5.ª Entrega (enero de 2018)
Versión del 31/01/2018
Familia Ver familia de palabras
sable s. (1350-1941)
sable, sabre
También en esta página: sable2 (1440-) sable3 (1728-)
Etim. Voz tomada del francés sable, atestiguada en esta lengua desde 1150 con el valor de 'roca sedimentaria blanda, constituida de pequeños fragmentos que provienen de la disgregación de rocas de naturaleza diversa' y, como 'arenal' desde 1200; y esta, a su vez, del latín sabulum (véase TLF, s. v. sable).

Se documenta por primera vez, en la acepción de 'terreno arenoso y extenso situado generalmente a orillas del mar o de un río', alrededor de 1350, en las Sumas de la historia troyana de Leomarte y se atestigua con cierta regularidad hasta finales del siglo XVI; a partir de ese momento parece caer en desuso. Con el valor de 'conjunto de partículas disgregadas de las rocas que se acumulan generalmente a orillas del mar, de un río o en el desierto' se atestigua en 1609, en el Tesoro de las dos lenguas, francesa y española de Oudin, como equivalente del francés sable; no obstante, como se puede deducir de los testimonios espigados, la voz parece mucho más frecuente en la costa cantábrica española: así, se registra ya en 1742 en las Cartas eruditas y curiosas de B. J. Feijoo y se marca como vocablo propio de esta zona en la edición del DRAE de 1803, así como en el Diccionario marítimo español (1864) de Lorenzo, Murga y Ferreiro.

Como 'terrón húmedo de forma alargada' se recoge en 1983, en el Atlas etnográfico de Aragón, Navarra y La Rioja (1983) dirigido por M. Alvar.

  1. ac. etim.
    s. m. Esp Terreno arenoso y extenso situado generalmente a orillas del mar o de un río.
    Sinónimo: sablera
    docs. (1350-1945) 26 ejemplos:
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 65v Es (CDH )
      Juntos en esta delantera / tresientas Naos & venjeron derecha / mente a dar en tierra / mas / los troyanos que ya estauan aperçebidos / los estauan esperando muy / coraJosos enel sable E ally fue / vna grant mortandat dela vna E / dela otra parte pero mas mayor mente / delos griegos [...].
    • 1945 Pardo, L. DiccIctiología (FG)
      Sable, nombre montañés y asturiano de la playa cuando se presenta extendida. En otra acepción, nombre gallego de la saboga.
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 65v Es (CDH )
      Juntos en esta delantera / tresientas Naos & venjeron derecha / mente a dar en tierra / mas / los troyanos que ya estauan aperçebidos / los estauan esperando muy / coraJosos enel sable E ally fue / vna grant mortandat dela vna E / dela otra parte pero mas mayor mente / delos griegos [...].
    • p1350 Anónimo Trad HJerusalem Vitriaco [2000] Es (CDH )
      E en el territorio de Tirena & Acon, de las arenas de la mar, conviene saber, del sabre & de aquella arzilla marina por artefiçio sotil & virtud es fecho muy poco.
    • 1414-a1435 Manuel Lando, F. Poesías [1993] 463 Canc Baena Es (CDH )
      / / 5 Si va bien, auctor onrable, / la vuestra lengua me fable, / ca en este golfo espantable / muchas vezes fuella el sable * / quien non es abto nin di no.
    • 1394-a1435 Pz Guzmán, F. Poesías [1993] 419 Canc Baena Es (CDH )
      1 Tiren * el clavo e ande la rueda, / que ya su firmeza non es razonable, / semblante non faga un punto ser queda / e mezcle Ventura sin pleito durable / / e sane con bueltas la llaga incurable, / alegre los tristes con sus mudamientos, / que si non ha esta calma acorro * de vientos / paresçerá la na o / * fundida en el sable.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Es (CDH )
      El sabre hera muy llano, e entravan los moros a cavallo a ferirse con los de las galeas del capitán.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Es (CDH )
      Otrosí en Alemaña la Baxa ay una mar que entra por medio d'ella e es toda canales e sables e baxa de poca agua e comarca con Flandes e con Olanda e Solanda.
    • a1490 Anónimo Crónica Troyana [1993] fol. 20v Es (CDH )
      & quando los dela cibdad vieron / que tan mal yua alos griegos salieron fuera / saluo los viejos que la hedad gelo vedaua / & peleaua conellos ya enel sable / cerca delas naos.
    • 1514-1515 Anónimo Pleito AHBilbao Col documental AHBilbao Es (CDH )
      Mas, para pasar el sable de Ybeyne en tres dias, çinco moças, a XII maravedis, LX maravedis... LX maravedis.
    • a1424-1520 Anónimo Canc Fdz Íxar [1956] 308 Es (CDH )
      / / Esta çibdad tan notable / e tanto cauallerosa, / tanto fertil e abundosa, / tan dulçe e tan delectable, / de vn pueblo ynnumerable / llena e de la marina / ribera tanto vezina / que apenas la toca el sable, / / d'este rey fue sitiada / no con gran caualleria, / pero era todavia / valiente e muy esforçado, / escogida e esmerada, / de lo qual bien se paresçe / que la virtud resplandesce, / non gente multiplicada.
    • 1528 Guevara, A. LÁureo [1994] Es (CDH )
      En el año quinto déçimo que el capitán de los penos entró en Italia, nuestros antiguos padres embiaron al reyno de Phrygia por la diosa Berecinta, madre de todos los dioses, la qual, como llegase al puerto de Hostia la nao en que venía, encalló en un sable, y por espacio de quatro días treinta mill hombres que venían en la armada no la pudieron mover.
    • 1556 Medina, P. Regimiento navegación [2000] Es (CDH )
      Que sepa si lo que está debaxo de la mar es piedra, sable o lama o caracol o otra qualquier diferencia de fondo.
    • 1585 Poza, A. Hydrografía [2003] fol. 66r Es (CDH )
      Al Suest de Fabic, dos leguas a la mar ay treynta y quatro braças, sable negro como basa.
    • 1767 Dávila, P. F. Carta a Campomanes Epistolario Campomanes Es (CDH )
      1º Cuento a las producciones que S. M. puede tirar de sus posesiones para el gabinete, no hay recurso para otra cosa, aunque se den las órdenes las más bien combinadas, que para minas de oro y de plata y algunas otras piedras, como esmeraldas, amatistas, peridots, aguilas marinas pudo ser algunas otras piedras, que es de lo que solamente se hace comercio en esas tierras, pues cuanto a las conchas, madréporas, litofitas, coraloidas y toda suerte de pólipos, que es un objeto de los más principales y considerables de la historia natural, todas estas producciones no se pueden adquirir si no es de las que la mar arroja a sus playas, que son todas de ninguna utilidad or ser frustres, y para servirme de los términos con que las llaman los naturalistas, producciones muertas, pues la mar no las arroja a sus playas, sino después que los animales que las habitan se mueran y que, por este motivo, se desprenden de los riscos en donde estaban asidas y después que el flujo y reflujo de la mar las revuelca por los sables.
    • 1925 Alberti, R. Marinero [1990] 97 Es (CDH )
      Tren de noche, detenido / frente al sable azul del río. / — Pescador, barquero mío, / se me queda el corazón / en tu barco negro y frío.
    • 1941 Diego, G. Alondra [1985] Es (CDH )
      Óptica diminuta, el mar y el sable, / las espumas que extienden sus labores. / Vidrios sobre el mantel, plano palpable, / delicia al tacto de ojos bebedores. / Nada sois, nada, engaño irreparable, / flores apenas, flores, flores, flores.
    • 1945 Pardo, L. DiccIctiología (FG)
      Sable, nombre montañés y asturiano de la playa cuando se presenta extendida. En otra acepción, nombre gallego de la saboga.
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 65v Es (CDH )
      Juntos en esta delantera / tresientas Naos & venjeron derecha / mente a dar en tierra / mas / los troyanos que ya estauan aperçebidos / los estauan esperando muy / coraJosos enel sable E ally fue / vna grant mortandat dela vna E / dela otra parte pero mas mayor mente / delos griegos [...].
    • c1350 Anónimo Sumas historia troyana Leomarte [1995] fol. 34v Es (CDH )
      E fue muy / rrezja la fazienda tanto que bien les / era menester la ayuda alos / griegos / ca los lleuaua lamedon / fasta meterlos enlas naos & avn / que theseo & los otros griegos que / conel estauan eran muchos & buenos / que eran en la flota delos griegos / quatro çientas velas / & quando / los dela çibdat vieron que tan mal / yva alos griegos todos salieron / fuera sy non los viejos que la edat / gelo vedase & peleauan conellos / ya enel sable cabo las naues / & hercoles & talamon quando vieron / que ya era tienpo salieron de la çelada / & fueronse muy apriesa alas / puertas dela çibdat & talamon / apoderose delas dos puertas
    • p1350 Anónimo Trad HJerusalem Vitriaco [2000] Es (CDH )
      E en el territorio de Tirena & Acon, de las arenas de la mar, conviene saber, del sabre & de aquella arzilla marina por artefiçio sotil & virtud es fecho muy poco.
    • 1414-a1435 Manuel Lando, F. Poesías [1993] 463 Canc Baena Es (CDH )
      / / 5 Si va bien, auctor onrable, / la vuestra lengua me fable, / ca en este golfo espantable / muchas vezes fuella el sable * / quien non es abto nin di no.
    • 1394-a1435 Pz Guzmán, F. Poesías [1993] 419 Canc Baena Es (CDH )
      1 Tiren * el clavo e ande la rueda, / que ya su firmeza non es razonable, / semblante non faga un punto ser queda / e mezcle Ventura sin pleito durable / / e sane con bueltas la llaga incurable, / alegre los tristes con sus mudamientos, / que si non ha esta calma acorro * de vientos / paresçerá la na o / * fundida en el sable.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Es (CDH )
      De la una parte llega la mar a ella, e está la mar açerca della, e está un poco de sabre entre medias, en que avrá fasta veynte o treynta pasos de la mar a ella.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Es (CDH )
      El sabre hera muy llano, e entravan los moros a cavallo a ferirse con los de las galeas del capitán.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Es (CDH )

      En poca de ora fue todo traýdo, e fízolo çercar de parte de la tierra que non pudiese fuyr. E entraron honbres ahorrados, con lanças e espadas, a dejarretar e matar en ello. A poca de ora yazía el sabre lleno, tanto que hera una piadosa cosa de ver. E tomaron dello lo que les cunplió, e lo ál jorráronlo a la mar.

    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Es (CDH )
      Al alba del día llegaron las galeas a un reparo de mar donde hera un sabre que llaman Arçeo el Beli.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Es (CDH )
      Pasando las galeas una mañana al través de un golfo que llaman el Casquete, son allí unas peñas muy altas, en que no ay salida, nin sabre ninguno.
    • 1431-1449 Díaz Games, G. Victorial [1994] Es (CDH )
      Aquel lugar donde fue aquella batalla hera un grand sabre de mar, que durava media legua.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] fol. 353r Es (CDH )
      E fechas las vistas del dicho rey don Enrique e del rey don Luis de Françia en el sable de Fuente Rubia, fueles mandado por él que saliesen todos de los dichos reinos e condado e veniéronse a Castilla.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Es (CDH )
      E pasados estos godos al sable del salve, dixieron: "a salvo somos".
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Es (CDH )
      Como vieron los troyanos que en la çibudad avían quedado e fincado que a * los griegos tan mal los iba, cobdiçiando les aver parte del despojo, salieron todos, sinon los viejos, que non heran para armas tomar, e peleando todos en el sable con ellos reziamente.
    • 1471-1476 García Salazar, L. Bienandanzas [2000] Es (CDH )
      Otrosí en Alemaña la Baxa ay una mar que entra por medio d'ella e es toda canales e sables e baxa de poca agua e comarca con Flandes e con Olanda e Solanda.
    • a1490 Anónimo Crónica Troyana [1993] fol. 20v Es (CDH )
      & quando los dela cibdad vieron / que tan mal yua alos griegos salieron fuera / saluo los viejos que la hedad gelo vedaua / & peleaua conellos ya enel sable / cerca delas naos.
    • 1514-1515 Anónimo Pleito AHBilbao Col documental AHBilbao Es (CDH )
      Mas, para pasar el sable de Ybeyne en tres dias, çinco moças, a XII maravedis, LX maravedis... LX maravedis.
    • a1424-1520 Anónimo Canc Fdz Íxar [1956] 308 Es (CDH )
      / / Esta çibdad tan notable / e tanto cauallerosa, / tanto fertil e abundosa, / tan dulçe e tan delectable, / de vn pueblo ynnumerable / llena e de la marina / ribera tanto vezina / que apenas la toca el sable, / / d'este rey fue sitiada / no con gran caualleria, / pero era todavia / valiente e muy esforçado, / escogida e esmerada, / de lo qual bien se paresçe / que la virtud resplandesce, / non gente multiplicada.
    • 1528 Guevara, A. LÁureo [1994] Es (CDH )
      En el año quinto déçimo que el capitán de los penos entró en Italia, nuestros antiguos padres embiaron al reyno de Phrygia por la diosa Berecinta, madre de todos los dioses, la qual, como llegase al puerto de Hostia la nao en que venía, encalló en un sable, y por espacio de quatro días treinta mill hombres que venían en la armada no la pudieron mover.
    • 1556 Medina, P. Regimiento navegación [2000] Es (CDH )
      Que sepa si lo que está debaxo de la mar es piedra, sable o lama o caracol o otra qualquier diferencia de fondo.
    • 1585 Poza, A. Hydrografía [2003] fol. 66r Es (CDH )
      Al Suest de Fabic, dos leguas a la mar ay treynta y quatro braças, sable negro como basa.
    • 1585 Poza, A. Hydrografía [2003] Es (CDH )
      Si quisieres posar en el cabo de Sant Vicente, posa en través de los sables en diez y ocho y veynte braças.
    • 1767 Dávila, P. F. Carta a Campomanes Epistolario Campomanes Es (CDH )
      1º Cuento a las producciones que S. M. puede tirar de sus posesiones para el gabinete, no hay recurso para otra cosa, aunque se den las órdenes las más bien combinadas, que para minas de oro y de plata y algunas otras piedras, como esmeraldas, amatistas, peridots, aguilas marinas pudo ser algunas otras piedras, que es de lo que solamente se hace comercio en esas tierras, pues cuanto a las conchas, madréporas, litofitas, coraloidas y toda suerte de pólipos, que es un objeto de los más principales y considerables de la historia natural, todas estas producciones no se pueden adquirir si no es de las que la mar arroja a sus playas, que son todas de ninguna utilidad or ser frustres, y para servirme de los términos con que las llaman los naturalistas, producciones muertas, pues la mar no las arroja a sus playas, sino después que los animales que las habitan se mueran y que, por este motivo, se desprenden de los riscos en donde estaban asidas y después que el flujo y reflujo de la mar las revuelca por los sables.
    • 1925 Alberti, R. Marinero [1990] 97 Es (CDH )
      Tren de noche, detenido / frente al sable azul del río. / — Pescador, barquero mío, / se me queda el corazón / en tu barco negro y frío.
    • 1941 Diego, G. Alondra [1985] Es (CDH )
      Óptica diminuta, el mar y el sable, / las espumas que extienden sus labores. / Vidrios sobre el mantel, plano palpable, / delicia al tacto de ojos bebedores. / Nada sois, nada, engaño irreparable, / flores apenas, flores, flores, flores.
    • 1945 Pardo, L. DiccIctiología (FG)
      Sable, nombre montañés y asturiano de la playa cuando se presenta extendida. En otra acepción, nombre gallego de la saboga.
  2. Acepción en desuso
  3. s. f. Esp Conjunto de partículas disgregadas de las rocas que se acumulan generalmente a orillas del mar, de un río o en el desierto.
    docs. (1607-1949) 6 ejemplos:
    • 1607 Oudin, C. Tesoro FrancEsp Es (NTLLE)
      Sable, [...] sable.
    • 1949 García-Lomas, G. A. / Calderón Escalada, J. Apéndice Glosario Voces Santander Es (FG)
      SABLE [...]: Arena, arenal.
    • 1607 Oudin, C. Tesoro FrancEsp Es (NTLLE)
      Sable, [...] sable.
    • 1742 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, I [2004] Es (CDH )
      Siete pies de tierra hortense; nueve de aquella tierra negra, llamada turba, que es nutrimento de el fuego, y tiene este uso en Holanda, y otras partes; nueve de barro; ocho de arena; quatro de tierra; diez de barro; quatro de tierra; diez de arena; dos de barro; quatro de sable blanco; cinco de tierra seca; uno de tierra, que el autor llama túrbida; catorce de arena; tres de barro arenoso; quatro de barro mezclado con arena; doce de barro; treinta y uno de sable.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      Sable, p. Ast. y otr. par. La arena [...].
    • 1864 Laburu, M. VocDocsMarítimos Es (BD)
      SABLE: Arena gruesa.
    • 1864 Lorenzo, J. / Murga, G. / Ferreiro, M. DiccMarítimo [1864] Es (BD)
      SABLE. s. m. Nombre que dan en Asturias a la arena de la playa y aun a la playa misma.
    • 1949 García-Lomas, G. A. / Calderón Escalada, J. Apéndice Glosario Voces Santander Es (FG)
      SABLE [...]: Arena, arenal.
  4. Acepción lexicográfica
  5. s. m. Esp: Or "Terrón húmedo de forma alargada" (Alvar, ALEANR X-XII-1983).
    docs. (1983) Ejemplo:
    • 1983 Alvar, M. (dir.) ALEANR, X-XII lám. 1613, mapa 1390 Es (FG)
      sable 'terrón húmedo de forma alargada' [Na 106].
5.ª Entrega (enero de 2018)
Versión del 31/01/2018
Familia Ver familia de palabras
sable2 s., adj. (1440-)
sable
También en esta página: sable (1350-1941) sable3 (1728-)
Etim. Voz tomada del francés sable, atestiguada en esta lengua desde alrededor de 1170 con el valor de 'piel de la marta cibelina' y como 'color negro' desde aproximadamente 1240; este uso se explica por el color negro de la piel de las martas cibelinas, puesto que les escudos se recubrían de pieles de diversos colores y la piel más apreciada de la este animal o bien era de ese color o se teñía habitualmente de él (DECH, s. v. cibelina). Según el TLF (s. v. sable2), la voz pudo tomarse de ruso sobol.

Se documenta por primera vez, en la acepción de 'color negro que, en el grabado, se representa mediante una cuadrícula de trama pequeña, formada por líneas verticales y horizontales entrecruzadas ', hacia 1440, en La cadira del honor de J. Rodríguez del Padrón; este vocablo, propio del ámbito de la heráldica, se consigna ya en 1607 en el Tesoro de las dos lenguas francesa y española de Oudin. En el Libro intitulado Nobiliario vero de F. Mejía (1477-1488) se percibe la confusión entre el significado de sable ('negro') y sinople ('verde'). Como adjetivo, ofrece escasos testimonios desde su primera documentación, localizada en 1627, en el Poema del asalto y conquista de Antequera de R. Carvajal y Robles.

  1. ac. etim.
    s. m. Heráld. Color negro que, en el grabado, se representa mediante una cuadrícula de trama pequeña, formada por líneas verticales y horizontales entrecruzadas.
    docs. (1440-2014) 105 ejemplos:
    • c1440 Rdz Padrón, J. Cadira del honor [1884] 162 Es (CDH )
      Lo qual avido por fundamento, es de saber que todas armas se toman de solas quanro fyguras: la primera es anymal sentible, non razonable, commo es el escudo ynperial e del reyno de Leon: la segunda es cuerpo vivo, non sentyble, segund que es el escudo de Françia: la terçera, cuerpo no vivo, por sy estante, commo el escudo dela corona de Castilla: la quarta, cosa non viva por sy, non estante, commo las armas de los condes de Amenbreg, es a saber: un escudo de argento e de sable, partido en fanxa; e commo es vn escudo quartelado de oro e de sy noble; e asy mesmo vn otro franxado de argento e de golas.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      sable2 [...] m. Heráld. Color heráldico que en pintura se representa con el negro, y en el grabado por medio de líneas verticales y horizontales que se entrecruzan. U. t. c. adj.
    • c1440 Rdz Padrón, J. Cadira del honor [1884] 162 Es (CDH )
      Lo qual avido por fundamento, es de saber que todas armas se toman de solas quanro fyguras: la primera es anymal sentible, non razonable, commo es el escudo ynperial e del reyno de Leon: la segunda es cuerpo vivo, non sentyble, segund que es el escudo de Françia: la terçera, cuerpo no vivo, por sy estante, commo el escudo dela corona de Castilla: la quarta, cosa non viva por sy, non estante, commo las armas de los condes de Amenbreg, es a saber: un escudo de argento e de sable, partido en fanxa; e commo es vn escudo quartelado de oro e de sy noble; e asy mesmo vn otro franxado de argento e de golas.
    • 1448 Mena, J. Memoria algunos linajes [1989] 415 Es (CDH )

      [...] e se hallaron los de Mena en la toma de Baeza, e por esta razón traen aspas de oro en campo de sangre alderedor del escudo, porque fuela conquista día de San Andrés apóstol, e dentro del escudo, que está partido por medio en la parte de arriba, en campo de argén, que es plata, dos lobos de sable, e en la otra mitad de abaxo, en campo de sangre, dos calderas de oro con listas de sable por haver sido rico homes de pendón e caldera, e alderedor de la mitad de abaxo cinco calderas de oro sobre color roxo, aunque otros no las traen.

    • c1458-1471 Valera, D. Trat Armas (Roma, Casanatense, ms. 1098) [1995] fol. 260r Es (CDH )
      E los que dizen blasonar armas / por pedreria uirtudes elementos o metales / yerran que aquello deue se dezir comparar. o / apropiar. que blasonar non es otra cosa. saluo / demostrar o declarar como las armas estan. esto / auido por prosupuesto principal mente conuiene / a saber que siete son las colores sobre que las / armas pintar se pueden. es a saber amarillo. que / en blason es llamado por los franceses orblanco / que es dicho argento. colorado que es llamado / gules. morado & uiolete que es dicho purpur./ / uerde que se llama sinoble. azul que se llama / blao. o azur negro que se dize sable. como / quier que los mas delos officiales de armas acostumbran / dezir dos metales & cinco colores. /
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Sus armas son vn escudo de oro con vna vanda de sable, e así la traen todos los Caruajales, pero no sé yo por qué dexan lo demás que en libros de armas antiguos se le da a este linaje, demás de lo ques dicho: vna onça frontera que está en la parte superior sobre la vanda, en la qual toca con la mano derecha, de color de sable, manchada de pecas blancas, e en torno del escudo vna orla blanca vel argéntea con vnos troços rrompidos de caruallos, de sinople o verdes, con sus hojas.
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Es (CDH )
      E digo que en el otro cuarto siniestro del escudo hay cinco áncoras de oro en campo azul, como insignia apropriada al mismo oficio e título de almirante perpetuo destas Indias; y en la parte inferior del escudo, las armas de la prosapia del linaje de Colom, conviene saber: un chief o cabeza, o parte alta de goles, vel sanguina; e de allí abajo una banda azul en campo de oro; e sobre el escudo un baúl de Estado, al natural, de ocho lumbres o vistas, con un rollo y dependencias azules e de oro; y sobre el baúl, por timbre e cimera, un mundo redondo con una cruz encima de goles; y en el mundo pintada la Tierra Firme e islas, de la manera que están de suso blasonadas; e por defuera del escudo, una letra en un rótulo blanco, con unas letras de sable que dicen: Por Castilla e por León nuevo mundo halló Colom .
    • c1625 Fdz Córdoba, F. HCasa Córdoba [1954-1972] 175 Es (CDH )
      Que el escudo de las armas de ambos fuese partido en cuartel y en los dos superiores estuviesen a mano derecha las armas de la Marquesa y a la izquierda las del Conde, y en los cuarteles inferiores al contrario y que el escudo lo abrazase el aguila negra o de sable, blasón antiguo de los señores de la Casa de la Marquesa.
    • 1725 Avilés, J. Ciencia heroyca, II p. 46 Es (BD)
      POMPADOVR en Francia, trae de azur, y tres Torres de plata, almenadas de tres almenas de lo mismo, y mazonadas de sable; su Escudo timbrado de una Zelada de Vizconde, adornada de los Lambrequines vniformes a los esmaltes de su Blason [...].
    • 1788 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      Sable, en el Blason, lo mismo que Negro, ó Saturno, ó Parafeci. [....] El sable, ó color negro se representa en armería por medio de lineas horizontales en faja, y perpendiculares en palo; como compuesto de azur, y gules. Algunos dicen que se llama sable el color negro porque habia unas martas cebelinas negras llamadas zable, ó sable [...].
    • 1806-1854 Duque de Rivas Poesías [1854] Es (CDH )
      No lleva en el broquel mote ni empresa / De amor ó de amistad ó gallardía, / Que su pecho por nadie se interesa, / Y ni amante ni amado ser queria: / Y en el fulgente escudo solo espresa / Por timbre de su noble gerarquía / Campo de gules y una faja sable, / Y un dragon escamoso y formidable.
    • 1858 Costa Turell, M. Tratado ciencia blasón, 2.ª ed. p. 25 Es (BD)
      Los antiguos heraldos y reyes de armas, que fueron los primeros en sentar las máximas y relgas de la cienca heróica con método y perfeccion, dieron nombres particulares a estos colores. Al color amarillo le llamaron oro, al blanco plata, al encarnado gules, al azul azur, al negro sable, al verde sínople y al violado púrpura; términos que han quedado en el blasón, y se observan en todas partes como propios del arte.
    • 1859 Vilar Pascual, L. Dicc Familias Ilustres, I Es (BD)
      El sable, se representa por líneas perpendiculares y horizontales; simboliza de las piedras el diamante, de los planetas, Saturno, de los signos Tauro y Virgo [...]. Tiene obligacion los que le usan de socrorrer a las viudas, huérfanos, eclesiásticos y gente de letras.
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      D. Jerónimo Velazco y Castañeda, marqués de Villablanca, cuyo escudo cortado tenía, en el primer cuartel, en plata, seis barras de azur, y en el segundo, cinco calderos de sable, en orla de plata.
    • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas V [2003] Pe (CDH )
      La divisa de los Prado es león de sable, con corona sobre campo de sinople (esta simpleza quiere decir verde, hablando en cristiano).
    • 1902 Valle-Inclán, R. M. Sonata otoño [1996] Es (CDH )
      Sobre el retablo campeaba un escudo de dieciséis cuarteles esmaltados de gules y de azur, de sable y de sinople, de oro y de plata.
    • 1914 Espina, C. Esfinge [1914] Es (CDH )

      Era el blasón aparatoso; en campo de gules esplendía un castillo flanqueado por torres de sable; dos águilas de oro sujetaban una cartela, que decía [...].

    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] 250 Cu (CDH )
      ¿Sufriría males de Dalton? Para probar lo cierto o incierto del acerto (¡de nuevo esas rimas anacolutas!) miró a cuatro escudos diestros y siniestros que parecían guardar las banderas y antes de saber que uno era español, otro francés, otro polaco y otro suizo, vio las diferentes divisiones: cantón diestro del jefe, jefe, cantón siniestro del jefe, flanco diestro, corazón (o abismo), flanco siniestro, cantón diestro de la punta, punta, sitio de honor y se quedó mirando el ombligo (del escudo, de los cuatro, cuatro ombligos distintos y un solo ombligo verdadero) para luego anotar oro, platas, gules, azures, sinoples, m. púrpuras, sables, piedras, que servían de fondo [...].
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Ar (CDH )
      [...] ¿pensaría Don Diego que con quien se acostaba era con uno de los escudos monumentales de la villa, reducido, por arte de un Merlín propicio, a la condición de fornida hembra, cuyo bigote excedía al suyo en población, cuya cabeza aventajaba la suya por completo, y a cuya cabellera consideraría, heráldicamente, de sable, clasificando de gules sus grandes pezones, y rampantes, pasantes, contornadas o linguadas, sus actitudes de casta niña entusiasta y satisfecha?
    • 2006 Rdz Rivero, M. "Aguirre cólera del libro" [25-11-2006] Cultural (Madrid) Es (HD)
      Por cierto que a ese frenesí urbanístico de nuestro primer edil hace referencia el proyecto de reforma del escudo de la Villa que he recibido a través de la Red: en vez de un oso de sable apoyado en un madroño de sinople (¡la heráldica, estúpido!), el plantígrado se apoyaría en una reluciente hormigonera.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      sable2 [...] m. Heráld. Color heráldico que en pintura se representa con el negro, y en el grabado por medio de líneas verticales y horizontales que se entrecruzan. U. t. c. adj.
    • c1440 Rdz Padrón, J. Cadira del honor [1884] 162 Es (CDH )
      Lo qual avido por fundamento, es de saber que todas armas se toman de solas quanro fyguras: la primera es anymal sentible, non razonable, commo es el escudo ynperial e del reyno de Leon: la segunda es cuerpo vivo, non sentyble, segund que es el escudo de Françia: la terçera, cuerpo no vivo, por sy estante, commo el escudo dela corona de Castilla: la quarta, cosa non viva por sy, non estante, commo las armas de los condes de Amenbreg, es a saber: un escudo de argento e de sable, partido en fanxa; e commo es vn escudo quartelado de oro e de sy noble; e asy mesmo vn otro franxado de argento e de golas.
    • 1448 Mena, J. Memoria algunos linajes [1989] 418 Es (CDH )
      Los quales traen por armas un escudo de oro o de argén, e en él, un roble verde e dos osos de sable empinantes al roble cada uno a su parte e dos lobos atravesantes al tronco.*
    • 1448 Mena, J. Memoria algunos linajes [1989] 421 Es (CDH )
      Traen por armas un escudo de oro, e en él un roble de singla, e alderedor una orla de argén con ocho armiños de sable, que es negro. *
    • 1448 Mena, J. Memoria algunos linajes [1989] 415 Es (CDH )

      [...] e se hallaron los de Mena en la toma de Baeza, e por esta razón traen aspas de oro en campo de sangre alderedor del escudo, porque fuela conquista día de San Andrés apóstol, e dentro del escudo, que está partido por medio en la parte de arriba, en campo de argén, que es plata, dos lobos de sable, e en la otra mitad de abaxo, en campo de sangre, dos calderas de oro con listas de sable por haver sido rico homes de pendón e caldera, e alderedor de la mitad de abaxo cinco calderas de oro sobre color roxo, aunque otros no las traen.

    • c1436-a1470 VV.AA. Cancionero París [1995] fol. 198r Es (CDH )
      Colorado que es llamado gules morado / & violete que es dicho purpur. verde que / se llama synoble. azul que se llama blao o azur / negro que se dize sable.
    • c1458-1471 Valera, D. Trat Armas (Roma, Casanatense, ms. 1098) [1995] fol. 260r Es (CDH )
      E los que dizen blasonar armas / por pedreria uirtudes elementos o metales / yerran que aquello deue se dezir comparar. o / apropiar. que blasonar non es otra cosa. saluo / demostrar o declarar como las armas estan. esto / auido por prosupuesto principal mente conuiene / a saber que siete son las colores sobre que las / armas pintar se pueden. es a saber amarillo. que / en blason es llamado por los franceses orblanco / que es dicho argento. colorado que es llamado / gules. morado & uiolete que es dicho purpur./ / uerde que se llama sinoble. azul que se llama / blao. o azur negro que se dize sable. como / quier que los mas delos officiales de armas acostumbran / dezir dos metales & cinco colores. /
    • 1477-1485 Mejía, F. LNobiliario vero [1992] fol. 87v Es (CDH )
      Asi çerca de sus elementos aque han acatamiento o rrespeto. como a çerca dela virtud delas piedras aque acatan o rrepresentan. Ca es de saber quel color azul ques dicho blao rrepresenta ayre. el color bermejo o goles representa el fuego el color verde es dicho sable. El qual color rrepresenta el agua. el color negro es dicho sy noble el qual rrepresenta la tierra.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] 264 Es (CDH )
      Pero demás deso, como el Marqués era de muy gentil espíritu e biuo entendimiento, sabio e callado, e quando hablaua era poco e sentençioso, trahía ençima de sus armas vn yelmo baúl de torneo con el rrollo e dependençias de oro e de sable, e por çimera diuersas armas (581v) ofensiuas e defensiuas a manera de los tropheos antiguos, con vna letra que dize: [los dos versos ilegibles].
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Trae esta casa de Toral vn escudo partido en sautor o aspa, e en la parte superior vna caldera con ocho cabeças de dragones, e en la parte jnferior otra tal caldera, argénteas, con cada tres faxas e circuydos de jaqueles o escaques duplicados de oro e de goles en campo azul, e en los otros dos quartos, derecho e siniestro de los lados, cada tres armiños de sable en campo blanco vel argénteo.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] 227 Es (CDH )
      Otros Guzmanes traen las calderas en pal en campo azul, e por orla los ocho armiños de sable en campo blanco, e en hazer los armiños muchos siguen su voluntad.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] 227 Es (CDH )
      Los del linaje de los Flores de León dizen que Guzmanes e Flores es todo vn linaje, e traen por armas vn escudo azul con vn castillo de oro e por las puertas e ventanas salen llamas de fuego, en memoria del castillo de Guzmán, con vna orla blanca e seys armjños de sable.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Desta manera en el quarto derecho superior çinco çapatas de punta en sautor llenas descaques de sable e blancos vel argénteos en campo de goles vel sanguina color; e en el quarto jnferior siniestro las mismas çinco çapatas.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Sus armas son treze veneras de plata en campo de sinople o verde, e vna águila de sable o color negra posada sobrel escudo e las [falta alas ] abiertas e caýdas como que se quiere leuantar, en tal manera que los cuchillos o puntas de las alas llegan a las veneras superiores de las dos línias de los dos lados, questán de quatro en quatro veneras, porque la línia de en medio tiene çinco.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Nj tanpoco trae el León sobre aguas de sable e de oro, según que lo avés dicho, pues que son armas antiguas que competen a Gaytanes.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] 248 Es (CDH )
      En el quarto derecho inferior las armas de los Guzmanes desta manera: dos calderas con cada ocho cabeças de dragones jaqueladas de oro e de goles descaques doblados, ellas blancas e el campo azul con vna orla cándida vel argéntea con siete armiños de sable, e algunos ponen ocho, pero la casa de Toral, ques cabeça de los Guzmanes, no pone más de seys armiños.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Vn escudo partido contra mantel e en la parte superior la cruz de Jherusalem blanca vel argéntea en campo de goles vel sanguino, y en la parte derecha del contra mantel treze veneras de plata en campo de sinople o verde, e en la parte siniestra vn león de púrpura o morado con vna corona de oro, leuantado de pies, abiertos los braços, rrampante sacada la lengua, metidos los pies en vnas ondas de sable e (551) de oro que no se parezcan las piernas sino de las corsas para arriba, y el campo blanco.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] 309 Es (CDH )
      Quanto a sus armas muy notorias son, en espeçial en Valençia, e trae vn escudo partido en pal e a la parte derecha vn buey de color de goles baxado a paçer çiertas yeruas verdes en que está comiendo, e el campo de oro +, + con vna orla de oro ocho matas de yerua verdes e en la otra mitad del escudo tres faxas de sable en campo de oro, e sobrel escudo vn yelmo baúl de torneo sobrél vn coronel de duque, con el rrollo e dependençias de oro e de sable color negra, e por timbre medio buey de la çinta adelante, ques timbre del linaje de Borja, pero aquí se le pone otro timbre o çimera quel Duque de Gandía, de qujen aquí se tracta, acostumbraua traer.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Pues os he dicho la çimera deste cauallero, digo que sobrel escudo de sus armas de Ayala, que son dos lobos de sable las lenguas sacadas, de paso, puestos en pal vno más alto quel otro, e van mirando a la parte derecha del escudo e el campo es blanco vel argénteo, con la orla sanguina e ocho aspas de oro en ella e ençima vn yelmo baúl de torneo açierto, con el rrollo e dependençias blancas e negras, e la letra son nueue versos que dizen así:
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      En el quarto siniestro, las dos calderas de Guzmanes, en campo azul, con cabeças de dragones en las asas, e vna orla blanca con ocho armiños de sable.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Quanto a sus armas, digo que son lobos de seguida en pal, sacadas las lenguas, ellos de sable y el campo blanco vel argénteo, con vna orla de goles vel sanguina, e ocho aspas de oro en ella, e el timbre es medio lobo de sable de la mjtad adelante e la lengua sacada sobre vn yelmo baúl de torneo de çinco lumbres, e el rrollo e dependençias blancas e negras.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] 322 Es (CDH )
      Y quanto a las armas son vna cruz blança vel argéntea en campo de goles vel sanguina color, con vn lanbeo de tres asientos azul o de sable, quel asiento de en medio está en el braço alto de la cruz +, e los dos asientos de los estremos fenesçen e están en la mjtad de los dos quarterones altos de goles.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Y eran desta manera: vn escudo de quatro quartos y en la mitad del escudo vn escudico muy chico vel argénteo y en él vn çeptro de oro e los (768) botones de la manija esmalçados de rrosicler, y en el quarto superior alto e derecho vna águjla rrampante de goles en campo blanco, e en el quarto inferior derecho vn león de sable en campo de oro con vna orla descaques senzillos vno blanco e otro de goles, e en el quarto alto siniestro vn león de goles en campo de oro, e en el quarto siniestro inferior fecho quatro partes e la superior derecha blanca e sin alguna cosa en ella, e en la otra parte superior siniestra faxas de sable e de blanco, e así trastocadas las otras dos partes inferiores deste quarto siniestro.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Son çinco Çapatas de punta de escaques blancos e negros en campo de goles puestos en sautor o aspa, e las puntas de las çapatas hazia la arte derecha del escudo e los cuellos dellas hendidos, e el campo del escudo de goles con vna orra de lo mismo vel sanguina, con ocho escudos de oro cada vno dellos con vna vanda de sable.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Esos escudos de oro con la vanda de sable, armas me paresçen de Caruajal.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      E trahía el escudo partido en pal e en la mjtad e parte derecha las armas de su padre, e en la otra mitad e parte siniestra las de su madre, que son los lobos de Ayala de sable en campo blanco vel argénteo, con sus ocho aspas de oro en campo de sangre por orla, como las veys aquí patentes:
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Yo quedo satisfecho de la rrelaçión de la perssona, linaje e casa del Conde segundo de Fuensalida don Pero López de Ayala, e de sus armas no os pregunto, que ya sé que son dos lobos de sable en pal de seguida, las lenguas sacadas, en campo blanco vel argénteo, con vna orla de goles vel sanguina e ocho aspas en ella de oro.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] 246 Es (CDH )
      / Con vn águila caudal / de sable, questá asentada / sobrel escudo, la qual / de Seçila vino tal / a Toledo de morada.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Sus armas eran las de sus padres, de los apellidos de Córdoua e Sotomayor, en vn escudo quarteado, e en el quarto derecho e superior (513v) y en el siniestro inferior tres faxas de goles en campo de oro, que son las armas de Córdoua, y en el quarto siniestro superior e en el derecho inferior, tres faxas de sable o negras orladas de escaques dobles de oro e de goles en campo cándido vel argénteo, que son las armas de Sotomayor, como aquí las veys patentes [...].
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Yo tengo en mucho las armas doquiera que ay estas calderas de sable porque las traen linajes muy prinçipales de España, y no me quiero detener en eso, pues sabes que las traen los de Lara, e otras nobles, como lo verés si yo llego al fin de nuestros coloquios, si Dios por su clemençia me dexa verlo, porque hablando con vos la verdad, grande empresa es aquesta e grande piélago en el que he entrado e estó.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Quanto a sus armas, digo que son lobos de seguida en pal, sacadas las lenguas, ellos de sable y el campo blanco vel argénteo, con vna orla de goles vel sanguina, e ocho aspas de oro en ella, e el timbre es medio lobo de sable de la mjtad adelante e la lengua sacada sobre vn yelmo baúl de torneo de çinco lumbres, e el rrollo e dependençias blancas e negras.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] 106 Es (CDH )
      Cada quarto partido en pal, que quiere dezir de alto abaxo, e en la parte derecha vna cabra de sable en campo de oro, e ocho batallas de sable por orla interior, y éstas son las armas del Vizcondado de Cabrera.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Sus armas son vn escudo de oro con vna vanda de sable, e así la traen todos los Caruajales, pero no sé yo por qué dexan lo demás que en libros de armas antiguos se le da a este linaje, demás de lo ques dicho: vna onça frontera que está en la parte superior sobre la vanda, en la qual toca con la mano derecha, de color de sable, manchada de pecas blancas, e en torno del escudo vna orla blanca vel argéntea con vnos troços rrompidos de caruallos, de sinople o verdes, con sus hojas.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      En el quarto superior siniestro, vn lobo de sable de seguida sacada la lengua, que mira a la parte derecha del escudo, con vna orla de goles con ocho aspas de oro, e otro tanto en el quarto derecho jnferior.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      E el rrollo e dependençias de oro e de sable, e sobrel yelmo baúl de torneo, por timbre, vna onça de la manera ques dicha.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      El trahía sobre el escudo de sus armas un yelmo baúl de torneo con el rrollo e dependençias de oro e de sable, e por timbre o çimera vnos árboles de diuersos géneros, y en lo alto vnos çielos mostrando vna mañana muy al proprio, como quando asoman por el orizonte e parte oriental los rrayos del sol.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Trahía don Alonso sobrel escudo de sus armas vn yelmo baúl de torneo con el rrollo e dependençias de oro e de sable, o color negra, e por timbre vn ara o altar, e sobrél vn fuego ençendido e vn cauallero que tenía el braço tendido, quemándose la mano en biuas llamas, en memorja de aquel romano dicho Muçio Sçéuola.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      E sólo el Marqués de Aguilar trae armas de Aguilar, juntamente con las de su linaje de Manrrique: vna águila de sable en campo cándido vel argénteo, por el señorío de Aguilar.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Sus armas e inuençión me dezid, que ya yo vi a este señor, e no os pregunto por su rrenta pues no era eredado en España [diecisiete líneas ilegibles] e sobre el escudo vn yelmo baúl de torneo, con el rrollo e dependençias de oro e de sable, o color negra e por çimera o timbre vn león de la mitad arriba rrampante blanco vel argénteo, asentado sobre el rrollo con vna cadena de oro e la lengua de goles sacada.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Y en el quarto superior siniestro vn lobo de sable de paso sacada la lengua que mira a la parte derecha del escudo, con vna orla de goles con ocho aspas de oro, y otro lobo e orla como es dicho en el quarto jnferior derecho.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      [...] e en el quarto superior siniestro las armas del Marqués primero de Moya don Andrés de Cabrera abuelo de la señora Marquesa doña Luysa, de la manera que los Rreyes Cathólicos don Fernando e doña Ysabel, de gloriosa memoria, que ganaron a Granada e Nápoles, se las conçedieron, que es vn escudo partido en sauctor o aspa, y en la parte superior vna corona rreal de oro adornada de piedras presçiosas e perlas en campo azul, e en la parte jnferior vna cabra de sable que va de passo mirando a la parte derecha del escudo, e vna orla interior de siete batallas de sable, e en los dos quartos, en el derecho vn castillo rreal de oro, con las puertas e ventanas azules en campo de goles e rroxo vel sanguino, e en el quarto de la mano siniestra vn león de púrpura rreal con vna corona de oro, e el león rrampante en campo blanco vel argénteo.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Demás desso, avésme descreado las armas de tal manera, que avnque yo entiendo poco otros entenderán menos qué cosa es mantel, nj qué son blasones, ni qué orlas, la parte inferior del pal, o qué [una o dos palabras ilegibles] es sautor, nj qué cosa es lamber, nj qué cosa es sable, nj qué se toma por goles, nj mucho menos qué se llama orla interior.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Las quales armas son vna torre blanca vel argéntea en campo de sinople o verde, la qual torre tiene abraçada vna águila rreal de sable o negra, e las alas abiertas e parésçensele los dedos e vñas con que tiene la torre como en peso, e vna orla de plata con ocho aspas de goles vel sanguinas, como aquí las verés patentes en fin deste diálogo.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] 107 Es (CDH )

      Sable quiere dezir negro.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      [...] vn escudo de quatro quartos, y en el derecho superior los bastones de Aragón, y en el quarto siniestro inferior los mismos bastones, e en los otros dos quartos en cada vno dellos vna cruz + de Jherusalem de sable u negra en campo de plata o cándido.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      E después quel duque de Calabria ereda el rreyno trae las armas desta manera: vn escudo de quatro quartos, y en el quarto derecho superior partido en pal, y en la primera parte los quatro bastones de Aragón de goles en campo de oro, e la otra mitad este primero quarto partido en sautor * o aspa, e en las partes alta e baxa los bastones de Aragón, e en las otras dos partes de los lados dos águilas de Seçilia de sable coronadas, abiertas las alas en campo blanco.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      [...] vn escudo partido en pal e a la parte derecha las de Avellaneda, que son dos lobos de sable en pal, vno más alto quel otro de seguida e çeuados con sendos corderos blancos en la boca, tomados por mitad de los lomos e con algunas gotas de sangre que sale de aquella parte por donde el lobo tiene el cordero, e el campo es de oro.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Y en la otra mjtad del escudo a la parte siniestra están las armas Destúñjga, que son la vanda de sable en campo de plata con vna cadena de oro en torno por parte de dentro del escudo çerca del perfil o borde, como se dixo en la rrelaçión del Duque de Béjar en el capítulo XI. *
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Trae el Conde por timbre vn lobo de la mitad para adelante con vn cordero en la boca como vno de los del escudo, y el yelmo baúl de çinco lumbres, con el rrollo e dependençias de oro e sable.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )

      Su inuençión, si me la supieron dezir e yo la supe entender, era desta manera: quél trahía sobrel escudo de sus armas de Ayala vn yelmo baúl de torneo de çinco lumbres, con el rrollo e dependençias blancas velargénteas e de sable, color negro.

    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      E sé que traen por armas tres rríos de ondas azules en faxa en campo de plata e por orla ocho calderos de sable en campo de oro, e por timbre sobre vn yelmo baúl de torneo vn caldero como los del escudo, e el rrollo e dependençias blancas e azules.
    • 1535-c1552 Fdz Oviedo, G. Batallas [1989] Es (CDH )
      Trahía don Garçía sobrel escudo de sus armas, que son los siete escaques azules en campo de plata vel argénteo, con las victoriosas vanderas orlado, según las trae esta casa de Alua, vn yelmo baúl de torneo abierto de çinco lumbres, con el rrollo e dependençias de color blanca e azules, e por timbre o çimera vna Fortuna de color de sable o negra, que va a la vela con vna letra que dize:
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Es (CDH )
      E digo que en el otro cuarto siniestro del escudo hay cinco áncoras de oro en campo azul, como insignia apropriada al mismo oficio e título de almirante perpetuo destas Indias; y en la parte inferior del escudo, las armas de la prosapia del linaje de Colom, conviene saber: un chief o cabeza, o parte alta de goles, vel sanguina; e de allí abajo una banda azul en campo de oro; e sobre el escudo un baúl de Estado, al natural, de ocho lumbres o vistas, con un rollo y dependencias azules e de oro; y sobre el baúl, por timbre e cimera, un mundo redondo con una cruz encima de goles; y en el mundo pintada la Tierra Firme e islas, de la manera que están de suso blasonadas; e por defuera del escudo, una letra en un rótulo blanco, con unas letras de sable que dicen: Por Castilla e por León nuevo mundo halló Colom .
    • 1607 Oudin, C. Tesoro FrancEsp Es (NTLLE)
      Sable, noir en armoiries [...].
    • c1625 Fdz Córdoba, F. HCasa Córdoba [1954-1972] 175 Es (CDH )
      Que el escudo de las armas de ambos fuese partido en cuartel y en los dos superiores estuviesen a mano derecha las armas de la Marquesa y a la izquierda las del Conde, y en los cuarteles inferiores al contrario y que el escudo lo abrazase el aguila negra o de sable, blasón antiguo de los señores de la Casa de la Marquesa.
    • 1725 Avilés, J. Ciencia heroyca, II p. 46 Es (BD)
      POMPADOVR en Francia, trae de azur, y tres Torres de plata, almenadas de tres almenas de lo mismo, y mazonadas de sable; su Escudo timbrado de una Zelada de Vizconde, adornada de los Lambrequines vniformes a los esmaltes de su Blason [...].
    • 1788 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      Sable, en el Blason, lo mismo que Negro, ó Saturno, ó Parafeci. [....] El sable, ó color negro se representa en armería por medio de lineas horizontales en faja, y perpendiculares en palo; como compuesto de azur, y gules. Algunos dicen que se llama sable el color negro porque habia unas martas cebelinas negras llamadas zable, ó sable [...].
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      Sable. Blas. El color negro [...].
    • 1806-1854 Duque de Rivas Poesías [1854] Es (CDH )
      No lleva en el broquel mote ni empresa / De amor ó de amistad ó gallardía, / Que su pecho por nadie se interesa, / Y ni amante ni amado ser queria: / Y en el fulgente escudo solo espresa / Por timbre de su noble gerarquía / Campo de gules y una faja sable, / Y un dragon escamoso y formidable.
    • 1858 Costa Turell, M. Tratado ciencia blasón, 2.ª ed. p. 25 Es (BD)
      Los antiguos heraldos y reyes de armas, que fueron los primeros en sentar las máximas y relgas de la cienca heróica con método y perfeccion, dieron nombres particulares a estos colores. Al color amarillo le llamaron oro, al blanco plata, al encarnado gules, al azul azur, al negro sable, al verde sínople y al violado púrpura; términos que han quedado en el blasón, y se observan en todas partes como propios del arte.
    • 1858 Costa Turell, M. Tratado ciencia blasón, 2.ª ed. p. 294 Es (BD)
      El distintivo de esta órden consiste en una cruz de oro esmaltada de azur, cantonada de cuatro águilas esployadas de sable; la cruz cargada en el centro de un círculo conteniendo la cifra del rey.
    • 1859 Vilar Pascual, L. Dicc Familias Ilustres, I Es (BD)
      El sable, se representa por líneas perpendiculares y horizontales; simboliza de las piedras el diamante, de los planetas, Saturno, de los signos Tauro y Virgo [...]. Tiene obligacion los que le usan de socrorrer a las viudas, huérfanos, eclesiásticos y gente de letras.
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Gómez con sus tres fajas de sable sobre plata [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Colmenares con su escudo mantelado con nueve roeles de oro en sinople, cuatro bandas de sable en plata y cinco flores de lis en oro [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Mújica ( durazno en vasco) con un oso de sable sobre plata [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Rotalde con su escudo verado de plata y sable [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Galdeano con su media luna jaquelada de oro, plata y sable sobre gules [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Valenzuela con su león de sable coronado sobre plata [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Roldán con su corneta de plata sobre sable y catorce estrellas de plata en bordura de azur [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Arteaga (voz que en vascuence significa rama de encina ) con sus dos calderas jaqueladas de oro y sable y banda de oro con dragantes de sinople [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      El otro contestaba con un águila de sable y coronada en campo de gules, cuatro grifos y tres torres.
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Pancorbo con sus cinco arminios de sable en sautor sobre campo de plata [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Villegas con su cruz de sable sobre plata y ocho calderas [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Benites con sus dos lobos de sable, linguados y empinantes a una encina en campo de oro [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Zúñiga con su banda de sable en plata con la cadena de Navarra por orla [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Bermúdez con sus jaqueles de oro y sable [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Carranza con su lobo de sable y castillo de plata en campo de sinople [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Carvajal con su banda de sable en campo de oro [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Aguilar con su águila imperial de sable en campo de oro [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] D. Juan Arias de Saavedra, marqués de Moscoso, que por Arias tenía escudo a mantel con dos cuarteles, en plata, con la cruz llana de Montesa en el primero y un águila, de sable, explayada en el segundo, y por Saavedra, escudo de plata con escaques o jaqueles de oro y gules, bordura de gules con ocho aspas de oro [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      D. Luis Santa Cruz y Padilla, conde de Lurigancho, luciendo la espléndida divisa de los Santa Cruz: escudo tronchado, el primer cuartel en sinople, con castillo de oro y pendones de plata y gules; el segundo en azur, con castillo de plata y cruz llana de gules en el homenaje; en cuartel inferior, también en gules, tres cabezas de moros, y en orla de plata este mote Por el amor de la cruz se torre ; D. Francisco Delgadillo y Sotomayor, marqués de la Puente, que por Delgadillo ostentaba siete estrellas de plata, en campo de azur, y ocho calderos de sable en bordura de oro [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Echenique (palabra que en vascuence significa no tengo casa ) con su escudo ajedrezado de plata y sable; los Mújica ( durazno en vasco) con un oso de sable sobre plata; los Vivanco con su castillo de oro en campo de azur y la divisa Son las armas del vencido [...].
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      D. Jerónimo Velazco y Castañeda, marqués de Villablanca, cuyo escudo cortado tenía, en el primer cuartel, en plata, seis barras de azur, y en el segundo, cinco calderos de sable, en orla de plata.
    • 1872 Palma, R. Tradiciones peruanas I [2003] Pe (CDH )
      [...] los Viana con su águila de sable en oro; los Mollinedo con sus diez y seis crucecitas de gules en campo de oro [...].
    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )

      Sus armas eran las de los Rocafull: escudo cuartelado; el primero y el último en gules, con un riquete de oro; el segundo y tercero en plata, y una corneta de sable; bordura de oro con cordones de gules, y cuatro calderos de sable.

    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )

      Sus armas de familia eran: escudo en cruz; dos cuarteles en gules con castillo de plata, y dos en oro, con un lobo de sable pasante.

    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )

      Sus armas eran las de los Rocafull: escudo cuartelado; el primero y el último en gules, con un riquete de oro; el segundo y tercero en plata, y una corneta de sable; bordura de oro con cordones de gules, y cuatro calderos de sable.

    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )

      Las armas de los Benavides eran: escudo cortado con un bastón de gules y león linguado y coronado: bordura de plata con ocho calderas de sable.

    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )

      Las armas de la casa de Sotomayor eran: escudo en plata, con tres barras de sable jaqueladas de doble barra de gules y oro.

    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )
      [...] y las de los Acevedo, escudo cuartelado, primero y cuarto en oro con un acebo de sinople, segundo y tercero en plata con un lobo de sable, bordura de gules con ocho sautores en oro. [...].
    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )
      Por Guzmán, sus armas eran escudo flanqueado, jefe y punta de azur y una caldera de oro, jaquelada de gules, con siete cabezas de sierpe, flancos de plata y cinco arminios de sable en sautor.
    • 1877 Palma, R. Tradiciones peruanas IV [1967] Pe (CDH )
      Por lo de García mostraba don Fermín escudo de armas: una garza de sable, en ademán de volar, en campo de plata; bordura de gules, con aspas de oro, y esta leyenda: De García arriba, nadie diga .
    • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas V [2003] Pe (CDH )
      La divisa de los Prado es león de sable, con corona sobre campo de sinople (esta simpleza quiere decir verde, hablando en cristiano).
    • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas VI [2003] Pe (CDH )
      Además el de Esquivel blasonaba de nobleza y lucía escudo cortado: el primer cuartel en oro con una águila en sable, y el segundo en azur con cuatro barras de oro, que son las armas del apellido Esquivel.
    • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas V [2003] Pe (CDH )
      En su escudo no había yelmo volteado, ni barras de bastardía, ni espada rota, abundando los grifos, águilas, castillos y leones rampantes, linguados y coronados en campo de gules, oro, plata, azur, sinople y sable.
    • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas V [2003] Pe (CDH )
      Valen más las armas de los Buendía, que son un sol de oro en campo de azur, o las de los Calatayud, que son tres zapatos jaquelados de plata y sable en campo de gules.
    • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas V [2003] Pe (CDH )
      Por Valdez tenía tres barras de azur en campo de plata; por Bazán quince escaques, ocho de sable y siete de plata; bordura de gules y ocho aspas de oro.
    • 1902 Valle-Inclán, R. M. Sonata otoño [1996] Es (CDH )
      Sobre el retablo campeaba un escudo de dieciséis cuarteles esmaltados de gules y de azur, de sable y de sinople, de oro y de plata.
    • 1914 Espina, C. Esfinge [1914] Es (CDH )

      Era el blasón aparatoso; en campo de gules esplendía un castillo flanqueado por torres de sable; dos águilas de oro sujetaban una cartela, que decía [...].

    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] 250 Cu (CDH )
      ¿Sufriría males de Dalton? Para probar lo cierto o incierto del acerto (¡de nuevo esas rimas anacolutas!) miró a cuatro escudos diestros y siniestros que parecían guardar las banderas y antes de saber que uno era español, otro francés, otro polaco y otro suizo, vio las diferentes divisiones: cantón diestro del jefe, jefe, cantón siniestro del jefe, flanco diestro, corazón (o abismo), flanco siniestro, cantón diestro de la punta, punta, sitio de honor y se quedó mirando el ombligo (del escudo, de los cuatro, cuatro ombligos distintos y un solo ombligo verdadero) para luego anotar oro, platas, gules, azures, sinoples, m. púrpuras, sables, piedras, que servían de fondo [...].
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Ar (CDH )
      [...] ¿pensaría Don Diego que con quien se acostaba era con uno de los escudos monumentales de la villa, reducido, por arte de un Merlín propicio, a la condición de fornida hembra, cuyo bigote excedía al suyo en población, cuya cabeza aventajaba la suya por completo, y a cuya cabellera consideraría, heráldicamente, de sable, clasificando de gules sus grandes pezones, y rampantes, pasantes, contornadas o linguadas, sus actitudes de casta niña entusiasta y satisfecha?
    • 1996 Prensa ABC Cultural, 27/09/1996 [1996] Es (CDH )
      Otra, es una esplendorosa visión heráldica que nos traslada al mundo de las armerías italianas con sus soportes para emblemas de múltiples recortes cóncavos, pintados de sinole, gules, sable, plata, oro y azur.
    • 1997 Prensa Época, 10/02/1997 [1997] Es (CDH )
      En la exclusiva de ocho páginas hay otra cosa flagrante, inadvertida en apariencia: envolviendo suntuosamente reportaje y recién nacida, nada de encajes, toquillas o faldones de tul y encaje entrelazando los armiños de sable, los castillos de oro, los leones de gules o la cabeza de lobo goteando de la Heráldica familiar, que deben de estar pasados, no hay oropel.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      Sable2 [...] m. Heráld. Color heráldico que en pintura se expresa con el negro, y en el grabado por medio de líneas verticales y horizontales que se entrecruzan. U. t. c. adj.
    • 2006 Rdz Rivero, M. "Aguirre cólera del libro" [25-11-2006] Cultural (Madrid) Es (HD)
      Por cierto que a ese frenesí urbanístico de nuestro primer edil hace referencia el proyecto de reforma del escudo de la Villa que he recibido a través de la Red: en vez de un oso de sable apoyado en un madroño de sinople (¡la heráldica, estúpido!), el plantígrado se apoyaría en una reluciente hormigonera.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      sable2 [...] m. Heráld. Color heráldico que en pintura se representa con el negro, y en el grabado por medio de líneas verticales y horizontales que se entrecruzan. U. t. c. adj.
  2. Acepción en desuso
  3. adj. Heráld. [Color] Negro.
    docs. (1627-1883) 2 ejemplos:
    • 1627 Carvajal Robles, R. Poema Antequera [1963] Es (CDH )
      Luego tan valeroso como afable / fue Gonçalo Chacón, que sobre plata / dos lobos a quartel, de color sable, / lleua, que el vno al otro se retrata; / y también a quartel con agradable / demonstración su escudo se remata / con dos flores de lis de oro bellas, / que en campo azul parecen dos estrellas.
    • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas V [2003] Pe (CDH )
      El escudo de armas de los Pardo es una águila coronada, sable (en heráldica el sable es civilista, no corta ni pincha, es una palabrita que significa negra ) , con corona sobre campo o fondo de oro.
1.ª Entrega (agosto de 2013)
Versión del 31/01/2018
Familia Ver familia de palabras
sable3 s., adj. (1728-)
sable, sabre, sablecillo, sablecillos, sablón
También en esta página: sable (1350-1941) sable2 (1440-)
Etim. Voz tomada del francés sabre (antes, sable) y esta del alemán antiguo sabel, proveniente a su vez del húngaro száblya, acaso a través del polaco szabla (DECH, s. v. sable y DHLF, s. v. sabre).

Se documenta por primera vez, como 'arma blanca parecida a la espada, algo curvada y generalmente de un solo filo', en las Ordenanzas de Su Magestad para el régimen, disciplina, subordinación y servicio de la Infantería, Cavallería y Dragones (1728). A partir de este momento, el vocablo goza de una variada documentación, si bien la aparición de nuevas armas explica que, a partir del siglo XIX, su uso vaya desplazándose hacia el terreno literario. A partir del siglo XVIII comienza a adquirir protagonismo en el ámbito de la esgrima como 'arma blanca parecida a la espada, generalmente de un solo filo y con cazoleta'; con este valor se registra en 1758, en El arte de esgrimir florete y sable de N. Perinat. A partir de este valor surge, ya en el siglo XIX, la acepción de 'modalidad de esgrima que se practica con sable', según se comprueba por primera vez en un artículo de la Gazeta del Gobierno de México (México) en 1822. En el Diario de un viaje a Salinas grandes (1810), de P. A. García, se atestigua asimismo su empleo como sinónimo de machete ('arma blanca corta, pesada, de hoja ancha y con un solo filo, más larga que la daga y más corta que la espada'), acepción que parece ceñirse a parte de Argentina y Perú. Su uso, circunscrito al dominio de la tauromaquia, como sinónimo de estoque ('arma blanca de hoja larga ligeramente curvada en su último tercio, con punta aguda, usada por los toreros para matar a los toros'), se documenta ya en un artículo publicado en Boletín de Loterías y Toros (Madrid) en 1872.

En diferentes obras (esencialmente, en nomenclaturas ictiológicas y diccionarios) se documenta el uso de esta voz, a partir de 1836 (en el Diccionario provincial de voces cubanas de Pichardo), para designar diferentes peces marinos (singularmente, el Trichiurus lepturus) en Colombia, Cuba, Puerto Rico y España. A partir de 1841, se emplea, gracias a la actuación de la metáfora, como ‘poder ejercido por la fuerza de las armas’, como se muestra en De las asambleas deliberantes, de N. Pastor Díaz. Al menos desde 1842 (fecha en que se registra en el Arte de aparejar de B. Villarino) se conoce en el léxico marítimo como denominación de una 'pieza plana de madera o plástico que sirve para hacer más resistentes algunas velas'. La metáfora justifica, a su vez, su utilización como sinónimo de pene, empleo atestiguado por vez primera en la Parodia cachonda de "El diablo mundo" (a1843) de J. de Espronceda (con el seudónimo Alonso de Montado). También se utiliza sable para denominar al 'miembro del ejército que no pertenece a la clase de tropa', como muestra la Historia de la Guerra Civil (1868) de A. Pirala. La acepción de ‘obtención de dinero mediante peticiones reiteradas y sin propósito de reintegrarlo' se registra por primera vez en un artículo publicado en Madrid Cómico en 1883 y, posteriormente, en Miau de B. Pérez Galdós (1888). Finalmente, y con la acepción de ‘[persona] molesta y aburrida’ se registra ya en el Vocabulario andaluz (1951) de Alcalá Venceslada (que lo consigna como sustantivo) y, posteriormente, figura en el Primer viaje andaluz (1959) de C. J. Cela.

En diversos repertorios lexicográficos se atestiguan una serie de locuciones verbales propias de Cuba, como colgar el sable ('abandonar una actividad o desistir de un proyecto o empresa', según el Diccionario de americanismos, 2010); guindar el sable ('morir', según el DRAE-2001, o ‘dejar de hacer eso’, de acuerdo con el Diccionario de Sánchez-Boudy, de 1978); limpiar el sable (‘realizar el acto sexual’; 1988, El habla del pago de J. M. Obaldía) y sacar un sable ('revelar algo sobre alguien para perjudicarlo', según el Diccionario de americanismos, 2010).

Ruido de sables, en la acepción de ‘amenaza velada de rebelión, de algunos miembros de las fuerzas armadas, contra el poder constituido’, se documenta en un artículo de 1881 de La Época (Madrid).

Notas filológicas

Aunque algunas fuentes arrojan testimonios del vocablo en la primera mitad del siglo XVI, debemos desechar estas documentaciones; en primer lugar, se registra sable en algunas ediciones de la tercera de las Cartas de Relación de Cortés (fechada en 1522), como la debida a M. Hernández (1988) incluida en el CORDE, en tanto que otros editores mantienen la lectura dalle ('guadaña'), que no solo es la apropiada al contexto (frente a sable, que resulta anómala: "que nos mataron un caballo con un sable que uno traía hecho de una espada de las nuestras"), sino que, además, es la que se atestigua en el manuscrito del XVI conservado en la Biblioteca Nacional (ms. 3020, fol. 210v) y en el facsímil del Codex Vindobonensis S.N. 1600 (fol. 165v), donde se menciona el impreso de Sevilla de 1523, así como en las ediciones canónicas de los siglos XVIII y XIX (como las publicadas en 1749 por González de Barcia, Historiadores primitivos de las Indias Occidentales, I, p. 115;  la de F. A. Lorenzana, 1770, p. 293; o la de E. Vedia, Historiadores primitivos de Indias, de 1852, I, p. 87). Por otra parte, en una Probanza sobre los méritos y servicios de Juan González Ponce de León (editada por A. Tió en 1961), se lee igualmente que, en un fiero combate, "lo vimos todos como andava el toro con la cosa alanceando el sable a aquellos caciques y yndios"; no obstante, la consulta del manuscrito en el Archivo General de Indias muestra que el texto reza "alançeando con el dalle aquellos caçiques e yndjos". La documentación posterior del término en francés, lengua transmisora de la palabra para el español (que en 1598, según el DHLF, se empleaba en este idioma con el significado de ‘látigo’ y no conocerá la acepción de ‘arma blanca’ hasta 1629), constituye ya un indicio del carácter espurio de estos ejemplos, si bien, si se apuntan otros testimonios válidos, podríamos hallarnos, como sugiere Varela Merino (Los galicismos en el español de los siglos XVI y XVI, 2009, p. 190), ante muestras aisladas de penetración ocasional del vocablo, que no volvería a atestiguarse en español hasta dos siglos más tarde.

  1. ac. etim.
    s. m. Arma blanca parecida a la espada, algo curvada y generalmente de un solo filo.
    docs. (1728-2016) 387 ejemplos:
    • 1728 Legislación Ordenanzas Exércitos, I p. 20 (BD)
      Los Cuerpos de Dragones practicarán la misma disposicion, sin inovar en nada; [...] han de tener á caballo sus fusiles, bayonetas, frascos y cartucheras vniformes, de modo, que imiten á los que traen los Dragones, con la diferencia, que en los actos, en que tomaren los Dragones á cavallo los fusiles, como en revistas, marchas, y otras funciones, vsarán de las espadas, ó sables los Oficiales.
    • 2016 Antón, J. "Sable corso" [13-04-2016] El País (Madrid) Ar (HD)
      Era un sable magnífico, ¡un pedazo de sable! Todas las miradas se apartaron de las pantallas al ver cómo lo esgrimía, lo levantaba por encima de la cabeza, paraba, fintaba y tiraba feroces tajos al aire. El arma pasó de mano en mano y nos alegró —peligrosamente en algún caso— la tarde. Era un regalo de un buen amigo —pongamos que se llama Corso—.
    • 1728 Legislación Ordenanzas Exércitos, I p. 20 (BD)
      Los Cuerpos de Dragones practicarán la misma disposicion, sin inovar en nada; [...] han de tener á caballo sus fusiles, bayonetas, frascos y cartucheras vniformes, de modo, que imiten á los que traen los Dragones, con la diferencia, que en los actos, en que tomaren los Dragones á cavallo los fusiles, como en revistas, marchas, y otras funciones, vsarán de las espadas, ó sables los Oficiales.
    • 1743 Torres Villarroel, D. Vida I-IV [1972] Vida Es (CDH )
      Los jácaros de capotillo y guadejeño, y el suizo con los bigotones, el sable y las pistolas, son hombres con miedo [...].
    • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] Ec (CDH )
      Sólo está bien abastecida de fusiles, pistolas, sables y piedras de chispa, porque según lo referido al número 216 de que estaban persuadidos en la bondad y suficiencia de las milicias del país, sólo les faltaba, a su errado modo de pensar, armas con que acreditarlo en llegando la ocasión, y así lo representaron [...].
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Mas si algunos os alborotan y me quieren hacer mal, sepan que yo á nadie temo sino á Dios, ni he de dejar perder el pueblo. Tengo esta escopeta, sable y pistolas, no para matar á nadie, sino para que me defiendan.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )

      Las armas son machetes, lanzas, sables y lazos; manejan bien las escopetas cuando pueden adquirirlas, y usan de una especie de coraza de cuero preparado, que es impenetrable.

    • 1817 Quiróz, J. M. Memoria Instituto [1985] Memorias Veracruz Mx (CDH )

      De pocos años a esta parte se ha empezado a trabajar la calamina, de la que se hacen blandoncillos, candeleros, atriles, palabreros, arañas y varios útiles para el servicio de las iglesias; y además, hebillas, espadas, sables y otras piezas cuyo monto es poco conocido; y en esta duda, parece que puede graduarse sin exceso en un mil pesos al año.

    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Después ensillaron mi caballo y me pusieron dos pistolas en la cintura, una cartuchera y un sable [...].
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 74 Ar (CDH )
      Pero en el momento en que su vista quedaba libre de aquella nube repentina y densa que la cubrió, la punta de un sable penetra a lo largo de su costado izquierdo, y el filo de otro le abre un honda herida sobre el hombro derecho.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )

      Desenvainado el sable, le dijo tartamudeando de ira:

      — ¡Esclavo! has puesto tus ojos en mi hija; en castigo haré que se cierren para siempre.

    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )
      La llora que le tocaba en turno le parecía muy larga, los ruidos de la media noche se agrandaban desmesuradamente, y los chirridos del cárabo en la sombra, el tintineo de los sables contra el suelo, la masa negra de alguna patrulla rondadora y los quién vive de los otros centinelas, le llenaban de un terror inexplicable.
    • 1900 Magón Episodios [1947] Cuentos CR (CDH )

      A mi lado vela el Capitán Pedro Loría, dejando escapar al través; de sus empolvados bigotes, el humo azulado de un bajera; con el sable niquelado siempre ceñido y con el pensamiento allá lejos, a las orillas del Río Grande de Alajuela, donde se mece la hoja seca de los cañaverales, arrullando el agitado sueño de su prometida.

    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Y saca el sable y le ha dado una cintareada que lo hizo pedir misericordia.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] Cu (CDH )
      "¿Cómo los dejan sueltos? ¡Esto es el colmo!" Y, entrando en el salón, la emprendió a planazos de sable con los cerdos que trataban de colarse en las habitaciones y subir las escaleras, mientras los sirvientes y algunos negros acudían de los trasfondos de la vivienda para ayudarle.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      En la calle gritaron todos juntos hasta que llegó la Montada revoleando los sables y se armó un revoltijo de pedradas y naranjazos entre desmayos de viejas copetudas y gente que aplaudía desde las casas muereando a la dictadura.
    • 2016 Antón, J. "Sable corso" [13-04-2016] El País (Madrid) Ar (HD)
      Era un sable magnífico, ¡un pedazo de sable! Todas las miradas se apartaron de las pantallas al ver cómo lo esgrimía, lo levantaba por encima de la cabeza, paraba, fintaba y tiraba feroces tajos al aire. El arma pasó de mano en mano y nos alegró —peligrosamente en algún caso— la tarde. Era un regalo de un buen amigo —pongamos que se llama Corso—.
    • 1728 Legislación Ordenanzas Exércitos, I p. 20 (BD)
      Los Cuerpos de Dragones practicarán la misma disposicion, sin inovar en nada; [...] han de tener á caballo sus fusiles, bayonetas, frascos y cartucheras vniformes, de modo, que imiten á los que traen los Dragones, con la diferencia, que en los actos, en que tomaren los Dragones á cavallo los fusiles, como en revistas, marchas, y otras funciones, vsarán de las espadas, ó sables los Oficiales.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      SABLE. s.m. Arma de hierro y acéro mas corta que la espada, y algo corva, de un corte solo, por lo que se seméja en todo al modo de alfange [...].
    • 1743 Torres Villarroel, D. Vida I-IV [1972] Vida Es (CDH )
      Los jácaros de capotillo y guadejeño, y el suizo con los bigotones, el sable y las pistolas, son hombres con miedo [...].
    • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] Ec (CDH )
      Sólo está bien abastecida de fusiles, pistolas, sables y piedras de chispa, porque según lo referido al número 216 de que estaban persuadidos en la bondad y suficiencia de las milicias del país, sólo les faltaba, a su errado modo de pensar, armas con que acreditarlo en llegando la ocasión, y así lo representaron [...].
    • 1774-1775 Requena, F. Descripción Guayaquil [1984] Ec (CDH )

      Fuera de estas seis poblaciones, hay por sus campos 256 casas habitadas por los hacendados que tienen en ellas sus siembras y ganados: con esta gente y con la que se ha dicho hay en los pueblos, se numeran en este partido 5.045 almas, entre ellas 1.121 hombres capaces de tomar las armas, los 269 blancos y los demás indios, pardos y mestizos; todos tienen sus lanzas y machetes, y sólo se encuentran entre toda esta gente 28 escopetas y algunas espadas y sables.

    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Mas si algunos os alborotan y me quieren hacer mal, sepan que yo á nadie temo sino á Dios, ni he de dejar perder el pueblo. Tengo esta escopeta, sable y pistolas, no para matar á nadie, sino para que me defiendan.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Todos estaban altamente durmiendo y descuidados, y aun el padre Uriarte, que había quedado en la canoa como en vela, con dos pistolas y un sable al lado, estaba transportado, de manera que no pudo notar los primeros lances que pasaron con la fiera.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      Acabada la zufa, salió el negro de casa con su sable y escopeta á reconocer el lugar, y no halló en todo el pueblo más que á un indio llamado Joaquín Penené, que había traído el padre de Aguarico, el cual, como le quisiesen matar los indios del Jesús por no ser de ninguna de sus parcialidades, pudo conservar la vida subiéndose como un ratón por una palma.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      [...] y en uno de estos viajes se le hizo encontradizo un disfrazado, y levantando uno como sable, comenzó á darle de cuchilladas por todo el cuerpo diciendo entre dientes [...].
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 607 Ec (CDH )
      No faltaban naciones que en vez de macanas ceñían alfanjes, sables y estoques, que jugaban con brío y con destreza cuando llegaban á estrecharse con el enemigo y peleaban cuerpo á cuerpo.
    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] Ec (CDH )
      En las ciudades de Borja y de Lamas hacían lo mismo los indios en sus velas, pero se añadía una ronda de españoles que de día y de noche daban vueltas á la iglesia y discurrían por la ciudad armados con escopetas y sables.
    • 1789-1794 Viana, F. X. Diario viaje I [1958] Ur (CDH )

      Las armas son machetes, lanzas, sables y lazos; manejan bien las escopetas cuando pueden adquirirlas, y usan de una especie de coraza de cuero preparado, que es impenetrable.

    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Es (CDH )
      (Vase corriendo, y salen el Sargento y soldados con sables; y aclara.)
    • a1800 Glz Castillo, J. I. Recluta por fuerza [1914] Es (CDH )
      Cabo. Aquí está el sable. A más ver.
    • 1817 Quiróz, J. M. Memoria Instituto [1985] Memorias Veracruz Mx (CDH )

      De pocos años a esta parte se ha empezado a trabajar la calamina, de la que se hacen blandoncillos, candeleros, atriles, palabreros, arañas y varios útiles para el servicio de las iglesias; y además, hebillas, espadas, sables y otras piezas cuyo monto es poco conocido; y en esta duda, parece que puede graduarse sin exceso en un mil pesos al año.

    • 1820 Olmedo, J. J. Al Gral Valdés [1960] Epistolario Ec (CDH )
      De modo que si el buque conductor de esta correspondencia no encontrase el armamento a cuya conducción va destinado, lleva la orden de esperar la contestación de V. S. y el auxilio de mil fusiles o a lo menos 500 con sus fornituras, monturas y sables de caballería de que pueda V. S. desprenderse a favor de esta provincia.
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] II, 196 Es (CDH )
      / / / / / / / / / / De la muger el corazon afable, / Sino duro tambien de cuando en cuando. / Que en vez del abanico gasten sable / Para echar con modestia un brazo abajo / Al que en ley de modestia no las hable. / / / / / / / / / / / /
    • 1826 San Miguel, E. Elementos arte guerra [1990] (CDH )
      El sable o espada corva, como arma de punta no es muy ofensiva; como de corte es de una terrible acción, si su temple es bueno y el brazo del jinete infatigable. Es el arma de la ferocidad desordenada en manos del vencedor que persigue al enemigo y le hiere de punta y de tajo en todas direcciones [...].
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Ande usted, para fuera, socarrón, y coja ese sable que está tras de la puerta, o si no yo le exprimiré esta pistola en la barriga.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      — Hermano, ya que te he debido tanto cuanto no puedo pagarte, y me has dicho que el caballo, la manga, el sable y todo esto debo restituirlo, te digo que lo deseo demasiado [...].
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Una de las cosas por donde conocí que aquel propósito era firme y no como los anteriores, fue que pudiendo sacar algún dinero del caballo, manga, sombrero, sable y espuelas, pues todo era bueno y de valor, no me determiné, no sólo temeroso de que me conocieran alguna pieza como en efecto me conocieron la capa del doctor Purgante, sino escrupulizando justamente que aquello no era mío y por tanto no podía ni debía enajenarlo.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Enfadóse el Aguilucho con mi cobardía, y sacando el sable me dijo muy enojado [...].
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Como mi salida fue en camisa y con el sable que me dio la mujer, me desconocieron los compañeros, y juzgándome alguacil en pena, me dieron una zafacoca * de cintarazos que por poco me matan, y lo hubieran hecho muy fácilmente según las ganas que tenían, pues uno gritaba:
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      [...] pero esto de salirles mano a mano, viniendo ellos con las suyas sueltas y prevenidas con un sable, una pistola o una escopeta, ¡Jesús me valga!, ni pensarlo, camaradas, ni pensarlo.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      [...] auxilio, auxilio, ladrones, ladrones, cuyas voces me intimidaron más que el sable, y temiendo no se juntara la gente y me viera en la cárcel por este inicuo, me salí de su casa renegando de su amistad y de cuantos amigos hay en el mundo poco más o menos parecidos al infame Anselmo.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      No se atrevió Anselmo a hacer uso del sable, como yo temía [...].
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      — Mátame con ese sable, le dije interrumpiéndole, mátame, antes de que me lastime tu lengua con tales baldones, y baldones proferidos por un amigo.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Así estuve batallando con mi imaginación hasta las oraciones de la noche, a cuya hora bajó Anselmo con un sable desnudo y me dijo [...].
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] 415 Mx (CDH )

      [...] pero como a ninguno de los dos satisfacían los alegatos del contrario, pues cada uno decía que no podía quedar desairado, ni permitir que su honor se atropellase en un público se fueron excediendo de unas palabras en otras, hasta decírselas tan injuriosas que a no alborotarse las mujeres y mediar varios sujetos de respeto, se afianzan a bofetadas; pero las señoras les tenían bien guardados los sables.

    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] Mx (CDH )
      Después ensillaron mi caballo y me pusieron dos pistolas en la cintura, una cartuchera y un sable [...].
    • 1836 Larra, M. J. Antony II [2000] Fígaro Es (CDH )
      Han alcanzado la corona con el sable y títulos de nobleza con la inteligencia.
    • 1836 Larra, M. J. Palabras traductor [2000] Fígaro Es (CDH )

      Esto sentado, sólo el sable es peligroso; la palabra nunca. Así es que la palabra no ha trastornado jamás de la noche a la mañana con la publicación de un libro la faz del mundo.

    • 1841 Bretón Herreros, M. Dios los cría [2003] (CDH )
      A fe de Ruperta Sánchez / que no es saco de algarroba / el granadero. ¡Y a mí / que en viendo un sabre con bolra / y un bigote y un morrión / toda el alma me retoza!
    • 1844 Gmz Avellaneda, G. Espatolino [1981] Novelas Cu (CDH )

      El hombre no siempre es dueño de sí mismo; aquella afrenta me causó coraje..., tenía el sable al lado, y no sé cómo diablos me lo encontré en la mano.

    • 1847-1849 Alcalá Galiano, A. Memorias [1886] (CDH )
      Vestía, como es sabido, el uniforme de cadete de Guardias, y siendo uso de aquel tiempo llevar plumeros en los sombreros y sables colgantes, me conformaba yo á la moda, aunque la ordenanza del cuerpo nos prohibía seguirla, debiendo ser cosa de risa verme pasear con gran desenfado, levantando tan poco del suelo aún, con mi chica pluma y golpeando el empedrado con mi sablecillo.
    • 1849 Corsini, L. VocMilitar [1849] Es (BD)
      Sable. s. m. Arma especial de la caballería ligera, mas ó menos curva, y que consta de tres partes principales, que son la guarnicion ó empuñadura, la hoja, y la vaina, que en aquella es de hierro, con contera, boquilla y dos anillas para suspenderla del cinturon. El sable de la infanteríaa [sic] es mas corto, y su vaina es de cuero, con contera de laton.
    • 1850 Sarmiento, D. F. Recuerdos Provincia [1916] Ar (BD)
      Acercóse a la trinchera que yo defendía un muchacho, Pedro Frías, y me propuso, a fuer de parlamentario, que peleásemos a sable.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      No bien había cambiado Amalia algunas palabras con Eduardo y Pedro, cuando sintiose el rumor de voces cerca de la puerta, y luego los sables y las espuelas de algunos que se desmontaban;
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      El ordenanza de Cuitiño iba a responder, cuando todos volvieron la cabeza al gran ruido que hicieron cuatro o seis caballos que entraron de improviso al zaguán enlosado, haciendo un ruido infernal con las herraduras sobre las losas, y con los sables y espuelas de los jinetes que se desmontaron y entraron en tropel a la sala.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      [...] por ella quedó impuesto que usted se ha dignado acceder a las indicaciones de mi carta de 30 de junio sobre el vestuario, sables, etc., cuya remisión se activara desde Córdoba por el general Alemán, que con motivo de ir por unos días a repararse de una enfermedad que le molesta...
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      A pocos pasos estaban ya en la casa cuando se encontraron con Pedro, que venía atacando otra bala en su tercerola, y con su sable debajo del brazo.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )

      — Ya está todo hecho, señora; tengo veinte tiros y mi sable —respondió Pedro.

    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      Ni siquiera temo que se deje usted herir en el muslo izquierdo, que debe ser una terrible herida cuando es hecha por un sable enorme.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 746 Ar (CDH )
      Y esta resistencia a abrir los exasperaba más, a ellos que traían sable y tercerola, y que por consiguiente eran agentes de la autoridad todopoderosa del Restaurador.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 830 Ar (CDH )
      [...] y mientras que con el brazo izquierdo se limpiaba la sangre que le cubría los ojos, con la derecha, donde tenía su sable, trataba de cerrar la puerta de la sala.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      Y cuando aquellos dos hombres se precipitaban como dos demonios, el uno con una pistola en la mano, y el otro con un sable, Eduardo alzó a Amalia por la cintura, la llevó, la dejó sobre un sofá de la sala, y cogió la espada que le acababa de tirar Pedro.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      Entretando, el rayo no cae más rápido ni mortífero que el sable de Eduardo sobre la cabeza del bandido más cercano a la mesa y las sillas caídas, entre los diez o doce que, a la voz de sus jefes, asaltaban aquel débil obstáculo.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      Esta reflexión, súbita como la luz, sin embargo no había terminádose en su pensamiento, cuando los asesinos estaban ya sobre él, tres de ellos con sables de caballería y el otro armado de un cuchillo de matadero.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      Los seis hombres entraron también, arrastrando sus sables sobre la rica alfombra en que hacían surcos con las rodajas de sus espuelas.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      En el zaguán de esa casa, completamente oscuro, había, tendidos en el suelo y envueltos en su poncho, dos gauchos y ocho indios de la pampa, armados de tercerola y sable, como otros tantos perros de presa que estuviesen velando la mal cerrada puerta de la calle.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      — Con sable, es un hachazo.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      [...] y cuando Daniel en el otro ángulo, con el sable en su mano izquierda, se defendía como un héroe [...].
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      [...] déjame solo, sálvala! —gritaba Eduardo, temblando de furor, menos por el combate que por los obstáculos que no podía remover con las manos, porque con su espada hacía frente a los puñales y sables que había del otro lado de ellos, mientras que temía tropezar y caerse si intentaba separarlos con los pies.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      — ¡Cógele el sable! —le gritó Eduardo, mientras que Pedro, haciendo esfuerzos por levantarse, sin poderlo conseguir, porque estaba mortalmente herido en el pecho y la cabeza, sólo tenía fuerzas para oprimir los pies de Amalia, y voz para estar repitiendo a Luisa, abrazada también de su señora [...].
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      Un grito horrible, como si en él se arrancasen las fibras del corazón, salió del pecho de la pobre Amalia, y desprendiéndose de las manos casi heladas de Pedro, y de los débiles brazos de su tierna Luisa, corrió a escudar con su cuerpo el cuerpo de su Eduardo, mientras Daniel tomó el sable de Pedro, ya expirando, y corrió también al gabinete.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )

      El muslo de un jinete roza por su hombro izquierdo; y ese hombre y otro más hacen girar sus caballos con la prontitud del pensamiento, y embisten, sable en mano, sobre Eduardo.

    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 73 Ar (CDH )
      Los tres de sable lo acometen con rabia, lo estrechan y dirigen todos los golpes a su cabeza [...].
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      El hombre del cuchillo acababa de perder éste y parte de su mano al filo de la espada de Eduardo, y otro de los de sable empieza a perder la fuerza en la sangre abundante que se escurría de una honda herida en su cabeza.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      — Bajemos entonces —responde aquel a quien se había dirigido, y dos hombres se desmontan de sus caballos, sonando la vaina de latón de sus sables al pisar en tierra.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 74 Ar (CDH )
      Pero en el momento en que su vista quedaba libre de aquella nube repentina y densa que la cubrió, la punta de un sable penetra a lo largo de su costado izquierdo, y el filo de otro le abre un honda herida sobre el hombro derecho.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 119 Ar (CDH )
      Un inmenso patio cuadrado y sin ningún farol que le diese luz, dejaba ver la que se proyectaba por la rendija de una puerta a la izquierda, que daba a un cuarto con una mesa en el medio, que contenía solamente un candelero con una vela de sebo, y unas cuantas sillas ordinarias, donde estaban, más bien tendidos que sentados, tres hombres de espeso bigote, con el poncho puesto y el sable a la cintura, y con esa cierta expresión en la fisonomía que dan los primeros indicios a los agentes de la policía secreta de París o Londres, cuando andan a caza de los que se escapan de galeras, o de forajidos que han de entrar en ellas.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] Ar (CDH )
      Porque cada uno sacaba el sable para pelear con el gobierno el día que se le antojaba.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )

      Le pusieron en la mano un palo en lugar de sable, y la música se fue retirando del sitio en que estaba el gallo; lo mismo hizo ñor Dimas llevando el palo y fijándolo en otra parte.

    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      [...] y si alguien entraba por casualidad en la casa, la vista de las pistolas sobre la mesa, del sable en la pared, del garrote en el rincón, y sobre todo, de sus cejas y de sus inflados labios, lo hacían retroceder en el acto.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Co (CDH )
      Se llenó de rabia cuando se halló con un palo en lugar de sable.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )

      Desenvainado el sable, le dijo tartamudeando de ira:

      — ¡Esclavo! has puesto tus ojos en mi hija; en castigo haré que se cierren para siempre.

    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Al decir estas últimas palabras levantó el ancho manto de piel de pantera que le caía de los hombros, y bajo él brillaron las culatas de dos pistolas y la guarnición de un sable turco ceñido con un chal rojo de Zerbi.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      [...] no será la mía la primera sangre de los reyes de los Achimis con que tu sable se enrojece.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Él llamó con voz estentórea a Sinar, quien empuñando un sable salió precipitadamente en su busca.
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Co (CDH )
      Incendiadas las casas de la población más próximas a la ribera, un resplandor rojizo iluminaba el combate, y heridos de él relampagueaban los sables de los lidiadores.
    • 1869 Altamirano, I. M. Clemencia [1959] Mx (CDH )
      Poco después fue más distinto el ruido, y a él se mezclaba el que hacen al chocarse los sables.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      En cuanto a las armas, consistían en cuchillos, sables sin vaina entre las caronas y cinco revólveres, de los cuales dos eran míos.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      ¡Cuántas veces los mismos indios no han perecido bajo el filo del sable de nuestros valientes soldados fronterizos por haber caído en un guadal!
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )
      A las cinco de la tarde estaba todo listo, y mi gente recibió orden de entregar sus armas, excepto el sable, que sin vaina debía ser colocado entre las caronas.
    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Ar (CDH )

      Una tarde, ya anochecía, estábamos en el fogón todos los de casa; sentimos un tropel, ladraron los perros y lueguito se oyó un ruido de sables.

    • 1871 Pereda, J. M. Tipos y paisajes [1989] Es (CDH )
      En su defecto, había un reloj de caja, muy antiguo, y un trofeo compuesto de dos sables corvos, una espada de cazoleta, un cuerno de caza y dos cuchillos de monte.
    • 1872 Hernández, J. Martín Fierro [1994] 87 Ar (CDH )
      / / / / / / / / / / / / / / / / / / Y colijo que no quieren / la barunda componer: / para esto no ha de tener / el jefe, aunque esté de estable, / más que su poncho y su sable, / su caballo y su deber. / / / / / / / / / / / / / / / / / / / /
    • 1872 Hernández, J. Martín Fierro [1994] 114 Ar (CDH )
      / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / Dos de ellos, que traiban sables, / más garifos y resueltos, / en las hilachas envueltos / enfrente se me pararon, / y a un tiempo me atropellaron / lo mesmo que perros sueltos. / / / / / / / / / / / / / / / / /
    • 1872 Hernández, J. Martín Fierro [1994] 116 Ar (CDH )
      / / / / / / / / / / / / / / / / / Pero en ese punto mesmo / sentí que por las costillas / un sable me hacía cosquillas / y la sangre se me heló. / Desde ese momento yo / me salí de mis casillas. / / / / / / / / / / / / / / / /
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )
      A su paso por la Rioja ha dejado escondidos en los bosques todos los fusiles, sables, lanzas y tercerolas que ha recolectado en los ocho pueblos que ha recorrido [...].
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 306 Ar (CDH )
      [...] ésta, sintiéndolo profundamente dormido, se levanta con precaución, le toma las pistolas y el sable, sale a la calle y lo denuncia a una patrulla.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )

      Llega al punto fatal, y dos descargas traspasan la galera por ambos lados, pero sin herir a nadie; los soldados se echan sobre ella con los sables desnudos y en un momento inutilizan los caballos, y descuartizan al postillón, correos y asistente.

    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )

      ¡Qué pormenores va a oír! Santos Pérez ha estado allí con su partida de treinta hombres una hora antes de su arribo; van todos armados de tercerola y sable: están ya apostados en el lugar designado [...].

    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )
      Facundo compra fusiles, sables, a quien se los presenta.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 254 Ar (CDH )
      [...] catorce heridas de sables y bayonetas recibe el alférez, y apretándose con una mano tres bayonetazos que ha recibido cerca de la ingle, con el otro brazo cubriéndose cinco que le han traspasado el pecho, y ahogándose con la sangre que corre a torrentes de la cabeza, se dirige desde allí a su casa, donde recobra la salud y la vida después de siete meses de una curación desesperada y casi imposible.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Ar (CDH )
      [...] y cayera en manos del enemigo, si un soldado de Granaderos a Caballo no se desmontara, y lo pusiera como una pluma sobre su montura, dándole a ésta con el sable, para que más aprisa dispare.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 216 Ar (CDH )

      Facundo apresura sus preparativos; arde por llegar a las manos con un general manco, que no puede manejar una lanza ni hacer describir círculos al sable.

    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 189 Ar (CDH )
      [...] pero por delicadeza, por no agravar más los cargos que contra él pesaban, se contentó con tomar 50 fusiles y otros tantos sables, suficientes según él, para acabar con la fuerza invasora.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 248 Ar (CDH )

      [...] formóse una maestranza, en la que se construían espadas, sables, corazas, lanzas, bayonetas y fusiles, sin que en estos entrase más que el cañón de fabricación extranjera: fundiéronse balas de cañón huecas, y tipos de imprenta.

    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] Es (CDH )
      Las condiciones del duelo se redujeron a que, una vez el sable en la mano, cada uno de los dos combatientes hiciese lo que Dios le diera a entender.
    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] Es (CDH )

      Lejos de contenerse un poco, el Conde arremetió con más ira para herir de nuevo; casi se metió bajo el sable de don Luis. Éste, en vez de prepararse a parar, dejó caer el sable con brío y acertó con una cuchillada en la cabeza del Conde.

    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] Es (CDH )

      Era robusto; tenía unos puños de hierro, y sacudía con el sable una lluvia de tajos sin orden ni concierto.

    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] Es (CDH )
      Éste, en vez de prepararse a parar, dejó caer el sable con brío y acertó con una cuchillada en la cabeza del Conde.
    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] Es (CDH )
      — Vengan los sables —dijo el Conde.
    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] Es (CDH )

      Recordaba entonces la costumbre de un doctor ortodoxo, insigne filósofo persa contemporáneo, mencionada en un libro reciente escrito sobre aquel país; costumbre que consistía en castigar con duras palabras a los discípulos y oyentes cuando se reían de las lecciones o no las entendían, y, si esto no bastaba, descender de la cátedra sable en mano y dar a todos una paliza.

    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] Es (CDH )
      El capitán fue a su casa por los sables y los trajo al momento debajo de la capa que para ocultarlos se puso.
    • 1874 Valera, J. Pepita Jiménez [1997] Es (CDH )
      — ¿Queréis reñir al sable? —dijo el capitán.
    • 1862-1875 Blest Gana, A. Martín Rivas [1983] Ch (CDH )
      Pero ésta, sobre estar cerrada, se hallaba custodiada por dos policías con sable en mano.
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] Ec (CDH )
      Es fama que no se oyó sino un tiro de pistola en esta accion, donde obraron el sable y la lanza puramente.
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] Ec (CDH )
      Todo eso es aventura, y aventura no ocurre donde el policial anda arrastrando el sable, sino donde un loco gracioso puede embestir á mansalva con cuanto viscaíno y cuanto fraile encuentra por esos mundos de Dios.
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] 114 Ec (CDH )

      El fuego contra el fuego nada presta: arma blanca, sable, espada! cargar, llaneros! triunfar, valientes!

    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] Ec (CDH )
      Qué cuello es tan listo que rehuya la comba homicida de ese sable? qué pecho tan duro que rechaze los botes de esa lanza?
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] Ec (CDH )

      La vaina del sable cuelga larga y resonante de un talabarte de cuero blanqueado; la hoja está al hombro; la lanza, con el regaton en la cuja, se halla lista para ponerse en ristre.

    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cu (CDH )
      Ellos se creen los amos del país, nos tratan con desprecio a nosotros los paisanos, y porque usan charreteras y sable se figuran que se merecen y que lo pueden todo.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] 288 Cu (CDH )
      Ya los habían precedido en el mismo sitio varios personajes de cuenta, entre otros el Comandante de marina Laborde, el mayor de plaza Zurita, el teniente de rey Cadaval, el coronel del regimiento Fijo de la Habana Córdoba, el castellano del Morro Molina, y un negrito joven que ceñía sable y lucía dos charreteras doradas en los hombros de su chaqueta de paño [...].
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] 296 Cu (CDH )
      Era el protegido del Capitán general Vives, quien le sacó de la milicia de color donde tenía el grado de teniente, y después de ascenderle a capitán, previa la venia de S. E. el rey, de facultarle para usar el don y ceñir sable, le dio comisión para perseguir criminales de color en las afueras de la ciudad, sin duda por aquello de que no hay peor cuña que la del mismo palo.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] 315 Cu (CDH )
      Empezaba a clarear el horizonte de rondón, pero ya la centinela con el sable desnudo se paseaba de un extremo al otro del tejadillo, y se le encaró cerrándole el paso [...].
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cu (CDH )
      Tras éste se apareció a poco otro a caballo en traje militar, de chaqueta de paño, con dos charreteras de oro y sable de caballería.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cu (CDH )
      Cogido, pues, Malanga entre la punta de sable y las andas en que iba la difunta, no tuvo más remedio que entregarse a merced del captor [...].
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cu (CDH )
      Es que creyó ver a Dionisio en las garras de aquel joven intrépido que portaba sable, que la ley protegía, y que el prestigio de sus muchos actos de valor heroico hacía casi invulnerable.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] 610 Cu (CDH )
      Tropezó con una piedra, cayó sobre el sable que llevaba desnudo y se hirió en la barriga.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cu (CDH )
      [...] y mientras, para abrir campo, los dragones del piquete interrumpían el movimiento de los quitrines de ambas filas, en el paseo, entre los cuales se hallaba el de O'Reilly, dos flanqueadores con sable desnudo detenían y arrollaban a los que pretendían entrar o salir por la puerta del Monserrate antes que su Excelencia el Capitán General.
    • 1884 Cané, M. Juvenilia [1999] Ur (CDH )
      En medio del claustro y solo, frente a su cuarto, vi a Eyzaguirre en soberbia apostura de combate, con un viejo sable en la mano izquierda y una bola de plomo, unida a una cuerda, en la derecha.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Es (CDH )
      Hacía años, un comandante retirado había querido ganarse la vida dando lecciones de sable [...].
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Es (CDH )

      Se había hablado del sable primero; pero no parecían sables de desafío; no había en Vetusta sables así, o no querían darlos los que los tenían.

    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Es (CDH )
      Mesía y su adversario estaban en mangas de camisa (se acordaba Frígilis como si hubiese sido el día anterior), estaban en mangas de camisa, sable en mano... ambos pálidos y temblando de frío y de miedo.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Es (CDH )
      Se convino que el duelo fuese a sable.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Es (CDH )
      Pero no parecían sables útiles.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Es (CDH )
      — ¿Sabe usted si don Pedro el picador tiene todavía sables de...?
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Es (CDH )
      El duelo era a sable, en el Montico, en una arboleda, de tarde, cerca del oscurecer.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Es (CDH )
      Y blandiendo el brazo derecho repetidas veces de arriba abajo, como un sable, añadió en voz hueca:

      — Fuera miedo. ¡Se gana!

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Más de una vez, un solo matrero había hecho frente a un destacamento, y aun salvándose por su arrojo de entre los sables y lanzas.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] 57 Ur (CDH )
      Pero, los actores de antaño, salvo una que otra excepción —como la de un Cubas de que hablaban complacidos nuestros abuelos— eran de calidad indefinible, cómicos de montera con plumas de flamenco, botas de campana, talabarte de oropel, jubón de terciopelo viejo, guanteletes verde-lagarto y sable de miliciano, cuyos modales ruborizaban a las pulcras doncellonas de educación austera, que no iban a reírse sino a admirar a Calderón de la Barca y a Lope de Vega.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      La unidad colonial con ese golpe a cercén, dado por el sable de un soldado turbulento, perdió un eslabón, que no pudo luego reatar el esfuerzo libre [...].
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Oíase tropel de caballos y chocar de sables.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Aquel enjambre de centauros se revuelve un instante tumultuario y, ruidoso entre feroces aullidos, descargas de trabucos a quema-ropa, refregones de lanzas, ludimientos de caballos y de sables, volteos y reencuentros a toda rienda, sin formación y sin orden, saltándose por encima de los muertos y heridos que los redomones azorados pisotean y estrujan [...].
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Viera extrajo, por último, un sable sin vaina y con parte de la empuñadura rota, mellado en más de un tercio de su hoja, que sin duda había servido para partir leña, y dióselo a un negro cimarrón que aguardaba su turno, muy tieso y silencioso.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      [...] los trabucos enmohecidos, las tercerolas inservibles, las pistolas sin baquetas, los sables viejos, las dagas de canales, las bolas retobadas con piel de lagarto de los zambos, los picas toscas de los «tapes», todo se movía y levantaba con los brazos robustos para jurar la guerra al opresor.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Las lanzas y los sables en posición horizontal, se agitaban a intervalos, entre esas voces bajas o ruidos sordos que tanto se asemejan al resuello del tigre en la oscuridad.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Voces enérgicas, gritos salvajes, sordas caídas, chasquidos de rebenques, rotura de astiles, desenfrenadas carreras, ahogados lamentos, relinchos despavoridos, fogonazos, blasfemias, maldiciones, y después... un tropel prolongado de fuga, negros fantasmas alejándose del lugar de la sorpresa como en alas del viento, botes de lanza en el suelo, siniestros golpes de sable sobre cuerpos que se revolvían bajo los caballos derribados, pavoroso torbellino de hombres y cuadrúpedos en la tierra estremecida bajo los cascos con el redoble del trueno.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Los gauchos indolentes, desidiosos, de tez pálida y ensortijados cabellos, mirar hosco, delgados, esbeltos, que peleaban a cuchillo cuando se les rompía el astil de la lanza y no dejaban con vida al adversario en rabiosa lucha por el suelo, las tenían siempre detrás, para reemplazarlos en la brega, así que eran muertos o heridos, y salir ellas mismas con la piel desgarrada por el puñal o el sable, orgullosas de haber sentido las fuertes emociones del sangriento choque.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      No quería su tierra y sus campiñas sino para los criollos, y transformábase en furiosa amazona en el campo de la acción, con un sable a la cintura y una lanza de moharra curva en la diestra.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Eran sencillamente rudos dragones, hábiles en el manejo del caballo y de la lanza o el sable, vestidas de hombre, y capaces de ejecutar en las horas de prueba los mismos actos de un esforzado varón.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Una masa de caballería se movió de repente con estrépito en la falda de una de las colinas ásperas del ala izquierda, y se vino al choque con la de Jorge Almagro, que buscaba romper el cerco desesperado a lanza y sable.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )

      Puso luego manea al caballo, que dio los cuartos al viento y al agua; y él se entró en la cocina a grandes pasos mesurados y como al rimo del chischás del sable y las rodajas.

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Días después de estos sucesos, de la milicia de Manuel Francisco Artigas, que a trote firme devoraba las distancias una mañana de mayo, a una orden de su hermano en marcha sobre la columna del capitán de fragata D. José de Posadas, desprendióse a la altura de Pando un jinete armado de lanza y sable que, con el sombrero en la nuca batido por el viento y bajo una lluvia menuda, tomaba luego a gran galope el rumbo de la calera de Zúñiga sobre el Santa Lucía.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      El jinete sujetó su caballo, y dio una carcajada homérica, bajando con el sable su brazo desnudo cubierto de sangre y polvo.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      A un golpe de su sable un cráneo fue hendido, cayendo el adversario por las ancas sin soltar la lanza hasta rodar por tierra;
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      El nuevo combatiente, mocetón fornido de ancho dorso, piernas vigorosas bien ceñidas al recado, brazo corto y nervudo, mirar bravío bajo pobladas cejas, curvo sable, aire impávido de feroz denuedo, arremetió al grupo revolviéndose con su bridón.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      [...] pero éste, evitando el encuentro con un salto de su caballo, asestóle un golpe en el brazo con tal violencia, que el sable cayó de lomo haciendo escapar el rejón ensangrentado de la mano de Velarde.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )

      Los escalones deshechos en la carga, rehiciéronse en pocos minutos a retaguardia de la fuerza realista poniendo en fuga su reserva; y a media brida volvieron cara cargando de nuevo sobre el grueso, en tremenda confusión de lanzas y sables, encuentros y volteos.

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Llegó a percibir roce de sables en sus vainas de metal.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Más adelante, dejó caer el sable corvo y la caldera y una calabaza de pico enorme y un pedazo de tabaco negro.
    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      En las refriegas a sable corvo y lanzas de media luna, Sinforosa a horcajadas en un cebruno entero solía gritar al cambujo en medio del choque de armas y caballos:

      — ¡Camero!... ¡Meté las pulpas en el tubo, mandria!

    • 1888 Acevedo Díaz, E. Ismael [1991] Ur (CDH )
      Jovial, quiebra, comadrero, entraba a un pericón con los brazos abiertos, la cabeza echada atrás, el vientre en giro de peonza y las piernas encogidas, embrollando o aturdiendo a las criollas, que concluían por aficionársele y dar lugar a alguna gresca de sable y daga.
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Ur (CDH )

      El facon del matrero se opuso al golpe y lo paró y paró los que siguieron; pero llegaron enseguida los soldados y fueron tres sables los que se opusieron al facon.

    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Ur (CDH )
      El comisario venía á apareársele levantando el sable.
    • 1892 Fdz Medina, B. Charamuscas [1892] Ur (CDH )
      Un tiro vino á herir en el pecho á Reinaldo, y al mismo tiempo el comisario llegaba con el sable en alto.
    • 1894 Icaza, F. A. Examen críticos [1894] Mx (CDH )
      Yo creo que á la crítica anónima y plebeya debiera representársela por una fregona que llevara en una mano un sable y en la otra un incensario.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      el retrato del boxeador Sullivan, y una gran fotografía en que podía verse al maestro Pini, * con un sable muy grande, blandiéndolo de una manera que podría ser magistral, pero que desde el punto de vista artístico resultaba grotesca.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      ¡Venga un sable... necesito desahogarme a mi gusto!...
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      Cogieron los sables.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] 226 Es (CDH )
      Que rodeado de peninsulares y apoyado por ellos, habíanse apoderado de los sables de las panoplias y que, acometiendo a los discípulos separatistas, se riñó un verdadero combate, de resultas del cual, heridos algunos, maltrechos todos, habían tenido que huir y Lico el primero por la puerta de comunicación con el balneario.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      Fulano, que había herido gravemente a cinco militares en sendos encuentros a sable y en uno a espada mató a un peninsular metiéndole en un engaño de contra un palmo de acero en el pecho.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      El sable era el arma preferida.
    • 1897 Pz Galdós, B. Misericordia [1993] Es (CDH )
      De las resultas, había tenido también su duelo correspondiente, ¡vaya! con padrinos, condiciones, elección de armas, dimes y diretes, y, por fin, choque de sables, terminando todo en fraternal almuerzo.
    • 1897 Rubén Darío Gesta [1950] Cuentos Ni (CDH )

      Y mientras el arte quiere unir lo que las políticas rompen, y circula más fragante y potente que nunca la sangre latina, y la alondra canta a la loba, el hijo del duque de Chartres reportea poco discretamente; por lo cual el hijo de Amadeo le mete el sable en la barriga.

    • 1897 Rubén Darío Rhin [1950] Cuentos Ni (CDH )
      No es el estudiante, que tiene una cruz de San Andrés dibujada a sable en la mejilla derecha.
    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] 128 Es (CDH )
      Había que verlo con el hábito arremangado, sobre su jaca, con sable corvo y pistolas.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )
      las casas parecían manchas negras, y del fondo del silencio se escapaban los tintineos de los sables, las voces de los centinelas, el rumor que levantaban los bridones.
    • 1899 Picón-Febres, G. Sargento Felipe [2003] Ve (CDH )
      La llora que le tocaba en turno le parecía muy larga, los ruidos de la media noche se agrandaban desmesuradamente, y los chirridos del cárabo en la sombra, el tintineo de los sables contra el suelo, la masa negra de alguna patrulla rondadora y los quién vive de los otros centinelas, le llenaban de un terror inexplicable.
    • 1900 Magón Episodios [1947] Cuentos CR (CDH )

      A mi lado vela el Capitán Pedro Loría, dejando escapar al través; de sus empolvados bigotes, el humo azulado de un bajera; con el sable niquelado siempre ceñido y con el pensamiento allá lejos, a las orillas del Río Grande de Alajuela, donde se mece la hoja seca de los cañaverales, arrullando el agitado sueño de su prometida.

    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] 165 Es (CDH )
      Gritaban sin saber por qué, daban vivas al Niño Jesús, corrían en grupos vociferantes delante de los músicos, y hasta los viejos se mostraban vivarachos y juguetones como los pequeñuelos que, con sables y caballitos de cartón, formaban la escolta del músico mayor, admirando sus galones de oro.
    • 1902 Blasco Ibáñez, V. Cañas [1902] Es (CDH )
      Los caballitos de cartón, los sables de hojalata, los tambores y trompetas, eran acogidos con exclamaciones de entusiasmo por la gente menuda, mientras las mujeres mostraban á sus amigas las compras de mayor importancia.
    • 1903-1905 Echeverría, A. J. Romances [1953] 47 Concherías CR (CDH )
      los haya perdonado!..." / Sólo una cosa en el libro / no me gusta, soy muy franco: / las alabanzas que entonan / en pro de este empecatado / verdugo de la retórica / y archiasesino ortográfico; / y no me gustan porque / no me hayan a mí halagado, / sino porque me han olido / — y yo blasono de olfato— / a que vuecedes pretenden / dividirme de un sablazo; / y en eso sufren error: / Soy el jefe de mi patio / y hasta el gallito de Pedro / con ser de San Pedro y gallo, / se traga el quiquiriquí / cuando yo mi sable blando.
    • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Es (CDH )
      — ¡Incorregible! —gritó Minia, condolida de la hemorragia provocada por el certero tajo de sable.
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )
      ¡Pobre carne, herida hasta en el sexo, pobre carne morena y marchita, desarmada de toda higiene, sin más ayuda exterior que el veneno del curandero, el rebenque del jefe político, el sable que les arrea al cuartel gubernista o revolucionario!
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )
      El instrumento de gobierno es el sable.
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )
      El sable no ha de quedar ocioso.
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )
      El cepo colombiano, el sable, el mboreví son aparatos sencillos, de poco precio.
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )
      El sable también lo usa la guardia civil española.
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Py (CDH )
      No nos extrañemos de la facilidad con que el sable, en tiempo de paz, se convierte en látigo de Obolensky.
    • 1911 Baroja, P. Árbol ciencia [1996] Es (CDH )

      La tienda era una prendería repleta de trastos viejos que había por todos los rincones y colgaban del techo; las paredes estaban atestadas de fusiles y escopetas antiguas, sables y machetes.

    • 1914 Alcalde Río, H. Escenas cántabras [1914] Es (CDH )
      Levántese curriendo, que en la puerta hay un hombre vestío a mou de soldao con un sablón y una colodra ataos en la cintura y una bardiasca en la mano, con la que ha querío pegame...
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] RD (CDH )
      – Dicen que llevabas el sable colgado del pescuezo, y cuando el mulo corcoveaba te agarrabas de las orejas, y por mal jinete te has peleado hasta el ombligo.
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] RD (CDH )

      [...] el de la Concepción ha sido tomado, los asaltantes trepan por las piedras urentes, sables en la boca [...].

    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] RD (CDH )

      Le molesta el compañero que va a grupas; el sable, la carabina, la saqueta, le pesan sobre hombros y costillas [...].

    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] RD (CDH )
      Tengo dos carabinas 50-70 y un sable de cabo, ése para ti, que serás el jefe.
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] RD (CDH )
      Las carabinas en bandolera, las saquetas de cartuchos a la espalda, y Antonio, sable en mano, se dirigen a la casa del potrero cercano, en donde el mayoral, pariente de Miguel, les proveerá caballos.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Es (CDH )
      Carreras, palos, voces..., los guardias con los sables.
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Es (CDH )
      Al salir vieron la burra, flaca como un sable, royendo las aneas viejas de un sillón.
    • 1916 Arniches, C. Srta Trevélez [1993] Es (CDH )
      ¡Caray! (Se retira en seguida al ver a Don Gonzalo con el sable.)
    • 1916 Arniches, C. Srta Trevélez [1993] Es (CDH )
      ¡De la Casa de Socorro! (Coge otro sable y sale escapado.)
    • 1916 Arniches, C. Srta Trevélez [1993] Es (CDH )
      Vamos a hacerle los honores de la casa... (Coge un sable y sale tras él.)
    • 1916 Arniches, C. Srta Trevélez [1993] Es (CDH )
      (Coge un sable.)
    • 1916 Arniches, C. Srta Trevélez [1993] Es (CDH )
      Está bien, señor. (Los recoge sin quitarse la careta y luego se marcha huyendo de los golpes de sable que continúan.)
    • 1916 Arniches, C. Srta Trevélez [1993] Es (CDH )
      Apartaré este sable, no me dé una mala tentación...) (Coge un sable para retirarlo.)
    • 1916 Arniches, C. Srta Trevélez [1993] Es (CDH )
      Pues a mí me habían dicho que Picavea, en cuestión de sable, era un practicón.
    • 1916 Arniches, C. Srta Trevélez [1993] Es (CDH )
      Y en el supuesto desgraciado de que los dos saliesen ilesos, continuar a sable.
    • 1916 Arniches, C. Srta Trevélez [1993] Es (CDH )
      / Don Gonzalo y Don Arístides / (Aparecen los dos en traje de esgrima con las caretas de sable puestas. Don Arístides da a Don Gonzalo una lección de duelo)
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Y saca el sable y le ha dado una cintareada que lo hizo pedir misericordia.
    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] Mx (CDH )
      Y sacó el sable y descargó sobre el infeliz repetidos golpes.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )
      — Salud, señor —le dije en tono despectivo cuando apoyó su sable en el umbral.
    • 1926 Andrenio (Eduardo Gómez de Barquero) De Gallardo a Unamuno [1926] Es (CDH )

      Pocos días después del discurso ocurrieron los sucesos: entraron los guardias en la Universidad sable en mano, sonó algún tiro y se repitieron las manifestaciones estudiantiles en las calles de la corte.

    • 1929 Gallegos, R. Doña Bárbara [1997] Ve (CDH )
      Estaba despachando con Mujiquita, bajo la égida de un sable pendiente de la pared, envainado, pero con muestras de un uso frecuente en el desniquelado de la tarama, cuando se sintieron en la calle pisadas de caballos.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Ve (CDH )
      El coronel Zambrano, maldiciendo, enarboló el sable desnudo y empezó a llover planazos sobre las espaldas de los temerosos.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Ve (CDH )

      A un lado, las patas en X de un catre; en el centro, un cajón; sobre el cajón, un candil de aceite, cuya luz iluminaba un montón de papeles y la cara de un hombre, sentado en otro cajón más pequeño; grandes bigotes, barbas cerradas y unos ojos amarillos como de vidrio. junto al catre, al alcance de la mano, un sable de puño de plata.

    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] Ve (CDH )
      A la cabeza venía un oficial joven, sable en mano.
    • 1931 Uslar Pietri, A. Lanzas [1993] 165 Ve (CDH )

      Vestía uniforme de general francés: casaca azul bordada de oro, pantalón blanco ceñido, negras botas de campaña, bajo el brazo un sable corvo.

    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Y en aquella facha, tirando rebencazos a derecha e izquierda, cual si fueran tremendos golpes de sable, posó por delante del patrón, sentó el pingo de garrones y revolviéndolo sobre sí siguió viaje.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Había servido con Rivera y estaba acribillado de heridas de bala, lanza y sable.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      — ¡Carabina a la espalda y sable en mano!
    • 1933 Blanco Fombona, R. Camino Imperfección [1991] Ve (CDH )
      El sable, siempre el sable y su amenazante sombra proyectándose fatídicamente.
    • 1933 Mtz Estrada, E. Radiografía Pampa [1991] Ar (CDH )
      El sable, el florete, manejados con rapidez, ofrecen al puño la resistencia de su longitud;
    • 1933 Mtz Estrada, E. Radiografía Pampa [1991] Ar (CDH )

      El sable presupone el duelo; el cuchillo es para el duelo a pie.

    • 1933 Mtz Estrada, E. Radiografía Pampa [1991] 112 Ar (CDH )
      La Confederación Nacional era vasta y baldía como un latifundio, poderosa en armas como arsenal de sables y fusiles depuestos por las provincias [...].
    • 1933 Mtz Estrada, E. Radiografía Pampa [1991] 32 Ar (CDH )
      La tropa, que eran los campesinos defendiendo sus intereses, quedó con esa tendencia a manejar el arma corta y hasta destrozaba los sables para convertirlos en facones.
    • 1937 Palés Matos, L. Tuntún [1978] 165 PR (CDH )
      / / / / / / / / / / / / / / / / / / Papá Ogún, mongo implacable, / que resplandece en el vodú / con sus espuelas y su sable... / Papá Ogún ¡ay! papá Ogún. / / / / / / / / / / / / / / / /
    • 1940 Cabral, M. Compadre Mon [2003] RD (CDH )
      / / / / / / / / / / Te estoy diciendo esto viejo Mon ahora / en que hacer unos versos y ponerse a decirlos / es un peligro... tan grande / como ponerse a hacer la patria / con sables de madera de sándalo. / / / / / / / / / / / /
    • 1940 Cabral, M. Compadre Mon [2003] RD (CDH )
      En una esquina está el aire / de rodillas... / Dos sables analfabetos / lo vigilan. / Pero yo sé que es el pueblo / mi voz desarrodillada. / / / / / / / / / / / /
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] 28 Pe (CDH )
      Bola de Coca y su gente fugaron a su vez , y ya era tiempo porque los colorados habían montado y avanzaban al galope, haciendo relucir sus largos sables.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Los mineros avanzaron resueltamente y el sargento que mandaba el pelotón se adelantó diez pasos, desenvainando el sable:
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Dejó enmohecer el mellado sable y usaba su viejo rifle Pivode para cazar venados.
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      La bala y el sable del oficialismo criminal acribilló o ultimó, el 3 de diciembre de 1914, a los indígenas de Llaucán, no bastándole masacrar a los que halló reunidos en actitud indefensa y pacífica, esperando la llegada de la primera autoridad departamental, sino que todavía fue de hogar en hogar, no respetando edad ni sexo ni condición, pues niños, ancianos y hasta mujeres en inminencia de dar a luz, o que acababan de ser madres, fueron victimados en sus propios lechos...
    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )

      Ordóñez desenvainó un largo y filudo machete, que más parecía un sable y, abalanzándose sobre el que estaba más próximo, le voló la cabeza de un solo tajo.

    • 1941 Alegría, C. Mundo [1978] Pe (CDH )
      Un gendarme llevaba la cabeza del Fiero Vásquez, en alto, ensartada en la punta de su sable.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] 272 Gu (CDH )

      El anciano que estaba al lado suyo intentó hablar, pero los oficiales lo callaron amenazándolo con los sables, que en el pintar del día y en sus manos temblorosas de la goma parecían llamas azulosas de alcohol, mientras en las murallas se golpeaba con sus propios ecos una voz que pregonaba: ¡Por la Nación!...

    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Gu (CDH )
      Al bajar el Auditor del carricoche se pasaron órdenes en voz baja y un capitán, seguido de un piquete de soldados, se entró a la casa de Canales con el sable desenvainado en una mano y el revólver en la otra, como los oficiales en los cromos de las batallas de la guerra ruso-japonesa.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Es (CDH )
      Esas botas y el bastón de manatí que guardaba mi padre en estuche metálico, como un sable, eran los guardianes del orden, siendo como espada del verdugo ese bastón de manatí transparente como el ámbar, puro, blando y flexible como un zuriago [...].
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Ar (CDH )

      Reinaba en la cocina un espantoso caos de utensilios: aquí la olla impúdica exhibía su culo tiznado; más allá el cucharón y la espumadera se cruzaban fieramente como dos sables [...].

    • 1950 Pablo Neruda Canto general [1981] Ch (CDH )
      / / / / / Fue el "siútico" de Chile, el Raúl / Aldunatillo (conquistador / de revistas con manos ajenas, / con manos que mataron indios), / el Teniente cursi, el Mayor / Negocio, el que compra letras / y se estima letrado, compra / sable y se cree soldado, / pero no puede comprar pureza / y escupe entonces como víbora. / / / / / / / / / / / / / / / / /
    • 1950 Pablo Neruda Canto general [1981] 146 Ch (CDH )
      / / / / / / / / / / / / / / / Su vida (trozo / de fuerza ciega y ópera desatada / sobre los cráteres y las mesetas, / sueño de regimiento, en que los trajes / se vierten sobre tierras indefensas / con sables de cartón, pero hay heridas / que mancillan, con muerte verdadera [...]. / / / / / / / / / / / / / /
    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] Ar (CDH )
      [...] de ahí, el desconocido que engendró a Cruz y que pereció en una zanja, partido el cráneo por un sable de las batallas del Perú y del Brasil.
    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] Ar (CDH )
      Nadie sabe lo que soñó, pues al otro día, a las cuatro, los montoneros fueron desbaratados por la caballería de Suárez y la persecución duró nueve leguas, hasta los pajonales ya lóbregos, y el hombre pereció en una zanja, partido el cráneo por un sable de las guerras del Perú y del Brasil.
    • 1932-1952 Mihura, M. Sombreros [1993] Es (CDH )
      Lo que más hacía era tragarse el sable.
    • 1932-1952 Mihura, M. Sombreros [1993] Es (CDH )
      Le gustaba mucho tragarse su sable.
    • 1932-1952 Mihura, M. Sombreros [1993] Es (CDH )
      Su papá se tragaba el sable...
    • 1953 Carpentier, A. Pasos [1985] 137 Cu (CDH )
      Algún maestre de delirios les haría abrazar el culto de un Dyonisos, «dios del éxtasis y del espanto, de la salvajada y la liberación; dios loco cuya sola aparición pone a los seres vivos en estado de delirio», aunque sin decirles que el invocador de ese Dyonisos, el oficial Nietzsche se hubiera hecho retratar cierta vez luciendo el uniforme de la Reichsweher, con un sable en la mano y el casco puesto sobre un velador de estilo muniquense, como agorera prefiguración del dios del espanto que habría de desatarse, en realidad, sobre la Europa de cierta Novena Sinfonía.
    • 1953 Mutis, Á. Elementos desastre [1992] Maqroll Co (CDH )
      / / / / Rompe la niebla de su poder —la espesa bruma de su fama de hombre rabioso y rico en deseos— el filo de su sable comido de orín y soledad, de su sable sin brillo y humillado en los zaguanes. / / / / /
    • 1953 Mutis, Á. Elementos desastre [1992] Maqroll Co (CDH )
      / / / / / "En la muerte descansaré como en el trono de un monarca milenario." / Esto escribió con su sable en el polvo de la plaza. / / / / / / /
    • 1953 Mutis, Á. Elementos desastre [1992] Maqroll Co (CDH )
      / / / / / Como el grito de una sirena que anuncia a los barcos un cardumen de peces escarlata, así el lamento de la que más lo amara, / la que dejó su casa a cambio de dormir con su sable bajo la almohada y besar su tenso vientre de soldado. / / /
    • 1955 Mutis, Á. Reseña hospitales [1992] Maqroll Co (CDH )
      Un jinete encarnado / galopa por la estepa. / Su sable alcanza al / sol atónito / que lo espera extendido / en un golfo bañado / de tibio silencio.
    • 1956 Piñera, V. Cuentos [1999] Cu (CDH )
      Era el instante decisivo en que un brazo y un sable describían, de arriba abajo, un agudísimo ángulo de fantásticos grados.
    • 1956 Piñera, V. Cuentos [1999] Cu (CDH )

      Respondiendo en gracioso homenaje a este principio humano vocal, flotaba magnífica en la neblinosa atmósfera del alba, tentadora y aguda como la gama sonora de una chirimía árabe, la diamantina sonrisa de Teodoro; era de tal languidez imperativa que el oficial, sollozando sin lágrimas, abatió sobre la tierra, vuelto una fosforescente centella velocísima, el brazo que aprisionaba el sable de oro.

    • 1956 Piñera, V. Cuentos [1999] Cu (CDH )

      Por un momento, doce petrificados ojos creyeron ver un brazo y un sable que señalaban a la tierra [...].

    • 1956 Piñera, V. Cuentos [1999] Cu (CDH )
      Ahora sólo se exigía al oficial señalador (cargo que con tal título rezaba en la Casa Militar) que bajase rápidamente el sable, y el piquete respondería con la inevitable descarga cerrada.
    • 1956 Piñera, V. Cuentos [1999] Cu (CDH )
      Era el instante decisivo en que un brazo y un sable describen, de arriba abajo, un agudísimo ángulo de fantásticos grados.
    • 1956 Piñera, V. Cuentos [1999] 135 Cu (CDH )
      Frente a él (el brazo rígido en alto con el sable rígido), se destacaba el oficial, rígido.
    • 1956 Piñera, V. Cuentos [1999] Cu (CDH )

      Entonces Teodoro, arrojando el narciso, desgarró la hopa que cubría su cara y saltó del montículo; con maravillosa dulzura acercóse al oficial y tomando en sus manos el rígido brazo enhiesto que aprisionaba el sable de oro, lo pasó por detrás de su cuello para recostarlo en su hombro.

    • 1958 Arguedas, J. M. Ríos Profundos [1986] Pe (CDH )
      Una oroya cortó con su sable, dice a golpes, cuando los colonos estaban pasando.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cu (CDH )
      Y como el judío, después de los rezos, denuncia una trampa del calvinista en el juego de los naipes, se lían los tres a puñetazos, pegando, cayendo, abrazados en lucha, pidiendo cuchillos y sables que no les traen, para reconciliarse luego, entre risas, sacudiendo la arena que les ha llenado las orejas.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cu (CDH )
      Y el hombre, entreverando la doctrina de la predestinación con blasfemias para herir al cristiano, cuenta la degollina con tales detalles de tajos altos y tajos bajos, de sables mellados, que se paraban a medio cuello y terminaban aserrando —de hachazos que venían a caer en lo empinado del espinazo sonando a trinchante de carnicero— que Juan de Amberes agacha la cabeza con una mueca de disgusto, dando a entender que por honrar a Dios y a Jesucristo con menos latines, el castigo le parecía un poco subido, y más aquí donde las víctimas, en verdad, en nada molestaban.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cu (CDH )

      Lo respetaba porque era de elevada estatura y salla, en noches de baile, con el pecho rutilante de condecoraciones: porque le envidiaba el sable y los entorchados de oficial de milicias [...].

    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] 405 Mx (CDH )
      [...] los muertos sepultaban a los muertos en la silla de ruedas y en las mecedoras rígidas, en el rígido sabor de almidones y clausuración sedentaria, allí, en ese rectángulo de silencio y furias no expresadas, sofocadas por los trapos negros, benditas por el tío que olía a orines pegosteados, allí aún más que en los paredones sobre los cuales, con un movimiento nervioso y decisivo del sable, ordenaba su hermano las descargas [...].
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )

      — No sé hasta cuándo nos va a tener aquí el comando... —dijo uno de los conscriptos, rascándose de pronto enérgicamente bajo la gorra; el largo sable que le colgaba al costado tañía con sus movimientos en la chapa del camión—.

    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      había no menos de cien de ellos, desembarazados apenas de su impedimenta, los corvos sables colgando de los tahalíes.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      Lo veíamos cabalgar en su paseo vespertino por las calles desiertas, entre dos piquetes armados de sables y carabinas.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )
      Por momentos se escuchaban risas y hasta el rumor de los largos sables al chocar contra los estrillos.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] Py (CDH )

      — Nos está dando más trabajo uno solo que haber agarrado vivos a los noventa —las uñas del pulgar y del índice esculcaban los duros y negros cabellos; abajo, el sable seguía machacando tenuemente.

    • 1961 Martín-Santos, L. Tiempo silencio [1996] 117 Es (CDH )
      [...] y me coloque frente a mis obligaciones ineludibles y —como hombre de honor inspirado para la defensa de la familia y del status actualis situationis— consiga que todo permanezca en los mejores parabienes y regulaciones instituidas, para bien del hombre y de los pueblos, desde la lejana noche de la edad media cuando ellos con su sable levantado consiguieron dar forma a expensas de la morisma de los campos de Toledo y de las zonas bajas donde había empezado a trabajar las huertas, a la nueva nación, pueblo elegido, ciudad aséptica, sin huerta, donde el hombre se alimenta de espíritu y aire puro por los siglos de los siglos.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] Ar (CDH )
      Lo veo todavía a Napoleón seguido por su escolta de veteranos, con los legendarios sables corvos.
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] 363 Ar (CDH )
      / / / / / / / [...] Luego aparece, es un caballo muy brioso y lo muenta el general, un blanco como la nieve (así ve el indio al caballo del general). Él lleva un gran sable de caballería y un morrión alto, de granadero» /
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] 342 Ar (CDH )
      / / / / Y entonces, cuando alguien murmura «Lavalle está ahora completamente loco» el alférez Celedonio Olmos desenvaina el sable para defender aquella última parte de la torre y se lanza contra aquel hombre [...]. / / / / / / / / / / / / / / / / /
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] 351 Ar (CDH )
      / / / / / / / / / / «Ahí marcha hacia la muerte el general Juan Galo de Lavalle, descendiente de Hernán Cortés y de Don Pelayo, el hombre a quien San Martín llamó el primer espada del Ejército Libertador, el hombre que llevando la mano a la empuñadura de su sable impuso silencio a Bolívar». / / / / /
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] 360 Ar (CDH )
      / / / / / / No tú Danel, ni tú, Acevedo, ni Lamadrid ni ninguno de los que no tenemos más que un brazo para empuñar el sable y un corazón para enfrentar la muerte» [...]. / / / / / / /
    • 1961 Sábato, E. Héroes [1986] 342 Ar (CDH )
      / Porque después de ochocientas leguas de derrotas y deslealtades, de traiciones y disputas, todo se ha vuelto turbio. Y perseguido por el enemigo, sangrante y desesperado, sable en mano, ha ido subiendo uno a uno los escalones de aquellas torres en otro tiempo resplandecientes y ahora ensuciadas por la sangre y la mentira, por la derrota y la duda. / / / / / / / / / / / / / / / / / / / /
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 125 Cu (CDH )
      [...] altos candelabros, panoplias de verdes yelmos, colas de faisanes verdes, verdes sables, motas verdes, sandías hostiles, membrillos rastreros, de púas ocultas bajo mentidas tersuras [...].
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 245 Cu (CDH )
      "¡Vamos allá!", gritó, arrancando sables y puñales de la panoplia.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] Cu (CDH )
      Nadie hacía caso a los oficiales, aunque éstos hubiesen desenvainado los sables...
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 88 Cu (CDH )
      Y hay militares que demasiado se entienden entre sí, soñando con desacreditar a los comisarios apenas hayan sacado sus sables en claro.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 92 Cu (CDH )
      Discutían los jefes y comisarios, en gran tremolina de sables, galones, bandas y escarapelas, largando tantas palabras gruesas como podía decirlas un francés del año II, después de haber invocado a Temístocles y a Leónidas.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] Cu (CDH )
      "¿Cómo los dejan sueltos? ¡Esto es el colmo!" Y, entrando en el salón, la emprendió a planazos de sable con los cerdos que trataban de colarse en las habitaciones y subir las escaleras, mientras los sirvientes y algunos negros acudían de los trasfondos de la vivienda para ayudarle.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 83 Cu (CDH )
      Los hizo subir a cubierta, a punta de sable hincada en las nalgas, y les obligó a arrojar las cartas al mar.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 61 Mx (CDH )

      [...] quizás el recién llegado comprendía las cosas con tanta sutileza como él, aunque sus motivaciones fueran más poderosas: la ambición —el viejo sonrió al recordar ese sentimiento, para él sólo palabra—; el impulso inmediato a cobrar los derechos ganados con el sacrificio, la lucha, las heridas: esa cicatriz de sable en la frente.

    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 29 Mx (CDH )
      [...] amor de membrillo fresco, ambición de uñas que crecen, tedio de la calvicie progresiva, melancolía del sol y el desierto, abulia de los platos sucios, distracción de los ríos tropicales, miedo de los sables y la pólvora [...].
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] 40 Ho (CDH )
      Quien maneja un martillo, o máquinas, bien puede pensar, organizar, disciplinar y si es necesario también puede manejar un sable o un fusil.
    • 1967 Benet, J. Región [1996] 238 Es (CDH )
      Un escalofrío recorre a la turba que, impávida las miradas contenidas, los puños crispados sobre los borrenes, aprueba el sacrificio que el corneta, desenvainando un sable corto y curvo, se adelanta a consumar.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Co (CDH )
      Se inventó un uniforme con galones y charreteras de mariscal, inspirado en las láminas de un libro de Melquíades, y se colgó al cinto el sable con borlas doradas del capitán fusilado.
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] 129 Co (CDH )
      «Arcadio ya es un hombre serio decía—, y muy valiente, y muy buen mozo con su uniforme y su sable».
    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Co (CDH )
      Sobre el ataúd habían puesto también el sable con borlas de cobre y seda, el mismo que el coronel Gerineldo Márquez colgaba en la percha de la sala para entrar inerme al costurero de Amaranta.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 370 Ar (CDH )
      Y él se paseó a caballo por el bajo de la Casa Rosada, sable en mano y caracoleando para dar la orden de fuego a esa batería teutona:
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Cuando el Viejo anunció que el general Leandro Godoy iba a hacer entrega del sable, se produjo un silencio espectacular:
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      [...] desde el fondo de la platea avanzó mi padre con su uniforme de gala, cómodo en su cuerpo, la capa le revoloteaba, el sable en la mano como si sostuviera un catalejo.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      — No podés negar que sos un militar, Milito... —empezó a decir pausadamente—; un militar de la tribu de los militares —siguió— un militar que tiene metido el sable hasta las tripas...

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Ustedes dos son como perros de chacra —había dicho el padre fingiéndose enojado.— Para afuera cómplices, pero adentro se pasan la vida despanzurrándose— y apoyaba un cortapapeles sobre la mesa curvándolo como si fuera un sable —Perros malevos— insistió, y esa hoja de metal parecía que iba a quebrarse.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      Una urgencia por fortalecerme en el relevamiento de todo ese pasado: el primer Godoy, sus sables y su catalejo [...].

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 134 Ar (CDH )
      [...] era un agravio a su poder o una oscura infracción contra el ejército y sacudía su sable como si se hubiese quedado solo y vencido en medio de un campo de batalla.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 514 Ar (CDH )
      Y si entrega ese cartón verde con un sello y varias firmas, recordarle cuando se paraba delante del escuadrón a tiro de los jordanistas («¡Pobrecitos; estaban locos!») apoyándose en el sable y haciéndolo cimbrar como un bastón de caña y compadreando («¿Te acordás, malandra?»).
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 568 Ar (CDH )
      Y esas dos manos, más espesas, de acuerdo, que se apoyan sobre el hacha como sobre un sable y las miradas hacia arriba, el temblor de las hojas, un último carancho que vuela, el estupor negro de ese pájaro, y la copa que se sacude entre agraviada e incómoda, con un estremecimiento leve al principio, oscilante y, después, paulatinamente de mareo o, más bien, de derrota que cruje ampliándose en un desolado, irremediable y grandioso desplome.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Se paraban a unos diez pasos el uno del otro, se saludaban con cierta solemnidad alzando y bajando los sables, se sonreían como dos viejos camaradas que se conocen todas las artimañas y se calzaban las caretas;
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 135 Ar (CDH )

      Y si la mano de alguno se iba deslizando más abajo de la cintura podían ocurrir dos cosas: o que Rispoli le diera un planazo con su sable comentando «— Si quiere chapar, cadete, hágalo, pero que no lo vean» [...].

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 486 Ar (CDH )
      Delatar, no, Marcelo; denuncia que es algo muy diferente. Yo no soy Policía, sino militar. Y sobre ese sarcófago había una bandera. ¿Y el sable?
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Y yo tenía que dejar que Arteche me tomara de la mano para conducirme hasta el centro de la pista mientras el teniente Rispoli empezaba a desplazarse entre esas parejas de cadetes golpeteándonos con la empuñadura de su sable:
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      No me vayas a pisar el vestido, Emilio. Siguiendo el compás del órgano, Emilio. El sable sobre el cajón, Marcelo: no me discutas. Tu madre sabe de estas cosas.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 205 Ar (CDH )
      Alza su sable y allá avanzan los otros (el retortijón se muerde y suda.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 205 Ar (CDH )
      Miller se ríe, se acaricia la cara, se toca y empieza a desenvainar su sable como si le pesara demasiado, lentamente, o como si lo fuera midiendo mientras sus hombres lo imitan y ese ruido de metales se repite hasta que se disuelve en un largo silencio.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      — Y después de desenvainarla, la clavás en todos los culitos de Lima que te hagan poner nervioso, y cuando deje de ser un sable para convertirse en una media vieja, te la haces pintar de plateado, te corrés a la Catedral y la ponés delante del altar de la Virgen, ¿eh, Cabrerita?
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Un, dos, tres, se sacudía frente a un piano de cola el maestro Locatti y el sable de Rispoli punteaba enérgicamente el piso en tablonado.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Pero cuando el teniente Rispoli se situaba en el fondo de la sala de música apoyado en su sable como un bastonero anunciando que formáramos parejas para la práctica de baile, los matices se complicaban.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 54 Ar (CDH )
      Las manos atrás, Baleira que verifica, el pelotón a veinte pasos y él apoyado en su sable contempla el Dom Pedro.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 52 Ar (CDH )
      [...] hasta sobre la tienda del general (que se apareció con el sable en la mano y puteando), cerca del parque y encima de una pila de perros que se quedaron definitivamente quietos pero ladrando por un buen rato.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 613 Ar (CDH )
      Recién ahora Miller se ríe de lo que le ha contestado, de las ganas que tenía por largarse a la carga o del triunfo y masculla algo en inglés que bien puede ser una puteada admirativa («¡Cómo anda a caballo este gran hijo de su madre de Godoy!») o algún verso de Byron, pero sólo a medias porque siempre se acusa de mala memoria (y otra pirámide con los sables, la boca de un cañón y algo que queman, brilla y no echa olor).
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Él se recuesta contra una pila de monturas, huele la noche, pólvora, tierra húmeda y palpa el filo del sable como si se sobara un pie o cualquier parte reconocida del cuerpo [...].
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )

      Le había pedido que fuera a entregarme el sable; no fue; dijo que había delegado esa misión en mi madre.

    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] Ar (CDH )
      Fueron vencidos y él se fue apagando en un sillón del escritorio o paseándose entre las medallas familiares y los amarillentos sables y estandartes.
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] Ar (CDH )
      Éste, a la cabeza de un regimiento de húsares colombianos, decidió la incierta contienda de sables y de lanzas, que preparó la no menos famosa acción de Ayacucho, en la que también se batió.
    • 1970 Borges, J. L. Informe Brodie [1986] Ar (CDH )
      Con el sable, un sargento marcó una raya a lo ancho del camino.
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 23 Es (CDH )

      [...] recadero, asistente, hácelotodo de algún sátrapa más o menos estrellado o con esperanzas de estrellar: de algún tiranuelo de escalafón y plantilla, esclavo a su vez del Reglamento y de los decretos del Boletín oficial: espiándote con sus ojos móviles, escurridizos, durante la exposición del sombrío cuadro: revestido de peto, careta, guante y manopla, presto a manejar el sable [...].

    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 25 Es (CDH )

      [...] volviendo la cabeza, con verecundo rubor: el sable hundido hasta la empuñadura [...].

    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      En la calle gritaron todos juntos hasta que llegó la Montada revoleando los sables y se armó un revoltijo de pedradas y naranjazos entre desmayos de viejas copetudas y gente que aplaudía desde las casas muereando a la dictadura.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Entre tiros de arreadores, carajadas, brutas arremetidas, bárbaras frenadas espumantes arando la tierra roja, entró la novillada a los corrales con las guampas alzadas como sables en furioso entrevero.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Hizo vibrar el sable dos o tres veces.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Cuando estaban llegando les salíamos al paso lanceando a los caballos y carpiendo con el sable pescuezos de los jinetes, mientras los de atrás, estorbados por sus muertos, recibían en la cara el fuego de nuestros rifleros que, en medio de aquel infierno, administraban sus tiros como cazadores concienzudos –don Rosendo soltó una carcajada–.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Si eso pasaba, de nuevo podían sonarle las costillas, y aquellos días preñados de lecciones tan amargas lo habían hecho cauteloso. Seguían cantando los soldados cuando llegó un oficial con el sable en la mano, mandando formación.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Pasó el sable ensangrentado, se tiró el sudor de la frente usando el dedo, bebió a sorbos, fatigado.
    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Py (CDH )
      Anduve siempre con el fusil, el sable, el ganado o el látigo.
    • 1971 Aub, M. Gallina ciega [1995] 421 Es (CDH )

      Digo eso porque recuerdo las calles enarenadas para que no resbalaran los caballos, en las cargas de sus montadores con los sables desenvainados, como todavía lo estoy oyendo —con cierta dificultad—; los guardias civiles con sus tricornios de charol, mayores que los actuales, y sus fusiles más largos.

    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 525 Es (CDH )
      Una mañana como aquélla, así de clara y tierna, subí por la Rúa Sacra arrastrando mi sable de almirante, y también se asomaban los rostros de los vecinos, pero no me preguntaban, porque sabían ya que el Batallón Literario había acampado junto al Pazo de Bendaña y que yo había organizado la defensa.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 587 Es (CDH )
      Cubrieron su salida con una bóveda de sables desenvainados, y la acompañaron hasta el hotel con viejos cantos de bebedores de cerveza.
    • 1973 Edwards, J. Non grata [1973] Ch (CDH )
      Yo, entretanto, contemplaba ese patio en pleno corazón de París, el revoloteo de los periodistas, la sonrisa discreta y obsecuente de los funcionarios de protocolo, que se inclinaban para mostrar al embajador la dirección del automóvil, la Guardia Republicana de rojo, negro y azul, cuyos sables desenvainados brillaban bajo un sol pálido de comienzos de primavera, y me parecía increíble haber salido del Habana Riviera y sus alrededores, de donde había llegado a temer que no podría salir nunca más, de la contemplación de las olas que saltaban sobre el malecón y corroían el rostro desmaquillado, resquebrajado de los edificios.
    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] Ar (CDH )
      Se levantó, caminó por la sala, se acercó a la biblioteca, examinó los viejos sables de caballería, leyó distraído algunos títulos.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Es (CDH )
      Los jinetes que montaban guardia en las esquinas desenvainaron los sables y presentaron armas.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] 24 Es (CDH )
      Formaron ante el Salón Cataluña con los sables desenvainados, luego avanzaron en abanico, primero al trote, poco a poco al galope y, por último, a rienda suelta, como un ciclón, por entre las palmeras, saltando por encima de los bancos y los parterres de flores, levantando polvaredas y haciendo vibrar el suelo con los secos pisotones.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Es (CDH )
      Entre las cabezas descubiertas de la gente sobresalían aquí y allá los caballos de la policía que mantenía el orden con los sables en la mano.
    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Es (CDH )
      De los palcos contiguos llegaban siseos reclamando silencio y el sargento Totorno salió golpeando las sillas con el sable.
    • 1976 Nieva, F. Carroza [1991] Es (CDH )
      (Toma el sable.)
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] 38 Ve (CDH )
      Cubiertos de brillantes y adornados uniformes, con largos sables y muchas condecoraciones en el pecho.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] Ve (CDH )
      Apenas entró y saludó al gobernador, Prato, que ya llevaba el sable terciado con la banda amarilla de los liberales, lo increpó: "Coronel Peláez, el Gobierno y la patria lo necesitan. Ha sido designado para comandar un batallón y salir a la lucha inmediatamente. Yo he respondido por usted".
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] 49 Ve (CDH )
      Llevaba un sable en la mano y daba voces.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] Ve (CDH )
      En el zaguán relumbraban los sables y los cascos de cobre.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] 297 Ve (CDH )
      Para el general Flores era la remembranza del jefe en campaña, la buena mula, la cobija azul, el sable cola de gallo y el Winchester colgado del arzón, dando órdenes en voz baja con aquel curioso acento de la montaña.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] Ve (CDH )
      Le trajeron la mula aperada y el sable del viejo guerrero.
    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] 496 Mx (CDH )
      [...] y había, ¿te acuerdas? salmonetes con vientres sonrosados y con barbillas como estigmas de azafrán y peces como sables plateados con alas de ángel y otros, violáceos como la dalia excelsa, tenían ojos luminosos, y había rayas romboides salpicadas de manchas de charol y las cabrillas que habíamos visto saltar por encima de las olas agregaron su azul oscuro y sus franjas sanguíneas al multicolor hervidero y nos enseñaron sus muchos dientes de brillo incisivo [...].
    • 1978 Cousté, A. Biografía Diablo [1978] Ar (CDH )
      En todo caso se asegura que tiene cuerpo de ángel y cabeza de búho, y que va armado de sable.
    • 1981 Veloz Maggiolo, M. Sombra Castañeda [2005] RD (CDH )

      Contra Rendón no podían las balas y él lo barruntaba; no podían los sables ni las órdenes de muerte; en el aliento de Rendón se pudrían las medallas y las condecoraciones...

    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Ar (CDH )
      Una joven vecina, soltera, de vieja familia del Plata, tuvo piedad del artista que gemía en su solitario lecho, a un costado, colgado de la pared, el sable que esgrimiera en el abordaje desde los navíos de Napoleón.
    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] Gu (CDH )
      Fue dos veces conquistador, y la conquista verdadera la hizo en su mesa, siempre dentro de la armadura, pero ya no con el sable.
    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] Gu (CDH )
      Contra la voluntad nacional, Guatemala fue arrastrada al yugo del emperador Iturbide con el sable del general Vicente Filisola, que vino a destruir la oposición en las cinco provincias centroamericanas.
    • 1985 Merino, J. M. Orilla oscura [1995] Es (CDH )
      Las monedas iniciales, los vales y bonos utilizados de antiguo para remunerar los trabajos de los ingenios y trapiches, ruedas carcomidas de las viejas carretas, fusiles de chispa, sables y espadones.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Es (CDH )
      De quien viene galopando con los cascos puestos, nada puede esperarse que no sea el brillo del sable y el relincho.
    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Es (CDH )
      Toribia saltó a la puerta del retrete y, de espaldas a la misma, blandió la badila como el sable de quien está dispuesto a defender la fortaleza hasta el último suspiro.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )
      Recordó que en el otro extremo de la galería había un armero cerrado con media docena de floretes y sables de combate, pero su oponente nunca le permitiría llegar hasta allí.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] 217 Es (CDH )
      Frente a Correos, algunos guardias civiles vigilaban el edificio con la mano apoyada en la empuñadura del sable y la carabina al hombro.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )
      Los soldados, con el ros sobre el rapado cogote y la bayoneta en la boca del fusil, estaban bajo el mando de un barbudo oficial de fiero semblante, que se paseaba arriba y abajo con la mano apoyada en la empuñadura del sable.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )
      Y la conclusión era que sables y floretes terminarán siendo piezas de museo...
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] 70 Es (CDH )
      En tres ocasiones se le había denegado el título de maestro de armas, aunque era hábil con el florete y el sable.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )
      Hubo un amanecer frío y brumoso, chasquido de sables, un gemido y una mancha roja, sobre una camisa empapada en sudor, que se extendía sin que nadie fuese capaz de restañar la fuente.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )
      Por la calle brillaban charoles y sables.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )
      Cuando se empuña un florete o un sable, aunque éstos lleven un botón en la punta o tengan el filo embotado, jamás se debe plantear la cuestión como un juego.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )
      Se comentaba que con un sable o algo por el estilo, ¿no era eso?
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )
      Tenían los negros bigotes enhiestos y los sables enfundados, observando a los viandantes con la ceñuda seguridad emanada de una certeza:
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] 134 Es (CDH )
      A remojo en Lequeitio, lejos del hervidero madrileño, Isabel II no las tenía todas consigo, y se apoyaba como último recurso en el general Pezuela, conde de Cheste, que acariciaba el pomo del sable mientras hacía fervientes promesas de lealtad isabelina:
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] 137 Es (CDH )
      Un rubicundo coronel de Ingenieros, cruzado el pecho de heroica ferretería, fajín y sable, fumaba plácidamente un veguero mientras conversaba en voz baja con su ayudante, un capitán de rostro conejil que asentía con grave circunspección;
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )
      Lo que importa es que, con florete o sable en la mano, puedan sentirse iguales o superiores a cualquier otro hombre del mundo.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )
      Luis de Ayala soltó una jovial carcajada y se puso a recorrer a grandes pasos la galería adornada con valiosos tapices flamencos y panoplias de antiguas espadas, floretes y sables.
    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Es (CDH )
      [...] que había un libro luminoso para leer en la oscuridad, y que se proyectaba dotar a las estatuas de una maquinaria interior que las pusiera en movimiento, de modo que el general galopase en su caballo y blandiera el sable, el orador perorase acompasando las manos, el escritor escribiese y el pensador moviera la cabeza al tiempo que se mesaba la frente.
    • 1990 Uslar Pietri, A. Visita tiempo [1993] Ve (CDH )
      Arcabuces, ballestas, escudos, espadas y aquellas armas extrañas de lejanas guerras, sables curvos y cascos con una media luna encima.
    • 1990 Uslar Pietri, A. Visita tiempo [1993] Ve (CDH )
      Turbantes, escudos, arcos, los largos sables curvos de los jenízaros y aquel griterío en algarabía revuelta.
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cu (CDH )
      Cuando al fin envainó el sable, lo festejaron con añejos abundantes.
    • 1994 Boullosa, C. Duerme [1994] Mx (CDH )
      Pues resulta que estando Hawkins en el Puerto, al que tenía aterrorizado sólo con su presencia porque ni una bala echó, ni un sable sacó a relucir, ofreciendo comprar con oro y mercancía bastimento, que ya no traía ninguno, tocó a llegar la Flota Española.
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] Ec (CDH )
      El 16 de enero de 1821, el general Bolívar, presidente de Colombia, envió al general Mires, español adicto a la causa de la independencia americana, con un auxilio de 1000 fusiles, 50000 cartuchos, 8000 piedras de chispa, 500 sables y 1000 pares de pistolas, con destino a la Junta de Gobierno de Guayaquil, que le había pedido ayuda por medio del capitán Lavayen.
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] Ec (CDH )
      Más de 50 muertos quedaron tendidos en el campo por heridas de lanza y sable.
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] 296 Ec (CDH )
      Bajó el oficial el sable que relampagueaba al sol.
    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] 296 Ec (CDH )

      El pelotón de fusilamiento tenía apuntadas las armas, la chispa prendida; el oficial que los comandaba, el sable en alto.

    • 1995 Britton, R. M. No pertenezco [1995] 87 Pa (CDH )
      Todos quieren andar con el sable en la mano y que yo sepa, hay que sembrar para comer...
    • 1995 Britton, R. M. No pertenezco [1995] 27 Pa (CDH )
      Aún cuando niño, no me impresionaba al ver los uniformes y charreteras entorchadas de oficiales que ufanos, lucían bigotes descomunales en sus rostros altaneros, dorados sables colgados de la cintura y pechos hincados, repletos de condecoraciones, símbolos de alguna matanza.
    • 1995 Britton, R. M. No pertenezco [1995] Pa (CDH )
      Pero estos incidentes me convencieron de tomar clases de esgrima y tiro, porque mi defecto físico exigía otras ventajas y por muchos años no tuve rival en Santafé en el manejo del sable y la pistola.
    • 1995 Britton, R. M. No pertenezco [1995] 150 Pa (CDH )
      Los militares se han hecho para empuñar el sable, no para gobernar;
    • 1995 Giardinelli, M. Imposible equilibrio [1995] 185 Ar (CDH )
      De pronto la deseo y cuando nos vamos a besar y ella se me entrega y me dice «tómame, hombre», algo me ordena que no acepte el convite, y empiezo a sentir frío, y un olor raro, y me pregunto qué me pasa y me descuido, me distraigo, y entonces ella me besa en la boca pero yo cierro los labios justo cuando los va a atravesar una lengua metálica, helada y larguísima, como un sable, y aprieto la boca, desesperado, y sacudo a la mujer y la empujo hacia la ventana, y ella cae al vacío y lo que escucho es una escalofriante carcajada que se pierde en el aire y en la noche, y me despierto sofocado, jadeante y con unas palpitaciones que parecen de perro.
    • 1995 Montero, M. Tú Oscuridad [1995] Cu (CDH )
      Los jinetes llevaban barbas y turbantes y galopaban sin mirarse, agitando los sables y levantando un remolino de plumas.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      Apuntaba con el sable a la ventana del tercer piso.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      Don Rafael puso los sables en el pasto y prendió un cigarrillo.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      Tenía dos sables, uno en cada mano.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] 177 Pe (CDH )
      / Yo llevaré los sables y tendré mucho gusto en dejarlo capado.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      — Me cachen —murmuró don Rafael, y recogió su sable deprisa.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      Había dejado el sable en el suelo.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      — ¿Por qué no bajas mejor y nos agarramos a duelo, rosquete? —gritó don Rafael, mostrándole su sable, desafiante.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      — ¿Lo tienen escondido ahí al chucha de Larrañaga? —gritó don Rafael, y tosió, y escupió, y agitó su sable, amenazador—.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      Don Rafael daba gritos por todo el parque, caminando sin rumbo, zigzagueando, blandiendo el sable como palo de ciego.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] 208 Pe (CDH )
      — No te escondas, maricón —gritó don Rafael, caminando por el parque, agitando el sable—.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      Golpeó la banca con uno de los sables.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      Cogió los sables.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] 212 Pe (CDH )
      — Ya, Inesita, ya, no te pongas lisa que te clavo este sable en el culo.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      ¿Qué haces andando con un sable a estas horas?
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      Sin perder tiempo, se echaron a correr, cada uno con un sable en la mano.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] Pe (CDH )
      — Ven, Larrañaga, dame la cara, sé hombre —gritó don Rafael, hundiendo su sable en el viento, despedazando a sus imaginarios enemigos, caminando a pasos firmes por ese parque desolado—.
    • 1996 Bayly, J. "La Prensa" [1996] 177 Pe (CDH )
      / En lo que respecta al arma que usaremos, propongo que sea sable y no pistola: no quiero matarte, Larrañaga, sólo quiero cortarte las pelotas.
    • 1996 Pitol, S. Arte fuga [1997] Mx (CDH )
      Él —porque no cabía duda sobre su sexo, aunque la moda de la época contribuyera a disfrazarlo— estaba acometiendo con su sable la cabeza de un moro que pendía de las vigas.
    • 1997 Évora, T. Orígenes música cubana [1997] Cu (CDH )
      Los espejillos de los sombreros, las lentejuelas y los tisús de los trajes, las grandes argollas de pulido oro que colgaban de las orejas de ébano, las alcancías que pasaban de mano en mano para recibir de los espectadores el aguinaldo, los sablecillos, todo destellaba como para deslumbrar la vista mientras el ruido aturdía los oídos.
    • 1998 Gamboa, S. Páginas vuelta [1998] 168 Co (CDH )
      No tiene ganas de escribir pero sigue el consejo de Vargas Llosa de que hay que darle un poco todos los días, de que la inspiración no existe, de que Las Bellas Letras es la república de los tercos, y presa de un súbito impulso se lanza sobre las teclas como los bucaneros ingleses debían lanzarse sobre los galeones españoles en el golfo, allá por el 1700, sable en mano y arcabuz en ristre, dispuestos a dejar la vida confundida con los aceites de cubierta del bajel enemigo.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      sable [...] m. Arma blanca semejante a la espada, pero algo corva y por lo común de un solo corte.
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] Ar (CDH )
      La respuesta de T. B. Parkinson ocupaba varias postales que reproducían grabados de samuráis con sable en alto o en los primeros tramos del combate contra dragones y genjis varios.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      Llevaba el uniforme de merengue blanco de las fechas grandes, con las polainas de charol y el sable ceñido con un cordón de seda, y los botones e insignias tan brillantes que parecían de oro.
    • 2004 Monterroso, A. Literatura y vida [2004] Gu (CDH )
      Yo lo confirmé en las calles pavimentadas de Guatemala unos cuatrocientos años más tarde, cuando oí desde muy cerca la música de sus cascos y vi los sables amenazantes encima de mí.
    • 2004 Monterroso, A. Literatura y vida [2004] Gu (CDH )
      Y bien, yo puedo asegurarles que además de fuertes y ágiles los caballos son por otra parte muy bellos y agradables de ver, siempre que se tenga la suerte de no verlos desde debajo de sus vientres, y que además quien los monta no esté alzando un sable contra uno.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      sable [...] m. Arma blanca semejante a la espada, pero algo corva y por lo común de un solo corte.
    • 2016 Antón, J. "Sable corso" [13-04-2016] El País (Madrid) Ar (HD)
      Era un sable magnífico, ¡un pedazo de sable! Todas las miradas se apartaron de las pantallas al ver cómo lo esgrimía, lo levantaba por encima de la cabeza, paraba, fintaba y tiraba feroces tajos al aire. El arma pasó de mano en mano y nos alegró —peligrosamente en algún caso— la tarde. Era un regalo de un buen amigo —pongamos que se llama Corso—.
  2. 1⟶restricción significado
    s. m. Esgrim. Arma blanca parecida a la espada, generalmente de un solo filo y con cazoleta.
    docs. (1758-2014) 25 ejemplos:
    • 1758 Perinat, J. N. Arte Esgrimir Florete Sable [1758] p. 32 Es (BD)
      La Figura primera representa la primera postura del Sable: tiene la mano vuelta de Segunda, la Cabeza aplicada al brazo, el cuerpo levantado, la punta del Sable baxa, la corva derecha mui poco doblada, y la mano izquierda detàs de los riñones para evitar los golpes del Enemigo, que pudieran encontrarla si estuviera por delante.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      sable [...] Dep. En esgrima, arma con cazoleta y hoja de sección rectangular, triangular o con forma de trapecio, cuyo peso no supera los 500 g.
    • 1758 Perinat, J. N. Arte Esgrimir Florete Sable [1758] p. 32 Es (BD)
      La Figura primera representa la primera postura del Sable: tiene la mano vuelta de Segunda, la Cabeza aplicada al brazo, el cuerpo levantado, la punta del Sable baxa, la corva derecha mui poco doblada, y la mano izquierda detàs de los riñones para evitar los golpes del Enemigo, que pudieran encontrarla si estuviera por delante.
    • 1820 Anónimo "Noticias nacionales" [08-08-1820] El Universal (Madrid) Es (HD)
      Dicen que existe con todos gefes que tenia en fin de 1819 y con todos los enseres, menos algunos pocos considerables que tomó el primer eiército nacional: y añade que solo se han separado de ella el profesor de esgrima y el de manejo de sable con tres asistentes, igual número de tambores y cuarenta cadetes; y que permanecen sesenta y dos de esta clase.
    • 1851 Cortés Morales, B. Palo y sable [1851] p. 3 Es (BD)
      Penetrado, pues, de estas ideas, hemos regularizado la teoría del arte de manejar el palo como base fundamental para el perfeccionamiento del manejo del sable, reduciéndola á reglas sumámente sencillas, esplicadas con claridad, sin pretensión alguna y persuadidos de que nuestras veinte y cinco lecciones son suficientes para que cualquiera obtenga el grado de perfección que antes solo se conseguía con seis meses (lo menos) de práctica.
    • 1862 Merelo Casademunt, J. Tratado esgrima sable [1862] p. 9 Es (BD)
      A este fin no hemos perdonado medio alguno para facilitar la buena inteligencia de su aplicación, ni escaseado gastos para presentar las figuras necesarias á dar una idea la más exacta de la guardia, y de los principales compases y actitudes que deben observarse respectivamente, al ejecutar cualquiera de los movimientos de que es susceptible la destreza del sable.
    • 1870 Lórez, A. "Codicia rompe saco" [10-09-1870] La Ilustración popular económica (Valencia) Es (HD)
      ¡ClovisEstéve! esclamó éste dando una voz; y apretando el brazo de Carlos , dijo rechinando los dientes: ¿está en Madrid Clovis Estéve? En efecto es gran tirador de sable.... pero no importa.... ¿Dónde será el lance? Carlos miró receloso al profesor.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      — ¡Pues ya lo creo!... hoy manejas el sable de la manera más cándida...¡ese no es el juego tuyo, el juego de las salas de armas!
    • 1919 Anónimo "Casino español La Habana" [01-07-1919] Unión Ibero-Americana (Madrid) Es (HD)
      Diez de la noche.—Velada literario-musical y reparto de premios a los alumnos de la sala de esgrima del Casino que resulten vencedores en torneos o asaltos previamente celebrados para las tres armas: florete, sable y espada.
    • 1946 Anónimo "Estancia misión argentina Toledo" [15-10-1946] La Vanguardia (Barcelona) Es (HD)
      A los restantes miembros de la Misión, les fueron ofrecidos también juegos de espadas, floretes y sables de esgrima, y asimismo, las señoras fueron obsequiadas con ramos de flores y objetos damasquinados.
    • 1969 Anónimo "Centro Cultural Ejércitos inauguraron pistas esgrima" [10-05-1969] La Vanguardia (Barcelona) Es (HD)
      Vimos las tres clases de armas, específicas, de la esgrima, que son el sable, la espada y el florete, en sus modalidades deportivas, y dignamente representandas por los buenos esgrimistas, que formándose en este deporte suponen el gran plantel hacia un futuro prometedor, con una fecha ilusionada, la Olimpíada de 1972.
    • 1982 Mora, J. "Accidente Smirnov casualidad" [23-07-1982] El País (Madrid) Es (HD)
      Las armas -sable, florete y espada-, no pueden herir porque no pinchan y tampoco cortan. La punta está matada con una cabeza aplastada y el filo de la hoja no tiene filo. El control de las armas en un campeonato es exhaustivo y son rechazadas las que, por el uso, puedan presentar aristas
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )

      — No me cabe la menor duda —respondió satisfecho el anciano—. Eres el mejor alumno que he tenido; el más frío y sereno con un florete o un sable en la mano.

    • 2003 Fontecilla, P. "Esgrima desvirtuada" [14-03-2003] El País (Madrid) Es (HD)
      Van protegidos con las caretas, las chaquetillas y los guantes reglamentarios de la esgrima deportiva. Sobra decir que las armas reglamentarias no tienen punta hiriente. Por exigencias del guión, la situación se desmadra y un sable acaba atravesando la rejilla de una careta y casi provoca una tragedia.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      sable [...] Dep. En esgrima, arma con cazoleta y hoja de sección rectangular, triangular o con forma de trapecio, cuyo peso no supera los 500 g.
    • 1758 Perinat, J. N. Arte Esgrimir Florete Sable [1758] p. 32 Es (BD)
      La Figura primera representa la primera postura del Sable: tiene la mano vuelta de Segunda, la Cabeza aplicada al brazo, el cuerpo levantado, la punta del Sable baxa, la corva derecha mui poco doblada, y la mano izquierda detàs de los riñones para evitar los golpes del Enemigo, que pudieran encontrarla si estuviera por delante.
    • 1758 Perinat, J. N. Arte Esgrimir Florete Sable [1758] p. 36 Es (BD)
      Es menestèr que èl que usa del Sable contra un Espadachìn, le tire al puño con la punta del Sable quando el Contario folicita herirle, y retirandose el punto, le vuelva á tirar al puño con el contra-filo, y luego se reponga en Guardia.
    • 1820 Anónimo "Noticias nacionales" [08-08-1820] El Universal (Madrid) Es (HD)
      Dicen que existe con todos gefes que tenia en fin de 1819 y con todos los enseres, menos algunos pocos considerables que tomó el primer eiército nacional: y añade que solo se han separado de ella el profesor de esgrima y el de manejo de sable con tres asistentes, igual número de tambores y cuarenta cadetes; y que permanecen sesenta y dos de esta clase.
    • 1824 Anónimo "Palma 13 de marzo" [14-03-1824] Diario Balear (Palma de Mallorca) Es (HD)
      Un maestro de esgrima académico de Paris recien llegado á esta Isla, desea discípulos para instruir en el manejo de las armas blancas como son florete, sable y espada. Los sugetos que tengan gusto en instruirse en alguna de estas habilidades podrán informarse en las cuatro esquinas de can Salas casa núm. 9.
    • 1839 Anónimo "Academia de esgrima" [04-04-1839] Diario de Avisos (Madrid) Es (HD)
      Mr. Loyal, maestro de esgrima y profesor en el colejio militar de los caballeros cadetes del cuerpo nacional de artilleria, hace saber á los señores aficionados y á los jóvenes que gusten aprender ó perfeccionarse en este noble ejercicio, tan útil y de tanto adorno para la juventud, que dará lecciones sea en su casa ó en las de los discípulos; á cuyo fin ha dispuesto su academia en una sala baja muy cómoda, tanto para el florete como para el manejo del sable a caballo [...].
    • 1851 Cortés Morales, B. Palo y sable [1851] p. 3 Es (BD)
      Penetrado, pues, de estas ideas, hemos regularizado la teoría del arte de manejar el palo como base fundamental para el perfeccionamiento del manejo del sable, reduciéndola á reglas sumámente sencillas, esplicadas con claridad, sin pretensión alguna y persuadidos de que nuestras veinte y cinco lecciones son suficientes para que cualquiera obtenga el grado de perfección que antes solo se conseguía con seis meses (lo menos) de práctica.
    • 1856 Anónimo "Madrid. Asalto" [28-10-1856] La Iberia (Madrid) Es (HD)
      En este asalto que duró sin interrupción desde las doce hasta las cuatro, se tiraron por los aventajados discípulos del señor Muñoz que eran los mantenedores del asalto, las siguientes armas: florete, sable, espada y daga, siendo notables la agilidad y destreza que los jugadores desplegaron.
    • 1862 Merelo Casademunt, J. Tratado esgrima sable [1862] p. 9 Es (BD)
      A este fin no hemos perdonado medio alguno para facilitar la buena inteligencia de su aplicación, ni escaseado gastos para presentar las figuras necesarias á dar una idea la más exacta de la guardia, y de los principales compases y actitudes que deben observarse respectivamente, al ejecutar cualquiera de los movimientos de que es susceptible la destreza del sable.
    • 1870 Lórez, A. "Codicia rompe saco" [10-09-1870] La Ilustración popular económica (Valencia) Es (HD)
      ¡ClovisEstéve! esclamó éste dando una voz; y apretando el brazo de Carlos , dijo rechinando los dientes: ¿está en Madrid Clovis Estéve? En efecto es gran tirador de sable.... pero no importa.... ¿Dónde será el lance? Carlos miró receloso al profesor.
    • 1886 Sanz, A. Esgrima del sable p. 13 Esgrima del sable y consideraciones sobre el duelo Es (BD)
      Forzoso es convenir en que si juzgamos por la esgrima que generalmente se practica, tanto en la mayor parte de las salas de armas, como en los asaltos públicos, veremos representados el arte y la elegancia por el florete ó la espada, mientras que los tiradores de sable no nos muestran, salvo honrosísimas pero escasas excepciones, más que el desprecio á los golpes y alardes de fuerza muscular casi siempre injustificados, pero admirados.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      — ¡Pues ya lo creo!... hoy manejas el sable de la manera más cándida...¡ese no es el juego tuyo, el juego de las salas de armas!
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      Que esto obedecía a que siendo Lico Godínez gran tirador de espada, sable y florete, pocos habría capaces de ponerse delante de él para un combate al arma blanca.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      Y a todos ponía sable o florete en mano el maestro, mezcla de francés y de criollo, sumamente curiosa.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      Alrededor de los muros colgaban en palomillas de madera floretes, sables, caretas y guantes de los discípulos, cada juego numerado y colocado en su palomilla correspondiente.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      Conocíase en él la pasión por las armas, por las armas blancas, el sable, la espada, el florete, llevada hasta los extremos de ser la esgrima como una necesidad de su organismo.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Es (CDH )
      El florete, la espada, la pistola, el sable, todo era bueno hasta que llegase el momento del machete.
    • 1919 Anónimo "Casino español La Habana" [01-07-1919] Unión Ibero-Americana (Madrid) Es (HD)
      Diez de la noche.—Velada literario-musical y reparto de premios a los alumnos de la sala de esgrima del Casino que resulten vencedores en torneos o asaltos previamente celebrados para las tres armas: florete, sable y espada.
    • 1924 Anónimo "Homenaje maestro Afrodisio" [18-06-1924] El Sol (Madrid) Es (HD)
      Después, en el salón de sesiones del Ayuntamiento, se sirvió a los invitados una espléndida comida, y más tarde se celebraron varios asaltos a espada, florete y sable entre los afamados esgrimidores ya mencionados.
    • 1946 Anónimo "Estancia misión argentina Toledo" [15-10-1946] La Vanguardia (Barcelona) Es (HD)
      A los restantes miembros de la Misión, les fueron ofrecidos también juegos de espadas, floretes y sables de esgrima, y asimismo, las señoras fueron obsequiadas con ramos de flores y objetos damasquinados.
    • 1953 Anónimo "Esgrima. Copa Federación Andaluza" [24-02-1953] ABC (Sevilla) Es (HD)
      Esgrima Copa Federación Andaluza Por las condiciones impuestas para disputar este trofeo resultaban muy niveladas las competiciones en los asaltos, pues de cinco tocados para ganar cada combate, tenían de handicap tres tocados a favor de los esgrimidores de tercera categoría y dos tocados, los de segunda en cada una de las armas de florete y sable.
    • 1969 Anónimo "Centro Cultural Ejércitos inauguraron pistas esgrima" [10-05-1969] La Vanguardia (Barcelona) Es (HD)
      Vimos las tres clases de armas, específicas, de la esgrima, que son el sable, la espada y el florete, en sus modalidades deportivas, y dignamente representandas por los buenos esgrimistas, que formándose en este deporte suponen el gran plantel hacia un futuro prometedor, con una fecha ilusionada, la Olimpíada de 1972.
    • 1982 Mora, J. "Accidente Smirnov casualidad" [23-07-1982] El País (Madrid) Es (HD)
      Las armas -sable, florete y espada-, no pueden herir porque no pinchan y tampoco cortan. La punta está matada con una cabeza aplastada y el filo de la hoja no tiene filo. El control de las armas en un campeonato es exhaustivo y son rechazadas las que, por el uso, puedan presentar aristas
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Es (CDH )

      — No me cabe la menor duda —respondió satisfecho el anciano—. Eres el mejor alumno que he tenido; el más frío y sereno con un florete o un sable en la mano.

    • 2003 Fontecilla, P. "Esgrima desvirtuada" [14-03-2003] El País (Madrid) Es (HD)
      Van protegidos con las caretas, las chaquetillas y los guantes reglamentarios de la esgrima deportiva. Sobra decir que las armas reglamentarias no tienen punta hiriente. Por exigencias del guión, la situación se desmadra y un sable acaba atravesando la rejilla de una careta y casi provoca una tragedia.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      sable [...] Dep. En esgrima, arma con cazoleta y hoja de sección rectangular, triangular o con forma de trapecio, cuyo peso no supera los 500 g.
  3. Acepción en desuso
  4. 1⟶transferencia cohipónimos
    s. m. Ar Pe Arma blanca corta, pesada, de hoja ancha y con un solo filo, más larga que la daga y más corta que la espada.
    Sinónimos: alfanje; catana
    docs. (1810-1987) 4 ejemplos:
    • 1810 Gracía, P. A. Diario viaje Salinas Grandes (CDH )
      Se hace, pues, muy forzoso que se cele con la mejor vigilancia el número de armas, de caballos y demás especies que introducen y extraen las partidas de indios, como se practica en el reino de Chile. De cuchillos dagas y toda suerte de arma corta, se proveen con la misma franqueza que los españoles; además, los indios Araucanos fabrican machetes y moharras de lanza con bastante perfección, cuyos nombres conservan en sus idiomas; con la distinción de haber corrompido el de machete en machito; y es común este nombre al sable y a la espada.
    • 1911 Avellaneda, F. F. Palabras Catamarca [1927] Tesoro de Catamarqueñismos Ar (FG)
      Sable. Machete del Diccionario.
    • 1947 Tovar Ramírez, E. D. VocOrientePeruano [1966] Pe (NTLLE)
      Sable.- En Loreto es común denominar así al machete.
    • 1987 Castonguay, L. VocOriente Peruano Pe (FG)
      Sable: modismo regional por machete.
  5. 2⟶metonimia
    s. m. Esgrim. Modalidad de esgrima que se practica con sable.
    docs. (1822-2013) 18 ejemplos:
    • 1822 Anónimo "Avisos" [31-10-1822] Gazeta del Gobierno de México (Ciudad de México) Mx (HD)
      D. Francisco Oilbaut, profesor de Esgrima, tiene el honor de avisar al público que ha abierto una academia en la calle segunda de la Monterilla núm. 9. donde dará lecciones de florete, y sable; y á los que no quieran molestarse en ir á la dicha academia, las dará en sus casas respectivas.
    • 2013 Scharfenberf, E. "Sable ‘sexy’ chavismo" [24-04-2013] El País (Madrid) Es (HD)
      Alejandra Benítez Romero. Participante en tres Juegos Olímpicos, es vicecampeona panamericana de sable y vigente campeona.
    • 1822 Anónimo "Avisos" [31-10-1822] Gazeta del Gobierno de México (Ciudad de México) Mx (HD)
      D. Francisco Oilbaut, profesor de Esgrima, tiene el honor de avisar al público que ha abierto una academia en la calle segunda de la Monterilla núm. 9. donde dará lecciones de florete, y sable; y á los que no quieran molestarse en ir á la dicha academia, las dará en sus casas respectivas.
    • 1841 Anónimo "Parte militar caballería" [30-12-1841] El Archivo Militar (Madrid) Es (HD)
      1º. Los varios puntos relativos á la táctica del arma, como son la parte elemental de la instrucción a pie, el manejo de las armas, la equitación y los ejercicios á caballo, las maniobras del rejimiento y las de una ó mas divisiones en una ó dos lineas. 2º La esgrima de florete y sable.
    • 1863 Anónimo "Sala de armas" [27-09-1863] La Iberia (Madrid) Es (HD)
      Los* profesores de esgrima, Mr. Jean y Mr. Nicolás (el zuavo), tienen el honor de ofrecer al público de esta corte sus servicios, bondadosamente apreciados en el último invierno, en el local que considerablemente ensanchado y arreglado tienen en la calle del Sordo, núm. 13, cuarto bajo derecha.—Las lecciones serán de florete y sable.
    • 1876 Anónimo (Fulano) "Armas Madrid" [26-03-1876] El Globo (Madrid) Es (HD)
      Porque las armas y más concretamente la esgrima de sable y de florete,—que son las armas por antonomasia,—pueden y deben ser consideradas (bien lo sabes tú), bajo un doble punto de vista;
    • 1896 Lara Casas, L. "¡Claro está!" [02-02-1896] El Historiador Palmesano (Palma de Mallorca) Es (HD)
      Que tengo ó no bigote / que me apunte la barba. / Que sepa bien la esgrima / del sable ó de la espada; / ó al contrario no sepa / tirar a ninguna arma. / Que viva alegre ó triste; / ó no viva, ni nada.
    • 1903 Anónimo "Concursos hípicos" [29-08-1903] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Igualmente aplaudido fué el concurso de sable, durante el cual se comprobó la maestría en la esgrima de esa arma por parte de los soldados del regimiento, cuyo brazo potente parecía dejar huella profunda en el maniquí, al efecto colocado en la pista.
    • 1914 Iglesias Hermida, P. "Belleza, armas y letras" [22-02-1914] El Duende (Madrid) Es (HD)
      Antonio Micó. Nos hallamos ante el campeón de España de espada, campeón de España de sable y campeón del mundo de pistola. El que quiera más, que lo pida; ahora, que es posible que no lo encuentre.
    • 1936 Anónimo "Esgrima. Torneo de la Federación Centro" [08-05-1936] ABC (Madrid) Es (HD)
      En la sala del Casino Militar se están celebrando las pruebas del segundo torneo de la Federación Centro de Esgrima [...] La prueba de sable dará comienzo el propio viernes, a las seis, en dicha sala.
    • 1964 Gilera (Enrique Gil de la Vega) "Avance de Estados Unidos retroceso de la URSS" [06-11-1964] ABC (Madrid) Es (HD)
      En esgrima ha sumado la URSS también varias medalla, pues ha ganado en florete y en sable por equipos y en espada individual.
    • 1995 Anónimo (A. P.) "España, quinta mundial sable" [24-07-1995] El País (Madrid) Es (HD)
      El equipo español de sable finalizó en quinta posición del Mundial de esgrima que se disputa en La Haya por lo que se clasificó para disputar los próximos Juegos Olímpicos de Atlanta. En la final, Italia se impuso por 45-43 a Rusia.
    • 2000 Bolaños, A. "Sable en todo lo alto" [31-08-2000] El País (Madrid) Es (HD)
      Agresividad, elasticidad, velocidad, reflejos, una pizca de suerte y un arbitraje justo; el equipo español de sable necesitó de todo eso para clasificarse para los Juegos Olímpicos.
    • 2008 Mateo Ruiz-Galvez, J. J. "Sablista estresado" [09-03-2008] El País (Madrid) Es (HD)
      "¿Qué sufrimiento es éste? ¿Qué hago yo aquí? ¿Es esto masoquismo?". Jorge Pina, campeón de Europa de sable, vive encorsetado por su viajar continuo, su entrenarse sin descanso y su trabajar sin pausa.
    • 2013 Scharfenberf, E. "Sable ‘sexy’ chavismo" [24-04-2013] El País (Madrid) Es (HD)
      Alejandra Benítez Romero. Participante en tres Juegos Olímpicos, es vicecampeona panamericana de sable y vigente campeona.
    • 1822 Anónimo "Avisos" [31-10-1822] Gazeta del Gobierno de México (Ciudad de México) Mx (HD)
      D. Francisco Oilbaut, profesor de Esgrima, tiene el honor de avisar al público que ha abierto una academia en la calle segunda de la Monterilla núm. 9. donde dará lecciones de florete, y sable; y á los que no quieran molestarse en ir á la dicha academia, las dará en sus casas respectivas.
    • 1841 Anónimo "Parte militar caballería" [30-12-1841] El Archivo Militar (Madrid) Es (HD)
      1º. Los varios puntos relativos á la táctica del arma, como son la parte elemental de la instrucción a pie, el manejo de las armas, la equitación y los ejercicios á caballo, las maniobras del rejimiento y las de una ó mas divisiones en una ó dos lineas. 2º La esgrima de florete y sable.
    • 1845 Anónimo "Esgrima" [01-01-1845] El Estandarte (Madrid) Es (HD)
      [...] no dudamos de que el señor Cea podrá cumplir la oferta que ha hecho, de que dentro de un año deberán hallarse suficientemente adelantados aquellos para desempeñar, cada uno en su regimiento, las funciones de maestro de esgrima, de florete y sable.
    • 1863 Anónimo "Sala de armas" [27-09-1863] La Iberia (Madrid) Es (HD)
      Los* profesores de esgrima, Mr. Jean y Mr. Nicolás (el zuavo), tienen el honor de ofrecer al público de esta corte sus servicios, bondadosamente apreciados en el último invierno, en el local que considerablemente ensanchado y arreglado tienen en la calle del Sordo, núm. 13, cuarto bajo derecha.—Las lecciones serán de florete y sable.
    • 1876 Anónimo (Fulano) "Armas Madrid" [26-03-1876] El Globo (Madrid) Es (HD)
      Porque las armas y más concretamente la esgrima de sable y de florete,—que son las armas por antonomasia,—pueden y deben ser consideradas (bien lo sabes tú), bajo un doble punto de vista;
    • 1896 Lara Casas, L. "¡Claro está!" [02-02-1896] El Historiador Palmesano (Palma de Mallorca) Es (HD)
      Que tengo ó no bigote / que me apunte la barba. / Que sepa bien la esgrima / del sable ó de la espada; / ó al contrario no sepa / tirar a ninguna arma. / Que viva alegre ó triste; / ó no viva, ni nada.
    • 1903 Anónimo "Concursos hípicos" [29-08-1903] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Igualmente aplaudido fué el concurso de sable, durante el cual se comprobó la maestría en la esgrima de esa arma por parte de los soldados del regimiento, cuyo brazo potente parecía dejar huella profunda en el maniquí, al efecto colocado en la pista.
    • 1914 Iglesias Hermida, P. "Belleza, armas y letras" [22-02-1914] El Duende (Madrid) Es (HD)
      Antonio Micó. Nos hallamos ante el campeón de España de espada, campeón de España de sable y campeón del mundo de pistola. El que quiera más, que lo pida; ahora, que es posible que no lo encuentre.
    • 1933 Oromi, H. A. "Mundo deportes" [15-07-1933] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
      Es el propósito de los organizadores enviar un equipo compuesto por seis maestros jóvenes, elegidos después de una prolija y rigurosa selección, y los cuales, después de cumplir en nuestro país un severo adiestramiento, se trasladarían a Europa por tres meses para hacer exhibiciones de esgrima en Francia, Italia, Inglaterra, Alemania y otros países, midiéndose en sable, florete y espada con los más destacados tiradores de la esgrima militar y amateur de esos países.
    • 1936 Anónimo "Esgrima. Torneo de la Federación Centro" [08-05-1936] ABC (Madrid) Es (HD)
      En la sala del Casino Militar se están celebrando las pruebas del segundo torneo de la Federación Centro de Esgrima [...] La prueba de sable dará comienzo el propio viernes, a las seis, en dicha sala.
    • 1942 Anónimo "Página deportiva. Esgrima" [24-07-1942] ABC (Madrid) Es (HD)
      El campeonato nacional de sable. Valencia, 22. Ha terminado el torneo de esgrima, especialidad sable, valedero para el título regional, en que han participado nueve tiradores.
    • 1953 Anónimo "Muy breve" [01-05-1953] ABC (Sevilla) Es (HD)
      En los campeonatos de esgrima nacionales de Madrid, ganó la especialidad de sable, Ramón Martínez, madrileño.
    • 1964 Gilera (Enrique Gil de la Vega) "Avance de Estados Unidos retroceso de la URSS" [06-11-1964] ABC (Madrid) Es (HD)
      En esgrima ha sumado la URSS también varias medalla, pues ha ganado en florete y en sable por equipos y en espada individual.
    • 1984 Guerrero, A. "Sólo dos tiradores españoles" [01-07-1984] El País (Madrid) Es (HD)
      Según su entrenador, Joaquín Campomanes, "España está entre los 10 primeros países del mundo. Pero esto varía según el arma, porque en sable estamos entre los seis primeros". Sobre el boicoteo de algunos países del Este a los Juegos opina que la no participación de esos países nos beneficia claramente.
    • 1995 Anónimo (A. P.) "España, quinta mundial sable" [24-07-1995] El País (Madrid) Es (HD)
      El equipo español de sable finalizó en quinta posición del Mundial de esgrima que se disputa en La Haya por lo que se clasificó para disputar los próximos Juegos Olímpicos de Atlanta. En la final, Italia se impuso por 45-43 a Rusia.
    • 2000 Bolaños, A. "Sable en todo lo alto" [31-08-2000] El País (Madrid) Es (HD)
      Agresividad, elasticidad, velocidad, reflejos, una pizca de suerte y un arbitraje justo; el equipo español de sable necesitó de todo eso para clasificarse para los Juegos Olímpicos.
    • 2008 Mateo Ruiz-Galvez, J. J. "Sablista estresado" [09-03-2008] El País (Madrid) Es (HD)
      "¿Qué sufrimiento es éste? ¿Qué hago yo aquí? ¿Es esto masoquismo?". Jorge Pina, campeón de Europa de sable, vive encorsetado por su viajar continuo, su entrenarse sin descanso y su trabajar sin pausa.
    • 2013 Scharfenberf, E. "Sable ‘sexy’ chavismo" [24-04-2013] El País (Madrid) Es (HD)
      Alejandra Benítez Romero. Participante en tres Juegos Olímpicos, es vicecampeona panamericana de sable y vigente campeona.
  6. 1⟶metáfora
    s. m. Cu Co PR Esp Pez marino de hasta 2 metros de longitud, de cuerpo largo y comprimido, piel de color plateado y generalmente sin escamas. Nombre científico (Familia) : Trichiuridae ; especialmente el Trichiurus Lepturus.
    docs. (1836-2014) 17 ejemplos:
    • 1836 Pichardo, E. DiccVocesCubanas Cu (BD)
      Sable. n. s. m. Pez anguiliforme, pero tan aplastado que parece una hoja de espada ó sable; su tamaño regular es de una vara y su ancho la 14ª parte; la cabeza parece de culebra, con dientes corvos; ojos redondos, grandes, negros, y cerco de plata; va aguzándose hasta rematar en punta; todo es de un plateado brillantísimo y liso, sin distinguírsele escamas; la aleta dorsal corre alzada desde el arranque de la cabeza hasta cerca de la rabiza ó punta opuesta; dos aletas chicas pectorales; sin otra alguna. Debe ser el trichiurus lecturus de Cuvier, que el traductor llama cinturon de plata.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      sable [...] m. Pez con forma de anguila, de cuerpo largo y aplastado, y de color plateado brillante.
    • 1836 Pichardo, E. DiccVocesCubanas Cu (BD)
      Sable. n. s. m. Pez anguiliforme, pero tan aplastado que parece una hoja de espada ó sable; su tamaño regular es de una vara y su ancho la 14ª parte; la cabeza parece de culebra, con dientes corvos; ojos redondos, grandes, negros, y cerco de plata; va aguzándose hasta rematar en punta; todo es de un plateado brillantísimo y liso, sin distinguírsele escamas; la aleta dorsal corre alzada desde el arranque de la cabeza hasta cerca de la rabiza ó punta opuesta; dos aletas chicas pectorales; sin otra alguna. Debe ser el trichiurus lecturus de Cuvier, que el traductor llama cinturon de plata.
    • 1843 Sagra, R. HFísica, política, natural Cuba, segunda parte, IV p. 200 Es (BD)
      Trichiurus lepturus […]. El Sable de la isla de Cuba […] es el espada de Montevideo. Este nombre se encuentra repetido en la Jamaica, en la denominación inglesa Sword-fish que significa espada ó sable. Es una especie que llega á ser muy grande, pues hay individuos de cuatro pies de longitud. Menciónase como animal muy voraz y no comestible.
    • 1853 Domínguez, R. J. DiccNacional (S) (NTLLE)
      Sable. [...] Ictiol. Pez del Mediterráneo con aletas dorsales muy largas, de las cuales las anteriores son dentadas, con espinas en la línea lateral y la cola muy dentada por debajo.
    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      Sable. [...] Amer. Cuba. Zool. Pez anguiliforme, de una vara de largo y tan aplastado que parece una hoja de espada ó sable.
    • 1921 Suárez, C. VocCubano Cu (BD)
      Sable. Cub. epic. m. Pez anguiliforme que crece hasta un metro, de cuerpo tan aplastado, que semeja una hoja de sable, de lo que toma su nombre; su color es plateado brillante, con la epidermis lisa, la aleta dorsal a todo lo largo del cuerpo, cabeza parecida a la de culebra, con los dientes encorvados y ojos negros grandes. También le dicen cinturón de plata.
    • 1925 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      Sable. m. Cuba y P. Rico. Pez anguiliforme, de una vara de largo y tan aplastado que parece una hoja de sable (Trichiurus lepturus, Cuv.; Gympogaster lepturus, Poey).
    • 1978 Montes Giraldo, J. J. / Flórez, L. LéxPesca Colombia Co (FG)
      Sable (P., Tb., Pc.), perro (P.), sablete (B.), rula (Pc.): Trichiurus lepturus.
    • 1989 Carrillo Alonso, A. LexMarAlmería [1989] p. 394 BRAE, LXIX Es (FG)
      Sable. Dic. Ac.: Sable1...|| 3. m. Cuba. Pez con forma de anguila, de cuerpo largo y aplastado y de color plateado brillante. Obser.: El pez es muy conocido entre los pescadores andaluces. Se suele capturar en aguas del Atlántico y las marrajeras andaluzas lo pescan al palangre en la costa africana. Defición que se propone: || 3. m. Pez de cuerpo alargado y comprimido como un sable, de color plateado por lomo y vientre, y que suele medir de 1 a 2 metros. Abunda en aguas del Atlántico y las marrajeras andaluzas lo suelen capturar al palangre en la costa africana.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      sable [...] m. Pez con forma de anguila, de cuerpo largo y aplastado, y de color plateado brillante.
    • 1836 Pichardo, E. DiccVocesCubanas Cu (BD)
      Sable. n. s. m. Pez anguiliforme, pero tan aplastado que parece una hoja de espada ó sable; su tamaño regular es de una vara y su ancho la 14ª parte; la cabeza parece de culebra, con dientes corvos; ojos redondos, grandes, negros, y cerco de plata; va aguzándose hasta rematar en punta; todo es de un plateado brillantísimo y liso, sin distinguírsele escamas; la aleta dorsal corre alzada desde el arranque de la cabeza hasta cerca de la rabiza ó punta opuesta; dos aletas chicas pectorales; sin otra alguna. Debe ser el trichiurus lecturus de Cuvier, que el traductor llama cinturon de plata.
    • 1843 Sagra, R. HFísica, política, natural Cuba, segunda parte, IV p. 200 Es (BD)
      Trichiurus lepturus […]. El Sable de la isla de Cuba […] es el espada de Montevideo. Este nombre se encuentra repetido en la Jamaica, en la denominación inglesa Sword-fish que significa espada ó sable. Es una especie que llega á ser muy grande, pues hay individuos de cuatro pies de longitud. Menciónase como animal muy voraz y no comestible.
    • 1853 Domínguez, R. J. DiccNacional (S) (NTLLE)
      Sable. [...] Ictiol. Pez del Mediterráneo con aletas dorsales muy largas, de las cuales las anteriores son dentadas, con espinas en la línea lateral y la cola muy dentada por debajo.
    • 1895 Zerolo, E. DiccEnciclLengCastellana (NTLLE)
      Sable. [...] Amer. Cuba. Zool. Pez anguiliforme, de una vara de largo y tan aplastado que parece una hoja de espada ó sable.
    • 1921 Suárez, C. VocCubano Cu (BD)
      Sable. Cub. epic. m. Pez anguiliforme que crece hasta un metro, de cuerpo tan aplastado, que semeja una hoja de sable, de lo que toma su nombre; su color es plateado brillante, con la epidermis lisa, la aleta dorsal a todo lo largo del cuerpo, cabeza parecida a la de culebra, con los dientes encorvados y ojos negros grandes. También le dicen cinturón de plata.
    • 1925 Malaret, A. DiccAmericanismos (FG)
      Sable. m. Cuba y P. Rico. Pez anguiliforme, de una vara de largo y tan aplastado que parece una hoja de sable (Trichiurus lepturus, Cuv.; Gympogaster lepturus, Poey).
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      Sable. [...] m. Cuba. Pez con forma de anguila, de cuerpo largo y aplastado, de color plateado brillante.
    • 1943 Tovar Ramírez, E. D. Peruanos y portorriqueños Boletín de la Academia Chilena, VIII (FG)
      Sable.- El pez también llamado machete. El machete, pez peruano, lo conocemos con el nombre científico de Clupea nothocantus.
    • 1955 Malaret, A. VocEsp PRico PR (NTLLE)
      *Sable. m. (T. en Cuba). Es el pez machete [...].
    • 1963 Lozano, F. Nomenclatura ictiológica (FG)
      Sable. [...] Alosa alosa (L.). Galicia; [...] Lepidopus caudatus (Euphr.). (Andalucía y costas de Barcelona y Gerona); [...] Trichiurus lepturus (L.) Galicia y Canarias.
    • 1950-1964 VV. AA. DiccEnciclop UTEHA (FG)
      Sable. [...] En Cuba, pez de cuerpo largo y aplastado, de color plateado brillante. Corresponde a la especie Trichiurus lepturus, de la familia de los triquiúridos.
    • 1977 Gmz Larrañeta, M. ObservNombres flora fauna p. 215 BRAE, 57 Es (BD)
      Sable1. Dic.: // 3. m. Cuba. Pez con forma de anguila, de cuerpo largo y aplastado y de color plateado brillante. Crítica: En España se llama también sable a dos especies de peces frecuentes en la pesca comercial. Tienen de común el tener un cuerpo comprimido, como si una espada fuera puesta de canto, y tener el cuerpo más o menos plateado. Defición que se propone: || 3. m. Zool. Peces teleósteos marinos que, perteneciendo a familias diferentes, tienen un cuerpo alargado y comprimido, como la lámina de un sable, y color plateado. Alguna de las especies puede alcanzar 2 metros de longitud.
    • 1978 Montes Giraldo, J. J. / Flórez, L. LéxPesca Colombia Co (FG)
      Sable (P., Tb., Pc.), perro (P.), sablete (B.), rula (Pc.): Trichiurus lepturus.
    • 1989 Carrillo Alonso, A. LexMarAlmería [1989] p. 394 BRAE, LXIX Es (FG)
      Sable. Dic. Ac.: Sable1...|| 3. m. Cuba. Pez con forma de anguila, de cuerpo largo y aplastado y de color plateado brillante. Obser.: El pez es muy conocido entre los pescadores andaluces. Se suele capturar en aguas del Atlántico y las marrajeras andaluzas lo pescan al palangre en la costa africana. Defición que se propone: || 3. m. Pez de cuerpo alargado y comprimido como un sable, de color plateado por lomo y vientre, y que suele medir de 1 a 2 metros. Abunda en aguas del Atlántico y las marrajeras andaluzas lo suelen capturar al palangre en la costa africana.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      sable [...] m. Cuba. Pez con forma de anguila, de cuerpo largo y aplastado, y de color plateado brillante.
    • 2006-2010 Arias García, A. M. / Torre García, M. / Fijo León, M. I. Ictioterm (BD)
      Trichiurus lepturus es un sable, para los informantes de Cádiz, y un paire, para los de Huelva, aunque en Mazagón obtuvimos también sable. Los informantes no dan importancia a la clara diferencia que hay con el otro sable/paire, Lepidopus caudatus: aleta caudal ahorquillada en Lepidopus caudatus y como un rabo pelado en Trichiurus lepturus. Se limitan a comentar que se trata de "otro sable" u "otro paire". Esta especie aparece muy esporádicamente en los puertos, por lo que creemos que las citas de la bibliografía son confusiones con Lepidopus caudatus.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      sable [...] m. Pez con forma de anguila, de cuerpo largo y aplastado, y de color plateado brillante.
  7. 1⟶metáfora
    s. m. Poder ejercido por los militares con la fuerza de las armas.
    docs. (1841-1967) 10 ejemplos:
    • 1841 Díaz, N. P. Asambleas deliberantes [2002] Escritos política Es (CDH )
      La guillotina pasó, la Convención pasó, Robespierre pasó, las grandes batallas pasaron: pasaron las conquistas, y las campañas gigantescas, y pasó el terror, y la orgía de la democracia, y el imperio del sable, y la embriaguez de la gloria.
    • 1849 Donoso Cortés, J. "Intervención" [Diario de las sesiones del Congreso, 04/01/1849)] p. 80 Es (BD)
      Se trata de escoger entre la dictadura que viene de abajo y la dictadura que viene de arriba, porque viene de regiones más limpias y serenas. Se trata de escoger, por último, entre la dictadura del puñal y la dictadura del sable; yo escojo la dictadura del sable, porque es más nombre.
    • 1854 Castelar, E. Discurso 22/09/1854 [1861] 14 Discursos Es (CDH )

      [...] Sartorius escribió su epitafio como antes Donoso habia escrito el evangelio de la reacción, sosteniendo que la razon y el absurdo se aman con amor invencible, que fuera de las vias católicas nada hay tan despreciable como el hombre; que el siglo XVI con su inquisición y sus frailes, es el ideal de la sociedad; que debíamos por nobleza amar la dictadura del sable [...].

    • 1868 Congreso Diputados Diario sesiones Cortes, 30/04/1868 Es (BD)
      De aquí nació la institución de los consejos provinciales que trajo grandes beneficios, porque convertidos en tribunales contencioso-administrativos, dejó de existir aquello que antes llamábamos la ley del sable, puesto que cuando daba una orden un jefe político, justa o no justa, no había más remedio que cumplirla.
    • c1967 Anónimo Trad Paseos Flora Tristán [2002] (CDH )
      Los franceses, apasionados por la gloria, se recrean, en el seno de la paz, con los relatos guerreros, con las representaciones de batallas, sin que por ello el gobierno del sable sonría mucho a su imaginación, que veinticinco años de paz han vuelto muy positivo.
    • 1841 Díaz, N. P. Asambleas deliberantes [2002] Escritos política Es (CDH )
      La guillotina pasó, la Convención pasó, Robespierre pasó, las grandes batallas pasaron: pasaron las conquistas, y las campañas gigantescas, y pasó el terror, y la orgía de la democracia, y el imperio del sable, y la embriaguez de la gloria.
    • 1849 Donoso Cortés, J. "Intervención" [Diario de las sesiones del Congreso, 04/01/1849)] p. 80 Es (BD)
      Se trata de escoger entre la dictadura que viene de abajo y la dictadura que viene de arriba, porque viene de regiones más limpias y serenas. Se trata de escoger, por último, entre la dictadura del puñal y la dictadura del sable; yo escojo la dictadura del sable, porque es más nombre.
    • 1853 Samper, J. M. Apuntamientos HNueva Granada [1853] (CDH )
      [...] la Nueva Granada ha sentido alternativamente, en ménos de cincuenta años, el influjo maléfico o bienhechor del absolutismo colonial, del gobierno revolucionario, del sistema federal, del réjimen republicano, de la dictadura del sable, de la usurpacion militar, del órden constitucional, de la oligarquía, del terror, i por último, de la democracia, en su mas ámplia significacion.
    • 1853 Samper, J. M. Apuntamientos HNueva Granada [1853] (CDH )
      La tercera época fué de fermentacion popular; de traidoras ambiciones al lado de sacrificios jenerosos; de baldon para Colombia i de triunfos efímeros para la arbitrariedad. La época ignominiosa de la soberanía del sable.
    • 1854 Castelar, E. Discurso 22/09/1854 [1861] 14 Discursos Es (CDH )

      [...] Sartorius escribió su epitafio como antes Donoso habia escrito el evangelio de la reacción, sosteniendo que la razon y el absurdo se aman con amor invencible, que fuera de las vias católicas nada hay tan despreciable como el hombre; que el siglo XVI con su inquisición y sus frailes, es el ideal de la sociedad; que debíamos por nobleza amar la dictadura del sable [...].

    • 1855 Távara, S. Abolición de la esclavitud en Perú Pe (BD)
      Y vosotros que declamáis contra el Gobierno del sable ¿creéis que jamás quebrantaréis la punta o embotaréis los filos del sable con vacías declamaciones, conservando en el indio y en el negro la personificación del gobierno del sable?
    • 1861 Castelar, E. Discurso 13/05/1861 [1861] Discursos Es (CDH )

      [...] que las vias están preparadas para un despotismo gigantesco, universal, como nunca lo conocieron las edades, que no se trata de elegir entre la dictadura y la libertad, sino entre la dictadura del puñal y la dictadura del sable [...].

    • 1864 Zúñiga, N. A. La reacción y la revolución en presencia del catolicismo Es (BD)
      Si la esencia del feudalismo territorial la constituye el derecho de conquista, del cual es una reproducción más avanzada el feudalismo mercantil, apoyado y sostenido por el principio de la productividad del capital, tan negativo de la sociedad y de nuestros derechos, como la ley del cañón o la ley del sable; así como la libertad individual
    • 1868 Congreso Diputados Diario sesiones Cortes, 30/04/1868 Es (BD)
      De aquí nació la institución de los consejos provinciales que trajo grandes beneficios, porque convertidos en tribunales contencioso-administrativos, dejó de existir aquello que antes llamábamos la ley del sable, puesto que cuando daba una orden un jefe político, justa o no justa, no había más remedio que cumplirla.
    • c1967 Anónimo Trad Paseos Flora Tristán [2002] (CDH )
      Los franceses, apasionados por la gloria, se recrean, en el seno de la paz, con los relatos guerreros, con las representaciones de batallas, sin que por ello el gobierno del sable sonría mucho a su imaginación, que veinticinco años de paz han vuelto muy positivo.
  8. s. m. Mar. Pieza plana de madera o plástico que sirve para hacer más resistentes algunas velas.
    docs. (1842-2009) 9 ejemplos:
    • 1842 Vallarino, B. Trad Buques Lever [1842] (CDH )
      Se usa para esto de una pieza chata de madera llamada sable (d): este se pone alternativamente entre las partes del meollar ó cajeta que se pasa al rededor de dos pedazos de vaiven como se ve en la figura.
    • 2009 Pérez, R. J. et alii Patrón embarcaciones Es (BD)
      Sables. Listones planos de fibra o madera que se introducen en unas fundas denominadas vainas, cosidas a la baluma (parte de popa de las velas) que permiten dar rigidez y forma, y aumentar la superficie de vela.
    • 1842 Vallarino, B. Trad Buques Lever [1842] (CDH )
      Se usa para esto de una pieza chata de madera llamada sable (d): este se pone alternativamente entre las partes del meollar ó cajeta que se pasa al rededor de dos pedazos de vaiven como se ve en la figura.
    • 1864 Lorenzo, J. / Murga, G. / Ferreiro, M. DiccMarítimo [1864] Es (BD)
      Sable. [...] Man. Pieza chata, de madera y algo parecida á la hoja de un sable: sirve para tejer una clase de palletes que se denominan á sable.
    • 1981 Delmas, A. "Windsdurginf: fiebre Estados Unidos" [12-08-1981] ABC (Sevilla) Es (HD)
      He aquí una tabla de "wind" completamente aparejada para salir al agua. Del 1 al 12, éstos son sus elementos principales: 1) Mástil. 2) Funda de Mástil. 3) Sables [...].
    • 1984 Dueto, C. "Windsurf repaso" [23-09-1984] ABC (Madrid) Es (HD)
      De todas las piezas que componen una tabla de windsurfing, la más delicada o la que más sufre es la vela. Aunque los materiales que se utilizan ahora son más resistentes que los iniciales es necesario observar una serie de normas básicas para asegurarle una vida lo más larga posible: [...] Quitarle los sables y luego proceder a enrollar la vela alrededor del palo (si es por poco tiempo) o a desmontarla (si va a estar parada por mucho tiempo).
    • 1995 Agencia Efe "«Rioja de España» gana segunda regata" [07-03-1995] La Vanguardia (Barcelona) Es (HD)
      Ya antes de comenzar la competición se produjeron dos retrasos como consecuencia de la rotura de sables en las velas mayores de los barcos "One Australia" -que luego sufrió una mucho más grave durante la competición que hizo que el barco se fuese a pique en menos de un minuto- y el "Stardust 32", que posteriormente rompió el mástil.
    • 2009 Pérez, R. J. et alii Patrón embarcaciones Es (BD)
      Sables. Listones planos de fibra o madera que se introducen en unas fundas denominadas vainas, cosidas a la baluma (parte de popa de las velas) que permiten dar rigidez y forma, y aumentar la superficie de vela.
    • 1842 Vallarino, B. Trad Buques Lever [1842] (CDH )
      Se usa para esto de una pieza chata de madera llamada sable (d): este se pone alternativamente entre las partes del meollar ó cajeta que se pasa al rededor de dos pedazos de vaiven como se ve en la figura.
    • 1842 Vallarino, B. Trad Buques Lever [1842] (CDH )
      Se pasa un pedazo de meollar flojo (i) que se llama el peine por entre las mismas divisiones en la parte opuesta y se deja allí: se saca el sable para afuera, se pasa por debajo y por encima de las otras pernadas como antes, y se pasa cada chicote de la madre azocándola bien con un golpe del sable; el peine (i) que se habia dejado en la parte opuesta se suspende y pone las pernadas como se habian dividido la primera vez con el sable: se vuelve á pasar la madre como antes y se continua así hasta que se concluye.
    • 1842 Vallarino, B. Trad Buques Lever [1842] (CDH )
      La madre de meollar (e) se coloca junto á la párte de arriba entre las pernadas del meollar separadas con el sable y mordida ó azocada por él.
    • 1864 Lorenzo, J. / Murga, G. / Ferreiro, M. DiccMarítimo [1864] Es (BD)
      Sable. [...] Man. Pieza chata, de madera y algo parecida á la hoja de un sable: sirve para tejer una clase de palletes que se denominan á sable.
    • 1981 Delmas, A. "Windsdurginf: fiebre Estados Unidos" [12-08-1981] ABC (Sevilla) Es (HD)
      He aquí una tabla de "wind" completamente aparejada para salir al agua. Del 1 al 12, éstos son sus elementos principales: 1) Mástil. 2) Funda de Mástil. 3) Sables [...].
    • 1984 Dueto, C. "Windsurf repaso" [23-09-1984] ABC (Madrid) Es (HD)
      De todas las piezas que componen una tabla de windsurfing, la más delicada o la que más sufre es la vela. Aunque los materiales que se utilizan ahora son más resistentes que los iniciales es necesario observar una serie de normas básicas para asegurarle una vida lo más larga posible: [...] Quitarle los sables y luego proceder a enrollar la vela alrededor del palo (si es por poco tiempo) o a desmontarla (si va a estar parada por mucho tiempo).
    • 1995 Agencia Efe "«Rioja de España» gana segunda regata" [07-03-1995] La Vanguardia (Barcelona) Es (HD)
      Ya antes de comenzar la competición se produjeron dos retrasos como consecuencia de la rotura de sables en las velas mayores de los barcos "One Australia" -que luego sufrió una mucho más grave durante la competición que hizo que el barco se fuese a pique en menos de un minuto- y el "Stardust 32", que posteriormente rompió el mástil.
    • 1995 VV. AA. Tecnología [1995] Es (CDH )

      Sables.Elementos rígidos (fibra de vidrio) que hacen que la vela adopte una forma determinada.

    • 2009 Pérez, R. J. et alii Patrón embarcaciones Es (BD)
      Sables. Listones planos de fibra o madera que se introducen en unas fundas denominadas vainas, cosidas a la baluma (parte de popa de las velas) que permiten dar rigidez y forma, y aumentar la superficie de vela.
  9. Acepción en desuso
  10. 1⟶metáfora
    s. m. Órgano copulador y miccionador del hombre y de algunos animales de sexo masculino.
    Sinónimos: ariete; birimbao; flauta; picana
    docs. (1843-1993) 3 ejemplos:
    • a1843 Espronceda, J. Parodia Diablo mundo DiccErotismo Es (BD)
      De algún nabo asombroso estás debajo / y rabias por hacer que salga el sable / que te había metido, y en tal guerra / nos jodes a nosotros en la tierra [...].
    • 1988 Paz Pz, C. GlosHabla cubana Cu (FG)
      SABLE. (vulgar generalizado) s. Pene. ¡Qué clase 'e jamonero, sacándose el sable delante de las jevitas!
    • 1993 Haensch, G. / Werner, R. (dirs.) NDiccArgentinismos Ar (NTLLE)
      Sable m coloq. Miembro viril [...].
  11. Acepción en desuso
  12. s. m. Miembro del ejército que no pertenece a la clase de tropa.
    Holónimo: ejército
    docs. (1868-1873) 2 ejemplos:
    • 1868 Pirala, A. HGuerra Civil, I [1984] Es (CDH )
      [...] testigo de los hechos, amante de la verdad y la justicia, celoso de la disciplina, del crédito y autoridad de los jefes, he cultivado su trato en las pocas ocasiones que le he visto, y luego he adquirido nuevos deseos de que un patriota tan conocido y probado, un sable tan acreditado, no permanezcan por más tiempo oscurecidos é inactivos, cuando todos los brazos se arman en defensa del trono y de la libertad de la nacion.
    • 1863-1873 Hostos, E. M. Peregrinación [1939] 188 Cu (CDH )
      pero ¿es libertad la de esos pueblos, confusamente dirigidos por leyes que hacen inútiles el capricho de un déspota, intereses infames o pasiones aviesas? ¿es libertad la de esos pueblos, funestamente gobernados por un sable, detenidos en su carrera por una mano torpe que no sabe regir? ¿es libertad no tener confianza ni en la ley, no estar seguro de su libertad individual, no poder descansar en quien debiera...?
  13. 1⟶transferencia cohipónimos
    s. m. Taurom. humor. Arma blanca de hoja larga ligeramente curvada en su último tercio, con punta aguda, usada por los toreros para matar a los toros.
    Sinónimos: alfanje; estoque
    docs. (1872-2016) 16 ejemplos:
    • 1872 Anónimo "Toros en Cartagena" [16-09-1872] Boletín de Loterías y de Toros (Madrid) Es (HD)
      El Cuco salió con un par cuarteando y luego otro que resultaron ser medios. Caballeros, no conozco al Cuco más que por las pantorrillas; y Pablo otro par que colgó al cuarteo. Salvador, que lucia traje de oro y azul, se armó del sable y pasando á la fiera cuatro veces con la derecha, tres naturales y uno en redondo, suéltale un volapié un poquito bajo, échase el toro para levantarse al momento, concluyendo con un descabello á la primera intentona. Saltó el toro una vez al callejón.
    • 2016 Agencia Efe "Triunfo de Bautista y tres palizas sangrientas" [30-07-2016] El País (Madrid) Es (HD)
      En el primer encontronazo al atacar con la espada se echó Caballero materialmente sobre los pitones. Lo prendió por la pechera, lo zarandeó en el aire y lo dejó grogui. Milagro que no lo reventara con los derrotes que le asestó. Volvió a perfilarse, esta vez en la suerte contraria, y volvió a inmolarse entre las astas. Esta vez no se escapó. El sable derecho se hundió en la carne.
    • 1872 Anónimo "Toros en Cartagena" [16-09-1872] Boletín de Loterías y de Toros (Madrid) Es (HD)
      El Cuco salió con un par cuarteando y luego otro que resultaron ser medios. Caballeros, no conozco al Cuco más que por las pantorrillas; y Pablo otro par que colgó al cuarteo. Salvador, que lucia traje de oro y azul, se armó del sable y pasando á la fiera cuatro veces con la derecha, tres naturales y uno en redondo, suéltale un volapié un poquito bajo, échase el toro para levantarse al momento, concluyendo con un descabello á la primera intentona. Saltó el toro una vez al callejón.
    • 1874 Anónimo "Revista de toros" [14-09-1874] El Toreo (Madrid) Es (HD)
      En las tablas se acogió el animalito y se mosqueó con tres pases naturales de Lagartijo; otro más por la derecha, uno por alto y dos en redondo, y aquí el comparito dejó el sable en el sitio preciso, y á toro parado.
    • 1879 Media-Luna, P. (Emilio Sánchez Pastor) "Plaza de Toros de Madrid" [21-07-1879] El Toreo (Madrid) Es (HD)
      Vuelve lleno de aceitunas, dá tres pases con la derecha y sale arrollado en el último, perdiendo el sable, la muleta y la montera.
    • 1888 Media-Luna, P. (Emilio Sánchez Pastor) "Plaza de Toros de Madrid" [04-06-1888] El Toreo (Madrid) Es (HD)
      En la estocada tomó distancia, aunque por derecho, para meterse, y esto debió ser la causa de que el sable clavara algo más bajo del sitio debido.
    • 1892 Schz Neira, J. "Ánimo y adelante" [26-09-1892] La Lidia (Madrid) Es (HD)
      [...] le vemos perfilarse divinamente con gran parsimonia, y de seguida adelanta el pie izquierdo, alegra con la muleta, se le viene el bicho, espera con valentía sin abandonar su sitio, y mete el sable en lo más alto del morrillo. (Estupefacción general seguida de un gran aplauso.)
    • 1898 Anónimo "Cartera taurina" [12-09-1898] La Lidia (Madrid) Es (HD)
      Toreó á su primero con mucho baile y ayudado constantemente por Tomás, y le dió un pinchazo, media delantera, sin soltar el sable, media atravesada, un pinchazo y una honda.
    • 1903 Media-Luna, P. (Emilio Sánchez Pastor) "Corrida beneficio prensa" [03-07-1903] El Toreo (Madrid) Es (HD)
      En cuanto le sacó el sable, el bicho se entregó y el diestro escuchó palmas.
    • 1916 Anónimo "Corridas ayer provincias" [24-04-1916] La Lidia (Madrid) Es (HD)
      En el tercero dió unas verónicas medianas, muleteó con pases de tirón y con el sable dió un pinchazo sin atacar con rectitud, otro pinchazo y media estocada entrando mejor.
    • 1925 Anónimo (Gabriel) "Toreo a la jineta. Alfonso Reyes" [25-05-1925] La Lidia (Madrid) Es (HD)
      Pinchazo y una gran estocada, ligeramente defectuosa, sacando rota la pechera, más un descabello fué la labor con el sable, y una ovación calurosa como general petición de oreja fué el premio á la gran lección de toreo que nos dió el artista alcarreño.
    • c1908-1930 Corrales, J. A. Crónicas [1938] Pe (CDH )
      Rubio estuvo más pasable en sus faenas de muleta y sable con las señoras Asines que le correspondieron.
    • 1987 Nieto Manjón, L. DiccTérmTaurinos (FG)
      Sable. Se usa, humorísticamente, por estoque. De este término procede el de sablazo [...].
    • 2016 Agencia Efe "Triunfo de Bautista y tres palizas sangrientas" [30-07-2016] El País (Madrid) Es (HD)
      En el primer encontronazo al atacar con la espada se echó Caballero materialmente sobre los pitones. Lo prendió por la pechera, lo zarandeó en el aire y lo dejó grogui. Milagro que no lo reventara con los derrotes que le asestó. Volvió a perfilarse, esta vez en la suerte contraria, y volvió a inmolarse entre las astas. Esta vez no se escapó. El sable derecho se hundió en la carne.
    • 1872 Anónimo "Toros en Cartagena" [16-09-1872] Boletín de Loterías y de Toros (Madrid) Es (HD)
      El Cuco salió con un par cuarteando y luego otro que resultaron ser medios. Caballeros, no conozco al Cuco más que por las pantorrillas; y Pablo otro par que colgó al cuarteo. Salvador, que lucia traje de oro y azul, se armó del sable y pasando á la fiera cuatro veces con la derecha, tres naturales y uno en redondo, suéltale un volapié un poquito bajo, échase el toro para levantarse al momento, concluyendo con un descabello á la primera intentona. Saltó el toro una vez al callejón.
    • 1874 Anónimo (Cortés) "Décimo tercera corrida abono" [06-07-1874] El Toreo (Madrid) Es (HD)
      Oido á la caja que aparece el quinto y aquí van á salir los mosos, con más fatigas que animitas, á lusir los pelendengues de too su valer. Era el toro negro-bragao, listón, corni-apretado y se llamaba Sargento. Salió sin mochila pero con sable y quiso afeitar al Francés en un encontrón por su eclipse de la Plaza en la lidia del anterior. El Francés cayó y quedó exánime el cuadrúpedo, y entonces Paquito Calderón arremetió cinco veces sufriendo ima colada en una, y el Chuchi pegó con su chaquetilla fl..mante en tierra en una vara de las dos que puso.
    • 1874 Anónimo "Revista de toros" [14-09-1874] El Toreo (Madrid) Es (HD)
      En las tablas se acogió el animalito y se mosqueó con tres pases naturales de Lagartijo; otro más por la derecha, uno por alto y dos en redondo, y aquí el comparito dejó el sable en el sitio preciso, y á toro parado.
    • 1875 Anónimo "Revista de toros" [30-03-1875] El Toreo (Madrid) Es (HD)
      Se trasladó la lidia a los corrales. Lagartijo se fué hasta con el sable en la mano, y por fin, despues de un simulacro de caballeria, Dios ayudó á Molina y Mariano, rehileteros de tanda en aquel torito, para clavarle los palitroques.
    • 1879 Media-Luna, P. (Emilio Sánchez Pastor) "Plaza de Toros de Madrid" [21-07-1879] El Toreo (Madrid) Es (HD)
      Vuelve lleno de aceitunas, dá tres pases con la derecha y sale arrollado en el último, perdiendo el sable, la muleta y la montera.
    • 1881 Invierno, J. "Corrida de novillos" [29-08-1881] El Toreo (Madrid) Es (HD)
      Despues de un desarme dió una estocada caida, escupiendo el toro el sable en el acto.
    • 1888 Media-Luna, P. (Emilio Sánchez Pastor) "Plaza de Toros de Madrid" [04-06-1888] El Toreo (Madrid) Es (HD)
      En la estocada tomó distancia, aunque por derecho, para meterse, y esto debió ser la causa de que el sable clavara algo más bajo del sitio debido.
    • 1892 Schz Neira, J. "Ánimo y adelante" [26-09-1892] La Lidia (Madrid) Es (HD)
      [...] le vemos perfilarse divinamente con gran parsimonia, y de seguida adelanta el pie izquierdo, alegra con la muleta, se le viene el bicho, espera con valentía sin abandonar su sitio, y mete el sable en lo más alto del morrillo. (Estupefacción general seguida de un gran aplauso.)
    • 1898 Anónimo "Cartera taurina" [12-09-1898] La Lidia (Madrid) Es (HD)
      Toreó á su primero con mucho baile y ayudado constantemente por Tomás, y le dió un pinchazo, media delantera, sin soltar el sable, media atravesada, un pinchazo y una honda.
    • 1903 Media-Luna, P. (Emilio Sánchez Pastor) "Corrida beneficio prensa" [03-07-1903] El Toreo (Madrid) Es (HD)
      En cuanto le sacó el sable, el bicho se entregó y el diestro escuchó palmas.
    • 1916 Anónimo "Corridas ayer provincias" [24-04-1916] La Lidia (Madrid) Es (HD)
      En el tercero dió unas verónicas medianas, muleteó con pases de tirón y con el sable dió un pinchazo sin atacar con rectitud, otro pinchazo y media estocada entrando mejor.
    • 1925 Anónimo (Gabriel) "Toreo a la jineta. Alfonso Reyes" [25-05-1925] La Lidia (Madrid) Es (HD)
      Pinchazo y una gran estocada, ligeramente defectuosa, sacando rota la pechera, más un descabello fué la labor con el sable, y una ovación calurosa como general petición de oreja fué el premio á la gran lección de toreo que nos dió el artista alcarreño.
    • c1908-1930 Corrales, J. A. Crónicas [1938] Pe (CDH )
      Rubio estuvo más pasable en sus faenas de muleta y sable con las señoras Asines que le correspondieron.
    • c1908-1930 Corrales, J. A. Crónicas [1938] Pe (CDH )
      Don Bonarillo no lo pudo hacer muy bien con sus enemigos, lo mismo que don Faico, porque a cada rato el toro lo quitaba el sable, la bandola, el pañuelo y la camiseta.
    • 1987 Nieto Manjón, L. DiccTérmTaurinos (FG)
      Sable. Se usa, humorísticamente, por estoque. De este término procede el de sablazo [...].
    • 2016 Agencia Efe "Triunfo de Bautista y tres palizas sangrientas" [30-07-2016] El País (Madrid) Es (HD)
      En el primer encontronazo al atacar con la espada se echó Caballero materialmente sobre los pitones. Lo prendió por la pechera, lo zarandeó en el aire y lo dejó grogui. Milagro que no lo reventara con los derrotes que le asestó. Volvió a perfilarse, esta vez en la suerte contraria, y volvió a inmolarse entre las astas. Esta vez no se escapó. El sable derecho se hundió en la carne.
  14. 1⟶metáfora
    s. m. coloq. Obtención de dinero mediante peticiones reiteradas y sin intención de reintegrarlo.
    docs. (1883-2016) 10 ejemplos:
    • 1888 Pz Galdós, B. Miau [2003] (CDH )
      Por fin le arroja el poeta estas flores: Su existencia miserable la sostiene con el sable [...].
    • 2016 Robles, F. "Costa suegra" [01-07-2016] ABC (Sevilla) Es (HD)
      Los que frecuentan la Costa de la Suegra no se gastan ni un céntimo en alojamiento y desayuno, en hoteles de pulserita y todo incluido ni en apartamentos comprados o alquilados. Profesionales del mangazo, virtuosos del sable, maestros de esgrima y se apropian de un dormitorio, [...]
    • 1888 Pz Galdós, B. Miau [2003] (CDH )
      Por fin le arroja el poeta estas flores: Su existencia miserable la sostiene con el sable [...].
    • 1894 Royo Villanova, L. "Á ocho días vista" [03-11-1894] ABC (Madrid) Es (HD)
      La calle de Sevilla no es tan peligrosa como en el buen tiempo; la mayor parte de los huéspedes de aquella vía están refugiados en los portales y no interceptan el paso. Alguno se lanza al abordaje cuando hay primo á la vista; mas para estos casos está la esgrima del paraguas contra el sable.
    • 1903 Cuenca, C. L. "Crónica política. Cosas" [19-03-1903] ABC (Madrid) Es (HD)
      ¿Qué tienen gran destreza? Para nosotros, los diestros , por antonomasia, son los toreros. Las estocadas y los quites, en la plaza es donde más nos gustan. En el teatro aguantamos las comedias de capa y espada, pero á los espectáculos de espada sola les falta algo. En España, pese á la gloriosa tradición de la espada española, esta arma ha cambiado de sexo. Aquí lo que priva es el espada. Últimamente el sable nos preocupa un tanto, pero no mucho. Está uno tan habituado a los sablazos, que se los quita con gran facilidad. Lo decía en un arranque de sinceridad y melancolía un sablista de oficio: Se va poniendo tan malo esto de pedir, que el día menos pensado va uno á tener que meterse a trabajar.
    • 1912 Pardo Bazán, E. Cuentos trágicos [1990] (CDH )
      Cruzábamos en aquel instante por la zona de claridad de otro farol, y cual si brotase de las tinieblas, vivamente alumbrada, surgió la cara de Laureano. [...] En el rápido momento en que pude verle bien noté un cambio que me sorprendió: el paso de un estado que debía de ser en él habitual -el cinismo pedigüeño, la comedia del sable-, a una repentina, íntima resolución, que endureció siniestramente sus facciones.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      Lo asesoraba, como compinche y calanchín, un tal cordobés, Luis Lombana de nombre, zalamero de trato y experto en las artimañas del sable y del milagro.
    • 1966 Marsé, J. Teresa [1996] Es (CDH )
      Además de Luis Trías, que iba ya por su cuarta ginebra, el grupo lo componían dos chicas y tres chicos, uno de los cuales se despedía envainando el sable:
    • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] Es (CDH )

      Don Ricardo Sorbedo, con su larga melena enmarañada; su bufandilla descolorida y puesta un tanto al desgaire; su traje roto, deformado y lleno de lámparas; su trasnochada chalina de lunares y su seboso sombrero verde de ala ancha, es un extraño tipo, medio mendigo y medio artista, que malvive del sable, y del candor y de la caridad de los demás.

    • 2016 Robles, F. "Costa suegra" [01-07-2016] ABC (Sevilla) Es (HD)
      Los que frecuentan la Costa de la Suegra no se gastan ni un céntimo en alojamiento y desayuno, en hoteles de pulserita y todo incluido ni en apartamentos comprados o alquilados. Profesionales del mangazo, virtuosos del sable, maestros de esgrima y se apropian de un dormitorio, [...]
    • 1888 Pz Galdós, B. Miau [2003] (CDH )
      Por fin le arroja el poeta estas flores: Su existencia miserable la sostiene con el sable [...].
    • 1894 Royo Villanova, L. "Á ocho días vista" [03-11-1894] ABC (Madrid) Es (HD)
      La calle de Sevilla no es tan peligrosa como en el buen tiempo; la mayor parte de los huéspedes de aquella vía están refugiados en los portales y no interceptan el paso. Alguno se lanza al abordaje cuando hay primo á la vista; mas para estos casos está la esgrima del paraguas contra el sable.
    • 1903 Cuenca, C. L. "Crónica política. Cosas" [19-03-1903] ABC (Madrid) Es (HD)
      ¿Qué tienen gran destreza? Para nosotros, los diestros , por antonomasia, son los toreros. Las estocadas y los quites, en la plaza es donde más nos gustan. En el teatro aguantamos las comedias de capa y espada, pero á los espectáculos de espada sola les falta algo. En España, pese á la gloriosa tradición de la espada española, esta arma ha cambiado de sexo. Aquí lo que priva es el espada. Últimamente el sable nos preocupa un tanto, pero no mucho. Está uno tan habituado a los sablazos, que se los quita con gran facilidad. Lo decía en un arranque de sinceridad y melancolía un sablista de oficio: Se va poniendo tan malo esto de pedir, que el día menos pensado va uno á tener que meterse a trabajar.
    • 1912 Pardo Bazán, E. Cuentos trágicos [1990] (CDH )
      Cruzábamos en aquel instante por la zona de claridad de otro farol, y cual si brotase de las tinieblas, vivamente alumbrada, surgió la cara de Laureano. [...] En el rápido momento en que pude verle bien noté un cambio que me sorprendió: el paso de un estado que debía de ser en él habitual -el cinismo pedigüeño, la comedia del sable-, a una repentina, íntima resolución, que endureció siniestramente sus facciones.
    • 1913 Zaragüeta (Juan Navas Ramírez) "Chismorreos" [24-09-1913] La Unión Ilustrada (Málaga) Es (HD)
      El otro día estuvo á mi alrededor haciendo evolucionéis con el sable un acreditado cesante, que conoce todos los secretos del arte. Y tuve la suerte de que no me tocara, aunque tiene un juego de sable irresistible.
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Co (CDH )
      Lo asesoraba, como compinche y calanchín, un tal cordobés, Luis Lombana de nombre, zalamero de trato y experto en las artimañas del sable y del milagro.
    • 1966 Marsé, J. Teresa [1996] Es (CDH )
      Además de Luis Trías, que iba ya por su cuarta ginebra, el grupo lo componían dos chicas y tres chicos, uno de los cuales se despedía envainando el sable:
    • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] Es (CDH )

      Don Ricardo Sorbedo, con su larga melena enmarañada; su bufandilla descolorida y puesta un tanto al desgaire; su traje roto, deformado y lleno de lámparas; su trasnochada chalina de lunares y su seboso sombrero verde de ala ancha, es un extraño tipo, medio mendigo y medio artista, que malvive del sable, y del candor y de la caridad de los demás.

    • 1992 Coll, L. "Cuadros costumbres sablistas" [18-03-1992] El Heraldo de Madrid (Madrid) Es (HD)
      El sable es nuestro argot social -o la sociedad tiene su argor o germanía, como todo presidio- viene a ser el arma que se esgrime contra el bolsillo ajeno.
    • 2016 Robles, F. "Costa suegra" [01-07-2016] ABC (Sevilla) Es (HD)
      Los que frecuentan la Costa de la Suegra no se gastan ni un céntimo en alojamiento y desayuno, en hoteles de pulserita y todo incluido ni en apartamentos comprados o alquilados. Profesionales del mangazo, virtuosos del sable, maestros de esgrima y se apropian de un dormitorio, [...]
    1. s. Frecuentemente en un complemento con de del verbo vivir.
      docs. (1883-1969) 7 ejemplos:
      • 1883 Palacio, E. "De todo" [18-03-1883] Madrid Cómico (Madrid) Es (HD)
        En espectáculos, aparte de las sesiones de La mano negra, sociedad coreográfica, se ha observado cierta variedad. Primero: sinfonía. Segundo: función en Apolo á beneficio de D. José Valero. [...] Noveno: beneficio para redimir del servicio de las armas á varios sujetos que viven del sable.
      • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] Es (CDH )
        Don Leonardo es un punto que vive del sable y de planear negocios que después nunca salen.
      • 1883 Palacio, E. "De todo" [18-03-1883] Madrid Cómico (Madrid) Es (HD)
        En espectáculos, aparte de las sesiones de La mano negra, sociedad coreográfica, se ha observado cierta variedad. Primero: sinfonía. Segundo: función en Apolo á beneficio de D. José Valero. [...] Noveno: beneficio para redimir del servicio de las armas á varios sujetos que viven del sable.
      • 1888 Pz Galdós, B. Miau [2003] (CDH )
        — Diga usted, Guillén —murmuraban en otro círculo, donde hacía el gasto el maldecido cojo—. ¿Han colocado a ese pobre Miau, el padre de sus amigas de usted? Porque ese lujo asiático de delantera significa que han subido los nuestros.— Como no le coloquen en Leganés... Viven ahora del sable. El buen señor da unas estocadas... de maestro.
      • 1890 Pardo Bazán, E. Cristiana [1910] p. 175 Es (BD)
        No creáis que vivo del sable, hijos; no; sablazo es cuando ofrece uno pagar... y yo no ofrezco nunca semejante desatino. El que me presta me regala.
      • 1910 Pz Zúñiga, J. "Cosquillas. Amigo Castillo" [15-01-1910] El Heraldo de Madrid (Madrid) Es (HD)
        Sus vecinas la llamaban / desde entonces la castrense, / y él la trajo la desgracia; / porque era un tronera de esos / gastadores que trabajan / muy poco y viven del sable.
      • 1917 Unamuno, M. Abel [1995] (CDH )
        Y muertos poco después los suegros del hoy aquí sablista, acudió éste a su hermano pidiéndole amparo y trabajo, y su hermano se los negó, y por no matarle, que es lo que le pedía el coraje, se ha venido acá a vivir de limosna y del sable.
      • 1933 Prado Dugue, F. "Muere Fernando Díaz de Mendoza" [20-10-1933] El Heraldo (Madrid) Es (HD)
        Más tarde, y por reveses de fortuna, el comediante aristócrata vióse ante un dilema terrible: o convertirse en el señorito parásito que vive (si vive) del sable o lanzarse a explotar para defender su vida lo que un día cultivara por afición, y en el dilema, como la aristocracia no se demuestra con pergaminos sino con nobleza de sangre, Mendoza, con todo el gesto hidalgo de una raza, se lanzó a la escena.
      • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] Es (CDH )
        Don Leonardo es un punto que vive del sable y de planear negocios que después nunca salen.
  15. adj. Esp: Merid (And) [Persona] Molesta y aburrida.
    docs. (1951-1959) 2 ejemplos:
    • 1951 Alcalá Venceslada, A. VocAndaluz [1980] Es (NTLLE)
      SABLE. m. Persona desangelada, pesada. "Ese muchacho es un sable.".
    • 1959 Cela, C. J. Viaje andaluz (FG)
      Cuando un mozo sale sable, lo mejor es ni verlo.
colgar el sable
    Acepción lexicográfica
  1. loc. verb. Cu "Abandonar una actividad o desistir de un proyecto o empresa" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (2010) Ejemplo:
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      Colgar el sable. loc. verb. Cu. Abandonar una actividad o desistir de un proyecto o empresa. pop.
guindar el sable
    Acepción lexicográfica
  1. loc. verb. Cu "Abandonar una actividad o desistir de un proyecto o empresa" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (1978-2010) 2 ejemplos:
    • 1978 Schz-Boudy, J. DiccCubanismos Cu (NTLLE)
      Sable. Guindar el sable. Dejar de hacer eso. «Guindé el sable. Continúo dentro de media hora». Sinónimo. Guindar los guantes [...].
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      Guindar el sable. loc. verb. Cu. Abandonar una actividad o desistir de un proyecto o empresa.
  2. Acepción lexicográfica
  3. loc. verb. Cu coloq. "Morir" (RAE, DRAE 22.ª ed.-2001).
    docs. (2001) Ejemplo:
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      guindar alguien el [sable]. loc. verb. coloq. Cuba. morir (‖ llegar al término de la vida).
limpiar el sable
  1. loc. verb. Ur Realizar el acto sexual.
    docs. (1982-1988) 2 ejemplos:
    • 1982 Rivas, M. "Vivir como en una cárcel" [06-06-1982] El País (Madrid) Es (HD)
      A los solteros, de cuando en cuando, les dan permisillos para poder limpiar el sable, o sea, para echar una canita al aire; pero eso sí, siempre lejos de su zona de destino.
    • 1988 Obaldía, J. M. Habla Pago Ur (NTLLE)
      Limpiar el sable. Realizar el acto sexual.
sacar un sable
    Acepción lexicográfica
  1. loc. verb. Cu "Revelar algo sobre alguien para perjudicarlo(ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (2010) Ejemplo:
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      Sacar un sable. loc. verb. Cu. Revelar algo sobre alguien para perjudicarlo.
pez sable
  • s. m. Pez de hasta 2 metros de longitud, de cuerpo largo y comprimido, piel de color plateado y generalmente sin escamas. Nombre científico (Familia): Trichiuridae; especialmente el Trichiurus Lepturus.
    docs. (1900-2017) 10 ejemplos:
    • 1900 Anónimo "Historia sardina contada propia raspa" [29-08-1900] Gedeón (Madrid) Es (HD)
      Seguí mi viaje cuando llegó la hora. En aguas de Gijón estuve á punto de perecer: un pez-sable (especie desconocida por Linneo) encargado de cierta secreta, me echó la garra creyendo que yo era una sardina obrera, y por lo tanto, sardina protestante.
    • 2017 Lojendio, S. "Gustosa Madeira" [07-04-2017] El Día (Santa Cruz de Tenerife) Es (HD)
      Se trata del pez sable, de fisonomía alargada, como un congrio, piel negra y exquisita carne blanca, que llega al plato acompañado con una guarnición de plátano frito y verduras.
    • 1900 Anónimo "Historia sardina contada propia raspa" [29-08-1900] Gedeón (Madrid) Es (HD)
      Seguí mi viaje cuando llegó la hora. En aguas de Gijón estuve á punto de perecer: un pez-sable (especie desconocida por Linneo) encargado de cierta secreta, me echó la garra creyendo que yo era una sardina obrera, y por lo tanto, sardina protestante.
    • 1912 Anónimo (Un madrileño) "Defensa Cu-Cut" [30-04-1912] El País. Diario Republicano-Progresista (Madrid) Es (HD)
      Cuanto más que los madrileños no hacemos causa común con el pez sable, con las ratas y con las otras alimañas. Ni siquiera nos sentimos compenetrados con el oso, que sólo vemos por los madrilcs cuando lo traen los húngaros desarrapados y sucios
    • 1924 Bonnat, A. R. "Hombres animales" [12-09-1924] Nuevo Mundo (Madrid) Es (HD)
      El ejemplar del pez espada convertido en pez sable es frecuente y puede vérsele y hasta admirársele en distintos lugares; pero sobre todo en aquellos donde hay facilidades para tirarse á fondo y arrancar unas pesetas, que por ser redondas redondean también al avisado sablista y pez.
    • 1939 Anónimo "Precios público pescado" [11-08-1939] ABC (Sevilla) Es (HD)
      [...] salmonetes 6; sardinas, 1,80; zafios, 1,35; sardinillas, 1,80; voladores, 1,80; pez sable, 1,80; pulpos, 1,25 [...]
    • 1965 Anónimo "Mar pesca y navegación a vela" [30-01-1965] ABC (Madrid) Es (HD)
      [...] boquerón, aguja, atún, albacora, bonito, pez sable, pez espada, japuta, palometa, pez de limón, anjoval, mero, cherne, cabrilla, dentón, pargo [...]
    • 1973 Anónimo "Pesca deportiva atractivo turístico" [30-09-1973] Costa Canaria: Revista de Información Turística (Las Palmas de Gran Canaria) Es (HD)
      También el «peto», de gran interés dentro de la pesca deportiva, así como el «escolar», «Conejo», «pez sable», «dorado», «anjova», «pez de agua» y la gran variedad de escualos, todos ellos peces clasificados por la Asociación Internacional de Pesca Deportiva.
    • 1991 Huguet, J. F.. "Catálogo riqueza pesquera mediterránea" [23-02-1991] La Vanguardia (Barcelona) Es (HD)
      Un buen ejemplo es el pez sable, un animal de apariencia feroz, con dientes muy agudos y cuerpo alargado, que puede llegar a medir dos metros.
    • 2007 Anónimo "Barbate primero barcos faenarán Marruecos" [13-04-2007] ABC (Sevilla) Es (HD)
      Los buques se dedicarán a la captura de especies como la corvina y el espáridos (besugo y dorada), otros demersales (tunidos, merluza, pez sable), y pequeños pelágicos.
    • 2014 Precedo, J. "Faenar Marruecos 80 euros" [16-09-2014] El País (Madrid) Es (HD)
      Pero la primera jornada de faena ha rebajado la euforia. Solo tres barcos salieron el lunes del puerto gaditano con la preceptiva bandera roja y verde del reino alauí. Tras once horas en la mar, descargaron en su desangelada lonja, tonelada y media de pez sable, la especie más rentable en estas aguas
    • 2017 Lojendio, S. "Gustosa Madeira" [07-04-2017] El Día (Santa Cruz de Tenerife) Es (HD)
      Se trata del pez sable, de fisonomía alargada, como un congrio, piel negra y exquisita carne blanca, que llega al plato acompañado con una guarnición de plátano frito y verduras.
ruido de sables
  • s. m. Amenaza velada de rebelión, de algunos miembros de las fuerzas armadas, contra el poder constituido.
    docs. (1881-2014) 27 ejemplos:
    • 1881 Anónimo "No hacemos memoriales" [30-10-1881] La Época (Madrid) Es (HD)
      [El Sr. Cánovas] no tiene por costumbre imitar a nadie, y menos a sus adversarios políticos que escoltaban a la reina de París a Madrid, se le presentaban en Irún y por todo el trayecto, y relevándose unos a otros, venían pintándole los horrores de una próxima catástrofe, los peligros de una conjuración creciente, etc., etc.; asustando, en una palabra, a la noble y bondadosa señora, y atolondrándola con mucho ruido de sables.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      [ruido] de sables. m. Malestar entre los miembros de las fuerzas armadas, que hace sospechar una rebelión.
    • 1881 Anónimo "No hacemos memoriales" [30-10-1881] La Época (Madrid) Es (HD)
      [El Sr. Cánovas] no tiene por costumbre imitar a nadie, y menos a sus adversarios políticos que escoltaban a la reina de París a Madrid, se le presentaban en Irún y por todo el trayecto, y relevándose unos a otros, venían pintándole los horrores de una próxima catástrofe, los peligros de una conjuración creciente, etc., etc.; asustando, en una palabra, a la noble y bondadosa señora, y atolondrándola con mucho ruido de sables.
    • 1894 Anónimo "Trad Miserables, Hugo" [31-03-1894] El País. Diario Republicano-Progresista (Madrid) Es (HD)
      Ni Alemania, ni Francia, ni Inglaterra depende de una espada. En esa época en que Waterlóo no es más que un ruido de sables, la Alemania por cima de Blucher tiene a Goethe, y la Inglaterra por cima de Wellington tiene a Byron.
    • 1907 Anónimo "Impresiones" [01-05-1907] La Correspondencia Militar (Madrid) Es (HD)
      ¿Puede consentir el Ejército que se derogue esa ley [de Jurisdicciones]? Lógicamente, no. Y como el primer acto de los solidarios dicen que es pedir la derogación, de ahí la fuente de los rumores. Pero no hay nada, ni ruido de sables, ni tintineo de espuelas; es decir, algo hay, una palabra nueva: los enemigos de los solidarios se llaman a sí mismos los liquidarios.
    • 1930 Anónimo "Ruido sables valor Masaryk" [05-03-1930] El Liberal (Madrid) Es (HD)
      La paz es necesaria, porque la guerra cuesta dinero, del que no hay en ninguna parte demasiada abundancia. Europa comprende que un período sin guerra parece posible. Hacer oír ruido de sables no es valor, porque el hombre fuerte no amenaza nunca, aunque está dispuesto a defenderse.
    • 1975 Umbral, F. Mortal y rosa [1995] 73 Es (CDH )
      Los proyectos, el ruido de sables, todo eso está ahí, retirado, agazapado, esperando que yo me ponga en pie para invadirme y llenarme de armas, pero ahora, mientras demoro mi vida y abandono mi cuerpo, apenas existo y la tarde viene a llenar, como un agua sin prisa, los huecos de mí que voy dejando.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] Ve (CDH )
      Ruido de sables, entrecortados saludos y alguna reverencia del alcalde del villorrio.
    • 1994 García Cortázar, F. / Glz Vesga, J. M. Breve HEspaña [1994] 627 Es (CDH )

      Ni ETA ni el GRAPO pondrían las cosas fáciles; sus atentados a altos oficiales consiguieron irritar al ejército y provocaron constante ruido de sables.

    • 1997 Prensa Los Tiempos, 09/02/1997 [1997] Bo (CDH )
      El "cucu" de los usufructuadores de la democracia es el "ruido de sables" y el discurso, que antes apelaba al argumento del "peligro comunista", ahora tiene otras pautas no menos valederas: convulsión social, pugna descarada por el poder y corrupción que se expande como cáncer fulminante y voraz por todo el tejido social e institucional.
    • 1999 Cladellas Roca, J. "Carta lectores Gibraltar" [29-12-1999] La Vanguardia (Barcelona) Es (HD)
      Yo pregunto: ¿y Gibraltar qué? Creo que el Gobierno debería presionar mucho más para conseguir que deje de ser una colonia británica. No deseo de ningún modo que haya “ruido de sables”, pero sí que se gestione, se negocie y reclame con más autoridad.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      [ruido] de sables. m. Malestar entre los miembros de las fuerzas armadas, que hace sospechar una rebelión.
    • 2014 Onega, F. "Rey, sables, Suárez: testimonio" [02-06-2014] La Vanguardia (Barcelona) Es (HD)
      Por ello, este cronista desea aportar su testimonio de aquellas fechas en cuatro aspectos que considero fundamentales: el largo ruido de sables que acompañó la transición, la relación del Rey con los ejércitos, el papel del general Armada en los momentos cruciales y el desenlace del golpe de Estado.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      [ruido] de sables. m. Malestar entre los miembros de las fuerzas armadas, que hace sospechar una rebelión.
    • 1881 Anónimo "No hacemos memoriales" [30-10-1881] La Época (Madrid) Es (HD)
      [El Sr. Cánovas] no tiene por costumbre imitar a nadie, y menos a sus adversarios políticos que escoltaban a la reina de París a Madrid, se le presentaban en Irún y por todo el trayecto, y relevándose unos a otros, venían pintándole los horrores de una próxima catástrofe, los peligros de una conjuración creciente, etc., etc.; asustando, en una palabra, a la noble y bondadosa señora, y atolondrándola con mucho ruido de sables.
    • 1894 Anónimo "Trad Miserables, Hugo" [31-03-1894] El País. Diario Republicano-Progresista (Madrid) Es (HD)
      Ni Alemania, ni Francia, ni Inglaterra depende de una espada. En esa época en que Waterlóo no es más que un ruido de sables, la Alemania por cima de Blucher tiene a Goethe, y la Inglaterra por cima de Wellington tiene a Byron.
    • 1907 Anónimo "Impresiones" [01-05-1907] La Correspondencia Militar (Madrid) Es (HD)
      ¿Puede consentir el Ejército que se derogue esa ley [de Jurisdicciones]? Lógicamente, no. Y como el primer acto de los solidarios dicen que es pedir la derogación, de ahí la fuente de los rumores. Pero no hay nada, ni ruido de sables, ni tintineo de espuelas; es decir, algo hay, una palabra nueva: los enemigos de los solidarios se llaman a sí mismos los liquidarios.
    • 1914 Anónimo "Parlamento" [22-05-1914] La Correspondencia Militar (Madrid) Es (HD)
      Yo no comprendo el procedimiento que en África se sigue. A mí me parece monstruoso forzar al Ejército a sufrir inmóvil las injurias, a permanecer quieto; para ser misioneros, para ser hermanos, me parecen muchas armas y mucho ruido de sables y brillo de espadas.
    • 1923 Anónimo (Un ganso del Capitolio) "Vuelta Mambrú" [10-02-1923] España (Madrid) Es (HD)
      Si era verdad que no había nada, sobraban dimes y diretes. Si había ruido de sables o de vainas, como dicen que dijo un personaje de la situación de los más caracterizados (¿caracterizados de qué, de personajes?), faltan sanciones. ¿Qué es eso de que se reúnan los oficiales, y los jefes a decidir, con muchísimo respeto a la disciplina, lo que hay que hacer o no?
    • 1930 Anónimo "Ruido sables valor Masaryk" [05-03-1930] El Liberal (Madrid) Es (HD)
      La paz es necesaria, porque la guerra cuesta dinero, del que no hay en ninguna parte demasiada abundancia. Europa comprende que un período sin guerra parece posible. Hacer oír ruido de sables no es valor, porque el hombre fuerte no amenaza nunca, aunque está dispuesto a defenderse.
    • 1932 Anónimo "Aumentos injustificados" [09-12-1932] La Libertad (Madrid) Es (HD)
      No nos avenimos, no podemos avenirnos a que la República preste preferente atención a funciones belicistas, que aunque no fuera por otra razón que por proceder de la monarquía, que tanto gustaba de arrullar sus sueños imperialistas con ruido de sables y cañones, debiera liquidar nuestro régimen en unos cuantos ejercicios económicos.
    • 1975 Umbral, F. Mortal y rosa [1995] 73 Es (CDH )
      Los proyectos, el ruido de sables, todo eso está ahí, retirado, agazapado, esperando que yo me ponga en pie para invadirme y llenarme de armas, pero ahora, mientras demoro mi vida y abandono mi cuerpo, apenas existo y la tarde viene a llenar, como un agua sin prisa, los huecos de mí que voy dejando.
    • 1975 Umbral, F. Mortal y rosa [1995] 73 Es (CDH )
      Los proyectos, el ruido de sables, todo eso está ahí, retirado, agazapado, esperando que yo me ponga en pie para invadirme y llenarme de armas, pero ahora, mientras demoro mi vida y abandono mi cuerpo, apenas existo y la tarde viene a llenar, como un agua sin prisa, los huecos de mí que voy dejando.
    • 1976 Uslar Pietri, A. Oficio difuntos [1976] Ve (CDH )
      Ruido de sables, entrecortados saludos y alguna reverencia del alcalde del villorrio.
    • 1984 Prensa Revista Hoy, 25-31/01/1984 [1983] Ch (CDH )
      Gracias a ello, aunque 1983 fue un año especialmente difícil por la crisis económica y porque que de alguna vez se habló de "ruido de sables", tres millones de ecuatorianos podrán ir a las urnas el domingo 29.
    • 1992 Dáz, L. Radio España [1993] 404 Es (CDH )
      El trauma del 23-F no terminó, porque estaba el juicio de Campamento y el ruido de sables y el «colectivo Almendro».
    • 1993 Feo, J. Aquellos años [1993] Es (CDH )
      Ismael Fuentes ha sugerido en su libro El caballo cansado que su regreso a Madrid fue porque había ruido de sables.
    • 1994 García Cortázar, F. / Glz Vesga, J. M. Breve HEspaña [1994] 627 Es (CDH )

      Ni ETA ni el GRAPO pondrían las cosas fáciles; sus atentados a altos oficiales consiguieron irritar al ejército y provocaron constante ruido de sables.

    • 1995 Herrero, L. Ocaso régimen [1995] Es (CDH )
      Ajeno al ruido de sables, el ministro de Información y Turismo, Pío Cabanillas, trató de utilizar el precedente de la revolución vecina para los fines exactamente contrarios.
    • 1995 Ramírez Codina, P. J. David Goliat [1995] Es (CDH )
      Hay que reconocer que si bien los efectos de la vacuna del 23-F perduran lo suficiente como para hacer inconsistente cualquier ruido de sables, el poder ha logrado situar con habilidad y astucia las otras dos cuestiones en el centro del escenario político de la rentrée.
    • 1996 García Candau, J. Madrid-Barça [1996] 225 Es (CDH )
      Sans tuvo que decir públicamente que no había establecido ningún pacto con el Barça porque en su casa ya habían comenzado a oírse el ruido de sables.
    • 1996 Prensa Semana, 03-10/12/1996 [1996] Co (CDH )
      Hace algo más de un año se habló de 'ruido de sables' cuando los militares, a través de un memorando del comandante del Ejército, general Harold Bedoya, al ministro de Defensa, Fernando Botero, se opusieron a la desmilitarización de la Uribe como requisito para adelantar las negociaciones de paz con las Farc.
    • 1997 Prensa La Vanguardia (Barcelona) [07-10-1997] Es (HD)
      La prueba de que no hay oscurantismo ni ruido de sables en esta cena, radica en el hecho de que han sido invitados tres miembros del actual consejo de administración con mucho peso específico en el mismo, quienes también quieren participar en nuestras opiniones.
    • 1997 Prensa Los Tiempos, 09/02/1997 [1997] Bo (CDH )
      Si continúan la violencia y las protestas en las calles de Quito y otras ciudades, y si persiste la pugna por llenar el vacío tras la destitución, de ninguna manera se puede descartar que los militares cambien de tono y hagan ruido de sables saliendo de su papel de mediadores y "neutrales" en el conflicto.
    • 1997 Prensa Los Tiempos, 09/02/1997 [1997] Bo (CDH )
      ¿Otra vez ruido de sables? Esta vez en el Ecuador.
    • 1997 Prensa Los Tiempos, 09/02/1997 [1997] Bo (CDH )
      El "cucu" de los usufructuadores de la democracia es el "ruido de sables" y el discurso, que antes apelaba al argumento del "peligro comunista", ahora tiene otras pautas no menos valederas: convulsión social, pugna descarada por el poder y corrupción que se expande como cáncer fulminante y voraz por todo el tejido social e institucional.
    • 1998 Prensa El País, 09/01/1997 [1998] Es (CDH )
      El ruido de sables fue incesante con rumores de golpe de Estado.
    • 1999 Cladellas Roca, J. "Carta lectores Gibraltar" [29-12-1999] La Vanguardia (Barcelona) Es (HD)
      Yo pregunto: ¿y Gibraltar qué? Creo que el Gobierno debería presionar mucho más para conseguir que deje de ser una colonia británica. No deseo de ningún modo que haya “ruido de sables”, pero sí que se gestione, se negocie y reclame con más autoridad.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      [ruido] de sables. m. Malestar entre los miembros de las fuerzas armadas, que hace sospechar una rebelión.
    • 2014 Onega, F. "Rey, sables, Suárez: testimonio" [02-06-2014] La Vanguardia (Barcelona) Es (HD)
      Por ello, este cronista desea aportar su testimonio de aquellas fechas en cuatro aspectos que considero fundamentales: el largo ruido de sables que acompañó la transición, la relación del Rey con los ejércitos, el papel del general Armada en los momentos cruciales y el desenlace del golpe de Estado.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      [ruido] de sables. m. Malestar entre los miembros de las fuerzas armadas, que hace sospechar una rebelión.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE