelen decir el tisis por la tisis, y dicen que uno está tisis cuando está tísico. Del mismo enfermo suelen decir que está tizate o «que tiene acciones en las minas de Tisingal».
    • 1922 Jiménez, R. E. Informe habitantes Comunes Informes Sto Domingo RD (CDH )
      Ejemplo: "Juan esta tisis " "Pedro está sífiles " "María está parálisis ", en vez de tísico, sifilítico, paralítico.
    • 1927 Cotarelo Valledor, A. CastGalicia Esp (NTLLE)
      TISIS. a. = Tísico. E.: Fulano está tisis.
    • 1933 Alcalá Venceslada, A. VocabAndaluz Esp (BD)
      tisis. ― adj. Tísico o tísica. Ú. t. c. s. «... ni a la sinvergonzona de tu ama, ni a la tisi podría de su hija.» (J. F. Múñoz y Pabón, «Javier de Miranda», 2.ª ed. T. I, página 114) «Esta muchacha está tisis hasta las trancas.»
    • 1942 Sandoval, L. DiccGuatemaltequismos Gu (NTLLE)
      TISIS, adj. = Vulgarismo por tísico,ca. "Doña Micaela está tisis".
    • 1942 F.J. Santamaría. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      TISIS. adj. Tendencia popular plebeya de hacer adjetivo este nombre sustantivo, diciendo: está TISIS, en vez de "está tísico". Vulgarmente también se contrae en tis.
    • 1948 Valle, A. DiccNicaragüense Ni (NTLLE)
      Tisis. Es muy común en nuestra plebe analfabeta decir que un individuo está tisis, en vez de tísico.
    • 1951 Alcalá Venceslada, A. VocAndaluz [1980] Esp (NTLLE)
      TISIS.~adj.Tísico, tísica. "~... ¿Qué quieres entonses? Tienes melancolía porque no te has quedao tisis? ¿Es que has reñio con la Probidensia porque no te hiso er quite?..." (J. López Pinillos, "Las Águilas" , Madrid, 1911, pág. 184.).
  6. Acepción lexicográfica
  7. s. f. Ve "En Venezuela, nombre vulgar de una planta tintórea, especie de roldón".(Santamaría, DiccGralAmericanismos-1942).
    docs. (1929-1970) 3 ejemplos:
    • c1929 Alvarado, L. Glos esp Venezuela Ve (FG)
      TISIS. Cariaria thymifolia. Planta tintórea, especie de roldón, de hojas recompuestas, con 13 pares de pínulas y una terminal. "Crece a orillas de los riachuelos de las montañas de Mérida entre 2.000 y 3.000 m. (A. Jahn).
    • 1942 F.J. Santamaría. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      TISIS―2. (Coriaria thymifolia.) f. En Venezuela, nombre vulgar de una planta tintórea, especie de roldón.
    • 1970 Malaret, A. Lexicón fauna flora PR (NTLLE)
      Tisis. m. Venez. Zumaque. (Coriaria). LA.
tisis antracósica
    Acepción en desuso
  1. s. f. Med. Enfermedad crónica del aparato respiratorio causada por la inhalación prolongada de polvo de carbón.
    Sinónimo: tisis negra
    docs. (1896) Ejemplo:
    • 1896 Ramón Cajal, S. Anatomía patológica (2.ª ed.). [1896] Esp (BD)
      Pero si la inhalación de partículas insolubles es abundante y continua, una buena porción de las mismas es llevada por leucocitos emigrantes a los espacios conectivos interalveolares e interlobulares, donde permanecen indefinidamente, alojándose siempre en las células recolectoras, llamadas por esta circunstancia elementos de polvo ó con polvo […] Esta materia es, ordinariamente, el carbón que presta al pulmón aspecto de mármol gris veteado de negro (antracosis). El proceso toma el nombre de siderosis, si la inhalación es de polvos metálicos; aluminosis, si de arcilla; calicosis, si de cuarzo, etc. Provocan tales partículas flegmasías crónicas en focos, que conducen a esclerosis locales y no pocas veces suscitan reblandecimientos y cavernas (tisis antracósica). En algunos casos, las esclerosis llegan a retraer y aun destruir alvéolos, produciendo enfisemas en las partes permeables á causa de la restricción del campo respiratorio.
tisis del corazón
    Acepción en desuso
  1. s. f. Atrofia cardíaca.
    docs. (1851) Ejemplo:
    • 1851 Drumen, J. Patología, II [1851] Esp (BD)
      De la atrofia del corazón. Sinonimia. ― Tisis del corazón. ― Atrofia cardíaca, (Senac, Lietaud). ― Atrofia del corazón (Laenec, Bouillaud). Definición. ― La atrofia del corazón es la disminución sensible de dicho órgano.
tisis de los marmolistas
    Acepción lexicográfica
  1. s. f. "Enfermedad pulmonar (neumoconiosis) causada por inhalación prolongada de polvo de cal; también llamada tisis de los marmolistas".(Echevarría Ramos et alii,TradDicMédicoMeloni-1983).
    docs. (1967-1983) 2 ejemplos:
    • 1966-1967 Moliner, M. DiccUsoEsp Esp (FG)
      Tisis de los marmolistas. *Neumoconiosis que ataca a los que trabajan la piedra.
    • 1983 Echevarría Ramos, R. / Renart Pita, M. / Durán Otero, J. A. Trad Dic médico Melloni Esp (BD)
      Calcicosis (calcicosis). Enfermedad pulmonar (neumoconiosis) causada por inhalación prolongada de polvo de cal; también llamada tisis de los marmolistas.
tisis negra
  1. s. f. Enfermedad crónica del aparato respiratorio causada por la inhalación prolongada de polvo de carbón.
    docs. (1848-1953) 6 ejemplos:
    • 1848 Anónimo "Crónica" Gaceta Médica: Periodico de Medicina, Cirugia, Farmacia y Ciencias ausiliares (Madrid) Esp (HD)
      Ha muerto en Escocia el doctor Makellar, conocido por sus escritos sobre la tisis negra de los mineros, víctima de su celo y perseverancia en asistir a las poblaciones devastadas por el tifus, a cuya enfermedad ha sucumbido por último en una edad no muy avanzada.
    • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [01-01-1953] (FG)
      tisis ~: [...] || - negra. Antracosis.
    • 1848 Anónimo "Crónica" Gaceta Médica: Periodico de Medicina, Cirugia, Farmacia y Ciencias ausiliares (Madrid) Esp (HD)
      Ha muerto en Escocia el doctor Makellar, conocido por sus escritos sobre la tisis negra de los mineros, víctima de su celo y perseverancia en asistir a las poblaciones devastadas por el tifus, a cuya enfermedad ha sucumbido por último en una edad no muy avanzada.
    • 1872 Giné Partagás, J. Curso elemental higiene, IV Esp (BD)
      En las minas de hulla y antracita son muy comunes los accidentes debidos a los gases tóxicos explosibles, tales como el hidrógeno proto y deuto-carbonados, mezclados con el óxido de carbono y el ácido carbónico. La explosión, la detonación y las asfixias serán, pues, los accidentes más temibles en estas minas; además, los operarios sufren una enfermedad especial de las vías respiratorias llamada pseudo-melanosis, antracosis de los mineros, tisis melánica y tisis negra, cuyo carácter patognomónico consiste en el depósito de polvillo de carbón en los bronquios. Nada tiene de específico esta afección, pues consiste en una bronquitis crónica, con fenómenos asmáticos, frecuentemente seguida de la formación de cavernas y debida a la acción irritativa del carbón inhalado al inspirar, lo cual, en naturalezas predispuestas, puede acarrear la verdadera tisis tuberculosa.
    • 1911 Coroleu, W. "Industrias insalubres" [21-10-1911] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
      De las enfermedades antes apuntadas el grupo más común viene representado por las lesiones pulmonares o pneumoconiosis que pueden ser debidas ya al polvo de carbón (antracosis) ya al de hierro (siderosis) ya al de sílice (calicosis). La primera es conocida de mucho tiempo entre los obreros ingleses con el nombre de tisis negra. Soluciona tardíamente a veces al cabo de muchos años y a menudo con ocasión de una pulmonía o una bronquitis accidentales.
    • 1917 Anónimo "Desvalidos" El Noroeste (La Coruña) Esp (HD)
      En los países del Norte ese inmenso ejército de pequeños hombres, de "liliputienses", dedicados a limpiar las chimeneas, pálidos, ojerosos, esqueléticos, mueren todos víctimas de la antracosis o tisis negra.
    • 1924 J. R. G. A. "Industrias insalubres" [14-03-1924] Región: Diario de la Mañana (Oviedo) Esp (HD)
      Las partículas de más importancia son las minerales (que son metálicas [...]) que incrustándose en la mucosa respiratoria [...] romper y originar bronquitis mecánicas o forman en el parénquima del pulmón focos inflamatorios que más tarde degeneran en tisis profesionales. Estas [...] tienen lugar en obreros picapedreros, de hornos de cal, fábricas de armas, broncistas, torneros y, sobre todo, en estas industrias, en la minería; en los mineros de estaño, hierro y antimonio se producen frecuentemente y, aún más por ser los más numerosos, los del carbón, víctimas de la "antracosis" o tisis negra.
    • 1953 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA [01-01-1953] (FG)
      tisis ~: [...] || - negra. Antracosis.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE